Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Hoy a las 10:44 am por Niris

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Hoy a las 12:51 am por Balka

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Ayer a las 10:21 pm por Eudes

» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Ayer a las 6:49 pm por Gula

» Gabranth [Ficha en construcción]
Ayer a las 1:38 pm por Gabranth

» Azura (En construcción)
Jue Ago 17, 2017 9:24 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Jue Ago 17, 2017 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Jue Ago 17, 2017 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Deidades)
Mar Ago 15, 2017 8:46 am por Niris

» El Gremio de la Pureza [Disponibles]
Lun Ago 14, 2017 2:53 pm por Libaax Feher

» Noreth: Total War [Campaña]
Lun Ago 14, 2017 2:38 pm por Lia Redbart

» Hola majos
Lun Ago 14, 2017 12:43 am por Señorita X




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Promesa del nuevo año

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Promesa del nuevo año

Mensaje por Kurato el Dom Ene 15, 2012 6:01 pm

-Corre, te daré un ratito, una hora quizás, ahora vete y aprovéchala bien pues en cuando acabe ese tiempo llegara la reanudación de nuestro eterno juego macabro y sangriento en el que solo puede acabar con tu muerte-
-O cuando comprendas que todo esto es una pérdida de tiempo inútil para ambos, mírate, estas muy herido, no tendrías que moverte hasta que ya no hubiese riesgo de que con un par de pasos te vuelvas a desangrar-
-No pienso dejar de darte caza por unas…-
-¡No lo digo por eso! Mírate, no sé qué te paso pero está más que claro que te costó bastante sacar a Sofi de aquella casa o al menos eso dicen todas esas heridas mal cerradas, déjate de esos deseos tuyos de mi muerte unos días y yo mismo podre ayudarte a sanarte-
—No me tientes Veluzi, lárgate ya y aprovecha cada segundo que no te persiga, ¡vete!-

No dijo más, ni siquiera lo miro mientras desaparecía a través del portal se quedo allí tranquilo como nunca antes había estado tumbado al lado de Sofia sintiendo el calor que desprendía esa multitud de pequeñas escamas verdes y su tacto tan suave y atractivo a sus manos, al sonido de la puerta al cerrarse no le prestó más atención que a la de la respiración de aquella raptora que mientras la tenue y débil luz del amanecer le acariciaba sus cuerpo bañándolo con su suave resplandor aquella escena se removía levemente en sueños que esperaba que fuesen felices en su fuerte abrazo del cual tardaría mucho tiempo en soltase para hacer algo más que alguna tímida caricia que le daba a su serpiente que se deslizaba perezosa disfrutando del calor que desprendían los dos cuerpos sobre los que se deslizaba hasta detenerse en algún punto como por ejemplo la gran cresta de Kurato y a pesar de todo aquella separación no era más que momentánea y muy corta, apenas se movía el brazo de una posición que estuvo ocupando desde la pasada noche y esa postura no la quería abandonar ya fuese no solo por el bienestar que le daba encontrarse al lado de aquella raptora con la que podía disfrutar y respirar de una paz y felicidad desconocida para él durante prácticamente toda su vida o también por el miedo que tenia aunque ocultado por la alegría de poder estar allí tranquilo con ella de que si hacia algún mal movimiento o se estiraba demasiado el dolor de las heridas sufridas volviese a aparecer quizás unto con la sangre que ya broto de ellas con anterioridad, una perspectiva poco halagüeña.
avatar
Kurato

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Sofi el Mar Ene 24, 2012 5:19 am


¿Y ahora? Cuando obtienes lo que mas anhelas… ¿A dónde iras? ¿Qué Haras? La incertidumbre es una espina en el alma que no permite avanzar, soñar… o ser feli
z.

Aquellas palabras amenazantes por parte de Kurato, Sofía no pudo decir nada y, aunque pudiera, difícilmente lo haría puesto que no se sentía con el poder para siquiera sugerirle algo a Kurato. Aun así, se preocupo en gran manera por el hecho de que Veluzi era un ser fuerte y Kurato estaba herido. Aun entre sueños, acurrucada en aquel fogón, se mantuvo soñando con una libertad que acababa de alcanzar.

Cuando Kurato se acomodo junto a ella, Sofía se abrazo de el con suavidad, sonriendo. Si, estaba inmensamente feliz de haber encontrado a alguien que le ayudara, que le aceptara… por lo menos, a alguien que no le tratara como basura. Por un lado se sentía inmensamente feliz… por otro, tenia miedo. Miedo de perder a Kurato, miedo de que le encontraran, de que fuera todo un lindo sueño. Y entre sueños, soñó.

