Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A Hope's Tail
Hoy a las 8:32 pm por Gar'Shur

» El deber de un jefe
Hoy a las 3:44 pm por Varok

» Strindgaard
Hoy a las 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Hoy a las 1:19 pm por Bizcocho

» Pero sin presiones eeh!
Hoy a las 12:37 pm por Lujuria

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Noreth se Revela 2.0

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Lun Mar 05, 2012 11:05 pm

Cada acto crea un nuevo mundo, uno de los infinitos que existen
Reflejos del espejo eterno, donde las cosas no siempre son iguales
Ya que en un mundo puedes ser un rey y en otro ser simplemente un esclavo
Pero que importa ello… cuando las posibilidades son infinitas…
Y como tal, los rostros que se reflejan son diferentes.

Christian Chacana 05 de marzo de 2012


Como en toda historia debe de haber un comienzo y esta es un poco trágica, mas allá de los limites de noreth, donde aun no se crean las palabras que lo describan, existe un lugar, donde los mundos se mesclan, donde las palabras cobran vida y sus creadores son sus amos y señores, aun cuando en ese lugar se le llama destino, fortuna o futuro. Muchos han hablado sobre mundos de espejo, mundos paralelos que se crean con cada decisión que uno toma, ¿acaso no sería diferente si esa mañana no te levantaras? ¿Seria diferente si hubieras cruzado de palabras con aquella chica o chico? Cualquier acto, por simple que parezca, puede crear un mundo nuevo… ¿y por qué un mundo creado con las palabras de hombres y mujeres no podía ser cierto? ¿Acaso cada libro no es un mundo nuevo para quien lo lee? … no hay diferencia y por ello, la única barrera que existen entre las palabras y sus creadores es tan solo la delgada franja entre la imaginación y la realidad… una franja que puede ser rota fácilmente si se sabe donde golpear.

Un palacio golpeado por las rocas, un palacio que se derrumbaba con cada impacto, entre sus pasillos cubiertos por la sal y algas, los tapices se carcomían por el tiempo, entre sus habitaciones con aroma a mar y algas el polvo era borrado por el agua, subiendo y subiendo, hasta el gran salón un simple trono de madera aguardaba durante siglos a su amo, el cual jamás llegaría … aquel mas era llamado “imaginación” y el castillo “razón”, pero cuando la realidad y la imaginación chocan, cosas asombrosas pueden resultar … entre los pasillos oscuros alguien caminaba, no poseía armadura, no poseía magia ni arma, un simple muchacho, un hombre que aun no deseaba madurar, alguien infantil pero sabia al mismo tiempo, un muchacho … un muchacho simplemente, miraba con atención cada lugar, dejando escapar un suspiro de cansancio, camino entre los muebles carcomidos por el tiempo, entre los huesos de un ser tan famélico que no podría haber vivido … pero si lo había hecho y con su presencia casi había devorado todo, el sol y la luna habían sido dulces bocados, bocados que no lo habían saciado y con un hambre infinito, había consumido océanos y montañas, vidas aquí y allá, hasta que el propio noreth era nada … solo el vacio, un vacio que si mirabas era como ver nada, como si te quedaras ciego, pero aquella criatura había perecido, en manos de sombras y espectros, los cuales ahora vagaban por noreth libres por fin, pero aquel muchacho solo miraba el océano, uno infinito , sin límites o barreras … un océano que le separaba de esa tierra que jamás podría visitar ni ver … pero que si podrían hacer otros … otros que pronto llegarían, como invitados a un mundo nuevo, un mundo muy diferente a lo que conocían, como si el pasado y sus sueños se entremezclaran, dando nuevos atices a sus deseos … pero esa historia aun no se escribe, y solo se necesita un escritor … un simple escritor …

El chico se encamino hacia el trono, el cual lo recibió mudo y sin palabras, de entre sus ropas un pequeño cuaderno saco y un lápiz que escribía sin tinta … lentamente acaricio las hojas cuadriculadas, mientras apoyaba el lápiz en su superficie y con una sonrisa comenzaba a escribir … y con cada letra el mundo cambiaba, porque ahora él era el destino, el amo y señor … alguien que jugaría a ser dios cuando no era más que un simple mortal … pero el escribía en aquel cuaderno … y escribía …

“Erase una vez…”

Salvador … aquel muchacho que había conocido a la poderosa cronomante, aquel muchacho que había sufrido aventuras tan solo por ella … quien había sido tragado por la oscuridad y como un simple costal llevado a la nada … no sería testigo de los acontecimientos en el castillo … no sería consciente de que Illua ahora seguía su vida en Khamja, ni de que no se encontraba en su propio mundo … era un escritor, era un titiritero, pero ahora un simple peón como lo eran muchos en sus historias, lentamente abrió sus ojos, lentamente mientras el dolor de su cuerpo era leve, como si hubiera caído de un árbol recientemente, la luz del sol se filtraba entre las hojas y el viento traía aroma a menta y hierbas, mas algo mas traía el viento, mientras giraba su cabeza pudo ver a alguien conocido .. Alguien que luchaba sin dudarlo, un muchacho se debatía entre la vida y la muerte contra un hombre, la espada tosca y mellada rompía el aire con bruscos movimientos, mientras el chico la esquivaba con gracia y rapidez, pronto reconocería al chico… pronto reconocería de quien había escrito tantas veces y consideraba su propio ser… Scart… aquel joven ladrón, ahora luchaba frente a sus ojos, en aquel pequeño claro del bosque, mientras el observaba atónico a lo que sucedía.

En el mundo real, en una tierra de conflictos y dificultades, dentro de una casa acogedora vivía una muchacha, claro que su vida no había sido un lecho de rosas ni un pastel de merengue suave, había luchado por lo que tenia, había luchado por hacerse un lugar entre su familia y sus amigos, y había podido encontrar algo que le divertía y le ayudaba en los malos momentos, un simple foro, un foro donde las palabras tenían poder, donde con sus ideas, sueños y anhelos podía darle vida a cientos o miles de seres, crear un universo con sus ideales y manejarlos como si fuera una diosa, Noreth era ese lugar, donde sus personajes sin saberlo eran manejados por sus manos, pero que sucedería si … sin saberlo la brecha se había creado y en la oportunidad pasada noreth había entrado a ese mundo … en lugares alejados de su vista y de su saber, pero pronto las cosas cambiarían, aquel día no era diferente a los otros, había estado con sus prácticas y cansada se había sentado unos minutos en su silla, antes de prender el computador u ordenador para otros, aquella tarde había decidido relajarse, prendiéndolo entro a noreth, aquel simple foro que tanto alegrías como malestares le había dado, en donde buenos amigos y viejos conocidos se encontraban, aquella paloma blanca con la rama de olivo en su pico significaba un nuevo mensaje privado o mp, con tan solo pincharlo las palabras surgieron en la pantalla.

“Joven titiritero, que con tus hilos manejas nuestras vidas, es tiempo de conocer a tus creaciones, conocer en carne lo que sufren y viven … porque ya no eres más dios de las palabras, simplemente un nuevo peón de un juego macabro … encuentra las llaves, llévalas hasta el palacio donde la razón gobierna rodeada de imaginación, mas allá de los frondosos bosques, mas allá de las altas montañas, donde ni ángeles ni demonios se atreven a ir, donde los dioses apartan su mirada … entre las rocas carcomidas por la sal, entre los pasillos con algas y aroma a océano … llega al salón, mira al dios en carne … él es la solución … es la puerta que sin llaves no abrirá … la primera llave la tiene la mosca, la segunda la posee el elfo corrompido, la tercera el inventor loco, la cuarta el heraldo de la muerta, la quinta el gran ojo, la sexta aquel que consume todo en llamas, la séptima y última … aquel que como guerrero devoro a los magos … busca las llaves, busca la puerta ya que será la salida del mundo de palabras y letras … bienvenida a Noreth … bienvenida al mundo que tus palabras han creado…”


La mente no logro captar bien el mensaje, no antes de que todo cambiara… la pantalla se apago, la luz se agoto, y como si fuera una boca de lobo todo quedo… Mónica miro sus manos, que como si fuera arena de sueños caía al suelo sin dolor, su voz no surgió de su garganta, no hubo ruido ni auxilio, solo silencio y arena… mientras la vista se nublaba y el sueño le invadía, ¿Cuánto tiempo durmió? Nadie lo sabe… pero si supo cuando se despertó, el golpe en su rostro fue más que real, el sonido de risas y gritos, mientras una música extraña surgía, el sonido de los pies sobre la madera, mientras trataba de abrir los ojos escucho una frase que le haría preguntarse si había perdido la razón ya “Vamos Baby, el trabajo es fácil… solo debes de matar al hijo del duque, con ello será suficiente”

David … era un joven español, adicto a algunos juegos, con problemas como todos, pero como muchos tenía algo en común con los demás, aquello que se llamaba “Cuentos de noreth” un foro que le había permitido expandir su mente con su propia imaginación, como muchas veces lo hacía o a diario prendió su PC, un computador especialmente creado para aquellos juegos que le absorbían algunas horas al día, pero en aquella oportunidad había entrado al foro y como antes había visto, la paloma le indicaba un nuevo mp, mas cuando lo abrió algo diferente surgió, aquel mensaje no tenia remitente, ningún pj lo había mandado y por ende parecía que no fuera de noreth, pero sus palabras, casi en rima hablaban de juegos y títeres, de criaturas y una puerta, antes de poder terminar de asimilar todo … la oscuridad le rodeo, solo podía ver su cuerpo … pero aquello no era lo terrible, si no lo que el sucedía a su cuerpo, lentamente vio como su piel se desprendía de su cuerpo, podía ver como la sangre no goteaba y lentamente la carne se desprendía para elevarse en la habitación y desaparecer, no había dolor, no había sonidos, aun cuando gritara … pronto vio sus huesos e incluso estos mismos se elevaron desapareciendo … su visión se nublo y fue como flotar a la deriva en un océano de oscuridad, más lentamente comenzó a sentir cosas, primero murmullos, después el frio en su cuerpo y cuando pudo abrir sus ojos vio como alguien le apuntaba a la cabeza, no hizo más que agacharse para no recibir la bala cuando detono el arma, cuando pudo ver bien quien había disparado lo identifico completamente, las marcas en su rostro, el sombrero de cureo y las armas en su cuerpo, un cazador de vampiros … Jack Cross … el asesino de vampiros, entre las sombras se escucho algo que chocaba contra los muebles con fuerza, lentamente se dio cuenta que estaba en una casa abandonada, el polvo y las sabanas eran más que notorias como las tablas que tapiaban las ventanas … había dejado su mundo para entrar en otro … sin darse cuenta.

