Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Hoy a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Ayer a las 3:30 pm por Lilith, la sombría

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Ayer a las 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Danza de pasión para un dragón (Privada)

Página 4 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Sáb Jul 02, 2011 8:00 pm

Lejos de enfadarse o algo por el estilo, lo que hizo rose fue encapricharse más del muchacho, y tras declarársele... de nuevo... se acercó a el, que se encontraba cabizbajo, le tomó del cuello y se pegó a el, entonces fue cuando Nogard más ruborizado quedó, primero sintió el pecho de ella aplastándose contra él, cuando ella la había besado, solo habían contactado sus labios, y en aquella situación, el contacto se extendía, hasta que todo su cuerpo entró en contacto, y quedó paralizado unos segundos, aquel contacto, aunque era... delicioso... también le avergonzaba ¿Siquiera sabría ella que hacía?

De pronto saltó sobre el, hundiéndole bajo el peso de ella, y besándole mientras se hundían, cerró los ojos para que no se le llenaran de agua, y sintió como caía lentamente en el fondo de aquella terma, con Rose encima, con sus labios en contacto, y con lo que no eran los labios... al menos no los de la cara...
Pero no se resistió, de pronto relajó todo su cuerpo, y deseó con sus manos el cuerpo de Rose, devolviéndole aquel beso, una escena enternecedora.

Sintió al poco el contacto con las rocas del fondo, un contacto suave, ligero, no podrían permanecer así mucho tiempo, pero... quería disfrutar el poco que tuviese, al fin había cedido, la quería, si, la deseaba y la amaba, sentía el impulso de decírselo, y sin duda, lo habría hecho, de no ser por hallarse a un metro bajo las aguas termales...

Podría ser amor de jóvenes, podría haberlo sido, pero os digo, y os confirmo, que sería más, ese amor duraría más tiempo que el de una cálida noche de verano... era un amor puro y verdadero, y el Dragón lo sabía, y se enorgullecía de Nogard, su pequeño estaba madurando... aunque bueno, su pequeño... el tampoco era muy anciano para ser un dragón, había sido un dragón muy joven antes de concederle su vida al muchacho en el que ahora vivía, compartiendo el cuerpo y hablándole a la conciencia, no podía hacer más, solo existir, solo ser una voz en la cabeza... y de pronto se acordó...

¿Que pasaría cuando Rose descubriese el secreto de Nogard? Algunas personas ni creerían que el muchacho podría el don de los dragones, otros pensarían que es un truco, otros que era alguien especial, y otros pocos le creerían... ¿Estaría Rose en el ultimo grupo? ¿O lo tomaría por un loco y perdería todo su interés en él? Bueno, eso era cosa de verlo con el tiempo, si de verdad se amaban Rose le creería, y si de verdad se amaban, lo aceptaría sin temer el poder que Nogard tenia dentro, y que ni él mismo era capaz de comprender...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Sáb Jul 02, 2011 9:02 pm

No quería parar aquel beso acuático. Notaba su piel pegada a mí a cada centímetro. Su pecho pegándose al mío, que se comprimía contra él. Todo mi cuerpo junto a él, estaba un poco roja, pero no era por el calor del agua ni por vergüenza ¿Qué vergüenza podía tener ya? Era por el contacto de su piel contra la mía, de todo el cuerpo pegado a él. Mis manos se perdieron por su cabello comenzando a bajar hacia el cuello mientras que me empeñaba en mantener aquel beso, ahora sumergido, que habíamos iniciado sobre la superficie del agua. Noté como sus manos rodeaban mi espalda y la acariciaban suavemente, dejando una imborrable marca de cariño tras ellas. Su aliento era el aire que yo respiraba y viceversa, una escena perfecta, que parecía que nada podía estropear.

