Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Hoy a las 10:57 am por Lamb

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Hoy a las 1:03 am por Calígula

» Buenas
Ayer a las 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad

» Of mice and men
Lun Nov 27, 2017 6:42 pm por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Danza de pasión para un dragón (Privada)

Página 7 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Miér Jul 06, 2011 12:00 pm

Heax rió ante el nerviosismo de ambos, aunque sobretodo concentrado en el semidragón y les invitaron a sentarse en la mesa.

-Oh, si, lo vi en la plaza, y bailas genial si me permites decírtelo-Dijo sonriente.-Camarero, traigamos dos Néctares Multifrutas, y anotemelo en mi cuenta

Parecía ser que Heax quería que los niños se relajasen, el camarero no tardó demasiado entrar dos vasos de un liquido anaranjado que olía... bueno, dulce, ácido, y amargo a la vez, y entregó uno a cada uno, mientras el bebía una copa de lo que parecía ser hidromiel.
Pris se quedó mirándolos un momento, y sonrió de medio lado acercándose más a la mesa, mirando así más de cerca a ambos jóvenes.

-Y vosotros... ¿Que relación teneis? Solo tocais juntos...-Sonrió con un poco de crueldad, por la situacion en la que ponía a ambos, aunque su dulce voz parecía hacer imposible que hiciese algo malo.-¿O hay algo más entre vosotros dos?

-¡Pris! Intentamos que se relajen, no es momento, creo, para ponerlos en una situación comprometida!-Cortó Miriam, la elfa, y después se dirigió a los jóvenes.-Tranquilo... no hace falta que contestéis si no queréis...

-¡Ja! Buen matiz, Miriam... Si no queréis... deduciendo así que a ti también te interesa...-Comentó marcos conteniendo una carcajada.

-Eh... yo... no quería decir eso...-Contestó acomodándose el pelo y mirando a otro lado.-Beuno... Una bailarina... jamás habíamos tenido una bailarina en el grupo...

-¡Ah! una cosa, Nogard, Rose... tocaremos junto a una cantante, ni os la presentamos ni la mencionamos, porque cada día es distinta y ni la conocemos... Espero que no os moleste...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Miér Jul 06, 2011 1:59 pm

Sonreí ante el cumplido del hombre con ropa clara, tomando asiento al lado de Nogard, sin atreverme a soltar su mano bajo la mesa, notando como el olor del zumo subía desde el vaso hasta mi nariz, dejándome notar sus múltiples aromas: Dulce, amargo, ácido y otros más. Notaba la presión de la mano del músico sobre la mía mientras que yo la devolvía como podía, pero la pregunta de la divium hizo que los colores se me subieran mientras apretaba la mano de Nog, era tan directa que no sabía si responder o no, no sabía cómo iba a reaccionar Nogard, y lo último que quería era que se enfadase. Suspiré y cuando iba a abrir la boca me cortó la elfa, acomodando su cabello sobre la blusa holgada de color rosa que llevaba, a decir verdad casi todos llevaban ropas holgadas.

La elfa esa camisa de color rosado, era bastante abultada por casi todos los lados, cubriendo hasta las rodillas como un vestido corto, dejando un pequeño escote que denotaba sus pechos casi planos pese a que seguramente me llevaba más de una década. La divium, la impertinente divium que tanto me importunaba con la pregunta, llevaba una camisa verde en contraste con la elfa. Un verde chillón que no me hacía gracia ninguna, entre otras porque la que lo llevaba no caía bien. Por su culpa ahora estaba roja como un tomate. El hombre que intervino después de la elfa calzaba unas botas ajustadas, pegadas a unos pantalones de lino algo ajustados que alcanzaba a ver porque tenía las piernas estiradas. Su camisa era más pegada que la del resto, de un color blanco como mi ropa, dejando ver el pecho musculado y moreno.

