Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Syndarra Moonshadow el Mar Ago 16, 2011 7:13 pm

Es una ciudad bastante imponente…

Después de una larga travesía a través de las tierras de Thonomer. Llegué a la gran ciudad militarizada de Tirian-Le-Rain, o “La aguja de Rain” como coloquialmente se le conoce. Sin saber mucho de este lugar puedo decir a simple vista que la gente de aquí no se anda por las ramas cuando de edificar construcciones majestuosas se trata.

De haber podido elegir, no habría escogido esta ciudad carente de delicadeza como un lugar al cual acudir durante mis viajes. Pero la única opción que me quedaba era volar al sur, hacia las estepas heladas de Erenmios. Y por lo que escuché, ellos no reciben a los forasteros con una calurosa bienvenida. Eso sin contar el hecho de que el clima helado no va con mi fina apariencia.

Ni hablar. Estoy muy agotada y el viaje a Malik-Thalish es de al menos unos tres días por aire. Solo espero que las camas no sean talladas en piedra…

Entre a la ciudad sin mucho entusiasmo. Las callejuelas eran oscuras. Iluminadas por postes de iluminación a base de linternas de aceite y antorchas. Nada finos, pero brindaban cierta iluminancia. Sabía que el atardecer apenas caía gracias a que llegue volando a la entrada sur de la ciudad, pues de haber llegado aquí a pie nunca hubiera imaginado que la luz del día aún no terminaba. La gran fortaleza, al centro de la ciudad circular del mismo nombre, cubría con su sombra a esta sección de la ciudad la mayor parte del día. Lo cual era evidente al ver la cantidad de musgo que crecía en las bases de las casas y las paredes de madera y loza.

Bueno, ya que estoy aquí creo que buscaré un sitio donde pueda divertirme un poco… hace tiempo que no poseo a un buen hombre…

Para mi buena fortuna mi apariencia no pareció ser incomoda a los habitantes de la ciudad. Sin duda esta gente estaba acostumbrada a ver viajeros extraños como yo, por lo que no tuve la necesidad de cubrirme el rostro, encoger las alas, enroscar la cola o tapar mis cuernos con un pedazo de tela. Aún recuerdo lo molesto que fue esa visita de emergencia a aquella ciudad de elfos lunares en Uzuri. Elfos sensibles. No aguantan una broma.

Oh… aquel lugar parece divertido.

Tras caminar durante diez minutos a través de la calle principal, la cual mostraba ser más segura que vagar por el sin fin de callejuelas y callejones con pobre o nula iluminación, divisé un salón de reunión bastante animado. Estaba completamente iluminado. Ventanales grandes cubiertos con cortinas de lino el cual proyectaban las sombras de los animados clientes del lugar. Las voces, las risas y la música eran señal de un ambiente de gozo y diversión, mientras que el olor era señal de que en el lugar servían buena cerveza y se fumaba buen tabaco. Una taberna y una posada.

Perfecto Syn, recuerda lo que aquel anciano de los archipiélagos nos dijo: "La primera impresión es la más importante"habrá que dar una buena primera impresión.

Decidida a unirme a la celebración del lugar con el pié derecho, abrí de par en par la pequeña puerta doble de madera de la entrada posando mi pierna derecha al frente mientras echaba una buena mirada a los especímenes que tendría a mi disposición. La música se detuvo de golpe y las risas se fueron diluyendo poco a poco. Mi mirada surcó las figuras que ahí se encontraban. La mayoría eran hombres sin atractivo físico y, seguramente, sin bienes de los cuales aprovecharme. Una desilusión completa. No había necesidad de usar mis encantos con esta clase de hombres obreros sin experiencia ni músculos a los cuales aferrarme por la noche. Pero bueno, al menos el ambiente era prometedor y, por lo que vi, la comida merecía la pena. Lancé un beso al aire y sin más entre al lugar. De inmediato continuó la música de la pianola y las bromas y las risas que habían quedado a medias retomaron su entonación.

Me dirigí a una esquina con mesas reservadas para familias la cual tenía muebles de mayor tamaño donde podría sentarme a mis anchas y observar con mayor detalle a los clientes de esa noche. Parecía que no era la única viajera en aquel recinto y, mucho menos, la más llamativa.

