Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Beer, beer!

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Beer, beer!

Mensaje por Zana el Mar Ago 07, 2012 11:10 pm

El único ajetreo que podía conquistar las calles de Phonterek a esas horas intempestivas provenía de la taberna a un lado de la avenida, cuyas ventanas estaban encendidas por la candela de la chimenea y las luces desperdigadas por las paredes. Se escuchaba un ocasional entrechocar de jarras seguido de carcajadas histriónicas de hombres y mujeres, y de vez en cuando el sonido de la música amenizaba el lugar. Esa noche tocaban varios músicos entre sí, y aunque más tarde habría sesión libre, por el momento los profesionales tensaban las cuerdas de los violines y algunos, los más cercanos, chocaban las palmas con vehemencia mientras sus sonrisas bobaliconas y mejillas encendidas por las pintas y pintas de cerveza pintaban su rostro al más puro estilo satírico.

Sea como fuere, nadie quería estar en la calle una noche como aquella teniendo un lugar donde poder disfrutar de una candela y una habitación por alguna que otra moneda. Quizá muchos de los presentes estuvieran allí de paso, pero los pocos habitantes de la ciudad avivaban el disfrute de la noche de su candor. La razón estribaba en el inminente evento que tomaría sede allí, cuyas características había causado revuelo y había hecho que habitantes, más o menos huraños, salieran a intercambiar opiniones y criticar con mayor o menor intensidad.

Zana no era distinta, y por eso escuchaba con curiosidad e interés la charla de uno de los corros más grandes de la taberna, situados en una de las mesas centrípetas. De hecho, aunque no hubiese tenido intención de hacerlo habría tenido que comerse igualmente su tertulia, pues gritaban con tanta vehemencia que un leve dolor de jaqueca ya comenzaba a crisparle el rostro.

Media pinta en mano, sentada sola, disfrutaba de esos momentos mucho más que si la taberna hubiese estado vacía. La razón es que el torneo era lo suficientemente llamativo como para que todos los presentes centraran su atención en el corrillo, y así ella pasaría desapercibida el tiempo que durara aquello. Sea como fuere, desde sus diversos encuentros a lo ancho y largo de Noreth mientras viajaba, había notado que adquiría cierta seguridad en sí misma, y ya fuera por eso o su necesidad de dormir en un lugar civilizado y no en la tierra fría y punzante, se había descubierto con ganas de visitar Phonterek y encarar a quien quiera que tuviese algún problema con ella. De todas maneras esa era la teoría, y también había que decir que Zana, en el fondo, ya comenzaba a impacientarse ante las risotadas subidas de tono de los parlanchines. Quién sabe a quién estarían impidiendo dormir en aquellos momentos, o si aquello empeoraría. Tanto en un caso como en otro ella huiría, como de costumbre.

¡... Y por los dioses que la noticia corre por todo Noreth! Ya se dice que incluso los enanos participarán en el torneo, ¡JA! Como si también quisieran ensuciar más la fama del hombre en su propia tierra.

Un murmullo de aprobación se extendió por todos los espectadores, pero Zana enarcó una ceja. Que las gentes de Noreth pudiesen ser tan obstusas de mente aún a sabiendas de cuántas razas convivían con ellos —o no— no era sino el manifiesto de que todos seguían siendo una panda de cavernícolas que no ven más allá de sus narices. Nadie podía llevarle la contraria en eso, Zana sabía bien hasta qué extremos llegaba ese comportamiento. Sea como fuere, en ese momento uno de los oyentes se había levantado y, jarra en mano, bramaba con tanto ímpetu que la joven no pudo menos que sisear para sí misma.

¡Debería estar vetado a todo el que no sea ciudadano de Phonterek! ¡La gloria debe ser nuestra! —dichas esas palabras y con un sonoro eructo, el hombre sonrió feliz y, después de darle otro trago a la cerveza, trastabilló hacia atrás y se pegó tremendo golpe contra el suelo, llevándose con él un par de sillas y al parecer otro de sus compañeros. El estropicio pillió lo suficientemente cerca a Zana como para echarse a un lado de su silla, y se quedó mirando el percal con los ojos de par en par y la media pinta a medio llevar hacia la boca. El silencio imperó en esos momentos en la taberna y, momentos después, cuando el hombre se levantó rascándose la cabeza con expresión perdida, carcajadas de júbilo reverberaron por toda ella y el ambiente ameno volvió a instalarle en él y, de paso, la conversación sobre el torneo.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Franz Krieger el Miér Ago 08, 2012 12:37 am