Se encontraba atada con cadenas, mientras su antigua ama le miraba con un látigo en la mano.
El miedo que sintió no fue por las cadenas calientes que quemaban su piel, ni por el látigo hiriente que habría surcos en su espalda. No… el pavor que sintió fue por el reptil rojo que se encontraba en aquella jaula, envuelto en sangre y dolor. Sintió el pánico invadirle cuando Kurato levanto la vista y la miro, murmurando en voz baja. –Tu culpa…- Sofía abrió los ojos de golpe, respirando agitadamente mientras temblaba. Respirando con fuerza, observo a Kurato dormido, sin moverse de aquella posición en la que reposaban juntos.

¿Y si resultaba ser mas molestia que ayuda? ¿Y si Kurato se cansaba de ella? Y… ¿Qué tal si Kurato era lastimado por su culpa? Sintió enormes ganas de llorar asustada solo con la idea. Se puso de pie con cuidado, mirando a la serpiente que descansaba en silencio. Sonrío un momento ante la escena… estirándose suavemente, con cuidado de no sobre estirar las escamas que apenas cerraban heridas. Observo el sitio… quizá tendrían algo de comer ahí. Rebusco en las estanterías y estaba vacío… salvo por harina, azúcar y mantequilla. Bueno, peor era nada… asomo por la ventana cerrada y vio un pequeño pozo ahí. Entonces se le ocurrió que podría hacer… de todas las comidas, las únicas que le quedaban bien eran los postres. Salio a coger agua con cuidado de no lastimarse. –Hace frío…- murmuro, al ver la blancura de los bosques. Sabia que era eso, nieve… saco el agua del pozo (que por suerte no estaba congelada) se miro un segundo en el reflejo… ahí, en su mejilla una cicatriz no muy grande se observo. Sofía quedo muda un momento, recordando que todo su cuerpo se encontraba lleno de aquellas marcas. –Soy fea…- murmuro, sacudiendo la cabeza, llevando el cubo hasta la cocina. Si recordaba bien todo el procedimiento, podría cocinar alguna clase de pan dulce. Al cabo de un rato, se encontraba el pan sobre un platón delante de Kurato dormido… Sofi lo miro sonriendo, yendo a explorar el resto de la casa. Finalmente, encontró algunas mantas y un kit de curación para heridas algo graves. Las llevo frente a la chimenea, cubriendo a Kurato con una de aquellas mantas y colocando el kit cercas de ella. Finalmente, se sentó junto a el… cerrando sus ojos un momento. –Nunca me abandones…- murmuro, sumiéndose en un sueño ligero.
avatar
Sofi

Mensajes : 442
Edad : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Kurato el Sáb Ene 28, 2012 12:10 am

Ni veía ni sentía ni soñaba cosa alguna.
Estaba allí sumido en las tinieblas sintiéndose invadido por un calor atrayente y particular que le rodeaba y le atravesaba, pasaba junto a él y le acariciaba la piel como el viento y permanecía constante junto a él, de pronto sin que supiera el porqué aquella presencia tranquilizadora que solo lograba inundar su corazón de paz se marcho con rapidez increíble, en la realidad no reacciono de mayor forma que con un leve gruñido y el movimiento de sus brazos para tratar de captar otra vez la desaparecida esencia sin éxito alguna, pero allá adentro donde los sueños se funden con las emociones y el propio ser vive, allí hizo algo más que emitir un leve gruñido.

Dejo de flotar y cayó bruscamente en tierra con un fuerte sonido que habría hecho creer que habría pulverizado cualquier material del que pudiera estar hecho el suelo, si se le pudiera ver, se le vería con una sensación entre el miedo y la ira surcándole el cuerpo, quería recuperar aquel calor si o si, corrió hacia delante con una determinación pocas veces vista en el, mas de una de aquellas pocas veces el día anterior, hasta llegar a una especie de limite, de muro que le impedía continuar y que bullía con la desesperación de quien se sabe al borde de la muerte, aquella sustancia negra y veis y marrón y morado que parecía latir a cada segundo, sin perder tiempo embistió contra él con toda la fuerza que poseía, se resquebrajo débilmente con un murmullo de sufrimiento.

Otra más y otra finalmente una gran grieta apareció en el muro por la que trato de asomarse si bien no pudo, aquella masa burbujeo y se debatió contra sí mismo hasta entre una oscura nube emergió una figura parecida a el pero mucho mayor y del color del ébano nacida, comenzó a golpearle con agresividad nunca antes vista.
Un salto hacia atrás, luego otro, agacharse, saltar, algo que se podría calificar como un bloqueo hasta que finalmente se arto ya de aquel estúpido juego.

