Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Hoy a las 10:44 am por Niris

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Hoy a las 12:51 am por Balka

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Ayer a las 10:21 pm por Eudes

» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Ayer a las 6:49 pm por Gula

» Gabranth [Ficha en construcción]
Ayer a las 1:38 pm por Gabranth

» Azura (En construcción)
Jue Ago 17, 2017 9:24 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Jue Ago 17, 2017 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Jue Ago 17, 2017 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Deidades)
Mar Ago 15, 2017 8:46 am por Niris

» El Gremio de la Pureza [Disponibles]
Lun Ago 14, 2017 2:53 pm por Libaax Feher

» Noreth: Total War [Campaña]
Lun Ago 14, 2017 2:38 pm por Lia Redbart

» Hola majos
Lun Ago 14, 2017 12:43 am por Señorita X




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Noreth se Revela 2.0

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Baby Doll el Lun Jun 25, 2012 2:35 am

¿Lista para la realidad? ¿Lista para vivir en
carne propia lo que tanto tiempo anhelaste?
Ten cuidado pues, en un momento despertaras y
te darás cuenta de la pesadilla que has elegido vivir….
Cada quien es responsable de sus deseos. Ixtaleth.


Fue ahí cuando me di cuenta de la realidad. Cuando sentí en carne propia aquel dolor punzante. ¡Nunca dejaba a nadie atrás!... ni siquiera cuando estuve en aquella balacera el centro comercial, donde tire de mi amiga hacia la bodega buscando huir de las balas. No, ni siquiera en mi realidad y ahora…

Pero, iniciemos donde nos quedamos. El insecto respondió sin duda varias de mis preguntas y, aunque yo tenía más, no tuve tiempo de hacerlas. Tome el cuaderno y anote tan rápido como podía, era lo único que podía hacer y mas tarde revisaría el contenido. Era… mi forma de armar aquel rompecabezas donde me había metido torpemente. Donde, anhele estar y ahora, pagaba las consecuencias de mis sueños. No presté demasiada atención a los insectos, pues yo buscaba respuestas… pero en si, Swarm me fascinaba y era una de las creaciones de Chris con la que más empatía sentía. Me habría encantado decirle que yo confiaba en el, que me agradaba… ¡Hacerme su amiga! Pero, fue inútil. Dijo que no sabia quien era Chris, pero… si hablo de sus demás personajes. Hombre huevo con bigote, criatura que olía a muerte con tentáculos en su rostro, otro que parcia arder… ese no lo identifique muy bien, pero sabia que era de el. Me sabía sus nombres. ¡Por la diosa, los había leído! Ivo Robonick o algo así, el otro.. No recordaba bien su nombre, pero sabía su rostro, al igual que el último. Me mordí el labio inferior cuando hablo del creador. Dijo que había amenazado con torturarlos… le mire. Ese no era el Chris que yo conocía. Ese no era mi amigo… ¿o si? ¿Y si alguien le había hecho daño? ¿Y si alguien se había apoderado de sus creaciones? Ho, el maldito bastardo que osara en tocar a mis amigos lo pagaría con la moneda mas cara; su vida. El arlequín dijo que era algo del mago y que había cinco más. No sabia nombres ni ubicación… ¡maldición! Que nos encontraríamos… al norte. Viajar al Noreth y solo eso… dijo que el creador terminaría contigo. –Escucha… tu creador no es tu creador. ¡Mi Chris no haría eso! Es… ¡es como decir que Vicente mataría a Veluzi!- pero, mis palabras fueron vanas ante el hombre-bicho, puesto que seguro ni sabría quien es Vicente, Chris o Veluzi. Sentí un hueco en el estomago…

Aquella caligrafía la dejo impresionada. Era tan fina… lo mire, sonriendo. Diana se había mantenido impasible, en silencio, solo escuchando. Finalmente guarde con emoción aquella firma, quería conocerlo mas… pero los malditos cascabeles. Grito que teníamos que irnos, ¿Cómo? ¡No lo dejaría!...

Y aquí es donde comencé. Gritando que no, desesperada… que no podía dejarlo. Diana sabia de algún modo el peligro y me tomo por los hombros, arrastrándome por donde el nos había guiado. Mis ojos picaron y las lagrimas empañaron mi vista, no podía permitir que una valiosa creación… ¡que un ser vivo! Menos tan noble… -Jaques- grite en un ultimo intento, siendo arrastrada. Discusión, batalla… y oscuridad. Habíamos salido de la ciudad.

Me solté de Diana, intentando entrar en el túnel derrumbado. Grite con furia, golpeando la pared enojada. No tendía a tener esos arranques de ira pero, ese joven… probablemente moriría. Albergue la esperanza de encontrarlo mas adelante pero ¿valdría? Secretamente lo desee. Ese maldito bufón, estaba segura que era el –y que hacemos ahora?- pregunto Baby, suspirando. Lucia confusa y cansada… incluso, vulnerable. La mire, tallándome los ojos –Al norte. Si tengo que conseguir varias llaves, los demás deben tenerlas. Hay mas como yo aquí… Christian. Si le hicieron algo malo.. El… voy a matar al hijo de perra que…- de pronto algo hizo clic en Diana –El dijo creador. ¿A que se refería? ¿Es algún dios? Tienes una deidad como amigo? Que demonios son ustedes? – La mire, tragando saliva –e… si… a veces nos llaman creadores. No tiene importancia realmente. Me interesa encontrar a los otros 5… seguro serán llevados al norte. Diana… tienes que enseñarme a usar un arma. –Cerré los puños, observando mi cuaderno. –solo debo ligar lo que se y seguro obtendré pistas. - Ella me miro. No me creyo del todo... mas tarde le contaria la verdad. Ahora no era el momento.. creo.

No teníamos mucho equipaje y lo único que diana podría ofrecerme era su espada o mosquete. Elegí espada, podía manejarla con relativa facilidad, aunque ni idea como blandirla. Usaría mi ingenio. La mujer miro hacia el cielo, el día aun brillaba. La mire, tendríamos que caminar mucho, viajar… y no teníamos que comer -¿Cuál es el plan?- Diana suspiro –tenemos que volver, tomar víveres si es que alguien vende en ese maldito sitio.. O aventúranos a comer lo que encontremos en el camino y a rezar a los dioses que encontremos agua. No podre cumplir la misión… estamos jodidas Mónica. Si la organización se entera, estaremos más que jodidas. – Lo sabia… arriesgaba a Diana… suspire. Tendríamos que movernos y… tenía que regresar al mundo real. Debía reparar el daño a Diana, arreglar este punto de su historia ¡Quemar a las black Roses! Debía vivir… y volver, por mucho que me pesara. La muerte… nos rondaba y, nunca me había sentido en mayor peligro. Agite la espada en el aire –Vale, confiare en tus conocimientos a la intemperie. Además, siempre que vas a misiones llevas cosas contigo ¿no? – ella asintió, sonreí, iniciando la marcha. Diana era habida viajando, así que, supo a donde era el norte. Si por mí fuera, estaríamos jodidamente perdidas. Saque mi celular… la hora decía 11 am. No supe si estaba bien, pero, supuse que si. Odiaba vivir a destiempo… -Diosa… Dios.. Dioses… que su suerte nos ampare. –Y desee con todas mis fuerzas… que alguno de mis amigos solo estuviera jugando conmigo. Desee haber quedado en alguna historia de Chris, Bastian, Vicente… ¡No importa, hasta el sádico de Khaelos! Pero… todo era tan real.. –Si, estamos realmente jodidas- murmure. Pichi salió del bolso, mirándonos. Era un cobardete, pero sonreí al mirarlo… su historia. Definitivamente, tenia que ayudarlos… odie el hecho de que el único modo que conocía era inútil… escribiendo.
avatar
Baby Doll

Mensajes : 228
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Dom Jul 01, 2012 5:44 am

Las páginas giran, el tiempo se agota
Mientras las historias sucumben por el tiempo
Las letras se vuelven ilegibles
Y los fantásticos mundos quedan en ruinas
El libro pierde su matiz
Quedando tan solo recuerdos de lo que alguna vez fue.

Christian chacana 30 de junio de 2012


El escritor muchas veces es víctima de sus creaciones, tanto en un mundo como en otro, así mismo sucedía en Noreth, aquel arlequín no era un siervo sino más bien un ser libre, capaz de destruir todo con una simple sonrisa y crear un mundo a su semejanza con solo imaginarlo en su retorcida mente, mas no tenía el poder de un dios, no aun y quizás jamás lo poseyera, pero era mejor no arriesgarse ya que lo mejor es prevenir antes que lamentar, mas como todo ser, el escritor tenía una misión, aun en ese castillo lúgubre y olvidado, como si fuera una pesada tarea tomo su libro y la pluma, mientras volvía a relatar historias que ocurrían y ocurrirían en algún lugar de Noreth, ya que él es el creador, el escritor, el narrador de una historia única y nueva, que podría destrozar a Noreth en dos o podría romper las barreras de las palabras y símbolos para fundirse con aquel que esta mas allá de las páginas impresas.

Cuantas historias se habían creado y escrito sobre batallas épicas, donde el cazador se enfrentaba a muerte con su presa, con una bestia informe que solo deseaba devorarle, cuantas historias habían sido relatadas donde en el último instante el cazador demostraba su ingenio, o su fuerza, o alguno de sus rasgos y como un señor se levantaba triunfante sobre el cadáver de su enemigo, historias … relatos, cuentos para niños o sueños para aventureros y jóvenes sin una meta aun … es curioso como muchas historias se repiten, que a veces se vuelven reales… el cazador estaba luchando, no solo por su vida si no también por la de David, quien hasta ese momento tan solo había sido un extra en aquella historia, mas pronto todo cambiaria, ya que aquel que escribía su historia aprecia que no le interesaba perder en esos momentos a uno de sus personajes … ya que eso era lo que eran ahora. El cazador estaba libre, mientras la masa parecía reagruparse lentamente, juntando sus trozos con delgados tentáculos que emergían de toda su superficie, y como si fueran lombrices hambrientas devoraban los trozos esparcidos para regenerarse, la bestia aprecia invencible si podía hacer eso y era lo que hacia ante los ojos de ambos hombres, rápidamente tanto cazador como el muchacho subieron las escaleras, mientras la bestia gruñía con furia, como si viera ante sus ojos que su alimento se escapaba, pero tanto el cazador como el chico no tenían otra opción, sus pies rápidamente subieron los escalones que los llevaba hasta el siguiente piso para entrar a la misma habitación en la que habían estado, el fuego aun ardía lentamente en la chimenea, haciendo estallas la madera, mas David, comenzó a revisar cada uno de los muros, mientras el cazador intentaba bloquear la puerta con lo que podía, mas el actuar del chico le extraño aun mas.

