Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Danza de pasión para un dragón (Privada)

Página 6 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Lun Jul 04, 2011 8:42 pm

El sol en la calle era deslumbrante, pero no les importó, no era más que una señal de que hacía un tiempo estupendo para pasear, y eso era sinónimo de más gente escuchándoles... Nogard no solo tocaba por dinero, que no neguemos que era una de las razones, todo el mundo necesitaba algo de donde sacar el dinero, pero también tocaba porque era algo que le encantaba.
Rose comentó que aquel encuentro debió haber sido cosa del destino, Nogard no tenía una creencia firme en el destino, en que todas las cosas estuviesen ya escritas, pero sí pensaba, que algunas veces los sucesos sí podían estar ya planeados por los dioses.

-Tranquila, no es nada tonto, a decir verdad yo también lo siento... jeje-Dijo admitiendo sus pensamientos, y señalando el enorme árbol de la plaza donde había tocado el primer día.-Vayamos ahí, hace sombra y es un lugar con mucha gente, así nos verán más.

Dijo apretando su mano para darle confianza, y dándole un beso en la frente antes de poner camino hacia aquel descomunal árbol, mucha gente se les quedó mirando cuando se colocaron en el árbol y empezaron a prepararse para tocar, algunos simplemente miraron y pasaron de largo, pero otros, más curiosos, permanecieron en el sitio, mirándolos para ver que les iban a ofrecer aquel par de niños. Formando finalmente un pequeño grupo de gente antes de que empezasen a tocar, que con suerte aumentaría de tamaño al comenzar.

-Rose ¿Que te parece si toco esta vez la guitarra? Suelo usar la flauta para la calle, pero me siento inspirado con las cuerdas ¿Te parece bien?-Dijo mostrando el instrumento con una sonrisa.

Al recibir su aprobación se apoyó contra el tronco de aquel ambo, sosteniendo la guitarra, y sonriendo a la muchacha antes de comenzar. Antes de comenzar a tañir las cuerdas del instrumento dio unos golpecitos en el tronco del árbol, indicando el ritmo para Rose y para el comenzar una pequeña improvisación de guitarra, que esperaba que Rose fuese capaz de seguir con sus movimientos para ganar audiencia rápidamente.


Canción De Nogard:
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Lun Jul 04, 2011 9:21 pm

Sonreí con su comentario y su beso, notando como me apretaba de nuevo la mano y sonreí asintiendo a donde señalaba, un enorme árbol que sobresalía entre el mar de puestos y casas que era el pueblo. La gente nos impedía avanzar a un ritmo normal, pero también era bueno eso, me permitía tener más tiempo mi mano entrelazada con la suya, notando como me daba algunos tirones para pasar entre grupos de gente. El calor parecía irse cuando lo tenía cerca, como si me protegiese incluso de eso. Negué con la cabeza y me puse a su lado cuando él se sentó en el suelo. Preguntó su podía usar la guitarra, y sin pensarlo dos veces asentí. - ¡Pues claro! – dije ilusionada. Solo lo había visto tocar la guitarra una vez, claro, que nos conocíamos de un día pero… vaya día.

Suspiré un poco nerviosa pero sin llegar a estar roja mientras que lo miraba acariciar las cuerdas de la guitarra. Tenía las panderetas en las manos, que me temblaban un poco por los nervios, no por bailar delante de la gente, no era la primera vez, pero bailar en público con él... sabía lo que iba a hacer, no me iba a apartar la mirada, eso me hacía sentirme protegida a la vez que algo nerviosa. La tercera vez que sus manos rozaron las cuerdas de la guitarra hice que las panderetas se movieran. Una vez más e hice el primer movimiento, que pudo parecer algo brusco, pero es lo que buscaba. Luego el segundo y poco a poco fui dejando que la música me embaucara, moviéndome de espaldas a él aunque con algunos giros mientras su guitarra sonaba moviendo mi cuerpo.

