Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A Hope's Tail
Hoy a las 8:32 pm por Gar'Shur

» El deber de un jefe
Hoy a las 3:44 pm por Varok

» Strindgaard
Hoy a las 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Hoy a las 1:19 pm por Bizcocho

» Pero sin presiones eeh!
Hoy a las 12:37 pm por Lujuria

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Noreth se Revela 2.0

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Baby Doll el Lun Mayo 28, 2012 5:33 am



Me sentía tan abrumada… tantas emociones y experiencias y tan poco tiempo transcurrido. Me habría gustado andar por Noreth, conocer sus paisajes, admirar sus razas y observar todo aquel mundo… pero no. Ahora mismo la urgencia de ayudar a Diana y evitar que muriera era mucho muy superior. Era extraño. No tenía la urgencia por salir de ahí, o por cuidar mi vida… era ella la que me preocupaba. Su bebe. Sin importar si era un personaje o no, ahora mismo esa chica se encontraba mi realidad. Durante un momento me pregunte si no me había vuelto loca ya, lo suficiente como para quedar mentalmente atrapada en una de mis historias. Incluso me dio algo de pena, pensando en que podría estar en un hospital psiquiátrico gritando “salven a Diana”, mientras me golpeaba contra la pared. Sentí escalofríos al pensar aquello, y trate de dejarlo de lado durante un momento, aunque la imagen de mi madre y mi novio mirándome en una habitación aislada me hizo sentirme como un bicho. Mi ensoñación fue despertada cuando Baby tropezó con aquel extraño. Me di cuenta de que iba detrás de ella, en algún punto de mis locas cavilaciones me quedé atrás, pero ahora avanzaba hasta alcanzarla.

Aquel desconocido se disculpo, a lo que sonreí con amabilidad…. Un cien pies en el suelo. Lo mire dando un pequeño paso hacia atrás, no se me da bien tratar con bichos… Diana, distinta de mí en algunas cosas estuvo dispuesta a pisarlo, sin embargo, aquel ser se agacho estirando su “mano”. Mire con sorpresa que eran tres garras, y hablo a aquel animal con cierta dulzura. La idea me golpeo la mente con fuerza al verlo alejarse…. El insecto. Corrí hacia afuera, con Diana detrás mío. Olvide que ella estaba ahí y mi mente se centro solamente en aquel sujeto. Una multitud me desoriento, perdiéndolo un segundo de vista. -¿pero a donde va toda esta gente?- pregunte al aire, y una respuesta rápida de una anciana. Un oráculo… podría ir a el y hacerle una pregunta. Lo pensé unos momentos… “¿Cómo evitar que Diana muera?” seria mi cuestión… pero por otra parte, justo encontré a aquel extraño. Una rápida decisión me hizo ir tras el insecto. El oráculo respondería una pregunta y había demasiada gente, en cambio, podía sacar mas información de aquel ser. Espere hacer lo correcto.

Entre aquella multitud, a duras penas podía avanzar de forma decente. Sin querer, empuje a un hombre que no se movía. ¡Demasiada gente para mi gusto! Peor que el metro en México DF en hora pico. Casi alcanzaba la capa de mi objetivo… un poco mas… ¡Si! Tire de la tela con suavidad, mientras hablaba agitadamente –espera, no te vayas, tengo que hablar contigo… ¡necesito…! De pronto, algo me empujo, golpeándome sin querer contra el “insecto”. Casi pierdo el equilibrio, por poco y caigo de bruces. Me gire con brusquedad, cerrando el puño molesta, me encontré con un hombre con traje y una espada a la cintura. –Fíjate por donde vas, perra inmunda- casi no podía creer lo que mis oídos habían recibido. ¿Me llamó perra inmunda? Fruncí el ceño, cruzándome de brazos -¿Disculpa?- pregunte en un tono evidentemente molesto. El hombre dio un paso hacia mí, mientras se acomodaba su flamante chaqueta de tela fina y muy costosa. –Disculpas aceptadas. Una mujer como tu no debe de estar aquí y mucho menos tocarme. La próxima vez, recibirás tu castigo plebeya. – Eso era todo. Cerrando los puños, avance hacia el que se había girado y se disponía a marcharse. Toque su hombro con suavidad y cuando se giro, di tremendo puñetazo directamente a su nariz. –Vuélveme a llamar inmunda y hare que te tragues tu lengua. – aquí es cuando digo el típico “oh-oh” pues ahora el sacaba su espada y un par de guardias se colocaban detrás suyo. Su nariz sangraba, pero pareció no importarle. –Te enseñare a comportarte delante de un hombre, estúpida- di un paso atrás, pero antes de que se moviera un centímetro mas, Diana ya se encontraba detrás suyo con la espada en su cuello –hazlo y perderás la cabeza… y dile a tus hombres que si intentan atacarme, tragaras tu sangre. ¿Quieres arriesgarte a perder la vida?- su voz fue tan siniestra y psicópata que incluso yo temí. El hombre respiro profundo, haciendo una seña a sus hombres, mientras guardaba la espada –bien… tienes suerte… - me miro e intente mantenerme serena. –Suéltame y las dejare ir…- dijo el hombre con una voz algo temblorosa. Creo que incluso mojo los pantalones. Diana lo soltó con lentitud, acomodándose el su chaqueta, con un tono arrogante se dio la vuelta y se marcho –de cualquier modo, debo apresurarme a ver el oráculo- y limpiándose nos dejo solas. Diana me miro con un tono enfadado –si vas a enfrentarte al hijo del gobernador, por favor, al menos ten un arma decente.- chasqueo la lengua –ahí va mi victima. Tiene suerte de que haya demasiada gente… ¿Por qué corrías como idiota?- recordé de pronto al insecto. Me gire, buscándolo hasta encontrarle. Corrí hacia el, llegando agitada… rayos, estaba cansada y apenas inicio el día. No tengo mucha condición física.

-espera… realmente necesito hablar contigo… tu tienes respuestas… por favor…- dije en un tono de suplica. Ya no estaba tan segura de que Noreth era un mundo tan lindo...
avatar
Baby Doll

Mensajes : 228
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Miér Mayo 30, 2012 5:54 am

Mil y un caminos
Mil y un destinos
Más solo un final
Aquel que viene a todos los seres vivos
Aquel que incluso los dioses temen.

Christian Chacana 01 de junio de 2012

El viejo reloj daba las doce en aquel instante, las puertas de aquella mansión que en el pasado contaba mejores días se abrían, telarañas y polvo, olor a humedad y antigüedad, lis pisos contaban viejas historias, las pinturas aun colgadas en las paredes dejaban ver el paso del tiempo, sus lienzos opacos y demacrados traían recuerdo de otros tiempos, aquel muchacho y el cazador entraron y las puertas crujieron cuando se cerraron, era curioso que aquel lugar no hubiera sido saqueado, el candelabro de cristal colgaba sobre sus cabezas, objetos brillantes adornaban las polvorientas mesas y esquineros, aun quedaban tesoros para saquear, pero no habían manos inescrupulosas que desearan aquellas riquezas, mas la luz se hico, lentamente una figura bajo las ruinosas escaleras, no había sonido de zapatos o calzados, ya que bajaba descalzo, cuando su rostro se pudo ver no era más que un niño, no había hombre o mujer, tan solo un niño de doce años que les miraba asombrado , sus ropas rotas y sucias, su cabello largo y enmarañado.

-¿Qué… quiénes son? … ¿Que quieren?-

Tanto el cazador como el chico hablaron, tratando de no espantar al niño, aunque este parecía más tranquilo cuando tan solo era un cazador y su “ayudante” un viento frio entro por uno de los cristales rotos e hizo danzar a las velas, el chico rápidamente la cubrió con su mano para que no se apagara y mirando las escaleras un instante se giro hacia ellas.

-Si gustan, esta noche pueden dormir aquí… jamás tengo visitantes y hablar con otra persona es agradable *sonriéndoles inocentemente y subiendo algunos escalones* vamos, vamos… arriba esta mas abrigado-

El niño subió las escaleras, seguido por el cazador y el chico, si alguno se fijaba podría ver un par de grilletes rotos en los tobillos del chico, mientras avanzaba por un lúgubre pasillo y abría una puerta a medio podrir, en su interior todo cambiaba, el piso estaba limpio, aun existía el aroma a viejo, pero un cálido fuego ardía en una pequeña chimenea, había una enorme cama con las cobijas roídas, mientras que el viento golpeaba el cristal de la ventana, sobre la chimenea había un enorme cuadro, se podía ver que era un cuadro familiar, aunque no se podía distinguir los rostros, era la de una familia, padres e hijos, todos de varias edades.