La elfa volvió a hablar mientras yo daba un trago del zumo, mirando a Nogard con una media sonrisa y algo roja. –Es… - Heax me cortó, cosa que llegué incluso a agradecer. Ahora también se sumaba una cantante, nunca había trabajado con tanta gente delante de un público tan numeroso. Era una bailarina de calle, hacía mis actuaciones y recogía lo que me daban, pero ahora bailar en una taberna tan lujosa y además acompañada de él. Suspiré hondo un par de veces y miré a la elfa con una sonrisa amable, ciertamente del grupo parecía lo más simpática. Pegué mi silla a la de Nogard y puse nuestras manos unidas encima de la mesa, sonriendo roja como una manzana mientras el sudor comenzaba a acosarme. Me recosté sobre Nogard, entrelazando los dedos y un poco la pierna – Es…- noté como la mano me sudaba y suspiré en un intento por calmarme – Es…Es… Es mi no… novio – dije poniéndome todavía más roja. En ese momento no sabía qué hacer, solo apreté su mano sobre la mesa y besé su mejilla con cariño en un intento por calmarme los nervios - ¿Y… Entonces cuántos somos? – pregunté después para dejar de lado el otro tema.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Miér Jul 06, 2011 5:11 pm

Todos sonrieron al escuchar la respuesta de Rose, y como ambos se habían puesto colorados como tomates.

-¡Jaja! Miradlos, rojitos y unidos... parecen dos cerezas...-Dijo la divium acariciando sus alas.-Disculpa este mal trago, pequeña, solo quería romper el hielo, no pretendía hacerte pasar un mal trago-Dijo sonriente.

-¡Oh! Son pareja... que monada... que bonito es el amor... anda... aquí viene Darik...

Un hombre bastante grande y de espaldas algo anchas, además de piel bronceada, se acercó con una deslumbrante sonrisa, vestido con un traje negro y una camisa blanca en el interior, llevaba dos baquetas en las manos, y se sentó bruscamente, quedando mirando a los jóvenes.

-Anda... esos dos de los que Heax había hablado... un placer, soy Darik, me encargo de tocar los tambores.

-Buenas Darik... Nogard, Rose, este es el miembro que nos faltaba... si estás aquí supongo que es porque... ¿Ya empezamos? Vaya, que poco tiempo nos dio a conversar... en fin, acompañadnos, vamos a prepararnos para la actuación... par de tortolitos, deberéis separaros un rato para cambiarnos las ropas... y antes de que pongáis excusas, pensad en que cuando el otro salga del vestuario llevará un hermoso traje, así que ¡andando!

Era una gran precipitación debían separarse Nogard dio un corto beso a Rose, guiñándole el ojo antes de levantarse y acompañar a Heax, Marcus y Darik al vestuario masculino, mientras, Pris y Miriam continuaron un momento, y sonrieron a Rose.

-Tranquila, no lo vamos a secuestrar... ¿Vamos a cambiarnos nosotras también? No vamos a dejar que esos chicos salgan mejor vestidos... ¿No?

El vestuario masculino estaba mas allá de la barra, continuando por un pasillo y girando a la izquierda (alejándose así del escenario) por lo que Nogard supuso que el vestuario femenino debía ser el que continuaba a la derecha.
Una vez en el interior vio varios percheros llenos de trajes, tampoco es que hubiese una infinidad, pero había bastantes, distintas tallas y colores, pero todos siguiendo un estilo similar.

-Vamos muchacho, toma el que más te guste y de tu talla... bueno, no hay mucha variedad, pero es una de las cualidades de los trajes de hombres... si mirases el vestuario femenino si que verías lo que es variedad... no se como pueden tener tantos diseños distintos, con falda ancha, con falda estrecha, corta, larga, con escote, sin escote, directamente sin camisa... jaja... esos son mis preferidos...

-Si, Darik, todos sabemos tu afición a ponerte ropa femenina...-Dijo Marcus entre risas.

-Graciosillo... bueno, tu elijes, si necesitas ayuda con alguna parte del traje, o su elección pídela, yo estoy ya vestido como puedes ver, y esos dos no tardarán demasiado, no se para que tanto traje... siempre usamos los mismos... las chicas son las que cambian... te juro que no he visto en ninguna actuación un traje repetido, y llevo trabajando aquí años... ¿De donde sacarán tanta ropa?
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Miér Jul 06, 2011 9:41 pm

Me puse todavía más rojo cuando la divium dijo que nos mirasen. Pegada a Nogard al que también se le habían subido los colores y temblando como un flan, así estaba yo. Apenas había probado el zumo por la vergüenza, pero notaba la boca tan seca que acabé por bebérmelo de un solo trago, dejando luego la jarra en la mesa con cuidado, jugueteando con los dedos de Nog. Entonces un hombre bastante grande apareció, por un momento sentí un escalofrío y me abracé a Nogard, pero pronto se presentó como otro músico más, Darik, a los bombos. Llevaba una ropa un poco extraña, como una malla que dejaba ver su pecho moreno y casi tan musculado como el del otro hombre, Marcos. La charla estaba siendo amena, pero solo para ellos, yo seguía un poco roja, mirando cada poco a Nogard y acariciando su mano con cariño para tranquilizarme. No tardaron mucho en levantarse todos, apenas un par de minutos. Ahora tocaba cambiarse.

