Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Hoy a las 9:05 am por Celeste Shaw

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Ayer a las 4:11 pm por Balka

» Pero sin presiones eeh!
Mar Nov 21, 2017 3:21 pm por Polvoso Von Lipwig

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Mar Nov 21, 2017 10:46 am por Lia Redbart

» Varok Martillo de Trueno
Mar Nov 21, 2017 12:34 am por Varok

» Reglas de Noreth
Lun Nov 20, 2017 10:56 pm por Varok

» El deber de un jefe
Lun Nov 20, 2017 5:51 pm por Bizcocho

» A Hope's Tail
Lun Nov 20, 2017 1:09 pm por Gar'Shur

» Strindgaard
Dom Nov 19, 2017 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Dom Nov 19, 2017 1:19 pm por Bizcocho

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Candy World!

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Candy World!

Mensaje por Hirlin el Miér Ago 31, 2011 12:39 am

Por fin habíamos dejado atrás aquel lugar llamado Zakesh, yo ya estaba otra vez con Ainara sobre Jhery y ella, como casi siempre, descansaba tumbada de lado. Mi brazo derecho la rodeaba por la cintura y mi respiración golpeaba su nuca como a ella le gustaba que hiciera, todavía recordaba el incidente de la posada en el pueblo donde había conocido a ese humano tan… grande, Khaelos, me habían encerrado en un tarro de cristal para, según mi amigo gigante, robarme los poderes y diseccionarme, menos mal que había usado mi capacidad para controlar la temperatura para calentar el tarro desde dentro un montón y hacerlo explotar. Noté un movimiento de Ainara y me moví también un poco mientras subía la manta de piel de conejo hasta su pecho, desnudo, para cubrirla, a esas alturas y volando a esa gran velocidad a la que volábamos sobre mi rapaz no sería difícil coger un constipado, y menos ahora que atravesábamos zonas árticas. Sentí una fría brisa que hizo que nuestra montura zozobrara un momento y abracé protectoramente a mi hermana mayor, aunque no duró mucho. Ya llevábamos mucho volando, horas, quería que mi montura descasara también un poco, así que lo mejor sería bajar a tierra, más bien a la nieve.

El aterrizaje no fue fácil, pero al fin había llegado a la nieve. Hacía frío, mucho, demasiado como para que sólo la manta de conejo diera calor a mi hermana, a mí no me importaba en realidad. Con una media sonrisa mascullé algo entre dientes y rápidamente la temperatura a nuestro alrededor aumentó, desde hacía algunos días había practicado mi magia, más concretamente el hechizo para aumentar la temperatura, así que ahora era capaz de lanzarlo a otras temperaturas, aunque con el mismo máximo. Usando mi propio calor y la magia establecí una temperatura agradable, parecida a la que habíamos tenido los días de playa. Con delicadeza cargué a mi hermana hasta una abertura en la roca, no era demasiado grande, sólo cabíamos nosotros dos, pues por culpa de ser tan ancho el colibrí de mi hermana no entraba. Miré a Jhery y esta tomó como una orden mi mirada, cobijando con su ala al pequeño. Dentro de la cueva se estaba mucho mejor, las paredes de negra roca goteaban un poco de agua al derretirse la capa de hielo que había, y esa agua caía a nuestro alrededor. Abracé con fuerza a mi querida hermana y besé con ternura su sien mientras dormía, o al menos eso parecía.

De dentro de la cueva provenía una luz, una cálida luz que me hizo pensar que no hacía falta mi hechizo. Con otra palabra más retiré el conjuro y noté como la temperatura era agradable, cálida y sin que la brisa de fuera pudiese entrar. Miré un momento a mi hermana y torcí el gesto, no le iba a gustar despertarse y no encontrarme pero necesitaba explorar aquello, así que la dejé allí pero antes tomé la varita y la calenté un poco. Me puse de espaldas a ella y en la pared que ella tenía enfrente grabé con la varita un mensaje: “Me he adentrado en la cueva, sígueme” tras esto dejé mi varita apuntando hacia donde yo me dirigía y me adentré entre la roca. Parecía que aquello no tenía fin, avanzaba con la luz de mi colgante, pero no veía nada al final. Durante unos minutos fue así, hasta que a ir a poner la mano sobre la cálida roca caí… Por un momento pensé que moriría, pero esa idea se borró de mi cabeza a dar con el culo en suelo a pocos centímetros. Me giré con el colgante en la mano y vi aquel escalón. Me tragué un insulto que le iba a decir y me giré de nuevo, allí había algo, era la fuente del calor, lo notaba, aquel calor tan agradable. Era una perla flotando en una corriente de aire, en su interior tenía una llama, una preciosa llama calentita. Alargué la mano para tocarla y noté como si me succionara, intenté gritar, pero sólo un agudo gemido salió de mi garganta antes de desaparecer.

