Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Noreth Se Revela

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Vie Oct 14, 2011 1:39 am

Destinos tan distintos como las dos caras de la moneda se habían presentado a esos cuatro jóvenes, seres tan distintos como alejados el uno del otro, vidas curiosas que ahora se volverían caóticas no solo por la presencia física de su imaginación, si no porque ya no podían controlar sus personajes, no controlaban sus vidas ni destinos, ahora se habían vuelto ellos mismos en personajes de una nueva historia de una partida que ellos terminarían por finalizar… ya fuera de una forma u otra.

Aquella mirada inquisitiva y a la vez fría, esa voz autoritaria y seria, Illua … la bruja del tiempo, la señora de Khamja, aquella mujer que deseaba convertirse en una diosa toda poderosa, ahora estaba en un mundo contrario al suyo, aquí no existía la magia, solo las ilusiones baratas … su magia era única pero quien sabe cómo afectaría al mundo si lo usaba … hubiera sido una fortuna que Illua hubiera aparecido sola … lamentablemente no fue así, aquella sonrisa demoniaca y los ojos casi vacios, la piel que colgaba de un cuerpo inexistente, la mascota había seguido a su ama y esto aumentaba ahora aun mas los problemas … si hacer pasar desapercibido a una mujer de pelo azul y portando una katana era difícil … ahora con su “lindo” acompañante sería imposible, mas había que pensar en que hacer… por ahora había que explicarle lo del mundo, y de cómo se podía sobrevivir, no sería muy aconsejable que Illua atacara a alguien pensando que era un enemigo o un monstruo … y sinceramente … viendo algunas tribus urbanas o estilos de vida podían creerse eso ... de cualquier manera abría que vestirse, salir en pijama sería un desastre, aunque Illua no pensaba salir de la habitación, por lo que Salvador debió de cambiarse a espaldas de ella, mascullando por aquella situación, Illua solo miro la blanca piel de el joven y casi se pone a reír, pero la situación debía de terminar pronto, mientras Ziggo no aguanto la risa al ver aquella instancia.

Ziggo: *apuntando con si esquelético dedo* ¿y esa cosita que es? JAJAJA *riendo a carcajadas burlándose de Salvador*

Ahora debemos dirigirnos, dejar a salvador con aquella extraña pareja e ir hacia un poco más lejos, donde José ahora tenía más problemas con los que lidiar … Rose con desconfianza comía los chocolates que le había entregado su creador, aunque este aun no se presentaba como tal, Argezas el propio can que había colocado en una de las partidas junto con el calamar asesino estaba también en aquella casa, desde un inicio había dejado todo cubierto de aquella sangre que parecía emanar infinitamente su cuerpo, y de la carne que caía con cada paso, asombrosamente con esa lógica terminaría desangrado y siendo solo huesos en pocos días, aunque de seguro eso no sucedería … o tal vez si al no ser noreth ese mundo. La televisión había sido un susto enorme para la muchacha, la cual aún estaba nerviosa y más después de ver que el joven a su lado podía hacer magia “Tecnológica” haciendo surgir aire helado desde una pared, mas ahora estaba atrapada en un mundo que no conocía, un mundo extraño con gente aun más extraña, la pregunta de José casi la hace llorar, recordaba a Nogard, quería estar con él, la última vez que se había separado de el había obtenido el espíritu del paladín, pero había sido una experiencia terrible … y ahora en un mundo totalmente diferente no podía siquiera saber si Nogard también se encontraba en ese mundo, Rose con casi un hilo de voz y a punto de llorar entre tantas emociones pregunto a el muchacho.

Rose: ¿Por qué estoy aquí? …. ¿Y cómo voy a volver? *mirando con ojos asustados a José*


Hora volvamos a la colonia … lejos muy lejos de la tierra madre, donde dos jóvenes tampoco era que lo pasaran muy bien con aquellos personajes, Pancho como se había presentado Francisco había tenido un pequeño alternado con Egates, el cazador aun miraba con desconfianza al muchacho y eso no era muy extraño pensando que había sido arrancado de su mundo para ser lanzado en otro, después de una amenaza de tímpanos rotos todo volvía a una “relativa” calma, por suerte a diferencia de Salvador y José, el no debía de lidiar con mascotas extrañas y peligrosas, aun así Egates en si mismo era un arma, una muy peligrosa que podía atacar a quien lo creo. El sonido de los autos, del trafico y del transantiago atrasado era ensordecedor tras os cristales, Egates lentamente se acerco a la ventana, abriendo los ojos de par en par por la altura y de la visión que tenia, enormes torres de roca se elevaban por todos lados, el sol era cubierto por una nube gris mientras que abajo lo verde casi no existía, cuerdas iban de lado a lado, cuerdas negras que se movían con el viento, el cazador coloco sus manos sobre el cristal, sabía que eso era una ventana pero el mundo fuera de este era muy diferente al suyo, los sonidos hacían eco en sus oídos, sonidos extraños y diferentes, sonidos que no se parecían a los de la naturaleza, Egates se alejo de la ventana para seguir a Pancho, aun con algo de desconfianza, pero si se jugaban bien las cartas esta desaparecería pronto.

Egates: Si no te puedo hacer preguntas… ¿Como demonios voy a volver a mi mundo según tu?

Ahora sigamos con nuestro ultima pequeña pieza, alguien que estaba bastante complicada en esos momentos Camila había visto a Inuwel frente a ella, y ahora había desaparecido, rápidamente salió encontrándose a la licana gruñéndole al perro del vecino, hubiera sido cómica la situación si no fuera tan tenso el ambiente, los gruñidos y ladridos eran más que notorios y pronto atrajeron la mirada de más de un vecino que mirando por sus ventanas veían a la exótica mujer gruñendo como si fuera perro, la situación se estaba saliendo de las manos ya que el dueño del perro apareció con cara de pocos amigos y de haber tenido que interrumpir su rutina para aquello.

Vecino: ¿Que diablos está pasando? … ¿Por qué tanto escándalo?

Off:
Spoiler:
Un turnito más en sus vidas, es interesante leerlos xD y mas sabiendo que harán, a cada uno los deje en alguna situación comprometedora o complicada, así que es de ustedes que hacer en estos momentos, de antemano dije que la historia la hacen ustedes, así que se aguantan mis mastereos xD es mejor que haya un poco mas de movimiento en el próximo turno o tendré que ponerlos en situaciones complicadas, ahora una pequeña aclaración o.o … yo no tengo carajo idea de cómo es donde viven, así que si e cometido algún error al describir las cosas lo siento pero asi son las cosas xD, próximo mastereo Viernes 21 de octubre, suerte a todos y disfruten de la semana



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Illua el Dom Oct 16, 2011 12:08 am

Empecé a cambiarme... Pero no... No parecía que fuese a tener un momento tranquilo. Escuché una leve risita a mi espalda ¿Que pasaba? ¿A Illua le daba risa mi trasero? ¿Ese que se pasaba horas pegado a la silla escribiendo? Si volvía a conseguir meterla en Noreth me vengaría si se atrevía a hacer algún comentario jocoso.
Pero no, fue su demonio quien lo hizo... Grave error... A Illua le habría pasado por alto el comentario... Por el momento, pero a su demonio no.
Cerré el puño con fuerza, y velozmente lancé una patada lateral con una velocidad que me asombró a mi, pero aún más a la mascota, que se estampó con fuerza contra mi armario, cayendo al suelo tras el potente golpe. Tamaña acción terminó con las ganas de reír de la duelista, que me miró sorprendida.

-Esa "Cosita" Es lo que te violará brutalmente como no te calles, pedazo de verdura parlante. Como sigas así te daré de comer a mis periquitos, a los cuales ahora recuerdo, que debo echarles más comida. Así que deben estar hambrientos. Y créeme, tu fea cara no les va a asustar, gana más el hambre. Y ni se te ocurra intentar nada contra mí. Se de que eres capaz, eres material como mi patada ha demostrado, y de ti lo máximo que debo temer es tu Miasma, que como mucho me da sueño, y mientras no lo respire no te sirve. Así pues... Te recomendaría que no hablases.

Me sorprendía yo mismo de mi yoko-geri. Me había salido tremendamente bien. Seguramente por estar sin ropa, el karate era algo que hacía con kimono... Mm... Debería probar a practicar más desnudo, sin las ataduras del kimono... El caso es que mi patada había pillado por sorpresa al Calabaceus, y no era de extrañar, era una de mis preferidas...
Illua por su parte estaba más que sorprendida, sin esperarse tamaña reacción de mi, y mucho menos la velocidad y potencia de mis piernas... Era un error común, sin duda mi aspecto no es de quien lleva practicando desde los siete años karate... Y teniendo dieciséis... Pero, como se suele decir, las apariencias engañaban y estaba mi cinturón azul en el armario contra el que el demonio había impactado para probarlo.
Y bueno, mi kimono en el perchero, pero eso es lo de menos.