Disculpe, mesera… ¿Me podría servir su mejor filete y una copa de vino tinto?


avatar
Syndarra Moonshadow

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Sirio de la Vega el Miér Ago 17, 2011 1:07 am

Dos dias despues de mi llegada a aquel fuerte... Estaba satisfecho. Mi último trabajo había sido facil y me proporcionó una importante suma de dinero. Tan solo me pidieron que matase a dos hombres que vendrían a media noche.
No me dieron nombres, ni tampoco quiero saber quienes eran, probablemente nobles, pero nada que me importe.

El trabajo fue tan sencillo como que los esperé apoyado en una pared. Cuando llegaron me puse delante sin dejarles pasar. Les espliqué por que estaba allí y que si me ofrecían mas dinero podrian salir con vida. Se negaron y desenvainaron las espadas.
Primero palpé una de mis pistolas pero pensé que era un desperdicio usarlas y ademas podría fallar, en aquel callejón la luz era realmente escasa.
Desenvainé entonces la espada y la vizcaina y con un par de diestras estocadas, mis rivales se hallaban muertos en el suelo. Registré sus cuerpos y me guardé el extra, una pequeña bolsita llena de monedas. Limpié mis armas en las ropas de los desconocidos y me fui como llegué, sin que nadie me viese.
Después de la acción me dirigí a cobrar la recompensa.

Al día siguiente, satisfecho ya con mi dinero en el bolsillo me fui a buscar al mejor gurrero de la ciudad. No me acuerdo de su nombre, solo se que era un caballero real.
En cuanto le encontré, le propuse un duelo por ver quien era el más diestro. Aceptó sin dudar.
Todo el mundo confiaba en que el ganase. Era más alto, su espada era mas grande, era mas fuerte y sobre todo, llevaba armadura, lo que para mi resultaba ventajoso, sería mucho mas lento y menos avilidoso que yo.

El duelo tuvo lugar en la plaza, vajo las atentas miradas de los vecinos. Pronto se generaron apuestas y yo aposté todo el oro recién ganado por mi mismo.
Sin mayor percancé gané la pelea y le perdoné la vida al caballero, estaba de buen humor y me gustó su comportamiento.

Tras el combate decidí que merecía pegarme un pequeño lujo. Iría a una posada cara y comería bien. Pese a mis atuendos andrajosos yo soy una persona de buen comer y buen beber, solo que rara vez puedo frecuentar otra cosa que no sean tugurios de mala muerte, en los que, tengo que reconocer, tampoco se está del todo mal.

Decidí recorrer las calles en busca de un buen lugar sobre mi caballo. Ya había anochecido.
Llegué a un lugar, bien iluminado y con cierto cuidado que las típicas tavernas no tenían.
Dejé a Sombra en las cuadras y
entré por la puerta con aire triunfal. Estaba alegre y caminaba con cierta prepotencia.
La gente se quedó en silencio y me miraron de arriba abajo. No se si por mi altanería, porque sabían que le había ganado al mejor guerrero o por mi apariencia. Esto último me extrañaba, al fin y al cabo no era un hombre tan extraño.

Al entrar divisé la barra y me fui directamente allí. Me senté en un taburete de buena madera y puse mis cartas y mis dados sobre la barra, por si alguién se animaba a jugar. Siempre me gustaba apostar un poquillo.

-Disculpe... ¿Tiene habitaciones libres?- pregunté al camarero
-Si, tenemos un par de ellas.
-Ahh, perfecto. Reserveme una. Y traigame una cerveza,por favor. Mas tarde tambien quisiera comer un poco, así que en cuanto una mesa esté libre, aviseme.

El camarero me sirvió la cerveza y le di un buen trago.
En la zona que parecía el comedor o algo así, logré divisar la figura de una extraña dama. Bueno... Parecía una divium.
Por lo visto había entrado antes que yo.

Decidí quedarme en la barra y no le presté mucha mas atención a aquella dama. Me centré enmi cerveza y en una amistosa partida de dados que surjió con un comerciante.
avatar
Sirio de la Vega

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Syndarra Moonshadow el Miér Ago 17, 2011 8:45 am

La carne había resultado ser tan deliciosa como su aroma indicaba. Y el vino, sin duda uno de calidad porque hacía tiempo ya desde que quedaba satisfecha con el sabor. Había acertado al decidir entrar aquí.

