Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 8:03 pm

» Criaturas Norethianas: Hexagoat
por Croatoan Ayer a las 8:03 pm

» Criaturas Norethianas: Pejesapo
por Strindgaard Ayer a las 7:48 am

» Criaturas Norethianas: Bargest
por Kenzo Dom Jul 15, 2018 6:17 pm

» Los Que Se Niegan a Dormir [Campaña]
por Rimbaud Dom Jul 15, 2018 6:15 pm

» Criaturas northerianas: Troll
por Bediam Sáb Jul 14, 2018 11:04 pm

» Bediam
por Alegorn Sáb Jul 14, 2018 9:26 pm

» Criaturas Norethianas: Gargola
por Kenzo Sáb Jul 14, 2018 6:44 pm

» Reglas de Noreth
por Tariom Vie Jul 13, 2018 8:39 pm

» Otro más que se une
por Tariom Vie Jul 13, 2018 8:26 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El claro del sendero tormentoso

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Aleida el Jue Jul 12, 2012 11:53 pm

Aleida empezaba a cansarse. La huida de hacía unas horas, sumada a otra huida de algo más peligroso aún a caballo, hizo que el dolor se le acentuara en las piernas y la espalda.

Con varios crujidos, el Yordle cayó bloqueándole la visión durante un segundo.
-Sí... -respondió arrastrando ligeramente la sílaba, sin saber en verdad qué era lo que le había dicho Erick, pues lo oyó, pero no lo escuchó, en ese preciso momento en el que inclinó la cabeza hacia un lado. Y se quedó con la boca abierta.

Todo volvió a ocurrir en un momento. El chico le advertía que frenara una y otra vez, pues una enorme bestia, específicamente un tigre de grandes dimensiones, con una larga y robusta cola bífida, los esperaba en el claro que se les avecinaba.
Por no hablar de sus colmillos con un tono marrón, rastro de la sangre de sus presas.

Sí, podía frenar, pero aquel félido mutante estaba agazapado contra el suelo, marcando los músculos de su lomo. Por lo que si frenaba, alguno de los dos podría resultar presa de la bestia.

Por otra parte, si hubieran tenido tiempo suficiente, hubiera dedicado un momento a mirar al Yordle.
¿Atacarlo?¿Así, de frente?

''¿Que crees que soy, un licántropo?'' -pensó mientras se inclinaba sin hacer frenar al caballo.
La bestia se relamió mientras agarraba impulso con sus enormes patas. Aleida miró a la bestia involuntariamente los dos segundos en los que avanzaban hacia ella.

La bestia se abalanzó sobre ellos estirando sus patas, las cuales terminaban en unas garras desproporcionadas, hacia ellos en el momento que la bruja tiró con todas sus fuerzas de las riendas hacia el interior de la oscuridad del bosque, saliendo del sendero y adentrándose en los frondosos troncos negros.

A pesar de que la bestia cayó de pie, se oyó un golpe tremendo seguido de un peculiar y estridente rugido.
Entonces, el sonido de los cascos de Enki, se mezcló con el que hacían las patas de la bestia al correr tras ellos.

Los brazos le dolían al tener que tirar tan bruscamente de las riendas para esquivar los árboles.
Esperaba volver a encontrar, aunque en otro punto del camino, el río desde donde habían empezado a huir.

Empezaba a sentirse fatigada. El camino casi bloqueado por los troncos parecía interminable y era insufrible.
Se tambaleaba hacia los lados, y el suelo lleno de raíces obligaba al caballo a dar grandes zancadas.

Finalmente, pudo ver que el tupido bosque empezaba a aclararse un poco en lo que parecía el horizonte. Agitó las riendas a la vez que daba repetidos golpes en las ijadas del animal.

Dio múltiples saltos y giros bruscos, y cuando parecía que por fin quedaba poco para llegar, se escuchó otro rugido y la bestia apareció de repente por su derecha, con sus grandes zarpas extendidas y la boca entreabierta. El caballo relinchó con fuerza y se tambaleó. No obstante la bruja empezó a darle fuertes golpes en la ijada por lo que el caballo echó a correr por el pánico.
Aleida se inclinó hacia adelante lo más rápido que pudo.