Por un momento no recordaba donde estaba, solo escuchaba el sonido de la guitarra al ser acariciada por sus dedos, esos mismos dedos que hacía unas horas había recorrido mi cuerpo. Di un giro completo sobre la punta de mi pie derecho y al terminarlo volví a los suaves y estilizados movimientos de mi cadera y mis pechos, intentando mantenerme cerca de Nogard con cada movimiento y sonriéndole ampliamente mientras miraba a sus ojos, olvidando que había más gente. Solo él y yo.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Lun Jul 04, 2011 10:56 pm

Las notas de la guitarra de Nogard, y la danza de la joven muchacha, daban sus frutos, atrayendo cada vez a más personas, más de las que Nogard generalmente tenía como público, y estas empezaron a lanzar monedas a su alrededor rápidamente, con una sonrisa en el rostro al ver aquella actuación en grupo, aunque Nogard y Rose estaban en su propio mundo.
Cada nota que el semidragón tocaba era para Rose más que para el público, aunque estos las disfrutasen, al igual que la danza de la joven.

No tardaron demasiado en acabar la actuación, apenas un poco más de cinco minutos, pero tras un par de gente del publico deseosos de más canciones, y una mirada cómplice del muchacho y su pareja, decidieron tocar unas cuantas más, acumulando dinero y haciendo pasar el tiempo, tocarían unas tres o cuatro canciones, antes de retirarse cansados, el publico se marchó contento, y ambos se quedaron un poco más bajo el árbol, recogiendo las monedas y guardándolas, después posiblemente las repartirían, a pesar de que ahora fuesen juntos, cada uno debía llevar dinero por si sucedía algo.

-¡Por los dioses! ¡Jamás había conseguido tanto dinero, y llevo años tocando...-Dijo el muchacho al ver la cantidad de monedas recogidas y por recoger.

-¿Si? Pues se nota tu experiencia muchacho, tocas de maravilla-Comentó un tipo alto y delgado, que después miró a Rose e hizo una cortés reverencia.-Y usted, preciosa dama, también ha estado genial

-Muchas gracias-Respondió el muchacho sorprendido al ver al hombre, sus cabellos eran negros y cortos, y llevaba ropa clara, unos pantalones azules y una camisa blanca.-¿Desea algo?

-Oh, perdona, me presento, soy Haex, y también soy músico, pero toco junto a mi banda en una pequeña taberna cercana, escuché vuestro ritmo y me pareció que erais buenos, no se ven a músicos demasiado buenos por estos lares... y menos tan jóvenes como vosotros... Creo que a mi banda no le importaría que os proponga algo... ¿Que os parece si tocáis junto a nosotros esta noche? Claro, el dinero recaudado se repartirá, y tendréis vuestra parte ¿Os parece?

El joven abrió los ojos como platos ante aquella invitación, y miró rápidamente a Rose, su mirada delataba su sorprendente interés en tocar... era una oportunidad única, tocar en una taberna... no todos los músicos lo conseguían, pero no podía tocar sin Rose, y ella también debía aprobarlo, así pues, solo con su mirada le preguntó...

-Oh, tranquilos, no hace falta que respondáis ahora, podéis hablarle, si aceptáis id a la taberna a la caída del sol, está en la segunda calle, a la derecha, la Taberna Fritang id allí si aceptáis, si no... bueno, será una lastima, pero no puedo obligaros... aur revoir...-Dijo marchándose tranquilamente al terminar.

-¡Rose! ¿Has escuchado? ¡Nos invitan a tocar a una taberna! Es genial... ¿Iremos? Podemos pensárnoslo hasta la noche... ¡Vamos! es una oportunidad única... Mm... bueno... tómate tu tiempo para responder, vayamos al mercado a comprar alguna cosa.

Ni le había dado tiempo a contestar a la joven, se notaba su nerviosismo e ilusión... El dragón rió en el interior, cada vez la vida del joven se volvía mejor al parecer.
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Lun Jul 04, 2011 11:55 pm

