Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 11:48 pm por Eudes

» Encuesta general: ¿Todos para un Noreth o varios Noreths para todos?
Ayer a las 7:05 pm por Khiryn

» Camino al sol.
Ayer a las 3:00 am por Gula

» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Ayer a las 1:40 am por Kaila

» Otra ausencia
Lun Ago 21, 2017 4:59 pm por La Aberración

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Lun Ago 21, 2017 12:25 pm por Turion

» Sistema de corrección de partidas por pares
Dom Ago 20, 2017 11:02 pm por Eudes

» Gabranth [Ficha en construcción]
Sáb Ago 19, 2017 12:25 pm por Bizcocho

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Vie Ago 18, 2017 10:21 pm por Eudes

» Azura (En construcción)
Jue Ago 17, 2017 9:24 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Jue Ago 17, 2017 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Jue Ago 17, 2017 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Sueños de libertad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sueños de libertad

Mensaje por Zephyrae el Sáb Jul 23, 2011 4:54 am

[Post como narrador]

[Off: Esta historia es continuación de la presentada en la partida Secretos de Familia Capítulo 1 con link en:

http://www.cuentosdenoreth.net/t730-secretos-de-familia#6355

El grupo de la partida original ha sido dividido en tres, siendo esta historia una de tres diferentes partidas para darle continuación a la anterior]

Kadar dormía y al hacerlo soñaba, sus sueños como pequeños mundos a su alrededor llevaban mucho de ser la totalidad de su propio universo. Su inmenso poder daba forma y creaba realidades enteras que eran tras esto destruidas por capricho.

Algo repentinamente llamo la atención del hechicero de los sueños, por un breve instante la presencia de alguien que ya habría olvidado pero por alguna razón lograba reconocer, otro dueño de los sueños en sus dominios o acaso serían cinco de ellos.

Nada en la realidad había llamado su atención en siglos, no desde la caída de parte de la gran cueva y la muerte de algunos cuantos de sus juguetes. Kadar había olvidado lo que era que su atención fuera llamada por algo que no hubiera creado el, una dicha infantil se apodero de el por unos instantes al saber que tenía invitados, su poder extendiéndose a ellos y atrapándolos. Llevaba tiempo sin tener nuevos juguetes, esto sería sin duda divertido.

***********************************************************

En la oculta y profunda cueva de las montañas Drakenfang los cinco emisarios de Arkael habían caído ante los poderosos conjuros de Kadar, tan solo entrando en las ruinas de Andeiras, sede física del antiguo gran imperio de los sueños los compañeros habían sido atrapados por profundos sueños ante los que nada pudieron hacer para defenderse, los conjuros que Arkael hubiera preparado por tanto tiempo para ellos activándose y empezando su labor, extraños vínculos solo visibles para quien conoce de la magia de los sueños uniéndolos de manera tal que su misión apenas empezara.

***********************************************************

Hecate, la licántropo alcanzo a ver poco a poco como sus compañeros caían ante el influjo del conjuro de Kadar, incluso ella se vió atrapada por un sueño mucho más poderoso que el que jamás hubiera sentido, sin importar cuanto lo deseara su cuerpo se debilitaba constantemente el resto de sus compañeros habían caído dormidos para cuando todas sus extremidades cedieron, llevándole la gravedad al sueño y el efecto del conjuro al mundo de los sueños.

Alrededor de Hecate no existía nada, su visión se extendía en todas direcciones perdiéndose en un blanco vació, incluso su impresioantne vista no lograba percatarse de nada en aquel lugar. No sentía que cayera pero bajo sus pies tampoco parecería haber nada que le sostuviera. El tiempo era difícil de percibir en estas condiciones, más guiada por el sonido de su propio corazón solamente unas decenas de segundos habían pasado cuando escucho una voz.

-Gracias Hecate, por haber venido hasta aquí y haber mantenido a los demás a salvo en la batalla.- La voz pertenecía a Arkael qeu nuevamente como anciano apareció justo detras de ella, caminando y apareciendo en su campo de visión mientras hablaba. Ninguno de los poderosos sentidos de la licántropa habiéndolo hallado antes de esto. - No es mi presencia más que un mensaje por lo qeu lamento decirte que no podré a responder a tus preguntas. Nos encontramos en un punto entre la realidad y los sueños, pronto mi poder no alcanzará para mantenerte aquí y sin mi intervención quedarías atrapada en tus propios sueños y a merced del poder de Kadar.

Las palabras de Arkael sonaban claras pero poco a poco más distantes, al principio de forma imperceptible pero poco a poco incluso su imagen y olor iban desvaneciéndose del lugar. El anciano hechicero continuo.

