Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola a todos soy Amelie
por Amelie18 Hoy a las 12:07 am

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 8:27 pm

» Criaturas Norethianas: Águila Flecha
por Azura Ayer a las 8:26 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Ayer a las 5:32 pm

» BrannMur Aullatormentas
por Capitán Pescanova Vie Jul 20, 2018 8:31 pm

» [Reclutamiento] Noche de Muerte
por Strindgaard Vie Jul 20, 2018 6:22 am

» Que no estoy - Alegorn
por Lamb Jue Jul 19, 2018 11:59 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Katarina Miér Jul 18, 2018 7:35 pm

» Criaturas Norethianas: Cactilio
por Azura Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Semiausencia
por Bediam Mar Jul 17, 2018 10:01 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Seguridad y Prosperidad

Página 4 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Jue Oct 20, 2011 11:08 am

La lluvia cada vez era más intensa y la poca luz que las oscuras nubes dejaban que se filtrara parecía ir menguando... o tal vez fueran las esperanzas de los aventureros. Rain permanecía inmóvil, de pie, con la mirada fija en Sirio y las manos apretadas en torno a la espada y al palo y colocadas junto a su rostro, cubriendo su boca. Los ojos del hombre estaban fijos en la nada y la sangre se escurría desde debajo del tronco, que había aplastado el abdomen y las piernas del desdichado.

Unos brazos la atraparon, rodeándola, justo cuando creía que le fallarían las piernas. La conmoción que sufría en ese momento evitó que reaccionara y solo se agarró a ese cuerpo que ahora la sostenía.

- Me alegra que estés bien, por los dioses me alegra que no te haya pasado nada, perdóname, perdóname por favor, debería haber sido más fuerte, no deberías haber estado en peligro.

Toda la respuesta que la muchacha pudo darle fue un jadeo contenido. El extranjero se acercó a la carrera al cuerpo del espadachín y tras un breve examen se volvió hacia los supervivientes.

-Es... está muerto. Lo siento - el hombre miró de nuevo el cadáver de Sirio y reprimió una arcada - ya no se puede hacer nada por él. ¿Es-estáis heridos? tengo algunos conocimientos de medicina...

-....Yo estoy bien...- dijo de forma queda, a pesar de sentir el escozor de las heridas de su costado. El divium la soltó y Rain se abrazó a si misma, envolviéndose en su capa roja.

Mientras los dos hombres hablaban, e incluso cuando el divium volvió a dirigirse a ella, la joven paseó la mirada por el pequeño claro sintiendo la mente embotada. Sagatho se encontraba a unos metros, había caído y ya no había vuelto a levantarse. Su caballo se encontraba cerca de el, con la tripa abierta y a medio comer. En mitad de la quietud en la que el bosque se había sumido, un ave negra como el carbón revoloteó y se posó sobre el cadáver del caballo. El cuervo graznó un par de veces y ladeó la cabeza observando al grupo. Rain frunció el ceño.

Un sonido la sacó de sus cavilaciones. Con un leve sobresalto se giró, alzando su rostro contra la lluvia.

-Shhh....¿habéis oído eso?

Paseó su mirada entre la vegetación, atenta, y de nuevo escuchó algo.

-Es.....alguien...alguien pide ayuda.... ¿Anne?- la joven echó a correr victima de la adrenalina acumulada en su cuerpo tras lo sucedido- ¡ANNE!

Se internó en la espesura alejándose del claro y dejando atrás a sus compañeros, aunque gracias a la llamativa capa roja que llevaba, ninguno de ellos la perdió de vista. Ella siguió avanzando hacia donde había captado el sonido, la llamada de auxilio, gritando una y otra vez el nombre de Anne, entre aterrada y esperanzada.

Los pies de la joven se enredaron en unas raices retorcidas y medio ocultas por la nieve. Apenas pudo colocar las manos frente a ella para frenar la caída, cerrando de forma inconsciente los ojos. Se recuperó enseguida de la pequeña caída, aunque se encogió para agarrarse el pie derecho, que le dolía horrores tras la torcedura sufrida.

De pronto, junto a ella, algo se movió bajo un montón de nieve medio derretida y ramas rotas. La muchacha se giró y vio.... un par de enormes ojos amarillentos... seguidos de una enorme boca plagada de dientes. Los quejidos de la criatura quedaron acallados por el grito de Rain.

-AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHH!!!!!!- la muchacha retrocedió arrastrandose de espaldas sobre el hielo embarrado y, de forma instintiva, golpeó a la azulada criatura con el trozo de palo que aun sostenía.- Quita!!! Fuera!!! Bicho!!!!

Un trueno retumbó en el cielo, como haciendo eco del grito de la muchacha y un relámpago enorme y plateado atravesó las nubes durante unos segundos. Parecía que el tiempo empeoraba por momentos.

Spoiler:
Gracias a todos por postear tan rápido ^^ Bueno, breve momento para las ultimas presentaciones y proseguimos con la historia. Espero que este sea ya el grupo definitivo (que no quiero matar a mas gente O.o) y que os vaya gustando la aventura. Fishlegs, bienvenido, grandiosa entrada, tienes mucha imaginación y muy buen escribir.

Tanto Sirio como Sagatho han muerto...pero no desaparecen del escenario como en un rpg Razz, sus cuerpos siguen ahí... al igual que sus equipos y objetos. Rain ha cogido la espada de Sirio, podéis elegir si queréis saquear sus cuerpos, cargar con ellos o simplemente abandonarlos en el bosque para que sean devorados por las fieras. Y recordad que hay varios misterios y muchos secretos en la trama... chanchan!

No tengo mucho más que decir, lo de siempre: una semana para postear y cualquier duda, por pm o en partidas abiertas. hasta el jueves!




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Vie Oct 21, 2011 2:47 am

Las gotas de lluvia resonaban en quedos golpecillos sobre las ropas de cuero del hombre inerte, como si el cielo llorara su caida. La quietud era sobrecogedora, y el ambiente se había hecho tan pesado como si fuera de plomo.

La joven, arrebullada en su capa y los brazos de su compañero, contestó a mi pregunta con un susurro desprovisto de fuerzas. Aunque decía encontrarse bien, parecía que el encontronazo con la jauría le había dejado magullada. El divium mostró su pesar por la pérdida del hombre, y mencionó un nombre... "Sagatho". Debía de ser el compañero perdido, por lo que pude deducir de sus palabras. Pero, ¿qué quería decir con que "no volvería a cruzar los cielos"? Tal vez era algún tipo de expresión divium desconocida para mí.

El hombre alado parecía preocupado por la joven, de la que no se despegaba, en ademán protector. Pero, a la vista de que los acontecimientos se habían calmado, pareció apaciguarse un tanto. Me dirigió entonces unas palabras: me daría lo que yo desease a cambio de la ayuda prestada. Se inclinó ante mí, con una reverencia que me sorprendió. Parecía afligido y pidió que, antes de obligarle a pagar su "deuda", le dejara cumplir su juramento con la muchacha. No esperaba que un hombre al que acababa de conocer se pusiera de ese modo a mi servicio. No, la libertad, uno de los dones más bellos de la vida, no era algo que debiera apostarse ni arrebatarse.

-Me temo que me ha interpretado mal, caballero -me incorporé y me acerqué a él, en parte aliviado de alejarme del pobre hombre sin vida- No tema, no ha contraído deuda alguna conmigo. Sería un desalmado si aceptara algún pago por esto... además, creo que ya han pagado bastante. - dije, lanzando una breve mirada hacia el cuerpo que yacía a mis espaldas.

Vi entonces mi espada y unos metros más allá mi daga, caídas ambas durante el combate. Recogí el acero y lo enfundé de nuevo. Caminé el pequeño trecho que me separaba del lugar donde instantes antes había forcejeado con el lobo, me agaché y recogí la daga, aun chorreante de la sangre del animal.-Lo único que lamento es no haber llegado a tiempo de ayudar antes. Tal vez así, hubieramos tenido tiempo de liberar del cepo a vuestro compañero antes de... la aparición de la criatura -limpié como pude el filo manchado en la nieve, y tras secarlo en mis ropas, volví a guardar el arma en la bota. Me aproximé de nuevo a ambos - en cualquier caso, no supondré un problema más, puede estar tranquilo- traté de dirigirle una sonrisa tranquilizadora, aunque era consciente de que no podría infundirles ánimos únicamente con aquel gesto. Yo mismo sentía el alicaimiento del momento, y sabía que las pequeñas arrugas prematuras de mis ojos, las mismas que tubiera mi padre, me daban un aspecto aun más abatido.

