Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Hoy a las 9:48 pm

» Empatía [Evento]
por Celeste Shaw Hoy a las 4:15 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Alegorn Jue Dic 13, 2018 10:29 pm

» Un error a la vez [Libre]
por Jan Egiz Jue Dic 13, 2018 9:58 pm

» La protección del gato negro [Privada]
por Brown Hat Jue Dic 13, 2018 6:58 pm

» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Miér Dic 12, 2018 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Miér Dic 12, 2018 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Miér Dic 12, 2018 10:06 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Miér Dic 12, 2018 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Miér Dic 12, 2018 4:18 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El foso

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

El foso

Mensaje por Phanthom-lord el Lun Ene 30, 2012 6:36 am

Era una apacible noche en la posada del mago, donde los viajeros cansados decidían quedarse a descansar o comer antes de continuar su viaje a la ciudad de Mirrizbak. Rabia de todo un poco, desde humanos pasando por enanos inclusive algunos antropomorfos;Casi todos minotauros.
La lamparas alumbraban el lugar dándole un aspecto tranquilo y, a pesar de haber tal variedad de razas había un ambiente "hogareño" a esa posada hecha totalmente de madera, quien diría que eso estaba a punto de cambiar.
Observaba la escena desde la mesa donde tenia un plato de carne a medio comer y un poco de agua (si agua, pues me parece mejor que cualquier bebida),yo había llegado hace unas horas cansado y con hambre pues había recorrido una gran distancia en barco y un poco mas a pie, unos ladrones intentaron asaltarme (no tuvieron éxito) en fin toda una travesía, bien merecido tenia el descanso, termine mi comida,me levante de mi lugar y camine hacia la barra para pedir al encargado una habitación, en ese momento escuche que mantenía una conversación con un empleado:

-Te lo digo, escuche ruidos que venían del sótano, parecían pasos-dijo el empleado en voz baja.

¿Estas seguro?- respondió el encargado con incredulidad.

-Claro que si, ademas roldick, dijo que vio unas figuras pequeñas rondando la noche pasada-

-Chico me parece que estas alucinando-*en voz baja*hablaremos de esto luego, viene un cliente

Fingí no haber escuchado nada, así que me limite a pedir mi habitación, era un hombre de pelo castaño con bigote estilo mostacho, la nariz era recta y parecía llevar cierta armonía con las arrugas que se dejaban ver en el rostro de aquel hombre.La transacción fue corta, una ves con las llaves de la habitación en mi poder, decidí retirarme a descansar, pero esa conversación que escuche me dio mala espina espero y el chico solo haya imaginado cosas.
Una ves dentro de la habitación busque un lugar donde dejar mis cosas, acabe dejándolas al lado de la cama (uno nunca sabe), observe un momento la habitación la cual estaba adornada con pieles y una cabeza de venado a manera de trofeo, la ventana daba hacia el camino a pesar de eso la noche era obscura y no podía verse gran cosa, recosté mi cabeza en la almohada y cerré los ojos para descansar...





avatar
Phanthom-lord

Mensajes : 124
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Ikky el Lun Ene 30, 2012 5:54 pm

