Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Ayer a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Sáb Dic 16, 2017 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Sáb Dic 16, 2017 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Talidor el Mar Ago 07, 2012 10:59 pm

-Ya te dije que tome la decisión equivocada, pero que aún así no me arrepiento... Puedes odiarme, si quieres, pero no me arrepentiré nunca de haber conseguido para ti algo que si te hubiese criado yo nunca habrías conseguido. Me odias, seguramente, y no te puedo culpar, pero no esperes que me arrepienta de haber podido darte una posibilidad de seguir con vida.-

Cuando dijo aquellas palabras, el enano ya aceptado la muerte que seguramente vendría de manos de aquella joven. Al menos descansaría en paz, si ella le mataba. Era un pago justo por una infancia y adolescencia de torturas recibidas por su culpa. Así que no le molestaría el morir en aquel lugar. En absoluto.

A fin de cuentas, era un enano adulto, y había vivido muchas cosas; tal vez no tantas como quería, pero si muchas cosas, y eso le reconfortaba un poco. Era curioso... había aceptado su muerte, y caería junto con el sol, ambos irían a descansar a la vez, salvo que el enano no despertaría de nuevo al día siguiente... o eso era lo que estaba deseando, que Zana calmase su enfado con él, pues él era el responsable de todo cuanto le había pasado.

-Realmente Laewyr no te enseñó nada... Tomas el camino fácil, Zak'Nha... vives para odiar, para vengarte, y eso no te traerá ningún bien... Por eso mismo yo te estaba ofreciendo un pago a tu ira... Me odias porque yo estropeé tu vida, y yo te ofrezco mi vida a cambio de la tuya... Es algo lógico, si te fijas... Mientras eso hiciera que tú volvieses a sonreir igual que antes, cuando estabas animada, no me importaría dar mi vida... Pocos enanos encontrarás así en tus viajes, pues solo aquellos que lo han perdido todo podrían entenderte.-

Las palabras del enano eran fuertes ahora, y habían recuperado el tono de antes. Ya no había lágrimas en su rostro, que había vuelto a ser el mismo de antes, con la misma sonrisa alegre que cuando se reencontró con aquella a quién consideraba su hija, pues aquella no debía ser una ocasión triste. Lo que no se imaginaba en ningún momento son los actos de Zana a partir de ese momento... Se esperaba recibir una puñalada por la espalda, y por el contrario ella le detuvo, y le dijo que no volviera a alejarse. En aquel momento, la chica había roto todo los esquemas del enano, pues de todas las reacciones posibles, aquella era la que menos esperaba.

-Creí que me odiabas, Zana, pues es mi culpa que hayas sufrido así... y sin embargo quieres que no me vaya... ¿porqué?-

Sus ojos, al igual que prácticamente todo su cuerpo reflejaban la sorpresa que aún embargaba a Talidor. Realmente aquella joven era curiosa... se parecía bastante a él, no cabía duda.
avatar
Talidor

Mensajes : 63
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Zana el Miér Ago 08, 2012 2:57 pm

Fácil de preguntar y difícil de responder. Zana no quería que se fuera porque probablemente fuera una de las únicas personas que la habían tratado bien en la vida, y desde que había comenzado a charlar con él en las ruinas se había dado cuenta de cómo de falta le hacía sentirse acompañada al menos durante unas horas, simplemente para espantar la soledad el tiempo suficiente como para recuperar parte de la confianza perdida tras años y años de cautiverio.

Sintió una imperceptible distensión en su corazón cuando Talidor recuperó parte de su buen humor, pues ver alegría en contra de tristeza es algo que relaja incluso al hombre más curtido. Zana no era la excepción, y por eso estuvo a punto de sonreír, pese a que ese ademán se quedara atascado en los labios tensos que formaban una línea recta mientras observaba al otorgador del que era su nombre.