-¿Qué es lo que haces?-

Mientras David movía las pinturas hablo sobre pasadizos ocultos, los cuales siempre existían por lo menos en las pinturas para una huida rápida o la visita del señor de la casa a alguna sirvienta o invitada, mientras el muchacho movía la cama o golpeaba las molduras de la chimenea, el cazador pudo escuchar el sonido de algo enorme moviéndose por las escaleras, arrastrándose como si fuera una enorme gelatina, la madera de la puerta crujió cuando algo le impacto y lentamente crujía aun mas, como si lo del otro lado intentara atravesarla, como si hubiera sido golpeado con un martillo desde el otro lado, uno de los clavos de la puerta salió disparado, para aterrizar contra el suelo de roca, pronto otro le siguió, uno tras otro, el cazador retrocedió, mientras cargaba sus armas con toda técnica, esperando usarlas si fuera necesario, mas David de pronto sintió en la chimenea una de sus piedras sueltas y presionándolas se pudo escuchar el mecanismo tras esta, tras el fuego se pudo ver una abertura negra como la noche y desde donde corría una fría brisa, rápidamente le hizo señales al cazador para que lo siguiera, debieron de saltar sobre el fuego para escabullirse entre la oscuridad, segundos antes de que la puerta cediera y la masa informe entrara en la habitación de golpe, el pasillo se extendía unos metros, había únicamente oscuridad y el sonido de los muebles rompiéndose por la criatura resonaban en las paredes, tan solo a ciegas podían avanzar, pero de pronto sintieron que el pasillo terminaba y unas escaleras negras se sumergían … quizás llevaban hacia el sótano, mas cualquier cosa era mejor que estar cerca de aquella informe bestia … o quizás habían cosas peores bajo el castillo.

Mónica y Baby habían pasado por mucho, conocían más del creador, pero nuevas dudas habían surgido, dudas que ya no podían ser respondidas por aquel insecto, el cual había sellado su destino al haberles ayudado, claro que su final jamás lo conocerían o quizás si, a su debido tiempo, más ahora sabían que cargaban con un gran peso, no solo el saber que estaban en peligro del arlequín y aquel creador, sino también de que Baby al no terminar su misión podría haberse condenado igualmente que el insecto, el camino hacia la ciudad nuevamente trajo conversaciones y dudas, teorías y miradas a aquel collar que ahora tenia Mónica, era la llave … pero ¿de qué?, acaso era una puerta … o tal vez un portal, el medallón no parecía una llave en sí, pero en Noreth nada era lo que parecía, cuando atravesaron los muros por las grandes puertas, pudieron ver que aun había gente que intentaba subir hasta el oráculo, quizás aun tenían tiempo para una pregunta, si es que podían gastar un par de horas más de lo previsto, de cualquier manera Baby debió de ir a buscar suministros, tanto víveres como algunas vendas y quién sabe, algo mágico si encontraba algo real y no una chuchería de las que vendían, mas Mónica estaba nuevamente sola, aunque con algunas monedas que Baby le había dado, quizás era buena idea pasar por el mercado, mientras caminaba, aun podían verse niños jugando, cosa que no era extraño en aquella ciudad, el aroma a verduras y carne salada hizo que encontrara el mercado rápidamente, los pequeños puestos cubiertos con lonas por el sol, tenían de todo, desde suculentas manzanas, hasta cuernos de extraños animales los cuales eran vendidos como panacea, pronto algo le llamo la atención, en un pequeño puesto alejado del resto, había un anciano vendiendo algunas cosas, en su mayoría eran libros, aunque poseía uno que otro objeto peculiar, algunos brillaban como si irradiaran su propia luz, el anciano le sonrió y le mostro lo que tenia, entre libros de historias fantásticas había un pequeño libro, como si fuera un cuadernillo escrito a mano, con el título “El castillo de la nada”, tan solo una moneda de bronce por aquel ejemplar, Mónica podría comprarlo o no, mas el anciano parecía extraño, demasiado, no por sus ropas, si no pro su mirada, a veces las cosas podrían cambiar para mejor o peor.

Las palabras e Salvador no habían hecho más que tensar al situación, la petición y orden de uno de los miembros del circo había sido respondida no por una negativa, sino también por una amenaza de muerte, las palabras podían ser el fuerte de Salvador, pero en aquel momento hubiera sido mejor tratar de negociar, como si fueran resortes, los hombres más de una docena levantaron sus ballestas, apuntando tanto al muchacho como a sus compañeros, estaban listos para disparar ante una simple orden, varios de sus compañeros habían muerto, y no dejarían que unos miserables mocosos les amenazaran y usaran el recuerdo de sus compañeros como si nada, realmente estaban en aprietos, ya que los licanos podían ser rápidos, pero tantos virotes podrían lastimarlos o incluso matarlos, sin contar que el cachorro terminaría como un erizo perforado, mas Vicente se interpuso e intento de hablar con el hombre, después de un par de palabras y mirando a los mocosos, negó suavemente con la cabeza, y haciendo una señal nuevamente se volvieron a colocar en posición para llevar al ogro, mas antes de hacerlo le hecho una mirada tanto a Vicente como a Salvador, y con voz fría le hablo al primero.

-EL cangrejo luchara con este mañana… esperemos que tengamos una buena batalla-

Tanto Salvador como los licanos podían ayudar a los hombres a tirar de su pesada carga, la cual lentamente se movía hasta los animales que no habían demasiado lejos, mas Vicente debía de hacerlo por obligación y tirando con todas sus fuerzas, sentía que los eslabones de la cadena se le clavaban en las manos y cualquier pequeña irregularidad, se incrustaba en su carne, de una forma u otra la enorme bestia fue llevada donde varios bueyes esperaban , mientras tiraban de la bestia, Vicente y Salvador pudieron hablar y quedar algo mas al día con todo lo que había pasado, lamentablemente no habían visto que minutos después de que ellos ya se habían marchado de ahí, una figura envuelta en llamas salía de la mina, con un rostro de pocos amigos y bastante mal humorado.

Ya en el circo, el dueño salió con su sombrero de copa que le daba los centímetros que el faltaban para medir el metro ochenta centímetros, parecía bastante contento con la captura, aun con la perdida de buenos artistas, mas su sonrisa desapareció, cuando el mismo hombre que había sido interceptado por Vicente hablo con él, parecía que el maestro estaba fastidiado por ello y con simples ordenes mando a encerrar a la bestia y a no quitarle las cadenas, con paso tranquilo se dirigió hacia Vicente, mirando de reojo a Salvador.

-Mañana el cangrejo luchara contra el ogro… mas tu tendrás otros trabajos, te aconsejo que hagas algo con tus amigos, no quiero tenerlos rondando por los alrededores y que alguno de los guardias piense que son intrusos-


Vicente y Salvador quedaron solos, claro contando a los licanos y al cachorro, aunque Vicente debería de preocuparse, ya que quizás su creación no podría contra aquella bestia … podrían intentar huir aquella noche, pero era obvio que habrían guardias, aunque la ayuda de los licanos podría serle una ventaja… la que necesitaba.
avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 51
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Franz Krieger el Jue Jul 05, 2012 2:35 am

Estaba asustado, mis manos no podían estar quietas. Sólo podía observar la oscuridad, pensando que por ella rectaba aquello, aquello que temía. Era, mejor dicho, soy un chaval temeroso, asustadizo, fácil de intimidar, no estaba preparado para vivir esa clase de aventuras, me estaba quedando paralizado frente a la oscuridad, y era básicamente, lo que inundaba aquel vestíbulo, tenuemente iluminado allá donde estaba yo.
Pero podía verlo, podía sentirlo, aquella masa informe. Ella me veía, era algo que sabía. Llamadme paranoico, pero podía sentirla observandome desde la oscuridad, dolorida, hambrienta... cabreada.
Y entonces salió de la penumbra y pude verla totalmente, aquel monstruo se acercaba rápidamente hacía mí, y yo, tan estúpido, me caí de culo en las escaleras. No pude siquiera gritar.

Y entonces lo sentí, presión en el pecho, me levantó y me llevó por las escaleras como a un saco. ¿Estaba muerto? Al menos parecía estarlo, pálido como era y sin siquiera defenderme, Jack me estaba llevando a cuestas por las escaleras, yo ni siquiera sabía que estaba pasando, creo que empecé a darme cuenta cuando me tiró al suelo de la habitación y él empezó a apuntalar la puerta con sillas y tablones. - ¡Encuentra una salida! - Vociferó Jack, haciendo fuerza con el hombro en el portón. Intenté centrarme, ¿Qué salida podía haber en una habitación sin ella? Podía haber una llave en las estanterías, o en la chimenea. Había visto demasiadas películas como para poder averiguarlo sin siquiera saber nada sobre aquella habitación.
Y así, empecé a tirar libros al suelo, vacíando las estanterías y finalmente, apretando piedras de la chimenea, hasta que finalmente, una se incrustó en la pared y un mecanismo sonó.
Las ascuas crepitantes del fuego se apagaron, tiñiendo de oscuridad la habitación, Jack lo podía ver todo, veía bien en la oscuridad, así que, seguramente alguna puerta o algo así se había abierto, oí como se rompía la puerta de madera, un gruñido y después, cómo un brazo me rodeaba y me alejaba de allí, pero yo, yo no veía una mierda.

