Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Hoy a las 9:05 am por Celeste Shaw

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Ayer a las 4:11 pm por Balka

» Pero sin presiones eeh!
Mar Nov 21, 2017 3:21 pm por Polvoso Von Lipwig

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Mar Nov 21, 2017 10:46 am por Lia Redbart

» Varok Martillo de Trueno
Mar Nov 21, 2017 12:34 am por Varok

» Reglas de Noreth
Lun Nov 20, 2017 10:56 pm por Varok

» El deber de un jefe
Lun Nov 20, 2017 5:51 pm por Bizcocho

» A Hope's Tail
Lun Nov 20, 2017 1:09 pm por Gar'Shur

» Strindgaard
Dom Nov 19, 2017 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Dom Nov 19, 2017 1:19 pm por Bizcocho

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


The second world.

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The second world.

Mensaje por Baby Doll el Vie Feb 10, 2012 12:01 am

-La línea entre la fantasía y la realidad es tan fácil de romper, que en un punto… ya no abra marcha atrás…-


Baby, Dr. Ivo, Eleazar.

Si, efectivamente, en un principio, yo era más peligrosa que un zombi delante. Solté una carcajada nerviosa al ver como se golpeaba contra el tablero del automóvil, renegando mientras se sobaba la frente. –y tienes suerte de que no sea de los queridos “estándar” que la gente tanto compra… que si no, estaríamos mas jodidos…- y si Chris creyó que mejoraría en mi forma de conducir, es cuando yo pondría una cara famosa de “Yao Ming” y pisaría a fondo. Había que salvar a la tal Dange.

El frenon provoco que me doliera el cuello. Vale, tenia que aprender a conducir mejor… aunque a decir verdad, fue suerte que no pisara el acelerador en lugar del freno al detenerme. Reí recordando como había abollado la baranda de mi casa al estrellarme contra esta en mis primeros intentos de manejo. De pronto, alguien se estrello contra el vidrio del carro y grite. Christian se bajo y yo le busque frunciendo el ceño ¿Pero que hacia? Yo apenas veía con tanta sangre en el parabrisas y vidrios del auto... de pronto, saliendo yo también del auto, vi al pobre mientras se desahogaba contra el zombi (casi sentí lastima por la criatura). Termine arqueando una ceja mientras sonreía –pero si estuvieras matando a un vampiro chupasangre no nos habríamos conocido… ¡yo estoy feliz haber elegido este feo panorama!… ¡conocí a Chris!- en cierta forma no me olvidaba de que era un juego y por mas zombis y esas cosas, había que sacar provecho. Mire a la chica que lucia tan cansada… quizá ella era Dange. Me acerque a ella, buscando entre mis cosas una botella de agua, ofreciéndosela. –Yo soy Moni…mi Nick aquí es Ixtaleth… y creo que el de Chris es Zyrog… el vago Eligio un Nick del foro- y le abrí la puerta a fin de que se pudiera sentar y descansar. – ¿Estas bien?- Era obvio que no, pero no supe que mas preguntar. Me extraño que, si ella era Dange y Chris la había salvado… la misión siguiera ahí. Entonces tal vez no era ella. Justo en el asiento del automóvil a un lado de Dange aparecieron dos latas. Las tome con rapidez –matanga- dije con una sonrisa, bebiéndome el contenido de ambas casi con prisas… al igual que algunos jugadores, soy una colectora compulsiva. Todo lo que pueda lo querré adquirir.

Chris se adelanto a entrar a aquel edificio escalofriante… y mirando al a chica me pregunte si ella no había salido de ahí. –he, Chris yo creo que…- pero ya había entrado. Me gire a ella, tomando mi preciada barra de metal, suspirando –Debo ir a ayudar a Chris… si aparece algo feo y el esta solo…yo… -sonreí- es mi equipo. Quédate aquí y si algo pasa, toca el clac….- mi alrededor cambio de pronto… yo ya no estaba ahí. Los pixeles volaron en el aire y la chica, el auto y la sangre desapareció… aferre mi barra con fuerza, confundida. ¿Qué sucedía?


Christian (Dr. Ivo) y Cristina (Eleazar)

Cristina (Eleazar)
Dange. Estadísticos de misión.
Spoiler:
Puntos de experiencia: 1600 (sube lvl 2)
Puntos XG: 30
Lata 1: 5
Lata 2: 10
Barra 1: 15

Ítems recolectados:
Queso, pan, latas de comida
Botellas de agua x2.
Espada
Barra de metal

Ítems especiales tiempo limitado recolectados:
“Barra de chocolate X”

Ítems de misión:
Llave para PC.

Ítems por recolectar:
X de cambio (efecto retardado): Una gran X que cambiara tu arma a tu elección. Solo 1 uso.
Potenciador Velocidad lvl 3

Fuerza: lvl 3
Resistencia: lvl 2
Velocidad: lvl 2
Agilidad: lvl 3

Christian (Dr. Ivo):
Zyrog:
Spoiler:
Puntos de experiencia: 650 Pts.
Puntos XG:
Lata 1: Sin consumir (en inventario)
Lata 2: sin consumir. (En inventario)

Ítems recolectados:
Queso, pan, latas de comida
Botellas de agua x2.
Gafas
Hacha
Potenciador velocidad

Ítems de misión (en inventario):
Fotografías
Carta.
Llaves de refugio.