En ese momento, un cuervo azabache planeó cerca de nosotros. Se posó en el cadáver destrozado de un caballo, en el que hasta el momento no había reparado. Parecía que habían perdido su montura... bueno, había sido una suerte que los lobos centraran su apetito en el corcel y no en los dueños. Y al lado de él, tirado en el suelo, había algo entre la nieve y las hojas... algo... que parecía tener unas extrañas alas...

Mientras entrecerraba los ojos, tratando de vislumbrar más claramente lo que era aquello, la joven nos instó a guardar silencio. Dirigí mi atención hacia ella, que de pronto echó a correr hacia la espesura, gritando un nombre. Tras un instante de sorpresa, eché a correr hacia ella. Mientras la seguía, apartaba como podía las ramas que me azotaban la cara, tratando de no perder de vista su llameante capa roja. ¡No debía internarse a solas en el bosque, aun podían haber lobos en los alrededores! ¿quién sabía si no surgiría de nuevo alguna criatura extraña?

Pronto, mis temores se vieron fundados. Oí el grito atemorizado de la mujer, y vi como golpeaba algo con insistencia y pavor. Alcancé el lugar, y al fin descubrí a qué atacaba la chiquilla. Bueno, quizás sería más acertado decir que descubrí una nueva y extraña forma de vida, la cual me quedé unos instantes mirando, pasmado. Jamás, en todas mis travesías, había visto nada semejante: parecía algún tipo de criatura acuática, pues múltiples escamas azuladas salían de su cuerpo y una extraña cola anfibia sobresalía por detrás; su anatomía, cuanto menos curiosa, no parecía la más adecuada para atacar o huir, y tenía unos curiosos ojillos amarillos... ah, pero su madíbula sí tenía un aspecto bastante amenazador. Pero, a pesar de los repetidos golpes de la joven, la criatura no parecía agresiva en absoluto. De hecho, parecía poseer cierta inteligencia, y... oh, dioses... ¡llevaba pantalones!

-¡Espera... espera, espera muchacha!- tomé con firmeza la mano con la que la chica sostenía el palo, impidiendo que continuara con sus arremetidas. Apoyé una mano en su hombro, tratando de calmarla -no parece peligroso, no da muestras de agresividad...- En el fondo, sabía que estaba actuando de una manera completamente irresponsable, y mi fuero interno me lo reprochaba. Esa criatura extraña y de afilados dientes bien podía ser un peligro en potencia, debíamos ser cautos, y yo lo sabía... pero ¡cielos, me intrigaba tanto!

¿Cuántos libros había leído a lo largo de mi vida? habían sido tantos que era imposible de recordar. Sentía una curiosidad innata por el mundo que me rodeaba, y eso me hacía indagar, buscar respuestas, ver y buscar nuevos lugares. Quería ser libre, ver mundo con mis propios ojos, descubrir cosas que nadie hubiera visto... por eso viajaba en lugar de asentarme en algún lugar y establecer un hogar y una familia. Pero, a pesar de mi sed de conocimientos, de mis viajes y lecturas... ¡nunca había oído de la existencia de un ser así!

-Parece magullado... -me acerqué al ser, y alargué en su dirección mi mano. A pesar de la incertidumbre de cómo iba a reaccionar el pequeño monstruo, en esos momentos creo que la curiosidad me hizo comportarme de manera inconsciente y posiblemente peligrosa.

Spoiler:
Y más rápido que creo que vamos a postear, Loreley X'DDDDDDDD!! dios, es que me encanta esta partida, y va mejorando ù//3//u!!
Eleazar no cogerá nada de los cuerpos, no le pareceria correcto saquear a esos pobres hombres... (de hecho, ni siquiera es consciente de que Sagatho también anda por ahi, fiambre perdido XD)
Dios, que ternura me inspira Fishlegs X'D... "¡Cerditoz, cerditoz" X''DDDDDDDDDDD!!
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Fishlegs el Dom Oct 23, 2011 1:53 am

Los quejidos de Fishlegs quedaron prácticamente al instante silenciados por un agudo grito. Fue entonces cuando la criatura se percató de que a su lado había una mujer, pero ni siquiera tuvo tiempo de sorprenderse. Una lluvia de golpes le cayó encima, pues la mujer le apaleaba una y otra vez con una rama, sin dejar de gritar ni por un segundo. El primer golpe lo recibió en la cabeza, por lo que apenas le hizo cosquillas, pero fue lo suficientemente fuerte como para volver a tirarle al suelo. El segundo fue contra su estómago, el tercero en su pecho.

-¡Aaaah!-gritó asustado y dolorido, moviendo sus pies para intentar alejarse y protegiéndose con sus brazos.- ¡No peguez a Fishlegz!

Intentó atrapar el palo con sus fauces, pero éste volaba tan rápido que sus intentos quedaban frustrados por más golpes dolorosos. Trató de desenvainar su espada, pero no recordaba en qué lado de su cintura se encontraba y entre el fragor de tan épica batalla (o linchamiento) le era imposible aferrar su empuñadura. Pero… ¿qué ocurría? De pronto, los golpes habían cesado.

Entonces lo vio.

Iluminado por un tenue rayo de luz que había luchado contra nubes y ramas para llegar hasta allí, con su larga cabellera empapada ondeando al viento, su rostro curtido por el sol y una brillante armadura realzando sus caballerescos rasgos. Como caído del cielo, ese hombre detuvo la mano de la mujer loca que había vuelto a alzar el palo para golpearle. Fishlegs se había quedado con su bocaza abierta, mirando al hombre. Era… ¡un aventurero! ¡Uno de verdad! ¡De los de brillante (y deliciosa) armadura! ¡Y le había salvado!

Fishlegs todavía no dijo nada. Estaba anonadado, observando al aventurero con sus grandes ojos amarillos. Éste también le observó, y la criatura sintió recorrer por su espalda un escalofrío de emoción. Entonces alargó su mano hacia él, encorvándose un poco debido a la diferencia de altura, en un gesto tranquilizador que le hizo olvidar a la mujer loca. Fishlegs ladeó su cabeza, poniéndose en pie. No sabía lo que significaba ese gesto, ¿Qué se supone que tenía que hacer?

¡Ah, claro! ¡Le estaba dando comida!

Acercándose alegremente a él, tomó rápidamente la mano con las suyas palmeadas y la miró fijamente, pero en su palma no encontró comida. Alzó la mano del hombre, la volteó, miró entre sus dedos, la olisqueó, todo rápidamente cada vez más intrigado. Pero no había comida. ¡Oh claro! En ese caso, debía ser uno de esos gestos que hacía la gente alta para saludarse unos a otros. Sonriente, Fishlegs dio a la mano un gran lametón antes de soltarla, dejando un camino de babas por donde pasó su lengua.

-¡Aventurero ha zalvado a Fishlegz de mujer loca con palo!-exclamó entusiasmado.- ¡Fishlegz te eztá agradecido!-olvidándose del dolor, Fishlegs miró a la mujer y profirió un gruñido.- ¡Fishlegz está confuzo!-anunció alzando sus largos brazos.- ¡Primero cerditoz intentan matarle! ¡Dezpuéz gigante intenta matarle! ¡Dezpuéz árbol intenta matarle! ¡Dezpuéz mujer loca con palo intenta matarle!-bajó sus brazos, recordando el dolor en su magullado cuerpo.- ¡Grandez aventuraz! ¡Pero ahora zerán maz grandes! ¡Ahora Fishlegz debe favor al aventurero!

Rápidamente, corrió a situarse junto al aventurero, adoptando una pose orgullosa pese al dolor mientras agarraba la empuñadura de su espada y se subía sus pantalones, que empezaban a deslizarse a pesar del cinturón que les sujetaba. Dirigió una mirada a la mujer del palo con cara de pocos amigos.

-¿Qué hará el aventurero con la mujer loca del palo?

Spoiler:
Eleazar... te ha tocado la lotería XDDD

Como Alexei tardaba en postear preferí postear antes por si las moscas >.<
avatar
Fishlegs

Mensajes : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Miér Oct 26, 2011 1:41 am

Las palabras de aquel humano me sorprendieron en demasía, aquel sin duda era uno de los más extraños que yo había encontrado de su especie, espero que no me malinterpreten, reconozco que los humanos tienen grandes guerreros y hombres de honor, por lo menos he oído hablar de ellos, incluso en la biblioteca de mi ciudad se encuentran historias de gestas heroicas llevadas a cabo por grandes aventureros, cuyo único motor era la perpetua defensa del honor, de la justicia, yo mismo había sido creado con aquellos valores, pero era la primera vez que encontraba a uno de ellos, un humano que no mostrara señales de avaricia, aquello me había dejado realmente sorprendido, desconocía hasta ahora la existencia de hombres que siguieran el camino del honor, sin duda era una refrescante personalidad, pero todo aquello solo me hizo pensar en los compañeros caídos, en lo que ellos mismos me habrían enseñado, en los secretos que se llevaran a sus frías tumbas; yo no era un sacerdote, no conocía los ritos y por todo lo que había podido captar de mis compañeros, ellos no compartían las mismas costumbres que yo, era una pena, no sabia si debía cremarlos, enterrarlos o hacer un montículo mortuorio con sus restos, sin duda en cada región de Noreth las tradiciones eran distintas y yo solo… solamente quería darles una despedida apropiada, después de todo, habían dado sus vidas por nosotros.