No podría seguir otro camino porque no lo conozco —espetó, con acritud. Quizá él tuviese razón, era lo más seguro, pero Zana tenía razones de sobras para querer vengarse de los circenses y por los dioses que acabaría haciéndolo aunque para eso tuviese que conquistar las tres lunas. Ella nunca había sido religiosa, no creía siquiera conocer todos los sacrosantos dioses que desde arriba debían de observarles si realmente existían. Sin embargo, cuando pensaba en todo lo que aún le quedaba por recorrer y en los peligros que se arrastran por las sombras inevitablemente se encomendaba a ellos, y les pedía el auxilio que los hombres no le iban a dar porque, sinceramente, Zana no tenía ninguna esperanza en ellos. Ni siquiera la tenía en sí misma. Talidor, junto con Kyra, eran lo más parecido a buenas personas que ella había conocido, y dícese parecido porque eran seres distintos, que veían el mundo desde otra perspectiva. A Zana le hubiera encantado saber cómo lo hacían, pero su ignorancia era tal que la instaba a seguir en su sitio, pues así las cosas no necesitaban de una respuesta compleja y todo era más fácil de entender.

No, no lo conozco, pero sí sé que les haré pagar. Me lo deben —no era propio de Zana hacer gala de semejante arrogancia, pero una vez ese tema salía a colación se volvía vengativa y terriblemente tozuda, hasta el punto de negar cada una de las razones que pudieran darle para hacerle ver que no llegaba razón si con eso se justificaba a sí misma. Negación de la realidad, llamémoslo—. Ahora te he encontrado a ti, y me has hecho acordarme de eso con tanta fuerza que he querido pagarlo contigo. Pero tú no tienes la culpa, Talidor. No quieras echártela, porque ya es suficiente con que yo la tenga presente —suspiró y se llevó una mano a la sien, masajeándosela un momento—. Por favor, solo te pido que te quedes y me cuentes cosas que yo no sé. Lo necesito —las últimas palabras sonaron suaves, con un hilillo de voz. Era cierto, tan cierto como que Zana estaba enferma, y si se le presentaba una manera de saber más, no podía dejarla ir con tanta facilidad.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Talidor el Jue Ago 09, 2012 9:56 am

El enano escuchó pensativo todas las palabras de la joven. En el fondo él siempre se había sentido culpable, y cuando ella le dijo lo que le dijo, sus sospechas se confirmaron. Sin embargo, cuando le explicó que lo que había dicho era fruto del enfado, se quedó un tanto impresionado, pues no llegaba a comprender por qué aquella joven le quitaba las culpas que él mismo tenía. Pero los Enanos tendían a olvidarse pronto de aquellas cosas, así que simplemente aceptó su parte de la no-culpa, y sonrió levemente.

-Mientras esté en mis manos, contestaré a todas tus dudas, al menos aquellas a las que tenga respuesta, Zana.-

Aquello lo hizo a modo de compensación, porque realmente no tenía mucho que contar, pues no había estado mucho cerca de aquella chica, si era sobre eso por lo que ella quería preguntar. No obstante, lo menos que le debía era la respuesta a sus preguntas, pues la joven lo merecía. Merecía estar bien durante el resto de su vida, por el tiempo que había estado mal.

-No obstante, tengo dos condiciones si quieres que te conteste. La primera es que viajes conmigo, pues yo ya he perdido demasiado tiempo en este lugar; y la segunda es que aprendas a usar ese arma tuya... nunca se sabe cuando la vas a necesitar. ¿Estamos de acuerdo?-

Aquella pregunta del Enano la hizo mirando directamente a los ojos de la joven. El sol, que ya casi se había puesto, aún iluminaba levemente su rostro, y las lunas le habían tomado el relevo alumbrando con su tenue luz las tierras que se extendían bajo ellas, haciendo que la noche no fuera tan oscura. Por primera vez en todo aquel día, el calor comenzaba a irse, vencido por el suave y sigiloso correr del viento, que refrescaba al enano, cosa que agradecía.