Vicente había ya visto lo que había sucedido con Salvador y en su mente muchas preguntar que no podría responder, mas cuando unos sonidos extraños provenientes de su habitación rápidamente fue a socorrer a su amigo, pero cuando entro no había nadie … no estaba Illua ni Salva … su habitación parecía un desastre y solo el ordenador iluminaba la habitación, quizás la curiosidad o una mano invisible le guio hasta él , y nuevamente el mensaje se repitió, como una sentencia … palabra por palabra lo leyó y cuando el punto fue finalmente terminado se sintió extraño, miro el suelo y vio como el concreto se convertía en lo que parecía agua, engulléndolo sin piedad, dentro del suelo no sentía nada, era como estar congelado en el tiempo, solo oscuridad y silencio, nada mas … pero lentamente una luz rompió aquellas sombras y como si fuera una salvación Vicente corrió hacia ella … quizás la luz de la muerte o el paraíso, mas cuando logro tocarla, solo sintió el piso cuando daba de rostro contra este, el polvo se levanto y lentamente distinguió las formas … especialmente de aquello que había a su lado, en un gran tanque con agua, con barrotes gruesos como brazos había una criatura nadando, una que hacia millones de años debió de haberse extinguido … esta le miro ... y Vicente le reconoció … Anomalocaris.

Rubén … un simple chico de España, nada especial en un mundo donde mil seres nacían cada día y mil morían después del ocaso, un chico que quizás conocía podo del rol, pero lo suficiente como para reconocer algunas cosas, una simple tarde, casi una noche, cuando se sentó para revisar noreth, estaba por iniciar una partida, su primera partida y estaba ansioso, pero en cuanto vio la palomita supo que le habían mandado un mp, con tranquilidad leyó aquellas palabras que carecían de sentido, palabras sin un remitente, como creadas por el propio foro … pero palabras importante que hubiera deseado memorizar… cuando fueron leídas la oscuridad le rodeo, pero a diferencia de los demás no sintió anda más que las sombras rodeándolo, como si se tratara de una jaula … pero un fuerte movimiento lo hizo caer de rodillas, y en aquel momento sintió que algo agarraba su pierna, sus pantalones y lo sacudía, sus ojos notaron que un enorme perro trataba de morderle la pierna, pero no era un perro si no un lobo gris, el cual con ojos de furia intentaba arrancar un trozo de carne, no muy lejos, a un par de metros, otro muchacho de cabello negro, espada y escudo de madera luchaba contra dos lobos, aquel era alguien conocido para Rubén … alguien que había nacido de sus propias palabras e ideas … Rembar …

Y por ultimo aquel muchacho … el ultimo pero no menos importante, como todos los demás había visto el mensaje y como si la marea lo llevara se sumergió en la oscuridad, oscuridad que el rodeo y devoro … mas el ruido de la madera quemándose, las llamas danzando hizo que abriera sus ojos, el bosque se levantaba a su alrededor, las lunas se alzaban majestuosamente sobre su cabeza y la fogata ardía con vigor, dándole la espalda había otro muchacho, con un cayado y un cristal, con un sombrero en punto de los antiguos hechiceros, repitiendo palabras arcanas … a sus pies, un cadáver en descomposición, un conjuro de reanimación, Julio no comprendía lo que sucedía, el cadáver lentamente se ponía en pie, la reanimación se llevaba a cabo, pero mientras se arrastraba el chico por el suelo hizo que un cuervo se elevara de una rama, desconcentrando al hechicero y rompiendo el conjuro … pero en vez de volver a su tierra el cadáver tomo su libertad, gimiendo de dolor y mirando al brujo con odio, con aquellos ojos ciegos y podridos, lanzándose sobre él, intentando devorarlo .. Leksirel se defendía como podía… mientras el cadáver intentaba devorarlo.

Y así cada uno llego… mientras las piezas del ajedrez comenzaban a moverse por la tierra de noreth, el muchacho seguía escribiendo con tranquilidad, tanta como él era posible, escribiendo sin para pagina tras pagina de esa historia que estaría por ocurrir… ¿Qué sucedería si…? Esa era la verdadera duda… ¿Qué sucedería?


Off , Revisar



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Rembar el Vie Mar 09, 2012 11:35 pm

Acababa de cenar, me dirigí hacía la computadora, para rolear en mi primera partida de Cuentos de Noreth. Me sente en mi sillón, encendí la pantalla, y entré al foro. Nada mas entrar, ví que alguien me había mandado un MP, puesto que veía la paloma mensajera, blanca como una hoja. Cliqué y leí el mensaje.

No entendí mucho el mensaje, ni siquiera parecía que viniera de algun administrador o jugador del foro, puesto que no había ningun remitente.

En unos instantes, una oscuridad me rodeo, no entendí que pasaba, solo sentía unas sombras rodeandome, como si me hubieran enjaulado por algun motivo que aún no comprendía.
En breve, un fuerte movimiento me hizo caer de rodillas sin poder evitarlo, y justo en aquél momento, empezé a sentir que algo me agarraba de la pierna, junto con los pantalones y me sacudía.

En unos instantes, ví con mis propios ojos, que un enorme perro trataba de morderme la pierna, pero cuando me fijé bien, me dí cuenta de que no era un perro, ¡era un lobo gris!
No sabía explicarme como, pero el lobo estaba lleno de furia, intentaba arrancarme un trozo de carne.

A unos metros, muy cerca de mi, ví a un joven, de cabello negro, verdes ropajes, espada y escudo de madera que estaba luchando contra dos lobos más. Aquél joven, era alguien que recordaba muy bien, lo creé de mis propias palabras y letras, ¡era Rembar! Un personaje que creé en mi ficha de personaje para jugar en Cuentos de Noreth.

-¡Corre!- Me gritó Rembar
-Co... Com... Co...- Tartamudeé
-¡Hazme caso chaval y corre! Esto no es tan facíl como parece a simple vista- Me ordenó Rembar
-Pero, si tu... tu no... tu no existes- Tartamudeé nuevamente
-¿Pero que te pasa chaval? ¿De que me hablas?- Preguntó Rembar

Me quedé boquiabierto, no entendía como podía ser que mi propia creación, Rembar, existiera de verdad y estuviera ahora mismo delante mí dandome ordenes.

-Chaval, mas vale que te largues cuanto antes, no sé cuanto tiempo aguantaré, ni siquiera si podré con ellos- Me ordeno nuevamente Rembar
-Vale- Afirmé
Me fuí corriendo, dejando atras a Rembar.

-¡Aaaahhh!- Gritó Rembar de dolor.
Recientemente, un lobo le había logrado alcanzar y le mordió en el hombro izquierdo, dejandole sangrando.

-¡Rembar!- Grité.
-¡No te preocupes por mi chaval, tú largate!

Dí un paso en frente, cogí un palo de un metro que había por allí con las dos manos. Me giré mirando hacía Rembar y los lobos y dijé:

-¡Rembar!
avatar
Rembar

Mensajes : 36
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Franz Krieger el Sáb Mar 10, 2012 2:34 pm

Ahhh, qué estresante era la vida de un estudiante, pero por fin era sábado, en la próxima semana sólo había un exámen importante y era de historia, ergo ni siquiera me hacía falta abrir el libro para sacar un sobresaliente, y por eso ahora disfrutaba de una relativa paz y tranquilidad.
Me tomaba un vaso de leche templado, con un poco de cola-cao y azúcar para darle sabor y escuchando un poco de música mientras jugaba un poco al LoL, era mi partida matutina, y estaba perdiendo, y eso no me gustaba nada. Yo personalmente estaba jodiendo la partida a mis compañeros, que no se querían rendir. ¡Pero estaba totalmente justificado!
Al minuto treinta, y con trece muertes propias a mis espaldas, decidí salir de la partida con todo el cabreo del mundo. Al no saber qué hacer y estar totalmente libre durante varios días, creí que lo mejor sería entrar a Noreth y hacer un par de post que debía, por que cuando estaba cabreado era cuando más y mejor escribía, así era yo, más raro que un perro verde.
Nada más entrar estuve como una hora en el tag, sólo, como un tonto esperando que alguien interesante entrara para poder quitarme el aburrimiento, sin siquiera recordar que tenía que hacer unos dichosos posts, tenía un mensaje nuevo pero no me dí cuenta hasta ese instante, creí que sería sobre el torneo o cosas así, pero cuando leí su mandatario no era de ningún miembro del staff, la verdad es que no recuerdo exactamente quien era el mandatario ni el título del mensaje, eso es muy obtuso, sólo recuerdo un vacío negro en esos segundos que apretaba el mensaje.
Y entonces, como cuando alguien apagaba las luces, todo se tornó negro. Sólo podía ver claramente y como si un foco de luz incidiera en el, mi cuerpo. Llevaba una camisa de "El Che-Bwaca", unos vaqueros y unas zapatillas desgastadas y rotas que usaba para ir por casa, estaban tan rotas que incluso se podían ver sus dedos recubiertos por unos calcetines azules.