-Pero aquí es donde cuanto he planeado empezará a ponerse en marcha, he creado para ti otro camino, un sueño ajeno a los de Kadar, donde por un tiempo podré resguardarte. Antes de qeu ese sueño sea destruído deberás de convencer de darte su ayuda, nada sabe de nuestra situación e incluso será difícil el convencerlo de que sus alrededores son un sueño.- Arkael se detuvo unos momentos considerando con cuidado sus palabras, las cuales salían cada vez más suavemente de sus labios. - Deberas Hecate de obtener la ayuda de Zephyrae, pues si este nos abandona todo nuestro esfuerzo habrá sido en vano y me temo quedaras encerrada en tus sueños hasta el día de tu muerte. Deseo tu éxito Dama de la Lun.... - Las últimas palabras ya tan débiles que ni los afinados oídos de la licántropa podían entender las palabras que surgían de la transparente figura antes de que esta se desvaneciera.

Una puerta apareció ante Hecate tras la partida de Arkael. Extrañamente hecha en cristal y madera, nada ma´s existía en aquel lugar y poco a poco empezó a abrirse, el respolandor del interior impididendo pudiera observarse lo que deparaba tras de ella.

*************************************

Hecate abrió los ojos sin recordar haberlos cerrado, a su alrededor las risas de festejo se hacían escuchar, mientras que en todas direcciones podía ver personas riéndo felizmente. El término personas estirado al punto máximo pues en el mismo sitio veía hadas y antropomorfos como veía humanos.

Ella estaba de pie en una enorme plataforma, rodeado de otros que claramente festejaban. La plataforma unida en uno de sus costados a un gigantesco árbol de tamaño tal como Hecate jamás hubiera visto, sus conocimientos de planta dejándole reconocerlo como uno de los grandes árboles del bosque de Physis, pero su tamaño escapando por mucho cuanto sabía que estos llegaran a crecer.

La cuestión del tamaño era algo digno de observarse pues tanto humanos, como hadas y silfos se presentaban en un tamaño similar, como pertenecientes todos a una misma raza, si la convivencia entre tales razas no era motivo de extrañeza la situación del tamaño volvía todo aun más bizarro.

Había música para bailar y manjares en diversas mesas distribuidas, muchos de los feéricos volaban en los aires y más plataformas se alcanzaban a ver en todas direcciones, muchos de ellos carentes incluso de vestimenta sin parecer apenarse en lo más mínimo por esto o qeu alguien pusiera mucha atención en ello.

Hecate por su parte se encotnraba en un vestido de fiesta, que halagaba su figura, sus armas no estaban con ella más qeu aquel curioso brazalete metálico en su mano que claramente podría usar para defenderse o atacar con el.

La fiesta no parecía tener intenciones de detenerse y era momento de que Hecate decidiera que hacer.

*************************************************
[Off: Como verás te encuentras en el reino de lso sueños, muchas cosas cambian en este y más precisamente Hecate se encuentra en un sueño de Zephyrae, donde deberád e hallarlo y rolear con el para convencerle de ayudarla, como he hehco en otros posts colocaré las reglas a las que se atienen ene estos sueños cada uno, incluyéndome a mí mismo para los que desean usarlas de referencia para entender mis posts. Como avise previamente hemos pasado a formato semanal, a tomarse en cuenta a partir del día de este Post]

Hecate

Spoiler:
En estos momentos recuerdas todo claramente, la plática con Arkael en el espacio en blanco y estas totalmente conciente d encontrarte en un sueño, como sea tus sentidos no logran encontrar nada falso en este, sintiéndolo plenamente real.en las pláticas a tu alrededor pordrás escuchar el nombre Zephyrae pronunciado por muchos y las miradas centrándos en mi personaje en la plataforma, este se encontraran danzando con otra hada a un cuerpo del suelo. Puedes leer su descripción en mi ficha si así lo deseas o simplemente basarte en la imagen del avatar.

