Conectarse

Recuperar mi contraseña




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Seguridad y Prosperidad

Página 2 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Urox Defiler el Lun Ago 15, 2011 6:59 pm

Seguía esperando en el barra de aquel lugar, pude ver como Rain se despegaba de aquel grupo de elfos que comenzaron a hablar en lo que tal vez era su idioma, no pude reconocer ni una sola de sus palabras, de los elfos solo recuerdo gritos de dolor y suplicas, Rain camino a la barra colocándose frente a mí, justo cuando me iba a dirigir hacia Rain el anciano salió de entre las sombras realizando una invitación a formar parte de una cena en grupo.

¿Una cena en grupo? Que mas pasaría, este anciano nos arrojaría dinero, nos regalaría un caballo, no podía entender tanta amabilidad incluso comencé a sospechar de la situación que estaba aconteciendo, aunque en realidad saber que este anciano tenía dinero para pagar y derrochar, mas me intereso formar parte de esta encomienda, pues era seguro que si lograba el objetivo mi recompensa seria concedida al pie de la letra, pude notar como Rain no me dejaba de mirar, tal vez ella veía el peligro en mi, pues mi pinta no es la de aquel noble guerrero de capa blanca, sino todo lo contrario, mi armadura imponía, mis inútiles alas crujían y mi casco era por demás llamativo y daba el aspecto demoniaco que tanto me gustaba.

Las miradas de Rain me dejaron ver en ella la belleza de su carácter, era el tipo de mujer que me llaman la atención, ella no era la típica mujer ingenua que con tres palabras bonitas ya la tienes en la cama

Ese viejo, ¿tiene algún parentesco contigo mujer? Veo que lo tratas con una disimulada amabilidad ¿es acaso tu padre, tu jefe o tal vez tu amante?
El tono altanero de mi pregunta se dejo notar, era algo normal para mi, quería ver si esta mujer era capaz de levantarme la voz o amenazarme de algo.

De esa mujer que está desaparecida no quiero hablar por el momento, me interesa más saber de ti mujer. Agregue con un tono interesado.

Después de las respuestas de la mujer el Viejo desgraciado arruino mi momento con Rain, nos llamo a pasar a la sala donde servirían la comida, no pude disimular mi enojo cerré mi puño derecho haciendo rugir los metales que protegían mis manos, me calme lo mas que pude y me dirigí a la mesa, sin dirigir una sola palabra, tome el asiento más alejado pues de momento no tenía ningún interés de socializar con los demás y mucho menos estar cerca de aquel enfermo anciano que sería capaz de toser sobre mi comida.

Pude ver como Rain entraba y salía de la habitación sirviendo la comida, mis ojos jugaban con el contorno de su cuerpo, estaba más que seguro que debajo de esa túnica se encontraba una sensual mujer, mi interés por Rain se incrementaba, no dejaría pasar ninguna oportunidad con ella.

Lo que llamo mi atención era ver a aquel lumini platicando con el viejo, reclamando el porqué dejaba que Rain hiciera todo, incluso el iluso se ofreció a ayudar a cocinar, este ser era por demás amable cayendo a mi parecer en lo fastidioso, ya quisiera ver a este ser rebajado a lavar platos en una taberna, pero hubo algo que si me molesto y no deje pasar, aquel ser se la pasaba hablando palabras en un idioma desconocido, eso me hizo enojar, aunque lo medite por segundo y en vez de pararme a darle una paliza decidí hablar.
Tome un poco de mi bebida y con un tono suave dije lo siguiente.

- Tu lumini no recuerdo tu nombre pero será mejor que cuides esa lengua, podrás estar diciendo bendiciones en tu idioma de niñas, pero para mí puedes estar insultando a los presentes, te pido que si tienes algo que decir en mi presencia, hables el idioma de los humanos o tu y yo tendremos un problema.

Seguido a esto volví a tomar mi bebida y de un trago meditando lo que había dicho y esperando que el lumini haya entendido mis palabras, era noche y no quería dormir con los puños adoloridos.

Seguí comiendo esperando saber cuál era el fin de esta cena, esperaría no estar perdiendo el tiempo en este lugar.


Spoiler:

FICHA
avatar
Urox Defiler

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Alanna el Miér Ago 17, 2011 12:02 pm

La tormenta seguía azotando los ventanales después de las no sabría decir si sinceras y amables palabras de Rain, aunque tal vez estaba siendo irónica conmigo, al poco bajó Ansuro que dijo que nos invitarías a cenar y pasaría a relatarnos más cosas acerca del trabajo y de su hija, vi como Alexei se acercaba a la barra y a pesar del miedo que me inspiraban los truenos y la preocupación que sentía en esos momentos por la joven perdida que tal vez estaba como yo asustada por la tormenta, pero sola y a la intemperie no pude evitar sonreír al escuchar como decía en élfico de forma tímida un piropo a la camarera, ya me había fijado antes en que era muy educado.

Un trueno resonó en el cielo y me estremecí abandonando mis cavilaciones, tras las palabras del lumini no tenía muy claro que haría el hombre, además escuché una amenaza que provenía de Sagato y estaba dirigida a Alexei, me acerqué a calmar el conflicto, la verdad es que no me gustan nada las peleas y todavía menos entre compañeros, la silla crujió un poco cuando me levanté y llegué a la larga barra de forma algo insegura, me apoyé en ella y le dije al chico de alas plateadas con una sonrisa algo temblorosa pero sincera:

-No tienes que alterarte, lo que ha dicho no era ningún insulto, puedo asegurarlo, solo ha dicho una verdad como un templo, aunque no estoy por completo de acuerdo. No solo las mujeres somos más bonitas al sonreír, yo pienso que una sonrisa auténtica le sienta bien a todo el mundo.