El ambiente era en extremo divertido. Hacía unos cuantos minutos, un par de sujetos debatía sobre la descendencia de sus respectivas madres, lo cual terminó extrañamente en un combate de miradas. No me pareció entender del todo el proceso de competencia, pero no hubo necesidad de preguntar. Uno de los contendientes, el más alto de los dos, perdió rápidamente al ser embestido por un tarro de cerveza vacío el cual no tenía como objetivo original su cabeza, pero igual fue a dar ahí.

Esta gente es muy animada a pesar de vivir en una ciudad militarizada tan estricta. Seguramente esto es una forma de desahogar la presión del día.

Interesada en socializar un poco, y conseguir algún buen prospecto del cual abusar. Me incorporé y atravesé el salón hacia las mesas donde realizaban juegos de dados y cartas. Los juegos de azar no eran mi especialidad, pero nunca antes había necesitado aprender a jugar. Usualmente mis contrincantes terminan dándome sus ganancias si inclinaba un poco mis atributos sexuales y pasaba mi mirada a través de las suyas.

Había un total de ocho mesas destinadas a los juegos de esta índole. Dos eran de dominó, otras dos de dados y cuatro más de póker.

El dominó es para ancianos… y los dados son muy difíciles de predecir…

Examinando los hombres que jugaban baraja, traté de identificar alguno que valiese la pena conocer íntimamente una vez terminado el juego. Y para mi buena fortuna, y la de él, vi a uno muy prometedor. Se trataba de un elfo de larga cabellera con dos sables a sus costados y un gran arco recargado en el respaldo de su silla. Rara vez los elfos me decepcionaban en cuanto a su apariencia física, pero en la cama eran demasiado lentos y aburridos. Pero era ese o alguno de los otros dos sujetos con pinta de malandrines de poca monta.

Disculpen… ¿está ocupada esta silla?

Las miradas llenas de lujuria y malicia de los dos hombres, y del público reunido alrededor de la mesa, me examinaron de pies a cabeza con la esperanza de que mi ropa mostrara más de lo que debía. Sin embargo, el elfo se mantuvo pasivo y con la mirada baja. No iba a ser una presa fácil, lo cual aumentaba mi deseo de poseerlo.

Puedes sentarte, pero no creo que puedas mantener mi ritmo. Las mujeres usualmente son un poco torpes cuando de apostar se trata.

Dijo el elfo usando un tono por demás prepotente y misógino. Si estuviese menos poblada la habitación, y no tuviera tano interés en él, sin duda hubiese mancillado ese hermoso rostro con las puntas afiladas de mi látigo de tortura. Pero tendría que esperar. Al menos hasta tenerlo sometido en mi cama.

Lo dice el sujeto con un rostro casi tan hermoso como el mío… pero más femenino. Reparte las cartas y veamos si esta mujer puede o no seguir tu “ritmo”.

El interés en la mesa aumentó de forma escandalosa. Ahora todas las miradas estaban puestas en nosotros dos. Como si fuésemos los únicos en el lugar. Las apuestas aumentaron, en un intento por presionar mi retirada, pero logré mantenerme firme. Ahora hacían apuestas hasta sobre quién de nosotros sería el ganador de la siguiente mano. Cualquier circunstancia era excusa para apostar algo de oro aquí.

Jugamos alrededor de seis manos antes de que uno de los dos hombres que nos acompañaban al elfo y a mí en la mesa se retirara del juego por falta de oro. Ahora solo habíamos tres en la mesa, y como parecía más interesante apostar sobre quién sería el ganador de la mesa nadie osaba interrumpir el duelo. Por lo que una de las sillas de la mesa quedó libre.

No lo haces tan mal mujer. Pero apenas estoy calentando. Y debes saber que Lumien Livorick jamás pierde.

