Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


-Vindicta-

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

-Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Jul 19, 2011 9:19 pm

Una pesadilla tras otra, envuelta en telarañas del pasado, que me enredaban en la cruel tortura de la culpa, por más que trataba de liberarme de sus espesos hilos escenas remotas regresaban a mi mente a torturar mi psiquis cortando cualquier intento de rehuir a la verdad.

Abrí los ojos de golpe esa mañana, sentí la luz blanca filtrarse por las cortinas transparentes de mi habitación, tenía la vista pegada al techo y mi corazón palpitando a la velocidad de una locomotora, me quedé largo rato en la misma posición, estática, neutral, solo pensando, recordando. Mis manos tomaron parte de mis sabanas y las apretaron con fuerza, no podía escapar de la culpa que me consumía, la culpa de no haber podido estar allí cuando me necesitaban, no haber podido cumplir mi palabra de devolverle el favor... Me removí sobre la cama y apoyé de lado mi rostro sobre la almohada cerrando los ojos, angustiada.

Ahora lo único que podía hacer era vengarme...




Gibil había sido informado por Gabrielle Sacré sobre lo ocurrido en la misión de alianza con Gerde un hada que tenía propósitos similares a los nuestros... curioso. La cazadora le informó sobre la muerte de dos compañeros, Eco, un nuevo recluta, y... y... Cuando Gibil me lo dijo tuve deseos de desmayarme, no evité echarme a llorar, y maldecir, maldecir una y otra vez.
Según Gabrielle había sido asesinado por una criatura monstruosa que salió de la nada... que cosa, ¿absurda?, si, eso era, absurda completamente, Escaflow era fuerte, valiente... bueno, a veces, pero, ¿morir por algo que sale de la nada?, ¿qué tontería era esa?, imposible. Y finalmente, cuando la misión llegó a su fin se supo también sobre la muerte de Roxanne, otra recluta, y el único sobreviviente, quién se llevó toda la recompensa de la empresa fue él. Egates.

Era cosa de atar cabos para entender lo que realmente había pasado.

Recordé lo sucedido en la posada de Wo Wacune, cuando Egates trató de hacerme daño y Escaflow salió en mi defensa, desde entonces ambos fueron rivales, y seguramente en la segunda misión Egates aprovechó la oportunidad de acabar con él de una vez por todas. Ese día golpeé la pared innumerables veces hasta hacer sangrar mis nudillos, ¿por qué diantres yo no estaba allí para haberlo impedido?, y claro, seguramente Egates amenazó a Gabrielle la cual tuvo que inventar esa tontería de la criatura que sale de la nada para darle una justificación a Gibil. Los odie, a ambos, y también a los otros subordinados por no haber sido lo suficientemente fuertes para impedir aquello. Y claro, seguramente encontró conveniente acabar además con sus otros compañeros, ¿por qué no?, con lo ruin y malvado que era no me sorprendería, y de ese modo quedarse con la cuantiosa recompensa para él solo, ¿y no sería además sospechoso que luego de aquello quisiera renunciar a los Dherlik?

No iba a negar que era fuerte, pero mi vida no iba a tener sentido si debía cargar con el peso de la culpa. Vengaría la muerte de Escaflow aunque me costase la vida.




Gibil me había entregado un medallon rojo de procedencia desconocida que había logrado obtener hace un tiempo, lo miré con tranquilidad al principio sin comprender para que podía servirme, entonces me lo explicó. No, no era una joya que me daba de obsequio para alegrar mis ánimos, si no un colgante tenía la habilidad de servir como llave para una ciudad oculta en Yar Nadrak y quienes en mayor parte ingresaban allí eran lord oscuros, sin embargo habían llegado rumores a sus oídos acerca de una cantidad por considerable de vampiros y tenía sospechas que algo grande se estaba creando en ese lugar.

Parecía una misión suicida pero mi objetivo solo era obtener información acerca del asunto, nada más, aunque conociéndome no era de extrañarse que quisiera llegar lo más al fondo posible del asunto.

En otra oportunidad hubiera ido con Escaflow y Eluth en mi mente, pero ahora iba sola. Y aunque estuviera ocupada en buscar el paradero de Egates jamás me negaría a una misión.



Una vez vestida, armada, y cubriéndome con una capa oscura tal y como me habían aconsejado salí de aquella posada pagando el dinero correspondiente y caminando hacia el sitio indicado. Me quejé fastidiada por la lluvia que caía, pero al menos mi capa cubría mi cabello, avancé por las cercanías de la laguna de Yak y observé a mi alrededor... nada.

Saqué entonces el medallon para que la ciudad de presentara ante mis ojos, varias veces lo había intentado pero nada había ocurrido, ¿habían estafado a Gibil con el objeto?, quizás, pero está vez pude divisar algo, una ciudad que poco a poco se dibujaba frente a mis ojos, abrí los ojos sorprendida y con boquiabierta observé el enorme portico que se abría frente a mis ojos, escondí mi rostro en mi capa oscura y avancé cabizbaja con el objeto de internarme entre medio de la gente y así pasar desapercibida.

El lugar era tétrico, tenía la paranoía de que todas esas gárgolas centraban la vista en mi persona, y ni hablar de la escultura de Bariack, sentí un escalofrío recorrer mi columna vertebral, tragué saliva y sacudí la cabeza para no desconcentrarme con esas cosas. Debía conseguir información y punto.

