Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Noche de Muerte [Campaña]
por Lia Redbart Ayer a las 11:16 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Una doble busqueda

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Una doble busqueda

Mensaje por Barsala el Dom Jun 24, 2012 2:05 am

Casi todo lo que se percibía podría ser una mera ilusión, pero entre aquellos arboles, las cosas podrían no ser lo que parecen, estaba a unos cuantos kilómetros de la costa, más allá de esta se veían miles de islas de variados tamaños, formando uno de los archipiélagos más grandes del mundo conocido, por no decir el más grande, pero allí, aun en la región que se podría considerar de los archipiélagos , estaba lo bastante tierra adentro para no sentir el frescor salino de la brisa marina, sin embargo, aun así el aire era relajante y oxigenado, proveniente de aquella copa verde que cubría el lugar.

No había nada en el lugar que pudiera aparecer sospechoso o interesante, aun así cada ruido, cada sombra entre las ramas podría ser algo acechando con desconocidas intenciones, más de una vez, un individuo que rondaba por la zona se volvía repentinamente, buscando el origen e algún ruido siniestro o de algún brillo fugaz que rápidamente desaparecía entre los innumerables arboles, helechos y matorrales, que crecían tímidamente bajo las ondulantes sombras de los colosos de madera que prendían el aire con mil colores suaves y calmantes que aprecian acariciar la nariz.

El hombre, a pesar de todo aquella, paseaba tranquilo por la zona, al menos todo lo tranquilo que podría estar con constantes ilusiones moviéndose por el lugar, bajo su resistente armadura y su cristalino casco parecía estar separado del mundo, lo único que aprecia llevar aparte de su defensa, era una enorme y elegante lanza que se mantenía a su espalda, sin embrago, sus manos se mantenían siempre cerca de las zonas donde guardaba una buena cantidad de cuchillos arrojadizos que aprovechaba para atacar a distancia, y a veces de sorpresa, ya que los mangos de los cuchillos se camuflaban en los colores sinuosos del traje, entre los fríos colores de la máscara, se podían apreciar sus ojos relucientes que trataban de no perder detalle del peligrosos lugar.

Los caminos, al menos para él, eran demasiado aburridos, era mucho más fácil encontrar cosas interesantes si uno se perdía, desde los caminos nunca habría visto las cosas tan espectaculares de las que más de una vez había podido disfrutar, y esa costumbre había pervivido en el mucho tiempo, esa era la razón que en su búsqueda de su hermano, al menos en ese momento hubiese optado por perderse, además, su hermano, se lo imaginaba más rechazando todo contacto en la más absoluta soledad que en ningún otro sitio poblado, quizás se lo encontrase rondando por aquellos arboles, después de todo, no sabía muy bien a donde ir a buscar, las pistas sobre él era muy escasas y difusas.

Finalmente, algo se interpuso en su camino, una enorme formación de piedra, las gritas y el musgo resbalaban por toda la superficie, formando surcos profundos e interminables, bajo este, numerosas rocas de diversos tamaños se agolpaban unas contra otras por la gravedad, encima de aquel risco se podía ver levemente algún esto de vegetación que había escalado la pared.
Se acerco y miro el risco, otro ruido a sus espaldas, fugaz delatador, lentamente llevo las manos s su lanza, mientras lentamente miraba sus espaldas, había algo allí con él, esta vez no cabía duda, los ruidos y la penetrante sensación de algo clavándote su férrea mirada en su nuca.
avatar
Barsala

Mensajes : 10
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Keth-ela el Dom Jun 24, 2012 3:12 am

Keth buscaba. Buscaba y buscaba sin sentido. Según ella cazaba, pero el seguir a la presa era la única excusa que tenia para no pensar. En ocasiones, la voz de su hermana era tan fuerte que le atormentaba. En otros momentos, tan débil que le hacia temer lo peor. Pero, últimamente, siempre estaba ahí. Eso atormentaba y a la vez impulsaba a Keth a seguir adelante. La elfa fijo la presa, no muy lejos del acantilado. Apenas un cervatillo que ignoraba el peligro. Saco la flecha, apunto y un sonoro “crack” inundo el área, el animal escucho y se hecho a correr. La elfa maldijo en su idioma, dando un puntapié al suelo. Era una idiota… la presa se había ido y ahora no tenia que comer.