Bueno, en ese caso debes saber que, esta noche, sin duda perderás algo más que una simple partida de póker.


avatar
Syndarra Moonshadow

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Sirio de la Vega el Miér Ago 17, 2011 9:21 am

Despues de cierto rato jugando con aquel mercader fuimos cogiendo confianza. Resultó ser un buen hombre para ser un burgués.
Después de jugar lo suficiente decidí irme a cenar. Justo antes de marcharme ,el buen hombre me comentó que había un salón de juegos en aquel local. Al acabar de cenar iría a echar un vistazo.

Con paso galante y decidido entré en el comedor y me senté en mi mesa, bajo las miradas de la gente de allí.
Me senté y pedí la comida.

-Podría traerme una sopa seguida de un poco de estofado de ternera y para beber, cerveza. -No me gustaba aquel morado licor de tanta fama llamado vino.
-Ahora mismo le sirvo- el camarero se marchó

Unos momentos después me siervieron la cena sobre la mesa.
Era una rica comida, la carne estaba tierna y sabrosa. La sopa al principio demasiado caliente y la cerveza, como siempre, perfecta.

En cuanto acabé de cenar me dirigí a la sala de juegos.
Miré las mesas de dominó, un juego que no me interesaba demasiado, es imposible hacer trampas en el y además es muy lento. Luego vi las mesas de dados, este juego ya me interesaba más aunque los jugadores no eran,ni mucho menos, de mi nivel. Las dejé a un lado.
Por último vi las mesas de poker, mi juego favorito. Si repartía yo me haría de oro,y si no, por lo que estaba viendo, tambien. Dediqué bastantes minutos a observar a los jugadores. Eran simples aficcionados. No subian nada las ciegas y solo apostaban bien al final, con todo el flop descubierto. No necesitaría hacer trampas.

La ultima mesa que vi fue una ocupada por, entre otras personas, un elfo y la divium que había visto antes.
De reojo miré la mano del hombre al que tenía en frente, era realmente mala. Llevaba un 2 y un 8.

-Subele mucho en la ciega, antes de que vean las cartas del flop, así no iran y ganaras unas pocas fichas, es lo máximo que harás con esta mano -le aconsejé susurrandole discretamente.

El buen hombre me hizo caso y se llevó unas pocas fichas. Yo le dediqué una sonrisa y el me lo agradeció con la mirada.

-¿Hay sitio para uno más?-pregunté con intención de jugar un poco. Ya tenía estrategia, la tipica en estos lugares. Jugar mal al principio para luego llevarmelo todo.
La unica posivilidad que tenían de ganarme era que fuesen unos suertudos. Los dos mejores jugadores eran la divium y el afeminado elfo, bueno todos los elfos son afeminados.

-Si, puedes sentarte- me dijo el hombre al que ayudé.
-Gracias. Mirad... Yo no se jugar muy bien... Solo he jugado un par de veces, por diversión...- dije serio mientras me sentaba.

El hombre al que aconsejé tapo su sonrisa. Él no me delataría, me había ganado su confianza haciendole ganar aquella mano.
avatar
Sirio de la Vega

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Syndarra Moonshadow el Miér Ago 17, 2011 7:57 pm

Habían transcurrido al menos una docena de manos en las cuales destacaba la habilidad del elfo sobre la mía. Para mi fortuna, las apuestas no eran tan levadas por lo que mi pérdida era mínima. No podría decir lo mismo del humano de la barba insípida, el cual iba en picada hacia la ruina. El público empezaba a apostar sobre quien sería el que se acostaría conmigo esta noche.

Como si tuvieran alguna oportunidad. Ingenuos despojos de gente.

Algunos mirones decían consejos y hacían señas para tratar de indicar las manos de los jugadores o intentar des-concentrarnos, sin éxito. Fue entonces que la silla vacía fué ocupada por un individuo que parecía tener experiencia en esta clase de juegos bajo presión a pesar de que se había presentado como alguien inexperto. Una práctica común entre los apostadores pero que funciona en mayor manera cuando sus rivales están pasados de copas. Sin embargo decidí no tratar de exponer al hombre con palabras.

No me importa competir contra humanos, simplemente trata de no estorbar cariño.

Le dirigí algunas palabras con un tono de prepotencia el cual me hubiera parecido excesivo en una situación menos ruidosa. Su apariencia física no estaba nada mal, y en un juego donde debo ver las caras de mis oponentes eso es crucial. Podría ser divertido verlos competir por mí. Si la ocasión se daba.