Sus garras de los pies el suelo agujerearon, de su torso otros dos brazos surgieron y de ellos dos espadas de brillante color morado, en los superiores otras dos armas semejantes que estallaron el llamas al mísero segundo de su aparición, una bruma densa y purpurea comenzó a sumergirlo mientras las venas en sus ojos se marcaban y un suave brillo metálico recorría su piel, sus cuarto brazos como una especie de escudo rodeaban su cabeza, el ser volvió a golpear.
Con un fuerte y atronador rugido de mil siglos de furia guardada explotando con una ira que ensombrecería a un volcán y como este lanzando voraces llamas envolvió al destapar la boca que atraparon a esa criatura, envolviéndola y arrasando cada parte de su ser con una belleza que solo unos pocos sabrían apreciar, si bien aquel reptil entre temeroso, furioso y cansado no las aprecio.

Despertó.
Inmediatamente se incorporo pensando en donde estaba y porque le dolía tanto la espalda, los pensamiento y recuerdos retornaron veloces al ver el rostro de Sofia, trato de levantarse más un agudo dolor apareció en su espalda y cuando fue a palpar el lugar se encontró el inconfundible tacto de la sangre seca.

Paso así unos segundos hasta que vio y comprobó que aquello que se encontraba en la mesa junto a los panes se usaba para sanar, no tenía mucha idea pero alguna tontería podría hacer, tras dejar a su serpiente con cuidado y silencio cerca del fuego para que se calentase agarro los paños y las vendas con las manos, el pensamiento de sanarse se le paso por la ente pero no fue eso lo que hizo, miro de nuevo a la raptora, lo recordaba con claridad, había sido prácticamente la cosa más dolorosa dl pasado día, ver como a ella la azotaban, dejo las vendas y con cuidado extremo, tanto que a su lado una madre meciendo delicadamente a un recién nacido parecía ser más bien un enorme ente brusco y destructivo tratando de arrancarle la cabeza a un enemigo en combate mortal, la dejo boca abajo en el sofá.

Retiro un poco de aquellos harapos que cubrían su cuerpo dejándole ver la primera señal que le preocupo, el comienzo e una cicatriz reciente, sin pensar muy bien en lo que hacía, trajo una de las sillas de la casa, la coloco a su lado y empezó.

Tras unos minutos se detuvo y observo lo que había hecho, el torso vendado de la raptora se le presentaba ahora ante él, recogió uno de los panes que había hecho ella y se lo llevo a la boca, comiéndoselo con ganas, creía que había hecho un buen trabajo, había limpiado y vendado toda su espalda, deteniéndose de su empresa de sanarla solo cuando su intimidad así lo requería y ahora una gran manta le recubría su cuerpo entera salvo la cabeza.
Sin embargo aquel trabajo tenía un defecto, si, esas vendas valdrían y con todo el esmero y el agua que había usado no creía que hubiese quedado mucha suciedad en las espaldas de aquella joven sin embargo no podía limpiar ni vendar a través de aquel traje marrón y de una sola pieza que le cubría el torso entero hasta un poco más de las caderas así que tenía dos opciones o quitárselo o romperlo por detrás dejando a la vista su espalda para que la pudiese sanar pero dejando aquellos harapos poco utilizables, -No importa…no he visto casi nada, la tape rápido con la manta y ahora que es libre podre conseguirle alguna ropa que este mejor, quizás las dueña de esta casa podría prestarnos algo hasta que encontremos alguna cosa permanente o podría salir al bosque a ver si hay algún viajero o bandido extraviado…- se repetía a sí mismo para tratar de tranquilizarse mientras una verdadera paz le recorría todo su ser mientras le acariciaba el pelo a la raptora con delicadeza y suavidad, esperando que la reacción de ella no fuese muy extrema.
avatar
Kurato

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Sofi el Lun Feb 20, 2012 4:38 am

Sofía casi no podía creerlo. Creer que estaba en aquella situación tan agradable y extraña para ella. El tener a alguien que se preocupara por su bienestar. ¿Qué sensación comenzaba a nacer en su pecho? No sabía como llamarla.
Aquel movimiento tan dulce ni lo percibió. No noto como Kurato le levantaba suavemente y le acomodaba en el sofá, boca abajo. En aquel fugaz momento un halo calido le envolvió sintiéndose… extrañamente protegida. Fue como si nada pudiera hacerle daño en el mundo, una sensación tan placentera y rara que incluso le asusto.
Abrió los ojos algo preocupada, creyendo que quizá había muerto. Sus ojos se encontraron con los de Kurato, que acariciaba su pelo con suavidad…

