Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Ayer a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Sáb Dic 16, 2017 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Sáb Dic 16, 2017 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Escape From The Caves

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Escape From The Caves

Mensaje por Zan el Jue Jul 21, 2011 9:36 pm

-¡GRAGLR!-Rugió una bestia en medio de una taberna completamente vacía... O aparentemente...

La taberna había sido completamente desalojada minutos antes por el aviso de unos guardias de un grupo de extrañas bestias que se dirigian a al pueblo, todos los aldeanos se habían refugiado en las cuevas de la ciudad antes de que llegase el grupo de bestias, era una situación que se daba una vez al año en aquellos lares. Y tras un buen rato habían llegado las bestias, varias patrulleban las calles, comiendo de los restos de los puestos, que los mercaderes habían recogido con rapidez sin preocuparse de las pocas cosas que se dejaban. Todo habitante del pueblo estaba bajo la cueva situada en el centro de la plaza, bajo la fuente, donde siempre se habían escondido... todos menos...

-Ku... kupó...

Todos menos un joven silfo refugiado en la taberna... el pobre se había quedado completamente dormido a causa del agotamiento, y había tenido un sueño tan profundo que no se había percatado del ruido, así es, algo tan extraño que solo podía pasarle a un único feérico, procedente de la tribu Moogle... El joven Zan...
Siendo tan pequeño no había sido visto por los aldeanos, confundiéndole con un simple conejo apartado en una esquina, disecado y como decoración. Si, es posible que suene raro hablando de un extraño ser parecido a un conejo pero ataviado con ropa, pero, sed sinceros... ¿Vosotros os fijaríais en los extraños adornos del bar cuando viene un grupo de bestias que te devorarían? Lamentablemente, y para el silfo, no.

Agazapado, en uno de los estantes de la cocina, lugar en el que se había refugiado asustado al escuchar los rugidos de las bestias... no muy alentadores después de despertar de un placido sueño. Parecía una enorme bola de pelo temblorosa encima de aquella repisa, mirando tímidamente entre sus pequeñas manos y enormes orejas la puerta que separaba la cocina del resto de la taberna, mientras escuchaba los pasos de las bestias acercándose... Y la mayor desgracia, es que no tenía nada con lo que defenderse, su espada, su libro, todo, estaba en las alforjas de Popocho, y... no le pareció lo más conveniente salir al establo cuando escuchaba a un montón de bestias en la calle, sobretodo teniendo en cuenta lo asustadizo que era... Aunque es sorprendente como repentinamente el pequeño cambia su actitud, pasando de la mayor de las cobardías, a volverse muy valiente... pero son cosas de feéricos, los seres más caoticos del mundo...

De pronto, la puerta se abrió con un buen golpe, apareciendo entonces aquellas criaturas que habían producido todo...
Spoiler:
Iban a cuatro patas y poseían cuatro ojos, dos a cada lado de cuerpo, una larga cola, con púas recorriendo toda su columna, sus mandíbulas poseían solo cuatro, pero largos dientes de aspecto feroz y afilados, y al verlos Zan palideció, su color blanco rosado, pasó a ser completamente blanco, cual nieve que cae del cielo, era una de las cosas más horribles que había visto en su vida. La criatura avanzó un poco en la habitación, olfateando un poco, hasta que giró repentinamente su cabeza hacia Zan, lo había olido, el silfo ahogó un grito al ver los ojos horripilantes de la bestia a través de las rendijas que dejaban sus manos y orejas, mirándole directamente, solo tuvo un instante, el miedo le habría paralizado, pero, por suerte, el instinto de supervivencia se colocó por delante... y cuando la bestia saltó hacían el intentando morderle, el pequeño moogle se echo a un lado, evitando el mordisco, y produciendo un montón de ruido cuando el ser tiró todas las cosas que había en el estante, sin embargo, antes de que pudiese hacer nada más, un sonido metálico se escuchó, seguido de dos más, encadenando así tres de esos sonidos...

No eran otra cosa que sartenazos, sin otro método de defensa, el silfo tomó una sartén de las que había colgadas, y asestó un triple golpe en la cabeza a la criatura que fue nokeada al instante, aunque consciente, pero muy aturdida. Desgraciadamente para ella, se le ocurrió mirar con impotencia al moogle, que asustado por ver que aun podía mirar, y pensando que le iba a atacar, asestó otro sartenazo, dejando esta vez si, inconsciente, al animal.