Reanudamos el juego. Par de reinas. Nada mal como para presionarlos un poco. Aumenté la ciega presionando al humano menos agraciado a que pusiera todas sus monedas. La apuesta no fue un problema para el elfo quien igualó sin pestañear junto con el recién llegado. El otro humano decidió ir a por todas, pero su rostro indicaba que no sabía lo que hacía. Seguramente una mano pésima confiando en su suerte.

En la mesa se presentó una reina junto a un cuatro y un dos, por lo que mi victoria estaba casi definida. Presioné un poco mas la apuesta, la cual igualó el elfo pero sabiamente el nuevo jugador dejo pasar retirándose de la mano. Le dediqué una mirada de aceptación y una sonrisa. La jugada terminó rápido después de eso. El elfo se retiró en el river, momento que disfruté con placer, y de esta manera eliminé al pobre hombre que pedía con urgencia un cerebro sobrio con el cual pensar mejor sus jugadas. Volteé mi mirada hacia el nuevo jugador para dirigir le algunas palabras en forma de provocación.

Espero que no seas de los que se retiran cuando las posibilidades están en tu contra. Syndarra te castigará si no muestras tus armas verdaderas. Y créeme, sé bien como hacerlo.







avatar
Syndarra Moonshadow

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Sirio de la Vega el Jue Ago 18, 2011 1:08 am

Como ya había dicho, los que más destacaban en la partida eran el elfo y la divium. Esta última parecía sospechar que yo sabía jugar mejor, entre otras cosas por un pequeño gesto en sus facciones, como de satisfacción.
Luego de unas cuantas manos, me dedicó una "preciosa" frase a la que contesté con mi educada arrogancia.

-No se preucupe hermosa mía, no hay prisa por enseñar todo lo que se hacer... -sonreí con cierta chulería que utilizaba como combustible mi alegria por el duelo recién ganado.

Me dejé perder en unas cuantas manos mas. Cuando todos, menos la divium, se habían cinfiado conmigo comencé a jugar en serio.
Era una gozada ver como subiendole un poco las ciegas ya se retiraban algunos, y luego subiéndole más en el flop se tiraban casi todos.
La única que resistía era la divium. No es que fuese una gran jugadora, simplemente se atrevía a pagar. Casi todas las manos ivan o para ella o para mi así que mientras todos perdían dinero, ella y yo sacábamos beneficios. Hay que decir que pequeño, ya que esta gente jugaba con muy poco dinero.

-Parece que esa mujer de la que hablabas mal juega mejor que tu- le dije al elfo con una sonrisa picara.
-!Que has dicho!- se puso hecho una fiera, como si gustase de una buena pelea.
-Shh.... Cuidadito...-ladeé ligeramente mi capa mostrando mis armas y el elfo se calló. No me gustaba abusar de jente poco diestra en el combate, además de reusar la lucha con este tipo de gente por su estilo tan... Tan... Tan poco ortodoxo y tan imprevisible.

Pasó el camarero y le pedí un whiskey. Raudo y eficazo me lo trajo en un vaso de tamaño medio.
Jugué varias manos mas mientras savoreaba el delicioso burbon.
Tiempo despues ya estaba aburrido de jugar al poker y decidí levantarme de la mesa. Allí no podia ni sacarme dinero ni tampoco tener un juego entretenido a si que era una pérdida de tiempo.

Me levanté, estiré los músculos y los huesos y por último le guiñé un ojo al elfo. Me gusta provocar a los elfos, no tienen sentido del humor

-Yo me voy, estoy ya cansado por esta noche.- hice una pequeña reverencia y me encaminé a los aposentos.

A penas di un par de pasos cuando un niño se interpuso en mi camino con una sonrisa en los labios.

-¿Ha sido usted el que derrotó a Sir Kane?-el niño sonreía. Al parecer el tal Kane era el caballero al que había vencido.
-Si, soy yo. ¿Por que lo preguntas?
-Porque eres un gran espadachín.
-¿Eso crees? Entonces toma un regalo para que practiques- le regalé un pequeño cuchillo con mango de madera y el chico se fue feliz.