Mis caderas se pegaron a las de él mientras que notaba que ese dolor volvía a mi entrepierna, pero esta vez el placer se liberó un poco más rápido, casi obligándome a abrir los ojos como platos y de tal forma que mis pupilas se dilataron del placer. Pero esta vez fue más extraño, si cabe. En lugar de salir algún tipo de líquido más bien note como si el agua relajara algún tipo de músculo que hasta ahora me había sido escondido por mi propio cuerpo. Mi pequeño cuerpo se sentía más excitado que nunca por el roce tan íntimo que teníamos. Mis pechos daban contra él de tal forma que la zona más oscura de estos daba contra esa misma zona de él, produciéndome un placer todavía mayor. Pero lo más de extraño sucedió nuevamente debajo, noté como algo duro se ponía entre mis piernas, no alcanzaba a entrar, pero estaba atrapado entre los labios de mi rajita y producía un ardor que nunca antes había sentido. Ahora podía notar como me humedecía, pero más que por el agua por mí misma, una sensación extraña.

Continuando el beso, explorando ambos cuerpos a la vez hice lo posible por rozarme contra él movida por el placer. Solo alcanzaba a dar ligeros saltos sobre él. No conseguía que aquello tan duro que ahora me rozaba se relajara, pero sin embargo lo que cada vez se relajaba más era mi vagina. Desocupé una mano de su cabellera y bajé lentamente donde se producía el roce, rodeando el objeto cilíndrico con la mano. Poco a poco fui acariciando de arriba abajo con la mano ya cerrada sobre él, notando que no era ningún objeto, era carne, carne que me guiaba directamente hacia el bajo vientre de Nogard. Rápidamente lo solté de esa mano y lo devolví al espacio entre mis labios con un corto gemido ahogado en los labios de ambos. No llegaba a entrar, pero el simple roce me hacía pensar que iba a estallar por esa zona.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Sáb Jul 02, 2011 11:22 pm

Las manos del joven pasaban suavemente por sus caderas, deslizándose lentamente hacia sus nalgas... bueno ¿que queréis? el pobre era un adolescente, y ya que estaba en ello iba a aprovechar... Mientras, las manos de la joven se dedicaban a acariciar los cabellos dorados del semidragón, aunque pronto una mano curiosa decidió escaparse, y el muchacho no la notó asta que esta agarró su miembro. Estaba con los ojos cerrados, disfrutando, pero aquel contacto... le alteró un poco, sobretodo cuando la mano empezó a acariciarlo... bueno, solo en principio se alteró, tras un segundo volvió a relajarse... tampoco estaba mal... Aunque pronto le soltó, devolviendo las manos a los cabellos.

Acarició suavemente las nalgas de la joven, siguiendo aquel largo beso, que ya empezaba a asfixiar bajo aquel agua tan caliente. Finalmente soltó sus manos, y ayudándose de estas se incorporó un poco, sujetando a Rose y llevándola a la superficie en un abrazo... Al subir y notar el frescor, Nogard separó sus labios, tomando aire, y mirando a Rose. Con aquel abrazó la pegó mas a el y cerró los ojos apoyando su cabeza en la de ella.

-Yo... Rose... te amo... yo también te amo, no puedo evitarlo, eres mi amor...

Poco a poco fue arrastrándose con Rose hasta un borde de la terma, donde poder apoyarse, ya era difícil que no continuasen lo que habían empezado, el calor de las termas, la situación... el libido del joven mas alto que nunca, sentía como si estuviese encerrado, deseoso de salir, tenía que gastar energías, y la forma correcta en ese momento ambos la sabían, uno por conocimiento, otro por instinto, pero ambos querían continuar.

En el agua era fácil moverse, y Nogard, que estaba apoyado contra la pared de la terma, invirtió su posición con Rose en un simple giro, apoyando a esta contra la pared. Sus labios empezaron a recorrer el cuello de rose, bajando hasta sus pechos, y recreándose en estos, rozando cuidadosamente uno con una mano, mientras que el otro recibía suaves y cortos besos del joven, que mientras lo hacía deslizaba con suavidad su cuerpo por el de Rose, rozando así ambas partes intimas, que cada vez estaban más preparadas para lo que se avecinaba.

