Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Criaturas U - V
por Staff de Noreth Hoy a las 4:43 pm

» Criaturas S - T
por Staff de Noreth Hoy a las 4:35 pm

» Criaturas C - D
por Staff de Noreth Hoy a las 4:27 pm

» Fue una buena estadía
por Malina Mar Oct 16, 2018 11:30 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Strindgaard Mar Oct 16, 2018 11:20 pm

» Ratquest [Campaña]
por Egil Dom Oct 14, 2018 11:12 pm

» Tiempo de caza [ Solitaria ]
por Balka Dom Oct 14, 2018 9:37 pm

» Egil
por Egil Dom Oct 14, 2018 5:59 pm

» Elíacer. [Grifo](Terminada.)
por Alegorn Vie Oct 12, 2018 12:20 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Miér Oct 10, 2018 5:02 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Seguridad y Prosperidad

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Sáb Dic 24, 2011 4:07 am

Dejé al pequeño Fishlegs sobre la cama, al borde de la inconsciencia. Su arma y yelmo reposaban en el suelo, junto a él. Se removía intranquilo, en un duermevela causado por el dolor y el cansancio. Era mejor así... de este modo el dolor no le sería tan insoportable como sería si estuviera completamente despierto. Palpé las magulladuras de su pecho... no estaba seguro, pero podía tener una costilla rota. Sí... pero al menos se había partido de forma limpia, sin astillarse ni descolocarse... podía incluso ser tan solo una fisura. Aun así, yo no podía hacer mucho en este caso, salvo inmovilizarle el pecho dentro de lo posible para que no fuera a peor. Machaqué algunas hierbas aromáticas, y puse la pasta bajo su peculiar rostro, para que respirara los efluvios. Al menos su efecto analgésico paliaría sus molestias...

Estábamos de nuevo en la taberna, junto al fuego otra vez. Mi espada y mi armadura estaban allí, olvidadas cerca de las llamas. Me había quitado de nuevo parte de la ropa, esperando que el fango y el agua se secaran. Rain estaba ausente, como si no fuera consciente de lo que la rodeaba. Wrath usaba el atizador en su herida, que dejó de sangrar. Parecía algo incómodo con mi resolución... de hecho, ya había dejado en claro su inconformismo. Se había formado un incómodo silencio al llegar a la posada... pero parecía que no tardaría en romperse.

- De verdad lamento no poderlo acompañar, pero me interesa mucho más buscar a una inocente niña que matar a una anciana en el bosque , tal vez sea que usted tiene razón, probablemente usted entiende el mundo de los caminantes mucho mejor que yo, para mí, las palabras que he oído en el bosque solo reflejan ignorancia, hombres y mujeres que por ignorancia y temor dejaron que la licantropía de una muchacha se saliera de control, hombres y mujeres que por temor la abandonaron a su suerte, humanos que por ignorancia y temor deciden culpar del abandono que le habían proferido a aquella creatura a una mujer que se esconde en el bosque…

La situación me estaba poniendo algo nervioso e impaciente. Sabía que el divium tenía buena intención, y que sólo deseaba evitar que algo horrible ocurriera... pero él no había visto a aquella mujer. No la había mirado como yo, no había visto su expresión preocupada. Esa pobre mujer estaba sumida en el miedo, pude verlo en sus ojos... cuando me llamó en el mercado, cuando me advirtió, creía seriamente que nos encontrábamos en peligro. Y como ella, todo Crowville era prisionero de esa maldita bruja. Wrath, evidentemente intranquilo, dijo que, aunque no ponía en duda mi criterio y decisiones, no había visto nada que incriminara a la bruja.

-No es necesario que me trate con condescendencia, señor. Efectivamente, cada uno es muy libre de escoger su camino... y yo ya he elegido el mío. ¿Dice que no ha visto hacer nada a esa mujer en contra de la aldea? Yo ya he visto más que suficiente. La bestia gigante en el bosque, la desaparición de la muchacha que ustedes mismos estaban buscando, su reaparición como monstruo, el estado lamentable en el que Fishlegs y nosotros mismos nos encontramos... ¡Las apariciones de esos malditos cuervos cada vez que la muchacha corría un riesgo! -Miré de refilón a la joven, aun de aspecto ausente. -La mujer del pueblo me avisó que no saliera de noche, porque la bruja podía hacer alguna maldad... y la hizo. Nos mandó a esa muchacha transformada que, consciente de ello o no, nos atacó. Quizás sea una víctima más de esa maldita bruja... y no ha sido la única esta noche. Ese pobre anciano ha perdido un ser querido hoy, y por el miedo y la reacción del pueblo no ha sido el único. ¿Dice que las palabras de esta gente reflejan ignorancia? Yo sólo veo a un pobre pueblo que sufre una inmensa injusticia... y que va a defender lo que es importante para ellos. No veo ignorancia alguna.

-Lamento mucho si lo he ofendido señor Eleazar, pero en mi experiencia, toda la sangre, todo el terror, la desesperación, la muerte que pueda sembrarse en el mundo, jamás nos devolverá ninguna de las vidas que se han perdido y hasta que no tenga el poder de restaurar la vida, no seré tan insolente, arrogante y orgulloso como para decidir cuándo quitarla, dos valientes murieron en el bosque, una muchacha murió en la plaza y todo fue porque aquellos que ahora claman justicia, cuando tuvieron la oportunidad de hacer algo que realmente cambiara el destino de la joven, habían decidido abandonarla, a ella y a su pobre padre que clamaba a gritos un poco de ayuda, que ofrecía absolutamente todo lo que tenia para poder obtenerla, un hombre que será la victima de aquel abandono tanto como los demás, pues no superará este golpe, lo siento mi buen señor, para mi es suficiente muerte el día de hoy.

Traté de mantener la cabeza fría... pero saber que Wrath no me ayudaría a defender el pueblo, que aguardaría sentado sin hacer nada a que esa bruja hiciera cuanto quisiera, empezó a alterarme. Comencé a preparar unas gasas húmedas para limpiar las heridas de Rain.

-Es cierto... nada nos devolverá las vidas arrebatadas... ¡Nada! ¡Por eso tenemos que evitar que esa malvada siga controlando los miedos de los habitantes de este pueblo... que siga llevándose aun más vidas! Necesitan ayuda... ¿¡Es que va a ignorar sus súplicas!? Sí, esos hombres tal vez ignoraron a esa muchacha perdida en el bosque... ¿¡Cómo sabe que no estaban demasiado atemorizados como para hacer otra cosa más que ocultarse en sus hogares, dando gracias de que, en aquella ocasión, no habían sido sus propias hijas las desaparecidas!?-Acerqué las manos a las heridas de Rain, con las gasas en la mano. -Ningún hombre debería soportar una pérdida así. Y si van a matar a esa malvada, esa maldita bruja de Urraca, defendiendo Crowville... ¡¡Yo iré con ellos!!

La joven golpeó mis manos, pillándome por sorpresa en su súbita reacción. Me miró con unos ojos furibundos. -¿Bruja? ¿Urraca?... ¿¿¿¡¡¡Qué van a qué???!!! ¡¡Tú!!¡¡No me toques!! ¡¡Tú no entiendes nada de nada!! ¿¿Quién te crees que eres para juzgar a nadie??¡¡Eres un...!!

Entonces, asustada, Rain hizo notar que Hope había vuelto a desaparecer. Salió corriendo de la habitación, y Wrath salió tras ella sin dudarlo un instante. Yo no supe qué hacer... me quedé aturdido en el cuarto, viendo desde la ventana cómo se iban los dos a caballo. La niña había desaparecido de nuevo... y buscarla era prioritario. Pero, tal vez, los pueblerinos necesitarían ayuda contra esa hechicera, y si ella desaparecía o la expulsábamos del pueblo, la niña dejaría de correr un peligro tan inmediato... El pequeño Fishlegs se había dormido definitivamente, con un pequeño cucharón entre sus dientes. Me habría gustado que estuviera bien, despierto, y conmigo... que me ofreciera apoyo. Tal vez, que me ayudara a decidir con su mente inocente y libre de prejuicios. El brazo me dolía mucho: si quería salir a por la bruja, debía hacer algo al respecto. Improvisé un vendaje y un unguento que calmara el dolor, y lo apliqué en la herida. Me senté en la mesa, apoyando mi frente en las palmas de mis manos... sin saber qué hacer. ¿Estaba haciendo lo correcto?

La puerta de la taberna se abrió, y una ráfaga de frío helado entró por ella. Vi atravesar la entrada al anciano que había llorado en el lugar de la tragedia... y me miró con una expresión de desesperación sobrecogida. -Por favor, ayúdame a enterrarla... -le sobrevino un ataque de tos muy fuerte, y me apresuré a sujetarle y ayudarle a entrar en la estancia - No... no puedo dejarla ahí tirada, por favor. No puedo cavar lo suficiente yo solo.

El momento era crucial... habían ido a por la bruja, y Hope acababa de desaparecer... los minutos eran valiosos. Pero una vez que miré a los ojos anegados en lágrimas de aquel pobre hombre, sólo, hundido en la más absoluta desolación... simplemente no pude abandonarlo. -Yo le ayudaré, señor, aunque con mi brazo en estas condiciones no sirva de mucho... por favor, tranquilícese... - Miré una última vez a Fishlegs, que dormía plácidamente. Cogí mi espada y me puse la armadura. Tras ello, apoyé mi mano sobre el hombro del anciano, tratando inútilmente de ofrecerle algún consuelo. Pasando mi brazo bajo su axila, le ayudé a caminar hacia el cementerio.

***
Corría por el bosque, apartando a duras penas las ramas que me azotaban por todas partes. El encuentro con el anciano me había retrasado mucho, y aunque el camino estaba más despejado tras el paso de los hombres del pueblo, me llevaban mucha ventaja. Podía seguir sus pasos sin ninguna dificultad... si no hubiera sido así, jamás habría sabido a dónde dirigirme en ese inmenso bosque. Mientras corría, miraba a un lado y a otro, buscando...