Solté la mano de Nogard, que antes de irse por la izquierda me dio un beso corto y me guiñó el ojo. Saboreé sus labios con ternura y sonreí para que se fuera tranquilo, yo tenía que ir a cambiarme con las chicas, aunque no sé por qué, ya nos habíamos visto desnudos. Bajé la cabeza y sentí a la broma de Pris, se había disculpado, pero aun así su comentario había terminado en una situación un poco violenta. Nos alejamos por la derecha de la barra, caminando hasta una puerta pegada a la pared. Era de madera, pero a diferencia del resto del local parecía más cuidada, con bonitos detalles rojos. Una vez dentro me quedé alucinada, era una enorme habitación decorada en tela. Tenía incluso sofás para sentarse, un cuarto lleno de espejos y tres tocadores. Abrí los ojos como platos al ver abrirse los armarios con un gesto de la Divium, todos repletos de ropa y zapatos. Había de todo: Faldas, vestidos, camisetas, ceñidores con lentejuelas, chalecos de invierno, ropa de verano. Era como un sueño hecho realidad.

Escuché la risa de ambas mujeres y me giré con una sonrisa -¿Puedo ponerme lo que quiera?- pregunté con una voz infantil que se me escapó. La divium sonrió y asintió – Por supuesto, Rose. Pero no te asustes cuando la ropa cambie de tamaño, está… encantada… - dijo riendo – se ajusta a quien la lleva. – asentí, realmente apenas la había escuchado, solo había oído un murmullo mientras miraba la ropa. Lo primero que cogí fue un vestido largo y que no tenía escote alguno, hecho de seda azul y algodón. Lo miré un par de veces y al girarme para mostrárselo a las mujeres vi que se estaban desnudando, rápidamente me giré roja y cerré los ojos – Pe… Perdón, no sabía qué… - la elfa rió y se acercó a mí tomando el traje para ella – Rose, las tres somos mujeres, no verás nada que no tengas e igual nosotras – asentí todavía algo tímida y me quité el top dejando ver el ceñidor de tela que llevaba, luego los pantalones, mostrando así las braguitas de tono blanco puro, aunque mojadas por… en fin, no me había dado tiempo a cambiarme desde lo de Nogard en las termas. Con rapidez me desnudé del todo, probándome entonces una falda de color rojo que tapó mi ropa interior inferior. Era corta, aunque no en demasía, más o menos por la mitad del muslo, iba complementada con un cinturón de color plateado que hacía juego con los detalles dorados que llevaba bordados la prenda. Me giré todavía sin camisa mirando a la elfa y la divium elegir sus prendas - ¿Está… bien? – pregunté algo tímida. Miriam asintió con un gesto amable – Sí, te queda genial, pero… ponte algo por encima, vas a coger frío – comentó riendo un poco.

Sin pensarlo dos veces rebusqué en un montón que todavía no había mirado, allí encontré un par de camisas con un escote excesivo, que deseché por ser demasiado atrevidas. Pris se me acercó y me señaló una prenda en la que no me había fijado, una camisa abierta por el centro que mostraba los laterales de los pechos un poco. Era de color beis claro y estaba complementada por unos guantes sin dedos del mismo color, de los cuales colgaban unos flecos, beis también, que se movían con cada paso. El borde bajo de la camisa era de un morado que me encantaba, precioso. Entré en la sala de espejos y me miré de arriba abajo, estaba más guapa de lo que nunca había estado. Ajusté la falda para que no mostrara nada indeseado y miré mis pies, todavía descalzos. Salí de esa sala y busqué unos zapatos a juego que en poco tiempo encontré. Eran unas sandalias de cuero en tonos marrones. Las cintas subían hasta casi alcanzar el tobillo, dejando ver todo el pie. Estaban adornadas con unas joyas azules como tira central. Ahora solo quedaban los adornos. Miré a las dos chicas que ya se habían vestido: La elfa con el traje azul que antes me había quitado las manos y unos zapatos de esparto que apenas se veían por la tela. Y la divium con un vestido corto de color blanco y calzando unas botas blancas parecidas a las que yo llevaba de normal, contrastando así con su compañera. Entonces, al mirar a su cara me fijé en que ambas llevaban pendientes, yo siempre había querido, pero sola no me atrevía.