Zephyrae

Spoiler:
Ignora que se trata de un sueño, su sueño, como sea es posible que se le convenza de ello puesto que aun no está bajo la influencia de Kadar. Sus alrededores son creados de sus anhelos y recuerdos, llevándolo a estar en la fiesta de sus sueños. Con gente que ha conocido tanto en los reinos feéricos como fuera de estos.Mi personaje como todos los presentes se encuentra en tamaño humano. En realidad todos estan en tamaño de hada incluyéndote pero a tu perspectiva todos tienen tamaño humano. Para agregarle variedad no tiene las alas extendidas sino que danza en corrientes de viento creadas por el. Con esto da apariencia humana casi en su totalidad. (colores de cabello y ojos poco habituales, rasgos un pco más dfinos que los de muchos humanos, etc.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Hecate Graymark el Dom Jul 24, 2011 1:58 am

La joven loba vio como sus compañeros caían presos del sopor y como ella misma iba sufriendo el efecto de este, su cuerpo se volvía flácido, los ojos la pesaban y una espesa neblina volvía confusos sus pensamientos. Lo siguiente que sabía es que estaba en un océano de nada, mirase donde mirase, en todas direcciones sin excepción solo veía una extensa blancura, y nada más, ni sonidos, ni olores, allí no había nada más que ella, y no es que se sintiese muy real de todo, si no fuese porque oía los agitados latidos de su corazón podría haber pensado que era un fantasma y aquello era el otro lado. Se sobresalto y dio un pequeño brinco, bueno o podría haberlo sido de no estar suspendida en aquel lugar, ante la voz que provenía de detrás de ella.

Se giró sintiéndose extrañamente lívida y se encontró con aquel conocido anciano, Arkael. Le escucho atentamente mientras captaba ligeramente como su voz se iba volviendo lejana, como se apagaba avecinando el final de aquella extraña conversación, como tantas antes. Apenas tuvo tiempo de digerir las palabras de anciano cuando una puerta se materializo justamente donde había estado segundos antes el hombre. Lentamente la puerta se abrió, hubiese esperado encontrarse con muchas cosas, pero solo pudo ver una intensa luz antes de que esta la engullese.

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

En un simple parpadeo todavía había parecido cambiar, ya no se encontraba en la nada, como había decidido llamarlo, ahora la escena era lo opuesto a la nada, el jaleo era infinito, alegres risas de gente que parecía pasárselo muy bien, gritos y vitoreos de aquellos que querían demostrar su entusiasmo, y animadas charlas que incluso sobre aquel bullicio podía captar con claridad, todos parecían comentar sobre lo mismo, una persona captaba la atención de todos ellos, Zephyrae, aquel nombre la devolvió a la realidad, debía encontrarlo y hablar con él. Siguió la mirada de la gente hasta el que parecía que iba a ser su nuevo compañero. El feerico bailaba suspendido en el aire en la misma plataforma donde ella se encontraba, estaba acompañado por otro hada que danzaba junto a él.

Debía hablar con él pero estaba demasiado absorta mirando lo que la rodeaba, todo era tan real para ser un sueño, sus sentidos nunca la fallaban y en aquel lugar nada parecía delatar que no fuese real. Había pequeños detalles que la intrigaban, el gigantesco árbol que se encontraba a un lado de la plataforma, había visto arboles grandes pero ninguno como aquel, y la gente, todas las razas aun siendo muy diferentes entre sí, elfos, hadas, humanos, etc, todos parecían del mismo tamaño, bailaban y se divertían juntos sin importar sus diferencias, un ambiente festivo casi contagioso. Alguien la cogió de las manos y la ánimo a bailar, casi estuvo a punto de unirse a la celebración, pero tuvo que recordarse la razón por la que estaba allí. Se hizo camino entre lo bailarines que apenas notaban lo empujones de la joven mientras se habría paso hasta llegar hasta Zephyrae. Pego varios saltos moviendo las manos violentamente para llamar la atención de silfo que al final terminó clavando su ojos verdes en ella. Estuve a punto de caerse en uno de aquellos saltos con la engorrosa falda del vestido que hasta ese momento no había prestado atención y que la resultaba chocante llevar, nunca antes había llevado un vestido así y para su sorpresa no la quedaba nada mal. Sacudió la cabeza sintiéndose estúpida por distraerse con algo así en un momento como aquel.

-Es importante, tengo que hablar contigo- Levanto la voz para hacerse oír entre la multitud.

Esperaba que el silfo resultase amigable y que no tuviese que emplear mucho esfuerzo en convencerle para que la ayudase, ella no era persona de muchas palabras, prefería expresarse con los actos. Aquello la recordó que al igual que su vestimenta habían cambiado no llevaba ninguna de sus armas encima, para confirmarlo se llevo la mano a la espalda y maldijo al no encontrarse con el familiar tacto de su arco tras ella. Si había que pelear solo podría recurrir al extraño brazalete que había aparecido en su mano y que se sentía tan cómodo en ella que apenas lo había notado hasta el momento.

