Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola a todos soy Amelie
por Amelie18 Hoy a las 12:07 am

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 8:27 pm

» Criaturas Norethianas: Águila Flecha
por Azura Ayer a las 8:26 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Ayer a las 5:32 pm

» BrannMur Aullatormentas
por Capitán Pescanova Vie Jul 20, 2018 8:31 pm

» [Reclutamiento] Noche de Muerte
por Strindgaard Vie Jul 20, 2018 6:22 am

» Que no estoy - Alegorn
por Lamb Jue Jul 19, 2018 11:59 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Katarina Miér Jul 18, 2018 7:35 pm

» Criaturas Norethianas: Cactilio
por Azura Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Semiausencia
por Bediam Mar Jul 17, 2018 10:01 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Salvamento Minish

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Demian el Vie Abr 22, 2011 6:56 am

Mientras los minish se esmeraban en explicar la situación, la muchacha parecía, al contrario, distraída totalmente, cosa que impedía a Demian prestar toda la atención que quisiera a lo realmente importante. De hecho hubo un momento en que ella se acercó y le llamó nuevamente "pajarito". "Eso no es volar, estúpida, y no me llames pajarito, maldita sea" fue la voz en la cabeza de Demian, sin embargo lo que salió de sus labios fue un tanto diferente.

- Oh, genial - se limitó a decir sin demasiado ánimo. No le tenía realmente bronca, simplemente su falta de ánimo era porque sabía que ella no estaba poniendo realmente atención.

Por supuesto, la atención de la muchacha en él se fue con la misma facilidad con que había llegado, lo que le permitió escuchar las explicaciones correspondientes que daba Lecto.

- Yo ni siquiera conozco a ese niño - dijo apuntando a Scart - ¿y ahora se supone que soy su acompañante? - Era pues, ciertamente, la primera vez que le veía, de modo que sonaba extraño que formaran un equipo. Lo mismo aplicaba para el resto.

Caminaron pues, hasta llegar a lo que parecía un enorme lago, pero que era en realidad sólo una posa. Abordaron una hoja a modo de barco, aunque Demian prefirió volar por sobre ellos, la hoja no parecía lo más seguro y, al final de cuentas, para él la manera más cómoda de desplazarse era volando. Llegaron finalmente, luego de cruzar la posa, a lo que parecía la villa de los Minish. En ese momento se distrajo, pues el lugar era algo totalmente nuevo para él, un lugar donde todo lo diminuto servía a un propósito, donde todo lo irrelevante se hacía relevante. Abriendo sus alas voló sobre las cosas que más le llamaron la atención. Especial interés tuvo aquel zapato gigante que era aprovechado por muchos Minish para propósitos diversos.

- ¿Cómo es que ningún animal o persona les ha destruído su villa por accidente?, digo, como son tan pequeño una criatura más grande no le vería - quiso saber el muchacho - por cierto, mi nombre es Demian - el chico saludó sin mucho aspaviento a todos, no era de llamar tanto la atención, sin embargo sabía que, al parecer, debería cooperar con ellos si quiería volver a tener su tamaño normal. Recordó aquello de los templos elementales y suspiró, algo le decía que iban a tener que hacer una especie de viaje.

- Pues supongo que lo más sensato es ir pronto a uno de esos templos, ¿no?, así conoceremos exactamente qué es lo que se supone que debemos enfrentar - opinó el muchacho hablando a los otros - para eso lo primero sería saber hacia dónde se encuentra nuestro enemigo, ¿podrían crear un mapa o algo con qué guiarnos para dar con esos templos? -
avatar
Demian

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Invitado el Vie Abr 22, 2011 8:59 pm

Quedé sorprendida cuando, tras comer el fruto que me habían dado, pude entender lo que decían aquellos seres, cuando un momento antes no lo había hecho. Aquel ser al que yo estaba dando con el dedo me miró como si me reprendiese.

-¡Auch! ¡No me piques! Es de mala educación, señorita el... drow... - me dijo mientras yo no podía hacer más que mirarlo con los ojos bien abiertos.

-Lo…lo siento.- Respondí dejando de picarle con el dedo.

Estaba confusa y necesitaba respuestas. Entonces uno de aquellos seres ataviado con una especie de túnica roja pareció comprender mi frustración…y la de los demás, pues comenzó a explicarse. “…Me llamo Lecto, y ustedes están aquí porque cayeron en el portal que lleva a este mundo, el mundo minish, somos una tribu de feéricos, mas pequeños de lo normal, el portal fue activado por este chico…” No podía creerlo. Ese joven de ahí tenía la culpa de todo. Pero…¿qué portal era ese? ¿y porqué lo había activado? “pues eso caísteis y fuisteis encogidos por la magia, de la misma forma que todas vuestras cualidades también fueron menguadas, la fuerza, la velocidad, y los poderes mágicos” ¿Cómo? Encogidos…ahora entendía porqué aquellas setas eran tan grandes. Aquello debía ser un sueño, no podía ser real. Claro…me había caído de un árbol y había perdido la consciencia. Cerré los ojos y conté hacia atrás. 3…2…1 ¡despierto! No…no funcionaba.