* La puerta de la posada se abrió de par en par, y una brisa helada aprovechó la oportunidad para colarse en el interior del lugar. Una figura se adentró en la posada del mago, tenía aspecto humano. De unos 21 años de edad, vestía una chaqueta negra de cuero abierta, de mangas cortas, con una camiseta debajo del mismo color, sin mangas. Tenía tres pequeñas marcas sobre el brazo izquierdo que parecían ser arañazos, y una larga cicatriz que descendía por encima de su ojo izquierdo hasta debajo de su mejilla, sin embargo no parecía tener problemas de visión ni nada por el estilo. Sus ojos eran de color celeste claro como el cielo cuando estaba despejado en los días de sol. No era el caso de aquella noche pues el cielo se veía algo cubierto esa noche y apenas podía distinguir algunas estrellas.
Ladeó la cabeza observando a su alrededor, pudo ver todo tipo de personas por allí, en su mayoría minotauros aunque había una gran cantidad de humanos al igual que él por allí, y también pudo distinguir varios enanos e incluso seres que no frecuentaba ver a menudo. Se acercó andando a la barra mientras apoyaba ambos codos sobre la madera, con la vista clavada al frente buscando al tabernero, mientras hacía presión con los codos levantando su propio peso, y situándose sobre uno de los taburetes se sentó alli de brazos cruzados, mientras observaba de reojo el tablón de anuncios mientras esperaba a ser atendido como era habitual en él. Extendió su brazo derecho cuando este se acercó y pidió una jarra de cerveza, observando con curiosidad el tablón de anuncios, curiosamente en aquel sitio no había demasiadas ofertas y las pocas que había no ofrecían una gran recompensa. Aún le quedaba algo del dinero que había conseguido unas semanas atras en Loghterder, cuando había llegado hasta el cementerio de Dhujast Suavem Dher, dando caza a un grupo de vampiros callejeros que estaban aterrorizando a los lugareños. Había sido una misión bastante fácil y sobre todo bien paga, una de sus favoritas, sin embargo ahora no estaba muy seguro de donde podía conseguir algo por allí.

Decidió esperar a que el tabernero apareciera con la jarra de cerveza que había pedido, mientras tamborileaba los dedos sobre la barra. Su reluciente insignia roja se hallaba prendida a su chaqueta negra y dejaba en claro que pertenecía al gremio de Mercenarios. Si alguien necesitaba un cazarecompensas acudirían a él de inmediato, pues la espada, la insignia y sus pintas dejaban bien en claro de que clase de sujeto se trataba. Siguió con la mirada a un tipo que se alejaba de alli a su habitación, y también pudo obtener fragmentos de una conversación entre los propietarios de la taberna, acerca de algunos ruidos que se oían por no sabía donde. No llegó a escuchar gran parte de la conversación, pero tampoco le dedicó gran importancia al asunto. Suspiró pensando que quiza él también terminase pasando la noche en ese sitio si no encontraba un trabajo para esa noche. Quizá mañana tuviese mas suerte. Soltó un bostezo y buscó con la mirada de nuevo al tabernero mientras esperaba su cerveza.


Blood will flow like rain when I turn around.
avatar
Ikky

Mensajes : 13
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2012 9:20 pm

La mañana amaneció triste, había mucha niebla y casi no se podía ver el sol. Me desperté en un árbol gigantesco, estaba subido a una rama muy gruesa y resistente. Me asome para ver a mi joven can de fuego, al que solía llamar “can”. Estaba persiguiendo a una mariposa que se movía ágilmente para no ser alcanzada por can. A pesar de la tristeza que producía la niebla no estaba nada triste, estaba contento y mi joven compañero también lo estaba.


Partimos hacia la ciudad de Mirrizbak, poco sabía acerca de esa ciudad, tan solo que vivían en su mayoría humanos, aunque también se podían encontrar todo tipo de razas. Pero eso a mí me daba igual, lo que tenía era hambre, y mi perro también.
El camino se hizo largo, no había ninguna posada, ni taberna a la vista. Decidimos para a descansar un rato al lado de un río, can se entretenía intentando pescar algún pez y mientras yo cerraba los ojos esperando llegar cuanto antes a algún sitio donde descansar. Cuando abrí los ojos vi a can con un pez en la boca.


-Parece que has tenido suerte amiguito-Dije con una sonrisa.


