Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revolución en Rodelfia
por Strindgaard Hoy a las 4:40 am

» Ficha de Mivam Durotar
por Bizcocho Ayer a las 6:50 pm

» Dagna
por Alegorn Ayer a las 5:15 pm

» Cronología de Dagna
por Dagna Ayer a las 3:00 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Vie Mayo 18, 2018 1:56 pm

» Plomo y Tinta [Libre]
por Casandra Von Schuyler Miér Mayo 16, 2018 5:10 pm

» Reglas de Noreth
por Dagna Miér Mayo 16, 2018 4:42 pm

» Ficha de Asbel
por Bizcocho Miér Mayo 16, 2018 4:42 pm

» Soy Dagna, encantado
por Señorita X Miér Mayo 16, 2018 1:54 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Miér Mayo 16, 2018 12:08 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


De viejos amigos, espadas y elixires.

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Vilkarian Dar-Lómech el Vie Ago 12, 2011 3:46 am

La brisa marina le dio en la cara como un palmetazo frio y apestoso, el joven alquimista puso una mueca de desagrado y frunció los labios, la salinidad del aire le irritaba los ojos, una que otra basurilla que el viento traia se le pegaba al pelo y al brillante (y recien comprado) albornoz negro. Las botas de cuero, que eran blancas, estaban embetunadas de lodo hasta las canillas.
La mirada del alquimista se dirigió hacia arriba, hacia los desfiladeros, mas arriba del ruidoso puerto, de los muelles y de la población, ahi solemne, tranquila y silenciosa yacia la enorme torre del mago, una torre como muchas otras, atiborrada de ventanas, antenas, y trapos colgados, con su picudo techo en forma de cono, estaba infinitamente quieta, contrastando con el alboroto que reinaba en los bajos fondos del puerto.

El joven estaba parado, mirando a todos lados, con curiosidad, su estadía en los archipielagos (aunque esta zona estaba unida al continente) le causaba una extraña sensación, mas que algo desagradable era mas bien bueno y reconciliador, pisar una tierra desconocida le causaba agrado, se habia levantado después de algunos meses de duras jornadas...todo por culpa de unas seductoras mujeres, pero esa era otra historia, habia recuperado algo de su bolsa de oro, pero aun necesitaba mas para solventar sus caros y exquisitos gustos.

Un encargo lo habia traido aqui.

El puerto reventaba de vida, refulgía de bochorno y alboroto, los entremezclados aromas y hedores de los muelles mareaban y hechizaban de una manera que solo la vida marina puede, el hedor del pescado en podredumbre sumado a la sobrecarga de especias de un plato marino, y los vapores producidos por el alcohol (y los borrachos) hacían no menos que revolver el estomago.

Necesitaba afirmar la barriga.
Entró por la puerta maltratada de un bar de marineros, ocultando el rostro con el ala del sombrero,
Habia escuchado historias no muy agradables sobre los marineros y sus tendencias...
Se acercó a la barra y pidió con un gesto un vaso de cerveza, seguro le daria serenidad. El tabernero, obedeciendo a la orden trajo un gran vaso de madera y lo dejó sobre la barra con una delicadeza y agilidad felinas.

En el bar no habian mas de diez personas, todos hombres, con pinta de marineros, bebian como tales, entre jugarretas y manotazos en las espaldas, cantaban himnos maritimos y hacian referencias a los atributos de las mujeres.

Vilkarian tragó la cerveza lo mas rápido que pudo, inmediatamente pidió otra.


Última edición por Vilkarian Dar-Lómech el Vie Nov 04, 2011 3:12 am, editado 2 veces


Ficha de Vilkarian:

Player: Ravzeldinkov, dibujo: También.
avatar
Vilkarian Dar-Lómech

Mensajes : 63
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Dumah el Vie Ago 12, 2011 4:17 am

Las andrajosas calles del puerto parecían infinitas, aroma a pescado y calor, la suave brisa marina golpeaba mis cabellos, camine por la callejuela, de pronto tras los edificios, divise solemne una negra torre, gloria entre el basural del puerto, -una lujosa torre para el mago- pensé, sea cual fuese el encargo, debía pagar muy bien, -¡jaja luego de esto celebrare con un barril de cerveza!- estaba de buen humor, me encaminaría rápidamente en dirección a la lejana torre, oculta entre las altas rocas marinas, pero primero debía refrescar el cuerpo.