Miré de nuevo al tal Lecto, que caminaba hacia nosotros colocándose en el centro, de modo que todos podíamos verlo y él podía vernos a todo. Oí atenta lo que contó a continuación. Parecía una historia sacada del más irreal de los cuentos. Pero no, ellos la creían cierta e incluso lo tomaban como una profecía. Tenía la sensación de estar metida en un buen lío. “Espera un momento ¿Estás diciéndome que soy un elegido que debe de salvaros junto con los demás?” Preguntó el joven no alado a Lecto.

-Y… ¿estás diciendo que nosotros – señalé a la muchacha y al ser alado además de a mí misma – debemos ayudarle porque tu profecía así lo dice? ¿Sin preguntarnos ni pedir opinión? – pregunté yo tras la pregunta del joven. El cual se negaba a creer aquella historia, de igual modo que yo me negaba también a creerlo. Era un niño, tal y como él había comentado. ¿Qué podía hacer un niño? La respuesta llegó de inmediato.


-En realidad... todos sois niños... es mas, si no lo fuerais... no podríais vernos…- Explicó Lecto. Fue en ese momento cuando me vi obligada a hacerme oír.

-¡Espera! Yo no soy una niña, ya hace mucho que llegué a la adultez….- dije casi a voz en grito, pero tuve que cerrar la boca por cómo los demás me miraban. Miré a mí alrededor buscando algo con lo que poder mirarme, algo que me sirviese como espejo. Una gota de agua pendía de la punta de una hoja, corrí hacia ella y miré mi reflejo. Lo que vi me dejó totalmente anonadada – No puede ser…no…yo ya no soy así…- dije sin dejar de mirar el reflejo que me devolvía la gota. - ¿qué me habéis hecho?

Spoiler:
Sería algo así xD



Lecto nos instó a partir hacia algún lugar, yo les seguí aún sumida en mis pensamientos, preguntándome cómo era posible que aquello hubiese sucedido. Volvía a ser una niña, ya no era aquella mujer que yo consideraba hecha y derecha, como solía decirse. “Mi…mi nombre es Adrastea” respondí abstraída a la pregunta de Lecto sobre nuestros nombres, como lejanas oí las respuestas de los demás. Usando una hoja como barco dimos un rodeo a una especie de lago al que ni siquiera hoy por hoy sé como llegamos, tan abstraída estaba en tantas preguntas sin responder y que al mismo tiempo no sabía cómo plantear. Nada mas llegar a una ciudad que jamás creí posible que existiese los lugareños salieron a nuestro encuentro, sus caras de felicidad incluso hicieron que me estremeciese ya que yo no estaba tan segura de ser lo que ellos pensaban que era.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Scart el Sáb Abr 23, 2011 6:52 pm

Parecía que nadie estaba contento en el grupo, Scart, al cual le habían colocado como un héroe salvador, y no podía negarse a menos que quisiese ser una pulga toda su vida... El divium, que parecía llamarse Demian, tampoco parecía muy feliz con ser un héroe para un montón extraños seres acompañado de unos extraños, y Adrastea, la drow, parecía desconforme con su estado actual de niña, Scart se había asombrado de la reacción de la drow cuando se percató de que era una niña. Aunque Adel por su parte parecía que si que estaba contenta.

-Yo también a ti Adel... pero... ¿no dejamos esto a otro momento? ehm... alguno en el que no nos estén encargando ser unos héroes nada mas vernos... no se como te puede gustar la idea...-Dijo Scart cuando habían estado en el barco.

Pero ahora estaban el la ciudad, y la vista los sorprendía a todos, a Demian de los que mas, el chico no entendía como podía haber aguantado una ciudad así allí, pero la respuesta le llegó pronto de la boca de Lecto.

-Ah... pues por algo muy simple, Dami... Demian... ¿Recuerdas el agujero que cruzamos? Se interna en una gruesa pared de roca como viste, eso es lo que corta el paso a humanos y otras razas, solo los diviums como tu, o algunos animales podrían acceder, y para eso... están los árboles, los minish vivimos en armonía con la naturaleza, los animales no nos molestan, y nosotros tampoco a ellos, animales, que no monstruos, de vez en cuando se nos cuela alguno, pero no suele hacer demasiado daño y podemos expulsar de la aldea con la misma ayuda que nos protege de los diviums... los árboles crean una cúpula con sus hojas, evitando así que los pájaros puedan entrar, y los diviums... si alguno intentase entrar con su enorme tamaño por los árboles, estos lo expulsarían de un ramazo, el bosque de Physis está cerca de otro bosque cuyos árboles están vivos... la única diferencia es que los de allí son malvados y oscuros, en este bosque algunos árboles, muchos menos que en ese otro, están vivos, pero son bondadosos si los tratas bien. Y claro que tenemos un mapa, pero no seas impaciente muchacho, todo a su debido momento.

