Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


-Vindicta-

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Jul 19, 2011 10:43 pm

Me sentía mareada, enferma, confundida, sentía calor sobre mi cuerpo pero a la vez fríos espasmos, estaba débil y me costaba estabilizar mis emociones, mis pensamientos se tornaban contradictorios, meditaba sobre lo sucedido mientras que trataba de apagar aquel grito interno enrabiado que me pedía con fuerzas, destruir, vengar, mis manos se aferraron con fuera sobre los brazos de Egates mientras mi rostro reposaba boca abajo sobre su hombro, respiraba con calma, tratando de controlarme.

--- Venganza, quieres venganza, es tu oportunidad... ---

-"No tengo de que vengarme... "-

--- Si lo tienes, claro que lo tienes, el mató a Ska no lo olvides, se que tratas de pensar lo contrario, pero él fue, aprovecha, venga con tus propias manos el daño que te ha hecho ---

-"Él... él no lo hizo..."-Murmuré mentalmente tratando de evitar aquella segunda consciencia que trataba de nublar mi razón. Si bien mi confianza hacia Egates no era cien por ciento plena después de todo lo que había pasado se me hacía irracional culparlo de aquello, quizás realmente Ska si fue atacado por una criatura que salió de la nada, si mal no recordaba el había ganado varios enemigos, uno de ellos la primera vez que nos conocimos, no me sorprendería que alguno de ellos halla querido vengarse, pero... .Tragué saliva y me mordí el labio inferior entristecida sintiendo la mano de Egates acariciar mi espalda como consuelo de lo que me estaba sucediendo aunque ahora mi verdadero dolor era por la muerte de Ska, lo echaba tanto de menos.

----Acaba con él, se llevo a tu Ska...---

¡No!, siempre que le hacía caso a mis emociones, a mis impulsos, las cosas salían mal, debía pensar con la mente, obedecer solo a mi razón.

---¡Destruye!---

-¡Cállate!-Grite en voz alta volviendo a llevar mis manos a mi cabeza cerrando los ojos con fuerza, arañando mi cabello con furia, luego me encogí de hombros y comencé a temblar, Egates habló y alcé la mirada en su dirección.

Dijo que no estaba sola, que no lo estaría, supongo que sería más fácil cargar con mi nueva transformación si tenía su ayuda, pero...

---Traidora---

Los Dherlik, ¿estaría traicionando a Gibil al aceptar la ayuda de Egates?

Pero la necesitaba.

-¿A casa?-Pregunté extrañada saliendo de mi ensimismamiento para prestarle mayor atención. Ahora sabría lo que verdaderamente obligaba a que Egates se asentara en este lugar, lo que le incitó a abandonar a los Dherlik. Él me apoyó contra la pared mientras le daba ordenes a los guardias, no le tomé importancia y mi vista se paseo por la estancia, todo estaba oscuro, demacrado, cerré los ojos y recordé lo que había pasado hace tan solo unos minutos, recordé el color, estaba en mi memoria,grabado, imborrable, miré mis prendas, todas grises, mis pulseras, collares, estaban todos iguales, quizás con la única diferencia que una tonalidad era más oscura que otra, pero fuera de eso nada más. Egates volvió sus pasos hacia mi y me tendió su mano para que me levantara, y usándolo como medio de apoyo me puse de pie con dificultad, todavía sintiendo mi cuerpo débil pero fuerte a la vez; era contradictorio pero así me sentía, por un lado la pérdida de sangre y las heridas me tenían agotada, pero por otro sentía como si una nueva fuerza rodeara por completo mi cuerpo.

-Hogar... ¿tienes un hogar aquí? ¿desde cuando?...-Susurré sin dejar de pestañear, no podía acostumbrar a las nuevas tonalidades- ¿Siempre es así?, me refiero... a la visual, ¿acaso jamás podré volver a ver los colores? ¿es eterna esta condena?-Bajé la mirada entristecida por eso y mi pena me hizo traer el recuerdo de Ska a mi mente -Egates, ¿qué pasó realmente con Ska?, ¿qué o quién lo mató?, ¿cómo era?, ¿¡Y por qué lo hizo!?-
Si lo iba a vengar quería al menos hacerlo correctamente. Contra el verdadero culpable, aunque aquella voz nueva en mi mente, como una segunda consciencia me incitaba a culpar a Egates para atacar, atacar a quién sea.
-Egates, ¿me estoy volviendo loca?, escucho voces, voces mías... no entiendo nada... Y... si soy como Ska, ¿me trasformaré como él?-Tragué saliva preocupada frente a lo que refería a la conversión y dije por último - Y dime... ¿qué tienes que ver con esto que está pasando en Yar Nadrak?-

Habían dos cosas que debía solucionar: mi deber Dherlik, y mi nueva condición. Lo primero siempre iba antes de mis asuntos personales, así me habían educado en la organización, sin embargo necesitaba urgentemente compañía en estos momentos, todo era nuevo, diferente, confuso, había mucho por entender y aprender.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Jul 19, 2011 10:46 pm

Sonreí ante sus preguntas, habían muchas de las cuales aún tenía dudas si debía contestar con la verdad, pero ahora que era mi cachorra suponía que merecía saber todo. Pase mi mano por su cintura para afirmarla mientras que con esfuerzo me quitaba la chaqueta y se la ponía encima como una capa para protegerla de la lluvia. – Te explicare lo que pueda en el camino – Le dije mientras salíamos de aquel templo. Una vez fuera acaricie su mejilla con la palma de mi mano y le di un beso tierno en la frente. Jamás llegué a pensar que se me daría esa oportunidad de poder acariciarla sin recibir un golpe de parte de ella. Siempre vi que era hermosa por fuera, aunque era la primera vez que podía apreciarlo olvidando como se había comportado conmigo desde la primera vez que nos conocimos.

