Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Rise of Legends [Afiliación Normal]
Hoy a las 11:34 am por Bruce Wayne

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Hoy a las 1:59 am por Niris

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Fenrir el Miér Abr 13, 2011 6:22 pm

De nuevo el lobo impactó contra el pecho del vampiro, que una vez más cayó al suelo, rodando con el lobo encima, el cual lanzaba feroces mordiscos ha su cuello y a su cara, buscando arrancársela. Por su parte, el vampiro, se defendía con salvajes puñetazos de una fuerza descomunal y a una velocidad sobrehumana, que uno tras otro impactaban sobre el lomo plateado de Fenrir haciendo que dejase escapar algún que otro gemido de dolor por el impacto en sus fuertes huesos cánidos - ¡Hermanos! - gritó con dolor al sentir la dentadura del lobo hundirse en su mano y tirar de ella para arrancarla de cuajo - ¡Hermanos! - invocó una vez más, pero a su llamada no acudió nadie. Todos estaban dándose un festín con lo niños.

El viento arreció e hizo que las nubes que tapaban la luna se movieran un poco, dejando que la luz plateada de la luna bañase por un instante el escenario, y que Fenrir sintiera una especie de punzada de dolor que le hizo aflojar su dentellada. El vampiro dio una sacudida a su cabeza y logró liberar entonces su brazo, al que ahora le falta un trozo de carne importante, y del cual se podía ver el hueso pútrido del vampiro, castigado por su maldición que lo mantenía inmortal al tiempo. El noctámbulo, al ver semejante cosa, profirió un grito de rabia, dolor e ira que hizo que el lobo de plata se tuviera que encoger unos segundos, segundos en los cuales el vampiro de nuevo lo vapuleó.

La noche se cerró, con las nubes disipándose lentamente por la acción del viento. Una enorme luna blanca y redonda, llena como nunca antes se dejó ver. El vampiro cesó en sus golpes al ver la luna, conocía demasiado bien a esas bestias como para saber que ahora la batalla no simplemente le costaría un brazo si salía perdiendo, sino que le costaría la vida ya que el genético no se contendría ante sus gritos de dolor, mas si se divertiría con ellos.

De nuevo un largo y profundo aullido salió de la garganta del animal, pero este fue más intenso, más oscuro y dejo al vampiro helado del terror, pues pese a su aspecto imponente era joven, no más de cincuenta años de vida nocturna. Sus hermanos salieron corriendo, abandonándolo a su suerte contra el lobo. La mujer rubia a la que antes había besado simplemente huyó, olvidando todo lo que pudiera sentir por él y corriendo por su vida bajo el amparo de la noche.

Los ojos plateados de Fenrir se vieron inyectados de rojo carmesí por la sangre que fluía desde su corazón hasta esas pequeñas venas. Sus músculos sonaron de manera intimidante al tensarse una vez más. De su hocico lobuno comenzó a restallar espuma blanca junto con su saliva. Sus garras negras y gruesas se hincaron en tierra haciendo chirriar la piedra como su fuera acero contra acero, sin dar apenas tiempo a nada el lobo, ahora completamente fuera de sí y sediento de sangre, carne y muerte por doquier, saltó con todas sus fuerzas hacia el vampiro. El pobre, paralizado de terror ante tan dantesca escena, dio un grito de terror y luego de dolor cuando el can hundió nuevamente sus dientes en él, pero esta vez en su cuello, hasta cortarlo a mordiscos.

La sangre manchó sus dientes, tiñéndolos rojo sangre como un crepúsculo entre la nieve. El viento soplaba ahora gélido, helando a los vampiros que corrían por el bosque consumidos por el miedo. La luna, sin nada que la estorbarse, sesgando la cordura del licántropo. Fenrir salió de la ruinosa catedral con paso lento, como si se tambalease. Cuando la luz de la luna le golpeó de lleno su voz aullante sonó de nuevo mientras él salía a la cacería, en busca sangre, carne y dolor.
avatar
Fenrir

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2011 4:13 pm

Aunque nos habíamos alejado bastante, el viento trajo consigo el horrible alarido de la que debía ser la victima del enorme lobo. Apreté más contra mi a los niños, temblando al pensar lo que esa bestia, que de seguro había destrozado a un vampiro sin esfuerzo, podía hacernos a nosotros.

