Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola a todos soy Amelie
por Amelie18 Hoy a las 12:07 am

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 8:27 pm

» Criaturas Norethianas: Águila Flecha
por Azura Ayer a las 8:26 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Ayer a las 5:32 pm

» BrannMur Aullatormentas
por Capitán Pescanova Vie Jul 20, 2018 8:31 pm

» [Reclutamiento] Noche de Muerte
por Strindgaard Vie Jul 20, 2018 6:22 am

» Que no estoy - Alegorn
por Lamb Jue Jul 19, 2018 11:59 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Katarina Miér Jul 18, 2018 7:35 pm

» Criaturas Norethianas: Cactilio
por Azura Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Semiausencia
por Bediam Mar Jul 17, 2018 10:01 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Salvamento Minish

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Scart el Lun Jul 18, 2011 5:40 pm

Los labios, la lengua, la boca en general de la muchacha en su miembro, ayudada de sus suaves manos, no hacían más que excitar hasta limites insospechados al muchacho, aunque no era un momento del todo feliz por lo que pueda parecer en un primer momento, había que recordar que en aquel momento Scart... al menos el que conocemos como tal, no estaba disfrutando de la situación, si no batallando con su bestia, que a cada segundo se hacía más fuerte. Aquel con quien trataba Adel sin saberlo, era la bestia interior, que habitaba el cuerpo de Scart desde que los dientes de Adesa habían penetrado en su carne. Pero... ¿Que sucedía? ¿Por que a cada segundo la fiera incrementaba su poder? Algo no estaba bien, y sentía el no poder avisar a la muchacha, pero... si lo hacía, la bestia escaparía y de poco serviría el aviso...

El muchacho sonrió picaramente a Adel cuando se sentó sobre ella, no contestó a sus palabras, simplemente se limitó a permanecer quieto, hasta que la muchacha empezó a echarse atrás, haciéndole introducirse en si interior,, y lanzando un gemido de placer cuando empezó a apretar, sintiendo la presión en su miembro.
Instantes después agarró a la joven por la espalda y se giró, colocándose el encima, pero a diferencia de las otras veces, pegado a ella, sin cesar de moverse, entrando y saliendo cada vez con más velocidad, la agarraba con bastante fuerza, pero sin llegar a hacerle demasiado daño.

Alzó la cabeza hacia la ventana abierta, donde se veía el oscuro cielo, bastante nublado, justo antes de bajar la cabeza de nuevo, hacia el cuello de la joven, primero lamiendo su piel, y después mordiendo un poco sus hombros, acercándose de nuevo al cuello. sus manos, aun en la espalda de la rubia, la apretaban más aun contra el, sin cesar ni un instante el movimiento de caderas.


En la habitación de adra, esta consiguió hacerse con el jarrón mágico, y lanzó a las arañas que empezaban a subirsele, dándole indicaciones a la seta de que corriese en cuando lo indicase. Y cuando lo hizo, el ser no se lo pensó y corrió hacia el exterior patosamente, mientras la elfa activaba el jarrón, de nuevo como antes, un adorno en la boca del jarrón empezó a girar, y el aire empezó a introducirse en el interior... no tardó demasiado en que las primeras arañas saliesen volando al interior del jarrón... pero seguían saliendo... las marcas azules, unos anillos que parecían decorar el jarrón, se volvieron amarillos transcurridos unos segundos, y el aire empezó a introducirse con más velocidad, y volaron más arañas... tras unos segundos más, se volvieron rojas, y el aire se metía con mucha fuerza, haciendo que pareciese más un torrente negro lo que se colaba en el interior del jarrón que arañas, aunque seguían apareciendo más y más ¿De donde saldrían? Lo importante era que el jarrón parecía haber llegado al máximo de fuerza, y Adrastea podía comprobar que el poder de succión del artefacto era digno de temer.