Existen en este mundo muchas cosas que a pesar de la experiencia no se pueden explicar, ni evitar, simplemente debemos entender que suceden y seguir adelante, ¿no es así?, claro, en la mente fría tiene una lógica impecable, pero el problema es el corazón, cuando los sentimientos comienzan a apoderarse del alma de los hombres, cuando el calor que genera la amistad empieza a derretir las más simples muestras de lógica y razón, es aquel el momento en el que estamos realmente vivos, pero terriblemente perdidos, ese era mi sentimiento, impotencia, responsabilidad, la misión aun no terminaba, una mujer se encontraba en aquel paraje perdida y sola, probablemente con frio y hambre, oculta en algún lugar desesperada por ayuda y nosotros, la comitiva que hubiera salido en su búsqueda ya había perdido a la mitad de sus miembros.

Yo también lo había escuchado, aquel grito en la distancia que parecía en mis oídos mucho más como el lejano eco de las almas de los compañeros, por un momento me sentí paralizado, aquel grito de ayuda se repetía en mi mente como si tratara de recriminarme mi fallo, pero en ese momento de abstractos pensamientos que me recorrían como navajas y atormentaban mi alma, una vez más Rain había estado en peligro; yo había corrido justo detrás de ellos, pero solo había llegado a observar la escena que se había producido al final, las alas me impedían avanzar en aquella espesura y el grito desesperado de Rain me desgarraba el espíritu, pero nada se comparaba a lo que había visto al llegar pues una extraña creatura observaba amenazante a Rain, fue en ese momento que lo escuche.

-¿Qué hará el aventurero con la mujer loca del palo?

Aquello me resultaba imposible de creer, sin duda era un error, pero no pensaba quedarme quieto mientras lo averiguaba; el hombre nos había salvado, probablemente estaríamos muertos si no fuera por el, pero ahora las cosas habían cambiado, ahora simplemente era un extraño en el bosque que había omitido su presentación y mientras tanto, Rain era una mujer asustada en cerca de dos seres armados que se postraban orgullosos y confiados.

Fue un movimiento instintivo, no tenia realmente motivos para dudar del hombre que nos salvara, pero aquella extraña creatura era algo completamente distinto, sus palabras destilaban rencor y de nuevo Rain podría creer que se encontraba sola, pero esta vez seria diferente, en esta ocasión no fallaría; nada, absolutamente nada le volvería a hacer daño a aquella mujer, no mientras yo estuviera presente, por lo que en un impulso y rompiendo varias ramas a mi paso me coloque entre Rain y aquellos dos seres, con la espada desenvainada y las alas pegadas al cuerpo preparándome para la batalla.

- Intenten ponerle un dedo encima y este será el ultimo de sus días, les juro que si intentan lastimarla así me vaya la vida en ello me llevare el ultimo de sus alientos.

No quería desconfiar en aquel hombre, me rehusaba a creer que fuera a traicionarnos, pero no pensaba arriesgarme; desde donde yo estaba, habíamos de nuevo caído en una trampa, pero aun me negaba a creerlo, no entendía como alguien nos salvaría para después atacarnos, aquello no tenía ningún sentido.

- Escucha espadachín, agradezco en demasía vuestros servicios, aun más, estoy impresionado por conocer un hombre cuyo concepto del valor y del honor podría ser rival de aquellos esgrimidos por los más altos guerreros, pero vuestro amigo habla con odio en su voz y ya hemos perdido demasiado como para permitirnos perder aun más; una doncella se encuentra en medio de este espeso bosque, perdida, sola, tal vez herida, es mi deber y mi misión encontrarla, por lo que, a menos que aun nos queden asuntos pendientes, preferiría evitar un enfrentamiento con ustedes dos; te lo he dicho antes, todo lo que tenga es vuestro, si buscas oro tendrás todo el que tenga, no hay necesidad de que intenten nada, especialmente ahora el tiempo apremia, la lluvia arrecia y el peligro aumenta, aclaren ahora vuestras intenciones y continuemos por nuestras sendas siendo aun amigos.

Seguía dirigiendo mi espada hacia ellos, preparado para el menor movimiento, pendiente de sus propios desenvaines; había observado la habilidad del espadachín y por si mismo era un digno rival, pero en compañía de aquella extraña creatura desconocía en absoluto mis posibilidades, temía por Rain y rezaba en mi fuero interno para que aquellos viajeros no trataran de buscar nuestras vidas.

- Rain, si algo sale mal, quiero que corras lo más lejos posible, yo tratare de distraerlos lo suficiente para que escapes.

Las gotas seguían cayendo sobre mi, el rítmico sonido que producían en mi espada extendida era para mi el preludio de un combate a muerte, había también perdido la ventaja de mi raza, mi cuerpo se encontraba dolido y cansado y mi espíritu abatido por la muerte, ¿seria aquel lugar en el que tomaría mi espada por ultima vez?, de ser así, aquel final seria glorioso.

- ¿y bien viajero?, ¿estamos en paz?
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Miér Oct 26, 2011 11:16 am

Rain golpeaba a la extraña criatura de ojos saltones como si la vida le fuera en ello.. hasta que una mano agarró su brazo alzado deteniendo el ataque. La muchacha se giró. Se trataba del desconocido que, además, se tomó la libertad de poner una mano sobre su hombro.

-no parece peligroso, no da muestras de agresividad...

Rain frunció el ceño contrariara y en cuanto el caballero liberó su brazo para inspeccionar a la criatura ella descargó un golpe contra el, dándole con fuerza en el vientre. Tal fue la rabia con la que la chica descargó el golpe que el caballo lo notó a pesar de la armadura.

-Parece magullado...

-¡¡Más magullado estarás tu como me toques de nuevo!!

El caballero ignoró su furibunda amenaza, centrado ahora en la criatura a la que acercaba la mano. Por unos segundos, Rain mostró una sonrisa de oscura satisfacción. ¿Y si esa cosa le arrancaba la mano de un mordisco? Pero no... la criatura se acercó dócilmente y olfateó la mano. Debía de ser su mascota.... y por los dioses...¿¿llevaba pantalones??

-¡Aventurero ha zalvado a Fishlegz de mujer loca con palo!¡Fishlegz te eztá agradecido!

¿"Mujer loca con palo"? Rain estrechó los ojos, mirando furibunda al animal parlante. Otro trueno resonó con fuerza por el cielo. La cosa se giró hacia ella y le gruñó. Rain volvió a alzar el palo a modo de aviso. La cosa, que se auto denominaba Fishlegz y hablaba de sí mismo en tercera persona por alguna extraña razón, volvió a centrarse en el caballero soltando un montón de cosas sin sentido, aunque fue su última pregunta la que enervó a Rain.

-¿Qué hará el aventurero con la mujer loca del palo?

-¡¡Vuelve a llamarme así y te---

Rain no tuvo tiempo de terminar su amenaza. Algo enorme cayó frente a ella y su visión quedó tapada por un montón de plumas.

- Intenten ponerle un dedo encima y este será el ultimo de sus días, les juro que si intentan lastimarla así me vaya la vida en ello me llevare el ultimo de sus alientos.

Por unos segundos, y hasta que el divium volvió a hablar, sus palabras trajeron un silencio extraño. Algo había cambiado de forma tan repentina que los presentes tardaron unos segundos en darse cuenta. Ya no llovía, la constante cortina de agua había cesado de golpe, aunque las nubes aun seguía cubriendo el cielo.

Rain estaba anonadada. No daba crédito a sus oídos y miraba incrédula la espalda emplumada del lumini que había salido en su defensa, algo que jamás nadie había hecho en toda la vida de la joven. Ahí estaba, de pie entre ella y los dos extraños que perfectamente podían suponer una amenaza. Una nueva y extraña sensación la recorrió, y no era del todo desagradable. ¿hasta donde llegaría el divium? ¿Hablaba en serio? ¿Que pasaría si lo espoleaba contra esos dos extraños? ¿El lumini la obedecería? ¿Habría encontrado quizá un... guardian, un protector? Frunció el ceño, enfadada consigo misma por esa nueva sensación, confusa, incómoda y avergonzada.