Lentamente mi cuerpo empezó a descomponerse, lentamente, como si fuese un puré o un helado que lentamente se descongelaba. Empecé a ver mis huesos y los órganos, no me dolía ni siquiera sentía nada, y grité y grité, pero por más que que lo hiciese, no oía nada. Y entonces dejé de verlo. Sólo podía sentir como si flotase, el miedo en mi corazón y un frío ascendente. Empecé a oír murmullos (Sí, eso si se oía irónicamente) y cuando pudo abrir los ojos, lo primero que ví fue a... ¿De qué me sonaba ese tío? Gorro de ala ancha, pistolas de arzón y guardapolvos, claro... ¡Era un mosquetero/Alatriste! Pero eso no era lo que más me importaba en ese momento, pues le estaba apuntando con una de esas susodichas pistolas, lo veía todo a cámara lenta, y podía ver como ese cabronazo estaba a punto de apretar el gatillo. Agaché la cabeza tan rápido como pude, (Una habilidad innata teniendo en cuenta de que era el objetivo de todos los futbolistas cuando daban pelotazos), esquivando el disparo pero quedándome sordo unos instantes, oyendo un molesto pitido.
El pistolero, que por cierto ya sabía a quien me recordaba, el mítico Jack Cross caza-vampiresas en celo. Pero eso era tan imposible, aunque ya estaban de imposibles un añadido más no importaba. Claro, que lo anterior tenía respuesta: Cloroformo y violadores. Ésto sólo podía ser mucha droga. Mucha, muchísima droga, aunque claro, yo nunca la había probado, y si esto era un efecto de ellas, repetiría por su puesto, a lo mejor la próxima vez viajaba a un mundo de series japonesas porno. ¡¿Quién sabe!?

Pero cuando volví a la realidad y al miedo de tener a un hombre armado apúntandome, empecé a gatear con toda la velocidad que pude hacia la oscuridad, (Teniendo en cuenta mi fobia a la oscuridad, un miedo mayor contrarrestaba éste último), corrí, dándome de morros con varias puertas y al final tirándome al suelo en el rincón más oscuro y rebuscado que había.
Oí otro disparo, y pasos corriendo para allí y para allá. Ahora que lo pensaba ese tío podría no estar sólo, tantos pasos no eran de una sóla persona. Algunos pasos se acercaban hacía mí, y cuando parecían estar más cerca que nunca, cesaron. Entonces oí otros más fuertes, tras unos segundos de total silencio, oí un gruñido y otro disparo, un fogonazo que alumbró toda la casa que apenas estaba iluminada por la luna que entraba por las tapiadas ventanas de este caserón victoriano, el disparo venía de enfrente mío, era Jack y disparaba hacia el techo, acto seguido un cadáver de un niño cayó al suelo enfrente mío, (Yo también podría ser considerado por mi aspecto por un niño, pero técnicamente era un adolescente avanzado).
Me asusté mucho, me levanté y busque una salida en la pared que estaba apoyado, buscando algún recobijo o algo por donde pudiera meterme. Era bajito y escurridizo, y eso era una gran ventaja en el caso de que hubiese algún hueco por donde escabullirme. No lo había.
Me giré hacía el cazador con los ojos bien abiertos, pero viendo nada más que oscuridad y vacío, oyendo nada más que pisadas y un "Crusscch", después una cerilla alumbró y pude ver todo como realmente era y no como mi fobia hacía verlo, Jack estaba a apenas un metro de mí, mirándome con los ojos abiertos como platos, mientras con la mano izquierda apuntaba al cadáver del niño que había en el suelo, que por cierto era a la primera persona que acababa de ser asesinada que veía, y eso me provocó nauseas y vomité
en la esquina donde estaba escondido.
El muerto empezó a mover la pierna, era como los espasmos que veía en las películas de zombies que normalmente veía, sólo que esta vez era real y me dió mucho, mucho miedo.

- ¿Quién eres tú? - Gruñó Jack, corvando la espalda para ponerse a mi estatura.

- M...m...me llamo David, y tú... tú eres Jack... Cross - Murmuré tan asustado como una comadreja a punto de morir.

- ¿David? Extraño nombre, seguro que será élfico como mínimo. - Bromeó Jack, soltando una pequeña carcajada por lo bajo. - ¿Cómo sabes mi nombre, pequeño roedor? - Preguntó muy seriamente.

- Yo... yo te creé - Dije como cuando la profesora te preguntaba una pregunta díficil, y tú respondías al azar.

- Sí, seguro pequeñín, seguro... - Bromeó entre dientes, mientras me agarraba del cuello y me acompañaba a través de la casa, para llevarme fuera, a la luz de la luna.

avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Anomalocaris el Sáb Mar 10, 2012 8:51 pm

-Maldito cabron, ¿¡donde cojones te has metido!? ¿en el armario? ¿en el balcón?¿bajo la cama? No, no podría ser, no hay hueco allí ¿el cuarto de mis padres? no…maldito ¿donde estas?- me desesperaba, preocupaba y asustaba a la vez, extraña combinación de sensaciones.
Por unos instantes no me percate de nada más, mi mundo se redujo a intentar adivinar dónde demonios habrían acabado ese par de dos, mirando de un lado a otro en mi cuarto ahora impregnado por un ligero aroma a zumo de frutos un poco pasado, quizás es porque lo que hubiese sido que hubiese puesto mi cuarto patas arriba había roto esa pequeña botella de cristal que contiene ese extraño hongo que aun trato de adivinar que especie es, o quizás se me olvidase de taparlo tras su última comida.
Di vueltas en mi cabeza y en mi cuarto sin poder creer nada ni pensar con claridad, hasta me había olvidado de Alex por completo, fue entonces cuando lo vi, el ordenador, quieto, en una esquina de la sala, llamándome a mirar que había quedado de el después de los desconocidos actos que tuvieron lugar en el lugar donde duermo.

Noreth…todo aquel día había girado en torno a aquel lugar, más de lo que era habitual, me acerque a la pantalla, por unos segundos estaba muy mal, los colores de cada clase y tono imaginable bailaban describiendo complicadas formas geométricas que seguramente algún día serian capaces de hipnotizarme, no me resulto muy extraño la verdad, desde hacia un tiempo cada vez que probaba el Minecraft o el Skyrim por culpa de la tarjeta grafica no podía jugar más de cinco minutos seguidos, no tardaban mucho en empezar a danzar los colores e imágenes, quedando la cabeza del creeper que trataba de matar a dos kilómetros del resto de su cuerpo que se retorcía en ángulos imposibles y mi espada de hierro más parecía un extraño artefacto de construcción, no me preocupe por aquel baile, me preocupe más cuando después de decime a mi mismo que era otra vez lo de los gráficos me pregunte -“¿y que ha causando esto?¿acaso antes de desaparecer se han puesto a luchar contra Alduin?”-

Aun no se qué paso, pero lo dudo, lo importante es que poco después de aquella muestra de breakdance la pantalla se puso negra y unas letras empezaron a aparecer en la pantalla tan rápido como yo podía leer, ¿titiriteros?¿heraldos de la muerte?¿inventores locos? ¿a quién demonios se referían? Estaba claro que a menos que mi ordenador me confundiese con Alex o el o la cosa que escribió esto al que se refería como el titiritero era yo pero los demás, al menos hasta que pronuncio aquel nombre, Noreth…no tuve en aquel momento mucho para pensar, pronto como si fueran una de aquellas arenas movedizas de las películas tras fijar mi vista en el último punto de la escritura, el suelo me absorbió y me llevo a dios sabe dónde, suspendido en un lugar que parecía ajeno y oscuro a todo, inevitablemente me acorde de una situación similar hace tiempo, pero no de mí, sino de mi apreciado Veluzi, en otro lugar, bastante lejano a Noreth en el cual durante un tiempo se movió por un lugar como aquel solo para despertar en una pesadilla, intente ver algo, percibir algo, cualquier cosa, pero nada más allá de mis propios pensamientos.

¿Cuánto tiempo estuve allí? No lo supe, muchas veces había tenido que imaginarme y rolear en momentos en los que uno u otro de mis personajes estaba en un momento parecido al mío, suspendidos en la nada esperando algo que no se sabe que es ni cuando llegara, y aunque fue un poco raro experimentar aquello fue bastante parecido a como lo había imaginado.
Finalmente, una centella, un destello, una solitaria estrella, una luz en el abismo del horizonte y no me pude resistir, avance hacia aquella llamada que rompía la monotonía del paisaje y poco después fue cuando lo vi.

En un lado, moviéndose con bastante naturalidad por el agua a pesar de su colosal tamaño estaba uno de las criaturas de aquel mundo lejano y especial de la cual había decidido narrar su historia, instintivamente retrocedí un paso, si me consideraba una amenaza estaba muerto, si tenía hambre estaba muerto, si le hacía daño estaba muerto…podría haber tratado de defenderme de otros seres, pero sin embargo aquel coloso, era tal y como lo pensé en cada trozo de quitina e su coraza natural, esa concha naranja, brazos gruesos como troncos de árboles y piernas igual acabadas en gruesas y fuertes garras hechas para desgarrar y que se podían cerrar en un puño que propulsado por sus fuertes músculos de artrópodos podría aplastarme los huesos como si estuviesen hechos de palillos de dientes, un cuerpo enorme surcado por aquellas especies de aletas y esa cabeza un tanto pequeña con dos negros ojos compuestos como las libélulas, el único punto débil en aquella pequeña fortaleza viviente y un poco más adelante sus mandíbulas las cuales, por mucha curiosidad que tuviera no me apetecía conocer en primer plano y ese par de apéndices con los que agarra su comida, quería que fuese un coloso, un Berseker, un ser que compensase muy bien una falta bastante grande de velocidad con una resistencia y fortalezas muy grandes todo eso con el cerebro de un niño de parvulario, quizás de primero o segundo de primaria.