--------------------------

Off: hasta el domingo... Adra... ya hablé contigo, ya sabes que te estás saltando muchos post, si no me avisases ya te habría buscado algún castigo, pero aun así no quedará así, más adelante en la partida tendrás tu castigo, lo siento, pero ya sabes.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Jul 23, 2011 4:19 pm

Un único y rápido movimiento bastó para dejarla debajo a la rubia de cabellos de oro. Al cambiar las posiciones, aquel movimiento tan brusco del chico le arrancó un gemido de placer justo antes de empezar a moverse con ella. Él a base de mebestidas bastantes salvajes que hacían que Luna tuviera que casi desgarrar las sábanas del improvisado colchón de paja para ahogar un enorme gemido de placer que hubiera delatado lo que estaban haciendo, algo nada infantil. Según las embestidas del chico aumentaban sus gemidos eran más difíciles de contener, respirando de manera violenta y arrítmica a causa de la excitación, apretando los dientes tanto que parecía que en cualquier momento iban a saltar en pedazos por toda la habitación y juntando los labios hasta que casi se podía distinguir un color violáceo en ellos por el repentino agolpamiento de sangre. Notó el pecho del chico y dejó ir un gemido leve, ahogado la mayoría en su propia garganta algo seca ahora.

Sus labios, sus besos, sus suaves mordiscos y todo aquello hizo que la joven pícara no pudiera aguantar un segundo más la excitación que sentía, dando un gemido fuera de lo normal comparado con los que había dado hasta el momento, un gemido en voz alta, dejando de importarle que la escucharan. Sentía el calor por dentro, de nuevo aquella sensación que había sentido ya varias veces con el joven ladrón, pegada a su cuerpo, unida a él más profundamente de lo que ella misma imaginaba, sincronizando el latir de su corazón con el de él, su excitación tan grande como la del joven licántropo que parecía tener un aguante insoportable para ella, que casi siempre se corría antes, pero esa vez sería distinto. Bajó la cabeza al cabo de unos minutos de salvajes penetraciones, gimiendo y jadeando por cada golpe en la entrada de su útero y por cada deslizamiento de Scart. Pero no quería, no iba a acabar tan pronto esa vez, quería aguantar con él, así que hizo un esfuerzo por apretar un poco más los músculos de su vagina para dificultarle un poco el trabajo, dándole así más placer y aguantando al menos hasta que él terminase.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Invitado el Dom Jul 24, 2011 11:12 am

Cuando logré alcanzar el jarrón coloqué la boca de éste mirando directamente a las arañas mientras, al mismo tiempo, daba algunos pasos hacia atrás, acercándome también a la puerta por donde había salido la seta.
El anillo en la boca del jarrón comenzó a girar tal y como lo hiciese unos momentos antes, cuando apunté con él a la seta y su nube de esporas. Las arañas comenzaron a introducirse en el jarrón como si un viento las empujase dentro. Sonreí levemente al ver que ocurría exactamente lo que yo tenía previsto.

Pero la sonrisa no me duró mucho, las arañas seguían apareciendo e introduciéndose en el jarrón. Unos segundos después pude darme cuanta de que los anillos que giraban, los cuales eran azules, comenzaban a cambiar de color hacia un tono amarillo. Pero eso no era todo, las arañas se introducían en su interior con más fuerza, con más rapidez, como si el viento que las empujaba dentro hubiese aumentado su fuerza.

Más y más arañas aparecían de alguna parte que no lograba averiguar, y las mismas se iban metiendo en el jarrón. Los anillos de éste no tardaron mucho más en volver a cambiar de color. Esta vez el tono amarillo se tornó rojo. El aire entraba con más fuerza y con él las arañas, que no cesaban de aparecer. Aquello empezaba a antojárseme imposible, no podía haber tantas arañas en un mismo lugar.
Incluso la fuerza del viento que empujaba a aquellos asquerosos bichos dentro del jarrón parecía comenzar a mover los muebles de su sitio y atraerlos hacia mí, aquello comenzaba a ser peligroso.