– Inuwel, hay algunas cosas que si te respondo pensaras que los traicione y en gran parte fue así. Pero no me quedo de otra, en ningún momento lo elegí así. También hay algo más que quiero que tengas bien claro, ahora eres parte de la manada y eso te pone por encima de cualquiera. Por ningún motivo te haré daño, eres mi cachorra y no permitiré que nada te suceda. Recuerda siempre eso, eres mi única verdadera familia hija mía. – Le dije mientras continuaba acariciando su mejilla fraternalmente, necesitaba que tuviese claro por sobretodo que no estaba sola y que sin importar lo que sucediese ella era sangre de mi sangre. – Tu vida ya no es lo único que te queda, recuérdalo – Volví a decirle para comenzar a caminar hacía la catedral, tomando el mismo camino que habíamos recorrido desde la taberna para seguir cambiar la ruta desde ahí.

– Ahora te responderé por orden tus preguntas mi niña – Dije calmado mientras me tomaba unos segundos para pensar las respuestas. – Tengo un hogar aquí desde que fije mi vista en esta ciudad, pero eso te lo explicaré respondiendo a otras de tus preguntas más adelante. Ahora, lamentablemente sí. Desde que cumplí los veinte o tal vez menos años yo tampoco puedo ver a color y según me dijo la mujer que me transformo a todos nos pasaba igual, los perdemos para siempre. De haber una cura para eso lo desconozco, pero no debes afligirte por eso mi pequeña, hay muchas más formas de apreciar tu entorno y con el tiempo aprenderás a querer las nuevas ventajas que has ganado con la transformación. Con Ska… Desafortunadamente la única testigo viva de lo que sucedió es Gabrielle, no supe que le pasó porque fueron dos bestias las que aparecieron de la nada. Yo estaba salvando mi pellejo y el de Roxane de la primera, tuve que transformarme y la otra bestia llegó mientras Gabrielle me ayudaba a enfrentar a la otra. Ska ya estaba mal herido del anterior combate, se estaba recuperando cuando apareció la otra criatura. Solo eso puedo decirte, lamentablemente no nos dieron tiempo de descanso y Ska no podía en esos momentos seguir combatiendo – Entonces frente a la puerta de la taberna me detuve para abrazarla por la cintura y atraerla hacía mi pecho, tal vez en un acto compulsivo de intentar calmarla o consolarla, no lo supe, solo supe que la aferré hacía mi.

– No, no te estás volviendo loca. Debes acostumbrarte a esa voz, te perseguirá hasta la muerte y debes comprender desde ya que es la bestia, tu lado garou quien intenta jugarte bromas. Debes trabajar con él, intentar dominarlo es imposible, solo el tiempo dirá si puedes trabajar en equipo con la bestia y siempre debes tenerlo claro, es una bestia. Si, te transformaras como Ska y yo, la voz en tu cabeza; la bestia tomara el control de tu cuerpo para la transformación. Entonces no tendrás control sobre tus acciones, lo que sucede cuando te transformas y escúchalo bien, porque harás cosas que solo yo u otro garou podrá apoyarte, no tienes la culpa. Si quieres culpar a alguien, puedes culparme a mí si te hace sentir mejor, pero a todo garou nos llega el momento en que despertamos después de una noche de Phobos, desnudos en medio de la nada con sangre en nuestras manos y la respuesta es simple, la bestia mató, no tu hija mía, no permitas que nadie te juzgue por eso; es nuestra naturaleza. Ska también lo hizo y que me parta un rayo sino – Volví a decir para agarrarla de sus brazos y darle otro beso tierno en la frente, necesitaba que supiese todo sobre su condición antes de que lo descubriese por ella misma, entonces sería todo mucho más complicado.

– Seguramente hasta ahora ya te he dejado con muchas preguntas, comeremos algo y te llevare a casa, cuando terminemos este tema te responderé a lo último, ahora me interesas tu y que tengas claro lo que eres – Le dije para abrir la puerta de la taberna, quitarle la chaqueta de encima y dejarla colgada en un perchero a la entrada. Fuimos directo a la barra y le pedí al tabernero cuatro filetes y unos vasos de agua para nosotros. Recordaba que cuando fui transformado tenía mucha hambre, así que dejaría que Inuwel comiese primero que yo. La senté a un lado mío y tome su mano mientras esperábamos los platos. – Ahora pregunta todo lo que quieras respecto a nosotros, Inuwel y no te preocupes por la comida, yo pago – Dije mientras esperaba con ansias sus preguntas.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Dom Jul 24, 2011 2:35 am

