Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A Hope's Tail
Hoy a las 8:32 pm por Gar'Shur

» El deber de un jefe
Hoy a las 3:44 pm por Varok

» Strindgaard
Hoy a las 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Hoy a las 1:19 pm por Bizcocho

» Pero sin presiones eeh!
Hoy a las 12:37 pm por Lujuria

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Bunker

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bunker

Mensaje por Inuwel el Mar Abr 19, 2011 1:11 am

Era una noche fría y profundamente oscura, junto con una intensa neblina que envolvía como un abrigo los altos pinos que mantenían escarcha en sus copas.
La aldea más cercana no mostraba ni un atisbo de vida y es que es normal que a esas altas horas de la noche la gente prefiera mantenerse en sus casas bajo el calor y el abrigo de una hoguera o la familia, sin embargo varias voces bisbiseantes de quien intenta mantenerse en sigilo sus pasos se escuchaban aquella noche bajo la sombra del bosque y tapado por el ulular de los búhos o cualquier criatura nocturna un grupo de personas, armadas de distintas formas se detenían de vez en cuando para prestar atención a su alrededor y luego retomaban sus pasos disconformes por no haber encontrado lo que buscaban.

Mientras todas las familias descansaban cómodamente en sus casas este grupo de jóvenes que anhelaban ser futuros miembros para la organización Dherlik debían cumplir una simple misión encomendada por su líder para poder tener un puesto en la organización. Algunos de ellos venían desde muy lejos, Arendia para ser exactos, y es que luego de ver la intervención ante una amenaza que azotaba esa tierra del mismísimo líder Dherlik junto con sus subordinados sintieron el deseo de ser como ellos y servir en ese buen oficio que además era bien remunerado.

Keith Streymeth, era el que dirigía al grupo de jóvenes, hábil cazador de los Dherlik de arduos años de experiencia sostenía en sus manos una gran ballesta y les ordenaba avanzar con su voz seca y autoritaria.

No pasó mucho tiempo para que uno de los muchachos se adelantara y asomándose silenciosamente entre la maleza detectara una silueta que era iluminado por la luz mortecina de las lunas, su piel alba denotaba finas facciones y su cabellera plateada resultaba demasiado extraña para un hombre normal, y sin pensarlo dos veces el muchacho se adelantó apuntándolo con su arco, algo nervioso por ser su primer encuentro con ese tipo de criaturas.

El líder permaneció en su sitio con una sonrisa divertida surcando su rostro mientras los cinco jóvenes acudían junto con su compañero a rodear al misterioso sujeto. La orden desde el principio había sido clara, capturarlo sin acabar con su vida y llevarlo a la mansión Dherlik para investigaciones.

------------

Instrucciones:

Primero, bienve a tu examen :3
segundo xD tienes libertad de movimiento antes de tu encuentro fortuito con los jóvenes cazadores, o sea, los motivos que te llevaron a ese determinado lugar están a tu libre elección
tercero, son seis tus adversarios en este momento, su objetivo no es matarte si no llevarte con ellos, puedes intentar dialogar, pelear, patalear, gritar llorar... etc xD uno de ellos te apunta con su arco, dos de ellos tienen a la vista sus estacas, y los otros cargan con una espada. El líder del grupo se encuentra alejado de tu posición así que todavía no lo puedes ver.

Suerte!

Cualquier duda por pm




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Rose Atillart el Mar Abr 19, 2011 1:14 am

Si el día se hace largo para un vampiro normal, para un vampiro al que le gustaría poder disfrutar de la luz del sol es el doble de largo. Ignit se solía pasar las horas de sol encerrado en tabernas leyendo y releyendo su libro de poesía. El vampiro aparentaba unos diecinueve o veinte años pero su edad real era mucho mayor, los recuerdos se borraban poco a poco de su mente con el paso de los largos años que llevaba cómo vampiro únicamente un recuerdo permanecía impreso en la mente del vampiro, grabado a fuego. La imagen de la bella Rose aquella niña de quince años había sido su único y verdadero amor y los vampiros se la habían arrebatado de las manos…


Ignit se llevó la cantimplora a la boca, sediento de sangre. El líquido carmesí se deslizó por sus finos y pálidos labios hasta ser tragado por el bebedor de sangre, se limpió los labios con la mano derecha mientras en sus ojos de color plateado se podía ver una mirada de odio al ver la sangre que quedaba en su mano. La limpió en un trapo que había sobre la mesa de la taberna y se puso en pie, observó por última vez la estancia donde se encontraba y se dirigió al posadero con su típico paso tranquilo y que parecía querer mostrar su precioso cuerpo y lucir su cuidada melena.