Nogard se hallaba ya bastante excitado, pero no podía cesar el contacto con Rose, era intenso, lo más intenso que había sentido nunca, y poco a poco, y con cuidado, iba intentando que su miembro entrase entre los labios vaginales de rose, con cuidado, sin prisas... no demasiadas...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jul 03, 2011 12:27 am

Mi respiración se aceleró; en parte por la evidente falta de oxígeno que comenzaba a sufrir, y en mayor medida por sus manos, cuyo rastro de amor se deslizaba cada vez más hacia la zona que por lo general cubrían mis shorts y una prenda más de ropa interior. Noté como sus manos recorrían mis nalgas de una manera que me hizo pegarme más a él, notar su miembro duro y notar como mi intimidad se mojaba más todavía si era posible. Sentí como me pegaba a él y como mi pecho se constreñía más contra el suyo, dejando que ese suave roce de pezones me hiciera vibrar por dentro mientras que mi lengua jugaba en la entrada de la boca de él. Dejando entrar a la suya si quería y lamiendo lentamente sus labios, deleitándome con su sabor y alcanzando con la punta sus dientes.

Cuando despegó las manos sentí un primer susto ¿Iba a hacer como con el beso y a separarse? No… No podía. Pero, efectivamente, no se separó, sino que nos sacó a ambos del agua. Yo seguía lo más pegada a él que podía. Tomé una amplia bocanada del aire fresco que ahora acariciaba mi piel con su fría mano, intentando enfriar las zonas por donde él había pasado las suyas, pero de manera inútil. En esos momentos solo podía notar el cuerpo del músico contra el mío, el roce de nuestra piel en cada centímetro de lo posible. Su miembro en la entrada de mi vagina mientras yo me frotaba un poco, dando cortos y casi imperceptibles gemidos de placer por él, aunque ese roce lo hacía sin querer, por puro instinto que era el que movía mi cuerpo.

Noté su frente sobre la mía y sus palabras resonaron con eco en mi cabeza, como si en esos momentos estuviera hueca solo para su voz. Lo… lo había dicho, había dicho que me amaba. En ese instante solo quería estar con él, abrazarlo, besarlo y llegar hasta el final con él. Música y baile en dos cuerpos diferentes ahora unidos por un mismo lazo que era el amor, un lazo más duro que el más duro de los materiales cualquiera que fuese, imposible de romper o de corromper y que cada vez sería más fuerte. Mis manos acariciaron su cabello mientras nadábamos hacia la superficie. Dio con la espalda en la terma y noté como su cuerpo vibraba un poco. Me negaba a separarme de ese nuevo beso. Me cambió su posición, quedando yo recostada contra la pared. Cuando ya estábamos más quietos comenzó a bajar por mi cuello con sus labios, no pude evitar jadear un poco de placer mientras mis manos acariciaban sus costillas y su torso.

-Ah… - no pude decir nada más que un corto gemido cuando noté como sus labios se paraban en mi pecho, besando donde nunca ninguna otra persona había besado (En realidad esto era así con tono lo que él había hecho) y acariciando el otros con la palma de la mano. La excitación cada vez era mayor, mis manos se perdían en su cuerpo, fuera de mi propio control y buscando solo su placer. Con delicadeza cogí el miembro de él y empecé a acariciarlo sin saber muy bien lo que tenía que hacer, haciendo movimientos arrítmicos con las manos al tiempo que con mi cintura para excitarlo más, pues claramente eso lo excitaba. No sabía lo que tenía que hacer, pero mi cuerpo sí. Cuando lo vi acercarse hacia mí con ese último beso a mis pechos abrí lentamente las piernas, dejando que la cabeza de su pene ejercería presión sobre mi vagina.

Al principio parecía un poco difícil, pero gracias al agua, a mi relajación y a mi abundante humedad pronto pude notar como entraba un poco más, empujando lentamente mis paredes vaginales hacia los lados, dilatándolas un poco a cada segundo. Gemí con algo de dolor cuando noté que debía pararse por algo, yo notaba que había algo entre él, el placer y yo. Algo que al mínimo roce con su pene me dolió, pero no importó. Di un cortó gemido de dolor y sin darle oportunidad a nada, excitada y fuera de mí, lo pegué a mi cuerpo, provocando que el himen se rompiera liberando un fino hilo de sangre junto con otro gemido de dolor.