Tampoco temía a Illua, o más bien que esta se enfadase por golpear al Calabaceus, es más, si no la había estado interpretando tremendamente mal todo este tiempo, incluso estaría contenta conmigo. El demonio y ella no se llevaban muy bien, y había sido el primero, al menos el primer humano en darle una lección a ese saco de verdura. Bueno, he de admitir, que en cualquier otra situación esa yoko kekomi no me habría salido tan bien ni tan efectiva, pero habiendo herido mi honor... No era buena elección golpearme en mi honor... Sacaba lo peor de mí, o lo mejor, depende de por donde se mire. Tampoco tenía miedo de los golpes y de los ruidos, bajo nosotros no vivía nadie, y la pared donde se apoyaba mi armario daba al que fue el cuarto de mi hermana antes de que se mudase. En resumen... No había problemas de que nadie se enfadese por el golpe ni nada... Ains... Benditos vecinos despreocupados.

-Que... Sorprendente... No sabía que tuvieses esas habilidades

-Yo también se defenderme... Y seguro que habrías hecho algo similar conmigo si tocase tu libro o tu espada sin permiso-Le respondí con tranquilidad colocándome mis calzones y empezando con los pantalones.

-Ag... Maldito crío...

-Si, maldito por tener que ver tu cara putrefacta, anda, cierra el pico o te comes otra patada-Dije ya perdiendo mi paciencia con el demonio, era una persona muy paciente, una virtud que tenía, una paciencia casi infinita... Pero tenía límite.

-Ziggo, cállate.-Ordenó Illua severamente, y se sentó en la cama, esperando que me cambiase. No hubo más comentario hasta que me terminé de poner la camisa, y me coloqué mis chanclas, aún hacía mucho calor, y nada más cómodo que las chanclas...-¿Y bien? ¿Que haremos?

-Mm... Pues te daré una vuelta por mi ciudad para que veas algo de tecnología, y... Mm... Mi madre no puede verte, o se convertirá en un dragón y nos devorará a ambos... Pero no puedo dejarte sola por las calles

-Oh, que caballeroso...

-No, caballeroso no, es que simplemente no me fío de dejaros solos por ahí. Acabaríais muertos, y no lo digo porque seáis débiles, si no porque aquí son más fuertes.-Comenté con total tranquilidad, poniéndome el reloj, no quería llegar tarde, o en vez de volver para comer, mi madre me cocinaría a mi.-Bien, pero antes de salir, hay más cosas que debo explicarte. Ya sabes, nada de sacar la katana, ni tampoco hagas magia, no queremos tener a una legión con un montón de armas ¿Verdad? Pues bueno, lo primero que te encontrarás serán unos carruajes de metal, se llaman coches, y sirven, obviamente, para desplazarse, no te asustes por ellos ni nada, hacen mucho ruido, pero son inofensivos, siempre y cuando no te pongas delante de uno, o te aplastarán.

-Mm... Entendido

Salimos al salón, y rápidamente escribí a mi madre una nota, diciéndole que había salido a dar una vuelta con Alex. Y tras coger las llaves, cogí al demonio y me lo puse al hombro, como si fuese un saco. Algo para lo que necesité la ayuda de Illua, dado que el ser parecía reacio a que le transportase así. Sin embargo, la orden de duelista, mis amenazas con apalearle, el frenético piar de mis periquitos y la amenaza general de prenderle fuego le disuadió de intentar hacer cualquier cosa.
Bajamos la escalera, ningún percance... Bien... Pero al salir a la calle, todo cambió.
Ante nosotros, un montón de coches aparcados, y otros tantos que cruzaban la calle. No era una principal, si no una secundaria, pero vivía al lado de un cruce, y era extraño que no pasase ningún coche cerca en todo momento.
La mujer quedó sorprendida ante lo que veía, sabía que me preguntaría el funcionamiento, pero tenía un as en la manga... Usaría la estrategia de mi profesor de Física y Química... Explicar las cosas de la forma más compleja que encontrase para que no entendiese nada. Además, sabía que el orgullo de Illua le impediría ordenarme - Pues dudaba que me lo pidiese - que se lo explicase en términos más sencillos. Se creía muy inteligente, y pasaría horas inútilmente intentando descifrar mis palabras.

-Esto... ¿Son coches? Parecen escarabajos de metal... Pero se mueven muy rápido... Mm... ¿Como funcionan?-Me preguntó, mostrandome la esperada pregunta...

-Pues es algo muy simple, la quema de materiales orgánicos fósiles en estado líquido en el interior del motor, crean una combustión interna que produce la energía necesaria para mover los pistones, que a su vez mueven el eje de las ruedas provocando la rotación de estos para un rápido desplazamiento en linea recta, y con un volante ligado a los ejes delanteros se permite alterar su dirección para mover a los lados el coche, permitiendo una fácil movilidad a gran velocidad.-Dije intentando parecer lo más sabelotodo posible... Con lo fácil que era resumirlo... Pero parecía dar resultado, la mayoría de los términos seguramente ni los conociese... ¿Seguramente? ¡La había creado yo! Seguro que no lo sabría.-Pero vaaaamonos... No nos distraigamos con cosas tan banales, esto seguramente sea demasiado sencillo para ti, y sin importancia, creo que es mejor que te muestre cosas más inteligentes... Mm... Donde ir...

Empecé a pensar donde podría ir... Tal vez a por Alex o Vicente... No, Vi no... Acabaría siéndole irritante a Illua y corría peligro de que le matase, no me interesaba perder a mi amigo ni tener a una asesina conmigo. Alex sin embargo parecía más tentador... Claro que... ¿Y si Lanna también había salido de su ordenador? Tener a esas dos juntas si sería peligroso... Pero... Era la mejor opción, al menos si Lanna había salido Illua podría entretenerse en hablar con su fiel servidora, mientras él y yo ideábamos alguna forma de devolverlas a Noreth, el sabía más de ordenadores que yo, y me podría ayudar a explicarle las cosas aún más completamente a Illua. Además... Entre los dos tal vez consiguiésemos encontrar una forma de controlar a las dos peliazules, o buscarles un lugar donde quedarse, o una forma de acabar con el jodido demonio calabaza o por lo menos silenciarlo.
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Egates el Miér Oct 19, 2011 8:59 pm

Seguía esperando un poco a que Egates terminase de acostumbrarse, aunque sabía sería un proceso algo largo, pero mientras menos presionase mejor. Lo confirme en cuanto este vio por la ventana a un lado mío, su cara de sorpresa no era de extrañarse, yo en su lugar me mostraría mucho más asombrado de estar en Noreth. Cerré los ojos para pensar un poco su pregunta, en si era fácil, pero debía elegir bien las palabras sino quería llevarme otro ataque sorpresa. No era como hablar con mis familiares o amigos, circunstancias en las que me daba poco tiempo para pensar lo que iba a decir, sino que era hablar con un asesino en masa que si bien no duraría mucho en la calle yo duraría mucho menos en un combate mano a mano.

– Puedes preguntarme sobre cualquier otra cosa, pero como dije, no se que demonios esta sucediendo. Lo que ha pasado no es normal tanto en tu mundo como en el mío. No tengo muchas explicaciones coherentes que puedan serte de ayuda ni mucho menos una pista que me diga que hacer. Ya encontraremos como devolverte a tu mundo, pero por ahora debemos preocuparnos de mantenerte en este con vida – Dije realmente sorprendido de mi mismo. Solía ser mucho más preciso y conciso con mis explicaciones, por lo que decir más de tres frases largas de corrido para mi era aún mucho más extraño.

– Hay algo que debes tener en claro, este mundo es bastante diferente a Noreth y no solo por lo que ya has podido ver. La gente es mucho más perjuiciosa. Las armas aquí son mucho más eficaces y letales que tu espada, si te pones a atacar en la calle te aseguro que en menos de cinco minutos tendrás a las fuerzas de seguridad rodeándote y no duraras mucho. Además, especialmente en esta ciudad la gente es fácil de irritar, así que si salimos a la calle lo mejor es que no hables con nadie más que conmigo a no ser que te hagan preguntas fáciles. Aún no se bien que haremos, pero ya te diré, ahora esperarme aquí. Tengo que hacer algo rápido – Dije nuevamente para levantarme e ir a buscar mi notebook para dejarlo sobre la mesa en la que estaba asegurándome de enchufarlo y luego fui a buscar mis cigarros al balcón. Ya que estaba solo a nadie le molestaría que fumase dentro.