Camine por la orilla del puerto, el nauseabundo olor a podredumbre me tenia harto, extrañaba el aroma del bosque, pero necesitaba dinero, a lo lejos divise un letrero desgastado y oxidado, seguramente por el tiempo y la sal, me dirigí rápidamente a ella, -¡una fría y deliciosa cerveza!- no podía pensar en nada mas.

Al entrar en la taberna, olvide cubrirme con la capucha, mis cabellos plateados y aquella molesta cicatriz que atravesaba mi rostro causaron que ojos de repudio se posaran sobre mi, alguno de atracción y otros de asombro, mi buen humor se desvaneció inmediatamente, llevaba mis fieles espadas al cinto, luciendo una ligera armadura de cuero, no llevaba camisa debido al calor del puerto, mi blanca piel contrastaba con los morenos marineros, no me sentía para nada cómodo en ese lugar, camine firme intentando llegar a la barra, un hombre alto y moreno, de cabeza calva se cruzo en mi camino, me miraba con cierto disgusto, respondí a su mirada con una leve sonrisa maliciosa, el hombre tomo asiento, y proseguí mi camino, al llegar a la barra tome asiento, a mi lado un hombre ligeramente mas alto que yo y de dorados cabellos lucia un sombrero que cubría su rostro, no le preste atención –será un condenado eunuco o algún noblesillo que se piensa aventurero- pensé y ordene una cerveza, de pronto una familiar voz resonó en mi oído, -Dumah-.


Spoiler:

Autoria de la imagen: Ravzendilkov, mejor conocido como Vilkarian Dar-Lómech. (Gracias)


http://www.cuentosdenoreth.com/t1264-ficha-de-dumah
avatar
Dumah

Mensajes : 27
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Vilkarian Dar-Lómech el Vie Ago 12, 2011 4:36 am

-¡Dumah!- exclamó el no tan joven alquimista, miró los cabellos blanquecinos y la terrible cicatriz de la boca, que parecía con la sombra del bar una horrenda y macabra sonrisa, los ojos marrones y el identificable tatuaje del hombro, sin duda era él.
El maceteado norteño que tenia frente a él, no era otro que Dumah, un viejo amigo que conoció en Tirian-le-rain, aquel que le enseñó a empuñar la espada como en el norte, aquel que, en más de una ocasión aconsejó con un elixir alquímico, provocando mas de una diarrea o efecto indeseado.

-¡Dumah!? ¿que rayos haces aqui? ¿ya se derritió el hielo en el norte?- Vilkarian lanzó una risotada llena de nostalgia, era la expresión que decia cada vez que lo veia venir a través de los vidriales de su tienda, y desde la última vez , habian pasado mas de cinco años.

Se levantó del incómodo asiento redondo y en un gesto asistido, apretó fuerte la mano pálida del norteño y se las estrecharon, le siguió un abrazo con palmeteadas en la espalda, como los marineros.
El tramullo de afuera se filtraba a través de las tablas podridas de la estancia, y el cacareo de las gaviotas hacia las veces de melodía animal.
Mas gente entraba a la taberna. Mas marineros envueltos en trapos blancos y camisones con insignias y blasones.
Vilkarian volvió a sentarse en el incomodo asiento redondo y tomó el vaso cervecero, al tiempo que el posadero entregaba el suyo a Dumah, lo alzó en señal de salud.