Una vez pasado unos segundo finalmente me decidí a establecer contacto, esperaba que su curiosidad no me matase…
Me acerque al tanque de agua, el también se acercó, el corazón me latía a mil por hora, y la típica y cansina voz de la conciencia y algunos instintos me decía que me largase de allí rápidamente mientras traba de hacerlas callar repitiéndome a mi mismo unas pocas palabras para calmarme basándome en lo que conocía a aquella mole.
-“No soy una amenaza para él y si tuviese hambre ya me estaría digiriendo…vamos, te está mirando, no le hagas desconfiar de ti, aprovecha esta oportunidad, ¿no te gustaban tanto los Anomalocaris? Ahí tienes uno, aunque sea, salúdalo…”- finalmente separados solo por las paredes del tanque su cabeza se asomo y se acercó a la mía, sus lisos y mojados apéndices de cuchillas se me acercaron y me acariciaron, era solo un niño curiosos aunque tuviese el cuerpo de un Hulk del cámbrico, solo tenía que tener cuidado de no cabrearlo y si mi estancia en este mundo se alargaba, de ganarme su confianza antes de que su estomago se vaciase, mientras me miraba con sus ojos negros como el abismo, seguramente nunca hubiese visto a nadie como yo, aunque solo fuese por las ropas y gafas…
-Hola…- le dije mientras trate de acariciarle uno de los apéndices, con esa voz en mi cabeza como la del esclavo en el carro del triunfal general romano que le recordaba su mortalidad esta voz también lo hacía pero sin necesidad de hablar y más bien indicando que en ese momento podría matarme, pero confiaba en que no lo haría, ventajas de haber tenido que ponerle una descripción psicológica y rolear con él.
avatar
Anomalocaris

Mensajes : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Baby Doll el Lun Mar 12, 2012 6:54 pm

-“A veces, cuando los deseos se hacen realidad, deben tomarse con cuidado porque uno nunca sabe si se convertirán en pesadillas…”- Ixtaleth.

Á que los adolescentes son geniales y monos. ¿Verdad? Si, especialmente cuando están en crisis y todos piden la misma cantidad de atención justo al mismo tiempo. Estaba exhausta, la verdad es que si bien, las practicas escolares simplemente me encantan (es lo mas cercano a trabajar en mi carrera que he estado en… bueno, toda mi vida) pero eso no quita que sea muy cansado y estresante. Claro, amo lo que hago y esas nimiedades van desapareciendo al pasar de los días, pero en ese momento en particular, ese lunes me encontraba sumamente ansiosa, irritable y estresada.

Llegue como de costumbre, saludando a mi familia y directo a comer algo. Normalmente como dos veces al día y prácticamente devore lo que había en el plato. – ¿Entonces no iras? Te la pasas encerrada en la casa cada vez que puedes. Con que pase otra reunión en que no vayas, te quitare el pc…-

Y finalmente sola. Mis padres últimamente han tomado la jodida idea de que todo lo que hago mal se puede castigar quitándome el pc. Es increíble que con casi 23 aun tenga que estar dependiendo de ellos de ese modo pero… bueno, no tengo otra forma ahorita.

Me senté frente al pc… al fin, mi bebe amado y yo, solitos durante varias horas sin molestas interrupciones. Mi rutina, conectarme al MSN. La ventanita verde brillo casi de inmediato... Diego. Sonreí para mi misma, el saber que por las noches conversaba tanto con Diego como con Chris me ayudaba mucho con el estrés… el primero, bueno, es un amor de persona y el segundo…¡era mi amigo! Deje un mensajito a Vicente, casi no le veía desde que entre de vacaciones, ya saben, la diferencia horaria… y suspire. Ahora si, a mi “trabajo”, lo que hacia en lugar de hacer tareas… Noreth.

Me conecte directamente con Baby, tenia un post pendiente con Bastian, se suponía que finalmente Diana iría a un viaje en la ausencia de Bastian y eso pondría seriamente en peligro a los dos, además, mi post en second World no podía seguir aplazándose. Los chicos roleaban muy bien y con buen ritmo, no quería atrasarme demasiado. Me di cuenta de que tenia un mp y suspire… seguramente era alguien preguntándome cuando iría a responder.

Me prepare mentalmente para responder, pero… aquel mensaje tenia algo raro. El remitente… parecía no tener un dueño. Como si viniera de la nada. Yo soy bastante supersticiosa y me encantan los misterios extraños, y me emociono la idea.

-Diego, ¿Hay alguna trama nueva para Noreth? Me llego algo raro…-
Envíe el mensaje. Inmediatamente me respondió con un “No… ¿Qué mensaje?”. Abrí el mensaje y sin leerlo realmente lo copie y pegue en la ventana. Fue curioso que las letras no se enviaran. Dos veces intente y fue como si no enviara nada.
-No se… este estupido MSN no me deja mandarte el mensaje. No tiene remitente…- y me dedique a leerlo.

Spoiler:
“Joven titiritero, que con tus hilos manejas nuestras vidas, es tiempo de conocer a tus creaciones, conocer en carne lo que sufren y viven … porque ya no eres más dios de las palabras, simplemente un nuevo peón de un juego macabro … encuentra las llaves, llévalas hasta el palacio donde la razón gobierna rodeada de imaginación, mas allá de los frondosos bosques, mas allá de las altas montañas, donde ni ángeles ni demonios se atreven a ir, donde los dioses apartan su mirada … entre las rocas carcomidas por la sal, entre los pasillos con algas y aroma a océano … llega al salón, mira al dios en carne … él es la solución … es la puerta que sin llaves no abrirá … la primera llave la tiene la mosca, la segunda la posee el elfo corrompido, la tercera el inventor loco, la cuarta el heraldo de la muerta, la quinta el gran ojo, la sexta aquel que consume todo en llamas, la séptima y última … aquel que como guerrero devoro a los magos … busca las llaves, busca la puerta ya que será la salida del mundo de palabras y letras … bienvenida a Noreth … bienvenida al mundo que tus palabras han creado…”

Bienvenida a Noreth… justo cuando envíe el mensaje de “pareciera como si fuera a entrar a Noreth” a Diego puff… todo se torno demasiado raro, incluso hasta para mi y mis años de locura en la preparatoria.
Quise mandar otro mensaje. Quise tomar el Mouse y clicar en el mp, pero mis dedos no alcanzaron a sujetar el aparato. La oscuridad llego, la pantalla se apago, las luces de la habitación se oscurecieron, el silencio reino. Un silencio muy incomodo, como si estuviera en la nada… ¿habrán tirado algún poste de luz? Una sensación extraña en mis dedos, al acercarlos a mi rostro, alcance a vislumbrar de pronto en un suave halo de luz que comenzaron a esfumarse al igual que lo haría un pequeño montón de arena desértica. Conocia bien esa imagen (chica del desierto) y el que se reprodujera con mis dedos me hizo gritar… un grito que no tuvo eco ni ruido, me convertía en arena, desvanecida en un viento invisible, cayendo en un sopor imposible de evitar, recordé entonces una de tantas frases que alguna vez escribí:

-y las arenas se llevaron al final aquellas palabras que se convirtieron en mito, y el mito fue leyenda, y la leyenda parte de la realidad que vivían en aquel momento… toda su vida había cambiado…-


La oscuridad fue cediendo poco a poco. La sensación de que era yo, pero a la vez no, me invadió. Fue como si… ya no estuviera en casa. Pensé que el cansancio finalmente me había vencido y termine por desmayarme… más cuando aquel golpe sobre mi rostro me desoriento… Ouch… eso dolió. Soy bastante escandalosa en lo que el dolor se refiere y aunque fuera apenas un golpe como para dejar un área enrojecida de mi frente, sentí como si mi cabeza fuera a estallar. Creo que el dolor del golpe se mezclo con la sensación de despertar de un sueño.

Moví mis manos torpemente, buscando colocarlas delante mío, descubriendo dos cosas: Primero, que sí había caído al suelo y segundo… que era de madera. Yo no tengo piso de madera, si a lo mucho una habitación alfombrada. Rayos… ¿Estoy soñando? ¿Me drogué y no me di cuenta?

-Vamos Baby, el trabajo es fácil… solo debes de matar al hijo del duque, con ello será suficiente-

Abrí los ojos de golpe. –Pero que Chin…- me talle los ojos al ver las patas de una mesa de madera y botas de piel de animal (podría haber sido un conejo o algo peludo en vida) golpeándose fuertemente en el suelo. Risas… parecían recién haber contado un chiste y festejar su ocurrencia. Mire al otro lado, encontrándome con un par de botas femeninas negras y un par de zapatos masculinos. Fruncí el seño y me senté… el aroma de aquel lugar. Diosa… ¡donde estaba! Era una mezcla de alcohol, comida, sudor, vómitos y orina… ah, y polvo. Mire hacia arriba… me talle los ojos no una, sino tres veces, sin creer aquello que estaba viendo. –gados pasa…?- conncluí la frase. No tiendo a decir groserías, pero en esta ocasión no me vino otra frase a la mente.–Diana…- murmure en voz muy baja, al mirarla, como si al decirlo mas alto la realidad pudiera escucharme y golpearme con fuerza. Me quede como idiota mirando a Diana, mi Diana… hablando con un hombre que le daba un trabajo. Así me había imaginado yo alguna vez a los chicos de la organización, pero verlos fue…

Mire a la otra mesa y eran tres hombres evidentemente ebrios, riendo como si no hubiera mañana. Me puse de pie, tambaleándome y me apoye en la mesa de Baby y el desconocido. -¿Dónde estoy?- pregunte confundida. Baby que parecía muy concentrada en la imagen de aquel sujeto al que mataría me miro con agresividad. Vaya… era muy bonita. Al darle el rostro de Vanesa Hudguens hice bien. Sus ojos me recortaron de arriba abajo y soltó una carcajada. Me mire, llevaba una blusa de manga larga, jeans, sandalias con calcetines, el cabello suelto y maquillaje un tanto ya difuminado (todo el día en la calle no esperen que luzca perfecta al anochecer si un retoque) Mi rostro se enrojeció. –Pues yo creo que deberías dejar de beber por hoy linda… o se aprovecharan de ti…- respondió sin mirarme más. – ¿Pero donde estoy?- Esperaba a que ella confirmara lo que pensaba, intentando creer de verdad mi sospecha mas loca. –Taberna el ojo mirón… - Me quede mirando como idiota. Como si no entendiera –Ciudad de Laket…- exasperada, Diana suspiro –Noreth, ¡tonta! largate a dormir y dejame en paz!…- mirando luego la fotografía, Pichi… ¡KIA!!! Pichi, el esponjoso y tierno animal que la acompañaba. Yo lo conocía bien, lo cree especialmente para Diana. Claro que la imagen la tome de XXXHolic, pero sabía que no había elegido mejor mascota para ella. – ¡Pichi!!!- dije en voz alta, estirando las manos hacia la creatura como si quisiera abrazarla o tomarla. Diana se puso de pie en un segundo, y se coloco delante Mio. Me replegué hacia la mesa de atrás, apoyándome en ella con una expresión de pánico, si me hubiera visto a mi misma me habría reído – ¿Que… cojones… quieres…?- pregunto con una voz amenazante - Di…Diana yo… no…- se acerco aun mas, tanto que no pude retroceder y quede sentada en la mesa. Ella era casi del mismo tamaño que yo, pero por las botas me llevaba por un par de centímetros. -¿Cómo me conoces…? Quien… te dijo mi nombre…?- en ese momento, solo atine a pensar… “Fuck”. Todos en aquel sitio habían guardado silencio, en parte por querer saber que sucedía y también… porque todo mundo sabia que a Baby no debía molestarse. Aquella taberna era uno de los sitios que ella más había frecuentado en su soltería, por lo que ya tenía cierta fama. Balbucee estupidamente, mientras mi mente repensaba las mil y un respuestas que podía dar.

