Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Hoy a las 10:44 am por Niris

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Hoy a las 12:51 am por Balka

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Ayer a las 10:21 pm por Eudes

» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Ayer a las 6:49 pm por Gula

» Gabranth [Ficha en construcción]
Ayer a las 1:38 pm por Gabranth

» Azura (En construcción)
Jue Ago 17, 2017 9:24 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Jue Ago 17, 2017 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Jue Ago 17, 2017 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Deidades)
Mar Ago 15, 2017 8:46 am por Niris

» El Gremio de la Pureza [Disponibles]
Lun Ago 14, 2017 2:53 pm por Libaax Feher

» Noreth: Total War [Campaña]
Lun Ago 14, 2017 2:38 pm por Lia Redbart

» Hola majos
Lun Ago 14, 2017 12:43 am por Señorita X




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Frío despertar

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Frío despertar

Mensaje por Veluzi Gedber el Dom Ene 15, 2012 6:01 pm

-Corre, te daré un ratito, una hora quizás, ahora vete y aprovéchala bien pues en cuando acabe ese tiempo llegara la reanudación de nuestro eterno juego macabro y sangriento en el que solo puede acabar con tu muerte-
-O cuando comprendas que todo esto es una pérdida de tiempo inútil para ambos, mírate, estas muy herido, no tendrías que moverte hasta que ya no hubiese riesgo de que con un par de pasos te vuelvas a desangrar-
-No pienso dejar de darte caza por unas…-
-¡No lo digo por eso! Mírate, no se que te paso pero está más que claro que te costó bastante sacar a Sofi de aquella casa o al menos eso dicen todas esas heridas mal cerradas, déjate de esos deseos tuyos de mi muerte unos días y yo mismo podre ayudarte a sanarte-
—No me tientes Veluzi, lárgate ya y aprovecha cada segundo que no te persiga, ¡vete!-

No podía hacer más, era inútil discutir con él, lo conocía lo bástate para saber que no cedería , aunque al menos tenía la esperanza de que se quedase allí descansando y recuperándose de todos los daños recibidos por que si ella apreciaba a aquel reptil solo una fracción de lo que se preocupaba el por su vida, no es que le tuviese mucho aprecio tras todos aquellos años de agresividad sin embargo aquellos momentos de calma y paz en los que incluso a veces se aliaban unidos al hecho de que Veluzi no es la clase de persona que odia a alguien ni quiere su mal por tan poco hacia que le preocupase algo su salud, si ella se preocupaba algo por el tampoco le debería de dejar hacer mucho al menos mientras la sangre seca siguiese recorriendo sus carmesíes y negras escamas.

Cogió a Zatki en brazos, en volandas y salió por la puerta de la casa dedicando una última mirada a aquella escena que dejaba atrás, Kurato abrazado a la raptora, descansando en paz, cerró la puerta tras el centrándose en lo que tenía delante, un futuro incierto y que aportaría sin duda alegrías y tristezas.

Los minutos pasaban lentos conforme sus pies se hundían en la nieve recién caída haciendo que tuviese más de un escalofrió al tiempo que el frio le recorría sus escamas, miro a la raptora y sonrió, no le importaba cargar con sus armas y las de ella aunque dificultase un poco el movimiento y tampoco llevarla a ella y menos si parecía tan sumida en un cómodo y feliz sueño como en aquellos momentos, aquella escena le reconfortaba los ánimos y le calmaba el corazón, sin olvidarse de la nueva mascota de la que ahora en adelante disfrutaría de su compañía, aquel pequeño hurón cuyo nombre y capacidad de hablar desconocía pero que ahora se encontraba tumbado sobre la tripa de Zatki enroscado sobre si mismo exhibiendo un tranquilo color azul pálido como el cielo del amanecer sobre el mar, el raptor plateado no estaba seguro de el porqué de ese color pero no le importaba, allí en esos momentos atravesando aquellos inigualables campos nevados entre arboles deshojados grises cubiertos de un fino polvo blanco bajo un manto de nubes lo bastante fino para dejar pasar el sol pero lo bastante grueso para dar al lugar una atmosfera entre opresora y tranquilizadora, donde la casa donde se refugiaron no era más ya que un débil punto en el horizonte.