Pese a que muchas reaccionarían de otros modos, ella atino a sonreír unos momentos, aun sin darse verdadera cuenta de su desnudez. Levanto su mano derecha, acariciándole el morro con dulzura. –Hola…- dijo con un susurro cariñoso… -No se si es un sueño… o si realmente estoy viviendo mi sueño…- Tras pensarlo unos momentos, se levanto, abrazándole suavemente, con cuidado y cariño. –gracias… gracias de verdad-

Pasaron un par de segundos antes de darse cuenta de su desnudez… paso la vista por el balde con agua sucia, sus trapos sobre el suelo… se sentó en el sofá, cubriéndose con la manta lo mas que pudo mientras se sonrojaba. –Yo… gracias…- dijo mordiendo su labio inferior –pero… yo quería curarte a ti…- bajo la mirada, observando sus nudillos… y parte de sus manos marcadas… no pensó en que estaba desnuda por alguna intención pervertida de Kurato, tampoco porque este quisiera aprovecharse de ella... no, lo primero que vino a su mente, fue “soy fea”. No supo que mas decir… por lo que se puso de pie, enredándose aquella sabana en su torso, a fin de no estar desnuda.

-he, no te sientas mal… yo… no es que no quiera que no veas mi cuerpo…- se sonrojo –no… no soy precisamente la mas bonita…-rascándose la nuca, miro alrededor –hay que curarte esas heridas…- y recordó la promesa que le había pedido a Kurato. “Conocerte mas…” una intención que no iba solamente en el sentido “amistoso” sino algo mas carnal, aunque en ese momento se sintió avergonzada de si misma. –Buscare ropa e iré por agua… estas loco si piensas que te dejare cargar cualquier cosa con esas heridas…- Era cierto. Sofía en ese aspecto era demasiado obstinada. Miro alrededor, buscando algo y solamente encontró la sabana que llevaba consigo. –Creo que tendré que... –arranco un trozo de su vestido improvisado, arrodillándose delante de Kurato. –Tu cuerpo… es…esta todo maltratado…- le miro con preocupación –pero yo me encargare de cuidarlo… alguien me dijo alguna vez que seria buena enfermera… ¿Crees que podría llegar a serlo? Tu… ¿que quisieras ser? ¿De donde vienes? ¿A dónde vas? Yo… podré seguir junto contigo…- suspiro –perdón si hago demasiadas preguntas solo… que hace mucho no conversaba con nadie y…perdón, mas que nada es interrogatorio…- se sonrojo, mientras pasaba el trozo de tela con suavidad por sobre un par de heridas que aun estaban frescas. –jum, necesito agua…- dijo poniéndose de pie- si no, te lastimare mas…-
avatar
Sofi

Mensajes : 442
Edad : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Kurato el Mar Feb 21, 2012 12:41 am

Movió lentamente los brazos casi como si con el más leve susurro pudiese romper todo aquel placentero sueño y con una suavidad que en su vida solo había usado en dos ocasiones, ahora mismo y el día anterior, la rodeo con los brazos y la apretó fuerte contra su pecho y posando su barbilla en su espalda vendada aunque esto último solo fuera para ocultar su rostro en aquel momento pues el si se había dado anteriormente perfecta cuenta de cómo estaba ella y no sabía si se había sonrojado o sus ojos delatarían alguna de las múltiples cosas que pasaban por su ser en esos momentos fuesen ciertas o no.

Pasaron los segundos como años inacabables y fugaces que apreciaba como diamantes y le dejaron un rescoldo inapagable de calor en su pecho cuando se acabaron, rescoldo que intentaría mantener y avivar tanto como fuera posible, el cálido aire de la estancia, acogedor y suave gracias a la lumbre encendida se le antojo frio y sin vida cuando se separaron, a pesar de esa sensación en cada escama muy diferente de las que estaba acostumbrado no tardo mucho en apartar la vista de su cuerpo mientras se cubría, después la miro a los ojos susurrando tan bajo que dudaba que hubiesen sido palabras y no un mero pensamiento -de nada…-

Un poco después cuando ella se puso en pie la siguió y le puso las manos sobre los hombros, -despacio Sofia, cálmate ahora no deberías de tener prisa y sin embargo no paras de preguntar y moverte, siéntate anda, puede que tenga una par de rasguños y algún corte pero me preocupo mucho más por lo que te paso ayer, lo de la tortura y las flechas y lo de venir hasta aquí…mi enfermera esta peor que su paciente-, se sentó a su lado y le cogió fuertemente las manos con una sonrisa, gesto que no le salía con naturalidad desde hacía años.