Tardé horas en despertar. Lo primero que hice fue incorporarme buscando a mi hermana, tenía que encontrarla. Había otros tres sujetos tumbados delante de mí, pero no me fijé bien en ninguno, tenía que encontrar a mi hermana para que no muriera congelada en…Presté un poco más de atención al panorama ¡¿Chocolate?!

----

Spoiler:
Off: Bueno, en este post me gustaría que narrarais como llegáis al mundo de chocolate. Al despertar veréis a Soren, con cara de preocupación que busca a su hermana, que está justo detrás de él xD, el como lleguéis queda a vuestro gusto, no tiene porque ser en el mismo lugar por el cual entraron Ainara y Soren, pero sí debéis de ver la perla que se menciona.



avatar
Hirlin

Mensajes : 76
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Ainara Yorbringer el Miér Sep 07, 2011 3:07 am

Dormía plácidamente, muy plácidamente, el día anterior había tenido algo tan placentero que había quedado satisfecha, lo que por meses no había quedado tan satisfecha, cuando había descubierto como masturbarme con la vara de mi hermano. El día anterior habíamos tenido una pequeña aventurilla, que me había humedecido lo suficiente de solo recordarla; recordar su largo miembro, su grueso miembro entrando y saliendo de cada hoyo mío, me excitaba mas de solo pensarlo, moviéndome dormida con la frazada tapándome y ocultando mi humedad. Reviví cada penetrada, cada momento en el cual su grueso miembro me hacia gemir como loca y exclamar su nombre como mi dueño. Suspire un último gemido dormida para luego despertarme, junto a una fogata, sola, desnuda solo tapada con una frazada. Observe a mi alrededor, buscando a mi hermano, mordiéndome el labio excitada, pero...pronto mi excitación paso a miedo al no encontrarlo. Mire alrededor notando un cartel, al parecer con su letra. Lo leí detenidamente, cubierta por la frazada suspirando tras leerlo-lo matare cuando lo encuentre….-murmure aliviada y comencé a seguir el camino señalado. A medida que me adentraba en la grieta, un calorcito reinaba el lugar, haciendo que me sintiera a gusto con lo poco de “ropa “que llevaba. Si eso se le puede llamar a lo que llevaba, una simple frazada de conejo. Al llegar a cierto punto, baje lentamente un escalón, fijándome donde pisaba, pero al dar un paso más, le suelo se movió y caí, siendo tragada por la oscuridad; el suelo se había roto y había caído por un hueco al vacio.
Desperté en algún lugar, cálido. Sentía algo húmedo y fresco a mi alrededor, y abrí los ojos lentamente. Mire lo que me mojaba, no era agua, era era…-chocolate?!!!-tome un poco para confirmarlo, lo era!!!!. Me bañe en ella al darme cuenta que la frazada no estaba y recorrí mi cuerpo desnudo con dichoso chocolate, excitante, sabroso. Sentí la voz de mi hermano, así que me levante y cubriéndome me acerque a el cubierta de chocolate- Sorem!!!!- grite para que girara.
avatar
Ainara Yorbringer

Mensajes : 12
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Zan el Miér Sep 07, 2011 10:09 pm

-Ku... kupó... Popokupo... Pokú... ¡Hey! Popocho ¿Corremos un rato?-Dijo Zan, que parecía un enorme conejo con ropa montado encima de su pollo gigante.

-¡Kweeeeeeeee!-Respondió el animal, sorprendentemente, como si le entendiese.

Sin esperar un segundo, el silfo dio un golpe de riendas, e inmediatamente, aquel exótico animal, empezó a correr a gran velocidad por aquellas llanuras que estaba recorriendo. Rumbo a... La verdad, no tenían ni idea. Corría por diversión, por sentir el aire pasar a toda velocidad, por ver el paisaje velozmente surcado encima de su amigo, simplemente, por pasar el rato.