Seguimos caminando, can iba siempre delante de mí entreteniéndose con cualquier cosa, una lagartija una mosca…Me resultaba divertido ver como perseguía una lagartija. Al poco rato de caminar dimos con una posada, en la entrada ponía “La posada del mago”. Aún no habíamos llegado a Mirrizbak pero nos venía bien descansar un poco.
Antes de entrar me tapé con la capucha y cogí a mi perro, al entrar me fijé que había muy buen ambiente, la gente estaba muy tranquila a pesar de la variedad de razas que se hallaban en la posada. Me senté en la barra, donde se encontraba un humano vestido de negro. Sin hacerle mucho caso espere a que el tabernero se acercara. Comprobé que mi can estaba bien escondido entre mis telas.


Cuando el tabernero se acercó, le pedí una jarra de aguamiel , el tabernero pensaría que iba a pedir una jarra de cerveza por lo que me miró con mala cara. Miré más de cerca al humano , parecía algo preocupado y pensativo, no me caían bien los humanos y menos alguien con esas ropas tan maléficas…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Vaas el Lun Ene 30, 2012 10:22 pm

Paso las hojas del libro con total desgana, parándose solo a observar algunos apuntes en concreto o dibujos que le llamaban la atención. De vez en cuando soltaba un sonoro bostezo, mientras daba de nuevo un bocado a la manzana que había comprado unos instantes antes. Y cuando notaba que tenía la garganta seca, daba pequeños sorbos a la copa de agua mezclada con algunas hierbas que había recogido días antes de llegar a aquella posada. Pese a estar leyendo un libro de hechicería elemental, que había pertenecido a su madre hasta que ella lo ‘’tomo prestado’’, su mente divagaba por otros recovecos produciendo en consecuencia que de vez en cuando sus ojos se posaran en la luz de la vela que tenía en la mesa. Estaba cansada y con ganas de echarse una buena cabezada, pero había dejado suelta a Moira para que pudiera alimentarse de algún incauto y de paso, que la dejara en paz. No quería dejarla sola para que pudiera hacer travesuras y que luego lo pagase ella, por lo que tenía que estar atenta y no dormir hasta que volviera. Velanna, maldecía de vez en cuando haber accedido tener a esa lilim como compañera demoniaca. Solo la causaba dolores de cabeza y atraer miradas indiscretas.

Se levanto de la silla y volvió a guardar los libros y cuadernos en su cartera, para después recostarse sobre la cama dejando caer antes sus botas sobre el suelo. No pudo evitar soltar un suspiro de alivio y poco a poco empezó a cerrar involuntariamente los ojos. De vez en cuando, pasaba unos minutos con los ojos cerrados, hasta que se despertaba por cualquier ruido pero luego volvía a caer en los brazos del dios de los sueños. Al ver que aquella lilim estaba tardando más de la cuenta, decidió empezar a dormir y que si pasase algo que ella ya pagaría los trapos sucios. Bostezo una última vez, antes de cerrar los ojos e ignorar por completo lo que sucediese a su alrededor.

- Solo espero que no manche mucho y que sus gemidos no me despierten.

Mientras todo esto sucedía, la susodicha diablesa salía de una habitación con una sonrisa pícara a la vez que se relamía los dedos. Avanzo con paso sensual hasta la habitación que compartía con Velanna, mientras murmuraba entre dientes:

- Ya puedo tachar de mi lista a un minotauro. Son grandes bestias tanto en la guerra, como en la cama. Aunque duran menos de lo que esperaba, frente a un demonio del placer como yo. Bueno, veamos si me ha dejado algo de cena esa bruja. Hasta una lilim como yo, debe de alimentarse para crecer mucho.

Cuando llego a la habitación, encontró enseguida a su compañera en la cama durmiendo. Se encogió de hombros, mientras rodaba los ojos.

- Parece que se ha cansado de esperarme. Que poco aguante tienen los humanos. Bueno, ahora que lo pienso, no tendré una aguafiestas que intente mandarme de nuevo a mi plano. Vamos a divertirnos un poco más, antes de volver a casa.

Se acerco con cautela a donde se encontraba durmiendo Velanna y con sutileza, le dio un beso en la frente.