Prendí un cigarro antes de meterme al notebook, aún no iba a hacer nada con él, pero estar fuera de mi cuarto con él me ayudaba en algo. El olor claramente molestó a Egates pero este estaba algo alejado, cerca del estante con libros, examinando lo que ahí había. Así mismo lo examinaba yo a él. Si, al menos por apariencia iría a sentirse como en casa, su aspecto era raro tanto en Noreth como aquí y bueno, al menos aquí tenía la ventaja de que podría llegar a ser confundido con un metalero y si andaba conmigo, bueno el caso sería más claro para la gente. Necesitaba hacer algo pronto así que lo primero que me ocurrió fue entrar al foro. Estaba con la cuenta de Egates, lo cual lo hacía aún más raro. Mas no había nadie de confianza conectado para preguntar por lo que había pasado, probablemente estaban afuera o vaya a saber quien que diablos estaban haciendo. Suspiré y abrí el reproductor de música con algo de duda, así que simplemente lo deje abierto sin poner nada aún.

Debía pensar rápido como devolver a Egates a Noreth y más aún como mantenerlo el tiempo que estuviese aquí. No podía dejarlo en mi casa por más que pudiese, mi madre apenas podía con mis 3 hermanos y yo. Además, ¿qué le diría cuando me preguntase de donde conocí a Egates? ¨Mamá, es un personaje que cree en un foro de rol y de la nada apareció en el mundo real, ¿puede quedarse hasta que sepa como devolverlo?¨ Si, le podía decir la verdad y bien podía acabar en un manicomio y quien sabe que sería de Egates luego. Genial, era padre de un adulto que no conocía nada de este mundo y no tenía como mantenerlo, vamos, apenas podía mantenerme a mi mismo y aún con ayuda de mi madre...

Seguía ahí fumando y pensando que haría con Egates mientras este seguía curioseando en la sala de estar. Estaba frente a una situación anormal, debía buscar una solución rápido y lo primero que se me ocurrió fue ir a buscar mi telefono celular para volver donde mismo. Una vez ahí busqué el número de Camila, aunque bien podía hablar con Daniela (Elena), pero bueno, el resultado en un principio imaginaba sería el mismo. Así que preferí a Camila.

Encontré su número de celular y envié un mensaje de texto que decía: ¨¡Inu! A que no adivinas lo que ha ocurrido. Conectate a msn o llámame pronto, necesito ayuda. ¡Es algo serio!¨

Dude unos momentos antes de enviar, pero bueno, no tenía nada que perder con intentar. En ningún momento se me cruzó por la cabeza que a ella le sucedería lo mismo, pero era una de las pocas personas de confianza que tenía en Noreth.

– Bien Egates, al parecer saldremos de aquí pronto, así que mejor acostumbrate al ruido de afuera que ahí es peor. Si quieres salir al balcón solo abre la ventana, tiene algo de maña así que usa fuerza pero no la rompas. Eso si nos meterá en problemas a ambos, más a mi que a ti – Dije sin tener claro a donde iríamos aún, pero debía buscar algo y sabía que el mejor método de hacerlo era saliendo y a los pocos segundos Egates había conseguido abrir la ventana que daba al balcón completamente haciéndolo parecer tan simple que me dio rabia el solo verlo. Cada día tenía que hacer fuerza para abrirlo y lo hizo ver como algo tan simple. Y claro, fue simple pero el resultado no muy bien recibido, apenas el ruido incrementó este se hecho varios pasos hacía atrás.

- ¡¿Cómo pretendes que me acostumbre a eso?!


– Welcome to the jungle baby... – Dije ironizando sin esperar que me entendiese. – Lo harás, pero no salgas aún, ve de a poco. Tranquilo, la ciudad no muerde. Así es Santiago y agradece que no estamos en Chicago, dicen que es peor y si, hay ciudades peores, esta es solo una de ellas – Le dije mientras observaba como este miraba curioso hacía el balcón intentando identificar las cosas que habían afuera, más además de las sillas algunas en mal estado y otras ya inútiles pocas cosas podría reconocer. Mas ahora no me preocupaba tanto Egates...

¨¡Damn it! ¡Inuwel contesta!¨ Entonces recordé que no estaba conectado al msn, así que fue lo primero que hice sin encontrarla conectada como de costumbre.

___

Off: un poco de paciencia por favor, sacare a Egates de la casa, pero tengan en cuenta que mi ciudad no ha sido una de las mejores a la que pudo haber llegado D:
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Inuwel el Jue Oct 20, 2011 5:34 am

Qué vergüenza, todo el mundo estaba mirando lo que sucedía, la mayoría de los vecinos dejaron de lado sus quehaceres para ponerse a sapear que onda estaba pasando, unos cuantos apuntaron con el dedo en dirección a Inuwel para luego ponerse a murmurar entre ellos, me sentí de golpe paralizada con el férreo deseo de darme vuelta y encerrarme en mi casa con la barata excusa de “yo no la conozco”, pero no se trataba de cualquier persona que uno quisiera ignorar, era mi creación, Inuwel y por ende mi responsabilidad.

El vecino cuyo nombre no recuerdo porque… vale, soy pésima recordando nombres además que no soy de saludar a todo el mundo… al menos, no aquí, en Quillota, todavía no me acostumbraba del todo, prefería mil veces Limache aunque digan que es aburrido el campo.

Avancé hacia donde Inuwel gruñía y le tomé de la mano con delicadeza tratando de tirar de su brazo mientras veía al vecino pensando en que decir. Bien, era hora de ser antipática.

-No sé, su perro se pasa todo el santo día ladrando a no sé quién, no deja ni dormir en la noche, si no quiere escándalo póngale un bozal –

Y luego de decir aquello logrando que el vecino ofendido se alejara tirando de la correa a su perro, yo volví mi mirada suplicante y la centré en Inuwel tratando a tirones de que me siguiera para poder alejarla de su pleito con el animal, se detuvo entonces, dejando de gruñir para mirarme y reírse burlonamente por mis intentos de llevarla a otro sitio, porque ella era fuerte y yo con suerte la podía empujar un poco. Inuwel se libró entonces de mí con facilidad y comenzó a andar sinuosamente por el patio hasta esperarme en el portón de salida.

-Tus intentos por controlarme me resultan divertidas, aunque te aviso que si no fuera porque desconozco por completo este sitio ya te hubiera enterrado mis garras por insolente, a mí nadie me dice que hacer –Musitó con la voz un tanto baja pero tan fría como la Antártica misma, tragué saliva desviando un poco la vista y jugando con el cordón de mi mochila para luego alzar el mentón y mirar de reojo a los vecinos que seguían chismorreando. Me acerqué a Inuwel, juntando todo el valor posible para pararme de puntillas levemente y susurrarle en el oído en voz baja –Te juro que no es mi intención darte ordenes, pero tienes que comprender que aquí tu eres una completa extraña, mira a tu alrededor, todos te miran raro, y eso puede traerte problemas (y a mí también), así que mejor evitemos eso, o si no, no podré devolverte a tu mundo, ¿no quieres quedarte aquí por siempre verd…-Detuvo su dedo índice en mi boca para silenciarme y luego mirar alrededor como si quisiera verificar mis palabras, frunció el ceño frente a las miradas curiosas y volvió a centrar la vista en mí pasando su dedo índice ahora por mi mejilla hasta posar su mano completa en mi hombro.

-Está bien, dejaré mi salida triunfal en tus manos… pero si fallas…-

-No fallaré, solo te pido confianza-

Tosí levemente algo nerviosa por su cercanía para retroceder algunos pasos y sacar la llave de mi bolsillo para abrir el portón en eso veo que mi celular emite una lucecita azul, lo abrí extrañada para darme cuenta que tenía un sms pendiente, lo abrí y lo leí a la rápida, me sorprendió que fuera de Egates y más aún por lo que decía, lo cierto es que no se me había pasado por la cabeza contactarme con algún norethence frente a mi inesperado suceso, aunque claro, las posibilidades de que le hubiera causado lo mismo que a mí eran muy vagas pero tenía curiosidad en saber que era lo tan serio que me tenía que decir, Inuwel me miraba con impaciencia así que no tenía tiempo para devolverme y prender el router además que no quería arriesgar más mi casa con ella adentro.