Agarré el jarrón con más firmeza, temiendo que se me escapase de las manos, apuntalé como pude los pies al suelo, temiendo que la fuerza del ciclón que empujaba las arañas dentro del jarrón me tirase hacia atrás.
Sin dejar de apuntar a la legión de arañas comencé a dar más pasos hacia atrás, hacia la puerta. Tenía que salir de allí y dejar encerradas a las arañas que quedasen. No me iba a quedar más remedio que buscar otro lugar donde dormir, y la seta iba a tener que hacer lo mismo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Scart el Vie Jul 29, 2011 1:18 am

Off: Primero que nada, disculpad la demora, quise esperar al jueves para hacer el mastero dado que Adra posteó un poco más tarde, y así cuadrarlo mejor con los otros post, aunque según hablé con vosotros parece que a todos nos vino mejor unos días de descanso.
------------------------------------------------------

Las embestidas de Scart, cada vez más continuas y excitantes, sacandole a el, y a Adeluna, unos gemidos más potentes, empezaban a provocar el final, la chica no quería acabar antes, quería aguantar más, terminar con e,, y empezó a apretar sus paredes vaginales, Scart se vio obligado a recudir la velocidad un instante, entrando con más fuerza y placer, dando gemidos más potentes, hasta que acabó todo...
El calor que había ido aumentando con forme pasaba el tiempo, el calor que desprendían, empezaba a viajar todo hacia una misma zona, aquella en la que ambos jóvenes se unían, para terminar con un calambre en la ingle, y un ultimo gemido de placer por parte de Scart, apretándose más si cabía contra la chica, y finalmente parando a descansar...

Scart recuperó entonces el control, un ultimo esfuerzo consiguió volver a ponerse al mando, y besó a Adeluna, separándose antes un poco para descansar aquella zona, un beso que Scart daba con alegría, al haber conseguido controlarse antes de haberle hecho daño... Pero...

La habitación se iluminó entonces, poco a poco subiendo de intensidad, Scart vio el rostro de Adel, iluminado pro aquella luz blanca... la bella luz de la luna... y entonces se percató... tragó saliva, mirando al cielo, despejado... sin ninguna nube, estaban las tres lunas, y delante de todas, la mayor, la Luna blanca y llena... Tragó saliva, mientras notó como su corazón empezó a acelerarse, y de nuevo el calor empezó a extenderse por su cuerpo, pero esta vez por otro motivo... ahora entendía por que su bestia interior era más poderosa aquella noche... Se separó, alejándose de la cama, pero no pudo hacer más que alejarse un paso, antes de caer al suelo sin poder evitarlo, dando un grito de dolor...

-Adel... márchate de aquí... ¡LARGATE AHORA! ¡AHG! ... Por... favor... alejate antes de que te haga daño... ¡SAL DE LA HABITACIÓN!-Gritó Scart en el suelo, retorciéndose de dolor...

Pero entonces quedó quieto, un instante, antes de girarse, con los ojos amarillos, los ojos de la bestia, alzó el cuello dando un aullido, mirando hacia el techo, pudiéndose así ver como su mandíbula se extendía, uniéndose con su nariz, mientras se escuchaba el sonido de los huesos al quebrarse, sus manos empezaron a crecer, y con velocidad, empezaron a salir garras de sus manos, destrozando su piel y carne y haciéndole sangrar. Se puso en pié, aun gritando de dolor, mientras sus piernas tambien mutaban, de forma similar a los brazos, pero sus pies creciendo de forma diferente, estirándose más, creándose así una larga pata, su columna se alargó, empezando a salir una cola a su espalda, mientras a la vez su pecho se expandía hacia delante, con notables efectos de dolor, pues no solo los gritos lo confirmaban, si no también el crujido de los huesos al cambiar, el cuerpo cubriendose de pelo en todas partes, hasta que Scart estuvo completamente transformado...

El silencio se hizo durante un momento, hasta que el lobo, con lentitud, y sin prisas, se quedó mirando fijamente Adel a los ojos, era una figura imponente y atemorizante, dio un paso, acercándose a ja joven, y pasando su enorme lengua por los dientes, mucho mayores que los de el niño, aquella dentadura le había destrozado la boca, ahogando sus últimos gritos de transformación...