A final el silfo pareció prestar toda su atención a la joven, era el momento de hablar, y no tenía ni idea por donde empezar.
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Zephyrae el Miér Ago 03, 2011 6:12 am

[Post como Zephyrae]

[Off: Hecate, s´pe que has estado de vacaciones y sie te dificulta el postear, no te estoy poniendo límite para qeu respondas a este post. Solo lo coloco por si en algun momento consigues el tiempo y la oportunidad para responder. Estoy segurod e que despues de tus vacaciones podremos alcanzar a lso torso grupos en Secretos de Familia.]

Fragmento del Diario de Zephyrae ed Selenyad

“Existen, tanto entre feéricos como entre humanos, palabras que todos parecen entender aun con lo difícil que es llegar a definirlas. Una de estas palabras es sin duda la palabra ‘familia’.

De pequeño recuerdo que era claro para mí su significado, mi madre Alora, mi padre Erenberd, cada uno de mis hermanos e incluso los sirvientes de la casa que me eran más queridos y muchos de mis amigos. Más adelante comprendí que ante la corte solo eran mi familia los que conmigo estaban conectados por sangre. Nunca logré sentir cierta esa distinción.

Conforme he viajado por el mundo y conocido hogares diferentes he descubierto que las fronteras de lo que cada quien siente como su familia son tan variadas como lo son las personas de Noreth. Jóvenes que dando la espalda a padres y hermanos claramente sienten en sus compañeros y amigos su familia. Otros que por tragedias separados de sus parientes llenan ese vació con aquellos que encuentran en su camino.

Familias las hay muchas y a cuantos he conocido de una manera u otra se definen a si mismos conforme a la propia. Algunos claramente viviendo como exponentes de estas, otros actuando en clara rebeldía y rechazo de estas.

Incluso en aquellos que el Destino ha decidido para ellos la falta de otros lo suficientemente cercanos para ser nombrados familia, esa misma ausencia pareciera definirlos con aun más fuerza.

En muchas ocasiones nuestra fuerza y nuestras decisiones tomadas en base a este precepto. A cuanto les buscamos y procuramos o a cuanto buscamos demostrarles que somos diferentes a ellos. Mi familia ha crecido con mis viajes, cada vez incluyendo a más miembros de esta mientras les conozco en Noreth. Soy en esto afortunado.”

La fiesta era sin duda grandiosa mientras lograba ver en toda dirección a seres que mi corazón tenía en gran estima. Mi hogar en el corazón de la corte de Selenyad era propicio para este tipo de celebraciones.

Las grandes plataformas de todo tipo de cristales que se suspendían en las alturas del bosque de Phusis, gracias a la red de ramas y troncos de todo tipo de árboles, daban lugar a la danza y los juegos. El gozo de los manjares y vinos propios de mi tierra y de muchos otros que hubiera probado en el mundo de los humanos se unía a nuestro disfrute y en todas direcciones claramente podía escuchar las risas de mis seres queridos.

Quizás en algo debería de hacérseme raro el que todos compartieran sino forma sí tamaño, muchos de los reunidos eran a fin de cuentas humanos, o miembros de otras razas no propias de este bosque y su tamaño debería de ser mucho mayor al mío.

Quizás debiera llamar mi atención el que entre las figuras reunidas se hallaran no solo aquellos que conocía sino también héroes de leyendas e historias, personajes de mi admiración que se veían en todo idénticos a las ilustraciones que de ellos contemplara desde pequeño en mis libros favoritos.

Quizás debiera haberme percatado de algo raro, mas quien haya compartido su mirada con Endia en la danza y la suavidad de sus besos comprendería por completo mi distracción.

Endia era uno de mis más queridos amores de juventud. Sus labios habían enseñado a los míos incontables juegos y mucho más había aprendido de ella que de muchos de mis maestros. Extrañaba mis danzas con ella en el aire y la forma como flotábamos juntos llenos de alegría olvidando todo a nuestro alrededor.

La danza termino sin que de ello me percatara, los músicos de la corte preparando la siguiente melodía y mis ojos empezando a pasear por el festejo, dejándome llenar del júbilo de cuantos ahí se hallaban reunidos.

Una voz desconocida me llamo mientras en ello me entretenía. Su dueña una hermosa mujer que gozaba de un porte que más allá que belleza física y juventud gritaba al mundo entero poder y fuerza.

La dueña de la voz era tan ajena a mi conocimiento como esta. Extraño que aquí hubiera alguien que no conociera, extraño y a la vez cautivador como solo lo desconocido puede resultar. Sus palabras solicitaban mi atención y con ella contaban sin duda.