Tras unos minutos corriendo, el chocobo disminuyó su velocidad, a medida que se acercaban a un bosque, algo que les trajo buenos recuerdos, de cuando salieron a aquel viaje, cuando partieron de su hogar en busca de aventuras, de algo que escribir en el libro, de... Vivir.
"¡Una vida no es vida sin recuerdos variados!" Solía decir Zan, aludiendo a que, viviendo en rutina, no vives verdaderamente, solo actúas cual golem, haciendo una y otra vez lo que otros te mandan. La libertad, ese era el mayor tesoro que consideraba Zan, el poder vivir al margen, el no estar obligado a seguir ordenes de los demás para todo.

Y por eso, el no creía en un destino firme y forjado, el pensaba que cada acto tenía una consecuencia, pero que se era libre de elegir que hacer, que acto cometer. Y los suyos, parecían haberle llevado a aquel bosque, acercándose poco a poco a un pequeño claro anormal en aquel lugar. Un claro antinatural, había algo que no debía estar allí, algo fuera de lo común en un bosque...
Una perla...
Vieron, tras un poco de adentrarse entre los árboles, un resplandor rojo, brillando entre la corteza marrón y las verdes plantas que le rodeaban, un brillo que le recordó al fuego. Al principio, pensó en volver atrás, alejarse, pensando que había un incendio, pero, la curiosidad le mataba, y si no moría por el incendio, lo haría por su estrés, por aquella voz en su cabeza repitiendole una y otra vez hasta la locura... "¿Que era?"

Pero al llegar, no era un incendio... una perla roja, brillando, como si estuviese en llamas, en el suelo. Su resplandor parecía llamar al feerico, que desmontó de Popocho y cogió sus riendas, tirando de ellas mientras se acercaba. Para no alejarse de su montura, no quería separase, pues, no solo sentía curiosidad por saber que era, aquel impulso por tocarla... Si no también tenía un cierto temor, y estar cerca de su plumífero compañero, le daba ánimos y algo de valor, algo, que sin duda el ser necesitaba... Valor...
¿Lo obtendria tras aquella experiencia?

Pero antes de tocarlo, sintió algo... Un ligero mareo, mientras notaba algo similar a caerse, pero... ¡Dentro de la perla!
Quedó inconsciente, y al despertar, no supo cuanto tiempo pasó, estbaa en un lugar distinto. Popocho estaba a un lado, tumbado y con la lengua fuera del pico, durmiendo plácidamente, tanto, que llegó a dar celos al silfo.
Pero estos se le quitaron al ver todo su alrededor... Caramelo... Chocolate... Dulce... Dulces por todas partes...

Sus orejas y su pompón se irguieron, poniéndose rectas como si estuviese colgado de ellas...

-¡DULCEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES!-Dijo Zan saltando sobre un arbusto de chocolate como si fuese un lobo, y el arbusto un pobre conejo... Sorprendentemente para ser el del conejo su aspecto.

El grito de Zan, despertó al chocobo (Y posiblemente a algún compañero más), que se quedó mirando el lugar, y corrió al percatarse de todo, al lado de su amo, para ayudarle a acabar con aquel pobre arbusto.

Off:
Perdonad la demora ^^U pero ahí teneis el post =D



Por cierto, esa cara puede quedarle bien a Zan en el momento en el que se da cuenta de los dulces xDDDDDDD
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Golosín el Jue Sep 08, 2011 11:29 am

Frío... Mucho frío hacía en la cueva en la que Golosín se había adentrado en busca de cobijo, pues la lluvia golpeaba con fuerza y firmeza la tierra que a tan solo unos metros de su posición se encontraba, lo único que podía hacer era quedarse ahí esperando a que las gotas cesasen de caer... o quizás no...

Estaba a punto de dormirse cuando una pequeña corriente de agua fría como el hielo se abrió paso hasta su posición, alertándole de que aquél no era un buen lugar para dormir.

El silfo se levantó con prisa y no tardó en explorar apresuradamente el resto de la cueva con la mirada, hallándo así un diminuto hueco en la pared, quizás la madriguera de algún animal de su mismo tamaño, pero aún así no dudó en meterse, siendo frenado durante breves segundos al quedarse ligeramente atascado.

