Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El misterio de los fantasmas dormidos...

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Seshiel el Sáb Jul 23, 2011 1:11 am

Los espectros son muertos vivientes incorporales que a menudo son también llamados “Fantasmas”. Frecuentan los lugares donde murieron, recordando sus sentimientos, pero odiando todas las cosas vivas. Los espectros se parecen tanto a como fueron en vida que pueden ser fácilmente reconocidos por aquellos que los conocieran o hayan visto algún retrato suyo. En muchos casos, la evidencia de una muerte violenta es visible en su cuerpo, semitransparente y débilmente luminoso. El frío de la muerte flota en el aire que los rodea y perdura en los lugares que frecuentan.

Cuentan con muchas habilidades sobrehumanas que adquirieron al morir y que no dudan en usar en el combate. El espectro ataca con su helador toque que consume poco a poco la energía vital del que lo recibe. Esta criatura hace un uso muy completo de su naturaleza incorpórea, atravesando paredes, techos y suelos cuando ataca. Sus lamentos son aterradores, y sus poderes terroríficos. Hay magos especializados en el dominio de estas criaturas, por ello los espectros odian sobre todo lo demás a los espiritistas, quienes perturban su eterno lamento. Al no tener un cuerpo físico pueden tomar otros en un acto de posesión, la falta de huesos y carne también les proporciona inmunidad ante armas corrientes o hechizos básicos, sin embargo un simple rayo de sol los paraliza, como si estuvieran encadenados al lugar donde se encuentren en ese momento.

Aquella era toda la información básica sobre fantasmas, estaba escrita con prácticamente las mismas palabras en la mayoría de los libros que los mencionaban en todas las bibliotecas de Phonterek, así que Seshiel volvió algo decepcionado a su casa, esperaba descubrir más información sobre ellos a más leyese, no leer lo mismo una y otra vez en todos los libros...

Al volver a su casa, Seshiel se encontró con su madre, Jéssika Blair, la cual le aguardaba sentada en una silla cerca de la apagada chimenea del salón. Ésta le miró nada más cruzar él la puerta y tras comprobar que sí que era su hijo, comenzó a hablar:
Jéssika- A juzgar por la expresión de tu rostro, diría que has encontrado mucho menos de lo que esperabas... Por eso mismo tu padre y yo ya apenas utilizamos las bibliotecas de esta ciudad, sin embargo, para alguien de tu edad, la información que contienen es más que suficiente, así que creo que lo que hayas averiguado te bastará para tu misión. Sin embargo, si llegara a equivocarme, aqui me tienes para responderte a cuantas preguntas desees...

Seshiel intentando demostrar no necesitar ayuda- Gracias madre, pero no será necesario, ya tengo dos planes, uno de ellos por si el primero fracasa.

Jéssika poniendo voz de niña pequeña- ¿Me los cuentas...?

Seshiel ignorando la pregunta- Me voy madre, espero volver al amanecer...

Cuando el joven espiritista ya había salido de su casa para poner rumbo a una de las entradas de la ciudad, lugar en el cual debía reunirse con una cantidad desconocida de personas que le ayudarían en su misión, su madre siguió hablando sóla:
Jéssika poniendo voz seria- Me sé de memoria todo lo que hay escrito sobre fantasmas en toda Phonterek, estoy segura de que deberías de haberme hecho al menos una pregunta... ¿Porqué serás tan cabezota...?

Para cuando Seshiel llegó a la entrada ya había anochecido, pero los dos guardias que estaban abajo en la puerta lo reconocieron y la abrieron de par en par. Entonces Seshiel se colocó justo en el centro de la salida y decidió esperar de pie pacientemente a los que se suponía que le ayudarían a acabar con los fantasmas de las afueras de Phonterek...


Of rol:
Bueno, como véis os dejo bastante libertad para todo, incluso si queréis podéis sacaros una fiesta de la manga... Eso sí, intentad no matar a nadie, o al menos esconder bien el cadáver, porque si no, on rol podrían llegar de repente unos guardias y llamaros la atención. Smile Os agradecería mucho que vuestros posts pasaran de las veinte líneas y que no alcanzaran las cien, que los fallos de ortografía no ronden lo vikingo y que os divirtáis escribiéndolos.

