Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Hoy a las 9:05 am por Celeste Shaw

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Ayer a las 4:11 pm por Balka

» Pero sin presiones eeh!
Mar Nov 21, 2017 3:21 pm por Polvoso Von Lipwig

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Mar Nov 21, 2017 10:46 am por Lia Redbart

» Varok Martillo de Trueno
Mar Nov 21, 2017 12:34 am por Varok

» Reglas de Noreth
Lun Nov 20, 2017 10:56 pm por Varok

» El deber de un jefe
Lun Nov 20, 2017 5:51 pm por Bizcocho

» A Hope's Tail
Lun Nov 20, 2017 1:09 pm por Gar'Shur

» Strindgaard
Dom Nov 19, 2017 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Dom Nov 19, 2017 1:19 pm por Bizcocho

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Strike of the ninja (I)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Sebastian Michaelis el Mar Sep 27, 2011 5:04 am

Observe la gárgola unos segundos aun en mi forma felina, su penetrante mirada casi era de miedo, aunque tenía costumbre de conservar la compostura, la hubiera perdido de saber que sucedería luego. Casi de sorpresa, sin tener oportunidad alguna de responder, me des transformé, o alguien me obligo a hacerlo. La penetrante mirada de la gárgola me seguía y yo la mire anonadado, será posible que ella fuera?, cuando comenzó a hablar, mis palabras fueron calladas, y me quede mas extrañado aun.

"Así cayó el intrépido explorador
Su persona quedó prendada de dolor
La muerte era segura, inminente
Sinónimo de que la vida no perdura
Y el prejuicio de lo indigente

¡Si salvarte quieres, entrometido,
deberás luchar por todo lo vivido,
una lucha mental,
un reto poco convencional.

Deberás pronunciar una frase;
Envenenado morirás si esta sólo goza de verdad
En la hoguera morirás si se recrea en la falsedad
¿Cómo alcanzó pues la divina libertad?"


Ya era obvio, era un truco, una trampa o un dispositivo de seguridad, la gárgola misma era eso, y “eso” no era para nada bueno. Con mi perfecto intelecto, intente descifrar, codificar, encontrar la respuesta a ese difícil acertijo, y aunque me equivocara, seguiría siendo perfecto, pues esas dramáticas y confusas, un tanto extrañas palabras, ensambladas en versos, ordenadas en poesías que ocultan un secreto, tal vez simple o tal vez complejo. Mi mente formulo una respuesta, algo que creía correcto-no sé, ni es de mi interés, para que una gárgola quiere saber eso-dije en tono irónico- pero la única libertad, certera y segura, es la muerte, aunque, de que sirve una libertad de un muerto, si no hay forma de vivirla?- sonreí esperando que la respuesta fuera correcta y mire lentamente a la gárgola, sería capaz de acertar, o mi destino sería juzgado y sellado?. Quién sabe, solo era cuestión de tiempo a saber su decisión, tiempo, algo tan efímero y cambiante, como el destino mismo.
avatar
Sebastian Michaelis

Mensajes : 18
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Aoash el Sáb Oct 01, 2011 11:31 am

