Conectarse

Recuperar mi contraseña



Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama. - Página 9 H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama. - Página 9 SiUh6o7
Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama. - Página 9 KRfbrcG
Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama. - Página 9 9fBXn98

Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama.

Página 9 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Ir abajo

Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama. - Página 9 Empty Re: Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama.

Mensaje por Lugal el Mar Abr 17, 2012 4:02 pm

Empujar… Dios mío… Como si aquello fuese una actividad sencilla que no daba ningún problema. Y más tomando en cuenta a Lugal… Joder ¿Cómo fue a quedar envuelto en aquella triste historia?

Pero logró ponerse en pie. Miró en derredor para buscar cosas que le fueran de utilidad, escuchó atento las palabras de Keth y de Desmond y se preguntó dónde demonios estaban los demás. Sí, quizás matar no era lo suyo, pero pelear por la vida, buscar maneras para sobrevivir… eso sí que era parte de su vida. Siempre tenía que buscar donde dormir, donde vivir y qué hacer. Así era su vida.

Se descolgó la mochila por uno de los brazos –pues era de doble tira- mientras corría hacia la viga y sus compañeros. Esa era la oportunidad perfecta para mover el pedazo de metal y liberar el engranaje, y así de paso, hacer que La Dama volviese a estar en plenas condiciones. Justo al llegar a Keth le dejó tirado en el suelo la cuerda que usaba para emergencias imprevistas. Era una soga de diez metros, con suficiente fuerza para soportar el peso de Lugal, al menos. Pero no se detuvo, siguió corriendo y pasó el gran engranaje que se encontraba en el suelo, bordeándolo por un costado para ponerse detrás de la viga. Los miró de paso y no pudo hacer más nada que suspirar, apoyar su hombro contra la cosa metálica que amenazaba sus vidas, y empezar a empujar.

-Esto… es… pesadísimo… ¡Joder! –empezó a maldecir mientras empujaba, apoyando todo su peso contra la viga, tratando de moverla al menos un centímetro por sí mismo… Pero apenas y se movía, y estaba completamente seguro que era por la acción de los ganchos, y en todo caso, por Keth y por Desmond, antes que por su ayuda.

Y era cierto: De los tres metros que formaban la viga, esta había sido trancada justo a la mitad, y con la acción de los ganchos del… “demonio”, habían logrado tirar de ella y sacarla un metro, dejando sólo cincuenta centímetros dentro del engranaje. Aunque ahora caía en otra cosa: No solamente tenía que empujar la viga y pelear contra el peso de ella, sino que el engrane al tratar de avanzar, hacía presión sobre esta cosa, haciendo un efecto de anclaje que les hacía oponer más resistencia.

Sin pensárselo mucho, corrió de vuelta hacia Keth y, sin anunciar nada, le quitó la soga y volvió hacia el engrane. Usando uno de los muchos “radios” del engrane, hizo un nudo entre ellos. Y ya que era malo haciendo nudos, hizo varios nudos para que entre todos pudieran ejercer algo de presión, gastando casi dos metros de la soga en ello. Luego, la extendió al lado contrario al que el engrane tenía que girar y, usando un pilar que soportaba el techo, le dio una vuelta sobre él a la soga, y entonces empezó a tirar. Tiró con toda su fuerza, aunque las manos se le estuviesen quemando por la acción de la soga, y aunque casi no le quedase fuerza de la cual usar… Tiró de la soga.

Aunque prácticamente no fue nada, el disminuir la presión ejercida sobre esta viga hizo más fácil el trabajo para Desmond y para Keth, y los tres… Se veían envueltos en los canticos que habían vuelto a ser más y más fuertes.