Con la piel un poco tostada por el sol, finalmente había llegado a esa área huyendo de aquel infernal barco volador. “La dama” si, como no. Nunca aceptaría nada gratis de desconocidos, ni rifas, ni regalos ni nada. La suerte le había aparentado sonreír, pero en su lugar, le golpeo muy duro entre las costillas. Ahora, sin compañeros, sin dinero y pocas pertenencias estaba ahí, sola, en medio del bosque perdiendo a su presa. La chica se rasco la nuca, cerrando los ojos. ¡Cuánto mas iba a perder! Ya estaba desesperada. Se acerco al acantilado, sin darse cuenta que a metros de ella un desconocido se encontraba. Observo la orilla y pensó en saltar… al menos así, su hermana no tendría que decepcionarse de ella. Así, olvidaría las muertes en la dama. Así, se olvidaría completamente de todo su alrededor. Cerro los ojos y dejo que el viento acariciara sus cabellos, su piel. –Salta…- dijo su voz interna. Keth sabia que si lo hacia, moriría…

-Prometiste que me buscarías- una voz llorosa irrumpió en su mente. Keth abrió los ojos, mirando a su alrededor. El cantico llego a ella Cantare hasta el amanecer… esperare por ti, llamando tu nombre por siempre. La esperanza me mantiene por ti… no me dejes de buscar… hermana- La elfa se tallo los ojos, sintiendo que escocían. Negó con la cabeza, dándose la media vuelta… iría a buscarla. Tenia que. Encontraría a un dragón y lo haría hablar a como diera lugar, así tuviera que descamarlo… tendría que hacerlo. La elfa tomo su arco y flecha y volvió a la búsqueda… tenia hambre, sed y estaba muy cansada.
avatar
Keth-ela

Mensajes : 78
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Barsala el Lun Jun 25, 2012 12:31 am

No percibió los suaves pasos sobre la cornisa a la que miraba en aquel momento, lo que sí pudo sentir, fue un ligero gruñido entre la maleza, sin perder tiempo saco su lanza y la aferro con fuerza con ambas manos, y se giro, buscando entre la maleza el origen e aquel pequeño susurro agresivo que podría significar casi cualquier cosa.
Respiraba pausadamente, con sus ojos nerviosos mirando a todas partes, tratando de encontrar el origen e aquel gruñido entre las verdes hojas de los helechos matorrales, las extremidades le temblaban ligeramente con lentitud por el nerviosismo y la incertidumbre frente a un posible peligro desconocido.

Po un segundo, unos mechones de pelo castaño asomaron entre la maleza, -¿Gong?- pregunto rápidamente incrédulo, aquel color de pelo le recordaba al de su hermano la última vez que lo vio, sin embargo la razón de su largo viaje no se encontraba ahí, estaba muy muy lejos de aquel bosquecillo lleno de toda clase de vida vegetal, sufriendo una particular y extraña tortura para la cual no se había preparado.

Su ligera esperanza de que aquel pelo perteneciese la cabeza de su hermano no ardo en disuadirse, cuando al mechos se le fueron sumando más y más pelos, hasta que la superficie mostrada superaba con creces la que podía ser de la cabeza de su hermano, a eso se le añadieron cuatro fuertes patas con afiladas garras que le concedían su agilidad felina, una cola corta que apenas le debía de servir para aparatar las moscas, era demasiado pequeña para que este seguro de si se podía usar de timón delante de aquel cuerpo de apariencia suave y atlética, se encontraba una cabeza con dos prominentes orejas triangulares, ojos marrones y penetradores, como si quisiera matar con ellos y una formidable mandíbula repleta de afilados dientes y sobre la cual sobresalían como fuertes dagas dos caninos blancos a los lados de la boca, que aterrorizaban a sus presas con la sola visión de su potencial de muerte, pero por suerte, ese humano acorazado no era una presa.

Inmediatamente, tras su imperturbable faz metálica brillante, el guerrero no quietaba la vista de encima a su rival, empezaron con lentitud a girar el uno al lado del otro, observando con cuidado los movimientos rivales esperando cada uno el más mínimo descuido del rival para destrozarlo.
avatar
Barsala

Mensajes : 10
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Keth-ela el Lun Jun 25, 2012 6:39 am

Un ruido proveniente de cercas la alerto. Fue un gruñido bajo y el ambiente se tenso.. Era la clase de energía que ella sentía antes de una tormenta. No es que tuviera poderes especiales para detectar a otros, mas bien, era el conocimiento que ya poseía. La sensación y energía de otros. Keth pudo prever que algo no andaba bien, pero no para ella, sino para alguien más. Lentamente avanzo hacia donde ella creyó sentir aquella fuerza. Las ramas de los arboles rozaron su rostro suave, apenas en una caricia helada. No presto atención a las hojas que silenciosas, eran apenas tocadas por sus pies ligeros. Trataba de mantenerse tan callada como le era posible.