Sin esperar respuesta, y superando mi miedo me ofrecí para ayudar a la tabernera, pasé hacia dentro de la barra algo temerosa esperando que me tirase de allí a empujones, aunque no hizo falta que me tocase, solo su mirada ya me hizo retroceder y volver a una mesa más asustada que antes, porque su cara parecía reflejar la tormenta que había fuera, me senté justo a tiempo de escuchar otro trueno, tan potente que habría hecho que me fuese de cabeza al suelo. Estaba claro que no era del agrado de Rain, una lastima, a mi me parecía simpática, algo fría, pero simpática y más dulce de lo que demostraba, si no no habría demostrado tanta preocupación por Ansuro ni habría estado tan enfadada porque eramos los únicos que se había atrevido a ayudar al hombre. Giré mi cabeza para ver como la lluvia golpeaba contra las ventanas, de veras esperaba que la chica estuviese bien, lo deseaba con todas mis fuerzas.
avatar
Alanna

Mensajes : 146
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Dom Ago 28, 2011 11:56 am

- Créeme, joven, lo descortés sería hablar de este tema en su presencia.- respondió Ansuro con una ligera tos que cubrió con su mano. No pudo ocultar su sorpresa, o tal vez no lo intentó, cuando el divium le tendió una capa dedicándole de nuevo amables palabras. Ansuro tomó la capa... y sonrió de forma extraña, casi con melancolía, cuando el divium hizo un comentario sobre el clima- ¿y si no es solo ira, joven Alexei?

Un potente trueno retumbó en el cielo y casi se pudo sentir temblar las paredes de la posada. Ansuro giró la cabeza y se encontró con la mirada enfadada de Rain que se había detenido en la barra, interrumpiendo su ir y venir de la cocina. El Anciano frunció el ceño.

- No te atrevas a reprocharme nada, jovencita. Sabes perfectamente de quien es la culpa... y de quien lo será si no la encontramos a tiempo

Rain bajó la cabeza desviando la mirada de Ansuro con un gesto de culpabilidad y de nuevo retrocedió hacia la cocina, aunque se detuvo al escuchar al divium de alas de metal.

-Ese viejo, ¿tiene algún parentesco contigo mujer? Veo que lo tratas con una disimulada amabilidad ¿es acaso tu padre, tu jefe o tal vez tu amante?

Otro trueno retumbó y las ventanas del edificio crujieron. Rain se giró hacia Sagatho clavándole su mirada oscura.

-Imbécil.- dijo con desdén, mirándole a los ojos desafiante.

-De esa mujer que está desaparecida no quiero hablar por el momento, me interesa más saber de ti mujer- dijo el cambiando de postura sobre la barra. Una sonrisa tensa curvó los labios de Rain.

- Entonces espero que estéis familiarizado con la decepción, no tengo ningun interés en hablar con vos, y mucho menos sobre mi. dijo de forma cortante comenzando a darle la espalda. En ese momento se vio abordada por el otro divium.

--Señorita Rain, ¿Nos haría el honor de acompañarnos?, me encantaría que pudiera cenar con nosotros, tal vez así tenga otra oportunidad para verla sonreír.

El mal humor de la tabernera iba aumentando por momentos. Casí pareció que su cabello se erizaba, como lo haría el pelaje de un gato furioso.

- El día en que no pueda preparar y servir cuatro platos para una cena me retiraré gustosa del oficio.-La muchacha le dio la espalda dando por finalizada la conversación, aunque el divium no pareció entenderlo y siguió insistiendo.

-¿Puedo ayudarla en algo?, ¿gusta usted que coloque la mesa?, podría ayudar a cocinar, pero vera, realmente nunca he sido muy bueno en ello, sin embargo soy un hábil estudiante, si usted me enseña podría servir de ayuda, por favor disponga de mis servicios como usted plazca, es lo menos que puedo hacer por las atenciones que nos brinda.

Rain se detuvo y le miró de reojo con un gesto de duda. Tras unos segundos en los que pareció meditar algo terminó asintiendo y señaló un mueble de madera vieja y oscura, colocado junto a la pared a la izquierda de las mesas.

- Ahí están los manteles, las servilletas y los cubiertos. Los vasos en aquellas estanterías. Sírvete.

En ese momento vio a la joven elfa que se adentraba en la cocina y carraspeó cruzandose de brazos. A punto estuvo de gritarle "fuera de mi cocina!" pero no hizo falta. La elfa se sobresaltó y abandonó la idea, retirándose de nuevo hacia las sillas.

Los truenos seguían resonando en la noche y, aunque por un momento parecía que la lluvia amainaba, ahora volvía a azotar con un fuerte repiqueteo los cristales de la ventana. Alanna se encogió en su asiento, aterrada por otro de los potentes truenos. Ansuro, que esperaba al resto de comensales abrigado con la manta que Alexei le había prestado, le echó una mirada preocupada.

-¿ Te encuentras bien, joven? Estás pálida, ¿has enfermado?

Alanna trató de responder y tranquilizar al anciano, pero ¿como hacerlo cuando ni ella misma estaba tranquila? La tormenta era demasiado para ella y lamentaba los pasos errantes que le habían llevado hasta ese lugar.

Finalmente, se despidió con unas temblorosas palabras y se retiró a la habitación que tan maliciosamente le había cedido Rain. La elfa, agotada por el terror, se metió en la cama cubriéndose con las sábanas, tratando de no gritar con cada uno de los truenos y relámpagos que iluminaban y hacían temblar la enorme cristalera de la ventana doble que estaba justo sobre su cama.

Apenas pudo pegar ojo, agobiada por la tormenta y las pesadillas que los truenos le provocaban, y al día siguiente abandonó el pueblo con las primeras luces del amanecer, sin ni siquiera despedirse y con un amargo sentimiento de derrota en su corazón.

-------------------------------------------------------------------

Ansuro observó en silencio como la elfa se retiraba, con un aspecto claramente enfermo. El anciano chasqueó con la lengua, negando con la cabeza, y maldijo el mal tiempo, el frío y la humedad que se calaba en los huesos.