Tras un tenso silencio durante el cual los confusos niños se mantuvieron inmóviles, la pequeña rubia me dirijió la palabra.

-...No vas a matarnos? No vas a llevarnos con los vampiros?

Sonreí tratando de tranquilizarla y pasé mi suave zarpa por su melena.

-No, claro que no. Los vampiros me.... .- me detuve, no sabía exactamente como, pero tenían alguna forma de obligarme a obedecerles. Había vencido ese tirón pero.... ¿que pasaría si volvían a darme una órden? Eché una mirada hacia el exterior. El viento soplaba más fuerte y algunos copos solitarios se colaban por la rendija de la corteza. Pronto se juntarían las nubes, cubriendo por completo el cielo y dando pie a una tormenta de nieve.- ...me capturaron, y querían que cazara para ellos.- Volví a mirar a los niños a los que abrazaba y negué con la cabeza sin dejar de sonreir- No pienso hacerlo... y no pienso dejar que os cacen ellos o ese....ese...

Como si supiera que estaba hablando de el, el lobo lanzó su cortante aullido a la luna. Tensé cada músculo de mi cuerpo y les chisté a los niños cuando quisieron hablar de nuevo.

Con suerte nevaría pronto, con suerte el lobo espantaría a los vampiros y el frío le obligaria a marcharse. Con suerte no nos encontraría y no tendría que lanzarme a una muerte segura, a una pelea contra esa terrorífica bestia, mientras daba tiempo a los niños a que huyeran.

Pasaron varios minutos, minutos angustiosos, durante los cuales tan solo se escuchaba el silvar el viento. El cuerpo empezaba a dolerme por culpa de la tensión acumulada en mis músculos y sentí un torrente de adrenalina por mi sangre cuando escuche crujidos fuera de nuestra pequeña cueva. Sonidos de patas, de garras.

Pegué las orejas al cráneo y sentí como el pelaje que aun me quedaba se erizaba. Se acabó. Nos había encontrado. Pero no me rendiría, no sin luchar... y lucharía para que los cachorros pudieran escapar. Tal era mi determiación que en ese instante ni siquiera me sorprendí ante mi propia carencia de miedo.

-En cuanto lo aparte, salid corriendo y no os detengáis hasta llegar a las casas.- les murmuré al oído a los niños.

Sin perder más tiempo, los solté y me agazapé en el reducido espacio de la pequeña cueva, lanzándome luego hacia la "puerta", hacia el exterior. Clavé mis garras en la gruesa corteza de árbol y la mantuve frente a mi, con la intención de golpear con ella al lobo, lanzándome a una batalla que estaba segura de no poder ganar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Fenrir el Dom Mayo 15, 2011 7:10 pm

La noche cae en un lugar
donde reina hoy el miedo
Bajo el influjo inmortal
de la luna y su luz

Te hace mirar hacia allí
donde brilla en lo alto
Y al mirar el destello en tus manos
ves que no eres tu

Duerme tu alma en el fondo
de un sueño sin rumbo
Como una plaga la bestia
se adueña de ti

Arde tu sangre en el fuego
que rompe tus venas
Y destroza lo poco de humano
que queda hoy de ti

Y ahora está libre
el mal que llevas dentro
La maldición por siempre existirá
El sueño del loco
que vive encerrado en su mundo
y no puede escapar.

Cambia
Y deja salir a la bestia.
Que siempre has vivido con ella
Y ella hoy es parte de ti.

El metálico sabor de la sangre todavía estaba en la boca del licántropo, cuyos pasos hacían que la nieve se hundiera bajo su enorme peso. Su pelaje plateado como la luz de la luna refulgía cada vez que salía de entre los árboles o los arbustos. Las garras de carbón del feroz lobo se clavaban en la tierra como las dagas en la carne, la respiración pesada y, entorpecida por la sangre en sus fosas nasales, se escuchaba desde más de un metro a su alrededor, los pocos animales nocturnos que pudiera haber allí se escondían a su paso, absortos por el miedo de que los viera, los oliera o los escuchase.

Los dos vampiros que habían logrado huir no estaban muy lejos, su fétido olor de no-muertos alcanzaba el desarrollado olfato del lobo y lo enloquecía todavía más, si es que se podía. La noche se iba cerrando, era joven, no alcanzaría la medianoche. Eso daba una ventaja a los vampiros, y es que podrían correr lejos antes de tener que detenerse por el sol, pero también los condenaba a tener a un feroz lobo fuera de sí continuamente detrás de ellos.