-Aquí estarán más cómodos, y díganme… ¿por qué vienen a este lugar?, nadie viene… todos dicen que esta maldito, pero yo lo encuentro cómodo *sonriendo*-


Mientras tanto Jack y David hablaban, mucho más debajo de sus pies, en las catacumbas del castillo algo se movía, una masa informe, lleno de pústulas que reventaban y se volvían a formar, una extraña voz se escucho en el vacío cuando desde las pústulas bocas llena de dientes humanos comenzaron a hablar “Fuera … fuera… fuera…. Fuera…” palabras que se repetían una y otra vez, mientras el pus escurría entre las piedras.

Lejos, pasando montañas y bosques, Vicente y Salvador se habían encontrado por fin, aunque hubiera sido mejor en otra situación, la enorme criatura, de casi tres metros de alto y de fétido aroma, gruño ante la oscuridad en que estaba y era normal, sus pequeños ojos apenas veían por la luz del sol, acostumbrado a salir de noche a cazar, había salido antes, ya que el aroma a carne fresca de humano y licano había sido penetrante y después de un día sin comer, su hambre había despertado, rápidamente el ogro sintió que algo se le clavaba en sus hombros, sentía dolor pero no sabía que era, el ruido de voces le hacía moverse, los artistas del circo parecían verdaderos cazadores, ya que comenzaban a rodear a la mole y clavaban sus flechas en lugares no vitales, aunque claro, estas ballestas no eran comunes, ya que habían estado disparando virotes con cierto veneno, muy similar al que ahora poseía Vicente, aunque mucho más débil, después de media docena de virotes clavados en su carne el ogro no parecía ser afectado por el veneno, era más … parecía que se enfurecía cada vez más, por que comenzaba a dar fuertes manotazos al aire, tratando de agarrar a los que le atacaban, lamentablemente el grito de uno de los cazadores alerto al ogro, que estirando su mano lo agarro antes de poderlo esquivar, sus enormes manos comenzaron a estrujar al pobre desgraciado, mientras gritaba cuando sus huesos se quebraban, mas no fue mucho tiempo en que desde su boca un gran chorro de sangre y algo muy similar a su estomago colgando quedo, el ogro olfateo y acercando su boca, atrapo aquel órgano que colgaba y de un tirón lo arranco, comenzando a comérselo, masticándolo sonoramente, mientras la baba caía de su boca, a simple vista era un enemigo que los licanos no podían enfrentar, no sin esperar una muerte dolorosa y cruel, el pequeño cachorro de Husky temblaba, ya que extrañamente los animales sentían el peligro de esos seres, el resto de los cazadores no parecía preocupado por su compañero muerto, aun menos cuando un nuevo virote se clavo en el muslo del ogro y este enfadado lanzo el cuerpo que como si fuera un muñeco de trapo voló por el aire para impactar un árbol y terminar de romper los últimos huesos que quedaban intactos. El ogro parecía no ser una presa fácil, aun menos después de que poco a poco comenzara a distinguir figuras y las armas que llevaban los cazadores no eran las más optimas, Vicente tenía la oportunidad de utilizar su veneno, claro que si lograba que el entregaran una ballesta y poderla disparar, ya que acercarse era prácticamente un suicidio.

Lejos, bastante lejos, Mónica por fin había encontrado al “Insecto”, aunque realmente este prefería estar lejos de todo, aun a costa de que aquel arlequín le siguiera, quizás Swarm era uno de los únicos personajes del creador que prefería alejarse de las luchas, ya que prefería investigar y ver a sus “pequeñas”, lamentablemente había sido enviado por el creador para que vigilara a las mujeres, ahora se había metido en un aprieto y debía de salir de él, antes de que alguien le viera y le atacara, como siempre pasaba, Swarm se detuvo, mientras uno de sus cien pies subía por su cuerpo y se enrollaba en su cuello, como vigilando que no le pasara nada a su “padre”.

-Yo … yo no tengo las respuestas que buscas, tan solo soy un vigilante … me ordenaron vigilar y avisar si algo sucedía … tan solo esa es mi misión … mejor ten cuidado con el arlequín, él es quien de verdad hay que temer, el creador no lo envió … es otra cosa-

Lamentablemente Mónica no se quedaría tan solo con eso y menos Baby, que de un movimiento lanzo a Swarm contra una pared y coloco la espada en su cuello, quitándole la capucha, era natural que Mónica sintiera asco, ya que claramente tenía el rostro de un insecto, ojos grandes que les miraban fijamente, y sus mandíbulas hechas para desgarrar, Baby no tuvo ningún reparo en violentarse con el insecto, lanzándolo al suelo de golpe y apuntándole con su espada directamente en su cabeza.

-Comenzaras a hablar ahora mismo, o te aseguro que buscaremos las respuestas con un nigromante y tu cadáver-

En aquel instante el bolso de Swarm se abrió, y sus avispas salieron, claramente molestas y con rumbo hacia Baby y Mónica, claro que tres avispas no eran gran problema para la asesina, ya que de un golpe podría matarlas y dejarse de preocupar, pero en aquel momento en que intentaba apartarlas, las avispas parecían más inteligentes, ya que se lanzaban a sus ojos, a su rostro, como intentando cegarla, en ese instante el cien pies en el cuello de Swarm levanto la mitad de su cuerpo en forma agresiva, realmente protegían a su padre o a su amo, ya que ambas cosas eran lo mismo, mas antes de que el cien pies se escurriera hacia los pies de Baby, fue detenido por las garras de Swarm que lo tomaron suavemente y lo depositaron en su bolso.

-Deténganse mis pequeñas… alto *en ese instante las avispas dejaron de atacar a Baby y se posaron en la mano de Swarm* vuelvan a su avispero, no sucede nada, estoy bien –

Las avispas volvieron a su panal, mientras Swarm se ponía en pie, limpiándose la tierra y polvo de sus ropas, nuevamente su capucha fue vuelta a su lugar, y girándose de las mujeres les hablo casi en un susurro “Si quieren respuestas síganme”, las mujeres siguieron al insecto, aunque Baby mantenía su mano en su espada ante cualquier cosa, pronto llegaron a lo que parecía los restos de una torre, ya que estaba a medio derrumbar, cuando Swarm abrió la puerta a medio carcomer, se pudo ver que parecía un pequeño campamento en su interior, en el centro un pequeño círculo de piedras que antes había sido un poso ahora tapado por la tierra servía para prender fuego, algunas cajas en las paredes y otras cosas, Swarm se sentó en una caja y mirando a las mujeres, suspiro , mientras se quitaba un medallón de su cuello y se lo lanzaba hacia Mónica.

-Esa es la llave que buscan, pregunten lo que quieran, aunque no tengo respuestas para todo-


Mientras todo eso sucedía, algo extraño pasaba en el castillo, el escritor, aquel muchacho se había quedado dormido, el cuaderno ahora estaba en el piso y la punta del lápiz rota, roncaba apaciblemente mientras el arlequín miraba el cielo pro un gran agujero en la pared, sonriendo horriblemente como tan solo él podía hacerlo.