Tocamos durante unos minutos, pero se notaba que su mirada solo iba hacia mí. Yo apenas escuchaba el sonido metálico de las monedas al caer, ensordecida por las armoniosas notas de su guitarra y perdida en sus ojos de color azul verdoso. El suave viento mecía el cabello de ambos, aun húmedo el mío, haciéndome sentir un leve frescor en la espalda y sacándome una sonrisa, aunque esto último más bien lo hizo la mirada del músico con su matiz de cómplice. Al final, casi cinco minutos después, terminamos, él de tocar y yo de bailar. Sonreí mientras recogía las monedas y se las daba a él con una sonrisa, ya las repartiríamos luego si él quería, aunque por mi parte podía llevarlas él todas, puesto que iba a viajar con él fuera donde fuera. – Yo tampoco – dije en respuesta a su comentario, abrazándolo con una sonrisa. Cuando dijo que llevaba años tocando le besé la barbilla con una sonrisa – Entonces debes ser rico, porque tocas genial, mi amor. –

Pero apenas había terminado de hablar y una tercera voz sonó a mis espaldas, haciendo que me girase por acto reflejo todavía abrazada a él, con un poco de susto pero que al momento se me pasó al ver como el tipo se dirigía a Nogard con una mirada amable. Era un hombre alto, al menos visto desde mi poca altura, de complexión normal, con un cabello desordenado y color oscuro. No me fijé demasiado en la ropa, solo pude ver unos pantalones claros y una camisa a juego. Su oferta era tocar con su banda en una posada cercana. Era la primera vez que me ofrecían algo así y era gracias a él, a Nogard. Desde que lo había conocido mi vida no había hecho más que mejorar un instante tras otro. Lo abracé con fuerza y asentí contenta, pero ya era tarde, se había marchado dejando el lugar de citación. – ¡Ey! – Exclamé mientras besaba su pecho -¡Pues claro que quiero! – sonreí y lo tomé de la mano – ¡Pero antes quiero dar una vuelta contigo! – me sonrojé un poco – Quiero comprarte un regalo por nuestro primer… - más roja todavía me acerqué a su oído – aniversario. – mordí entonces el lóbulo de su oreja y lo solté rápidamente dejando un beso en sus labios al poner de nuevo la planta de los pies en el suelo.

Tomé su mano con una sonrisa y comencé a tirar de él con una pequeña risita - ¡Venga! ¡No te quedes parado. El mercado es grande y tenemos que verlo rápido! – dije al final mientras dejaba de tirar y rodeaba su mano con la mía mostrándole una sonrisa.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Mar Jul 05, 2011 9:07 pm

Estaba tan nervioso que ni siquiera se fijó en que Rose había aceptado ir a tocar a la taberna. Tras un poco de jugueteo entre ellos volvieron a sus planes... una vuelta por el mercado.
Nogard tenía la misma intención que Rose, comprarle algo, pero no se la dijo, prefería que fuese una sorpresa... miró el dinero que tenía... podía comprarle algo muy bonito...
la cuestión era... ¿Que?

Caminaron entre los puestecitos, viendo que ofrecían, carne, verduras, pescado, enormes abrigos de piel... cuyo vendedor intentaba por todos los medios vender algo a sus clientes, con pocos resultados dado el calor que hacía... Entonces vieron una pequeña tienda, un hombre estaba delante de varios bidones de diversos líquidos de aroma delicioso, el joven conocía ese tipo de tiendas, el hombre era un mago, esos líquidos eran jugos de frutas y esencias de plantas, lo que hacía era echar esos líquidos en un recipiente de galleta y congelaros de un hechizo, era una comida bastante abundante en aquellas épocas, se los llamaba helados. Nogard se adelantó velozmente, y pidió dos de vainilla, corriendo al momento al lado de Rose con dos grandes helados de color blanco y apetecible aroma, la consistencia de aquel helado era semisolida, un poco blanda, pero que se mantenía estable, y emanaba de el un aura helada.

-Toma, es un helado de vainilla, espero que te guste.-Dijo el muchacho sonriente, por el momento aquello serviría, hasta encontrar alguna cosa que regalarle de verdad.