Bajé por unas escaleras, sólo escuchando mi agitada respiración y la de Jack, bueno, su respiración normal. Él era un tío duro, respiraba así. Un minuto, una eternidad después, oí unos yesqueros, una chispa brotó y finalmente, una antorcha se encendió, iluminando lo que parecía una mazmorra típicamente Dungeons and Dragonil, la luz anaranjada de la antorcha iluminaba bastante.
Era la primera vez que veía una antorcha en funcionamiento, en verdad, desde ayer era la primera vez que veía cientos de cosas, gente morir en sus morros, armas disparar, peleas contra monstruos, vampiros, tsunamis de ratas... La verdad es que podía morir tranquilo, había vivido un sueño hecho realidad, había conocido a Jack, ahora mismo, podía verle caminar por unas catacumbas. Era incluso más alto en la realidad, no pude evitar sonreír. Era como un regalo, era lo que necesitaba para poder seguir motivado, podía relatar mis aventuras en un libro, podía hacerme rico... O podía vivir con este recuerdo, contarselo a mis nietos, contarles las aventuras de Jack. Já, seguro que nadie le creería jamás. - Eres un sueño - Musité sonriente. Jack se volteó y me miró con una sonrisa. - Oh vamos, sabes que no me gustan los hombres en miniatura. - Soltó, entre carcajadas. Me dió una palmadita en la espalda y continuó por los pasillos, inmensos y larguísimos, por cierto.

Al final, llegaron a unas celdas donde, en la pared se hallaban empotrados varios esqueletos, esqueletos y murcielagos volando en la oscuridad. El suelo estaba sucio, lleno de cagarrutas de murcielago. Al final del pasillo oímos una voz, una voz débil, de niño. Familiar, la habíamos escuchado antes. Era aquel chaval de la mansión, sólo que esta vez no hablaba con ellos, ni con su "hermano", al parecer, hablaba con sus padres.

- Lo ha vuelto hacer, no sé como tratarlo - Decía la chillona voz. Jack me agarró del brazo, me hizo mirarle y hizo el gesto de estar en silencio. "Sssshhh". - Desde que estaís muertos está más salvaje. Tendrá hambre supongo - Finalizó la voz. Yo no veía mucho ni muy bien allá abajo, pero lo que Jack vio fue a aquel chaval charlando con sus padres muertos, atados a la pared con los restos de lo que parecía ser su grisáceo esqueleto.

¿Dónde se habían metido? ¿Cómo saldrían?
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Anomalocaris el Vie Jul 06, 2012 11:45 pm


Un escalofrió recorrió mi espalda, si me hubiesen planteado esa situación en algún otro momento, con aquellas mismas palabras que había dicho el, seguramente era esa una de las situaciones que me hubiese esperado que ocurrirían.
-¡Hey, hey, hey!...tranquilos…tranquilos…no hace falta precipitarse…- levante los brazos y abrí las manos, en un gesto de calmarles, me acerque hasta donde estaban los ballesteros, con el corazón latiendo aceleradamente después del breve momento de paz, esperando poder calmarlos, aunque seguramente no pudiese borrar esa impresión que les habían dejado, quizás si lograse que bajaran las armas.
-Vamos, no hay motivo para ponerse así- dije serenamente, tratando de tranquilizarlos, -ha sido un día duro, un tanto estresante y hemos acabado con una gran presa, seguramente nadie de aquí tenga especiales ganas de volver a pelear, ahora mismo lo mejor sería simplemente calmarse, volver al circo, encerrar a ese monstruo y ya está, conozco a ese hombre y sé que aunque es posible que no hiciera la mejor elección de palabras, eso no le quita verdad a lo que ha dicho, dejémoslo ya que esto no nos lleva a ninguno a ninguna parte y la única cosa que desembocaría en pelearnos ahora seria en arrepentirnos de eso después, además, imagínate que por el barullo o por la pérdida de tiempo ese bicho que tenemos encadenado se despierta, después de ver lo de aquella roca, no estoy plenamente seguro que esas cadenas lograsen sostenerlo y entonces sí que nos arrepintiéramos, solo dejémoslo, pásame una cadena o dime un lugar para empujar y volvamos al circo…-
Creo que mis palabras surtieron efecto, o al menos eso creo, pronto, tan fuese por lo que dije o cualquier otra razón, aunque me dijo lo que podría interpretarse como una amenaza, diciendo que Anomalocaris lucharía contra aquella descomunal criatura mañana… no sabía si podría ganarle, aunque trate de no mostrarlo, me preocupe por el destino del artrópodo, después me gire e hice un gesto para que me siguieran, pues no tardaron mucho en hacerme ayudar con el desplazamiento, sabía que si no querían o tenían otro destino, no podría hacer nada más que despedirme y debería continuar solo, pero al menos me gustaría ver rostros y voces más familiares aunque solo fuera durante unos minutos, no estoy seguro de si me acompañaron, pero creo que sí que lo hicieron, aunque no estoy seguro y puede que todo lo que diga tenga algunos fallos.

Finalmente, retornamos al circo, aunque ellos no se vieron en la obligación de ayudar al transporte del monstruo, yo sí, especialmente porque no quería que la situación se pusiese algo más tensa o delicada de lo que ya estaba tras aquel pequeño malentendido con las ballestas antes, junto con la ayuda de los demás conseguimos llevar la carga hasta donde una pareja de animales de carga mucho más fuertes y aptos para ese trabajo que nosotros nos esperaban, ya con la enorme aportación de los bueyes, el transcurso del resto del tiempo hasta que llegamos al circo fue algo más ligero, y tuvimos una oportunidad un tanto mejor de hablar entre nosotros, sin embargo, aquellos cazadores y artistas aun se encontraban bastante cerca y no me fiaba completamente de hablar en su presencia, ya tenía que tener cuidado con que decía cuando nos pudieran oír Scart y Adeluna, por si se me escapaba algo que pudiese ponernos, a Salva sobretodo, en alguna clase de aprieto relacionado con lo que él les había dicho, pero al menos ellos no nos habían apuntado con ballestas antes, con una voz un tato débil, temiendo que entre los demás existiese alguien con buena audición, pero temiendo que aunque hablase bajo dependiendo de qué audición hubiésemos hablado, podría no servir de nada, le dije a mi amigo, -preferiría esperar a estar en un lugar…- mire alrededor observando a los diversos humanos, al menos a primera vista, que habían por las cercanías, al tiempo que buscaba la palabra adecuada, -no se me ocurre la palabra, digamos menos poblado y con menos posibilidades de ser oídos, llámame paranoico si quieres, pero no conozco prácticamente de nada a esta gente y no me fio mucho de ellos como para hablar de todo tan cerca, pero si quieres hablar ahora, tu solo pregunta y te responderé o…lo que sea-.

Finalmente, llegamos al circo y pude alejarme de aquella criatura, y tras la advertencia de aquel hombrecillo de gran sombrero, hablar tranquilamente con ese cuarteto que me había encontrado, aunque no creo que fuese a hablar mucho con Balto, lo máximo seguramente sería decirle que cosita tan linda.
-No me cae bien ese tipo, no sé si ya lo dije pero lo conocí encantadoramente cuando me acuso de ladrón tras aparecer junto al artrópodo y seguramente no le hubiese molestado que hubiese acabado digerido por esa baba que te dije antes, encantador- me había acercado a Salva y me había alejado con él un poco de donde veía a los demás participantes del circo, no quería que nos molestasen, -no sé si me lo has dicho antes y si lo es, perdona, pero ¿os dirigís a alguna parte en especial del mundo? Y…quizás a menos que sea privado entonces anda, ¿os podría acompañar? prefiero estar con vosotros que metidos aquí, seguramente antes de llegar al castillo ya se las habrían ingeniado para matarme, y quizás de camino podría pasarme por el castillo, lo único es que me gustaría llevarme a Anomalocaris, le tengo cariño…a ver si me comprendes- hubiese sido más fácil y dejando menos alternativas a pensar mal haber dicho, es uno de mis personajes y aunque no sea de los principales me gusta y no quiero que pueda morir luchando contra un ogro enorme, pero aunque solo fuese por si las moscas no quería arriesgarme a decir nada relacionado con personajes o nada de eso, -y quizás no fuese muy difícil sacarlo de aquí, en estas circunstancia una cosa que suele tener una mínima posibilidad de éxito es liberar a todas las criaturas mínimamente peligrosas para que la lien y aprovecharse para escapar, aunque no sé si funcionaria, pero bueno, todo lo que dije, es solo una sugerencia o petición, si os queréis ir ya, adelante no os lo impediré o que no os acompañe o lo que sea, sabes que te aprecio lo suficiente para que no me molestase por cualquier cosa que decidieseis, y siempre podría tratar de apañármelas solo, tu solo se sincero y dímelo, odio más que alguien que me importa me mienta o haga algo que no quiere solo porque se lo pedí o me gustaría a las consecuencias reales de que no se hiciese o que nos e dijese la verdad…, y pase lo que pase, suerte- dije con una sonrisa boba en la cara, quedarme a ver como uno de mis queridos personajes luchaba a muerte contra ese ser, seguramente sin que pudiese intervenir ni salvarlo ni usar el veneno, si es que aun me quedaba a lo, en aquellos momentos me olvide de mirar si se había agotado o no, o llevármelo y acompañar, si me dejaban, a ese pequeño grupo, a algún destino que desconocía, decisión muy fácil.
avatar
Anomalocaris

Mensajes : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Scart el Miér Jul 11, 2012 2:14 pm

Lo sabía... Juro que lo sabía. En lo más profundo de mi alma sabía que no funcionaría mi plan. ¿Como? Desde que había llegado las cosas no habían dejado de irme mal. Tenía sentido, a pesar de conocer el mundo, era nuevo viviendo en él, y la teoría no es nunca igual que la practica. Aunque aun así... Realmente parecía que hubiese alguien controlando mis actos para que todo me saliese mal. Me sentía como... Como mis personajes siendo atacados por la retorcidamente de un máster... Acaso... ¿Estaría siendo victima del juego de un rolero? Por un instante me sentí enfadado y ofendido, pero un segundo después sonreí en mi interior... ¿Por que debía enfadarme? Lo tenía bien merecido... Al fin y al cabo eso había estado haciendo yo con otros muchos personajes. Era normal que ahora el destino me lo devolviera... Solo tenía que aguantar. Al fin y al cabo... Toda partida tiene su fin ¿No? Y si no... Bueno, yo había decidido estar allí, con sus ventajas y sus consecuencias.
Empezaba a formarse una idea, una hipótesis en mi cabeza... Aquel arlequín que me había encontrado... Su amo... ¿Acaso era cierto que alguien nos controlaba como personajes? Aun no tenía mucho sentido esa idea, y no era más que un desvarío momentáneo que pronto se disiparía... No podía mantener una idea sin suficientes pruebas.