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Baby Doll el Mar Jun 05, 2012 7:59 pm

Pese a los imprevistos, alcanzamos al insecto. Me moría por ver como era, por saber que estaba pasando. Cuando logre darle alcance, el dijo que no tenia todas las respuestas, que solo era un vigilante. Le ordenaron avisar… el arlequín, bueno, tampoco es que confiara mucho en ese sujeto. Aunque dijo que el creador no lo había enviado… Habría pedido ir a otro sitio, pero bueno, Baby era menos paciente que yo y de un movimiento rápido lanzo al pobre contra una pared y le amenazo con la espalda. Aquella capucha bajo y tardé en reconocer a aquella criatura…. Swarm…

Sabía que en Noreth había personajes. Incluso algunos que aun ni siquiera habían sido creados realmente (supongo que si iban a ser creados, tendrían que tener una infancia en aquel mundo) pero no creí encontrarme con uno realmente, al menos no uno que conociera relativamente bien. Dijo creador... ¿Chris estaba detrás de todo esto? Y si no… ¡alguien había tomado su lugar! Cuando Baby lo lanzo al suelo, grite -¡Basta!- per no me escucho, pidió respuestas inmediatamente. De pronto, avispas salieron a nuestro ataque y di un paso atrás, sabía que hacerlo enojar solo provocaría que ellos atacaran. ¡Defendían a su amo! –e… vamos a… calmarnos y…- dije con la voz quebrada. Baby ya intentaba alejarse las avispas de ella, -Esperen, ¡no!- grite dando un paso hacia ella, asustada, el cien pies de Swarm me asusto y di un paso atrás. Di gracias a que no salieron arañas o gritaría bastante… sin embargo el los detuvo y evito que una pelea se volviera a dar…

El se ponía de pie y me vi con la necesidad de ayudarle, sin importar si sus manos eran... (asdf) como patas de cucaracha. Le ayude a ponerse la capucha, era un ser grotesco… y tierno. Medio sonreí, mientras hacia una reverencia –lo siento mucho en verdad…- dije algo avergonzada. Ella era mas violenta que yo. Lance una mirada de reproche a Baby, quien se limito a rascarse la nuca y suspirar. Pidió que le siguiéramos y así lo hice, mientras miraba a Diana le decía –no hagas eso de nuevo. ¡primero pregunta!-.

Finalmente, llegamos hasta lo que parecía una vieja torre. Abrió la puerta y se sentó a un lado de un antiguo pozo. Nos miro y quitándose algo del cuello me lo dio… una llave, que en realidad era un medallón. Lo observe, e inmediatamente me lo puse, sacando el libro que había encontrado, tachando el “insecto” en mis apuntes. Faltaban mas llaves… mire a Swarm cuando nos permitió preguntas. Así que inmediatamente lo bombardee. -Bueno... primero, soy Monica y ella es... Diana -Ella me miro con reproche por decir su nombre -El es bueno... lo se.. al menos no quiere hacernos daño y es honesto...- le sonrei al... ¿chico? y luego segui con mi interrogatorio. --¿Quién es tu creador? ¿Qué paso con Chris? ¿Quién es el que envió al arlequín? ¿Quiénes mas tienen las otras llaves? ¿Hay mas como yo aquí? ¿Cómo puedo salvar a Baby? Y a su… bebe? – Diana me miro algo sorprendida por tantas preguntas, pero… no podía evitarlo. En mi carrera aprendí que hasta el mínimo detalle puede servir y hay que preguntar para todo. –Una pregunta mas… -dije algo apenada por tanta pregunta –puedes darme tu firma o tu huella aquí?- señale una pagina en blanco en el cuaderno. Si tenia que regresar a casa en algún momento… ¡me llevaría algo de Noreth!-
avatar
Baby Doll

Mensajes : 228
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Scart el Dom Jun 10, 2012 2:27 pm

Las flechas empezaron a clavarse sobre la piel del monstruoso ser, pero como si no se tratasen de mas que mosquitos empezó a dar golpes al aire en un intento de aplastar a alguien, sin verse apenas afectado por las saetas.
Fruncí el ceño al ver la reacción de aquella bestia. Por una parte era bueno, mi teoría había resultado acertada. Es decir. Estaba ciego. Sin embargo sabía que esa ceguera no era perpetua, siempre acababa recuperándola, aunque con bastante lentitud.
Por otra parte... Eso solo añadía frustración, y podía ser peligroso. Cierto era que le llovían las saetas mientras él... o ella... Difícil era distinguir eso en esa situación... Golpeaba al aire sin llegar a dañar a nadie. Pero aun así... Podía resultar peligroso, en exceso. Y realmente, de nuevo no tardé en descubrir que mi pensamiento no era fallido.
De golpe, uno de esos hombres lanzó un grito, y guiado por ese sonido, el trol agarró al ballestero y comenzó a aplastarlo, creando una horrible escena en la que acababa devorando parte de sus vísceras.

Esa escena horrible no hizo mas que causar un desvió momentáneo de las miradas de los lupinos. En mi... Bueno, no era alguien a quien le asustase la sangre ni nada por el estilo, sin embargo no pude evitar el reprimir una muca de asco ante tan horrible imagen. Debí haberla apartado como ellos... Aunque probablemente ellos no hubiesen sentido nada... Eran cazadores al fin y al cabo.
Tras lanzarlo contra los árboles, se centró de nuevo en el grupo de cazadores... Parecía que ahora era capaz de ver por donde le venían los ataques. No había pasado suficiente tiempo como para que pudiese distinguirlos perfectamente. Pero era una mala señal. Nos indicaba que debíamos actuar pronto o todos allí podríamos morir. Bueno, tal vez al final los cazadores acabasen abatiendo a la bestia. Pero muchos morirían, y posiblemente yo estaría entre ellos.
Cerré los ojos e intenté pensar en que podría hacer. Como podría salvarme de aquella... Más que desfavorable situación.
Analizando a nuestro oponente era fácil descubrir que era una bestia con mucha fuerza, además, su gran tamaño le daba un amplio rango de alcance. No podría acercarme a el y salir de su área de ataque vivo. Y aunque lo hiciese, necesitaría mucha mas fuerza de la que disponía para ello.

En contraparte. La bestia no poseía la visión del todo enfocada. Haciendo así que le fuese difícil distinguir ataques a distancia. Y a quienes lo ejecutaban. Punto a favor de los ballesteros... Desgraciadamente ni eran armas demasiado eficaces, al menos contra algo de esa envergadura. Ni yo disponía de una. Para ser realmente eficaces se necesitaría una ballesta a escala mayor... Una arbalista o directamente un arma de asedio. Dado que, debido al tamaño, a pesar de darle fuerza le restaba mucha agilidad. Dudaba que pudiese evitar algo así...
Pero ¿De donde sacar algo así? Era una lastima no disponer de armas de ese estilo, habría sido mucho mas fácil.
Pero de pronto, una luz se iluminó en mi cabeza... Estábamos en la entrada a una mina... Y el trol se encontraba justo delante de esta. Si no tenía reflejos y estaba ciego. Además de que se requería un ataque extremadamente potente para vencerlo... Sonreí con una idea en mi cabeza, y comencé a contemplar la entrada a la mina. Situada en la ladera de una montaña, sobre ella, como era de esperar, habían muchas rocas, de muchos tamaños, sueltas. Era el típico efecto de la erosión del tiempo y los picos.

Posé mi mano sobre el hombro de Scart, llamando su atención, para señalarle posteriormente una roca de considerable tamaño situada un par de metros sobre la entrada de la mina. Debía de pesar bastante. Yo solo no habría sido capaz de moverla ni en años...
Scart miró en la dirección que yo, contemplando el peñasco un instante, y después al trol. Supuse que había comprendido mi plan, pero por si acaso se lo comentaría al llegar. Pues, lo que si entendió fue que debíamos subir arriba. Los tres, seguidos del asustado husky, rodeamos al trol siempre manteniendonos agachados y ocultándonos tras las rocas. Y sobre todo, en silencio. Seguiría ciego, pero si podía distinguir manchas podría percatarse de nosotros. Por lo que una mampara de roca nos vendría bien.
En cuanto llegamos a la ladera empezamos a subir con cuidado por su pendiente. Un tanto complejo pues el angulo era considerable. Lo cual nos favorecería más adelante.
Por suerte ya estábamos lejos del radio de acción del trol. Para alcanzarnos debía haber centrado su atención en nosotros. Y debido a que no nos había visto en ningún momento y eran los cazadores quienes le asaeteaban, era improbable aquello.
Mientras bajo nosotros se daba un cruel combate contra el trol, y por los gritos, parecía que habría hecho daño a alguno. Y probablemente matado.
Finalmente llegamos a la roca, tras la cual nos posicionamos, quedando de nuevo ocultos ante la mirada de la bestia.

-Necesito vuestra ayuda. Debemos empujar esto ladera abajo. Caerá sobre el trol, a su espalda. Dudo que tenga reflejos para evitarlo. Y su tamaño y peso supongo que será suficiente para... Incapacitarlo.-Les dije en apenas un susurro. Aun estando lejos, no quería correr riesgos.

-Buen plan. Vamos Adel. Enseñemos a esa cosa que no puede meterse con nosotros.