-¿Cuánto te debo por un día de estancia? – Preguntó Ignit con tono amable.


El hombre horondo que había tras la barra se giró con garbo y se apresuró a atender al “joven” muchacho, una frente sudorosa y una cara grasienta presidían su rostro, un espeso bigote de color negro cubría el labio superior de su cara y sus ojos pequeños y redondos le daban el toque final a aquel rostro extraño. – Son 35 coronas.- Dijo su voz grave


-Aquí tienes – respondió la voz del vampiro a la vez que lanzaba una bolsa de terciopelo rojo a la mugrienta barra – al menos me he podido ocultar – terminó diciendo por lo bajo mientras salía por la puerta del lugar.
Sus pasos le habían llevado a un pequeño pueblo de Montclair donde las noches eran tremendamente frías, las personas se refugiaban en sus hogares durante estas, al calor de las hogueras o de la propia familia…Cosa que Ignit hubiera hecho de no ser porque su familia yacía muerta desde innumerables años atrás, una familia de la que el vampiro apenas recordaba nada por culpa del paso de años.


El fresco vestuario del bebedor le hacía pasar más frío del normal y el hecho de ser vampiro y no tener sangre que estabilizara su temperatura corporal multiplicaba ese efecto, una noche tan fría era peligrosa para un vampiro, corría el riesgo de caer helado al suelo en cualquier momento, pero eso a Ignit le importaba bien poco, su vida era condena, se había planteado muchas veces la idea del suicidio. Pero algo en lo más profundo de su inerte corazón de vampiro, seguramente las ansias de acabar con todo vestigio de los vampiros sobre la faz de la tierra, le impedía darse muerte…al menos por el momento.


Una joven voz sacó al vampiro de su ensimismamiento, sonaba cercana así que Ignit levantó la cabeza para ver a su asaltante, o mejor dicho a sus asaltantes. Cinco jóvenes armados, el que había hablado tenía la voz temblorosa, se notaba su nerviosismo y su miedo en sus inseguras palabras de alto. El resto permanecían callados con sus armas a la vista, dos de ellos portaban estacas de madera a la vista, lo cual demostraba la precoz teoría de Ignit de que se trataba de caza vampiros.


-Dispara…- dijo el vampiro con tono tranquilo:- lo único que conseguirás será que tu flecha rebote en mi coraza y quedes al amparo de tus compañeros.- Añadió deslizando su faldar trasero para dejar ve la empuñadura de ambas espadas.- Y tampoco serán mucho problema.- Terminó diciendo mientras se guardaba el libro de roja encuadernación que contenía sus poemas favoritos.- Sabéis que soy un vampiro, y se nota la legua que vosotros sois caza vampiros. Tenéis dos opciones; o intentar matarme y obligarme a usar la fuerza o dejarme que os ofrezca un trato…- sin dar tiempo a respuestas continuó – odio a los vampiros tanto o más que vosotros, dejadme que me una a vosotros…una vez estén todos muertos me dará igual lo que hagáis conmigo…-Concluyó mientras alzaba las manos para demostrar que no tenía intención ninguna de atacar ni de tan siquiera a sacar sus espadas para defenderse.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Inuwel el Mar Abr 19, 2011 1:21 am

El muchacho que le apuntaba con el arco arqueó una ceja al oír sus palabras y echó un rápido vistazo a sus compañeros para ver sus reacciones, no se habían imaginado tal comportamiento en un vampiro, pero por supuesto eso no sería motivo suficiente para detener la empresa.

-Bien... entonces...-Murmuró el arquero con una sonrisa divertida en sus labios, ya con los nervios más relajados, el vampiro o era estúpido o confiaba demasiado en sí mismo porque había revelado que llevaba puesta una coraza por lo cual el arquero simplemente decide bajar el arco y disparar en dirección a su pie derecho.