Ítems por recolectar:
Barra puntos XG
Potenciador Fuerza lvl 2

Ítems perdidos:
Barra de puntos XG

Fuerza: lvl 1
Resistencia: lvl 1
Velocidad: lvl 2
Agilidad: lvl 1

Christian había entrado a aquel edificio y como si fuera magia (en realidad, tecnología de última generación) aparecieron aquellos soldados y aquella barra, aunque no vio ni cuenta se dio de aquella barra de puntos XG. Lastima, esos puntos se perdieron para siempre. El silencio era ensordecedor. Como una calma horrenda que se apoderaba de todo ese sitio… Christian tenía su arma y esperaba que algo pasara… -y así fue.-

-Argggggggggggggggg- rezumbo aquel grito agudo y el eco inundo las calles vacías. Buscarían la fuente de ruido, y era justamente el techo. Como una gárgola siniestra que cobra vida, Se apoyaba en el alfeizar de un edificio cercano, mirando desde lejos su primer presa… Dange.

La joven bien podría estar en el coche o quizá intentando buscar algún mapa o tal vez otra opción de viaje. No les había dado tiempo aun de ir al almacén, pero ese problema podría resolverse después. Por el momento, el enorme gusano volador gritaba y gruñía mientras sus alas se batían en vuelo. Tan solo al acercarse al automóvil un hedor llego hasta la joven, era como si la criatura se estuviera pudriendo en vida y aun así, podía volar cual pajarillo feliz. Revoloteo dos veces en circulo y justo en el momento en que se lanzo sobre la chica, la escena se detuvo como si alguien hubiere pulsado “pause” y todo se pixelo nuevamente.
*******
Groom grito infernal.
Das
Spoiler:
Puntos de experiencia: 800
Puntos XG: 15
Lata 1: 5
Lata 2: sin consumir
Shot de tequila 3: 10 puntos

Ítems recolectados:
Diario
Cinturón:
Poder 1: invisibilidad; cada dos turnos puede utilizarse, solo basta presionar el punto central del cinturón para camuflajearte con tu entorno.
Poder 2: Telekinesis; utilizable cada dos turnos. Basta con enviar la orden mental directamente y el cinturón hará el resto.
Smith y Wesson 9mm + 10 municiones.
Automóvil.
Potenciador de velocidad lvl 2
Muñequeras-armadura de titanio.

Ítems de misión:

Ítems por recolectar:
Potenciador Resistencia.
Poder cinturón

Fuerza: lvl 1
Resistencia: lvl 1
Velocidad: lvl 1
Agilidad: lvl 2

Das se encontraba en aquel bosque demasiado distante a lo que el eligió por vez primera. En apariencia, podría ser un error de juego… ¿o no? La noche caería de pronto, sin siquiera haber pasado un par de minutos. En medio de aquel sitio, un área se iluminaria con luz artificial. Era cuestión de seguir un sendero adelante a través de varios árboles y lo que Das vería… probablemente le dejaría helado.

Era un sitio muy similar a una habitación de hospital en medio de aquel claro. Alrededor, los árboles silenciosos y pacientes se lucían, mas al centro el piso y el techo blanco contrastaban. En aquel sitio, seis camillas se mostraban, de las cuales, cinco mostraban a personas que Das quizá reconocería. La chica del pijama al inicio del juego (Dange/Cristina), la otra joven que le había sonreído (Ixtaleth/Mónica), el chico descalzo (Zyrog/Christian) y otro mas que probablemente no lograría identificar (Diego/Berro). Probablemente de todo aquello, lo más perturbador seria verse el mismo, recostado, como si durmiera. En lugar de vestir sus ropas de esa mañana, vestía una bata blanca y una sabana del mismo color le cubría. En el techo, lámparas brillaban con intensidad, al igual que en alguna sala quirúrgica. Dos médicos entraron en aquel sitio, pasando de largo a Das, como si el no existiera en ese plano. –Lastima que haya muerto…-y estas ves señalaban a la sexta cama que, cubierta con una sabana blanca ocultaba un cuerpo. Uno de aquellos doctores se acerco, descubriéndolo un momento… el cuerpo de Dante/Barlow. Sangre salía de su nariz y oídos y su expresión era como de miedo. Como si su última visión hubiere sido una cosa horrenda y terrorífica. –Tú no debes estar aquí. Juego reiniciado…- dijo la voz femenina tras de Das, Xactamira, con una mirada siniestra. Inmediatamente todo se pixelaria y Das aparecería delante de aquel bar que se incendiaba y el auto detrás de el esperaba encendido.

En el GPS del automóvil, brillo una luz muy fuerte mientras su pulsera parpadeaba y daba una misión nueva;
Boss. Puntos por herida: 100.

Y el automóvil inmediatamente diría en una voz metálica y fría. –Worm ha aparecido jefe, será mejor que evitemos que destruya la ciudad. –

****
Eleazar, Groom y Dr. Ivo. (Cristina, Christian y Alejandro)

Con todo y automóvil, Das apareció en aquella ciudad que como por magia se había reconstruido. El único edificio que había permanecido igual de destruido era aquel donde Chris estaba. La creatura revoloteo furiosa, lanzando un grito… y de pronto, tomo la forma de una mujer esbelta, de cabello negro y mirada oscura. Sus ojos rasgados y labios pequeños sonrieron, saboreándose a Das antes de comerla. –y pensar que en algún momento fuimos amigas…- murmuro, mientras aparecían dos alas que le permitían alzarse en el aire –me dejaste morir en aquel experimento… ahora, ¡yo devorare tu carne y tus entrañas!- y se lanzo sobre Eleazar, mientras se transformaba en aquel horrendo gusano con alas nuevamente, con intención de lanzar acido directamente a los pies de la chica.