En lo referente a la misión, alguien de vuestra total elección os localizó en x lugar y solicitó vuestra ayuda con un problema de fantasmas, sin deciros demasiados detalles y prometiéndoos una recompensa y algo de fama por vuestros servicios. La cosa es que aceptáis y váis de noche al punto de encuentro que os indicó esa persona, lugar en el cual me vereis a mí de pie, con dos guardias cerca y habiendo vigías en torres cercanas. A parte de eso, toda descripción queda a vuestra completa elección.
avatar
Seshiel

Mensajes : 19
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 23, 2011 2:38 am

Clarimonda se encontraba en el centro de un elegante salón impregnado de lujo. Sus paredes, llenas de hermosos cuadros estaban desprovistas de grandes ventanales, pues a aquellos seres nocturnos pocos les interesaba que se filtrara la luz del sol en su lujosa morada. Entre sus brazos sostenía un violín carmesí que necesitaba ser afinado y a sus espaldas se alzaba Septimus, su creador.

-Oh, dulce palomita... ¿aun sigues enfadada?-
-¿Los siglos no te han enseñado que preguntar lo evidente te hace parecer estúpido?-
-Me encanta cuando te pones así, pero no temas, algún día comprenderás. No hoy, desde luego. Ahora vayamos al grano; debes ayudar a un tipo que quiere jugar con fantasmillas, quizá sea difícil, pero podríamos sacar grandes beneficios.-

-¿Fantasmillas? ¿Por qué querría jugar con esos desgraciados?- Por primera vez se dignó a mirarlo, girándose lentamente hasta situarse en frente de él.
-Igual quiere jugar a la petanca o... quizá simplemente busque conocimiento o poder. La cuestión es que si sale bien podrías ganar una recompensa aceptable, sangre fresca o información que nos sea útil. Aunque... lástima que ya no puedas morder a las pobres haditas.- Río con sorna.
-En fin, la cuestión es que tienes razón, convendría ir a investigar, tantear el terreno y sacar el máximo beneficio.- Dijo secamente sin esforzarse a ocultar su pequeño enfado, sabía que de nada servía discutir con ese malandrín que tenía como creador.
-Veo que como siempre has captado la idea. ¡Venga, manos a la obra!- Sin perder tiempo, puso sobre la mesa un pequeño mapa. -Mira, tienes que estar aquí en media hora.- Dijo señalando el punto clave.
-¿En media hora? ¿Es que ya dabas por hecho que accedería?-
-Te conozco, encanto, eres como mi adorada hija rebelde y sin novio...- Susurró. Entonces depositó un gélido beso sobre su mejilla, tras lo cual se retiró, altivo y seguro de si mismo.

Ella, recurriendo a la poca paciencia que le quedaba respiró hondo y se preparó para partir. Empezó cambiándose de vestimenta; Sus ropajes eran los que portaría toda una luchadora sin embargo no renunciaban a la elegancia que caracterizaba a la vampiresa. En la parte de arriba llevaba un corsé negro por encima de una blusa que cortaba por los hombros de tela fina. En la parte de abajo unos pantalones largos ajustados, sus dos adoradas dagas y unas botas altas de cuello que llegaban hasta la rodilla.
Cuando se acabó de vestir, metió en su bolsa de viaje aquello que consideraba necesario, se dirigió hacia la puerta y sin más dilación se encaminó hacia el lugar citado.


...


En cuanto Clarimonda llegó y reconoció el rostro de aquel individuo que esperaba pacientemente la ayuda solicitada, un atisbo de asombro escapó de su impenetrable rostro, asombro que poco a poco fue mutando hasta convertirse en una media sonrisa.

-Por lo que veo las inamovibles cadenas del destino se empeñan en cruzar nuestros senderos. Ciertamente debería haberlo imaginado, eres de los pocos que se mueve por los terrenos del más allá. Quizá ya no me parezca tan absurda la misión. -
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Dalahak Schtzie el Dom Jul 24, 2011 8:59 pm

El aire cálido del bosque entre los árboles, el olor a carne fresca cerca y el gusto en la boca a sangre que todavía tenía. Era un día soleado en los bosques que rodean Phonterek, ciudad a la que me dirigía de nuevo cruzando aquellos bosques que una vez había atravesado con Rose para ayudarla a reunirse con su pareja, pues ahora los debía atravesar para ayudar a otra persona, un muchacho joven y de aspecto sano, un mensajero que mandaba otro chico, Seshiel se hacía llamar. Decía que quería ayuda con unos fantasmas de Phonterek o algo así, no lo escuché demasiado bien cuando me lo dijo, pero fuese lo que fuese sonaba a aventura, lucha, excitación, sangre, adrenalina y todo eso junto lo convertían en algo que no podía permitirme el lujo de perderme y desperdiciar una oportunidad tan buena de buscar de nuevo a Lizbeth por aquella ciudad, a lo mejor allí daba con el chupasangres de Gabriel y podía ajustarle cuentas, cuentas y la nariz en un nuevo sitio. Salté para evadir la rama de un árbol en mi forma híbrida y olisqueé el terreno para poder seguir mejor el rastro de mi presa olía a ciervo, una familia entera por lo que alcanzaba a olor. No estaban muy lejos y siendo solo uno me conformaría con cazar un cervatillo.

