Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Fue una buena estadía
por Malina Ayer a las 11:30 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Strindgaard Ayer a las 11:20 pm

» Ratquest [Campaña]
por Egil Dom Oct 14, 2018 11:12 pm

» Tiempo de caza [ Solitaria ]
por Balka Dom Oct 14, 2018 9:37 pm

» Egil
por Egil Dom Oct 14, 2018 5:59 pm

» Elíacer. [Grifo](Terminada.)
por Alegorn Vie Oct 12, 2018 12:20 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Miér Oct 10, 2018 5:02 am

» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Lun Oct 08, 2018 11:07 pm

» A Tale of Two Fluffs
por Vanidad Lun Oct 08, 2018 9:05 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Reuven Lun Oct 08, 2018 1:57 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Nos volvemos a encontrar (Privada)

Ir abajo

Nos volvemos a encontrar (Privada)

Mensaje por Hecate Graymark el Vie Oct 28, 2011 12:51 am

La figura corría incesantemente intentando huir de una muerte que no le era muy lejana, cojeaba de una pata y sus perseguidores no pararían hasta darle caza, estaba asustada, nunca antes había estado así de asustada, tenía miedo de morir, pero a la vez se sentía cobarde, que era ella sino una guerrera, un ser nacido para dar caza y no al contrario. Mientras corría la arrogante voz de su padre retumbaba en su cabeza “Hubiese sido mejor que hubieses muerto, eres débil y siempre lo seras ”

Se incorporo violentamente, jadeante y con la frente empapada de sudor. Se quedo en aquella posición mas tiempo del que hubiese pensado, no podía hacer nada su cuerpo estaba paralizado y su no mente no reaccionaba. Extrañamente lo primero que hizo fue cubrirse la cara con las manos y sin poder evitarlo se echo a reír de manera enloquecida, pero en el fondo no tenía ganas de reír sino de llorar y de gritar todo lo fuerte que pudiese, se sentía estúpida por dejarse asustar como una niña pequeña por una pesadilla como esa. Cuando por fin consiguió recuperar la compostura miro al frente mientras se abrazaba las piernas y comprobó como el sol iba escondiéndose en el horizonte, su anaranjada figura se reflejaba sobre las tranquilas aguas de océano.

En plena playa la brisa marina soplaba con fuerza pero ella no tenía frío, al contrario su cuerpo estaba ardiendo y aquello era un encantador bálsamo que poco a poco iba perdiendo su efecto. Se quedo allí durante mucho tiempo, contemplando el anochecer acompañado del sonido de las olas. Al final no pudo remediar tener frío, el sudor se había quedado frío y todo su cuerpo temblaba, pero no tenía ganas de levantarse aunque sabía que de quedarse allí no conseguiría nada bueno. Aunque helada seguía sintiendo que todo su cuerpo ardía y no le hacía falta tocarse la frente para saber que la hallaría abrasadoramente caliente, seguramente tenía fiebre pero aun así no se movió.

Su miraba vagaba perdida en el hipnotizarte movimiento de las olas, odiaba el mar, nunca había penetrado más de dos pasos en él, pero desde ahí parecía tan hermoso, tranquilizante incluso. Se abrazó con mas fuerza sin dejar de tiritar, lo dientes la empezaban a rechinar pero era como si todas sus fuerzas se le hubiesen escapado, suponía que de ponerse en pie terminarían por fallarle las piernas y se derrumbaría sin remedio. Solo se le ocurrió una cosa, muy lentamente se comenzó a quitar toda la ropa y cuando por fin lo hubo hecho comenzó a transformarse, mientras lo hacía pensaba en aquel perturbador sueño que había tenido, y en la rabia que había sentido debajo de aquel despreciable miedo, y tapada por aquella mata de pelo que ahora cubría su cuerpo se dejo llevar por el sueño.




Dicen que la realidad nos engaña y la fantasía nos confunde. Para mi la realidad se terminó y la fantasía se marchó.
Spoiler:
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nos volvemos a encontrar (Privada)

Mensaje por Altair Warumnicht el Dom Oct 30, 2011 1:26 am

Mirando el cielo podía ver todas aquellas estrellas que iluminaban la inmensidad de un lugar que nunca pisaría ni olería. Al borde de un barranco, tras de mí un ejército de árboles en la noche, por debajo otro idéntico. Mis pies descalzos sentían la fría roca madre del borde y se agarraban a ella con fuerza para sentirla cerca. La brisa me daba en la cara y corría hacia el bosque, aquello era malo para mí pues llevaría mi olor hasta la playa que no había muy lejos de allí. Me senté en el borde, sintiendo la gravedad en la planta de mis pies, el pelo ondear al viento, la brisa introducirme en mi nariz y limpiarme por dentro.

Era hora de volver, llevaba toda la noche observando aquello desde que me despertara en mitad de la noche con una oreja levantada por algunos sonidos extraños. Resultaron ser una liebre a la que pronto di fin y ahora llenaba mi estómago. Me levanté de nuevo, extendí los brazos al borde del precipicio, inspiré y volví a la tarea. Recogí mis armas y calcé mis pies. El camino de vuelta era fácil pero más fácil fue llegar en mi forma favorita, la animal, con las ropas y armas al lomo. Era tarea sencilla atarse fuerte todo a la espalda con una cuerda al pecho y la cadera y, una vez desnudo, convertirse. Era una forma rápida de llevarlo todo, sentirte libre y estar preparado sin miedo a que te roben las cosas. La brisa marina se mezcla con la resina y el olor a pino. Nunca olvidaré esos olores.

Bajo la sombra de los árboles camino lento hacia la costa. Allí últimamente no hay nadie y la he convertido en mi hogar. Necesito un tiempo para relajarme. En un recoveco, casi una cueva, en la playa tengo un pequeño refugio con lo justo. Una hoguera preparada para ser encendida, cuatro pieles secándose de diferentes animales y una montón de ramillas chafadas y cubiertas con dos pieles de oso como cama, aunque la usaba bien poco pues solía dormir en el suelo transformado.

El camino era largo pero ya conocido y antes de que el Sol quisiese salir ya había llegado a mi refugio. Dejé el sombrero sobre la improvisada cama y la gabardina en una protuberancia de la roca. La camisa un poco más allá sobre algunas pieles más y el pantalón de cuero sobre la cama y junto al sombrero. Al salir del refugio los primeros rayos despuntaban al alba en el horizonte. Me tumbé en la fina arena, descalcé de nuevo mis pies y apoyé la nuca en mis manos para ver el amanecer. Era el ritual desde que me había asentado en mi nuevo, y temporal, pequeño hogar.

- “Un nuevo día empieza y me lo voy a comer como todos.”

Guiñé un ojo al astro y me quedé mirando el amanecer hasta que el sol surcó el cielo por dos horas.


Altair Warumnicht

Gracias Umbra n.n
avatar
Altair Warumnicht

Mensajes : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.