Abrí la reja y luego me llevé el celular al oído para llamarle mientras que con Inuwel salíamos de mi vivienda, el problema es que tenía cero saldo así que pedí un prestado de movistar, y ala, que sorpresa, ahora no es presta luka, si no… dos lucas… Más vale que lo que tuviera que decirme fuera importante o en serio le jodería hasta que me devolviera el dinero. Llamé entonces impaciente mientras con Inuwel avanzábamos por las calles ingresando a lo que era un terreno baldío para andar con mayor calma.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Rose Atillart el Jue Oct 20, 2011 4:55 pm

-¡Meec! Respuesta equivocada. – retumba una voz en mi cabeza. –No me jodas… - respondo a esa misma voz sin separar los labios - ¿Ahora? ¿Apareces ahora desgraciado? ¿Por qué no te vas a leer un poco de Hentai y me dejas en paz? ¡O qué se yo! Me la suda ¡Pero largo!– digo cabreado, claro está mirando a Rose destrozado, viendo como su labio inferior tiembla como el de cualquier niño que está por empezar a llorar. Sus ojos se humedecen y mi corazón se rompe mientras esa estridente voz retumba en mi cabeza ¿Quién es? Yo mismo, mi otro yo más bien. Desde hace un tiempo padezco un ligero trastorno de la personalidad, no es demasiado grave y desde luego no alcanza el problema de la “Doble identidad”, pero no me agrada tener una voz en la cabeza tocándome los cojones, no cuando para eso ya tengo a mi familia. Suspiro y soltando mi dulce y mi vaso de chocolate abrazo a la chica que se queda un poco extrañada, normal, pero es la única manera que se me ocurre de consolarla… Con ella funcionaba ¿De nuevo quieres saber a quién me refiero? A mi primera novia… Siempre, siempre que salía triste de clase me pedía un abrazo y eso la animaba… Oh, mierda, ahora el que va a llorar soy yo. Seré gilipollas. Reprimo mis ganas de soltar toda mi pena y me separo un poco de Rose, tragándome mis lágrimas y mi pena para atender las de ella ¿Qué son las mías comparadas con las de mi… hija? Sí, se le podría llamar así, después de todo Rose es un reflejo de lo que me hubiera agradado como hija si algún día hubiera tenido familia, pero obviamente ya no pienso tenerla, por diversos motivos. Rápidamente tomo una servilleta de papel y se la tiendo para que se suene -¿Dónde está? – pregunta de nuevo triste. Fuerzo una sonrisa en mi rostro –Pues dormido, a tu lado y descansando abrazado a tu cintura. – le respondo todavía con esa falsa sonrisa - ¿Y por qué no lo veo? – pregunta secándose una lágrima que empieza a caer – Porque estás en un sueño, Rose… Es sólo un sueño del que no podrás despertar porque estás agotada. – respondo en esta ocasión, debo creerme mi propia mentira –Vamos… has caído agotada en mitad de la noche por tus ganas de estar con él, no has podido tener más los ojos abiertos y te has quedado dormida. Él lo ha visto y te ahora mismo te está abrazando ¿No me crees? Piénsalo bien ¿Acaso esa sangre no es de Argezas? Muchas veces te salta encima para jugar, no sería raro. – sonrió de nuevo y vuelvo a escuchar esa voz en mi cabeza – Oh… Que bonito ¿Quién diría que desde lo de Anna eras capaz de sentir eso por alguien, eh? – aprieto mis dientes y respiro intentando calmarme, esa vocecita a veces me hace pensar que si tuviera delante a esa parte de mí la apalearía hasta la saciedad, posiblemente hasta partirme las manos o algo –Cállate… No me apetece aguantarte. – chasqueo los dedos y sonrió - ¿Quieres que me ponga a estudiar? Porque juro bombardearte con ecuaciones como te vuelva a ver… Y sabes que soy capaz. – escucho como traga saliva – Ugh… Bestia. – Uf, por suerte, al igual que yo, es alérgico a las matemáticas, así que si logro mantenerlo a raya todo irá bien.

Tras unos momentos de escasa actividad tanto en mi cabeza, cosa que se agradece, como fuera de ella, algo que no se agradece tanto, sonrió de nuevo a la niña y la invito a terminarse la leche con chocolate y el dulce mientras pienso algo. Me recuesto en el sofá en lo que ella bebe un poco más y termina de comerse el triángulo de chocolate con crema dulce. En mi cabeza retumban ideas, teorías, posibles persona a las que llamar y posibilidades para salir del aprieto. De nuevo sale el tema de llamar a David ¿Sería realmente efectivo? No sé… Puede ser que sólo me mande a la mierda, como suele hacer cada vez que le pido ayuda en algo, o que me diga: “Pero tú qué coño fumas por las mañanas” O algo similar… la cosa es que no, no parece el plan perfecto por excelencia. Ingenio otra idea, que es llamar a mi familia y decirles que me voy a casa de un amigo… Mierda ¿De quién? Claro, podría decir que me quiero ir por la tarde al campo con una amiga y punto, no creo que pongan pegas, es más, ni pedirían saber quién es con tal de que salga, y a la hora de las preguntas ya sería otro gallo el que cantaría para dar explicaciones, total, si por algo me caracterizo es por ingeniar rápido las cosas para no cargarme broncas, y al menos la mayoría de las veces funciona. Me levanto lentamente para no asustarla y voy a por mi teléfono, recordando al poco tiempo que lo ha roto, además de que tengo arriba al condenado chucho que se pasea por la terraza como si suya fuera, joder, a la próxima le compro un gato, espera… ¿Gato? Eso me recuerda ¿Y su gato? Bueno, esté donde esté espero que sea lejos del lugar, lo último que necesito es además un felino con mala ostia gruñéndome por todo. Tranquilamente me siento en una silla cerca como si no tuviera planes, más que nada para que no se ilusione, y dejo que las ideas que pueda tener se revuelquen en mi mente en una especie de orgía creativa de la que algo, por cojones, tiene que salir. Podría simplemente hacer que se durmiera y pasara algún tiempo inactiva… No, eso sería cruel hasta para mí, que ya es decir. Sigo un rato más descartando ideas mientras el incesante tic-tac del reloj no para de sonar recordándome que cada vez tengo menos tiempo para pensar las cosas, puesto que de un momento a otro seguramente llegue alguien a mi casa para ver como estoy, si he quemado la casa o me he cortado las venas en este tiempo que, afortunadamente, tengo que estar solo. –Bueno… Supongo que no queda más remedio… - digo mientras me pongo en pie, retirando de la mesa la espada y el escudo de Rose - ¿Qué vas a hacer? – pregunta con algo de miedo – Me pondré los zapatos… Saldremos a dar una vuelta ¿Vale? – suspiro de nuevo y tomo mis zapatos de deporte de la cómoda que hay en la cochera, ahora por suerte sólo tiene una moto y esta apenas se ve a menos que encienda la luz, cosa que no hago. Cierro de nuevo la puerta y me ato los cordones – Y… recuerda… todo lo que veas es sólo un sueño… - añado después guiñándole un ojo. Me pongo en pie y veo que va un poco desabrigada para la época, pues si volvemos de noche luego hará frío, además, la montaña queda cerca y quiero llevar allí, no me fío de que pueda hacer frío, así que abro el armario de mi abuela y cojo la primera chaqueta que no parece de vieja. Se la pongo por encima de los hombros y sonrió otra vez, le queda grande, normal, pero así mejor. Tomo las llaves y me dispongo a salir, ojalá que entienda que todo es un sueño…






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Jue Oct 20, 2011 5:14 pm

EL destino puede ser decidido por el simple lanzar de la moneda… ¿aceptarías perder todos tus sueños, tus fantasías y anhelos si la moneda caía en cara? O ¿cumplirías cada uno de aquellos pensamientos que te han moldeado lentamente con el paso de los años si tu moneda caía en sello? … mil y un cosas podrían pasar, mil y un cosas podrían suceder de las cuales uno jamás tiene el control, ahora cuatro seres caminaban en este mundo, al lado de sus creadores … pero como si fueran padres… estaban condenados a sufrir lo mismo que todos en este esférico mundo … los hijos no siempre escuchan a sus padres y aun mas … usualmente se revelan ante ellos, tras las barreras de la realidad, donde todo eran datos y letras noreth estaba intacto, los cuatro seres habían desaparecido pero no habían afectado a ese mundo, no habían cambiado nada, el sol aun su ocultaba y volvía a surgir sin siquiera inmutarse por su falta … aun se escribían aventuras y aun mas … aun existían esos seres unidos, ligados, a los cuatro desaparecidos … pero este mundo es más cruel que noreth … y algo tan normal como defenderse puede llegar a ser condenado.