-"Vamos, vamos, los Dherlik no le temen a nada"-Me dije con un hilito de voz mental para enfundarme ánimos, aunque lo cierto es que si estuviera acompañada... todo sería muy diferente.

-"Juro que te he de vengar, Esca..."-




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Jul 19, 2011 9:26 pm

Introducción:

Inuwel ha sido enviada por Gibil a la ciudad para vigilar como iban las cosas debido a los rumores de un cumulo de vampiros en la ciudad.

Algo a espaldas de la alianza comenzaba a suceder en Yar Nardak...

Egates había escuchado algunos rumores, pero no quiso levantar la alarma a Judith ya que se encontraba demasiado ocupada atendiendo a los nuevos miembros de la organización, escribiendo los códigos de leyes de estas y haciendo los preparativos para el viaje que pronto realizarían.

Aquel día el garou hizo una visita especial a los guardias principales de la entrada de la ciudad, ordenándoles cortar el paso a todo el que entrase, pidiendo identificación y motivo de visita, cualquiera que fuese sospechoso debía de ser informado. Ordenó además no atacar a los cazadores de vampiros a menos que estos comenzaran a hacer su trabajo, pero que los dejarán pasar si venían a vigilar las cosas. También agregó que la visita de todo Dherlik o Physis debía ser informada inmediatamente, claramente entregó los nombres de los Dherliks que había conocido por si alguno quería hacerse pasar de viajero sin oficio. Parecía demasiada seguridad para una ciudad mágicamente oculta de los intrusos, pero desde el momento en que él mismo supo como entrar a la ciudad varios medallones fueron enviados fuera de Yar Nardak, cualquiera podría hacerse pasar por un citadino sin problemas, sobre todo si era humano, lord oscuro, licántropo o vampiro, aunque bien sabía que estos últimos no llegaban nunca de día.

(…)

Inuwel:

El día había amanecido lloviendo a cántaro por todo Go Or Nardak, una neblina espesa cubría el horizonte y aquello disminuía la visión de todo aquel que se encontrase cerca de Yar Nardak, por esa razón aunque se contase con el medallón solo se podría divisar la ciudad en todo su tenebroso esplendor estando a unos cuantos metros de esta.

La gitana seguiría sin problemas su camino, disipando la niebla a su alrededor con cada paso que daba y su capa haciéndose un poco más pesada con las pequeñas gotas de agua que dejaba la niebla al tocarla, mas el clima no era tan frío como debería. El sol iluminaba apenas pero aún así hacía algo de calor, lo suficiente como para que no se le calasen los huesos a la humana. Dio unos pasos más y pudo divisar Yar Nardak en todo su tenebroso esplendor. Y en efecto, los ojos de la estatua de Bairack observaban en su totalidad a la gitana, a todo aquel que no fuese bienvenido a la ciudad, a todo aquel que busque problemas y hasta sus mismos citadinos. ¿Había realmente alguien viendo a través de esos ojos? Si alguien de Yar Nardak conocía esa respuesta, seguramente era el mismísimo Bairack, pero esa no era preocupación de la cazadora de vampiros en esos momentos y probablemente nunca lo sería.

Otra joven pasó a la carrera a un lado de Inuwel, esta llegaba a medir un metro cincuenta y era bastante delgada, la agilidad de sus pasos darían a pensar que era una elfa, pero de esta solo se podía observar la capa negra que la cubría. Al pasar a un lado de Inuwel, la misteriosa mujer pisaría fuertemente un charco de agua que salpicaría hasta las rodillas y un poco más arriba de la humana, pero no se detendría, claramente iba con prisa, prisa detenida por los guardias que se encontraba en la entrada…

Inuwel si seguía avanzando también sería detenida por los guardias, pero la mujer había llegado primero por lo que la interrogación de su nombre y motivo de llegada a la ciudad serían para ella. Claro que de esa conversación Inuwel solo podría escuchar el nombre de la muchacha; Astreiya, quien entregaría una carta al guardia y este la dejaría pasar después de haberla leído y entregado.

– El jefe se encuentra en la taberna de los mercenarios, se nos ordenó también atacar a todo cazador de vampiro que ejerza su oficio contra uno, recuérdele levantar esa orden si es que deciden cambiar de opinión y también que le diga a cuales no puede tocar – Le diría por último el guardia antes de hacerle una señal a Inuwel de acercarse. – Nombre y motivo de la visita, tenemos ordenes, así que responda – Diría tajante mientras su compañero cerraba la puerta y al terminar volver para estar los dos hombro con hombro, cerrando el paso a la humana con sus lanzas.

avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Jul 19, 2011 9:30 pm

Como me gustaría tener una gran caja donde cayesen todas mis desgracias, mis penas, mi desasosiego... como quisiera una caja que pudiera sellar de tal manera que fuera imposible de volver abrir, que impidiese que todas aquellas tragedias nunca jamás volviesen a suceder, una caja que pudiese abandonar, lejos, muy lejos, y jamás volverla a encontrar. Y olvidarle.

Suspiré y sosteniendo con fuerza el medallon rojo a medida que avanzaba por aquella aparente tierra desolada que sin embargo gracias al objeto se dio a presentar como la enorme ciudad escondida de Yar Nadrak.