De pronto un pensamiento de preocupación se le cruzo por su mente y si ¿ella no quería irse con él? ¿y si la llevaba en contra de su voluntad? Aquel pensamiento hizo poco menos que aterrarle y se paró en seco y se apoyo en un árbol mirándola a sus ojos cerrados, esperando que ese pensamiento no fuese verdad
avatar
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Zatki el Mar Ene 24, 2012 4:34 am


Entre sueños escucho aquellas palabras. Fue… como un susurro lejano. Kurato amenazando a Veluzi y el intentando convencerle de que todo era una perdida de tiempo. Quiso abrir los ojos e intervenir, deseaba decirle a Kurato que tenia que ocuparse mejor de sofi en lugar de ir tras ellos… le preocupo en gran manera que Veluzi pudiera quedar en peligro en garras del lagarto rojo. Pero no pudo…su cuerpo estaba demasiado cansado, agotado y sus sueños le tomaron nuevamente. Sintió profundamente por Kurato… debían dolerle las heridas y aun así, deseaba la muerte de Vel. No lo comprendió.


Un par de horas después, el frío y el movimiento removieron su sueño, abriendo los ojos somnolienta, mirando a Veluzi… -Velu…- murmuro unos momentos. Fue entonces cuando recordó todo lo que habían pasado y despertó completamente, de golpe, mirando a su alrededor. Zatki sonrío, viendo que el estaba bien y que además, llevaban una mascota con ellos. Apoyándose en sus brazos, le abrazo. Zatki abrazo a Veluzi con fuerza, cerrando los ojos unos momentos –estoy tan feliz que estés bien… estaba asustada y preocupada por ti…- murmuro, mientras besaba su mejilla y frente. Sus ojos se llenaron de lagrimas, mientras se ponía de pie sobre la fría nieve… -me alegra saber que… que quisiste que fuera contigo. ¡Cumpliste tu promesa!- con una sonrisa alegre y feliz, volvió a abrazarle, reparando entonces en la blancura a su alrededor.

-¿Qué es todo eso blanco?- pregunto, agachándose a tomar un puñado de nieve helada –es frío… y no sabe a nada…- claro, como buena chica curiosa, lo probó. – ¿Veluzi, que es esto?- Zatki no conocía muchas cosas del mundo, confundiéndose a menudo y escondiéndose otras tantas veces, era la primera vez que veía nieve. Casi siempre los inviernos los pasaba en pantanos, lagos o ríos donde el clima no era frío para nada, era todo un golpe de suerte que, su primer solsticio nevado fuere en compañía de Veluzi.

Con curiosidad, acaricio la nieve fría sintiendo sus escamas helarse. Observo los troncos de los árboles y quito la nieve de sobre estos –Es una piel muy rara…- dijo sin lograr entender lo que era. –Velu, es como agua, pero no…- con ojos brillantes, miro al cielo. El clima frío no era muy lo suyo, aunque lo aguantaba bien. Se giro a mirar a Veluzi, tomando sus manos. –Quiero… viajar contigo por siempre…- dijo con una sonrisa, mirándole a los ojos –Veluzi…te quiero. Me asuste mucho cuando pensé que algo malo te pasaría… nunca me vas a dejar, ¿Verdad? No dejaras que… Kurato te haga daño…- la idea le estaba rondando en mente desde hacia rato. Se veía preocupada por Veluzi en gran manera… lo quería. ¡Lo quería realmente mucho!
avatar
Zatki

Mensajes : 59
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Veluzi Gedber el Vie Ene 27, 2012 10:51 pm

Se removió un poco en sus brazos, deslizando escamas con escamas hasta que aquella inocente criatura se despertó sorprendiendo, alegrando, y hasta sonrojando ligeramente, a Veluzi por aquel repentino acto y de los fugaces beso por su rostro que siguieron y lo dejaron como se pudo comprobar a continuación con una mucho menor capacidad de hablar mientras la pequeña recorría el pequeño lugar nevado, apenas presto atención a como el hurón que había recogido la noche anterior caía al suelo cando ella se levantaba y daba con su cabeza en la nieve, tampoco le importo mucho que el pequeño se alejase de la fría nieve subiendo por su pierna hasta acurrucarse en su cabeza, cerca de su cresta azul.

Sonreía, estaba feliz, feliz como nunca antes había estado, calmado, alegre, con una cálida paz saliendo de su corazón y extendiéndose a cada trocito de su ser y colocándose en el reacio a apartarse de su cuerpo, eso fue si es que aquella sensación se puede describir con meras palabras, cosa que yo intente pero seguramente para todos los afortunados que sepan a que emoción embriagadora me refiero sabrán que fracase como tantos otros poetas y escritores a lo largo de la historia en plasmar en unas pocas palabras un sentimiento tan puro, tan fuerte, tan agradable que le inundaba el cuerpo, le perturbaba la mente y le acariciaba el alma.