Aunque los movimientos del ninja eran envidiablemente rápidos quedaban muy por detrás de la velocidad de movimiento de ambos gemelos demoníacos, los cuales demostraban un dominio soberbio de la lucha cuerpo a cuerpo. El primero de los dos lanzó un golpe a la cadera del shinobi mientras su hermano lo distraía, como si fuera un simple muñeco de trapo que se debía doblar ante su fuerza, pero por suerte para el ninja le dio tiempo a ver venir el golpe, pudiendo evitar así que le partieran algo, más no el siguiente puñetazo del otro gemelo al que unos momentos antes había intentado retener con las cadenas de hierro de su kusarigama derecho. Los golpes le llovían uno tras otro sin que pudiera hacer nada para evitarlo, tan sólo sus dos guadañas con cadenas le servían como bloqueo en lo que ninja una y otra vez requería de su uso para bloquear patadas y puñetazos –Mierda… - masculló para sí la gata en lo que para los dos gemelos sería simplemente un maullido, pero realmente lo estaba pasando mal el animal, al ver a su querido amo sufrir de esa manera. El colgante que llevaba con forma de ojo de gato comenzó a brillar tenuemente, insuficiente como para que nadie se diera cuenta pese a la casi total oscuridad del lugar, pero más que suficiente como para que de él surgiera una fuerza mágica que ayudaba al guerrero de sombras, que en ese mismo momento se sentiría fortalecido y ayudado por algo que no entendía. Como si aquellas nuevas fuerzas pudieran reparar el daño ya hecho en su cuerpo se levantó, metafóricamente hablando, tras la gran caída y comenzó a devolver como podía los golpes. Era igual de ágil y diestro, incluso igual de resistente, pero sin embargo su fuerza se veía ahora aumentada, era algo superior a la de un humano común, más bien, bastante superior. Sin piedad alguna lanzó un poderoso corte de su curiosa arma hacia el pecho de uno de los gemelos, que rápidamente logró apartarse de la trayectoria del arma, aunque no por completo, recibiendo así una nueva cicatriz en su escamoso cuerpo, no de gran importancia, pero era algo –Interesante… - dijo uno de los dos gemelos para sí, este no tardó demasiado en recibir una fuerte patada en el estómago que lo haría doblarse, pero aun así fue bastante rápido como para apartarse del camino de su fatal destino, evitando de esta forma la hoja de la guadaña que acabó hincada en la tierra. Mas no le importó eso al ninja, que en lugar de recoger su arma lo que hizo fue lanzar la otra con intención de hacer que se moviera de nuevo hacia la derecha y sacara así su espada descargando en el mismo desenvaine un fuerte tajo que se hundió en los brazales del demonio para alcanzar a rozar su carne, produciendo un molesto corte, nada serio realmente.

Aunque había logrado ganar algo de terreno contra ambos demonios no era suficiente, pues sabía que aquella misteriosa fuerza no le duraría mucho y que no sería precisamente agradable el momento en el que se evaporase aquella fuerza extra. Como si los cielos le hubieran escuchado delante del ninja apareció el cuerpo inconsciente del mayordomo, lo cual no le desagradaba como cualquiera hubiera pensado en aquellos momentos, es más, bajo la negra capa de tela que cubría en gran medida su rostro se podría observar en ese momento una sonrisa mientras que se acercaba él con la espada en las manos, pero no para atacarlo, sino para protegerlo, pues hasta que despertara no sería más que una carga, pero una vez despierto debería ser capaz de equilibrar las cosas. Puede que se asustara, pues el cambio había sido bastante brusco y ahora, además de no tener su forma gatuna ni poder para adoptarla, sentiría como sus fuerzas mágicas lo abandonaban. A un lado tenía una delas olvidadas guadañas del ninja y ambos diablos estaban entretenidos con el hombre de negro, que como podía desviaba un golpe tras otro de las garras de aquellos seres del abismo. Si se daba prisa en levantarse y reaccionar podría golpear con una de las kusarigamas tiradas en el suelo el pie de uno de los gemelos, el de la izquierda para ser más exactos, pero todo dependía de los reflejos del hombre y su capacidad para reaccionar rápido.

[Mietras tanto, no demasiado de ahí se acercaba el hombre encapuchado: Desmond Morgan, había avanzado hasta el piso superior. Una enorme estancia vacía era lo que recibía su llegada, desde ella podía escuchar el sonido de pasos metálicos cerca de él y las voces de gente quejándose, guardias de sus turnos. Estaban tras una de las paredes que había en la sala, desde donde podía observar como parte del suelo de la habitación era tierra y en ella crecían arbustos y matojos ¿Era acaso un jardín sobre un edificio? Pues en efecto, era un enorme jardín botánico que contenía especies de la jungla de uzuri. Los guardias no dejaban de quejarse de los mosquitos, sin saber que algo que les chuparía mucha más sangre se encontraba cerca de ellos. Al salir de las escaleras Desmond podría ver con claridad una enorme puerta guardada por dos soldados mucho mejor armados que el resto de sus compañeros. Dos caminos se extendían a sus lados y por ambos se acercaban guardias comunes ¿Qué haría?]