Un segundo... fue lo que tardó el lobo en lanzarse hacia Adel, de un salto, pasando por la cama, esta consiguió escapar del embiste del lobo, que no se detuvo y persiguió a la joven, empujando con la pata la cama al moverse, y comenzando la destrucción de la habitación que hasta hacía un rato el mismo había arreglado, la joven huía hacia la puerta, pero cuando casi ya la había alcanzado, el lobo agarró una de sus piernas, haciéndola caer al suelo... un instante después, hundía sus colmillos en la carne del pie de la joven, arrancandole así un grito de dolor, pero en ese momento, se abrió la puerta, viéndose al pequeño minish de la taberna en la puerta, que alzó la mano contra el lobo, extremidad de la que salió un rayo de luz que golpeó al animal, lanzándose con una potencia asombrosa contra la pared. El feérico cogió a Adel y la sacó de la habitación, cerrando la puerta de un golpe, y señalándola con un dedo, antes de que se escuchase un ruido metálico ne el interior, y después un golpe contra la puerta, era la bestia golpeándola para tomar a su presa...

Por otro lado, Adrastea, se encargaba de las arañas, cuando de pronto, cesaron de salir, y en dos segundos no quedó más araña en la sala, una repentina desaparición... No salía ninguna más, de ningún rincón, no había señal de más araña, la seta, en el pasillo, se había quedado mirando a la joven que había salido del otro cuarto, desnuda, y con una pierna sangrando.


-¿Jovencita? ¿Estás bien? ¡Ay! Que suerte que llegué a tiempo... aunque te ha mordido... No te preocupes, no podrá salir de la habitación, vayamos a abajo, te intentaré curar la herida, mañana por la mañana iremos a por el... Pero... creo... podrías pasar una mala noche... vamos, no te vayas a caer por las escaleras ahora, no debes perder mucha sangre...- Intentó ayudarla a que fuese con el, a pesar de ser algo más pequeño que ella, y vio a la seta.-¡Anda! Un Poire, que sorpresa... no pensé que quedase ninguno aquí... ¿Eh? ¡Señora elfa! Baje usted también, creo que estará más segura con nosotros... esto se ha vuelto horrible... deben haberse colado criaturas mientras estuvo atrancada la entrada...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 30, 2011 5:29 pm

Ya comenzaba a cansarme de tener el jarrón apuntando a las arañas. Si bien al principio parecía no pesar demasiado, cuando llevaba un ratito con él mis brazos comenzaban a cansarse. Más aún teniendo en cuenta el esfuerzo extra que tenía que hacer para que aquel torrente de aire no me lanzase hacia atrás.

Aún así continué dando pasos, tambaleantes, hacia atrás. Trataba de salir de la habitación y casi lo había conseguido. De pronto la legión de arañas comenzó a desaparecer. Parecía que las había absorvido todas, pero...¿de repente? No salía ni una sola más, ni una sola araña rezagada. El torrente de aire que entraba por la boca del jarrón movía los muebles hacia mí, pero ninguna araña.

Haciendo un pequeño esfuerzo más alcé el jarrón hasta colocarlo en vertical, con la esperanza de que se detuviese, igual que lo hiciese antes, el tornado que entraba en su boca. Sin pensarlo ni un segundo más salí como alma que lleva el diablo de la habitación y cerré la puerta tras de mí. No iba a desaprovechar la oportunidad que se me brindaba de deshacerme de las arañas. Ya buscaría otra habitación.

Con la mirada busqué a la seta, quería asegurarme de que estaba bien y que aquella nube de esporas no había aparecido de nuevo. Para cuando dí con ella, en un rincón de aquel largo pasillo, la ví observando algo tras de mí.
Me giré, aún con el jarrón en las manos y abrí los ojos de par en par al ver lo mismo que la pequeña seta obserbaba.

La chica joven que había entrado junto con el chico joven, y yo estaba completamente desnuda en el pasillo. Pero eso no era todo, en su pierna una herida, pues sangraba considerablemente.
Junto a ella, estaba el minish al que habíamos ayudado a despejar la entrada de la taberna, o lo que fuese aquello donde estábamos, se le veía realmente preocupado. En un momento dado oí un golpe en la puerta de la que se suponía que era su habitación.

