Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola a todos soy Amelie
por Amelie18 Hoy a las 12:07 am

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 8:27 pm

» Criaturas Norethianas: Águila Flecha
por Azura Ayer a las 8:26 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Ayer a las 5:32 pm

» BrannMur Aullatormentas
por Capitán Pescanova Vie Jul 20, 2018 8:31 pm

» [Reclutamiento] Noche de Muerte
por Strindgaard Vie Jul 20, 2018 6:22 am

» Que no estoy - Alegorn
por Lamb Jue Jul 19, 2018 11:59 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Katarina Miér Jul 18, 2018 7:35 pm

» Criaturas Norethianas: Cactilio
por Azura Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Semiausencia
por Bediam Mar Jul 17, 2018 10:01 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Un encuentro explosivo

Ir abajo

Un encuentro explosivo

Mensaje por Meghan el Lun Oct 10, 2011 8:53 pm

Aquel día me levanté muy de mañana, ni siquiera había amanecido del todo. Era muy de mañana y la ligera brisa que soplaba me llegaba fría y ligeramente húmeda cuando salí de la vieja casa en medio del bosque de Physis.
Allí es donde dormíamos ahora Abelia y yo. En una ruinosa casa de madera prácticamente podrida y que se caía a pedazos. Cada mañana sólo una cosa pasaba por mi mente, era muy triste que mi hermana tuviese que vivir en un lugar así. Tenía que encontrar algún lugar donde poder llevarla y que estuviese a salvo. Quizá allí no nos cogerían para quemarnos vivas con la excusa de que éramos brujas, pero si se le caía un trozo de madera encima...no quería ni pensarlo. Ella era mi responsabilidad y tenía que mantenerla con vida, fuera como fuese.
Cada mañana salía a esa hora tan temprana para poder llegar a la hora del almuerzo a la casa. Cada día iba a un pueblo diferente, buscando algún lugar en el que poder establecernos y que no fuese una casa que se caía a trozos, con humedad y en medio de ninguna parte. Así que le dije la noche anterior que se quedase allí en aquella casa, tal y como lo hizo cada día que yo iba a un pueblo nuevo.
Cada mañana iba de pueblo en pueblo, en las cercanías del bosque de Physis, huyendo de aquellos que me tachaban de bruja. Más de una vez estuvieron a punto de atraparme, y esta vez no sería diferente...

Aquella mañana me dirigí aun pueblo al este, había conseguido un pequeño mapa de la zona semanas atrás, donde se marcaban los pueblos que lindaban con el bosque en el que Abelia y yo nos ocultabamos. Aquel pueblo no estaba demasiado lejos, apenas a un par de horas de camino por un sendero un tanto escondido. Oculta bajo mi capa, vestida totalmente de negro y con mi sombrero de pico me dirigí hacia el pueblo y me adentré en el tratando de no llamar demasiado la atención. Era dificil, ciertamente, mis ropas y, sobretodo, mi sombrero, provocaban que algunas miradas se clavasen en mí, pero mientras no hiciese nada extraño, todo iría bien.

Mientras recorría calle tras calle buscando alguna casa abandonada en la que poder establecernos, miré también las tiendas y puestos que había en algunas de ellas, seguramente Abelia querría ropa nueva y yo también la necesitaba, siempre venía bien tener alguna ropa que cambiarse por si se ensuciaba la puesta.
Durante media mañana estuve recorriendo cada calle de aquel pueblo, pero ninguna casa parecía estar deshabitada y tampoco encontraba ningún vestido que pudiese servirnos ni a mi hermana ni a mí. Así que decidí probar en las afueras del pueblo, quizá allí si hubiese alguna casa abandonada y que no se cayese a trozos. Volví a recorrer las calles en el sentido contrario al que lo había hecho antes, pero con la diferencia de que mi paseo ya no era tan tranquilo como lo fue antes, ahora las calles estaban abarrotadas, había muchísima más gente. Los puestos estaban hasta arriba, en las tiendas no cabía un alfiler. Una y otra vez me chocaba contra la gente que caminaba hacia mí, algunos simplemente seguían su camino, pero otros me miraban con indiferencia, incluso otros lo hacían con desprecio.
avatar
Meghan

