Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Los inicios del Metal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los inicios del Metal

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Dom Sep 25, 2011 10:52 pm

El pasado también tiene repercusiones en el presente, los actos de aquellos que nos precedieron cambian el mundo en el que existimos, como la gota de agua que cae en el mar, tarde o temprano sus ondas tocaran la orilla de la tierra aunque pasen un siglo viajando por el mar, así mismo aquellos actos que antaño realizaron nuestros ancestros pueden aun alcanzarnos, cambiar nuestro mundo en un abrir y cerrar de ojos.

El metal siempre ha existido, saco a los hombres de las cuevas en el pasado, les dio herramientas para cazar y subsistir, les ayudo a expandir su mundo, ya no era simplemente la cueva ahora era todo un mundo, mas el metal también trajo sufrimiento, la espada corto la carne del hombre primero, las lanzas atravesaron su pecho sin piedad, pero… ¿el metal es malo? … ¿acaso el decide que desea herir y matar? … el metal solamente es una herramienta, algo que se puede moldear a placer, puede convertirse desde el arado del campesino hasta la reluciente armadura del soldado, puede salvar una vida como arrebatarla… ¿pero es malvado? … ¿acaso tiene el mismo corazón que la madera? ¿Acaso tiene vida? … el metal es fiel, siempre estará ahí si lo deseas, el mundo se levanto sobre espaldas sudorosas, mas sobre hierro y acero igual, pero el metal siente… el metal llora, mas no todos pueden escucharlo, algunos simplemente hacen caso omiso de sus lagrimas y lastiman su superficie… pero el metal si es escuchado… por aquellos que lo valoran por sobre la carne.

Aquello sucedió hace muchos años … antes del nacimiento de Ivo, mucho antes, cuando las creaciones de su abuelo tan solo eran ideas y aun no se plasmaban en el pergamino, cuando aun había algo de felicidad en ese tiempo, cuando los nobles de Phonterek luchaban con palos y piedras, cuando sus muros de roca aun no estaban pintados, cuando el cielo era tan solo de los dragones y aves, lejos, mas allá de los límites de la región, donde los campos de cultivo se extendían hasta donde los ojos podían ver, entre una de esas pequeñas casas, una asa muy bella, la chimenea quemando leña, os campos cultivados rodeándolo, el establo con el caballo y las vacas, las gallinas en el gallinero poniendo sus valiosos huevos, dentro de la casa un hombre tallaba un trozo de madera, mientras su hijo jugaba frente al fuego con sus juguetes, el hombre tallaba una pequeña redondéela dentada, el niño estaba feliz, mientras su padre pensaba en que decirle a los nobles cuando se presentara ante ellos, era un simple inventor, uno de los tantos que aparecían cada cierto tiempo ante los nobles mostrándole sus inventos, algunos eran aceptados otros, el niño se levanto y comenzó a jugar con su caballo de madera sobre la mesa, sonriendo con un diente menos en su rostro, el hombre era viudo, hacia mucho que su esposa, el amor de su vida había muerto por una enfermedad, desde ese momento había criado a su hijo solo, la vida no era fácil, pero algunos pequeños inventos habían hecho más fácil la vida, había cambiado el viejo arado por uno mejor, la chimenea no solo calentaba el ambiente si no que calentaba el agua que pasaba por varios pequeños canales a su alrededor, todos eran pequeños inventos, pero lo último que estaba creando era algo diferente, buscaba la forma de mejorar un arma, los nobles siempre buscaban armas para luchar entre sí, aquella última pieza podría ser la fórmula para poder darle una mejor vida a su hijo.

Los días pasaron, y el hombre con su hijo viajaban en una carreta cubierta por viejos sacos, el caballo relinchaba por tener que viajar tanto, ya que cuatro días de viaje no eran poco, más los días pasaron uno tras otro, las paredes de roca por fin pudieron verse, las grandes puertas que recibían a los viajeros, tras cruzarlas un nuevo mundo se presento ante ellos, los mercaderes ofreciendo sus productos, los herreros trabajando sin parar, los bardos tocando en las esquinas como los arlequines jugando y entreteniendo a los más pequeños, por aquí y allá los guardias hacían patrulla, las tabernas se levantaban a veces durante muchos metros, mas ahora no podían entretenerse debían de ir hasta el concilio de nobles, el caballo avanzo sobre aquellos caminos con rocas, parecía una lengua gris que se extendía hasta la parte alta de la ciudad, el camino fue rápido, mientras tanto padre e hijo miraban con asombro las maravillas de la ciudad.