-¿Dónde está el muchacho? ¿Qué te ha pasado? - pregunté confusa, sin entender absolutamente nada de lo que estaba ocurriendo. Después el minish miró hacia mi posición, fué entonces cuando pareció ver a la seta, a la cual llamó Poire. - ¿Un qué? - pregunté más confusa aún.

Al igual que hiciese con la muchacha, me invitó a bajar a la planta inferior con él, "por nuestra seguridad". Alguien tendría que explicarme qué estaba pasando, y quería una respuesta rápido.
Antes de seguirles y bajar la escalera me giré para mirar de nuevo a la seta parlante y, agachandome frente a ella, le hablé en voz baja y ofreciéndole mis manos, o brazos, dependiendo si prefería sólo caminar a mi lado o que incluso yo le llevase en mis brazos.

-Doer, doer xuil uns'aa. Xun naut zexen'uma ghil maglust, ol zhah sreenath

Spoiler:
Traducción:
Ven, ven conmigo. No te quedes aquí solo, es peligroso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Jul 30, 2011 7:22 pm

La rubia terminó al mismo tiempo que él, escapándosele un último gemido de excitación y cayendo a la cama agotada por lo que habían estado haciendo durante más de media hora, jadeando por el cansancio mientras que sus paredes vaginales se contraían y discernían como si también buscasen aire para respirar, expulsando poco a poco el semen del chico, aunque posiblemente no todo. Por suerte la chica todavía no podía quedarse en cinta, así que no tenía de que preocuparse. Su mano buscó la de Scart con cariño mientras sus labios se unían a los de él en mitad de la noche oscura, la cual iba aclarándose por momentos con la entrada de la suave luz de luna blanca entrando. El momento era demasiado bonito como para estropearlo, y aunque Adel sabía que Scart podía perder el control pensaba que la madera del tonel impediría la transformación del chico, pero se equivocó. Se giró solo un momento, pensando en dormir pegada a él como tanto le agradaba hacer, pero en lugar de eso escuchó su grito – Sc… - dijo, pero para cuando iba a continuar la sobrevino el miedo al ver la cara del ladrón a medio convertir, con aquel ojo dorado y sin embargo el otro de color azul. Rápidamente se puso en pie, olvidando la ropa para intentar huir, pero al quedarse quieto no pudo evitar acercarse un poco - ¿Es… estás bien? – no obtuvo respuesta en unos agónicos segundos que le parecieron años a la chiquilla rubia, todavía desnuda.

Las manos de Scart comenzaron a cambiar al mismo tiempo que su boca desaparecía dejando paso a un alargado morro canino del que salían muchos más colmillos de lo normal. Su saliva golpeó el suelo justo antes de que la pequeña pícara intentase saltar poniendo la cama como obstáculo, evadiendo en la medida de lo posible al lobo, esquivando sus mordiscos una y otra vez. La puerta de madera parecía algo inalcanzable mientras que su miedo y su terror aumentaban, nunca había visto a Scart así, nunca la había intentado atacar, y sin embargo ahora parecía querer convertirla en su cena. En un último intento por lograrlo puso de nuevo la cama como obstáculo al hombre-lobo y logró alcanza el pomo de la puerta, pero algo le tomó la pierna arrastrándola. Sus labios se separaron cuando los dientes del licántropo se hundieron en su carne con fuerza, como si quisiera arrancar el trozo. Ya se daba por perdida, pateando como podía con la otra pierna la cabeza del animal buscando acertarle en un ojo y lamentando no llevar sus dagas, no lo mataría, pero en herirlo no tendría reparos. Entonces la puerta se abrió de golpe, dejando ver una pequeña figura que con tan solo extender el brazo bastó para que el lobo se estrellara contra la pared, la sacó de allí con dificultad mientras que la bestia luchaba con todas sus fuerzas por deshacerse de las cadenas luminosas que le habían sido impuestas – Yo… - no pudo decir mucho más antes de que un frío la invadiera conjunto con un sudor helado que no ayudaba, mareada, hambrienta y malherida no se encontraba en una situación muy prometedora – Te… tengo frío. – dijo castañeando con los dientes, abrazándose a sí misma para cubrirse los pechos con los pezones erizados por el frío que sentía y llorando por el dolor del mordisco.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Scart el Sáb Jul 30, 2011 10:14 pm