Rápidamente los dos pusieron sus manos contra las piedras y empezaron a empujar... Realmente me estremecí al ver como solo con la fuerza de ambos la roca empezaba a deslizarse. Sabía que Scart, a pesar de que su aspecto no lo aparentase, era fuerte... Y mucho. Superaba con creces la fuerza normal de un humano. Y ni la mía, que había sido entrenada por el karate y que era aumentada por mi tamaño podía compararse con la suya. Ni en broma. Adeluna también era fuerte, bastante de hecho mucho mas que cualquier mujer normal.
Yo respiré hondo y esperé un instante para acumular todas mis fuerzas e inmediatamente di un golpe con las palmas de mis manos a la piedra, posandolas en ella y empujando con todo mi cuerpo. Poco a poco y con el esfuerzo de los tres, aquel enorme peñasco se fue desplazando y girando, hasta que finalmente se separó de nosotros para bajar rodando los pocos metros que había hasta la entrada de la mina y...
De repente cayó por encima de la entrada, llamando la atención del trol por el ruido que hizo al bajar rodando. Pero sin darle tiempo a contemplar que se le venía encima.
La piedra le tiró al suelo cuan largo era, atrapándola bajo ella... Pero le subestimé. Pensando que aquello sería suficiente para matarlo me asomé, y le descubrí simplemente intentando liberarse de la presión que ejercía la roca sobre su cuerpo. Olvidé tener en cuenta un factor... Su resistencia también era considerable. No solo su fuerza. Pero al menos había ayudado. Y ahora todo dependía de lo que hiciesen los cazadores. Mientras todo se desenvolvía. Mi mirada se posó en alguien en particular... Vicente... Debía hablar con él. Esperaba que no sucediese nada más...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Franz Krieger el Dom Jun 10, 2012 4:14 pm

En el vestíbulo, no había nada más que las ruinas de lo que en su día, fue una lujosa mansión.
Cosas polvorientas, rotas, desgarradas, apenas iluminadas por la tenue luz de la luna que conseguía entrar por los ventanales rotos, el silencio inundaba la estancia, y sólo los pasos y el crujir de la madera a sus pies conseguía romper la norma.
Parecía una maldita casa encantada, y a mi no me gustaban las casas encantadas. Muerto de miedo intentaba mantenerme detrás de Jack, siempre mirando sus espaldas a expensas de que algo se nos abalanzara por detrás, ya sabeís, un asesino enmascarado... cualquier cosa.

Entonces, la luz se encendió automaticamente, extraño ya que en esa época no había interruptores, pero sí magia.
De las escaleras que daban al segundo piso empezó a bajar un chavalín, de ropas rasgadas, tez pálida y pelo largo, parecido al mío.
¿Un fantasma?
Por supuesto que era un fantasma, ¿Qué si no?
Y nos empezó a hablar.

Demasiado típico y terrorífico, un chaval muerto nos empieza a hablar, invitandonos a quedarnos en su casa. Algo nos decía que no podíamos salir, así que Jack desenfundó su pistola y empezó a andar, agarrandome del hombro y poniéndome a su altura.
No quería quitarme ojo de encima, eso me alegraba, a lo mejor una trampilla o armadura inanimada me llevaba al sótano, o algo así.

La voz meláncolica del chaval dejaba mucho más claro mis teorias. Y mientras avanzabamos por los pisos superiores, el viento silbaba con más fuerza y, llamadme paranoico, pero sentí que algo nos seguía.
Yo tenía esa paranoia siempre encima, algo me sigue, seguro que me sigue. Siempre atento a mi alrededor, aunque sabiendo que no podría defenderme, siempre está de más saber por donde y cuando te atacarán.

Entonces llegamos a una habitación con una chimena, un cuadro extrañamente borroso y unas camas aparentemente cómodas. El chaval les hizo una pregunta.
Yo era bastante de hablar más que pensar, aunque sólo cuando estaba sin compañía, cuando alguien más responsable se encontraba cerca, dejaba que él hablase por que, no quería cagarla.

- Somos viajeros, y en noches como esta es mejor pasarlas a resguardo en una mansión que al raso. Y estando esta abandonada como está, es mejor no desaprovecharla.
Dime una cosa chico, ¿Cuando la palmaste? -
Decía Jack con media sonrisa cínica en su rostro, cuando preguntó lo último, empezó a juguetear con la pistola.

Algo me decía que no acabaría bien esto.
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Anomalocaris el Dom Jun 10, 2012 5:53 pm

A cada segundo que pasaba ase parecía más a un erizo, con numerosas ráfagas de las ballestas volaban rápido por el aire para clavarse en su pie, sin causarle el menor efecto, salvo quizás cabrearle mucho más de lo que ya estaba, pues aunque podían hundirse un poco en su correosa carne no parecían hacerle daño, pero eso no desanimaba a los ballesteros, que seguían disparando cada vez que podían, tratando de apuntar a los puntos no vitales de la criatura,ya que, al fin y al cabo, lo necesitaban vivo, por un segundo me recordaron a las típicas personas de películas y juegos que apretaban el gatillo y no lo soltaban por nada del mundo apuntando torpemente a alguna bestia, a pesar de que las balas les resbalasen.

Seguramente lo peor de aquella escena fuese la impotencia que producía, separado de mi mejor amigo por solo unos metros y un ogro de grandes proporciones al que no podía derribar de ninguna forma, ni siquiera hacer como los demás y dispararle saetas al cuerpo, pues no tenía ninguna arma a distancia, hombre, podría tratar de lanzarle el cuchillo, pero resultaría algo más que inútil, ni decenas de flechas no hacían efecto, ¿por qué si un pequeño cuchillo?, solo podía mirar y esperar que pasase algo.
Ese algo, fue que el cazador se convirtió en presa, desde mi punto de vista apartado, pude ver como una de aquellas enormes y fuertes manos, agarraban a uno de los cazadores que no habían tenido reflejos de apartarse, apretándole con fuerza, recordándome un poco a las gigantescas serpientes pitones que abrazaban y estrujaban a sus presas antes de engullirlas, se pudo oír con claridad el sonido de los huesos al partirse en innumerables astillas dentro del cuerpo, hasta que la piel no pudo aguantar más y cedió a la presión, dejando un enorme órgano colgando entre los dedos del monstruo, que resulto ser un buen aperitivo para él, pobre, ojala hubiese muerto antes de aquello de lo contrario habría sido de las peores muertes imaginables, por mi parte pudo decir que fue repulsivo, casi vomitivo ver como sus verdosos y afilados dientes arrancaban de cuajo el estomago resonante de fluidos varios y lo masticaba, a cada segundo de aquel viaje, me encontraba con cosas más asquerosas y terribles.

Desde donde solo podía ver la parte posterior de sus cabezas, con los rostros ocultos, no podía ver si la razón de la que tardaron tan poco en volver a disparara contra la bestia fue una simple y absoluta frialdad hacia el destino de su compañero o por odio e ira que habían surgido de ver el trágico final de lo que podía haber sido un buen amigo, sin embargo, aquel gesto ya fuese por frialdad o pasión, me dio una pequeña oportunidad para dominar a la bestia, inmediatamente de que las saetas volviesen a volar, el ser volvió a su conducta agresiva y lanzo el cuerpo del desafortunado con fuerza estremecedora haciéndolo chocar contra un árbol, ahora sí que no cavia duda de que estaba muerto, de que había dejado de sufrir, lo único que se me ocurría hacer en esos momentos era usar el veneno que tenia, sin embargo, no retenía forma de metérselo al troll, no podía acercarme y lanzárselo a ver si colaba en la boca era demasiado imposible, bueno, siempre podría haberme comido la botella, correr hasta que me atrapase y dejar que me reventase y comiese mi estomago, pero prefería un solución que me mantuviese vivo después de aquello, tarde un momento en darme cuenta de que el cazador podría continuar con su ballesta tras todo aquello, al menos sería una forma más segura de conseguir un arma de distancia, ya que los demás parecían ignorarme, sin perder tiempo, corrí hacia el cuerpo.