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los inicios del Metal

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Lun Sep 26, 2011 2:47 am

El gran consejo de nobles aceptaba una vez al año a inventores para mostrar ante ellos sus nuevas creaciones, muchos de estos modificaban algo ya existente, un tenedor/cuchara, un reloj sin cuerda, una carreta con techo desmontable, en fin había de todo, mas la mayoría eran desechados ya que no había real invención en ello, el hombre espero su turno, la carreta estaba amarrada y vigilada por su hijo, no deseaba que llegara alguien y estropeara su trabajo o incluso lo robara, el día comenzó a avanzar y después de medio día lo llamaron, con humildad entro al gran salón y comenzó a explicar su invento, los comentarios comenzaron a correr de boca en boca, una invención así podría serle de utilidad al consejo, especialmente al líder de esta, un tal lord Tibor un muchachito ambicioso, los del consejo se retiraron hacia el gran patio, a petición del inventor quería demostrar su creación.

En el patio el hijo esperaba a su padre, mirando a todos los que pasaban, en un pequeño instante sus ojos quedaron prendidos de una linda muchachita que le sonreía desde la entrada de ese lugar, la muchacha con ojos verdes y sonrisa de ángel, sus cabellos eran como la plata de preciosa, mas aunque fue un instante el niño quedo prendido de ella, pronto llegó su padre seguido de varios nobles, rápidamente quitaron los sacos de la carreta dejando ver una extraña maquina, era muy semejante a una catapulta, mas había una serie de engranajes de madera y metal, junto con cuerdas ajenas al modelo original, nuevamente el murmullo comenzó entre los nobles, que esperaban la demostración de la maquina, el hombre saco varias rocas y alineo la maquina hacia un árbol.

-Damas y caballeros *comenzó a hablar el hombre* les presento una catapulta continua, no es necesario el tedioso y largo proceso de prepararla después de cada tiro, perdiendo valioso tiempo en que los enemigos pueden reagruparse-

EL hombre comenzó a girar una manivela, tensando no solamente la cuerda si no también un arco interior, cuando soltó la manivela todo el mecanismo comenzó a moverse, moviendo dos largos brazos con fuerza, mas con un ritmo, mientras uno bajaba el otro era soltado violentamente, el inventor cargo con piedras de una en una a la maquina, en poco tiempo las piedras volaban hacia el árbol, quebrando sus ramas como si fueran simple varillas, en el tiempo en que una catapulta hubiera sido lanzada la maquina a escala había hecho 5 lanzamientos, un aumento muy notable y realmente aterrador si se pensaba en aquellas maquinas en el campo de batalla.

-Damas y caballeros, sé que no es un modelo completamente funcional, pero quería mostrarle que es posible cambiar radicalmente la guerra con estas maquinas, con facilidad una de estas maquinas de mayor tamaño podría ser la diferencia entre perder una batalla o no y junto con ello también la posibilidad de perder menos soldados en un asedio*el inventor se arriesgaba el todo con aquellas palabras*-

Los nobles se retiraron para discutir lo que proponía el inventor, mientras estos volvían a el gran salón padre e hijo se sentaban unos minutos uno al lado de otro, el padre esperaba que aceptaran su invento si así era podría cambiar la vida de su hijo y tendría todo lo que necesitara, dejar la granja y dedicarse únicamente a sus invenciones, mientras que en al mente del chico solo estaba esa niña que le había sonreído, ¿acaso era amor lo que había sentido en su corta existencia?, pronto cuatro guardias armados aparecieron, estos tomaron al hombre y lo llevaron dentro del salón aunque el niño trataba de no separarse de su padre fue dejado tras las puertas, en el interior del gran salón los guardias flanquearon la única entrada y salida, mientras que los nobles miraban al inventor, el líder Lord Tibor aclaro su garganta, aunque apenas era un muchacho que conocía el mundo había escalado rápidamente de posición y estatus tras la extraña muerte de su padre mientras este cazaba en sus tierras.