Seguí el rastro de pisadas hasta un pequeño claro donde estaban pastando cinco. Un macho de siete puntas, una hembra, carente de cuernos, y dos pequeños cervatillos. Los observé un rato entre la maleza, escondido tras unos setos mirando como pastaban mirando hacia todos los lados con sus ojos colocados al lateral de la cabeza. Si saltaba directamente echarían a correr y de pillar a uno tendría la carne dura y correosa de correr, una carne poco sabrosa aun estando cruda. Sonreí y lancé un palo hacia la derecha, haciendo que se giraran un instante, suficiente para saltar sobre el padre y sin piedad alguna hundir las garras en su pecho y las fauces en su cuello para acabar con su vida de una manera lenta y lo menos dolorosa posible. Los otros tres salieron corriendo, no los iba a perseguir, no era como los humanos que cazaban por simple diversión. Cazaba por hambre, por necesidad, por eso había atacado al macho y no a la hembra o las crías. Todavía en la forma de hombre-lobo clavé de nuevo los dientes en su cuello para asegurarme de que estaba muerto, lanzándolo luego al suelo al abrir la boca y comenzando a destrozar la piel de su costado izquierdo bañándome en la sangre que brotaba, quitando capa por capa la piel del animal para finalmente hallar la deliciosa carne y las vísceras.

Sin esperar más hundí el morro alargado en el estómago y comencé a darme un festín con la carne y la sangre, comiendo como una bestia hambrienta que era y desgarrando sus muslos en tiras que luego guardaría para llevarlas como provisiones. Terminé con sus vísceras y la carne de su interior, dejando en el claro para los carroñeros o los lobos o demás, poco más que en la carne del pecho, aunque no el corazón o los pulmones, y un muslo que no había convertido en tiras de carne. Guardé la carne en una bolsa de cuero en mi mochila y saqué la ropa con cuidado de no destrozarla con las zarpas, tomando la forma de humano escondido entre los arbustos y vistiéndome rápidamente. Finalmente salí al camino del bosque, bastante cerca de la ciudad. Miré hacia el cielo y vi que ya estaba bastante oscuro, me había entretenido un rato más de lo previsto cazando. Miré la entrada y vi allí dos figuras, sin hacerme de rogar comencé a correr hacia la puerta frenando a escasos centímetros de los guardias y mirando a Seshiel con una media sonrisa, la espada a la espalda como siempre y la mochila sobre ella, dejando ver del arma gran parte de la hoja y el mango, pero apenas su guardia de motivos góticos. Entonces escuché una voz femenina y como si de esta viniera un olor a muerta invadió el ambiente. ¡Vampira! ¿También la habría escogido a ella? Bueno, si era así no tendría más remedio que trabajar con ella. – Buenas, Seshiel… Veo que te has traído a expertos en la materia de los fantasmas… deben ser casi tan viejos como ella. – miré entonces a la mujer de soslayo con una media sonrisa y luego a humano – Por cierto, me llamo Noctis, por si no lo recuerdas. -





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Seshiel el Lun Jul 25, 2011 12:15 pm

No pasó mucho tiempo hasta que los dos que iban a ayudarle llegaron, ¿dos? habría preferido a tres o cuatro... Primero llegó... ¡Clarimonda! Sí, sin duda alguna era ella, Seshiel le sacaba una cabeza de altura y la vampiresa seguía conservando tanto su elegancia como la misma bella voz de la otra vez. Normalmente él se habría molestado al ver que una mujer le acompañaría en su viaje, pero cuando la conoció vio en ella algo especial y distinto, quizás por haber vivido tanto tiempo, quizás de nacimiento, la verdad es que no importaban los detalles. El joven no dijo nada, sólo mostró una amplia sonrisa al verla y entonces se giró para recibir al segundo que le ayudaría.