Zan se hallaba respirando con rapidez, a la vez que su ritmo cardíaco estaba más acelerado de lo normal, se quedó mirando el cuerpo de la bestia, y al no ver reacción miró de nuevo la sartén, suspiró, y se incorporó, cesando la postura defensiva en la que había entrado, con una sonrisa miró la puerta de la entrada, dispuesto a salir por ella, pero la sonrisa se le borró, al ver a tres más de esas bestias en la puerta, abrió los ojos y soltó una exclamación...-¡Kupó!-A la vez que soltó... o más bien lanzó la sartén a la cabeza del primero, y se lanzó después él de la balda al suelo en un desesperado intento por huir.

Las criaturas se lanzaron a correr contra el silfo, que con un potente salto subió a la encimera de la cocina, y empezó a correr por ella, mientras en el suelo, las tres cosas se lanzaban a dar mordiscos intentando atrapar al pequeño, que finalmente llegó a un mueble de madera donde sobresalían múltiples mangos de madera... ¡Cuchillos! era una forma de defenderse. Cogió uno sin mirar, y se dio la vuelta para enfrentarse con su nueva e improvisada arma a las bestias, que se quedaron quietan ante el brusco movimiento del ser, expectantes para ver su ataque, pero el silfo se giró y se quedó a la defensiva, mirando a los animales, con una sonrisa de medio lado ahora que tenia defensa, cuando se percató de que había algo raro... y entonces lo vio, en sus manos tenia un tenedor, no un cuchillo.

-¿Un tenedor?-Dijo extrañado olvidándose de que estaba en peligro, mirando a las criaturas, cuando el salto de una de ellas a el le hizo reaccionar, echandose a un lado y clavandole el tenedor en la nariz, mientras corría el resto de encimera que quedaba, dirigiéndose a una ventana, y saltando por ella mientras escuchaba el aullido de dolor de la criatura apuñalada por el tenedor...
Pero fuera habían tres hombres, el silfo había salido por la parte de atrás de la taberna... suerte, en el otro lado había un ejercito de criaturas... bueno... suerte relativa...

Al ver el extraño ser salir disparado pro la ventana (Por suerte, en un primer piso) Se sorprendieron, pero tras unas miradas de complicidad, uno atrapó al silfo, que había quedado aturdido por la caída de la ventana, y lo metió en un saco, a pesar de sus débiles patadas intentando liberarse, pero fue inútil, cerraron la bolsa, y lo lanzaron a un carromato, intentó forcejear en el interior del saco, pero no servía de nada, lo habían secuestrado...
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Keru el Vie Jul 22, 2011 1:35 am

Bítacora de Aventuras de Keru, Día 1.
-Bien, veamos.. ¿por donde empiezo?, a sí. Este es mi primer viaje fuera de casa, me he aventurado junto a mi fiel "corcel", Montblanc. El recorrido ha sido bastante largo, todavía no sé el nombre de este lugar, planeo preguntarlo más tarde.
Por ahora, solo me estoy dedicando a juntar unas pequeñas bayas de color rojo que encontré en este pequeño arbustito, espero que no me encuentre nadie, no quiero empezar con problemas esta vez.-

La pequeña criaturita bosquejó el fruto del que había hablado en su libro, releyó rapidamente y lo cerró, mirando a sus alrededores, con la esperanza de que nadie lo viera "robando" aquellos frutos. Por suerte nadie lo hacía.
Keru, el pequeño y joven silfo estaba en las montañas Drakenfang, aunque él no tenía ni idea, pues era su primer aventura y no tenía esa necesidad de información como algunos otros.

Junto a él se encontraba Montblanc, una especie de polluelo gigante que lo acompañó desde el comienzo de su corta aventura.
El pequeño silfo, cuya apariencia era más bien la de un conejo peludo, con un traje de seda verde, un pomponcito naranja sobre su cabeza y unas pequeñas alitas haciendo juego, comió de aquel fruto.

-¡Dios!, ¡que sabroso!, ¿quieres un poco Montblanc?.- Preguntó mientras ofrecía a su pequeña mascota aquel diminito y aparentemente delicioso fruto.
Justo en ese instante un fuerte sonido se escuchó.