-¡Ey! – dije más animada - ¿Me podéis hacer unos pendientes como los vuestros? – ambas me mirando un poco desconcertadas. -¿Para qué, Rose? – preguntó Miriam, pero mi amiga alada pronto la cortó – Pues claro que sí, pequeñaja. Seguro que te quedan genial – sin pensárselo dos veces se acercó a mí y se sacó su pendiente derecho. – Ahora te dolerá un poquito – tomó el lóbulo de mi oreja y con la aguja del pendiente lo atravesó haciéndome dar un pequeño chillido agudo – Ya está – dijo pasando la mano por encima y eliminando el dolor. Repitió el proceso con el otro oído y me dio una caja llena de pendientes de la que cogí unos aros no muy grandes de color azul marino que estaban rodeando otro aro más pequeño de color verde. Sonreí y me miré en uno de los tocadores. – ¡Ya estoy lista! – comenté muy animada. Ellas dos también, así que salimos por la puerta sonriendo las tres, hablando tranquilamente y yo, por mi parte, olvidando la pregunta de la divium.

-------

Miriam:
Pris:
Yo :






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Miér Jul 06, 2011 11:30 pm

Marcus y Heax no tardaron en colocarse sus trajes, Marcus un traje blanco, con una camisa azul claro debajo, y unas decoraciones doradas en las magas. Heax optó por algo opuesto, más similar a Darik, una camisa morada bajo una chaqueta azul marino, con pantalones a juego, Nogard dudó un momento, pero decidió tomar una camisa blanca, y unos pantalones beige, colocándose sobre la camisa una chaqueta azul... Pero se miró en el espejo, sentía que le faltaba algo... entonces se acordó, y tomó su corbata amarilla, colocándosela con una sonrisa... se sentía incompleto sin ella...
Se estiró con su nuevo traje, gracias a Darik había encontrado uno de su talla, y le venía como anillo al dedo.

-Eres bastante alto para tu edad, mides casi tanto como Marcus... este traje te viene genial, muchacho... Mm... las mujeres... a parte de superarnos con creces en ropa... ¡Tienen ropa ajustable! Yo quiero saber de donde sacan el dinero para comprar esa ropa... y tanta ropa...

-¿Ajustable?

-Así es... me acuerdo de que una vez cogí una de sus camisetas y... puf... agrandó ella sola...

-¿Lo viste Nogard? Lo sabía... usa ropa femenina-Dijo Marcus estallando en risas.

-¡Gracioso! sabes por que tuve que hacerlo... en fin... yo quiero saber como consigen tanta ropa... y encantada... es un lujo, chaval...

-Darik, vamos, no eres tonto, tampoco te hace falta pensar mucho para saber como pillan esas dos toda la ropa...

-Mm... ¡Oh!... ¿Francis? ¿El sastre? Oh... Jajaja... ya entiendo por que viene a verlas todas las noches... Viejo verde... jajaja... ¿De verdad piensa que las podrá comprar con ropa?

-Creo que a el solo le interesa al menos estar cerca de ellas... aunque intentar algo más lo intenta, pero un aletazo... "accidental" de Pris le devuelve a la realidad... Pero déjalas... se ganan trajes solo por que las mire un hombre... eso ya lo hacen los demás de la taberna y no les regalan nada...

Las risas de Darik resonaban como si fuese de un orco... aunque aspecto de uno no le faltaba, era enorme... Pero tras un buen rato de charla, pues los muchachos se cambiaron muy rápidos... (Bastante más que las mujeres, cabe mencionar) Salieron por otra puerta, al fondo de la habitación, y al abrirla, se encontraron en el escenario, cubiertos por el telón, al lado de la puerta por la que salieron había otra más, por donde supuso que había salido Rose, que estaba ya en el escenario, con un vestido que dejó a Nogard alucinado... aunque también ver lo que había detrás de la muchacha, un montón de instrumentos, un piano de cola, un montón de bombos y tambores, una flauta travesera apoyada con delicadeza en una silla, con un brillo metálico, y un par más de pequeños instrumentos repartidos. Marcus, Heax y Nogard llevaban en sus manos sus instrumentos, y avanzaron hacia el escenario.

-Ro... Rose... estás increible...