-No hay nada mejor que la noche para caminar... no hace tanto calor... así que tratemos de encontrar algún sitio con sombra para pasar el día o salgamos de la llanura antes de que amanezca, pues no soportaría otro día de tanto calor como este... ¡Por las barbas de Karthun! esto parecía un infierno.-

Una nueva risotada salió de la boca del enano, como las que soltó hacía un tiempo ya, y ésta recorrió el vasto yermo, pues no había nada que la tapase, ningún ruido, a excepción del cantar de los grillos y otros animalillos nocturnos que salían a probar suerte a la hora de buscar alimento.
avatar
Talidor

Mensajes : 63
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Zana el Jue Ago 09, 2012 1:17 pm

Zana se sintió alegre por primera vez en mucho tiempo en ese preciso instante, y la sensación se le hizo desconocida y extraña. Le gustaba, pues todo pareció mejorar y el futuro se presentó menos lúgubre con una compañía como Talidor en sus viajes. No le importaba cuántas condiciones se le impusiera, si es que podían llamarse así, pues ahora que sabía que el enano la había tratado de cuidar cuando era pequeña algo dentro de ella se revolvía incómodo: quería pagarle esa deuda, aunque sonara extraño teniendo en cuenta cómo había acabado transcurriendo su estadía en el circo.

Gracias a él había conseguido un nombre, y aunque nunca se había preguntado de dónde podría venir había aprendido a odiarlo por recordarle a Laewyr y al circo en sí. Por eso, cuando Talidor le había rebelado aquel dato, Zana había pasado a ser no un objeto de desprecio, sino de admiración. Al fin y al cabo tenía un nombre enano, maldición. Modificado, pero enano.

Manejar la daga... —caviló, mirándole con seriedad. La realidad es que no tenía ni idea de armas, si portaba consigo aquel puñal no era sino por cuestiones de supervivencia. La había robado, y aunque era una de las pocas veces en las que no se había sentido mal por ello, sabía que a la hora de blandirla haría lo mismo que si luchaba a puño limpio—. ¿No crees que es demasiado tarde para que aprenda? —incluso le resultaba gracioso, pese a que cuando Talidor prosiguió con su salmodia ella se echó a un lado en silencio y ambos comenzaron a andar.

Los gruñidos ocasionales de Talidor relajaban mucho el ambiente, y eso sumado a sus continuas oraciones a Karthun hacía que Zana sonriera y se mostrara mucho menos reacia a comenzar una conversación que de costumbre.

Supongo que al final las Llanuras han servido de algo —dijo ella, al cabo del rato—. Se han encargado de que te quedes sin cerveza y de que hayas tenido que aguantar los gritos de una loca —en ocasiones las cosas eran mejores tomándoselas con humor, y aunque Zana estaba acostumbrada a resignarse, por alguna razón la compañía del enano le hacía tanto bien que la venganza pasaba a un segundo plano. Probablemente fuera porque él era un elemento de su pasado que no le había hecho mal, y también porque había comprendido lo que le ocurría desde el primer momento.

Sea como fuere, aún les quedaba un largo camino por delante. Linde de Eódhain, más territorios yermos y muchos kilómetros que andar, en los cuales Talidor tendría que someterse a un interrogatorio exhaustivo de una chica que había vivido diecinueve años en la ignorancia y ahora lo quería saber todo acerca del mundo.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Talidor el Jue Ago 09, 2012 1:39 pm

Mientras caminaban, el enano escuchó las pocas palabras que la chica había dicho. Lo cierto era que al final haber pasado todo aquel calor en aquellas inhospitas llanuras si había merecido la pena. Se había reencontrado con la pequeña Zana, había hecho las paces con ella, y ahora no tendría que viajar solo, así que no estaba nada mal. Los pasos del enano resonaban en la noche, al igual que el sonido del mango del hacha al arrastrarse por el suelo. Lo llevaba atado a la cintura, y prácticamente era tan grande como él.

Miró a la joven mientras caminaban, al escuchar su pregunta. ¿Que si no era muy tarde? ¡Por todos los dioses! ¡Si fuera tarde para aprender no le habría dicho nada! Sin embargo, negó con la cabeza y soltó una leve carcajada. La joven seguía siendo desconfiada en cuanto a sus capacidades y habilidades.