-¿Kupó?, ¿qué ha sido eso?.- Preguntó curioso. El silfo se escabullió por el jardín hasta llegar a la entrada principal de la casa donde se encontraba.
No encontró nada, todo estaba totalmente deshabitado, como si de un pueblo fantasma se tratase.

Montblanc se acercó hacia donde estaba Keru, este sintió su precencia y volteó. -Mont.- Como él lo apodaba. -Mejor vamonos de aquí, no es que tenga miedo solo que.. ¡quiero dibujar mas cosas en mi bitácora!.-Mintió, aunque Montblanc no era tonto, y a pesar de que no hablaba, sabía que Keru sentía cierto temor.

El silfo se subió al lomo de su polluelo y comenzaron a andar por la calle principal de la ciudad, recalcando una vez más la extraña desaparición de todas las personas.
Cuando en ese momento un nuevo ruido se escuchó, unos metros por detrás de la aventurada pareja.

Unas extrañas criaturas, dos para ser exactos, de aspecto un tanto grotesco, con dos pares de ojos y varias espinas sobre su lomo, aparecieron, jadeando y derramando saliva en el suelo, comenzaron la cacería.
-¡Kupópooooo!.- Exclamó el jovencito mientras apretaba con fuerza los costados de su mascota, la cual comenzó a zancar rapidamente con sus largas patas.

Las criaturas eran bastante rápidas, era cuestión de minutos para que el pobre feérico sea su alimento, por suerte aquella voz apareció.

-¡Por aquí!.- se escuchó, una voz que provenía del costado derecho del silfo, este volteó, junto con Montblanc, doblando hacia ese mismo lado.
Allí una especie de cabaña se encontraba con la puerta abierta, adentró estaba quien había ayudado a Keru, un extraño hombre, de aspecto desalineado, ropajes "normales" y un fisico privilegiado.

Keru y Mont entraron en la cabaña, acto seguido aquel hombre cerró la puerta.
El pequeñin estaba agitado, su corazón latía rapidamente, al igual que el de su mascota, había temido por su vida.
-¡Tengo que anotar esto en mi bitácora!, ¡Kupó!.- Dijo mientras sacaba el libro del pequeño morral que tenía en su cintura.

Cuando en ese momento el hombre dió un fuerte golpe con una especie de palo acerado sobre Montblanc, quien cayó inconciente.
-¡Kupó!, ¡¿qué estás haciendo?!.- Keru podría escapar de ahí, tenías las habilidades necesarias incluso para derrotar a aquel extraño hombre, pero estaba nervioso, era un primerizo y lidiar con estas situaciones no era tán fácil como había pensado, se paralizó por un segundo, el mismo segundo que utilizó aquel hombre para noquearlo de la misma forma, a partir de allí, todo oscureció para ambos.


avatar
Keru

Mensajes : 11
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Zan el Sáb Jul 23, 2011 9:38 pm

Dormido... a pesar de estar encerrado en un saco, se quedó dormido... era simple, el moogle era muy hiperactivo, y cuando se quedaba quieto, sin nada que hacer... acababa dormido, a pesar de que acabase de levantarse de una siesta, nunca era mal momento para echarse otra cuando no tenía nada que hacer.

Despertó... ¿Cuando? posiblemente horas más tarde, aunque bien podrían haber sido días. o minutos, cuando se despertó no poseía noción alguna del tiempo, y más que salir de su sopor, fue arrancado de este... Alguien agarró la bolsa y la echó dentro de una celda, despertando al silfo cuando impactó contra el suelo. Empezó a dar golpes a la tela, hasta que finalmente se abrió, por suerte le habían desatado antes de meterle en... ¿Donde se suponía que estaba? Parecía una celda, pero los barrotes estaban muy juntos, demasiado para que su pequeño cuerpo pudiese colarse entre ellos.

Se levantó del suelo y se sacudió el polvo de la ropa, acercándose a la verja, para ver a un hombre en una mesa, con una copa y una botella a su lado, bebiendo y mirándole fríamente. Aquel hombre tenía el pelo castaño, bastante alborotado, así como una tez morena, y una barba de un par de días, ojos azules, profundos, que apuntaban a entre treinta y cuarenta años de edad, era musculoso, pero sin pasarse, demostrando estar en buena forma, más no con los músculos de un curtido caballero de años de entrenamiento, más bien como un soldado, cosa que afirmaba su coraza de cuero y su sable a la zurda, demostrando que era diestro. Fijándose en cada detalle del hombre, sin ser demasiado importante, pero siguiendo la lógica del moogle.