De nuevo su helado aullido cruzó los vientos en busca de los oídos de los vampiros, que esta vez sí que lo escucharon, y demasiado cerca, quedando en parte helados por el miedo. –Es… está cerca – comentó uno, el de cabellos largos. La mujer, que parecía estar más debilitada que él por la falta de sangre, se giró furiosa en contra de su hermano - ¡Ya sé que está cerca! – gritó, llevándose después la mano a la boca con temor de que el lobo la hubiera oído. Sus rodillas dieron con el suelo, estaba agotada y no tenía nada de que alimentarse, ahora era ella la presa.

Su hermano se puso a su lado – Vamos, no podemos quedarnos aquí. Ya puedo oler a ese animal – sus brazos ayudar a ponerse en pie a la mujer, que empezó a olfatear el aire, oliendo cerca el dulce aroma de la sangre fresca, la sangre de una herida recién abierta – Oliver – dijo sonriendo – los niños están cerca – en su cara se formó una sonrisa de total perversión mientras seguía con su increíble olfato el aroma del líquido carmesí que la llevó hasta la entrada del hueco donde los niños se escondían – Mira lo que tenemos aqu… -

Jamás llegó a terminar su frase, pues una enorme sombra la embistió desde el costado derecho. Los gritos de dolor eran inhumanos. El vampiro que todavía quedaba vivo miraba con horror la escena en la cual su hermana era poco a poco despellejada por las feroces fauces de un lobo sanguinario y hambriento de carne, ahora no tenía tiempo a huir, pero tampoco era rival para ese animal. Su única esperanza, meterse dentro del agujero con los niños, tal vez ahí el licántropo no se atreviera a entrar por si dañaba a los niños, pero al pobre y desgraciado noctívago se le había olvidado la luna llena, la enorme luna blanca.

Su hermana ya yacía muerta, en el suelo y falta de cuello, con la cabeza separada del cuerpo. Los ladridos del lobo llegaron al interior de la cueva, haciendo que el vampiro sintiera su corazón pararse, de nuevo. Las nubes taparon la cara visible de la luna, haciendo que al enorme lobo le doliera la cabeza como nunca. Comenzó a mutar de nuevo, por la falta de la luna, sus garras pasaron a ser manos humanas, su pelo plateado se cayó y solo quedó una enorme melena blanca, su cola desapareció por su espalda y al final solo quedó un hombre de aspecto humano, grande y fornido, tumbado en la fría nieve desnudo y convulsionándose de dolor.

----

Off: Bueno, tú decides que hacer ^^ si ayudar a fenrir o meterte en la cueva a por el vampiro. Perdón por el retraso u.u
avatar
Fenrir

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 17, 2011 11:05 am

La madera chocó contra algo y resentí el golpe en mis brazos. Me apoyé en la corteza, dejando todo mi peso sobre ella con la intención de aplastar a mi oponente y darle tiempo a los niños. A mi espalda, escuché sus pasos a la carrera y me sentí levemente aliviada. Correrían hasta la ciudad más cercana y estarían a salvo.... les conseguiría todo el tiempo posible.

Desclavé mis garras de la madera, provocando un seco crujido, y salté hacia atrás. Temblé cuando mis patitas entraron en contacto con la nieve y me agazapé, bufando con fiereza a la espera del ataque de ese lobo que estaba resultando extrañamente lento.

Un golpe y la madera salió despedida lejos, medio partida, y sentí que mi pelaje se erizaba cuando frente a mi se alzó, no el lobo, sino uno de los vampiros. Volví a bufar, mostrando mis dientes blancos como la nieve que empezaba a calar mis manos y pies. El vampiro se movió tambaleante, asustado. Me miró unos segundos y luego desvió su mirada a la izquierda. Miré también hacia allí y pude ver a alguien, un hombre, que se retorcía sobre la nieve entre quejidos y espasmos.

El hombre estaba desnudo....¿que hacia desnudo? Temblaba...no era un vampiro...¿tendría que ver con los niños? El vampiro volvió a mirarme, esta vez con una sonrisa maliciosa, e hizo precisamente lo que me temía.

-Mátalo.