No vi por ningún sitio la melena rubia de la niña. Había tenido la esperanza de que, por el camino, podría haberla encontrado. Pensé que, si mis compañeros buscaban por lugares diferentes a los míos, habría más posibilidades de dar con ella... pero no vi nada. También busqué algún cuervo, algo que indicase la presencia de la bruja... pero sólo podía ver pájaros que no pude definir sobrevolando lúgubremente mi cabeza, como una bandada de buitres sobre un animal moribundo. Oía ruidos a mi alrededor... jadeos... un arbusto que se movía ruidosamente un instante... una respiración. Algo me seguía en la oscuridad impenetrable de los árboles, que parecían haber acusado algún golpe o frote, pues sus cortezas estaban arañadas, y las ramas carecían de hojas. Tal vez habían sido los propios hombres del pueblo al pasar... pero la sensación de que algo estaba tras mis pasos me comenzó a obsesionar.

Un olor a muerte reciente, a putrefacción en sus primeras etapas, llenó el aire. Oí el suave zumbido de insectos. Vi, con un miedo que contenía a duras penas, varios cuerpos destrozados de ovejas. Podía ver sus entrañas, sus cuerpos a medio devorar... era un espectáculo macabro y grotesco. Ningún animal normal hacía eso... esa matanza sin control. Más allá, vislumbré el cuerpo de un hombre tendido en el suelo. Me acerqué corriendo... pero estaba medio destrozado, al igual que las ovejas. Conteniendo las nauseas ante el cuerpo mutilado, retrocedí unos pasos... mi estómago se revolvía de un miedo que ya no era en absoluto irracional.

Sonó el aullido de una bestia, y entre la maleza el alboroto de algo que se aproximaba a toda velocidad. Con las manos temblorosas por el miedo, desenvainé mi espada y, echando una mirada hacia atrás, corrí con todas mis fuerzas por la senda marcada por el pueblo.

Spoiler:
Megapoooost XDDDDDD!! bueno, es para despedir a Lore como se merece en su ausencia navideña -7-U X''DDDDDDD!! (bueno, y también gracias a los datillos extra que me diste, claro ùwub XD!!)

Lo siento Wrath, pero no conseguiste convencer a Ele uwu (cuando se le mete en la mollera que alguien es "malvado" es más terco que una jodida mula uwu X'DDDDDD!!), asi que por desgracia nuestros caminos se separan de momento...

Ay ay, algo persigue a Ele D:!! será otro hombre lobo D8?? al menos ahora tiene la espada... aunque está solito Q3Q... Dios, no se porqué pero... adoro hacer que Ele pase miedo *O*!! especialmente si se le revuelven las tripas y siente nauseas :3 (quien se haya leido un par de partidas en las que yo participe ya se habrá dado cuenta X'DDDDU)

Por fin terminé los examenes (preveo buenas notas, o al menos aprobadillos XD!!). Te echaremos de menos hasta que vuelvas, Lore ;O;!!
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Lun Ene 16, 2012 1:39 pm

Los desesperados golpes con que Rain llamaba a la puerta pronto dieron sus frutos y esta se abrió como movida por el aire, revelando en su interior un pequeño saloncito lleno de cacharros y quehaceres a medio hacer. En su centro, junto a una mesita redonda donde había empezado a llegar tres vasos de infusión, una anciana encorvada sonreía. Llevaba el canoso cabello recogido en un pulcro moño y un viejo y algo raído vestido oscuro.



-Rain, cariño, me encantan tus visitas, pero no es necesario que eches la puerta abajo cada vez que vienes.

-¿Hope está aquí?- preguntó con un leve timbre histérico en la voz.

La anciana dejó de golpe la tetera en la mesa, tirando una de las tazas y derramando el contenido por el mantel. Su ceño se arrugó cuando vio la cara de Rain. La muchacha aun respiraba de forma entrecortada y trató de ponerla al corriente sin atragantarse.

-Anne ha aparecido y ahora está muerta. Licantropía. El pueblo entero viene con antorchas y horcas para matarte y yo...creía que Hope estaría aquí.

-¿Has perdido a tu hermana? ¿La has buscado por el bosque?

-Yaya...-dijo Rain cada vez más desesperada- ¡¡Vienen a matarte!!

-Oh eso... no te preocupes, cielo, no es la primera vez. Pero Hope...deberías ir a buscarla. Ya me explicarás luego eso de que Anne...

El griterío interrumpió a las dos mujeres y Rain se giró para ver como la muchedumbre con antorchas rodaba la casa... y la solitaria figura de Wrath como único impedimento para que se lanzaran a por ellas.

-Oh, Dioses....tienes que pararlos, yaya.

El primero de los ataques que Wrath sufrió fueron las piedras que los pueblerinos comenzaron a lanzarle para obligarle a retirarse. A las piedras les siguieron algunas antorchas y los gritos y berridos con los que pretendían intimidar al guerrero alado. Finalmente, un par de jóvenes envalentonados por la superioridad numérica, se lanzaron contra Wrath armados, uno con una hoz y la tapa de un barril a modo de escudo, el otro con un largo rastrillo de metal a modo de lanza. A esos jóvenes le siguieron de inmediato otros tantos y pronto, toda la turba enfurecida se lanzaba al ataque como si de un ejército bárbaro se tratara, pasando más allá de lo que el divium era capaz de proteger.

De pronto algo cambió en la turba y el divium pudo notar que algunos empezaban a correr en dirección contraria, aterrorizados. Los gritos ahora reflejaban más miedo que ira.

-¡La bestia! ¡Es la bestia!- gritó una mujer que parecía a punto de desmayarse, con la voz quebrada.

Una voz, casi un rugido, un sonido casi inhumano, bestial, rebotó contra la copa de los árboles cercanos y una enorme figura deforme se lanzó desde el tejado de la cabaña, aterrizando en la tierra justo enfrente de la puerta que aun permanecía abierta.



-Otto, no!!!

La voz de la anciana quedó ahogada por otro de los berridos del recién aparecido, y sus dedos se cerraron en el aire, incapaz de alcanzarle y de evitar que se lanzara ciegamente contra la muchedumbre, golpeando, pisando y mordiendo de forma indiscriminada.

En mitad de la confusión, algunos atacaban y otros huían. Más antorchas volaron hacia el techo de paja seca de la cabaña que empezó a incendiarse con rapidez. Una mano pálida agarró el brazo de Wrath y tiró de él, tratando de arrastrarlo. Cuando el divium se giró se encontró con la dueña de esa mano era la joven tabernera, que gritaba algo que no era capaz de oír por encima del estruendo de la pelea y que trataba de arrastrarlo hacia un lado y alejarlo de la misma. Las gotas de lluvia empañaban la visión del lumini. De nuevo había roto a llover.

*********************


Las ramas de los árboles golpeaban el rostro y arañaban los brazos de Eleazar durante su carrera por el bosque. Algo le seguía, de eso no había duda alguna, y ese algo era grande y rápido. Sus pisadas cada vez se oían más fuertes, los crujidos de la maleza a su paso cada vez estaban más cerca. Casi podía sentir su aliento en su nuca. Por muy rápido que corriera, por mucho que Eleazar forzara sus piernas, la criatura parecía acercarse más y más....

Un mordisco en su pie le arrancó un grito y lo derrumbó de cara al suelo. Algo pesado se alzó sobre él, apoyándose en su espalda. El peso del animal no le permitía volver a ponerse en pie al humano, aunque si girar el cuello.
Una enorme sombra peluda se alzaba sobre él y todo lo que podía distinguir con claridad eran dos enormes ojos que brillaban con un fulgor amarillo sobrenatural. Eso, y sus dientes, ya que la criatura acercó con deliberada lentitud su rostro al del humano. La baba cayó sobre la mejilla de Eleazar y el vaho caliente de la respiración del animal le puso los pelos de la nuca de punta.

Si no hubiera sido una locura, casi pareciese que la criatura estaba sonriendo.

Un graznido y un revoloteo de plumas irrumpieron en la tensión del momento y la criatura retrocedió con un gruñido de sorpresa, que pronto se convirtió en uno de ira. Un cuerpo se había lanzado contra el hocico del animal y ahora trataba de picotear sus ojos. La criatura retrocedía, agitando la cabeza y dando zarpazos, tratando de alcanzar al pájaro que lo atacaba.

Durante unos segundos y a pesar de la oscuridad, Eleazar pudo verlo. Su pelaje era espeso y negro, sus ojos amarillos y era más grande que un caballo y mucho más ancho. Sus dientes atraparon de pronto al cuervo. Su cuerpecito emitió terribles crujidos cuando el enorme licántropo comenzó a masticarlo.

-¡Rápido! ¡Por aquí!- dijo una voz infantil desde detrás de Eleazar.

La pequeña niña rubia que antes encontrara con Ansuro le hacía señas mientras echaba a correr por entre la vegetación.

Spoiler:
Ya está el mastereo, siento mucho haberos tenido tanto tiempo esperándolo. Wrath, se te tira la muchedumbre encima y prácticamente te pasan por encima. Algunos se lian a tortas y espadazos contigo, pero otros simplemente siguen adelante. El caballo en el que llegasteis a la cabaña ha huido. Eleazar, estas herido de nuevo, a parte del brazo, ahora tienes un mordisco en el tobillo (que gracias a tus botas, ahora destrozadas, no es demasiado profundo) aun así cojeas. Cualquier pregunta.... por pm o en el post de partidas. Una semana de posteo, recordad! Hasta el lunes que viene ^^




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Jue Ene 19, 2012 5:53 pm

Mi pecho ardía, a duras penas podía pasar el aire por mi boca... sentía que me ahogaba en mi carrera. Sentía un dolor intenso en las piernas, forzadas a dar más de sí de lo conveniente, y empezaba a notar unos pinchazos en el costado y el estómago. Daba igual cuánto corriera, no importaba cuanto me esforzara por poner distancia entre el misterioso persecutor y yo... mientras yo me iba agotando irremisiblemente, parecía que la criatura no se cansaba jamás, y cada vez se oía más y más cerca.

Las macabras imágenes de las ovejas descuartizadas acudían a mi mente en oleadas de pavor... no quería acabar como aquel hombre: destrozado, medio devorado y abandonado en aquel bosque oscuro y perdido. Mi cara estaba llena de cortes, pero apenas me daba cuenta. El miedo me corroía, parecía que en el mundo solo existiera el monstruo que me seguía.