-¿Que miras?

-¿Donde estoy? ¿Que ha pasado? ¿Quien eres? ¡Kupó! ¡Exijo una explicación en este momento!-Respondió indignado Zan, agarrando los barrotes con sus pequeñas manos.

-¡Si hasta hablas! No se que bicho raro eres, ni me importa, pero no uses ese tono de voz con migo no te cortaré esos orejones que tienes... Vuélvete a tu saco a llorar, conejo mutante

-¡No es para insultar kupó! Estúpidos humanos...-Dijo adentrándose de nuevo en la celda, y sentándose en su saco, de pronto, se fijó en que había otro saco a su lado, y lo miró sorprendido, cuando algo salió de el.-¡¿Keru?!
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Keru el Sáb Jul 23, 2011 10:00 pm

Había pasado un tiempo considerable desde que el pequeño silfo quedó inconciente, aunque él no tenía noción alguna de este. Respecto al paradero de Montblanc, su fiel corcél, nada se sabe hasta el momento.

Volviendo a Keru, esté había sido metido en una celda, totalmente abarrotada, de aspecto bastante descuidado y sucio, vamos, que era una jaula para conejos más que una celda, aunque él todavía no había visto absolutamente nada. Aún reposaba allí, dentro de la bolsa, seguramente inconciente, hasta que..

-¡Kupó!.- se escuchó de adentro, seguido de unas cuantas sacudidas, donde se podía ver desde afuera como los pequeños pies del silfo apretaban con fuerza desde adentro del saco, intentando romperlo.
Luego de algunas sacudidas, Keru había podido aflojar aquel nudo, y acto seguido, asomó la cabeza por afuera de la bolsa, pudiendo ver ni más ni menos que otro silfo, de iguales características a las suyas.

Entrecerró los ojos, aún estaba medio perdido y tanta luz de golpe le molestaba la vista. La voz de su hermano mayor le fué familiar al instante.
-¡Kupópo! ¡Zan!.- Dijo sorprendido, mientras su cuerpo no dejaba de moverse, poco a poco pudo salir de la pequeña bolsa hasta retirar sus delicados y peludos brazitos, los cuales se ayudaron entre sí para terminar de liberer el pequeño cuerpo de Keru.

Este fué corriendo hacia Zan, y lo abrazó, saltando sobre él. -¡Zan!, qué se supone que está pasando aquí!- Exclamó.
Miró por a través de los barrotes, allí se encontraba un hombre, que parecía ser algo así como un guardiacarcel, era fornido y por la voz que había escuchado dentro del saco, que se suponía era de él, también tenía un muy mal caracter.

-¡Oye grandulón!.- Contestó impertinente, como siempre. Keru era el más prepotente, lo cual también había traído varios problemas en su corta y pasada vida.
-¿Qué está pasando?, ¡¿donde están mis cositas he?!, ¡Quiero mi libro!... ¡¿Y Montblanc?!, ¡¿qué ha pasado con él?!, ¡respondeme gigantón!.- Bombardeó con preguntas al amargado hombre, lo cual no había sido una buena idea en un principio..


avatar
Keru

Mensajes : 11
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Zan el Sáb Jul 23, 2011 10:20 pm

Zan corrió hacia Keru, uno de sus hermanos, y de los pequeños, los moogles eran propensos a las familias bastante numerosas, y Keru y el habían coincidido, ambos eran de los medianos, aunque Zan de los más mayores, y Kreu de los más pequeños, pero eso no les separó nunca. Y fue una enorme sorpresa encontrarse allí a uno de sus hermanos, pocos habían abandonado la aldea, y ver a uno de los más queridos era una grata sorpresa.

-¡Keru! no sabía que habías abandonado la aldea... ¡Aun recuerdo cuando nos despedimos! ¿Y Montblanc? ¿Sigue bien?-Comentó el feérico alegre abrazando a su hermano, que además de ser unas décadas más pequeño también lo era en centímetros.