La bestia, a pesar de haber fallado en su nuevo intento de devorarlos, había logrado darle un zarpazo, que pareció doloroso pero superficial, en la parte trasera al caer hacia el otro lado, lo que causó que Enki tambaleara sus cuartos traseros hacia atrás.
Aleida se dejó llevar un momento por el pánico, sacó su cuchillo de la funda que caía sobre la costilla, y lo lanzó hacia la nuca del félido.

Agitó varias veces las riendas con fuerza sin pararse a mirar a la bestia. Por lo menos, quería atravesar el río y aunque fueran más visibles, puede que fuese un camino más rápido.

No sabía, ni tampoco se giró a comprobarlo, si la bestia estaba herida, muy herida, o sencillamente no lo estaba. Pero en todo caso, habían ganado un poco de ventaja.
avatar
Aleida

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Charles Preston el Vie Jul 13, 2012 11:41 am

Erick tuvo que agarrarse fuertemente al caballo para no caer cuando Aleida tiró de las riendas del caballo, aunque muy acertadamente, ya que terminó por esquivar las garras de la bestia.

Se habían desviado del sendero y ahora el bosque volvía a ser más espeso y tenebroso, como debía ser. El caballo era bastante incómodo debido al paso que estaba obligado a llevar, esquivando las raíces donde podría tropezar o por donde se le podría encajar una de las pezuñas.

Pronto el Yordle pudo escuchar el río, si no le fallaba el sentido de la orientación, sería el mismo que en el que estaba Aleida hace apenas uno o dos minutos.

El felino hizo que el caballo se encabritara con uno de sus zarpazos, en ese momento el Yordle saltó del caballo y se lanzó a por la bestia. En el aire el pequeño cuerpo de Erick comenzó a refulgir y acabó por transformarse en una bola de rayos. Esta bola atravesó el cuerpo del felino y después volvió a transformarse en el Yordle.

El animal se tambaleó en el sitio, lo habían electrocutado y además parecía tener un corte en el pecho, en el que se podía ver como comenzaba a mancharse de rojo el pelaje del animal. Estaba aturdida a fin de cuentas.

Erick se lanzó encima del lomo de la bestia y esta empezó a moverse y a saltar alocadamente de un lado para otro, intentando quitarse al ninja de encima, sin embargo, este no dio su brazo a torcer. Agarro al animal del cuello y se cogió las manos por el otro lado tan fuertemente como podía.

-¡Yiiiiihaaaa! –gritó el Yordle mientras se sostenía sobre el lomo de la bestia, todo aquello le divertía, a pesar de que en cualquier momento se podría llevar un zarpazo, no era en eso en lo que él pensaba. Su mente se llenaba de imágenes con él montando a aquel animal y eso sí que le gustaba.

Aguantó encima del lomo hasta que el desgraciado animal paró de moverse, dejó de resistirse. El mareado Erick que había sobre él sonrió triunfante. El animal se tumbó y comenzó a lamerse la herida que le había provocado Aleida mientras Erick se acercaba para hacerle cosquillas en el vientre, como se podía esperar de un felino, aquello le gustó y se puso rápidamente con el estómago hacia arriba, sacando la lengua mientras respiraba agitadamente.

En lugar de una fiera ahora parecía un gato doméstico, el Yordle había encontrado su punto débil, por decirlo de alguna forma.

Erick le dedicó una gran sonrisa a Aleida. –Habrá que pensar en un nombre… ¿Alguna sugerencia?

Erick se volvió de nuevo hacia el tigre, mirándole la herida mientras le susurraba con la voz de quien le habla a un niño pequeño. -¿Quién te ha hecho esto? La mala de Aleida, le vamos a tener que pegar… -Y cosas por el estilo.

-Habrá que curarle la herida. ¿Te parece si vamos hasta el río?
Había hecho un nuevo amigo.
Jé.


Charles Preston.
avatar
Charles Preston

Mensajes : 53
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Aleida el Sáb Jul 14, 2012 12:57 am

Enki se escabritó, entonces el chico saltó del caballo y se enfrentó a la fiera...

Aleida luchó y agitó las riendas desesperada en su intento por dominar a Enki, el cual se había descontrolado por el miedo y daba fuertes sacudidas. Intentaba
volver a encabritarse, lo que hacia que la bruja resbalara poco a poco hacia atrás.