Salvador ahora estaba en dificultades o mejor dicho había dejado en las calles de su tierra un monstruo… ya que aun con su belleza, no dejaba de ser aquello, el sueño de muchos y la pesadilla de otros, la explicación del funcionamiento de un automóvil dejo a Illua pensando unos instantes, salvador disponía de algo e tiempo antes que volviera a ser bombardeado con amenazas y más preguntas, y era natural… ¿acaso entre el miedo y al curiosidad se formaba una amalgama extraña? De cualquier manera Illua miro severa a el joven, como si fuera uno de sus subordinados de la más baja categoría, pero aquellos no eran los verdaderos problemas, Illua como era ella no pasaba desapercibida y varias miradas curiosas desde los cristales o tras las rejas la miraban con atención, no es que estuvieran atraídos por su belleza, ni por el estrambótico color de su azulada cabellera, ni tampoco por la larga katana de su cadera, si no por todo el conjunto, ¿acaso había algún cosplay cerca? … lamentablemente quienes averiguaron que no eran los más extraños en ese lugar.

Un pequeño grupo de “jóvenes” podía decírsele, de curiosa vestimenta y con brillantes tanto en sus manos como colgando de sus cuellos, quizás una tribu urbana de lo más curiosa y a la vez despreciable, que fatal destino les quedaba a los pobres, su camino se detuvo cuando quedaron frente a aquellos dos individuos, a varios le intereso aquella mujer, claro una belleza así no se encontraba fácilmente y menos si se podía hacer algo con ella, el líder, el mejor vestido en su retorcido estilo se acerco a Salvador y con su enfermizo lenguaje simplemente le hablo.

Canis: ¿Tene un euro o tene un sigarro? *mirando a Illua*¿Illo tú que va hasé con eso? *apuntando su libro*


Lamentablemente ya era tarde, Illua en ese instante se dio cuenta que lamentablemente su arma ya no estaba en su cadera, de alguna forma había desaparecido, las ataduras con la que la afirmaba estaban cortadas y una pequeña risilla se escucho en el grupo, no muy lejos de ahí, entre las casas dos niños corrían como perseguidos por el diablo, en sus manos llevaban la pesada arma, ya que…. Una katana se podía vender bien… y conseguir “pasta” como se le decía.

Por su parte José tenía sus propios problemas, aparte de aquella vocecilla que le taladraba el cerebro con frases y palabras tenia tanto a Argezas en su casa … había que hacer algo y pronto, durante unos instantes medito, cosa extraña pero no difícil de imaginar, medito sobre qué hacer y cómo explicar algunas cosas, especialmente como un perro en descomposición y con síntomas de locura dejaba la terraza llena de carne y sangre … además por otro lado tenia a rose, su rose … la niña que el había creado, como imagen de lo que algún día hubiera deseado tener … como un padre la abrazo mientras le mentía de la forma más piadosa que podía … si mentir … ¿acaso era correcto … o real aquello? … la mentiras en seres tan frágiles emocionalmente ayudan… especialmente con personas jóvenes, rose de a poco se calmaba, se calmaba en las palabras de José que con tono dulce la relajaba, ahora qué diablos haría se pregunto…

La mejor idea que se le ocurrió en esos instantes fue salir … pero … ¿salir a donde?, rápidamente se termino de vestir, quizás ir a la montaña sería buena idea, aunque llevar a alguien tan “ligera de ropa” a ese lugar, y además armada sería complicado, entre tantas opciones, rápidamente busco ropa de su abuela y cubrió a rose, por lo menos así cubriría algo su cuerpo, tan solo esperaba no tener que encontrarse con alguien o que rose en su desesperación y miedo pudiera hacer algo que lamentar … cosa que pronto sucedería, con cuidado ambos salieron de la casa, dejando a Argezas en la terraza, la primera impresión de rose, fue abrir sus ojos a más no poder, todo era muy distinto, demasiado distinto a lo que su imaginación hubiera podido pensar, el miedo piso aquella calle, el oscuro pavimento parecía una lengua negra, pero tuvo un pequeño error de cálculo, no es bueno pararse en medio de la calle, sin importar si circulan pocos vehículos, en ese instante nadie se dio cuenta … si no fuera por aquel grito, una moto venia a gran velocidad hacia rose, si no se hacía algo seria arrollada por esta.

La otra parte de la historia ocurría muy lejos, donde dos jóvenes pronto sabrían que estaban en los mismos problemas, por su lado Francisco tenia al cazador y con algo de nerviosismo estaba llamando a Camila, quizás ella sabría algo, pero dejar a Egates tanto tiempo solo era peligroso y pronto lo supo, cuando el sonido de la televisión a todo volumen se encendió, quizás no hubiera sido nada para preocuparse, pero cuando se escucho como esta se hacía añicos, Francisco se puso pálido, rápidamente y sin dejar el celular corrió hacia la sala, para encontrar a Egates con el televisor en el suelo y algo agitado, balbuceando algo sobre “pequeñas personas que gritaban dentro para que los sacaran” la televisión se había encendido sin que Egates se hubiera dado cuenta cuando piso el control remoto, y en ese instante las noticias estaban pasando la marcha estudiantil, de ahí los gritos y lo demás, casi al borde del colapso por el equipo, el celular comenzó a sonar y rápidamente viendo que era Camila le contesto … quien sabe lo que sucedería con ambos.

Por su lado Camila estaba entre la espada y la pared, Inuwel es de esas personas que parecen pasivas, pero que son animales si se lo proponen, la actitud de el personaje no era lo mejor y menos para alguien como Camila, ella no la podía controlar y era algo peligroso en esos momentos, el altercado con el vecino no había pasado a mas, aparte de unas palabras entre dientes sobre “gitana” de cualquier manera debían de estar con calma y pensar en qué hacer y por sobre todo … como demonios devolver a Inuwel a noreth … en ese instante llego el mensaje de francisco, cosa que extraño y preocupo en algo a Camila, el presta luka le trajo más de un malestar, era mejor que fuera bueno o francisco seria lapidado de por vida.

Off:
Spoiler:
Lo dicho se cumple, perdón por el mastereo de tan mala calidad, especialmente con Camila, pero digamos que estoy atrasado y para colmo tengo prueba xD, así que les dejo esto rápidamente, cada uno tiene algo que hacer, sol a Camila le deje algo menos de trabajo, la conversación por teléfono ya les dije que la hablen para que sea algo más real, los canis le robaron al espada a Illua … que miedo xD, rose está en peligro de ser arrollada y Egates acaba de romper el televisor de chorrosientas mil pulgadas (si es que existe) así que disfruten los estragos que les dejo en sus vidas xD, y el próximo mastereo será el viernes 28, así que una semanita para jugar con sus pj xD, por cierto, cualquier duda o pregunta MP o MSN

Un dato que se me habia olvidado xD e illua me lo recordo .-. ... quiero acciones abiertas por favor, asi les parto hasta la medula xD




~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Illua el Vie Oct 21, 2011 11:19 pm

Illua atraía muchas miradas... No era de extrañar, era una persona muy rara, parecía sacada de un videojuego, y, en efecto, su imagen era de un juego. Por suerte me había encargado de dejar su guadaña en casa, al fin y al cabo, esta no era un arma de la que Illua no se despojase nunca, y no me había costado mucho que la dejase... Oculta al otro lado de mi armario, y tapada con el capuz de nazareno, era casi imposible que mi madre la descubriese, sobretodo porque no entraba en mi habitación. No al menos mientras yo no estaba, solo acostumbraba a entrar cuando estaba en ella ¿Motivos? Solo sospechas... Bueno, cotillearme, pero nada a ciencia cierta, de todas formas había poco que espiar... Me paso los días frente al ordenador.

Pero la calma, como acostumbra a hacer ese jodido estado de tránsito entre caos y más caos... No duró mucho. Un grupo de canis venia hacia nosotros. En el interior de mi cabeza, todos sabíamos que iba a suceder algo malo, y me refiero a todos porque convivo mentalmente con mis personajes... No es ningún trastorno de personalidad múltiple ni nada, simplemente... Que todos mis personajes son partes de mi mismo... Y acabo conviviendo con ellos. Suelen ser tranquilos - Menos Ivar - pero en ese momento, ya suspirábamos todos al ver la que se nos avecinaba.