Sabía que en mi ausencia Endia hallaría con quien danzar y no serian pocos entre mis amigos los interesados en ello, mis vientos me llevaron a descender ante ella. Flotando en ellos más que volando y con la sonrisa ya en los labios.

-Jamás será dicho que en mi propio hogar ignoré la solicitud de una hermosa dama. -Le dije al tiempo que inicie mi reverencia para ella, sin perder en ningún momento de vista su mirada y dejando que mi propia picardía y mi gusto por verla se mostrara claramente en mi expresión.

-Dime en que puedo ayudarte bella criatura. Si la fortuna lo desea es posible se encuentre a mi alcance el proporcionártelo.- Continué quedando a la espera de sus palabras que tan importantes declaro que serían.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Hecate Graymark el Miér Ago 03, 2011 11:20 pm

El apuesto silfo descendió hasta ella y se inclino en una elegante pero sencilla reverencia mientras sus ojos permanecían puestos en los de ella. Sus palabras resultaron mas significantes de lo que el pudiese haber creído. Aquel sueño había adoptado la forma de su hogar y seguramente muchas de aquellas gentes serían conocidos suyos, o personas que habitaban allí. Era difícil encontrar la forma de convencer a una persona que estaba en su propio sueño de que aquello era un ilusión, pero si estaba tan familiarizado con aquello debía de haber algún detalle que le pudiese descubrir la verdad.

Mientras ella estaba allí callada buscando coherencia al millar de ideas que rondaban por su cabeza vio fugazmente como el hada que había estado bailando con el joven, que ahora se encontraba manteniendo una conversación con ella, danzaba por el aire con otro silfo igual de bello y grácil que el propio Zephyrae. La joven hada era muy hermosa y desde allí flotando en el aire moviéndose tan elegantemente se veía aun más bella, no entendía como el silfo la podía haber dicho a ella que era hermosa cuando se sentía tan insignificante en comparación con aquella joven, aunque nunca hubiese creído importante que la encontrasen atractiva, prefería que la conociesen antes por su fuerza que por su apariencia, por lo que aquellos pensamientos la desconcertaron lo poco que dudaron.

Había tanta gente en aquella plataforma que era imposible estar quieto sin que nadie se chocase con ellos, los empujones resultaban tan molestos como podrían a llegar a ser en el mundo real.

-Si no es mucho pedir para alguien al que acabas de conocer me gustaría que hablásemos en un sitió mas tranquilo- Su tonó era gentil y la expresión de su rostro lo mas amable que alcanzaba a fingir.

Ambos bajaron de la plataforma y se situaron a un extremo de esta, la gente era numerosa incluso allí pero resultaba mas cómodo estar hablando en aquel lugar sin los bailarines. Cerca de ellos había una mesa repleta de suculentos manjares que en otra ocasión se hubiese deleitado probando pero en aquel momento no había espacio en su mente para pensar en comida.

El silfo parecía curioso por saber que era aquello tan importante que aquella desconocida tenía que decirle y ella no podía demorar más tener que explicarle lo que ocurría, ni quería, porqué saber que aquello era un sueño y estar sin sus armas la inquietaba, cuando se encontraba dentro de su propio sueño sentía una familiar sensación de seguridad pero en aquel lugar no había nada que la pudiese reconfortar, a excepción del silfo que era tan real como ella.

-Piensa detenidamente todo lo que te diga y no me respondas hasta haberlo hecho- Intento relajarse para calmar sus nervios y sonar tranquila, y casi lo consiguió- Se que conoces este lugar muy bien y por eso mismo tienes que haber notado que algo no va bien, que hay cosas distintas o que de alguna forma sientes que todo esto no es real- Aunque intentaba sonar segura, no paraba de repetirse que todo iba a ir bien, si el silfo no ponía un poco de su parte la iba a ser imposible convencerle.

Mientras hablaba sus ojos vagaban por el festejo sin pararse en nada especifico, buscando algo que la ayudase a convencerle de que lo que decía era cierto, entonces se dio de bruces con algo que a ella misma le había resultado chocante y que se sentía estúpida por no haberlo pensado antes.

-Mira a toda la gente que hay aquí o miranos a nosotros ¿Como es posible que tu y yo siendo razas tan distintas parezcamos tener un tamaño tan similar?

Ya no había nada más que decir si después de todo aquello el no se daba cuenta de que era un sueño la quedarían pocas opciones. Mientras el parecía pensar en lo que la joven le había dicho ella se impacientaba y aunque normalmente prefería no hablar en aquel momento tenía la urgencia de hacerlo.