------------------------------------
Traje de Nogard:
Solo añadidle unos pantalones blancos ^^
]

Traje Marcus:

Traje Darik:

Traje Heax:
El azul cambiarlo por un lila ^^
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Jue Jul 07, 2011 12:19 am

Al cabo de unos instantes llegamos al escenario por la parte de atrás, a través de una cortina roja que cubría el fondo, aunque había otra delante que nos cubría a nosotras. Rocé suavemente la tela y noté su tacto velloso, era terciopelo o algo parecido - ¿Y ahora qué hacemos? – pregunté algo nerviosa. Ya quedaba menos para la actuación y me iba a tener que poner a bailar enfrente de un montón de gente que me miraría, algunos bien, otros mal, otros…Negué con la cabeza y prefería no pensarlo –Faltan los chicos. – dijo la divium –No sé cómo siempre tardan tanto si van siempre iguales… - reprochó la elfa de brazos cruzados, tomando asiento en una silla de hierro que había allí. Yo por mi parte solo miraba de lado a lado, nerviosa y con las panderetas en la mano. Escuché el sonido del crujir de la madera y me giré de manera instintiva, pero solo era Pris, sentándose sobre su banqueta de madera y acariciando suavemente la tapa del piano, retirando una pequeña capa de polvo.

-¿Es normal que tarden tanto? – pregunté nerviosa por Nogard, ahora que me había acostumbrado a estar a su lado me resultaba difícil no tenerlo cerca, aunque no hubieran pasado ni diez minutos. Pris tocó una nota de su piano mientras pegaba el oído a la cola de este, notando la vibración de la cuerda – Desafinado… - dijo para ella misma en un tono que apenas logré escuchar. Pero la elfa Miriam sí que me respondió con una sonrisa para tranquilizarme – No te preocupes, pequeña. No les pasará nada. Seguro que intentan embutir a Darik en su traje. – rió y luego comenzó a tapar y destapar los agujeros de su flauta sin soplar, practicando las notas con los dedos y los ojos cerrados para concentrarse mejor. Yo por mi parte, sin nada mejor que hacer me puse a estirar las piernas para que luego no me diera un calambre bailando e hiciera el ridículo. Ya me había pasado una vez, y pasé mucha vergüenza, tanta que jamás volví a ese lugar.

De nuevo sonó la madera con un quejido bajo un enorme peso y entró un hombre trajeado de blanco, con el pelo algo revuelto pero se notaba que era a propósito, vestía una camisa azul bajo el traje. Poco después pasó Heax con un traje de color gris oscuro casi negro y una corbata blanca. Al momento entró el enorme hombre de los tambores, Darik, que se había embutido en un traje negro del tipo esmoquin con una pajarita a juego y una camisa abierta de pecho por debajo. Y el último en pasar fue Nogard, con una camisa de tono azul marino en contraste con su cabello su cabello rubio a juego con su pañuelo amarillo a modo de corbata. No pude evitar mirar hacia abajo para ver el resto de lo que llevaba. Tenía por debajo unos pantalones beis y unos mocasines negros.

Su cumplido me hizo sonrojarme, pero no lo suficiente como para evitar que me lanzase a por él besando sus labios con cariño – Tú también estás radiante. – la risa del que parecía el jefe de la banda, Heax, sonaron de una manera un tanto aguda pero amigable – Vale, vale, vale… Os queréis mucho y demás. Pero dentro de poco llega la cantante y nosotros tenemos que estar listos. – apartó de la silla a la mujer elfa y tomó unas hojas de papiro que había debajo. - ¿Querías plancharlas? – preguntó en tono sarcástico señalando el piano, más bien una silla de madera que había allí – Chico, allí tienes la guitarra – le dio unas hojas a Nogard y otras a mí - ¿Sabéis leer partituras? – sin darnos tiempo a responder añadió – Bueno, doy por supuesto que sí, yo voy a estudiarme la mía. – y dicho esto se marchó hacia el otro lado, dando hojas a todos. Yo miré la mía y dibujé una sonrisa en mi cara. Sí que sabía leer eso, era un ritmo lento para la primera canción de las cinco hojas que nos había dado. Entonces miré a Nogard, con cara un poco confusa ante los símbolos. Me puse a su lado mirando su partitura y sonreí de medio lado - ¿Sabes leer esto, cariño? – pregunté mirándolo luego a los ojos con una sonrisa radiante, dispuesta a explicarle lo que hiciera falta.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Jue Jul 07, 2011 12:29 pm

El chico recibió una respuesta con otro cumplido, que le hizo sonreír, pero Heax interrumpió, para instantes después darles unas hojas que Miriam tenia... aplastadas... Aunque sin saberlo.
Las repartió entre todos, y Nogard vio su partitura, quedando asombrado, y en un principio confundido, aunque poco después lo comprendió... Rose apareció a su lado, preguntando si entendía la partitura, Nogard sonrió ante la pregunta.