********
Bastian (Diego)
Berro:
Spoiler:
Puntos de experiencia: 400
Puntos XG:
Pulsera de Xgaming (sin usar)
Crema de Xgaming: (sin usar)

Ítems recolectados:
Kit de curación
Garra retractil. (Arma)
Casco protector (prenda de vestir)

Ítems de misión:
Medicamento contra la necrosis.
Llave para abrir celdas.

Ítems por recolectar:
Potenciador de agilidad
Medicamento

Ítems perdidos:
Potenciador de fuerza
Potenciador de velocidad.

Fuerza: lvl
Resistencia: lvl 1
Velocidad: lvl 1
Agilidad lvl 1

Berro creyó que como en todo juego, el momento en que la niña seria destruida aun no llegaba, por lo que podría tomarse con calma las cosas. Ho… error típico de principiante… Ixtaleth lo maldeciría mas adelante.
Aquella zombi había abierto una herida a forma de rasguño en el pecho de Berro, cosa que le costaría a la larga bastante. Casi en el instante en que su piel se abrió derramando sangre viscosa, la piel comenzó a tornarse mas oscura que el resto de su piel, amenazando con pudrirse. Más le valía encontrar algún método de curarse o su vida bajaría considerablemente. Su pulsera brillo, proyectando las palabras:

-95% salud-

Y cada 10 minutos, bajaría en un 2%. Luego, la misión aparecería cambiando de “salvar a la chica” por:

-Encuentra a la chica, obtén la información y mátala.

Puntos por guardia muerto: 100
puntos por guardia herido: 50-

Y encontrando el reactor de energía oculto en una pequeña caja en la bodega de mando (extrañamente vacía) todo se torno oscuro.
***
Baby y Bastian (Mónica y Diego)

Ixtaleth:
Spoiler:
Puntos de experiencia: 400
Puntos XG: 30
Lata 1: 5
Lata 2: 10
Lata 3: 15

Ítems recolectados:
Queso, pan, latas de comida
Botellas de agua x2.

Ítems de misión:
Fotografía
Llaves de automóvil

Ítems por recolectar:
Potenciador fuerza
Daga lazer.

Ítems perdidos:
Fúsil de repetición Heym, cargado + 12 cartuchos. .

Fuerza: lvl 1
Resistencia: lvl 2
Velocidad: lvl 2
Agilidad lvl 1

Abrí los ojos. Todo daba vueltas y me sentía mareada y enferma. ¿Dónde estaba? ¡Y mi juego! Justo me había tomado un par de latas con puntos y puff. Supe que estaba acostada por el techo con lámparas luminosas… intente levantarme, pero cintos de cuero gruesos sujetaban mi cuerpo a la camilla. -¿Qué coño? Jodido juego, ¡pedí Zombis! Dije molesta, suspirando. Mire a mi alrededor… y entonces sentí algo de pánico.

Un hombre con bata y mascara anti gases me miro. Pude ver sus ojos a través del blindado cristal que protegía su rostro con aquella mascara. A un lado del, otros dos hombres armados y vestidos como… como soldados que alguna vez Diego me enseño. Esto me recordaba a una escena del quinto elemento con hombres armados como en star Craft o algo así. Supuse que estaba en la zona de guerra espacial. –puff ahora que la fuerza me acompañe…- dije mientras rodaba los ojos. –Veamos, que tengo que hacer para que estos estupidos palurdos me suelten… pulsera, menú de juego…- y creí que aparecerían las letras delante Mio o que todo quedaría en pausa pero no. No hubo respuesta… el científico (así decidí llamarle) se acerco a mi, mientras arrastraba una mesilla mas alta que mi camilla donde estoy segura había varias cosas que no me gustaban. –Dicen que su raza tiene su poder en sus palabras y su propia mente… y que su capacidad de regeneración es increíble. Veamos si es cierto- y con una sádica sonrisa, tomo un bisturí (en realidad era una pequeña barra metálica cuya punta terminaba en un láser) y la acerco a mi piel. OK, esto no me gustaba. Una cosa era zombies come carne, pero otra un arma acercándose a mi sin protección. –menú de juego… ¡EXIT! ¡SALIDA! ¡OFF! ¡MENU! ¡PAUSE!- no se me ocurrieron más palabras para detener el juego y grite con bastante fuerza al sentir lo caliente sobre mi piel. Incluso olvide que era un juego y mi mente lo codifico como si fuera una realidad. -¡BASTA!- grite, mientras me retorcía al ver como mi piel se desprendía con una facilidad horrenda. Volví a gritar nuevamente, agitándome sin poder hacer nada. Mi pulsera brillo y sin que el juego se detuviera, apareció una misión:

-Sobrevive-

Era todo lo que decía. Aproveche y grite “pausa” y todo se detuvo. –Salida- dije y se abrió el menú de escenas, en ella se veía a un protoss analizando su entorno en una celda, antes de pelear con Zombies. El narrador, dijo lo siguiente:

“Y, mientras el joven e inexperto Berro revisaba su entorno y cuerpo, la joven Ixtaleth padecía ante los experimentos llevados a cabo por el científico de la institución. Algo había mas allá de una simple joven que podida ayudarle… si tan solo se hubiere apresurado mas, abría podido averiguar que la joven en realidad era un eslabón de…”-

Y el juego se reanudo inmediatamente, con un doloroso corte en mi hombro. Volví a gritar, mirando con furia al estupidos científico… el hombre suspiro, negando con la cabeza –se niega mostrar sus poderes. Tendremos que usar medidas drásticas… a las 18:00 en punto se procederá a cortar dedos. Se espera que el espécimen responda al estimulo y reaccione, curándose a si misma. – mire el reloj de la pared de reojo… eran las 18:00. Maldije al estupidos Berro. ¡Tenia que haberme rescatado!... la barra de vida brillo con intensidad.