Por un momento me quedé quieta, paralizada por un dolor agudo, pero negué con cabeza e hice subir su boca hasta estar a la altura de la mía. – No… no pares – dije apretando sin querer las paredes vaginales, no mucho, pero ahora le iba costar moverse, solo me quedaba esperar que eso le gustara. – Te… te… te amo… - dije gimiendo con una voz mezcla del agudo dolor y el inmenso placer. Las pupilas dilatadas y mis manos paseándose por su espalda para ser yo la que esta vez agarró sus nalgas, acariciándolas de manera sensual y pegándolo más a mí. En ese instante para mí solo existía él. Poco a poco lo devolví con un beso hacia mis pechos, empujando su cabeza con la mía. Tal y como los trataba parecían gustarle, y a mí me gustaba lo que hacía en ellos, al igual que me gustaba lo que hacía debajo del agua.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Dom Jul 03, 2011 4:00 pm

Mientras besaba sus pechos, notó la mano de Rose acariciando mi miembro, sin experiencia alguna, pero aun así excitante, cerró los ojos un momento a causa de un escalofrío de placer, pero sin cesar aquellos besos en sus pezones, y al poco empezó a sentir como su mano lo conducía a su interior , sintiendo la presión y conteniendo un instante la respiración, antes de notar como iba entrando lentamente.

Cerró los ojos al sentir aquella pequeña tela que impedía la entrada, pero que no ofreció demasiada resistencia, y que al poco se rompió, a Rose parecía dolerse, Nogard lo sabía, a diferencia de la muchacha, sus padres si le habían dado una pequeña charla sobre aquello... Rose le subió el rostro, hasta encontrarse con el suyo, diciéndole que no parase, algo que Nogard no haría, aunque sintió que la presión aumentaba un poco, haciéndole dar un corto gemido, tras el cual tragó saliva y dio un corto beso a la joven en los labios, antes de que ella le devolviese con otro un poco más abajo.

Y mientras el continuaba besando sus pechos, iba entrando con lentitud y cuidado en su interior, suavemente, y dejando escapar algún que otro gemido, el placer junto a un poco de dolor, una pizca nada más, que era cubierta por la situación.
Tras un poco, unos segundos, ya estaba casi por completo dentro, saliendo un poco de vez en cuando para entrar con algo más de fuerza y profundidad, haciendo que su respiración, se acelerase aun más, como su ritmo cardíaco, que ya era bastante acelerado.

Finalmente, consiguió entrar del todo, sacándole un gemido de placer al llegar a todo lo que podía, dejando los pechos y subiendo de nuevo al rostro de Rose, acercó sus labios lentamente, rozándolos primero, para después besarla verdaderamente, y en aquel beso empezó a mover las caderas, saliendo un poco de ella, para entrar de nuevo, sintiendo el placer de aquella acción, aquel juego sensual, un baile de placer y nuevas sensaciones, dado que ninguno había hecho aquello antes, aunque.. ambos hubiesen estado cerca.

Un movimiento de caderas, que probablemente la joven acompañaría más tarde, primero bastante torpeza y sin ritmo, pero que poco a poco fue tornándose continuo, sacándole un leve gemido, cada vez más potente en cada embestida, aquel calor, aquella inexperiencia, pero... todo lleno de placer, un placer que no tardaría demasiado en cesar.

Nogard empezó a bajar de nuevo sus besos, pero esta vez dirigidos al cuello, donde daba pequeños besos notando el sabor de la piel mojada de Rose, solo los pájaros eran testigos de aquel juego de adultos lleno de pasión y amor, en unas termas públicas vacías, donde aquellos dos niños habían al fin confesado su mutuo amor...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jul 03, 2011 6:00 pm

Al terminar de romperse sentí un dolor más agudo que el anterior, mucho más. Pero duro poco más de unos segundos hasta que no pude hacer otra cosa que gemir de puro placer, notando como entraba casi del todo, dejándome notar la piel de su entrepierna rozar la mía. Pero había algo “extraño”. Si mantenía las piernas cerradas dolía un poco más pese al agua, pero era placentero, muy placentero. Escuchar sus gemidos, sentir sus besos y sus labios contra mis pechos chocando y lamiendo lentamente para luego acelerar al igual que aceleraba sus embestidas. Lo abracé más fuerte durante el beso y me moví torpemente, desistiendo al instante de hacer algo que pudiera hacerle daño.