Si... la explicación era sencilla, pero... demonios, esos seres hablaban por los codos, aunque mejor, así podían comprender mejor las cosas, ahora sabían que los minish convivían con la naturaleza y que los árboles les ayudaban... que curioso. Scart sintió un escalofrió cuando habló de los árboles vivientes del otro bosque, y miró a Adel... aquel fue el bosque donde se conocieron, y sin duda, no era un lugar agradable.
El grupo fue caminando hacia un enorme edificio de madera y cristal, y Scart aprovechó para hablar con ellos mientras caminaban.

-Ehm... bueno, parece que no podemos salir de esta... ehm... deberemos trabajar juntos para ayudar a estos seres y recuperar nuestro tamaño... Seria mejor que nos fuésemos conociendo mejor, dado que parece que deberemos viajar juntos un tiempo así que...-Se giró hacia la chica.-Adel... no llames a Demian pajarito, parece que le molesta... y ¡Cálmate un poco! o gastarás tanta energía que te harás aun mas pequeña jeje...

Finalmente llegaron al edificio, Lecto les hizo una señal de que esperasen, y se metió en el edificio junto a los otros minish, momentos después sacaron un enorme cofre que pusieron ante el grupo, Lecto hizo otra señal, indicándole al muchacho que se acercase y lo abriese, cuando lo hizo vio en el interior un montón de objetos.

-Este es el tesoro de los minish, hemos guardado estos objetos como dice la profecía, para dárselos al elegido y que le ayuden en su viaje... empecemos... La Capa Roc, una capa que permite volar a su portador... bueno, en realidad no volar, pero si mantenerte en el aire, si te la pones y saltas al vacío te mantendrás flotando y podrás desplazarte por el aire, aunque no eternamente, pero es genial para atravesar un acantilado. El Bastón Revés, este mágico bastón lanza una bola de luz a donde apuntes dándole la vuelta, sus usos son de lo mas variado, aunque no funciona con todas las cosas, no puedes dar la vuelta a objetos demasiado grandes. El Jarrón mágico, si tomas este jarrón por las asas podrás absorber lo que tengas delante, este jarrón es inagotable, no tiene fondo, eso si, solo podrá absorber aquello que quepa por su boca, lo demás será solo atraído, posteriormente si lo desean pueden invertirlo, haciendo que en vez de absorber expulse aire. Las Garras Topo, estos guantes permiten excavar, obviamente, pero de una manera eficiente, con ellos puestos puedes hacer túneles a gran velocidad. El Arco y su Carcaj, este arco tiene un poco mas de potencia que lo normal, pero lo interesante es su carcaj, este es inagotable. El Boomerang, aunque esto parezca un simple trozo de madera doblado, es un objeto curioso, dado que siempre vuelve al lanzador, da igual hacia donde lo tires, da igual si dobla una esquina o va bajo el agua, el boomerang siempre regresará. El Candil, parece un candil normal y corriente, pero está encantado, no hace falta llama para prenderlo, solo diciendo fuego este se prende, y volviéndolo a decir se apaga, ni el agua ni el aire puede apagar su llama, y esta es mas calida de lo que parece, puede fundir hielo y prender plantas con suma facilidad. Las Botas Pegaso, esta prenda posee un poder impresionante, es capaz de volver mas rápido a quien las calce, este será capaz de correr a una velocidad que jamás habría podido alcanzar antes. Y por ultimo... la Espada y el Escudo, esta espada está bendecida, y es irrompible, inoxidable y su filo jamás se pierde, y el escudo tiene la propiedad de detener cualquier cosa, una llamarada, una bola de fuego, un espadazo, cualquier cosa, es indestructible... ah, eso si, ambos objetos son mágicos, su dureza proviene de esta, pero hay unos monstruos que según se, desean este escudo, al parecer se alimentan de estos... estos escudos antes eran muy abundantes, ahora... solo queda este, con el paso del tiempo esos seres se los comieron todos... bueno... ya está... ¡Ah! y el mapa, por supuesto, este mapa os guiará, tiene marcada la situación de los templos, cada uno con su elemento, eso es todo, pero os recomiendo que durmáis esta noche en el tonel, el viaje hasta aquí fue largo, empieza a anochecer, os convendrá ir descansados.

Scart se hallaba cargado, el minish mientras iba explicando las cosas le fue cargando con ella, y apenas se podía mover con ellas.

-¿Ehm? ¿no podría darle las cosas a otro?

-¡No! es el héroe quien debe usarlas

-¡Pero si no puedo moverme con tantas cosas!

-Venid mañana aquí y os guiaré al templo de la tierra, como veis en el mapa se encuentra aquí.