Estaba de suerte, medio flotando y medio sumergida entre un verdadero puré de órganos y vísceras, donde todos los fluidos del cuerpo se habían mezclado en una apestosa pasta viscosa de colores indefinibles, estaba el arma, con algunos desperfectos pero parecía poder disparara bien, o al menos eso me pareció en aquel momento, quizás el brazo que sostuvo en su día la ballesta hubiese quedado fuera de la prisión de la bestia, salvándose de la destrucción, o quizás era solo suerte o que era una arma de fuertes materiales, la cogí y agite, tratando de quitarle toda esa enorme cantidad de líquidos corporales que resbalaban con la superficie, una vez estuvo suficientemente seca como para poder creer que la podía sostener sin que se me resbalase al intentar disparar y acabase perforándome el pie, la deje a un lado y me puse como loco a buscar al menos un proyectil.

Mientras buscaba por el cuerpo y sus alrededores, llenándome los pies de la sangre del cadáver, pude oír un fuerte golpe a mi espalda, inmediatamente me gire temiendo lo peor, pero no era tan malo, ahora la criatura forcejea bajo una enorme roca y arriba de la peña, pude ver unas figuras humanoides que luego supe que eran ellos, sonreí ya sentí, ahora sería más fácil acertarle, quizás incluso acabasen con el antes de que terminase yo mi preparación.

Finalmente, encontré un proyectil todo lo rápido que pude lo remoje en el frasquito de veneno del sueño que traía conmigo y, tras un par de intentos antes de colocarla bien, ya tenía el arma cargada, aunque después de eso no me extrañaría si me hubiesen olido a riñones las manos una semana.
Me acerque todo lo que pude a la criatura y trate de apuntar y disparar, esperando que la toxina fuese suficiente para dormirlo y poder tener un momento de tranquilidad en la zona.
avatar
Anomalocaris

Mensajes : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Sáb Jun 16, 2012 5:24 pm

Las páginas llenas de letras son el mapa de un mundo ilusorio
Donde caballeros y dragones se enfrentan por tesoros colosales
Mas cuando el libro se cierra, cuando el humo llega a la nariz
La realidad se deja ver, gris y sin sentido, donde la magia no existe
Y tan solo son vestigios de anhelos y deseos rotos.

Christian Chacana 15 de junio de 2012

Los escritores saben cosas que los lectores no, saben que con sus palabras dan existencia a seres extraños y únicos, muchos de estos no podrían existir en la realidad, las letras tenían un poder asombroso, tan fuerte que incluso podían hacer desaparecer mundos, crear universos y dioses, demonios y bestias, tan solo con letras, palabras y frases, un poder que muchos conocían otros no, lo importante no era ello… si no como se podía utilizar.

Poco a poco la historia se mesclaba con otras más, como si fuera un enorme rompecabezas y cada paso fuera una nueva pieza, una pieza que podía encajar o no en un gran plan, complejo y extraño para cualquiera que no fuera su creador, cada uno de aquellos personajes influenciaba en el resultado final, cada uno de esos usuarios era responsable de los terribles acontecimientos que les esperaban… ya que al final… ¿acaso no todo dios gusta de torturar a sus creaciones?

Mónica parecía estar más que interesada en las respuestas de aquel insecto, Swarm no era demasiado hablador, ya que no era normal que un ser como el siquiera hablara y muchas veces traía mas problemas que soluciones, de todas maneras el hombre maldito escuchaba con atención las palabras de la mujer, analizando cual responder primero, ya que era obvio que quería respuestas y por su tono parecía más que desesperada, Swarm espero unos instantes antes de responder, mientras como si nada un ciempiés recorría su espalda y se acurrucaba en su cabeza, con suavidad las garras de Swarm lo tomo y guardo en su bolso, al final eran como sus pequeños hijos, el insectoide ser suspiro y miro a ambas mujeres, reflexionando sus palabras, aunque con clara impaciencia de ambas mujeres.

-Responderé tus preguntas con lo que se solamente … *suspirando* hace cerca de una semana algo me saco de mi refugio, aparecí en lo que se asemejaba a un castillo o algo así, frente a mi habían muchos seres, un hombre que parecía huevo con un bigote rojo escarlata, una criatura que olía a muerte y tenia tentáculos en su rostro, otro que parecía arder porque su cabeza estaba en llamas, en fin … entre ellos había alguien sentado en un trono carcomido, nos hablo de que éramos sus creaciones, sus hijos, muchos comenzaron a quejarse, pero como si tuviera control sobre todos, nos hizo callar con un solo movimiento, a cada uno nos explico que era y que buscaba, la mayoría acepto sus palabras para no tener que sufrir alguna tortura, aunque muchos de mala gana, me ordeno vigilar a dos mujeres y que las encontraría en esta ciudad, tan solo mi misión era vigilarlas y no interferir … eso es lo que se del creador … no conozco a nadie llamado Chris, aunque no sé si será el nombre del creador *cerro unos instantes sus ojos* el arlequín … no sé quién es, pero al parecer es algo del amo, no es nada bueno, por lo que deben de evitarlo, por lo que dijo el creador … hay cinco como ustedes en Noreth, eso es lo que se de ello, ni nombres ni ubicación … pero dijo que tarde o temprano se encontrarían y que él se encargaría de ello, … sobre lo de la mujer y la cría … solo sé que debían de viajar al norte, siempre al Noreth, eso era todo, hasta ahí llega mi conocimiento, simplemente debía de vigilar, no interferir … lo más probable es que el creador termine … conmigo como van las cosas …-

Ante la última petición de Mónica simplemente no comprendió, pero tomando el papel escribió con impecable caligrafía, “Jacques” para volvérselo a entregar a Mónica, hasta ese momento todo estaba en calma, pero como si fuera un cantico de muerte, se pudo escuchar el sonido de un par de cascabeles en el silencio del ambiente, Swarm rápidamente se levanto de su “asiento” mirando hacia todos lados, rápidamente dejo su bolso a un lado y tomando al que parecía un escorpión negro lo mantuvo en su mano, rápidamente se giro hacia las mujeres.

-Márchense ahora…. *Mónica intento decir algo* ¡¡¡QUE SE MARCHEN SI QUIEREN VIVIR!!!-

Con algo de esfuerzo Swarm empujo unos ladrillos de roca, hasta que una abertura se abrió, rápidamente las mujeres se escabulleron, corriendo por un pasillo oscuro, tras de ellas se escucho lo que parecía una discusión y luego una batalla que comenzó a derrumbar la torre, el sonido de los cascabeles se escuchaba con más atención y la de un insecto gigante también, Swarm luchaba … o había luchado con algo, cuando la luz se hizo tras el pasadizo, se pudieron ver un par de matorrales que cubrían la entrada, y al cruzar estos vieron que estaban a varios metros fuera de los muros de la ciudad, habían salido de esta.

El niño se quedo mirando extraño a Jack, por un lado por la pregunta que le hacía, durante unos instantes se quedo pensativo, hasta que acercándose a una de las cortinas busco en su superficie hasta sacar un alfiler, con algo de dolor se pincho la yema de su dedo y le mostro la diminuta gota de sangre que surgía del pinchazo, después de esto se sentó cerca del fuego en silencio, negando suavemente con su cabeza.

-No estoy muerto … solamente que me gusta este lugar, es tranquilo y agradable, solitario es verdad, pero a veces alguien me hace compañía hasta que se marcha, y que use estas ropas es porque no tengo otras, no es fácil conseguir ropa por estos lugares … así que no digan que estoy muerto, porque estoy muy vivo-

De pronto algo se escucho en la palta baja, como si algo se moviera y botara algún mueble o jarrón, el chico miro hacia la puerta y como si fuera algo común se levanto, sacudiéndose los restos de pantalón que poseía, como si fuera una obra planeada suspiro, para salir de la habitación y bajar las escaleras, se podían escuchar las pisadas del chico en la fría roca, mientras el sonido se hacía algo más violento, ya que fue más que notorio que algo había hecho caer un mueble bastante pesado, el cazador miro hacia David un instante, y sin soltar su arma negó.