Regalarle algo... una decisión difícil, debería regalarle algo que pudiese tener toda la vida, que le durase, y que le recordase a él... pero ¿Que?
Pasó su zurda por detrás de las caderas de la chica, abrazándola así y pegando su flanco izquierdo con el derecho de ella, y continuaron caminando mientras comían sus helados, a la vez que la mirada del muchacho observaba los puestos en busca de alguna cosa interesante.
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Mar Jul 05, 2011 10:26 pm

Cuando por fin logré que se moviera dibujé una sonrisa en mi rostro y comencé a reducir el ritmo de la caminata para ir al mismo que él. Los tenderetes estaban repletos de gente comprando, mirando las ofertas de carne, pescado y verduras. Muchos vendedores anunciaban sus productos a gritos, otros lo hacían mediante niños no más pequeños que yo y Nogard, algunos se cruzaban en nuestro camino e inclusive tenía que hacer gráciles y rápidos movimientos para evadirlos. Cada vez sentía que esa sensación de seguridad crecía a su lado, esas ganas de no soltar su mano ni separar mi piel de la suya. Pero aun y con eso debía ir buscando con la mirada algo que comprarle, algún regalo que hiciera que jamás olvidase ese día.

Podría comprarle una flauta nueva, la suya era bonita, pero estaba ya un poco gasta, la boquilla tenía las marcas de su lengua por el tiempo y los agujeros comenzaban a desconcharse un poco. Sonreí para mis adentros y mi primera idea fue una flauta como la suya… bueno, casi, ahí fue cuando me di cuenta de que no serviría de nada comprarle una flauta. La suya era mágica, podía grabar sonidos y luego repetirlos sin necesidad de que él acariciase la madera del instrumento, suspiré entonces un poco desanimada por el fallo de mi plan, pero muy animada. Estaba a su lado, con su mano entre la mía en aquel caluroso de día de verano que estaba ya más de la mitad pasado. Un suave olor inundó mi nariz y mi palada, el aroma de flores y frutas, un agradable aroma que no tardó mucho en abrirme el apetito de nuevo. –N… - antes de que dijera algo más soltó mi mano y salió corriendo hacia el lugar de donde provenía el olor. ¿Es que acaso podía leerme la mente? ¿Era esa su magia?

Al poco regresó con dos conos de galleta sobre los cuales había una bola, sí, bola, de vainilla cremosa, a medio derretir pero de la cual emanaba una pequeña aura de frío, mágica obviamente -¿Helado? – pregunté sorprendida – Nunca lo he probado – dije tomando lo que me ofrecía con su mano. El tacto del cono era como el de la galleta, tanto así que no pude evitar darle un mordisquito y la vainilla empezó a evacuar por ahí. Rápidamente lo tapé con la boca y con la mano libre, mientras él me pegaba a su cuerpo haciendo que me sorprendiera ligeramente, conjuré en mi mano una solo pétalo de rosa.

Nada difícil en comparación con una rosa entera como antes. Lo doblé un poco e hice con eso un parche que le daba un ligero sabor a rosas al helado, haciéndolo más delicioso – ¡Está muy rico! – le comenté mientras daba un mordisco a la superficie helada de la vainilla, dejando la galleta para el final. Ese día había hecho bastante magia y estaba mejorando con ella. El pétalo me había sido fácil de conjurar, y ahora quería probar algo más complicado.

Cerré la palma de la mano un momento y comencé a concentrarme en el sabor de una fruta, debía ser pequeña, porque todavía no dominaba bien la magia. Una ciruela, un melón, un plátano, varias frutas pasaron por mi cabeza hasta que di con una pequeña y sabrosa; la cereza, una de esas cerezas con dos rabitos y una fruta a cada extremo. Me concentré en eso mirando fijamente la palma cerrada de la mano, como si pudiera ver a través de los nudillos, y pronto noté algo redondo y pequeño en la mano. Abrí y allí estaban, dos preciosa cerezas únicas por un lazo verde.

-¡Para ti! – le dije dándole una y poniendo la otra sobre mi helado – Las he hecho yo. – añadí guiñándole un ojo. Me recliné un poco sobre su pecho mientras saboreaba la crema helada y entonces vi un destello, algo fugaz, por el rabillo del ojo. Sin pensarlo dos veces me giré tirando un poco de él pero con cuidado de no derramarle el dulce. Me acerqué a un puestecito que había, parecía modesto, pero allí había infinidad de cosas, desde dagas hasta espadas, e incluso colgantes. Me retiré de la “sección de armas” y me acerqué a ver dónde estaban los colgantes, soltando la mano de Nogard un momento – Espera aquí, cariño – dije en voz alta -, no quiero que veas el regalo antes de tiempo. – añadí con una sonrisa juguetona. El dependiente, que lo había oído todo, hizo un gesto a una mujer que había allí sentada para que me atendiese a mí mientras que él era atendido por el hombre, un anciano de aspecto afable.