Quizás, peor que el miedo a las horripilantes y sangrientas escenas que había presenciado, peor que el temor de que el causante de aquellas muertes me persiguiera... era la incertidumbre, el desconocimiento. No sabía qué era el ser que me perseguía, y eso me enfermaba de miedo. No podía ver nada, no sabía a dónde iba. Todo estaba oscuro, sólo oía el sonido de un aliento a mi espalda, y el frenético ruido de un cuerpo atravesando la espesura, siguiendo mi estela. Corría y corría... apenas podía mirar atrás. Quizás podría mirar un momento... no, no podía. Porque si lo hacía, las zarzas y raíces de los retorcidos árboles me harían tropezar... y entonces me alcanzaría. Y me destrozaría con sus dientes y garras... y moriría en aquel diabólico bosque, en el que las almas parecía que no descansasen jamás, y vagasen eternamente...

Un alarido salió de mi boca, y caí de bruces. Había sentido un terrible mordisco en mi pie... pero pronto olvidé el dolor. Tanto el viejo del hombro como el nuevo del pie. Fue como si desaparecieran... porque el miedo lo consumía todo, y lo hundía en las tinieblas. Sólo era consciente del terrible peso que se alzaba sobre mi espalda, aprisionándome contra las hojas muertas del suelo. No podía levantarme. Me revolví... pero el monstruo era demasiado pesado. Giré mi cuello dolorosamente... y unos enormes y ardientes ojos me paralizaron. Y esos dientes... su baba cayendo... el aliento ardiente sobre mí... olía a muerte.

No pude evitar dar un alarido. Grité y grité, presa del pánico. Iba a morir allí, nadie me ayudaría. El monstruo sabía que no podía escaparme... ¡lo sabía! y disfrutaba con una inteligencia muy humana de mi sufrimiento... sabía lo que vendría después... me destrozaría lentamente... se ensañaría, haciendo que los segundos pasaran como horas para mí... ¡se regocijaría en mi dolor!

Entonces, un revoloteo, un graznido... pensé en Urraca. Urraca riéndose de mí desde las sombras... en la criatura que me aprisionaba esperando una señal suya, obediente... pero, cuando estaba al borde de la locura, el peso a mi espalda desapareció. Ya nada me aprisionaba.

Me levanté como pude, con todo el cuerpo temblándome violentamente. Mi espalda se topó con el tronco de un árbol, gracias al cual no me derrumbé en mis espasmos. Veía frente a mí un pájaro negro... atacaba la cara del monstruo. Un monstruo con forma de gigantesco lobo negro. Sus dientes se cerraron entorno a los frágiles huesos del ave... a continuación, un crujido espeluznante. Miré la escena, con los ojos desorbitados. Los dientes masticaban ruidosamente los huesos, los músculos y tendones del cuervo... no podía moverme.

-¡Rápido! ¡Por aquí!- una voz de niña. Miré entre la oscuridad. Había una cabellera rubia, un ser blanco... brillante en mitad de la oscuridad. Debía ser un ángel, o un hada del bosque... alguna criatura sobrenatural y benigna que venía a salvarme. Me levanté, tembloroso, y seguí a la criatura de luz. Ella era tan pequeña... aun así, corría más que yo. Volví a cobrar conciencia del dolor del hombro y del pie, que me impedía correr como siempre. ¡Pero tenía que correr! si perdía de vista al hada, el monstruo volvería a cogerme... y entonces nada me salvaría... ¡No podía perderla de vista!

Según seguía a la criatura blanca, fui recuperando la lucidez y la cordura poco a poco. No era un hada... era la niña del pueblo. Hope.

Y también recordé el cuervo. Se había sacrificado por mí, lanzándose contra la criatura... de no ser por él, habría muerto. ¡Pero... los cuervos eran siervos de Urraca! ¿Por qué? ¿Por qué me había ayudado, si yo quería matar a la bruja?

-¡Pequeña... pequeña, no corras tanto!- apenas podía seguir su ritmo, y estaba completamente desorientado. Había perdido la pista de los pueblerinos, y tampoco sabía hacia qué dirección dirigirme para llegar a Crowville... -¿¡Qué era ese monstruo!? Pequeña... ¡Rain te estaba buscando! ¿Qué haces aquí? Por qué... ¿Por qué me ha salvado ese cuervo?

Estaba a punto de perder la consciencia.

Spoiler:
SÍIIIIII Ò//3//O!!! Por fin Seguridad y Prosperidad vuelveeeee Q//O//Q!!! me moría de ganas, que además está en un punto crucial de la historia... omg omg, que pasará XD!!?? y encima me he encontrado a Hope òOo!!!! y el cuervo me ha salvado D:!!!! y se desvela la personalidad de la bruja D8!!! (está un poco chiflada o me lo parece a mí X''DDDDDDDD??)

Sorry por tardar en postear yo también, se que últimamente no estoy muy presente ú.ù... pero he estado liada moviendo las prácticas de la universidad, y entre eso y que todo el rollo de la uni me está deprimiendo profundamente, y por lo tanto estoy un poco ida... prefería postear cuando estuviera de mejor humor XDDDDU!!

Postea rápido Wrath ò//O//o!!! (mira quien fue a hablar X''DDDDD!!)
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Jue Ene 26, 2012 1:20 am

Dicen que la calma preside a la tormenta, debo de admitir que muchas veces en mi vida he comprobado que aquella frase es real, que no hay un momento de mayor tranquilidad que aquel que nace y muere justo antes de un combate, pero en esta ocasión no fue así, en este lugar, los sueños, las esperanzas y las más simples muestras de humanidad y civilidad eran arrastradas debajo del peso de la ignorancia y la ignominia, ¿estaba yo listo para morir?, no, lo cierto es que aun tenia promesas que cumplir, aun debía ver a Hope a salvo y a Rain tranquila, aun veía en mis actos la salvación de aquellos que cegados por el odio acabarían realizando un acto terrible.

La puerta se abrió y una luz suave salió de su interior, Rain entró en la estancia como una tromba y supe que ella estaba a salvo, lo supe mientras la luz de las antorchas se iba haciendo visible, mientras los pasos de los campesinos llenaban el lugar, mientras el mundo seguía su camino, el mío parecía haber llegado a un callejón sin salida, que extraño, nunca me había imaginado a un Divium atrapado, el viento es nuestro hermano y volamos libres en su compañía, era triste pensar que moriría en el suelo, lejos de casa, quizá habría cambiado eso, probablemente me habría gustado ser abatido por un mortal ataque mientras surcaba los cielos, el peso de la inminencia es demasiado terrible, pero el peso de morir lejos de lo que amas, bueno… aun no estaba muerto, aun no podía rendirme, ¿acaso estos eran los pensamientos que debían de rodearme antes de una batalla?

Spoiler:
- ¿Cuántas historias has leído Wrath?, ¿no te parece que es suficiente?, deberías descansar, o por lo menos ocupar tu tiempo en las clases de historia o arte, tus maestros me dicen que eran bueno con la espada, pero que no eres capaz de forjar siquiera una daga, se que no te vas a dedicar a ello, pero es importante que aprendas.

- Padre, tu has sido un guerrero mucho tiempo, si voy ahora a la cama ¿me contaras una historia tuya?, la vez que tus guerreros y tú atacaron de frente a un dragón, o quizás, la primera vez que te retaron a un duelo, incluso tal vez puedas contarme la historia de cómo te volviste famoso en la ciudad.

- Hijo mío, te voy a contar una historia ya que tanto lo deseas, pero quiero que la recuerdes, deseo que te acompañe, hace muchos años, bueno, no tantos, me encontraba enfrascado en una gran batalla, el consejo de la ciudad había decidido cerrar las puertas y prohibir la entrada y la salida, también habían decidido aumentar las contribuciones de todos y la mitad de los bienes que se fabricaran serian directamente propiedad de la ciudad, incluso los consejeros habían decidido que su puesto dejaría de ser honorario y que recibirían un sueldo por ejercerlo, así que todos en las ciudad estaban inconforme, aun así, el ejercito había sido comprado con dadivas y lisonjas, les habían prometido riquezas y poder, así que estalló una importante guerra interna, yo ya era general en aquel entonces y a mi, como al resto, se me había prometido un puesto de poder, ¿sabes lo que paso cierto?

- Si padre, forma parte de las lecciones, le diste la espalda al consejo y organizaste una rebelión con los soldados que se te quisieron unir, dicen que solo la guardia personal no te siguió, dicen que convenciste a las fuerzas Divium para abandonar el oro y cubrirse con honor, dicen que te convertiste en el representante de lo que un guerrero Divium debe ser.

- Supongo que eso pudo haber pasado, pero, ¿sabes porque lo hice?

- Nadie lo sabe padre, ello no viene en los libros.

- El día que ganamos aquel confrontamiento la legión desfiló por las calles, todos ellos ataviados con sus mejores armaduras, todos ovacionando, yo me encontraba en casa, habías nacido un día antes, lo hice todo, porque quería que el mundo fuera un mejor lugar para cuando nacieras, no desfile con ellos, porque el verdadero honor, la autentica gloria, estaba en que tu habías nacido libre, dueño de tu futuro, así que ahora lo sabes Wrath, tu padre ha tenido que pelear, pero no se vanagloria en la memoria de los caídos, todo lo que hice, fue para darte un futuro, algún día te tocará a ti, saldrás al mundo y harás de Noreth un lugar mejor, tal vez llegues a odiarme por esto, por yo mismo me encargaré de que estés preparado, ¡ahora ve a dormir muchacho, deja las ideas de gloria para los ociosos tus deberes son demasiados para que estés perdiendo el tiempo!


- Tenías razón padre, lo importante es hacer que el mundo sea un lugar mejor, que aquellos que yo amo disfruten los frutos de mis sacrificios, espero que estés orgulloso de mi algún día.

Las piedras empezaron a caer y el sonido de la muchedumbre envolvía al mundo, el odio se podía sentir en el ambiente, el salvajismo y la arrogancia arremetían con furia en el alma de aquellos seres, opacaba las estrellas, fluía por la tierra, llenaba el mundo, aquel no era un mejor mundo.