Spoiler:
avatar
Aoash

Mensajes : 30
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Sebastian Michaelis el Vie Oct 07, 2011 1:14 am

De alguna forma, estaba en un lugar, solo sentado. Me veía a mí de niño “ lo prometo papa…. Seré el mejor sirviente” decía yo de joven ilusionado. De pequeño siempre intentaba cargar más peso del que podía y mi padre siempre terminaba salvándome de romper muchas cosas “no hay nada como la perfección de grande seré perfecto” siempre le decía emocionado…siempre lo llamaba…incluso en su muerte…. “papa…”…que hacía yo mirando la tumba de mi padre, con la mirada baja “he niño” dijo una voz, mi yo del pasado se giro para ver un sepulturero”ya despierta”
Casi de inercia desperté , en un frio piso de madera, un ruido incesante de combate junto a mi me despertó y me quede algo atónito…donde rayos estaba?.Mire alrededor, y logre vislumbrar una figura familiar, era rikimaru; recordé la gárgola y todo había tenido sentido. El acertijo no era perfecto, por lo tanto perdí y de algún modo termine al lado de el, lo cual era bueno y a la vez malo. El estaba combatiendo contra dos seres extraños, casi gemelos, pero como figuras de espejo, nada simétricos; me quede en el suelo observando y aun atónito, analice al situación. Intente usar mi magia pero por alguna razón era como faltante, que podía hacer...si me movía bruscamente, me atacarían y yo estoy desarmado, en cambio sino, rikimaru seria atacado por ambos..que hacer?... no era mi estilo protegerá quien no era mi amo, pero era mi amo temporal, y seria obvio que sin el , no ganaría la batalla. Cuando miraba a mi alrededor note una hoz con cadena y un punzón en su punta, , aun agachado la tome y me mantuve atento a los movimientos de ambos ninjas asimétricos, esperando mi oportunidad. Cuando la vi , me levante rapidamente y arroje la parte sin hoz a la pierna de uno, dando un tirón sorpresa, arroje la segunda parte al otro para centrar s atención en mi, y crear una abertura para que mi amo temporal, encuentre al brecha en su defensa.
avatar
Sebastian Michaelis

Mensajes : 18
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Desmond Morgan el Dom Oct 09, 2011 7:01 pm

Estaba subiendo al segundo piso, con todo el cuidado que puede llevar un asesino en serie, ¿Había olvidado el error que cometí al transgredir mi código?. Claro que no, pero Quinn me dijo que me olvidara de ello, y Quinn a veces lleva toda la razón. Es cierto que me quedaba un largo camino para llegar al joven Kreos, algo me decía que seguía vivo, e iba a ir a por el, iba a acabar con el mercader, y toda esta locura que apenas entendía iba a acabar por que Quinn me enseñó una cosa: Y es que a los jóvenes, no hay que tocarlos, son el futuro y si acabamos con el no tendremos mas presente. Al fin llegué al segundo piso, y estaba en una habitación completamente vacía mi oído capto pasos y gente que se quejaba de los mosquitos, pues era verdad allí ante mi había un jardín botánico, y unos guardias que guardaban una puerta, ¿que habría detrás de ahí? Mi curiosidad, si un asesino puede ser curioso como el que mas, me decía que tenia que saber lo que había allí pero mi sentido común me decía que no, pero claro esta es una de las veces que el sentido común se va de vacaciones. Así que, me decidí ir hacia la puerta aunque, espera Desmond. Ahora había reparado en dos caminos con un guardia recorriendo estos, podía ver que los cuatro guardias, los de los pasillos y los que guardaban la puerta estaban muy bien armados. Mas de lo que podía llegar a concebir, y de lo que podía llegar a ganar. ¿Era así? Bueno solo era uno, de momento. Me coloqué la capucha y el pañuelo y me dirigí a por mi siguiente victima. En cuanto me vio no medio palabra y se puso en guardia.

-Vaya, eres directo, así me gusta.-tras mi pañuelo esboce una sonrisa de superioridad, la verdad es que no me sentía nada superior, quizá al revés pero quería que creyese que estaba confiado.
Ataqué con la espada por el flanco izquierdo y me lo desvió sin problemas poniendo el brazal, vaya era algo que no me gustaba, para nada. Atacó con su espada primero por arriba que lo desvié yendo al choque con las dos espadas y luego por abajo, a lo que reaccione saltando y caí mas o menos bien. Como me temía estaba bien entrenado reaccionó mas rápido de lo que cabria esperar y nada mas caer volvió a atacar por mi flanco izquierdo y paré con mi espada, tanto ruido de metal había alertado a los guardias de la puerta y escuché.