Ficha de Vilkarian:

Player: Ravzeldinkov, dibujo: También.
avatar
Vilkarian Dar-Lómech

Mensajes : 63
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Dumah el Vie Ago 12, 2011 5:22 am

Un extraño pero familiar saludo salia de la sonriente boca de aquel al que había considerado un eunuco, una sonrisa se forjo en mi rostro, era el condenado alquimista Vilkarian Dar-Lómech, un sentimiento de nostalgia y felicidad nació en mi corazón, -jodido Vilkarian, jaja, ¿ya has encontrado a tu padre?, veo que no has perdido el gusto por el lujo , aunque estés enlodado- dije entre un un apretón y palmadas en la espalda, al momento el camarero me traía una jarra de cerveza, con la cual brindamos a nuestra salud, sorbo tras sorbo, recordando el pasado, -5 años van ya desde nuestro ultimo encuentro, aun recuerdo esas malditas hierbas que me diste para el dolor, vomite por cerca de una semana, pero el dolor se fue- dije con un tono ciertamente irónico.

la brisa marina, hasta hace unos minutos refrescante, se ofuscaba por el aroma a marinero sudoroso, di un trago a la cerveza, entre recuerdos le di una fuerte palmada en la espalda a Vilkarian, -¿aun peleas como mujer?, no me parece que hubieses mejorado, seguramente estabas muy ocupado follando jaja-, ordene una segunda jarra mientras el camarero iba por ella, pude percibir lascivas miradas dirigidas hacia nosotros, la atmósfera se tensaba mientras el alquimista y brindábamos sucesivamente, podía sentir el ruido de jarras golpeando la meza, alguno que otro eructo de marinero, e incluso un borracho vomitando cerca de nosotros, ciertamente el ambiente era desagradable, pero no arruinaba nuestro inesperado encuentro.

Luego de una agradable conversación hice una pregunta que me agobiaba desde el primer momento, -¿que te trae por aquí?, ciertamente una taberna de mala muerte en un puerto no es lugar para un alquimista de tu calibre-, puse la jarra de cerveza en la barra, y mire el fino rostro de mi amigo, que ciertamente no había cambiado en nada.


Spoiler:

Autoria de la imagen: Ravzendilkov, mejor conocido como Vilkarian Dar-Lómech. (Gracias)


http://www.cuentosdenoreth.com/t1264-ficha-de-dumah
avatar
Dumah

Mensajes : 27
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Vilkarian Dar-Lómech el Vie Ago 12, 2011 5:47 am

Un escalofrio le recorrió el espinazo al alquimista al recordar a su padre.

La cerveza resbalaba, por los labios, el cuello las manos, empapó la manga del albornoz negro, Vilkarian, acostumbrado en toda su vida de citadino a beber de la copa, no se las apañaba de la mejor manera con la gran y tosca jarra de cerveza, se imaginó a si mismo como una especie de cachorro aprendiendo a comer con cubiertos de plata, la imagen le causó risa y verguenza, ocultó los colorados mofletes tras el gran y pesado vaso.

-Tu tan norteño y falto de gusto como siempre, mira que entrar a esta taberna ordinaria- entornó los ojos ahogando la risa. Estalló en carcajadas cuando el norteño le recordó el accidente de las hierbas.
-Si, y una diarrea que te mueres!- exclamó sin ocultar su entusiasmo. Ante la segunda interrogante de su amigo, se largó a reir tendido, la espuma de la cerveza se habia pegado a la barbilla, algunas burbujas curiosas recorrian el cuello sudoroso del alquimista.
-Porque puedo, he podido desde que he querido... te acuerdas de cuando no se te par... ¿cuando no podías hacer lo tuyo? por no se qué embrujo de hechicero...jaja, llegaste a mi suplicando que te diera el "elixir de león" según me dijiste despues estubiste como estaca por una semana, jaja pobre jovenzuela la de ese entonces, ¿esa...como se llamaba?...

El alquimista y el norteño siguieron la charla, explotaban en risas a cada rato, ya estaban ambos rojos de euforia, con la tercera cerveza vino una pregunta, era esperada. Hubo una pausa, Vilkarian se puso un poco mas serio:
-Hay un hechicero en esta ciudad, supongo que te habrás dado cuenta, tiene una torre y toda su mierda, quiero ganarme su favor con un encargo.-
El alquimista se echó un largo y tendido trago, alejó el vaso de la boca, frunció los morros en forma de disgusto, la cerveza con agua no era para nada de su agrado.