La espada salió de su vaina y de nuevo las alas se extendieron negras en la noche, hubo un momento de calma y la turba enardecida volvía a atacar; pronto, el “valor” les dio el impulso final, habían decidido atacar, estaban dispuestos a derramar sangre y yo estaba feliz de no tener que pelear contra Eleazar en ese momento.

Los ataques eran lentos, predecibles, un tanto torpes, pero eran demasiados, sobretodo en contra de un enemigo que se negaba a usar el filo de su espada y se valía solo del plano para amedrentarlos y disuadirlos.

Traté de gritar, de convencerlos de retirarse, pero era inútil, podía escuchar mi propia voz, sentía como mi garganta lanzaba gritos a la multitud, pero todo era consumido por la sed de sangre, los gritos enardecidos y los continuos ataques que me obligaban a retroceder y que me impedían detener las embestidas de todos; pronto la multitud me sobrepasó, en un abrir y cerrar de ojos estuve rodeado e impotente, la inconsciencia amenazaba con tomarme, ¿Dónde estaba Hope? ¡ALEJENSE DE RAIN!, eran los únicos pensamientos que recorrían mi mente mientras mis músculos se esforzaban por proveerme de otro movimiento, solo un último ataque, un esfuerzo más, un segundo de tiempo que pueda comprar para evitar la matanza, el ultimo error, pero el primero que todas las razas están dispuestas a cometer.

No supe como pasó, no entendí nada, solo empecé a ser consiente de que el peso de la muchedumbre decrecía, que los gritos ahora eran de miedo, ¿Qué había pasado?, ¿Por qué huían?, ¿acaso habían cumplido su macabro cometido? La confusión reinaba sobre el mundo y la escena que vi a continuación me erizó la piel, la matanza no se había efectuado sobre la anciana, alguien más lo había conseguido, alguien más derramaba la sangre.

Mi cuerpo estaba cansado, mi espíritu arrasado, mi visión nublada por el dolor y la impotencia, solo la mano de Rain me había devuelto a este mundo del que mi mente trataba de huir apresuradamente. ¡RAIN! ¿Qué hacia Rain afuera?, se ponía en peligro, debía llevarla a un lugar seguro, debía impedir que corriera nuevamente algún riesgo, debía proteger a la anciana de aquel ser, pues seguramente nadie más velaría por ella, debía encontrar a Hope, debía enfrentarme contra Eleazar, debía enterrar a Anne y saber lo que había pasado con Ansuro, mi mente no había descansado un solo instante, pero cuando me di cuenta, ya arrastraba a Rain de la mano en busca de un lugar seguro para ella, nos habíamos alejado lo suficiente de la batalla, veía que Rain no venia con Hope.

- Corre con Ansuro, ve si Hope ha vuelto, encuéntrala, yo debo hacer lo que pueda, debo proteger a la anciana, distraer a quien está atacando a los aldeanos, hacer, algo, si no muero te veré en la taberna.

Estábamos lo suficientemente lejos para que nos pudiéramos escuchar, pero ahora mis piernas se dirigían casi involuntariamente de nuevo a la batalla, a veces, cuando analizo mi vida me pregunto ¿Por qué en estos casos no simplemente corres?, ya saben, huir de una batalla que puede costarme la vida, vivir y disfrutar de los regalos que los dioses han puesto a nuestro alcance y al final, la única respuesta que me queda, es simplemente que no puedo hacerlo, ¿me pregunto si eso es extraño cuando bajas de las montañas?, ¿si encontrare a alguien que lo comprenda en este mundo de caminantes?
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Jue Ene 26, 2012 12:20 pm

Si bien al principio era Rain la que tiraba con todas sus fuerzas del divium para hacer que se moviera, enseguida fue Wrath quien prácticamente arrastró a la muchacha lejos de la pelea. Tras la breve carrera en la que ella trastabilló y trató de seguirle el paso sin caer, el lumini soltó su mano y la miró unos instantes con gesto extraño.

- Corre con Ansuro, ve si Hope ha vuelto, encuéntrala, yo debo hacer lo que pueda, debo proteger a la anciana, distraer a quien está atacando a los aldeanos, hacer, algo, si no muero te veré en la taberna.

-¿¿Qué??- chilló Rain histérica. "Si no muero" había dicho y las mismas entrañas se le habían encogido de pura alarma-¡No! ¡Espera! ¡No vayas! ¿¿Estás loco??

La muchacha agarró de nuevo su mano y su brazo y tiró de él con todas sus fuerzas, pero nada parecía capaz de detener el avance del guerrero divium de regreso a la batalla... una batalla en la que podría resultar muerto.

Sin pensar muy bien lo que hacía, la joven saltó sobre el divium, colgándose de el desesperada por hacer que se detuviera. Cuando quiso darse cuenta sus pies no tocaban el suelo, sus brazos se apretaban en torno al cuello del lumini y sus labios besaban los suyos.

¿Cuánto tiempo llevaba así? Alarmada abrió los ojos de par en par, alejado su rostro del de él apenas unos centímetros a causa de estar aun colgada de sus hombros.

-...No vayas...- suplicó casi en un jadeo, sintiendo que el corazón le rebotaba en el pecho y en los oídos.

Unos metros allá, en la batalla de nuevo habían cambiado las tornas y los pueblerinos se reagrupaban y atacaban en masa al enorme hombre deforme que gruñía y gemía, peleando cada vez con menos fuerza y más heridas abiertas en su cuerpo. El enorme hombre terminó cayendo de rodillas al suelo, rodeado por la furiosa multitud que seguía lanzándole piedras y golpes. Los garrotes le golpeaban en la cara y las orcas se le clavaban en el cuerpo.

La fuerte lluvia había apagado las antorchas que portaban los aldeanos y había evitado que el tejado de paja de la cabaña se incendiase. De pronto, los gritos de júbilo de la multitud por haber vencido a la bestia deforme de nuevo se convirtieron en gritos de terror y la multitud se dio a la fuga de forma desordenada, pisándose unos a otros, de regreso al pueblo.

Frente a ellos, las paredes de la cabaña habían comenzado a temblar y a crujir... y de pronto la pequeña casa se alzó como se alzaría una gallina que había estado empollando huevos, revelando bajo ella dos enormes y gruesas patas de ave, provista de afiladas garras y oscuras plumas.



Con el primer paso que dio la "casa", todo el suelo tembló.. y en un abrir y cerrar de ojos se alejó a la carrera por entre los árboles, que se agitaban y combaban a su paso, desapareciendo hacia la profundidad del bosque.

Ya no quedaba ninguno de los aldeanos en el lugar, tan solo el divium y la tabernera... y el hombre deforme, que se había desplomado y había empezado a gemir de forma repetitiva un nombre, con una extraña y cavernosa voz de bobalicón, el nombre de Anne.

Rain corrió hasta el hombre, que lloriqueó y gimió asustado hasta que ella se colocó justo frente a su cara, arrodillada junto a él. El hombre pareció reconocerla y dejó de forcejear.

-...¿Anne?- repitió con la misma voz áspera.

-Está...- Rain cerró los ojos con fuerza unos segundos para contener las lágrimas, y cuando volvió a abrirlos sonrió y habló vocalizando de forma algo exagerada- Anne está bien. Está en la taberna, durmiendo.

El hombre sonrió y soltó una pequeña risa tontorrona, semejante a la de un niño pequeño, pero enseguida frunció el ceño y jadeó de nuevo.

-...¿Mama?

-Ella también está bien.- dijo Rain al borde del llanto- Ha huido... la has salvado.

-Rain.....duele....

La muchacha no pudo más y apretó los dientes tratando de reprimir un gemido. Alzó los ojos llorosos hacia Wrath, sin soltar la enorme mano del hombre agonizante.


************************


Había empezado a llover. Hope corría por entre la oscura vegetación desesperada, pero de vez en cuando se paraba unos segundos para asegurarse de que el hombre no se quedaba atrás. Pronto encontró lo que buscaba.

-¡Por aquí, vamos!

La niña se agachó e internó en una diminuta cueva, prácticamente un agujero profundo bajo las ramas de un enorme árbol. Eleazar tuvo que arrodillarse y avanzar a gatas para seguirla por el agujero y Hope le instó a avanzar hasta lo más oscuro y profundo. Ambos acabaron llenos de barro.

De pronto se abrazó a él y siseó.

-Shhh, ya está aquí... no hagas ruido....

Tras sus palabras sobrevino un silencio sepulcral...que fue roto de golpe por el sonido de unas garras enormes contra el suelo, justo delante de la apertura de la pequeña cueva.

El licántropo estaba en la entrada. Gruñó y olfateó ruidosamente el aire. Agachó la cabeza hacia el suelo y sus ojos amarillos se clavaron en Eleazar y la niña. Gruñó retrayendo el hocico y mostrando los enormes colmillos.

Con un gruñido golpeó las raíces del árbol y empezó a escarbar, agrandando el agujero, hacia sus presas. Hope dio un chillido y se abrazó fuerte a Eleazar, apretándose ambos contra la tierra del final del pequeño túnel.

-No debería habernos encontrado!! Nunca lo había hecho!!- la niña entonces se percató de algo-...la sangre.... ha olido tu sangre...

El enorme licántropo negro rugía furioso y sus garras iban apartando tanto piedras y barro como trozos de raíces, abriéndose paso progresivamente hacia ellos. Pronto los alcanzaría. La enorme pata se introdujo en la cuevecita y tanteó hacia ellos en varias ocasiones, cada vez más cerca que la anterior.

Hope rebuscó en los bolsillos de su fina bata blanca sacó un pequeño saquito de tela que, al abrirlo, reveló unas cuantas flores semi secas de tallos largos y capullos pequeños y morados. La niña agarró las flores y la siguiente vez que la zarpa del lobo se clavó en la tierra tratando de alcanzarlos, las apretó contra la pata.

Al contacto con la planta, se oyó un sonido parecido a la de la carne al asarse y del pelaje del lobo salió algo de humo. El licántropo aulló de dolor y, tras sacar la pata del agujero, se alejó a la carrera por el bosque.