Lecto se metió en el edificio dejando el tema zanjado y Scart se quedó quieto... Suspiró y miró a sus compañeros, no podía cargar con tanto, se lo entregaría a ellos algunas cosas. A Adel le dio el bastón y la capa, a Demian el candil y el boomerang, y a Adrastea el jarrón y el arco, quedándose el con la espada, el escudo, las botas y los guantes. Se puso el escudo en una mano y la espada en la otra, se puso los guantes en el cinturón y se calzó las botas, se sentía extraño con estas... jamás había llevado calzado, pero era algo.

-Así mejor... el mapa también lo llevaré yo si no os importa, podré usarlo junto el que ya tengo del mundo.-Dijo Scart guardándose el mapa en la bolsa y mirando su espada de acero negro... suspiró, seria mejor dejarla en el pueblo por el momento.

--------------------------------------------

Off: estos últimos post son casi todo dialogo, disculpad, pero me veo obligado a ello, no se prolongará, ya tenéis esos objetos ^^ tenéis 5 días para postear. ¡Suerte!





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Abr 23, 2011 8:43 pm

-Está bien, está bien – dijo con dejadez mientras le besaba en cuello de nuevo sonriendo. Al mirar al frente cuando bajó de la barca se quedó sin palabras. Las cosas más inútiles y viejas allí eran casas. Una bota era una enorme casa por ejemplo. Parecía un enorme claro en un bosque de gigantescos tréboles de cuatro y tres hojas. La luz del sol apenas se colaba por entre los tallos y la vida en esa peculiar ciudad se desarrollaba como en cualquier otra.

La rubia se quedó mirando que comerciaban también con fruta, lo cual despertó su apetito. Pero se contuvo, no podía robar allí porque a lo mejor molestaba a Lecto y este dejaba así a Scart para siempre, y eso no agradaba para nada a la niña – ¿Te refieres al bosque de Theezeroth? – preguntó cuándo dijo que los árboles de ese lugar se movían – Yo he estado – añadió – Y Scart también. Allí fue donde nos conocimos ¿No, Scart? – le preguntó al chico para asegurarse.

Al llegar frente al enorme edificio de cristal y madera Adel abrió más todavía la boca. ¿Es que las emociones fuertes no se iban a acabar ese día para aquella niña? Lo más posible es que Scart las cortara poco después con sus palabras – Vaaaaaaaaale… no le diré más pajarito al pajarito – sonrió mostrando la punta de la lengua – Digo a Demian – se corrigió al momento. Pero sus mofletes se inflaron al escuchar la otra frase de Scart – Joo… - protestó con un reproche un tanto infantil – pero sabes que no me puedo quedar quieta. – con giro sobre ella misma se giró y puso sus brazos en jarra, resaltando más sus pechos, que apenas estaban cubiertos en ese momento por la camisa, e infló los mofletes – Bueno – torció el gesto y se giró de nuevo con la misma postura – está bien – dijo con una sonrisa mientras le robaba un beso rápido – pero no me pidas que no te bese – dijo juguetona.

De nuevo la explicación del Minish se perdió en la mente de la niña. Muchos objetos que recordar, muchos poderes y todo iba para Scart –Bueno, no me molesto en aprendérmelo – pensó con una sonrisa picarona – yo no lo tengo que usar así que… - pero antes de que en su cabeza terminara la frase Scart le dio a ella dos objetos, el bastón y la capa - ¿Eh? ¿A mí? ¿A mí por qué? Pues vaya… - miró el bastón aburrida - ¿Y esto cómo funciona? – preguntón sacudiéndolo hasta que de él salió una bola de luz que golpeó el sombrero de un Minish que pasaba por allí y le daba la vuelta a este - ¡Anda! – Adeluna sonrió, sintiéndose casi poderosa con aquello – Mira lo que puede hacer, Scart – dijo excitada, como si fuera la única que lo sabía.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Demian el Mar Abr 26, 2011 1:34 am

El chico escuchó con atención la explicación. Tenía bastante sentido, al parecer aquella zona, a pesar de estar en el bosque, no era fácilmente accesible y tenía algún grado de protección mágica, de modo que no era sencillo llegar allí, razón por la que aquellas criaturas habían logrado sobrevivir tanto. El chico humano habló entonces con la muchacha hiperactiva, indicándole que le llamara por su nombre. Por algún motivo esto hizo sonrojar ligeramente a Demian, se sintió un tanto ridículo de que su molestia se hubiera notado hasta ese punto, pues no pretendía hacerla tan visible, después de todo era una simple broma.

- No es en realidad para tanto chicos - dijo sobándose los cabellos de la nuca en un gesto un tanto nervioso - emmmm... son ustedes.... ¿novios? - preguntó finalmente.

A continuación Scart recibió una serie de regalos de objetos mágicos, con la instrucción de usarlos personalmente. ¿Qué sentido tenía su presencia allí?, se preguntó el muchacho, pues era evidente que el elegido era Scart y ellos sólo estaban por algún accidente, en este caso, por culpa de Lilith y su curiosidad.