Sentía varios escalofríos recorrer mi cuerpo y eso que no hacía frío a pesar de que lloviese, ¿tenía miedo acaso?, ¿por qué?, mi vista se alzó entrecerrando un poco los ojos por la lluvia que caía sobre mi rostro, mis ojos se encontraron con las miradas demoniacas y amenazantes de las gárgolas de piedra que se alzaban sobre el muro, y la figura de Bariack... era... era simplemente perturbadora, me sentía fuera de lugar, como si mis pies profanaran una tierra sagrada, sentía como si la propia esencia del ambiente tratase de empujarme lejos de ahí.

Bah, tonterías. Volví a sacudir la cabeza para quitarme de encima esas paranoicas ideas, soy gitana, y los gitanos somos dueños de lo que pisen nuestros pies, y este lugar no sería la excepción, ni la lluvia, ni las gárgolas impedirían que cumpliera con mi cometido.

Trataba de impedir que mis pies tocasen algún charco o lodo escurrido por agua, y mi perita tarea me obligaba a veces a dar ligeros brincos o chocar contra alguien, sin embargo de este modo mantendría mis botas intactas y la capa limpia, una cosa era estar empapada... pero sucia, ¡jamás!, sin embargo una rauda muchachita pasó a mi lado pisando un charco que mojó parte de mi capa y algunas gotas fueron a parar a mi cara.

-¡Agh! ¿¡qué crees que haces, que ya no se puede caminar tranquila por...!?-Pero ella ya no estaba, me volví bruscamente hacia el frente y la vi correr hasta detenerse frente a los guardias, ¿tenía prisa, eh?, prisa le iba a dar yo cuando la pillara. Miré con hastío mi capa cubierta de agua con lodo y me pasé la mano por mi cara para quitarme pequeñas gotas del charco mientras avanzaba hacia allá con actitud irascible, sin embargo mi expresión se relajó y finalmente se alertó al divisar a los guaridas, ella pasó sin problemas y agudizando el oído solo pude saber como se llamaba, hundí más mi rostro entre mi capa y avancé algo cabizbaja.

– Nombre y motivo de la visita, tenemos ordenes, así que responda – Habría de decir el alto guardia junto con su compañero, ambos ejercían el papel de puerta con sus portentosas armaduras y lanzas.

-Ahmm... Inuwel, y...-

En ese momento me corté y tuve deseos de llevarme una mano contra la frente, ¿por qué diablos me había dado a presentar con mi nombre?, lo lógico era inventar uno para pasar lo más desapercibida posible.

-Quise decir... Inuger, si Inuger-Corregí dando asentimientos con el rostro para luego agregar-Vengo de visita para ver unos familiares -Inventé rápidamente con la voz algo ronca -Y es para mi todo un honor poder poner pie por primera vez aquí y...-

Pero el guardia no tomó importancia a mis últimas palabras, o al menos eso me pareció. Suspiré aliviada cuando me dejaron pasar, y no a muchos metros de la entrada divisé a la tal Astreiya que corría como si el mundo se le fuera a caer a sus espaldas, tsk, que ni crea que iba a olvidar lo que hizo. Y echándome yo también a correr traté de seguirle el paso, pero me detuve para recoger una piedra y luego de emprender nuevamente la carrera se la lancé al tiempo que exclamaba.

-¡Hey!, me debes una capa nueva!-

Que ni crea que iba a olvidar la cuenta pendiente que tenía con ella.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Jul 19, 2011 9:38 pm

Los guardias eran tontos muchas veces, pero no tanto. Fue inteligente la idea de cambiar el nombre, la dejaron pasar, pero el mensaje fue entregado mucho más rápido de lo que cualquiera pudiese haber imaginado…

Ya en la ciudad, Astreiya seguía caminando rápidamente sin haberse percatado para nada de la presencia de Inuwel, o al menos eso era lo que parecía ser.

La piedra fue lanzada con un objetivo claro, pero este no era un blanco fácil. Tal vez si fue mala suerte para la humana, pero la piedra apenas llegó a rozar la mejilla de Astreiya, lo que no causó ni raspón alguno gracias a la capa que la cubría. Mas, Inuwel había elegido mal a su contrincante, pues Astreiya nunca dejaba pasar una pelea.

La humana entonces se daría vuelta para encarar a su contrincante. Estaba enojada a pesar de que no lo demostrase. Relajadamente se quitó la capucha que cubría su rostro para dejarlo a la vista de Inuwel.

Spoiler:

– Solo te debo una cosa – Diría con una voz fría y suave pero lo suficientemente alta como para que la escucharse, luego se agachó para tomar dos piedras que se encontraban en el pavimento. Tomó una con una mano y la lanzó directamente hacía Inuwel, con una fuerza y velocidad sorprendente que apenas logró verse, pero que definitivamente Inuwel si llegaría a sentir ya que esta provocó un pequeño rasguño en su mejilla.