Después de todo lo que había hecho por Phonterek, la ciudad que lo había abandonado y por la que había luchado por redimirse de nuevo, en algún momento habían decidido que su cara ya no debía estar en los carteles de "Se Busca". ¿Debía estar agradecido? Aún no sabía responder a esa sencilla pregunta, fue condenado por una estúpida razón y fue salvado por un traidor... Pero bueno, Jack intentaba no pensar mucho en eso, al fin y al cabo, no por que su guardia sea tan incompetente iba a tachar del mapa a toda una ciudad, y mucho menos siendo esa ciudad Phonterek.

Ahora mismo rondaba los tejados y azoteas de los edificios de la ciudad, le recordaba a sus viejos tiempos de cazador independiente, cazando sanguijuelas como si fuesen cervatillos despreocupados por las calles de Phonterek. Aunque en ese momento, había oído acerca de aquel torneo de Blood Bowl en aquel estadío que llevaban años construyendo, al fin y al cabo, iban a celebrar algo decente, deportivo, en la cosmopolita ciudad de Phonterek. Jack se hubiese apuntado, pero claro... ¿Qué sabía él de deporte?
Además, habría que saberse las reglas y tener un equipo...

La noche estaba tranquila, al parecer no quedaban vampiros, puestos que los había exterminado a todos... No fue en vano todas las noches en vela clavando estacas en corazones y sesgando cabezas como si se tratase de cereal.
Estaba orgulloso de su trabajo, a excepción de los rateros, los asesinos, violadores, hombres lobos aleatorios, monstruos de tamaño descomunal, cocodrilos de las alcantarillas, goblins estafadores y politicos, la ciudad estaba a salvo gracias a Jack... Muy orgulloso.

Pero la ciudad estaba impecable, así que decidió recordar viejos tiempos. En una calle poco transitada de la ciudad, había una taberna de la cual salía mucho ruido y luz. "El Zopenco Bicéfalo" se llamaba, un estupendo nombre. Creía recordarlo... Roger Dile, el tiroteo de los vampiros... Ya se acordaba, el tabernero era un antiguo Imperial retirado, ahora simplemente tabernero. No recordaba su nombre, pero sí su aspecto, el típico de rechoncho barbudo y pelo medianamente largo.

Saltó de la azotea, a otro tejado más inferior y de este, al suelo, rodando para evitar una contusión o rotura grave. Se enderezó y miró a su alrededor, por si alguien había visto el espéctaculo, por fortuna: nadie. Caminó hasta la taberna y la abrió de una forma sutil, no recibió muchas miradas y tampoco era su idea. El bar estaba abarrotado de gente extasiada por el torneo de New Amaranth y de olor a cerveza.
Se sentó en una mesa y el tabernero, nada más verle esbozó una sonrisa en su cara.

- ¡Pero si es Jack Cross el mítico cazador de vampiros! - Vocífero, alegre y sirviendo un refresco de limonada. - ¡Y en mi bar! - Dijo aún más alegre. Jack era famoso, pero lo era aún mucho más en Phonterek, su ciudad natal. Era casi una leyenda urbana, aunque no disfrutaba de su condición, era casi tan malo como ser el rey de algún pueblucho, todo el mundo te saludaba por la calle y estaba ansioso por regalarte algo. Se sentía acosado.
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Zana el Miér Ago 08, 2012 3:25 pm

Cada vez le llamaba más la atención el torneo. Decían que sería una manera perfecta para granjearte cierto respeto entre los espectadores, para disfrutar de nuevas experiencias y, lo más importante, para conseguir algún premio. Eso a la larga era lo que movería a Zana a terminar apuntándose, siendo que su necesidad de llenar los bolsillos era tal que una vez que tenía una oportunidad así no podía desaprovecharla para seguir sisando carteras medio vacías —o vacías, directamente— en las transitadas calles de toda ciudad que pisaba. No, qué va. Ella necesitaba avanzar, y ya llevaba demasiado tiempo encajada en esa situación. Cuando había escapado del circo había depositado todas sus esperanzas en encontrar una nueva situación más fácil de llevar, y aunque en comparación todo había ido a mejor, no era suficiente para ella.

Se estaba volviendo exigente, ¿quién lo iba a decir?