Acababa de llegar corriendo, se había parado en frente de un guardia y entonces ambos, licántropo y espiritista intercambiaron medias sonrisas, pues aunque sólo hubieran intercambiado palabras en un par de ocasiones al coincidir en algunos viajes, se llevaban bastante bien e incluso tenían la misma edad, cosa que nadie sospecharía al ser esta vez el licántropo el que le sacaba una cabeza a él. Sí, Seshiel sabía sobre su licantropía, pues al ser tan altruista la gente no solía tener problemas al contarle esas cosas, pero tampoco es que hiciera falta, él las solía reconocer con demasiada facilidad.

Cuando el licántropo, cuyo nombre por desgracia el joven había olvidado, se dio cuenta de que Clarimonda era una vampiresa se le notó algo intranquilo, era normal, licántropos y vampiros nunca se llevaron demasiado bien, pero parecía que éste no recurriría a su gran espada, lo cual alivió mucho al joven, no quería que sus compañeros se masacraran antes de partir...

Entonces comenzó la "batalla" entre licántropos y vampiros, el licántropo se había metido con la edad de Clarimonda y acto seguido le refrescó a Seshiel su nombre, Noctis, sí, era verdad, se llamaba Noctis, ¿cómo había podido olvidar un nombre tan sencillo?

Pero ahora el joven espiritista miraba algo preocupado a Clarimonda, esperaba que ésta pudiera ignorar el comentario de Noctis y que comenzaran ya con su viaje...

De repente, antes de que Clarimonda pudiera decir cualquier cosa, fueron interrumpidos, los dos guardias presentes les pidieron que abandonaran ya la ciudad, que mantener sus puertas así de abiertas por más tiempo supondría una oportunidad irresistible para los posibles ladrones o bandidos que pudiera haber cerca de Phonterek.
Así que en menos de un minutos, los tres acabaron fuera de la ciudad y con las puertas cerradas a sus espaldas, se habían dado prisa en echarlos...

Seshiel- Bueno, pues rumbo a los campos de labranza, nuestro objetivo se encuentra allí, es una casucha protegida por la sombra de la montaña (Dijo señalando una montaña que se encontraba a un par de horas de camino), han habido avistamientos de fantasmas por los alrededores, sobre todo de noche, tenemos que entrar en la casa para ver si todo está en orden y si no lo está, cosa muy probable, ocuparnos de que lo esté.

Y tras acabar de decir eso emprendió la marcha, no había tiempo que perder...



Of rol:

Bueno, en esta ronda teneis bastante poca libertad u.u Podeis describir vuestro cabreo con los guardias por echarnos así de repente y también podeis comenzar a escribir ya sobre el principio del viaje, media horita o así, en mi siguiente post llegaremos y volverá la libertad. Smile
avatar
Seshiel

Mensajes : 19
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Invitado el Lun Jul 25, 2011 4:26 pm

El cándido ritual de miradas que toda persona iniciaría ante un súbito e inesperado encuentro con un curioso y quizá agradable conocido llegó a su apogeo con la repentina aparición de un hombre que probablemente también prestaría sus servicios a Seshiel. Clarimonda, fiel a su afán por analizar a todo posible aliado o enemigo, clavó sus penetrante ojos sobre su rostro y poco a poco fue recorriendo con la mirada sus gestos, sus andares y sus actitudes... algo en él hacía que de su interior brotara una chispa de odio ancestral, un odio que se le antojaba ampliamente familiar... ese olor, esa forma de mirarla... -Estupendo, un sucio saco de pulgas. Bravo, Seshiel, te has lucido a la hora de armar un grupo aliado.- dijo para sus adentros.

Pese a que se muriera de ganas por apartar de su camino al licántropo, decidió que sería más útil guardar las formas y adoptar una postura de fría cortesía, pensamiento que poco tardó en descartar ante la mala educación de Noctis.

-¡Oh, por fortuna no es el ingenio el arma que deberás usar en contra de esos fantasmas!, probablemente morirías sin haber descubierto el maravilloso mundo de la perspicacia.- Tiñó sus palabras con un deje de dulzura sarcástica adoptando el papel de la "niña inocente" con lengua viperina. -Oh... sería una lástima morir así, desde luego. Mi nombre es Clarimonda, espero que cuides bien de él si te lo llevas a la tumba, es muy quisquilloso.-Sonrió con ternura y siguió con lo suyo quedándose más ancha que larga.