– Ahora estamos a mano, no lances piedras al aíre – Diría en un claro sarcasmo para volverse a colocar la capucha. – Hay basura que desechar más importante en este pueblo que tú, si tienes algún problema háblalo con mi jefe, Egates, aunque no creo que tenga tiempo para chusmas - Volvería a decir cuan serpiente en busca de peleas, aunque claramente no era ese su objetivo, puesto que Astreiya se daría vuelta y volvería a emprender su camino dos cuadras más arriba donde se encontraba la famosa taberna de los mercenarios a la que se dirigía.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Jul 19, 2011 9:39 pm

Chasqueé la lengua ante el mal tiro de mi piedra y me dispuse a inclinarme para coger otra pero no fue necesario, había logrado llamar la atención de la mujer, lo cuál era mi principal objetivo, me erguí con el objeto de verme más alta, intimidante o yo que sé, seguí mirándola glacialmente sin redimir a mis palabras. Ella se había volteado, descubriendo su rostro, enfrentándome con la mirada.

-Sí, me debes una cap…-

Quise responder sin embargo la mujer fue más veloz y luego de inclinarse me devolvió mi tiro con mayor eficiencia, me corrí hacia un lado pero no evité recibir la piedra contra mi mejilla, cerré un ojo y me llevé la mano derecha hacia mi mejilla mirando con odio y reproche a la mujer.

-¡Auch!, hey, pero… ¡si no siquiera te llegó!-Le recriminé visiblemente molesta, lo cual se multiplicó ante su sarcástico comentario –Ah bueno, es que nunca fue mi intención que te llegara, solo quería tu atención –Dije para justificar el mal tiro de mi piedra y encubrir mi torpeza.

Seguí mirando a la mujer de pies a cabeza, para grabarme en la cabeza su apariencia, no la dejaría marchar tan fácil luego de tratarme de esa manera, tsk, que se creía, ¿sabía acaso con quién estaba hablando?, ¿lo sabía?, no, no lo sabía… pero si lo supiera ah que si, su actitud sería distinta.

-¿¡Basura!?-Exclamé pisando con mi pie derecho con fuerza sobre la acera dando un paso al frente -¿Cómo te atreves…-Iba a decir ofendida sin embargo cierto personaje nombrado por su boca me dejó atónica.

Egates. Y… ¿jefe?, ¿por qué le había llamado jefe?, algo no cuadraba aquí… De pronto varias ideas surgieron a mi mente, ¿sería Egates dueño de alguna orden o secta extraña?, eso explicaría el por qué abandonó a los Dherlik, quizás quería sacar información de nosotros…¡agh! ¿Cómo habíamos sido tan estúpidos para no darnos cuenta antes?

-Oye espera, ¿en serio conoces a Egates? –Pregunté extiendo el brazo en su dirección mientras comenzaba a correr para seguirla –Oye… ¡Oye espera! ¡Te hice una pregunta!-

Todo esto me resultaba muy sospechoso, debía llegar al fondo de todo esto... ¡a como de lugar!




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Jul 19, 2011 9:45 pm

– Hay un templo al norte de la ciudad, escondido tras varios edificios, actualmente son solo ruinas y nadie se pasa por ahí más que vagos… Ya sabes cómo se han encontrado, no sería mala idea una misión de reconocimiento, también algunos guardias han sido atacados estando de ronda ahí. Egates, Yar Nardak deja esta misión en tus manos como muestra de confianza, nosotros les pasamos rebaño cuando lo necesitan, si es cierto que alguien ataca a sus espaldas es deber de ustedes detenerlo. Si los ataques siguen acabaremos con la alianza actual y esperaremos a la próxima… Por cierto, Inuwel ha llegado, no sería mala idea que la busques...

(…)

La humana molesta ante la insistente molestia terminaría sacándose su capa sin inmutarse por la lluvia, entonces se daría vuelta nuevamente y se la tiraría en la cara sin delicadeza alguna. Dejando con esto ver su sable enfundado en su cinto y su llamativa vestimenta de guerrera (la de la imagen).

– No, jamás lo he visto en mi vida, me ordenaron trabajar para él, ya tienes tu capa, deja de molestar – Diría irritada para luego darse vuelta y seguir caminando, pero algo detuvo su paso unas cuadras más adelante.


– ¡Atreiya, tú debes ser ella, qué demonios te ha demorado tanto! La ciudad me ha contactado y debes saber lo que significa, nos queda poco tiempo y mucho trabajo que hacer – Exclamé claramente molesto al ver que la mercenaria que había contratado venía recién llegando con minutos de atraso. Si, estaba siendo demasiado exigente, pero la forma en que me habían hecho ver las cosas era clara: ‘’mantén tu basura al margen o nosotros lo hacemos por ti”. – Lo siento jefe, ese insecto de ahí me retrasó con sus berrinches – Diría apuntando claramente a Inuwel.

Genial, lo que necesitaba… Dherliks… Si se enteraban de la alianza atacarían sin más y apenas estaba volviendo a forjarse, claramente teníamos el apoyo de la ciudad pero esos guardias eran unos idiotas, no quería ni imaginar a los soldados. Debía decir que trabajo para la ciudad si es que me llegase a preguntar. Le dedique una mueca de asco a Inuwel, sabía que si estaba ahí era para vigilar las cosas, bien… Si quería saber lo que pasaba en la ciudad tendría que trabajar conmigo, sin mencionar a la organización.

– Inuwel… – Diría con pocos ánimos. – Si vienes por trabajo, Yar Nardak me ha encomendado cazar a un grupo de vampiros rebeldes. Te daré mi paga si aceptas, sino mejor vete. Este es mi territorio y se hacen las cosas como yo digo – Le espeté molesto, en realidad a mi no me pagaban por hacer ese trabajo, pero si cubrían los gastos por contratar hombres puesto que sabían mejor que nadie las condiciones de la alianza, claro que eso tampoco debía saberlo.