Los que portaban las estacas se ubicaron detrás del arquero y guardando el arma en sus bolsos tomaron en su lugar una cruz dorada y acuclillados con los ojos cerrados comenzaron a rezar: "A Juste. Ex Umbra in solem. Dura lex, sed lex. Ex umbra in solem." (traducción: "A Juste, De la sombra a la luz, la ley es dura, pero es la ley. De la sombra a la luz"). No asustados, si no para que la caza fuera presenciada por la divinidad suprema de los Dherlik: Juste.

Los dos de las espadas deciden atacar por costados diferentes de manera cauta mientras el arquero volvía a disparar en dirección a sus piernas, entonces.

Mientras lo de las espadas le distraen, uno contra su abdomen y el otro tratando de herir su brazo, el líder del grupo, Keith Streymeth hace acto de presencia disparando con su ballesta, pero no solamente una flecha, sino una flecha con un lazo que los de las espadas y los que anteriormente rezaban aprovechan de usar para envolver al vampiro e inmovilizarlo, dos de ellos lo desarman y luego descubren su pecho para finalmente apuntarle con una estaca.

Keith Streymeth camina hasta quedar frente al vampiro y con su mirada tosca y seria le mira con displicencia.

-He escuchado tus palabras, ¿dices odiar a los vampiros? ¿Y además quieres unirte a nosotros?-Inquiere observándolo con una mirada penetrante - No eres más que una peste... si te atreves a traicionar a los de tu misma calaña, ¿qué nos garantiza que no serás capaz de traicionarnos también a nosotros?, si algo no soportamos aparte de los vampiros son los traidores-

Escupe al suelo y luego saca de su moral una reluciente estaca de plata.
-Nuestra intención era llevarte con nosotros para examinarte... sin embargo creo que en tu caso eres más útil muerto, pero, adelante, dame una buen motivo para no acabar con tu vida ahora-

..............

Off:

Imagen de Keith Streymeth:

http://lh4.ggpht.com/_kaNqB_-9q68/TOcHI1r1dJI/AAAAAAAAShs/kwXZpXdS5A4/s512/the_high_inquisitor_by_nathie-d31y76s.jpg

Te encuentras desarmado en una situación no muy favorable, tu persuasión no es muy elevada así que tendrás que elaborar un buen argumento para salir de esta




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Rose Atillart el Mar Abr 19, 2011 1:23 am

Ignit los seguía mirando con cara de completa apatía mientras el helado aire soplaba por el lugar. La noche era casi cerrada, las lunas brillaban por su ausencia que por otra cosa y su visión nocturna parecía darle una pequeña ventaja frente a los rivales.

El joven que le apuntaba con el arco al pecho soltó una pequeña risa mientras sus compañeros guardaban las estacas y se ponían a rezar. Ignit bajó las manos poco a poco tratando de no hacer movimientos bruscos, cuando de repente los otros dos cazadores embistieron con las espadas. En apenas un abrir y cerrar de ojos sacó sendos filos de plata y bloqueó ambas espadas; una por un costado sosteniendo de forma inversa su espada y el otro de frente con la espada bien sujeta. Justo en ese momento un virote cortó el aire gélido del lugar sorprendiendo al vampiro, el cual no había captado la presencia del este último rival.

Los hombres de las espadas agarraron algo parecido a una cuerda y rodearon al vampiro de forma rápida, desarmándolo al mismo tiempo, ciertamente Ignit estaba desconcertado, no había podido notar la cercanía de un adversario oculto; aunque también es cierto que no estaba acostumbrado a los sentidos vampíricos dado que pasaba la mayor parte del tiempo escondiéndose de sí mismo.
Ignit, tras escuchar el discurso del hombre sobre lo que lo consideraba se quedó mirándolo con cara de indiferencia a sus palabras, desde luego aquel hombre no sabía con quién trataba…