Arañé un poco la piel de su espalda con aquella nueva embestida, más fuerte que las anteriores dejando escapar un gemido que rebotó en las paredes de la sala para huir por arriba. Estábamos solos en las termas. En cierto modo eso era preocupante, pero por otro lado sentía que me excitaba más. Era un lugar donde debíamos tener cuidado para que no nos descubrieran, donde debía tener mis gemidos ahogados en dulces besos en su cuello mientras que él entraba cada vez más rápido y volvió a besar mis pechos lentamente mientras él gemía al mismo tiempo que yo. Cerré los ojos por el placer y dejé que me hiciera suya, notando poco después los labios dulces y carnosos del chico. No tardé apenas en responderle a ese beso con la misma pasión, notando como sus movimientos iban tomando fuerza, velocidad y ritmo.

Tragué saliva con dificultad y me abracé más a él según iba besando mis labios, volviendo a bajar, supuse que a los pechos, pero me arrancó un gemido de gusto cuando noté sus labios en el cuello con aquellos dulces besos. Me mordí el labio inferior con fuerza procurando no gritar mientras que, por algún motivo que desconozco, empecé a moverme con él como si sus caderas fueran el ritmo de la música que me obligaba a bailar. Moví las caderas con un leve movimiento circular al principio, haciendo que terminara de entrar sacándome de nuevo un gemido que ahogué en un beso a su cuello. Dejé de sentir el dolor para solo sentir el placer mientras mis caderas se movían en círculos más amplios como si fuera un baile y él la música. Un baile que me daba un placer como ninguno, saber que él estaba dentro de mí. Que me amaba como yo a él o más, y que ya nunca nos separaríamos.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Dom Jul 03, 2011 7:15 pm

A cada entrada lanzaba un gemido de placer, Rose también había comenzado a moverse, y en ese momento parecían estar en una danza de pasión, cada vez mas acelerada, bañada en un cántico de placer que exhalaban continuamente, haciéndose a cada momento más largo y continuado.

Poco a poco, cada movimiento le hizo sentir que algo, un calor, se empezaba a extender por su cuerpo, comenzando en el corazón, descendiendo por su pecho, su estómago, y bajando a la ingle, para acabar en la parte que tenía dentro de Rose, aquella pasión ardiente, que desembocó finalmente en un gemido de placer mucho mayor a los anteriores, que intentó silenciar un poco, mientras la presión de aquella zona se liberaba en el interior de la joven muchacha, aunque Nogard continuó un par de embestidas más, siguiendo sus gemidos, cada vez mas débiles, soltando al final uno más largo, vaciando el aire de su pecho y quedando quieto finalmente, mirando a Rose a los ojos, y dándole un ultimo beso en los labios, para relajarse poco a poco.

-Oh...-fue lo único que pudo decir en aquel momento, estaba agotado, extenuado, más de lo que lo había estado jamás, persecuciones, carreras, combates, nada de eso se podía comparar, estaba sin aliento ni fuerzas.

Sin separarse aun de Rose, hizo un ultimo, y lo sobrehumano (o esa fue su percepción) esfuerzo, y se arrastró junto a ella a una zona menos profunda de la terma, pudiendo mantenerse algo más tumbados en el agua y descansar así.
Acarició la espalda y las caderas de la joven mientras descansaba un poco, y esperaba a que su pulso y respiración volviesen a la normalidad... o bueno, al menos que descendiesen un poco, pues no podía ni hablar, ni casi pensar.

Aquel desayuno que les esperaba en la habitación... les serviría de mucho, al igual que el regalo de Nogard, que de pronto recordó, y sonrió pícaramente.

-Si hubiese sabido que íbamos a hacer... me lo habría traído... habríamos podido hacer otras cosas con él...-Dijo, olvidándose de que el dragón podía escuchar sus pensamientos, pero lo recordó pronto.

-¡Por mis escamas! ¡Nogard! Te noto cambiado... ¿Tu pensando esas cosas? ¡Me sorprendes! no conocía esa faceta tan... pícara... tuya...

-Eh... vaya... tu otra vez... ¿Y que?-Dijo algo avergonzado.-También tengo derecho a tener mis pensamientos ¿No? Además, estabas tu muy cayado... ¿Te lo has pasado bien mirando?