- Parece ser que he caído acá por accidente, ¿no?, existe alguna manera de revertir el hechizo y volver a ser grande? - al decir la última palabra sonrió para sí, pues usar el término "grande" para referirse a sí mismo no era común, con sus 141 centímetros era más pequeño incluso que muchos niños humanos de su edad. - bueno, grande en comparación a... eeh, ya me entienden -

Fue entonces que Scart le pasó un par de objetos a Demian. Uno de ellos servía para prender fuego, el otro era un boomerang. Demian soltó el boomerang al piso para ver si era cierto, presenciando con algo de asombro que volvía inmediatamente a él.

- Uhmmm... interesante, no le veo uso en este momento, pero quizás pueda ser útil en algún momento... fuego - una llama apareció en el candil. Demian lo levantó y lo acercó a su rostro, examinando la llama. No parecía tener nada especial, aunque su calor se sentía bastante intenso para ser una llama pequeña. - fuego - repitió, viendo cómo se apagaba.

- Y bien... ¿cómo hacemos para volver a nuestros tamaños reales? -
avatar
Demian

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2011 11:07 pm

No entendía cómo aquella niña, la tal Adeluna, podía estar tan contenta de estar allí. A mí me resultaba de lo más pesado y fastidioso. Lo único que deseaba era volver a mi estado normal. Quería mi altura de siempre, la edad que tenía antes de aquel hechizo y quería volver a mi misión particular.
No quería estar allí, no quería ayudar a nadie y mucho menos quería ser otra vez joven. Cuando tenía la edad que aparentaba ahora había entrenado muy duro para conseguir el cuerpo que tenía con mi edad normal, y nada del mundo iba a quitarme eso.

Apenas si escuché la pregunta de Demian, el ser alado, y la respuesta que Lecto que dio a éste. Estaba demasiado ocupada quejándome de todo y por todo a mí misma. Demasiado ocupada deseando no estar allí, deseando no haber salido nunca de Velkynche’el. Lo único de lo que sí me di cuenta era que a cualquier pregunta, aquellos seres respondían con un sermón, vaya si hablaban. Cierto era que no había oído bien la pregunta por mi falta de atención, pero estaba casi segura que la pregunta era demasiado sencilla como para una respuesta tan larga. Con lo bonito que era el silencio.

Nos dirigimos hacia un edificio que parecía construido enteramente con madera y cristal. Mientras nos acercábamos a él, Scart aprovechó para reprender con ternura, demasiada para mi gusto, a Adeluna; además sugirió que nos conociésemos un poco mas en vistas al tiempo que íbamos a pasar juntos…yo no necesitaba conocer a nadie. Haría lo que tuviese que hacer para volver a mi estado normal y a mi vida normal y punto. No quería amigos, no necesitaba amigos. No quería tener que aparentar que aquellos seres me interesaban lo más mínimo, pues, si bien no era una mujer que destacase por su sinceridad, tampoco me apetecía interpretar el papel de la niña buena y que se preocupa por sus compañeros de viaje obligados.

Una vez llegamos a aquel edificio, Lecto nos pidió que esperásemos fuera mientras él entraba. Me crucé de brazos y cargué el peso de mi cuerpo sobre mi pierna derecha, mientras taconeaba en el suelo con el pié de la zurda. Sí, efectivamente mi paciencia no era una virtud en mí, carecía de ella prácticamente en su totalidad. Poco después apareció de nuevo acompañado de otros minish, los cuales portaban un gran arcón. Lecto hizo una señal a Scart de que se acercase y abriese el arcón. Poco a poco fue sacando lo que había dentro y explicando qué eran para después dárselas a Scart, quien en poco tiempo se vio desbordado de cachivaches de todo tipo. El muchacho no tardó mucho en quejarse de ello, pero Lecto parecía no hacer caso de sus quejas y desapareció de nuevo en el edificio, aconsejándonos que descansáramos cuanto pudiésemos.

Aún así, Scart decidió repartir aquellos cachivaches. A mí me dio un arco y un carcaj; el cual dijo Lecto que tenía la peculiaridad de que lo primero era un poco más potente que el resto y que el carcaj era inagotable. Además me dio un jarrón, que según explicó el minish, lo tragaba todo y no tenía fondo, todo lo que cupiese por su boca, claro. Yo, no pude más que alzar las cejas y mirar al muchacho.

- Yo ya tengo un arco y mi carcaj…. ¿y para qué diablos quiero un jarrón? – dije ligeramente malhumorada, pero después ladeé la cabeza pensativa. Pensé en los atributos de aquellos objetos y sonreí ligeramente añadiendo algo más – Bueno, de todos modos, nunca viene mal un poco más de potencia y un carcaj inagotable, y a esta cosa – miré el jarrón balanceándolo ligeramente – le encontraré algún uso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Scart el Vie Abr 29, 2011 10:43 pm

Lecto no contestó a nada después de irse, sin responder a la ultima pregunta de Demian, pero fue por que no la escuchó, dado que se hallaba ya demasiado lejos, esos minish parecían que no eran capaces de estar quietos mucho tiempo, se les podría comparar con Adeluna, pero seria un error.... la chica era mucho peor que los feéricos.