-Inventor, nos complace el invento que nos has presentado, mas también buscamos algo más fiable, el armamento que se ha presentado ene esta sesión al consejo ha sido de mucha utilidad en el pasado, mas ahora los inventores de esta época dejan mucho que desear en realidad, sinceramente * negó el muchacho* esperábamos algo más este año, pero tu invento ha sido el más notorio en las bases que nosotros buscábamos, aunque tiene muchas falencias es posible que se convierta en un arma de temer, por ello desde estos momentos estarás al servicio de la casa de los Saccarum, durante un año mejoraras tu creación y se nos presentara nuevamente al consejo, si estamos complacidos se te dará el puesto de inventor jefe de este consejo, si no es así perderás no solo tus bienes si no también tu libertad-



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los inicios del Metal

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Miér Sep 28, 2011 2:08 pm

Se dice que quien no arriesga tono jamás lograra avanzar en el mundo, el inventor tenía algo que decidir, esta a punto no solo de arriesgar su vida si no el futuro de su hijo por el cual luchaba en esos momentos, Lord Tibor había hecho su propuesta y mas que ello había sido una decisión ya hecha, el inventor trabajaría para él, y con ello tendría asegurada una vida prospera … mas tras las palabras del joven habían ocultas intenciones, el inventor acepto mientras las puertas se abrían nuevamente como la boca de una gran bestia, cuando las hojas estuvieron ligeramente separadas su hijo apareció entre ellas, abrazándolo preocupado, más el hombre le sonrió dulcemente, a acariciando su cabello y profesando palabras dulces de calma, había logrado entrar a aquel cerrado grupo, el no era más que un campesino, mas ahora seria inventor, el camino a casa estuvo en silencio, la carreta tirada por el caballo avanzaba lentamente, por aquel camino polvoriento, ni el verdor de las plantas, ni los saludos de los campesinos sacaron de sus pensamientos al hombre, debía de trabajar sin parar, debía de mejorar aquello que le había abierto las puertas en ese lugar, mas sus pensamientos si fueron interrumpidos por algo, era la voz del niño que le preguntaba que había sucedido, el padre le sonrió y con voz suave le hablo.

-Me aceptaron, iremos por nuestras cosas y volveremos donde Lord Tibor, viviremos con él durante un tiempo, así podre terminar mi invento y tu podrás tener todo lo que has deseado-

El niño comprendía las palabras de su padre, pero … “todo lo que había deseado” era un término muy vago, el jamás había pedido nada, siempre había sido feliz con su padre y los pocos recuerdos que tenia de su madre era cuando sonreía aun enferma, quizás viviendo con Lord Tibor podría volver ella, era un deseo que el tenia, el camino era accidentado y de vez en cuando la carrea saltaba cuando golpeaba una piedra, esto hacia el viaje más entretenido en la mente del muchacho, mas aunque era divertido viajar aun pensaba en la chica que le había sonreído, quizás al vería de nuevo pronto … si era así quería conocer su nombre, era linda …

Los días pasaron, el inventor había empacado sus pocas posesiones, sus herramientas, la ropa que poseían, el pequeño colgante que había pertenecido a su esposa, la granja había quedado a cargo de uno de sus vecinos, el se encargaría de manejarla mientras estuviera lejos … pobre hombre … no sabía que jamás volvería a ver de la misma manera esos campos con doradas espigas, o el verde mar que cuando soplaba el viento se podía ver sobre la tierra, el niño había guardado todo lo que tenia, que de por si no era mucho, pero entre todas sus cosas había una moneda, una que había encontrado cuando escavaba la tierra, quizás con ello podría comprarle algo lindo a esa niña, todo empacada la carreta comenzó su último viaje, uno que lo llevaría aun mas lejos de Phonterek mucho más lejos … tanto padre como hijo hablaban felices mientras volvían a ver esos muros de roca, esa puerta que les daba la bienvenida, el camino fue diferente y atravesando la ciudad completamente llegaron hasta su destino, el terreno era inmenso, el jardín majestuoso, animales de varias especias caminaban libremente por ellas, había sido la fascinación del Viejo Lord Tibor, mas no de su hijo, los guardias los llevaron hasta la casa principal, ahí el propio Tibor los esperaba, saludo cortésmente al inventor y al niño mientras lo llevaba hasta donde se hospedarían ese año, cuando abrieron la puerta de la habitación quedaron maravillados, aquella habitación era más grande que toda su casa, habían dos camas mullidas, los grandes ventanales daban hacia los jardines, mientras el niño veía con ojos exorbitantes tantas maravillas Tibor llevo al inventor a su taller, la pesada puerta de metal se abrió en la planta baja y ante el apareció aquel taller, yunque y martillo, fragua y metal, instrumentos para forjar sin detenerse, las mesas de la más resistente madera, ahí trabajaría en su invento.