-Se me olvidado comentarlo mi nombre es Hecate- Le sonrió sin emoción- Y se podría decir que me han enviado dentro de tu sueño para convencerte de lo que es.

Se recostó sobre una pared apoyando la espalda sobre la fría piedra y no aparto los ojos de él, aunque sin darse cuenta su mano jugueteaba con su nuevo brazalete.

O
Spoiler:
ff. rol: Como he comentado en otros post no dispongo de mucho tiempo por lo que he escrito mi post rápidamente y puede que tenga algún fallo XD
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Zephyrae el Miér Ago 10, 2011 6:21 am

[Post como Zephyrae]

Acompañado de su anuncio de importancia vino de la dama la solicitud de un poco de comodidad para platicar, guiado por ella fuimos entonces a buscar asiento al borde de la amplia plataforma en la que nos encontrábamos, desde esta podía contemplarse el bosque y el gran lago que se encontraba junto al palacio de la corte.

La vista era hermosa como siempre lo había sido, el lugar resguardado con la magia de las hadas mantenía una apariencia llena de vida y magia. Las plataformas y columnas de cristal se mezclaban con las ramas de los árboles, la danza de las hojas con el viento hacía que al luz del Sol pareciera aparecer y desaparecer como un bello patrón que bailara con las hadas en la misma pista de baile.

La dama se presento con el nombre de Hecate, un nombre en las leyendas cargado de poder y significado. Propio de bruja o diosa y unido en las historias siempre a una mujer amante del destino y en muchos casos guía de esté. El mismo nombre de la llegada parecía a los oídos de Zephyrae, versado en leyendas, un augurio.

-Tus palabras son por demás raras bella Hecate.- Fue la primera respuesta de Zephyrae. Finalmente se encontraban tan solos como la fiesta lograba permitirles estar, Zephyrae se permitió pasear su mirada entre sus invitados hallando pocos casos en los que las palabras de Hecate pudieran realmente aplicarse, en su mayoría siendo miembros de los reinos feéricos en un sitio u otro llegaba a ver humanos y miembros de otras razas, todos ellos individuos que había conocido.

-Si hubiera que dar explicación alguna al tamaño alegaría magia. No es del todo extraña en estos sitios. Aun así esa respuesta que viene a mi mente se siente falsa, como si fuera una mentira disfrazada en verdad.- Respondió el Silfo al cuestionamiento de los tamaños, algo de incertidumbre y duda mostrándose en su expresión al hacerlo.

-Y aun así entenderás que el tomar la palabra de una hermosa desconocida, sin importar cuanta fuerza de vida muestre en su andar o cuanta pasión se alcance a contemplar detrás de su mirada, es en si algo difícil.- Fue la respuesta ante la insistencia de que ella había sido enviada a demostrarle que todo se trataba en si de un sueño. – Y aun así precisamente el no conocerte es lo que me hace considerar tus palabras, el no conocerte es en si mismo una sensación extraña.

Tras pensar en cuanto había dicho por unos momentos Zephyrae se levanto. Sus movimientos carecían de la fuerza y gracia natural de los de Hecate mas esto lo compensaban con practicada elegancia.

-Quizás todo se trate de un sueño, quizás la vida misma lo sea , me confieso capaz de aceptar tus palabras si eso me permite pasar más de esta velada a tu lado, digamos pues que creo que nos encontramos en un sueño, este es un bello sueño, así que dime que deseas hacer.

Lo último fue dicho con la mano extendida a la dama aun sentada para ayudarla a levantarse, la mirada de Zephyrae carente de timidez no era en si insinuante, más que nada se trataba de una mirada segura y cálida. Aun le era difícil al Silfo el darle veracidad a las palabras de su invitada pues aun cuando algo de verdad parecía sonar en estas su mente se veía en dificultades para analizar la situación.

Cada que intentaba pensar en una razón por la que cuanto ocurría en sus alrededores era un sueño, algo imposible. Su propia mente encontraba una respuesta a esto. Eso por si mismo era algo curioso pues en las fiestas de las hadas siempre había ocurrencias que rechazaban cualquier explicación.

Lo que decía esta mujer podría ser cierto o podría no serlo mas fuese esta vida un sueño o no lo fuera la fiesta estaba presente y si tan solo se trataban sus palabras de una manera de obtener su atención Zephyrae podría mantener la plática a tan interesante compañía.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Zephyrae el Miér Ago 10, 2011 6:22 am

[Post como Narrador]

Hecate no había tenido problema alguno en conseguir la atención del Silfo, este extrañado por su presencia en el lugar y aun más pro el no saber nada de ella empezó a dedicarle su total atención.