El joven sonrió ante la actitud de Adeluna, aunque su sonrisa fue algo forzada, no parecía prestar atención a nada, incluso a veces a el le incordiaba. Y es que el muchacho, para ser tan joven era bastante serio... aunque es normal, tras haber sufrido lo que el no se podía seguir siendo un niño, ya había pasado demasiados acontecimientos nada felices, pero aun así continuaba su camino.

Demian probaba también sus objetos, que funcionaban a la perfección, el boomerang mostrando su curioso poder, que tras arrojarlo al suelo, al tocar este volvió a subir, desafiando a la gravedad, y regresando a la mano abierta del divium. El candil también funcionaba a la perfección, al igual que el bastón de Adel, y su capa... además de volar también permitía saltar mas... se podía uno sentir mas ligero con ella, y los saltos mayores, por lo que se podía volar con ella durante un cierto tiempo.

Se quedaron un momento en silencio... debían ir al tonel a descansar, aunque... no entendían muy bien a que se refirió Lecto... El choco repasó con la mirada todo el lugar, y se percató que en el bosque de tréboles en el que se asentaba la ciudad Minish, sobresalía un barril tumbado, seguramente se refiriese a aquel lugar... y si no siempre podían preguntar, para algo habían tomado esa fruta que permitía hablar el idioma Minish.

Mientras caminaban por las calles el grupo tuvo la oportunidad de hablar, aunque Scart se centró en el mapa, el primer de los templos, el de la tierra, parecía hallarse en el bosque... exactamente en la ciudad, pero los otros no estaban tan cerca... uno en una especie de volcán... otro en un lago, y un tercero en... ¿La niebla? Lo dudaba, mas bien ese cúmulo parecía una nube. Sin embargo según su mapa de Noreth al parecer todo lo del mapa se hallaba en el bosque se Physis... en cada punta, pero en el bosque... y con ese tamaño... tardarían meses en ir de uno a otro.

Repentinamente se estampó con algo, y cayó al suelo, rascándose la cabeza por el golpe Scart miró contra lo que había chocado, y vio la madera del tonel... había estado tan absorto en el mapa que no se había fijado en que ya habían llegado, cogiendo el mapa se alzó y guardó los mapas en su bolsa para no golpearse con nada mas, una rampa pequeña parecía llevar arriba, donde se hallaba la puerta, bajo el tonel, unas grandes piedras impedían que este rodase. Pero cuando llegaron a la puerta se toparon con que algo la bloqueaba.

Una maraña de hiedras tapaba una roca que bloqueaba la puerta, delante, había otro minish, cuya cara de preocupación reflejaba que algo sucedía.

-¿Es este el tonel donde se puede descansar?

-Si... pero hay un problema, apareció aquí de repente esto... y no se puede entrar ¿Me pueden ayudar? si pudiese librarme de esas plantas... pero es inútil cortarlas, deberíamos quemarlas...-Dijo el minish.

-------------------------------------------------------------------

Off: Un post un poco mas relajado, ¿Probamos los objetos a ver como los usamos? =3 el próximo mastereo lo haré sobre el sábado que viene (si, como 8 días, os dejo mas, que estaré ocupado esta semana...)





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 07, 2011 12:50 pm

Observé, de forma distraída, a los demás investigar sus objetos, pues yo estaba preocupada en investigar los míos. Aunque pensaba no necesitarlos, me parecían curiosos cuanto menos. No podía mentirme a mí misma diciéndome que no sentía deseos de probar aquel arco y aquel carcaj. Un arco más potente de lo normal, y un carcaj que nunca se agota… ¡por supuesto que tenía ganas de probarlo! En cuanto al jarrón, ¿qué uso podría tener? Sí, oí lo que dijo sobre que no parecía tener fondo y que absorbía todo cuanto cupiese por su boca….pero… ¿qué significaba eso? Aún en aquellos momentos, tras horas de haber estado en compañía de aquellos seres extraños y de aquellos otros seres más extraños aún (no sabría decir cuál era cual), todavía no me hacía a la idea de lo que había sucedido. Lo único que tenía realmente claro era que debido a algún maldito conjuro ahora era más joven que antes...era una adolescente. ¡Aj, cómo odiaba aquello!