Un mechón de pelo cayó por debajo de su capucha, aunque Keth no le dio importancia. Aquella prenda le permitía no dejarse ver. Incluso la mascota que había encontrado en la Dama guardaba silencio. La elfa se acerco cada vez más a aquel sitio, cercas del desfiladero, un claro pálido y silencioso… o eso era. Ella pudo ya escuchar perfectamente las pisadas de un ser a dos piernas, mientras que otro a cuatro, mas ligero le seguía. No fue hasta que su vista pudo vislumbrar en aquel sitio a un hombre que llevaba un casco y a un animal salvaje, un tigre, dando vueltas con calma. Keth apunto al animal y luego al hombre… tensando el arco. Cualquiera de los dos podía ser el peligro, y, por algún motivo aposto mas al hombre.

Se mantuvo en su área… esperando. Hombre y bestia daban vueltas, analizándose uno al otro. Era una armadura interesante la que llevaba. Algo intimidante, pero, el que fuera blanca le daba mucho a pensar. Normalmente los caballeros oscuros no llevan blanco. De hecho, la mayoría de las malas personas se distinguen por el negro, por la muerte. Aun pensaba en como seria en verdad aquel sujeto y sus propósitos… ¿Qué tal si huía de la ley? ¿Qué tal si era un sujeto siniestro? ¡Un violador!... un violador de armadura blanca. Claro, eso era lógico. Sintió el canto de su hermana suave, como un murmullo a su oído. Kath… ¿acaso fue aprobación lo que ella escucho?

No tuvo tiempo para pensar mas, pues la bestia salto sobre el. Casi al instante, Keth salió aun bajo la capucha de entre los arbustos, su figura podía parecerse incluso a algún hombre. La flecha zumbo en el aire, clavándose directo en las costillas del animal. El tigre rugió, girándose hacia ella. Tomo otra flecha y apunto… pero el animal llego demasiado rápido a ella, arrojándola al suelo, mientras sus garras se apoyaban sobre su pecho, rasgando un poco de piel… Keth miro a la bestia a los ojos… y, tomando la flecha el clavo en su costado, buscando quitársela de encima.
avatar
Keth-ela

Mensajes : 78
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Barsala el Mar Jun 26, 2012 1:54 am


Fue, en cierto sentido una grata sorpresa, que un tercero se internase en el combate, el tigre ya se había lanzado a por él, todo lo rápido que le permitieron sus reflejos, trato de esquivar la embestida desgarradora de la bestia, trato de echarse a un lado y aprovecharse para tratar de clavarle su lanza en el costado, o en cualquier otra parte a su alcance, sin embargo en mitad de su frenética carrera, una flecha salida de la espesura atravesó su piel, haciendo que su sangre saltase y manchase las plantas cercanas, se retorció de dolor y rugió.

Barsala, que no se esperaba que aquella flecha interrumpiese en la escena, ya había iniciado el movimiento, y al no encontrarse con lo esperado, acabo cayendo al suelo, preguntándose qué demonios había pasado, se levanto todo lo rápido posible, buscando a la fiera con la mirada, esta estaba encima de alguien, que le acaba de clavar otra flecha en otro costado, volviéndole ha hacer rugir, haciendo que clavase más las garras en su cuerpo mientras, acercaba su rostro y grandes colmillos a su carne, iracundo, deseando matarla.

Cuando la conociera un poco más, sabría perfectamente que aquella arquera, podría haberse encargado perfectamente de aquel felino incluso sin su ayuda, pero tanto ahora, como en un futuro, no habría pasado la oportunidad de ayudarla, sin terminar de ver más que una ligera figura humanoide entre las piernas del felino, nos e contuvo, corrió hacia la criatura, que , distraída, no notaba su presencia, y le indio su lanza entre las costillas, casi al lado de la columna vertebral, atravesándole órganos y músculos, haciendo que dé el manase sangre como agua de un manantial.