No entendía porque Egates era tan amable conmigo, primero habiéndome salvado la vida al convertirme y luego tratándome de una manera demasiado cariñosa, ¿acaso el hecho de pasar a ser su cachorra había creado un lazo entre nosotros?, probablemente. Ay de mi, parecía que el destino estaba presto a involucrarme en diversos problemas a lo largo de toda mi existencia, ahora había dejado mi humanidad de lado para pasar a convertirme en una hija de Phobos, trataba de asimilar las cosas con la mayor seriedad y templanza posible pero… ¡era imposible!, estaba desesperada, tenía muchas preguntas y tanto cariño de parte de Egates me hacía pensar que sentía pena por mi nuevo destino, ¿acaso tan malo era?, ay de mi, repito, mientras arrugaba la nariz, los olores, de todos, de la gente, las casas, la comida –eso me recuerda que tengo hambre, tosí levemente, un tanto débil, sí, seguía sin estar en las mejores formas, el sonido se me hacía demasiado molesto, ¿siempre era así de intenso?, además…

---Matarrr…---

Suspiré. ¿Es que acaso esa segunda conciencia ya nunca me dejaría tranquila? Según me había explicado Egates era mi “lado garou”, la bestia, no pude evitar recordar a Eluth, no era la primera vez que tenía una segunda vocecita sobre mi cabeza, quizás… solo quizás, por ello no me resultara tan difícil adaptarme, pero… los colores, le alegría que me causaban, yo creo que era lo que más iba a extrañar. Pero a fin de cuentas estaba con vida, y eso era lo que importaba, además si Ska pudo con esto… ¿por qué yo no iba a poder?, ¡claro que podía!, sísisi.

-Ya, no importa…-Musité referente a lo de Ska – Si no viste nada, si nadie vio nada… pues nada, ya que aunque se sepa realmente quién lo mato no tiene caso, él no volverá por eso, la venganza no logra nada, tampoco sería capaz de llenar mi vacío, y qué otro ejemplo tengo más que lo ocurrido, te quise matar para vengarle… y aparte de equivocarme, terminé moribunda y ahora lican, a saber en qué me podría convertir después –Comenté encogiéndome de hombros, caminando muy cerca de Egates, por alguna razón me sentiría demasiado desorientada si lo perdía al menos de vista, y si bien traté de mostrarme tranquila e incluso con sentido del humor lo cierto es que estaba profundamente nerviosa en mi interior, me batía en un mar de dudas y temor, matar a inocentes por culpa de la bestia… ¿acaso no habría modo alguno de evitar aquello? Miré al cielo ante su comentario del rayo, a decir verdad se me hacía impensable que Ska pudiera asesinar sin piedad consumido por la bestia, él era una persona tranquila, que le gustaban las flores y aunque se pudiera poner idiota no era malo, claro que no.

-Cuidado, si no es un rayo será otra cosa- Susurré luego de que me besara la frente convencida de que Ska no haría esas cosas, y es que todavía no entendía del todo el modo de actuar de la bestia, por ahora solo era una molesta voz antagónica sobre mi cabeza.

Ingresamos a la taberna, estaba ansiosa por hacerle más preguntas pero el olor a comida, demasiado intenso, despertó en mi un gran apetito y una vez que me trajeron la comida comencé a comer con avidez como si no lo hubiera hecho en días, y cuando ya iba en la mitad aproveché de hacer una pausa para decir al menos algo.

-Primero debo darte las gracias…-Susurré golpeando con la uña el vaso de vidrio que tenía junto a mi plato –No tanto por salvarme la vida, si no por tenerme paciencia, querer asesorarme cuando ni siquiera es tu deber… Quisiera saber más acerca de mi condición, me acechan muchas dudas y también temores, dime Egates, ¿cómo es la conversión?, dices que no tenemos control sobre ella ¿pero nada, nada? ¿ni siquiera recuerdos de lo sucedido en medio de la transformación?, y respecto a mis sentidos, ¿no lo puedo controlar tampoco?, es que muchos olores me resultan muy molestos, son todos tan… intensos…-Tomé el vaso con bebida para tomar un sorbo al tiempo que agregaba, tornando la mirada un tanto sombría- Y respecto a esa… desgraciada hija de… digo, la vampiresa, ¿la conocías?, porque parecía que ella si a ti, y bueno, cuéntame más acerca de este lugar y lo que está pasando-





http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Jue Ago 04, 2011 2:51 am

Me agrado bastante el que haya por fin aceptado lo que había mencionado respecto a la muerte de Ska, no sabía si era porque estaba desorientada por la reciente transformación o si era algo sincero, pero de todos modos era un alivio saber que al menos cierta parte de ella aceptaba la verdad y se dejase cuidar. Era difícil todo los cambios que estaba presenciando, sabía que muchos perdían la cabeza antes de que pasara el primer día de haber sido transformado pero aparentemente aquel no iría a ser el caso de mi cachorra y lo bueno es que me tenía a su lado para impedir que eso sucediese.

No pude evitar sonreír mientras ella comía, al menos su hambre se saciaría pronto y con eso sería más fácil calmar sus dudas respecto a sus cambios. En general todos los garous son impulsivos y mucho más cuando están recién transformados y con hambre, me alegraba bastante que Inuwel no fuese así a pesar de que mostrase que no había comido en días. No me molestó aquel hecho puesto que yo había pasado por lo mismo y claro, conseguir comida en el lugar donde yo había sido transformado no era tan fácil como le estaba saliendo a ella.