Vida: 85%

Y conforme pasaban los minutos (cada 10 minutos) bajaría 2%. El científico saco unas tijeras afiladas y metálicas… y las acerco a mi mano derecha. Volví a gritar pidiendo que parara, olvide de nuevo que era un juego y me sentí como secuestrada por alguna banda terrorista. Maldición… y de pronto, las luces se apagaron y agradecí a uno y mil dioses por la salvación momentánea… Respire pesadamente, mientras sentía que los cortes en mi cuerpo ardían y derramaban algo de sangre, luego, todo se puso negro.

Uno de los soldados encendió una barra luminosa, mientras que el otro se acercaba a mí. El científico con evidente molestia dijo –suéltenla y llévenla a la celda… vamos, apúrense. – y soltándome, me arrojaron sin cuidado a mi prisión… fue cuando volví a abrir los ojos. Realmente me sentía cansada… como si de verdad hubiere pasado todo aquello. Finalmente termine repegandome a una esquina de aquella celda, mientras mi pulsera marcaba: Vida: 83%.
avatar
Baby Doll

Mensajes : 228
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: The second world.

Mensaje por Eleazar el Dom Feb 12, 2012 9:22 pm

En cuanto mi cara se espachurró contra el cristal del coche, huyendo del zombie... el chico del interior salió por la puerta. Con un bate de beisbol, se lió a darle golpes al muerto... Oh sí, más le valdría haber estado muerto del todo, porque el otro user le estaba dando la tunda de su vida. Cuando terminó con la "matanza", suspiré de alivio. Joder, me había librado por un pelo...

El chico se acercó a mí, y se presentó:

-Supongo que eres una de las jugadoras de este juego… me alegra encontrar a alguien más, soy Chris un gusto y la loca del volante es Mónica.

La chica también se asomó por la puerta, y me ofreció una botella de agua que cogí casi de forma automática, y de la que bebí con ansia.

–Yo soy Moni…mi Nick aquí es Ixtaleth… y creo que el de Chris es Zyrog… el vago Eligio un Nick del foro.- Me dijo, mientras me abría la puerta del coche, permitiéndome sentarme y descansar. Les sonreí a los dos, parecían unos tíos majos.

- ¡¡Ixtaleth y Zyrxog!! Yo... tenía una misión... decía que os tenía que llevar a la planta química... ¡menos mal que os encuentro! Me llamo Cristina, podéis llamarme Cris... o Dange, como queráis.- Dije entre jadeos, acomodándome en el asiento.

Menos mal que había encontrado ayuda... aunque... oye oye... un momento... había algo que no cuadraba. Sí... como si ahora mismo yo me tuviera que estar comportando de otra forma...
Ahora que por fin podía respirar tranquila, que mi corazón recuperaba su ritmo... es como si mi cerebro recordase de pronto mi apatía social. Como si me dijese "ey ey, tienes fobia social, y tú ahora mismo deberías tener la cara reluciente como un tubo de neón". Y por supuesto, los capilares de mi cara respondieron a la orden del jefe.

No pude evitar recordar cómo me habían visto en un primer momento, con el pijama, en la sala blanca. Y claro, me puse como un tomate. No podía evitarlo... no se me daba bien estar con la gente. Por muy simpáticos que parecieran, por amables que fueran sus palabras... nunca sería capaz de comportarme con naturalidad delante de otros. Y saberlo, hacía que me costase más aun interactuar con los demás.

-¿Estás bien?

-Cla... claro. Yo... el refugio... tras la barra me sentí agotada... tras matar a los zombies, quiero decir.- Me atraganté de forma estúpida con mi propia saliva, y la frase que logré articular no tuvo mucho sentido. Genial, ahora se pensarían que era una panoli. -Encontré un artículo...

-Matanga-la chica se abalanzó contra las dos latas que aparecieron de repente, sin que me diera tiempo a reaccionar. Una sonrisa de oreja a oreja, de lo que parecía la más pura satisfacción, se apareció en su cara: parecía que era una coleccionista, una acaparadora... como yo. Parecía que tendría una rival en mi carrera por el coleccionismo de ítems, y por alguna razón la idea me divirtió. Se me escapó una sonrisa, que prometía que no se lo pondría fácil.

En ese momento, Zyrxog apareció con unas gafas extrañas en la cara. No pude reprimir una leve risa, al igual que Ixtaleth, tras lo que el chico se quejó.

-Ah, no, no es eso... es que, parece que todos los frikis acabamos teniendo miopía tarde o temprano...- le di un toquecito a las gafas que yo misma llevaba. Parecían simpáticos, sí...

El chico echó a correr hacia el refugio, del que había salido yo breves instantes antes, sin que Ixtaleth y yo pudiéramos impedírselo. Ella dijo que le seguiría, que les esperase en el coche... pero antes de que terminase la frase, había desaparecido. Me quedé mirando el asiento vacío durante unos momentos, con cara de lela. Se había largado... había desaparecido ¡sin más!

¿Habría reiniciado el juego? o ¿tal vez era otro error? No tenía ni idea, pero no me gustó la idea de que desapareciera de pronto... ¿cómo iba a completar mi misión de llevarla a la planta química ahora? Tras unos momentos esperando en el asiento, decidí que era mejor ir a buscar al chico y contarle lo que había pasado.

Abrí la puerta del coche, puse un pie en el asfalto de la carretera, plagado aun de los cadáveres de los zombies y...