En su interior encontró una sala mucho más amplia que la entrada y unas piedras que formaban algo semejante a escalones hacía arriba llamaron su atención, si subía seguramente el agua no llegaría a molestarle de nuevo.

Fue pegando saltos, subiendo los escalones de cinco en cinco y se encontró cara a cara con una especie de piedra que su curiosidad le obligó a intentar agarrar, sin embargo, no tuvo éxito en ello y se vio transportado a un lugar completamente diferente, un lugar mucho más cálido, más bello, con mejor olor y sin duda alguna, por su aspecto parecía que también tendría mejor sabor...


Spoiler:
Lamento la tardanza, la verdad es que el tiempo se me pasó muy rápido y al andar algo ocupado me olvidé de hacer este post... u.u
avatar
Golosín

Mensajes : 11
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Akina el Jue Sep 08, 2011 7:32 pm

Hacía poco que había abandonado la última ciudad en la que me alojé. Bueno...alojar no es la mejor palabra. Era muy pequeña por lo que normalmente encontraba algún lugar donde dormir calentita y cómoda. Y si no lo encontraba me bastaba con "hacerme grande" y pagar por alguna habitación en alguna taberna, aunque aquella vez no fué el caso.

Abandoné el nido que encontré en un árbol de un hermoso jardín muy de mañana. Aunque era muy temprano ya había amanecido y el sol comenzaba a calentar, aunque muy levemente.
Alcé el vuelo y me dirigí hacia los jardines, buscaba algo...algún árbol con frutos. El cual no tardé mucho en encontrar. Me acerqué a un manzano y, sin que nadie me viese, arranqué como pude la manzana, cayendo al suelo con violencia debido al fuerte tirón y al peso de la fruta.
Empujé la manzana, que había caído sobre mí, para que rodase y poder liberarme de su peso, poniéndome después en pie y acariciando mi trasero, el cual se había llevado todo el golpe. Una vez se pasó el ligero dolor, hice rodar de nuevo la manzana hasta el pie del árbol, y una vez allí di buena cuenta de ella, o al menos a un buen trozo de ella.

Una vez había desayunado alcé de nuevo el vuelo, aleteando mis pequeñas alas para ganar altura. Giré sobre mi misma oteando el horizonte en cada uno de los puntos cardinales, tratando de decidirme hacia dónde volar.
No tenía ningún lugar al que ir, nadie me esperaba en ninguna parte. Si, suena muy triste y es triste, no tener a nadie en quien confiar, nadie con quien viajar. Pero así era, a aquellas alturas de mi vida ya debería haber estado acostumbrada a la soledad.
Suspiré profundamente antes de comenzar a volar, ¿hacia donde? Ni idea, simplemente volé. Y, aunque no tenía prisa por llegar a ninguna parte, tampoco podía dormirme en los laureles, unas nubes negras, muy feas se estaban haciendo dueñas de aquel cielo azul tan bonito, y no tardarían en cubrirlo todo.
Si la tormenta que estaba por llegar me pillaba en pleno vuelo, lo pasaría muy mal, así que sin más aleteé tan rápido y veloz como mis alas me permitían.

La tormenta llegó antes de lo que esperaba, comenzaba a notar la fuerza del viento. Aceleré mi vuelo, no quería que me pillase la lluvia. El simple hecho de pensar en...la lluvia, me ponía enferma, nerviosa. Podría ahogarme, podria morir, podría....moví la cabeza a uno y otro lado tratando de alejar aquellos pensamientos.

De repente sentí un golpe a mi espalda, llevando mi mano hacia ésta noté algo húmedo..."¡¡¡Agua...!!!!" Grité con todas mis fuerzas. Aterricé rápidamente, notando entonces bajo mis pies un suelo demasiado blando, cuando miré me dí cuenta que estaba sobre nieve, ¿cuando había llegado a aquel lugar? No tenía la menor idea, pero aquello no me gustaba nada, ya comenzaba a sentirme nerviosa, comenzaba a sentir que me faltaba el aire. Estaba congelada, pero seguía siendo agua...¿y si se derretía? Giré sobre mí misma buscando algún lugar donde meterme, paseé mi mirada en derredor hasta que al fin ví una abertura en una roca, no era muy grande, pero al menos yo sí cabría en ella, aquella pequeña abertura sería suficiente para resguardarme de la tormenta que estaba por llegar.