A los pocos bocados soltó unas cuantas dudas que le acechaban y las contestaría por ordenes, claramente aún evitando cierta información debido a que ella seguía siendo Dherlik y en su condición lo mejor era no arriesgarse a pesar de que fuese mi cachorra. – No, no tienes que agradecer. Es lo mínimo que puedo hacer, ser recién transformado no es fácil. Ahora, dejame responderte en orden. Primero, no, en un principio no tendrás control de tu transformación, dolerá al comienzo aunque todo varia mucho según el garou. No recordarás nada después de que salga Phobos, son muy raros los casos en que se recuerda algo y normalmente son recuerdos borrosos casi irrelevantes. Sobre los olores... A diferencia de tu vista, todos tus sentidos aumentaron, Inuwel... Algunos olores los sentirás más fuertes que otros, pero con el tiempo aprenderás a concentrarte en el olor más agradable y sentirás apenas los molestos a menos que estos sean muy fuertes – Terminé contestando pacientemente la parte sencilla en teoría para luego tomar mi vaso y dar un sorbo a este más que nada para refrescar algo mi garganta.

– Ahora, sobre la vampiresa... Es lógico que me conozca, hay ciertas reglas en esta ciudad que me ha costado mucho trabajo imponer y gracias a esto he adquirido cierta fama entre ambas razas, la nuestra y los vampiros. Seguramente aquello te tiene sorprendida, pero por el momento es todo lo que puedo decirte. Hay más reglas que me impiden revelarte todo lo que sucede y cree que me encantaría decírtelo todo, pero no podría seguir imponiendo las reglas si yo mismo las salto. Ahora, volviendo a esa, no... Es la primera vez que la veo en mi vida y seguro que no será la última, aún tenemos trabajo que hacer y aún debo mostrarte donde vivo. Será opción tuya quedarte o no, podrás venir cuando quieras, pero comprenderás que eso también te someterá a cumplir algunas reglas – Terminé de explicar mientras la miraba a los ojos y sostenía con fuerza mi vaso. Aquello de las reglas solo complicaban las cosas entre yo y mi cachorra, pero no podía revelarle todo de una. Ella aún seguía siendo una Dherlik y debía ganarse la confianza de la Alianza si quería que pudiese conocernos como tal. Probablemente se podría forjar otra alianza o al menos podríamos ganar inmunidad para no ser atacados por los Dherliks gracias a Inuwel, pero debía tomarme el asunto con calma y esperaba que aceptara las cosas como eran así como lo había hecho con lo de Ska.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Sáb Ago 20, 2011 8:01 am

Hummmm... reglas, eso cambiaba mucho las cosas, las únicas reglas que yo seguía eran las de los Dherlik, si estas reglas iban por sobre las de mi organización...

-¿Qué reglas? -Pregunté secamente, dejando en paz el vaso de vidrio que tenía junto a mi y centrando con fijeza la vista en Egates. Ahora que había saciado mi apetito y me había explicado un poco más acerca de mi condición me manifestaba más tranquila para poder razonar mejor otro tipo de cosas, porque por mucho que Egates no hubiese asesinado a Ska no olvidaría el hecho que se había ido de los Dherlik y ahora trabajaba en este lugar donde curiosamente los ataques de vampiros se habían acrecentado cada vez más, ¿sería coincidencia o en algo estaría implicado?, decía que había impuesto reglas por la cual ganó fama con los de su raza y los vampiros, ¿cuales reglas y por qué?, quizás había abierto su propia organización de vampiros, no me extrañaría, y no sería el primero, los Dherlik éramos los más conocidos pero no los únicos, quizás por eso aquella vampira sabía su nombre. Suspiré cansada de pensar tantas cosas, me dolía la cabeza, no tanto por el cansancio, sino porque las conversaciones de todos las podía oír ampliadamente por mi nueva audición, sentía murmullos a cada rato, era fastidioso, quería irme de aquí, no era un lugar donde podía sentirme tranquila, miré a Egates con malestar dibujado en el rostro.

-Vamos... -Murmuré temiendo oír mi propia voz demasiado elevada -Me siento incómoda aquí, es... no sé, quiero estar tranquila, a un lugar más... silencioso, si, eso, más tranquilo, y quiero también que me cuentes que pasa, y no hablo de mi condición, creo que me lo has dejado más claro ahora, pero me interesa saber que es lo que sucede aquí en esta ciudad, como bien sabrás por mucho que me hallas salvado la vida yo sigo teniendo mi lealtad con los Dherlik, y últimamente han sucedido demasiados disturbios acá, que no han pasado para nada desapercibidos -

Me levanté bebiendo un trago largo de cerveza que no había tocado por estar tan hambrienta, pero dejando la mitad, sacudí un poco la cabeza para despejar la mente mientras con un puño me golpeaba suavemente la frente, luego me relajé y me acerqué a Egates indicándole de que me llevase fuera de acá.