Wrath había seguido hablando pero no fue hasta que la nombró para dirigirse a ella que la muchacha salió de sus pensamientos y volvió a prestar atención a sus palabras.

- Rain, si algo sale mal, quiero que corras lo más lejos posible, yo tratare de distraerlos lo suficiente para que escapes.

El corazón de Rain se aceleró en su pecho y ella tragó saliva. Las gotas de lluvia poco a poco volvieron a caer, pero en una llovizna mucho más tenue que antes.

-...No...no puedo...- trató de susurrarle al divium sin que los otros la oyeran- Me duele el tobillo, me lo he torcido. No puedo correr.

- ¿y bien viajero?, ¿estamos en paz?

Rain tomó aire y apretó los dedos en torno a la espada del espadachín recién fallecido que aun portaba. No tenía ni idea de como usarla, pero ¡por los Dioses! que si esos dos atacaban se llevaría alguno por delante antes de morir.

------------------------------------------------------------------------------------------

Aquel malentendido que a punto había estado de provocar un enfrentamiento innecesario se resolvió, gracias a los Dioses, aunque la búsqueda no pudo continuar ese día. Ya había pasado el medio día y Rain estaba hambrienta y helada, además de que el pie le dolía con solo apoyarlo en el suelo. Por nada del mundo permitió que el caballero se acercara siquiera a ella, aun con el pretexto de curarla, y cada vez que lo intentó ella interpuso la espada de Sirio entre ellos, apuntándole. Tampoco perdió de vista al pequeño Fishlegz que tan poca simpatía y confianza le inspiraba...¿porque puñetas llevaba pantalones?

Si que permitió, sin embargo, que Wrath se acercara e incluso que la tomara en brazos para llevarla hasta el pueblo sin que tuviera que dañarse más el pie. De nuevo ella bajó la mirada avergonzada ante las ideas que evocaba y guardó silencio durante todo el camino, respondiendo solo con monosílabas y para indicar el camino de regreso.

Una vez regresaron al pueblo lo encontraron lleno de actividad. El mercado estaba abierto y en los tenderetes mostraban frutas y verduras, platos cocinados e incluso animales vivos en venta, muchos de ellos cubiertos de forma torpe por sabanas o mantas que apenas protegían el producto de la lluvia. Algunos niños correteaban por la plaza y cerca del pozo, persiguiendo a un cerdo que daba gruñidos asustados. Unas cuantas mujeres se habían colocado bajo uno de los tejados mas cercanos a los tenderetes para comentar y cotillear.

Cuando el grupo se adentró a la plaza hacia la posada de Rain, prácticamente todos los presentes se silenciaron y detuvieron sus quehaceres para observar su paso como si fuera lo más extraño que jamás vieran. Sus miradas se clavaban en la muchacha y en el divium que la cargaba, para luego ir al caballero al que no habían visto antes y a su extraña mascota.

Los cuchicheos comenzaron al paso del pequeño grupo. Los niños miraban boquiabiertos a Fishlegz y uno de ellos incluso tiró de la manga de su madre, y señalándolo dijo "lleva pantalones!".

Desde una esquina, una mujer cubierta con un sayo para protegerse de la lluvia chistó e hizo gestos al caballero, tratando de llamar su atención sin ser vista. Cuando Eleazar la miró por fin, la mujer echó una mirada a su alrededor y retrocedió para ocultarse detrás de una casa, volviendo a hacerle gestos para que la siguiera.

Spoiler:
*o* Os quiero!!! me habéis posteado todos y un día antes del tope. Sois los mejores jugadores con los que me he topado nunca, no solo por la calidad de rol y de narrativa, sino también por la puntualidad!

Como veis al final del mastereo os dirijo un poco, pido perdón por ello pero no quería que la partida se quedara estancada y que os aburrierais. Lo único que quiero pediros, Eleazar y Fishlegz, es que os presentéis. Wrath (que arte y que listo!!) os ha dado datos sobre su misión de rescate, y supongo que esa misión despertará la curiosidad a dos aventureros como vosotros :3 Y Wrath, si, lo siento, la búsqueda tendrá que esperar a mañana, Rain se ha hecho daño y es mas caborra que una mula, no se moverá XD

Una semana de posteo, seguid así, estáis convirtiendo mi esquemita en una gran historia.




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Vie Oct 28, 2011 2:55 am

Fascinante. Aquella criaturilla era fascinante. Mi curiosidad y asombro me habían llevado a una especie de estado embrujado, en el que observaba anonadado al pequeño ser, casi inconsciente de lo que me rodeaba. Había notado el pequeño empellón de la joven en mi vientre, pero no le concedí importancia. Simplemente, en aquel momento el "hombrecillo" acaparaba mi atención. No podía ubicarle en ninguna especie inteligente conocida y, aun así, el brillo de sus ojillos destilaba un aire perspicaz... no era una simple bestia.

La curiosa criaturilla parecía haber fijado su atención en mí, y con un simpático trotecillo se aproximó. Tomó mi mano manchada por el viaje y el fango entre las suyas, en lo que se me antojó una "inspección a fondo". La olfateó, la movió, la observó en todas las posturas posibles. Tuve que reprimir una sonrisilla que luchaba por salir de mis labios. Aquello era tan increíble... que ese ser se estuviera comportando de aquel modo tan confiado me empezó a parecer curioso y, en cierto modo, divertido. Entonces, sentí algo viscoso y húmedo deslizándose por mi mano. El pequeño ser me había lamido, dejando mi mano en un estado que ya no me parecía tan agradable. Miré la translúcida sustancia y... ugh, algo me decía que no debía olerlo.

Pero algo que sobrepasaba a todas mis expectativas, algo que no habría esperado por nada del mundo, aconteció en ese instante. Con una alegría que rayaba en lo cómico... ¡¡la criatura me dio las gracias!! ¿¡Cómo podía estar hablando!? Nunca había tenido constancia de su especie como una de las inteligentes de Noreth... ¿cómo se podía haber pasado por alto algo como esto? y no solo me agradeció mi gesto al detener a la muchacha en su arremetida, sino que el pequeño ser siguió hablando y hablando, mientras yo sólo podía observarle con los ojos completamente abiertos y mi boca colgando de pura estupefacción. Tenía un extraño deje "ceceante", pero se le entendía a la perfección. Santo cielo, ¡y decía que ahora me debía un favor! Observé sorprendido cómo se colocaba a mi lado, y observó a la joven con una expresión que parecía de... ¿malas pulgas?

"¿Qué hará el aventurero con la mujer loca del palo?" se... ¿se refería a qué haría yo? oh, debía de pensar que la muchachita era enemiga. La joven estalló un segundo, pero antes de que diera fin a su frase, el divium se había interpuesto entre ella y yo. Su acero parecía ser una barrera infranqueable entre los dos grupos, y el alado hombre nos observó a la criatura y a mí con recelo. Todo había sido tan repentino, y la reacción del hombre tan inesperada, que sólo pude dar un paso atrás, confuso.

Advirtió, con una mirada feroz, que no osáramos tocar a la muchacha. Explicó que estaban buscando a una joven... oh, por eso se habían adentrado en el bosque. Tuvo un pequeño intercambio de palabras con la muchacha, y por último, exigió que expusiéramos nuestras intenciones.

-Calma, calma... voy en paz -repuse tras recomponer mi compostura, y alcé los brazos en actitud conciliadora. No desenvainé mi acero en ningún momento - no llevo malas intenciones, y sé que ustedes tampoco. La situación ha sido complicada, y comprendo que todos estemos nerviosos... pero no sacaré mi espada a menos que me encuentre frente a un enemigo. Y no os considero tal cosa. -Parecía que la causa de inquietud había sido la criatura, a la cual dirigí una fugaz mirada -no se lo que es este pequeño ser... y el primer encuentro no ha sido precisamente afortunado, pero estoy bastante seguro de que no es peligroso.

Volví a mirar, con curiosidad contenida, al "hombrecillo" que seguía a mi lado. No podía desperdiciar la ocasión de averiguar más sobre él...-El primer paso para aclarar todo esto es presentarse. Mi nombre es Eleazar, y llevaba varios días buscando un pequeño pueblecito llamado Crowville, que debe de estar en las inmediaciones si estoy bien informado. Como podéis observar, estoy cansado tras el viaje, y mis víveres llevan escaseando desde hace unos días... no tengo la menor intención de pelear.