Di un suspiro y miré a la mesa de poker, a penas estaba a tres pasos de ella.


avatar
Sirio de la Vega

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Syndarra Moonshadow el Jue Ago 18, 2011 3:01 am

El humano encapuchado, que predicaba una gran educación, se había levantado de la mesa de juego claramente agotado y aburrido. Sin duda era un muy buen jugador de poker pero sus modales dejaban mucho que desear. Mira que irse sin siquiera haberse presentado como se debe. Debí castigarle con las puntas de mi látigo. Pero no fue necesaria mi intervención gracias a un dolido y orgulloso elfo.

Oye tú, adonde crees que vas con esa actitud prepotente.

La multitud que nos rodeaba rápidamente se dispersó presagiando que esto no podría terminar bien. Sin embargo para mí era divertido, por lo que no me moví. En vez de eso alcancé a echar una miradita las cartas del elfo. El maldito tenía par de ases.

Te estoy hablando gallina. ¿Crees que por ser un simple humano yo, el gran Lumien "Hoja veloz" Livorick dejaría que te fueses con mi dinero? Tienes cojones para siquiera pensar que podías irte de aquí sin recibir un escarmiento.

Esto se tornaba interesante. Sin duda las palabras del elfo no pasarían desapercibidas para el hombre de apariencia prepotente y confiada. La gente del lugar emitió un sonido al unísono. Como incitando las flamas de la pelea. Sin duda esto sería una excusa más para apostar. Por lo que decidí levantarme de la mesa y ponerme entre ambos sujetos. Mi mirada se dirigió al humano, el cual daba la espalda a nuestra mesa pero miraba de reojo la situación.

Parece que está en problemas señor "mal jugador". Déjeme decirle que me entusiasman las peleas entre hombres. Pero más me entusiasma ganar dinero.

Caminé hacia un lado dirigiendo una última mirada al elfo, lo cual me hizo reír. Rara vez se puede observar a un elfo perdiendo su temple tan fácilmente. Por lo general son muy calmados. Busqué al sujeto que había estado organizando las apuestas mientras jugábamos poker. Solo me quedaba muy poco dinero y no sería suficiente para pagar una habitación en este lugar.

Oye chico. Apuesto todo al humano.

En un abrir y cerrar de ojos la habitación había vuelto a llenarse de ruido. Ahora las apuestas giraban entorno esos dos, con una gran diferencia entre preferencias. El elfo lideraba las apuestas 20 a 1, lo cual significaba dos cosas: que tenía una buena reputación en este lugar y que si perdía ante el humano me llevaría una buena ganancia.


avatar
Syndarra Moonshadow

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Sirio de la Vega el Jue Ago 18, 2011 9:55 am

Al escuchar las palabras del elfo, suelto una pequeña carcajada. Miro alrededor y desenfundo una de mis pistolas y apunté al elfo.

-¿Seguro que quieres perder la vida esta noche, orejas puntiagudas?- me reí bajando el arma y caminando hacia él.

Caminando con la pistola en la mano, con aire de satisfacción se me cruzó la divium y dijo que iva a apostar todo por mi, que no le fallese.
-No se preocupe hermosa dama, puedo hacerlo interesante o rápido. Pero ganaré -le dedique una media sonrisa.

Me encamine al lugar donde se apostaba y realicé la misma operación de siempre. Aposté todo lo que tenía por mi mismo, al fin y al cabo si perdía el combate, que en este caso no pasaría, perdería la vida, asi que el dinero me importaba poco.

Fui a junto el elfo, quería saber como deseaba luchar. A mi me daba igual, pero prefería esgrima.

-¡Elfo!¿Como deseas luchar?-guardé la pistola en su lugar y me dirigí al público- Que sepais que yo fui el que derrotó a al tar Sir Kane...

Este combate no me daría mucho estatus como espadachín, pero por otra parte carecía de dificultad. Dejé mi sombrero encima de una mesa. Para este caso no me hacía falta que no se viesen mis facciones, era un duelo acordado.

-Lucharemos con armas cuerpo a cuerpo, las que se desee -anunció el elfo después de pensarselo un poco.