Casi el saco por el otro extremo del animal, tras unos segundos, dejo de revolverse y su cuerpo se quedo inerte, saco la lanza del cadáver y la dejo a un lado, tratando de sacar ese enorme carnívoro de encima de esa persona que le había ayudado, que seguramente estuviese empapada de sangre.
-“¿Por qué lo habrá atacado?”-, pensó, recordando por un segundo la dolorosa muerte de su perro, on ciertas dudas, pregunto, -¿tienes alguna razón en especial para haber atacado a este tigre? ¿buscas su piel, sus dientes, huesos, su carne?-
avatar
Barsala

Mensajes : 10
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Keth-ela el Miér Jun 27, 2012 12:03 am

Las garras se clavaron con fuerza rasgando túnica y piel. Ella dio un gruñido imperceptible, mientras su espada se materializaba en mano y se disponía a clavarla sobre el tigre. Sin embargo, una lanza se hundió en las costillas de la criatura, atravesándola de forma que la sangre cayó sobre ella… manchándola… con una mueca de asco, detestaba la sangre, su aroma, la sensación.

El animal era pesad por lo que con dificultad intentaba sacárselo de encima. Aquel hombre le ayudo, quitándoselo con facilidad. Keth en cuanto pudo, dio un salto poniéndose de pie… intento ignorar con todas su fuerzas las heridas causadas por el tigre. Un arañazo sobre sus hombros, otro sobre su vientre, nada mortal, pero que dolía bastante. Dio un paso hacia atrás al escuchar su pregunta. Utilizo la magia de la bufanda para cambiar su voz… mas ronca, no podía distinguirse si era hombre o mujer. Tomo una flecha y la apunto a el…

-Ni su piel… ni sus dientes… ni sus huesos o su carne. –Dijo calmadamente –Solo vi a una bestia que quería lastimar a un viajero incauto y actué…- Keth se mordió el labio inferior por no quejarse. -¿Cuál es tu propósito e interés en este sitio? –La elfa se acerco mas al desconocido, aunque guardo su distancia prudente –nunca he visto una armadura así. ¿Eres de algún ejército? ¿Estas en guerra? Te aseguro, que estos bosques vírgenes son realmente peligrosos, y si es alguna estrategia por obtener terreno, será inútil. Nadie iría mas adentro…- No pudo resistir más. La piel ardía… tenia que lavarse con agua. Miro de reojo la herida en su hombro, rasgando la piel y la tela, se vería sangre. Al igual que en su vientre, solo que esta se mezclaba con la del animal en sus ropas. Sin dejar de apuntar, carraspeo, su voz volvió a su tono habitual. –Mantente… de tu lado del claro, desconocido- dijo Keth, bajándose la capucha. Su cabello verde esmeralda pareció aliviado de ser libre y acariciado por la brisa de aquel sitio. Callo suavemente por sobre la tela, colocándole ella hacia un lado. Se quito la capa solo del hombro, mirando la herida –Solo eso… murmuro, ardía pero tampoco le dio importancia. Luego lo vio a el

-No creas que porque soy mujer, podrás aprovecharte. No tientes y… si quieres algo del tigre, adelante. –Ella se alejo del bicho, todos sus sentidos estaban en alerta. Sabia que a veces los ladrones se ponían en emboscadas, así uno distraía y los demás atacaban -¿estas solo? – pregunto, era como un interrogatorio de guerra. Termino por quitarse la capa con una agilidad increíble para no soltar sus armas, apuntando a el – ¿Tu nombre?- No podía evitar ser fría y dura. El pequeño viaje en aquel barco volador le había hecho mas desconfiada… sin mencionar a aquellos que en su momento, le habían traicionado. No podía darse más lujos, aunque la voz de su hermana canturreara emocionada y contenta. Eso la confundía… casi siempre era un murmullo. El cantico se hizo tan fuerte que Keth tuvo que cerrar los ojos y suspirar profundo, temblando un poco… maldijo mentalmente, enfocándose en el hombre -¿y bien? – dijo, refiriéndose a que esperaba todas sus respuestas.
avatar
Keth-ela

Mensajes : 78
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Barsala el Miér Jun 27, 2012 2:55 am

La voz no, el tono, el tono de aquellas palabras que no cesaban de interrumpir sus intentos de hablar, que no llegaban a salir de su máscara, le recordaba aquella forma de hablar a la de su instructor en su época de soldado, arrogante y duro como el acero, detestaba aquel tono de voz, frio, duro, agresivo, imperativo hasta límites insospechados y para rematarlo todo, le apuntaba con un arco, , le hervía la sangre, ¿qué le hacía pensar que no le daría respuestas?¿porque tenía que hablarle así? se irrito verdaderamente, hasta el punto de que antes de que se calmase y responder, iba a hacer una tontería.