Quería ser como era antes, y si para ello tenía que ayudar a aquellos seres peludos, así sería, pero que fuese lo antes posible. Yo tenía una misión que cumplir y tenía que cumplirla lo antes posible. No me gustaba la superficie, me hacía sentir insegura y odiaba esa sensación. El chico que había sido nombrado líder del grupo por Lecto paseó su mirada buscando algo, cuando pareció encontrarlo fijó su mirada en un lugar. Dirigí mi vista hacia donde él miraba para averiguar qué era. Un tonel. ¿Era allí donde íbamos a dormir? Había dormido en lugares incómodos y pequeños, oscuros y sucios…pero en un tonel…no, jamás había dormido en un lugar así…debían de estar ebrios cuando pensaron una cosa así. Todos se encaminaron hacia allí y yo les seguí aún pensando en lo pesada que era aquella broma. Era imposible dormir en un tonel…debería negarme, pero pensándolo fríamente aquel tonel era enorme…ya no tenía la estatura de antes… ¡Que la Diosa se apiadase de mí!


-Dusqupen Minish – dije en mi idioma natal. No era más que un simple improperio contra aquellos peludos seres por hacerme dormir dentro de un tonel cuyo significado no era otra cosa que “Condenados Minish” . Desde luego pocos lugares me faltaban ya por probar en mi descanso después de aquello.


El camino hacia el tonel no era muy largo, pero sí lo suficiente como para dar la oportunidad de hablar, aún así de mis labios no salió palabra alguna. No sentía deseos de hablar con nadie, seguía pensando que no necesitaba conocer a mis obligados compañeros de viaje y aún menos necesitaba tener con ellos más contacto del necesario. Caminé paseando la mirada a mí alrededor, admirando el lugar. Tenía que admitirlo, aquellos Minish eran de más mañosos cuando se trataba de construir una ciudad adaptada a su tamaño. Un golpe seco me sacó de mis pensamientos, para cuando alcé la cabeza vi que Scart se había dado un golpe contra el tonel al ir distraído con el mapa, traté de reprimir una risa, lo cual me fue imposible.


Pero las sorpresas no acababan con los cachivaches mágicos que nos dio Lecto ni con el lugar donde nos tocaría dormir. En la puerta de entrada a aquel tonel algo obstaculizaba el paso. Scart preguntó si podíamos dormir ahí, el Minish que estaba en la puerta nos explicó lo que sucedía. Al parecer plantas de hiedra habían crecido sin ton ni son allí sin permitir el paso de nadie, imaginé que tampoco podrían salir si había alguien dentro.

- Cha'kohk (maldición) – dije de nuevo en mi lengua natal. - ¿Qué hacemos ahora? – pregunté, esta vez usando un idioma común, para que todos me entendiesen. Era una ventaja poder usar mi idioma cuando quería decir algo fuera de lugar y que nadie me entendiese, o al menos eso esperaba. - ¿quemarlas con qué? ¿Con el candil de Demian? – pregunté aún sabiendo que perfectamente podría llamar a Miztian y pedirle que lanzase una bola de fuego hacia la hiedra…aunque en cuanto a los desperfectos que ocasionase me lavaba las manos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Demian el Sáb Mayo 07, 2011 5:07 pm

Demian puso mala cara por unos instantes, cuando fue ignorada su pregunta. Daba la impresión que debía seguir la corriente a aquellas criaturas si quería salir de allí. Maldijo su suerte por un momento, era un hechicero, lidiaba con la magia a diario y ahora se encontraba atrapado en algún extraño conjuro, incapaz de salir por su cuenta, sin otra alternativa que confiar en unas pequeñas e inquietas criaturas. Miró a Adeluna y giró un momento sus ojos dentro de sus órbitas. Él era un muchacho tranquilo y reflexivo, siempre gustaba de planificar sus acciones y no dejar las cosas a la ligera, sin embargo se encontraba ahora rodeado de criaturas que parecían hiperactivas y debía confiar en ellas para que la vida volviera a ser como la conocía. Aquel sentimiento no le gustaba, le recordaba el tiempo en que estuvo atrapado en el inframundo, no era para nada similar a ese lugar, pero la situación era parecida, atrapado en un mundo extraño sin posibilidad de salir a voluntad.

La respiración de Demian se agitó un poco unos momentos, mientras en su mente aparecían recuerdos indeseables, pero pronto se concentró en calmarse, no podía perder los estribos, no en una situación tan incierta. Recurrió a las técnicas de meditación y autocontrol que le había enseñado su padre adoptivo desde pequeño mientras caminaban siguiendo un mapa. Para cuando llegaron y el otro chico se golpeó contra algo ya estaba nuevamente en control de su mente, aunque aún parecía algo preocupado, incómodo.

Por un tema de similitud de expresiones y opiniones se había acercado a Adrastea, quien era la única que parecía sentir un similar desprecio por la situación en que estaban, aunque no había hablado con ella durante todo el camino por estar ocupado en sus cavilaciones, sin embargo fue ella quien mencionó su nombre, haciéndole regresar a concentrarse en lo que tenía frente a sus ojos, dejando de lado memorias indeseables. El chico tardó unos cinco segundos en darse cuenta de lo que ocurría, pues no había estado prestando atención alguna, mas era evidente que lo que se necesitaba era el objeto que portaba. Se encogió de hombros unos momentos como queriendo expresar "okay" y se dirigió a las plantas.