-Te contestare, no quisiera ser nada, solo quiero terminar mi venganza y largarme al lugar más remoto y tranquilo del mundo y vivir en paz todos los años que me queden, vengo de una tribu perdida en la tierra muerta y ahora mismo creo que iré a por la comida…no me malinterpretes, lo que hiciste estaba muy bueno pero no sé si hasta que te cures nos bastara con un par de panes, además con suerte me encontrare algún bandido o bandida, algún viajero extraviado o similares y pueda conseguirte algo más de ropa, ya no eres la esclava más de ti misma, no deberías ir con unos arrapos rotos, pero de momento toma- se puso en pie y empezó a moverse, poco después le tendía en su mano derecha su propio traje de piel negra para que se lo pusiera.
-No es gran cosa, pero debería de servir ahora quédate aquí, descansa y caliéntate, volveré pronto, si estoy tan loco como para creer que me dejaras ir con cuatro rasguños, mi serpiente debería de estar atontada a estas horas de la mañana así que no debería ser problema-, dicho esto sin espadas ni puñal pues estaban con su cinto en el traje que le había dado a Sofi se fue hacia la puerta la abrió, salió y la cerro tras el dispuesto a cazar sin recurrir a arma metálica alguna solo con sus armas naturales, veneno, colmillos y garras como si fuese solo una bestia más del bosque.

En un último impulso se giro sobre sus talones y abrió la puerta de golpe para dirigirle a la raptora unas últimas palabras, -por cierto, puede que no te consideres la más bonita pero para mí si eres la más hermosa- después volvió a cerrar la puerta y se interno en el bosque preguntándose por que había hecho aquello ultimo.
avatar
Kurato

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Sofi el Dom Abr 15, 2012 1:09 am


Sofía estaba acostumbrada a ir de un lado a otro, sin dar permiso a sus heridas de quejarse o a su cuerpo de descansar, así que, el hecho de que Kurato le detuviera de pronto le sorprendió un poco. Le pidió que se sentara, cosa que la chica hizo sin rechistar, mirándole con toda la atención del mundo… sonrió ante el comentario. El tomó sus manos con suavidad y sonrió, un gesto que Sofí correspondió, antes de sorprenderse de nuevo a si misma… ese día sonreía más que en toda su vida.

Le respondió una a una sus preguntas… el pedía venganza para si y luego tranquilidad. Eso era algo en lo que ella difería, pues su único objetivo era estar tranquila en algún sitio alejado, donde nadie pudiera dañarle más… aunque, era capaz de seguir a Kurato en su búsqueda de sangre hasta el mismo fin del mundo. De algún modo, con solo dos días de conocerle el se había ganado una fuerte lealtad de parte de Sofía. El dijo que iría por comida y Sofía quiso protestar aunque supo que nada lograría… ¡ha! Pero a su regreso el definitivamente la escucharía. Ambos eran igual de testarudos y así ella estuviera al borde de la muerte se preocuparía por el y su bienestar. Dijo que le conseguiría ropa…. Ella sonrió –no es necesario... yo, puedo hacer algo con esto y… - no dijo nada mas al ponerse su traje… le quedaba grande, pero era un gesto muy lindo. Ella se acurruco bajo este, abrazándose a si misma. –Me encanta…- el le había pedido que descansara y se calentase pero ¿realmente lo haría? No… lo observo alejarse por la puerta y ante el ultimo comentario ella se sonrojo, sonriendo como adolescente enamorada… -sin duda que el es…-

Quedando sola en aquel sitio miro a su alrededor. Se sentía tan frio y oscuro sin el… Entonces se le ocurrió que si el iba a cazar, ella se encargaría de que todo estuviera en orden a su llegada. Fue nuevamente hacia aquel pozo, mirando dentro –seria horrible si cayera ahí…- murmuro…

***

El silencio reinaba en aquella cabaña, alejada de toda civilización. En la sala de estar un cubo con agua y algunas vendas ensangrentadas, el fogón crepitaba tranquilamente mientras que la serpiente de Kurato se acurrucaba frente a la chimenea. Un traje negro descansaba en el suelo, junto al cubo, donde Sofía había descansado un momento con comodidad. La cocina estaba lista por si había algo que cocinar, platos en la mesa, especies acomodadas en las alacenas…
Huellas que comenzaban desde fuera y entraban a la cabaña mojaban aun la madera, algunas gotas de agua se mezclaban con sangre de heridas que se habían abierto por el esfuerzo. Estas cruzaban la sala, hasta los vendajes tirados y luego subían hacia el segundo piso. En toda aquella escena solo una cosa parecía estar fuera de lugar, el arma de sofí yacía tirado junto a la chimenea descuidadamente.