La mujer de cabellos canosos me miró un segundo y al siguiente sonrió ampliamente - ¿Qué buscas pequeña? – me dijo mirándome con cariño, como si me conociese de años – Un regalo para… - tragué saliva. Aun me ponía nerviosa cuando me refería a él de ese modo – para… mi novio – señalé donde debía estar Nogard sin mirar y sin saber que estaba ahí. Una sonrisa cruzó la cara de la anciana mientras destapaba una pequeña manta dejándome ver algunas joyas incrustadas en plata. - ¿Cómo te llamas? – preguntó con su, ya, habitual sonrisa – Rose – respondí sonriendo yo también. Al pronunciar mi nombre sus dedos arrugados se extendieron hacia un colgante que era simplemente precioso. Tenía una cadena de oro fino y estaba acabado con una rosa rodeada de un espino que se enroscaba a su alrededor pero sin llegar a dañar el tallo. Sus pétalos estaban abiertos en una explosión de belleza carmesí que destacaba entre la plata en la que estaba labrada el objeto. Mi boca se abrió con admiración, pero la cerré al ver el dinero que llevaba yo, era poco – No te preocupes por el dinero. Pero respóndeme – comentó riendo por lo bajo - ¿De veras amas a ese joven? – inquirió. -¡Sí! – respondí sin pensarlo dos veces, y eso lo volvería a hacer un millón de veces más, era un amor incuestionable e insondable. – Bien… pues dáselo en un momento especial… y entonces verás brillar el rojo de las Rosas, Rose. – diciendo esto metió el colgante en un diminuto saquito de terciopelo y lo cerró con una cuerda bañada en dorado. No… no me lo podía creer, ese objeto debía de ser valioso y me lo estaba regalando. – No puedo dije. – Aunque su respuesta fue otra. – Sí puedes y lo vas a hacer. – Coloqué la mano sobre el dinero que llevaba, no era demasiado, pero era algo. Desaté la bolsita y sin pensarlo dos veces se la di. – No… no es mucho dinero, pero al menos es algo. – me quedé allí con ella, charlando tranquilamente unos minutos más, tranquila porque Nogard estaba a mi lado, o al menos eso creía.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Mar Jul 05, 2011 11:30 pm

Rose creó un pétalo de rosa, que colocó en su helado, sorprendiendo a Nogard, pero no tardó mucho en sorprenderle aún más, haciendo aparecer dos cerezas, y colocando una en cada helado, el joven sonrió y besó en la frente a la muchacha, en cierta forma envidiaba su poder, ella era capaz de crear plantas, el solo tenía el poder de convertirse en un lagarto escupefuego...

-¡Hey! ¿Acaso te quejas del don que te concedí?-Preguntó Draco algo ofendido.

-No... pero mi poder no le sirve a menos que queramos hacerle una botas de escamas con nuestra piel...-Respondió el joven algo entristecido.-¡Gracias! Tu magia es útil...

Pero no tardó en marcharse, le dijo que esperase allí pues iba a comprar su regalo, y antes de poder replicarle se marchó al puesto de delante, el muchacho miró aquel tenderete, y se rascó el pelo, no sabía que podía intentar comprarle en una herrería...
Pero se acercó curioso, aunque alejado de Rose y evitando mirarla, no quería ver lo que hacía con su regalo.
Miró las cosas allí expuestas, dagas, espadas, sables... ¡Oh! Sables... había olvidado el suyo en las alforjas de Céfiro... bueno, dudaba tener que usarlo.
Habían otras cosas, como anillos y brazaletes, pero el precio era realmente alto... Y con su dinero de bardo no llegaba a comprar nada de aquello... anillos de oro con diamantes... por los dioses, que lujos...