Otro sorbito, y otro más. Las gentes seguían gritando cosas sinsentido acerca del torneo. Realmente muchos de ellos estaban borrachos, pero en general reinaba un ambiente que remarcaba el orgullo que los ciudadanos de Phonterek sentían para con su ciudad. Ya no solo era el evento, sino el renombre que aquello le daría a aquellos lares, el turismo y todas las nuevas que barrerían la monotonía de la vida en la urbe. Zana sabía de sobra que esperarían mucho de aquellos que se apuntaran, y eso de por sí constituía un límite para ella. En lo único que pensaba era en qué clase de criaturas aparecerían en el torneo, y si la necesidad de enriquecerse superaría sus propias limitaciones físicas. Tampoco sabía en qué consistiría el juego, si las trampas la harían caer la primera o si directamente su mal tino se ocuparía de hacerle morder el polvo. Estaba demasiado delgada, y aunque a la hora de correr probablemente superase a la gran mayoría... El desconocimiento ante lo que podría encontrarse la asustaba. Era así de simple.

La voz ronca del tabernero bonachón resonó aún por encima de la música y el estruendor del corrillo, y Zana se quedó mirando un momento con curiosidad al hombre que acababa de entrar a la taberna. Su nombre le sonaba, y no porque hubiese tenido alguna clase de contacto con él, sino porque era alguien que parecía haberse granjeado una fama por todo lo ancho y largo de Noreth. Jack Cross se escuchaba con frecuencia cuando los temas de conversación se desviaban hacia aventuras y logros, por eso ella había acabado recordando el nombre del famoso cazavampiros.

Por otro lado, no dejó de hacérsele gracioso que justo el día antes del torneo alguien como él apareciese, y con amargura se dio cuenta de que probablemente todo el que acudiese fuera a ser igual de experimentado como él, lo que no dejó de hundirla más en su propia miseria. Por los dioses, qué valía más, ¿el dinero o mantener sus huesos en su sitio?

¿Cazavampiros? —el que antes de la caída del borracho había estado hablando se levantó jarra en mano y señaló a Jack, bajo la atenta mirada de la gran mayoría de los presentes—. ¿Eres tú el famoso cazavampiros? —se calló un momento, mirándole—. ¡Vaya que sí lo eres! ¿Qué te trae por Phonterek, amigo? ¿Vienes a hacerte con la gloria del torneo?

Zana hundió los hombros y se cruzó de brazos, recostándose sobre la silla. Bueno, otro giro de la conversación. Si por lo menos recibiera de ese tal Jack Cross la información que necesitaba para terminar de decidir si acudiría o no al torneo la espera merecería la pena. Si no, tendría que volver a deslizarse sutilemente fuera de la taberna.

Sin pagar, claro.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Franz Krieger el Miér Ago 08, 2012 5:44 pm

El tabernero de una manera cordial y alegre, había servido un vaso de limonada y ahora, cruzaba la taberna con la bebida en mano para darsela a Jack de una manera totalmente gratuita, esas eran las ventajas de ser medianamente famoso, que te daban limonada gratis allá a donde ibas en un diámetro de Phonterek a Tortage. No pudo evitar sonreír mientras el cordial dueño de la taberna le dejaba la limonada -bien fría- en la mesa y se iba con aire sonriente.

Jack agarró el vaso y dejó que aquel néctar se deslizase por su garganta, enfríandola, quizás demasiado, hasta que le acarreó un leve dolor de cabeza, entonces soltó un quejido y clavó el vaso en la mesa de madera, se estiró y suspiró largo y tendido. Entonces, uno de los borrachuzos que había en las mesas cercanas, se puso en pie y empezó a hablarle a Jack, recibiendo toda su atención y además, la de casi todo el local.
Primero el borracho estaba dubitativo sobre la identidad verdadera de Jack, ¿Era o no el famoso Cross? Después, resolvió todas sus dudas y preguntó si en su naturaleza estaba participar en el torneo.

El pistolero esbozó una sonrisa y se acomodó en su silla, clavó su mirada en aquel hombre y finalmente, se decidió a hablar.
- Ese soy yo, amigo. Jack Cross. No vengo por el torneo, si por eso preguntas. No estoy hecho para el deporte. - Contestó finalmente, esperando calmar al hombre.
Pero no pasó aquello, ni mucho menos.