Ficha de Vilkarian:

Player: Ravzeldinkov, dibujo: También.
avatar
Vilkarian Dar-Lómech

Mensajes : 63
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Dumah el Vie Ago 12, 2011 7:03 am

-Su nombre era Laila, aun recuerdo como se movía... ufff debo darte las gracias por esa fabulosa semana, la verdad es que era una fiera, pudo estar a la par conmigo a pesar de que estubiese bajo el efecto de tu condenado elixir del león, haa... esas mujeres son animales incansables-, tome la jarra y di un sorbo.

-Así que es por eso, el hechicero, creo que luego de esta jarra, deberíamos compartir camino, después de todo yo también lo busco, he venido hasta a qui por un trabajo bien pagado, aunque no se de que trata-, hubo silencio por un momento, un silencio que fue interrumpido por un ebrio desplomado en medio de la taberna, dos hombres altos y fornidos lo tomaron y echaron volando por la puerta, bebí la cerveza de un trago, en el momento en que me dirigía a Vilkarian para que apurara su trago, sentí un fuerte olor a alcohol a mis espaldas, una mano se poso sobre mi hombro izquierdo, sentí que me apartaba, gire rápidamente, un marinero alto y fornido, evidentemente ebrio, miraba con cierta curiosidad a mi compañero, -¿que hace aquí un chiquillo tan hermoso como tu?- pregunto a Vilkarian con dificultad para formular las palabras pero con notable interés, posiblemente sexual, -me vendría bien uno como tu en mi barco-, retire con fuerza su mano de mi hombro, me levante y con voz firme dije: -vete sin causar problemas, no quiero manchar mis manos en un pueblo extraño, y menos sin recompensa-, el hombre, furioso respondió con un golpe lento pero potente, lo evite y me separe de la barra, pero antes de que pudiese notarlo, un gordo estaba sobre mi, las jarras volaban por todas partes, escuchaba gritos ininteligibles, un fuerte aroma a sudor y cerveza se expandía por el lugar, intente girarme, el gordo lanzo un golpe, lo evite y respondí con un golpe en la cara, sus labios estallaron como un tomate jugoso al ser golpeado, la salpicadura de sangre mancho mi rostro, y sentí un fuerte empujón por la espalda que me mando a volar sobre las mesas, a pesar de que había comenzado una pelea, al levantarme, divise un montón de marineros golpeándose unos a otros, -!mierda, malditos borrachos fornicadores de caballos!- grite con fuerza mientras me incorporaba nuevamente a la pelea, entre golpes y golpes, recibí una patada en las costillas, propine a no se quien, unos golpes en alguna parte del cuerpo, todo era confuso, hasta divertido, aunque claramente muy doloroso, de pronto grite: -Vilkarian- había olvidado al puto alquimista.


Spoiler:

Autoria de la imagen: Ravzendilkov, mejor conocido como Vilkarian Dar-Lómech. (Gracias)


http://www.cuentosdenoreth.com/t1264-ficha-de-dumah
avatar
Dumah

Mensajes : 27
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Vilkarian Dar-Lómech el Vie Ago 12, 2011 7:33 am

Estalló la jarana. Vilkarian no estaba mareado por la cerveza, y por lo mismo, evitó ágilmente los pesados cuerpos de foca de mar de los marineros apestosos. Apretó el culo cuando se enteró de las intenciones del hombre de mar, confirmando sus mas temidas hipótesis.

Sabía de las revueltas en los bares marinos, por lo que no intentó ni por un segundo desenvainar el sable, sabia muy bien la diferencia entre una trifulca ocasional y una batalla campal. Al ver que su peliblanco amigo se enzarzaba en el turbio combate de lobos de mar, intentó guardar las apariencias frente al posadero, tomó lo poco que quedaba de cerveza y se lo mandó con un gesto señoril, si es que algo de señoril tenia estar bebiendo en un bar, en medio de una disputa de navegantes lujuriosos.