– Astreiya, ve a la catedral y pregunta por estacas, diles que yo te ordene – Ordenaría firme luego a la mujer quien partió rápidamente a cumplir su misión. Seguramente Inuwel tenía un montón de dudas o buscaría comenzar una pelea, como sea, quería hacerlo solo, realmente no necesitaba las estacas.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Jul 19, 2011 9:51 pm

Mis pasos se vieron detenidos de pronto ante una cosa oscura que fue directo a parar a mi cara, alcé las manos y las sacudí de manera algo torpe sobre la capucha que me había lanzado la mujer lo cual tapaba mi visión y me hizo trastabillar hacia atrás.

-Ach, ya no me interesa tu capa, ¡necesito saber de Egates!-Insistí haciendo un aspaviento con las manos quitándome a la vez la capa que me había lanzado y tirándola al suelo sin miramientos, no estaba de humor para peleas, al menos, no contra ella. Observé que estaba armada y protegida por una armadura ligera en algunas partes de su cuerpo sin embargo mi atención se concentró únicamente en sus palabras -¿Te ordenaron trabajar para Egates? ¿en qué? ¿por qué?-Insistí continuando con mi persecución sin embargo mis preguntas quedaron levitando en el aire ante la aparición de un segundo personaje.

Mis pasos se detuvieron por inercia, alcé el rostro y dirigiendo mis manos hacia mi capucha descubrí mi rostro sin importarme la lluvia que caía ahora empapando mi cabello. Mi mirada amarga y seria se encontró con la suya, la cual tampoco se veía muy amigable. Ignoré cualquier comentario que pudo haber proferido aquella mujer y seguí mirando... a él, a Egates, ¿quién diría que lo encontraría en este lugar? Ahora las cosas comenzaban a encajar mucho mejor, Egates líder de algo en este lugar, y Gibil me había enviado por las sospechas de que un grupo de vampiros estaban creando algo en este lugar... sería acaso posible...

-"Traidor, traidor, traidor... ¡¡Traidor!!"-

Sentía deseos de gritarle en la cara aquellas palabras, de lanzarme en este preciso momento contra él, mis manos se convirtieron en puños y temblaron ligeramente, inhalé aire y desvié la mirada para calmar mis ansias asesinas, Eluth me había enseñado lo que era la prudencia, si lo atacaba ahora, en este lugar donde estaba con considerable ventaja mi vida se vería completamente bajo peligro, pero tampoco quería actuar como él, apuñalando por la espalda como hizo con Escaflow y los demás compañeros, no, yo quería una pelea limpia y justa... pero aquí no la podría conseguir, debía encontrar el lugar y el momento adecuado para ello.

Volví la vista hacia él y comencé a avanzar en su dirección a medida que escuchaba sus palabras.

-Que casualidad verte aquí, ¿estas desde hace bastante, no?.. am con llamarlo territorio supongo que sí -Inquirí con acritud alzando las cejas interrogativa -Fue sorpresivo... sabes, sorpresivo que decidieras dejar a los Dherlik luego de la misión de la alianza con Gerde, y... mm ya veo, ¿ahora cazas vampiros de manera independiente?, que interesante... y curioso además... . Si, vale, acepto, no porque eche de menos trabajar contigo -Comenté con una sonrisa evidentemente sardónica para luego borrarla de golpe y volver a mirarlo con seriedad - Por que mis preguntas no terminan aquí Egates, tengo muchas más y te exijo respuestas-Finalicé cruzándome de brazos con la tozudez de no moverme de allí a menos que aceptara.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Jul 19, 2011 9:56 pm

Sonreí de medio lado al escucharla aceptar la invitación. No era que realmente necesitaba su ayuda pero ya había explicado el por qué decidí contratarla. – Responderé solo lo que te incumba… He mantenido esta ciudad libre de plagas por un buen tiempo, tú también eres considerada como una en esta ciudad por motivos raciales. La misión con Gerde fue una total perdida desde el punto de vista personal. Perdí mucho más de lo que gané – Le diría claramente refiriéndome a la muerte de Roxanne y entonces sacaría de mi bolsillo la medalla Physis que me habían entregado para tirársela como si realmente no valiese nada. – Gibil ganó la misión, yo perdí a quién quería proteger a toda costa. Tiene mucho más valor para él que para mí, ahora sígueme…

Me di vuelta luego de haber dicho lo que tenía que decir. No debía dar más explicaciones por el momento, así que seguí mi camino hasta el norte de la ciudad como me lo habían dicho. A medidas que avanzaba seguramente con Inuwel hablándome podíamos observar que las casas se iban poniendo cada vez más viejas y conforme más al norte de la ciudad íbamos los edificios comenzaban a aparecer más viejos. Algunos hechos de ladrillos, cosa que no era típico de la ciudad ya que la mayoría de los edificios estaban hechos en piedra negra o no sé qué material que los hacía ver mucho más oscuros y tétricos. Como sea, estábamos llegando a la parte baja de la ciudad cosa visible por la gente que se veía en las calles a pesar de la lluvia. Muchos se nos quedaban mirando como preguntándose qué demonios hacíamos ahí. Varios lords oscuros y humanos viviendo en la pobreza misma. Algunas plazas eran ocupadas como campamentos por los vagos… Ahora me explicaba porque ninguno de la nobleza de aquella ciudad vivía por esos alrededores y porque siempre nos recomendaban mantenernos alejados, pero aquella ocasión era diferente.