-No, lo siento-Contesté con toda la neutralidad que pude, evitando mirarlo directamente a los ojos. La experiencia me decía, que hablarles con timidez activaban su modo ofensivo, hablarles demasiado orgulloso activaba su modo ofensivo, mirarlos a los ojos activaba su modo ofensivo, y pasar ante un grupo activaba su modo ofensivo... Bueno, digamos que eran como una jodida mina, el más mínimo contacto les hacía explotar. No eran de temer, acostumbraban a ser más débiles que nada, pero tampoco me apetecía pelearme teniendo a Illua tan cerca, y sin tenerla, no me gustaba pelear... Desgraciadamente, a veces estamos obligados a luchar.

Unas risas me alertaron, y haciendo gala de reflejos, me voltee, viendo como dos de esos canis habían roto la tira de cuero que mantenía la espada de Illua pegada a su cintura... Y antes de que fuese ella quien tomase medidas, corrí hacia los dos imbéciles que se daban a la fuga con la espada... No sabían lo que podían hacer con eso.-¡ Quédate ahí! ¡Yo la recuperaré!-Grité mientras corría.
¿Alcanzarlos? Bah, tarea fácil, a pesar de mi metro noventa, y mis ochenta y algún kilos, no era del todo lento. No al menos cuando mi vida y otras tantas dependían de ello... Es curioso, en clase de educación física acostumbro a llegar en una posición media en las carreras, pero cuando me enfadan ni el más rápido puede huir de mí... Bendita adrenalina, y bendita mi buena resistencia.

Apenas tardé unos segundos en alcanzarles, antes que llegasen "al callejón" - como llamábamos a una calle que dividía en dos el bloque de viviendas en el que estaba, y en el que vivía Alex - conseguí frenarlos ¿Como? Con un buen ataque... Un brutal puñetazo tiró al suelo al primero, el que intentaba llevar el enorme arma... ¿Objetivo? El hígado... El golpe fue potente, como acostumbran a ser mis ataques...
Cayó al suelo tras el devastador puñetazo, seguramente viendo las estrellas e intentando respirar bien, el hígado, como nos enseñó el maestro de karate, es una zona perfecta para dejar fuera de combate.

El segundo, aprovechó el momento en el que me recuperaba del ataque, y me dio un golpe en la pierna, intentando tirarme al suelo. Primer fallo... No me solían tirar fácilmente en karate, un barrido churrero de un cani no haría nada a una mole como yo. Al ver mi neutralidad ante su muy inefectivo ataque, intentó darme un puñetazo en el rostro. Segundo error, aprovechándome de mis reflejos, que tanto había practicando intentando apalizar a Alex -Inefectivamente... Tanto como el intentándolo conmigo... Es una buena forma de entrenar.- Atrapé su puño, cogiéndolo con una mano, y estirando de él, para golpear a la vez con un penetrante puñetazo su estómago... De esa forma se comió dos golpes, el de mi puñetazo, y el choque contra mi puño al estirar de el, además, supuse que su brazo no habría quedado en buen estado tras el tirón. Cayó al suelo casi de inmediato, y yo tomé la espada, para patear al primero, que se intentaba incorporar.

-¡Como os atreváis a tocarme os meto la espada por el culo, subnormales!-Les espeté, quedándome en el sitio de forma imponente. Su reacción, clara y evidente, correr huyendo, casi sin levantarse. Sonreí satisfecho y me voltee para volver con Illua y devolverle la espada antes de que hiciese explotar a alguien... Y digo a alguien, no a algo.

Mientras, Illua se divertía a mi costa... Primero, estuvo a punto de estallar en cólera al ver como le robaban la espada... A punto estuvo de lanzar una bomba temporal y dejar a todos convertidos en cenizas... Pero en ese momento actué yo. Aunque no le inspirase la mayor de las confianzas, dado que me acababa de conocer, pareció valorar mucho mi rapidez de reacción, y quedó quieta, viendo como recuperaba su espada, complacida... Pero entonces, el cani que me había distraído, pareció que... Estaba algo... Interesado en Illua... Pobre... Le compadezco... Espera, no, no le compadezco, es un cani.

-¿Ey ke te parece si echamoh uno en mi casa?-Dijo el... Esa cosa que respiraba y ocupaba espacio.

-¿No crees que soy un poco mayor para ti?-Preguntó la incrédula Illua, manteniendo su actitud orgullosa.

-Bah... Un coñete eh un coñete, servirás-Respondió dandole una cachetada en el trasero a Illua...

La reacción de la mujer fue inmediata, una bofetada cruzó el aire, un tortazo como una puñetera catedral que resonó bien... Que buena acústica la del lugar y que buena percusión y resonancia la del carrillo, ahora enrojecido de esa masa de carne con complejo de ser vivo.
El cani se llevó la mano a la cara, mirando con furia y asco a Illua. Inmediatamente sacó una navaja y la apuntó, parecía dispuesto a llevarsela a la fuerza, pero la mujer dió un paso adelante, con su orgullo por delante, algo que sin saberlo, era bueno, los canis, aunque parezcan matones, si les plantas cara suelen huir.

-¿Piensas hacerme daño con ese cuchillito? ¡Ja! Te enseñaré a no levantarme la mano, jovencito...-Con un movimiento de sus manos, sacó sus hilos de acero... Ah... se me olvidaron esos... No se que habría sido peor, que el cani intentase llevársela a la fuerza y se comiese una nueva torta de Illua o algo peor, o lo que hizo...

Que no fue otra cosa, que con un nuevo movimiento, envolver un dedo del cani, aprovechando su mano estirada por la navaja, y dando un paso hacia atrás para tensar el hilo, hizo un grácil movimiento... Primero el hilo cortó la carne, y tras un brusco movimiento, el dedo saltó, seccionado, y cayendo al suelo, seguido de un grito de dolor de esa cosa. Llegué tarde, cuando gritaba, y vi el dedo en el suelo, y a Illua con una sonrisa en la cara, haciendo desaparecer el hilo en su manga. El cani huyó, y yo me llevé la mano a la cara, haciendo lo que se conocería como facepalm. Bien, ya empezaban los problemas...

- Fantástico... Le cortaste un dedo... Y con el grito que ha pegado creo que van a llamar a la policía...-Comenté mirando a Illua algo preocupado, no quería ganarme problemas... Seguramente alguien nos habría visto, aunque era temprano y no había mucha gente, posiblemente alguna mujer cotilla se habría asomado. Lo que no sabía era si llamarían a la policía o no, sinceramente, en nuestra ciudad, la gente es muy despreocupada, y si bien no me extrañaría que la llamasen, tampoco que no lo hiciesen. Y lo peor, es que llevaba a una tipa que destacaba de sobremanera, así que tampoco sería difícil localizarnos... Definitivamente, había que hablar con Alex.

-¿Y que querías que hiciese? ¡Me apuntaba con una daga!

-Lo supuse... Ains... Bueno, una recomendación, para la próxima vez... Que Zeus no quiera que haya otra... Defiéndete, pero no mates ni hagas sangrar a nadie, lo que quieras mientras no sangren... O tendremos más problemas de los que ya tenemos... Ahora vamonos de aquí, sígueme...

Por suerte, Alex vivía al otro lado de "el callejón" osea, no muy lejos, pero a la vuelta de la esquina, de forma que podía desaparecer de las miradas de los que habían visto a Illua cortar el dedo... El cual, justo antes de irnos, me encargué de echar a una alcantarilla con el pié... No era buen regalito encontrarse por la calle un dedo... Mejor para las ratas, si es que podían comer esas cosas. Al llegar toqué el botón de Alex, y me apoyé en la pared del portal, Illua lo miró curiosa, pero le indiqué que mejor esperase un poco y se lo explicaba mejor. Pronto la voz de Alex sonó al otro lado, asustando algo a Illua, pero con un gesto la calmé, se lo explicaría.

-Alex ¿Puedes bajar? Es algo importante, y mucho, créeme...-Respondí a la voz, que me pidió que esperase un momento, me volteé hacia Illua y empecé a hablar.-Eso es un aparato que envía ondas de sonido a distancias cortas lo que permite que la gente se comunique sin verse, solo hablando al aparato ¿Como funciona? Un micrófono capta las odas de sonido, convirtiéndolas en pulsos eléctricos que viajan a gran velocidad a través de un conductor, hacia el otro aparato, que convierte el pulso en sonido y envía mi voz. Similar al conjuro Espejo del Eco, o a algunos objetos que posiblemente conozcas.

-Oh... Ya veo... Así que permite hablar a distancia... Curioso-Respondió, entendió el simil, pero por su rostro, la explicación del funcionamiento no.
Así pues, se quedó mirando los animales que se veían en la tienda de animales que estaba al lado de la casa de Alex. Una tortuga, un conejo y una iguana pequeñita.
Hasta que pronto llegaron los pasos de mi amigo, que abrió la puerta y me miró seriamente.