-Ves a ver que pasa.- perfecto, estaba perfecto, no solo era uno, ahora iban a ser dos dentro de poco, tenia que matar al del pasillo en breves por que si no iba a tener mas problemas de los que pudiera luchar. Arremetí con mis dos espadas atacando por la derecha, luego hacia la izquierda y finalmente creyendo que había dejado el centro, por donde estaba su estomago, pero se aparto a tiempo, lo que dejo mi defensa baja y aprovecho para desarmarme. Saqué mi daga rápidamente y este acometió contra el flanco en que tenia mi cestus equipado, bien, golpee la espada con mi cestus y lo que la hizo temblar debido al ímpetu del golpe, también me había hecho daño en la mano pero un daño menor, seria solo el golpe y con la daga se la clave en la yugular lo que hizo salir la sangre a presión haciendo una fuente roja sobre aquellas paredes de color claro dejando un color que pegaba con la escena. El guardia al fin llegó mis espadas no estaban lejos, pero tampoco demasiado cerca para que el guardia no reaccionara antes así que solo me quedaba luchar con mis dos únicas armas la daga y el cestus y hacer tiempo para acercarme a mis espadas.


Elegid como quereis vivir, por que muy pronto morireis

CÓDIGO DE MATANZA:

Codigo de matanza.

1) No matarás inocentes.
2) Los niños son criaturas vulnerables, tampoco matarás niños.
3) No dejes llevarte por los sentimientos. Ni te involucres emocionalmente, así solo conseguirás meterte en problemas.
4) No dejes que te cojan. Se muy meticuloso, sigiloso y cuidadoso.
5) Investiga siempre a tu victima antes de matarla. Tienes que estar seguro de que es esa victima la que tienes que matar
6) Siempre, siempre. Tienes que aparentar ser alguien normal. Actúa bajo lo que te he enseñado, y nunca deberías tener problemas.
Codigo de matanza propio: 1) Venganza.
avatar
Desmond Morgan
Oscuro pasajero

Mensajes : 442
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Aoash el Mar Oct 18, 2011 8:42 pm

El ninja prácticamente se podría haber dado por muerto de no ser por la repentina aparición del otro hombre, que tan rápido como despertó reacción de una manera tan rápida como sus músculos le permitieron. La guadaña atada a cadenas salió volando sin problemas hacia el primero de los dos gemelos y como una flecha en su objetivo esta se clavó en el suelo tras el demonio derecho, dejándolo atado de piernas y haciendo que cayera directo a tierra, donde dejaba de ser un problema para el guerrero de sombras y pasaba a ser del transformista. Sin perder un solo segundo el encapuchado se lanzó a por el que todavía quedaba en pie, algo desequilibrado por el lanzamiento de la cadena hacia sus piernas, y con mortal precisión le encajó un derechazo en el pecho, haciéndole bajar la cabeza como cura de humildad y hundiendo rápidamente el ninjato de hoja completamente recta en el mismo, apuñalando su corazón y dándole una muerte, cuanto menos, instantánea, aunque no por ello poco dolorosa. Pronto el cadáver golpeó el suelo, ya sin vida. Sus ojos estaba perdidos en un horizonte que no existía, al igual que los de su gemelo, cuya muerte no había sido presenciada por el ninja, pero a juzgar por las marcas seguramente fueran de las navajas del mayordomo negro. El campo energía que los mantenía dentro de aquella caja que a su vez hacía de ring se deshizo poco a poco, dejando ver en el exterior la sala oscura que anteriormente había estado cubierta por la barrera ya descrita. Fuera no había absolutamente nada, sólo la madera del suelo y el yeso de las paredes. Cuatro columnas rojas sostenían en pie el enorme salón y un enorme buda al fondo era toda la decoración que se podía apreciar en el lugar, ¿Cómo saldrían de allí? El ninja parecía que ya tenía algo listo, y sin mediar más palabras con el hombre trajeado se retiró a las sombras, allí donde su magia era más poderosa, pero no sólo sus hechizos se fortalecían con la ocultación sombría, sino también su mente, era afín a la oscuridad, era algo que no podía negar.