Y de todas formas, no era tan extraño que aquel grupo se hubiese vuelto contra mi. Al fin de cuentas eran personas... Humanos... Y una gran parte de los humanos son bastante idiotas. Y eso es algo que todos sabemos pero que pocos nos atrevemos a admitir. Los humanos a veces demuestran ser los seres menos dignos del adjetivo "humano". Al igual que muchas veces eso de que es más inteligente que los animales queda como una vil mentira...
Preferían arriesgarse a morir de nuevo a no dar ordenes a unos extraños que les habían ayudado... ¿Eran idiotas? Si, desde luego, yo, precisamente yo que soy bastante orgulloso, me lo habría tragado antes que arriesgarme a que todo lo que hice se fuese al traste. Pero bueno... La cuestión era que, aunque mis palabras no funcionaron... Mi as en la manga salió a relucir, y rápidamente Vicente salió en mi defensa, logrando que bajaran las armas de nuevo. De reojo contemplé a Scart y Adeluna, que aun continuaban en la ladera, aunque pude ver a Estrella Fugaz brillando en la mano del joven lupino. Al ver la muestra de agresividad del grupo se había puesto a la defensiva, y no me extrañaba.
Por suerte, después de que el grupo hubiese cedido el arma desapareció en el aire con su típico tenue resplandor. Y después de que todo se hubiese calmado, los jóvenes se acercaron de nuevo a mi, la primera en hablar fue Adeluna, con unas palabras con las que razón no le faltaban.

-Has tenido suerte ¡Casi te matan! Deberías cuidar lo que dices. Sobre todo porque casi consigues meternos en un problema.

-Jum... Lo cierto es que tiene razón. Por poco consigues que nos llenen de flechas... Yo te quiero ayudar pero si te metes de cabeza en problemas... No es mi estilo...-Secundó Scart.

-Puede que parezca mentira, pero estaba planeado. Supuse que mi amigo tenía alguna relación con ellos y en caso de que me equivocara intervendría. Lo cierto es que si me arriesgué pero al menos he logrado lo que quería... En fin, ayudemosles...

-¡¿Que?! ¿Aun después de todo este lío tenemos que ayudar? ¿Que hemos conseguido entonces?-Exclamó Adeluna sorprendida.

-Je... No tenemos que ayudarles, les queremos ayudar... Es distinto, no nos obligan como si fuésemos esclavos. Y respecto a lo que hemos conseguido... Quería saber como era la gente con la que tratábamos. Ahora se que no piensan mucho. Son de actuar y preguntar más tarde. No son muy de fiar y es mejor vigilarles.-Informé con el análisis rápido que había sacado de aquello. Era información básica, si me tomaba unos momentos podría sacar más conclusiones, pero por ahora no era necesario.

-... Jum... Diciéndolo así tiene sentido. Pero... ¿Por que les ayudamos?

-Bueno... Vosotros... Yo quiero ayudarles porque aun tengo un par de cosas que comentar con mi amigo, y creo que podríamos sacar algo de esta situación... Si vosotros no queréis ayudar no es cuestión mía... Solo podéis decidirlo vosotros. No os puedo obligar.-Respondí acercándome a las cadenas.

Tomé uno de los enormes eslabones y empecé a tirar de él... Por todos los dioses... Como pesaba... Cadenas casi tan grandes como esas tuvieron que retener a Ivar cuando estuvo en El Mercado De Las Brujas... Pero de pronto sentí como el peso se aliviaba mucho más, y al girar la cabeza pude ver a Scart y Adeluna con la cadena al hombro tirando mientras hablaban entre si. Sentí un escalofrío de repente. Eran un poco más bajos que yo, y parecían más débiles. Sin embargo tenían mucha más fuerza que yo, y probablemente Scart fuese el más fuerte de todos los presentes, sin embargo pude apreciar en su rostro muecas de esfuerzo, sonreí en mi interior... Ambos eran grandes actores... Cosas de su pasado... Sin embargo conocía al chico demasiado bien como para no saber que estaba fingiendo ese rostro. Le costaba, seguro. Pero no tanto, ni de lejos, como aparentaba. Y creía saber la razón. No quería que los demás supiesen la fuerza que poseía.
Así que, aprovechando que nos separaba un espacio considerable y que estaba justo detrás de Vicente continué un poco la conversación con él.

-Te comprendo. Hay cosas que es mejor no gritar a los cuatro vientos. Pero no me gusta la idea de ir callado... ¡Hablemos de cosas random! Jaja... En fin... Mm... ¿Sabes donde estamos exactamente? Yo estaba en el bosque de Sílvide antes de meterme en una cueva, y ahora salimos por aquí. Parece un bosque, es posible que sigamos el Sílvide, aunque también podríamos estar en Uzuri, que si mal no recuerdo por mi mapa... No estaba demasiado lejos... Jum... O tal vez estemos... Ah... No lo recuerdo con exactitud, debería echarle un vistazo a alguno para recordarlo todo... En fin... Lo que dijiste antes... ¿Así que el Troll es un reemplazo para unas peleas? Curioso... En fin, nosotros vamos... A decir verdad simplemente les acompañaba, y ya sabes que ellos no suelen tener un rumbo fijo. Aunque, viendo como va la cosa. Es posible que me convenga un poco de ayuda. Me pregunto si Illua aun me recordará... Espero que si. Loc Lac no está demasiado lejos de aquí, podríamos llegar si nos lo proponemos y hacerle una visita. Aunque... Me pregunto como reaccionará.

Empecé a pensar en como reaccionaría Illua al verme allí ¿Me interrogaría sobre la tecnología? Mm... La posibilidad era mínima. Teniendo en cuenta que lo más interesante que había visto eran coches, y ella ya disponía de un par de transportes bastante útiles, era poco probable, más si se tenía en cuenta que el tiempo que había pasado en mi mundo no había terminado de ser agradable.
De pronto recordé mi mano derecha... En ella, allí seguía el brazalete... No hacía más que olvidarme de que lo tenía. Demonios, podría ser terriblemente útil. Con él defenderme era mucho más sencillo...
Y simplemente, mientras avanzamos, me dediqué a cantar en voz baja "7 Days To The Wolves" era una de las pocas canciones que me había aprendido de memoria a pesar de que fuese en inglés... Que por cierto los allí presentes no conocían y por tanto no entenderían nada de lo que decía... Yo no era experto en inglés pero podía traducir muchas partes. Y la verdad me encantaba la canción.

Tardamos un rato, pero finalmente llegamos a un circo. Al parecer allí se dirigía el grupo, y la bestia. Eso significaba que allí se realizaban las peleas. Era curioso... En un circo. No me lo había esperado.
Pero la cuestión era que tras llegar un extraño hombre que parecía ser el jefe de todos esos hombres. Y con cara de pocos amigos y sin quitarme la vista de encima comentó en voz alta que Anomolocaris se enfrentaría a la bestia recién capturada al día siguiente... Sabía que no había que subestimar a ese bicho. Pero hablábamos de un ogro de los grandes... Pronto, Vicente, Scart, Adeluna, Balto y yo nos alejamos del circo un poco, y mi amigo me comentó un plan... Aunque antes de hablar me dediqué a pasear por los alrededores para vigilar que no hubiese... ballesteros con complejo de espía, por los alrededores. Y debido a que Scart y su olfato parecían bastante tranquilos no había nadie más allí cerca.
Sonreí al escuchar a Vicente y me apoyé contra un árbol.

-Como te dije, yo voy con ellos... Si no tienen problemas que nos acompañen... Al menos temporalmente.-Dije esperando que fuese temporalmente. No me molestaba la compañía de Vicente. Pero no creía que fuese adecuado que se uniese a Scart y Adeluna. Era probable que a largo plazo no les cayese bien. O que no terminasen de sentirse cómodos en algunas situaciones.

-Supongo que puede acompañarnos por ahora.

-Respecto a lo de llevarse a Anomolocaris... ¿Desde cuando eres tan mafioso? En fin... Supongo que no sería difícil crear un poco de caos y escabullirnos en la noche... Aunque el problema es... ¿Como evitaríamos que las criaturas nos devorasen a nosotros?

-... Ejem...-De pronto Scart interrumpió y me quedé mirándolo... Parecía querer decir algo pero no sabía como... De pronto me percaté... Estaba hablando de escaparme robando a una criatura de un circo en medio de la noche... Con él... Un ladrón...-Bueno... No preguntéis por que. Pero... Tengo cierta experiencia con eso de escabullirme... Quizás os pueda ayudar con eso. Se me da bien... Bueno, se nos da bien tomar cosas sin que la gente se entere.

-¿Tomar cosas sin que la gente se entere?-Dije fingiendo sorpresa, pero finalmente sonreí.-Bueno... Cada uno tiene su don... Si quieres ayudarnos eres bienvenido, y tranquilo, no tengo problemas con tu habilidad.-Dije dedicándole una mirada de complicidad. Realmente poco me importaba el trabajo o la raza de las personas, si no como eran en si.