Adrastea ayudo al minish a llevar a Adeluna abajo, y juntos la colocaron en una mesa, con velocidad, el feérico fue a la barra, y volvió con una caja llena de vendas y algunos botes con liquidos sin identificar. La muchacha tenía frio, sin embargo su frente estaba llena de gotas de sudor, y cuando el silfo la tocó, notó que tenía una fiebre alta, sus pulsaciones estaban bastante aceleradas.
Con velocidad empezó a secar la sangre con unos paños humedecidos, quitando antes el exceso de sangre, e intentando no tocar la herida para no ablandarla con el agua.

Adrastea y su seta se hayaban a su lado, ayudando en lo que el minis le pedía, aquella criatura había tomado u poco de afecto a la elfa, rechazando sus manos cuando estaban arriba, pero pechandose a sus pies como si se tratase de un abrazo, le llegaba algo más alto de las caderas (cuando recuperase su tamaño de adulta, y no el de niña la diferencia sería algo mayor), y era una escena tierna. Pero la situación habia cambiado, aunque fue mejorando.
Cuando la chica se desmayó, se alarmaron un poco, y se apresuraron en vendar su herida, pero sin despertarla, a recomendación del silfo, despertarla en ese momento podría ser peligroso, estaba sufriendo una transformación algo violenta, necesitaría descansar, hasta que su cuerpo se asentase, al día siguiente sería distinta... dejaría de ser la de antes.

Tras unos minutos tuvieron la herida vendada, y el minish con la ayuda de la elfa la llevaron a una cama al otro lado del mostrador, donde debía dormir el silfo, y la cubrieron con una manta, durante ese tiempo no cesaban de escuchar los aullidos y golpes, arañazos, y todo tipo de ruidos en el piso superior, donde debía estar Scart.
El minish se sentó en una mesa con la mujer y su seta, una cara algo apenada, y dispuesto a contarle lo que parecía haber sucedido.

-Verás... escuché un aullido, y los gritos de la chica, y subí... en la tienda parecen haberse colado muchas criaturas mientras que la puerta estaba atrancada, pensé que se trataría de alguna, puesto que yo encontré en mi cuarto una necrantula, una araña de tamaño bastante grande, unas tres veces superior a mi, parecía haber estado generando arañas, que deberé buscar más tarde. Acabé con ella, y no pareció haber problemas, pero al escucharla... temí que hubiese entrado algo, pero... parece ser que el héroe... es un licántropo... es horrible... ¿Por que? ¿Por que la luna decide coincidir con su visita? Y lo peor es que la pobre muchacha... ha recibido un fuerte mordisco del chico... no es su culpa, es la luna... pero... Mañana ya no será la misma, no creo que el chico hubiese querido eso para ella, pero lo único que puedo hacer ahora es evitar que se desangre...-Dijo algo triton, y acarició a la seta.-Parece que este Poire se ha encariñado de ti, son criaturas mansas, no suelen atacar a menos que invadas su territorio... En fín... En mi habitación hay otra cama, es para invitados, creo que le darás más uso que yo, creo que voy a echar un vistazo en las habitaciones, no te preocupes por la chica, no te hará daño, ha sido transformada en esta noche, pasará una mala noche, cambiando su cuerpo, pero no se transformará


A la mañana siguiente, Scart despertó en su habitación, tenía las manos llenas de sangre, al igual que la puerta, la boca, y el suelo, se asustó mucho al ver la sangre, aunque estaba aun medio durmiendo, se despertó de una al ver la mancha roja, temiendo haberle hecho algo a Adel, pero... no había suficiente sangre... la puerta y el suelo tenían arañazos, llenos de sangre, y le dolían las uñas, lo más probable es que hubiese pasado la noche arañando todo hasta sangrar. La puerta cedió fácilmente al abrirla, ya vestido con la ropa del día anterior, pero se le notaba pálido y algo cansado, además de un poco asustado y el pelo revuelto, al bajar, vio a Adel sentada junto al minish y Adrastea, en una mesa en la que había un ala, el candil y el boomerang de Damian.
Pero había algo más... en uno de los pies de Adeluna había una venda...