-Yo aprendí a manejar mis armas cuando tenía unos... 80 años, así que si, serás perfectamente capaz, Zana, pero para ello debes entrenar con empeño y trabajar duro, sino no conseguirás nada, recuérdalo.-

Aun con la sonrisa en su rostro, su tono era serio, puesto que era un tema cuanto menos importante para él. Mientras decía sus palabras, deslizó la mano hacia la "cabeza" de su hacha, que yacía en su cintura, y tirando de ella hacia arriba, desenvainó el hacha, alzándolo en alto, mientras decía aquellas palabras. El ruido que producía la parte baja del hacha al rozar contra el suelo cesó, y ahora ya solo se escuchaba el sonido ahogado de los pasos de Talidor, que eclipsaba al cantar de los grillos.

En ese momento, comenzó a caminar utilizando el hacha a modo de bastón, sujetándolo por la zona de la hoja, como solían hacer los suyos. Así pues, se dispuso a contestar la "pregunta" de su ahora compañera de viaje, con un tono alegre.

-Lo cierrto es que ha sido una agradable sorpresa el reencontrarme contigo y el tener una nueva compañera de viaje, Zana, aunque si mis cálculos no me fallan, y diría que no, nos falta más de la mitad de la llanura por recorrer, así que puedes preguntarme lo que desees, y si conozco la respuesta, te lo diré.- Talidor pudo ver aquella sonrisa en ella, aquella sonrisa de felicidad y esperanza. Parecía que la joven había vuelto a animarse después de todo lo que había pasado, y eso era un alivio. -No te preocupes por la cerrveza, te dije que donde vengo hay mucha, y tengo provisiones de sobra para el viaje.-
avatar
Talidor

Mensajes : 63
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Zana el Jue Ago 09, 2012 1:51 pm

No pudo evitarlo y dio un pequeño brinco cuando le vio coger la pesada hacha. Zana no podía calcular cuánto pesaría, pero ya de por sí su visión amedrentaba, y no le gustaría para nada tener que enfrentarse a nadie que portara un arma de características similares, aunque fueran más pequeñas. Ya un mero cuchillo le daba miedo, no podía llegar a pensar cuántos peligros hay sueltos por el mundo.

Vale, entonces... —tenía el gusanillo de la curiosidad, y aunque sabía que probablemente fuera de mala educación a ella nadie le había enseñado a callarse, así que... Bueno, no lo iba a hacer, y Talidor le había dado a entender que podía preguntar lo que quisiera, ¿no? Pues ya está—. Eres un carcamal, ¿a que sí? ¿Cuántos años tienes? —le resultaba anonadante el hecho de que hubiese aprendido a controlar esa hacha con ¡80 años! ¡Madre mía! No hablaba ni de treinta ni de cuarenta, sino de ochenta. Los humanos no llegaban ni siquiera a vivir cincuenta años, como media, ¿y ese enano que parecía un pureta era en realidad un viejo decrépito? ¡Já! Menos mal que Talidor no escuchaba los pensamientos de Zana, porque incluso se sentiría ofendido.

De todos modos ella no lo hacía con ganas de herirle, y es que necesitaba saber todo lo que pudiera del que le había dado el nombre. Se sentía relacionada con él, quiérase que no.

Conforme más andaron, más se fue perdiendo el sol, dispuesto a esconderse en lo que restara de noche. Las lunas ya comenzaban a erigirse en el cielo como sus soberanas, y conforme más oscurecía más brisas frescas envolvían sus cuerpos, lo que se hacía de agradecer y muchísimo. Eódhain era una zona que parecía el mismísimo infierno, cargada de ese calor sofocante que podía perfectamente provocar una insolación al que se parara en ellas más de la cuenta. Y ya no solo eso, los peligros que debía de haber allí escondidos sofocaban la mente de Zana, cargándola de una histeria que, de haber seguido sola, la habría vuelto loca. La razón es que una vez estaba con Talidor todo parecía más seguro, y con las previsiones de su entrenamiento con daga en un futuro muy próximo comenzaba, poco a poco, a sentirse más útil.