Pronto algo hizo que mi recorrido cambiase, un grupo de vagos mal vestidos se arremolinaba en una plaza, formando un círculo. Todo estaba en silencio pero se podía sentir el ambiente tenso. Parecía haber alguien en el suelo. Me quede pensando unos momentos, si me acercaba a hablar probablemente rebelarían la existencia de la alianza frente a Inuwel. Aquello no sería bueno, pero debía acercarme a ver lo que sucedía. – Espérame aquí, yo me encargo de esto – Le ordene a Inuwel para dirigirme hacía la entrada de la plaza, cerca de unas de las bancas se encontraba el grupo. Entonces uno se me acercó, apestaba y no pude evitar llevarme las manos a las narices para no sentir su olor. – Egates, este ha sido mordido ayer en la noche y aún no despierta, ¿qué está pasando? ¿Por qué atacan a nuestros humanos? – Me preguntó desesperadamente y con rabia en su mirada. Lo hice a un lado y luego a todo el que se puso en mi camino. Me incliné hacía el humano y pude ver una marca de colmillos en su cuello, pero no había sido transformado, pude ver su sangre corriendo por la cabeza. Probablemente se había resistido. De haber sido transformado ya estaría muerto por el sol. – No ha sido transformado, pero esta herido. Llévenlo a un hospital para que le curen sus heridas y luego a la catedral, necesitamos interrogarlo para saber quien está haciendo esto – Ordené sin más y me aleje del grupo, no me interesaba dar más motivos ni explicaciones. No tenía idea de quien estaba atacando, pero definitivamente no era nadie de la alianza, así que no quería que me culpasen por eso. – Ordenaré toque de queda para esta noche en esta zona, mi acompañante y yo llegaremos al fondo de esto, no queremos más atacados esta noche así quédense en sus casas – Les informé nuevamente con voz autoritaria una vez al lado de Inuwel y luego seguimos nuestro recorrido hasta las murallas norte de la ciudad. En un rincón hacía el oeste se encontraba el templo abandonado. Conocido en su tiempo como la antigua catedral de Yar Nardak.

Spoiler:

Frente a la puerta principal había dos guardias apostados. – Seguramente se esconden en algún subterráneo, te sorprenderá saber cuántos caminos hay bajo el suelo. Inspeccionaremos los pisos superiores y para la noche los atacaremos. Necesitamos sonsacarles información por lo que no podemos matarles de día, así que necesitamos tenerlos acorralados, de estar arriba será mucho más difícil para nosotros, por lo que deberemos armar un plan basado en lo que encontremos. Una vez adentro nos dividiremos, tu tendrás el ala sur y yo la norte. No esperaremos a Astreiya podemos nosotros solos. Ahora, ¿qué querías preguntarme antes de empezar? – Terminé diciendo recordando que debía respirar. Aún teníamos mucho tiempo durante la noche, pero yo más que nadie y Judith sabíamos que ese tipo de templos se llenaba de habitantes indeseados con el tiempo. Por lo que tal vez los vampiros no serían nuestra única sorpresa. Debíamos detenerlos esa misma noche, puesto que la noche siguiente saldría Phobo, ¿cómo lo sabía?... Llámenlo sexto sentido garou…

avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Jul 19, 2011 9:59 pm

Me causaba rabia, coraje, odio, el hecho de tenerlo frente a mis ojos, a sólo pasos de distancia y no poder atacarle en ese mismo instante, de no pode vengar con mis propias manos el mal causado por las suyas, hombre cruel e hipócrita, sí, hipócrita al hablar de esa misión como si hubiese sido una desgracia para él, ¿cómo tenía el descaro siquiera de pronunciar esas palabras?, cuando había sido él quién trajo la desgracia de sus compañeros, sus propias manos cubiertas de la sangre de sus camaradas ocultaban la verdad por su boca, boca de víbora falaz que trataba de defender sus actos, ¡mentiras tras mentiras!, ¡lo único que pudo haber perdido en esa misión fue su honor!, eso, si lo tenía desde un comienzo... lo cuál dudo.

Mercenarios. La vida me había enseñado como trabajan esos sujetos, no siguen ley de nadie ni mucho menos alguna ideología, sus ideales son vacíos, egoístas. Recordé a Iskandar aquel mercenario de rostro encubierto que conocí en Maragor, se había ganado la confianza de Gibil como asimismo la mía para que me acompañara en el viaje de aquella inhóspita tierra y así conseguir un brebaje alquímico para mi jefe, sin embargo al momento de darle la espalda aquel mercenario me trató de apuñalar... literalmente, y por su culpa perdí a Eluth para siempre, y ahora Egates, que había trabajado para nosotros un largo tiempo dio fin a ello por su propia ambición cuando fue capaz de traicionar a sus compañeros para quedarse con la victoria del trabajo para el solo, y por culpa de él perdí a Escaflow. Y si bien por ahora no tenía pruebas de ello y mi base era el presentimiento de lo obvio, era simplemente porque Egates supo ocultar lo sucedido muy bien, pero mis sospechas eran muy fuertes y la tenacidad de mi empeñada tarea lograría desatar esos cabos sueltos que incriminaban a Egates muy pronto.