Enseguida, su hermano, siguiendo su carácter fuerte, todo lo contrario al temeroso y caótico del Zan, se lanzó... o más bien lanzó, una andanada de preguntas contra su carcelero, que dio un golpe con su vaso en la mesa levantándose y acercándose a la celda, con la zurda apoyada en el sable, listo para sacarlo en cualquier momento.

-¡Keru! Cuidado...

-Enano... ¿Tu también quieres molestar? ¿Por que no os calláis un rato? acabaré cortándote a ti y a tu amigo las orejas... me da igual que luego debamos venderos más baratos, si no os calláis lo haré.

-¡Las orejas no kupó!-Dijo Zan llevándose las manos a dicho lugar.-¡Abusón! ¡ Déjanos salir!

El guardia empezó a buscar enfurecido unas llaves en su cinturón, e inmediatamente Zan se echó atrás asustado, y empezó a murmurar unas palabras, tras lo cual una estrella dorada apareció en la palma de su mano, señal de que su conjuro le había afectado.
Después miró a Keru, y se fue a su lado, mientras el hombre abría la puerta y pasaba con el sable en la diestra, y rostro enfurecido por las agudas y molestas voces de los dos seres, no tenia intención de matarlos, pero si de hacerles algo de daño para que callasen.

-Keru... tu espera...-Le dijo en un susurro a su hermano y compañero... allí empezaría una fuga... pero no llegaban ni a imaginar donde se habían metido...
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Keru el Sáb Jul 23, 2011 11:47 pm

Allí estaba Zan, el hermano mayor de Keru. Como él, Zan estaba entrenado en el arte de la hidromancia y junto al más pequeñin de la pareja de silfos, formaban un buen equipo.
De momento el guardiacarcel se acercaba lentamente hacia los pequeñinos, mostrándo en él una sonrisa pícara y algo siniestra. Vaya uno a saber cuantas atrocidades y torturas pasaban por la cabeza del fortachon en ese momento, y les aseguro que ninguno de los jóvenes magos querría saberlo.

Por suerte Zan usó aquel conjuro del que Keru tenía vagos recuerdos, un pequeño destello apareció detrás de él, recordaba que ese mismo sortiligio lo había ayudado en cientos de ocasiones, y cómo lo había hecho.
Pero no era tiempo para recordar viejas épocas, el carcelero se aproximaba y necesitaban pensar algo rápido para escapar.

Por un momento la palma de las pequeñas manos de Keru se iluminaron de un color celeste intenso, pero al escuchar a su hermano, estas inmediatamente se apagaron. Keru sabía que Zan era la mente en el equipo, Keru solo se dejaba llevar, lo cual había traido muchos problemas antes, y que ahora no quería tener.

En ese momento el hombre abrió la celda, Keru se hizo para atrás, empujando incluso a su hermano sin darse cuenta.
-¡Despidansé de sus orejitas!.- Dijo, casi jadeando de las ganas que tenía de recortar las bellas y largas orejas de aquellos extraños silfos.
Pero en ese momento aquel hombre dió un paso en falso, pisando sobre la bolsa que había contenido en un principio a uno de los silfos, esta se había enredado en su pie, lo cual hizo que se tropezara y cayera de una forma bastante estrepitosa.

-¡Vamos, Zan!.- Dijo Keru mientras tomaba de la mano a su hermano y se dirigía a la salida de la celda. -¡kupópo!.- Exclamó, esta vez, como grito de victoria.


avatar
Keru

Mensajes : 11
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Zan el Vie Ago 05, 2011 11:33 am

Estaban ambos bastante asustados, mientras aquel carcelero se acercaba más, al abrir la puerta, y entrar en la celda,, Keru se echó hacia atrás, tirando a Zan al suelo, pero pronto, fue el hombre quien cayó, resbalando con uno de los sacos de los que habían salido, y cayendo al suelo... Eso era mucha suerte.
Al momento, Keru le tomó de la mano estirándole, y levantandole, mientras corrían al exterior aprovechando el golpe y despiste del hombre.

Cuando salieron de la celda, Zan se liberó del agarre de su hermano, y dio un golpe a la puerta, cerrándola, tras lo cual dio un salto, hasta la cerradura, encaramándose al manojo de llaves que el hombre se había dejado puestas, y lo giró, sacándolo después, y cayendo al suelo por perder el agarre, tras lo cual corrió con Keru, mientras el hombre empezaba a golpear con fuerza la puerta, ahora cerrada.