Quizá surgiera algo que los separara, lo que probablemente ocurriría tarde o temprano, pero en esos momentos Zana solo podía pensar que aprovecharía al máximo la compañía del enano, lo más cercano a un familiar que ella podía presumir de tener. Claro que para eso tenía que saber su edad primero, ¿no? Zana ensanchó su sonrisa.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Talidor el Jue Ago 09, 2012 2:08 pm

Aquella joven era sin duda peculiar. Mientras él andaba con su hacha, y tras lo que parecieron ser unos minutos de reflexión de la joven, escuchó sus palabras. Realmente había muchas formas de decir las cosas, pero sin duda apreciaba a la gente que iba directa al grano sin importar lo que dijera, a fin de cuentas, el Enano era un hombre ocupado. Sin embargo aquellas palabras no las había esperado, y menos de aquella joven, de ahí la cara de sorpresa que puso, que poco a poco se fue convirtiendo en una sonrisa, hasta que terminó con unas sonoras carcajadas.

-JO,JO,JO, eres sin duda una joven curiosa y directa, eso no está mal, siempre que lo sepas controlar, JO,JO,JO,JO. Pero no recuerdo la edad exacta que tengo... sé que tengo más de cien años, y menos de ciento cincuenta, pero dejé de llevar la cuenta hace un tiempo. Para un humano y similares, seré un carcamal, como tú dices, pero para los enanos acabo de entrar en la madurez no hace mucho.-

Sus carcajadas eran constantes, y con razón. Realmente hasta aquel día nunca nadie le había dicho una cosa así, y por algún motivo le hacía gracia. Así que se dedicó a reír mientras caminaba... no había mejor música que aquella, eso sin duda. Y lo mejor de todo es que la noche ya había caído, de una vez por todas, y ahora las estrellas comenzaban a reclamar su soberanía sobre el cielo, aunque las tres lunas seguían defendiendo su lugar como dominantes en aquel visible firmamento.

La fresca brisa volvía a correr, libre de nuevo por aquella gran llanura, refrescando todo aquello que el sol había calentado durante el rato que estuvo presente. Cómo agradecía el enano aquella brisa, que parecía darle fuerzas para continuar caminando. Pero ahora que caía en la cuenta, alguien tendría que enseñarle a la joven a manejar la daga, o al menos, ayudarla con su aplicación en el combate, así que debía planificar algo, algún entrenamiento.

-¿Algo más que quieras saber, mi curiosa amiga? Si la respuesta es adecuada, la contestaré.-

Ambos seguían su camino, rumbo al horizonte, con la esperanza de que su estancia en las llanuras durase lo menos posible, y con la "ilusión" de poder estar el mayor tiempo posible acompañados, hasta el día de la despedida. Sin embargo, el enano también quería asegurarse de que cuando llegase aquel día, que seguro acabaría llegando, ella hubiera aprendido a defenderse con la daga, pues así ella estaría más segura; no todos los lugares eran igual de seguros, y no siempre se tenía a un compañero que te cubriese las espaldas.
avatar
Talidor

Mensajes : 63
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Zana el Jue Ago 09, 2012 10:51 pm

Le miraba curiosa, con los ojos abiertos de par en par y casi olvidándose de pestañear. Había cruzado las manos tras de sí, en la baja espalda, y le seguía a su lado a buen ritmo y con una alegría tan palpable que cuando Zana reflexionara sobre ello más tarde se sorprendería a sí misma. Se le hacía difícil de creer que Talidor fuera tan vejestorio, pero ella no era quien para juzgar por las apariencias precisamente, de manera que, pensativa, se limitó a asentir cuando le habló y a relajarse con el sonido de la risa gutural de su acompañante. Quizá hubiera razas más longevas, o mucho más extrañas y peligrosas que un enano, pero cien años a la espalda hacía mucho, y quién sabe cuántas cosas sabría o habría visto Talidor.

Zana no podía ni hacerse a la idea, pues ella, realmente, llevaba tan poco tiempo aventurándose en el mundo que aunque su imaginación fuese inabarcable era evidente que muchas cosas se le escapaban. Lo que más le hubiese gustado saber es cómo vería el mundo el enano, cómo sería hurgar en su mente y descubrir cosas que jamás creyó que existieran. Le tenía envidia, mucha, pues aunque Talidor cargase sobre los hombros con un pasado duro había sabido aprovechar sus opciones y, en esos momentos, se había convertido en alguien que probablemente se volvería en el modelo a seguir de Zana. No dejaba de ser surrealista, en puridad, pero la pequeña necesitaba una figura a la que imitar, por infantil que resulte, y eso es lo que estaba dispuesta a hacer si con ello aprendía a manejarse mejor de cara al exterior.