Unos guardias irrumpieron contra la privacidad de la pequeña reunión alegando que era menester que marcharan de la ciudad ipso facto, pues era su obligación cerrar las puertas de la ciudad con el fin de evitar a los estúpidos ladrones. -Ojalá no olieran tan mal, perseguir apóstatas es de lo más divertido, me recuerda a aquellos años en los que solía jugar al escondite... solo que ahora puedo hacer trampas si quiero.- Pensó, divertida. Aquel pensaimento arrancó de su rostro una media sonrisa igual de sarcástica que la que le había dedicado a Noctis.
Seshiel interrumpió sus cruentas divagaciones indicando qué rumbo tomarían y cual sería su destino, ella escuchó y miró con atención, tras lo cual asintió dando a entender que había captado la idea.

-Marchemos pues. Menos mal que se me ha ocurrido venir de negro, sería un egorro ir a por mis ropas de luto para hacer honor a Noctis.-Rió por lo bajo y miró a Sheshiel con sincera amabilidad. -Será un placer trabajar contigo, tengo curiosidad por verte en acción.

Y así fue como se encaminaron hacia los lugares citados. La tensión, las divagaciones y el odio ancestral se palpaban en el aire, no obstante, de momento ninguna gota de sangre había sido derramada, lo cual podría representar una alegría o una triste decepción. En el caso de Clarimonda aquella incógnita jamás tendría respuesta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Dalahak Schtzie el Lun Jul 25, 2011 6:55 pm

Al escuchar a la vampiresa no pude evitar una media sonrisa mientras me devolvía el “ataque”. Lo más sencillo hubiera sido acabar y allí, en ese mismo instante con ella. ¿Guardias? Les estaría haciendo un favor a la ciudad librándola de semejante cáncer. –Sí, será una pena morir sin descubrir un nuevo mundo, pero supongo que no tengo tanto tiempo como algunos para cubrirme de mi propio polvo. – respondí a su sagaz insulto mientras miraba a Seshiel y a los guardias, que rápidamente nos echaron de allí cerrando las puertas tras nosotros, con bastante prisa además, como si quisieran evitar que algo entrase. ¿Ladrones? ¿Más mosquitos hiperdesarrollados? ¿Tal vez los susodichos fantasmas? Negué con la cabeza y de nuevo la voz de la vampiresa me llamó la atención, presentándose con un nombre tan viejo que a mi abuelo le hubiera sonado a viejo. De nuevo sonreí de medio lado pensando ya unos cuantos chistes con él, pero el más fácil no pude resistirme a soltarlo mientras caminábamos – Bueno, pues listos el organizador y la Monda de naranja – lo último lo dije mirando a la vampiresa sin miedo alguno - ¿Creo que estamos listos, no? – sin más comencé a andar.

El camino era por mitad del bosque, en dirección a la montaña para llegar a los campos de agricultura del lugar donde supuestamente había una casa en la cual se habían visto fantasmas de noche. Bueno, por mí no había problemas de entrar, revisar, encerrar dentro a la vampiresa y meterle fuego a todo. Aunque según las palabras del humano si había algo que estuviera fuera de su orden natural habría que restablecerlo, otra perfecta ocasión para deshacerme de la chupasangres, la cual soltó un nuevo comentario ante el cual no pude evitar una pequeña carcajada medio contenida – Sí, sería una verdadera pena tener que enterrarte de un color más claro. Aunque a mí me da igual, por si tú empolvado seso lo ha olvidado, no veo más que blanco, gris y negro. – sin decirle nada más me giré de nuevo para mirar el camino que teníamos delante, tierra, árboles, conejos corriendo de un lado a otro y yo sin hambre, estaba desperdiciando provisiones que tal vez en algún momento le fuesen útiles. Entonces recordé algo, algo importante que comentarle a Seshiel. Me puse los brazos tras la cabeza y pateé un poco de tierra hacia atrás por si la vampiresa nos seguía de cerca, ya que no había prestado atención a la posición que tomaba al caminar – Por cierto, te recuerdo que los licántropos, a diferencia de humanos no podemos hacer magia, solo convertirnos. No sé si los Mosquitos con gigantismo podrán hacer algún truco barato, por lo general las dejadeces de los dioses no pueden. -





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Seshiel el Jue Jul 28, 2011 9:01 am

Clarimonda asintió y Noctis hechó a andar, ambos estaban preparados individualmente, pero no como equipo, pues no paraban de meterse entre ellos... El viaje duraría más de lo esperado...