Pocos minutos después la mesa estaba preparada y los platos de comida colocados. Ansuro acercó la nariz y aspiró el aroma de la sabrosa y humeante sopa que incluso tenía trozos de huevo cocidos flotando entre los fideos y algún que otro raspado de verdura. El anciano sonrió a Rain.


-Gracias, pequeña. Ve a descansar, es tarde. Ya recogeremos nosotros.

Rain asintió y se despidió con un par de quedas palabras, tras lo cual se quitó un delantal blanco, lo dejó en la barra y se dirigió al pasillo donde las habitaciones se encontraban.

Ansuro colocó ambas manos en torno al plato para calentarlas aprovechando el calor de la sopa.

- Supersticiones...comenzó levantando la mirada de la sopa y dirigiéndola a los dos diviums que le acompañaban- Mezcla a unos cuantos idiotas ignorantes, léeles unos textos sagrados y luego deja que busquen sus propios fantasmas. El anciano suspiró negando con la cabeza- Hay historias, siempre las ha habido, pero ahora están... llegando demasiado lejos. Ha habido ciertos incidentes, el invierno deja hambrientos a los animales, pero ellos prefieren creer en historias de brujas y demonios. Por culpa de esas historias nadie sale de su casa cuando el sol se pone... y nadie tiene agallas para salir en una batida por el bosque a buscar a mi Anne.

Ansuro tomó el cuenco de sopa entre sus manos y pegó y sonoro y largo sorbo.

- No hay mucho más que contar, aunque si preguntáis a alguno de esos paletos cobardes seguro que os cuentan la historia con detalle. A mi me parece de mal gusto y descortés y preferiría no tener que hablar más de este tema.- hizo una pausa y miró a Alexei- Sobre lo de buscar a Anne ahora mismo... lo anhelo. Te suplicaría que lo hicieras, que salieras al bosque a pesar del vendaval. Ella es toda la familia que tengo y cada segundo que ella está perdida me... me mata el alma. Pero no... se que no serviría más que para que terminaras perdido o alcanzado por un rayo. Esperemos que al amanecer... todo esté más calmado.

Ansuro carraspeó y tomó otro sorbo de sopa, sintiendo casi al instante alivio en su estropeada garganta.

- Si tenéis alguna pregunta más, hacedla ahora. Estoy cansado y me gustaría retirarme a dormir. También deberíais descansar vosotros. Es difícil caminar por el bosque en invierno y los árboles son demasiado frondosos como para que podáis volar en busca de Anne.

El anciano dio otro sorbo de sopa y miró a ambos divium, esperando sus preguntas con ojos cansados y apagados.

Spoiler:
Bien, al final he tenido un ratillo y lo he dejado antes (no estoy segura de si mañana podré, así que ya lo tenéis). Alanna ha muerto en otra aventura así que la he tenido que sacar de esta. Eso me deja algo "coja" pero creo que podré improvisar. Como ya ha empezado la aventura y ya nos hemos presentado los participantes no quiero cojer a otro jugador a estas alturas, así que nos quedamos nosotros. Una semana de posteo, en el orden que queráis. Siento si mi post no es muy bueno, estoy malilla y tengo un poco de fiebre. Seguro que he soltado alguna barbaridad XD




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Vie Sep 02, 2011 8:20 pm

Fue bastante incomodo en realidad no podía entender la razón de la molestia del Tenebri, me imagine de inmediato que podía tratarse de la vergüenza por su ignorancia, por lo que lo deje estar, me parecía extraño que un divium desconociera el idioma de los elfos, por lo menos las maldiciones que se pueden pronunciar en el, puesto que es común que nuestra raza y la élfica compartan el campo de batalla, pero aquello probablemente solo indicaría su ascendencia plebeya, probablemente nunca tuvo la oportunidad de una educación debida y por ello su rabia se exaltaba cuando escuchaba conocimientos que nunca estuvieron a su alcance, realmente me daba algo de lastima la ignorancia de aquel ser, pero no habría sido correcto hacer notoria su falta, por lo que me limite a asentir con la cabeza y contestar lo más cortésmente posible.

- Lamento mucho si lo he insultado señor, no era mi intención y aunque estoy seguro que es mi derecho conversar en el idioma de mi preferencia, puesto que la conversación no iba dirigida a usted, también estoy consiente de que es una falta de respeto hablar en un idioma incomprensible después de que se ha pedido detenerse, pro lo tanto, estoy seguro que no se repetirá esta situación, no obstante, en sus palabras noto un tono de desafío, déjeme asegurarle que no fui criado para huir de ningún combate, por lo tanto, mi señor, si lo que desea es una competencia, ponga usted los términos, puesto que usted es el agraviado; mi nombre es Wrath Alexei hijo de Galatea y Silesio, integrante de las legiones Agora, orgulloso de llamarme guerrero del pueblo Divium, solamente le suplicaría, que cualquier querella que tenga conmigo pueda esperar hasta mañana.

Acto seguido, en espera de que aquel congénere estipulara, si así lo quería, las reglas de nuestro combate, me dedique a ayudar a Rain con la mesa, era agradable ver que me dejaba contribuir en algo, en realidad no me gustaba simplemente quedarme estático en algún lugar, me resultaba prácticamente imposible, por lo que me concentre en mi labor, enterándome solo después de que había puesto un plato de más, pero entendiendo que la mujer elfa probablemente se sintiera demasiado cansada, pues ya había mostrado signos de fatiga.

Escuche con atención y cuidado lo que decía el anciano, yo mismo no era ajeno a los cuentos de los caminos y a haber comprobado la forma en la que arrancan el valor de las almas menos nobles, por lo mismo, no había mentido cuando ofreciera mi ayuda para salir en ese mismo instante a la búsqueda de la mujer, pero el anciano nos detuvo, no sin un visible dolor en su alma.