Entonces el dependiente se quedó mirándolo, un muchacho tan joven mirando las armas con curiosidad... El estaba hablando con un hombre más anciano, pero no podía descuidar a una persona así, había muchos ladrones... hizo una seña a un muchacho que había a su lado, su hijo, haciéndole saber que vigilase al muchacho. El hijo del herrero se acercó a Nogard, y sonrió al joven.

-Hey ¿Que buscas? ¿Espadas? ¿O algo ligero?-Dijo el muchacho, de cabellos anaranjados y con pecas, rascándose la nariz, parecía tener más o menos la edad de Nogard, pero se veía más... entrenado.

-¡Oh! En realidad nada, solo me he acercado a mirar mi...-Vaciló un momento antes de continuar... le sonaba raro... la verdad es que había pasado precipitadamente...-Mi novia está al lado mirando alguna cosa, dice que quiere compararme algo

-Ah... ya entiendo... jeje... Será mejor que le compres tú también algo... eso o acabarás muy pronto con ella... aunque luego diga que no hacía falta, créeme, lo hace, y lo digo por experiencia.

El semidragón frunció el ceño, y de pronto algo llamó su atención, un colgante estaba... colgado, valga la redundancia... de un barrote, brillando con la luz del sol, tenía forma de un dragón enroscado en una esfera purpura, que parecía brillar ella sola. El hijo del herrero sonrió al ver donde se dirigía la mirada del chico y sonrió tomándolo y poniéndoselo delante.

-¿Esto? Es un collar de acero, no es nada lujoso, pero esta piedra si lo tiene, es en la noche cuando revela su secreto... te lo puedo vender si quieres... bueno, y si puedes, claro...

-¿Su secreto? ¿Cual?

-Oh... eso descubrirlo vosotros más tarde... si te lo dijese no sería tan divertido... ¿Y bien? Son 15 Oros con 7 Platas

Nogard miró su bolsa... tenía bastante, aunque reducía muchísimo lo que había conseguido, pero... era solo una vez ¿Por que no hacerlo? Asintió y entregó 16 monedas de oro, que el joven tomó, devolviendole tres de plata, que Nogard guardó en la bolsa de nuevo. El pelirrojo cogió una caja de madera y metió el colgante dentro, dándole la caja después al joven, que se la guardó con una sonrisa.

-Gracias-Dijo regresando a donde Rose le había dejado.

-No hay por qué darlas, al fin y al cabo es mi trabajo

Regresó antes de que esta volviese, aunque solo unos momentos antes...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Miér Jul 06, 2011 12:25 am

Al final había conseguido un buen regalo a un buen precio, o eso creía, ya que a falta de saber contar bien… Volvía sonriente hacia Nogard, que todavía estaba ahí. Aun no me había visto, así que me acerqué por su espalda con cuidad, llevando el colgante colgando de un saquito que él no alcanza a ver. Con paso lento y de puntillas acabé detrás de él, abriendo los brazos para al momento cerrarlos alrededor de él con cariño, pegando mi pecho y mi rostro a su espalda mientras que mis manos acariciaban las suyas con cariño. Al cabo de unos segundos lo solté y me puse delante de él con una sonrisa, mirándole a los ojos y besando de nuevo sus labios como la primera vez, empezando con un leve roce y siguiendo algo más pasional. - ¡Te extrañé! – dije mientras tomaba de nuevo su mano para notar ese agradable calor y la sensación de una chispa recorrer mi brazo hasta mi corazón para acelerarlo con su contacto.

Sin esperar respuesta di una mordida del helado que todavía tenía él en la mano, quedando con un pequeño bigote de vainilla que me relamí rápido, y con una media sonrisa me recliné en su pecho pensando que hacer ahora. Ya había comprado su regalo y para dárselo más tarde, no sabía cuándo, pero supuse que si el destino nos había colocado en la misma línea también nos diría cuando debía darle mi regalo. Suspiré con una sonrisa, dejando mi aliento en su pecho, como en las termas. Ahora podríamos dar una vuelta animada por los tenderetes, pasear sin compromiso ninguno, solo disfrutar del ajetreado mercado, de las tiendas, del escaso aire veraniego con sus suaves brisas cálidas y de su compañía. Rodeé esta vez yo su cintura mientras alzaba la cabeza para verlo de nuevo con una sonrisa. – Quiero pasear ¿Te importa? Es que me apetece estar relajada para el concierto… Y para tocar contigo otra vez – dije con un leve sonroso apenas apreciable.