-Argggggggggggggggg -el horrible grito hizo que pegara un bote. Miré hacia la fuente del sonido, hacia arriba, hacia lo alto de un edificio cercano... y allí estaba el jodido gusano volador. Se lanzó en picado del edificio, y revoloteó sobre el coche un par de veces, con su putrefacto olor envolviéndolo todo.

-Oh... ¡¡Mierda, mierda, mierda...!!- cerré la puerta del coche como alma que lleva el diablo, y desde la ventanilla vi al asqueroso boss revolotear sobre mí. Cómo no: el jodido boss aparecía cuando estaba sola. Genial. Simplemente genial.

El monstruo voló un poco más, tomando altura... y se lanzó contra el coche. Le vi descender a toda velocidad... iba tan rápido que seguramente destrozaría el coche... me aparté de la puerta, intentando alejarme lo más posible del lugar de la colisión, aunque sin atreverme a salir del coche...

Y el monstruo se detuvo. No como si hubiese cambiado de idea, y hubiese decidido no atacarme... no como si hubiese caído en la cuenta de que empotrarse contra el coche a esa velocidad le haría tanto daño a él como a mí... si no como si se hubiese quedado paralizado, o mejor dicho, como si se hubiese parado el tiempo.

Y todo se pixeló, de nuevo, cambiando. Sólo el edificio en el que se encontraba Zyrxog seguía igual. Al ver que el monstruo no se movía, salí del coche... otro error.

Otro chico, que también reconocí como uno de los de la sala blanca, apareció cerca de mí, de repente. Cuando me preguntaba qué cojones estaba pasando allí, todo volvió a "funcionar" y el gusano volvió a la vida, revoloteando y cogiendo altura otra vez. Entonces, su cuerpo crujió horriblemente, como si bajo su piel los huesos se estuviesen recolocando... y tomó la forma de una mujer.

-Y pensar que en algún momento fuimos amigas…- dijo, con sus monstruosos labios cuarteados. ¿Amigas? ¿Pero qué coño decía ese bicho? Si ya me costaba hacerme amiga de humanos normales y corrientes, como para hacer migas con un leproso gusano de mier... Oh, claro, tal vez el juego incorporaba una subtrama para cada jugador. -Me dejaste morir en aquel experimento… ahora, ¡yo devorare tu carne y tus entrañas!

Se lanzó en picado contra mí, y a duras penas conseguí saltar para apartarme. En mi salto caí contra el asfalto y me arañé las rodillas, que me empezaron a sangrar. Agh... en un videojuego tan realista, las fintas no quedaban tan limpias y chulas como en los juegos más normaluchos. Sí, definitivamente no quedaba tan elegante. Miré hacia atrás, hacia donde había estado un segundo antes... y vi un líquido amarillo, corrosivo, que humeaba sobre la carretera. Estaba haciendo un agujero en el asfalto.

-Joder... menos mal que no me ha dado. ¿Dónde están Ixtaleth y Zyrxog? ¡No estoy preparada para luchar contra un boss!-Entonces me fijé en el chico nuevo, que durante un segundo había olvidado. ¡Claro! ¡No estaba sola, él me ayudaría! -Ah... ayúdame. ¡Es un jefe, no puedo con él yo sola!

Pero poco parecía que pudiésemos hacer dos mindundis como nosotros. Sólo podíamos esquivarle y correr. No sabía dónde estaba Zyr, ni si había oído los gritos y venía hacia nosotros.

-Es... ¡es una mutación! Vi un informe sobre ella en aquel refugio...-Grité, entre jadeos. Traté de estrujarme los sesos, intentando recordar lo que decían las palabras del archivo que había leído en el ordenador. - Decía... algo de sus garras bucales... son peligrosas... ¡Y que es débil a las heridas con plata!

Cogí la espada, y la empuñé como pude. Uff... en los videojuegos normales lo veía más molón... mi pose dejaba mucho que desear. El monstruo se volvió a lanzar contra nosotros, y le esquivamos a duras penas. Aterricé entre un montón de basura, en el que vi dos cosas... un Potenciador Velocidad lvl 3, que a pesar del boss recolecté y guardé en la pulsera (lo primero era lo primero... y no sería la primera vez que me llevaba un buen golpe de un boss por recoger un ítem), y el segundo algo mucho más alucinante.

Decía "X de cambio" y una pequeña explicación bajo ella, en letras flotantes que se dibujaban en el propio aire, que decía:

X de cambio (efecto retardado): Una gran X que cambiara tu arma a tu elección. Solo 1 uso.

-¡¡Una espada no me sirve de nada contra ese bicho!!- activé la X. Pensé con todas mis fuerzas en una pistola con balas de plata. Esperaba que el efecto retardado no durase mucho, o habría puré de humano para cenar.
avatar
Eleazar

Mensajes : 301
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: The second world.

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Vie Feb 17, 2012 2:35 am

Y sin importar los actos
El destino es manejado por
Las manos de los titiriteros
Que deciden si las marionetas
Deben de bailar o deben de morir

Christian Chacana 16 de febrero de 2012

En aquel momento tenía un rifle... claro no era un arma que conociera y aun menos un arma que alguna vez hubiera tomado, de cualquier manera la tenia y era mejor tener un arma a distancia que una de cuerpo a cuerpo, la razón era muy simple… era mejor estar alejado de los focos de infección, ya que no queríamos convertirnos en zombie ¿o sí? De cualquier manera ahí estaba, con sus lentes como parabrisas de camión, con la ropa ajena, por un lado con Mónica que le daba algo de alivio, para no decir que jamás en su vida se volvería a subir a un auto con ella a menos que usara ropa protectora, pero bueno … ahora que tenia las armas era hora de continuar, y después de beberse una lata de esa bebida energizante, claro me refiero a la gaseosa marca compañía de juegos, se refresco, debía de servir de algo, aunque aun lo desconocía, después de revisar el arma, claro … jamás lo había hecho y era casi por inercia después de ver tantas películas de franco tirador y esas cosas, se decidió salir… y claro, no fue necesariamente el hecho de que un chillido se había escuchado o de por que como un simple pestañeo había visto todo pixeleado, como los juegos antiguos.