Lentamente se entretuvo en golpear todas y cada una de las losas de piedra que decoraban el lugar, ellos dos tendrían que haber entrado por otro lugar, pues el sello que había roto el ninja al entrar sólo se podía realizar desde dentro, así que debía haber una puerta, un pasadizo oculto. Piedra a piedra fue golpeando con los nudillos, escuchando aquel seco y apagado sonido típico de la piedra. Eran ya dos metros de pared los que había cubierto de ese modo, pero finalmente dio con lo que buscaba. –Es por aquí. – confirmó con su típico tono de voz, serio, apagado y rasposo que no daba opción a duda o rebatimiento, para él una orden era inapelable. Lentamente guardó su espada todavía ensangrentada y se enroscó las cadenas de las hoces a los brazos y con estas mismas, sin contemplaciones por el ruido y sabiendo más que de sobra que la sala estaba acomodada para no causar ruido alguno, golpeó la pared que había sonado a hueco. Pronto las piedras cayeron una tras otra dejando ver un pasillo oscuro, que se notaba que torcía a unos cuantos metros hacia la derecha, dejando ver una tenue iluminación. Ningún sonido llegaba a oídos del corredor de polvo, Rikimaru, pero eso no le preocupaba, no sabía si le aguardaba o no algún guardia, pero para él no eran problema, pues su misión era acabar con la corrupción de ese hombre y lo haría aunque le costara la vida. Sin mostrar un ápice de temor o respeto siquiera por las densas tinieblas sólo rotas por ese fino hilo de luz ya descrito se aventuró en estas atravesándolas como si fueran una puerta, pues tras pasar la primera capa de sombras dejaría de ser visto por el humano, que ahora tenía la opción de seguirlo o de buscar otro camino, tal vez algún arma por la sala o simplemente quedarse ahí. Si seguía al ninja vería lo mismo que él, que no era otra cosa que un amplio pasillo donde se dividía de nuevo en dos, pero a diferencia del corredor de la última vez este volvía a juntarse para dar lugar a un enorme cuadrado de unos veinte metros con un jardín que lo cruzaba entero por el centro, siendo la opción más directa para pasar de uno a otro lado, claro está también la más protegida. Por sendos costados se podían escuchar voces y ver luces de antorchas, y en el centro un único guardia, pero enormemente blindado, con una pesada armadura de placas que hacía crujir la hierba con cada paso. Sus armas no eran precisamente las de un guardia cualquiera, pues en lugar de una lanza y un sable portaba una única espada, pesada y grande, que si bien costaría de ser manejado equivalía a muchas espadas como las de Rikimaru. Su cara no se podía ver, pues estaba cubierta con una máscara que le daba aspecto de demonio, como hacía el ninja con su boca pero al completo. Cuando entrase Sebastian no vería al ninja, dado que este, usando su agilidad y facilidad para ocultarse, se habría subido ya a una de las vigas trasversales que cruzaban el techo en un lioso enramado que sólo quien supiera andar por allí podría recorrer sin caer delante de uno de los múltiples guardias.

En ese mismo momento sólo que en otro lugar Desmond acababa de cavar la tumba de uno de los muchos guardias que lo esperaban cuando saliese de la curiosa estructura donde por donde había salido. Una vez fuera podría ver que había varias casas más, sí, casas, construidas en lo que parecía ser una segunda residencia con más de cien metros de terreno y también amurallada. Algunas casas contenían guardias, marcadas con una señal en su puerta, otras armas, las cuales estaban cerradas con candados, pero antes de todo esto su principal problema era una especie de torre de observación que confirmaba que ese lugar no era normal, pues, además de que el techo era el propio cielo nocturno dicho torreón se alzaba unos diez metros del suelo. Sobre él un mosquetero armado con su fiel cañón y buscando intrusos, pues la alarma ya estaba dada. Había junto a la torre unas escaleras que alcanzaban hasta el pequeño reposo del centinela, pero había tres problemas que debería saltear. Uno, el francotirador apuntaba hacia la salida donde de donde él se situaba, su vista nocturna no era perfecta pero tampoco dejaba de ser superior a la media, así que debería sortearla. Luego estaba el hecho de que el lugar, pese a que plagado de setos como los del primer jardín que bien le podrían servir para esconderse, no faltaban los guardias que esperaban con ansias la débil carne humana donde hundir sus lanzas y espadas. Y el tercero, último y no menos importante, estaba la altura de la escalera, pues debería subirla entera sin ser visto ni oído.