Corrí a toda prisa hacia la roca, metiéndome en la abertura. Aquel lugar era inusualmente cálido, coloqué la mano en la pared, extrañada. Aquel calor debía provenir de algún lugar. Palpé la piedra caminando hacia donde me parecía que estaba más cálida. Hasta que una especie de pasillo se abrió ante mí. De nuevo sentí un intenso calor que no era normal en aquel pasadizo, si fuera hacía tanto frío la roca debería estar helada, pero no era así.

Caminé por el pasillo hasta que vi una luz al fondo, una luz que emanaba un intenso calor. Fuera lo que fuese que había al final del pasadizo era lo que daba calor a la roca. Aceleré el paso, plegando mis alas a mi espalda para que no chocasen con la roca, hasta llegar al final del túnel.
Allí no pude más que abrir los ojos de par en par al ver una esfera roja, como si estuvese prendida en llamas. Me acerqué curiosa y alargué la mano para tocarla, quizá aquel fué el peor de mis errores, pues nada más posar mi mano sobre ésta me sentí caer en un vacío.

Para cuando desperté, sin saber exactamente en qué momento había perdido el conocimiento, me encontraba tumbada en un extraño lugar. Allí no hacía frio, la temperatura era realmente agradable. Me senté lentamente, y aleteé mis alas para comprobar que no habían sufrido daños. Después me puse en pie y mi ré a mi alrededor...

-¡¡¡Chocolateeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!! - grité sorprendida. Aquel lugar era un paraíso, chocolate por todas partes.


avatar
Akina

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 10, 2011 10:00 pm

La joven hada revoloteaba por el frío bosque en búsqueda de sus hermanas, a la vez que temblaba de frío. Por algún motivo todavía desconocido, al despertar no estaba en el sitio donde había dormido con sus hermanas la noche pasada, estando casi sola, con excepción de Gigo, lo que le había hecho pensar que la brisa le había arrastrado y él le había seguido.

Tenía tiempo sin estar sin sus hermanas, y se sentía extraña, puesto que las cosas que acostumbraba a comentar se acumulaban en su cabeza para cuando las encontrara. Volaba, concentrándose a medias en el camino, y concentrándose en otras medias a sus pensamientos. Gigo se había encogido y estaba en sus brazos, encargándose de jalonearle el manto cada vez que veía que iban a chocar con algo, a la vez que conseguía calor contra ella.

Sin embargo, los ocasionales jaloneos de él desaparecieron cuando ambos llegaron a ver a lo lejos una esfera en llamas, y que le hizo abandonar sus pensamientos. Aceleró el vuelo hacia esta, pensando que quizás la habría formado Hiita, aunque sin creerlo en realidad, acercándose más por curiosidad que por otra cosa.

Se detuvo a unos centímetros de este, y comenzó a estirar su mano hacia la esfera en un acto insconciente. En cuanto la tocó, sintió una extraña succión que le hizo querer retroceder sin éxito, a la vez que una negrura se imponía sobre ella...

Un intempestivo grito inundó sus oídos, haciéndole dar un respingo e incorporándose de golpe. Al abrir los ojos y mirar a su alrededor quedó anonadada, sin creer lo que veía a su alrededor, y sin fijarse en los demás en esos momentos. El frío que sentía había desaparecido, y se encontraba en un maravilloso sitio lleno de...

Dulces.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Hirlin el Dom Sep 11, 2011 4:06 am

Al escuchar el grito de Ainara me giré algo aliviado, estaba bien y… ¡Estaba conmigo! Ignorando el hecho de que estaba cubierta y que su única ropa era un montón de chocolate que se deslizaba por su cuerpo de manera sensual la tomé de la mano con fuerza y la saqué del lago abrazándola con fuerza sin importarme mancharme de chocolate, pero pasó algo, cuando la saqué aquel chocolate cayó de ella como si fuera agua y no dejó ninguna marca ¿Por qué? Bueno, tampoco me importaba mucho la verdad, estaba desnuda y encima no estábamos solos, así que había que darse prisa en cubrirla. Sin pensármelo dos veces me quité la camisa y se la puse para cubrirle lo que le llegara, pero no sólo eso, sino que también le puse por encima la manta de piel de conejo, no es que hiciera frío, pero al menos estaba cubierta en lo que yo buscaba por mi mochila su ropa. Sí, me la había guardado yo después haber tenido sexo con ella un día antes de salir hacia la zona glacial. Una vez la tuve entre las manos se la pasé, dándole primero la ropa interior y luego su camisa a rayas y su pantalón de color marrón, pasándole por último la gorra de este mismo color.