-Eso…eso es nieve- dijo casi en un susurro mientras la reptiliana se bajaba de sus brazos y recorría el pequeño claro mirando a aquel blanco presente del cielo con una inocencia y una curiosidad como las que cautivaron el corazón de aquel reptiliano algún tiempo antes, si bien aun no acaba de reconocer aquella sensación que se presentaba cuando los ojos rojos de ella se posaban en los suyos, no sabía cómo llamar a aquel estremecimiento que sentía con cada abrazo, solo sabía que le gustaba mucho sentirlo, aun tardaría un poco más en sentir el nombre de aquel sentimiento y permitirse que lo atrape y esclavice atándolo a aquella raptora por cuantas eternidades tengan que llegar.

-Has dicho mucho en muy poco…- volvió a susurrar, solo un poco más fuerte que antes -esto…blanco, es nieve, es agua, pero congelada, algo parecido al hielo pero no es eso y cae del cielo como lluvia cuando hace mucho frio…- esperaba que hubiese comprendido pues el mismo ya poco recordaba de varias cosas parecidas a esta que aprendió años atrás, no era esta una de esa clase de cosas que perduraban en sus mente claras y frescas, -no…nunca te dejare apenas si te perderé de vista unos instantes, nada más y no dejare que Kurato te haga daño…- intento seguir pero se le trababa la boca presionada como estaba por una mezcla de alegría, tristeza y emoción, quería decir tantas cosas y no las sabia pronunciar, hacer tanto y su cuerpo le permitía tan poco, finalmente tras unos segundos se precipito hacia delante para abrazarla mientras una solitaria lagrima invisible resbalaba por su cabeza hasta caerse de ella y caer como una pequeña gema de hielo y diamante al suelo donde desapareció engullido por aquella basta blancura, no era la primera lagrima que derramaba en su vida sin embargo y con diferencia sí que era la que más alegría y aprecio demostraba.

Por su parte el hurón gracias al brusco movimiento de Veluzi dio con su cuerpo otra vez en el suelo cerca de los pies de ella.
avatar
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Zatki el Lun Feb 20, 2012 3:03 am

Aquella explicación fue suficiente para ella. Tomo un puñado de nieve entre sus manos y la dejo caer suavemente, mientras murmuraba –nieve…- sonrío dulcemente, encantada por el nuevo descubrimiento –es hermosa… aunque no mas bonita que las escamas de Vel…- Su expresión cambio al escucharle hablar sobre Kurato y su petición. Con preocupación, se coloco delante de Veluzi, frunciendo el seño.

-Pero… Veluzi, no quiero que el tampoco te haga daño a ti…- y lo que paso a continuación le dejo helada y muy feliz. De pronto, de la nada, Veluzi se lanzo hacia ella, abrazándola con fuerza y suavidad… Zatki acomodo la cabeza en su pecho, sonriendo con alegría. Le abrazó del mismo modo, con toda la ternura de la que alguien como la reptil disponía. –Veluzi yo… yo se que casi no nos conocemos y que casi no hemos estado juntos, pero, pero…- suspiro, mordiéndose el labio inferior. Era difícil decirlo, aun mas cuando la ultima persona a la que le había dicho aquello le traicionó de una forma vil. –te quiero mucho Veluzi. No quiero que nada malo te pase… - Apoyando su cabeza sobre su brazo derecho, cerró los ojos un momento, respirando profundo. Llego a una gran e importante conclusión; los brazos de Veluzi eran su lugar favorito.

-claro y ahora el peludo y tierno amigo no importa…- dijo una vocecilla chillona. Zatki busco con la mirada, el huron que anteriormente había encontrado cercas de la cabaña ahí estaba, con ellos. La chica se soltó suavemente de Veluzi, para agacharse y tomar a la creatura entre sus brazos –sigues siendo lindo y peludo- sonrío, acomodándolo en su cuello a modo de abrigo. Acariciando su cabeza un momento, miro a Veluzi con un brillo de insistencia en los ojos –podemos quedárnoslo? ¿Si?- y, en ese momento, el huron pareció escuchar algo entre los arbustos, porque alzo sus oídos y se apoyo en el hombro de Zatki, mientras gruñía ligeramente –ahí…- murmuro. Zatki busco con la mirada, frunciendo el seño… un ruido proveniente de un árbol y de pronto, un montón de nieve callo al suelo formando un montículo. Zatki río, mientras se acercaba hacia aquel montón de nieve. –Las aves buscan nido en los árboles, la nieve cae porque las aves la “espantan”. – y esa idea habría seguido en la mente de la reptiliana, de no ser por aquel montón de agua que se movió de pronto, formando una gota. Zatki la miro un segundo, ladeando la cabeza antes de sonreír. –Agua…- murmuro y sin pensarlo, se hecho a correr tras esa gota que parecía andar.