-Nos marchamos de este lugar inmediatamente, ni el chico ni aquel sonido me da confianza… y no pienso dormir en un sitio que se nota que es una trampa, vámonos –

Rápidamente el cazador y su creador salieron de la habitación, y mientras bajaban las escaleras pudieron escuchar claramente como el muchacho regañaba a alguien más, hablando de que aun no era hora de que saliera y que tenía que comportarse bien, o jamás lo dejaría salir nuevamente, aquellas palabras parecían la de un amo y su mascota, David lentamente siguió al cazador, el cual jamás había dejado de lado su arma, y la otra en la empuñadura de su espada, cuando hubieron bajado los suficientes escalones se pudo ver al niño que regañaba a alguien tras uno de los altos estantes atiborrados de libros, quizás fue la mala suerte o quizás las rocas húmedas, pero en un instante David había resbalado por uno de los desgastados escalones y había terminado un metro más abajo que el cazador, aquel sonido de un cuerpo cayendo, aparte de los quejidos del chico hicieron molestar o atraer a lo que había sido regañado, ya que con fuerza colosal destrozo el librero, haciendo que trozos de madera y restos de libros salieran disparados hacia todas partes, entre el polvo se vio una mas informe, lleno de tentáculos y bocas que se abrían y cerraban, el chico intentaba tranquilizarlo, pero nada de ello funcionaba y se lanzo contra el cazador, el cual viendo el peligro disparo, mas su bala se incrusto en el cuerpo amorfo sin resultados, únicamente gracias a su agilidad y experiencia pudo lanzarse de un salto hacia donde estaba David, antes de que esa masa se empotrara contra la escalera, destrozando las rocas y gimiendo horriblemente, mientras intentaba liberarse de una prisión de piedras y madera que lo tenían apresado.

Tanto el plan de Salvador como el de Vicente estaban dando resultado, la pesada roca no le había hecho gran daño al ogro, el cual quedando en una mala postura intentaba levantarse con la pesada roca sobre si, las venas de sus brazos se marcaban como si fueran los dedos de hombres, su rostro se volvía rojo y gemía con fuerza, la roca que quizás los licanos hubieran podido mover en terreno plano con grandes dificultades y que ni todos los hombres reunidos ahí hubieran podido mover, el ogro lentamente lo hacía, era una criatura poderosa, colosal, hijo de la furia y el salvajismo, de la fuerza y el vigor, ya que aun con más de una veintena de flechas clavadas en su cuerpo, este no sentía apenas dolor o molestia, lentamente la roca se movía, para horror de los hombres, aunque Vicente había actuado rápidamente, tomando al ballesta de aquel cadáver la había cargado, no sin grandes dificultades, y con la punta emponzoñada había disparado, aquel disparo se incrusto en piel blanda, bajo la axila, lugar donde entro alrededor de 5 centímetros, ahora había que esperar únicamente, mas el ogro se había liberado de su prisión rocosa y aprovechando que su visión había mejorado, agarro por una de las piernas a uno de los hombres y comenzó a blandirlo como si fuera un garrote, el pobre gritaba desesperado, cuando con una fuerza más que increíble impacto a uno de sus compañeros, callándolo cuando su cuello se quebró, dejando colgada su cabeza únicamente de músculos y piel, pero lentamente se vio un cambio en la criatura, sus pasos eran menos seguros, se detenía para tomar aire, y en pocos minutos cayo inconsciente al suelo, no hubo celebración, aunque si algunas palabras de aliento por la muerte de los caídos, al final no solo eran hombres, si no también compañeros y casi familia, ya que muchos los habían conocido desde que eran apenas unos niños, en silencio de entre los arbustos sacaron pesadas cadenas, gruesas como los brazos de un hombre y comenzaron a encadenar al ogro, no querían que se liberara antes de hacerle el “tratamiento”, después de un par de minutos, en que los más fuertes colocaban gruesos condados de hierro, tanto Vicente como Salvador pudieron reencontrarse oficialmente, aunque claro … aun faltaba demasiado, tenían que todos ayudar a llevar al ogro hasta el circo y nadie se movería de ahí si no lo hacían.

En el castillo carcomido por las olas, el escritor seguía con su tarea, crear una historia entre todos los que habían llegado a ese mundo, mas una risa lo hizo alzar la vista, el arlequín se encontraba frente a él y como si fuera un objeto detestable, lanzo el cuerpo de Swarm frente al escritor, una mirada de odio fue lanzada desde el muchacho, exigiendo saber que había hecho…. Mas el arlequín solamente respondió “Eliminar a la basura molesta y traidora”, aquella última palabra hizo comprender al chico que había sucedido, pero Swarm era una de sus creaciones, uno de sus hijos, el arlequín no tenía derecho a tomar la vida de ninguno, mas con una sonrisa tétrica el bufón respondió “Yo no soy una de tus creaciones… por lo que no tienes poder sobre mi”



~~
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 52
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Franz Krieger el Vie Jun 22, 2012 10:42 pm

Cuando llegamos a las escaleras, Jack empezó a bajar pero el crio se adelantó bastante, perdiendose en la oscuridad, yo no veía bien, Jack seguramente se percatase de todo pues alertado estuvo por agarrarme y salir corriendo de allí, entonces asustado, resbalé por las escaleras, pero mi gracia de escurridizo hobbit me hizo caer de culo, rebotando apenas unos escalones por debajo de Jack, en el segundo al empezar la escalinata, entonces, de la oscuridad emergió una masa informe. Paralizado ví como me iba a aplastar, me fundiría con sus tentáculos, solté un grito y intenté revolverme, entonces, Jack me agarró y me alejó de allí, me puso en una esquina alejada.

Entonces él, desenfundó ambas espadas y se acercó al monstruo, le rajó con el sable y se echó hacía atrás, el monstruo se revolvió. Sentía dolor.
Jack se colocó en las faldas de una librería y gritó al monstruo, téntandolo.
Yo, atónito y asustado apenas sin fuerzas y sin saber qué hacer, agarré una tabla de madera desprendida de una estantería rota y esperé el momento, porque Jack, ah, Jack tenía un plan.

El monstruo corría de la manera que lo hiciese hacía Jack, que acoorrolado a próposito con una estantería iba a fintar a la masa tentáculea, pero en un instante, el monstruo se extendió, tapando todas las salidas posibles de Jack, excepto hacia arriba. Jack empezó a escalar por la libreria y entonces, la masa impactó con la estantería, haciendo que esta se cayese y atrapando, con un gran golpe, las piernas de Jack con el peso de la estantería.

Ahí debía actuar yo.
Con rapidez y con la tabla me acerqué a Jack y hice palanca en la estantería, la levanté unos centímetros y Jack se escurrió escapando de las fauces madereras del reposa libros.

Una vez alejados de ahí, la estantería tirada en el suelo empezó a agitarse, y monstruó la quebró y salió de ahí tan indemne como antes. Entonces Jack, le apuntó con la pistola y disparó en la cosa que parecía su cabeza.

- Corre, vete de aquí - Gruñó Jack, mirandome de reojo.
Yo me armé de valor, en verdad no tenía a donde que ir, ¿Y encima de noche? Agarré la tabla de madera y le sonreí.
- Nunca -
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Scart el Sáb Jun 23, 2012 9:22 pm

Vicente se encontraba entre los árboles cuando yo miré. No supe que hacía en ese momento, pero rápidamente mi atención volvió a desviarse hacia el ogro que se encontraba a varios metros por delante de nosotros, tumbado en el suelo boca arriba con una enorme roca sobre su cuerpo. Mis ojos se abrieron como platos, así como los de los licanos que me acompañaban, y quedamos asombrados por lo que veíamos.
El ser se empezaba a tornar rojo, al menos ese era el tono de su rostro, que con forme la tensión que ejercía iba acumulándose creaba ese enrojecimiento. Intentaba mover la roca, pero lo más asombroso era que lo conseguía. Lentamente, pero lograba mover la roca. Instintivamente retrocedí un paso hacia atrás estremeciéndome por aquella escena de poder. Desde luego, un solo golpe de aquella bestia habría sido suficiente para partirnos a todos. No pude evitar imaginarme a Ivar y a aquella bestia midiendo fuerzas ¿Por qué el y no Scart si prácticamente ambos poseían la misma fuerza y resistencia? Simplemente porque mi querido lobo era nivel cuatro de camino al cinco, además de poseer varios objetos. Mientras que el engendro... Era tan solo nivel dos y no poseía si mal no recordaba objeto de bonificación alguno. Y eso desde luego era considerable... Podía enfrentarse en fuerza a mi personaje más fuerte, a pesar de que tuviese un nivel considerablemente inferior. Era mi ejemplo de fuerza predilecto. Mientras que Scart lo era de agilidad... (Aunque era evidente que no quedaba atrás en fuerza o resistencia)