-¿Que quieres? Si no es importante te mataré

-Alex... Yo...-Illua, al escucharme hablar, volvió a mi lado, apareciendo a la vista del chico de pelo castaño medio largo y gafas, que quedó boquiabierto al ver a la duelista.-Te... Te presento a Illua...

-... Lo... ¡Lo sabía! ¡Sabía que algún día pasaría esto!-Dijo mirándome a Illua y a mi alternativamente, para finalmente suspirar casi sin creérselo.
Poco a poco, vi como se acercaba un grupo de personas, por sus pintas, canis, y me pareció distinguir a los de antes... Oh bien... Venían a por más... Como no...

-Oh... Y se me olvidó comentarte, le ha cortado un dedo a un cani... Y creo que ahora vienen a vengarse...-Le comenté con una de esas sonrisas que tan poco agradecía... Ziggo, en el hombro de Illua, oculto como un simple disfraz se divertía con la situación, pero parecía no actuar por el momento...
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Egates el Vie Oct 28, 2011 3:52 am

Ya había apagado el cigarro en el cenicero, las esperas siempre me ponían algo nervioso y bueno cuando esto sucede es cuando más rápido fumo, aunque muy pocas veces me fijo en aquello. Una vez asegurado de que la colilla estuviese apagado escucho el televisor prenderse a un lado mío, ¿cómo diablos? Egates se había acercado a la ventana y no me di cuenta por andar pendiente del celular y del msn esperando que Camilla llamase o se conectara. Lo que ocurrió luego... Suerte que no estaba mi madre o ya estaríamos tanto Egates como yo en la calle. Bien, tantos años que había durado la tele, joder, ¿qué le iba a decir a mi madre?... ¨Mamá, el gato fue, andaba balanceándose encima¨ Si, claro... Como si un gato pudiese botar una tele antigua con caja... Por suerte no era de esos que le interesaba ver la televisión, así que podría reponer esa llevando la que estaba en mi cuarto.

– ¡¿Pero qué demonios estas loco?! – Dije justo en el momento que mi celular empezaba a tocar I'm the hell outta here de Steve Vai... Agarré el celular aún sin contestar – Espera un momento, ¡no vuelvas a tocar nada! Rompes una cosa más y mi madre nos mata a ambos – Y mientras la música seguía sonando contesté alejándome un poco de Egates y claro, prendiendo otro cigarrillo para calmarme un poco. ¡Era Inuwel!

(…)

¡Perfecto! Tenía el dinero suficiente no solo para escaparme de Santiago sino que también para librarme de la bestia en la que se transformaría mi madre cuando viera el televisor hecho añicos. No quería ponerme a pensar que pasaría luego cuando volviese, sabía que mi madre estaría enojada y seguramente a medio Santiago buscándome como una vez que bueno... El caso es que estaría fuera de Santiago y ella no tendría idea de como encontrarme, además las razones eran justificables, poco creíbles, pero justificables.

En eso habíamos quedado, hoy sería luna llena y lo mejor era tener a Egates e Inuwel lo más lejos posible de la ciudad o ambos acabarían muertos y seguramente luego tanto como Camila y yo seríamos interrogados por la policía para posteriormente acabar en un manicomio. ¡Igual que en las películas de hombre lobo! ¿Por qué demonios estas nunca tenían buen final como los cuentos de hada?... Suspiré y mire a Egates que no se había movido en cuanto comenzó a sonar el celular. – ¡Esto no se rompe por ningún motivo! – Le dije enseñándole mi celular. – Ahora iremos a otra ciudad mucho más calmada que esta, hay otra persona de Noreth ahí, Camila es una amiga mía esta con ella, la persona se llama Inuwel, una licántropa, seguramente se llevarán bien, así que si quieres llegar te recomiendo hacer lo que yo diga. Sigueme, por favor

(…)

Ya le había explicado todo lo necesario a Egates, no hablar con nadie a no ser que sea necesario, no golpear a nadie a no ser que sea directamente golpeado, no rozado. Le explique lo de los roces que siempre se dan y sobre todo en Santiago y especialmente en el metro, aunque a esa hora si tenía suerte iba a estar vacío. También le había explicado lo que era un televisor y un celular para que no se le ocurriese volver a romperlos. Y claro, utilizando una de las fundas de mis guitarra pudimos camuflar perfectamente su espada, sabía que Egates no iba a dejarla de lado. Yo por mi parte elegí llevar mi guitarra clásica, no sabía cuanto tiempo iría a estar afuera, así que además de los diez mil pesos que tenía en el banco saqué los otros diez mil que mi madre guardaba en un libro para casos de emergencia cuando ella no estaba. ¡Esta era una emergencia y ella no estaba! Así que técnicamente no era robar aunque igualmente dude demasiado en hacerlo, pero ya lo había hecho. Necesitaría pagar el pasaje del bus y claro, encontrar un lugar donde quedarme. Habría de estar loco si llevaba a Egates a la casa de mis abuelos, aunque bueno dudaba mucho que esta noche fuese a quedarme en algún lugar... Necesitaba comprar un arma y pronto... Un fusil no me vendría nada mal, pero claro conseguir uno de esos es caro y ya no estaba en el servicio lo que sumaba el andar portándolo aún mucho más peligroso siendo que iba contra la ley el porte de armas de fuego y algunas blancas como la espada de Egates. Por suerte esta iba camuflada y vamos ¡nadie duda de los guitarristas! Teníamos pinta de metaleros, pero no de terroristas.

El caso era que ya estábamos caminando por la calle, como siempre a esa hora había gente, aunque nunca tanta como en el centro de Santiago u otras partes. Podíamos caminar tranquilamente, claro nos miraban feo por nuestro aspecto, pero eso a mi no me preocupaba ya de hace mucho y estaba seguro de que a Egates tampoco. Mientras Egates no hiciera nada malo no habría problema, le había explicado también el asunto de los autos y de los semáforos y que por seguridad solo cruzase cuando yo lo hiciese.

Y como a eso de media hora de haber salido de la casa ya estábamos en el metro de Santiago, lugar que a toda hora y en toda estación siempre se encuentra llena, aunque afortunadamente no era la hora tope y aún podíamos caminar tranquilamente. Habían varias palabras y letreros de publicidad por algunas partes que eran motivo de curiosidad para Egates y motivo de vergüenza para mi de hablar en voz alta, así que trataba de explicarle todo cuando la gente no estaba muy pegada a nosotros, aunque si, varios alcanzaban a escuchar mis explicaciones y entendían a veces el contexto riéndose de vez en cuanto de la ignorancia de Egates. Por suerte y no como en otras partes del mundo o del mismo Santiago, en la comuna o mejor dicho el sector, la gente no saltaría contra Egates con nada para hacerlo enfadar más que risas y miradas feas, cosa que esperaba no lo hiciera saltar.

Tuve que pagar doble pasaje, pero por fin estábamos ahí. Estación Manqehue con destino a Pajaritos, uno de los tantos terminales de buses de la ciudad. El metro aún no llegaba, pero estaba seguro de que no tardaría mucho y por suerte elegimos irnos atrás. A diferencia de los buses en el metro si es seguro irse atrás, así que seguía confiado en que nada grave como el accidente del televisor iría a pasar, al menos no hasta después de estación Baquedano que por ser una combinación de línea solía llenarse bastante.
avatar
Egates

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Inuwel el Sáb Oct 29, 2011 3:07 am

Inuwel miraba a su alrededor con relativa curiosidad mientras yo tenía apoyado el celular en mi oído esperando que Egates respondiera de una maldita vez. Vi que Inuwel adelantó el paso por lo cual me vi obligada a hacer lo mismo ya dispuesta a colgar el celular al no recibir respuesta cuando finalmente contestó.

Realmente no imaginaba lo que me diría a continuación, él también estaba complicado con su pj, ¿acaso todos los noretheños tendrían el mismo problema?, pensé considerando el llamar a Diego aunque más tarde me daría cuenta que la llamada había consumido ya gran parte del dinero. En conclusión Francisco me informó que había llegado del pc Egates, que la luna llena sería… esta noche. Yo le recomendé que lo mejor es que vinieran ambos a Limache para que Inuwel y Egates no causaran demasiado caos como podría suceder en una zona con demasiada población.