Hecate se aseguro de que tuvieran algo de espacio para hablar y ya con esto y tras haberse presentado empezó a plantearle las razones para que pudiera ver que los alrededores y en si todo el lugar no eran más que un sueño.

Cuando Zephyrae volteó el rostro para ver la fiesta y tratar de observar las diferencias que Hecate mencionaba, lo imposible de cuanto ocurría y al hacerlo algo extraño ocurría, por donde fuera que Zephyrae pasara la vista iban desapareciendo humanos y elfos, todo aquel en la fiesta que no fuera un feérico simplemente dejaba de estar ahí, solo Hecate pudo percibir esas extrañas desapariciones que en la mente de Zephyrae nunca habían tenido lugar.

Las palabras de Zephyrae le dejaban ver aun así como consideraba cuanto le había dicho y tras su última frase, con la mano extendida podían verse deseos de ayudarla aunque aun no se hallara totalmente convencido.

Aun así solamente un instante tuvo Hecate para percatarse de esto, pues al girarse para ver a Zephyrae de pie su aguda vista le previno de una amenaza en su dirección.

Hecate logró girar hacia la plataforma y esquivar la flamígera flecha que se clavara donde hasta hace un momento se encontrara sentada. El origen del ataque una de las hadas de la fiesta. Sus rojos cabellos parecían brillar con líneas de fuego entrelazadas a estos, su largo vestido danzaba en el aire mientras ella flotaba a una altura poco superior a la de Hecate estando de pie.

-Entenderas querida que este es su lugar y no pretendemos que parta a ningún sitio.- Le dijo el hada que apenas permitía que sus manos dejaran de apuntarle a Hecate tras haber conjurado el hechizo con que le atacara. Podía reconocerla como el hada con quien Zephyrae bailara cuando había llegado al sueño.

El hada terminó su frase con un tronido de dedos, al que otras dos hadas reaccionaban, una de ellas con claros cabellos y una piel azulada sonreía de una manera que le hacía parecer adormilada, hallándose algunos metros a la derecha de Hecate que ahora contemplaba hacia la primera agresora, esta hada de agua empezó un curioso cántico a la vez que cristales de agua empezaban a flotar alrededor de Hecate que había logrado ya incorporarse tras el primer ataque. Los cristales se entrelazaban como inmensos copos de nieve alrededor de la licántropo creando para ella una prisión de agua congelada.

La otra hada que reaccionaba ante el tronido de dedos era más baja que sus compañeras y su propia piel se veía decorada por gemas y piedras preciosas. Esta sonreía y reía como niña pequeña al tiempo que dejaba sus manos unidas por las palmas descender a la plataforma atravesándola como si no se encontrara ahí, esta hada se encontraba ala izquierda de Hecate, justo fuera de la jaula de hielo que se había formado a su alrededor.

Mientras el hada llena de gemas reía empezó a separar sus manos y mientras lo hacía el suelo debajo de Hecate comenzaba a abrirse precariamente dejándole ver una inmensa caída a la siguiente plataforma, el suelo se habría lentamente y el roce con cualquiera de los cristales dejaba ver claramente el filo de estos así como el que sería imposible tratar de sujetarse de ellos.

Zephyrae empezaba a reaccionar después de la sorpresiva flecha flamígera, su confusión clara en su propio rostro al ver a sus amigas atacando a la recién llegada Hecate. La licántropo podía ver que en su mano portaba ya una espada de feérica hechura que estaba segura no había visto en su posesión puesto que sus propias costumbres le hacían siempre buscar ver que armas portaba alguien cuando se le acercaba. Su sorpresa en los primeros instantes rápidamente desvaneciéndose para permitirle decidir a quien y de que manera le apoyaría en esta particular contienda.

Después de haber esquivado el primer ataque Hecate se hallaba rodeada por los cristales de agua con el suelo bajo sus pies desvaneciéndose y teniendo que decidir rápidamente lo que haría.

[Off: No lamento mucho el haber empezado la situación tan agresivamente pues bien sé que Hecate es más que capaz de lidiar con la situación. De la batalla debes de saber que la jaula de cristal está entre tus posibilidades de destruirla. Has visto a Zephyrae flotar con su propia magia y si lo deseas puedes también pedirle ayuda. Tu personaje no lo sabe aun pero la garra de metal que llevas puede fácilmente destrozar la jaula pero a cambio de cualquier ataque que tu hagas contra esta los cristales mismos te cortaran antes de que salgas.

Te recuerdo la magia de Arkael te tiene potenciada en este mundo por lo que todos tus atributos están incrementados en dos puntos.

