Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] El Cuestionario Diario
Hoy a las 2:27 pm por Alegorn

» Creación de reglas estandarizadas para las resurrecciones de personajes
Ayer a las 7:41 pm por Señorita X

» Reglas de Resurrecciones
Ayer a las 7:36 pm por Staff de Noreth

» Un error a la vez [Libre]
Ayer a las 3:28 am por Jan Egiz

» Escucha el Llamado de los Caídos.
Miér Ene 17, 2018 4:16 am por Strindgaard

» Reunión en sueños [Partida Publica]
Dom Ene 14, 2018 11:01 am por Celeste Shaw

» [Off y reclutamiento] Reunión en sueños
Sáb Ene 13, 2018 9:08 am por Niris

» Maleficarum [Solitaria +18]
Vie Ene 12, 2018 8:09 am por Lujuria

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Ene 11, 2018 2:55 am por Almena

» Sistema de corrección de partidas por pares
Miér Ene 10, 2018 1:33 pm por Strindgaard

» El cofre maldito [Privada con Masterización]
Lun Ene 08, 2018 8:29 pm por Vanidad

» Reglas de Noreth
Lun Ene 08, 2018 7:38 pm por Rectina Pomoviejo

» weba
Lun Ene 08, 2018 12:44 pm por Strindgaard

» 1+1
Dom Ene 07, 2018 3:11 am por Rectina Pomoviejo

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Sáb Ene 06, 2018 3:45 am por Staff de Noreth




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Movimientos extraños en los callejones de Dhujast Suavem Dher

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Movimientos extraños en los callejones de Dhujast Suavem Dher

Mensaje por Ikky el Sáb Ene 28, 2012 2:30 am

* La noche había caido y con ella una brisa helada le hizo poner los pelos de punta. Cerró la puerta de la taberna tras el y comenzó a caminar por las oscuras calles de Loghterder, sus ojos se forzaban por ver algo mas fuera, pero la iluminación en aquel sitio era bastante escasa, y lo cierto era que el frío helado le estaba entumeciendo los brazos desnudos. Mientras doblaba en una esquina, contemplando las calles desiertas, escuchó a lo lejos cada campanada del gran reloj de Loghterder, que le anunciaban que habian dado las once de la noche.
Aún tenia tiempo, caminaba tranquilamente con las manos en los bolsillos, pensando en lo que le habia dicho el tabernero. [Sus viajes le habian dejado bastante escaso de dinero, era por eso simplemente que había hecho una parada en un sitio tan tenebroso como ese. Aprovecharía la oportunidad de ganar unas buenas monedas de oro alli, mientras observaba el tablón de anuncios del interior de la taberna, hacia media hora antes. Casi todos los mas comodos estaban pillados, tan solo quedaban unos pocos, hasta que encontró un anuncio que declaraba que habian movimientos raros en los callejones del cementerio de Dhujast Suavem Dher, y ofrecía una recompensa de varias monedas de oro que le ayudarían a poder continuar con sus viajes.
Asi fue como se había acercado a la barra a hablar con el tabernero, cuando le indicó cual era la misión que quería tomar, este empalideció y le miró de arriba a abajo como si fuese una aparición. Mientras descolgaba el anuncio del tablón le preguntó si realmente pretendía ir a ese sitio. ]
Decidió dejar de darle vueltas al asunto, sin embargo era evidente que era un sitio bastante tenebroso. Cuando estaba por llegar al cruce de caminos se topó con un extraño juglar que llevaba algo que parecía un títere en sus manos y comenzó a entonar una extraña canción mientras hacia bailar su títere de un lado al otro. El muchacho negó con la cabeza encogiéndose de hombros mientras seguía andando. - Lo siento, no tengo dinero. - dijo mientras doblaba por propia voluntad por el camino de Dhujast Suavem Dher, pues el tabernero le había dado las indicaciones necesarias de como llegar al sitio donde tenía que esperar a la aparición de los sujetos que estaban atemorizando a la gente de la zona.