Clavo su lanza en el suelo, hundiéndola en la húmeda tierra que apenas ofreció resistencia a su paso, lentamente, sin quitarle la mirada de encima la mujer, o más bien a su arco, extraño no de los muchos cuchillos arrojadizos que llevaba encima y que tan bien se le daban usar, apunto lo más rápido que pudo y lo lanzo.
Poco después, golpeado por el fuerte y metálico proyectil, el aro cayó al suelo de entre sus manos, sin producir ruido por la hierba que amortiguo el golpe, el cuchillo aterrizo cerca, en cuando localizo el destello metálico que delataba su posición s dirigió hacia él.

-No me gusta que nadie me apunte con un arco, me pone nervioso…- admitió mientras quitaba un poco de la suciedad que se había pegado al filo al caer.
-Vamos, ¿qué he hecho yo para que me amenazases así? ¿Acaso mi pregunta ofendió? En ese caso lo siento y vuelvo a preguntar, ¿señorita, me podría decir si no es molestia por favor si necesitaba alguna cosa de este animal y si esa fue la razón de su ataque? Pero en fin, ya dijiste que nada, asique supongo que no tiene sentido esperar respuesta, fin, meres tus respuestas, vamos a ver… - se movió unos segundos por el claro, tratando de recordar las preguntas y respondiéndolas al tiempo que aparecían en su mente.
-A ver… me llamo Barsala, no, esto no es ningún plan de conquista ni avanzadilla ni nada, fui soldado pero hace mucho, mucho tiempo y ya lo deje, y si, se podría decir que estoy solo…creo- se pregunto si en aquella pregunta contaban invocaciones como la de su perro, -bueno, mi objetivo aquí…nada, solo estaba de paso, y ahora antes de que quizás desaparezcas en la nada o empiece a tratar de cocinar esto, quizás para mí solo, no tengo demasiada hambre, pero no quiero haberlo matado en vano….aunque proteger a alguien no es mala escusa, en fin, necesitas, nos e, ¿buscar agua o vedas o que te ayude a algo? Estas muy manchada de sangre y por lo que veo, no toda es del tigre, por cierto, cuando puedas, ¿podrías responder a las mismas preguntas que yo hice? -
avatar
Barsala

Mensajes : 10
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Keth-ela el Miér Jun 27, 2012 4:51 am

Keth se haba apresurado. Pero, tampoco tenia muchas opciones… por un lado, la voz de su hermana era tan fuerte ahora mismo que su cabeza ardía. Pensó que caería de un momento a otro y hacia esfuerzos sobre humanos (o sobre elficos mejor dicho) para controlarse. Por otro lado, su hombro y vientre sangraban aunado al hecho de que acababa de aterrizar de un viaje donde había visto muerte y dolor frente a frente. Además, ese sujeto podía ser malo… maldición. ¡Kath cállate!- pensó, pero, inmediatamente la amargura la lleno al reparar en su frase. Eso… nunca. Nunca podía callar a su hermana porque eso, seria no volverla a ver y fallar. Fallar definitivamente. –Lo siento Kath…- murmuro en su mente, su voz… pareció aumentar. Levanto la vista a el al momento en que un cuchillo iba hacia ella y daba directamente contra el arco. La chica se sobre exalto al ver su arma en el suelo, desprotegida… saco la espada y la apunto hacia el, temblorosa. ¡La matarían! Si, la mataría el sujeto al que justo había salvado… bonito fin.

Pero, el dijo que se sentía nervioso con el arco. Así que, ella inmediatamente enfundo la espada. Keth dio otro paso hacia atrás, tragando saliva, sin saber como reaccionar… ella también habría reaccionado así si alguien comenzara a preguntarle sin consideración. La chica guardo silencio, escuchándole… apenas percibía lo que decía. Su voz… maldición. Intento con todas sus fuerzas concentrarse. Pregunto que le había hecho, y se disculpo si había ofendido. Ella se preocupo de haberlo ofendido a el… y luego, comenzó a responder.