-Ya, estoy de vuelta, esto de no ver nada es un fiasco, además tantos olores me confunden, ¡nunca había estado tan desorientada en mi vida! -Comenté una vez afuera mirando de reojo los negros nubarrones que cubrían el firmamento. Salí antes de la taberna con la urgente necesidad de tomar aire, y cuando Egates me alcanzase comenzaría a hablar y caminar, aunque más que hablar quejarme, por... prácticamente todo. Sí, ahora que encontraba un tanto mejor... mis ánimos habían vuelto a ser los de antes. Aunque lo cierto es que me invadían muchas dudas, más vale que recibiera respuesta de estas, no me gustaría que esta "reconciliación" con Egates se echara a perder, pero todo eso dependía de sus respuestas, necesitaba saber que es lo que sucede en aquí. Mis otros temores eran...

-No quiero que sea Phobos...-Murmuré algo temerosa.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Mar Ago 30, 2011 1:11 am

Sonreí al escuchar la pregunta de Inuwel, aunque fue una sonrisa algo hipócrita. No podía lanzarme a contestar todas sus preguntas hiendo al grano del asunto, aquello implicaba mencionar a Judith desde el comienzo. Cosa que empeoraría aún más la situación. De momento debía mantener mis relaciones con los vampiros más neutra que de costumbre. Aunque si bien, había pasado a ser un ghoul, seguía manteniendo cierto odio hacía la raza de Judith. Solo algunos eran leales a las causas y muy pocos a las nuestras, principalmente con ellos era que mi odio había disminuido. Seguramente Inuwel no tenía idea de todo lo que había perdido gracias a ellos y si lo explicaba seguramente tomaría todo como una mentira. Tenía que usar todo el tacto posible. Y gracias a esto tarde unos minutos en responderle, por suerte ella me dio unos cuantos más cuando comenzó a hablar de nuevo.

Asentí ante su petición de salir. No era de extrañarme que se sintiera nerviosa entre tanta gente. Era algo de lo más normal entre los licántropos, habían algunos que jamás llegaba a agradar los cúmulos de gente. Así que la seguí bien de cerca, a pesar de que ahora estaba satisfecha, su nerviosismo y su poco control aún podían hacerla estallar fácilmente. Si eso llegase a ocurrir yo era el único que podría entender lo que le sucedía y saber como calmarla.

No pude evitar dar una pequeña carcajada ante su comentario. Era de noche y debía estar agradecida, de día los tonos cambiaban mucho y sobre todo había mucha más gente. Rodee con un brazo su cintura mientras comenzábamos a caminar. No podía evitar sentirme orgullosa de ella. Había visto a varios perder el control tan fácilmente.

– Ya te acostumbraras, Inuwel. Por el momento trata de concentrar tus sentidos en algo especifico. Se te hará mucho más fácil. Sino, solo recuerda que yo también fui humano. Claro, que eso fue hace bastante... – Dije bajando un poco el tono y sintiendo como se ponía algo temblorosa con su último susurro. – No pienses en ella. Me asegurare de que estemos listos para tu primera noche. Solo recuerda que es inevitable, lo que suceda no será culpa nuestra y nadie puede juzgarnos por aquello – Le dije con algo de cariño mientras le dejaba un beso tierno en la mejilla. Entonces me separe un poco de ello para estrechar una de su mano con la mía mientras caminábamos hacía la catedral. - ¿Aún quieres que te explique lo de las reglas? – …

– Verás... Siempre han habido organizaciones como los Dherliks en contra de los vampiros o de los constantes ataques de estos, algunas utilizando métodos menos ortodoxos claro... No puedo mencionarte aún nada de la organización, ya que no soy el único líder y estaría hiendo contra las reglas. Solo te puedo decir que aquí esta prohibida la casa de vampiros, así como ellos tienen prohibido cazar humanos. La organización no solo vela por eso, también por otras cosas que la hace de gran importancia para la ciudad. Pero, como siempre... Hay los cuales se aprovechan de las normas. Piensan que pueden actuar sin recibir castigo, pero no es así. Aquella vampiresa vino buscando problemas, se saltó nuestras normas y recibirá su merecido. No permitiremos que siga andando por ahí como si nada – Le dije para luego tomar un largo suspiro y pararme contra la pared de una casa cercana a la catedral.

– Antes de juzgar mi “cambio de bando”, debes tener en cuenta que hay muchos motivos detrás que por norma aún no te puedo mencionar por más que me gustase. Solo te puedo decir que yo también perdí mucho con los vampiros cuando era joven. Nuestras razas han sido enemigos naturales casi desde los comienzos – Le termine de decir mientras tomaba sus dos manos y miraba algo ansioso y a la vez nervioso la catedral. Estaba solo a unos pasos de llevar a una cazadora Dherlik al templo de la Alianza. Era como llevar al enemigo a tu propia casa. Pero contaba con las esperanzas de que ahora siendo familiares al menos pensase dos veces las cosas antes de sacar conclusiones alocadas.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Mar Sep 13, 2011 3:56 pm

Comenzamos a caminar. Se sentía mucho más agradable el tener que alejarse de esta zona con tanta gente, era molesto sentir aquel choque de sonidos repercutir constantemente sobre mi cabeza, suspiré tratando de pensar en otras cosas, de preguntarme, ¿cómo se tomaría Gibil mi nueva identidad?, me mordí el labio inferior con inseguridad, tendría que contarle todo, pieza por pieza, y no, yo no digo que no vaya a perdonarme por mi condición actual, no le importará que ahora sea lican, incluso le pareceré más fuerte y esas cosas, como Ska, pero lo que pasa es que el hecho de que fuera Egates quien me convirtiese complicaba un poco las cosas para Gibil, no quería que mal entendiera nada, Egates en realidad me salvó… Aunque era difícil estar cien por ciento segura de ello considerando que el destino que ahora me avecinaba en esta condición era de lo más ominoso, pero ya, no sé trataba de eso, fue algo que YO le pedí a Egates y que él ACEPTÓ.