Definitivamente no soportaba a los mercenarios ni los volvería a soportar de nuevo, no se podía confiar en ellos.

-Y yo preguntaré hasta que me quede sin saliva - Respondí con evidente insolencia y altanería de aquel que no acata una orden aunque este no fuera el caso, atajé con ambas manos la medalla Physis que me había lanzado sin despegar la vista hacia él, el odio grabado en fuego de mis pupilas era demasiado intenso como para pasar inadvertido pero eso era lo de menos, desde que nos conocimos que jamás nos llevamos bien y eso era algo que no iba a cambiar ahora ni nunca.

Guardé la medalla Physis en mi bolsillo dándole el respeto que merecían nuestros aliados, un respeto que Egates jamás lograría comprender y di un paso al frente, ignorando la lluvia que caía sobre nosotros, seguí a Egates de la misma manera que seguía mi venganza.

-Esa no es manera de tratar un objeto de gran valor simbólico como lo es esa medalla, representa la unión de una alianza muy fuerte, pero... tienes razón, en tus manos solo se ensuciaría -Le espeté a medida que avanzábamos por la ciudad donde lo esplendoroso poco a poco se veía opacado hasta desaparecer completamente, casas adoquinadas con materiales precarios, vagabundos desparramados sobre las escaleras de las viviendas o simplemente descansando entre los callejones buscando la manera de protegerse de la lluvia como asimismo campamentos de emergencia que almacenaban incluso familias enteras aunque no faltaron los resignados que dormían a donde fuese sintiendo las gotas de agua fría sobre el rostro y todo el cuerpo. Era el contraste propia de las grandes ciudades, los adinerados por un lado y los pobres en otro, no había equidad, solo iniquidad provocada por los más poderosos. Miré a Egates como si fuese el culpable de todo ello aunque era evidente que no lo era, esa situación se veía en todas partes, en todas las ciudades, incluso en Lavteria.

-¿Y qué fue lo que perdiste si puedo saber? ¿o es que acaso no estabas conforme y querías más dinero?- Volví a preguntar con acidez sin estar dispuesta a silenciarme, ¿tendría acaso una pizca de culpa que pudiera despertar de su consciencia?, ¿tendrían voz los espíritus muertos por sus manos algún eco reverberante en su cabeza?, y aunque lo dudaba no perdía nada en intentarlo, era humano, ¿alguna culpa abría de sentir, no?

Llegamos entonces a lo que parecía ser el centro de esta población, en una plaza derruida por el tiempo y el desgaste propio de la carencia de cuidados, allí un grupo de vagabundos se hallaba reunido viendo algo, asomé la cabeza para echar un vistazo pero la voz de Egates me detuvo, lo miré enfurruñada y me crucé de brazos, pero no me negué a su mandato, lo quisiera o no él estaba a cargo y la voz del líder se obedece aunque no te agrade.

- Pero si te demoras mucho te sigo -Dije con tozudez viendo desde lejos todo lo que sucedía deseando tener super oídos para saber que decía el intercambio de palabras entre ellos.

Pateé una piedra cualquiera viendo al frente con cara de pocos amigos y luego saqué de mi bolsillo la medalla Physis para echarle un vistazo, parecía de oro y pesaba como tal, ¿por qué me la hacía entrega entonces Egates?, bleh seguramente tenía un hechizo especial que impedía ser vendida o yo que se, no soy una experta en magia de hadas pero era impensado que Egates la entregara por otro motivo.

Cuándo regresó guardé la medalla y alcé las cejas esperando explicaciones -¿Qué fue lo que sucedió ahí?, eso que vi... ¿era un cadáver o alguien herido?, bueno, y respecto a quién lo hizo es demasiado obvio... pero, ¿ya habías visto esto antes no?, ¿tienes al menos una idea de quienes pueden estar detrás de esto?-Comencé a comentar a medida que nos alejábamos de ese grupo de personas, y ante su última pregunta con el rostro algo pensativo me atreví a preguntar finalmente luego de asentir a su explicación - Primero, ¿qué es lo que tramas en este lugar?, seguramente estás detrás de todo esto, y solo tratas de que maté a unos cuantos vampiros para que así me vaya contenta y le diga a Gibil que todo aquí está tranquilo, pero no soy estúpida Egates, se que algo tramas, no por nada te nos hubieras dejado de un día para otro, y curiosamente luego de la misión con Gerde, dime "compañero", ¿de qué forma asesinaste a todos los Dherlik en esa oportunidad?, ¿y cómo piensas asesinarme a mi ahora?... tú, asesinaste a Esclaflow... ¿no es cierto? ¡y no me mientas se que es verdad!-

Y sin darme cuenta dejándome llevar por la situación había sacado el bastón de mi espalda y lo apunté con él con ira en mi mirada.





http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Jul 19, 2011 10:04 pm

En nuestro camino hice como que ignoré las preguntas de Inuwel, la verdad desde el momento que supe que había llegado a la ciudad tendríamos varias discusiones desde que nos encontrásemos, tomando en cuenta que desde la primera vez que nos conocimos nos llevamos como el gato y el ratón, y mis sospechas no habían sido en vano desde que le lancé la moneda. Realmente para mí era un objeto sin valor, solo me recordaba la muerte de Roxanne y por ella no debía lamentarme; de hacerlo me deprimiría y el destino había elegido mi vida por la suya, lo menos que podía hacer para que su vida no fuese en vano era caminar con la cabeza en alto y eso sería lo que haría.