Barsala… se memorizo el nombre, y dijo que solo pasaba por ahí. Le ofreció carne del animal y Keth recordó que tenía hambre… y luego le pregunto si necesitaba algo. La cabeza le dio vueltas y, no pudo sostenerse más. Cayo de rodillas, cerrando los ojos –un… segundo…- murmuro, tragando saliva. Tenia que reponerse… y sobre todo, que su hermana bajara la voz. Por un momento pensó que la tenia dentro de ella, pero al final, algo hizo clic -¿Conoces a Kath? – pregunto en un murmullo esperanzado, pero la voz de su hermana no bajo. Eso no era… Keth tembló. Levanto la vista hacia el, tragando saliva –de acuerdo- dijo temblando –creo que… aceptare ese trozo de carne…y de paso… acampo aquí. –Miro al cielo –el atardecer pronto acabara… - y su hermana dejo de cantar. Keth miro a Barsala con curiosidad. ¿Qué quería Kath con el? Quizá… el le ayudaría a cumplir su objetivo. –Yo… tengo cosas en mi bolso. Vendas y eso… gracias, estoy bien. En tanto no sea venenoso, seria horrible si el veneno entrara en mi sangre. –La chica tomo la cantinflera, pero era difícil de vendarse ella misma y curarse al mismo tiempo. –Soy Keth-ela. Llámame solo Keth… y… olvide el resto de las preguntas, pero solo estoy de paso y… venia buscando algo de comer. Ese tigre apareció y pensé que necesitarías ayuda… es toda la historia… lamento ser mal educada… pero… últimamente, no puedo confiar en nadie. –Sonrió algo mas calmada, sin el canto en su cabeza, se sentía mejor –lo siento. Ya sabes… el mundo esta… algo loco.
avatar
Keth-ela

Mensajes : 78
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Barsala el Miér Jun 27, 2012 11:54 pm

-No, lo siento, no la conozco…lo siento- le dijo, de forma algo distraída pero alegre mientras empezaba a obtener sus respuestas, de esa persona que se decía llamar Keth, la cual al final, acepto comer también parte de aquella presa conjunta, Barsala, ya empezaba a despellejarla, dejando tiras y tiras de piel ensangrentadas tiradas por el suelo, las cuales poco después junto con las vísceras que no podrían comer las enterraría para asegurarse que su olor a carne muerta ensangrentada y en descomposición, no atraía a bichos complicados y problemáticos mientras durmiesen en la noche, interrumpió su tarea cuándo se percato de las heridas de la joven, inmediatamente se levanto y se ofreció a ayudarla a curarse de aquellos cortes y magulladuras.

Tras unos minutos de cuidadosa y dedicación, consiguió haber limpiado la herida y vendarla lo bastante bien como para que a pesar de que los vendajes pronto adquirieron un color carmesí fuerte, cubrían la herida y la protegía de forma efectiva, sin embargo, ahora que había estado cera de ella unos minutos, aparte de quedarse sorprendido por la belleza de la mujer, se dio cuenta también de lo largas y puntiagudas que eran sus orejas, se había encontrado con una elfa, que llevaba toda la ropa manchada de sangre propia y del tigre, -quizás luego deberíamos luego de buscar agua o algo…en tu ropa hay mucha sangre y quizás deberíamos limpiarla, hay muchos bichos sueltos que pueden malinterpretar tanta sangre- se volvió a la presa mientras pensaba un poco, mirando más su armadura que las vísceras que estaba enterrando, al final se decidió a hacerle un ofrecimiento aunque podría dificultarle un poco después el combate, -si quieres…podrías quitarte esa ropa sangrienta y te podría dejar la armadura, a mi no me importa, bajo esta coraza llevo más ropa y abrigaría bien…ya si podrías ir cubierta y si ese molesto roce pegajoso de la ropa empapada con la piel…prometo que si dices que si no mirare…- dijo, ligeramente sonrojado, creyendo cada palabra que su sugerencia era ridícula, volviendo al final a la carne.
avatar
Barsala

Mensajes : 10
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Keth-ela el Jue Jun 28, 2012 11:35 pm

Keth asintió, bajando la mirada –oh… de acuerdo- el no conocía a su hermana. Era otro obstáculo, otro callejón sin salida respecto a la búsqueda de su hermana. Con un aire decepcionado, le observo despellejar y destripar al animal con maestría. Seguro era uno de esos hombres que viajaban solos aceptando algún que otro trabajo. Intento sanarse ella misma, pero con una sola mano era difícil. Gruño molesta, intentando de nuevo tomar aquella botellita de alcohol con la mano izquierda. De pronto, el se acerco y se ofreció a ayudarle. Keth le miro en un principio desconfiada, pero no dijo nada. Sabia que necesitaba la ayuda y la verdad, la aceptaría de el.