Yo no quería morir, no ahora, esperaba que Gibil comprendiese eso y no lo tomase a mal, no quería problemas para Egates, a fin de cuentas me empezaba a caer bien.

Fue idea mía. Cuerda o no, fue mi idea y sanseacabó.

Ahora tenía otras dudas, debía regresar a mi disposición de trabajo y enterarme que sucedía en esta ciudad, acaricié su mano mientras ladeaba mi rostro en su dirección luego de que me diera un beso cariñoso en la mejilla como si fuese un padre, asentí levemente a su pregunta y me dispuse a escucharle con atención.

Seguía sin querer contarme “nada” acerca de su organización, pero quisiera o no poco a poco iba soltando cosas, y esa era la idea, pequeños detalles que cada vez se tornaban más importantes e interesantes, sonreí interiormente mientras este hablaba, mas mostrando una cara de reproche por sus omisiones, pero que bah, ya lograría que las soltase.

-Humm… entiendo un poco… pero, ¿no te parece demasiado utópico lograr que los vampiros no cacen humanos?, ya viste uno de los resultados… y por lo que dices no ha de ser el primero-Musité haciendo mención a la vampiresa que me atacó- No sé Egates dudo que los vampiros quieran evitar cazar humanos… aunque dime, ¿Cuánto tiempo lleva esta organización funcionando?, me imagino que eso influye en los resultados, y otra cosa, ya que dices que no eres el único líder, ¿Cuántos líderes hay? ¿son licanos como tú también? ¿o hay de más razas?, y tranquilo, no es necesario que me digas quienes son, lo que tengo curiosidad en saber es qué son…- Guardé silencio por unos momentos para mirar de reojo la gigantesca catedral, pero al escuchar lo último que dijo di un respingo y dejando que sostuviera mis manos le miré a los ojos, y acto seguido a la catedral – Dime Egates… si no es demasiado cruel el recuerdo… ¿qué te hicieron los vampiros en antaño? –Inquirí con un deje de preocupación en mi voz para quién ahora era como prácticamente un segundo padre para mí.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Vie Sep 23, 2011 6:43 pm

Sonreí irónicamente después de haber escuchado sus palabras y algo más después de su última pregunta. En otros tiempos probablemente la habría golpeado y también habría sido mucho más duro con ella, tal vez ni si quiera hubiese llegado a dejar a los Dherliks. Empero el encuentro con Judith había llegado en una etapa de mi vida en que las cosas comenzaban a cambiar drásticamente. Con el tiempo la gente se va ablandando y la sabiduría de la experiencia comienza también a hacerse presente. Afortunadamente para Inuwel aquel era mi caso y no me molestaba responder a sus preguntas mientras no saltase los reglamentos de la organización ya que el precio a pagar era demasiado caro y más siendo el segundo al mando. Estaba seguro de que Judith comprendería porque había transformado a Inuwel, aunque ella aún era neófita y bastante joven me quedaba aún la preocupación de como se llevarían ambas. No solo Inuwel era una cazadora de vampiros sino que además ahora era una licántropa y eso complicaba las cosas considerablemente.

– Demasiado utópico... Sí, definitivamente lo es. Pero hemos logrado avanzar bastante y la idea originalmente no ha sido nuestra sino que ha perdurado durante años. Claro que en gran parte se ve opacada debido a la fuerte rivalidad entre las tres razas. Llevamos un poco más de un año desde que la fundamos, ha sido difícil pero al menos entre los miembros hemos conseguido grandes avances. Te sorprenderá ver los resultados que se pueden conseguir con neófitos como tu... No, no soy el único líder, de hecho soy el segundo a mando pero además fundador. No somos solo licántropos, sería estúpido buscar la paz entre las tres razas con solo una, de hecho nuestros miembros son de casi todas las razas, principalmente, humanos, licántropos y claro, vampiros. Pero tranquila, nuestros vampiros están consciente de las normas y de las consecuencias que conlleva el quebramiento de estas – Dije consciente de que por el momento ya había mencionado más de lo que Inuwel necesitaba saber.

La noche aún no llegaba a su fin y estaba consciente de que Judith seguramente ya habría preguntado a alguien por mi ubicación. Aunque le había mencionado y ella ya había estado al tanto de la misión que se nos había sido asignada. Siendo la primera al mando cumplía un muy buen trabajo al enterarse de todo lo que sucedía para ser tan joven.