-Mm... Respecto a lo de que nos ataquen... Tengo algo que quizás nos ayude...-Dijo sacando un colgante que ocultaba bajo su camisa, y sacando otro de su bolsa que le entregó a Adeluna, que se lo colocó en el cuello al momento.-Digamos que esto disuade a las criaturas de atacarnos...

De pronto abrí los ojos sorprendidos. Eran colgantes de Mitsu, un premio por un concurso o algo así, no recuerdo bien que era. Solo que era un objeto que evitaba que cualquier criatura que no fuese una mascota de la tienda o un dragón atacase. Realmente era muy oportuno ese objeto. Uno de Scart y otro de Adel, con eso creo que sería suficiente para evitar que nos matasen. Podríamos huir del caos sin sufrir daños. Y en caso de que algo saliese mal... Bueno, teníamos al propio Scart y a Adeluna y... El Brazalete de Cronos de nuestro lado... Tal vez saliese bien. Solo esperaba que mi desvarío sobre el master no fuese real y que se dedicase a arruinar todos nuestros intentos de hacer algo.
Y mientras esperábamos el anochecer, nos dedicamos a dar vuelta por los alrededores del circo y un poco por dentro para ver donde estaban las cosas y diseñar nuestra escapada. Teníamos mucho a nuestro favor, entre ello el olfato de Scart y Adel, si alguno de los tipos del circo se acercasen lo sabrían, igual que si lo hiciese una bestia. Se suponía que yo no tenía datos de ello, por eso los mantenía como extras al margen de todo el plan.

En un momento dado nos quedamos Scart y yo solos, mientras Adel se alejaba un poco a contemplar el bosque, y Vicente se iba unos momentos, no le pregunté a que. Entonces el chico se me acercó y me hizo una pregunta... Bastante curiosa.

-Oye... Tú... ¿Que opinión tienes de las otras razas?-Me preguntó mirando al cielo.

-Ah... Pues supongo que depende de la raza. Pero si algo comparten todas es que no hay ninguna que me merezca más respeto que otra. Algunos humanos quieren creerse superiores a las demás solo por ser los más numerosos. Pero yo me opongo a esto. Los llaman monstruos por ser diferentes. Pero... Diablos ¿Que tiene de malo ser diferente? Aun los vampiros, que son despreciados por el hecho de alimentarse de humanos. Al fin y al cabo ¿Los humanos no comen animales? Es la naturaleza. O los licántropos. ¿Solo por que durante una noche no son capaces de controlarse son bestias? Sinceramente. Creo que los humanos se controlan mucho menos. Lo que pasa es que es tan común que nadie se percata.-Dije tranquilamente, para al final sonreír abiertamente y rascarme la cabeza, utilizando un gesto que sorprendió al joven. Principalmente porque era algo que él hacía... Un gesto que había heredado de mi, algo que se me había olvidado. Por suerte pareció no darle importancia y me respondió con una amable sonrisa.
avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Doctor Ivo Robotnik el Lun Jul 23, 2012 2:03 am

Tres deseos se te pueden cumplir, pero tres consecuencias sucederán.
El primero es dinero a raudales, pero tu hijo morirá destrozado.
El segundo es que tu hijo vuelva, pero su cuerpos e caerá a pedazos.
El tercero es que todo desaparezca, y el mundo volverá a ser nada.
Tres deseos puedes tener… atiende bien a ellos, o todo puede suceder.

La pata de mono, W. W. Jacobs 1902

Un castillo en ruinas, una torre que se tambaleaba como un borracho y que pedazo a pedazo caía a las frías aguas saladas, en el viejo salón del trono, aun aquel vestigio de grandeza se mantenía en pie, carcomido por la humedad y la sal, carcomido por las termitas y el viento que se filtraba por cada grieta existente. Un joven se encontraba ahí, un joven que estaba cansado, agotado, su rostro mostraba profundas ojeras, como si tan solo el respirar fuera un pesado trabajo, mantener un mundo era difícil, mantener una ilusión aun mucho mas, a su lado un joven de vivos colores, un hombre que se ocultaba bajo una máscara de sonrisa torcida, el cuaderno estaba sobre la saladas rocas, mientras que afuera las olas golpeaban con furia la base de aquella fortaleza, con voz alegre y cantora aquel que jugaba con vidas e ilusiones hablo, mientras realizaba una cabriola en el aire como una simple actuación.

-Vaya vaya… ¿así que mantener todo esto te cansa?, deberías de reposar… y dejarme a mi encargarme de todo, a fin de cuentas yo soy lo que tú no eres… un verdadero dios…-

-No pienso dejarlos en tus manos… maldito embustero *suspiro mientras tomaba el cuaderno nuevamente y el lápiz* Ya has interferido demasiado, márchate y déjame seguir con esta historia, que aun no hemos llegado a terminar el primer capítulo-

-Terminaras muriendo por mantenerlos con vida imbecil ... pero ...como bruma desaparezco, como niebla lo cubro todo, pero no olvides una simple cosa pequeño dios falso… aquí yo soy amo y señor y tu simplemente una ilusión que se marchita y consume, mientras mantiene con vida a esos insignificantes mortales-

Con una cabriola despareció en el aire, mientras el único sonido que podía escucharse era el de las olas y quizás el del viento colándose por grietas y agujeros, el muchacho miro el océano, mientras los restos de la pared eran carcomidos… ¿Cuánto tiempo duraría aquel lugar? Quien lo sabría … pero más pronto o más tarde de lo que uno podría imaginar sucedería … como si fuera una pesada labor el muchacho abrió las páginas de aquel cuaderno, ahora a medio llenar por palabras y nombres, y como si fuera un ritual escribió…

“¿Qué sucedería... si?”

Oscuridad y huesos, cadenas y barrotes, el olvido de almas en pena que miraban desde vacías cuencas, carentes de ojos, el muchacho hablando con quienes en el pasado habían sido sus padres, su familia, su lazo con un mundo, el cual ahora se teñía de locura y desesperación, tanto cazador como su creador guardaban silencio, el muchacho seguía hablando, por una parte aquello de arriba era su hermano, y aquellos huesos tan solo sus padres consumidos, antes de poder hacer algo, un fuerte ruido en la parte superior hizo acto de presencia, como si las escaleras hubieran sido destrozadas, eso significaba que la criatura aun no encontraba el pasadizo ni tampoco a sus “alimentos”, el cazador salió de entre las sombras y se paro tras el muchacho que hasta ese momento no se había percatado de su presencia, mas el movimiento de un hueso hizo que se girara y elevara un grito de miedo, la mano del cazador tapo su boca, para que guardara silencio, estando atento por si aquella “osa” lo hubiera escuchado, el muchacho intentaba liberarse de aquella fuerte mano que evitaba que respirara, mas el cazador le miro muy serio, hablándole frio.

-Te destapare la boca, pero si vuelves a gritar te juro que te encierro en este lugar para que te pudras-


El muchacho afirmo, mientras la mano áspera del cazador le dejaba respirar, un par de inhalaciones y todo había vuelto a lo normal, pero el cazador solo tenía preguntas para el chico, mas no era cual era la forma de derrotar o eliminar a su “hermano” si no como salir de ahí, el chico negó con su cabeza con fuerza, mientras buscaba las palabras adecuadas para ello, al final miro el rostro serio y frio del cazador.

-Se puede salir por la alcantarilla… llega hasta el rio, pero no sé si aun se pueda salir por ahí, la otra forma es por la puerta principal, pero “el” estará esperando…-

El cazador miro a David, como preguntándole que era lo que prefería, o enfrentarse a esa cosa o salir no muy limpios por las alcantarillas de ese lugar, cada uno tenía sus riesgos, cada uno sus ventajas, mas la opinión del muchacho le sería útil.

Un plan, una idea, un deseo y anhelo, realmente seria lo que sucedería, mas los dados serian lanzados y con ello se sabría si tenían éxito o un rotundo fracaso. Salvador ya tenía cierta idea en su mente, que aquello era un simple rol y que alguien era el máster, alguien controlaba sus movimientos y deseos, como él lo había hecho en incontables ocasiones en el foro, mas ahora él era un personaje y el máster alguien desconocido, pero que ya había escuchado su nombre “El amo”, ¿quien era? Eso aun no se sabría, quizás en un tiempo más, cuando el castillo donde estaba fuera derrumbado por sus propias acciones, pero por ahora tan solo una ilusión que lentamente se volvía más real.

El plan era sencillo, liberar unas bestias, tomar a Anomalocaris, y salir como dirían ellos, “cagando leches”, en si el plan era muy sencillo, pero arriesgado y en gran medida, ya que aun con los collares, el temperamento de algunas de las bestias era totalmente intratable, entre ellos aquella cocatris a la cual Vicente había “ordeñado”. La noche caía y los artistas y brutos del circo dormían, incluso aquel avaro maestro de ceremonias y dueño del circo dormía plácidamente en su pequeño carromato, las jaulas estaban fuertemente custodiadas por guardias, mientras las bestias dormían, tras barrotes y candados, mas cinco figuras amparadas en la oscuridad se deslizaban entre las sombras, un golpe, otro más, dos cuerpos cayendo inconscientes al suelo, habían tenido la precaución de no matarles, aunque claro, las bestias no tendrían la misma mentalidad, una de las sombras hizo que guardaran silencio, mientras que con cuidado y tranquilidad sacaba algunas ganzúas de sus ropas y comenzaba a abrir los candados, uno por uno, de las bestias menos peligrosas y al que aun dormían o eso aparentaban, los candados cayeron y las jaulas se abrieron de golpe, las bestias despertaron y libres de sus prisiones se lanzaron a la libertad, saboreándola, mas el sonido de sus graznido y gruñidos despertó a los que ahí se encontraban, rápidamente hombres y mujeres salieron a tratar de volver a capturar a las bestias, pero las jaulas se abrieron nuevamente y tras gruesos barrotes las bestias de colmillos y garras surgieron, atacando a los hombres que intentaban capturares, la sangre se derramo y los gritos de dolor y muerte resonaron por todo el lugar.