Jadeé, con un escalofrío recorriendo mi cuerpo. Ahí estaba de nuevo el tirón, de nuevo la dolorosa necesidad de obedecer su órden. Giré mi cuerpo hacia el hombre desnudo. El me miraba, levantando la cabeza del suelo de forma precaria. Tuve la sensación de que sus ojos me traspasaban.... me culpaban.

Y tendría razón. Si cedía a la orden del vampiro, los siguientes serían los niños que ahora corrían, confiando en que yo les diera tiempo para ponerse a salvo. El vampiro ordenaría y los niños morirían entre mis garras.....¡no!

-¡NO!- grité con voz ronca por el esfuerzo. El tirón era horrible, tan doloroso... tenía la sensación de que me partiría por la mitad.

Mis garras estaban clavadas en el suelo y cuando salté, levanté conmigo puñados de nieve. La sonrisa del vampiro desapareció de su rostro y fue sustituida por un gesto de sorpresa. Aterricé sobre el, clavándo las zarpas en la piel de su pecho, y busqué con mis dientes su cuello, su yugular.

Apenas le hice retroceder un par de pasos con mi ataque, y cuando mis dientes rozaron su fría piel, su mano me agarró por el cuello y apretó. No podía respirar. Me apartó de si mismo, agarrándome con una sola mano mirándome con un iracundo desprecio.

-Maldito engendro.... te salvamos de la muerte....y asi nos lo pagas....¡Debería romperte el cuello!- estrechó sus ojos- ¿No quieres cazar niños? Bien...lo haran tus cachorros.

Cachorros... mis cachorros.

Volví a mostrarle los dientes con un bufido extrangulado. Clavé mis uñas en su brazo, abriendo largos surcos rojizos en su piel. Me retorcí y traté de patearle en vano para que me soltara y poder volver a respirar. La cabeza empezó a palpitarme... los pulmones debían de estar a punto de rompérseme.

Con un gesto de desdén, el vampiro me lanzó por los aires. Me golpeé contra el suelo y rodé por la nieve, quedando tumbada relativamente cerca del hombre desnudo. Tosí, la garganta me dolía al respirar pero no era el peor dolor que había experimentado. Dirigí mis ojos a los del hombre desnudo.

-Tu y yo. Tenemos que matarlo o matará a los niños.

Aun no estaba segura de si ese hombre tenía que ver con los niños o no, tampoco sabía si me ayudaría contra el vampiro o saldría corriendo. La idea de que tal vez el fuera sirviente de los vampiros me desesperó.

No esperé ninguna respuesta, ningun gesto. Me reincorporé, aun algo mareada por la asfixia, y con un nuevo bufido me lancé contra el vampiro con las afiladas garras listas. Tal vez esta vez, mi placaje lograra derribarlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Fenrir el Mar Mayo 17, 2011 4:48 pm

Un dolor punzante en la cabeza, eso era todo lo el licántropo podía sentir en esos momentos, dolor. En su interior se rebatían la bestia y el humano por su poder, el influjo de la luna incluso bajo el espeso manto de nubes negras era poderoso, pero sus ansias de proteger a los niños lo eran más. A veces de su boca salían poderosos gritos de dolor, o, por el contrario, ahogados gemidos, como los de un perro malherido. Su conversión por el momento estaba paralizada, no era una bestia gracias a las nubes, pero sin embargo su mente no estaba completamente bien, pues en parte la magia de la luna seguía haciendo efecto en él.

Cuando vio a los niños correr entre la nieve y los árboles su primer reflejo fue correr tras ellos, y así lo iba a hacer cuando un mano, la suya propia, le cogió la otra, la dominada por la bestia, frenándola de una manera rápida y brutal apretando con mucha fuerza. Un gemido de dolor salió de sus labios, morados por el frío mientras que una voz en su interior bramó con fuerza hasta la salir al exterior por su boca en forma de un penetrante aullido a la luna.

Sumado a eso había que añadir la rabia que Fenrir sentía por haber perdido al vampiro le hacían arder la sangre y el pecho. Pero una voz llegó a sus oídos, una voz de hombre que ya había oído antes. Sus manos apretaron la nieve y cuando levantó la vista vio a una mujer siendo asfixiada por un vampiro. Aquello… era tan parecido a la escena que había vivido con Linna, una mujer, un vampiro con sed de sangre ¿Por qué no la mordía? La pregunta proto desapareció de la cabeza de Fenrir cuando el chupóptero dejó salir por su boca la palabra “niños” acompañada de la palabra “cazar”.