(…)

Las horas pasaron volando de tienda en tienda, viendo de todo, zapatos, algunas prendas de ropa para el baño, juguetes de madera y también cosas que a Nogard le gustaban, como instrumentos musicales y cosas por ese estilo. El sol ya caía y el cielo se teñía de naranja ocre a cada instante. Entre las casas parecían hacer un glorioso pasillo para dejar que los últimos rayos de sol se replegaran tras la tierra. Mientras tanto los vendedores recogían sus puestos para evitar que los vientos nocturnos las arrastraran, y yo seguía allí de pié, con Nogard. Mirando la puesta de sol con ojos vidriosos, viendo lo bonito de aquella escena, pero entonces recordé el concierto, no debía faltar mucho y debíamos encontrar la calle. Besé sus labios mientras el sol caía y aparté el pelo de su cara con una sonrisa perlada - ¿Vamos ya hacia la taberna del concierto? – pregunté rodeando, como ya era costumbre, su cuello con mis suaves brazos.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Miér Jul 06, 2011 12:55 am

Nogard correspondió el beso de Rose, para después dar otro mordisco a su helado, que ya se derretía con el calor, mojando la galleta y dejándolo algo más pringoso. Le preguntó si quería dar un paseo, a lo que el muchacho contestó asintiendo con la cabeza, dado que tenía helado en la boca, y comenzaron un largo paseo por el mercado, contemplando todo tipo de cosa, comida, ropa, juguetes, instrumentos, herramientas, y otras cosas, a la que solo prestaban atención como curiosidad, puesto que el regalo ya lo tenía y no debía preocuparse por el, se lo daría después... ¿Cuando? Exactamente no lo sabía, posiblemente después del concierto, cuando estuviesen tranquilos y hubiese caído el sol, el también quería ver cual era aquel secreto del misterioso colgante.

[...]

Tardaron varias horas, pero llegó la noche, habían parado dos veces, la primera, poco después de comprar ambos artículos, en una pequeña taberna, una parada para comer, donde les sirvieron un plato de arroz, y una copa de nata de postre, y la segunda, más al atardecer, que se sentaron en un banco con unos bocadillos comprados en uno de los puestos, para una merienda... todo pagado por Nogard, que llegado el final del día apenas tenía dinero en su bolsillo...

-Si, será mejor llegar un poco antes, no vaya a ser que piensen que no vamos a ir y empiecen sin nosotros-Respondió Nogard sonriente y visiblemente alegre, aunque sentía algo en su interior con forme se iban acercando a la taberna, regresando al árbol y siguiendo las instrucciones de Heax, para encontrarse finalmente en la puerta de dicho local...

Nogard miró la puerta, se escuchaba bastante ruido dentro, posó la mano en la manivela, pero antes de abrir apretó un poco la mano de Rose, estaba algo nervioso por lo que iban a hacer, su nerviosismo era lo que había estado sintiendo todo ese trayecto, y que había crecido cuanto más se acercaban a su destino, abrió la puerta, y entró...

El local era bastante amplio, habían muchas mesas, la mayoría ocupadas, y una barra a la izquierda de la puerta, donde habían un hombre y una mujer limpiando vasos y mirando el local atentamente, en el lado opuesto, un pequeño escenario de madera, cubierto casi en su totalidad por un telón rojo, y al lado de la puerta había una mesa, en la cual habían varias personas sentadas, entre las cuales pudieron reconocer a Heax.

-¡Están aquí! Eh... oh dioses... el encuentro de esta mañana fue tan breve que ni os dí tiempo a presentarme... bueno, mejor, así os presento a toda la banda de paso...