- Muy bien señor Ansuro – dije una vez terminara su discurso – en vista de que lo único que sucede en este lugar de forma segura es que su hija está perdida, sin duda alguna contara conmigo mañana para su búsqueda, le aseguro que hare todo lo posible para traerla a salvo, no preguntare más acerca de estas tontas supercherías, en vista de que lo he levantado de sus aposentos, le suplico que, a menos que el caballero tenga alguna otra duda, se retire a sus habitaciones, yo mismo levantare la mesa y mañana temprano empezare la búsqueda, por lo pronto, buenas noches.

Una tarea rutinaria y cotidiana acompaño aquello, pues me avoque a levantar la mesa y lavar los platos, era un poco incomodo moverse por el lugar, sin duda no estaba hecho para las alas de los divium, pero no tarde demasiado en terminar y poder retirarme a mis aposentos, no sin estar algo preocupado por la actitud de mi congénere, era extraño para mi que dos divium no se apoyaran en el momento de encontrarse en una situación de necesidad, por ello aquel hombre me intrigaba, mucho, estos fueron mis pensamientos mientras acudía a mi habitación, incluso fue complicado intentar conciliar el sueño, me atormentaban demasiadas cosas de ese lugar y estaba seguro que al día siguiente, incluso si no quisiera, las terminaría descubriendo, solo el leve canto de mi hermana proveniente del relicario me acompañaron un momento más en aquella noche, no había pasado demasiado tiempo, pero me habría gustado poder abrazarla en ese momento.
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Lun Sep 05, 2011 12:15 pm

Las cosas entre ambos divium, uno lumini y el otro tenebri, parecían estar bastante tensas. Aunque Wrath no parecía tener ninguna intención de molestar o acabar a malas con el tenebri, Sagatho parecía extremadamente irascible en su presencia, llegando a amenazarle de forma muy poco sutil, amenaza a la que el lumini respondió como lo haría un caballero que va a batirse en duelo.

Antes de que Sagatho pudiera responder, Rain se colocó en medio de ambos, mirando a uno y a otro con el ceño fruncido.

-¡En mi taberna no! ¡Al primero que rompa algo lo desplumo y lo sirvo en guisado!

Aunque la intervención de Rain no calmó demasiado los ánimos, al menos sirvió para separar a ambos divium. Wrath fue a buscar manteles y servilletas y Sagatho tomó asiento junto a Ansuro, mirando con una sonrisa socarrona como el lumini le servía como si fuera un vasallo. Cuando se sentaron a cenar, Sagatho permaneció callado, escuchando, comiendo y observando al lumini con ojos calculadores.

Tras la corta conversación durante la cena, a la que el tenebri estuvo pendiente, se retiró sin mediar palabras, despidiéndose solo con una hostil mirada dirigida al lumini y abandonando el salon en busca de las habitaciones.

Ansuro carraspeó al notar la tensión del ambiente y forzó una sonrisa, levantándose unos segundos despues de que Sagatho desapareciera de su vista.

-Buenas noches, joven. Y... gracias.

Aunque Anne aun siguiera desaparecida y fuera prematuro darle las gracias, era un desconocido dispuesto a ayudarle a cambio de nada... y eso era más de lo que Ansuro habría esperado nunca.

El anciano se retiró a su habitación dejando a Wrath solo, recojiendo la mesa. La taberna se había quedado en un completo silencio, que acentuaba aun más el sonido de las gotas de lluvia contra la ventana. De pronto, la oscura taberna iluminada solo de vez en cuando por algun rayo, parecía siniestra y agobiante, como si las paredes se encojieran, como si el lugar de pronto fuera más pequeño y, de alguna forma consciente, esperara al siguiente pestañeo del divium para cerrarse en torno a el y aplastar sus alas.

Una voz infantil interrumpió los pensamientos del lumini.

-Woa!! Tienes alas!!!

Spoiler:

Justo en el comienzo del pasillo, una pequeña niña rubia de no más de cinco años, le observaba con los ojos como platos, maravillada. La pequeña vestía un camisón largo y blanco de dormir y sostenía una vela, cuya luz titilaba con su aliento.

-¿Por qué tienes alas? Nunca había visto a nadie que las tuviera. ¿No eres humano? ¡Nunca había visto a alguien que no lo fuera!- la niña parpadeó y le sonrió.- Me llamo Hope, ¿cómo te llamas?

En ese momento, la niña se fijó en los cubiertos que el divium llevaba en las manos.

-...¿Porqué estas recojiendo? ¿Dónde está Rain? ¡No entres a la cocina, a Rain no le gusta!

-¡Hope!-Con el sonido de pasos rápidos, Rain reapareció y agarró a la niña, colocándose entre ella y Wrath en actitud protectora.- ¿Qué haces aquí? Deberías estar durmiendo.

-Son los truenos...-se quejó la niña- No me dejan dormir... ¡haz que paren!

Rain le echó una ultima mirada a Wrath antes de llevarse consigo a la niña, susurrándole advertencias sobre hablar con extraños. La puerta de la habitación de ambas se cerró y el lumini por fin pudo ir a la suya propia, aunque la tormenta duró casi toda la noche y fue dificil conciliar el sueño.

El que peor lo tuvo fue el tenebri. Tal vez fuera por los cambios de temperatura, tal vez le sentara algo mal, pero unido a los truenos que no le dejaron pegar ojo en toda la noche, Sagatho sufrió una fuerte indigestion y una colitis aguda que lo mantuvo en los baños casi toda la noche, y que lo dejó con una sensación de debilidad y agotamiento que lo cubrían de sudores fríos.

El amanecer se hizo presente con un pequeño resplandor que traspasaba el cielo cubierto de nubes oscuras. Los truenos se habían silenciado y al primer canto del gallo las gotas dejaron de caer. Antes incluso de que abandonaran las habitaciones en las que habían descansado, un rico olor a tostadas con mantequilla y huevos fritos llegó hasta ellos.

En la barra se encontraba Rain, que parecía de mejor humor que el día anterior y que incluso canturreaba mientras terminaba de preparar los platos de desayuno para los pocos clientes de la taberna. Cuando escuchó los pasos de los recien despiertos se giró hacia ellos, dejando de cantar.