Aun seguía sin creerlo. ¿De verdad había entrado a Noreth? Si era así… estaba a punto de ser hecha picadillo por mi propia creación…
avatar
Baby Doll

Mensajes : 228
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Scart el Lun Mar 12, 2012 10:27 pm

Pájaros... Condenados pájaros cantores... ¡Coño! Que ruido que hacían. ¿Que pasaba? ¿Ya estaban Sol y Luna matándose a picotazos otra vez?
Abrí los ojos lentamente, dejando que la diáfana luz del sol que pasaba a través de las verdes hojas me golpease en la cara y atravesase mis ojos, obligandolos a mantenerlos entrecerrados para que no se me fundiesen las retinas.
Durante unos segundos quedé pasmado mirando al cielo lleno de hojas, hasta que finalmente me di cuenta de que el verdor no era normal ¿Que coño pintaba tanto verde en mi casa? ¡El techo era amarillo, joder!
Me incorporé de forma brusca al notar que había allí algo raro que no cuadraba, y recordé lo último que había pasado.
Estaba flotando en la negrura.
Molaba... ¿Alguien había encendido la puta luz?
Me rasqué el pelo como un perro, como ya era costumbre en mi desde hacía mucho tiempo, y me puse a mirar a mi alrededor mientras bostezaba con sueño. Yo necesitaba diez horas de sueño, no ocho, por eso me costaba tanto levantarme en las mañanas. Las mantas se me agarraban como zombies intentando devorarme.

¡Zombies! ¿Donde estaba Illua? No tenía ni idea, pero antes que a la condenada peliazul debía encontrar mi culo, porque me dolía tanto que parecía que se me hubiese caído. Bueno, me dolía todo el cuerpo, me recordaba a la sensación que tenía el ida después de una clase de Karate con Joaquin. Aquellas de las que salía con más agujetas que nunca, con "preciosos" moratones adornando mi piel y con un dolor terible en todo el cuerpo.
Con un suspiro me levanté mientras me miraba de arriba abajo. Mi ropa no estaba entera. Le faltaban algunos trozos, como si me hubiese rasgado con algo. Bien podía haber sido que me hubiese caído de un árbol, o que algún jodido animal hubiese intentado comerme y hubiese rasgado mi ropa.
Aunque de esto último posiblemente me hubiese enterado. La cosa es que no sabía como ni por que, pero estaba bastante tocado.
Ahora, era momento de analizar donde cojines estaba (Si, cojines, últimamente tengo la manía de decir eso en vez de cojones... No se... Me suena más... No se... Simplemente lo hago)
Era un bosque... Si, así era, muchos árboles, olía a plantas y esas cosas. Era un bosque. Soy un genio ¿Verdad?
Bueno, seamos más claro, estaba al lado del claro de un bosque, si, uno de esos sitios que tanto me gusta usar para narrar historias. Van los personajes por el bosque, y si se encuentran un claro en el bosque, algo pasa en él, o se paran a dormir o les aparece un bicho o algo. El caso es que usaba esos lugares continuamente. Al parecer, en mi cabeza, todos los bosques eran quesos, llenos de agujeros.

Ahora la cuestión era... ¿Que cojines hacía yo en uno de esos sitios? Que yo supiese no había bosques en Albacete. Lo más parecido eran Los Jardinillos, y si era así más que un animal intentando comermer era algún pandillero que me atracase. Además, el suelo habría estado lleno de basura y colillas. Pero ese estaba más limpio que el que podía encontrar en cualquier bosque de toda la Provincia de Albacete.
Es decir, que la puerta de la habitación de Vicente se había convertido en un puñetero Stargate y me había teletransportado a algún sitio raro. Perfecto, no bastaba con que hubiese una grieta temporal rara detrás de su casa, que hacía que en el momento en el que descuidase mi reloj, este empezase a ir en sentido contrario, si, no me preguntéis como, pero pasaba.
Tampoco bastaba con que al salir del Imaginalia, si no andaba con cuidado, podía ir andando en linea recta hacia delante y acabar misteriosamente en el punto de partida como nos había pasado ya a mi amigo recién nombrado y a mi.
No, también tenía que haber una puerta espacial en la habitación de mi mejor amigo. Bien, ahora... ¿Donde coño me había llevado?

Pronto mis dudas se solucionaron por la vía más directa, la vista. Aunque antes de eso vino el oído. Escuchaba el sonido del metal al ser golpeado, y eso me sorprendió ¿Había alguna obra cerca? Eso quería decir civilización. Lo cual me extrañaba. Un lugar tan limpio, con humanos cerca... Error de sintaxis.
Miré a mi alrededor hasta encontrar su fuente, algo que no tardé en hacer. Ventaja o desventaja, pero el caso es que mi oído era más sensible a los demás como creo que ya mencioné. No se por que, no tengo ni repajolera idea. Solo se que oía mejor que la gente y que también los sonidos fuertes me hacían más daño.
Volviendo al tema, que me voy por las ramas y esta historia es ya bastante larga como para que de más rodeos.
Vi como un tipo con una espada bien basta intentaba golpear a un chico joven de revueltos cabellos castaños. Una espada digna de un bandido barbudo, sudoroso, apestoso y patán como los que atacaron a Arys y Jacke en la primera partida que hice en un foro de verdad (O al menos que yo considerase de verdad)
Tardé un poco, pero como todo buen retrasado, finalmente logré percatarme de lo que pasaba... ¿Que coño hacía un tipo intentando hacer mortadela con otro usando una espada que de las melladuras que tenía más de cimitarra parecía una jodida sierra.
Todo se aclaró cuando, con un elegante giro que denotaba una agilidad que habría hecho a un publico invisible aplaudir mientras los jueces levantaban cartelitos mostrando un diez como puntuación, el chico evitó un tajo y me mostró su rostro. De joven, con algunas pecas en el rostro, con unos preciosos ojos azules que me hacían hervir de envidia. Scart ni más ni menos... ¿Acaso aquel último pensamiento que tuve se hizo realidad? ¿Acaso Scart había aparecido en mi mundo? No... Más bien... El bosque, el tipo, Scart... Todo tenía sentido... Si yo estaba en Noreth...
Eso era... Ahora todo tenía sentido. Genial, de vivir con la mortal con ganas de ser diosa en mi mundo, a ir con Scartie a Noreth... Bueno. Lo cierto es que no me podía quejar. Al fin y al cabo, era algo que siempre había deseado... Ir a Noreth y quedarme viviendo con mis personajes.
Pero fuera de eso, debía actuar rápido. Estaban atacando a mi personaje preferido, y verlo morir ante mis ojos no era una opción. Ni de coña.
Corrí veloz, sin pensar en que podía sucederme por aquello, y me coloqué al lado de mi más querida creación y golpee con un fuerte y veloz puñetazo utilizando aquel entrenamiento que había conseguido con el entrenamiento de años y años en mi dojo en plena boca del estómago, justo bajo el esternón.

-Esternon... Barbilla... Hígado...Iba diciendo tras golpear la zona que posteriormente nombraba.-¡Espalda!

Finalmente rematé con una Mawashi Geri* en pleno centro de espalda, empujando al tipo hacia Scart y haciendo que este extendiese una mano a un lado, en la cual apareció una espada con su resplandor plateado que durante un segundo parpadeó en sus dedos justo antes de cortar el cuello al tipo y rociarme de sangre. No fue hasta que el fluido vital me tocó cuando me percaté de lo sucedido... Había abrumado al tipo con mis golpes haciendo que el joven lupino aprovechase la oportunidad para decapitarlo con Estrella Fugaz... Había colaborado en su muerte... Y me habría sentido mal, si hubiese sido inocente. Precisamente después de que intentase matar a alguien importante para mi no iba a tenerle mucha consideración. Es decir... Mi conciencia estaba limpia, aunque no me creía lo que veía y sentía... Me llevé las manos al rostro para retirar la sangre de él y poder ver con claridad...

-Wow... Debo admitir que has estado bien-Me dijo con naturalidad, sonriéndome a pesar de que varias gotas de fluido carmesí también surcaban su rostro, pero el estaba más que acostumbrado. Si hasta comía gente... Bueno, ok, no comía gente... Creo... Pero podía si quería.-Gracias por ayudar. Habría podido solo, pero nunca viene mal una mano... O un pie... Soy Scart. ¿Y tu?

-Esto... Me... Me llamo Salva, un placer...-Respondí titubeante... Sabía mucho de él. Y si bien me parecía raro que ni estuviese Adeluna ni Balto no podía mencionar nada si no quería cometer ninguna cagada gorda.

-¿Salva? Que nombre mas raro...