Probablemente fue cosa del destino, o quizá casualidad que se encontraran tan cercas de aquellas ruinas. Zatki siguió a tan peculiar ser a través de la nieve, dejando sus huellas, con el huron sujetándose con fuerza de su cola. Finalmente el peludo animalito callo al suelo, rodando un momento antes de detenerse lleno de nieve. Aquella criatura azul brillante se dio cuenta de la joven reptil, escabulléndose del sitio al dar algunos saltos juguetones. Pronto, aquello se convirtió en un “corre que te alcanzo”, puesto que el ser saltaba de sitio en sitio justo antes de ser atrapado. Zatki incluso se olvido de donde o con quien estaba… había momentos en que el jugueteo y la curiosidad le ganaban. -¡Hey ven aquí! ¡Seguro le gustaras a Veluzi!- se decía mientras sonreía, resbalando de cuando en cuando por la nieve.

Spoiler:

Aquel ser finalmente se escabullo hasta una pared bastante derrumbada y en mal estado, pintada de blanco por la nieve. Zatki sin pensarlo, con una sonrisa se lanzo sobre aquel sitio, entrando por la puerta ya apunto de caer. Ahí, en el centro, la criatura se había agazapado, sonriendo con un par de grandes ojos brillantes. Zatki se lanzo una ultima vez, al momento en que el ser saltaba, saliendo la reptiliana directamente en la nieve, incluso comiendo un poco. Levanto el rostro, sacudiéndose y escupiendo lodo, mientras se sobaba la frente. –Ya no juego a eso…- dijo mirando entonces el sito al que sin darse cuenta había llegado. Las ruinas, daban la idea de una vieja casa que hacia mucho ya no era habitada. Ventanas sin vidrios o marcos, los techos destruidos… las paredes manchadas de negro. Un viento gélido le provoco escalofríos… aquel lugar no le gusto mucho a Zatki. Se dio la media vuelta dispuesta a irse… cuando algo que brillo en medio de la nieve atrajo su atención.

Conforme sus pasos avanzaban hacia lo que antes habría sido un cuarto con tres ventanas y una puerta de Madera, una tonada suave comenzó a tocar.



Cuando Zatki llego a aquel sitio, pudo ver a través de la nieve algo que brillaba con la luz que apenas las nubes dejaban pasar. Agachándose, sacudió la nieve… sonriendo con emoción al sacar aquel objeto.
No lucia vieja, no lucia descuidada… era como si aquello hubiere estado protegido por algo durante mucho tiempo. Zatki no reparo en aquellas manos conformadas por huesos muertos que yacían a un lado del objeto. Al sacarle completamente pudo apreciar su belleza.

Una muñeca de cuerda de ojos brillantes pareció sonreírle un momento. De cabellos rubios, ocultos bajo un sobrero y un vestido de holanes. Con un moño rojo a la cintura, la muñeca hecha de porcelana lucia sus vestimentas. Su ojos, azules y sus mejillas pintadas de un color rojizo lo único que la diferenciaba de una niña real era la porcelana de la que estaba hecha y el tamaño. En cuanto la vio, Zatki corrió de nuevo buscando a Veluzi, mientras gritaba -¡Vel! ¡Vel! ¡Tengo una muñeca nueva y es mía!-

Spoiler:
avatar
Zatki

Mensajes : 59
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Veluzi Gedber el Lun Feb 20, 2012 9:05 pm

Acaba de confirmar su promesa y ya se le presentaban dificultades para cumplirla, no se podía decir que fuese un comienzo muy alentador pero él ni siquiera lo pensó.
Tras volver a notar la leve y suave caricia del frio en sus escamas cuando la raptora se le escabullo de sus brazos pidiéndole con una sonrisa tierna e inocente que nunca jamás por mucho que su vida dependiese de ello o por mucho que se empeñase aprendería a negar que se quedasen con el pequeño hurón que se encontró la noche anterior en la misma cabaña donde habían descansado junto a su mayor rival y la esclava que acababan de rescatar.

Pero luego la pequeña salió corriendo entre los arboles persiguiendo algo que no acertaba a saber que era, aunque la estuvo observando imperturbable y alegre mientras deambulaba por el pequeño claro nevado con su nueva y viva bufanda en cuando desapareció por entre los árboles y su larga melena rubio se fue disimulando entre las ramas bajas los espectros mas terroríficos y temidos que atormentan a los mortales desde que sus ojos se abrieron por primera vez al mundo le asaltaron sin compasión ninguna y con la eficacia de un innumerable ejercito bien coordinado y armado contra unas murallas, de pronto en su cabeza todo era posible, bandidos, troles de escarcha, fantasmas del hielo, serpientes invernales de tamaños inauditos, todo le pareció una pesadilla y apareció en su mente como un rayo la preocupación por ella, sin pretenderlo dio un grito alzando a los cielos su nombre y como un resorte a causa de las ya innumerables veces que tuvo que hacer eso en el pasado, desenfundo su hacha y empezó a correr a grandes zancadas hacia el lugar por el que había desaparecido.