En lo que ella se vestía yo me senté a su lado para otear el panorama ¿Cómo demonios habíamos acabado allí? Bueno, al menos no éramos los únicos… Mierda… Eso significaba que tendría que cortarme para hacerlo con Ainara. Suspiré al descubrir esto último y ahora sí puse atención a las otras personas, todos contaban con alas pequeñas a la espalda, así que supuse que todos eran hadas y silfos – acertando de puro milagro -. Uno a uno los observé más atentamente, que más llamaba la atención era uno que sin piedad ninguna se había arrojado sobre un arbusto de chocolate endurecido del cual varios conejos de caramelo y gominola se dieron a la fuga, acompañados de algún que otro pájaro de algodón de azúcar. El susodicho silfo de casi medio metro tenía orejas de conejo y un pompón curioso de color azul ¿Podía haber silfos así? Bueno… Si podía estar en un mundo de chocolate. Sin prestarle más atención y pasando por alto el detalle de que llevaba un pollo gigante pasé mi vista al siguiente, este era todavía, si se podía, más raro, aunque por lo menos no parecía un soldado humano en época de celo. De piel azul y que portaba un gorro blanco acabado en una caída punta, así era el otro. No tenía mucho que decir, pues se mantenía estático mirando al paisaje, tal vez haciendo lo mismo que yo.

Las otras dos eran hadas, de cuerpos sensuales y cabellos opuestos. La primera tenía el pelo rojo como el fuego, como yo o Ainara, iba vestida con un pétalo de flor a modo de vestido y sus botas de hojas secas puede que tuvieran algún problema para andar por el caramelizado suelo. Sus alas también parecían ser los pétalos de una hermosa rosa, algo que me hizo prestarle atención unos segundos más que al silfo conejil. Poco después miré a la otra chica, también era alta y esbelta, de cabello azul y rostro joven, más joven que el mío incluso. Se notaba que su cuerpo todavía estaba por desarrollarse pese a que me sacaba bastante. Sin esperar más a que mi hermana se terminase de vestir me puse en pie y me acerqué a los tres que no atacaban la vegetación – Eh… Hola. – dije rascándome la nuca con una mano, no es que me diera vergüenza, pero puede que si hablaba demasiado contento me tomaran por el tipo que nos había llevado allí y entonces sí podía caerme una buena –Me llamo Soren, y aquella es mi hermana Ainara. – dije mientras repasaba nuevamente con la vista el paisaje. De algún modo, habíamos terminado los cinco en una especie de llanura en la cual había hierba sí, hierba de gominola. Lentamente me agaché sospechando lo obvio y me metí un poco de la tierra oscura en la boca, chocolate negro. El río que había a mis espaldas era de chocolate con leche y las nubes parecían esponjosas, lo suficiente como para que algo que las atravesara hiciera un hueco en ellas. Me quedé mirando sorprendido unos instantes y enseguida escuché el piar de mi ave que fue a parar ante mí con el pico manchado de color rosa. Con una sonrisa se lo limpié y antes de que nadie le hiciera nada – No os preocupéis. – dije mientras la acariciaba y metía disimuladamente la manta de conejo que antes cubría a Ainara en la alforja, a lo mejor el que tenía orejas de dicho animal se molestaba – Es mi mascota, Jhery, y no, no ataca. –

Ahora quedaba esperar a ver que hacía cada uno, no nos conocíamos y no parecía que tuviéramos que mantenernos juntos por ningún motivo. Yo por mi parte no me iba a separar de mi hermana, pero tampoco me iba a perder la ocasión de disfrutar de un mundo así con ella. Sonriendo me acerqué a lo que parecía una seta y arranqué un trozo, estaba hecha de una especie de regaliz pintado con sirope. Sonriendo me acerqué a mi hermana y aproveché que la parte que había arrancado era como un palo para ponerme un extremo en la boca, mirando Ainara con una sonrisa - ¿Quieres? – pregunté con cierta dificultad, procurando que el regaliz no se fuera a pique. Ojala aquello no molestase a nadie, porque entonces sí que me plantearía el irme por otro camino.