Podríamos decir que el tiempo paso y después de un año el inventor presento aquella catapulta de tamaño natural, el campo de batalla se convirtió en un infierno con aquellas piedras cayendo sin parar… mas si lo hiciéramos nos perderíamos las intenciones de Tibor para con el inventor…



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los inicios del Metal

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Miér Sep 28, 2011 2:32 pm

El viejo Lord Tibor había sido un hombre recto, mientras había estado liderando el consejo de nobles estos habían acatado las reglas, la ciudad había crecido no solo en habitantes si no en riquezas, había sido uno de los pocos que cambio el sistema de tributo, era un hombre honorable y querido por todos los habitantes, mas no por todos los nobles que lo veían solamente como alguien anticuado, que no miraba el progreso y que no dejaba que sus ganancias aumentaran al ritmo que ellos deseaban, aunque Tibor era un hombre de edad se mantenía en forma, y siempre que se podía practicaba en los torneos con arco y flecha, incluso se podría decir que Tibor era el padre y amigo que uno siempre había deseado …. Pero como había dicho antes… no por todos.

El hijo de Tibor era contrario a su padre, era cruel con la servidumbre, desconsiderado incluso con sus propios amigos, era un negociante nato y aun cuando el negocio parecía fracasar lo llevaba adelante hasta obtener grandes beneficios, su educación fue con los mejores profesores, conocía de matemática e historia, política e influencias, mas no conocía algo llamado bondad si no beneficio, el chico creció mientras el padre envejecía, esto atrajo la vista de los nobles, que envenenaron aun más el corazón del muchacho, los planes comenzaron a trazarse, los nobles prometían un alto puesto en el consejo si aquel estorbo podía desaparecer … pobres idiotas no sabían que trataban con el propio demonio, extrañamente cuando su padre fue a cazar hubo un accidente, una flecha extraviada que atravesó su corazón, con la noticia de la muerte del noble aquel funeral fue visto por todos los habitantes de la ciudad, algunos depositaban una simple flor silvestre en su tumba otros los más ricos dejaban rosas rojas con sus espinas en esta.

La noticia de que el hijo de Lord Tibor estaría en el consejo alegro a algunos que no conocían al muchacho pero si a su padre, mientras que a otros los horrorizo ya que conocían la reputación de este, más las palabras de desaprobación no se escucharon por el miedo, los altos nobles estaban felices, mas el muchacho tenía otros planes, lentamente comenzó a escalar en el consejo, algunos nobles desaparecían eso no era problema, más si cuando no había complot entre ellos y nadie sabía quién sería el próximo, en poco tiempo el muchacho estaba en lo más alto del consejo, era el líder del consejo y lo manejaba con puño de hierro, su juventud lo hacía engañoso ya que era hábil con sus palabras y actos.

Mientras el muchacho lideraba el consejo de nobles sucedió algo asombroso, llego un inventor, siempre llegaban a mostrar tonterías que llamaban genialidades, mas ese simple granjero trajo algo que podía ser lo que pusiera a Tibor mas allá del consejo, un arma, una catapulta doble … aquel inventor no era más que Gerald Robotnik la demostración de la maquina fue un éxito y dejando fuera de las puertas a el hombre el consejo delibero, algunos estaban a favor otros en contra, algunos exigían mejor armamento otros tratados de paz y comercio, mas el muchacho hizo que guardaran silencio todos, y con su afilada lengua hablo.

-Caballeros … Caballeros … no seamos cortos de visión, todas sus ideas y opiniones son validas, pero quiero que tengan en cuenta una cosa, si obtenemos aquella arma podremos hacer que los demás reinos se rindan, con ello los tratados de paz y comercio aumentaran su valor, podremos pedir grandes sumas para evitar una guerra, incluso podríamos acabar con las tribus orcas muy fácilmente, si jugamos bien nuestras piezas obtendremos el control no solo de un arma impresionante si se usa correctamente, sino también del territorio que por miedo nos será cedido-

El consejo delibero un poco y acepto las palabras de Tibor, que aunque parecían lógicas en realidad eran una orden de parte del muchacho, el inventor fue traído ante ellos y con voz elocuente hablo, mas Tibor había visto potencial en el hombre, estaría bajo sus servicios, y solamente de él, la amenaza de muerte fue el punto para que se decidiera a colaborar, al final para que compartir aquellas creaciones con el consejo si con ellas podría acabar con este y quedar como único gobernante de la ciudad.