Yo sonreí y descubrí mis armas, apartando la capa. Hice una pequeña reverencia ante el elfo y desenvainé la espada y la vizcaína. El elfo hizo lo mismo con sus armas. El público quería ver sangre.
El elfo aremetió contra mi, rabioso. Yo bloqueé con la vizcaína sin mayor dificultad, con la otra mano realice un movimiento haciendo un corte profundo en el brazo.
Al elfo le costaba atacar con su brazo malherido y yo me aprovechaba de eso. Esquivbq o bloqueava con facilidad hasta que me cansé y lo desaemé.
El elfo cayó de rodillas y le apuñalé el cuello con la vizcaína.

-Dije que no te perdonaría la vida. Tus intenciones no eran nobles, entonces las mías tampoco -hablaba mientrás retiré la daga del cuello del elfo. Saltó un choretón de sangre caliente y el elfo se desplomó, sin vida. Limpié el arma en las vestiduras del orejas puntiagudas.

Me puse mi sombrero y caminé hacia el "manager" para cobrar lo mío. Miré a la divium que también estaba cobrando.

-Ves que fácil era...





avatar
Sirio de la Vega

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Syndarra Moonshadow el Jue Ago 18, 2011 9:37 pm

Aquella riña de cantina había sido tan decepcionante como sorpresiva. Nunca pensé que las dichosas habilidades del elfo pudiesen ser tan patéticas. Pero aún más, no pensé que el humano espadachín decidiera que la vida del morador del bosque fuese tan inútil como para matarlo en aquel lugar.

Los clientes habían observado horrorizados la manera en que un personaje local había sido eliminado en cuestión de segundos. No parecía que esa noche presagiara la muerte de una persona. Cosa que a mí, sin duda, me daba igual. Mis ganancias habían sido patrocinadas por este individuo habido de fama y gloria y para mí esto era más que suficiente. Hoy dormiría sin compañía, pero en una buena habitación.

Te lo agradezco humano. Tenía cierta confianza en tus aptitudes combativas y ahora tengo el suficiente dinero para pagar una habitación.

Lo observé por encima del hombro. Sentía cierta curiosidad por sus intenciones en la ciudad. Había entrado a este lugar tratando de llamar la atención. Incluso por encima de mis características y la de un mundo de gente siendo un simple humano armado. Presumía sobre haber derrotado a un tal guerrero desconocido para mí y, encima de eso, pedía gritos que la gente le alabara por sus habilidades sin siquiera presentarse como era debido. Nadie en la habitación sabía su nombre y ya muchos lo querían muerto.

Creo que aún no podrás ir a la cama duelista.

Le dirigí unas palabras extras mientras miraba a sus espaldas. En un movimiento meramente instintivo saqué una de mis dagas arrojadizas y la lancé directamente por encima del hombro del humano despreocupado la cual fue a clavarse directamente en una viga de madera a unos cuantos centímetros del rostro de un individuo que se acercaba sigilosamente blandiendo una daga a las espaldas del humano. Sin duda tenía intenciones poco amistosas.

Oye muchacho, yo me imagino que conocías al pobre elfo o no tendrías motivos para arriesgar tu vida así. te recomiendo que te lo lleves de aquí y te alejes de los problemas.

Mis palabras lograron persuadir al individuo del cuchillo, el cual se mostró furioso e intimidado.

No saben con quienes se meten. La pagarán.

Dijo el sujeto mientras salía corriendo del local acompañado de otros cuatro sujetos con mala pinta. Bandidos o alguna pandilla local quizá. Algo que me tenía sin cuidado, pero molestos al fin de cuentas.

La mayoría de la gente del lugar había abandonado la taberna mientras avanzaba por la habitación para recuperar mi arma. El duelista desconocido permanecía de pié, con su confianza aparentemente a flor de piel. Me encaminé a las escaleras que llevaban a las habitaciones superiores mientras pedía al tabernero las llaves de una habitación; no sin antes despedirme como era debido.

Soy Syndarra Moonshadow. Hoy me interesaste, pero no espero que vivas demasiado si vas cortando al mundo entero. Que tengas buenas noches.