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro explosivo

Mensaje por Avuna el Mar Oct 11, 2011 11:36 am

Algo ocurría en el camino que pasaba por el bosque Physis, se había corrido la voz que en dirección hacia la zona habitada desde el oeste alguna especia de monstruo o bestia salvaje estaba matando a todos las persona que pasaban por aquel camino, los cadáveres se encontraban a veces decapitados, otra veces atravesados por lo que parecía una arma de asta o atravesados por alguna arma muy afilada como una espada...y las bestias no usaban armas, no obstante ningún humano era capaz de ser tan despiadado. Había razas que podían ser así de brutales, pero los cadáveres no tenían mordeduras de ningún, así que los licántropos y los vampiros estaban descartados, los enanos no andaban por los bosques así que también estaban descartados, y tampoco era obra de orcos o de elfos, no era su estilo por que los cadáveres eran saqueados después de ser brutalmente asesinados, pero si haba una raza en concreto que podía cometer tales atrocidades...los drow o también llamados los elfos oscuros. Esas fueron las noticias que recorrían las aldeas cercanas al bosque, algunos decían que eran vampiros, otros licántropos, había muchas teorías unas mas carentes de sentido que otras. Pero al verdad era esta un drow experto en el arte de la guerra y que no estaba para nada cuerdo, se dirigía hacia la aldea, a su paso asesinaba a todo el que se encontraba a su paso.


Tras recorren el camino durante 3 dias, el drow Avuna se encontró con una carro tirando por un buey acompañado por un grupo de soldados, era 4 en total soldados humanos que portaban pesadas armaduras de metal y espadas, estaban escoltando el carro y parecía ser unos novatos, por como se miraban los unos a los otros cuando se encontraron con Avuna el cual estaba en el medio del camino interrumpiéndoles el paso y cometiendo el primer error. Nunca subestimar a otro guerrero por muy solo que estuviera, lo miraban como quien mira a una animal.

Sal del camino viajero!!! - Dijo uno de ellos el cual recibió la lanza de Avuna en todo el estómago, la había lanzado desde una distancia de 2 metros, era el idioma que todos los guerreros y soldados conocían , el de las armas pero ninguno de los soldados era conocedor de la veteranía y fuerza del drow, desenvainó la espada puesto que la lanza estaba clavada en uno de los cadáberes, 2 mas se lanzaron al ataque al llegar hasta el Avuna los esquivo a los dos, uno recibió una patada en todo el estomago quedando incapacitada el tiempo suficiente como para que Avuna pudiese ocuparse de su compañero mientras el otro soldado restante se quedó junto a la carga, que sin duda era de valor algo que había despertado el interés en el drow, quería ver lo que protegían y si le serviría de algo.
Avuna bloque el ataque del soldado dándole luego un cabezazo dejándolo aturdido lo que aprovecho para propinarle un tajo en el cuello, el soldado cayo al suelo gritando y desangrándose. El otro soldado que Avuna había derribado de una patada logró levantarse , pero demasiado tarde por que avuna cogió una de sus dagas de la bota derecha y se la lanzó clavándosela en el cuello también, solo con la lanza podía atravesar aquella armadura pesada.
El último soldado viendo que sus compañeros caían cargo contra Avuna el cual agacho y cuando el soldado estuvo a la altura adecuada se levanto bruscamente lanzándolo por encima de el, el drow se movió rápidamente dos metros hacia atrás a tiempo para arrancar su lanza de uno de los cadáveres, el soldado se reincorporó intento carga otra vez pero tampoco lo logro pues avuna lo había ensartado con la lanza atravesándolo de parte a parte, entrando la lanza por el estomago y saliendole mas o menos por la columna vertebral, puso un pie en el cadáver del soldado que aun estaba de pie,hizo un poco de presión y le quitó la lanza dejándolo ahora caer en el suelo, tenia la espada en la mano derecha y la lanza en la mano izquierda, guardo la espada y recogía la daga clavada en uno de los cadáveres la cual guardó en su bota y el espada en la vaina.
Avuna se fijo ahora en el cochero...pero no estaba había huido mientras Avuna luchaba, ahora ya no importaba o al menos Avuna le resto importancia, el carro era bastante grande un carro de mercancías, se fue a la parte de atrás y se subió, estaba cubierta con una lona de color azul.
Lo que Avuna descubrió fue un autentico tesoro, lamparas de aceite, botellas vacías y pólvora, barriles de pólvora.
El cargamento era el siguiente : 10 barriles de polvora, 10 cajas con botellas con aceite, 3 metros de cuerda y 10 cajas con botellas vacías de cristal, y Avuna sabia como usar todo eso, no solo era un experto luchador si no que también sabia fabricar explosivos y armas fijas, para las armas fijas no tenia los materiales pero si tenia material mas que suficiente para fabricar explosivos.
Salio del carro y se subió ahora hasta la parte frontal del carro se sentó en asiento del cochero que había huido, cogió las riendas y obligo al animal a dar la vuelta en dirección a uno de los pueblos, aun no sabia que iva a hacer con la carga pero pronto pensaría en una utilidad para ello.
avatar
Avuna

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro explosivo

Mensaje por Meghan el Lun Oct 17, 2011 11:34 pm

Ignoré las miradas de desprecio y continué mi camino hacia las afueras del pueblo. En las tiendas, o al menos los puestos que había fuera de éstas, no vi vestido alguno que sirviese ni para mi hermana ni para mí, así que dediqué mi búsqueda única y exclusivamente a una casa.