La situación pareció resolverse a duras penas. La joven parecía dolorida, y se masajeaba el tobillo con gestos de molestia. A pesar de que insistí en tratar de inmovilizarle y aliviarle la torcedura con un remedio temporal, no me permitió hacerlo, siempre vigilada por su fiel guardián. Me incomodaba y apenaba aquellas reacciones... pero las entendía. El comportamiento de la criaturilla era, sin embargo, diferente. Parecía entusiasmado con mi presencia, y comenzaba a despertar en mí cierta simpatía. Llegamos a la conclusión de que la herida de la chiquilla debía tratarse en el pueblo, y recibí la noticia con entusiasmo. Parecía que, además del fortuito encuentro con el pequeño, iba a poder satisfacer mi curiosidad por la población... el motivo real de que me hubiera adentrado en el bosque.

Cuando llegamos a Crowville, rebosaba de vida. Comprobé con ilusión que el mercado estaba abierto, y aunque noté las aviesas miradas de algunos pueblerinos, no pude contener el entusiasmo y observé fugazmente los puestecillos. ¡Ah, habían tantas cosas que nunca había visto! algunos puestos dejaban volar el aroma de los dulces que se exponían en ellos... ¡Y más allá había un tendero con algunos extraños volúmenes! me acerqué a los libros, y observándolos con placer olvidé por un momento los sinsabores de la tarde. ¡Ojalá hubiera tenido algo más de dinero...!

Oí entonces una vocecilla, que me apartó de la lectura. Observé a los lados... y vi a una mujer que, oculta por las telas de su ropa, me hacía gestos. ¿Me... me los hacía a mí? La mujer se escondió un poco más, y volvió a mirarme. Estaba intrigado... no estaba seguro de que se refiriera a mí, era extranjero y no me conocía... pero...

-Disculpad un momento - les dije a mis acompañantes y, dedicándole una sonrisa al pequeño ser, le di una palmadita en el hombro - ve con ellos, pequeño. Yo no tardaré mucho. -Sin aguardar más, me dirigí hacia el lugar donde la mujer esperaba.

Spoiler:
Nosotros también te queremos, Lore QOQ!! *abrazo grupal teletubbie X'D* yo también lo pienso, pocas veces he roleado con gente que lo hiciera tan diver y tan interesante ;//O//;!! y encima sois super majos todos X//D!! *toh happy X''DDDDDDDDD*

Tranquila Lore, a mi no me importa que nos dirijas un poco owo!! (en realidad, estoy ilusionada con haber vuelto al pueblo, que me daba mucha pena haberme perdido esa parte X''DDDDDD!! Eleazar no es el único que quería ir a Crowville ùwu X''DDDD!! me parece que como master molas mogollón ò3ob!!!
Ele ya se ha presentado owo!! (es que en los primeros post me pareció un poco forzado que Eleazar se presentara, así que preferi esperar un poquito o3o...)

PD: wiiiii, me ha dado tiempo a postear después de las clases ://D!! X'DDDDDDDDDD!! omg omg, que pasará ahora ò//3//o?? (dios, que alguien me de una tila D: X'DDDDU)
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Fishlegs el Vie Oct 28, 2011 4:35 pm

La mujer lanzó un grito agresivo-defensivo ante la pregunta de Fishlegs, pero antes de que pudiese terminar su amenaza algo enorme (al menos para la criatura) se paró entre ambos, interponiéndose entre la mujer y ellos. Fishlegs avanzó un paso, poniéndose su casco en un rápido movimiento, tomando su escudo y desenvainando su espada en actitud defensiva, protegiendo al aventurero. ¡Tendría que pasar sobre él para hacerle daño! Puede que fuera pequeño, pero sabía luchar y no dudaría en hacerlo. El hombre al que se enfrentaba no era como los demás… ¡tenía alas! Pensó que tal vez se trataba de un pájaro humanoide parlante… en cualquier caso, seguro que sabía a pollo una vez asado.

La lluvia ya no hacía más aquél sonido metálico al chocar contra su casco… principalmente porque había cesado. Eso estaba bien, así no le recordaría constantemente a su estómago que seguía teniendo hambre.

Pero… ¿por qué ese hombre-pájaro no atacaba? Dijo muchas cosas y Fishlegs solo captó una parte de toda su palabrería. Lo que sí entendió fue la última parte, a la que el aventurero respondió explicando que sus intenciones eran buenas.

-¡Mujer atacó a Fishlegz!-explicó él también, sin bajar su guardia.- ¡Con ezo!-señaló a la rama que había dejado varias marcas en su cuerpo con la punta de su espada.

Entonces el aventurero dijo que no sacaría su espada. Rápidamente, Fishlegs le imitó en su actitud pasiva, retrocediendo de nuevo hasta su lado, envainando su acero y colocándose su escudo y su casco en su espalda. Tenía una fe ciega en ese humano y solo acababa de conocerle, ¡pero le había rescatado!. Le dirigió una mirada fugaz mientras anunciaba que no sabía “qué” era.

-Fishlegz ez Fishlegz.-explicó resuelto.- Y Fishlegz no ez animal. ¡Fishlegz no ez peligrozo!

El hombre volvió a mirarle, esta vez para fijar su mirada en la suya. Fishlegs le devolvió la mirada, alzando su cabeza y ladeándola para poder verle mejor, pues su punto ciego, justo entre los ojos, ocultaba parte del aventurero. Se presentó como “Eleazar” y dijo estar cansado y sin comida, buscando un pueblo. Permaneció mirándole, como si esperara a que la criatura explicase también sus motivos. Sonrió, entusiasmado. ¡El aventurero Eleazar quería saber sobre él!

-Fishlegz zolo zabe que eztá en un bozque con cerditoz y gigantez.-explicó encogiéndose de hombros.- También tiene mucha hambre. Y zi aventurero no quiere pelear… ¡Fishlegz tampoco!-asintió convencido, cruzándose de brazos.

El antropomorfo no alcanzaba a comprender lo que estaba ocurriendo, pero al parecer el hombre-pájaro no era un enemigo, ni la mujer tampoco era una loca. Aún así, después de la paliza que le había dado, Fishlegs no se fiaba de ella ni un pelo, y lo demostraba caminando lo más lejos de ella que le era posible, siempre junto al aventurero. Lo malo era que, debido a los golpes tanto de la caída como de la mujer, cojeaba ligeramente de su pierna derecha. Era una magulladura, nada grave, pero le dolía al caminar. También le escocía su torso, en el que aparecían marcados los golpes de la rama en un tono rojizo. De cualquier modo, ni por un segundo pensó en pararse, siempre siguiendo al aventurero Eleazar con una gran sonrisa. Colgada de su cintura tenía lo que parecía ser una espada deliciosa, pero a Fishlegs le llamaba más la atención su armadura. Se quedó mirándola un buen rato, lo que le costó más de un tropezón en el camino, hasta que llegaron a un pueblo. Allí su atención se desbordó por los cuatro costados. ¡Había tantas cosas!

La gente le miraba de forma extraña, y esto le hizo acercarse aún más al aventurero, agarrando la tela de su capa oscura cuando uno de los niños le señaló. ¿Iba a atacarle? No, solo parecía tener curiosidad. Si Fishlegs no hubiese prometido que no pelearía, seguramente habría desenvainado su espada. Estaba confundido, había mucha gente y muchos ojos mirándole, y eso empezaba a estresarle poco a poco. ¡Eran demasiados! ¿Cómo entraban todos en el mismo pueblo?

-¿Fishlegz no puede llevar pantalonez?-preguntó preocupado.

Tal vez toda esa gente le miraba por que llevaba pantalones, ¡pero ellos también los llevaban! Le tenía cariño a sus pantalones, no pretendía quitárselos solo porque a un niño no le gustasen.

El aventurero Eleazar detuvo sus pasos. Fishlegs soltó su capa y adoptó una pose orgullosa a su lado, mirándole entusiasmado. “Disculpad un momento” dijo dirigiéndose al grupo, dándole a Fishlegs una palmadita en el hombro. En ese momento la corta mente de la criatura comenzó a volar. ¡Seguro que le iba a decir algo importantísimo! ¡Algo de lo que dependiera el destino del mundo! Sí, seguro… un secreto de aventureros que los demás no podían oír. ¡Seguro que había visto en él a un digno guardián de tal secreto!

“Ve con ellos, pequeño. Yo no tardaré mucho.”

La sonrisa de Fishlegs desapareció y casi podía escucharse su ilusión haciéndose trizas contra el suelo.

-¡Pe-pero…!