- ¿Cómo, no participarás? - Preguntó de primeras el hombre, luego, dio un paso atrás y otros dos adelante. - ¡No me creo que este hombre sea Jack Cross! ¡Demuéstralo! - Gritó de una forma violenta, para acto seguido agarrar con fuerza la jarra que tenía en sus manos y lanzarla hacia Jack Cross.
Rápidamente, el pistolero agarró el vaso de limonada y lo lanzó hacia la jarra que volaba por los aires, vaso y jarra chocaron. Los cristales volaron casi por toda la taberna, pero por fortuna, la Jarra no llegó ni siquiera a acercarse al pistolero, que ese era su objetivo después de lanzar un vaso lleno de limonada. De fría y sabrosa limonada.

Acto seguido Jack desenfundó uno de sus dos revólveres, (En ese caso, el que tenía la escopeta secundaria) y apuntó al desgraciado a la cabeza. - Siéntate y cálmate o tendré que recurrir a otras medidas. ¡Tabernero, otra limonada! - Vociferó Jack, dejando caer ambas piernas sobre la mesa y enfundando de nuevo el revólver cuando el borracho, renegando se sentó y tras unos instantes de silencio sepulcral, volvió a seguir gritando y hablando de cosas vanales con sus colegas.

Entonces, mientras que le traían o no la bebida, revisó los clientes que había en aquel momento en el "Zopenco Bicéfalo", desde luego, no había mucha variedad a excepción de una solitaria chica, de apariencia frágil y cabellos carmesíes. ¿Qué haría una chica así en una taberna así?
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Zana el Jue Ago 09, 2012 1:29 pm

En un momento se armó tal follón que Zana y todos los demás presentes en la taberna se quedaron en silencio, sorprendidos y anonadados al mismo tiempo cuando vieron el forcejeo de los dos hombres. Algunos comenzaron a murmurar cosas por lo bajo, otros simplemente se encogieron de hombros y siguieron bebiendo, acostumbrados como estaban a espectáculos así, y los restantes, como Zana, siguieron en silencio sin saber qué decir o qué hacer.

Realmente era una conversación que había acabado desvirtuándose hasta el punto de que la distensión de la taberna se había cortado de golpe, y aunque de vez en cuando seguía escuchándose la palabra ''torneo'', había pasado a un segundo plano, eclipsada, por supuesto, por otros vocablos tales como ''cobarde'', ''hideputa'' o, simplemente, ''cerveza''. La media pinta de Zana ya estaba en las últimas, pero no se daba cuenta porque estaba demasiado ocupada reflexionando acerca de qué hacer y qué no respecto a aquel evento. Aún era incapaz de decidirse, y aunque a priori pudiese parecer una decisión fácil para ella no lo era. Si se debatía era meramente por el dinero, no por otra cosa, pues no era una persona que buscara la gloria ni sensaciones similares. Más bien todo lo contrario.

Se rumorea que algunos monstruos vienen hacia aquí, Jack, y no precisamente para hacer una visita turística a Phonterek —le dijo el tabernero en tono confidencial cuando le llevó la segunda limonada al pistolero, y Zana agudizó el oído, para variar, pues aquello también le interesaba a ella—. Por el amor de los dioses, he oído que hasta hombres lobo, ¿no te dice nada eso? Podría ser el momento perfecto para sacar a flote tu reputación y de paso ganarte unas perras.

Menuda previsión, pues. Con eso acababa de quedarle claro que no se presentaría ella sola al torneo. La única opción sería contando con apoyo, y como ella no conocía a nadie en Phonterek tendría que enterrar su sueño de ganar ese premio. Aunque... Zana se envaró en la silla y tensó los labios, pensativa. Quizá fuera una idea descabellada, que probablemente no llegaría a ningún puerto, pero tenía que intentarlo, ¿no?

Sea como fuere, todo dependía de la respuesta de ese hombre, pues Zana, si de algo podía fardar, era de ser observadora y saber cuándo era su momento.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Franz Krieger el Jue Ago 09, 2012 6:42 pm

Cuando el tabernero, aquel imperial retirado regordete, se le acercó y empezó a hablar mientras le daba una segunda limonada, por fortuna también gratuita.
¿Qué vendrían muchos hombres lobo? Pues seguramente, al fin y al cabo, también tenían una comunidad más o menos organizada, aunque no sabía donde.
El torneo no estaba hecho para que un Jack cualquiera se aprovechase y montase una carnicería a su costa, era algo deportivo y limpio, al fin y al cabo. Además, si no habían hecho nada malo, no se merecían ser asesinados...