La niña permaneció quieta, aguantando la respiración pegada al cuerpo de Eleazar, hasta que estuvo segura de que el lobo se había ido. Suspiró y sonrió mirando al hombre, al que tendió las flores.

-Es acóno...o algo así... mata-lobos... me lo dio mi yaya.

Se pasó las manos por la ropa, limpiándose las palmas que luego colocó sobre el pie herido de Eleazar. Un tenue resplandor azulado iluminó unos segundos el pie del hombre y las palmas de la niña. Cuando ésta apartó sus manos, el dolor había desaparecido, la herida estaba curada y no había rastro de ella.

-...No le digas a Rain que he hecho esto.... o se enfadará conmigo.... nadie puede saberlo.

Seguía lloviendo y el agua iba colándose en el pequeño agujero donde se escondía Eleazar y Hope. En el exterior el bosque parecía haber vuelto a lo normal y, a parte del sonido de algunos búhos, no parecía haber ninguna otra criatura cerca.

Spoiler:
Siguiente mastereo... de nuevo una semana para postear...pero como Eleazar esta hasta arriba con las practicas y Wrath con el trabajo y agobiado... podemos volver a esperar más tiempo. Después de todo, estamos solo nosotros Razz




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Dom Ene 29, 2012 1:32 am



Hope brillaba con sus ropas claras y sus cabellos rubios entre la maleza, corriendo. El pie me dolía horrores, y creía que en cualquier momento tropezaría y ya no podría volverme a levantar... pero ella me esperaba. Me miraba, me instaba a seguir, me dedicaba palabras de ánimo y de urgencia. Miraba entre la espesura, como si estuviera buscando algo con la escasa luz nocturna.

La pequeña, tras llamar mi atención, se internó entre las raíces de un árbol. Achiqué los ojos, tratando de ver mejor: era un agujero diminuto, casi como una madriguera de algún animal que la había desocupado hacía tiempo. Era muy pequeño... no sabía si podría entrar. Tras apoyar las rodillas en la hojarasca del suelo, avancé penosamente por el cubil. Había partes en las que debía apoyarme sobre los codos para avanzar, casi avanzando sobre el vientre. El hombro me ardía con cada movimiento... pero Hope me pedía que me apresurase, y que fuéramos a lo más profundo del agujero.

Al final del recorrido, me apoyé contra la pared y miré hacia la mortecina luz de la entrada. Hope se abrazó a mí, y sentí los latidos apresurados de su pequeño cuerpecillo.

-Shhh, ya está aquí... no hagas ruido....- Cerré mis labios con fuerza, pero tenía la sensación de que el aire entraba ruidosamente por mi nariz, y los latidos del corazón me retumbaban en los oídos.

El silencio era pesado como el plomo, y el olor a tierra mojada y putrefacta lo envolvía todo. Por un momento, pensé que estábamos a salvo, pero no fue así. El monstruo arremetió de pronto contra la entrada, sobresaltándonos. La pequeña gritó, y rodeó mi pecho con más fuerza. Sentía su miedo y el mío propio... mis manos se crispaban de puro temor, y sentía la espalda cubierta de un sudor frío. La bestia nos observó con sus ojos malignos, y comenzó a escarbar en nuestra dirección. Sólo podíamos arrebujarnos contra la pared, sujetar las piernas contra el pecho y aguardar lo peor...

-No debería habernos encontrado!! Nunca lo había hecho!! -jadeó la niña -...la sangre.... ha olido tu sangre...

No podía ser...

Miré mi pie ensangrentado, con el cuero de la bota destrozado y chorreante. Esa pobre niña, Hope, me había salvado... se había arriesgado por mí, y ahora yo sería su perdición. El lobo cada vez se aproximaba más y más, y pronto tan sólo tendría que introducir sus fauces para devorarnos a los dos.

Miré a la pequeña. No podía dejar que alguien tan joven muriera así, de ese modo tan terrorífico y espantoso. Apretando los dientes, saqué la daga de la bota ensangrentada. Estaba empapada de sangre. Tal vez, si no hubiera sido por ella y por el cuero de la bota, el mordisco que me dio el monstruo me habría cercenado el pie. Agarré con fuerza la empuñadura; cuando la zarpa del lobo volviera a adentrarse en la cavidad, se la cortaría.

La garra se adentró de nuevo... pero no me dio tiempo a moverme, pues para mi estupefacción la pequeña había abandonado mi lado para abalanzarse contra ella, sin que yo pudiera evitarlo. Con un valor asombroso, hizo algo que no pude ver, pero que provocó un aullido de dolor en la criatura y un sonido repugnante de carne abrasándose. El lobo retrocedió entre quejidos, y no dejó en la madriguera más que un desagradable olor a carne y pelo quemados. Hope miró la salida, esperando. Yo la miraba a ella, incapaz de reaccionar ante su inexplicable proeza. Tras unos momentos, la pequeña suspiró profundamente, y me iluminó con una sonrisa aliviada.

-Es acóno...o algo así... mata-lobos... me lo dio mi yaya.-Me tendió las florecillas violetas con la palma de la mano abierta.

-Es... es acónito... ¿cómo lo consiguió tu abuela en pleno invierno, pequeña? Y lo que es más sorprendente... ¿cómo es posible que estas hierbas hayan espantado al lobo?- me pasé la planta por la nariz, y la olisqueé. Sí, la había visto en más de una ocasión, y se le atribuían cualidades fantásticas a las que jamás había dado crédito... hasta esa noche. Pero ocurrió algo aun más sorprendente: posó sus manos sobre mi pie, y un haz de luz azul surgió de ellas. Noté cómo el dolor de la sangrante herida se mitigaba poco a poco... hasta desaparecer completamente. Palpé mi pie, incrédulo y aturdido. No había nada, ni tan siquiera una cicatriz.

-...No le digas a Rain que he hecho esto.... o se enfadará conmigo.... nadie puede saberlo. - ¿Que nadie podía saberlo? Eso… eso que había hecho la pequeña... ¿Era magia? Era acaso esa niña... ¿una hechicera, una bruja?

Tenía sentido. Ahora empezaban a encajar las cosas. Rain era pariente de esa bruja malvada, y Hope parecía importante para ella... debían de ser familiares. Ambas eran familiares de la bruja... de Urraca. Llevaban su sangre en las venas. Por eso esa niña tenía poderes, y seguramente Rain también los tenía. Y probablemente Rain previno a la niña de no mostrárselo al pueblo... pues si sabían que ellas también podían cometer las mismas barbaridades que Urraca, se lanzarían contra ellas. Ellas, Rain y Hope, podían invocar las mismas cosas horribles que la bruja, pues habían heredado su poder. Eran capaces en esencia de seguir atormentando al pueblo, de aprender de su mentora y continuar la estela de su antepasada... sus poderes podrían seguir sometiendo a Crowville. Porque Hope era una bruja, al igual que lo era la diabólica Urraca...

Aun no había soltado el puñal. Lo sostenía en mi mano, con fuerza. Mis nudillos estaban blancos ante la presión que ejercía sobre la empuñadura, sentía la humedad de la lluvia y la tierra mojada en mi puño cerrado. Miré a la niña.

-Gracias, Hope.-Le cogí la diminuta mano blanca, y puse en ella la empuñadura de mi daga. -Me has salvado la vida, y me has curado. Eres lista y valiente... sin ti hubiera estado perdido. Gracias de corazón. -Le sonreí con sinceridad. Estaba claro que esa niña, aquel ser ingenuo y puro, no había heredado la maldad de Urraca. Cerré sus pequeños dedos en torno al arma. - Lleva mi daga, para que no vuelvas a estar desprotegida si algún monstruo nos ataca. Ahora que te he encontrado, iremos juntos y seré yo el que te proteja a ti.

Salí al exterior, dejando a la pequeña dentro del cubículo. Tras observar uno momentos y escuchar detenidamente, decidí que el peligro había pasado. Hope... ella no tenía la culpa de haber descendido de Urraca. Aun era buena... la maldad de la bruja no la había corrompido todavía. Rain... no sabía que pensar de ella. La mujer del pueblo me había prevenido en su contra. Rain ya era mayor, podía estar influenciada por la bruja... pero Hope no. Era sólo una niña. Y yo la arrebataría de los brazos de ese demonio antes de que fuera tarde.

-Puedes salir, Hope.- Le dije a la pequeña asomándome por la boca de la madriguera. La ayudé a salir de entre las resbaladizas raíces que ocultaban la cueva. -No podemos estar aquí, es demasiado peligroso. Debemos volver al pueblo. Te dejaré allí antes de marcharme, allí estarás a sal...- pero me detuve. No era cierto, en el pueblo Hope seguiría corriendo peligro. La gente del pueblo había ido a por Urraca, y cuando volvieran a sus hogares quizás atacaran a todo lo que quedaba de ella... incluida la niña. No, no podía llevarla allí de nuevo. No al menos sin mi supervisión. Recordé entonces al anciano. Tal vez podría dejarla con él, y decirle que se ocultaran hasta que yo volviera.-Pequeña... ¿quién era el anciano que estaba contigo en el pueblo? ¿Él querría cuidar de ti? - Pero no... esa tampoco era una solución. Si el anciano era un pueblerino, nada me aseguraba que no fuera a hacerle daño a la niña o a delatarla ante los demás. Y si era familiar suyo... también lo era de Urraca. No, debía evitar el pueblo.

-Hope... ¿Sabes dónde vive Urraca? ¿Podrías guiarme hasta ella?-no quedaba otra opción. Me llevaría a la niña hasta la casa de la bruja, y evaluaría la situación una vez allí. Si los pueblerinos habían dado fin a su vida... vería sus reacciones, y en caso de ser necesario pondría a la pequeña a salvo de su posible ira.

Spoiler:
Eleazar sigue sin enterarse de nah, pa no variar X''DDDDDDD!! Veremos si no secuestra a la niña “por su bien” D8!! X'DDDDDDDDD!! y si van a casa de Urraca... solo van a encontrar unas enigmáticas huellas de pollo uwuU X''DDDDDDDD!!)