Dejando a un lado que no tenía intención alguna de quedarse con el hombre-pájaro y la mujer con el palo, ahora más peligrosa al tener una espada; Fishlegs no pretendía dejar que el aventurero se marchase solo a ninguna parte. ¡Le debía un favor! ¿Y si su vida dependía de ello? ¿Y si no volvía? ¿Qué pasaría con él? ¿Por qué le dejaba? ¿Por qué…? ¿Por qué aquella nube tenía la forma de una tortuga?

¡Ah! ¡El aventurero! ¡Se estaba marchando!

Escurriéndose entre la multitud, Fishlegs corrió con una leve cojera tras el aventurero Eleazar, sin perderle de vista. Cuando estuvo lo suficientemente cerca saltó sobre su espalda, agarrándose a sus hombros.

-¡Fishlegz va con el aventurero Eleazar!
avatar
Fishlegs

Mensajes : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Sáb Oct 29, 2011 7:11 pm

La posición del pequeño ser con la espada y el escudo preparados no podía hacer otra cosa que enervar mi espíritu, una batalla nunca antes librada, un enemigo hasta ahora desconocido y la propia posición de su cuerpo dejaba claro que no era la primera vez que blandía un arma; mis músculos se tensaron de inmediato y mi vista viajaba entre los dos extraños, incluso las palabras de Rain habían sido un aliciente, ella no podía correr, no había salida, si acaso ellos atacaran nos veríamos claramente superados.

No fue sin cierto alivio que escuche las palabras de Eleazar, aparentemente todo se debía a un terrible malentendido, me alegraba no verme en la necesidad de enfrentar a ambos viajeros pero en mi fuero interno sabia que aquella habría sido una batalla digna de mención, de aquellas con las que mi mente había soñado desde que entrara al servicio, pero había algo más, ahora la búsqueda había sido suspendida, Anne podía necesitar nuestra ayuda y nosotros nos retirábamos apaleados, la impotencia me atenazó con fuerza generándome aun más dolor que el de las heridas de la batalla, el corazón danzaba indeciso en mi pecho anhelante de continuar la búsqueda, pero había algo demasiado cierto; si bien Anne podía necesitarnos, Rain me necesitaba ahora.

Cuando Eleazar aseguro que no éramos enemigos y el pequeño ser envaino su arma fue un momento de alivio en el que yo mismo pude guardar las armas, pero no pude disfrutar del mismo, había dos cuerpos en el bosque que no podía cargar, un hermano Divium que merecía una despedida adecuada, un guerrero humano que ahora carecía de tumba y no había tiempo ni forma de remediar aquella situación, era simplemente una cuestión de honor, no podía creer que debiera retirarme, deseaba con todas mis fuerzas poder hacer los ritos fúnebres propios, pero el momento no podía ser peor, solo esperaba que cuando mi cuerpo al fin tomara la tierra como su última morada hubiera alguien que pudiera despedirme adecuadamente.

- Muy bien Señor Eleazar, lamento mucho la confusión que esto ha ocasionado, créame que no es mi intención tampoco empezar una querella en contra de quien nos ha prestado un servicio como el que usted ha tenido la gentileza de proporcionarnos.

Fue entonces que Fishlegs argumentó las razones de su resentimiento, lo cual debo admitir me hizo pensar que tenía cierta razón pero no por ello pensaba dejar que lastimara a Rain, por lo que poniéndome de cuclillas para poder observar al viajero a los ojos traté de dialogar con él.

- Señor Fishlegs, lamento mucho el malentendido que hemos tenido, créame que estoy realmente apenado, pero estoy seguro que esto es algo que puede entender, vera, de la misma forma en la que usted ha estado dispuesto a proteger al señor Eleazar y ha saltado frente a él sin importarle el peligro, yo estoy dispuesto a proteger a la señorita Rain, pero no por ello pretendo hacerle daño a nadie, simplemente me niego a aceptar que a ella le hagan daño, ¿lo entiende verdad?

Los amarillentos ojos me observaban en posición algo confundida, por lo que a falta de respuesta me decidí a continuar con la travesía.

- Señor Eleazar, el pueblo que busca se encuentra en aquella dirección, justamente nosotros venimos de ahí y aparentemente tendremos que regresar, si usted gusta y se acopla a vuestros planes puede seguirnos, justo ahora necesitamos regresar ahí, la señorita necesita atender sus heridas.


Giré sobre mí mismo y observe por un momento a Rain, vaya que era valiente, me recordaba un poco el orgullo que portan los guerreros de mi pueblo, sin duda en sus ojos se veía el mismo fuego.

- No sería bueno que recorriera el camino al pueblo de esta forma, podría dañar vuestro tobillo de una manera mucho más grave, espero que me disculpe por este atrevimiento.

Entonces la tomé entre mis brazos y empecé la caminata hacia el pueblo seguido por los aventureros; en algún momento tuve que esconder una ligera sonrisa que se escapaba entre mis labios, pues Rain trataba de alejarse de Eleazar, Fishlegs de Rain y yo de aquel lugar, tratando de memorizar el camino en espera de poder regresar a dejar una ofrenda en lo que se convirtiera en la tumba de dos valientes.

El camino al pueblo fue cansado, largo, tedioso, pero no había algo que pudiera sorprenderme más que el ajetreo que se presentaba ante mis ojos; en comparación con lo que había podido observar a mi llegada, pues el pueblo rebosaba de vida, de movimiento y aquello me dolió; ellos, que habían abandonado a una de los suyos en el bosque, llevaban sus vidas de manera inconsecuente, mientras que aquellos que respondieron al llamado ahora yacían muertos en el bosque; ahora más que nunca extrañaba mi ciudad, añoraba el honor, la gloria, el valor de hacer lo correcto.

Fuimos observados por todos al llegar, sin duda éramos un grupo de lo más inusual, pero lo que aquella gente opinara de nosotros me tenia sin cuidado, solo me preocupaba de llevar a Rain a la posada para que pudiera reponerse y continuar la búsqueda, aun me gustaría poder sobrevolar la zona, simplemente no podía darme por vencido; fue en ese momento que escuche las palabras de Eleazar.

- Por supuesto Señor Eleazar, por favor encuéntrenos en la taberna.

Llegamos después de caminar un momento más entre las miradas y murmullos de la gente, no obstante me detuve en las escaleras de la posada aunque sin bajar a Rain de mis brazos.

- Señorita, debo informarle al señor Anzuro lo acaecido, además debo buscar un curandero para usted, ¿me disculparía un momento?, ¿Dónde preferiría que la dejara?, además tenemos que ver lo que haremos a continuación, me gustaría poder dar otra ronda por los alrededores, en verdad el bosque es peligroso, me preocupa mucho la señorita Anne, sin duda en aquel lugar existe algo que no había visto antes y no me refiero al señor Fishlegs, dígame Señorita Rain, ¿acaso sabe algo de la descomunal creatura del bosque?, ¿tiene que ver con los rumores de los que no han querido aclarar más? Justo ahora no sé qué pensar, solo sé que dos hombres han muerto, la señorita Anne sigue perdida y yo he fallado en protegerla ahí afuera, de verdad lamento mucho la forma en la que todo ha acontecido.
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Miér Nov 02, 2011 10:35 am

Eleazar avanzó atravesando el pequeño mercadillo, no sin sufrir un leve sobresalto cuando el pequeño Fhislegs se encaramó a su espalda. La mujer había desaparecido cruzando la esquina de la casa y el caballero la siguió, atisbando levemente la tela de su falda cruzando la esquina de otra casa. La mujer parecía avanzar de forma zigzagueante entre las pocas casas del pueblo y se alejaba de la multitud del mercadillo.

Tras cruzar por quinta vez la esquina del costado de una casa, Eleazar y Fishlegs se encontraron sin ninguna pista que seguir en pos de la mujer. La llovizna continuaba cayendo, siendo casi aguanieve por culpa del frío, y el viento que soplaba les producía escalofríos, amenazando con enfermarlos al estar calados hasta los huesos.

De improviso, Eleazar notó que unas manos lo agarraban del brazo y de un tirón, lo atraían al interior de una casa, a una puerta abierta que no había visto antes.

-Shhh, silencio. ¿Te ha seguido alguien?- preguntó una temblorosa voz de mujer.

Los dos aventureros apenas alcanzaron a atisbar la silueta de la mujer cuando esta fue rápidamente a la puerta y la cerró, quedándose en el interior de la casa a oscuras con ellos. Los pasos de la mujer volvieron a sonar en la oscuridad y se escuchó el prender de un fósforo. La mujer encendió una pequeña vela a medio derretir en un pequeño candil de mano y se giró hacia ellos. Sus ojos azules brillaban a la luz del pequeño fuego y se podía apreciar un rizado mechón rubio que se le escapaba de debajo de la blanca cofia.