-Señor héroe... me temo... que uno de sus amigos ha... bueno... entré en la habitación, me encontré sus objetos y este ala... No creo que haya muerto como le dije a las señoritas, el poblado tiene un campo mágico, aquí no muere nadie, debe haber aparecido en una cueva del bosque, pero... su ala... su ala se ha quedado aquí. Señor... espero que esté bien, curamos a... Adel te llamabas ¿No?

-¿Cu... curar?-Dijo Scart palideciendo más súbitamente, y bajando lo poco que le quedaba de escaleras con velocidad, hasta llegar a Adel.-No... no me digas que...

El muchacho abrazó a la joven, derramando lagrimas de pena y disculpas.

-Yo... te juro que no quería hacerte daño... perdóname... No quería convertirte en esto... Adel... no me arrepiento de lo que soy, pero no quería que tu también lo sufrieses... Anoche... en la cama... casi no pude resistirme en hacerte daño... perdóname... por favor...

Tras una corta charla entre todos, el joven muchacho se calmó, la joven le no solo le perdonaba, si no que también aceptaba lo que había hecho, como una mejora, el ya había visto que ser un licántropo tenía sus ventajas, pero hasta ese momento no era capaz de imaginarse que alguien aceptase tan bien aquello...
Tal vez... eso solo fuese un don, empezaba a pensar que no había nada de malo en aquello, al fin aceptaba con todo su licantropía, y al fin comenzaba su viaje... no haría esperar más a los minish, estaba cansado de esconderse y esperar, de ser un cobarde, y no enfrentarse a lo que debía, hasta aquel momento, veía su poder, como algo que usar para proteger a Adeluna, desde entonces, vio su poder, como parte de el, como una parte que completaba lo que le faltaba, el valor.

Por su parte Adel, al fin sentía en su piel lo que era ser un licántropo, al fin veía como se sentía el joven, sabía que aquello no era como lo había imaginado, que el dolor era mucho mayor, la perdida de los colores, los sentidos agudizados, abrumándote el olfato y el oído, desde luego comprendía como se sentía, y como se sintió el muchacho cuando le conoció, tan triste, tan solo... si ella también hubiese estado sola, como lo estuvo el, también habría quedado así, ahora lo comprendía todo... no... ahora lo vivía todo... Era una licántropa...

Y Adrastea... ahora era una niña, se había sentido frustrada cuando volvió al aspecto de su niñez, tantos años pasados y solo parecía una niña, pero ahora iba comprendiendo varias cosas... Si, parecía una niña, pero desde hacía mucho, desde el día anterior, apenas había recordado su aspecto ¿Por que sería? ¿Se estaría acostumbrando ya a tener ese aspecto? Claro... el aspecto no era nada, era solo la cascara que nos cubría, no había que judgar a nadie por su aspecto, por su raza, lo que contaba era el interior, por muy niña que pareciese, su mente, su pensamiento, todo era distinto... Y ahora... ahora tenía alguien que hiciese compañía a la solitaria drow, aquel Poire, habían decidido que podrían ir juntos ¿Que había de malo?

Los tres... y la seta... se despidieron del minish para salir en busca de los templos, para cumplir su misión.

-Adel... a mi me dejaron solo cuando me convirtieron... yo... me alegro de no separarme de ti en este momento... Yo no te abandonaré, estaré a tu lado pase lo que pase-Dijo el joven apretándole la mano mientras bajaban por el barril hacia un nuevo día, junto a Adrastea y su seta, no quería que Adel pasase lo que el pasó.

Fin Del Primer Capítulo





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Salvamento Minish

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.