Repentinamente una jarra de madera cortó el aire en el salón, el alquimista que, al margen de la pelea se llevaba su tazón nuevamente a los labios, fue golpeado por el proyectil bebestible en el occipucio, haciendolo cambiar de posición rapidamente y obligandolo a darse vuelta, el chichón aparecería mas tarde.
Por un momento se quedó boquiabierto; sentada en la mesa del fondo, una mujer de aproximadamente su misma edad, cubierta por una capa marrón, con ropa café de cuero, unas botas altas y negras y de hermoso rostro y cabellos dorados le sonreía coquetamente, no quedó atónito por la hermosura de la mujer, sino por otra cosa.

La mujer se levantó y se dirigió a la salida, esquivando diestramente a los marineros abatidos.
El alquimista la siguió con la mirada, sin duda era ella, pensó, estaba ensimismado, totalmente quieto, aunque el golpe en la nuca le punzara, el momento fue aprovechado por un musculoso marinero de camiseta rayada, quien tomó al alquimista por las axilas y lo arrojó hacia las mesas. Recobrandose del estupor del "lanzamiento", intentó levantarse, pero las sillas apelotonadas y las mesas volteadas lo impidieron, al ver al gigantesco marinero de camiseta rayada acercarce, chilló de una manera poco usual, el hombre (enfurecido por alguna causa mas allá del alcohol) lo levantó completo y lo lanzó hacia la pared, contra la ventana de cristal.
Fue expulsado de la taberna como una flecha.
-¡Vilkarian!- escuchó al punto que la ventana estallaba en miles de pedazos, haciendo añicos, por su parte el nuevo, negro y brillante albornoz, cayó de espaldas, dos pisos mas abajo, entre podridas tablas humedas, cabezas de pescado y cangrejos poco amigables.
El golpe lo dejó notablemente aturdido, las voces de la taberna se hacian distantes, desde las afueras se escuchaban risotadas y plegarias, gritos y carcajadas, Vilkarian intentó recordar a la mujer durante un instante, con total seguridad la rubia le habia lanzado la taza.
Se preguntaba ahora por la suerte de su viejo amigo, el norteño.


Ficha de Vilkarian:

Player: Ravzeldinkov, dibujo: También.
avatar
Vilkarian Dar-Lómech

Mensajes : 63
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Dumah el Vie Ago 12, 2011 10:53 am

-!Vilkarian!, ¿!donde estas¡?, !Vilkarian!- gritaba con cierta angustia y preocupación por el alquimista, vilkarian no era un luchador nulo, pues le había enseñado a usar las espada, pero difícilmente alguien como el saldría vivo de una trifulca de este calibre.

Un golpe paso cerca de mi rostro, pude reconocer al apestoso marinero que había intentado casi violar a mi amigo, entre golpes y golpes, ágilmente me deslice entre cuerpos borrachos y desequilibrados, di un giro de 270º y golpee con el codo a aquel desagradable marinero, inmediatamente sentí como 3 violentistas se acercaban, golpeándose entre ellos, tome por el cuello al marinero derribado y propine 4 duros golpes de puño en su rostro, al momento en que sus ojos palidecieron sentí un empujón, volé por la barra, choque con el arcaico mostrador de licores, quebrando botellas de ron barato y una mala imitación de whisky, intente levantarme, al momento sentí una escoba quebrarse en mi espalda, -puto cantinero, no es mi culpa, no me golpees, !mierda¡, !Vilkarian, donde estas hijo de puta¡- grite a todo pulmón mientras evitaba un segundo golpe de una lacerada escoba.