Cuantas bromas llegaba a soltar. Un licántropo con vida, era un mal licántropo. Agarró la limonada y clavó su mirada en el tabernero rechoncho, que parecía estar esperando una respuesta.
La verdad es que, era una leyenda viva en su taberna el "Zopenco Bicéfalo", nombre, la mar de curioso y adictivo de decir. Era gracioso, pegadizo... Sonaba bien. ¿Cómo se le había ocurrido?
Daba igual, el caso es que aquel Ex-Imperial regordete esperaba una respuesta llena de sed de sangre, y esas cosas grotescas que no deberían salir de la boca de Jack... ¿Por qué iba a matarlos? Fuera bromas, no tenía sentido.

- El torneo no está hecho para que los Zhakhesianos maten imperiales, para que los cazadores maten monstruos, para que los esclavistas capturen Antropomorfos... ¿No lo veís? Estaís confundiendo algo con lo que no es... - Musitó Jack, después de echarle un trago a la fría y refrescante limonada. El tabernero, desilusionado, suspiró. - Sin embargo, mucho me temo que Phonterek, aún siendo la organizadora de todo el torneo, no tiene un buen representante deportivo... - Algo se le ocurrió a Jack en aquel momento, bueno, no se le ocurrió en aquel momento preciso, pero... sin embargo decidió hacerlo allí mismo. - Aquel que se vea en un equipo de Blood Bowl liderado por Jack Cross que se ponga en pie, dispuesto a ganar el primer premio, y con eso toda la fortuna que dan al ganador. - Lo propuso más que nada por la reputación que se merecía Phonterek, no sus altos mandos, si no su gente, los campesinos, sus panaderos y sus fulanas. Todos aquellos que merecían vivir en una ciudad ganadora de un prestigioso torneo de Blood Bowl, además de la recompensa que daban, que le vendría muy bien para financiarse unos cuantos aparatos y armas nuevas.

No sabía cuantos hombres o mujeres de aquella taberna serían capaces de formar un equipo deportivo capaz de luchar contra los mejores de Noreth, en verdad. Ni el propio Jack conocía las reglas de ese estúpido deporte, no esperaba que nadie de allí las conociese, y si era cierto, estaban demasiado borrachos como para ponerse en pie. En cualquier caso, a la mañana siguiente colgaría un anuncio de reclutamiento para todo aquel que desease unirse a los Raiders de Phonterek.
Sí, aquel nombre se le acababa de ocurrir. ¿Y qué?
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Zana el Jue Ago 09, 2012 11:08 pm

Escuchaba disimuladamente pero con interés. El trato que Zana se había propuesto presentarle a aquél cazador rompía por completo sus esquemas de no-mezclarse-con-nadie, pero joder, el premio que se diera en un torneo de esas dimensiones bien merecía la pena. También era verdad que habría un noventa y nueve por ciento de posibilidades de que ella ni siquiera durase media hora allí dentro, más aún sabiendo lo que ya comenzaba a oler a chamusquina, pero tenía que arriesgarse si quería dar un salto positivo en su situación y estaba harta de chocarse una y otra vez con callejones sin salida.

El tabernero y el pistolero seguían hablando entre sí, aunque Zana parecía haberse pegado a la silla y no se movía. La voz de él se había elevado por encima de todo el barullo, y perfectamente se había oído su propuesta por toda la taberna, pero por el momento nadie se levantaba. Ni siquiera Zana. No es que aún dudara, pues estaba bastante segura de que acabaría haciéndolo, pero no quería atraer la atención de nadie y por eso esperaría a que de nuevo estuviese centrada en otra o, simplemente, cada cual volviese a hacer lo que quiera que les estaba teniendo tan entretenidos.

¡Yo! ¡Yo iré! —gritó uno, pero al final acabó hipando y, de pura risa, se sentó de nuevo. Zana suspiró, a sabiendas de que a esas alturas nadie estaría lo suficientemente sobrio como para cavilar bien una decisión de ese tipo, y amodorrándose en la silla acabó de beberse la cerveza y entrelazó los dedos, esperando impaciente a que todo volviese a relajarse de nuevo.