- Que sueñes con pequeños imps, mi pequeña mortal.

Siguiendo con cautela, cerró la puerta de la habitación y al comprobar que seguía en ese plano, al ver que la bruja no se había percatado, bajo corriendo las escaleras. Quería divertirse y sin nadie que la controlase de por medio. Pocas veces Velanna dejaba que saliese de su plano y solo era para alimentarse o para ayudarla en algún combate que Astaroth no pudiera resolver. Odiaba ser el segundo plato y más aun cuando el primero, era su odiado compañero de sangre, Astaroth. No aguantaba la rudeza con la que actuaba y lo que menos aguantaba, era que no se bañaba y que solo pensaba en matar y desgarrar. Pese a que ella también le gustase matar a sus víctimas después de acostarse con ellas, también le gustaba la música, dar paseos… ¡No todos los demonios eran iguales!

Nada más bajar se acerco a la barra, con pasos lentos pero a la vez sensuales para atraer todas las miradas posibles. Aunque eso ya lo hacía, al no llevar nada más que una falda y unas cadenas en la parte superior del busto. Adoraba ser el centro de atención del lugar y más todavía, cuando era con las miradas lujuriosas que algunos hombres lanzaban. Al llegar a la barra, se puso en medio de dos desconocidos; uno que vestía totalmente de negro y otro con una capucha y acompañado de un perro.

- Vaya, ¿quién de estos dos apuestos hombres invitaría a esta pobre mujer a una… aguamiel? –pregunto con su sonrisa picara, mientras se recostaba de espaldas a la barra para poder ver a los dos desconocidos.

Conocía un poco de la cultura humana, por lo que también sabia de sus bebidas y comidas más típicas para poder relacionarse mejor.


Spoiler:
OFF: Esta es Moira, la lilim de Velanna ( si quereis saber más de ella, mirar mi ficha y el compendido de invocaciones) pero quitarle los cuernos en estas fotos, ya que los tiene escondidos:



avatar
Vaas

Mensajes : 72
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Ikky el Lun Ene 30, 2012 11:09 pm

* El muchacho cruzó sus brazos sobre la barra, mientras observaba a su alrededor. A sus espaldas oía las conversaciones con tan poco sentido que mantenían los hombres borrachos de la taberna, es decir, el publico que frecuentaba el lugar a esa hora. Sin embargo allí se hallaba a gusto, en sus viajes últimamente había tenido un clima bastante frío y templado por lo cual le agradaban ahora los sitios mas cálidos y reconfortantes como aquella posada en la que se encontraba. Unos momentos después el ruido de unos pasos fue delatado por las crujientes maderas del antiguo piso, y a medida que el tabernero se acercaba a ellos, las pisadas se hacían mas potentes. El joven le miró de arriba a abajo y unos momentos mas tarde ordenó que le trajeran una jarra de cerveza, mientras a su lado se sentaba un elfo de mediana edad a su parecer y le miraba con un gesto extraño luego de pedir su aguamiel.

El muchacho le ignoró por completo, mientras giraba la cabeza apoyando sus codos sobre la madera de la barra volviendo a sus asuntos, pero durante poco tiempo, pues unos momentos mas tarde un nuevo ruido de pasos delató la presencia de alguien mas en escena. El joven volteó la cabeza y pudo ver como una figura femenina se acercaba andando hacia ellos con paso insinuante. Era de muy buen ver y sus vestimentas eran bastante tentadoras, sin embargo el joven bajó la cabeza y soltó un suspiro mientras añadía.- Cortesanas, estan en todas partes... supongo que no solo para mi esta jodido el trabajo hoy en día. - se dijo para si mismo en voz alta mientras miraba hacia el frente nuevamente. La mujer se situó junto a ellos y preguntó quien de ellos la invitaría a una aguamiel, mientras captaba la mirada despectiva que estaba manteniendo el elfo sobre él, y esbozó una sonrisa maliciosa aprovechando la oportunidad.- Hmmm... el colega de al lado acaba de encargar una, quizá puedas hacer buenas migas con él. Yo estoy aquí por asuntos laborales. - dijo mientras volvía la cabeza hacia el frente.