La nieve era aplastada bajo sus pies, las ramas bajas se rompían bajo la fuerza con la que se impulsaba entre los arboles incluso algunas lo suficientemente gruesas como para pensar en un primer momento que resistirían, incluso cuando un árbol se le topaba en el camino por esa mezcla de decisión y miedo que se hallaba en sus ojos se podía creer que alzaría su arma y lo echaría abajo sin detenerse pero en este caso simplemente los rodeaba, finalmente tras esta pequeña complicación de su promesa de no apartarse jamás de su lado pudo ver un pequeño destello dorado entrando a una vieja casa en ruinas.

Ya, a paso más relajado se acercó hacia la puerta de aquel lugar, si bien el paso lento y la calma de aquel reptil duro más bien poco, solo hasta que empezaron a pasarle por la cabeza que clase de cosas podían pasearse por el interior de una casa abandonada y recordando por ejemplo una casa especifica a la que entro hace bastante para salvar a una niña llamada Rose, la sola idea de que algo similar pasase allí dentro le helo la sangre como ninguna otra y comenzó a correr hacia la puerta como antes, si bien esos segundos de relativa calma fueron suficientes para una pequeña gotita de agua.

Se agacho entre la nieve y salió disparada hacia arriba acertando de lleno y mordiendo la punta de la cola de Veluzi y quedándose colgando allí mientras era mecida de un lado a otro, esa cosita plateada y chiquita que en principio pensó que era el reptiliano se le descubría ahora como un enorme reptil con el que había confundido su cola con algo que probar, mas el raptor ni se percato preocupado como estaba por ella corrió y derribo la puerta de un placaje cayendo de bruces dentro, sin prestar atención tampoco a la música se interno en la casa agarrando fuertemente su hacha abriendo una puerta tras otra hasta encontrar a su raptora, solo entonces su corazón dejo de latir tan acelerado, aunque no demasiado.

-Zatki, ¿estas bien? Por favor no vuelvas a salir disparada de repente, me asustaste…- le dijo mientras su arma oscilaba como un peso muerto en su mano y sentía deseos de volver a abrazar a la raptora.
avatar
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Zatki el Dom Mar 25, 2012 12:27 am

Veluzi acepto al hurón y tan pronto como lo había hecho, ya iba tras otra mascota. Mientras el imaginaba toda clase de horrendas cosas que podrían pasarle, Zatki solo pensaba en aquella gota de agua curiosa que parecía tener vida, saltando de un lado a otro. No escucho los gritos alarmados del reptil.
Zatki sostenía aquella muñeca entre sus manos. Corrió un momento buscando a Veluzi, pero algo le hizo detenerse. La joven reptil miro a aquella muñeca con curiosidad… ¿esa voz venia de ahí? –El no te quiere…- dijo y una risita juguetona inundo aquella habitación por un momento. –solo te acompaña por lastima…- aquella voz era como de una niña pequeña. Infantil… y la risita que dio algo malvada. Zatki frunció el seño, mirando la muñeca sin creer o entender… cuando de pronto, algo interrumpió la escena. Veluzi.

-Si… estoy bien- dijo la chica mirando al reptil. –Tengo una muñeca… y hambre…- su voz se pudo oír sin mucha emoción, aquellas palabras dando vueltas en su mente. Sintió de pronto el impulso necesario e importante de acampar ahí. -¿podemos quedarnos aquí un par de noches? Atrás hay un cuarto donde casi no entra nieve y podemos cazar aquí…- no supo porque querría quedarse en un sitio algo frio, pero tampoco pensó en ello demasiado. Detrás de ella una puerta (a la que por cierto Zatki jamás había entrado) daba a un cuarto cerrado en el que poca nieve se había colado. Tampoco supo la reptiliana como se entero de esa habitación sin siquiera haber entrado, pero del mismo modo, no pensó en ello. Algo en la punta de la cola de Veluzi llamo su atención.