En su mente los conceptos no se relacionaban muy bien, pero esos dos se entendían a la perfección en ese momento. La mujer-gato cayó a su lado y dijo algo que verdaderamente no llegó a los oídos de Fenrir. Sus manos de nuevo apretaron la nieve entre ella y soltó un nuevo aullido a la luna, esta vez de ira. Las nubes le impedían su transformación, el frío comenzaba a entumecerle los músculos y no tenía otro modo de calentarlos que combatir.

-¡Hijo de puta! – dijo con una increíble claridad pese a su poco manejo del idioma y su aparente dolor de cabeza. Su grito hizo girarse al vampiro, que al recibir solo el empujón de la furry pensó que no pasaría nada, pero al dirigir su vista donde debería de estar el licántropo y no ver nada su piel pareció palidecer más buscando competir con la blancura de la nieve. Pero poco pudo durarle la sorpresa, pues de repente algo lo embistió por delante, apartando a la mujer-gato de un manotazo. Un puñetazo, luego otro y un tercero fue lo que recibió el lobo en la espalda, golpes que debería de haber recibido la Hörige, pero con eso no bastó para dañarlo, sino que aumentó todavía más su rabia, haciendo que un único golpe suyo en la cara del chupasangre bastara para tumbarlo. No estaba muerto ni inconsciente, pero le faltaban unos cuantos dientes que ahora adornaban la nieve.

Fenrir se agarró la cabeza con color unos segundos - ¡Vete, Linna! – dijo en un delirio de que volvía a estar con su ama, mientras se abalanzaba encima del vampiro para enzarzarse en una pelea en la nieve.
avatar
Fenrir

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 17, 2011 5:46 pm

De nuevo mi ataque fue en vano y el vampiro demasiado rápido para que pudiera esquivarle. Sus dedos se cerraron en torno a mi brazo y apretaron hasta tal punto que un dolor lacerante recorrió mi hueso. Se me escapó un quejido y tironeé tratando de soltarme, clavando en su hombro las garras de mi mano libre.

Le vi alzar el puño y cerré los ojos con fuerza, esperando ese golpe que de seguro me rompería algo.

Y algo me golpeó...pero no desde la dirección que me esperaba. Algo imopactó desde mi espalda, en mi costado, y me lanzó de nuevo por los aires liberándome del agarre del vampiro.

Al aterrizar recibí un leve golpe en la cabeza que me dejo aturdida y viendo colorines unos segundos. Rodé por la nieve y en parte, gracias a su frescor, pude recuperarme del mareo y tratar de reincorporarme.

El vampiro había caido al suelo y la nieve cercana a su cuerpo estaba impregnada de la putrefacta sangre de color rojo oscuro del no muerto. ¡El hombre desnudo había logrado tumbar al vampiro! Me reincorporé de un brinco, ignorando el leve mareo que aun me duraba, y sonriendo esperanzada ante el inesperado curso de los acontecimientos.

Mi alegría duro poco aun asi, el vampiro no parecía para nada malherido y el hombre se llevó las manos a la cabeza, gimiendo como si estuviera herido. Y olia a sangre, lo cierto es que olía a sangre.

- ¡Vete, Linna!

¿Linna? ¿Se referiría a la niña rubia que había salido huyendo?

El vampiro se había recuperado y esta vez estaba preparado para el ataque del hombre, que no parecía encontrarse muy bien y aun así hizo ademán de volver a lanzarse sobre el vampiro.

Sin meditarlo demasiado salté sobre el vampiro, clavando mis garras en su espalda y cubriendole los ojos.

-¡Ahora! ¡Dale ahora!

De nuevo la velocidad del vampiro me sorprendió, y me extremecí. Primero lo oí. Un "Crack" que me puso los pelos de punta....... pero luego lo sentí y cai derrumbada al suelo, sujetandome la zarpa lastimada que el no muerto había estado a punto de arrancarme. La visión se me nubló por culpa de las lagrimas mientras me retorcía en el suelo apretando mi pata herida contra el pecho.

Gemí y me obligué a serenarme a pesar del horrible dolor que me hacía temblar e incluso me provocaba nauseas. Era demasiado fuerte.... debíamos huir. Me puse en pie con esfuerzo, tambaleandome, y corrí trastavillando hacia el hombre que seguía gimoteando como un perro herido. Agarré su mano con la que aun tenía sana.