Hoy en día habitualmente uno solía liar con ese tipo de gente en todos lados, al igual que con los vagabundos. Más de una vez alguno de ellos había intentado quitarle la mochila de viajes o alguna de sus pertenencias y había tenido que terminar con su vida. Unos minutos mas tarde el tabernero llegó con los pedidos de ambos hombres dejándolos sobre la barra. El muchacho extendió su brazo derecho alcanzando la jarra de cerveza por su manija y se sirvió un poco en un vaso, mientras bebía un largo trago, mirando de reojo a la recién llegada con curiosidad, a decir verdad no parecía ser mas que una simple mujer fácil, sin embargo había algo mas en ella que le hacía pensar que era diferente, pero no se daba cuenta de que se trataba. Prefirió mantenerse al margen del asunto por el momento, y volteó la cabeza mientras seguía bebiendo un poco mas. Llevó el vaso de cristal a los labios y cerró los ojos, encima de su ojo izquierdo podía verse claramente una cicatriz que descendía desde encima del parpado hasta la mitad de la mejilla.


Blood will flow like rain when I turn around.
avatar
Ikky

Mensajes : 13
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2012 5:46 pm

El ambiente en aquella posada era de tranquilidad, estaba sentado en la barra, acariciando a mi joven amigo cuando entro una mujer, de apariencia joven, ropas un poco provocativas y unos extraños collares en su cuello, no me pareció muy de fiar pero no le di más importancia, seguramente no la vería a menudo. La mujer se acercó y pidió una jarra aguamiel, -solo lo dice para hablar conmigo, seguro que ni siquiera le gusta el aguamiel…-pensé.


No le contesté, preferí seguir observando al humano, había mencionado algo acerca de “asuntos laborales”, seguro que es un pobre mercenario que mata por dinero, o un simple humano. No sabía muy bien que era peor…-Pensé, con una sonrisa en la boca. En todo caso no era de mi incumbencia. Me fijé en unos enanos que estaban jugando a haber quien se bebía más jarras de cerveza de un trago, en otra mesa se sentaban unos humanos riéndose y bebiendo. Mirara donde mirara no encontraba “malos rollos”, todos parecían respetarse y no había ninguna pelea entre ellos, aquello me extraño mucho, supongo que había estado en demasiadas posadas y tabernas, donde las peleas y la discriminación era algo muy común.


El posadero no me había acercado aún mi jarra de aguamiel, lo busqué con la mirada pero no estaba allí, seguramente estaría atendiendo a cualquier cliente, nunca había visto una posada tan llena, miré al humano y me di cuenta de que tenía una cicatriz que le descendía desde encima del parpado hasta la mitad de la mejilla y dije en tono burlón:


-Ahora entiendo…por qué te tapas la cara con tu pelo, ¿Cómo te la hiciste…humano?


Mientras esperaba respuesta, si es que me la daba… se acercó el posadero y me dio mi jarra de aguamiel, se disculpó de la tardanza con la excusa de que había mucha gente.


-Pon otra para esta señorita posadero, no me gustaría que pasara sed-Dije con una sonrisa mientras le ofrecía un asiento a mi lado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Kratos el Mar Ene 31, 2012 10:07 pm

Kratos iba a lomos de su caballo, Sombra. Ambos habían recorrido un largo camino, ¿su objetivo?, llegar a la ciudad de Mirrizbak, ¿su destino?, quién sabe, sólo el tiempo lo diría. Una cosa era segura, este elfo necesitaba un descanso. Llevaban tres días sin encontrar ninguna señal de civilización y se había visto obligado a alimentarse de lo que encontraba en su camino, aunque no fuese gran cosa.