avatar
Hirlin

Mensajes : 76
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Ainara Yorbringer el Vie Sep 16, 2011 7:43 pm

Observe su mano tomar la mía y sacarme del chocolate para abrasarme, extrañamente sentí como caía todo el chocolate de mi piel y lo abrase desnuda sonriendo-no te me vuelvas a escapar… no quiero perderte-murmure en su oído. Sonreí y él se saco la camisa, para cubrirme y envolverme en la manta- que haces-pregunte intrigada, cuando él se había sacado la camisa había pensado en que me tomaría ahí en ese rio de chocolate, pero solamente me ilusione. Poco después note la presencia de gente y mordí mi labio, era eso? el me cuidaba de que me vieran desnuda? Serian celos protectores? Me daba ternura cualquiera de las opciones y sonreí levemente mientras me vestía.
Mientras me vestía, Sorem fue a saludar a los demás presentes. A mis ojos todos eran silfos, incluso, o al menos parecían serlo, pero a mí no me importaba, aunque…sería una forma divertida de molestar a Sorem, por que por la apariencia, no se veían buenos para una orgia…aunque, las jóvenes no estaban tan mal…un momento…debo calmarme, o sino mi verdad interna saldrá a la luz “y aquella es mi hermana Ainara” escuche sacándome de mi trance, y conteste sonriendo mientras acomodaba mi bonete- hola-sonreí intentado ocultar mis pensamientos. Observe a los presentes unos minutos pensando levemente, mientras, mi hermano decía algo y abrasaba a su ave, yo pensaba en lo divertido que sería todos juntos revolcándonos en chocolate y fluidos de todos. Me quede mirando el vacio sonriendo levemente con mi pensamiento, para luego despertarme con algo pegajoso tocando mis labios, observe a Sorem y me ofreció un delicioso caramelo de regaliz, o al menos un trozo. Casi sin resistirme le di una lamida desde el dedo de Sorem a la punta y luego l metí a mi boca mirando a Sorem a los ojos, chupándolo como si fuera otra cosa, retire la mano de el y lo tome entre mis manos-gracias hermanito-agregue sonriente.
avatar
Ainara Yorbringer

Mensajes : 12
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Akina el Vie Sep 16, 2011 9:03 pm

Quizá, y lo más seguro, es que fuese una maleducada por lo que hice, pero no me molesté en presentarme a los demás que había allí. Si bien era cierto que eché un vistazo y creí que todos eran feéricos, unos más extraños que otros, pero todos de mi misma raza.

Aún así, lo único que llamó realmente mi atención y que la acaparó toda, fue la cantidad de dulces que había en el lugar. Me lancé a la carrera - rompiendo mis botas-hojas en el proceso debido al estar el suelo tan pegajoso - al lanzarme a la carrera hacia un lago de chocolate.

Si hubiese sido un lago de agua, como otro cualquiera, jamás de los jamases se me hubiese ocurrido hacer algo así, pero....¡¡¡era chocolate!!!. Pasé de largo a una pareja de feéricos que había cerca de éste lago, poniéndome de rodillas nada más llegué a la orilla, pero alzándome el vestido para no romperlo, si se habían roto mis botas, al vestido le pasaría lo mismo. Introduje mis manos en el chocolate a modo de cuenco y bebí con ansia. Dulce, muy dulce, rico...riquísimo.

El silfo al que había sobrepasado corriendo hacia el lago de chocolate, fue el primero en presentarse. Con un simple hola seguido de su nombre y la presentación de su hermana captó ligeramente mi atención mientras volvía a llenar mis manos colocadas en forma de cuenco aún con más chocolate líquido.

-Yo soy Akina. - dije sin más, sonriendo ampliamente y bebiendo de nuevo amas chocolate, aquel chocolate que había cogido con mis manos. Esperé pacientemente a que el resto se presentase. No tenía prisa, aquello era el paraíso, un sueño hecho realidad. Adoraba el dulce, adoraba el chocolate. Tenía todo el tiempo del mundo mientras los dulces siguiesen allí y no se agotasen.