-¡Keru! ¡Tengo sus llaves! creo que con esto podría abrir las puertas, aquí hay muchas llaves kupó.-Dijo mientras corría por el único pasillo, parecían hallarse en una cueva, más bien en unas galerías, no tenían ni idea de por donde estaría la salida, y al llegar al primer cruce, fue cuando se percató de aquello.-¿Por donde vamos, kupó? ¡No sabemos donde estamos!

Pero su decisión, se vio acelerada, cuando por el camino de la derecha empezaron a escuchar pasos y voces, además de risas, sorprendido, alzó las orejas, y estiró de su hermano para que fuesen corriendo por el camino de la izquierda.
Tenían suerte de ser tan pequeños, la ventaja que poseían era que sus pasos eran apenas audibles. Continuaron un poco por aquel camino, llegando hasta una puerta, Zan se detuvo ante ella, preguntándose que habría al otro lado... podría ser el exterior, o una parte más de la cueva... o podría haber más de esos hombres allí...

Tragó saliva, y dio un salto, colgándose del pomo y abriendo la puerta al estirar por su propio peso. Se soltó y la abrió un poco, introduciendo su cabeza para ver lo que había allí dentro... era una armería, y parecía estar totalmente vacía, al otro lado, el camino continuaba, deberían seguir por allí.

-Vamos Keru... continuemos...
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Keru el Jue Ago 11, 2011 4:34 pm

Zan asomó su peluda y pequeña cabecita por la rendija de la puerta, Keru esperó unos segundos, impaciente, nervioso y con miedo, mientras miraba en todas las direcciones que le eran posibles.
Cuando su hermano dió la órden entró trás él. Cerraron la puerta con la esperanza de que nadie se atreviese a cruzarla.

Keru estaba agitado, no había corrido demasiado, pero era la adrenalina y el miedo a que le corten su pomponcito lo que hacía que se encontrara de esa forma.
Los dos silfos se encontraban en una gran armeria, allí estaba algo oscuro, aunque se podían ver claramente todo tipos de hachas, espadas, lanzas y demás objetos cortopunzantes, amurados contra la pared.

Por un segundo Keru pensó que sería útil adueñarse de alguna de esas cosas, pero después se percató que apenas sabía usar su báculo, y no tenía el cuerpo indicado para ese tipo de armas, al igual que Zan.
Keru decidió saltar, con ayuda de sus alitas, a una pequeña estantería vacía que había en la pared, su pequeño peso le servía para que esta no cayese, y desde arriba le proporcionaría una gran vista, aunque se podía ver relativamente todo desde abajo, pero Keru era inquieto y su nerviosismo no lo dejaba estar tranquilo.

En ese momento su bolso comenzó a moverse, como si estuviese fuera de control. Keru lo tomó con ambas manos, mientras le susurraba, en aquellos momentos parecía que había perdido la cordura. -¡Kupopó!, no es hora de moverse ahora, ya tendrás tiempo para anotar todo!.- Dijo, un leve gruñido se escuchó proveniente del morral, y luego se calmó.

Keru miró a Zan, sin darse cuenta que seguramente ver a alguien hablando con un bolso no era algo que se veía todos los días, pero para Keru era corriente, lo explicaría a su momento, cuando no estuviese siendo perseguidos por soldados armados sin explicación alguna..
-¡Vamos Zan!, ¡sigamos por allí! ¡Kupó!.- Dijo mientras señalaba la continuación de la armería con el dedo índice, y planeaba con ayuda de sus pequeñas alas para aterrizar en el suelo sin hacerse daño.


avatar
Keru

Mensajes : 11
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Zan el Dom Ago 14, 2011 4:25 pm

Al cerrar la puerta se sintieron un poco más protegidos, pero en cualquier momento podrían abrirla y entrar, así que lo mejor era continuar.
Armas de todo tipo, pero inútiles para los dos silfos, aunque... había algo que sí podían usar... Sobre una caja de madera, habían dos dagas, no eran demasiado pesadas, ni grandes, permitiendoles así poder transportarlas. Zan las tomó, y se dispuso a darle una a Keru, pero al girarse, vio que estaba hablando con su bolso, no entendió por que, supuso que tendría algún animal allí dentro o algo así, el también hablaba mucho con Popocho.