Las nubes cubrían el cielo opacando la visión del mismo y no dejaban pasar ni un solo rayo de luz, ni una estrella, nada. Aquel sitio estaba bastante oscuro e incluso tenia una estructura en forma de caracol bastante macabra, el sitio estaba plagado de lapidas y a lo lejos se veían los mausoleos. Caminó hacia el fondo del sitio, y pudo divisar las ruinas de lo que habían sido alguna vez unos mausoleos, ahora los trozos de mármol y piedra estaban esparcidos por el suelo, y el techo declinaba sobre una columna. Se refugió tras uno de los muros caídos y apoyó su rodilla derecha en el suelo, mientras flexionaba la otra asomando un poco la cabeza. Se dio cuenta que estaba en el sitio correcto cuando vio el callejón Pandemor, que de donde provenían los seres. Se dejó caer contra la pared y soltó un suspiro, hacia tiempo que no hacia misiones de rango B, quizá le faltaba forma. Momentos mas tarde, se escucharon once campanadas provenientes del reloj de Loghterder, anunciando que la media noche había caído. Los segundos siguientes se hicieron eternos, tenía todos sus sentidos puestos en aquella entrada del callejón, mientras se agazapaba en la fachada derrumbada.
Pero hubo algo que le sacó de sus pensamientos, algo que interrumpió aquel momento de concentración, y fué una carcajada femenina. Volteó la cabeza y pudo divisar a una muchachita de unos 16 o 17 años de edad, que venía de la mano con un jovencito, ella parecía estar bastante ebria. Apretó los dientes y se agazapó un poco mas, simplemente esperaba que esos imbéciles no arruinaran su trabajo. Sin embargo todo por allí se veía muy tranquilo, los segundos pasaban y no se escuchaba ni el mas mínimo ruido, ni señales de ninguna criatura nocturna, lo cual era muy extraño según lo que le habían dado a entender a él. Volteó la cabeza y vio como el chico la tenía entre sus brazos y parecía que estaba dandole besos en el cuello. Pero había algo muy extraño en todo aquello, debían ser forasteros como él que venían en una misión... y no una simple pareja, dado que los lugareños le tenían pavor a este sitio, por eso esperaban algún cazarecompensas de las afueras para misiones de este tipo. Definitivamente algo allí no encajaba, hasta que se dio cuenta cuando vio como la mujer comenzaba a revolverse intentando soltarse. ¡Un momento...! ¡Entonces ese tipo era uno vampiro!

Salió de su escondite sigilosamente, y se acercó oculto entre las sombras, la muchacha se revolvía intentando soltarse pero cada vez con menos fuerzas, evidentemente ya estaba bastante débil para ese entonces. Cuando estubo a una distancia de cuatro metros, salió de su escondite corriendo a gran velocidad hacia el vástago, blandiendo la empuñadura de Ragnarök en sus manos, con el arma recargada sobre su hombro derecho. La criatura alzó la vista y volteó la cabeza para verle sorprendido, pues en su apetito no había detectado la presencia de nadie más. Giró el torso lanzando a la muchachita a un lado, mientras clavaba sus ojos en la reluciente insignia roja del pecho del joven, era un mercenario. Unos momentos mas tarde, le tuvo de pie frente a el, y se lanzó de un salto.- ¡Maldito cazarecompensas, quien crees que eres para venir a pisar este sitio! - gritó alzando los brazos para sujetar al joven Ikky por encima de los hombros atrayendolo hacia él, con la intención de morderle, aprovechando la corta distancia que les separaba. Unos momentos mas tarde, los ojos de la criatura se desencajaron, mientras tosia un poco mas acercandose al cuerpo del mercenario, sin embargo su cabeza cayó inerte sobre el hombro de este.
Un trueno resonó en la noche y el cielo se iluminó por unos momentos, el rayo no había caido muy lejos de alli e iluminó la espeluznante escena durante unos cortos instantes. De pie se hallaban ambos jovenes, el vampiro estaba inmovil sobre Ikky, y este tenía su mano derecha debajo de su pecho, sujetandole, mientras tres cuartos de su espada salían del interior de la espalda del monstruo. A su derecha estaba la muchacha tirada inconciente, ya había perdido demasiada sangre. Movió su muñeca hacia la derecha, y con facilidad desgarró la carne del 'no-muerto ahora muerto' gracias a los afilados dientes que poseía su espada, bajandola a su derecha. Se acercó lentamente caminando a la joven, pero cuando iba a agacharse, escuchó varios ruidos sordos a su espalda, como si alguien hubiese caído de arriba de un tejado.
Se volteó y pudo ver la silueta de tres hombres bastante mas grandes que él de tamaño. Se acercaron un poco mas y pudo ver el aspecto sucio y desgreñado de estos, con sus rostros tan palidos, siempre emanando un fuerte olor a putrefacción de sus ropajes, eran vulgares vampiros callejeros. El muchacho se acercó un poco mas a ellos, mientras el mas bajito, que tendría su altura, se acercaba corriendo empuñando una daga en su mano, con un grito que hubiese hecho helar la sangre de cualquiera que hubiese estado alli presente. Ikky volteó la cabeza mientras extendia su brazo derecho con fuerzas moviendo su espada de izquierda a derecha, haciendo que esta se desplegara un poco mas y ensartó al vampiro con los dientes, alzando su brazo hacia arriba, las cadenas del arma se estiraron un poco mas, para luego bajarlo con fuerzas como si sacudiese un látigo hacia abajo, desenganchandolo en el envión y arrojándolo contra uno de los mausoleos destruidos. Sin embargo cuando alzó su espada hacia él para volver a regresarla a su tamaño habitual, y que todas las partes se juntaran nuevamente, sintió una fuerte punzada de dolor en el hombro derecho, y el frío del metal recorriendo su interior. Cerró los ojos y volteó la cabeza, uno de los dos restantes acababa de clavarle una espada corta en el hombro, y ahora retrocedía dejandola alli clavada, mirandole con aspecto arrogante. El muchacho dejó caer su espada de sus manos y se quitó el arma que tenía clavada sobre su hombro, sacandola con fuerzas hacia arriba mientras apretaba los dientes, y sentia como la sangre resbalaba por su espalda. Avanzó un poco mas y le cogió por la cabeza con su mano derecha.- ¡No jodas conmigo! - rugió mientras hacía el ultimo esfuerzo con su brazo derecho empuñando la espada corta que le había clavado, sin mas rodeos la dejó caer con fuerzas sobre la frente del monstruo, apartandolo de encima suyo con una patada en el pecho, mientras este le asimilaba a una fuente, pues la sangre salía a chorros de su frente, salpicando aún mas el cuerpo de la jovencita que dudosamente seguiría con vida, y manchando varias otras lápidas. Volteó la cabeza y sintió un fuerte arañazo en su brazo izquierdo. El ultimo de ellos se hallaba frente a él y acababa de desenvainar un puñal corto. No sería apropiado dejar que su cuerpo recibiese mas heridas si podía evitarlo, pese a ser unos vampiros callejeros les había subestimado un poco, lo mejor sería acabar con este último y largarse de alli cuanto antes, ya había cumplido su misión. Bajó su brazo izquierdo extendiendolo, mientras flexionaba el antebrazo cerrando su puño, dejando solo el indice y el mayor arriba, golpeó con fuerzas la parte baja de la muñeca del vampiro, haciendole perder el equilibrio del arma blanca por unos momentos, mientras avanzaba con la otra pierna, dandole un fuerte rodillazo en el estomago, aturdiendole. El rostro del vampiro se tornó en una expreción de dolor y soltó un grito ahogado mientras intentaba arañarle con su mano izquierda, el joven cogió el arma blanca y le degolló el cuello con un rápido movimiento, mientras el vampiro hacía sus ultimos espasmos, bajando sus uñas por el brazo izquierdo del muchacho, dejando un rastro de sangre a cada centimentro, hasta que dejó de moverse.