Y ahora no sólo eran cánticos: Alrededor de ese ser, el circulo que había pintado estaba brillando, y un aire morado, un aura de muerte, recorría todo el espacio existente en aquella sala de máquinas. Era como una niebla que le daba un toque extra lúgubre a sus últimos momentos.
Y… para terminar con todo… Algo más empezó a pasar:
Sobre todos actuó de una forma diferente. En Desmond, le hizo empezar a adormecer la mano izquierda, desde los dedos hasta la altura del codo. Eran punzadas de dolor cada tanto, punzadas de un dolor soportable y hasta agradable. En Keth, sintió una única punzada sobre la espalda, que empezó en la columna y terminó poco antes de los glúteos. Ahí era donde se concentró la punzada de dolor en ella, y poco a poco fue cambiada por una punzada de hormigueo. Y en Lugal, las sienes le empezaron a punzar, aunque lo atribuyó al esfuerzo por tirar de la soga, y al cansancio que apenas se estaba haciendo presente.
Lugal
Lugal

Mensajes : 93
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama. - Página 9 Empty Re: Una sombra en los sueños I. El Viaje de la Dama.

Mensaje por Keth-ela el Mar Mayo 01, 2012 6:44 pm

Lugal tenia una soga y Keth le miro agradecida, aunque su atención se centro en el empuje de aquella barra… -pesado… ¿tu crees?- respondió la elfa con dificultad, apoyando todo lo que podía su peso… agradeció que al menos, a esas alturas Lugal y Desmond estuvieran ahí, ayudando, de lo contrario…

Keth, a diferencia del mago de fuego no sabía ni porque estaba ahí, esforzándose con todo lo que tenia para mover esa maldita y desgraciada barra. Ya ni siquiera se preguntaba como había llegado ahí o quien la había puesto... mejor aun, ¿de donde había salido aquella barra? De lo que si estaba segura es que, al igual que el pirómano buscaba sobrevivir. Ya no era una aventura, tampoco un evento social, no, era supervivencia pura. No tenia un motivo especifico por el cual seguir con vida, pero Keth sabia que no deseaba morir ahí… y tampoco quería que alguno de los que hasta ahí sobrevivían perecieran.

Keth no contempló el engranaje que luchaba por seguir su giro normal y presionaba aun mas la barra hasta que Lugal dejo de empujar y tomando la soga fue hacia el engranaje. Afortunadamente esto funciono puesto que la presión disminuida y la ayuda de Desmond hicieron posible que la barra fuera cediendo hasta que un ruido sordo y seco lleno la habitación mientras el gran trozo de metal caía al suelo. Keth respiro profundo, dando un saltito hacia atrás al caer la barra (no querría que esta fuera a parar a sus pies) apoyándose sobre sus rodillas, respirando pesado –esto… joder…-

El cantico era mas fuerte, al punto que a Keth ya le era molesto. La elfa se puso de pie con un ligero dolor de cadera y espalda, respirando profundo, sin entender aun el propósito de aquel ser… miro a Lugal y a Desmond, con una expresión de duda y preocupación en el rostro –chicos… tenemos dos opciones –susurro- la primera, es irnos, aterrizar la dama y olvidarnos de esto... y quizá desatar un gran mal sobre Noreth, o la segunda, intentar atacar a un ser que podría arrasar con nosotros…- ni ella misma estaba segura a proceder y no es que pensara que ese ser pudiera ser bondadoso, mas bien… tenia sus dudas de si lograrían sobrevivir en caso de que decidieran luchar, aunque, lo que se quisiera hacer ella lo apoyaría… mejor acompañada que sola, pensó.

Cuando menos lo pensó, una neblina purpura los rodeaba… no había que ser n genio para saber que algo no andaba muy bien… una punzada que iniciaba sobre su espalda, recorriendo la columna vertebral hasta llegar a la espalda baja le provoco escalofríos. –creo que… me esforcé demasiado al empujar la barra…- llevándose la mano derecha al área que le hormigueaba busco al ser extraño, algo le hizo tomar su espada, tragando saliva –lo que sea… hay que hacerlo ya- murmuro con la sensación de que algo estaba mal, de que.. Una cosa había pasado por alto….
Keth-ela
Keth-ela

Mensajes : 78
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.