-Ansuro no está, se ha ido a la iglesia, como todos. Si queréis hablar con el, lo encontraréis allí. Es el edificio alto junto al cementerio, no tiene pérdida.- la joven se limpió las manos en un paño y colocó los platos de desayuno sobre la barra, mirando directamente a Wrath- ¿Cuando saldréis al bosque a buscar a Anne? Quiero ir con vosotros. Anne es amiga mía, y conozco el bosque. Os ayudaré.
Spoiler:
Otro turno más. No hay mucho que decir, ha pasado la noche y ha amanecido por fin y.... Sagatho no me posteó en toda la semana, por lo que recibe un pequeño castigo. Sagatho, estas enfermo, cualquier cosa que comas o la vomitas o la cagas de inmediato. A eso, súmale sudores fríos y escalofríos en un ambiente húmedo y helado. Por favor, recuerda que avisé en el post de partidas disponibles, no me gusta matar personajes. Los turnos quedan así: Wrath Alexei, Sagatho. Una semana para postear, hasta el lunes que viene!




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Urox Defiler el Mar Sep 13, 2011 5:22 pm

No podía esconder mi sonrisa y mi sarcasmo al ver al joven lumini servir mi comida, incluso comí de mas por el simple hecho de molestar al “señorito” tras tres platos de comida mi armadura me comenzó a molestar, era algo raro pues nunca había tenido esa sensación, mi cara se lleno de humedad un sudor frio comenzaba a rodar por el contorno de mi cara, algo andaba mal.

¿Acaso ese maldito a puesto algo en mi comida? no, no podría ser, el no tendría las agallas de jugarme una broma de ese tipo, así que decidí levantarme de la mesa con delicadeza y simulando estar satisfecho con la comida, pero en verdad un fuerte dolor de estomago me estaba casi curvando la espalda, era un dolor agudo como si una espada estuviera en mi abdomen y el dueño de la misma la estuviera meneando para hacerme sufrir más.

El viejo me dirigió unas palabras las cuales solo conteste levantando mi mano derecha como realizando una improvisada reverencia, después de todo el humano me había alimentado y la educación de mi madre no me dejaba ser grosero.

Tan pronto llegue a mi habitación y corrí al baño, vomitando casi todo lo que tenía en el estomago, cuando pude reincorporarme y levante mi mirada me dio un fuerte mareo, me desequilibre por completo.

¿Qué está pasando conmigo? Yo enfermo jamás!! No tengo tiempo para eso, el dinero y las tierras de ese viejo deben ser para mí…

Tenía pensado salir a buscar a la chica en la noche pero en estas condiciones solo pondría en riesgo mi vida, camine tambaleándome hasta la cama y justo antes de poder llegar a ella, me desplome inconsciente, vomitar todo el contenido de mi estomago me había descompensado y me había hecho perder el conocimiento, el golpe de mi ser contra el piso hizo rechinar la madera del suelo, no sé porque pero en inconsciencia antes de caer la palabra Madre salió de mi boca, seguido a esto tuve un sueño delirante, un recuerdo de mi dura infancia.

Me encontraba en el campo de entrenamiento en la fortaleza que era de mi padre, yo me encontraba en el centro de la explanada, mi padre y tres jóvenes más me rodeaban así eran mis entrenamientos, mi padre me enseñaba a pelear y salir victorioso aun en desventaja los jóvenes mi atacan y me golpeaban con barras de metal, aun no eran un buen guerrero pues aun era un joven de no más de 14 años.

Cuando la pelea se ponía muy ruda en ocasiones intentaba escapar utilizando mis alas, eso solo provocaba la ira de mi padre que me daba a golpes cada que en mi desesperación lo intentaba, me decía que mis alas no eran para huir que las utilizara como escudo pero jamás para cometer alguna cobardía e aquí la razón por la cual odie mi alas y las convertí en escudos de metal.

Era común para mi llegar a la inconsciencia en esos entrenamientos mis huesos de Divium no resistían tantos golpes y algunas veces mis manos y alas quedaba desechas, ahí era cuando podía tener contacto con mi madre, que hermosa era ella, despertar y ver a mi madre curando mis heridas era lo más reconfortante para mi, ella era la mujer más buena que conocía me alimentaba y me reconfortaba cuando mi padre me reprendía, aun que mi padre era muy duro conmigo mi madre me decía que lo hacía por mi bien y que debería esforzarme al máximo para un día ser como él, pero eso el siempre fue mi héroe y verlo caer fue mi más grande dolor.

La luz de la mañana se ilumino en mi cara, despertándome muy temprano, no sé cómo pero en ese momento ya me encontraba recostado en la cama, me desperté con la cabeza casi a punto de explotar y el dolor mi estomago ya era algo más ligero pero aun seguía presente, camine al baño y lave mi cara, seguido a esto tire por la ventana aquello que había salido de mi estomago, camine al portal de la taberna donde se entraba la dama Rain, con un semblante muy diferente, estuve a punto de decirle alguna estupidez pero me contuve.

Buen día, Bella dama, su canto es signo de que esta de buen humor ¿puedo saber porque? Recuerda que la niña aun sigue perdida.

Pude ver en la barra el desayuno servido y pues no se me apetecía para nada lo que ahí venia, solo tome unas frutas como manzanas y algunas naranjas para el camino en mi búsqueda por esa niña.
Alcé unas monedas y las puse en la barra.

Tomas como paga por lo de anoche, de todas maneras cuando regrese con la cría el viejo me los regresara multiplicadas, y una pregunta mujer en qué dirección está el bosque donde fue vista la hija del viejo y podrías describírmela tu además qué edad tiene ella, no quiero confundirla y perder mi tiempo trayendo a otra mujer.

Rain:

¿Cuando saldréis al bosque a buscar a Anne? Quiero ir con vosotros. Anne es amiga mía, y conozco el bosque. Os ayudaré.