-Vel… tienes algo ahí- dijo señalando la gota de agua juguetona. –Es… el me trajo aquí –sonrió de nuevo, aunque Zatki se comportaba mas “fría” que hacia apenas 5 minutos.- Creo que le gusta jugar con tu cola…- y se rio con algo de ternura antes de darse la media vuelta e ir a aquel cuarto.
Abrió la puerta… su interior estaba casi vacío. Un escritorio viejo y mohoso con algunos papeles regados y en un muy mal estado. La nieve se había colado por debajo de la puerta y las ventanas estaban cubiertas por moho y restos de hielo. El frio en ese sitio era muy duro, pero seguramente fácil de soportar si se encendía una fogata y se cubrían con alguna piel de animal. –Vel… ¿vamos de caza?- pregunto Zatki de pronto, mientras se sobaba el estomago –tengo hambre… yo puedo cazar un conejo o un venado. –luego, añadió en un tono algo oscuro- aunque correría el riesgo de que un lobo me atacara, o callera a un hueco, me golpeara la nuca y muriera- y sonrió. No… eso no es algo que ella diría comúnmente. El ambiente de la casa era demasiado extraño… y parecía apoderarse lentamente de la reptiliana. Como si el frio mismo de las paredes se colara a su alma.

-Esta contigo porque no tiene opción- dijo aquella voz infantil al oído de Veluzi. Una voz que Zatki no escuchó, seguida de aquella risilla que inundaba el sitio. La joven reptil abrazo a la muñeca apegándola a su cuerpo… mientras miraba la habitación –podríamos quedarnos aquí un tiempo… pronto caerá mas nieve y hará mucho frio –y se giro hacia Veluzi, mirándole con los ojos y sonrisa mas tiernos que alguien como ella podría utilizar para obtener algo. -¿podemos quedarnos?-
avatar
Zatki

Mensajes : 59
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Veluzi Gedber el Dom Mar 25, 2012 7:57 pm

De prono de percato de aquel extraño bichito que se había pegado a su cola, del cual antes nos e había enterado de que estaba allí por la preocupación hacia la raptora que le impulso a olvidarte de todo que no fuera encontrarla rápidamente, se colgó otra vez bien el hacha y agarro con sus frías manos aquella gotita que seguía sonriendo pasando su vista por las relucientes escamas del reptil.

Se disponía a decir algo cuando oyó un extraño ruido detrás que le hizo girarse inmediatamente, la raptora había abierto las puertas de aquella habitación, inmediatamente dejo la gota en el suelo y fue tras ella, mirando la habitación en la que al final se quedarían de noche y contemplando con una ligera sonrisa las palabras y gestos de la raptora , bueno, al menos hasta el momento en que dijeron lo de morirse, palabras que hicieron cambiar repentinamente su gesto de una ligera alegría que apenas lograba notar lo fría que hablaba hasta un gesto de verdadera preocupación en los segundos que creyó no haber escuchado bien.
Se quedo un poco atontado por aquellas palabras hasta que le miraron de nuevo aquellos grandes, bellos y sentimentales ojos rojos.

Miro a su alrededor tratando de ver de dónde habían venido esas palabras, pero no encontró a nadie, entre aquellas palabras y las de Zatki, empezó a pensar que podría tener algún tipo de locura o enfermedad.
-Si, por supuesto que podemos quedarnos…- le dijo rascándose la nuca, nervioso pero incapaz de decir que no a aquellos ojos y a su propietaria, -pero Zatki…-le empezó a decir poniéndola una de sus garras sobre los labios, -no vuelvas a decir eso, yo te considero lo bastante lista y fuerte como para defenderte de un lobo o tener cuidado de un agujero, no lo digas ni en broma-, entonces, retiro su garra y se dio un leve paseo por la habitación observándola, ajeno a que la gotita ya había entado en ella.

-Aparte de cazar también tendremos que conseguir algo de madera, no quiero que pasemos frio, aunque este mejor que el resto de la casa, no lo dudo, sigue siendo un lugar un tanto frio y con varias grietas…-dejo sus cosas en un rincón y empezó a colocarse adecuadamente su maza en la cola, apretando fuerte los mecanismos de sujeción para que no saliese volando a los primeros golpes , después cogió su hacha y se dirigió hacia Zatki.

-Vamos, dile a esa pequeña coita peluda que has tomado como mascota que se quede aquí que volveremos pronto y deja la muñeca, cazando seria solo un estorbo…- el mismo le ayudo dejando sus cosas en el mismo rincón donde dejo las suyas y dándole su lanza, aun sin enteraras de que aquella cosita azul los mira desde los escasos muebles de la habitación.
-Y por favor pequeña…no me vuelvas a dar el susto de antes y te separes mucho de mí-
avatar
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Zatki el Jue Mayo 31, 2012 4:39 am

Veluzi dijo que podían quedarse, Zatki sonrió contenta. Con un gesto dulce, el reptil le recordó a la chica que era lista y fuerte como para defenderse… una sombría mirada asomo en sus rojos ojos mientras miraba al suelo –no… no soy tan fuerte y tan buena Vel…- sin embargo rápidamente paso aquel gesto momentáneo, mientras el afirmaba que era necesario conseguir madera. Ella asintió, sonriendo –bueno, entonces yo consigo madera y… no…- dijo a lo que Veluzi le pedía –la muñeca la quiero. Es mía y no estorbara si busco madera…