-Huy... ahora se pone a la defensiva... jua jua...-Dijo el Dragón, sin hacer comentario alguno sobre su silencio...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jul 03, 2011 8:19 pm

Cada vez se movía él más rápido y más fuerte. Cada segundo que pasaba me hacía tener que contener un nuevo gemido por sus movimientos y los míos a la vez. Sentía que mi interior se contraía y se expandía según él iba entrando y saliendo. Mis manos acariciaban su espalda, su cabello y toda la piel que de él llegaba a tocar. Hacía lo imposible porque ese contacto tan íntimo no cesara, acompañando mis propios movimientos circulares con roces de pecho contra pecho para hacerlo gozar, sabiendo que le gustaba ese roce tan íntimo de mis pezones sobre los suyos. Los gemidos cada vez eran más seguidos e imposibles de contener, para ambos. Cerré los ojos con fuerza pegándome a él al máximo mientras que notaba un calor que me recorría por todo el cuerpo, el mismo que había notado al encontrarme lo de repente pero ahora mucho mayor.

Noté que de repente su torso ardía como el fuego candente, y luego la que ardía era yo, pero por dentro, por dentro de esa zona tan íntima que solo Nogard había tocado. Noté el calor abandonarme de golpe junto con un extraño y viscoso líquido que se mezcló con uno que había dejado él. Notaba los fluidos deslizarse desde nuestras partes hasta el agua donde desaparecían. Ahogué un grito en su cuello, mordiendo este un poco y succionando con fuerza hasta sin querer dejar un moratón. Pero se a que parecía acabado siguió unos instantes, tal vez los de mayor placer. Sentía de nuevo aquel calor y salió un poco más de líquido junto con un placer equiparable al anterior. Lo besé mientras él nos arrastraba hasta una zona menos profunda.

Me quedé mirando sus ojos teniéndolo todavía dentro. Sentía que debía dejar a esa parte respirar, pero por otro lado no quería despegar ese contacto tan íntimo. Suspiré ahogada, exhausta y agotada como nunca. Ni la persecución por aquel pueblo hace unas semanas me había dejado tan cansada. Notaba mi pecho hincharse de aire cada poco para luego vaciarse al tiempo que lo hacía el de él como en una perfecta sincronía. Aprovechando que estábamos en una zona más baja de agua apoyé las rodillas en tierra y di un último salto sobre él en el que lo hice entrar del todo para provocarle placer, mucho placer. Luego solo me retiré, sin apartarme de él y haciendo que aquella parte de su cuerpo quedase entre él y yo, donde había empezado, en contacto con los labios inferiores de mi cuerpo. Casi no podía articular palabra y mucho menos hacer algo más que besarlo, pero hice acopio de todas mis fuerzas y besé sus labios. – Te… amo… - dije en un suspiro que se notaba que me faltaba el aire, abrazándolo y sonriendo. Había entrado solo para asearme para él. Pero jamás me había alegrado tanto de entrar en unas termas. Miré una pastilla de jabón que había detrás de él, en una especie de plato de madera y la tomé suavemente con las húmedas manos. Casi se me cae, pero por suerte la pude retener con las uñas, comenzando a frotar su espalda y pasando luego a su pecho, y al mío para asearnos a ambos del sudor que perlaba nuestros cálidos cuerpos en contacto.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Dom Jul 03, 2011 9:19 pm

Mientras tenía aquella pequeña charla mental con el dragón que le habitaba, Rose aprovechó para subirse encima de él, y acabar aquello con un ultimo salto, que hizo que Nogard arquease la espalda, casi a punto de incorporarse, lanzando un ultimo gemido, y ahogándolo al momento, para relajarse de nuevo.
Había una pastilla de jabón a su lado, colocada en un plato de madera, y la joven la cogió, empezando a limpiar al muchacho, que sonrió mirándola a los ojos.

-Ha... ha sido... genial...-Dijo ya algo recuperado.-Me limpias... ¿ahora soy tu mascota?

Sonrió diciendo esas palabras, y tomando agua de la terma para echársela a Rose por encima, y pasar su mano por la zona, como si el también la limpiase, y luego echándole agua en las zonas que se llenaban de espuma, aclarándola.