Ahora mismo estoy por comenzar solo contesta mis preguntas, y si quieres ayudarme a encontrarla eres bienvenida, quien soy yo para negarte viajar al lado de un tenebris.


Spoiler:

FICHA
avatar
Urox Defiler

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sirio de la Vega el Sáb Sep 17, 2011 9:14 pm

Iba cabalgando, sobre lomos de Sombra, mi fiel caballo, era de noche. No llevaba prisa. Mi destino era la ciudad más cercana, pero no tenía nada que hacer, simplemente me buscaría algún trabajo interesante por aquel lugar. Paré unos momentos a comer un poco de queso y pan que llevaba conmigo, no tenía demasiada comida por lo que tendría que dejar un poco por lo que pudiese pasar. Luego volví al camino, en aquel momento ya debía de ser media noche. De repente comenzó a levantarse un fuerte viento y frio. Luego comenzó a llover un poco aunque el agua iba en aumento. Llegó un momento en el que con la total oscuridad, el viento y la cantidad de agua que caía ya no se veía casi nada. Espoleé a Sombra para que galopase. Raudo comenzó a galopar y corríamos sin rumbo alguno, en busca de cualquier lugar donde guarecerse. Se veían rayos en el negro cielo, que iluminaban un poco mi camino, luego tronaba. Al final caía hasta aguanieve.

Tras toda la noche galopando , acabé mojado, más bien empapado. Ya había amanecido cuando llegué a un pequeño pueblo en el que había cierta actividad teniendo en cuenta la hora que era. Sonaron unas campanadas, no las conté pero debieron ser sobre 7 o 8 campanadas. La gente me miraba, supongo que no eran habituales los extranjeros en aquel lugar. Eché un vistazo y no logré ver ningún establo donde guardar a Sombra. Luego me dirigí al tablón de anuncios donde había un cartel que ponía “Ruego que alguien responda de una vez a mi súplica. Si no eres tan cobarde como el resto de las ratas que viven en este pueblo olvidado de los Dioses, ven a buscarme a la taberna. Te lo agradeceré eternamente, y estoy seguro de que Anne también lo hará.”. Mi primera intención fue arrancarlo para mostrarlo en la taberna, pero al ver la manera en que estaba clavado dejé mi idea. Me dirigí a la taberna de todas formas y até al caballo a uno de los aros que había en la fachada del edificio para tal propósito. Escurrí un poco mis ropas y miré discretamente mis pistola,parecía que la pólvora no estaba mojada. Luego entré en la taberna.

Allí adentro había demasiada gente como para preguntar uno por uno quien era el interesado en la ayuda del tablón que había afuera. No había nadie de la taberna me parecía demasiado peligroso, solo dos diviums me llamaban la atención, no era algo normal de ver en un pueblo como ese. Podría actuar con normalidad, sin tener que esconderme ni pasar desapercibido. Para preguntar sobre el cartel decidí levantar un poco la voz, superando el ruído del lugar. Eso lo pude hacer gracias a que no había demasiado, al menos para lo que yo estaba acostumbrado en tabernas más sucias, peligrosas y bulliciosas. Las tabernas de las ciudades solían ser así, aunque en un pueblo pequeño como aquel.

-¿Quién es el que reclama la ayuda de alguien valiente en el pergamino que hay ahí afuera?

Los presentes me prestaron atención al momento.

avatar
Sirio de la Vega

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Dom Sep 18, 2011 1:40 am

- Bueno, yo no sabia que en el mundo de los humanos había princesas tan pequeñas, no había visto una mujer como tu nunca.

Aquello era obviamente una mentira, pero lo había dicho con tal convencimiento que podría haber engañado a la niña, mientras tanto, le dedique un sincera sonrisa, en realidad me agradan mucho los niños, siempre que veo infantes me hacen recordar mis años felices en las salas de lectura de mis padres, recorriendo paso a paso las baldosas de mármol y dependiendo de la edad, algunos incluso me recuerdan mi primer vuelo.

- No te preocupes pequeña, Rain sabe que estoy aquí, no creo que le moleste demasiado, dígame princesa, ¿Cómo se llama?

No hubo tiempo de que me contestara, en ese momento, como si yo representara una amenaza, Rain había aparecido para espetarle su actitud, sin embargo pude escuchar su nombre, por lo que aun antes de que pudieran cerrar la puerta pude decir en un tono de secretismo pero procurando ser escuchado.

- Buenas noches Hope.

Aquello había sido muy extraño, no tenía conocimiento de que Rain tuviera una hermana, pero no era de extrañarse, después de todo, yo no voy por el mundo diciéndole a todos mi historial familiar, bueno, con excepción de mis padres, pero de cualquier forma, ahora que conocía la existencia de la niña, aquellas dos mujeres me parecían en extremo lindas, Rain parecía dura por fuera, pero había dejado que le ayudara y cuidaba de su hermanita con esmero, sin duda era una mujer muy considerada, por alguna razón trataba de jugar el papel de mujer ruda, y presentí que no se trataba de una historia agradable, sin embargo, después de aquel encuentro , no pude evitar sentirme feliz y que al dormir, una sonrisa acompañara mis sueños.

A la mañana siguiente todo estaba tranquilo, sin embargo, fui despertado por el sonido de la pesada armadura que portaba el Tenebris, que ahora se dedicaba a hacerla sonar por toda la casa, por lo que me alisté y llegue al comedor momentos después dispuesto a desayunar en la compañía de Rain y Hope, pues tenia la esperanza de que se nos unieran al desayuno, no obstante, solo alcance a ver a Rain y a escuchar un ligero canturreo, esperaba sinceramente que eso significara que se encontraba de buen humor.

- Buenos días Rain, señor Tenebris, espero que hayan podido dormir bien y que estemos listos para hoy, parece que nos espera un largo día.