-Me pregunto… si se enojara si tomo esta capa- murmuro la chica en la habitación de la planta alta. Sofía se media ropa que había encontrado como si fuera suya… el fuego le dio calor y quitándose el traje de Kurato subió a indagar en las habitaciones. Arriba había dos, una de ellas (la más cercana a la puerta) se encontraba en desorden, mientras que la otra se encontraba cerrada… claro que sin seguro. Ahí era donde se encontraba la reptiliana, mirándose en un espejo de pared completa, acomodando su pelo con altanería. –Me gusta este, es oscuro… aunque es pequeño… -miro por la ventana, suspirando –Se siente todo tan solo… hace falta Kurato. -

avatar
Sofi

Mensajes : 442
Edad : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Kurato el Dom Abr 15, 2012 3:48 am

Hacia frio, esa punzante sensación se le clavaba en las plantas de los pies conforme avanzaba por el bosquecillo nevado, había salido sin sus espadas, sin su traje, prácticamente desnudo, más, gracias a sus garras, colmillos y veneno, no indefenso, mientras se alejaba entre los arboles dirigió una última mirada a la casa donde esperaba que luego le estuviese esperando Sofia, pronto comenzó a moverse para entrar en calor.

El frio era molesto más que verdaderamente dañino o peligroso, pero más molesto era que no encontraba nada que desayunar para la reptiliana, apenas había animales decentes y los pocos que encontraba desaparecían entre los troncos o las ramas, no había rastro de vida en el bosque más que de él y casi había llegado a darse por vencido, a volver a aquella casa provisional y si hiciera falta, cortarse la cola para que no le faltase de comer a la reptiliana, sin embargo pronto cambio su suerte.

Una cosita, pequeña, adorable y un tanto, floral correteaba rápidamente por el bosque dejando diminutas huellas en la nieve con sus patitas y finalmente chocando contra la pata del reptil rojo y trepando por su cuerpo, obligándolo a retorcerse para poder atraparlo, moviéndose a su vez por el lugar, finalmente lo atrapo entre sus dedos y se lo quedo mirando unos momentos, pequeño y lindo, se pregunto si aquella criatura le gustaría a Sofia, mientras se llevase bien con su serpiente, sin embargo no tardaría de dar con la razón de que aquel animalito corriese.
-No hace falta, ya cazamos suficiente no hace falta pasarnos medio día en el bosque por ese bicho…-
-Si, yo te digo que sí, lo quiero y estaba por aquí cerca…-
Aquella persona que quería a aquel pequeño ratoncillo, se asomo por el lado del árbol tras el cual estaba Kurato, llevaba una reluciente espada desenfundada, cosa que ayudo a provocar una rápida reacción en aquel reptil que sobresaltado, dejo caer aquella cosita y aplasto la cabeza de la mujer contra el árbol.
Poco después el otro cazador le apuntaba con su propia arma, no con el arco y las flechas que llevaba en las espaldas si no con una espada más que decente, -no hace falta exagerar- se agacho y cogió la espada del cadáver de la mujer sujetándola con fuerza entre sus dedos, al instante siguiente el hombre ya cargaba con toda su ira en la espada tratando de propinarle un golpe fuerte pero fácil de bloquear al reptil que acostumbrado a usar las dobles, paro con facilidad el ataque y después pensando en el combate con armas duales, trato de apuñalar ene l vientre a su rival, dándole tan solo un fuerte, pero no mortal, puñetazo, si bien poco después pudo rematarlo.

Unos pocos minutos después, Kurato volvía a paso ligero a casa, entre sus manos llevaba a aquel pequeño ser que parecía haber resultado herido, quizás por la precipitada caída cuando la cazadora sorprendió a Kurato, también, colgando en su brazo llevaba las ropas de los dos cazadores para Sofia y algunos conejos que estos habían logrado cazar.

-¿Sofi?, ¡Sofi!- exclamo con fuerza, el miedo que recorrió su cuerpo al ver la sangre en el suelo y el arma tirada, no tiene nombre, empezó, sin soltar las cosas que llevaba, a mirar por toda la planta inferior, solo para comprobar sus sospechas, inquietarse aun más y correr a la planta superior con el corazón latiéndole aceleradamente.
Al fin, para alivio suyo, encontró a la raptora aunque la situación en la que estaba no le daba mucha posibilidad de bajar los latidos de su corazón, inmediatamente se dio la vuelta.
-Bueno, parece que estas bien…me has dado un gran susto pequeña, pero al menos sigues viva… y por cierto, pude encontrar algunas cosas…- dijo, mientras dejaba en montoncitos delante del las diferentes cosas que había obtenido en el viaje, -un poco de comida, también estos trajes de piel, no sé si serán de tu taya, pero así al menos no tendremos que andar los dos…ejem sin ropa todo el rato, a propósito, ¿dónde está mi traje? en fin, también esta espada, no sé exactamente porque, pero me apetecía dártela, quizás es porque si alguna vez tengo que enseñarte a pelear me resultara más fácil hacerlo con una espada que con una guadaña, y también encontré esta cosita… - se levanto y acerco a ella haciendo grandes esfuerzos por mirarle a los ojos, hasta tenderle sus manos con aquella pequeña forma de vida acurrucada entre sus dedos.
avatar
Kurato