Pero dejando atrás los comentarios sobre estadísticas y regresando a aquel momento. Estaba realmente sorprendido de la fuerza de ese ser. Y debido a que nosotros le habíamos puesto la roca encima y no parecía estar muy contento no me habría gustado tenerlo cerca una vez se hubiese liberado. Aunque en ese momento las ballestas se descargaban sobre él en un intento por evitar su huida no surtían mucho efecto, que como simples mosquitos, molestos, pero no letales, aquella temible criatura aguantaba cual montaña inamovible. De allí, ninguno de los tres que nos encontrábamos en la ladera parecíamos dispuestos a acercarnos. Podéis llamarnos cobardes... ¡Pero eramos unos cobardes vivos! Y eso merecía la pena. Me alegraba de que Scart hubiese heredado de mi ese fragmento de mi psicología... Ni yo haría el estúpido ni yo le vería morir en un intento de heroicidad. Sabía perfectamente que no cometería riesgos innecesarios salvo en casos especiales. Ese no lo era.
Así pues, manteniendonos a una distancia prudencial contemplábamos la escena a la espera de que algo sucediese. Que el trol se cansase, que le diese un ataque al corazón, que le cayese un rayo (Improbable, no había nubes, pero oye... Desear o imaginar es gratuito, y en ese momento ayudaba) o cualquier cosa que fuese capaz de detenerlo. Porque si no ya veía en mi imaginación ríos de sangre.

De repente, Vicente salió entre las plantas que rodeaban a los árboles, cargado con una ballesta que me hizo preguntarme que hacía... ¿Estaba loco? Me pregunté. Y por un momento dudé de que fuese él. No tenía una puntería mala (A pesar de llevar gafas) pero... ¿Una ballesta? ¿Vicente? Y lo más importante... ¿¡Que demonios hacía acercándose al Ogro!? ¡Esto no era una partida de caza del Monster Hunter, allí no tenía una barra de vida ni, si le mataban, unos gatos vendrían por él y le curarían sin más problema que disminuir su recompensa... Al menos eso creía. Si hubiese sucedido me hubiese sorprendido notoriamente.
La cuestión es que apretó el gatillo de la ballesta, disparando un proyectil a la bestia. Uno más... Que igualmente poco efecto pareció surtir (Al menos en principio). Y para darle más emoción al momento. Como si de una novela se tratase. La bestia se soltó de sus ataduras, dejando la roca a un lado y alzándose como una flexible vara de bambú. Pero desde luego más que flexibilidad lo que había usado era fuerza bruta.

Los tres retrocedimos varios pasos temiendo las represalias que podría traernos nuestra treta con el ogro. Y si no hubiese estado allí alguien importante para mí habría propuesto a Scart y a Adeluna poner pies en polvorosa. Mas, con él allí no podía marcharme. Debía asegurarme de que estaba bien, o si no lo lograba... Bueno, no podía pensar en ello en ese momento. Ni tampoco quería. Supongo que habría improvisado.
Uno mas de aquellos cazadores fue agarrado y zarandeado sin piedad, sus gritos resonaron en el aire mientras sus huesos se quebraban por los bruscos movimientos creando una horrible escena que terminó con el silencio tras impactar con fuerza contra otro de sus compañeros.
Lo que nos sorprendió a todos fue lo que empezó a pasar en ese momento. Notábamos como los pasos del orgo empezaban a ser vacilantes. Como se movía de lado a lado vacilante, como si el mundo a su alrededor diese vueltas. Mientras su respiración se veía acelerada, dando claras señales de agotamiento.
Arquee una ceja por incredulidad. ¿ Después de todo eso se cansaba? ¿Así? ¿De repente? Parecía extraño, aunque no sabía demasiado de los ogros, solo aquello que había leído o comentado con Jose.
Pero finalmente la bestia calló al suelo inconsciente y el silencio se hizo...
Parecían tener al fin todos los ballesteros una chispa de sentimiento en los ojos. Finalmente parecían demostrar el aprecio a los compañeros perdidos, y en silencio les contemplé. Sin duda parecían buenos en el oficio. Eran humanos, poseían sentimientos, pero no permitían que estos les nublasen los sentidos en medio del combate. Se merecían un cierto respeto.

Unas enormes cadenas surgieron de entre los árboles portadas por una fila de hombres que las llevaban con dificultades al hombro. Y con ellas empezaron a encadenar al salvaje ser. No me extrañaba que usasen una atadura semejante después de la demostración de poder que habíamos presenciado hacía tan solo unos minutos. Y realmente me sorprendía que fuesen capaces de transportar algo así. Pero lo que más sorpresa me trajo fue el hecho de que lo capturasen. Y una pregunta asaltó mi mente... "¿Para que lo quieren?" No pude evitar pensar en Illua y Khamja... ¿Tendrían algo que ver? Lo dudaba. No parecía un escuadrón de Illua ni de lejos. Su aspecto, oficio y actitud no era la de los miembros comunes de la organización.
Pero finalmente reparé en mi amigo, y con una sonrisa me volví a los licanos, les hice una señal de que volvería en un momento, y rápidamente descendí por la pendiente, notando como mis pies resbalaban y hacían caer ladera abajo unas cuantas piedras de pequeño tamaño, intentando mantener el equilibrio para no rodar y darme la ostia de mi vida.
Antes de que pudiese alejarse me planté ante él y le tomé del brazo, lanzándose una sonrisa de medio lado marcando la complicidad que teníamos. Supe inmediatamente por su expresión que me había reconocido a pesar de la vieja armadura de cuero que portaba. Su cara era como un libro abierto, al menos para mi. Es lo que tiene conocerse de años.

-¡Ye! ¿Que haces tú por estos lares viejo amigo?-Le dije con una risa incontenible al final.-¿Tu también has acabado aquí? Pero antes de que respondas o me preguntes por mi... Yo... Bueno, después de que te fueses... Un tipo extraño apareció y nos tragó a Illua y a mi a través de tu puerta. Aparecí en Sílvide, aquí al lado y con Scart a unos metros peleando con unos bandidos... No saben quien soy, y me gustaría que, por el momento, siguiese así. Les dije que soy un tipo de Silvide y que eres un viejo conocido. Lo cierto es que esto no está mal... Ahora te toca, cuéntame tu parte de la historia... Cuando tengamos más tiempo y privacidad te daré más detalles. Pero quiero saber como has llegado aquí ¿Vino alguien más? ¿Alex también está aquí o se fue antes de que llegases a Noreth? ¡Vamos!

Bueno, si, tal vez le sometiese a un pequeño interrogatorio. Pero el era el nexo con el otro mundo, al menos por un tiempo, si algo sabía era que yo había entrado antes... O bueno, eso creía... ¿Y si el tipo de blanco había ido por Vicente? Bueno, en ese momento ni siquiera pensé en esa posibilidad. Solo creía que Vicente tendría la respuesta a mis interrogantes. Miré hacia atrás, y vi a lo lejos a Scart y a Adeluna con Balto a su lado mirándome, y moví una mano para indicarles que volvería en un momento. Estaba lejos para que me oyesen. Había tomado la precaución de acercarme yo a Vicente en vez de él a mi. Sabía lo fino que tenían el oído ese par de dos. Y no quería que malinterpretasen mis palabras. Por eso no quería perderles de vista. Por si se acercaban demasiado.

No tardaron en reclamarnos... No, no Scart y Adeluna, tampoco el pequeño Balto, si no el grupo de cazadores, pidiéndonos ayuda para transportar al ogro a algún lugar. Yo arquee una ceja y me crucé de brazos mirándolos ¿Esperaban que yo les ayudase? ¿Que Scart y Adel les ayudasen? Nosotros no teníamos nada que ver con ellos. Ni eramos sus trabajadores. No teníamos por que ayudarles. Y si pensaban obligarnos... Creo que allí habría habido una nueva pelea. Habría sido un completo error haber obligado a Scart a hacer algo. Si algo valoraba el joven era la libertad. Aquello de lo que había carecido durante años y por lo que había peleado tanto. Y estaba seguro de que no le habría importado derramar sangre para mantenerla. Si no quería ayudar no lo haría, y pelearía si hacía falta por oponerse a quienes le obligaban ¿Podría morir en el acto? Posiblemente. Pero conocía bien a Scart y sabía que en cuestiones de su libertad, prefería morir a perderla. Más aún si también dependía la de Adeluna.
Esa psicología era curiosa, y bastante eficaz en algunos casos, aunque en ese momento podría haber causado problemas, por lo que decidí intervenir antes de que sucediese nada malo.