La enorme jaula del artrópodo aun estaba cerrada, pero gracias al escándalo su paso no había sido detectado, mientras el enorme candado cedía ante las hábiles manos de su manipulador, el grupo daba gracias a que la enorme bestia hubiera comido, claro que el detalle seria ¿Cómo lo sacarían de ahí? Mas no hubo necesidad de atraerlo con alimento o con palabras dulces, la bestia una vez libre siguió al grupo, mas cuando estaban alejándose, algo les cerco el paso, el odio había sido aun mayor que la libertad, ya que la cocatris estaba mirando fijamente a Vicente, con sus ojos afilados y lista para atacarle, un graznido furioso e iracundo salió de su pico cuando se lanzo con sus garras por delante, prestas a incrustarse en la carne de su víctima, pero contra todo pronóstico el enorme coloso se interpuso, sus garras se quebraron contra le duro caparazón, mientras la cocatris salía gritando y cojeando por sus garras rotas, de cierta forma el artrópodo había defendido a su creador, aun cuando este desconociera le hecho, mas debían de marcharse, ya que no faltaría demasiado para que buscaran a los responsables de aquella atrocidad.

Cuando los jóvenes y al bestia estaban lejos, una figura comenzó a prender fuego a ese lugar, mientras reía entre las rojas y doradas flamas, de sus manos brotaba el fuego como si fuera agua, consumiéndolo todo, había llegado como un asesino de noche y ahora limpiaba lo que ya no le era de utilidad, sobre un enorme poste que aun se mantenía en pie, una risa burlona se escucho, y el sonido de los cascabeles, los cuales gimieron como animales torturados.

avatar
Doctor Ivo Robotnik
Artifice Mecanico

Mensajes : 301
Edad : 51
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Franz Krieger el Jue Ago 02, 2012 7:50 pm

Aquel chaval me daba miedo, pero me daba mucho más miedo aquel estruendo que se había oído justo detrás de nosotros. Era aquella masa informe que había roto las escaleras, la puerta... lo que fuese. Venía a por nosotros y debíamos encontrar una solución al problema, y rápido.
Jack se deslizó por las sombras y agarró al chaval con violencia. Le interrogó como nunca antes había podido ver y entonces, le golpeó noqueó, dejandolo tirado en el suelo, lo tendió de manera suave. Fue violento, pero al menos no lo tiró como si fuese un estropajo sucio al duro suelo.

Casi no hizo falta ni que me interrogara mucho, lo más lógico era salir por esa alcantarilla, y eso fue lo que dije en un suspiro. - Lo mejor sería ir por las alcantarillas. Volver sobre nuestros pasos y intentar acabar con esa cosa no es una buena idea. Es de las peores que podríamos tener. Ahora mismo tenemos la oportunidad de irnos de una manera sencilla, ¿En serio lo estás dudando? - Así que, continuaron por las mazmorras en silencio, yo agarraba las faldas del guardapolvos, como si fuese aquello que más necesitaba, y era verdad, era mi claraboya y mi salvavidas en aquel momento. Estaba realmente oscuro y al menos Jack veía bien en la oscuridad, el guiaba y yo le seguía.

Llegó hasta una sala sin puertas, en el suelo había una tapa de alcantarilla, que con algo de fuerza consiguió abrir y apartar, él bajo primero y yo le seguí sin perder un sólo instante. No quería que algo saliese de las sombras y me llevase con él mientras Jack ni se enterase bajando por aquellas escaleras, eso me daba pánico. Temblé y intenté controlarme, aunque bajé demasiado apresurado por las escaleras.
Eran unas alcantarillas, no las veía muy bien, pero se podían oir ratas y un rumor constante de agua, el agua que me llegaba por los tobillos y que me impedía el paso rápido. Era íncomodo y tampoco me gustaba mojarme los pies, era de las cosas que más odiaba.

Era un chapoteo constante, tenía miedo a que algún cocodrilo o algo así nos estuviese siguiendo, no me gustaban las ratas y encima estaba oscuro, me recordaba a una escena de una película de terror, aunque esta vez contaba con un héroe de acción para salvarme, eso me daba fuerzas y me motiva a seguir. Hacía que crease una coraza para que fuese otro yo, perdiese mis temores... En realidad, todo eso me estaba viniendo bien. Era genial, una experiencia...

Finalmente, una luz se esclarecía al final de la alcantarilla, era brillante, fulgorosa. Era la luz de la luna, pero en comparación con la penumbra de la alcantarilla, era brillante como la luz del Sol. Jack soltó un suspiro y se giró para verme, tan sonriente como era él. - A salvo... Menuda excursión, y encima hemos perdido los caballos. - Comentó, pesumbroso pero llevando la mano a mi hombro, poniendome a su altura. Echó un largo suspiro y antes de querer darme cuenta, ya estabamos fuera de la alcantarilla, era la boca que daba a un pequeño riachuelo, de aguas claras y bastante limpias. Daban ganas de bañarse en él. - Toca caminar. Seguiremos el curso del río un kilometro, quizás dos. Nos refrescamos y comemos algo. - Finalizó el, caminando por la orilla.

Ambos echamos un vistazo a aquel castillo de los horrores. Aún era de noche, pero desde luego, prefería la oscuridad de una noche de luna clara a la tenue luz de las velas de un castillo lleno de monstruos y crios locos que aún dudaba, ¿Estaría vivo o no? Bueno... después de que Jack lo hubiese noqueado, supongo que muy muerto no debería estar. Aunque claro, ¿Quién sabía? Después de ver tantas películas tenía una vena paranoica bastante notable.

Tras andar un buen rato llegamos a un claro más o menos escondidos por árboles, pero bastante separados como para que nadie se escondiese en la espesura. Jack apartó las ramas en lo que parecía ser el espacio para una alcoba, y volvió a hacer lo mismo para dormir él. Sólo que, no extendió ninguna alcoba. Estaba claro que no tenía, puesto que nunca la describí en sus pertenencias...

Tuve una idea genial, me senté en el suelo y con la yema del dedo empecé a escribir, apartando la tiera y haciendo surcos en ella. Poco a poco y con mucha paciencia iba escribiendo como si fuese una ficha normal y corriente, letra por letra, palabra por palabra. Era la ficha de Jack Cross, así, llegué hasta las pertenencias. Donde, una vez describí todo lo que ya tenía, empecé a escribir algo nuevo. Un artilugio mágico que era capaz de convertirse en una cama, para mayor comodidad. Sí, podría haber intentado muchas cosas, pero, sólo intentó eso por las circunstancias.
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Baby Doll el Jue Ago 09, 2012 5:34 am

¿A dónde iras cuando la verdad se estrelle en tu cara y se retuerza delante de ti? ¿Gritaras como en una pesadilla o levantaras la barbilla y lucharas? No importa a donde vayas, donde te ocultes o lo que hagas. La verdad, seguirá siendo eso… - Ixtaleth.


Las dudas eran lo que mas me torturaban. Baby se mostraba menos hostil hacia mí, pero no sabia cuanto duraría eso. Además, ella ni siquiera estaba consiente de la mitad del peligro que se erigía sobre nosotros. No supimos cual seria el destino de Jaques, pero, no importaba en realidad. Había leído suficientes roles y libros como para saber lo que probablemente le había acontecido. Caminábamos entre las calles, buscando a donde ir. Pensé en el medallón, atormentándome sobre lo que seria en verdad. Si, la llave pero… ¿En realidad seria mi salida? Si así era, tendría que encontrar las demás. ¿Seria portal o puerta? ¿Templo o algo así? No sabíamos. Atravesando aquellos muros, aun había personas que buscaban ir al oráculo, entonces sonreí. Baby iría a buscar provisiones y yo podría ir a buscar al oráculo ¡encontrar respuestas! Solo desee que no fueran las típicas respuestas idiotas de “busca en tu corazón y lo descubrirás” porque entonces si, jure que iba a golpear a lo que fuera ese oráculo. Baby me dio algo de dinero y nos separamos, en una hora nos reuniríamos. Asentí, asegurando mi móvil en el bolsillo, quizá no tenia señal, pero si daba la hora aun.

De acuerdo, aun faltaba mucho para que la gente dejara de preguntar al oráculo, así que… ¿Por qué no ir a pasear un rato al mercado? Estaba de paso y claro, yo amo los mercados. Son como un imán para mi… especialmente andar hurgando entre chácharas y cacharros, sabiendo que podría encontrar ahí un tesoro. Y si, un anciano vendía cosas varias, libros en su mayoría… y eso fue como un faro gigante para mi. Fui hacia el, observando los títulos hasta que uno me llamo la atención. “El castillo de la nada”. Dude un segundo, antes de tomarlo entre mis manos y pagarlo con lo que tenia. Lo mire… ese extraño era demasiado raro. Me miraba como… si deseara con intensidad que yo tuviera el libro. Me di la vuelta, dirigiéndome al oráculo sin estar segura de abrirlo o no. Quizá solo me habían estafado…



Llegue a la fila, mirando. Aun había varios delante de mí así que decidí mirar sus páginas. Con algo de temor, abrí en la primera página. Las palabras me golpearon con fuerza, aumentando mi preocupación.

-Un castillo vacio,
Pero a la vez no,
Soy un simple explorador pero ahí lo vi a el…
Un viejo esqueleto
Sosteniendo una pluma y un libro, no lo toqué, porque sus huesos se movieron, su cráneo me miro y sus mandíbulas castañearon.
El amo y señor de un castigo olvidado…
El castillo de la nada
Lo demás queda a tu imaginación lector… pero si algún día llegas a el… es posible que el esqueleto tenga un nuevo amo. –


Después de eso, nada, en blanco. Hojee y no había nada mas. Tome el carboncillo y escribí, solo por curiosidad

-De otro mundo llego, a plasmar las palabras en vida… el oráculo con calma diría lo que habría ido a buscar con tanto afán.-


Nada paso. Tampoco es como si esperara algo… por un segundo, pensé que seria algún libro mágico pero, evidentemente era un cuaderno común. Bien, podía utilizarlo para escribir ahí y en las últimas dos paginas de un libro usado, donde todo se amontonaba y se tornaba difícil de entender. Espere pacientemente a llegar al oráculo, pensando luego en una cosa importante. ¿Y la ofrenda? Mire alrededor y algunos traían regalos y yo nada. Tragando saliva, encontré finalmente lo que podría dar. En mi móvil, colgando un adorno en forma de corazón que encendía cuando el móvil vibraba. Lo quite y pensé en que podría ser suficiente.