Mientras decía esto, trataba de localizar a la pequeña niña de la noche anterior, me sorprendía que no estuviera jugueteando por ahí tratando de descubrir de nuevo si yo era o no un humano, aunque probablemente ya se lo habría explicado Rain, incluso me sentí tentado a preguntar por ella, pero con el Tenebris en ese lugar, imagine que hacer alusión a una niña que yo había conocido por accidente y que era obvio que ella no quería que conociéramos, probablemente podría hacerla enfadar demasiado y yo prefería verla sonreír, mil veces prefería aquella sonrisa antes que su desdén.

La petición no me tomó por sorpresa, se veía que aquella mujer despreciaba a los cobardes y que estaba ansiosa porque Ansuro dejara de sufrir, ya esperaba yo que hubiera decidido eso desde el momento justo en que el cartel se colocara en su sitio.

- Por supuesto, seria un honor que nos acompañara, en cuanto al tiempo de salida, espero que pueda ser lo más pronto posible, no deseo interrumpir al señor Ansuro en sus oraciones, por lo que no creo que deba ir a buscarlo por el momento, preferiría que saliéramos de inmediato.

Fue en ese momento que una voz se escuchó en el local, no me había percatado de que un nuevo hombre había llegado y estaba de pie observándonos.

- Ese sería el señor Ansuro, estoy seguro que recibirá la noticia de vuestra anexión a la campaña con gran jubilo, me comentan que justo ahora está en la iglesia, pretendía salir de inmediato para arreglar los asuntos que le preocupan, solo esperaba que una mujer que aun no se levanta nos acompañe, no he oído nada de la señorita Alanna desde anoche, me pregunto si estará bien, se veía bastante alterada, pero me estoy desviando del tema, si gusta, puedo acompañarlo para presentarle al señor Ansuro, estoy seguro que para entonces la señorita Alanna ya estará de pie y podremos empezar la búsqueda; cielos, siempre lo olvido, disculpe mi descortesía, mi nombre es Wrath Alexei.

Le dirigí una sonrisa al extraño y espere para saber si aceptaba mi ofrecimiento, me vi tentado de pedirle a Rain que despertara a Alanna, pero había notado cierta incomodidad cuando se encontraban juntas y no pensaba pedirle el favor al Tenebris, si el ambiente ya era tenso entre nosotros, lo seria aun más si trataba de “darle alguna orden”, no parecía del tipo de personas que cooperan después de todo, así que simplemente iría con Ansuro para que arreglara los términos con el recién llegado y ya fuera que nos acompañara o no, que Alanna estuviera lista o no, empezaría la búsqueda una vez regresáramos.
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Lun Sep 19, 2011 11:18 am

Cuando ambos divium se acercaron a la barra, Rain empujó los dos platos de comida hacia ellos, pero tan solo Wrath tomó el suyo. Sagatho prefirió tomar un par de frutas de un cesto cercano... y la única razón por la que Rain no se enfadó ante ese gesto fueron las monedas que dejó en la barra inmediatamente después. La muchacha las tomó asintiendo y las guardó entre los pliegues de su ropa.

En cuanto ambos diviums expresaron su aprobación a que la joven tabernera se les uniera, ella sacó de debajo de la barra un pergamino enrollado.

-Tengo un...

-¿Quién es el que reclama la ayuda de alguien valiente en el pergamino que hay ahí afuera?

Viéndose interrumpidos, los tres presentes en ese momento en la taberna se giraron hacia el recién llegado, que aun permanecía en el umbral de la puerta y que cuya figura a contraluz no dejaba ver bien su rostro, cubierto además por su sombrero.

- Ese sería el señor Ansuro, estoy seguro que recibirá la noticia de vuestra anexión a la campaña con gran jubilo, me comentan que justo ahora está en la iglesia, pretendía salir de inmediato para arreglar los asuntos que le preocupan, solo esperaba que una mujer que aun no se levanta nos acompañe, no he oído nada de la señorita Alanna desde anoche, me pregunto si estará bien, se veía bastante alterada, pero me estoy desviando del tema, si gusta, puedo acompañarlo para presentarle al señor Ansuro, estoy seguro que para entonces la señorita Alanna ya estará de pie y podremos empezar la búsqueda; cielos, siempre lo olvido, disculpe mi descortesía, mi nombre es Wrath Alexei.

-La elfa-dijo Rain con cierto tono de desdén- se ha marchado con las primeras luces de la mañana. No parecía encontrarse bien y apenas se despidió.- de nuevo miró al recién llegado- Es Ansuro quien debe decir si te contrata o no... pero... bueno, tampoco creo que vaya a rechazar la ayuda de alguien más. Pasa, acércate, te conviene oír esto.

De nuevo colocó el pergamino sobre la barra, ya que se había abrazado a el de forma protectora ante la llegada de un extraño, y lo extendió con dedos cuidadosos revelando el mapa dibujado en el. Las marcas, algo burdas y faltas de experiencia, señalaban un inmenso bosque alrededor de la pequeña aldea, un serpenteante río hacia el oeste y montañas hacia el norte. Rain colocó un dedo en una zona cercana a la linde con el pueblo, en el noroeste.

-Anne siempre viene aquí a buscar trufas, es donde más hay porque los jabalíes no se acercan. Deberíamos empezar a buscar por aquí.

Antes de que ninguno pudiera echar mano del mapa, lo enrolló y guardó en un saquete que colgaba de su cinturón.

-Anne es un poco más alta que yo... pelo largo y liso, negro, es muy pálida de piel y tiene los ojos grandes y azules. Suele ir con vestido claros, casi siempre azules. Cuando salimos al bosque siempre llevamos capas rojas, para ser bien visibles entre la vegetación si nos perdiéramos...

Con un leve suspiro salió de detrás de la barra y abrió un cajón, del cual sacó una larga capa con capucha de un rojo vivo que se sujetó sobre los hombros.

-Vamos a la iglesia, tenemos que hablar con Ansuro antes de empezar a buscar.