Entonces el licántropo advirtió a Seshiel de que no podía hacer magia y decía que seguramente los vampiros tampoco, o al menos eso entendió el espiritista, pues Noctis lo dijo de una forma algo confusa.
Seshiel- Tranquilo, no necesito la ayuda de poderosos magos para una misión así. Es más, un guerrero como tú me vendrá bien. Clarimonda también me será útil si por el hecho de no estar exactamente viva, no le tiemblan las manos (Se quedó entonces mirando durante unos segundos a la vampiresa esperando que asintiera de nuevo, pues si todo resultaba acabar tal y como él lo había planeado, necesitaría a alguien capaz de mover cuidadosamente objetos pequeños).

El viaje, tal y como el joven espiritista había imaginado, se hizo bastante largo, de primeras caminaban en silencio sin decir nada, pero cuando alguno de los dos compañeros de viaje decía algo, el otro casi saltaba en busca de pelea comenzando una discusión que no acababa en sangre y muerte sólo por la presencia de Seshiel que no paraba de detenerles... Agónico...

Cuando quedaban ya unos diez minutos para llegar a la casa, un montón de cultivadores (Quince para ser exactos) armados con diversas herramientas del oficio, palos, piedras e incluso con cuchillos les cortaron el paso, poniéndose en medio del camino.

En un principio el espiritista pensaba preguntarles qué hacían, pero no resultó necesario, pues entre que emanaban un aura oscura y que su postura junto a su forma de caminar se asemejaban a las que le había contado su padre sobre los zombies, estaba claro que todos estaban poseídos por fantasmas y seguro que en cualquier momento atacarían, así que el joven no tardó en desenfundar el sable y advertir a sus amigos:
Seshiel- Están poseídos por los fantasmas, pronto deberían de atacar... Pero recordad esto, siguen siendo pobres cultivadores, no los matéis, con dejarlos inconscientes debería de bastar.

Al acabar el espiritista su frase, vio cómo todos los poseídos le atacaban a la vez, así que mientras esquivaba y se defendía, iba retrocediendo, dándoles así una oportunidad perfecta a sus compañeros.



Of rol:
Bueno, una ayudita please, quince poseídos salvajes han aparecido XD
Perfectamente podéis iros a su espalda, pues todos me están atacando a mí y darles de hostias por allí, pero es decisión vuestra. Os advierto que si los fantasmas os ven como una amenaza, se girarán y os pegarán a vosotros también.

Si alguno queda inconsciente, un fantasma brillante, trasparente, con una herida mortal y el aspecto de una persona cuyas descripciones dejo a vuestra elección saldrá de su cuerpo y se irá flotando velozmente a la casucha, donde lo perderéis de vista nada más entrar por si os da por seguirlo con la mirada.
avatar
Seshiel

Mensajes : 19
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Invitado el Vie Jul 29, 2011 9:44 pm

Bombardeos de tamaño sarcasmo azotaban los oidos de Clarimonda, azotes que se le antojaban de lo más placenteros ya que adoraba las discusiones de tal calibre.

-¿De veras tirarías tu tiempo de tal modo que incluso te llegarías a llenar de polvo? ¡Oh, pobre criatura! Veo que has heredado el poco raciocinio de los lobos al igual que de todo animal...- Soltó manteniendo la dulzura y la elegancia en su tono de voz, como si en vez de un ataque se tratara del más galante de los elogios habidos y por haber.
Todo iba viento en popa cuando una estupidez que tomó forma de "Monda de Naranja" azotó la aparente y relativa calma.
-Veo que la poca originalidad de tu nombre te hace justicia; Nox Noctis. ¿No se te había ocurrido nada mejor que adoptar una declinación latina? Ah, y en cuanto a lo del color... en serio, aprende a detectar la ironía. -Sonrió, divertida y arrogante.

Clarimonda, harta de las estupideces que escupía el saco de pulgas, se situó al lado de Seshiel y comenzó a caminar en silencio, pues deseaba beber de todos y cada uno de aquellos instantes apaciguadores sin que la molesta voz de Noctis volviera a romper su calma... por fortuna o por desgracia la calma quebró con la llegada de los cultivadores granjeros poseídos.

-Hmm... oigo su fluir, siento su olor... pero hay que limpiar la comida antes de servirla, sino podría tener fatales consecuencias para la salud de cualquiera.- Y desapareció entre sonoras carcajadas, o al menos eso parecía.