-Sí, no te falta razón. Soy parte de una plaga…Y como tal debería de ser exterminado en este momento.- sentenció mientras lo miraba directamente a los ojos, sin mostrar signo alguno de terror – es cierto que soy un traidor…-lo escrutó con la mirada, su simple apariencia le asqueaba, y sus modales aún más.-¿Tienes familia?- Preguntó, pero sin darle tiempo a responder continuó hablando-Seguro que la has tenido o la tienes. Si la has tenido los vampiros te la arrebatarían, pobrecito ¿no?- su tono cada vez demostraba más el asco que sentía hacia ese sujeto – pero al menos tienes su recuerdo…Ha ha ha… - rió en un arrebato de lcorua por la situación que tenía por delante – al menos si la has tenido aún puedes recordarla…Yo sin embargo voy perdiendo poco a poco la memoria, los años no pesan en mi rostro, pero sí en mi conciencia…-masticó sus próximas palabra justo antes de agachar la cabeza para luego levantarla de golpe y gritar - ¡No conoces el dolor humano…! ¡No conoces el dolor de tener que matar a gente inocente para sobrevivir, de sentir que un demonio se apodera poco a poco de tu mente…De ir olvidando con los años a tus seres queridos…! ¡No eres más que escoria que cree que saber lo que hacen los vampiros. Pero no sabes nada sobre ellos! ¡Adelante, atraviésame el corazón con la estaca, acaba con mi sufrimiento y cercena mi cabeza ¿Te sentirás mejor sabiendo que has terminado con la vida de alguien que busca lo mismo que tú?- Ignit estaba realmente irritado, aquel hombre lo ponía nervioso pese a su enorme histérico.


Giró la cabeza hacia el joven del arco y riendo le dijo –Bien chico, has atravesado mi pierna ¿Crees que siento dolor? Idiota, yo no puedo sentir el dolor…No tengo sangre en las venas…- volvió a mirar al hombre de la perilla con sus ojos de color plateado y lededicó una amplia sonrisa irónica –Ese muchacho, el del arco, apesta a sangre, tiene una herida abierta en alguna parte, puede que un corte minúsculo. Le olí desde lejos y aun así me acerqué. Podría haberlo evitado y haberos devorado uno a uno por la espalda… ¿Quieres más pruebas de que no tengo pensado traicionaros?- dijo mientras trataba de calmarse para recuperar su habitual temple y sangre fría – no te estoy pidiendo clemencia para mí…Sólo te pido que me dejes unirme a tu grupo. Conozco cientos de lugares lejos de estas tierras donde hay tantos vampiros que ni con un batallón podrías entrar. Una vez que todos y cada uno de los vampiros estén muertos haz conmigo lo que te plazca; experimenta, mátame o simplemente tortúrame… pero hazte un favor y déjame ayudarte…Sólo eso.- Finalizó mientras miraba fijamente a los ojos del inquisidor con una mirada llena de tristeza a la vez que desafiante y orgullosa de sus palabras.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Inuwel el Mar Abr 19, 2011 1:25 am

Keith Streymeth era un hombre experimentado en la cacería de vampiros, curtido tanto por los años como instruido por su familia que se ha dedicado a lo mismo por generaciones, y si algo le molestaba era de que desvaloraran su trabajo.

-Yo se muy bien lo que ustedes son-Le diría con aspereza sin variar ni un ápice las expresiones de su rostro ante las palabras inusuales del vampiro, los jóvenes en cambio se miraron entre ellos, entre extrañados y más de alguno convencido por las palabras del vampiro, sin embargo quién daba la última palabra era el jefe del grupo, y Keith parecía imperturbable ante cualquier palabra que profiriera su víctima, sin embargo no negaba el hecho que nunca se había encontrado frente a una situación semejante que en parte le resultaba muy curiosa, "¿Por qué no?", se dijo en la mente entretenido, más su rostro era el reflejo completo de la neutralidad.

-Pues eso lo veremos -Diría finalmente para luego clavar la fría estaca en su corazón dejando al vampiro en estado vegetativo, uno de los muchachos retiró una espada de su funda y se la tendió al líder con aire nervioso más este negó bruscamente con la cabeza y se dio media vuelta al tiempo que alzaba la vista para observar las Lunas.

-Lo necesitan vivo para la segunda fase de vuestro entrenamiento, vamos-

(...)

Ignit podía sentir, escuchar, observar más no podía moverse, el grupo lo trasladó por el bosque, bordeando arbustos y espesos árboles hasta llegar a un camino con un jardín rebosante de flores exóticas, varios individuos se asomaron para ver a la victima y más de alguno le lanzo una piedra o lo que encontraran mientras reían entre ellos, uno de los muchachos cubrió con una venda los ojos del vampiro antes de ingresar a la mansión Dherlik e Ignit solo sentiría el ruido de los pasos que descendían para trasladarlo a una celda subterránea.

(...)