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los inicios del Metal

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Vie Sep 30, 2011 2:19 pm

Como era de esperar el inventor estaba maravillado con el taller que se le ofrecía, muy diferente a esa simple mesa de aquella casa, donde solo tenía un cuchillo y nada más para hacer pieza por pieza, el hombre comenzó a revisar cada rincón encontrando la pequeña maquina a escala y viendo de reojo todo lo que podía hacer le agradeció al noble mientras iba donde su hijo, este estaba en la habitación emocionado ya que viviría en aquel lugar, no tendría que dormir en una cama de paja nunca más y tampoco sentiría el frio de las noches colándose por la ventana, de pronto su padre llego emocionado abrazándolo, ahora este podía darle a su hijo lo que merecía, no sería un simple granjero ignorante, le pediría a Lord Tibor que le enseñara, que lo presentara en los estudios.

-De ahora en adelante viviremos aquí hijo, veras como la vida cambiara para nosotros *desordenándole el cabello sonriéndole*-

Los días pasaron, el inventor trabajaba en su creación mientras el niño comenzaba a ser instruido por profesores contratados por el noble, todo parecía demasiado bueno … demasiado, Tibor seguía atento a los progresos del hombre y con cada día preguntaba sobre su creación, el inventor estaba emocionado, había podido no solo construir uno a tamaño natural si no que comenzaba a perfeccionarlo, el noble estaba satisfecho, sería interesante ver la reacción del consejo cuando vieran el arma terminada, más tiempo paso, meses para ser exactos, mientras que el inventor estaba mas concentrado en su invención que en su hijo, cosa que no había de extrañar, el niño comenzaba a crecer y aun cuando había dejado la vida de granjero y campesino aun añoraba aquel verde que siempre podía ver por su ventana, aquel dorado de las espigas cuando era tiempo de cosecha, aquel día abrió sus ojos, era el mismo techo que se le había acostumbrado, aquellas molduras, sin ánimos se levanto de aquella suave cama de plumas y sabanas de seda, después de unos minutos aseándose logro vetarse, parecía el hijo de un noble, pero aquellas ropas le apretaban e incomodaban y aun con el tiempo pasado no se había podido acostumbrar, el maestro prono llego y comenzaron las lecciones, etiqueta, política, modales, historia y matemáticas, todo para él, durante toda la mañana estuvo repitiendo sus lecciones hasta que le fue permitido descansar, con tranquilidad bajo las escaleras hasta la plana baja donde se podía escuchar el golpeteo del martillo día y noche, cuando la pesada puerta se abrió el aroma a metal y humo penetraron su nariz, una figura de espaldas podía verse vestido con una pechera de cuero y con un martillo golpeando metal.

-¿Padre? … ¿estas ocupado? *preguntando con timidez y a la vez esperanzado*-


El inventor se giro, sus ojos estaban cubiertos por unos extraños anteojos oscuros, cuando se los quito podía verse aquella aureola de piel más clara, claro ejemplo de estar vigilando el horno tantas horas, el inventor negó con su cabeza sonriéndole, dejando de lado el martillo y la pechera y caminando hasta su hijo, hacia días que no lo había visto desde que había comenzado los detalles del arma, mas ahora veía en sus ojos los de su mare, sus dedos cansados acariciaron la mejilla de este y dio un suave beso en su frente, como si aquel contacto fuera tan deseado por él.

-No mi niño, hoy no, que te parece si descansamos un poco ambos, ya que seguro has estado estudiando toda la mañana, ¿que tal si damos una vuelta por la ciudad? Hoy es día de mercado si no me equivoco-

La sonrisa del niño no podría ser más grande y en un acto de euforia se le lanzo al cuello a su padre para abrazarlo, el inventor correspondió aquel abrazo, pero en su mente habían dos imágenes, la de su hijo quien era su tesoro y los planos de su creación, sobra decir que aquella salida fue maravillosa para el niño, el mercado estaba lleno de colores y aromas, con cada doblar de la esquina se encontraba con rastros de su antigua vida, las carretas traían el trigo de la cosecha, otros vendían manzanas y naranjas a viva voz, cuando había salido de aquella mansión donde residían habían salido con las manos vacías, ahora volvían felices y con frutas en sus bolsillos.



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los inicios del Metal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.