-Esta cosa ya me da un mal presentimiento… en nada ocurrirá algo malo, ya lo sé… malditos juegos nuevos…-

Con rapidez, claro que tomando en cuenta que jamás corría, jamás hacia nada, salió, únicamente para encontrarse con un panorama para nada agradable, una enorme “cosa” alada atacaba a la chica, claro que de pronto un anuncio salió en la pulsera con grandes letras “BOSS” … o sea que aquello era el Boss del juego, y claro, la baba que dejaba escurrir por su boca y también el pequeño detalle del aroma a descomposición, algo que ya había sentido antes cuando había estudiado veterinaria … a veces es peor ver una herida de un animal vivo que un cadáver ya en descomposición … que es peor que tener que hacer un pequeño tajo en la piel de un animal y ver como de la herida sale un litro de purulento y amarillento pus, con un aroma que pocas veces podrías olvidar, pero ahí estaba el, había que luchar contra esa cosa … y al aparecer ganaría puntos con ello, pero ante sus ojos la “cosa” cambio de forma y como una muchacha camino hacia Dange, hablando le de amistad y de algo más que no entendió en ese momento, pero no duro demasiado esa apariencia y como si la piel se reventara y de su interior surgiera un gigantesco gusano, volvió a tomar aquella apariencia anterior, sin dudarlo tomo el rifle y busco algún lugar donde pudiera atacar, se fijo en que la puerta tenía un cristal roto y podría servirle de apoyo para el rifle, mas cuando se acomodo sintió algo que le incomodaba en su espalda, ahí en una bolsa de papel encontró dos ítems con el logo del juego, una barra extraña y una lata de soda azul, ya no tenía muchas ganas de cargar con toda una despensa encima, así que en un parpadeo ya había acabado con la barra y la lata estaba a medio vaciar, no sabría los efectos en esos momentos, pero debía de hacer algo o quizás la ficha terminaría como uno más de esos muertos en vida.

Desde la puerta, un lugar algo protegido apunto con el rifle, no tenia practica y por ende sabia que fallaría, el problema es que estaba Dange, demasiado cerca y si erraba el tiro podría darle y hacerle daño, suspiro mientras apuntaba lo mejor que podía e intentaba atacar una zona amplia, si uno no tenía experiencia, lo mejor era intentar con un blanco amplio, apunto contra el cuerpo y apretando el gatillo, el cual pareció estar duro, disparo dos veces, la primera vez pudo controlar el arma, mientras la apoyaba en el marco de la ventana … el segundo no fue tan bueno, porque sin practica el arma se fue hacia atrás, golpeando su hombro, como se decía “La marca del novato” tan solo esperaba que no hubiera terminado por matar a la chica.





~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: The second world.