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Sofi el Dom Abr 15, 2012 4:26 am

Aun se miraba en el espejo... observando de cercas aquellas heridas, suspiro pasando la llema de los dedos por sobre algunas cicatrices… habría seguido mirando sus imperfecciones de no ser porque un ruido proveniente de la planta baja le alarmo. Era Kurato, gritando con fuerza. Sofía salió hacia la puerta, buscándole con miedo, creyendo que algo malo había pasado, sin embargo, se encontró con un reptil rojo, intentando con todas sus fuerzas mirarle a los ojos y con varias cosas en las manos.

-Kura… ¿estas bien?- preguntó mirando a Kurato con sorpresa… llevaba ropas y pieles de conejo. En primera instancia no notó a aquella criaturita que se acurrucaba en las manos de Kurato, herido por la caída. –Conejos… perfecto, se de un guiso que…- en realidad a Sofía no se le daba muy bien la cocina salvo por los postres, pero intentaría su mejor esfuerzo. –la ropa…- se dio la media vuelta, mirando las prendas en el espejo por sobre su cuerpo, colocándolas delante suyo. –Creo que el traje necesitara ajustes… tiene mucha ropa aquí… y… ¿esto es sangre?- se preguntó como conseguiría Kurato aquellas ropas, pero mejor no quiso preguntar –creo que es lindo, aunque debo ajustarlo para mi –Sonrió, depositándolo sobre la cama… cuando noto aquella borlita de pelo blanco, verde y… rosa.

-¿Qué es eso?- preguntó de pronto con una voz cargada de rabia y dolor murmuro, dando un paso hacia atrás. La pequeña criatura miro a Sofía con sus pequeños ojos, olfateando. –Rata…- murmuro –rosa…- miro hacia todos lados, como buscando una salida… al verse acorralada se lanzo sobre la criatura, sujetándola con ambas manos. Esta se agito, chillando por el apretón -¡NO COMERAS MI CARNE!- gritó al animalito que se estremecía en sus manos, saliendo por la puerta, empujando a Kurato a un lado, bajo las escaleras con rapidez, sin preocuparse si debía o no moverse de esa manera debido a las heridas –No volverá a lo mismo… ¡no hice nada! Prometo hacerlo mejor...-

Hay una explicación al extraño comportamiento de Sofía ante la criatura, después de todo ¿Cómo reaccionarias tu si aquel ser se relacionara con una de las peores vivencias de tu vida? De pronto, Sofía se vio en aquella habitación, encerrada y encadenada en aquella caja que tanto le gustaba a su ama… ese día, ella no recordaba ni lo que había hecho, aunque tal vez ni siquiera tenia un motivo, solamente el sadismo de una mujer que esta completamente loca. El punto es que, aquella mujer vestía un horrendo traje rosa brillante, de telas de ceda confeccionadas a mano… -Has sido una chica mala…- murmuro la mujer, acercándose a la joven. Tomo un frasco, donde varias ratas muy parecidas a un hámster se agitaban hambrientas. Dejo caer sobre ella varios petalos de rosa, alimento de las crituras, para luego arrojarlas sobre ella… mientras la chica gritaba asustada. Aun podía sentir los pasos de los animales sobre su cuerpo, sus dientes… y aquel horrendo color rosa que dejaba caer a los roedores sobre ella. No supo cuanto tiempo duro aquello… aunque eso no importa realmente.

Llego a la cocina, donde tomo un cuchillo bastante filoso y apuntándolo hacia la criatura, con una expresión de poseída… miro un momento a la criatura… luego dirigió el cuchillo hacia si misma – ¿ves? No pasa nada… ¡No hice nada malo!- gritó nuevamente, mientras se hacia un corte en uno de los brazos… un nuevo chillido de la criatura le hizo salir de su locura momentánea… aquel animal le miro suplicantemente, estaba herido, se veía una herida abierta en su pata delantera. Sofía observo a aquel pequeño ser… sentándose en el suelo, temblando, aun con el cuchillo en la mano, confundida.
avatar
Sofi

Mensajes : 442
Edad : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Kurato el Dom Abr 15, 2012 4:45 pm

A pesar de que momentáneamente sus ojos se descontrolaban y miraban donde el reptil no quería, volviendo inmediatamente después a clavarse en los ojos de la reptiliana, ahora estaba mucho más relajado y menos nervioso y asustado que antes, ahora solo se sentía feliz imaginando como le quedaría aquel traje de pieles una vez lo hubiese retocado un poco y quitado la sangre que salpicaba la ropa.