Furioso me lance sobre un marinero, por poco y desenvaino con la intención de rebanar a todos y cada uno de los apestosos y cobardes marineros, lo golpee con una patada frontal en el rostro, esquive un golpe, di media vuelta, bloque un segundo ataque con el antebrazo, enganche al borracho hombre y lo golpee dos veces en la cara, se desplomo como un costar en el piso, me dirigí rápidamente a la puerta, di un salto por las escaleras que daban al puerto, y aterrice con una rodada en la calle, sentía mucho dolor por los golpes propinados, pero no era nada grave.

Aclare mi mente, necesitaba encontrar a Vilkarian antes del anochecer, la tarde se acercaba, pude sentir un viento húmedo y frió viniendo de la costa, de la taberna aun provenían gritos y extraños ruidos, era infinitamente mejor el aroma a pescado podrido al sudor de la taberna, comencé a caminar al rededor,divise a una hermosa mujer, alta, de cabellos dorados, con ropa café de cuero, su mirada sensual se poso sobre mi, me acerque, cuidadosamente, no era normal que una damisela estuviese sola cerca de una taberna en un puerto lleno de asquerosos marineros,-disculpe hermosa dama, ¿ha visto de casualidad a un hombre delgado, rubio, un tanto mas alto que yo, con un brillante albornoz negro?-, movió la cabeza negativa y seductoramente, dio media vuelta y se alejo con un sutil y provocador movimiento de caderas, no pude evitar observar su hermosa figura.

La tarde caía lentamente, y no había rastro del alquimista, comencé a preocuparme seriamente, por un momento, sentí la fría brisa acariciar mis cabellos, el rojo atardecer derramaba su pintura en las azules aguas del océano, era un cuadro sublime, necesitaba descansar un momento, tome asiento sobre un barril, a unos 30 metros de la taberna, el furor de la lucha se había apaciguado, -Laila, extraño tus caricias, si tan solo pudiese verte otra vez-, el viento desvaneció suavemente mis palabras, no esperaba que pudiesen llegar a oído alguno.


Spoiler:

Autoria de la imagen: Ravzendilkov, mejor conocido como Vilkarian Dar-Lómech. (Gracias)


http://www.cuentosdenoreth.com/t1264-ficha-de-dumah
avatar
Dumah

Mensajes : 27
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Vilkarian Dar-Lómech el Vie Ago 12, 2011 3:56 pm

Tras un buen rato de estar tirado de espaldas contra el suelo, vilkarian intentó levantarse, sin duda las tablas podridas habían amortiguado la caida, pero el dolor de espalda le recordaba a un rayo en el culo, aunque, por supuesto, jamás le habia llegado uno, por suerte.
Meditando sobre su suerte, se puso de cuclillas para amainar los dolores:
"Nunca mas entro a una jodida taberna" pensó, y otro pensamiento recorrió su cabeza, como un relámpago, "¡mi bolsa de diamantes!" gritó para sí en su interior y al momento revisó la pequeña faltriquera que tenía al costado, no habia nada anormal, la faltriquera colgaba de su cinturon, al lado del sable que por poco se ensarta en su pierna, dió un suspiro de alivio, al exhalar el aire sintió como si le dieran una patada en los pulmones.
El manto que lo cubría estaba hecho jirones, el albornoz, tan lindo y lujoso, no era más que una mata de harapos; un corte transversal recorría la manga desde la muñeca hasta el hombro derecho, y cientos de cortes rebanaron las faldas, que decir de la espalda, los vidrios lo habían hecho sin duda.
Se tanteó el cuerpo en busca de cortes y heridas, pero no encontró mas que cardenales y moretones, uno que otro vidrio incrustado en la bota, y alguna alga que se tomaba atribuciones.
Al levantarse por completo, ya sin tambalearse, miró por los alrededores en busca de su sombrero de ala ancha, miró hacia los cimientos sumergidos de la taberna, nada, echó una mirada hacia la escalera de madera que ascendía hacia la calleja, nada, miró por debajo de los muelles, hacia la verdusca agua del puerto, pero nada, ni un rastro del sombrero.
Ya resignado, se revolvió los suaves cabellos (que habia mejorado con fórmulas alquimicas) y emprendió la marcha por la escalerilla de madera que llevaba a la calleja fulgurante de vida.
Esa desgraciada, no hay duda de que es ella, esa ladrona de mierda...¡y joder! está tan buena, un día de estos la voy a hacer pagar, la voy a atrapar y... sus pensamientos se cortaron de golpe, vio a la mujer de los dorados cabellos a lo lejos, mezclarse con la multitud, y sintió un miedo profundo y se le revolvieron las entrañas. Ahora no, pensó, mostró una sonrisa algo triste al nórdico que estaba sentado en el barril.
- ¿Porqué no vamos a la torre?, quizás el mago tiene algo para llenar el buche- una sonrisa, ya verdadera se formó en su rostro, el aspecto del alquimista era lamentable, irrisiorio y anormal.
Una bandada de aves, seguramente de gaviotas, surcó los cielos con una disciplina militar y se lanzó al ataque, como un destacamento de caballería hacia un barco atunero recién llegado, los marineros del barco se armaron de palos y pértigas para espantar a los animales.