Por el momento, podría seguir posteando una vez a la semana (o eso creo QwQ) pero si veo que con las prácticas no es posible os avisaré... de todas formas, como Wrath sí está liado, a mí no me importaría dejar un poquito más de tiempo de posteo. Como vosotros veáis owo
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Sáb Feb 04, 2012 7:52 pm

Una tormenta, quizás solo una avalancha, no sabría decirlo, pero mi alma se revolvía y giraba, gritaba con fuerza y desesperación, el vaho surgía de mi boca con cada palabra y los músculos se tensaban presos de la emoción de la batalla; soy un guerrero, para eso es para lo que vivimos, ¿o no?, en ese momento no lo supe, simplemente sentí los labios de Rain sobre los míos, las gotas de lluvia cubriéndonos sin importarles el mundo, en ese momento éramos como la lluvia, existíamos en un mundo en caos, mientras éramos solamente consientes de nosotros mismos. ¿Cuántas vidas costó aquel beso?, incluso si salvó la mía, y aun así, ¿existe alguien que no esté dispuesto a sacrificar un reino entero por un verdadero beso?

Egoísta… ingenuo… ¿malvado acaso?, solo estoy cierto de que aquel momento definió mi vida como nada lo había hecho hasta el momento, solo sé, que yo deseaba ese beso y que por unos momentos, el mundo entero fue justo y bueno, por unos instantes, estaba al lado de alguien que me quería. Más adelante, el infierno continuaba su absurda marcha, la sangre brotaba de las heridas, los huesos se rompían en una sinfonía macabra que era acompañada por los gritos y la rabia, el ciego avance de una turba enardecida, la sorda resolución que solo el odio y la ignorancia pueden darle a los caminantes.

- Pero si no voy, ¿Cómo puedo ser el hombre que crees que soy?

Mis pasos se dirigieron firmes en ese momento hacia un destino que ya no era el mío, pues el mundo había continuado su avance y los caminos de de las diferentes vidas que se habían encontrado en ese cruce, pronto continuaban su avance por el mundo, así, solo llegué para ser testigo de la cruel maldad del corazón de los hombres.

Las gotas de lluvia son frías en este lugar, pero las almas lo son aun más y así fui testigo una magia sin par, una casa que huye de aquellos que han matado a uno de sus inquilinos, ¿saben?, yo mismo había sido víctima de la ignorancia, pero viendo más de cerca, aquel ser tenia ojos y a través de ellos, yo distinguía un alma, ninguna de sus palabras habían sido para maldecir o envilecer a aquellos que lo habían herido, si bien toda su conciencia se concentraba en el bienestar de aquellos que amaba, el era como yo, o por lo menos, yo quería ser como él, en ese momento, yo admiraba a Otto, quien no había dudado un instante en ofrecer su vida por la de aquellos que protegía.

Rain me observaba, ¿acaso creía que yo sería capaz de lastimar a ese hombre?, ¿creía que desaprobaría sus acciones?, sin duda Rain era una mujer difícil de entender, no estaba seguro de lo que buscaba en mí, pero sí sabía lo que cualquiera con un poco de decencia haría en un momento así.

Comencé rasgando mi capa y mi túnica, había muchos lugares donde debía ser detenido el sangrado, así que me aboque a ello antes de intentar moverlo:

- Ayúdame un poco por favor Rain, debemos detener las hemorragias antes de intentar moverlo, aunque en este bosque no estoy seguro de que podamos encontrar un lugar donde este hombre pueda descansar a gusto.

Me dirigí entonces a aquel hombre que yacía tan herido en el suelo.

- Mi nombre es Wrath Alexei y estoy sorprendido, ese ha sido un despliegue de fuerza impresionante, lo ha hecho muy bien caballero, un ejército ha llegado a su puerta y usted lo ha repelido por sí solo, solo en gestas heroicas de los más valientes héroes he oído hazaña semejante, seguramente el ejercito de los Divium estaría orgulloso de contar con hombres de su carácter.

Yo sonreía mientras la lluvia bañaba las heridas de aquel hombre, el frio nos calaba y mis alas extendidas nos trataban de cubrir lo más posible.

- Sabes Rain, sabía que tú eras diferente, desde que te vi lo supe, después te observe preocupándote por Hope y supe que eras única, ahora te veo cuidando de este hombre, con lagrimas en los ojos por aquellos que ves sufriendo, incluso cuando tú misma has sufrido lo indecible y creo que eres perfecta. Cuando esto acabe, ¿irías conmigo a ver el mar?, ¿dejarías que te llevara a mi ciudad?, ¿Qué te acompañara a que vieras todo el mundo?


En ese instante recordé uno de mis más valiosos tesoros y abrí el relicario que siempre me colgaba en el pecho, la voz de mi hermana comenzó una bella canción mientras yo observaba expectante a Rain, quien aun no me había dado respuesta.

- Ella es mi hermana, estoy seguro que ustedes dos se llevarían de maravilla…

De nuevo sonreía, el mundo entero era un caos, el cuerpo me dolía, las heridas no habían sanado, pero yo de nuevo sonreía, al observar a Rain junto a mí, no podía evitarlo.
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Sylver el Miér Feb 08, 2012 1:45 pm

En cuanto el divium se acercó al hombre, este se revolvió alarmado, manoteando en el aire y tratando de apartarse, gimiendo roncamente. Rain trató de sujetar de nuevo el rostro del hombre y hacer que la mirara.

-Otto...Otto, tranquilo.- dijo de nuevo vocalizando- Es amigo.

-....-el hombre se detuvo y pronunció la palabra con su cavernosa y extraña voz-.... ¿amigo?

Rain asintió tratando de sonreírle y se giró para mirar a Wrath.

-...Es sordo, no puede oírte. Tendrás que dejarle que te vea los labios y hablar despacio...- continuó la joven con cierto rencor en la voz- ¿Querías rumores? Bien, aquí tienes uno. Los habitantes de este apestoso pueblo son demasiado buenos para juntarse con los del exterior, así que prefieren copular con sus hermanos y hermanas.- la joven escupió al suelo con desdén- Y claro, los niños salen mal, pero como es una deshonra los abandonan en el bosque para que mueran. Mi yaya los acoge... ¡y ellos encima dice que come niños!

El lumini se había arrodillado junto a ambos y rasgado sus vestiduras tratando de sujetar las heridas y parar las hemorragias con las telas. Otto se dejaba hacer y cada vez parecía más aturdido. La lluvia solo conseguía que la sangre escapara de su cuerpo con mayor rapidez. Ajeno al peligro que corría su vida, o quizá demasiado agonizante para ser del todo consciente de las heridas, Otto alzó una mano temblorosa hacia las alas negras del divium, tratando de alcanzar a tocar las plumas con sus dedos y sonriendo como un bobalicón.

-Alas......ma...ma....

- Sabes Rain, sabía que tú eras diferente, desde que te vi lo supe, después te observe preocupándote por Hope y supe que eras única, ahora te veo cuidando de este hombre, con lagrimas en los ojos por aquellos que ves sufriendo, incluso cuando tú misma has sufrido lo indecible y creo que eres perfecta. Cuando esto acabe, ¿irías conmigo a ver el mar?, ¿dejarías que te llevara a mi ciudad?, ¿Qué te acompañara a que vieras todo el mundo?

La muchacha parpadeó y miró incrédula al divium. ¿Ir con él a ver el mar? ¿Ir a su ciudad? ¿Recorrer el mundo con él?

Recorrer mundo.... marcharse de Crowville... era lo que más deseaba en el mundo, y hacerlo con el sería.... En su mente imaginó como sería de grande el mar, cuál sería la sensación de "volar" lejos del suelo en brazos de un divium... ¿habría flores distintas a las que crecían en el bosque de Crowville?

Y todo esto lo pensaba mientras sostenía la mano de un hombre agonizante. En ese momento no tuvo duda alguna, era tan mezquina como los pueblerinos decían que era.

Otto exhaló y su mano cayó de nuevo al suelo, floja y sin vida, sin haber llegado a poder tocar las plumas negras de Wrath. Sus ojos aun estaban fijos en ellas pero los dedos de Rain pasaron por sus párpados para cerrarlos. Aun sin soltar la mano del enorme hombre, la tabernera tomó aire.

A eso se reducía todo. El mundo era un lugar oscuro y cruel, en el que cualquiera intentaría hacerte daño por cualquier razón que se le ocurra. Crowville ya era lo suficientemente grande y cruel.... ¿por qué ver el resto del mundo? Y si lo hiciera... ¿cuánto tardaría Wrath en "cansarse" de ella, de la amargada pueblerina bruja? Porque esa era la historia de su vida. Era imposible que Wrath la quisiera, tal vez sentía que debía protegerla, una doncellita en apuros.... ¿y cuántas doncellitas en apuros podía haber en todo el mundo? ¿Miles? ¿Millones?

Ya tenía una respuesta. Alzó la cabeza y fijó sus ojos oscuros en los extraños ojos blanquecinos del divium... pero no tuvo tiempo. Algo saltó desde la espesura y cayó sobre la espalda de Wrath. Un fuerte golpe en la nuca del lumini hizo que éste cayera hacia adelante y antes de quedar inconsciente, el grito de Rain resonó en su cabeza.

*********************

Hope asintió ante la pregunta de Eleazar y, aun sujetando con inseguridad la daga que el hombre le había dado, empezó a avanzar bosque a través.

-Urraca no es un buen nombre, es feo. Prefiero llamarla Yaya, siempre la he llamado así.- algo crujió entre la maleza y la niña se detuvo un momento aguantando la respiración con los ojos como platos. Pasado un tiempo, suspiró al ver que no pasaba nada-...No me gusta el bosque de noche.... da miedo... más aun sin Corvo...- la pequeña suspiró con tristeza- Era un pájaro más bueno... siempre te enseñaba el camino si te perdías.

No tardaron mucho en llegar a un pequeño sendero de tierra encharcada. La niña temblaba y castañeaba los dientes, empapada de pies a cabeza por la fría lluvia, tratando de vez en cuando apartarse los mechones mojados de los ojos.

-Ya llegamos... la casa de mi yaya está..... ¡AAAAH!!!- la niña gritó llevándose las manos a la cara.