De reojo miraba al resto de los presentes, viendo más movimientos tras de mí, entre el silfo y la feérica del cabello rojo y corto, mientras volvía a tomar más chocolate con mis manos, las cuales se quedaban limpias tras sacarlas del lago y beber el dulce, como si de agua se tratase.
Por lo que pude captar de reojo, aquellos feéricos serían pareja,no podían ser hermanos como decían. Se hacían muchos mimos y tenían muchos roces. Suspiré ligeramente, intentando que no se me notase. Algún día encontraría yo a alguien a quien dar el cariño que ellos se daban.
Pero por ahora...¡¡¡Chocolate!!!.

De nuevo capté otro movimiento a mi espalda, cuando giré la cabeza no pude más que caerme de bruces al lago girándome al momento para mirar anonadada al gran pájaro que se había posado cerca del silfo. Éste aseguró que no hacía nada, que era su “mascota” pero yo no estaba tan segura. En todo caso él sería la mascota de aquella ave, hasta que ésta decidiese comérselo.


avatar
Akina

Mensajes : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Zan el Vie Sep 16, 2011 10:58 pm

Tras hacer desaparecer el arbusto con la misma velocidad con la que desaparece una tableta de chocolate al alcance de un niño... Una metáfora muy apropiada para el silfo y el arbusto... Zan se levantó, mirando a su chocobo, el cual también había dado buena cuenta del vegetal chocolateado. Vio a varios presentarse, y se levantó, cargado de chocolate, pues incluso se podía ver su barriga algo hinchada, aunque no tardaría demasiado en desaparecer, siempre pasaba lo mismo, su estómago parecía una gran cámara de desintegración de comida... No tardaba nada en digerir todo lo que se comiese... Posiblemente, gracias a años y años de práctica...

-¡Yo soy Zan! ¡Kupó! Y tampoco os preocupéis por Popocho, lleva conmigo desde que salió de su huevo, hace tanto tiempo como el que yo llevo en este mundo kupó. Y de eso hace más de un siglo... ¡Como pasa el tiempo kupó! El pobre es inofensivo...-Dijo, girándose al terminar de nuevo hacia el animal, que había capturado con su pico a un pobre conejo de gominola y estaba engullendolo con velocidad, lanzando un gritito de satisfacción al terminar.

-¡Kue!

-Bueno, inofensivo si no eres un conejito dulce, kupó... Un momento... ¿Conejitos dulces? ... ¡Kupóoo! ¡Popocho! ¡ Déjame alguno! ... ¡No huyas, cobarde, espérame para comer!-Dijo corriendo hacia el chocobo, que se daba a la fuga tras haber seguido comiendo sin su amo.

-¡Kueeeeeee!-Respondió el animal desapareciendo a toda velocidad en la llanura dulce.

-... ... ... ... ... Ya volverá, kupó...-Dijo dándose la vuelta para regresar con el grupo.-¡Ah! Necesito dibujar esto... Un momento... ¡Popochooooooooo! ¡Demonios! Se me olvidó, es el quien lleva mi libro...

El mogle se sentó en el suelo algo entristecido por no poder dibujar aquel bello paisaje, cuando vio el suelo... También parecía dulce... La depresión se le pasó rápido, cogió un puñado de tierra y de aquella hierva de caramelo y regaliz y empezó a comérsela olvidando sus penas... Hasta que se acercó al lago de chocolate, donde había un hada que se había presentado como Akina, y empezó a comer en la orilla, para así beber si le entraba sed. Aunque el chocolate tampoco humedecía mucho los labios... Y pidió un deseo en voz alta, algo que posiblemente se cumpliría muy rápido... Tenía un mundo, un mundo entero para el... No era difícil que se cumpliese.

-Jum... Ojala hubiese un río de leche calentita... Así podría saciarme muy bien kupó... Oh... montañas de caramelo, cumbres de azúcar, arboles de algodón de azúcar, barcos de galleta, nieve de helado de chocolate, de fresa, de vainilla, con sirope de chocolate y de caramelo, kupó... ¡Ah! Es estresante... Tantas cosas tantos dulces... ¡Quiero probarlo todo kupó! Tu me entiendes ¿Verdad?-Preguntó al hada de curiosas alas como hojas.-Y Popocho se escapó... Ahora necesito esperar a que vuelva para dibujar esto kupó...
avatar
Zan

Mensajes : 16
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Candy World!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.