En si, le extraño bastante su delicadeza y cuidado al limpiar la herida. En un par de ocasiones, hizo una mueca de dolor, pero supo que era mucho menos doloroso que si ella misma se hubiera sanado. Era poco posible utilizar su poder a su favor, pues necesitaba gastar energías y esencia y eso seria peor que tener una herida en el hombro. Los vendajes, pese a lo que pensó se llenaron de sangre rápidamente, la herida había sido mas profunda de lo que creyó. De pronto el dijo algo que le hizo mirarlo primero con furia asesina, luego con escepticismo y finalmente, con una extraña sensación de desconfianza y perturbación. ¿Podía un hombre ofrecerle una cosa así sin malas intenciones?

-buscare ropa mía…- dijo mientras se levantaba con un poco de esfuerzo y buscaba en sus cosas. Un pijama… sucio… un vestido. Oh, sorpresa sucia. Un par de pantaloncillos de tela y camiseta… sucio. Todo tenía tierra o manchas de sangre. Recordó que hacia rato no se encontraba con algún rio o riachuelo. Al menos no desde que logro bajar de aquella maldita maquina infernal. Suspiro, algo molesta. Odiaba que la suerte estuviera en su contra… no, suerte no. Ella misma había forjado ese destino, todas sus decisiones desembocaban en este punto. Incluyendo la de confiar en un hombre… un hombre. Keth suspiro, mientras pasaba las manos por su frente algo fastidiada –De acuerdo- dijo ella –pero llegas a mirar, y te juro que… perderás los ojos antes de que logres decir algo- era su forma de decir “no mires por favor”. El se quito la armadura y se la ofreció. Keth la miro, suspirando ¿Cómo rayos se ponía eso? La mayor cantidad de piezas de metal que había llevado fueron varias pulseras y un par de hombreras… oh, y rodilleras. No se puso el yelmo, pero si la parte del pecho y aquella parte que cubría sus piernas. En cuanto se calzo el peto y las perneras, se sintió tambalear, yéndose de trasero. El golpe fue sordo y sintió el intenso ardor en el área del vientre, donde la herida seguía fresca –agg… - se quejo, pero soporto estoicamente y volvió a ponerse de pie, esta vez, buscando sujetarse a un árbol. Le miro -¿Cómo haces para cargar esto?- dijo quejándose, mientras intentaba acercarse a la bestia. Desistió, sentándose cercas de aquel árbol, hacia un día que no comía y no estaba en sus mejores condiciones físicas. Cerro los ojos y dejo caer la cabeza sobre la corteza del árbol, mirando al cielo –casi anochece…- murmuro. La armadura se sentía fría contra la piel, pero al menos, no estaba tan expuesta hasta el. –La luna pronto saldrá –y un escalofrió le recorrió. Lunas…

Un roce en su pierna le hizo sobre exaltarse. Lo sintió débil, apenas una caricia imperceptible contra la armadura. Bajo la mirada, ahí estaba Kuripu, mirándole bajo ese pelo verdoso… se pregunto si lograba realmente verla o si solo se guiaba por instinto. La criatura comprobó que ella estaba bien antes de ver a Barsala, acercándose a el corriendo en forma de juego. Keth lo miro asombrado, saltando sobre e el hombre, sujetándose de su mano derecha, mientras mordisqueaba juguetonamente –Kuripu- dijo en un tono chillón. Keth sonrió, sabia que esa criatura decía mas que “Kuripu” pero, lo hacia con los extraños para hacerse el tonto. –Es raro...- dijo ella mientras fruncia el ceño –el nunca hace eso. Casi siempre… huye de los extraños. –Keth arqueo una ceja- entonces… supongo que tus intenciones no son tan… malas. – Dijo finalmente –lo único que se de esa criatura es que no aparece ante personas malignas u oscuras. –La elfa suspiro, cerrando los ojos –Kuri… no fastidies al desconocido. -
avatar
Keth-ela

Mensajes : 78
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una doble busqueda

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.