Sombra se negaba a dar ni un solo paso más a no ser que descansar un tiempo.

''Lo comprendo. Tú también estás agotado'' - pensó mientras se bajaba de la montura.

Kratos había tenido suerte: habían parado cerca de un arroyo. Dejó a Sombra libre de ataduras, sabía que no se escaparía. Mientras el elfo veía como su caballo se alejaba, éste se comenzó a desnudar. Cuando terminó, se metió dentro del arroyo con el propósito de quitarse la suciedad que había acumulado durante su viaje. No sabría decir cuánto tiempo estuvo dentro del agua. Pero cuando se quiso dar cuenta ya se estaba poniendo el Sol. Salió del agua, se secó y se puso sus ropas. Llamó a Sombra y este acudió al instante.

Partieron sin perder más tiempo. A la media hora, llegó a un edificio. El elfo observó que había un cartel colgado: ‘Posada del Mago’. Sin pensárselo dos veces, ató a Sombra en un árbol que había cerca de la entrada y se acercó a la puerta. Cuando fue a abrir la puerta de la posada, se lo pensó mejor, pero necesitaba urgentemente dormir en una cama en condiciones, aunque sólo fuera durante una noche. Se puso la capucha y entró por fin en el edificio.

Al entrar observó que había espacio en la barra y se acercó para sentarse en un taburete. Observó la escena que tenía ante él: allí había seres muy interesantes, prácticamente de todas las razas conocidas y, a pesar de todo esto, se respiraba un ambiente hogareño y familiar en el aire. Había dos sujetos que le interesaban bastante, uno de ellos, llevaba el rostro parcialmente cubierto por la capucha, además, Kratos se percató de que algo se revolvía bajo su capa, pero no le dio importancia; el otro, un humano, vestía una chaqueta de cuero y una camiseta, ambas de color negro, en uno de sus brazos se apreciaban tres pequeñas marcas, quizás arañazos. Observó con más detenimiento al segundo sujeto y alcanzó a ver que éste tenía una cicatriz que recorría desde un poco más arriba del comienzo de su ojo izquierdo hasta terminar bajo la mejilla.

''Me pregunto si verá bien por ese ojo''- pero no dijo nada. No quería ofenderlo, además, no parecía que tuviera dificultad alguna debido a esa cicatriz.

Entre ambos sujetos, se encontraba una figura femenina, ésta preguntaba cual de los dos sería el que le invitaría a aguamiel. El humano no mostraba ningún interés aparente con respecto a la hembra, al contrario que el primer sujeto, el cual sin pensárselo dos veces le pidió al encargado una jarra de aguamiel para la ‘dama’. Kratos no tenía intención de intervenir en la conversación.

Él supuso que no pasaría nada si descubrían que era un Drow, así que se bajó la capucha. Al ver que nadie se extrañaba esperó a que alguien le atendiera.

Por fin, el encargado reparó en su presencia, le preguntó qué quería.

''Ponme algo digno de un Drow o puede que te arrepientas'' - pensó el elfo divertido.

Pero quería intentar ser amigable, de momento, y contestó que le pusiera una jarra de cerveza. Éste no tardó demasiado en llevarle su pedido. Cuando el tabernero se alejó, dio un largo trago a su bebida.

''No está mal. Nada mal. ''

Se acabó esa jarra y pidió otra e hizo lo mismo que con la anterior. Desde su posición, pudo oír una conversación que el encargado tenía con su empleado. Ésta le resultó muy interesante al elfo: hablaban de algo relacionado con unos ruidos misteriosos procedentes del sótano. Pero este diálogo terminó cuando un individuo se acercó a pedir unas llaves.

''Estúpido humano. Siempre me estropean la diversión''

Al terminar la conversación, el elfo pensó que ya había bebido suficiente. Le pidió unas llaves al encargado, que se las dio inmediatamente y Kratos subió a su habitación. Dejó sus cosas bajo la cama, excepto su arco, que lo escondió bajo la almohada, y su daga, que la mantuvo ceñida a su cinturón.