Aún me quedaba más de un pueblo por visitar, pero tenia la esperanza de encontrar una casa allí, cuanto antes mejor. No quería ver a mi hermana aplastada por un tablón de madera, la sola idea me hacía estremecer y temblar, incluso mis ojos se volvían llorosos. Moví la cabeza a uno y otro lado, ligeramente, como si de un gesto de negación se tratase y seguí caminando hasta casi llegar a las puertas que cerraban por la noche el pueblo.

Aún allí parecía haber más gente que en el mismo pueblo, si la zona de la plaza estaba abarrotada, por aquel lugar no paraban de pasar carros repletos de mercancías y mujeres y hombres cargados con cestas. De igual modo que en el pueblo, me iba chocando una y otra vez con aquellas personas que sin apenas mirar por donde pisaban o por dónde caminaban no parecía importarles llevarse por delante a nadie, y por nadie me refiero a mí.

Al final, pasó lo que tuvo que pasar. Un hombre, bastante corpulento y ancho, alto a no poder más, se me llevó por delante, chocando contra mí de tal manera que incluso caí al suelo sobre mi trasero. No hubiese sido tan malo si no fuese por la poca simpatía que mostró hacia mí, gritándome todas las barbaridades posibles. - Lo siento, no fue mi intención...- comencé a disculparme. Vale, no es mi estilo, pero lo último que quería era a una panda de cerrados de mente, como eran los humanos, corriendo tras de mí acusándome de cualquier cosa. Pero no pude acabar, aquel hombre apenas si me dejó hablar, se limitó a seguir su camino sin dejar de gritar y quejarse sobre mí.
Chasqueando la lengua a modo de desprecio por la actitud del pueblerino me puse en pié y me limpié el vestido del polvo de suelo a base de golpes en la falda, con tan mala suerte que la bolsa que llevaba atada a la cintura se cayó al suelo. Debido al golpe debió desatarse un poco y si además yo no dejaba de sacudir la falda, pues pasó...lo que no tenía que pasar. La bolsa se abrió por completo, desparramando en el suelo todas las calabacitas que tenía en su interior talladas con caras de un estilo un tanto macabro.

Me agaché rauda a recogerlas para que nadie las viese, no me avergonzaba de ello ni mucho menos, pero aquello era claramente un grito de “Soy bruja, quemadme viva”, y, sinceramente, no me atraía esa idea lo más mínimo. No era mi plan perfecto para pasar la tarde: Meghan chamuscada. No, definitivamente no. Pero como las desgracias nunca vienen solas, sí que me vieron. Sólo fué una niña, maldita sea la hora en que nació la niña.
Sin pensarlo ni un momento seguramente, la niña me señaló, estirando su brazo y su dedo índice y comenzó a gritar. - ¡¡¡Bruja!!! ¡¡¡Bruja!!! - Abrí los ojos de par en par, aquello no podía estar pasándome a mí. Acabé de recoger las calabazas del suelo y de meterlas en la bolsa mientras como podía me llevaba mi índice a los labios para pedirle silencio a la niña, a lo que no me hizo el menor caso, gritando aún más fuerte si cabía. La gente comenzó a congregarse tras la niña y después delante de ésta, la cual buscaba un hueco para seguir señalando y gritando sin dejar de mirarme con una sonrisa maliciosa. Dioses...una buena bofetada le daba yo a esa niña impertinente para que aprendiese que señalar era de muy mal gusto.

Durante un momento mientras me ataba la bolsa de nuevo a la cintura, pensé que sólo mirarían, que se estarían quietos, como estaban ahora, y que podría irme sin más problemas, pero me equivoqué. En un abrir y cerrar de ojos, una horda de pueblerinos aparecieron con todo tipo de utensilios agrarios dispuestos a cazar a la bruja. - ¡¡¡Maldita sea!!! - Estupendo, si ya las calabazas no fueron suficientes, tuve que maldecir en voz alta. Bien, pues ya tenía mi momento de aventura...ahora me tocaba salir por patas de aquel lugar.