Estaría en una jaula 4x4, habían varios artículos de tortura a su alrededor y una débil antorcha que brillaba desde el pasillo exterior, ya no tenía la estaca en su corazón y la parte de su pecho se comenzaba cicatrizar, uno de los muchachos, específicamente el del arco le había tocado hacer guardia y no dejaba de observar al vampiro con amplia curiosidad.

-Oye...-murmuraría indeciso, como si estuviera haciendo algo malo - eso que dijiste allá...¿era verdad?, me parece extraño de un vampiro...-




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Rose Atillart el Mar Abr 19, 2011 1:27 am

Las palabras del barbudo parecían hacer que la sangre fluyera de nuevo por sus venas, que hirviera de furia ante aquella indiferencia que presentaba ante sus sinceras palabras. Pero antes de que pudiera pronunciar palabra alguna su corazón fue atravesado por la fría estaca de metal que atravesó de forma impasible el músculo de Ignit.


Las voces de los cazadores sonaban como distantes, podía oír y ver, pero no podía hacer ningún movimiento, ni tan si quiera mover los ojos. Las voces de los cazadores resonaban en su cabeza como si estuviera en una profunda cueva, lejanas y con algo de eco incluso. Aunque no podía hacer nada útil para salvarse veía como uno de los Dherlik ofrecía una espada al que parecía ser el líder del grupo, espada que este rechazó alegando que lo necesitarían vivo para el segundo paso de la iniciación.


Fue trasladado desde esa amplia calle a través de un bosque de gruesos árboles hasta un jardín donde el olor de las exóticas flores casi casi embotaba sus agudos sentidos de chupasangre, algunas piedras golpearon su bello cuerpo mientras se podían escuchar las risas y las burlas hacia el vampiro. Apenas unos segundos después le fueron cubiertos los ojos con una venda de un material sedoso, aunque algo manchado cabe decir.


Los pasos de sus captores era ahora todo lo que podía escuchar, unos pasos que parecían indicar que estaba bajando por una escalera bastante larga. Fue arrojado a una celda más bien pequeña donde le retiraron la estaca, tardó unos minutos en recuperar el control sobre su cuerpo, minutos que los secuestradores aprovecharon para salir de la celda y cerrarla a cal y canto. Cuando despertó por completo se llevó una mano al pecho para palpar la, todavía abierta, herida que comenzaba a cicatrizar de forma lenta e indolora.

Se llevó las manos a las vainas que colgaban de su faldar y comprobó, que como era obvio y como ya se había imaginado, estaba desarmado. Pero por suerte aún tenía su preciado libro, Ignit no tenía pertenencia más valiosa que el libro de poesía que la niña de la que se había enamorado le había regalado la noche de su desgraciada muerte. Pero para su desgracia también le faltaba su cantimplora de sangre, algo que seguramente le hubiera enloquecido de no ser porque se había alimentado hacía apenas una hora.

Cuando se disponía a leer algo de su libro la voz del guardia le sorprendió con su pregunta, pregunta a la que Ignit no tardó en responder con su habitual tono de voz suave y que sonaba casi como la voz de una joven mujer.


-Chico, los vampiros me arrebataron todo. Mi familia, mi vida, mi amor… - se calló un momento mientras lo miraba desde el fondo de la jaula con una mirada que denotaba tristeza y autocompasión por él mismo -¿Acaso crees que me gusta ser un vampiro? – terminó preguntando mientras olfateaba el aire para añadir finalmente – Por cierto, tienes un corte minúsculo tras la rodilla, la izquierda para ser más exactos… Y juraría que tu sangre huele a miedo por dirigirme la palabra ¿cierto? - citó mientras se tumbaba en el frío suelo de la estancia.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Inuwel el Mar Abr 19, 2011 1:28 am