-¡¡So!! ¡¡Quieto!! ¡¡Enki!! -le gritaba con tanta irritación y nerviosismo que sus gritos sonaban guturales.

Las riendas le lastimaban las manos, por lo que al final no tuvo más remedio que soltarlas a causa del dolor en las manos y parte de las muñecas, y casi cayó hacia atrás cuando el caballo logró encabritarse de nuevo.

Aleida tiró con fuerza de las riendas hacia atrás, agarrándose como pudo al cuerpo del animal para no caer, y llevarse un buen golpe.
Finalmente el caballo cedió un poco, aunque seguía muy nervioso. Resoplaba y movía la cabeza hacia los lados, pidiéndole a su dueña salir de entre la maleza de troncos.

Aleida pasó una pierna temblorosa por encima del lomo de Enki y bajó. Lo ató al tronco más cercano rápidamente para evitar que éste saliera corriendo y automáticamente se echó al suelo con la respiración agitada, mirando al Yordle.
-¿Que demo... -empezó a preguntarle con un hilo de voz, pero luego prefirió apoyar un brazo en las rodillas y luego apoyar la frente en él.
Respiró profundamente, intentando recuperar el aliento. En ese momento se dio cuenta de la sed que tenía.

Aún jadeando, se pellizcó suavemente el puente de la nariz.
Inspiró profundamente, concentrándose en la esencia de su interior y exhaló poco a poco, liberando toda la esencia contaminada por el ambiente.

Volvió en sí después de respirar, y escuchó como la voz de Erick se volvía más y más alta en cuestión de millonésimas.
Levantó la vista, parpadeando mientras sus pupilas volvían a la normalidad.
Le devolvió una sonrisa de alivio a Erick. Aún jadeaba, aunque mucho menos.

No pudo evitar sentir compasión por el félido, ya que era tan sólo un animal inconsciente pero, ¿Qué podía haber hecho? A ellos les hubiera dolido mucho más ser devorados por sus enormes colmillos.

-Sí... -se echó el pelo hacia atrás y cerró un momento los ojos, fatigada.- Vamos...

Suspiró y se levantó para desatar a Enki, agradecida de tener el río justo al lado.
avatar
Aleida

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Charles Preston el Dom Jul 15, 2012 3:34 pm

Mientras el domaba, más o menos, al felino. Aleida había estado batallando con su caballo, que seguía empeñado en huir, pero la humana lo había atado con destreza a uno de los árboles cercanos.

Miró de nuevo al gran gato. El pequeño ninja no era del todo consciente del peligro que habían pasado, de hecho nunca lo era, ni de lo acertada que había estado Aleida en sacar su daga e intentar matarlo. A fin de cuentas hubiera sido ellos o él. Por suerte para Erick no había salido mal parado de toda aquella locura que había hecho. ¿A quién se le ocurriría montarse en un gato de semejante tamaño como si se tratara de un toro? A un Yordle, claro.

Erick correspondió a la sonrisa de Aleida, que parecía bastante alterada, pero que al parecer se recuperó ligeramente al apretarse la nariz (curioso), porque fue a por el caballo y siguió andando hasta el río, seguida por Erick que a su vez era seguido por el felino, aunque Erick tiraba también de él, posiblemente eso ayudara un poco a que le siguiera.

Una vez en la orilla el gato se tiró al agua y Erick se cruzó de piernas en el mismo límite (estando sentado)
-¿Sabes? Deberías hacerte mirar lo del corazón y eso, no es normal que alguien tan grande jadee tanto. –bromeó Erick. Para él correr era tan natural que ya no solía cansarse demasiado al hacerlo. Miró al felino que estaba tintando de un color carmesí el agua, por suerte, más abajo de lo que estaban ellos.

-Aún no me has sugerido un nombre. –volvió a pedir consejo Erick, no era bueno con los nombres, nunca había tenido una mascota o algo parecido. ¿Qué clase de nombres se le ponen a los animales? ¿Eddie, Reartom? Qué sabía el Yordle.

Retiró la capucha y la tela que le cubría la boca, revelando su mona carita de koala. Hundió las manos en el agua, notando inmediatamente el frescor de esta, se miró embobado las manos a través del agua. Acto seguido las sacó como si se trataran de un pequeño cazo y se las llevó a la boca, bebiendo de ellas para después pasarse las manos aún mojadas por el rostro, refrescándose. Quería aprovechar el alto en el camino.