Apreté algo las manos de Inuwel antes de comenzar a formular una respuesta a su pregunta, ahora parecía bastante fácil responder pero aún así el recuerdo en su momento había sido bastante fuerte. Aunque gracias a las cosas que habían pasado desde que se fundo la alianza lo hacían mucho más fácil de llevar. – Así como tu, después de un tiempo me reuní con la mujer que me había transformado. Esta me invitó a su manada la cuál poco a poco me dejo sentirme parte de ella, vivimos durante algunos años en perfecta armonía, bueno, dentro de lo que se podía llamar armonía en mis tierras natales – Volví a sonreír como si hubiese contado algún tipo de chiste que sabía solo yo podía entender . – Verás, dónde yo vengo no es nada parecido a lo que probablemente conoces. Son tierras demasiado hostiles, muchas bestias, demonios y enemigos. Entre tantos vampiros... Desconozco los verdaderos motivos, como siempre es difícil enterarse de los motivos entre una guerra de vampiros contra licántropos. Cualquier motivo por pequeño que sea puede conllevar a una guerra en masa... Nos sobrepasaban en número y bueno... Con demasiada suerte logré ser el único en salir con vida – Terminé diciendo con cierto aire nostálgico, obviamente no iba a contar el pacto que hicieron los de mi manada con algún demonio de la isla ni lo que habían intentado hacer después. Ya llegaría el momento en que ella misma se enteraría de los hechos. Por ahora ya habría sido suficiente.

– Entremos... – Dije luego tomando solo una de sus manos para llevarla hasta la puerta de la catedral. No nos recibió nadie en la sala dónde se llevaban a cabo las misas, así que la lleve hasta uno de las butacas más alejadas del altar. La sala estaba como todas las noches sin celebración iluminada solamente por cuatro antorchas. Me senté en el borde más cercano a una pared de la butaca. Frente a la nuestra debían haber al menos unas veinte butacas en una sola fila y eran dos.

Estaba esperando el momento en que llegase algún miembro de la organización o la mercenaria que había contratado para pedirle que fuese a buscar a Judith. Sabía que antes de dejar a Inuwel pasar al cuartel de la alianza debía presentársela a Judith y algún que otro miembro de preferencia de nuestra misma raza.

– De momento no puedo contarte más, tengo gente que me gustaría conocieses antes de mostrarte dónde reside la organización para tratar algunos temas de importancia que me parece prudente hables luego con Gibil. Pero aún así... ¿Tienes alguna otra pregunta que no tenga que ver necesariamente con la organización? – Terminé preguntando calmado mientras esperábamos a dar comienzo con las formalidades y otras cosas.

avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Inuwel el Dom Oct 16, 2011 2:58 am

Un poco más de un año… era muy poco, demasiado. Los Dherlik llevaban siglos de existencia y eso no significaba que hubiesen logrado erradicar a todos los vampiros de Utopía, aunque yo desconocía el pasado oscuro de la organización antes de que Gibil tomara el puesto, considerando además que después de la caída de la organización en el año 849 siendo Gibil el único sobreviviente tuvieron prácticamente que comenzar de cero, así que se nos podría considerar recientes entre comillas, pero éramos conocidos desde hace mucho ya. De todos modos Egates dijo que la idea original era antecesora y había perdurado durante años, ¿de quién?, me pregunté alzando una ceja pero frunciendo los labios para no reírme de semejante absurdo, ¿vampiros queriendo cooperar con licántropos y humanos?, ¿eso desde cuándo?, vale, podía ser reciente… ¿pero antes? ¿Cuándo antes se había visto semejante tontería?, era un absurdo, los vampiros eran bestias, inclusive no me sorprendería que estuvieran dentro de esto solo para tenerlos más controlados, ¿por qué no?, así tienen comida y a sus enemigos cerca, no les faltaría oportunidad para apuñarles por la espalda cuando tuvieran oportunidad. ¿Por qué Egates no podía comprender eso? Ah, claro, era el segundo al mando, con razón debió aceptar unirse a esta causa, un buen puesto convence a cualquiera.

Sí, comenzaba nuevamente a pensar con frialdad propia de una Dherlik… ¿o de mí?, aunque claro, aquello no significara que me fuera en contra de Egates, no después de lo que había hecho por mí, pero implicaba que por “su bien” tratase de inmiscuirme lo más posible en este asunto de su organización para descubrir el trasfondo oscuro que debían de tener sus aliados que eran vampiros. Lamentablemente no me dijo la raza del segundo al mando, pero ya tendría tiempo de saber tal cosa, claro que sí.

-Está bien, confiaré en tu palabra de que estos vampiros son “civilizados” –Mencioné sonriendo levemente como si realmente me hubiera comido el cuento del amor y paz entre vampiros, humanos y licántropos, miré sus manos que sujetaban las mías para escuchar otro relato que me interesaba tanto como lo de esta organización. Convivió con su manada algunos años en una tierra hostil y peligrosa hasta que hubo una guerra con aquellas sanguijuelas siendo este el único sobreviviente… pestañeé constantemente sin comprender cómo me contaba aquello con tanta tranquilidad, ¿Dónde estaban los ánimos de venganza? ¿y quería buscar la paz?... Definitivamente no lo entendía. Era imposible de comprender.

Lo miré con cara de quién quiere saber más mientras me llevaba consigo hacia el interior de la catedral, me dijo que esperaríamos gente.