Cerró los ojos y pronto se vio sumergido en un sueño muy profundo, sin duda la cerveza había hecho su efecto.


'Si quieres vivir, unete a mi o apartate de mi camino... porque si no lo haces, ¡te arrancaré el corazón del pecho con mis propias manos y te lo enseñaré justo antes de que emprendas tu último viaje...!



avatar
Kratos

Mensajes : 236
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Ikky el Miér Feb 01, 2012 5:43 pm

* El muchacho apoyó sus brazos sobre la barra y bebió un trago mas de cerveza, mirando a su alrededor, clavando sus pupilas que relucían como orbes celestes esa noche en el cristal de la ventana, observando hacia afuera. El viento nocturno acariciaba las hojas remontandolas en sus brazos, arrastrandolas con una suave brisa, haciendo que estas golpearan suavemente los cristales de la posada. Estaba inmerso en sus asuntos, disfrutando la cerveza, cuando una voz proveniente de su derecha hizo pedazos su ensimismamiento, y ademas de la peor manera. El joven se irguió bebiendo un trago mas de cerveza mientras pensaba acerca de lo que había dicho de su cabello. - No, a decir verdad me interesa muy poco cubrir la cicatriz con mi cabello, simplemente me veo mas chulo. Y tampoco creo que sea asunto tuyo lo sucedido. - dijo secamente bajando la mirada sobre la barra unos momentos mas tarde, para volver a beber un largo trago de cerveza, tamborileando los dedos sobre la mesa. Unos momentos mas tarde notó la presencia de otro personaje. Un recién llegado que acababa de quitarse la capucha, dejando ver su apariencia Drow.

Ikky le miró de arriba a abajo y volvió a beber un trago de cerveza, apartando su mirada, realmente nunca le habían gustado demasiado los drows, pero al parecer este estaba realmente cansado porque se marchó inmediatamente a la habitación. Luego de esto volvió a mirar de reojo a la mujer que había llegado hace unos momentos, al parecer después de todo había conseguido que el tipo de al lado la invitase a tomar algo. Volvió su mirada al tablón de anuncios por enésima vez en la noche, su vista comenzaba a nublarse un poco, llevaba meses sin probar una gota de alcohol, sin embargo su rostro se mantuvo tan inexpresivo como antes, luego de terminar su cerveza tenía pensado irse a la habitación, ya no había mucho mas que ver por allí, estaba lleno de tipos raros se mire por donde se mire.


Blood will flow like rain when I turn around.
avatar
Ikky

Mensajes : 13
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Invitado el Miér Feb 01, 2012 6:29 pm

La posada estaba en su máxima tranquilidad, apenas se oía hablar a la gente, tan solo se escuchaba algunos susurros, unas jarras chocando entre ellas y el sonido de mi “amigo” humano. Cuando me disponía a contestar a su respuesta, entró un extraño personaje tapado con una capucha, la que no muy tarde se quitó. Se trataba de un Drow, pelo blanco y algo cansado, a los Drow se les conocía por no ser muy amistosos con otras razas, por lo que preferí no empezar conversación alguna. Pidió una cerveza, quizá dos y se fue a su habitación.
Volví a llamar al posadero, que esté ya sudaba como un cerdo, parecía muy agobiado, a pesar de la tranquilidad de la posada la gente tenía sed y él tenía que proporcionársela.

Le pedí dos cervezas, una para mí y otra para el humano. Mi can se movía mucho entre mis ropas, no parecía estar muy a gusto, por lo que lo saqué para que le diera un poco más el aire. Mi joven compañero tenía algo de sed, por lo que busqué al tabernero y le pedí un poco de agua para un amigo.