Ficha de Vilkarian:

Player: Ravzeldinkov, dibujo: También.
avatar
Vilkarian Dar-Lómech

Mensajes : 63
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Dumah el Sáb Ago 13, 2011 2:52 am

El suave viento de la tarde acariciaba mis blancos cabellos, pensaba en Laila, aquella hermosa mujer de cabellos rojos y profundos como el atardecer, en su divino toque, capaz de llevarme al cielo o arrastrarme hasta los mismos infiernos, tenia la mirada perdida en el horizonte marítimo, por un momento se desvaneció hasta el ruido de las activas calles del puerto, me sentí ido, golpee el maltratado barril con el talón de la bota, agache mi cabeza hasta que mi rostro se cubrió de un manto blanco, pose mis manos sobre ambas hojas, si hubiese sucumbido a la tentación de rebanar marineros, otro hubiese sido mi destino, posiblemente hubiese tenido que escapar, afortunadamente resistí.

Un murmullo llego a mis distraídos oídos, gire la cabeza, para mi sorpresa el desaparecido alquimista se acercaba hacia mi, su lujoso albornoz estaba destrozado, sus vestiduras llenas de cortes y desprendía un intenso olor a mariscos podridos, -Vilkarian- dije con entusiasmo, a tan prodigiosa vista mi nostalgia se había esfumado, -!que te ha sucedido jodido alquimista¡, te he buscado por todos lados, ya comenzaba a pensar que te habías escapado con un marinero rompe culos-, el viento movió ligeramente aquellos humedecidos cabellos de oro, revelando el siempre jovial rostro de mi amigo, -apestas, estas hecho un trapo sucio, en estos momentos no hay mujer que pueda interesarse en ti- dije en tono burlón, una sonrisa escapo del rostro del alquimista.

Me levante agilmente de aquel amable barril que voluntariamente se ofreció para ser mi asiento, -supongo que nos dirigiremos a la torre-, dije con un tono un poco serio, nunca me agrado mucho la magia, aunque siempre desee unas espadas imbuidas con elementos, resultarían extremadamente útiles, pero su costo era jodidamente alto.

Comenzamos la caminata con dirección a la oscura torre, que se alzaba imponente sobre los desfiladeros de la costa, su oscuro color se adaptaba majestuosamente a la fría noche que se cernía sobre nosotros, después de todo, había gastado toda la tarde en el bar y en encontrar a Vilkarian, apresuramos el paso, moría de hambre, y era famosa la abundancia de comido en la casa de un hechicero, sentía ligeros los pasos de mi compañero a un lado, -necesito un baño y una mujer- dije con ciertas ganas, la paga por aquel desconocido encargo me entusiasmaba, era hora de conocer a aquel "generoso" contratador.


Spoiler:

Autoria de la imagen: Ravzendilkov, mejor conocido como Vilkarian Dar-Lómech. (Gracias)


http://www.cuentosdenoreth.com/t1264-ficha-de-dumah
avatar
Dumah

Mensajes : 27
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De viejos amigos, espadas y elixires.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.