Tomo la lanza y se aferro a la muñeca. Había algo en ella que le hacia no poder dejarla. Con los mismos ojos grandes y tiernos, Zatki miro a Veluzi, pidiendo poder llevarla. Fuera que el aceptara o no, la reptiliana salto sobre el, abrazándole con fuerza sin soltar la muñeca –Eres muy lindo. Siempre me vas a cuidar… ¿verdad?- y, esperando unos momentos más antes de soltarle, Zatki sonrió. –Vamos… ¡hay que conseguir madera y comida!- Salió de la habitación, esperando a que Veluzi le acompañara. No pensaba hacer lo mismo de antes y dejarle preocupado. Salieron de aquel sitio al claro en el que estaban y, tras avanzar por un sendero que improvisaron, llegaron hasta un claro lo suficientemente cerrado como para que la nieve no llegara tanto a la zona. –Seguro aquí si hay madera seca…-

Y comenzó a buscar entre los arboles… buscando por ramas –Veluzi puede cazar tranquilo, Zatki no hará ruido y no se moverá de aquí…- y siguió en su búsqueda, de tanto en tanto escuchando a Vel y sus movimientos… sin dejar la muñeca. –Por ahí…- dijo una voz a su oído y ella asomo entre un par de arboles, descubriendo un claro que si bien, no tenia mucha hierva verde, aun quedaban algunos remanentes vivos. No fue eso lo que atrajo la atención, sino la escena que se estaba dando.

Eran un hombre y una mujer, que se miraban mutuamente. Ella de cabellos largos y rubios, ojos azules y mejillas rosadas. El, con un cabello azul brillante y ojos del mismo color, vestía un traje de chaqueta larga color negro, con pantalones de algodón. La joven vestía como en primavera; un vestido de tela suave y cómoda… -¿Prometes que siempre me protegerás?- pregunto ella a el, que asintió mientras sonreía. El hombre acaricio su mejilla mientras afirmaba –lo prometo. Nunca te dejare ni te abandonare… eres mi hermosa flor de primavera. Mi muñeca amada…- Un viento helado levanto varios copos de nieve que cayeron de los arboles. Zatki cerró los ojos un momento, y al abrirlos no había nada. Busco con la mirada, pero no encontró ninguna figura… -Vel aquí había alguien…- pero, al observar el suelo, ni huellas ni rastros siquiera de algún animal. La chica se encogió de hombros, abrazando la muñeca, mientras recogía un par de leños…
avatar
Zatki

Mensajes : 59
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Veluzi Gedber el Jue Mayo 31, 2012 9:52 pm

A aquellos ojos rojos brillantes, melancólicos y profundos se clavaron en los suyos, rompiéndole la voluntad y agarrándole la propia alma sin que pudiera hacer nada por evitarlo, con semejante acto, por más que lo hubiese deseado, aunque la sangre le hubiese hervido por permitir aquello que estaba a punto de permitir, no podía evitarlo, giro un segundo el cuyo, mirando al suelo y suspirando pesadamente, perdiéndose el contacto con aquellas gemas rojizas, pero no con su encanto, finalmente con un ligero asentimiento de cabeza acepto lo de la muñeca.

Mientras se disponía a girarse para salir del recinto e iniciar otra de las innumerables cacerías que había tenido que efectuar a lo largo de su vida, su compañero se abalanzo sobre el abrazándole con fuerza, lentamente una ligera sonrisa se veía aparecer en su rostro mientras sentía como el tenue y suave calor de aquel cuerpo le recorría las frías escamas y se adentraba en su carne, finalmente correspondía al varazo, pronunciando con voz suave unas escasas palabras, -si, siempre lo hare-.
Finalmente, ambos raptores y la muñeca abandonaron la habitación, dejando a un pequeño hurón enroscado sorbe si mismo descansando y a una pequeña gotita azul de brillantes ojos y sonrisa imborrable que saltaba con su gelatinoso cuerpo por todo el lugar. Esparciendo la nieve y curioseando en cada rincón.

Fue bastante rehusó a dejar de observar a la raptora mientras caminaba por el lugar muñeca en mano, recogiendo trozos de madera seca allá donde la encontrara, la seguía de lejos, sin perderla de vista apenas unos escasos instantes, que a él le aprecian siglos y siglos.
Mientras la seguía vigilante, un ligero ruido llamo su atención, fuerte y seco, que resonaba con fuerza entre los árboles, repitiéndose sin cesar e irregularmente, temiéndose lo peor, no tardo en mirar hacia arriba, hacia lo que en primavera deberían de ser las copas de los grandes árboles que se erguían muchos metros por encima del nevado suelo, sus garras empezaron a rozar la férrea corteza de aquellos arboles, propulsándole hacia arriba mientras se preparaba para encontrarse con el origen e aquel ruido.