Con un gesto, al joven les instó a abandonar la taberna, siguiéndoles luego ella y cerrando la puerta con llave. Bajaron las escaleras exteriores y Rain se fijó en el caballo que esperaba atado a la barandilla. Su primer impulso fue ofrecerse a guardar al animal en los establos, pero cerró la boca de inmediato sin llegar a pronunciar palabra. Si invitaba a algo a un extraño, ese extraño esperaría más cosas gratis, y no estaba dispuesta a dárselas.

Sin más, se echó la capucha roja sobre la cabeza y echó a andar, dirigiendo al grupo hacia la iglesia. Conforme se acercaban al edificio pudieron empezar a oír los cánticos de alabanza del interior. Las puertas estaban cerradas pero Rain no dudó en empujarlas y abrirlas sin ningún aviso previo. Las puertas crujieron y golpearon contra el tope, y el sonido rebotó por las paredes de piedra de la iglesia.

Los cantos se acallaron y los presentes se giraron, apenas ahogando una exclamación. La tensión se hizo palpable e incluso el sacerdote parecía afectado, mirando a Rain con los ojos como platos. El libro que sostenía se le cayó de entre los dedos. Tras unos segundos de miradas y cuchicheos, Rain, que aun permanecía en la puerta sin llegar a entrar al edificio, se retiró la capucha del rostro y alzó la voz.

-Buscamos a Ansuro.

De nuevo todos los presentes se giraron a la vez, esta vez mirando al anciano, como delatándolo. Ansuro se levantó y se apresuró a reunirse con el grupo.

El sacerdote, que parecía haberse recuperado de la sorpresa y había recogido el libro del suelo, retomó el sermón que había sido interrumpido.

Spoiler:

Ansuro salió del edificio y cerró las puertas tras el.

-¿Que ocurre?- preguntó el anciano mirándolos con ansiedad.

Spoiler:
Una semana para postear, turnos libres, así evitamos que nadie tenga que esperar a nadie. Recordad que habrá castigo a quien no me postee. Perdonad si os dirijo demasiado en este mastereo, pero quería que la aventura en si empezara cuanto antes. Cualquier duda, mandadme pm o preguntad en el post de partidas




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Urox Defiler el Vie Sep 23, 2011 6:51 pm

Después dejar las monedas en la barra y aceptar que Rain fuera la guía aquel Lumini me dirigió unas palabras, preguntado si había podido descansar y se refirió a mí como Señor.

- He tenido mejores noches, y te recuerdo mi nombre es Sagatho puedes llamarme de esa manera.


Seguido a estos entro aquel humano a la taberna preguntando por la persona que publico el que se necesitaba ayuda, no le di mucha importancia aunque pensé que seria competencia para llegar a lograr la misión, me detuve a pensar, debería preguntarle al anciano que pasaría si todos llegáramos con su hija ¿nos recompensarían a todos? No vi avaricia o necesidad en la cara del lumini pero el humano que acababa de llegar era otra cosa, abría que ver sus intenciones y su interés por tomar la recompensa.

Rain nos dirigió al establo, estuve apunto de ofrecer amablemente llevarla en mi caballo, pero ello tomo uno propio, solo pinte una sonrisa en mi cara encontré cómica la situación ya que el destino se oponga a que fuera cortes con la dama, y yo que tenia pensado escabullirme en su alcoba y tomarla lastima que este malestar estomacal me lo impidió, hubiera sido una interesante noche.

La dama nos diría a una Iglesia donde buscaríamos al viejo, realmente no pregunte para que necesitaríamos al viejo, yo solo seguí a Rain, cuando llegamos a aquel lugar, Rain abrió las puertas de aquella iglesia con pinta de catedral, la gente se pasmo al verla todos voltearon a verla e incluso el joven cura, pastor o lo que fuera interrumpió su sermón por unos momentos, baje de mi corcel y camine hacia la puerta no podía dejar pasar este momento.

Estos humanos y su afán de adoración a dioses que ellos mismo se crean débiles de espíritu con fanatismo a la fantasía, camine a los adentros del edificio asiendo resonar cada paso que daba con el crujido del suelo contra los metales de mi armadura, estos resonaban por todo el local, no tardaron en dirigir sus miradas hacía mi, era algo imponente ante ellos, yo no era para nada el típico caballero que con el sol hacia brillar su blanca armadura sino todo lo contrario, las sombrías aleaciones de mi armadura y su peculiar tema demoníaco me hizo extender mis alas ante ellos, me encantaba sentir el miedo de las personas era algo que alimentaba mi ego y mi orgullo.

- Débiles. Mormure.

Alce la voz un poco no había que hablar tan fuerte para que se escuchara mi voz en aquella iglesia, y dije lo siguiente.

- Sus dioses de barro y pintura no los protegerán del duro peso de un mazo, ni de la daga que perfora los corazones, en vez de estar aquí perdiendo su tiempo deberían estar fortaleciendo su cuerpo y su mente, su pueblo esta tan vulnerable y apuesto que ninguno de ustedes sabe utilizar una espada, asta un par de ladrones podría tomar su cuidad.



Estuve apunto de tomar una de mis hachas pequeñas y lanzarla contra una de sus imágenes religiosas pero ver al viejo de Ansuro me hizo detenerme, no estaba aquí para atormentar aun pueblo sin guardia alguno, así que guarde calma volví a retraer mis metalizas alas y camine hacia la salida de la iglesia, sin antes mirar con rabia a los ojos de aquel líder religioso que se quedo sin habla ante mi improvisado discurso, camine al lado de Rain le sonreí y le dije lo mas calmado que pude.

- No demores mucho en hablar con el viejo, o tal vez me regrese a darle una paliza al sacerdote enfrente de todos sus files.

Me trepe a mi caballo de guerra y tome dos manzanas de las frutas que tome en la barra de la taberna una la comí y la otra se la ofrecí a mi caballo.


Spoiler:

FICHA
avatar
Urox Defiler

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.