Spoiler:
avatar
Aoash

Mensajes : 30
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Sebastian Michaelis el Sáb Oct 29, 2011 9:18 pm

Mi perfecto tiro había desencadenado todo lo que quería y necesitaba. Había por lo menos, hecho caer a uno causando una brecha, y dejándole el otro a mi amo. Pero, había un detalle mal calculado, el otro quedaría frente a mí, y con la suficiente rabia como para matarme, así que debía actuar rápido. Ignorando toda batalla que contemple mi amo temporal, saque 3 cuchillas de mi mano y las arroje hacia el cuello del que acababa de tirar, impactándole firmemente y sin dejarlo siquiera gritar, lo degollé fríamente. Me levante aun algo confundido por la falta de mi magia, observando alrededor la habitación oscura, donde estaba y como había llegado aquí? No lo sabía, pero quizá tenía que ver con la gárgola; aunque no estaba totalmente confundido, perdí de vista a mi amo temporal unos segundos, pero sus golpeteos en las lozas llamaron mi atención. Parecía buscar algo, yo solo tome mis dagas del cuerpo del enemigo y acomode mi ropa. El sonido hueco y las palabras –Es por aquí.- dijo para luego acomodarse las armas, yo tranquilamente lo observe paciente; poco después de terminar mi amo temporal golpeo una pared, develando un pasadizo. El mismo estaba oscuro y tenía un haz de luz, yo por mi parte necesitaba comprobar la presencia de mi magia, así que decidí convertirme gato al tiempo de que rikimaru entraba en las sombras. Lo seguí en esa forma , tranquilo de haber recuperado mis poderes y esperando que de esta manera pase desapercibido. Tras un rato caminando llegue a un gran cuadrado, una habitación con un jardín central y un guardia fuertemente protegido. Me quede en las sombras en forma de gato, observando e intentando divisar a mi amo temporal.
avatar
Sebastian Michaelis

Mensajes : 18
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Desmond Morgan el Lun Oct 31, 2011 1:20 am

Como haría esto, je. Sonreí ante la postura que adquiría con las piernas abiertas y la espada horizontal, hay que tener mucha imaginación y mucha suerte para hacer lo iba a hacer en ese momento así que, me dirigí como un verdadero berserker desprotegido solo con mi daga y mi cestus el extravagante enemigo levantó la espada para dar una estocada pero yo me tiré en plancha y pasé por debajo de sus piernas, impacté con la mano del cestus en sus partes nobles, creí que con eso iba a perder la consciencia por el dolor pero no fue así, sin embargo su muerte seguía estando cerca. Me levanté como si un muelle hubiera sido accionado en mi espalda, le tapé la boca y le perfore el cuello seccionándole la yugular, el guerrero tembló incontrolablemente mientras todo el pasillo se llenaba de su sangre salida a presión y por su puesto yo tenia mi ración.

Pasé, cubierto por la sangre de los dos guerreros, por encima de los dos cuerpos como quien salta a la cuerda, cogí mis dos espadas, las enfundé, atravesé la puerta y nada mas salir al exterior incluso antes de que pudiera vislumbrar la zona en que me encontraba una bala me rozó la oreja, la oí silbar y estrellarse contra la pared corrí, todo lo que pude, encontré un arbusto y me escondí allí sentándome. ¿Armas de fuego? No puedo competir contra eso, bueno en realidad Quinn me enseñó pero en lucha cuerpo a cuerpo, aquí estaba oscuro y no sabia donde estaba, mire alrededor y encontré una piedra, que casualidad, no creía en ellas. Esperé con respiración entrecortada y lleno de adrenalina mi oscuro pasajero había despertado en ese mismo instante, inspeccioné la zona rápidamente estaba rodeado de casas levanté un poco la cabeza sin hacer ruido y vi que había una torre de vigilancia también una larga escalera hasta donde estaba parapetado el francotirador.