avatar
Meghan

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro explosivo

Mensaje por Avuna el Miér Oct 19, 2011 12:34 pm

Avuna habia recorrido 10 kilometro a bordo del carro que había adquirido, mejor dicho robado el dia anterior, se dirigia siempre hacia el este, hace dos años había encontrado una pista acerca de su familia, un mapa que le conduciría a al paredero de un miembro de su supesta familia, que fuese cierto era otra historia, siempre viajaba de noche o bajo la sombra de los arboles, el sol le era muy molesto y le costaba bastante acostumbrarse a los ciclos del dia y de la noche.
Habia pasado por varias aldeas pero no se habia detenido en ninguna se dirigia a una en concreto a la mas cercana a lo que parecia segun lo que tenia dibujado en el mapa a una tumba o algo parecida, habia cosas escritas pero no las entendía por el siemple echo de que no sabia leer ni su idioma ni ningun otro, pero gracias al sentido de la orientacion tan común en los de su especía habia logrado encontrar la direccion correcta, se detuno a un kilometro de la aldea a la que debía ir, preferia que nadie viese ni el carro que habia robado ni tampoco la carga, asi que lo oculto entre los arboles y para mejoras el escondite improvisado se adentro mucho en el bosque, nadie que pasara por el camino lo veria a no ser que se internase mucho en el bosque, aunque tampoco le importaba que se lo robasen a el, sobrevivirá sin el.

Durante media hora mas o menos recorrió la distancia que le quedaba, entró en el pueblo, era de noche lo que le facilitó su camino, se habia aprendido en sus horas libres cuando aun estaba a servicio de los drow el mapa, asi que no tenia la necesidad de recurrir a el cada dos por tres, se detubo en el centro de la aldea mira hacia la izquierda y luego hacia la derecha, no necesitaba ninguna antorcha ni ningun objeto luminoso los elfos oscuros tenian la capacidad de ver en la oscuridad lo que le facilitaba aun mas las cosas. Tras pensar durante un buen rato que dirección tomar se dirigió al norte de la aldea, no tardo mucho era una aldea bastante pequeña, tras salir por el otro lado de la aldea se internó en el camino que conducia al norte, como iva bestido de negro y estaba todo oscuro era poco probable que alguna bestia salbaje le viese, a no ser claro está que tubiese la misma dote que el para ver en la oscuridad, pero tales criaturas solo se encontraban en la antípoda oscura, o el lo creia así, el camino discurrio sin ninguna complicación parecia que de momento su aventura sera de lo mas tranquila.

Llegó a un claro, y alli se detubo como habia hecho antes se quedó pensando la dirección que debia tomar. Torció haci la izquierda y camino durante casi una hora llegando a un lugar adornado con velas puesta en forma de simirculo justo en frente había unas escaleras que bajaban y luego una puerta de piedra en la que habia una inscripcion que ponía lo siguiente :

Er'griff nindyn nindel ph' khurzon shlu'ta sultha

Spoiler:
(Solo aquellos que son dignos pueden entrar)

Por supuesto el no entendió lo que decia por el mero hecho de que no sabia leer ni su idioma ni ningun otro, dejo su lanza aun lado y empujo la puerta con ambas manos, tenia una fuerza muy a tener en cuenta en un combate pero eso lo basto para abrir la puerta lo intentó una y otra vez pero el resultado fué el mismo, retiró las manos de la puerta, en un principio no se habia dado cuenta pero la puerta tenia una ranura que tenia cierta similitud con la punta de su lanza, cogió la lanza con la mano derecha observó la punta de la lanza retrocedio un par de pasos e introdujo la punta de esta en la ranura y coincidia a la perfeccion, retiro la lanza de la ranura y la puerta se abrió, ahora el regalo de aquella arma ya no le parecia tan casual, pero eso planteba una pregunta:
Por que su maestro de armas le dio una lanza que ademas de ser un arma era tambien una llave de una tumba?
Desconocía la respuesta pero estaba seguro que encontraria las respuesta a lo largo de su aventura.

Se respiraba un ambiente gelido que penetraba hasta los huesos, era un sola sala, no habia nada salvo un ataud de piedra muy adornado y sobre el un libro muy grueso, pero de poco le servia a alguien que no sabia leer, se acercó a la tumba en la que ponía :
Dominic Isilmë Ghil ulnen l' uyl'udith d' jal sargtlinen
Spoiler:
(Aqui yace Dominic Isilme el mas grande de todos los guerreros)

Recogió el libro , aquello no le sirvió de mucho pero seguiría buscando pista acerca de su familia, aunque de momento no sabia donde ni a donde dirigirse pero ya decidira eso luego, así que se marchó, cerró la puerta usando la lanza, y volvio al carro por el mismo camino por donde habia venido.
avatar
Avuna

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro explosivo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.