-Perdone... Pero ¿Por que deberíamos ir con ustedes? No les conocemos de nada. Además, nada más salir de la cueva nos amenazaron con ballestas, no me da seguridad ni confianza. No se quienes son, pero preferiría que de aquí saliésemos todos bien. Han habido bajas por la aparición de esa bestia, y mi amigo...-Dije mirando a Scart.-No creo que le agrade la idea de que le obligasen a hacer nada, y menos a ayudar a unos desconocidos a transportar una bestia tan peligrosa a un lugar que no conocemos... Nuestra ayuda podría irles bien, pero no estaremos obligados a nada ¿No? Dudo que quieran perder más hombres... Puede que sean más y que pudiesen acabar con todos nosotros. Pero si es usted inteligente sabrá que más de uno caería. No se enfrentan a bestias estúpidas. Y... ¿Prefieren una ayuda sin presiones por ninguna parte? ¿O perder más de sus compañeros y que les cueste aun más ,cuando hayan acabado, transportarlo? Sin contar conque la ultima opción les expone a que el ogro vuelva a despertarse... Lo siento si le ofendo o algo por el estilo, pero prefiero hablar claro y sinceramente...

Mi corazón latía con fuerza mientras pronunciaba esas palabras. Siempre había sido bueno con ese tipo de situaciones. Si bien nunca dejaban de ponerme nervioso, pues a pesar de saber que levaba la razón en todo no terminaba de gustarme la idea de que el otro, por orgullo o estupidez, eligiese el combate. No me agradaba la idea de morir. Por mínima que fuese la posibilidad. Pues dudaba que escogiese una opción que solo le perjudicaría en vez de una que le reportaría beneficios a cambio de únicamente mirarnos como aliados, y no como si trabajásemos para ellos. No cumplíamos sus órdenes.
Además... Contaba con un as en la manga. No sabía que relación tenía Vi con ellos, pero no parecía un esclavo, y siempre podría interceder en nuestro favor en caso de que algo saliese mal. Tal vez su voz no contase demasiado en aquel extraño grupo. Pero un empujón a mis palabras no venía mal en caso de un imprevisto.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Anomalocaris el Dom Jun 24, 2012 8:08 pm

Era más que evidente que aquella enorme piedra que le habían lanzado desde lo alto de aquel pequeño risco debería de ser prácticamente inmovible para cualquier hombre, a lo mucho debería de poderse deslizar, pero aquella criatura, aquella bestia, resulto mucho más fuerte de lo que ninguno de nosotros quizás pudo haber esperado, no conforme por no sucumbir al dolor de un gran número de flechas acariciando sus músculos, que parecía prácticamente no sentir, o al que sin duda fue un enorme impacto de aquella piedra que le fue lanzada desde el risco, ahora, aunque con cierto esfuerzo, a menos que el color que iba adquiriendo su cara y las venas que se remarcaban visibles en su cuerpo se pudiese atribuir a otras fuentes, estaba levantando la roca y lentamente quitándosela de encima.

Mirándolo por el lado bueno, con sus descomunales brazos ocupados en mover aquella piedra, no había tanto riesgo de que me atrapase y me tuviese que arrepentir de lo que hacía, conforme me acercaba el olor que despedía se hacía más fuerte y potente, si me acercaba demasiado temía que acabase siendo más fuerte que la propia criatura de la que venía, notaba como el corazón quería salirse del pecho, pero trataba de centrarme para por culpa de algún descuido no lo hiciese literalmente.
Ya no podía acercarme más, ya consideraba que estaba lo bastante cerca para disparar, además de que la enorme sombra que proyectaba la roca mientras lentamente era elevada me hacía temer que podría acabar aplastado si me entretenía demasiado, apunte lo mejor que pude a la zona más débil que veía de la criatura en aquel momento, y con un estremecimiento del arma y mi propio cuerpo sentí como la saeta envenenada salía disparada hacia el cuerpo de la criatura, tuve la inmensa suerte de que esta se clavase en su piel y que el veneno llegase a la sangre, al menos eso es lo que quise creer que fue la causa de los siguientes acontecimientos.

La tierra profirió un ligero temblor, o tal vez fuese solo mi imaginación, cuando la piedra que había aplastado al ser en otro momento ahora tocaba el suelo, estaba libre, mientras retrocedía, ahora indefenso, no paraba de repetir mentalmente mis deseos de haber acertado y de que la ponzoñosa mezcla de sustancias hiciese efecto sobre aquel descomunal cuerpo, el cual, ahora libre, había agarrado a otro de los cazadores y lo blandía repetidamente, como tratando de espantar a los cazadores, no me extrañaría que hubiese reducido a astillas cada hueso de la zona por la que le tenía cogido, seguramente los huesos de aquella pierna hubiesen reventado por la enorme presión de la mano del monstruo y cualquier articulación cercana se hubiese cuando menos fracturado por la fuerza y la forma en que lo blandía, no sabría decir cuál de las dos víctimas del coloso sufrió más, pero no me hubiese gustado estar en el lugar de ninguna de las dos, al final, el arma improvisada del ogro perdió la vida al impactar contra uno de sus compañeros, no me fije en cual era la suerte de este compañero.

Al final, la criatura se movía más despacio, de forma más pausada, incluso me recordó a mi cuando me despiertan demasiado temprano, dejando casi todo el cuerpo muerto, sin poderse fiar bien de sus piernas, hasta que finalmente, con un estruendo la bestia cayó al suelo, quizás sí que fuese por cansancio, o porque alguno de los cazadores además quizás supiese algo de magia y la había usado, pero me quise creer, aunque fuese un poquito que había ayudado con el veneno, aunque hasta que no pudiese estar más cerca de la posible zona de impacto nos abría si en verdad acerté, y teniendo en cuando la zona a la que apunte, no me apetecía demasiado acercarme a ella.

Por fin, estaba todo calmado, antes de que pudiera quitar mí vista de encima de aquellas cadenas enormes, la voz más familiar que había oído en mucho tiempo se hizo presente.
-Hombre, claro que eres de Silvide, allí te conocí por primera vez ¿no recuerdas?- no sé exactamente el porqué, pero siempre me gustaba responder a estas cosas de esta manera, cuando me decían que si me preguntaban sobre cierto tema sobre el que acabábamos de hablar el no me habían dicho anda yo solía decir, que de que hablaba, que habíamos estado hablando de otra cosa radicalmente distinta, esperaba que su viaje no se hubiese prolongado tanto como para no saber a que me refería con mis palabras y me confundiese con otra persona.
-Pus, después de darme el susto de mi vida, entre en mi cuarto, creo recordar que todo patas arriba y antes de que me diese cuenta me encontraba frente a una piscina con Anomalocaris, ¿lo recuerdas no? mi Berseker con mentalidad de niño y después de eso me obligaron a participar en un par de peleas con Anomalocaris, adivina quien gano, después intente convencerles de que me llevaran al castillo de Salazar pero anda, tu siempre has sido el que tiene más labia que Jack, el de piratas del Caribe, no el destripador o el de pesadilla antes de navidad, ahora mismo estaba aquí para capturar algo que sirviese de remplazo ara los bichos que murieron en el espectáculo, luego me tienes que decir a donde vais vosotros, el conde puede esperar, no te quiero dejar solo que a ver en que líos te metes…-

Enseguida nos reclamaron para ayudar al transporte del bicho, cosa a la que mi amigo respondió con uno de sus comunes diálogos llenos de lógica e impregnados de su labia, a mi me sonó adecuado, aunque no quitaba que seguramente yo si acabase ayudando al transporte, pero siempre podría estar la posibilidad que a los demás no les sonase tan convincente como a mí, espere a ver la reacción que tenían los demás, no quería contratiempos ni peleas, esperaba no tener que tratar de convencerlos de que de verdad era mucho más recomendable no obligarlos a hacer nada que no quisieran, pero si venia el caso al unos los intentaría convencer.
avatar
Anomalocaris

Mensajes : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.