El senderito acababa en un pequeño claro en el bosque... un claro vacío a excepción de dos cuerpos que permanecían en el suelo. Uno era grande y deforme, horroroso y ensangrentado. El otro vestía ropas familiares y presentaba dos largas alas negras y emplumadas, medio hundidas en el barro. Eleazar lo reconoció de inmediato: Wrath Alexei. Hope corrió medio resbalando hacia el hombre deforme, que claramente se hallaba muerto, y se abrazó a él llorando.

No muy lejos de ellos, aun se podía adivinar unas extrañas y colosales huellas de ave a medio borrar por la lluvia.

-¡¡¡Tito!!! ¡¡Tito Otto!!- sollozó Hope agitando al hombre muerto- Tito Otto ¡responde! ¡Despierta!

La niña siguió un rato más agitando al enorme hombre con todas sus fuerzas, sollozando con el rostro anegado en lágrimas. Tras un rato abrazada a él, alzó la cabeza para mirar alrededor.

-¿Yaya? ¡Mi yaya tendría que estar aquí! ¡¡¡Yaya!!! ¡¡¡YAYA!!!- Hope alzó la voz temblorosa y la llamó una y otra vez en mitad del oscuro bosque lluvioso. Sus gritos recordaban al sonido desamparado de un cachorro perdido.

*****************


Cuando Rain volvió en sí se encontró tirada sobre la fría piedra de algún lugar subterráneo. Aunque no podía ver la lluvia podía sentir la humedad filtrándose entre las piedras grises de las paredes. Trató de incorporarse pero la cabeza aun le daba vueltas. Se llevó la mano a la frente y ahogo un quejido de dolor. Cuando se miró la mano la tenía manchada de sangre.

-¿Quién.... donde...?- poco a poco la mente de la joven se iba aclarando y pudo reincorporarse hasta quedar sentada. Miró alrededor. Paredes y suelo de roca pulida y gris... barrotes a su alrededor. Era una celda, colocada en algún lugar lo suficientemente oscuro y anónimo para que Rain no pudiera ubicarse. Asustada, se removió por la celda como un animal enjaulado, jalando de las barras con la esperanza de que alguna estuviera suelta.

Unos pasos resonaron en la sala.

-¡¡¿¿Quién está ahí??!!

-Rain, has sido acusada de atentar contra Crowville con tus malas artes y de tratar de acabar con la vida de los vecinos y herir a uno de nuestros visitantes.- dijo una voz retumbando desde la oscuridad.

-Herir.... ¡herir!- Rain se agarró a los barrotes de su celda- ¿Está vivo? ¿Wrath está vivo? ¡¡Dejadme verlo!!

-Lo sedujiste y embrujaste, según los testigos lo llevaste contigo al bosque para acabar con su vida en uno de tus ritos.

-¡No es cierto!- gritó la muchacha desesperada.- Algo... había algo en el bosque... nos atacó.

-Ella trajo a la bestia.- interrumpió una voz femenina- ¡Mirad el fuego de sus ojos!

-Tu....-la tabernera estrechó los ojos tratando de discernir entre las sombras- ¡sé quién eres! Maldito montón de....

-¿Confiesas el crimen de brujería, seducción y prostitución del que se te acusa?

-....-Rain se alejó de los barrotes endureciendo el gesto- No tengo nada que confesar. Soy inocente.

Varias figuras se movieron por la oscuridad de la sala, pudiendo tan solo verlas vagamente. Alguien se alejó por un pasillo oscuro mientras otros tantos cuerpos se acercaban a la celda de Rain.

-Que comience el proceso.- dijo de forma autoritaria la primera voz, que ahora podía ver que provenía de alguien encapuchado- Torturadla y preguntadle. Si se resiste es que es poderosa. Repetid el proceso hasta que confiese.

Spoiler:
Ya está el mastereo, siento la tardanza ^^ Bueno, vuestros caminos de nuevo se juntan. Wrath, estás herido pero vivo, eh?? Algo enorme saltó sobre ti y te derribó. Recibiste un golpe en la parte de atrás de la cabeza y perdiste el conocimiento. Sigue lloviendo a cantaros y hace un frío horrible, aunque ya casi ha pasado la noche (son como las tres de la mañana o así) Rain ha desaparecido del claro y por culpa de la lluvia si había algún rastro o huella se ha borrado. Otto está muerto. He puesto un pequeño fragmento de lo que está pasando con Rain para no dejarlo tan vacio como “simplemente desparece” y daros alguna pista... pero recordad, no tenéis ni idea de lo que está pasando con ella. Una semana de posteo :3




Spoiler:
Gracias Dullahan :3 XD
avatar
Sylver

Mensajes : 228
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Eleazar el Jue Feb 09, 2012 10:11 pm

-Urraca no es un buen nombre, es feo. Prefiero llamarla Yaya, siempre la he llamado así. -Las palabras de la pequeña me confirmaron mis sospechas: era familiar de la bruja. Me aclaré un poco la garganta, incómodo.

-Ah... claro, pequeña... tienes razón. Tu... tu yaya... ¿estás contenta con ella?- el sonido de algo revolviéndose entre la maleza desvió la atención de la niña, que miró asustada hacia el ruido. Nos quedamos un momento en silencio, mirando en aquella dirección, sosteniendo la respiración... y para cuando vimos que no pasaba nada, mi pregunta se había desvanecido.

-...No me gusta el bosque de noche.... da miedo... más aun sin Corvo... Era un pájaro más bueno... siempre te enseñaba el camino si te perdías.- Noté una pequeña punzada de culpabilidad. El ave había muerto entre las fauces del monstruo, por salvarme la vida, a pesar de que era siervo de la bruja. Tal vez sólo quería proteger a la niña... no. La bestia se centraba únicamente en mí en aquel momento, la niña podría haberse alejado sin más. Vinieron a por mí, a salvarme... tal vez porque no conocían mis sentimientos e intenciones hacia Urraca. Pero, fuera como fuera... yo estaba vivo.

-Lo siento mucho, Hope... la verdad es que... sí que era un pájaro bueno. Es gracias a vosotros dos que estoy aquí, respirando.

Llegamos a un sendero, en el que los restos de agua turbia y gris chapoteaban bajo nuestros pies. Todo... el pueblo, el bosque, los habitantes... eran grises. De un gris frío, mortecino y sin vida. La pequeña temblaba a mi lado, y la acerqué a mí, tratando de hacerla entrar en calor. Mientras avanzábamos, nos fuimos acercando a un claro que se entreveía entre las ramas negras. Estaba prácticamente desierto, salvo por dos figuras... no podía verlas bien. La pequeña anunció que estabamos llegando a la casa de su abuela, así que entré en tensión... pero antes de que pudiera retenerla, la niña se había echado a correr hacia el claro.

-¡¡HOPE!!- grité alarmado, al ver que se dirigía hacia una de las figuras, que ahora podía ver perfectamente. Era... una especie de monstruo enorme, deforme, humanoide. Corrí hacia la niña, pero vi que ella lo llamaba por su nombre: lo reconocía. Además, pude comprobar que ese... hombre... ya no podía hacer ningún daño. Su enorme pecho no se movía, y sus ojos estaban cerrados, atrapados en un sueño eterno...

Me acerqué a Hope, claramente consternada. Posé una mano sobre sus cabellos dorados, sabiendo que ninguna palabra podría consolarla. Tal vez ese hombre... no era normal, pero era obvio que ella le quería, y que estaba sufiriendo terriblemente. Dejé que llorase, y aparté la vista de ella, con un nudo en el pecho... entonces reparé en la figura de al lado, tendida en el barro, inconsciente. Tenía alas negras.

-¿Wrath...? ¿¡Wrath!?- corrí hacia él, y me arrodillé a su lado. Comprobé su pulso, su respiración... di un suspiro aliviado. Sólo estaba inconsciente, seguramente por una contusión.

-¿Yaya? ¡Mi yaya tendría que estar aquí! ¡¡¡Yaya!!! ¡¡¡YAYA!!!- Me giré hacia la niña. Estaba mirando de un lado a otro, buscando algo con una terrible expresión de preocupación en el rostro.

-¡Wrath, despierta! ¿Me oyes?- Tomé unas hierbas de mi bolsa, unas con un olor acre, fuerte y desagradable, y las puse bajo la nariz del hombre alado. Poco a poco, Alexei comenzó a abrir los ojos, con aspecto aturdido. -Wrath... ¿estás bien? ¿qué te ha pasado, y qué ha pasado aquí? He encontrado a Hope... dice que aquí estaba la casa de Urraca. ¿Por qué no hay nada?

Wrath parecía confundido, y se fue levantando a duras penas. La pequeña seguía llorando y llamando en la noche.

-¡Hope, tranquila! ¡No pasa nada, encontraremos a tu abuela!- me sorprendí de mis palabras. ¿Encontrar a la bruja? La pequeña parecía desesperada, la quería de verdad... pero seguía siendo la bruja del pueblo. Estaba confundido... el cuervo, la niña, los pueblerinos asustados, Rain... no sabía a qué atenerme. Fuera como fuera, tomé una resolución: encontraría a Urraca, para bien o para mal, y le pediría cuentas. Solté con cuidado a Wrath, que parecía ir recobrando poco a poco la estabilidad, y me acerqué a ella. Abracé a la pequeña, tratando de transmitirle calma. -Tranquila, Hope...

Tomé a la niña de la mano, que daba hipidos incontrolados, y me acerqué a Alexei. Comprobé que tenía varios golpes y heridas... algo había ocurrido allí, en casa de la bruja.

-Wrath... ¿qué ha pasado con los pueblerinos? ¿Quién es... ese hombre de allí?- traté como pude sus heridas, aunque sabía que no podría aliviar del todo sus golpes. -¿Dónde está Rain?

Al pronunciar ese nombre, el divium pareció recuperar la totalidad de su consciencia de golpe, y se levantó como una exalación buscando en el claro desierto.