Ella, rauda como el viento, aprovechó la oscuridad nocturna para surcar entre los más oscuros confines de la penumbra tenebrosos senderos que apartarían los ojos del enemigo, que despistarían y confudirían al enemigo, pues así, se lograría situar detrás del cultivador más apetecible, desenvainaría sus preciadas dagas y las clavaría en los costados de aquel pobre infeliz... lo logró. La sangre comenzó a brotar poco a poco, y su aroma, su dulce aroma, penetró en las fosas nasales de Clarimonda recordándole que hoy sólo había cenado una vez.

-Hmm... fantasma, ¿no te han enseñado que la comida de los demás no se toca?- Aprovechando el desconcierto del cultivador poseído, volvió a atacar con una de sus dagas asestando un golpe sobre su ingle, había impactado en un sitio crítico, pues la sangre no dejaba de brotar... aquella pérdida de sangre provocó el desmayo del cultivador indefenso. Una luz escapó de su cuerpo e iluminó el sonriente y macabro rostro de la vampiresa.

-Dame un poquito más, va...- Resquebrajó la tela del pantalón roto del cultivador justo donde le había apuñalado y deslizó la lengua lentamente sobre los chorretones carmesíes que teñían su esbelto y olivaceo cuerpo deleitando cada recoveco de su ser con aquel néctar de la vida que empezaba a fluir por sus venas caducas. Cuando aquello empezó a no ser suficiente, clavó sus incisivos en la herida de la ingle y comenzó a beber y beber hasta el punto justo para evitar que el humano muriera. No era conveniente molestar a un aliado.

Cuando se hubo saciado, sin tomarse la molestia de limpiar el hilo de sangre que caía desde su comisura, fue a por otro cultivador acercándose también por detrás y apuñalándole en la ingle para que cayera y otro en el costado, justo cuando iba a ejecutar el golpe final otro cultivador se acercó por detrás con el "arma" en alto, y, veloz, tuvo que soltar a su víctima para bloquear el golpe del recién llegado con ambas dagas, ahora luchaba contra dos; uno tirado en el suelo, debilitado y otro en perfecto estado. Mientras se peleaba con el que estaba sano se planteaba cuál de los dos pasaría a ser su aperitivo...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Dalahak Schtzie el Miér Ago 03, 2011 9:25 pm

Mientras caminábamos el humano me dijo algunas palabras, la verdad, las ignoré todas. No me importaban por ahora sus divagaciones sobre fantasmas, me interesaba más terminar de crispar los nervios de la vampiresa para poder matarla con una justificación más que “Me apetecía”, aunque tampoco me importaba no justificarlo, era un vampiro y tenía que morir como todos los de su miserable especie. Sonreí de medio lado al oír lo de los lobos y suspiré para no lanzarme a por ella en plena conversión – Bueno, entonces ya sabemos los dos porque eres incapaz de responder con más velocidad, mosquito con gigantismo. – torcí un poco la sonrisa - ¿O prefieres rata con alas calva y chupóptera? – luego respondió al insulto del nombre, haciéndome reír en voz alta por lo fácil que lo había puesto para que terminase de humillarla públicamente – Bueno, como comprenderás mi nombre no lo elegí yo. No me tomé tanto tiempo como otras para convertir a mi familia en mi siguiente cena. – negué con la cabeza dando ya sus argumentos por perdidos y dejándola responder a la nada y me centré en el camino que teníamos por delante. Escuché el quebrar de una rama no muy lejos de nosotros y comencé a olfatear el ambiente con una sonrisa, llevando la mano a la empuñadura de mi espada, aunque el humano me destrozó la diversión – Oh… ¿Enserio? – pregunté con un tono de voz un tanto infantil - ¿Tengo que dejarlos con vida? – suspiré con aire de derrota y al igual que el mosquito con complejo de persona, desaparecí entre la oscuridad soltando el mango de mi espada y llevando la diestra a la funda del puñal.