Cuando más tarde solo la música se escuchaba por encima de las conversaciones de la taberna y el tabernero ya había vuelto a sus quehaceres, la hörige se decidió. Más de una persona se había acercado al cazador a hablarle, y al final había acabado aletargándose hasta tal punto que con el sueño fastidiando sus planes casi había tirado la toalla y había decidido que mejor se iba a robar carteras, que es lo que sabía hacer, y a dejarse de tonterías. Por suerte para ella —o no— las visitas acabaron, y se acercó hacia Jack.

Hola —dijo, dubitativa y en cierta medida nerviosa—. ¿Tienes un momento? Es por lo del torneo.

Lo más probable es que la mandara a tomar viento, pero ya que había estado dándole vueltas lo menos era conseguir una respuesta. Si era positiva esperaría hacerlo bien en el evento, y si no, se jodería, para variar.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Franz Krieger el Jue Ago 09, 2012 11:39 pm

De una forma u otra, al parecer su propuesta no había calado tan hondo en aquella taberna como esperaba. No muchos se presentaron casi instantaneamente, sólo un hombre y tras unos largos momentos, se atrevió a ponerse en pie de una manera atrevida, pues no estaba en sus cábales, poseído por alrededor de una quincena de bebidas que su cuerpo, sin duda no llegó a soportar.

Jack suspiró, se volvió a sentar en su asiento decepcionado por las circunstancias. Se esperaba que la bebida fuese su aliada en un caso como aquel, pero estaba equivocado. Uno tras otro, los borrachuzos de la taberna se le acercaron, con una peste a inmundicia y alcohol soberana. Más de uno le pidió un autográfo, pero en general, se le acercaban pidiendo un cupo para su equipo de Blood Bowl. Ninguno parecía tener capacidades en ese estado, y como solían decir los enanos: Alguien que borracho no vale nada, no vale nada.
En verdad, no sabía si los enanos decían eso o no, se lo acababa de inventar, pero bien podría servir en esa situación.

Por fortuna, los borrachos atrevidos se acabaron, todos rechazados de una manera sentenciante. Entonces, se acercó una fémina de aspecto más bien, no del todo humano. Era más bien, una fémina felina... ¡Jaja! Exacto, esa era la definición, aunque más exacta, podría llamarse Hörige, o simplemente, el resultado de cuando un humano le coge cariño a un animal, sin más.
Esta le habló de forma, más o menos inocente. Parecía ágil, elástica. Y no era por echarle mucha imaginación.

- Claro, Jack siempre tiene un momento. - Se presentó él, de una manera descortés. Pero claro, estaba cansado de recibir a tantos borrachos con tanto despropósito. - ¿Cuantas te has bebido tú? - Preguntó, al final. Aunque por la manera en la que hablaba y por su olor, no habría bebido mucho. Una, quizás dos. Además estaba nerviosa, podía notarlo en cada una de sus palabras. No estaba borracha, si no, se habría envalentonado y ni siquiera se habría presentado con un simple hola.
- Perdón por ser tan descortés. Buenas - Se presentó de verdad al final, tendiéndole la mano sobre la mesa de madera, con el vaso de limonada a medio beber. Era una proposición indirecta para que se sentará a charlar, de lo que fuese.

Estaba harto de los borrachos, no le gustaban nada, pero ¿Qué se le iba a hacer? A los enanos les llegaban incluso a gustar los borrachos, los humanos, también tenían cierto gusto por la inmundicia. En ese sentido Jack era parecido a un elfo, sólo que sin tanto maquillaje, mascotas humanoides y gusto por lo penetrativo.
Simplemente, Jack se sentía algo sucio por ser humano, y todo lo que eso llevase. En eso envidiaba a otras razas, pero nada más. Estaba orgulloso de ser como era, soberbia quizás, pero no élfica.
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Zana el Vie Ago 10, 2012 1:22 am

Bastante se estaba superando a sí misma habiéndose envalentonado para hablar con Jack, así que en cuanto le escuchó se dispuso a dar media vuelta y volver a su escondite, pero no llegó a hacerlo porque, al final, pareció cambiar de idea y retomó la atención de Zana. La joven suspiró imperceptiblemente, esperando que el hombre no sufriera otro nuevo cambio de humor o, por lo menos, que no la confundiera con todos aquellos borrachos. Dos razones para ello: la primera, que aquello no jugaría en su favor si quería convencerle para aliarse en el torneo; y la segunda, porque no. Ella tenía más espíritu de superación, por lo menos.