-Que lindo, me vas a presentar con la familia –Comenté con cierto toque de sarcasmo para luego suspirar – Egates, ¿estás seguro que van a querer recibirme a mí?, no olvides que soy una Dherlik, imposible que me reciban con los brazos abiertos, ams… ¿y qué temas hablaré con Gibil?-Inquirí algo ansiosa, ¿me iba a usar acaso para qué hiciéramos una alianza?, sería ingenioso de su parte y hasta conveniente para nosotros (desde otro punto de vista claro), aunque seguía sin estar muy segura si habían vampiros involucrados.

-No, nada más -Finalicé tomando un mechón de su cabello y depositandolo detrás de su oreja.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Egates el Lun Nov 14, 2011 7:03 pm

Seguía calmado y sonriente ante las preguntas de Inuwel, tenía bien claro que su odio hacía los vampiros no se acabaría tan fácil por el solo hecho de que yo la había transformado y le aseguraba que al menos los vampiros de la alianza no la atacarían. Era neófita si, poco sabía al respecto, pero su pasado también jugaba en contra, aunque no sabía que motivos tenía ella para justificar aquel odio. Mas no me desanimaba, al contrario... Mi estadía en la alianza y valga la redundancia había cambiado mucho mi modo de pensar, además de ablandarme me había brindado una paciencia de abuelo con los niños. Y vamos, no sería el primero al mando, pero si era el miembro más viejo y con más experiencia. Que los miembros más jóvenes me viesen desanimado no era para nada bueno, mucho menos para Judith aunque esta muchas veces fuese un libro cerrado para mi.

– Tranquila, por norma no podrán hacerte nada. Además si alguien se llega a llevar algún regaño seré yo por haberte traído. No, probablemente no te recibirán con los brazos abiertos, pero estarás a salvo, eso por seguro... Con Gibil, solo me interesa que le llegue cierta información, como lo que sucede aquí y nuestras normas, dejarlo tranquilo para que no mande cazadores y ese tipo de cosas, pero eso lo trataremos luego – Dije igual de calmado mientras comenzaba a escuchar unos pasos acercarse tras la puerta posterior de la catedral.

Una chiquilla animada apareció entonces, se trataba de una cachorra así como Inuwel. Pero estas dos eran muy diferentes. Daria era más inocente que Inuwel en varios sentidos y no conocía nada sobre el odio entre ambas razas, aceptó unirse a la organización porque estaba abandonada y sin nadie a quien recurrir así como otros miembros lo habían hecho. Le gusto principalmente porque al menos entre los licántropos de la organización el sentido de la familia es algo más fuerte que cualquier otra manada y además la familia es más grande y no solo de una raza.

Spoiler:

Daria, quién venía con su típico atuendo de cuero negro, se acercó hacía nosotros para olfatear curiosa a Inuwel en un principio sin dirigirme la mirada.

– ¿La has transformado tu, Egates? – Me preguntó con un tono inocente y voz calmada. Sabía que a mi no me gustaban mucho las formalidades y por eso muchas veces y cuando no estaba Inuwel presente se los saltaba.

– Veo que tu olfato va mejorando, Daria. Si, hace unos minutos. Inuwel, ella es Daria, se unió a la organización de hace poco. Ambas son neófitas así que creo que se llevarán bien. Daria, Inuwel es nueva y por ciertas razones no le he contado todo, así que no quiero que menciones nada sobre la alianza hasta que hallamos hablado los tres con Judith. Por cierto, ¿ya ha despertado? ¿Podrías ir a buscarla? Dile, que necesito presentarle a alguien – Le dije con el mismo tono calmado que había utilizado hasta el momento con Inuwel. Daria sonrió de vuelta e hizo lo mismo con Inuwel y tras esto marchó por donde vino.

– Judith es la primera al mando, Inuwel. Cuando ella llegué veremos si puedes pasar al cuartel de la alianza y hablaremos de lo que te dije. Por ahora esperaremos aquí. Ah si, ella es una vampiresa, pero tranquila, no te atacará ni nada. Ella no odia a los nuestros, de hecho nunca ha tenido motivos para hacerlo – Volví a hablar con ella mientras esperaba la llegada de Judith. A pesar de parecer tan confiado hablando con Inuwel al respecto, si me quedaban mis dudas. Si bien, Judith en realidad no tenía razón alguna para odiar a los licántropos, no podía decir lo mismo de Inuwel. Judith sabía perfectamente quienes eran los Dherliks, puesto que en alguna ocasión se lo debí haber mencionado, probablemente la misma noche en que me hizo su ghoul y ahora que pensaba sobre aquello me preocupaba más el hecho de que Inuwel se enterase que era en cierto modo un esclavo de una vampiresa, aunque aquello sea solo por compartir su sangre y nada más. Y ahora que lo pensaba, tal vez había hecho mal en ignorar que yo compartía sangre con una vampiresa. Inuwel no lo hacía y aquello podía complicar mucho más la relación entre los tres. O, ¿sería acaso que Inuwel también se había transformado en ghoul de Judith por el hecho de haberla transformado? Aquello no lo sabía con certeza, pero más me valía consultar aquella duda en privado con Judith y con nadie más hasta después de haberlo hablado con ella.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: -Vindicta-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.