-¿A dónde iras cuando salgas de aquí? –preguntó echándose hacia atrás y apoyando las palmas de las manos en el piso mientras miraba con sus ojos azules eléctricos a Aleida, esperando una respuesta.


Charles Preston.
avatar
Charles Preston

Mensajes : 53
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Aleida el Lun Jul 16, 2012 8:05 pm

Aleida recogió la daga ensangrentada, que se había desprendido debido a la fuerza de los músculos del animal a tan sólo unos pasos de distancia.

A la bruja le pareció increíble que el félido fuera tan ancho detrás del Yordle y dejando que éste lo sujetara, al parecer, el chico era un pequeño con suerte.
Los miró acercarse un momento y siguió caminando hasta el río manteniendo tensas las riendas, sujetándolas con las dos manos por delante de ella.

El río y los hierbajos del suelo mantuvieron a Enki oportunamente entretenido, aunque éste seguía resoplando aún un poco enfadado.
Se acercó a Erick y se agachó sobre la orilla para que el agua se llevara los restos de sangre felina y se volvió a Erick, con media sonrisa, aunque notablemente más calmada.

-Nunca me había topado con un... -miró al felino nadar y arqueó un poco las cejas a la vez que hacía un leve movimiento con la mano- un... ¿Tigre... ?-se dio por vencida, no sabía qué adejtivo ponerle a aquel animal, ya que era mucho más grande que un tigre.

Volvió a mirar un momento al Yordle y rió entre dientes mientras volvía a mirar el agua del río, entonces también recogió un poco de agua por las manos y se refrescó la cara.

Miró al felino devorar un suculento pez.
-¿De verdad vas a llevártelo? -le pareció divertido, y temerario a la vez.

Suspiró y se quitó el exceso de agua con las manos. ¡Qué noche había pasado!
La pregunta de Erick la hizo cavilar un momento. Pero fue solo un momento, pues desde hacía muchísimo tiempo vivía como nómada.

-A la primera ciudad que me encuentre por el camino -dijo sonriendo a la vez que pensaba. Encogió un hombro y observó la oscuridad del bosque desde la orilla del río.- .Aún no conozco muy bien estas tierras... Bueno, eso ya lo sabías...

avatar
Aleida

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Charles Preston el Miér Jul 18, 2012 4:50 pm

-Sí, supongo que es un tigre. –respondió Erick, levantándose de un salto. –Ya sé, lo llamaré Ben. –dijo dando una palmada. –Ben ven… -se rió haciéndole gestos al minino.

Miró extrañado a Aleida. Claro que se lo iba a llevar, lo había vencido, es decir, había aguando encima de él hasta que el tigre dejó de moverse.

-Pues claro que me lo voy a quedar. Tú llevas un caballo, ¿no? Pues lo mismo. –respondió el Yordle volviéndose a sentar en la tierra. Miró de nuevo a su alrededor, los árboles oscuros del bosque no eran precisamente acogedores.

Observó a la humana mientras pensaba en su pregunta.

-Bueno, una vez sales de Theezeroth hay algunos pueblos y esas cosas humanas. Seguro que a partir de ahí no te es muy difícil orientarte. –volvió a ponerse en pie. –Vamos, supongo que puedo acompañarte. ¿O prefieres descansar algo más?

Erick le hizo unos gestos al felino, que finalmente acabó por acercarse a él. Ben había optado por cazar algunos de los peces mutados del rio, por lo que ahora parecía de bastante mejor humor. El Yordle le rascó el cuello y ese levantó la cabeza, daba la sensación de que sonreía. Por otro lado movía sus dos colas alegremente como si de peludos látigos se trataran.

Erick tiró de él para que se pusiera en pie y de un salto se montó en el lomo del animal, agarrándose por la espalda para evitar caerse, Ben dio un par de pasos y el Yordle rebotó unas cuantas veces sobre su espalda. Soltando un par de carcajadas.

-Jé.


Charles Preston.
avatar
Charles Preston

Mensajes : 53
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Aleida el Sáb Jul 21, 2012 2:12 am

Aleida rió a carcajadas. El buen humor del Yordle ante cualquier cosa le llegó a parecer incluso sorprendente. Le observó llamar a su nueva mascota con entusiasmo.