-No deben saber que has hablado conmigo, no debes decírselo a nadie.

La mujer se detuvo, impresionada y visiblemente insegura ante la presencia de Fhislegs, y de sus redondos ojos que la observaban desde la semi penumbra.
Respiró hondo y trató de serenarse, fijando su atención en Eleazar, dirigiendo sus ojos azules a los del caballero.

-El lumini está perdido, ya no hay nada que se pueda hacer por él. ¡Está bajo su influjo! Debéis escucharme, es vuestra alma la que está en juego.- comenzó la mujer algo alterada- ¿Sabéis acaso con quien habéis llegado a la plaza? ¿Sabéis acaso quien es esa.... esa "mujer" que se hace llamar Rain?

Tras las preguntas de la mujer se formó un pesado silencio. Ella no apartó sus ojos de los de Eleazar y asintió lentamente al obtener su respuesta.

-No comáis nada que os dé ella, ni bebáis nada que os ofrezca. Pobres de los insensatos que lo hagan. Ella es malvada y taimada.... es... es hija de la hija de Urraca. La Vieja Urraca. ¿No sabéis quién es?- un crujido en una ventana sobresaltó a la mujer, quien se acercó algo más a Eleazar para susurrarle- Urraca es una bruja muy vieja, se oculta en el bosque, entre las alimañas a las que es capaz de controlar. Esa bruja.... esa bruja hizo un pacto con seres demoníacos para vivir eternamente.... a cambio... Urraca los alimenta de niños todos los inviernos.

El fuego de la vela titiló temblorosa cuando la mujer exhaló un suspiro nervioso, contenido. Cerró los ojos unos segundos y volvió a mirar a Eleazar.

-Tu... tu pareces un aventurero... un hombre capaz. Por favor....dale muerte a la bruja. Crowville está condenado, todos estamos condenados si nadie se enfrenta a ellas.- un nuevo crujido, esta vez en el tejado, y la mujer se acercó hasta casi pegar sus labios en la oreja de Eleazar- Urraca siempre está observando, siempre está escuchando. Ataca a Rain, amenázala y Urraca saldrá.

Dicho esto, la mujer apagó la vela de un soplido y, tras unos segundos en la más completa oscuridad, la puerta al exterior volvió a abrirse. La mujer se mantuvo pegada a la pared junto a la puerta, ocultándose del exterior, y siguió con la mirada a Eleazar y a Fishlegs cuando abandonaron la estancia. Al pasar junto a ellos, susurró "no salgáis de noche, es cuando sus bestias se alimentan". La mujer cerró rápidamente la puerta tras ellos y los dejó en el exterior bajo el aguanieve. El cielo parecía más oscuro y cada vez hacía más frío. La tarde se había alargado y no tardaría mucho en comenzar a anochecer.

Mientras tanto, Wrath había seguido hasta la posada con la muchacha en brazos y se detuvo a los pies de las escaleras que llevaban a la puerta de la posada.

- Señorita, debo informarle al señor Ansuro lo acaecido, además debo buscar un curandero para usted, ¿me disculparía un momento?, ¿Dónde preferiría que la dejara?, además tenemos que ver lo que haremos a continuación, me gustaría poder dar otra ronda por los alrededores, en verdad el bosque es peligroso, me preocupa mucho la señorita Anne, sin duda en aquel lugar existe algo que no había visto antes y no me refiero al señor Fishlegs, dígame Señorita Rain, ¿acaso sabe algo de la descomunal creatura del bosque?, ¿tiene que ver con los rumores de los que no han querido aclarar más? Justo ahora no sé qué pensar, solo sé que dos hombres han muerto, la señorita Anne sigue perdida y yo he fallado en protegerla ahí afuera, de verdad lamento mucho la forma en la que todo ha acontecido.

El cuerpo de Rain se tensó, el divium pudo notarlo en sus brazos, y la muchacha, pillada por sorpresa por algunas de las preguntas del lumini, tragó saliva. Casi empalideció.

-Los rumores son solo rumores y no me gustan. Y la criatura....¿cómo lo voy a saber? Ni siquiera me dio tiempo a ver que era.- dijo, desviando la mirada hacia un lado- La casa de Ansuro no está lejos, pero puede esperar. Estas herido y yo también. Entra dentro, sé arreglármelas. Por mucho que vayas a buscar al curandero no vendrá nadie. Están más dispuestos a ayudar a Anne que a ayudarme a mi... y ya sabes cuántos de ellos la están buscando.

Rain aun permaneció en brazos del divium mientras este subía las escaleras y entraba en la posada. Dentro todo estaba silencioso y en penumbra. Rain bajó de los brazos de Wrath y se dirigió a la barra saltando a la pata coja. El agua se había colado incluso dentro de sus botas que hicieron un sonido pegajoso y algo cómico a cada salto. Rain se apoyó en la barra y miró de soslayo hacia atrás, como para comprobar de forma huraña si Wrath se estaba riendo de ella.

Tomó un candelabro y unas cerillas. Encendió las velas y dejó en candelabro en la barra de madera, sentándose junto a él, sobre la barra, con un pequeño salto. Con dedos ágiles desanudó la capa roja y empapada dejándola caer al suelo. De detrás de la barra sacó un par de trapos blancos y una botella de licor.

-Acércate, estás sangrando mucho de la cabeza.

El divium aun tuvo que inclinarse un poco para que Rain llegara a su frente a pesar de la altura de la barra en la que ella estaba sentada. La muchacha empapó ligeramente uno de los trapos con el licor y tras pasar los dedos por el rostro del divium para apartar los mechones mojados, lo aplicó sobre la herida, presionando un poco.

-Sangra mucho, pero apenas es un cortecito...- comentó Rain mientras limpiaba y desinfectaba la herida. Los ojos oscuros de Rain estaban centrados en la herida abierta en la frente del divium, pero bajaron hasta su rostro sin que pudiera evitarlo. Estaban cerca. Demasiado cerca. Las mejillas de Rain enrojecieron y ella pareció aguantar la respiración, tratando de volver a centrarse en la herida que curaba. Tras tragar saliva, se aventuró con una pregunta en la que trató de parecer indiferente.- ¿Porqué me defendiste de esa forma? No me sobra el dinero y por supuesto yo no soy como Ansuro, no pienso ofrecerte mi casa ni darte nada a cambio.

La joven apretó los labios. Había sonado demasiado hostil y no pretendía que fuera así. El rostro del divium ya estaba limpio y su herida desinfectada, el sangrado detenido, pero Rain siguió aplicando levemente el trapo en la herida, alargando el momento, recreándose en esa cercanía que estaba segura que no se repetiría.

Spoiler:
Siento haber tardado tanto en poner el mastereo, las fiestas a mi me traen mas trabajo del normal Razz Bueno, la cosa se pone interesante, no??? Una semana para postear, si posteáis antes, dejaré antes el mastereo ^^




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Vie Nov 04, 2011 1:47 am

Algo, de origen desconocido, me atacó de improviso por detrás. En mitad de aquel callejón oscuro, en el que me estaba internando en pos de la mujer, algo o alguien se encaramó a mi espalda y rodeó mi cuello y hombros con sus brazos, impidiéndome respirar por un instante. Antes de poder forcejear con el desconocido, perdí la estabilidad momentáneamente y, tras dar un par de traspiés, conseguí recuperar el equilibrio. Con sobresalto, miré hacia atrás, preparado para defenderme y...

Oh, había sido el pequeño. Con su singular vocecilla, dijo que vendría conmigo, mientras me observaba aun colgando de mis hombros. Se me escapó una pequeña risa, respirando tranquilo ¡Que susto tan absurdo me había llevado! No había esperado que el pequeño me siguiera por aquel atestado lugar, ni mucho menos que pudiera correr a mi ritmo con sus cortas piernecillas. Sin embargo, allí estaba, al parecer dispuesto a seguirme donde fuera... y, siendo francos, tras tantos viajes en solitario aquello me reconfortaba. Había mencionado su nombre en el bosque... "Fishlegz". Si tenía en cuenta aquel acento ceceante... ¿debía suponer que la correcta pronunciación sería "Fishlegs"? Si tal era el caso, se trataba de un nombre muy apropiado, según su curiosa anatomía anfibia.