Una vez bastante arriba, miro hacia todos lados, la nieve se extendía por todo los rincones, entre los restos nevados de las ramas, le parecía ver a su amiga con su verde piel caminando, por un segundo le pareció ver algo extraño por el rabillo del ojo, inmediatamente se giro, tratando de comprobar si de verdad era algo o solo su mente le había jugado una mala pasada.
Un destello fugaz, fue captado por él entre los árboles, acompañado de ese sonido, después otro, y otro más, cada cual con su sonido, al final no lo logro resistir más y se abalanzo hacia aquel lugar, saltando de árbol en árbol, usando sus grandes garras para no caerse en el camino, pese a que algunos d ellos más pequeños arboles precian que iban a ceder, finalmente observo lo que había éntrelas ramas y las escasas manchas de verdes, dos enormes ciervos de enrevesada cornamenta y piel plateada y brillante como la del propio reptil, los sonido también los causaban ellos, chochando frenéticamente sus cornamentas en un duelo por algún control o derecho, ese duelo, sin embargo, no lo decidiría ni la fuerza, el tamaño o la agilidad.

Suspiro aliviado al comprobar que eran animales tan inofensivos los que causaban tal barullo, no tardo en recordar que se suponía que estaba buscando comida, y por ella se tomo a los ciervos, saltando sobre el que más cerca estaba, clavándole sus garras en la piel, entrando en su cuerpo y rasgándole y cortándole músculos y venas, rematándolo con un furiosos mordisco que le fracture el cuello, mientras el otro huía, el cayó al suelo con un último suspiro y forcejeo, antes de dejar de moverse.

Sin molestarse en limpiarse ninguno de los rastros de sangre en su cuerpo, empezó a trasladar a su presa mientras buscaba a sin cesar a Zatki, encontrándola final recogiendo ramitas y palos como si nada hubiese pasado, no pudo evitar sonreír.
avatar
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Zatki el Miér Jun 06, 2012 3:12 am

Esto es lo que he conseguido –dijo Zatki sosteniendo un montón de leña suficiente como para crear una fogata que les ayudara a mantenerse calientes. Sonrío que alguien le miraba y al buscar quien seria, encontró a Veluzi, con la caza en manos. La chica sonrió, mientras iba hacia el mostrando su “botín”. –Espero sea suficiente- dijo alegre, antes de darse la media vuelta y esperar a Veluzi para ir a su improvisado hogar.

Avanzaron por el bosque en completa calma, Veluzi cargando las presas y ella con los leños. Al llegar a aquel sitio, Zatki apenas tuvo que empujar la vieja puerta de madera que escasamente cubría la entrada, sin embargo, lo que les recibió le dejo sorprendida. Tanto ella como Veluzi pudieron ver el interior de una cabaña hecha de piedra completamente nueva y habitada. Una sala de dos sofás, una chimenea y piel de oso como alfombra seria lo primero que verían. En uno de aquellos sillones, un hombre observaba varias hojas de las cuales algunas se esparcían por el suelo. Parecía preocupado por encontrar algo, como si lo más importante de su vida estuviera en aquellas hojas. De pronto, emocionado grito -¡Bingo! Aquí esta!- y levantándose de su lugar, corrió hacia dentro de la casa.

Zatki se vio casi obligada a seguirlo. Fue un impulso que no pudo evitar, como una fuerza que le llamaba a ir tras el hombre. Olvidándose de Veluzi, avanzó hacia el, cruzando un pasillo con varias habitaciones a los lados. Algunas cerradas, otras abiertas, pero a ninguna de ellas presto atención. La última habitación, la más importante, aquella a la que el hombre entro, fue a donde Zatki se dirigió. Al abrirla, esperaba encontrar que había sido tan importante para ese sujeto… pero solo encontró la habitación donde ellos se quedarían. Vieja, sucia y con uno que otro copo de nieve que se había colado, así como las criaturas que antes ahí dejaron. Zatki observo la habitación… luego tomo la muñeca y la observo unos momentos… ¿acaso los ojos de ella siempre habían sido rojos? Sacudió la cabeza y se giro, las ruinas permanecían ahí, viejas y olvidadas.. Una ilusión que por un momento, ambos reptiles pudieron ver.

Zatki esperaría ver a Veluzi para mirarlo y sonreír –me alegra que estés aquí… me asuste un poquito….- se rasco la nuca y dejo los leños al centro de la habitación – ¡yo puedo ayudar a cocinar!-
avatar
Zatki

Mensajes : 59
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Frío despertar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.