No podía haber desaparecido todo rastro de la refriega... había venido todo el pueblo, aquí, a la casa de la bruja. Si Wrath estaba en este estado, y el hombre gigante estaba muerto, debía haber ocurrido algo grave... ¡Y una casa entera no desaparecía por arte de magia! Si la hubiesen quemado, deberían haber quedado restos... no tenía sentido. Busqué los pasos de la turba, buscando una pista que me indicase el camino que tomaron... pero la lluvia había borrado todo. Miré a mi alrededor, buscando algo, o alguien... una pista. Y vi algo incomprensiblemente inusual.

-¿Qué es esto?- Le pregunté a Wrath. Unas curiosas huellas de... una especie de ave gigante se entreveían, casi borradas, entre los charcos. ¿Qué demonios podían ser?

-Tenemos dos opciones. O bien vamos al pueblo, donde seguramente habrán vuelto los pueblerinos, y preguntar y buscar alguna pista allí... o bien seguir las huellas. También podemos separarnos y comprobar así más lugares. Pero... si nos separamos, quién vaya al pueblo se llevará a Hope. El bosque es peligroso.

Volví a echar un vistazo en los linderos del claro, especialmente por el lado en el que se internaban las huellas, buscando a su dueño en la oscuridad...

Spoiler:
Sinceramente, sospecho que Rain está en el pueblo... ya que está en un lugar cubierto, rodeada de los locos del pueblo XD!! Sin embargo, como Eleazar no tiene ni idea de lo que ha pasado y piensa que los del pueblo son unos santos, para él lo más lógico es pensar que Rain se ha reunido con la bruja uwu... así que seguramente seguirá las huellas XDDDDDD!!

Como no sabemos nada con certeza (omg, emoción exploradora *3*!! X''DDDDDD!!) nos podríamos separar de nuevo y así investigar ambas cosas... pero claro, también me da pena volvernos a separar, ahora que estamos juntitos... así que le cargo el marrón de decidir a Wrath :3 X''DDDDDDDD!!

También tenía la pequeña duda de si, cuando decías que todas las huellas se habían borrado, te referías también a las de la casa-pollo, Lore X''DDDDDD!! Como las mencionabas por ahí, supuse que las huellas seguían mínimamente visibles, pero si te referías a que todas las huellas, incluidas las de la casa, se habían borrado y no quieres que sigamos el rastro de Urraca... simplemente podemos decir que después de unos metros el rastro se hace tan difuminado que es imposible de seguir, y ya está XD!!
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Wrath Alexei el Jue Feb 16, 2012 11:51 pm

Entonces el mundo se movió, no fue mucho, fue tan insignificante aquel movimiento que muy pocas personas lo habrían notado, incluso, me atrevería a decir que en el devenir de la historia y el tiempo, aquel suceso pasó tan inadvertido que podríamos decir que no pasó en absoluto, pero para mi, mi mundo se derrumbó de nuevo; no inmediatamente, pues el cansancio y las heridas habían conseguido parte de su cometido y mi conciencia no tuvo la fuerza necesaria para luchar en contra de aquella nueva caída al abismo, simplemente me deslice tranquilamente, irresponsablemente, había abandonado nuevamente la lucha, era como aquella ocasión, cuando Vrede y yo combatiéramos en el coliseo, había huido del dolor y el sufrimiento, le había dado nuevamente la espalda al mundo, no se podía negar, yo aun era un niño.

Mi mente me lo recordó de nuevo en aquella pesadilla que se abalanzó sobre mi cuando la oscuridad cubrió el mundo, ahora me encontraba en mi casa, en los grandes salones de mármol y alabastro, entre las suntuosas estatuas y el reflejo de mi cuerpo en el mármol del suelo, pero no estaba solo, aquello habría sido demasiado bueno, mi casa, mi pueblo entero había sido arrasado por algún mal desconocido y yo me encontraba justo en medio de todo, incapaz de cambiar las cosas, inútil, obsoleto y perdido, no había sido los suficientemente digno, había fallado y la desesperación atenazaba mi alma, aquello era mucho más que un sueño, era mi alma recriminándome por lo acontecido; a lo lejos, se escuchaba el alarido de aquel hombre sordo, el guerrero solitario que había dado su propia vida para proteger a quienes amaba, más adelante podía observar la mirada de Rain triste y acongojada, la impotencia era demasiado, las lagrimas rodaban por mis ojos y entonces, escuché la voz de Eleazar instándome a despertar, a regresar al mundo, a intentarlo de nuevo.

Aquella voz retumbaba por entre las nubes, desgarraba el entramado de la onírica visión y hacia que mi cuerpo poco a poco recobrara la conciencia, pero no fue hasta que utilizo aquellas extrañas hierbas que recobré el conocimiento y me encontré de nuevo en aquel lugar sucio, no por la tierra que lo cubría todo, ni por los escombros de la batalla, aquel lugar exudaba suciedad en la forma más pura y vil, la muerte, la ignorancia y la ignominia habían hecho de aquel lugar su festín personal y en medio de todo ello, mi propio ser se envilecía con su sola presencia, con el único y definitivo hecho de estar demasiado cerca de la maldad.

Las preguntas de Eleazar me acribillaron entonces con la misma intensidad de una tormenta, las vagas respuestas que podía dar se arremolinaban en mi mente y el tropel hacia que mi lengua fuera lenta y torpe, pero cuando hubo mencionado a Rain, todo cambió, de pronto mi mente, en un esfuerzo considerable, deshizo la maraña de dudas y solo la idea del posible paradero de Rain la llenaba, ahora recordaba, la cálida sensación de un golpe que hace que la carne gima y grite, que aquel sentimiento recorra todo el cuerpo, la contrastante sensación de la sangre brotando de la herida y enfriándola a pesar de estar ella misma caliente, el dolor punzante, la caída a la penumbra.

- Algo… algo me golpeo… yo, no recuerdo, pero… ella estaba conmigo… ella… ella no me dejaría aquí tirado, algo debe habérsela llevado.


Mi mente trabajaba lo más velozmente posible, sabía que ella no había seguido la casa, pues como había dicho, ella no me abandonaría en el bosque, de haberse ido por su voluntad, por lo menos me habría dejado en un lugar cubierto, ella era tenaz y testaruda como para saber que lo habría hecho aun con el tobillo sin recuperar…

- La casa se ha movido señor Eleazar, usted tenía razón, la señora del bosque tiene magia, aun así, no encuentre la maldad que usted esperaba, puesto que la misma venía de otra dirección, en lugar de ocupar su magia para matar a los aldeanos, la ha usado para huir de una inútil pelea.

Empecé a buscar en el suelo, pero aun con mi vista, la lluvia había borrado cualquier huella de lo sucedido, era evidente que algo la había tomado, pero no me preocupaba que fuera una bestia, pues un predador habría dejado su cuerpo ahí mismo y por supuesto, me habría devorado a mi también, pero yo seguía vivo, así que era seguro que algo pensante me había atacado por la espalda y se la había llevado, no era muy difícil saber aquello.

- El hombre que yace en el suelo combatió con la horda enfurecida, protegió a su “madre” y murió en el proceso….

En este momento bajé la voz para que Hope no escuchara y me dirigí a Eleazar en un susurro al oído, en una extraña intimidad y complicidad de la cual yo nunca había formado parte, pero que no me agradó en absoluto, las mentiras, las omisiones y los engaños, no son dignos de un guerrero, pero Hope ya había sufrido suficiente.

- … incesto señor Eleazar, aquel hombre es producto del incesto, abandonado en el bosque por sus padres y cuidado por la misma bruja que usted persigue tan ávidamente, aunque por supuesto, no espero que me crea, así que no se preocupe de el, que aun siendo un guerrero noble y desinteresado, aun habiendo ofrendado su vida por sus seres queridos, no es más que el producto y esclavo de la magia de la bruja y eso lo exenta de cualquier tipo de compasión.

Aquello era nuevo para mí, la espada siempre había estado en mi cintura, el filo había sido blandido por mis manos, así que la sensación del acero en la lengua fue tan desagradable que no pude soportarlo.

- Perdóneme, se que no es momento o lugar, yo no soy dueño de la verdad y siempre puede ser que haya sido engañado, pero por todos mis dioses señor Eleazar, aquel hombre ha peleado como un guerrero y ha muerto como un héroe, sus ultimas palabras, en lugar de maldecir a aquellos que habían acabado con su vida, fueron para preguntar si sus seres queridos se encontraban a salvo, si aquel hombre era malvado, si hay vileza en las espesuras de este bosque, os juro señor, yo no la he visto hasta ahora.


De nuevo las palabras empezaban a fluir sutiles y ligeras, el filo de aquella navaja que había invadido mi lengua se había esfumado. Sin embargo, ahora era el momento de las decisiones, no podía quedarme parado esperando un milagro, Rain, si aun estaba viva, lo cual sospechaba, puesto que si hubieran querido matarla, lo habrían hecho ahí mismo, me necesitaba, en algún lugar estaba ella, probablemente sola y asustada y no podía pensar en que estuviera en otro sitio, las pruebas eran abrumadoras, pero no solo eso, a excepción del pueblo, no tenia ningún otro lugar para empezar a indagar su paradero, la lluvia lo había borrado todo, si aun estaba ella en el bosque, no tenia manera de rastrearla, pero su Yaya estaba en el bosque también, así que ella se encargaría de protegerla, yo debía cubrir la otra opción, quizás más vil y siniestra, probablemente mucho más cruel, pues un animal la habría matado rápido y sin demasiado dolor, pero los humanos, oh, ellos eran un cuento distinto, los humanos son crueles y arteros, el dolor de los demás les da fuerza, probablemente nunca comprenda a los caminantes, pero entre más convivo con ellos, menos ganas tengo de hacerlo.

- Yo iré al pueblo, alguien se ha llevado a Rain y en este bosque, los únicos que pueden hacerlo se encuentran en ese lugar, usted puede seguir las huellas si gusta señor Eleazar, pues sus respuestas pueden estar al final de ese camino, después de todo, una casa que saca piernas de sus cimientos y corre por el bosque no es algo que se vea todos los días, pero ahora, justo ahora lo único que me preocupa es encontrar a Rain y saber que está a salvo
.
avatar
Wrath Alexei

Mensajes : 46
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Seguridad y Prosperidad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.