-Sí, vamos... No sea que nos topemos con otro amiguito... -se levantó y estiró los brazos hacia atrás. Sus múltiples pensamientos volvieron a su cabeza. Tenía que seguir huyendo, alejarse lo más posible, atravesar cualquier tierra hasta llegar a algún sitio donde pudiera vivir segura, si es que existía.

La única manera de averiguarlo era seguir el camino hasta donde fuese. Aunque eso conllevara no pasar muchos días en un mismo lugar, pues por nada del mundo podía permitir que Arien, o alguno de sus camaradas la encontrara.

Suspiró apoyando suavemente una mano en la mejilla. Arien... No podía evitar sentir náuseas sólo con pensar en aquel nombre.
Mientras Erick sacaba del agua a Ben, su nuevo y enorme compañero, pasó la mirada por la oscura arboleda, sin poder evitar empezar a recordar diversos rostros con sus respectivos nombres.

Se dio la vuelta y fue hacia Enki, sin percatarse siquiera de que éste estaba más tranquilo.
Puso un pie en el estribo, cogió impulso y pasó la pierna por encima del lomo del caballo.

Cerró los ojos y volvió a inspirar profundamente, concentrándose de nuevo en su esencia interior, le picaron un poco los ojos al contraerse sus pupilas, exhaló todo el aire que contenían sus pulmones, expulsando la esencia contaminada y abrió los ojos, los cuales ya habían vuelto a la normalidad en cuestión de milésimas.
Parpadeó dos veces, deseando que sus pensamientos también se hubieran marchado, pero aquello era imposible, pues precisamente había empezado a liberar su esencia guiada por Erzebeth.

Las risas de Erick la advirtieron de que éste ya se hallaba en el lomo del félido, lo cual comprobó al girarse un breve momento.
Dio un chasquido con la boca y Enki empezó a caminar.
Imágenes fugaces del turbio pasado de la bruja pasaban por su mente.

Se puso una mano en la frente, intentando bloquear todos aquellos pensamientos que venían a su cabeza cada vez que intentaba plantearse un panorama de cómo podría acabar todo aquello, aquella huida... No podía evitar pensar cosas como si acabaría algún día y si así era, de qué manera.
Desvió su mirada perdida nuevamente hacia los árboles y los matorrales, en un intento por distraer su mente de... ¿De qué? ¿De ella misma?

Se echó el cabello hacia atrás con un mano. Necesitaba dormir, le dolía la cabeza, y sentía que al pensar la jaqueca empeoraba.
-¿Sabes en qué punto estamos ahora mismo?
avatar
Aleida

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Charles Preston el Lun Jul 23, 2012 1:06 pm

Erick rió más aún al ver que Aleida reía. Le gustaba ver a los demás sonreír y más si era gracias a él, no es que le guste que se rían de él, pero unas risas sanas siempre venían bien en un lugar como aquel, sin embargo, la cara de Aleida pronto se tornaría taciturna de nuevo.

-Los amiguitos siempre son bueno, pero bueno, vámonos.

Erick no sabía por qué, ¿cómo iba a saberlo? Pero le daba cierta pena que la chica estuviera con esa cara. Aunque metiéndote de lleno en Theezeroth no podías tener otra muy diferente, supuso. Hizo varios gestos de ¿cansancio, tal vez? Quizás fuera… hmm… tristeza, o quizás pesadumbre. De nuevo, no podía saberlo.

Pronto reanudarían la marcha. El caballo de Aleida iba a una baja velocidad, caminando. Asique no le fue difícil a Erick adelantarla para encabezar la marcha, quien tenía que guiarla era él a fin de cuentas.

El yordle se concentró en sujetarse bien al tigre, sus bamboleos al andar hacían que su pequeño cuerpo se tambaleara a izquierda y derecha continuamente, por lo demás era un animal relativamente cómodo de montar. Erick le acarició el cuello mientras andaban y el tigre le lamió la mano en respuesta.

Era un animal simpático cuando no quería comerte. Supongo que antes de verlos estaría hambriento, pero ahora, después de haberlo derrotado y de que se hubiera alimentado en el río no era más que un gato grande y, lo más importante, Erick parecía caerle tan bien a él como él a Erick.

El ninja miró a su alrededor cuando Aleida le hizo aquella pregunta, parecía cansada de estar allí.