-¡¡¡Corre!!!

Dicho esto tiré de el, arrastrandolo como pude en mi precario estado y llevándolo conmigo en una carrera a ciegas y desesperada a través del nevado bosque, cada vez más oscuro por los nubarrones que cubrían la luna llena.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Fenrir el Jue Mayo 19, 2011 5:56 pm

Un terrible espasmo de dolor lo recorrió cuando las cinco uñas largas y afiladas del no.muerto recorrieron su piel hasta separarla de su carne para perforar en esta con brutalidad. La sangre que le restallaba del pecho teñía el suelo de color rojo carmesí mientras que la mano que tapaba la herida intentaba detener la hemorragia.

En sus venas ardía la sangre como si fuego líquido fuese, el perlado sudor se mezclaba con la sangre y la nieve mientras las nubes avanzaban a intervalos irregulares empujadas por un viento de poniente que mecía las copas de los altos pinos del lugar. La luna seguía oculta tras la espesa capa de nubes de tizón, pero a cada racha de viento parecía más posible que se fuese a dejar ver, proyectando de nuevo su luz de plata sobre la piel del licántropo y condenando a Demeter y al vampiro a una muerte segura.

Pero pese a que la locura no era total gracias a los cúmulos de oscuras nubes, en cierto modo Fenrir no conservaba del todo la cordura, y menos ahora, con la adrenalina surcando sus venas como lo haría un barco con la mar. En su mente se perfilaban a cada momento los dolorosos recuerdos del día de la muerte de Linna, aquel día también nublado y oscuro. Con el mismo clima frío y nevado, y con la misma situación, ya que Fenrir en esos momentos de delirio no veía a Demeter, sino que veía a Linna, a Linna herida y gimoteando de dolor como cuando la ballesta acabó con su vida.

Por un momento su boca adoptó la forma del morro de un lobo, pero en un segundo volvió a la normalidad. Pero no por ello el vampiro se salvó de una nueva acometida, pues, zafándose del brazo de Demeter, que lo arrastraba, se lanzó a por el vampiro más rápido que antes. Crró con furia el puño y le golpeó de tal forma la cara que lo envió dos metros más atrás mientras daba varias vueltas de campana. No sentía el dolor, no sentía nada en ese momento, pero algo en su corazón y su cabeza le dijo que tenía que irse. Si el vampiro se levantaba no sabía sí tendría tiempo de un nuevo golpe, y tampoco si le daría tiempo a convertirse para arrancarle la cabeza, así que, haciendo caso de la orden de la supuesta Linna, echó a correr y en la carrera intentó cargarla en volandas.
avatar
Fenrir

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 20, 2011 12:17 pm

La nieve empezaba a acumularse y el viento había empezado a gimotear entre los árboles. Mis patitas húmedas se hundian a cada paso y no tardé en tropezar con una raiz oculta por la nieve y caer de nuevo al suelo. El hombre desnudo se escapó de mi agarre y regresó contra el vampiro, golpeandolo de nuevo en el rostro con una fuerza asombrosa que lazó al vampiro, que venía tras nosotros con cara de furia ciega, de nuevo por los aires y con la nariz rota, torcida hacia un lado.

La nieve se derretía al contacto con mi calor corporal y mi pelaje se quedó en pocos segundos húmedo, frío y apelmazado. Me reincorporé, resbalando levemente, temblando de pies a cabeza a causa del helado viento.

-¡¡Vamos!! ¡¡¡Tenemos que irnos!!!

No esperé más. Lo había intentado e incluso, había tratado de arrastrarlo conmigo. Eché a correr aun sujetando mi zarpa herida contra mi pecho de forma protectora, sin moverla y sintiendo aun los dolorosos calambres por dedos y muñeca que llegaban hasta el codo. Si ese hombre se empeñaba en seguir enfrentándose al vampiro allá el, era un adulto, y si esa lucha terminaba con su muerte... yo me encargaría de cuidar a los dos cachorros que habían salido huyendo. Después de todo, ya lo había hecho antes, de nuevo sería la Madre de los huerfanos, y les enseñaría a sobrevivir.