Eh... Vale —se sentó sintiéndose medio estúpida, muy tiesa y mirando hacia todos lados como si fuera una fugitiva en medio de una comisaría. Puede que no fuera raro que otra más se acercara a hablar con Jack Cross, pero Zana no estaba cómoda y esperaba terminar cuanto antes su cometido, si es que alcanzaba a plantearlo.

De cualquier manera, al final se quedó mirando al pistolero con toda la serenidad que fue capaz de reunir, y mientras sus manos escondidas bajo la mesa fruncían la tela de los pantalones con nerviosismo contenido, Zana trataba de poner en orden sus prioridades.

Soy Zana. No me he acercado antes porque he creído que debía esperar un poco —señaló tras ella uno de los corros más grandes de borrachos y esbozó una sonrisa tirante—. He oído lo que le decías al tabernero, y me gustaría proponerte algo —directa, por lo menos, era. Al fin y al cabo, a Zana no le importaban las formas porque nunca había sido alguien educado, y por lo que veía a Jack Cross tampoco le importaban en demasía las formalidades—. Una especie de alianza, si así lo prefieres, para procurarnos la victoria del torneo.

Que la conversación iba a ir por esos tiros era más que obvio, de manera que Zana no se molestó en detallarse más. Era una mujer de pocas palabras, y demasiadas estaba diciendo ya. Solo esperaba terminar pronto y esperar que el día del torneo el premio fuera suyo sin tener que perder algo de relevancia por el camino. Aunque, bien pensado, nada de valor tenía alguien como ella. Otra razón más para arriesgarse.



ZANA | THREADS

Poison is slowly seeping through my veins
avatar
Zana

Mensajes : 226
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Franz Krieger el Vie Ago 10, 2012 1:25 pm

Quería hablar del torneo aquella mujer, Zana. Pues hablarían del torneo. No le gustaba que aquella tipa estuviese tan nerviosa, ni que Jack se la fuese a comer. Además, pareccía mover demasiado las manos debajo de la mesa. Jack deslizó una de sus manos hasta la funda de uno de sus revólveres y la desabrochó, no le gustaría que en el caso de que esa mujer, Zana, si era de verdad su nombre, sacase un cuchillo y se abalanzase sobre Jack y este no estuviese armado para la ocasión.

Habló sobre una especie de alianza, aunque viendo sus capacidades, más bien sería una relación de parasitismo. Sólo esperaba que, fuese mejor con las piernas que lo era con las palabras.
Jack dejó escapar una leve carcajada, y agarró con la mano libre la limonada, bebiendo el último trago que le quedaba.

- Las cosas están así, Zana: No dudaría de tus habilidades y de tu saña cuando te sea precisa usarla, pero... No puedo confiar en tí, hasta ver esas habilidades tuyas en movimiento. Demuestrame lo que puedes hacer. ¿Ves ese grupo de borrachos de allí? - Iba diciendo Jack, con aire sonriente, señalando uno de los tres o cuatro corillos de borrachos, de alrededor de 4 a 5 personas por cada uno, en especial, había señalado uno en el cual no destacaba ningún tío más alto de lo normal, ni musculoso. Eran aparentemente débiles, flacuchos y encima borrachos.- Dales juerga. - Y con juerga, se refería obviamente a una tunda, un par de hostias, una buena paliza, una pelea, un escupe y araña, un reparto de golpes, lo que venía siendo un conjunto de galletas sin edulcorante.
Quería ver si esa Zana era impetuosa, tenía agallas y encima, matando tres pájaros de un tiro, si de verdad era buena en el combate, era ágil o al menos... quien sabe, encandilase a todos con su mirada.

- No les hagas mucho daño, si quieres, robales las cervezas. Haz algo. - Sugirió Jack, dándole una opción menos agresiva o hostil. Mientras le demostrase que era lo que sabía hacer, iba servido.
Esbozó una sonrisa y apoyó ambas piernas sobre la mesa, de manera descortés, pero sobretodo cómoda. No era momento para educación, sólo quería ver de primera mano como se desenvolvía Zana.
¿Se creía que Jack se aliaba con el primero que se lo pedía? Tendría que ganarse su favor, echarse unas risas y ya si eso...
avatar
Franz Krieger

Mensajes : 421
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Beer, beer!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.