-Oye... estoy algo hambriento... ¿Y el desayuno? Deberíamos ir terminando... pronto llegará más gente y esas cosas...-Dijo Nogard tras un rato de limpiarse y recordando que aun no habían desayudado.

Para terminar de limpiarse del todo se metió un poco mas hondo de nuevo, y se metió hasta el fondo, saliendo al momento y volviendo con Rose, con el pelo chorreando y una enorme sonrisa en el rostro, se sentó a su lado y le dio un beso en los labios, antes de buscar con la mirada el árbol donde había dejado sus cosas y la toalla, ya ni recordaba donde había puesto las cosas, lo que había sucedido le había borrado de la memoria lo poco que había hecho antes de meterse al agua y ver a Rose.

Miró al cielo una vez más, tarareando la canción que había tocado en el mercado cuando la joven se había desmayado, haciendo tiempo para que ella también se terminase de limpiar y ponerse de nuevo la ropa antes de volver a la habitación y desayunar, se encontraba más alegre ese día, y tenían muchas cosas que hacer, eso no era más que el principio...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jul 03, 2011 10:10 pm

Sonreí a su pregunta y roce sus labios con los míos juguetonamente , acariciando su pecho con la pastilla de jabón a la vez que de él pasaba a mí. Torcí un poco el gesto en una sonrisa y apoyando mi frente en la suya – O al revés… como prefieras… - me puse roja un segundo y solté una especie de chasquido con la lengua para mí misma. – Cariño… - Dije un poco menos sonrojada, pegándome a él mientras notaba sus manos acariciar mis caderas llenas de espuma. Las caderas, los brazos, el pecho. El cuerpo en general. Sus manos seguían dejando ese rastro de amor, pero ahora era más intenso, lo sentía más mientras que él hablaba. Rápidamente sentí que ese calor me abandonaba cuando mencionó el término “Más gente”. Y es que con todo aquello, con aquel juego nuestro tan íntimo, se me había olvidado que aquellas termas que ahora eran tan especiales para mí eran públicas.

-Sí… claro… allí está el desayuno. – dije sonriendo mientras le abrazaba y terminaba de asearle las partes visibles para mí. Lo dejé escapar unos minutos y me terminé de asear yo por mi cuenta, lavando también esa zona de mi cuerpo con cuidado de no frotarme mucho, no quería que el pobre Nogard tuviera que “jugar” de nuevo conmigo. Y me quedé mirándolo. Salió del agua como yo lo había hecho antes pero de una manera más sensual a mis ojos. Vi como su cabello dorado rompía el agua, resbalando por el húmedo oro hasta su cara dándole así unos pequeños ríos que luego acababan en cascadas desde su barbilla hasta el pecho. Me mordí el labio inferior al verlo, pero no me quedé atrás.

Me metí debajo del agua con una sonrisa y los ojos entreabiertos para no dar contra algo “indeseado”, realmente deseado pero por otras partes, otros labios. Cuando pude agarras sus piernas con las manos las use de apoyo para salir arqueando la espalda como la primera vez, esta vez mucho más cerca y besando su cuello hasta sus labios. Notado su húmedo sabor dulce a perfume, mi perfume. Besé su mejilla lentamente y sonreí – Te espero fuera. – salí apoyando ambas manos en la piedra y serpenteando un poco con mi cuerpo.

Alcancé su toalla y me quedé un poco, solo las caderas y el pecho – La tomo prestada – dije riendo por lo bajo al tiempo que la volvía a dejar en la rama del árbol. Me dirigí a donde había dejado yo la ropa, más bien lo busqué, puesto que no recordaba bien del todo donde estaba. Una vez tuve mi ropa en las manos comencé a vestirme de espaldas a él, de manera lenta para que disfrutara mirando.

Me puse las braguitas y los shorts y cuando tuve que llegar al ceñidor sonreí acercándome al agua. - ¿Puedes… ponérmelo? – me sonrojé, estaba viendo mis pechos, y cuando se acercara quien sabe si jugaría un poco con ellos – Es que… quiero que quede bien… cuando me lo pongo yo sola queda muy flojo – dije finalmente con una sonrisa un poco boba en la boca, deleitándome con la música que tarareaba, la recordaba un poco, era la canción de cuando nos habíamos conocido.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.