-Es el diminutivo de Salvador, prefiero Salva, no me gusta el nombre completo.-Indiqué intentando parecer lo más normal que podía.

-Irónico... Me ha "salvado" Salva... Jejeje...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Miér Mar 14, 2012 3:16 pm

Y los personajes se movían
Cada uno con su pareja
Como si se tratara de un simple baile
El cual terminaría con algunos incautos

Christian Chacana 14 de marzo de 2012


Las olas golpeaban con furia las rocas carcomidas por la sal, el agua lentamente se filtraba por cada pequeña grieta que apareciera, lentamente el agua reclamaba lo que le pertenecía, mientras en aquel salón, el muchacho contemplaba la inmensidad … hacia poco que parte de la sala se había derrumbado, dejando que el aire marino inundara aquel lugar, mas el permanecía tranquilo, disfrutando de los sonidos naturales, la imaginación carcomía y reclamaba a la razón, como el simplemente escribía una leyenda, un mito que con el tiempo moriría, donde sus personajes dejarían de existir, con cada palabra el mundo parecía cambiar, con cada letra que cobraba vida, algo nuevo sucedía, era un libro muy especial, un cuaderno donde las eras se acumulaban y cualquier cambio que se hiciera en ellas repercutiría en el presente … especialmente en ese mundo de letras e ideas, de sueños y anhelos … Noreth, un mundo que era joven y a la vez muy viejo …

Pero no hay que olvidar a los principales personajes de este juego, aquellos que llegaron desde un mundo distante, sus nombres están escritos en aquel libro , con tinta extraña proveniente de tierras lejanas y mundos desconocidos, es mejor comenzar con el primero, Rubén, aquel que se creía héroe cuando no era más que un simple muchacho, había llegado a un bosque y conocido a su personaje, hijo de sus ideas, fruto de sus palabras, claro que la situación en que se habían conocido no había sido de lo mejor, lobos de historias pasadas, criaturas de carne y hueso, rabiosos y hambrientos, quizás demasiado ya que sus cuerpos estaban famélicos, al borde de la locura o quizás ya estaban lo suficientemente locos como para atacar a un humano … Rembar … ¿Acaso se creía héroe? … lo más probable, pero aquello le cobraría con cada fibra de su ser, Rubén había tomado una vara cercana, usándola de espada … demasiado frágil para no quebrarse si golpeaba a un lobo, demasiada corta si quería usarla de lanza, solo debía de confiar en que podría defenderse … ya que el joven de Noreth tenía sus propios problemas, lentamente mas lobos comenzaron a aparecer entre los árboles, pronto se formo un pequeño grupo de seis, los cuales parecían tan delgados que el pelaje se les pegaba a los huesos, hambrientos y desesperados, dos de ellos se lanzaron contra Rembar, el primero sucumbió ante la espada del chico, con un corte transversal, el filo corto la piel y dio contra la columna, un quejido salió de las fauces del lobo antes de caer muerto al suelo, lamentablemente el movimiento lo había dejado indefenso, cuando otro lobo salto sobre su escudo y lo derribo, intentando morder su rostro con rabia, Rembar intentaba alejar las fauces de su rostro, mientras estas se cerraban y abrían dejando sus colmillos a la vista y dejando caer la baba al rostro del muchacho, debía de hacer algo o seria devorado. Rubén no tenia mejor suerte, sujetando aquella vara con fuerza, vio como un lobo saltaba hacia él, casi por instinto levanto la vara y la punta de esta atravesó el famélico pecho limpiamente, impactando contra roben y haciéndolo caer de espalda con el cadáver encima, no era demasiado pesado y fácilmente podría liberarse, aunque sus manos le dolían por que varias astillas se habían incrustado en sus manos desnudas, no acostumbradas a esos tratos.

Lejos, y muy lejos, entre montañas oscuras, en un pueblo azotado por la desgracia, tras muros carcomidos por los años, dos sujetos se veían por primera vez, Jack Cross el famoso asesino de demonios, vampiros, hombres lobo, etc., y David, su creador, un muchacho aun, lamentablemente este último había interrumpido la cacería, y con ello estaba colocando su vida en peligro, jamás hay que darle la espalda a un vampiro … y tanto el experimentado cazador como el muchacho habían hecho caso omiso a eso, que lamentable, la bala no lo había matado, simplemente había atravesado su pecho, sin tocar su corazón, su punto débil, como tantos otros, de cualquier manera, la conversación tampoco era la más idónea … ¿Cómo reaccionaría un hombre maduro, armado hasta los dientes, si supiera que toda su vida, todas las penurias que había sufrido, tan solo habían sido caprichos de un muchacho? Lo mejor era guardar silencio y pasar por alguien de Noreth… pero quizás esto no lo había pensado aquel chico, de todas maneras… no podrían conversar demasiado, ya que un sonido extraño los hizo girarse, el cadáver del “niño” no se encontraba y solo quedaban rastros de sangre negra, Jack hizo que David se callara, el vampiro daba vueltas por aquel lugar, una risa infantil se pudo escuchar claramente, cuando Jack disparo hacia esa dirección, impactando el proyectil contra un pilar.

-Jajaja… o vamos cazador, llevo trescientos años viviendo en estas tierras ¿crees que un miserable humano me puede matar?, simplemente es un juego y veo que trajiste a un amiguito… me divertiré abriéndole la garganta y lamiendo su deliciosa sangre mientras brota tibia de esta-


Lentamente se escucharon más pasos en aquel lugar, pero no eran pasos humanos, si no mucho más diminutos, los ojos rojos en la oscuridad se hicieron notar, cuando un chillido agudo de sus pequeños hocicos surgieron y aquel par de dientes amarillentos brillaban contra la poca luz que se filtraba por las ventanas tapiadas … eran ratas, cientos de estas, todas manejadas por un solo ser, aquel niño que con una sonrisa pálida se regocijaba con la diversión que tendría, era tiempo de ver lo que haría David … huir, o luchar … o quizás la verdadera opción, morir devorado por las ratas.

Anomalocaris aquella enorme bestia miraba con curiosidad a quien le hablaba, el antropomorfo desconocía mucho de ese lugar, desconocía demasiado del nuevo mundo en el cual había despertado, para él, el instinto y la supervivencia eran lo primero y en un mundo donde le fuerte sobrevivía, debía de aprovechar cada oportunidad que tuviera, aunque claro … desconocía que aquel humano era su creador, de que con sus palabras le había dado vida, junto con aquellos poderosos reptiles, desconocía que había sido él, el causante de que todos los que conocía se hubieran extinguido y de que tuviera que pasar miles de años en el hielo, atrapado, un simple humano le hablaba, le miraba con curiosidad … mientras Vicente estiraba su mano como saludo, se escucharon voces tras de él, como si dos hombres conversaran con soltura.

-¿Qué haremos con el animal? *pregunto uno, mientras el otro respondía* va… quien sabe, el jefe dijo que lo pondría en el acto central, aunque por lo que se, eso simplemente es combate, pero que más da, el bicho servirá de algo, no ha comido en una semana si que a lo primero que vea se lo comerá Jajaja * un suspiro se dejo escuchar, cuando de improviso la luz entro a ese pequeño lugar y se encontraron cara a cara con Vicente* Pero que mierda… ¡eh tu! ¿Qué carajo haces en este lugar? –

Sin mucha finesa, agarraron de los brazos a Vicente y aunque este conocía bastante bien las artes marciales, un golpe en su nuca hizo que todo se oscureciera, cuando por fin abrió los ojos se encontraba en medio de un pequeño recinto circular, una arena de combate, sus manos estaban atadas con sogas, pero estas eran demasiado gruesas y con algo de trabajo podría liberarse de ellas, pero lo importante no era estar atado, si no el lugar donde estaba … podría recordar lo que habían dicho esos dos hombres, “Los combates” … aquel lugar pronto se volvería un regadero de sangre, por lo que comenzó a moverse con desesperación y a mover las muñecas, mientras sentía que las cuerdas le escocían algo la piel pero se soltaban mas y mas, un hombre apareció, con alto sombrero de copa, casi tan alto como él, aunque claro, el hombre superaría poco más del metro y lo que le faltaba de alto lo tenia de ancho.

-Damas y caballeros *comenzó a decir, ya que era el maestro de ceremonias y también dueño del circo* como ven, tenemos un invitado para este combate, el muchacho fue encontrado robándonos *mintiendo descaradamente* por lo que le hemos dado un castigo ejemplar, si sobrevive le liberaremos, pero es muy probable que no … ahora damas y caballeros, el Circo de los Espejos se complace en presentarles, a la gran bestia … el cangrejo de tierra * frente a Vicente, una reja se abrió, dejando ver a Anomalocaris mientras varios gritos de terror se podían escuchar* y su contrincante … la bestia de los mil tentáculos *tras de Vicente y sin que él pudiera verlo, una masa asquerosa salió desde una jaula, parecía limo, pero este tomo forma como tentáculos y bajo el limo, una boca llena de dientes afilados* este combate será épico damas y caballeros-

Vicente tenía dos opciones, y las dos eran arriesgadas, la primera era liberarse de las sogas y quedarse tras su creación, esperando que esta no lo matara, o quedarse al margen del asunto, intentando huir y dejando abandonado al antropomorfo, la decisión era de el únicamente, pero cada acto traería sus consecuencias.

Mónica no tenía mejores resultados con Baby, había cosas que al parecer olvidaba, pero no podía dejar de lado su personalidad de lado, aunque sería mejor que lo hiciera en presencia de ella, debía de pensar muy bien, ya que esto no era un juego y como era Noreth, podría encontrarse a alguien que no le preocuparía manchar de sangre una daga o espada, Baby estaba molesta, no solamente por la interrupción del negocio, el cual no habría llegado a nada bueno, si no que también había intentado tocar a Pichi y para colmo, había pronunciado su nombre con tanta naturalidad como si fueran amigas de toda la vida, Baby estaba molesta, y sin pensarlo agarro del cabello a la chica para obtener respuestas, aunque claro … en aquel momento una mano se poso en su hombro y esta se giro con una mirada asesina, era el hombre del trabajo.