Lanzé un bufido asustado, tratando de parecer amenazante, cuando alguien me asaltó por la espalda en plena carrera. Noté unos brazos cálidos que me cogían en volandas. Calidez...no era el vampiro, parecía que al final el hombre desnudo había entrado en razón y se dirigía a la carrera a través de los árboles.

Quisé protestar, le pedí que me dejara en el suelo ya que ambos seríamos más rápidos sin tener que cargar con peso extra, pero no parecía estar escuchándome. Sus ojos tenían una expresión fiera, extraña, y parecían estar clavados, mirar algo que estaba muy lejos. Daban miedo.

Me quedé encojida, protegiendo mi mano herida en mi regazo, aceptando a regañadientes y con un mal presentimiento que me llevara en brazos en la huída.

Pasaros varios minutos en los que solo se escuchaba su respiración agitada en contraste con el silvido del viento. La noche cada vez parecía más oscura, las nubes encapotaban el cielo hasta el punto de oscurecer la misma nieve que caia cada vez con más fuerza e intensidad. ¿Estarían bien los cachorros? Se estaba desatando una auntentica tormenta... ¿habrían encontrado refugio?

-Pa...para un momento....- dije. De nuevo tuve dudas de si realmente me había escuchado, pero al menos esta vez me miró. Los dientes me castañeteaban y me temblaban hasta las orejas del frío. Por el rabillo del ojo vi la oscura entrada de una cueva. Un buen refugio, una buena opción... mejor que permanecer fuera con la ventisca. Lo señalé con mi pata sana- ¡¡Allí!! ¡¡Una cueva!! Nos resguardará de la nieve.

Necesitaba parar, cada movimiento, cada leve toque en mi zarpa lastimada me daba un latigazo de dolor que me llenaba de lágrimas los ojos. Tenía que parar, quedarme quieta, no moverla.... pero ese hombre parecía no estar muy centrado. Le miré agachándo las orejas, fijando mis ojos suplicantes en el.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Fenrir el Lun Mayo 30, 2011 11:51 am

Allí se quedó, mirando fijamente al vampiro que todavía goteaba su propia sangre y se lamentaba por su nariz rota. Su primer instinto fue agarrar al hombre lobo y destrozarlo. Pero supo que sería un acto de locura y una demencia, si de un puñetazo lo había hecho saber lo que era volar no quería ser él mismo el que descubriera lo que podía pasar si las nubes dejaban de cubrir la luna blanca o peor, si dañaba a la mujer a la que con tanto fervor protegía. Sus manos pálidas se limitaban a agarrarse la nariz y gimotear como un perro herido.

Mientras tanto el licántropo avanzaba en su irrefrenable carrera hacia la nada. Sus ojos estaban casi en blanco, mirando al horizonte. Por su torso, desnudo al igual que el resto de su cuerpo, rodaban perlas de sudor por el cansancio que él ignoraba por la adrenalina, pero que aun así su cuerpo sí que sentía. No era consciente de la situación. Para él en ese momento solo existía una cosa, proteger a la supuesta “Linna”, y no haría otra cosa.

Cada paso era un infierno para su cuerpo aunque él no lo notara. Su pulso se aceleraba por el efecto de la adrenalina y mandaba más refuerzos para no sentir el dolor de los pies descalzos y helados pisar pinchos, a las piernas para no sentir el dolor de las zarzas y a la cara para ignorar los ocasionales rasguños de las ramas bajas y finas. En la mente de Fenrir solo una imagen: aquella maldita noche que lo perdió todo, el producto de su odio a los no-muertos y de su afán de protección a los más pequeños, el afán por esa forma de lobo que tanto intimidaba a todos.

Una simple fachada de lobo enorme para esconder realmente un corazón puro y blanco como la nieve que caía del cielo como una lluvia coagulada y se asentaba en el suelo y en las ramas, haciendo el clima más helado. Las ocasionales ráfagas de viento terminaban de rematar el momento, que cada vez era peor. En parte, Fenrir, se sentía culpable, ahora los otros dos cachorros habían desaparecido. Sabía lo que le ocurría las noches de luna llena, y sabía que perdía el control. En su más profundo ser, donde todavía quedaba algo humano, deseaba que no los hubiera dañado, que su mente se hubiera mantenido con la lucidez suficiente para dejarlos huir.