Colgué el teléfono y lo guarde en mi bolsillo tanteando posibilidades de cómo lograr que Inuwel no causara problemas cuando fuéramos a esperar a Francisco y Egates en la estación, pero lo más importante, como impedir que bajo el yugo de la luna llena no trataran de destazarnos a nosotros… yo al menos… no quería morir y menos en manos de un ente ficticio como lo era mi pj, ¿por qué no me tocó Sahian… o Aliara?, ¡siempre los peores problemas me tenían que tocar a mí!

Era injusto.

(…)

Inuwel no habló mucho en el camino, de vez en cuando aceleraba el paso para mirar tras su hombro como yo corría para tratar de alcanzarla, a veces retrocedía riendo y se ponía a jugar con mi cabello, yo sintiendo un estremecimiento en mi espalda me alejaba y por poco le daba un zape en la mano, y es que para mí el cabello es algo muy personal, cuando me lo tocan me produce una especie de repelús y escalofrío que no se explicar muy bien.

-Deja mi pelo…-Mascullé mirándole con el rostro algo ensombrecido, ella se limitó a encogerse de hombros para retirar la vista de mi persona y mirar al frente cruzándose de brazos, poco a poco se iba aburriendo… y eso, era tan preocupante como si estuviera enojada, porque era una mujer de muchas decisiones, a veces estaba de acuerdo con algo y otras veces no, era el modelo de mujer quisquillosa de la vida. Habíamos entrado a una parcela cerrada para acortar camino, se adelantó para mirar las naves donde se guardaba la cosecha con evidente curiosidad del material que la cubría.

-Plástico –Le indiqué pasando por los costados –No entres a dentro o te vas a asar, se usan para mantener en calor los cultivos…-

Más adelante llegamos frente a varios árboles de limones, que aunque bajos nos daban la perspectiva de laberinto, no me sentía muy cómoda avanzando en un sector privado, pero quedaba poco para cruzarlo y estar entonces más próximo a la casa de mi abuela en Limache, mis temores radicaban en que algún perro nos asaltara en el camino.

Suspiré pensando en lo eficaz que habría sido tomar una micro, pero esas dan tantos brincos y están tan llenas de gente que no quería que Inuwel se escandalizara y quisiera causar problemas.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Dom Oct 30, 2011 10:47 pm

Podría decirse que las cosas estaban en calma o por lo menos eso aprecia, lamentablemente nada más lejos de la realidad y las cosas estaban a punto de dar un giro muy drástico al asunto, la entrada a un mundo nuevo a esos personajes era como lo hacían en el foro… los cuentos de nunca jamás, ¿acaso Peter Pan aparecería para llevarlos a todos a su país? … ¿O llegarían las bestias mas terroríficas del foro para arrasar un mundo completamente nuevo? … quien sabe… ya que los verdaderos monstruos están realmente en el mundo de los hombres, donde no hay un día en que derramen sangre inocente por la codicia, por la envidia y la desesperación.

José no había tenido un buen momento en realidad, la presencia de Argezas, la de Rose habían trastornado su mundo de una forma que jamás hubiera podido creer, ahora tenía frente a él la criatura que había soñado tener algún día como su hija, aquel personaje que aun cuando era solo letras y números significaba tanto como una hija para un padre, aun así los padres no pueden ser sobre protectores o terminaran haciéndole un daño mayor a sus retoños que enseñándole a vivir … rose no se había dado cuenta, pero cruzar la calle de esa forma no era precisamente muy inteligente, menos si una motocicleta se le venía encima a toda velocidad, una fracción de segundo era todo lo que necesitaba para que su cuerpo impactara la “humanidad” de Rose, aun cuando en noreth sus estadísticas eran algo que le ayudaba a luchar, no importaban demasiado en un mundo donde la magia solo eran ilusiones y lo real era todo lo que podía producir dolor, José pudo ver un par de contenedores de basura, eran pesados pero aun así se coloco a un lado de ellos y empujo con todas sus fuerzas, lentamente el armatoste de metal comenzó a moverse, hasta que termino interponiéndose en el camino de la motocicleta, para bien de rose y lamentable para el conductor, el motociclista no pudo hacer más que impactar contra el muro de metal, el estruendo fue atroz, y cualquiera que hubiera visto aquello , lo hubiera visto como si fuera en cámara lenta, la motocicleta se levanto en 90 grados, el conductor aun cuando llevaba casco este no le ayudo cuando voló por el aire impactando el duro suelo, el resto fue más que sonidos e imágenes, el cuerpo del conductor pareció un muñeco de trapo, mientras rebotaba contra el piso, sus miembros parecían de goma ya que se doblaban en formas que no podrían si tuvieran los huesos intactos, el conductor avanzo alrededor de veinte metros para aterrizar en una postura que mostraba que tenia la mayoría de los huesos quebrados, un grito se escucho mientras las personas comenzaban a salir de sus casas y miraban por las ventanas el espectáculo, desde el casco del conductor comenzó a expandirse una mancha roja…

Salvador no tenia mejor fortuna que José, el hecho de que Illua cortara un dedo a un canis no había sido la mejor de las ideas en la bóveda craneal de la cronomante, el trayecto a la casa de su amigo fue más que rápido, por miedo a que apareciera la ley por el alboroto o los gritos y por la venganza de los canis que no perdonan que los mires incluso, su amigo después de cruzar algunas palabras lo metió dentro del edificio, instantes antes de que un grupo de treinta canis llegaran, varios no aprecian precisamente jóvenes, ya que aun cuando su atuendo traía cosas de marcas, las cadenas que portaban en sus motos decían que las cosas estaban colocándose serias, antes de lo que podría uno imaginar una lluvia de piedras, ladrillos y trozos de metal comenzó a bombardear el bloque de departamentos, los vidrios rotos parecían una sinfonía a medida que como si fueran ojos los proyectiles poco convencionales oscurecían sus reflejos, los que habitaban ese lugar comenzaban a llamar a la ley, mientras que de afuera se escuchaba el ruido de las motocicletas e improperios en su tan vistoso lenguaje tanto a la perra violeta como al pendejo maricon, traduciéndolo de una forma lo más coherente posible.

Francisco tenía el problema ahora de tener un cazador, licano y para colmo algo nervioso en un metro, donde era verdad, no se llenaba hasta el tropel si podía convertirse en un problema, cuando no faltaba los empujones o típicos manoseos, cosas que lamentablemente estaba sufriendo en ese momento, por cierta razón el metro se había atestado completamente de personas, no necesariamente adultos, ya que una enorme cantidad de “alumnos” o por lo menos así aprecia se habían apelmazado en el fondo del metro, mas de una mirada se dirigía a ese par tan raro, el muchacho con el estuche de guitarra parecía un metalero a fin de cuentas, aunque el tipo de su lado era muy diferente a lo que se podía estar acostumbrado, unas muchachas constantemente miraban a Egates, riendo y hablando entre ellas, dándole miradas furtivas al cazador, pronto el mismo grupito se le acerco al cazador, lo más seguro eran las hormonas, ya que aunque pareciera imposible apartaron a Francisco y terminaron por rodear a Egates, que trataba de permanecer lo mas impasible posible, aunque los comentarios de las chicas que no dejaban de rayar el doble sentido comenzaba a molestar al cazador, aun mas esas manos curiosas que se habían posado en ambas piernas y comenzaban a subir por sus muslos.

Camila era la que menos sufría, aparte de una ocasional vaca que le mugía cuando miraba a ambas mujeres nada sucedía, los limoneros habían sido algo diferente a el camino normal y habitual, pero aun así no se habían encontrado con nadie que pudiera significar dar explicaciones o algún comentario extraño, lamentablemente las cosas no seguirían así y como era natural en esos lugares, el que alguien entrara en propiedad privada nunca era bueno y menos en la época en que los arboles estaban cargados con su preciosa carga, pronto ambas mujeres pudieron escuchar como no menos de cuatro ladridos diferentes se acercaban a ellas, el dueño tenia protegido su campo no solo con la alambrada, si no también por los propios animales, que entrenados debían de morder lo más posible y no dejar escapar a quien se pusiera por frente.

OFF
Spoiler:
Bueno un turnito mas, José no posteo, como me aviso xD, así que le deje un problema aun mayor a él, para los demás son cosas que pueden sucede, aun lo de los canis que creo que es posible y lo del metro xD, pero bueno, ahí tienen las situaciones, espero que disfruten este tema experimental, cualquier duda o pregunta mp o tag o incluso MSN para quien me tenga agregado, como siempre una semana para postear, así que el Lunes 7 deseo ver todos los post ^^, de nuevo pido disculpas por este retraso en el mastereo.



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth Se Revela

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.