Ya casi se me había olvidado contestar al de la cicatriz…-pensé. Dirigí la mirada hacia él y le dije en tono suave para que no me hiciera repetir lo otra vez:


-Perdón si le he molestado…no era mi intención, espero que esa cicatriz no te sea ningún problema. Ah! Por cierto, no te queda más “chulo”. -Dije mientras dejaba una pequeña bolsita de oro en la barra y me subía a mi habitación con mi can en brazos. La habitación era bastante amplia ,cogí unas telas que había por la habitación y le hice una cama a Can.


-Buenas noches amigo, mañana nos espera un duro día…-dije mientras que miraba al techo…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Phanthom-lord el Miér Feb 01, 2012 8:56 pm

...Esta sumergido en mi sueño cuando escuche un forcejeo seguido de un golpe fuerte a mi puerta, lo cual hizo que me despertara a ver que estaba sucediendo, tome mi espada y me colgué mis cosas, sin pensarlo dos veces abrí la puerta para ver lo que sucedía, lo que vi a continuación me dejo sin palabras:
Un cuerpo humano, con heridas profundas por todos lados, parecían ser de una daga la sangre estaba por todos lados y había algunos trozos de carne (posiblemente del cuerpo) tirados en el suelo, aun mas extraño fue que al lado de ese cuerpo se encontrara un goblin con un escudo y espada, dispuesto a atacarme
Casi instintivamente reaccione y le di un puntapié en el escudo para hacerle perder el control, a continuación me lanzé sobre el haciendo que ambos cayéramos por las escaleras hasta llegar al piso de abajo, al caer soltó su espada y quedo boca arriba, mientras yo quede sobre el comenze a golpearlo repetidas veces en el rostro, mientras el gruñía e intentaba devolver los golpes, pero es obvio que el fuerte de un goblin no es el combate a puño cerrado aun así logro detener algunos de mis golpes con su pequeño escudo, me enfurecí tome su cuello con mi mano izquierda y rápidamente saque mi daga del cinturón y con un rápido movimiento la hice llegar hasta el ojo de aquel desafortunado goblin retorcí un poco la daga antes de sacarla de su ojo para introducirla en su garganta y así asegurarme de que estuviese muerto.
Levante la mirada, esperando que solo fuese uno (pero todos saben que un goblin nunca anda solo) sentí las miradas de las personas que me veían sin entender nada de lo que esta pasando, sobre todo los que se encontraban en la barra pues frente a ellos me encontraba cuando le quite la vida a esa criatura.
Tan pronto como un humano vestido de negro y con una cicatriz iba a preguntarme que diablos estaba pasando, salieron unos 20 goblins de la parte de atrás de la taberna

-Ahora se porque los ruidos-dije a mi mismo

los goblins estaban armados y no tenían intenciones de sentarse a tomar cerveza con nosotros, mientras me ponía de pie note la insignia del personaje con la cicatriz en la cara y note que pertenecía al gremio de mercenarios y le dije:

-La noche se pondrá interesante ¿No lo crees?, me alegra que haya mas gente que sepa manejar una espada, ahora a patear a esos enanos tocapelotas-Dije mientras esbozaba una sonrisa, no es una manera usual de presentarse pero esta noche seria de lo mas extraña así que la presentación era lo de menos.

suerte que algunos de los clientes también entraron a la pelea, pues seria bastante difícil enfrentar a 20 goblins, algunos estaban ebrios uno de los clientes se subió a una silla y comenzó a gritar:

-¡Vengan por mi desgraciados demonios, soy un guerrero!dijo mientras agitaba su tarro de cerveza.

-¡No, ¡Tu eres alcohólico!Grito una voz desde el fondo,lo cual termino en unas risas

Solo espero que la situación sea tan amena como estos ebrios lo hacen ver,espero y haya guerreros competentes, de lo contrario sera una lucha difícil...

avatar
Phanthom-lord

Mensajes : 124
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El foso

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.