Y justo frente a los guardias apostados en la entrada del templo, estalló con espada en mano. ¡Joder qué necia era! Está bien, si quería matar a Ska y a Eco, pero había sido imposible que lo hiciera. Eco murió por inútil al arruinar mi plan de salvarles las cabezas a todos, muerto por los espíritus del bosque. Ska no se qué demonios lo mató mientras yo peleaba con el szvit ese y vaya que lo recordaba, dura pelea me dio, cuando ya lo tenía a mis píes Ska ya se encontraba muerto. Roxanne, ¡matarla yo! ¡La amaba!

- ¡Joder, no! – Espeté con furia una vez que hubiese terminado su sermón. - ¡Qué clase de idiota eres! Si, quería matar a Ska desde que hizo el incendio ese y casi acaba con nuestras vidas, ¿o acaso ya lo has olvidado? El punto es que no los maté… Roxanne, era ella a quien intentaba proteger, una nueva del grupo pero conocida mía; es más, ¡la amaba y la perdí! Ella fue la única mujer que he amado y no le habría hecho daño ni porque mi vida dependiese de ello. Desde que nos conocimos la había protegido, pregúntale a los guardias de Syael. Eco murió en combate porque era un incompetente, un inútil, nos puso en peligro a todos y a Ska no se qué demonios lo mató, yo estaba peleando contra otra criatura y nada de lo que digas me hará cambiar de opinión porque vaya que me costó esa pelea, ¡Gabrielle estaba ahí ayudándome! Si deje a los Dherliks fue por motivos personales, ahora soy parte de esta ciudad, vivo aquí y trabajo para ella, no puedo dedicar mi tiempo a trabajar como mercenario cazador de vampiros, ya pasó esa parte de mi vida. Lo que dices son patrañas. Además, si hubiese querido matarte, habría dicho a los guardias que lo hagan antes de dejarte entrar, ¿quién crees que dio la orden de preguntar a los visitantes? Ahora baja tu arma que tenemos trabajo por hacer – Dije con el mismo ímpetu, ¿cómo era qué alguien podía inventar tantas cosas?

– Ya dije, si vienes bien y si no bien también – Espeté nuevamente, no quería seguir una discusión estúpida y sin sentido, aunque quisiera matar a dos de mis ex compañeros no lo había hecho, no mate a ninguno de ellos y a pesar de que con Roxanne no tenía testigos con los otros dos sí, aunque de todos modos poco me importaba mostrar mi inocencia, sabía perfectamente que no era culpable y que con que lo supiese yo mismo tenía de sobra.

– Tu por el ala norte, yo por el sur, nos reuniremos aquí mismo cuando acabemos – Le dije ya en la entrada del templo. Los guardias no dijeron nada por lo que estaba ocurriendo, a pesar de que habían preparado sus armas parecía que ni se inmutaran por la situación y no estaba de ánimos para darles bronca en esos momentos.

Abrí la puerta y entre al vestíbulo de entrada. No había nada que ver ahí más que paredes desgastadas por el paso de los años, mucho polvo y más que alguna telaraña colgando de las paredes. Unos cuantos espejos también a los costados y un pasillo que dirigía hacia el interior del templo. Volví a mirar hacia atrás para saber si me seguía o no, pero no me detuve mucho para confirmarlo, de todos modos ya me había decidido de hacer el reconocimiento con o sin ella.

Seguí avanzando por el pasillo hasta que un aíre frío y de ultra tumba comenzó a correr hacía la salida, no pude oler nada, tampoco rastro de vampiros, pero si sentí un escalofrío recorrer por mi espina cuan cubeta de hielo. Levante mi brazo hacía atrás con el puño encerrado, señal que mundialmente era reconocida por significar; alto. Si bueno, era Inuwel si es que me había seguido. – No estamos solos, guarda las discusiones para más tarde. Los edificios aquí suelen llenarse de criaturas territoriales – Le murmure lo suficientemente bajo como para que solo ella me escuchase si es que se encontraba cerca a mí.

Tal y como me lo esperaba, no estábamos solos. Unas sombras comenzaron a traspasar las paredes, fueron dos en total y poco a poco comenzaron a tomar forma corpórea, pero poco consistente. Me llegaba hasta la mitad hablando de altura y eran de complexión mediana, camino a gordo pero nunca tanto. Lo sorprendente era que levitaban. Apunte en su dirección para señalar a Inuwel donde se encontraban los ghouls .

Los ghouls no nos habían visto, ni se inmutaron por nuestra presencia puesto que habían desaparecido al poco rato de haber aparecido. – Hay que descubrir hacía donde fueron, cambio de planes… Olvida los vampiros por el momento, preocúpate más de esos ghouls – Volví a murmurar para dirigirme despacio hasta la nueva sala que se encontraba al final del pasillo de la entrada. Seguramente habrían escaleras, pero las que me preocupaban no eran las que iban hacia arriba. Lo curioso es ni rastro a vampiro olía en el templo.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.