Siguiendo la fila, llegamos hasta lo que parecía ser un altar circular. De fondo, tres columnas sostenían diversas piedras talladas con caracteres que me parecieron una mezcla de griego con elfico. Tome nota de las invenciones del lenguaje en Noreth, y seguí avanzando. Delante de las tres columnas, había una pared hecha de piedras que no parecían estar sujetas entre si, pero que representaban el limite de una fuente llena de agua. Al centro de aquella fuente, una plataforma de piedra donde una mujer se sentaba dejando que sus pies tocaran el agua. Para llegar a ella, había que subir algunos escalones y quedarse detrás de un “muro de contención” que no era más que varias piedras apiladas a unos 15 cm del suelo. Era tan elaborado y rustico, que quise tener una cámara a la mano. La joven que ahí estaba fue lo que mas me sorprendió. Sentada de una forma que hacia parecer a una princesa como prostituta barata, la joven tenia un porte de diosa. Un vestido negro ajustado se ceñía a su cuerpo con un corte egipcio. Una capa de tela ligera se esparcía a su alrededor, dando la apariencia de flotar sobre el agua sin tocarlo. Su cabello se peinaba hacia atrás en trenzas sostenidas por lo que parecía una corona con un cristal al centro de color ámbar. Miraba con un dejo de desdén, pero había una sabiduría definitivamente infinita en esa mirada. Cuando llegue a ella hablo. Había una dulzura en la voz y parecía estar algo drogada. Trague saliva, mientras ella hablaba.

-Los dioses designios extraños tienen para aquellos mortales que pisan estas tierras. Revela tu pregunta, viajera de tierras inhóspitas… ahora lo que las voces del destino hablan para ti es lo vendrá. Pero recuerda… a cada pregunta, atañe una respuesta que puede ser o no lo que buscas en realidad. Derrama tu ofrenda sobre estas aguas y obtén tu plegaria.-


La mire con cierto temor. Había repasado tanto las preguntas y finalmente opte por una. Deje caer el colgante en las aguas, mientras la frase me vino a la mente “quien no conoce su pasado, no vera su futuro”. –Mi pregunta… es… ¿Cuál es la historia del creador?- Eso podría confirmar mis sospechas y darme una idea de a que me enfrentaba. Observe como mi ofrenda parecía evaporarse, mientras que la mujer caía en un transe, el aire se crispo con un poder extraño que nos envolvió a ella y a mi y entonces de pronto, habló.

–Nació en una tierra muy diferente, donde este mundo tan solo es un sueño. Es creador y destructor, tirano y benevolente un hombre mortal, pero que ostenta el poder de un dios. Ama y sufre, mira a través de sus ojos como amigos y conocidos juegan un enorme juego, pero cuidado con el porque aun cuando es el creador, su fin llegara cuando las llaves estén juntas…-

Saliendo del trance me miro como si fuera la portadora de la peste. –hay otros como tu…- murmuro en voz baja, frunciendo el seño –largo. – Dijo mientras apartaba la mirada –aquellos que juegan con el destino no son bienvenidos en estos sitios…- Algo avergonzada mientras varias personas me miraban me aleje de ahí lo mas rápido que pude, apartándome de la multitud, para sacar el cuadernillo y anotar. Mire fijamente mis palabras… sabia lo que iba a pasar… si intuía bien, Christian estaría en peligro.

Me senté a pensar. Según el libro, el castillo tenia un esqueleto que parecía buscar un remplazo. Si Christian había llegado acá, cosa que creía fielmente debido a que Jaques había dicho ser su creación, sin mencionar que las demás criaturas… ahora tenia sentido. Las pistas y llaves eran sus creaciones, sus personajes. Por lo que el oráculo dijo, el era espectador… si, tenia que, de algún modo, haber suplantado al esqueleto, escribiendo y ahora, se veía obligado a ver a quienes habíamos venido sabiendo que al juntar las llaves, moriría. ¿Moriría en verdad o solamente seria liberado? Si era liberado… ¿Quién lo suplantaría? Nunca sentí más presión por llegar a un punto.

-¿Estas bien? Luces enferma –dijo baby mientras tiraba de un caballo con provisiones –con esto podremos sobrevivir varios días y además, conseguí un mapa –Diana… no puedo irme de Noreth- murmure en voz alta, mirando a mi compañera. Pichi mordisqueaba una galleta. Ella se cruzo de brazos, con el seño fruncido. –Si las llaves se juntan, podría perder a un amigo. –Señale el medallón –preferiría quedarme aquí para siempre, antes de permitir que alguien muera –ella negó con la cabeza –wuooo espera vaquera. ¿Qué dices? – le explique lo que había pasado y le enseñe el libro. Diana suspiro, entendía a la perfección lo que decía… nos parecíamos mucho. –Creo… en ese caso que debes darme ese medallón –dijo ella mientras estiraba la mano y lo tomaba –si te acercaras a el, no debes llevar esa cosa. Si es un riesgo para él… deja que lo guarde, si algo pasa, pichi lo sacara de ahí y ocultara –Asentí, mirandola. Diana entendia lo que yo sentia... sonrei. Ella siempre fue leal a los suyos... y agradeci haberle dado esa cualidad. Tomando entonces unas zapatillas que ella había conseguido, me las puse, de talla perfecta eran mejores para caminar. A estas alturas, estaba cansada, aporreada y sumamente preocupada… mire al cielo –bueno, vámonos. Ya nada queda aquí… debemos encontrar al creador, asegurarnos de que esta bien y luego, ver si encontramos a los demás… -sonaba a plan pero… ¿Qué tan bueno seria?
avatar
Baby Doll

Mensajes : 228
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Anomalocaris el Sáb Ago 11, 2012 1:15 am

Dios, que alegría me invadió el cuerpo, por unos segundos juro que creí que tendrá que aprender a forzar cerraduras en unas horas para montar el barullo y escabullirme con el artrópodo de la forma que me había valido la denominación de mafioso, sin embargo podía acompañarles y me ayudarían a soltar a los bichos, casi me dieron ganas de llorar de la emoción, pero no llegaron a tal punto, hay que remarcar ese casi, me disculpe de ellos un momento, quería ir a ver a mi pequeño, el cual se encontraba relajado moviéndose lentamente por su recinto, pensé por un segundo en que le podría pasar si se quedaba allí, en aquel monstruo de antes, ¿seria capaz de vencerlo? Era fuerte, lo sabia mejor que nadie y esa coraza era dura, pero aquella bestia…después de todo aun era un niño, faltaba mucho para que llegase al máximo de su potencial, si hubiese llegado en ese momento de su vida no tendría que preocuparme de él, pero ahora, puede que sonase raro viendo de quien hablaba, pero podía parecer tan vulnerable…, en aquellos momentos no pude evitar preguntarme, ¿por qué él? No era el único, ni el primero ni el más fuerte de todas aquellas criaturas de las cuales relataba su historia, pero todas tenían puntos en común, de los cuales solo ella carecía, mi único personaje principal sin pareja, sin historia, sin que supiese como seria su futuro o como fue su pasado, quizás por eso vine con él, era lo que más le diferenciaba de los demás, eso y unos dos metros y unos cuantos kilos, ¿cómo habría sido encontrarse con Vel o Kura?, no lo sé, pero no tenía tiempo para pensar en eso, esta noche se armaría una buena aquí y tenía que estar preparado, ya podría pensar en eso después.

Definitivamente, el sigilo no era lo mío, solo con mi tamaño ya era un poco difícil que pasase completamente inadvertido,, nunca le había acabado de coger el tranquillo a eso, cualquiera que me viese jugar o leyese lo que escribo se daría rápidamente cuenta de esto, sin embargo, allí tenía que hacer una excepción, tenía que tratar de camuflarme entre las sombras, disimularse con el lugar, tratar de respirar tranquilo para no llamar la atención más que una pareja de hormiguitas subiendo por un tronco, era difícil, más de una vez creí que la había fastidiado, pero resulto que no, quizás era solo mi nerviosismo que me hacia oír cada pisada como un golpe de tambor y cada suspiro como una tempestad, el caso, es que no nos descubrieron, hasta que fue lo bastante tarde, .

Casi daba gusto ver como los demás se deslizaban los demás fuera de la vista de todos,, estaba seguro de que podrían pasar literalmente bajo las narices de algún guardia sin que fuesen descubiertos, pronto, las puertas que mantenían cautivas a las bestias se abrieron y estas salieron, el caos y la muerte que se desato, por lo que pude observar mientras acompañábamos al experto de jaula en jaula, era enorme, casi como lo había imaginado, al final llegamos a la jaula cuyo contenido era más valioso para mí, la de la única criatura del circo de la cual me había encariñado, me había sumergido en su historia, había tratado de ponerme en su lugar en múltiples ocasiones, el único del cual me había pasado horas mirando una imagen, mientras fragmentos de su historia, psicología y demás iban apareciendo y fusionándose lentamente hasta dar lugar a su propio ser, esperaba poderlo sacar de ahí ileso.

No me podía creer la suerte que tenia, me encontraba con mi amigo en este mundo, estaba muy bien acompañado, lográbamos abrir las jaulas y ahora nos largábamos de allí con una bestia enorme siguiéndonos en silencio, quitando la parte del troll u orco o lo que fuese y la de haberme encontrado con un chiquitín tan repugnante como efe del circo, iba todo de maravilla, bueno, al menos hasta que ese bicho salió de la espesura, tarde un segundo, pero no fue difícil de reconocer, el mismo animal que había usado antes para extraerle el veneno que use para dormir al troll, suponiendo que fuese esa la causa y no cualquier otra, y llámenme loco, pero creo que estaba un poco enfadado con migo, no sé, la forma de gritarme y lanzarse hacia mí con las garras listas y la boca abierta no me dieron mucha confianza en sus intenciones, ya había visto otros hypnocatrices antes, pero solo en juegos, pero al aparecer da igual donde los veas, nunca parecen contentos de verte.