Zana asintió, incansable en cuestiones de saber, y señaló la pesada hacha de Talidor—. ¿Dónde la conseguiste? ¿Has matado ya a alguien con ella? ¿No pesa mucho? ¿Y por qué elegiste esa y no otra?—se calló pese a que tenía muchas más preguntas amontonadas en los labios, y se obligó a ser paciente. No era algo de lo que ella pudiese fardar, más bien le faltaba completamente. Por eso la mayoría de las veces acababa metiéndose en líos ya no solo por su tozudez, sino por su impaciencia a la hora de esperar reacciones de otros.

Sea como fuere, la distensión del ambiente y la frescura de la noche ya se hacía de notar. Zana no tenía ningún problema para ver lo que tenía delante, pero andaba al ritmo de Talidor, lento pero firme. Una parte de ella, sin embargo, miraba de vez en cuando por doquier, creyente como era de que lo más seguro es que tarde o temprano algún horror les diera el encuentro, y aunque la conversación entre ambos la entretenía por completo, su instinto de supervivencia se había desarrollado con tanto desquicie durante toda su vida que ya le era imposible relegarlo a un segundo plano.

De hecho, por eso llevaba su daga y había hecho aquello ese día. No se había quedado a comprobar si el hideputa había muerto o no, pero un rincón oscuro en la mente de Zana, sediento de venganza, clamaba por que así fuera. El hombre se había merecido la puñalada y no solo eso, sino una muerte dolorosa, igual que todos los circenses, pero su histeria y terror había sido tal que había corrido y abandonado aquel lugar para siempre. Ahora Zana estaba segura de que tenía las manos manchadas de sangre, pero trataba de no pensar en eso. Cuando lo hacía, se sentía sucia y repulsiva, y no hay peor sensación que la de sentir que hasta tú misma te odias.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Talidor el Jue Ago 09, 2012 11:16 pm

La mirada de curiosidad de la joven, le hacía sentir lo que sin duda ya sabía, que aquel iba a ser un viaje lleno de historias, preguntas y explicaciones, y eso, como buen enano que era, le encantaba. Pocas cosas habían tan divertidas para un enano que contar sus antiguas historias y sus memorias, más aún si esas memorias eran de gloria, aunque en el caso de Talidor, no le importaba contar cualquier historia. Había aprendido a la fuerza que una persona es quien es por sus esfuerzos, no por su pasado.

La caminata, aunque no muy intensa, era continua. En cuanto al ritmo, estaba seguro que la joven en muchas ocasiones preferiría seguramente campar a sus anchas, pues muy pocos estaban a gusto caminando junto a un enano. Esto era así porque sólo cuando luchaban se movían a una velocidad "decente", sino solían andar bastante despacio comparados con las otras razas, aunque por el momento, Zana no se había quejado, cosa que el enano agradecía.

Mientras caminaba utilizando el hacha a modo de bastón, Zana le hizo una pregunta, bueno, más bien una tras otra, cuya respuesta se acercaba mucho a su pasado, y eso en cierto modo merecía una pequeña historia, o así lo pensaba el enano, así que con semblante pensativo siguió caminando, sin llegar a responder en varios minutos. Era una costumbre suya, que a algunos solía molestar.

-El cuándo conseguí este hacha, se remonta a hace bastante tiempo, Zana, cuando mi padre Talengor aún caminaba entre nosotros. Había caído en la desgracia y se había cortado la barba, que para los enanos es lo más grave que puede haber, y me ocultó su pasado durante muchos años, hasta que en el momento de morir, me lo contó todo y me dio su hacha, su armadura y su escudo, que ahora luzco yo, con el objetivo de limpiar su nombre. Si, Zana, he matado a muchos, mis manos están manchadas en sangre, pero siempre trato de evitarlo, salvo cuando mi integridad física o las de aquellos que me importan está en apuros. No sé su peso exacto, pesará unos cinco kilos, aproximadamente. Y la elegí precisamente por ser el hacha de mi padre.-

Del poco rato que había llegado a estar con la joven, sabía intuir más o menos cuando preguntaría, así que fue contestando a las preguntas una a una, conforme ella le preguntaba. Realmente el recordar todo aquello no era algo que le gustara, pero hay veces en que hay que recordar los malos momentos para poder avanzar hacia unos buenos, por eso mismo no le importaba hacerlo.