Mensaje por Bastian el Vie Feb 17, 2012 6:04 am

Me sacudí levemente, espabilando cada uno de los músculos de mi nuevo y portentoso cuerpo, sabía que jugando de esa forma, no tardaría en acostumbrarme a él, y al parecer funcionaba, y lo que demostraba mi “entrenamiento” para manejar mi cuerpo era los cadáveres descuartizados en las formas más diversas y coloridas que podías imaginar, y tras haber dejado trozos repartidos por todo el pasillo completamente al azar, podía decir que en parte hice tal masacre solo por la diversión de despedazar a algo o… alguien, y por otra, era un efecto psicológico que buscaba: soldados aterrados no opondrían resistencia.
Después de divertirme, me encargue de destrozar los cables de la luz, tras unos pocos segundo de acostumbrar mis ojos al nuevo nivel de iluminación, fue cuando note un olor a podrido que era distinto respecto al de los no muertos que había destrozado… era, muchísimo más fuerte, de tener estomago y boca hubiera vomitado… note que la herida en mi pecho, algo tan simple como el rasguño de una uña empezaba a podrirse… sí que era idiota, deje que un zombi me atacara, seguro estaba contagiado con algo o era víctima de algún efecto de “veneno” clásico en juegos de zombis y de las mas molestas cosas de pelear con enemigos de su clase usando armas cuerpo a cuerpo.
Volví a maldecir mi estúpida decisión de elegir una raza que tenia más que muy entendido preferían el combate cerrado, hombre contra hombre y bajo las mas absolutas reglas del honor tan rígido como los de los antiguos samuráis del Japón, mas… salvo por eso no me arrepentía ¡era mi raza alienígena favorita! Iba a disfrutar cada segundo de juego como si fuera el último en mi vida.
Mas regresando a mi situación… tenia veneno metido en el cuerpo y ya no podía darme el lujo de jugar con los cadáveres o explorar a fondo una instalación que por decir lo bajo, me era extremadamente interesante, así que empecé a, moverme alrededor.
Mi nuevo cuerpo era mucho más apto para las carreras a alta velocidad que mi forma humana fuera de la simulación, además de no padecer el flagelo del sobrepeso y el sedentarismo, mis nuevas piernas eran mucho más largas y al estar dispuestas como las patas traseras de animales cuadrúpedos era capaz de correr tan rápido como un velocista olímpico, aunque, no podía usar a cabalidad mi nueva velocidad, puesto que estando mal equipado como estaba, y enfrentando soldados como al que había matado en el pasillo, iba a tener verdaderos problemas si me enfrentaba directamente a ellos, así que lo mejor era mantenerme discreto y bajo perfil, por suerte las sombras eran buen escondite para alguien con piel de un gris que pujaba hacia el negro.
la tarjeta que usaba como llave solo debía ser acercada unos poco centímetros a una consola cerca de las pocas puertas que había en la instalación para poder usarse, con la garra en una mano y la llave en la otra podía moverme fácilmente en la instalación, además, la penumbra obligo a los soldados a usar varillas fluorescentes para alumbrar sus caminos, los más listos las dejaban en el suelo para luego encender otra, aunque no solían llevar muchas, y en cuanto las dejaban solas yo las recogía y las dejaba en cualquier contenedor cercano o las arrojaba a alguna celda, para que su luz sirviera mucho menos que para nada, y por esta causa, dentro de una celda vi un objeto, lo que parecía ser un medicamento inyectable, la etiqueta decía “potenciador agilidad”.
El suelo concretado y las celdas de un material que parecía ser metal, todas las paredes pintadas de una franja azul arriba y una blanca abajo, notoriamente denotaban un espacio científico-militar… las puertas acorde con el tema de ciencia ficción que había elegido eran cerradas al vacio y se abrían deslizándose dentro de la pared mientras sonaba un armónico sonido de un pistón neumático.
Tras revisar el menú de mi pulsera… la sangre se congelo en mis venas, en parte por el cambio de misión… recordé el horrible grito telepático de hace un momento… y ahora debía matarla, no… era un juego, pero, aun así me gustaba jugar a “ser el bueno”, y hasta a mi me parecía algo poco ético para poner en un juego… matar niños… simplemente era incorrecto.
Llegue a lo que parecía ser un punto de control para la zona de las celdas, ósea, supuse que lo era ya que era un cuarto carente de barrotes, junto a una puerta que parecía ser más difícil de abrir, desde l sitio en donde estaba oculto, observando fijamente mi objetivo desde el interior de una celda abierta en el resguardo de la oscuridad, planee mi siguiente movimiento.
De acuerdo con los frágiles sonidos mentales que provenían desde el interior de la caseta de guardia, además del ruido “existente” de armaduras hidráulicas en movimiento, calcule que había unos 4 a 7 hombres dentro… así como estaba no podía combatir un escuadrón completo, pero… podía usar tácticas aun…
Seguramente…. Si llamaba su atención enviarían a un grupo de hombres a revisar, dejando el puesto de guardia con defensas reducida, y si los hacía entrar a la oscuridad, tendría la ventaja de la visibilidad…
Tan pronto como decidí, prepare mi arma al desplegar las cuchillas afiladas desde el brazalete, y acto seguido, proferí un gran grito en khalani, y regrese a las tinieblas, donde mis ojos y sentidos serian mis nuevas armas.
93%...
avatar
Bastian

Mensajes : 135
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: The second world.

Mensaje por Grom Grito Infernal el Lun Feb 20, 2012 6:44 am

La emoción de haber experimentado en carne propia el uso de poderes telequinéticos era evidente, sobre todo al no ser la única habilidad tomada de los diversos héroes de los que tanto le fascinaba, siendo que contaba también con la mitad de lo que parecía ser una peculiar armadura metálica en parte parecida a la de Ironman, la cual si bien no disparaba rayos como hubiera deseado de todos modos le brindaba una gran capacidad para combatir. Si bien tales pensamientos lo inundaban de alegría, no podía dejar de cuestionarse el hecho de estar en un escenario tan distinto al que había elegido, cambiando lo que suponía seria una lucha contra villanos típicos de cómics por una enfrentamiento campal contra criaturas de fantasía medieval literaria. La experiencia en si no le disgustaba del todo, puesto no todos los días uno podía enfrentarse con criaturas tan temibles como los orcos que tanto le agradaban entre los seres fantásticos, sin embargo, el haber sido parte tantas veces de juegos por internet de similar temática e inclusive de foros literarios de tan índole le inspiraban el deseo de probar algo diferente y que mejor de algo que tanto de niño como de joven seguía llamando su atención, dándose la posibilidad de cumplir un sueño tan recurrente como el tener superpoderes como El Hombre Araña o aparatos tecnológicos al igual que Batman.

-¿Luces en el bosque? –
inquirió, avanzando en medio de la senda que figuraba entre los frondosos árboles, viendo invadido tan majestuoso paisaje por lo que parecía ser una extensa habitación blanca – ¿un error más en el juego? se nota que es una versión a prueba – dijo algo consternado, notando como donde se suponía debía estar el cielo estrellado figuraba un extenso techo de mayólicas, colgando diversos focos de luz blanca que iluminaban por completo la extensa habitación, sin embargo, su atención estaba puesta sobre los seis cuerpos que reposaban sobre pequeñas camillas, reconociendo más de una cara familiar que recordaba haber visto al inicio del juego a medida que avanzaba con cierta cautela, moviendo las sábanas que cubrían sus rostros para ver de quienes se trataban –¿ pero qué diablos? – maldijo mas por instinto que por intención, quedando totalmente atónito al observarse a el mismo, dormido al igual que el resto vistiendo una bata blanca de enfermos como si se tratase de pacientes de un hospital. Percepción nada desatinada, ya que en el preciso instante en que estaba a punto de comprobar si el cuerpo sobre la camilla era real, escucho el resonar de zapatos golpeando el suelo de cemento, revelando las figuras de dos hombres de tez canela portando batas blancas y estetoscopios metálicos sobre el cuello – uno de ustedes me podría indi… - guardo silencio aun mas consternado por lo ya descubierto, observando como uno de los sujetos lo atravesaba por completo como si fuera una fantasma, ignorando su presencia como si fuera invisible a la vez que escuchaba como referirían de las muerte de uno de los presentes.