El muchacho arqueó una ceja y se tocó la rodilla.
-No, no estoy asustado, al contrario, me siento ansioso es mi primera cacería -Comentaría como quién habla con un amigo y no con quién era en realidad su víctima.
-A mi también me lo quitaron todo... Cuando yo tenía ocho años nuestra madre nos abandonó, se fue con un amante y yo con mis hermanos quedamos bajo el cuidado de nuestro padre, pero una noche, no habían pasado más de tres días cuando ella regresó, ¿se había arrepentido?, yo al menos tenía esa esperanza pero estaba distinta, tenía en sus ojos un brillo rojo, asesino, letal... admito que fue terrorífico,ella asesinó a mi padre y mis hermanos, iba a por mi y yo...-Cortó sus palabras llevándose una mano a la frente, afligido -No pude hacer nada para salvar a mi familia... ustedes son unas bestias, unas completas bestias...-Haría ademán de frotarse los ojos sin dejar de mirar al vampiro -No se porque, pero yo te creo, mi jefe no dice lo mismo pero... supongo que si estuviera en tu lugar desearía lo mismo, acabar con todos los vampiros aunque yo fuera uno de ellos para terminar así esa amenaza tan atroz, pero al menos tengo la suerte de permanecer humano. Sabes, no tengo mucha gente con quién hablar, como soy nuevo... me ven como si fuera un niño, y es molesto porque ya tengo 16 años...- Soltaría un resoplido levantando el flequillo que tapaba su ojo derecho y observaría algo ansioso a su alrededor.

-Es una lástima que te tengamos que matar, serías útil como un espía, es decir, ¿qué vampiro desconfiaría de uno de los suyos?... Pero al menos tendrás la conciencia tranquila de que dejarás de ser lo que tanto detestas...Ah y por cierto, ¿tienes nombre?, el mío es Koban... y...- Pero sus palabras se vieron interrumpidas de pronto por un grupo de muchachos que descendieron por las escaleras, se levantó y se llevó una mano a la frente en posición de "firmes".

Los chicos eran dos o tres años mayores que él, caminaron hacia la jaula y Koban advirtió que traían a alguien entre sus manos, una presa nueva.

Era una vampiresa de piel marfil, tenía los ojos abiertos, azules, e inexpresivos al portar con una estaca en su corazón, su cabello era dorado y vestía ropa elegante, seguramente robada de su presa. La encerraron en una jaula no sin antes quitarle la estaca, le hicieron señas a Koban para que le siguieran, el muchacho se negó al principio pero frente a la insistencia de sus compañeros mayores subió con ellos hacia el piso superior.

La vampiresa poco a poco fue recuperándose, pestañeó levemente y bajo la vista hacia su pecho donde sus heridas comenzaban a cicatrizar, y con una sonrisa maligna y divertida observo a su alrededor deteniéndose en quién era su compañero de raza.

-Que ilusos estos humanos, ¿no lo crees?-Le diría sacando de su bolsillo una especie de alambre que luego de darle unas vueltas lo usaría para abrir su celda y salir.

-¿Qué tal si le damos su merecido a esos niños?, están arriba conversando, tengo sed... ¿tu no?-Le comentaría divertida al tiempo que abría la celda de Ignit.

-Vamos allá, hay que demostrarles quién le corta la cabeza a quién, será divertido oír sus gritos de dolor... será.. delicioso-




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Rose Atillart el Mar Abr 19, 2011 1:29 am

El vampiro escuchaba con atención las palabras del joven muchacho, sin interrumpirlo más por educación que por otra cosa. Su situación parecía similar a la de Ignit, había perdido a su familia por culpa de los vampiros, el muchacho de plateado cabellos, Ignit, entendía a la perfección que quisiera acabar con él… Y la verdad, él mismo no oponía resistencia a esto, se odiaba, odiaba a su raza y pronto terminaría de sufrir por lo que era.


Cuando Koban reveló su edad junto con la frase “me ven como si fuera un niño, y es molesto porque ya tengo 16 años...” Ignit no pudo contener una leve risa, dieciséis años…Una edad que le antojaba realmente baja al vampiro comparada con los doscientos años que acarreaba él a sus espaldas, dos cientos años que no le había traído más que dolor y sufrimiento inagotable, un año tras otro el aniversario de Rose pasaba sin que tan siquiera pudiera visitar su tumba, había muerto siendo demasiado joven por culpa de Ignit, a los quince años, con toda una vida por delante llena de risas, lágrimas y demás cosas…Y por culpa de los chupasangres ahora estaba muerta…


La pequeña estrategia de Ignit de intentar asustar al chico había fallado, ciertamente no podía oler el miedo por la sangre pero no se esperaba tanto valor de alguien tan joven, así que sin más preámbulos comenzó a moverse y removerse por la pequeña jaula; se sentaba, se tumbaba o simplemente miraba el fondo de la estancia con la mirada completamente vacía mientras Koba hablaba.