Por la expresión de la joven, y su mirada expectante, Talidor imaginaba que tenía toda una batería de preguntas que hacerle, pero a la vez podía comprobar en la joven un sentimiento de recelo, se veía por su comportamiento que estaba insegura, que tenía miedo en cierto modo, cosa que al enano le preocupó.

A pesar de que su oído no llegaba a escuchar mucho más que los ahogados ruidos de sus botas al pisar el suelo, estaba seguro de que Zana, por su condición, sería capaz de ver y escuchar con más precisión y saber si había algún contratiempo cerca, aunque tal vez era debido a su pasado en el circo, por lo que en parte se tranquilizó, aunque agarró el hacha con mayor fuerza.

-No te contengas, joven, pregunta lo que quieras. Y tranquila, junto a mi estarás segura, daría mi vida antes de que te hicieran nada.-

Aquellas palabras salidas de la boca de Talidor eran el digno reflejo del sentido del honor y la importancia de los suyos para un enano. El viento seguía soplando, con suavidad, refrescando los cuerpos y ánimos de aquellos viajantes que, bajo la luz de las estrellas, avanzaban hacia un destino incierto, tratando de buscar los menos líos posibles.
avatar
Talidor

Mensajes : 63
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Zana el Vie Ago 10, 2012 12:54 am

Respiró hondo, cavilante. Realmente Talidor contaba su historia con calma y serenidad, pese a lo duro que debió de ser perder a su padre en esas circunstancias. Zana podía ser joven, pero entendía perfectamente lo que conlleva el deshonor y el desprecio de los demás por algo que te achacan, y por eso entendió cuán difícil debería de haber sido para Talidor partir de su hogar, dejando atrás todo lo que alguna vez conoció por el hecho de tener que enmendar el error de un padre que, al final, fue el único que le quiso de corazón.

A la pequeña le habría encantado conocer a los suyos. Saber cómo eran, si ellos también eran extraños, si los ojos de su madre fueron como los de ella o si por el contrario su furia provenía del carácter del padre. No obstante, de sus primeros años de vida no guardaba ningún recuerdo, absolutamente nada. El golpe que había recibido en el cráneo había borrado toda la información, si es que la había habido alguna vez, y a partir de ese momento todo fue oscuridad. Solo la luz titilante de la buena intención de Talidor cuando la encontró conseguía encender un poco de ilusión en Zana, pero cada vez que recordaba su pasado se enfebrecía tanto de sed de venganza que su rostro se crispaba y por sus ojos cruzaba una fría determinación sanguinaria.

Debiste de pasarlo muy mal... —acabó susurrando, decreciendo un poco el ritmo. La conversación se había enfriado, pero no por Zana o Talidor, sino por el tema que había escogido ese momento. Se arrepintió de haber preguntado tanto, y al final sacudió la cabeza, ciertamente apenada—. Lo siento, no he debido preguntarte algo así. Hay cosas que nadie desea contar —y lo decía por experiencia, pues ella misma lo sufría en sus carnes.

Sea como fuere, se obligó a esbozar una sonrisa débil cuando escuchó las palabras del enano. Saber que la protegería le daba candor, una cierta sensación de calidez en las tripas que ella no sabía encasillar porque jamás la había sentido. Era aprecio, y también admiración. Sin embargo, si de algo estaba Zana segura es que no permitiría que nada así pasara.

Ni hablar, viejo carcamal. Puedo cuidarme solita —dijo, orgullosa, aunque la sonrisa que mantenía daba a entender que no era más que una burla entre amigos—¡Seguro que en el momento de la verdad blando yo mejor que tú esa hacha!



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una exploración peculiar [Privado: Zana]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.