- Fuego - dijo con cierto desgano, lo que encendió su objeto. Abrió el candil y puso una de las ramas dentro, que pronto adquirió fuego, repitiendo el procedimiento con varias puntas de aquellas plantas.

- Tengan paciencia, esto acabará pronto - dijo pensando en Adeluna y los Minish mientras el fuego se expandía por las ramas. No era un proceso instantáneo, pero aún así parecía ir más rápido que llamas comunes y corrientes. Al cabo de unos instantes tuvo que retroceder, pues aquellas llamas tenían un calor más fuerte de lo común.

- Fuego - dijo nuevamente, tal como había sido instruído, lo que hizo que las llamas desaparecieran tan mágicamente como habían aparecido.

- Bien, desmalezado completo, serían cincuenta coronas por cabeza - dijo el chico a modo de broma a los presentes.
avatar
Demian

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Mayo 07, 2011 9:06 pm

Tras ver al peludo y pequeño, aunque no mucho más que ella, minish recolocarse el sombrero tras su broma y reprenderla con la mirada, Adel no pudo evitar una leve risita que se le escapó por entre los finos labios de color rojizo. Pero todavía no había probado la capa, y eso no tardó mucho en llegar de nuevo al cerebro de la niña - ¿Podré volar? – preguntó excitada, ya que obviamente no había oído, o más bien no había prestado ni la más mínima atención a Lecto, que había “desaparecido” de la escena para Adeluna en cuanto dejó de decir cosa interesantes para esta.

Con una sonrisa casi malévola en su cara, nada más lejos, pues solo era por lo bien que se lo estaba pasando, se colocó la tela de color blanco con ribetes azules al final alrededor del cuello. Ató con suavidad los dos trozos de cuerda que había y se miró a los pies – No vuelo – refunfuñó – Está estropeada – se quejó de nuevo, sin más motivo que su total desconocimiento de lo que hacía la capa. Furiosa con la capa por no funcionar comenzó a dar saltos de ira, todos tenían dos objetos y ella solo uno. No era justo. Pero justo cuando iba a empezar a usar el bastón como una completa desquiciada mental se dio cuenta que sus saltos no eran normales, y que su caída era más lenta.

-Algo es algo – dijo para ella misma con un tono un tanto más calmado que antes. Tras eso miró al resto, que parecía que ya habían analizado sus objetos, todos menos Scart, que no había usado la espada ni el escudo. Con una sonrisa se acercó a él y ojeó por encima el mapa que tenía su chico entre las manos. Lo conocía, lo había visto caminar por bosques con el mapa en las manos y por culpa de eso chocar contra árboles o tropezar con raíces. Se absorbía demasiado en esas cosas y no se daba cuenta de nada, así que mucho menos prestaría atención a Adeluna mirando por encima de su hombro, algo que la niña tenía costumbre de hacer.

Los dibujos del mapa para Adeluna no eran más que eso, dibujos. No sabía interpretar un mapa, para ella eran solo pedazos de papel con garabatos, cosas útiles solo para su venta, dado que en los puertos algunos mapas eran muy caros - ¿Y esas casitas, Scart? – dijo señalando uno de los templos. Pero, como ella ya se esperaba no lo había escuchado - ¿Y de dónde este mapa? – Volvió a preguntar - ¿Y…? – antes de que preguntara Scart estaba en el suelo, con los morros besando el suelo – Y te caíste… de nuevo – dijo con pesadez fingida mientras contenía una risa para que no se enfadara.

Adeluna miró contra que había tropezado y se rió. Habían llegado al tonel - ¡Bien! – gritó antes incluso de escuchar al feérico – ¡Yo me pido dormir con Scart! – dijo a modo de “broma”, pues sabía más que de sobra que el chico no elegiría otro compañero de cuarto. Pero cuando vio las plantas, que como de costumbre había ignorado, se quedó desilusionada

- ¿Fuego? – Preguntó curiosa – Creo que no tenemos ¿no? – pero su respuesta llegó a modo de imagen cuando vio en las manos de Demian el candil – Aaaaaaaah… Eso… - dijo con tono gracioso – Es verdad, se me había olvidado – empezó a reír.

Esperó a que Demian se encargar de las plantas – Gracias, Demian – dijo un momento antes de que el niño le pusiera precio a su acción. En ese momento Adeluna se dio con la mano en la cara ante la aparente estupidez de Demian – Está de broma – dijo tapándole la boca al divium con una mano por detrás, sin notar su tono de broma – No hace falta que nos pagues nada, pero si nos dejaras dormir aquí esta noche sin pagar sería todo un detalle ¿sabes? – luego liberó los labios de Demian para ir a abraza a Scart con una sonrisa y le besó el cuello como había hecho antes en la barca - ¿Y ahora? – preguntó mirando la piedra - ¿Crees que la bastón funcionaría, Scart? – le preguntó con curiosidad.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.