Pero las palabras del joven muchacho fueron rápidamente interrumpidas por el sonido de los pasos de nuevos cazadores, con suerte los que acabarían con él. Koba se puso en pie, tieso como un muerto, y llevándose una mano a la frente en el más antiguo de los saludos militares. Ignit sin embargo seguí abstraído en sus pensamientos, o lo que fuere que hacía que él pudiera pensar y más o menos razonar las cosas. Dado que su cerebro estaba literalmente muerto. Dos jóvenes irrumpieron en la sala con un “cadáver” entre la manos, abrieron la jaula; momento que cualquier otro hubiera aprovechado para tratar de escapar haciendo uso del reducido espacio de la estancia, depositaron a la nueva presa en el suelo sin ningún cuidado y arrancaron una especie de estaca del pecho y volvieron a cerrar la jaula.


Pasaron unos minutos hasta que se recuperó por completo, Ignit la observaba con asco y rabia pensando en abrirle la cabeza como a un coco en cuanto que se diera vuelta pero cuando esta sacó de uno de sus bolsillos un alambre y abrió la celda la expresión de Ignit cambió. Era su pasaporte para alcanzar sus espadas y hacer que lo próximo que escuchara la hermana de la noche fuera el seco sonido de su cabeza cercenada al golpear el suelo.


Tras unos cuantos “clacs” la jaula finalmente se abrió, Ignit agradeció con una sonrisa forzada a su semejante y cuando esta se disponía a salir de la jaula el vampiro puso una mano en su hombro izquierda, tocando aquella carne fría y muerta que hacia la que tanto odio despedía – Mi lady, permitidme salir primero… - trató de no lanzar un puñetazo con su otra mano, que mantenía lo más neutra posible al igual que su rostro – podría ser una trampa y no puedo arriesgarme a que alguien como vos muera – volvió a sonreír y caminó por delante de ella.


Veía sus dos espadas de ce acero bañado en plata no muy lejos, a unos veinte pasos. Recorrió la distancia con seguridad en sí mismo y cuando cogió ambos filos de plata se giró a comprobar donde estaba su futura víctima, la cual estaba apenas a dos pasos de él –Vaya…- dijo con tono algo entristecido – me he dejado una cantimplora llena de sangre en la celda – se apresuró a excusarse por qué llevaba una cantimplora con alimento – la suelo usar para llevar la sangre de esos desgraciados humano por si me entra sed lejos de ellos ¿podrías cogerla? – inquirió al final con un tono casi sensual. Cuando la mujer se giró haciendo caso al vampiro, cosa rara pero cierta, Ignit vio el momento, estiró ambos brazos hacia detrás y cuando las dos puntas de plata se tocaron a sus espaldas arremetió hacia delante con ellas seccionando el cuello de la mujer y haciendo que su cabeza golpeara el suelo. Ya está, estaba muerta una menos.


Lanzó sus dos espadas donde la había recogido haciendo un estrepitoso sonido metálico al chocar sendos aceros contra la piedra del suelo por errar su lanzamiento y volvió a su celda, dejó la puerta abierta y sacó su libro de poesía para ponerse a leer en voz baja sus poemas favoritos.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Inuwel el Mar Abr 19, 2011 1:29 am

-¿Qué significa esto?-Habría de preguntar Keith Streymeth cruzándose de brazos.

No pasaron demasiados minutos luego de la muerte de la vampiresa para que el grupo de jóvenes alertados por el ruido decidieran bajar para echar un vistazo y comprobar con sus propios ojos lo que había sucedido, pero la situación no les resultó tan simple como pensaban porque antes de hacerlo recibirían un llamado de atención que les helaría la sangre. Ellos debían de estar abajo vigilando, y en vez de eso perdían el tiempo comiendo y conversando, situación que los llevaría a un severo castigo por parte de su líder que casualmente decidió bajar para echar un vistazo a los aprendices. Sin embargo se encontraban frente a una situación que resultaba mucho más importante.

-¿Por qué la asesinaron?, no les he dado orden de hacerlo aún-Diría con su habitual voz de mando, severa y glacial en dirección a los muchachos sin sospechar ni un ápice que el verdadero causante de la muerte de la vampiresa era una de sus presas, Ignit.