Dejaré la acción de Zephyrae acorde a lo que le pidas que haga aunque no dañara directamente a ninguna de sus amigas procurará ayudarte por si quieres hacer algo en conjunto con su magia o apoyo. Suerte con la batalla]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Hecate Graymark el Lun Ago 15, 2011 2:59 am


Mientras el silfo sopesaba sus palabras la joven licantropa no dejaba de mirarle inspeccionando su rostro para adelantar la reacción de este. Seguía la mirada del silfo mientras que hablaba, y podía comprobar como la gente a su derredor exceptuando feéricos iban desapareciendo como si nunca antes hubiesen estado allí. Zephyrae no mostraba estar muy convencido de que lo que la joven le decía fuese cierto, pero ella ya había sembrado la semilla de la duda en el feérico y este parecía estar dispuesto a darla una oportunidad.

Le tendió la mano para levantarse, al principio se quedo mirando aquel sencillo gesto que para ella era nuevo, nunca antes nadie la habían tendido una mano para ayudarla, cuando se caía sencillamente se levantaba sola, había aprendido que para sobrevivir debía de hacerse fuerte, y eso significaba no depender nunca de nadie, pero aun así a punto estuvo de aceptar la mano que le tendía pero no tuvo de tiempo de ello. Fue algo demasiado fugaz, aquel proyectil se acercaba rápidamente hacía ella, no lo pensó, su cuerpo se lanzó instintivamente hacía un lado esquivándolo, evitando terminar calcinada por la flecha flamígera. Rápidamente su mirada se alzó para buscar a su oponente, y ahí estaba la bella hada que momentos había encontrado bailando con su silfo, su expresión antes alegre ahora se había convertido en una mascara asesina, sabía que no dudaría en acabar con ella sin con ello conseguía retener a Zephyrae.

-Pues entonces vamos a tener un grave problema, porque precisamente eso es lo que pretendo que haga- Respondió al hada mientras se incorporaba tras el ataque.

Dos nuevas hadas aparecieron junto a la primera, no tuvo mucho tiempo de fijarse en ellas, con el cántico de la peliazul una serie de cristales empezaron a flotar alrededor de la joven que no perdió de vista a las hadas, se quedó quieta sin atreverse a tocar aquellos cristales, estos se iban entrelazando unos con otros formando poco a poco una extraña jaula de hielo a su alrededor. La última feérica, que hasta el momento no había echo nada y que era la que se mostraba más extraña con su cuerpo cubierto de bellas gemas, se acercó flotando hasta su jaula y con un gesto de sus manos el suelo bajo los pies de Hecate se empezó abrir, esta profirió un grito de sorpresa, y rápidamente empezó a pensar en la forma de salir de aquella situación.

La única forma que tenía de salir era a la fuerza, si debía romper a golpes aquella barrera de hielo no tenía dudas de que no cesaría hasta tirarla abajo o estar muerta. Su primera patada no consiguió nada incluso hubiedo usado toda la fuerza que tenía en ella, a cambio se llevo un buen golpe en el piel y unos cuantos cortes que los cristales la causaron. No podía pararse a pensar, si no se daba prisa terminaría cayendo por el agujero que el hada estaba abriendo bajo sus pies. Solo un instante se quedo mirando la garra de metal de su mano antes de que su puño se lanzase contra los cristales. El puño se hundió en la barrera quebrandola y formando un hueco en este del tamaño de su puño, pero en consecuencia su brazo hasta la altura donde había llegado los cristales había quedado cubierto múltiples cortes y al tirar la mano para sacarla estos se hicieron aun mas grandes y numerosos.

Tiró de la manga intacta de la camisa y con el trozó de tela se cubrió rápidamente las perforaciones del brazo que no dejaban de sangrar, la dolía pero no tenía tiempo para preocuparse por el dolor, principalmente era acabar frenar el sangrado y ahora que ya sabía que tenía una oportunidad de acabar con aquella barrera no debía cesar y echarla abajo. Pero debía de haber algo más, si no se daba la suficiente prisa terminaría cayendo antes de echar abajo, busco fuera del cristal y encontró a Zephyrae aún lado.

-¡Haz algo! ¡Distrae a la que esta mi lado! ¡Y rápido que no me queda mucho tiempo!- Espero que la hubiese oído o mejor dicho que hiciese algo, era su única oportunidad.

Y se preparó para un nuevo ataque, cerró los ojos y lanzó el puño con todas sus fuerzas, aquello la iba a doler y mucho.
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueños de libertad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.