-Falta poco. No más de una o dos horas. Pronto estarás en casita jugando con tus amigos. –respondió Erick con una carcajada. El ninja dirigió los pasos de Ben hacia la senda que habían estado siguiendo antes. Si la seguían durante un rato llegaría un punto en el que al girar a la derecha podrían salir del bosque. Habría un trecho antes de salir y los árboles quizás fueran incómodos para el caballo de Aleida, pero no debería haber muchos más problemas.


Charles Preston.
avatar
Charles Preston

Mensajes : 53
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Aleida el Mar Jul 24, 2012 11:17 pm

La bruja miró Erick adelantar el paso para guiarla.
Miró la espalda del Yordle, dudando durante un momento de lo que éste había querido decir. ¿Se trataría de una ironía?¿Adónde querría guiarla?¿Se trataba simplemente de una broma, un comentario inocente?¿O era una trampa?
No, definitivamente, ya empezaba a pensar demasiado. Estaba claro que se trataba de un simple comentario. Rió entre dientes.

-Ya -sonrió desviando la mirada hacia los árboles. No, no podía ser... Había tenido mil ocasiones para desarmarla o podía haberse limitado a hacer lo mismo que hizo con el felino.
Desechó aquella idea de su mente e intentó no pensar tanto almenos hasta salir del bosque.

Estaban a punto de volver al sendero, bajó la mirada, y volvió a respirar profundamente, pudo ver pasar fugazmente varias imágenes perturbadoras, las cuales reflejaban sus últimos pensamientos desde el descanso en el río, y expulsó su esencia contaminada junto con el aire exhalado, abrió los ojos y se adentró nuevamente en el sendero, aunque esta vez, dentro de lo que cabía, con un poco más de calma.

-Creo que deberíamos ir un poco más rápido hasta salir de la senda... -le sugirió a Erick mientras tensaba ligeramente las riendas de Enki.
No sólo era más cómodo para Enki por las frondosas raíces que cubrían el suelo, también porque ahora que no iban tan deprisa, se podían ver algunas tarántulas negras caminando por los troncos de los árboles. Su forma de moverse y su tamaño le erizaban la piel a Aleida.

En aquel momento se alegró de que Erick tuviera a su nueva mascota, pues no le hubiera gustado nada que éste provocase una lluvia de arañas al saltar entre las ramas.
avatar
Aleida

Mensajes : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Charles Preston el Sáb Jul 28, 2012 7:32 pm

-Como quieras. –respondió el sonriente Erick. Lo cierto es que había ido despacio por si el caballo de Aleida tenía algún problema, había supuesto que yendo despacio no se torcería un tobillo o algo por el estilo. Retrasando así la marcha.

El yordle golpeó ligeramente el lomo de la criatura que ahora montaba y esta aumentó el ritmo. No era difícil para Ben, el tigre de cola bífida, moverse por entre las raíces de ese angosto sendero, a fin de cuentas era un felino adaptado a aquel ambiente. Después del suave espoleo de Erick la bestia aumentó la marcha e intercaló la carrera con algunos saltos aquí y allá, sobre las raíces más sobresalientes.

Pronto el guía paró la marcha, se puso en pie sobre la montura y miró a su alrededor. Sopesando si deberían de desviarse ya o por el contrarió avanzar algo más.
-[color=cyan]Un segundo… -después de medio minuto se decidió y en lugar de seguir por aquel sendero que el bosque corrupto les había ofrecido tan gustosamente se dispuso a virar hacia la derecha.
-Creo que es por aquí. –comentó adentrándose entre los árboles, siguiendo un zigzagueante camino por entre los árboles oscuros de Theezeroth. Un camino que era marcado solo por su propia intuición, pues allí no había marcas que seguir ni camino alguno, sin embargo, su intuición no fallaba y por mucho que zigzaguease seguía yendo en la dirección establecida. Pronto estarían fuera del bosque.

El joven yordle miraba de vez en cuando a la muchacha a la que estaba guiando, no se le ocurría nada más que pudiera comentar y Aleida tampoco parecía especialmente dada a la conversación y su cara de mal humor/tristeza tampoco ayudaba. Asique decidió callar, quizás fuera lo mejor.


Charles Preston.
avatar
Charles Preston

Mensajes : 53
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El claro del sendero tormentoso

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.