Se dió la vuelta, su rostro estaba salpicado de sangre y lo sabía, pero luego de aquella carnicería fué inevitable. Miró de reojo a la muchacha y pasó caminando a su lado sin detenerse, no era asunto suyo. Al menos ahora sí tendría para viajar unos días mas. Echó un ultimo vistazo al tenebroso lugar y sonrió satisfecho, ahora si parecía un verdadero cementerio, repleto de cadáveres. Guardó su espada tras su espalda y siguió alejándose por el mismo camino que había venido de regreso a Loghterder.
Una hora mas tarde se hizo presente en la taberna, frente a la barra, mientras el tabernero le miraba incredulo, pero a la vez dudoso por las heridas que tenía en su cuerpo.- ¿Y... y... y bien? - preguntó el tabernero. El muchacho extendió su mano derecha y abrió su palma dejando caer todos los colmillos de los vampiros.- Vampiros callejeros, suelen ser amenaza común en esta clase de lugares. Les gustan los lugares lúgubres y rondan los cementerios, no tienen demasiado dinero, por eso duermen en cualquier sitio oscuro. Eran una pequeña pandilla, pero no ha quedado ni uno solo. - dijo mientras apoyaba sus brazos sobre la barra. El tabernero asintió con la cabeza satisfecho mientras iba hacia el fondo y regresaba luego con un gran saco marrón, dejándolo sobre la barra delante de él. El muchacho extendió su mano derecha y lo guardó entre sus ropas, mientras se alejaba luego de la taberna sin decir nada mas. Aquella era su única noche en ese sitio y ahora se dirigía hacia la posada. Había sido una noche interesante, había ganado una recompensa sustentosa por aplastar unos meros vampiros. Despues de eso su razón de estar en este mundo es esa, para que tipos como yo les pillemos. Simples parásitos que se alimentan de la sangre de los míos, siempre es un placer deshacerse de ellos
.

Spoiler:

Nota : Los corchetes son tipo un Flashback, o una escena que ya pasó xD


Blood will flow like rain when I turn around.
avatar
Ikky

Mensajes : 13
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Movimientos extraños en los callejones de Dhujast Suavem Dher

Mensaje por Zeratul el Sáb Ene 28, 2012 3:07 am

aprobado maestro, disfrute el color


¡estas leyendo mis posts en mi voz!



avatar
Zeratul
Admin

Mensajes : 1414
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.