Ya me creía muerto, o eso o tratando de esquivar frenéticamente sus arremetidas hasta que muriese yo, el cocatrice se calmara o pasase algo, de ellas, la primera era la que me resultaba más verídica, sin embargo no paso ninguna, la criatura se alejo cojeando con las garras rotas, manchando el suelo de su sangre, ¿la causa? esa bendita coraza quitinosa que recubría todo el cuerpo del antropomorfo, apenas lo pude creer, ¿me había protegido? ¿en serio? pero tras ver como desaparecía en el horizonte, no sabía aun muy bien que pensar, pero a menos que alguien me olvidase de algún detalle, o alguna parte mientras os relato esto, le dije al artrópodo, -muchas…muchas gracias Anomalocaris- mientras le daba un par de palmaditas en su enorme y fuerte brazo.

Por lo que recuerdo, en un rato estábamos bastante lejos de aquel lugar, y yo, trataba de orientarme de situarme con respecto a la oficina de aquel individuo para saber donde quedaba el castillo al que quería ir, -a ver, cuando vi el mapa, i que estaba hacia allá, creo…- dije con voz ligeramente baja, como quien piensa para sí mismo en voz alta, -o al menos eso creo, de todos modos, si estábamos tan cerca como sugería el plano, ser difícil orientarse, seguro que cualquier cosa que hable nos sabría indicar el camino- simplemente, informaba de donde me gustaría ir, pero bueno, bastaría con que ellos dijeran otra zona para que fuéramos allá, no quería separarme de ellos, aunque si no sabían hacia donde quedaba esa zona, quizás si pudiéramos hacer escala en el castillo y la ciudad amurallada que lo rodeaba, -“aunque podría ser peligroso traer de preguntar a según qué criaturas”- pensé para mí mismo, antes de acercarme a Salva y decirle, -bueno, ya sabes a donde quiero ir, pero podría ser solo una escala si lo de visitar a Illua iba en serio, pero, a menos que tengáis algo mejor, el castillo esta por allí…-
avatar
Anomalocaris

Mensajes : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Scart el Vie Ago 24, 2012 12:03 am

La noche llegó. Las sombras se adueñaron de la región, y el silencio se extendió por todos lados... Todos dormían. Al menos en apariencia...
Cuando llegó el momento salimos de entre los árboles donde habíamos permanecidos escondidos los últimos minutos y caminamos al interior del circo cual sombras. Los dos personajes demostraban su punto fuerte con el sigilo, seguidos de Balto que a parte de abultar poco no hacía ningún ruido... Eso de que los perros se parecen al dueño es muy cierto. Vicente... Hacía lo que podía. Sabía que eso de ir sigiloso no era su mayor ventaja. Pero al menos no llamaba la atención. Respecto a mi... Pues no era un genio como los otros dos. Pero si podía decir que desde pequeño me había gustado esconderme e intentar cruzar zonas sin llamar la atención. Así pues, acostumbrado a ello estaba. Y por lo que sé, mal no lo hice, puesto que tampoco nos descubrieron.
Rápida y silenciosamente acabamos entrando en el recinto donde se acumulaban multitud de jaulas. Dos hombres vigilando se nos quedaban de espaldas. Lógicamente, más que evitar que nadie entrara parecían contemplar que los que estaban dentro no saliesen... Una oportunidad...
Adeluna y Scart haciendo gala de habilidad y reflejos se adelantaron y con un golpe del mango de sus dagas los hicieron caer sin conciencia. Alcé una ceja algo sorprendido. Dejar inconsciente a alguien con un golpe no era tarea sencilla, se requería precisión y habilidad, a pesar de que en las películas se abusase de ese recurso... Aunque tras un segundo sonreí de medio lado... Eran Scart y Adeluna ¿Que esperaba? Si alguien, a parte de Loki, podía hacerlo eran ellos.

Con un gesto el lupino nos indicó que guardásemos silencio y tras acercarse a la primera jaula extrajo unas ganzúas. La imagen me dejó atónito... ¿Scart con ganzúas? ¡¿Cuando había aprendido?! Eso era algo que no había llegado a pensar para él. Era más... De quitarle la llave a los guardias... Pero no me quejé. Abrir cerraduras simples con esos instrumentos no era en verdad tarea complicada (Más lo era el quitar la llave a un guardia sin que se percatase) pero me sorprendió el hecho de que las llevase encima... ¿Cuando lo hizo? Mm... Realmente para el punto de su vida donde nos encontrábamos no había planeado nada. Eso significaba que su futuro era una hoja en blanco y fácilmente pudo haber conseguido eso en una ciudad. Al principio me gustó la idea, pero tras pensarlo un poco me percaté de algo... Estaba fuera de mi control. Podría tener alguna sorpresa más para mi que yo desconocía... Bueno, si, solo haría un par de semanas desde lo último que pensé sobre él y el punto donde parecía que estábamos, y no podría haberle pasado nada que le cambiase realmente. Solo mínimos detalles como esa sorpresa. Pero no dejaba de inquietarme.
Finalmente decidí no marearme más con el hecho y acercarme a la jaula para ver su contenido...

[...]

Liberados al fin unas cuantas criaturas que nada más quedar libres se pusieron a rondar por todos lados fijamos nuestro rumbo en el lugar donde Vicente nos había indicado que parecían tener a Anomolocaris.
Las criaturas que habíamos liberado no eran potencialmente peligrosas (Como nuestro apestoso amigo de la mina) pero era eso lo que buscábamos. Bestias que causasen caos sin necesidad de que nos viésemos en un peligro inmediato. Esas otras posiblemente quedasen liberadas posteriormente. Cuando las anteriores acabasen ocasionando muchos daños. Algo para lo que ya deberíamos estar muy lejos.
Liberar a Anomolocaris y que nos siguiese no pareció una tarea demasiado complicada. Lo más peligroso fue el hecho de tener que darnos prisa para no ser descubiertos infraganti.
Por suerte, todo parecía ir sobre ruedas por el momento ( ¡Increíble! Por fin iba bien... ) así pues decidimos aprovechar esa racha y salir por patas antes de que se nos acabase...
Con todo el revuelo a nuestro alrededor. Los gritos, las alarmas, los alaridos... Quedamos ocultos. Algo que sinceramente nos venía de perlas teniendo a la mole creación de Vicente siguiéndonos.

Pero no. No parecía que todo fuese a ir bien, cuando a nuestra espalda se escuchó a una criatura. Todos nos giramos para comprobar la fuente de origen de dicho sonido. Un... ¿Ave? Me sonaba aquello tremendamente, pero no sabía que era. Al menos en ese momento. Por suerte parecía que ese problema no iba conmigo. Pues a quien intentó atacar fue a mi amigo humano... El cual vio sus problemas resueltos rápidamente por la dura coraza de su personaje que interceptó (No se si a propósito o por simple casualidad de estar en el sitio y momento indicado) haciendo a la criatura huir con sus carras rotas...
Y tras ese percance mínimo, continuamos en nuestra huida, hasta hallarnos finalmente lejos de aquel infernal lugar, en el interior del bosque. Momento en el que aprovechamos para parar y descansar un poco.

-Creo que ha sido todo un éxito... Por cierto Scart, buena mano con las ganzúas...-Felicité al joven secándome el sudor de la frente. Era una noche cálida, además del hecho de que había pasado una situación de tensión.

-Gracias... ¿Has hecho esto alguna vez? Parecías bastante tranquilo...-Me preguntó él con curiosidad. Durante un momento pensé la respuesta, no cuidando mis palabras, si no pensando si realmente se podía considerar así.

-Mm... Esto no, pero digamos que me gusta llamar poco la atención y tengo ya cierta costumbre.

-Jum...-Adeluna murmuró algo que no pude llegar a oír, pero decidí no darle mayor importancia.

Pronto mi amigo hizo un comentario, y durante un momento le miré pensativo, para después contemplar a Scart.

-¿Yo? Jum... Scart ¿Donde vamos?

-Pues... Ya he viajado por casi todo el centro de Noreth, nos dirigíamos al este, a ver que nos encontramos...-Me informó.

-¿El éste? Mm... ¿Hacia Loc Lac?

-Oh. Cierto. Loc Lac está hacia allá, es una buena ciudad de comerciantes... Mm... Si.

-Ajam... Entendido. Os acompañaré. Por allí tal vez tenga algo que hacer...-Dije para despues girarme hacia Vicente.-Yo quiero ir con ellos... No se donde está el castillo. Si nos pilla de paso podrías ir con nosotros. Si no... Lo siento. Pero no puedo pedirles que se desvien de su ruta por mi. Además, tal vez decida hablar con Illua, seguro que está allí.

[...]

-¡Bueno! Ya es bastante tarde, estamos lejos de cualquier pueblo, circo, o ciudad. Así que deberíamos dormir aquí esta noche. Cuanto antes mejor, que se nos hace de día.-Propuse Scart al terminar las conversaciones, algo que pareció buena idea a todos... Y mientras asentía una pregunta llegó a mi cabeza... ¿Nos dejarían dormir? ¿O volvería la suerte a girar en nuestra contra?

--------------------------------------

Off: A pesar de que no había limite de posteo pido disculpas. Al principio esperaba el post de Vicente, pero cuando él posteó yo tuve que irme a mi pueblo, y luego de eso a valencia... Y al no tener internet... Ya sabéis... Me ha costado un poco ponerme al día después de unas semanitas sin internet. Además de que este post no me salía ni a la de 3. Perdonen la demora, espero que no pase de nuevo.
avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Noreth se Revela 2.0

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.