Reparé en que había marcas en algunas de las casas, que raro. Me levanté y tiré la piedra a un lado e hizo un leve ruido lo mínimo para que el francotirador lo oyera y disparará, corrí y corrí hasta una de las casas y la intente abrir, mierda estaba cerrada, probé en la siguiente: también cerrada. El ruido del candado moviéndose alertó al francotirador que de nuevo disparó y eché cuerpo a tierra la bala rebotó en el suelo. Probé en la siguiente casa que tenia una marca, esta si estaba abierta. La abrí y la cerré jadeando. Me volví para ver donde estaba y una espada se vino hacia a mi yo esquivé a duras penas y me recompuse, el pañuelo dejó ver mi cara al renunciar a su sitio tras largas sacudidas de cabeza los guardias eran como los que se habían llevado a Kreos. Suspiré y saqué las espadas paré una con mi espada izquierda apartándola, y resulta que había una segunda paré con las dos y tras un paso que podría haber sido de baile gire sobre mi mismo y le hice un tajo en un costado al guardia de mi derecha lo que le hizo tambalearse, al ver a su compañero malherido el otro guardia se fue a por mi lleno de rabia, esquivé y le hice un tajo en las piernas lo que le hizo arrodillarse, el segundo guardia se recompuso y atacó desde mi flanco derecho para la espada, le dí una patada que le tiró y como quien corta un filete, separé la cabeza del guardia, que estaba arrodillado, del cuerpo, dándole muerte al instante, evidentemente. Perforé la armadura del otro guardia, jadeando exhausto me senté en el suelo apoyado en la pared, por primera vez en mi vida estaba haciendo una sangría y todo por un descabellado accidente de un chico con falta de experiencia debido a su tierna juventud y aun así, no podía dejarlo a expensas del mercader no podía hacerlo. Me reparé en al armadura y en la cabeza del guardia que había saltado del cuerpo, cual saltamontes salta de pared en pared y reposaba en una esquina. Y tuve, una idea que no podía salir bien, desnudé a los cadáveres no como parte de mi ritual como acostumbraba si no para disfrazarme como ellos. Salí de la puerta y reparé en los guardias que no me habían visto anteriormente había que pasar desapercibido al menos para el francotirador lo había hecho.

-Eh vuelve a tu caseta.- dijo uno de los guardias.

-Caseta, ¿No hay cambio de turno?.-dije acercándome mas y mas con las palmas en las dos gemelas.

-¿Cambio de turno?-dijo el segundo guardia

-Si, cambio de turno, ahora es el turno de que yo os mate.-y tras esto saque las espadas y les atravesé el pecho antes de que pudieran, siquiera, respirar. Corrí rápido mientras las balas cada 3 o cuatro segundos, comprendí que era el tiempo en que tardaba en recargar el arma, silbaban a mi lado hasta que me “escondí” de algún modo debajo de la torre. Pegado mi espalda contra la piedra de esta, comprendí que tenia que llegar hasta la escalera así que pegado contra la dura piedra de la torre me deslicé poco a poco hasta alcanzar al escalera, me agaché para reducir la visión de mi figura y con paso lento fui subiendo hasta llegar a la cima de aquella torre.

-Perdon, ¿Es aquí donde se dispara al azar?.-dije, el guardia se volvió y me apunto yo me aparté y disparó, Quinn me había enseñado muy bien, había que mirar a los ojos del disparador, y cada segundo al percutor para saber cuando apartarse, y esquive la bala por muy poco rozándome el hombro, quemándome, haciéndome un pequeño corte y rasgándome los ropajes. Corrí los pocos metros que había y le tiré la pistola al suelo la cogí y la tire al vacío.

-Ahora tu y yo vamos a luchar como hombres.- el guardia sacó la espada, esquivé la estocada y el guardia dejo desprovista su nuca, levante el cestus y me dispuse a dejarlo inconsciente para luego acabar con el en mi ritual por que, por desgracia para el, yo necesitaba mas informacion y mi pasajero oscuro había despertado.


Elegid como quereis vivir, por que muy pronto morireis

CÓDIGO DE MATANZA:

Codigo de matanza.

1) No matarás inocentes.
2) Los niños son criaturas vulnerables, tampoco matarás niños.
3) No dejes llevarte por los sentimientos. Ni te involucres emocionalmente, así solo conseguirás meterte en problemas.
4) No dejes que te cojan. Se muy meticuloso, sigiloso y cuidadoso.
5) Investiga siempre a tu victima antes de matarla. Tienes que estar seguro de que es esa victima la que tienes que matar
6) Siempre, siempre. Tienes que aparentar ser alguien normal. Actúa bajo lo que te he enseñado, y nunca deberías tener problemas.
Codigo de matanza propio: 1) Venganza.
avatar
Desmond Morgan
Oscuro pasajero

Mensajes : 442
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike of the ninja (I)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.