Con rapidez me situé a la espalda de lo que parecían campesinos y con una media sonrisa golpeé al primero que tuve oportunidad en la nuca con el mango de la daga, dejándolo inconsciente al recibir un golpe con tanta fuerza en la nuca. Sin dejar tiempo a que los demás me prestasen atención me dirigí a por el siguiente situado a la derecha, agarrándolo justo cuando alargaba una mano hacia el humano y golpeando con mis rodillas la parte de atrás de las suyas. Perdió el equilibrio por un segundo y aproveché esa fracción tan ínfima de tiempo para golpear con el canto de la mano derecha entre su cuello y su espalda, cortando la comunicación entre el cerebro y el cuerpo por la fuerza aplicada. A lo mejor lo había matado, o simplemente lo había dejado fuera de combate, tampoco era mi problema. Si me habían atacado ya podían considerarse con suerte si solo los estaba dejando fuera de combate. Desvié un momento la mirada a la vampiresa y la vi atacada por dos a la vez. Sonreí y cogí del cuello de la camisa a un tercero, dando una vuelta sobre mí mismo y lanzándolo hacia los tres sujetos: La vampiresa y los dos campesino - ¡Paleto va! – dije con una sonrisa medio sádica cuando lo arrojé, pensando en darle a la vampiresa para dejarla fuera de combate, tanto a ella como a los otros dos cultivadores, así mataría tres pájaros con un solo pueblerino.





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Seshiel el Jue Ago 11, 2011 11:00 am

Seshiel estaba concentrado en esquivar y bloquear, así que pocas veces se pudo parar a mirar lo que hacían sus compañeros, pero aún así logró ver cómo Clarimonda acababa con uno casi literalmente, pues escaso de sangre lo dejó. Eso al espiritista le molestó, pues en vez de dejar moribundo a uno de ellos, podría haberse saciado de uno en uno tras noquearlos a todos... La vampiresa le daba más prioridad a su alimento que a la seguridad de sus compañeros, cosa que también se aplicaba al licántropo, pues Noctis, a pesar de haberse controlado más que la vampiresa a la hora de luchar, le acababa de lanzar un poseído a Clarimonda, la cual se enfrentaba a dos enemigos cercanos. Lamentablemente Seshiel no pudo ayudarla ni ver cómo acababa la cosa, pues se vio obligado a darse media vuelta y correr a sprint unos cuantos metros, logrando así salir del circulo que los enemigos habían trazado a su alrededor.

Pasaron unos pocos minutos más de pelea y ya sólo quedaban tres poseídos, fue entonces cuando los tres fantasmas de su interior salieron de los cuerpos y se escaparon a la casucha sin dar tiempo de reacción.

Los tres humanos se levantaron aturdidos, pero no les sorprendió ver a tantos compañeros caídos inconscientes, pues habían presenciado todo lo que hicieron mientras posesión de sus cuerpos habían tomado, así que simplemente se les veía tristes. Seshiel se les acercó y les pidió que llevaran a los más heridos a ser tratados a Phonterek y obviamente aceptaron, llevándose en seguida a los dos más graves, uno de los cuales era el pobre que se había quedado seco de sangre nada más comenzar la pelea y el otro era uno que no paraba de sangrar por la boca, seguramente por algún golpe muy contundente.

El espiritista se quedó mirando con rencor a sus dos compañeros de viaje unos pocos segundos, pero decidió que sería inútil decirles cualquier cosa, así que comenzó a caminar hacía la casa acompañado del silencio que emitían sus labios, estaba un poco molesto, así que durante un rato no hablaría a menos que fuera necesario...

En poco menos de diez minutos llegaron y de frente con la casucha se encontraron. Parecía hecha enteramente de madera antigua, tenía dos pisos, muchas ventanas por todos los lados, una entrada principal, una entrada trasera y poco más, pero lo que destacaba era sin duda alguna la misteriosa luz del segundo piso. La habitación iluminada tenía dos ventanas, pero sólo en una de ellas se podía encontrar la luz, en la otra no...

Spoiler:

Seshiel tras un rato mirando la casa- ¿Queréis que entremos todos por la misma entrada o preferís que nos separemos para acabar antes?

Of rol:

Seshiel estará un rato mirándoos y hablándoos de forma fría, no demasiado, pero lo suficiente como para que se note. Tenéis libertad para hacer lo que gustéis con los poseídos sobre cuyas derrotas no dije nada, siempre y cuando los dos heridos más graves sean los dos ya mencionados y acordaros de dejar a los tres últimos intactos.

Noctis tiene buen oído y olfato, así que oirá extraños susurros que vendrán de la casa y la casa le olerá tanto a él como a Clarimonda a mucha sangre.

En esta ronda aún no entréis a la casa, pero podéis decidir qué hacer, incluso podríais quedaros fuera por miedo como una gallinas.
avatar
Seshiel

Mensajes : 19
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de los fantasmas dormidos...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.