-Baby, deja en paz a esa mocosa, al final parece que esta borracha… necesito la respuesta ahora, ¿si o no? *impaciente*-

El hombre parecía más que impaciente y el ruido comenzó nuevamente en aquel lugar, como si las risas y las canciones no fueran más que luces y el interruptor hubiera enviado nuevamente energía estas, Mónica debía de pensar, y saber que decir, ya que si comenzaba a hablar de que ella habría creado vida en ese lugar, podría ser muy complicado y problemático, todo parecía volver a lo tradicional, cuando se pudieron escuchar los cristales rotos, no muy lejos, dos orcos habían comenzado a discutir, quien se comería la ultima pierna de cordero, y no demoro mucho en que los golpes comenzaran, primero fueron golpes de puño, después lanzamiento de sillas y uso de espada, cuando uno de los orcos lanzo la mesa del lado se formo una batalla en ese lugar, una batalla demasiado peligrosa para Mónica, conociendo sus limitaciones, Baby igualmente se coloco en guardia, no era recomendable meterse con ella, pero si alguien lo hacía estaría muy mal para el otro.

Ahora Mónica tenía dos opciones, la primera era mantenerse oculta, esperando que la lucha se calmara y pudiera marcharse de ahí, la otra seria acompañar a Baby y dejar que el destino decidiera lo que sucedería.

Y el ultimo … pero quizás no el menos importante de aquel homogéneo grupo, Salvador, el chico que ya había pasado por algo similar, quizás hacia un par de horas se había encontrado con Illua y había sufrido una pequeña travesía por su propia ciudad acompañado de la cronomante con poca paciencia, pero todo eso había quedado en el pasado, y era natural, ya que se había cumplido uno de sus sueños, viajar a Noreth, viajar a ese mundo de letras donde había soñado tantas veces y que ahora, era realidad tangible para él, pero claro, como todo mundo de fantasía, no todo debe de ser perfecto, ya que en lo imprevisto esta la aventura y la emoción que uno debe de sentir para poder sentirse vivo, y claro … este lugar no era la excepción, su primer encuentro había sido con el ladronzuelo Scart, un licano que tenia la mala costumbre de conseguir lo que no era de él, pero esta vez … no eran sus dote con las manos lo que le había traído problemas, si no sufrir lo mismo que él hacía, un ladrón de poca monta, un guerrero de hambre y codicia, claro que el muchacho hubiera podido solo contra aquel hombre, pero la intervención de Salvador, sus movimientos marciales y un rápido movimiento de la hoja acabaron con el hombre, claro que no fue limpio ya que la sangre fue más que notoria, cuando salpico a ambos chicos, después de una presentación y clara omisión de que salvador era su creador, todo estuvo en paz, claro hasta que aquello voló por el cielo, desde las sombras un virote atravesó el aire rozando el cabello de Salvador e incrustándose en un tronco, las cosas no estaban bien, ya que aquel ladrón no estaba solo, de entre los arboles surgieron tres hombres más, dos de ellos con ballestas ligeras y el ultimo con un hacha de mano, sus atuendos tan solo eran ropas gastadas o armaduras de cuero ligero, ahora eran tres contra dos … aunque salvador podría acabar con ellos …. Con cierta posibilidad de morir, aunque ahora se vería que tan bien podría luchar junto a su creación.



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Franz Krieger el Dom Mar 18, 2012 11:08 pm

Aquel tío, Jack Cross, era mucho más repelente en la realidad de lo que era leído en la pantalla de su ordenador. La verdad es que si lo pensaba detenidamente, era sólo mi creación, una idea de mi subsconciente en la que reflejé todo aquello que más odiaba y repudiaba de manera que, incluso me gustaba interpretarlo. Era una manera de expresar todo lo que no me gustaba. Y si lo pensaba, así era con todas mis creaciones, Jack sólo era el típico borracho de pueblo que imaginaba cosas, y ahora ese borracho le agarraba el pescuezo sin llegar a hacerle daño.
Tenía miedo, debía tenerlo. Estaba en las manos de mi propia creación, era la viva imagen del Doctor Frankestein, sólo que esta creación podía llegar a ser especialmente mucho más peligrosa. Jack no sabía nada sobre mi, pero yo lo sabía todo sobre él. Y si se me había olvidado me lo inventaba y colaría igual.

Y en esas, un estruendo sonó detrás de nosotros, por ello nos giramos casi en una milésima de segundo.
El cádaver ya no estaba en el suelo, "¡Já típico de película!", pensé. En su lugar, sólo había un rastro de sangre negra.
Jack dejó de agarrarme para disparar a lo que parecía ser una sombra moviendose en el techo. Recargó rapidamente y empezó a vigilar su alrededor atentamente.
Yo aproveché para alejarme de él lo suficiente como para evitar ser su presa, pero no tanto como para evitar la protección que me brindaba aquel maldito caza-vampiros, medio metro o quizás un metro, no tenía buen ojo para las distancias.
Entonces, una voz infantil pero tenebrosa sonó, calando entre mis huesos;

-Jajaja… o vamos cazador, llevo trescientos años viviendo en estas tierras ¿crees que un miserable humano me puede matar?, simplemente es un juego y veo que trajiste a un amiguito… me divertiré abriéndole la garganta y lamiendo su deliciosa sangre mientras brota tibia de esta-

Y se escucharon más pasos, miles de ellos. Como si se tratase de una marabunta de algo, y entonces se vieron los ojos rojos. Miles, millones de ellos. Quizás exajerase pero, había cientos de ellos. Los chillidos ratoniles que hacían esos roedores tenían tanta repercusión que los oídos me pitaban.
Asustado como nunca antes, grité un ahogado "Joder", para acto seguido intentar buscar una salida de la casa. Pero aquella sala estaba tan a oscuras que corriendo del miedo, me dí de boca contra una pared, apenas sin saborear el dolor, me topé con una silla de madera que según su tacto parecía vieja pero resistente. Me subí y me pegué contra la pared, viendo como esa marabunta de ojos rojos venía poco a poco hacía mi.

Jack aprovechando un rayo de luz lunar que entraba por un hueco de las tapiadas ventanas, usó su cruz de plata para rederigir los haces de luces para usarlos de linterna y buscar al vampiro por todo el salón. Haciendo rastreos rápidos como si se tratase de un sonar, vió que el pequeño vampiro se arrastraba por el techo con la velocidad de un cocodrilo. Cruz en mano y pistola en otra, disparó con toda la puntería que tenía, dandole al chupasangres de lleno y tirándolo al suelo.
Yo de mientras veía mi vida pasar a toda velocidad, cuando esas ratas empezaban a escalar las patas de la silla, empecé a temblar muy violentamente y a tartamudear cosas como "Porfavor... no quiero morir..."

Jack plantó su pie en el cuelo del vampiro que yacía en el suelo, se arrodilló y clavó su cruz de plata en el corazón del nocturfágo, éste en un último aliento gruñó; -Soy el primer niño que matas... ¿Eh?... Cazavampiros de pacotilla - Y gritó con todas sus fuerzas, un grito infernal tan masculino y metálico que asustaría hasta a un camionero de Almería.

- Tú tienes de niño lo que yo de bardo, truhán - Instó Jack esbozando una media sonrisa bastante fugaz.

avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Scart el Mar Mar 20, 2012 9:05 pm

-... ¿Por que siempre hacen el mismo chiste?-Dije en alto con un suspiro, ya acostumbrado a ese juego de palabras tan conocido para mí.

-Oh... ¿Te dedicas a ir salvando a gente por ahí?-Me preguntó un poco sorprendido por mi respuesta.

-No, pero mis amigos solían hacer bromas de ese tipo... "Salva, salvameeee"-Dije recordando a Samuel y los demás, y apretando mi puño con rabia al recordar a esos... No se como pude llamarles amigos. Porque poco tenían de ello.-Bueno... los que eran mis amigos...

-¿Y como dices que eran tus amigos si se burlaban de ti?

-Bueno... Por eso "eran" y no "son"...-Contesté con resignación. Pues poco podía hacer ya más que olvidar a esa panda de cabrones.

-Entiendo... Y... ¿De donde vienes? ¿Que haces aquí? No respondas si no quieres, es simplemente por pasar el rato...

-Pueeeeees...-Rápidamente empecé a buscar en el interior de mi mente todos los datos que tenía de Noreth. Era admin, o al menos lo había sido en mi mundo, ahora dudaba que tuviese algún poder sobre el mundo. Pero la cuestión es que tenía una cantidad de datos sobre el mundo más que suficiente para no parecer una persona ajena al mundo. Además, tanto tiempo escribiendo historias debía servirme para hilar la mía propia... Además, mi experiencia con Illua me había ayudado a tener cuidado con mis palabras y no revelar cosas que podrían complicarme la situación. Una ventaja a fin y al cabo a pesar de los problemas que trajo.-Soy de Sílvide, de la ciudad de Fráianez.-Mentí con la maestría que había aprendido a lo largo de los años, ubicándome en una de mis zonas preferidas.-Y simplemente empecé a viajar hace relativamente poco, quiero ver mundo y aprender. ¿Y tu?

-Pues... Yo no se cual era mi ciudad, ni tampoco me interesa averiguarlo, se podría decir que no soy de ninguna parte porque estoy siempre viajando. Pero me es curioso algo tuyo... ¿Cuando empezaste tu viaje?-Preguntó muy acertadamente el joven, dejándome contra las cuerdas, un movimiento magistral que me hizo imaginarme la situación como un tablero de ajedrez. De alguna forma había descubierto mi engaño, o al menos había intuido algo raro, y lanzaba un preciso ataque, dejándome en Jaque... Pero preferí defenderme evadiendo su golpe...

-¿Por que esa pregunta? ¿Que tiene de curioso?-Pregunté de forma que escapé, al menos temporalmente, de su ataque.

-Pues porque estamos en Sílvide precisamente. ¿Por que si no?-Respondió de nuevo volviendo a acorralarme.