Los dos silfos empezaron a correr como podían, hacia el túnel, la única salida de aquel lugar, y al llegar juntos ante la abertura, el pequeño silfo le dio una de aquellas dagas a su hermano, no era mucho, y esperaba no tener que usarla, pues no le gustaba derramar sangre, pero, una daga no tiene que servir solo para herir...
La marca de la estrella de su mano ya había desaparecido cuando corrían por aquel túnel, de una única dirección, durante varios metros, hasta encontrarse de nuevo con una bifurcación, pero esta vez tenían tres caminos a elegir.

Zan se acercó al del medio, alzando sus orejas y su pompón, después al de la derecha, y finalmente al de la izquierda, donde sacudió las orejas tras un segundo de haberlas estirado.

-¡Por aquí, kupó! Se nota una ráfaga de aire

Tener grandes orejas peludas servía si se usaban ingeniosamente, la brisa que corría por aquel camino acariciaba su pelaje, haciéndole cosquillas, y pudiendo saber así que por allí había una salida.
No tardaron demasiado en llegar a otra puerta, medio cerrada, por la que se podía notar la corriente fresca que les había atraído hasta el lugar, al entrar, vieron ante ellos un pequeño lago interior, y varias mesas y sillas repartidas por toda la sala, además de papeles y cajas, parecía que allí guardaban la comida y hablaban, pero por suerte en aquel momento no había ningún bandido, dejándolos a salvo por el momento, al otro lado había una puerta más, eso era bastante fácil... caminos muy lineales... No tenia pinta de ser la guarida de los bandidos...

Mas, eso era lo que pensaba en aquel entonces, pues solo estaban en el corazón de la cueva, a partir de entonces, la situación iba a ser más complicada.
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Keru el Vie Ago 19, 2011 7:27 pm

Los tres túneles se abrieron ante nosotros, el corazón de Keru se detuvó al mismo tiempo que su andar, no quería alejarse de Zan y no veía separarse de él como una opción alternativa.
Por suerte su pequeño hermano sabe valerse de cualquier cosa como un recurso, esta vez su pomponcito, y tenía razón, Keru también podía sentir aquella suave brisa sobre el suyo, aunque ahora lo había agarrado y lo tenía entre sus manos, por miedo.

Los dos silfos corrieron a través del túnles hasta llegar a una puerta, que abrieron sin dudar, como era de esparse.
Keru podía sentir aquello que estaba en su bolso, se movía de lado a lado y dificultaba su correr.
Al entrar en aquella habitación, Keru soltó su pompon, que por el embión quedó oscilando fuertemente sobre su cabeza. Allí había una sala bastante particular, ¿un lago?.

-¿Kupo?.- Preguntó al aire la pequeña criaturita. -¿Esto está bien ubicado aquí?- Continuó. Refiriéndose al lago.
Su bolso seguía moviéndose, más fuerte que la vez anterior. Keru sin perder de vista los detalles de sus alrededores, notó que era buen momento para escribirlo en su libro, tenía unos pocos minutos para hacerlo, además de que... bueno, estaba bastante inquieto.

Abrió el bolso, tomó el libro y este pareció saltar desde su mano, cayéndo al suelo. Allí se abrió más o menos a la mitad, sus ojas estaban en blanco, pero se podía notar como se arrugaban al mismo tiempo que una voz ronca y algo aguda salían de allí.
-¡Aire!, ¡Aire!, dios Keru. ¿No vendría mal algún perfume en tu bolso, ¡apesta!.- Gruñó, como de costumbre.
Keru tomó su libro y una pluma que estaba junta a un costado de este, y comenzó a escribir rapidamente sobre la segunda hoja, el libro parlante silenció, y le dió la comodidad suficiente a Keru para explicarle a su hermano, sin perder de vista las hojas donde escribía, y sí, podía hablar y escribir dos cosas distintas, Sorprendente ¿verdad?.

-Me lo dió un hombre que trabajaba en una tienda de articulos mágicos, dijo que molestaba bastante y espantaba a sus clientes, asi que solo me lo regaló.-
Comentó, algo apurado, a pesar de estar escribiendo sabía que no tenía tiempo suficiente y debían seguir con su huída.


avatar
Keru

Mensajes : 11
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Escape From The Caves

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.