-No..nosotros no lo hicimos general -Diría Koban luego de que todos decidieran guardar silencio dando un paso al frente.
Keith sin tomar importancia al acto de valentía del muchacho profirió:
-¿Entonces quién fue? ¿quién abrió la celda?-

-Yo creo que fue él- Y su mano apuntaría en dirección a Ignit -Dice no gustarle los vampiros, ellos asesinaron a su familia, y quiere vengarse, si yo estuviera en su lugar creo que...-

Pero sus palabras se verían interrumpidas por una fuerte bofetada por parte de Keith que lo dejaría tumbado en el suelo con ambas manos sobre su mejilla colorada por el golpe.

-¿Alguien tiene algo más que añadir?-Preguntaría ahora en dirección a los jóvenes mayores pero todos ellos negaron rápidamente con la cabeza, el general entonces les dio la espalda y avanzó hacia la celda de Ignit, observo que estaba abierta y se rascó la barbilla pensativo.

-Podrías ser que realmente la asesinaras, seguramente luego de abrir tu celda hiciste lo mismo con la de ella, muy inteligente de tu parte bestia, pero yo no caeré en tu vil plan para convencernos, puede que a mis muchachos te resulte fácil persuadirles pero no pasará lo mismo conmigo. Yo quiero pruebas más tangibles... ¿hasta qué punto eres capaz de llegar para validar tus palabras?-

Giraría el rostro en dirección a los muchachos que se tensaron de inmediato, el joven Koban se ponía de pie y un brillo desafiante en su mirada se clavó en la de su maestro.
-Mantengo mi postura-Dijo el pequeño para sorpresa de todos, pero luego dio un paso atrás dubitativo como si temiera ser golpeado de nuevo, sin embargo Keith no hizo amago de alzar el brazo de nuevo, en vez de eso una media sonrisa se dibujó en su rostro.

-¿Tan seguro estas de tus palabras?, muy bien, entonces ya tengo vuestro castigo, han de traer 12 cabezas de vampiros, dos de ellos deben tener aspecto de niño, y los demás solo han de ser mujeres, tienen antes del amanecer para hacerlo, y han de llevar con ustedes a este vampiro, si se les escapa vayan olvidandose de que alguna vez pisaron el edificio Dherlik-

Y luego de decir aquellas palabras avanzaría hacia las escaleras para llegar al piso superior, los muchachos en tanto le enviarían una mirada fulminante a Koban y luego la centrarían en Ignit.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Rose Atillart el Mar Abr 19, 2011 1:30 am

Miró al hombre de la perilla, ese hombre que tanto asco le daba por sus modales y su poca capacidad para oír las palabras de la gente, y sonrío mientras citaba tranquilamente de su libro un pasaje de la épica poesía en lo que él se dedicaba a repartir tortazos entre sus hombres:

-Acto II:
No hay odio, sólo disfrute
Para el que es amado por la Diosa
Un héroe de guerra, un sanador de mundos.
Los sueños del mañana nada importan, mi alma está congelada
Mi honor lo he perdido al ser rechazado por su Don
Las alas destrozadas bien lejos, el fin está cerca… -


Cerró la tapa del libro con una sola mano y lo guardó mientras se ponía en pie con tranquilidad cuando el viejo inquisidor seguía a lo suyo reprimiendo a los soldados. EL ambiente húmedo comenzaba a hacer que se sintiera con frío y la oscuridad del sitio le obligaba a usar la visión nocturna de los vampiros, algo que odiaba tener que hacer, incluso odiaba de gozar de sentidos ligeramente más aguzados que un humano normal.


Caminó hasta donde estaban sus armas como si fuera un invitado más en el lugar y asió sus armas para las guardarlas en sus respectivas vainas. Luego se acercó a Koban y se puso a su lado, aunque salvando las distancias -¿Por qué le miráis así? – preguntó con tono de desinterés – acaba de conseguiros trabajo – añadió mientras lo miraba con algo de lástima por el golpe que había recibido – chico, no vuelvas a hacer eso. No respondas por mí nunca, soy un animal, una bestia que puede perder el control y no me gustaría hacerte cargar con eso- se adelantó a los muchachos caminando de forma dominante y segura, sintiéndose seguro de sí mismo.


-Bien, lo que pide es poco. En este pueblo hay más vampiros de los que pensáis… y la noche es joven – añadió con una sonrisa macabra en su rostro mientras salía por las escaleras por las que le había bajado con una estaca en el pecho.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Bunker

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.