Todo iba bien, hasta que el desconocido odio de la reptiliana hacia el color rosa que presentaba en una pequeña, elegante y viva flor en la espalda de aquel ratoncillo floral se hizo presente.
-Sofi…¿estas bien?- pregunto inocente al notar el evidente nerviosismo cuando se hecho hacia atrás mirando hacia todos lados como si lo que estuviera frente a la puerta no fuera un inofensivo mamífero pequeño y un tan no inofensivo reptil que no quería hacerle daño alguno.
Escucho confuso y ligeramente asustado el lastimero quejido que produjo aquel pequeñín al estar atrapado y sufriendo entre las manos de su captora escamosa, que aparto de un fuerte empujón al cada vez más confuso Kurato y salió corriendo escalaras abajo.

No tardo mucho en levantarse, sin haber comprendido aun lo que estaba pasando, dejando atrás la mayoría de objetos que había traído para ella y bajado corriendo, siguiendo el camino que poco antes había trazado la raptora y llegando sin saber muy bien que había pasado, se acercó hacia donde yacía sentada, ligeramente manchada de sangre de la criatura.
Avanzó hasta estar al lado y se arrodillo al lado de la pequeña, sin decir nada, recogió con ternura al pequeño entre sus manos, miro la sangre que le salía de la criatura, -tranquila, ahora te sanare eso, seguro que mi amiga no lo hizo a posta, tendrá sus razones- luego, lo sostuvo solo con la mano derecha y rodeo la cintura de Sofia con la cola y le paso la mano por los hombros, ayudándola a levantarse, -Sofia…tranquila, luego quizás quieras explicarme porque hiciste eso, de momento, vamos, siéntate y relájate, nos e hacer mucho pero podre limpiar, despellejar y asar los conejos, tu solo cálmate, quizás quieras dormir un poco o arreglar tu nueva ropa, te ayudaría pero no tengo idea de costura…- tratar de llevarlas hacia los asientos para relajar a la raptora y curar la patita de la criatura.
avatar
Kurato

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Sofi el Mar Jun 05, 2012 10:07 pm

Ahí en la cocina pareció despertar de aquel horrible recuerdo. Respiraba agitadamente cuando Kurato se acerco a ella y le quito a aquella criaturita de sus manos. Sofía la observo primero con un aire ausente, aunque poco a poco pareció regresar a la realidad y reconocer que aquel ser era una criatura inocente y que no tenía malas intenciones. Inmediatamente cambio la expresión de su rostro a preocupada, mordiéndose el labio inferior… -lo siento mucho…- dijo mientras tragaba saliva. Kurato se arrodillo a un lado de ella, mientras le rodeaba la cintura con la cola y le paso la mano por los hombros, ayudándola a levantarse –en verdad, no se que me paso…- dijo avergonzada. ¡Se había ensañado con una criatura inocente!- creo que no querrá acercarse a mi después de todo… dijo preocupada, mientras suspiraba –eso es lo que siempre hago… -murmuro –alejar a todos de mi…- Kurato dijo que el podía hacerse cargo de la cocina, a lo que Sofía asintió. –Me… encargare de la ropa…- dijo alto titubeante.

Subió a tomar las cosas que había dejado caer, aun con aquella culpa en el pecho por haber lastimado a la criatura. ¿y si hubiera sido Kurato? Ella jamás se lo perdonaría. Sofía tomo la prenda y se miro al espejo un momento. Por mucho que quisiera estar con Kurato, no estaba segura de que eso fuera lo mejor para el… la chica busco algo con que remendar aquel vestido, encontrando un pequeño costurero. Lo tomo y fue a la sala, comenzando a reparar la prenda, mientras las ideas le rondaban en la mente. –No quiero lastimar a Kurato…-

Finalmente termino aquella prenda. La costura, era una de sus aficiones. El crear hermosas prendas para ver que alguien las vistiera le hacia sentir calma. Muchas veces había confeccionado vestidos para su ama, pero ahora le tocaba a ella. Hizo un vestido corto, con su respectiva ropa interior. Dos tirantes sujetaban la prenda sobre sus hombros. Se probo el vestido, sonriendo mientras miraba a Kurato -¿Cómo me veo?- y aun le había quedado tela para hacer una capa.


avatar
Sofi

Mensajes : 442
Edad : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Promesa del nuevo año

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.