La situación parecía haberse controlado. No tengo dudas en que aquella riña sería reportada a cualquier autoridad pertinente, razón por la cual preferí mantenerme al margen en la mayor medida de lo posible. El personal de aquel lugar de diversión y ocio estaba acostumbrado ya a que los apostadores terminaran con una daga en la garganta o una bala en el estómago por lo que ya tenían un protocolo de "limpieza" el cual seguir.

No e preocupé más por aquella situación. Si alguien quisiera tomar venganza en mi contra se encontraría con algo más que una simple mujer alada. Tendría que vérselas con mi apetito y mis deseos carnales primero.

Las habitaciones eran bastante agradables. Puertas grandes de madera de cedro. Resistentes y de buena calidad. La cama tallada en madera de los pinos del norte con una serie de acolchados edredones que me otorgarían una noche de descanso invaluable. Además una mesa y un tocador de buena manufactura, con algunos maquillajes sencillos y unas piezas de pan y frutas como ciruelas, manzanas y plátanos. Un gran servicio sin duda, pero solo me apetecía una cosa. Dormir. Abrí la única ventana de la habitación, la cual miraba hacia la calle principal y por donde entraba una agradable briza nocturna iluminada por la luz de las tres lunas de Noreth. Una bella noche para una bella amante de la oscuridad.


avatar
Syndarra Moonshadow

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Sirio de la Vega el Vie Ago 19, 2011 1:04 am

La viajera alada me agradeció, aun no se por que, la victoria. No gané para su beneficio ni mucho menos.
La gente me miraba mal, había matado a una persona que desaba hacer lo mismo conmigo, ¿Por qué debía ser piadoso?. Una persona tiene que saber perdonar a los que se lo merecen, nada más.

Al parecer un hombre intentó atacarme por la espalda. La divium lanzó una daga, fallando a posta, se había notado a la perfección. El hombre tuvo suerte de que fuese ella la que arrojó la daga, si fuese yo estaría muerto. Yo también la tuve por que me había salvado.
Después de esa acción el hombre escapó, amenazando pero con el miedo a flor de piel.

Caminé lentamente hacia la dama, con intención de agradecer su acción.
El ambiente estaba realmente alterado. Tampoco era para tanto... ¿En esa maldita ciudad los duelos eran amistosos o algo por el estilo?
La divium había ido a recoger su daga y se encaminaba hacía las escaleras de las habitaciones cuando se dirigió a mi, presentandose y despidiendose al mismo tiempo.

-Yo soy Sirio de la Vega, esgrimista. Mi vida no corre ningún peligro con peleles como este. -Descubrí mi cabeza haciendo una pequeña reverencia, hice la misma operación hacia el público, provocando- Buenas noches tenga su merced también.

Me encaminé a subir las escaleras. Por mucho revuelo que hubiese armado tenía predendido dormir en aquel lugar igualmente.
Subí lentamente las escaleras bajo la atenta mirada de la poca gente que se había quedado en el local. Las escaleras crujían bajo mis pies.

Llegué a mi dormitorio. No era la mejor ni mucho menos. Era bastante espaciosa y poco más.
Según entré me quité la parte superior quedando con el torso descubierto, tenía calor. Había un pequeño recipiente con agua limpia. Me limpíe la cara y mojé el cuerpo para refrescarme. Acto seguido me dispuse a limpiar mis armas. Necesitan mas cuidados que una dama. Cuando acabé esa tarea las guardé, dejándolas en cima de la ropa.
Luego abrí la ventana y me asomé a fuera. En las calles no se veía a nadie.

Tenía que pensar que me deparaba el día siguiente. En esta ciudad no hacía ya nada, no creía encontrar ningún trabajo ni tampoco había más guerreros de renombre. Pero por otra parte tampoco se me ocurría ningún lugar al que ir. No había escuchado rumor alguno sobre trabajos o cualquier otra cosa interesante.
Así que allí me quedé, esperando a que me entrase el sueño o a que se me ocurriese algo que hacer al día siguiente. Al mismo tiempo le seguía dando vueltas a la actitud del público ante el duelo, nunca me había pasado cosa tal. La gente de esta ciudad es difícil de comprender.
avatar
Sirio de la Vega

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje de ida y vuelta [Privada]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.