El hombre empezó a hacer las presentaciones, diciendo también que instrumento tocaban en la actuación, Pris, una divium de largos cabellos dorados, de unos veinte años, tocaba al parecer el piano, Marcus, un chico de diecinueve, un pelo alborotado y castaño, ojos azules, tocaba el violín, Miriam una elfa dorada cuya pasión esa la flauta travesera, y Heax, ya conocido, que tocaba un clarinete, dijeron que faltaba uno más, pero que lo verían pronto, pues estaba preparando unas cosas.

-¿Y vosotros dos? ¿Como os llamáis? Vuestro instrumento ya lo conocen, se lo conté... están todos de acuerdo en este concierto

-Soy Nogard, encantado... es la primera vez que tocaré así... hasta esta mañana no había tocado junto a nadie... jeje-Dijo el muchacho visiblemente nervioso.
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Miér Jul 06, 2011 1:23 am

Caminamos por muchos puesto, y en ellos había de todo. La comida… la comida importó poco, pero comer aquel plato de arroz mirando a Nogard mientras él me miraba a mí fue algo increíble, sentía que el pecho me iba a estallar cada vez que se cruzaban nuestras miradas o que nos hablábamos. El postre fue un suculenta copa de nata que nos comimos con gusto, yo le da a él cucharaditas de la mía y viceversa, manchando a veces la comisura de los labios o la nariz por los nervios, la gente mirando y parloteando, pero no nos importaba, al menos a mí no, era lo más especial para mí y pasase lo que pasase iba a disfrutar de cada momento junto a él. Por la tarde, cuando caía el sol, comimos bocadillos, sentados en un banco de la plaza abrazados, viendo como la gente se sentaba. Me sentía muy culpable, porque él insistía en pagar todo, y yo no podía negarme, pues que donde debía estar mi dinero ahora estaba un precioso colgante. Espera que eso lo animase.

(…)

Asentí a su respuesta como de costumbre, tomando su mano y caminando tranquilamente hacia el mismo lugar que habíamos dejado atrás al comienzo del día, no la posada ni las termas, sino el gigantesco árbol que presidía la inmensa plaza central del pueblo. Una vez allí fue Nogard quien se orientó mejor, dejando que yo me deleitara mirando a los actores representar el último acto del día mientras los más jóvenes de estos o los que en la obra ya no pintaban nada se dedicaban a recoger las monedas. Algunos músicos improvisaban la pieza del atardecer, dándole a nuestro paseo una melodía inolvidable, aunque no tan bella como la de Nogard a mis oídos.

Una vez enfrente la puerta noté sus dudas antes de abrirla, por poco tiempo que llevásemos juntos podía notar sus emociones como si fueran las mías y creo que viceversa. Noté como su mano atenazaba la mía con las fuerza, pero no debía dejarme vencer por su miedo, tenía que darle también mi confianza en él y en mí y mi fuerza, ahora éramos solo un alma y un corazón. Apreté su mano con la escasa fuerza que pude y le sonreí, haciendo un fuerzo por vencer mi propio miedo al sonido que de dentro provenía. Una vez dentro todo era lujo: enormes mesas llenas de gente, una larga barra al fondo a la izquierda y todo esto hecho en la más bella madera tallada, una preciosidad de lugar que por un momento me hizo pensar que yo no merecía tocar ahí, pero recordé el hecho de que ahora yo y Nogard solo éramos uno y apreté de nuevo su mano para recordarle que estaba ahí.

Heax, el hombre de ropa clara, nos presentó a los integrantes del grupo con una afable sonrisa. Una divium al piano, un humano, o lo que parecía humano, al violín. La flauta era interpretada por una elfa de bello rostro y pecho poco abultado que me hizo subirme el escote algo sonrojada, como si me hiciera pensar que mostraba más de lo debido al mundo. Y finalmente él mismo al clarinete. Preguntó nuestros nombres, Nog solo se presentó a él mismo con una sonrisa nerviosa, no me lo tomé a mal, pero sonreí al verlo tan nervioso, como al principio. Respiré mientras el rostro del hombre se giraba hacia mí. Apreté su mano y me pegué más a él, rozando brazo contra brazo con amor. – Yo soy Rose, toco las panderetas… pero… ¿Sabíais que también bailo? – comenté con una sonrisa en un intento por romper el hielo y con él la tensión que acosaba a Nogard.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.