-De acuerdo, pequeño... ¿Fishlegs? lo cierto es que en el fondo me alegra tener compañía - le contesté, sonriéndole. Pero rápidamente desvié la vista, pues la mujer había desaparecido por la esquina más cercana. Corrí tras ella, con el pequeño aun a mis espaldas. Mientras nos dirigíamos al pueblo, había observado que la criaturilla caminaba de una forma peculiar... y aunque en un principio pensé que podía deberse a la forma palmeada de sus pies, sospechaba que estaba herido. Si era cierto, el pequeño había corrido tras de mí con la pierna dolorida... prefería llevarle a cuestas, hasta que pudiera examinarle en la posada. Además, de ese modo iríamos más rápido y sería más fácil evitar perder de vista a la mujer.

¡Pero, por todos los diablos que aquella mujer era veloz! tras una corta y zigzagueante persecución, la perdí completamente de vista. Nos encontrábamos entre varias casas, y nos habíamos alejado lo suficiente como para dejar atrás a todas las personas que merodeaban el mercado. La busqué con la vista, pero no la vi por ninguna parte. Empezábamos a mojarnos, y se me pasó por la cabeza que, sin duda, me había confundido y la mujer no se refería a mí cuando llamaba. Estaba dispuesto a regresar junto al divium y la muchacha cuando, de entre las sombras, una mano me obligó a entrar en una casa.

Y allí estaba la mujer. Presurosa, cerró la puerta y encendió un candil. La débil llama a duras penas iluminaba la estancia, que cobraba un aspecto fantasmagórico. La mujer parecía intranquila, obsesionada por comprobar si alguien nos había visto. Por un instante dedicó una mirada sorprendida a Fishlegs, pero pareció serenarse a la vista de que el pequeño no suponía una amenaza. En un tono confidencial, como si temiese que oídos indiscretos se apoyasen en la puerta, se dirigió a mí con lúgubres palabras:

-El lumini está perdido, ya no hay nada que se pueda hacer por él. ¡Está bajo su influjo! Debéis escucharme, es vuestra alma la que está en juego. ¿Sabéis acaso con quien habéis llegado a la plaza? ¿Sabéis acaso quien es esa.... esa "mujer" que se hace llamar Rain?

Rain... así era como el divium, Wrath Alexei, llamaba a la muchacha. Miré con desasosiego a la mujer, en un silencio inquieto. ¿Qué podía ser tan terrible como para que aquella desconocida quisiera prevenirme? Sin que una palabra saliera de mi boca, negué dubitativamente con la cabeza.

-No comáis nada que os dé ella, ni bebáis nada que os ofrezca. Pobres de los insensatos que lo hagan. Ella es malvada y taimada.... es... es hija de la hija de Urraca. La Vieja Urraca. ¿No sabéis quién es? Urraca es una bruja muy vieja, se oculta en el bosque, entre las alimañas a las que es capaz de controlar. Esa bruja.... esa bruja hizo un pacto con seres demoníacos para vivir eternamente.... a cambio... Urraca los alimenta de niños todos los inviernos.

Aquello... aquello parecía una simple habladuría de pueblo, no podía ser. Era cierto que la muchacha parecía algo ruda y desconfiada, pero no parecía malvada. Esas creencias sólo podían ser el resultado del desconocimiento y el temor de los pueblerinos hacia una muchacha que, tal vez, no encajaba en aquel lugar. Sin embargo, el brillo febril que me pareció percibir en sus ojos me inquietaba, y me hacía dudar de mis propias conclusiones. Parecía presa de un temor irracional... no sabía si aquello era cierto o no, pero esa mujer estaba aterrorizada. Con un nerviosismo palpable, continuó:

-Tu... tu pareces un aventurero... un hombre capaz. Por favor....dale muerte a la bruja. Crowville está condenado, todos estamos condenados si nadie se enfrenta a ellas. Urraca siempre está observando, siempre está escuchando. Ataca a Rain, amenázala y Urraca saldrá.

No podía hacer eso. No atacaría a una joven por un simple rumor, solo para comprobar si "Urraca" salía de su escondrijo. Pero no podía dejar a aquella mujer compungida, atemorizada. No podía sostener su miraba plagada de preocupación sin dedicarle al menos unas palabras de alivio.- Si hay algún ser maligno en el bosque... si yo me topo con él, o descubro algo fuera de lugar... haré lo posible por librar este pueblo de su amenaza.- Susurré en voz queda. Pero no atacaría a nadie, no a menos que sus aviesas intenciones quedaran en evidencia.

La mujer apagó la vela del candil, sumiendo el cuarto en una abrumadora oscuridad. Ocultándose de posibles miradas, la mujer nos abrió la puerta, y mientras salíamos al cortante frío del exterior, nos susurró una última advertencia: que no saliéramos en la noche. Miré a Fishlegs, con el ceño fruncido de preocupación, mientras las sombras se alargaban en el tenue brillo anaranjado de la tarde. Urraca... ¿cómo saber si aquello tenía un ápice de cierto? no podía juzgar de ese modo a la muchacha, Rain. Después de todo, ella no había hecho nada que me hiciera sospechar. Ni siquiera me había pedido ayuda, ni me había pedido que la acompañara a Crowville. Pero, entonces, una imagen me vino a la mente. Antes, en el bosque... instantes después del ataque de los lobos, de la embestida del terrible monstruo... aquel cuervo. No le había prestado mayor atención, simplemente parecía haber ido a picotear la carne del cuerpo del caballo. Pero había aparecido justo después de que la chica estuviera en peligro de muerte... y ahora, en medio de mi confusión, no me parecía tan descabellado pensar que una bruja llamada "Urraca" se apareciese en forma de cuervo frente a su "nieta".

-Estoy... confundido - le confié al pequeño, que aun reposaba sobre mis hombros- ¿cómo podemos saber si todo lo que nos ha contado la mujer es cierto? quién sabe si la muchacha, Rain, es realmente hija de una horrenda bruja... pero, incluso aunque aquello fuera cierto... ¿debemos juzgar a la chica por lo que ha hecho otra mujer? ¿Incluso aunque sea heredera de su sangre?

Temí entonces que, con su obvia inocencia, el pequeño desenvainara su arma frente a la muchacha y el divium. Tal vez fuera mejor aclarar las cosas... hablarlo directamente con la joven... pero no. Me sentía demasiado aturdido, y no sabía en quién creer. Si realmente los pueblerinos de Crowville estaban en apuros, si de verdad necesitaban ayuda... ¿no sería una desgracia poner de manifiesto nuestras sospechas? tal vez Rain era también una bruja... ¿pondría en riesgo al pequeño, solo por satisfacer la respuesta a una pregunta?

Dejé a Fishlegs en el suelo, y le susurré -Pequeño, es mejor guardar silencio sobre esto. Al menos por el momento. No sabemos lo que está ocurriendo realmente en este pueblo, ni si la muchacha es realmente culpable de esas crudas acusaciones... por eso, hasta que averigüemos más, no debemos decirle nada a la chica, ni tampoco al hombre alado. El divium... no dudaría de ella ni un instante. Espero que no sea más que un cuento, una leyenda, y tengo la esperanza de que así sea... pero no podemos descartar opciones a la ligera. No si de verdad estos hombres pueden estar necesitando ayuda.

Odiaba verme en aquella situación. Me costaba pensar en aquella chiquilla como un ser maligno... solo era una jovencita. Pero, cuando se es un chiquillo, a duras penas se diferencia el bien del mal, y se es fácilmente influenciable. Yo mismo, en mi juventud, había cometido actos tan horribles que...

-Deberíamos volver a la posada, Fishlegs...- no quería reconocerlo, pero la última advertencia de la mujer me hacía sentirme inquieto ante la proximidad de la noche. -Volvamos con los demás, por el momento no creo que debamos dudar en exceso de ellos. Si podemos, al amanecer preguntaremos a los pueblerinos... tal vez despejen nuestras dudas. Además, tenemos que mirarte ese pie -le sonreí, tratando de infundirle tranquilidad. Volví a echármelo a la espalda, y me encaminé hacia la posada donde nos aguardaban Rain y Wrath.

Spoiler:
Uaaaah, eres mala Lore, haces sufrir a mi pobre Ele X'DDDDDDDDDDDD!! pero ya lo creo que se pone interesante, me pregunto por donde saldrá la cosa ò3o... yo misma dudo de las intenciones de Rain òOo!! que emocionante, dios, que intriga XD!!

Ah, como dije en el tema de ausencias de Fish, a mi no me importaría esperar un poquito a que pueda postear o3o... como parece que va a ser una ausencia breve XD... pero vamos, como veais owo

Oh, y en cuanto a la escenita final "Divium/Presunta Bruja"... solo puedo decir esto: https://www.youtube.com/watch?v=9BmV9aWqm2E (aguaaaaaa, que vengan los bomberooos!! X'''DDDDDDDDDDDDDD!!)
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.