Un nudo en la garganta se le formo al contemplar el rostro espantado del muchacho ya muerto, haciéndole dudar si realmente todo lo que estaba experimentando se trataba de un simple juego. Motivo que le llevo a percatarse ya muy tarde de la presencia de Xactamira, que esbozando una mirada capaz de helar la sangre le recrimino a través de una voz mecánica el estar ahí, indicando que todo se reiniciaría. Una total lluvia de desfragmentación de píxeles y caracteres disipo por completo el peculiar panorama, reemplazándolo todo por un ya conocido escenario por Das, siendo que precisamente ahí había adoptado sentido su elección como héroe.

El bar donde junto a Rock y Blade tuvo que ajusticiar a un grupo de delincuentes, desatando un total caos que repercutiría nocivamente en sus planes, propiciando optar por quemar todo el lugar para borrar cualquier evidencia. Tentativa realizaba a fin de cuentas, ya que aparentemente sus nuevos compañeros habían optado por incendiar el lugar, evidenciándose en las llamas de fuego rojizas que devoraban vorazmente las paredes y techo del bar. Sin mucho tiempo para analizar y actuar sobre lo recientemente sucedido en la extraña habitación blanca en el bosque, sobretodo porque podría tratarse de un giro peculiar del trama del propio del Second World, decidió seguir el desarrollo de lo que se le indicara que hacer como misión, guardando cierta cautela para comprobar si sus temores de algo raro en el juego estaban en lo cierto o no.

-Ya habrá tiempo para seguir indagando… ahora vayamos por es tal Worm – dijo, viendo el parpadeo de la pulsera que llevaba consigo, indicándole una nueva misión que a palabras de la voz metálica del auto debía lograr cuanto antes, puesto de lo contrario un gran caos se desataría en la ciudad – una barra mas… aparentemente para mejorar mi resistencia según parece – refirió, descubriendo la barra que se hallaba cerca a la puerta del auto, tomándola y guardándola en su mochila para emplearla si las cosas se complicaban.

Ya dentro del auto, solo fue cuestión de posicionarse sobre el asiento del conductor, enrumbado este hacia el enorme punto rojo que parpadeaba intermitentemente en el GPS, indicándole cual sería el lugar donde debería cumplir su misión. Un repentino resplandor en el camino lo cegó por un momento, haciendo que cerrara los ojos para encontrar al abrirlo a una de las chicas que había visto sobre la peculiar habitación del bosque. Si bien tal encuentro lo tomo por sorpresa, no fue tanto como la extraña criatura alada similar a un gusano que revoloteaba furiosamente o lo hacía, siendo que de un momento a otro empezó a contorsionarse de una manera fuera de lo común, cambiando la densidad de su cuerpo en general como su propia estructura, adoptando la forma de una humanoide de cabellos negros y esbelta figura. La ahora mutada criatura de rasgos felinos, empezó a proferir una serie de amenazas a la muchacha por el funesto destino que le había provocado, conversación que si bien Das escuchaba con atención aprovecho para bajar del auto, sacando tanto el potenciador de velocidad y resistencia que se hallaban en su mochila, comiéndolos en el acto a modo de preparación para tratar de vencer al primer jefe que aparecía en el juego.

- ¡Hey cuidado! – gritó, notando como Worm cambiaba a su forma original embestía contra la que suponía la fuentes de sus males, fallando por pocos segundos ante el movimiento ágil de la muchacha que maldiciendo el ataque, profirió dos nombres más revelando que no se hallaba sola, pidiendo luego ayuda a Das para vencer a la temible criatura - ¡carajo! Ahora sé lo que sientes mis personajes al enfrentarlos contra monstruos – exclamó con sarcasmo, evitando por poco la nueva embestida de la criatura que iba tanto a la muchacha como a él, chocando contra el auto atontándose por breves segundos que sabía bien que tendría que aprovechar si quería ganar algunos cuantos puntos – ¿qué? – se extraño, escuchando como ante el intento de lanzar mentalmente a la criatura el cinturón mencionaba “telequinesis recargando”, guardando silencio por unos segundos antes de indicar una nueva variante disponible en el cinturón, “invisibilidad, presionar esfera de cinturón para activarla” – ataquemos ahora que está confundido – gritó, esperando que lo que estaría a punto de hacer sirviera de algo junto a los ataques de la joven y la de sus amigos que había mencionado.

Sonrió ante el nuevo poder adquirido, apretando el cinturón para fusionarme con el entorno o por lo menos eso esperaba, escuchando de paso algo sobre una debilidad a la plata por parte de la criatura, la cual debía aprovechar de inmediato al no saber cuento tiempo duraría el ser invisible. Pensando de inmediato en la pistola que traía consigo, esperando que las balas fueran de plata para causar mayor daño, tomo el arma de su mochila a medida que avanzaba hacia la criatura, deteniéndose a una distancia propicia para no fallar el tiro pero a la vez no ser atacado tan fácilmente de rebelarse su ubicación. Apuntado directamente el arma hacia una trayectoria que daba hacia el vientre de la criatura, al ser el lugar más amplio y por ende el menos posible de fallar, apretó sin demora alguna el gatillo tres veces, resonando pequeños estruendos a medida que las balas iban directamente hacia el su objetivo.
avatar
Grom Grito Infernal

Mensajes : 107
Edad : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: The second world.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.