Pero cada vez esa idea se desvanecía más con sus recuerdos. Recordaba la catedral, los vampiros y luego; la luz de la luna. Esa luz selenita de color plata y que tanto lo enloquecía, esa luz que lo convertía en la bestia que era por dentro. Mientras corría, más por instinto que por voluntad propia, escuchó la voz de Demeter, aunque para él en esos momentos sonaba como la de su vieja ama - ¿Cueva? – preguntó, girando cual autómata hacia la entrada que señalaba ella. Asintió sin decir más palabra y se metió en la cavidad de la montaña. Era oscura por dentro, pero más valía avanzar y cubrirse de la luz de la luna.

Una vez dentro la dejó recostada contra la pared, curiosamente algo cálida, del lugar y se puso a su lado. Se agarró el estómago, pues ahora todo el cansancio venía de golpe para asediarlo. Un terrible ardor en el estómago que le hacía pensar que en cualquier momento se le iba a salir por la boca, junto con los pulmones, resecos por la carrera y que hacían que cada bocanada de aire se convirtiese en el acto de tragar una decena de clavos candentes. Durante un momento intentó tomar su forma lobuna para darse calor a sí mismo, pero era inútil. La cueva tapaba la luz de la luna y él no podía convertirse en esa noche a menos que fuera por el efecto de la luz, aunque eso no lo sabía, y llegando a pensar que había perdido ese poder, esa capacidad y esa ventaja que tenía para proteger a los niños. Se dejó caer al suelo derrotado por el cansancio y sumido en un sueño del que le costaría salir.
avatar
Fenrir

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 10:10 am

Me hizo caso, por fortuna me hizo casi y di gracias a los Dioses cuando se internó en la oscura cueva que habíamos encontrado. Parpadeé y mis ojos gatunos pronto se acostumbraron a la oscuridad. El hombre desnudo avanzó hasta internarse bastante en la cueva y me dejó en el suelo con mucha delicadeza, apoyada contra la pared. Ya no sentía el helado viento sobre mi pelaje mojado, incluso la pared de la cueva me pareció cálida después del frío que había pasado.

Me acurruqué y vigilé en silencio al hombre que aun no parecía estar en sus cabales. De pronto se sujetó el estómago y gimió. Tosió entre violentos temblores de todo su cuerpo y parecía necesitar vomitar algo. Me eché algo hacia atrás, asustada, sin apartar los ojos de el, hasta que con un nuevo gimoteo cayó al suelo y se quedó quieto.

La cueva se quedó en silencio, ni siquiera el sonido del vendabal de afuera llegaba hasta nosotros. Tras un momento en el que estuve decidiendo si echar a correr o acercarme... empecé a moverme tratando de no temblar con los escalofríos que me producía la humedad de mi pelaje.

Me acerqué con precaución y adelanté mi pata sana para darle un leve toque y apartarme de el. No se movió. Repetí el movimiento tres veces más y lo máximo que conseguí fue un debil gimoteo. ¿Se estaría muriendo? Tal vez el vampiro lo había herido...o tal vez fuera por el frío.

Toqué de nuevo su piel y pude sentirla fría y tirante en mi zarpa. Cuando le giré hacia arriba no pude evitar echar un vistazo a lo que su desnudez dejaba a la vista. Agité la cabeza y volví a centrarme en su rostro. Empezaba a ponerse azul...eso era mala señal. Necesitaba calor o no pasaría de esa noche.

Durante unos instantes extendí mis brazos observando mi pata herida y temblorosa y mi piel sin pelaje. Si aun conservara todo mi pelo le daría más calor...pero no tenía nada más así que lo arrastré como pude hasta pegarlo a la cálida pared y me tumbé junto a el, apretándome contra su cuerpo y frotando de vez en cuando sus brazos y espalda para que entrara en calor.

¿Conseguiría sobrevivir? ¿Estarían bien los dos niños que habían huído de los vampiros? Examiné el rostro del hombre y me fijé mejor en su extraña cabellera blanca. Solo los humanos ancianos suelen tener el pelo blanco... y este era bastante joven... y guapo. Tal vez no era tan humano como parecía. ¿Sería un antropomorfo como yo?

Con todas esas preguntas rondando por mi cabeza me acomodé contra el, sintiendo su cuerpo cada vez más y más calido. Puede que si sobreviviera después de todo. Cerré los ojos tras echar un último vistazo a su atractivo rostro... y me quedé dormida.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos mundos unidos por un único lazo {Privada}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.