-Bueno, llevo un par de años viajando, no demasiados, apenas dos, y he recorrido gran parte del continente, la este para ser exactos*-Dije arriesgándome con mi afirmación, pretendiendo aprovecharme de haber diseñado el mapa de Noreth en su debido momento. Costó bastante cuadrar las cosas y varios dias de charla con Diego para aclararlo todo, con ayuda de Camila, pero al final se logró, y el resultado no fue malo.

-El este... Jum... Yo prefiero la parte oeste, aunque es más conflictiva y peligrosa hay que admitir que tiene su encanto...-Comentó él con una nueva jugada acertada, pero que me dejó la situación perfecta para responder.

-Pues si, he escuchado maravillas sobre El Pantano y Keyback, pero me agradaba la idea de visitar los desiertos, e ir en Barco de Arena a Los Prados de Fuego y visitar el famoso volcán. Lo cierto es que el paseo en barco de arena es bastante relajante. No tiene el mismo... "Tacto" que el viaje por aguas, es algo más suave. Aunque debo decir que hacía un calor tremendo, por eso recientemente he regresado para dirigirme al oeste y relajarme con las suaves temperaturas.-Respondí haciendo acopio de mis conocimientos sobre mis zonas creadas y los lugares donde había roleado. Y pareció funcionar, convenciendo al joven de que realmente había estado allí, y habiendo ocultado mi fallo de no haberme percatado de donde estaba.

-Wow... Otro compañero viajero... Bueno, creo que deberíamos...-Empezó, pero pronto sus palabras fueron cortadas repentinamente por un proyectil salido de la nada misma, al menos así lo percibí yo.

Rápidamente mi más querido personaje se dio la vuelta empuñando fuertemente la espada y colocándose a la defensiva, en una posición estable y con el acero por delante a modo de defensa.
Pronto, los dueños de esa saeta que voló tan cerca de mi rostro, apenas unos centímetros más y fácilmente me habría matado incrustándose en mi cerebro. Sin duda aquel mundo no era para tomárselo a broma.
Pero regresando al tema, unos hombres con pintas nada limpias se dejaron ver entre los arbustos, cargando múltiples armas que me amenazaban. Dos ballestas y un hacha. Y yo a mano desnuda. Si, vale, llevaba... ¿8? ¿9? Había perdido la cuenta, literalmente, de los años que llevaba practicando Shotokan. Y la ley consideraba todo mi cuerpo un arma blanca, pero seguía sin parecer suficiente contra una ballesta... Mi ventaja anteriormente había sido la sorpresa, si bien había incumplido (Aunque sin agrado) la nórma básica de mi arte marcial... "En Karate no hay primer golpe" lo había hecho en defensa de otro, otro que era parte de mi, y que por tanto podía considerarse válido, ahora me enfrentaba a un tipo que podía cortarme en trocitos y dos que podían volverme un queso con patatas...
Lamentablemente debería volver a atacar yo primero, o no habría un segundo golpe que dar... Aunque tecnicamente ya habían atacado al lanzarme una saeta de ballesta...
Scart me miró durante un instante, casi podía ver en su rostro su intención... Que malo era conocerse tanto... Y haber sido creado de una parte de mi...
Pronto, tal y como durante un instante imaginé, se lanzó contra uno de aquellos tipos, el de la ballesta, pensando igual que yo que lo principal era acabar con quien atacaba a distancia.

Aquello me dió una oportunidad, y es que al lanzarse contra ellos, se ganó su atención, y yo pude avanzar velozmente hacia el que tenía mas cerca y lanzar una variante de mi última tecnica, golpeando su mano con una Ura Mawashi Geri* haciendo que la ballesta saliese disparada a un lado y dejándole desprotejido. Justo un momento, como nos decían nuestros maestros. "Cuando ataques, no te quedes media hora esperando a ver si ha entrado, rematas y te alejas". Sin pensármelo un momento golpee con un Ura Tsuki* de nuevo al hígado, conociendo ya de sobra que esa zona siendo un punto vital dejaba K.O. a quien fuese si se daba un golpe adecuado.
Mi sorpresa fue, que tras neutralizar a ese tipo, sentí un pinchazo de dolor en mi brazo izquierdo, haciendome apretar la mano derecha y contener un grito... No había gritado cuando me partí la mano derecha... Ni la izquierda... No podía gritar por...
Al girarme vi una saeta clavada en mi brazo, del cual empezaba a salir sangre. No parecía haber chocado contra ningun punto serio, pero había entrado bien, y coño si dolía... El autor de dicho disparo era el tipo que había sido atacado por Scart, al cual solo pude ver un momento antes del que el chico hundiese su poderosa espada en el pecho, para luego girarse hacia mi... Y su expresión de horror me hizo temerme lo peor... Sin querer caer en el mismo error que los malos de todas las películas "Mi compañero pone cara de susto mirando de tras de mi, yo voy y me giro a ver que es..." me lancé a un lado temiendome lo peor, sin siquiera ver que cojines tenía detrás... Y al caer al suelo pude ver al tipo del hacha descargando un fallido ataque sobre el aire... Para mi suerte... Aunque aquella caida estiró la herida, recordándome que tenía un trozo de metal en mi cuerpo...
Por suerte, ese tipo no duró demasiado. Un brillo rojizo resplandeció a su espalda, y pronto el tipo cayó al suelo con la garganta seccionada, apareciendo detrás de él una chica con largos cabellos dorados que bien conocía, acompañada de un perro pequeño de color plateado con un ojo de cada color... Adeluna y Balto respectivamente.

-¡Adel! Wow. Llegas en buen momento.-Dijo Scart rematando al tipo que había dejado K.O. sorprendiéndome, a pesar de haberlo roleado muchas veces, con la poca importancia que le daba a aquello, y recordándome que era matar o ser matado.

-Si. ¿Que pasa? ¿Me ausento un momento para limpiarme la suciedad de tu perro y te las apañas para que te ataquen un montón de apestosos tiparracos?-Dijo sin piedad, a lo que el chico intentó contestar, pero antes de que pudiese, dada la hiperactividad de la chica, se acercó a mi y se inclinó como si me mirase de cerca el alma, contemplándome fijamente.-¿Y este? ¿Que pasa? ¿Es el postre?

Debo admitir que en ese momento no me sentía precísamente cómodo... Etre la chica y la flecha que tenía en mi hombro... Pero no sabía a que prestar atención primero... Si ignoraba a la chica podría tener problemas con esos dos, y si ignoraba la flecha... Podría infectarse o algo así.

-Ahora te explico, antes ayudemosle, está herido... Y sacar estas cosas requiere de ayuda... Bueno... Y fuerza... Puede que te duela... Un poquito...-Dijo el chico, salvándome de la situación y colocando sus manos alrededor de la herida...-Bastante...-Terminó empezando a abrirla para extraerla sin dañar mi piel, sacándome un aullido de dolor, a pesar de que no era lobo como ellos... Creedme que cuando duele da igual la raza... Todas las especies se quejan en la misma lengua.

-----------------
Off:
* Nota aclaratoria, debido a que este rol sucede cronologicamente en mi vida antes de todos los cambios al foro y la elaboración del nuevo mapa, se supone que el mapa que había en ese momento era el que yo cree.
En el anterior post se me olvidó añadir un vídeo explicando la técnica que uso, dado que dudo que mucha gente de aquí sepa Karate xD
Mawashi Geri: http://www.youtube.com/watch?v=T4vb-WoZn80
Ura Mawashi Geri: http://www.youtube.com/watch?v=YXpe3Wib_9k (Pero a las manos para desarmarlo)
Ura Tsuki no encontré buen vídeo, pero es básicamente algo similar a un gancho.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Rembar el Jue Mar 22, 2012 4:15 pm

Todo sucedió muy rápido, estaba en el ordenador, aparecí en Noreth, frente a mi creación, Rembar, que estaba luchando contra unos lobos, salí corriendo, le atacaron, cogí un palo por allí tirado y me giré hacia el.
No sabía que estaba haciendo exactamente, me dejaba llevar por mi propio instinto, la verdad, es k a Rembar lo cree, con mi corazon, con mis sentimientos y caracteristicas de mí. Tal vez por eso me parecía tanto a él en valentía.
Uno de los lobos se lanzo hacía mi, yo con la bara me defendí, atravesando al lobo con el bastón como si fuera una estocada de espada. El cuerpo del lobo era muy frágil, estaba en los huesos, debía etsar hambriento. Unas cuantas astillitas se me clavaron en las manos al matar al lobo. Me dolía, pero podía aguantar.
Ahora aparecieron más lobos que también estaban en los huesos, y que parecían estar listos para atacarme de un momento a otro.

Pensé que podía hacer, Rembar no podía ayudarme puesto que estaba ya herido, asi que decidí fijarme en el lobo que recientemente maté. Iba a hacer algo bastante asqueroso para mí, que me daba nauseas, pero debía intentarlo si quería sobrevivir.
Aprovechando la obertura que le hicé con el palo, inserte un poco las dos manos, e intenté abrir al lobo, lo logré puesto que estaba muy débil su cuerpo. Segudamente intenté arrancar una de sus costillas.
Al logralo, aproveché, su puntiaguda parte rota para cortar rápidamente carne del lobo (aunqué era batsante escasa).

-Estáis hambrientos, ¿no es asi?- Dije.
La manada rugió y me rodearon en unos instantes, en cualquier momento atacarían, debía actuar rápido.
-¡Tomad!- Grité lanzado a lo lejos un trozo de carne.

Toda la manada se dirijió hacía la carne. Aprovechando esa distracción, me dirijí a Rembar que estaba luchando muy débilmente contra otro lobo, y entonces, le enseñé la carne al lobo, a quien distraje también lanzandola lejos.
Seguidamente me acerqué velozmente a Rembar.
-¿¡Estas bien!?- Le pregunté desesperadamente.
-Gracias... chaval...- Respondió débilmente Rembar.
-Larguemosnos cuanto antes, solo me quedan tres trozos de carne- Le ordené.
avatar
Rembar

Mensajes : 36
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.