-Claro que se, yo mismo he escrito mi propia música, mira... la canción es de cuatro por cuatro, pero el primer compás solo tiene tres tiempos... eso es una anacrusa, entiendo lo que pone, he tocado cosas más complicadas, aunque debo admitir que es de las más complicadas que he tocado... lo que me sorprende es... si yo toco esto... la complicación de los demás...

Empezó a caminar por el escenario, pasando por detrás de los tambores, donde estaba Darik haciendo amago de tocarlos mientras miraba su partitura... Nogard quedó impresionado, había una cantidad bárbara de signos y notas, las notas eran extrañas, pero entonces recordó que los tambores se tocaban con signos diferentes, aun así, la complicación era notable, había todo tipo de símbolos... Continuó, pasando por detrás de Miriam, que tenia la flauta horizontal, sobre los labios, moviendo los dedos pero sin soplar, miró la partitura, esa si la entendía, pero... era realmente compleja...
Continuó para llegar al fondo, donde vio a Miriam, pasando los dedos por las teclas, pero sin apretar, al ver su partitura quedó más sorprendido que ninguna otra... claro, era un piano... tenía dos pentagramas, con clave distintas, y cada uno era para una mano, el piano era verdaderamente complejo...
Heax había ido detrás de la otra cortina para estudiar su partitura, aunque no dudaba que fuese menos complicada.

-Rose, espera aquí un momento, debo hablar con Heax un segundo...-Dijo el muchacho, pero al ver el rostro de Rose decidió añadir algo más.-Oh, vamos, has estado sin mi diez minutos, no te pasará nada por uno más... te prometo que volveré... debo hablar de... cosas de chicos, espera aquí... Puedes quedarte hablando con los demás

Y se internó en el hueco entre las cortinas, pasando al final, en ese lugar... parecía que hubiese un trastero allí, todo tipo de cachivaches por todos lados, seguramente también representasen obras de teatro allí...

-¿Que pasa? ¿Problemas con la partitura? ¿O eres un genio y ya te la sabes de memoria?-Dijo Heax bromeando.

-No, solo quería hablar con tigo...-Dijo acercándose a la mesa cuadrada del centro, delante de la cual estaba sentado Heax, pero las partituras estaban a un lado, al acercarse más, vio que estaba jugando con un ratoncito.-Conque estudiar tus partituras ¿eh?

-Yo mismo he escrito todas esas partituras... Me las se de memoria... Fíjate en este pequeñajo... es un hámster... Me lo regalaron hace poco... pero... yo no puedo tener animales... soy incapaz de cuidarlos, lo intento, pero me es imposible, además, no les caigo bien a la mayoría por alguna extraña razón. Pero a este pequeño... bueno, lo intento...
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Jue Jul 07, 2011 1:12 pm

Sonreí al oírlo y mientras me señalaba las notas y signos, yo ya sabía lo que eran, aunque mi partitura era distinta, con solo tres líneas y dos espacios en las cuales se situaban diferentes símbolos. Al ser una melodía lenta casi todo eran notas blancas unidas mediante ligaduras, que no era más que un arco que unía una con otra. Puse el dedo sobre la partitura con cuidado y fui pasando el dedo cantando levemente el ritmo que debería de tener -¿Eh? – pregunté cuando Nogard se iba a ir. No lo había escuchado del todo, puesto que sin querer me había perdido entre las notas y los símbolos – Bueno… - dije algo desanimada cuando se iba. No quería tenerlo lejos ni aunque fuera un solo minuto, pero si tenía que ir a hablar con Heax pues debía de esperar, no sería nada malo seguro. Con la cabeza gacha comencé a caminar por el escenario de uno a otro lado, mirando que hacían los demás.

Cada uno repasaba con su instrumento sin llegar a tocarlo realmente, ensayando los tiempos y las entradas de cada uno al número. Seguramente ellos llevasen años tocando juntos y acostumbrados a improvisar delante de tanta gente, pero yo no, así que me acerqué a la divium con una sonrisa y tiré de su manga. Se giró seria, pero al verme trató de sonreír para no asustarme - ¿Qué quieres? – dijo con tono amable, lo más que podía – Bueno… Yo… - realmente no sabía bien que preguntarle, había tantas cosas que quería preguntarle – Bueno… todos estáis ensayando y practicando ¿Yo qué hago? – pregunté mientras la miraba a los ojos. Era un poco más alta que yo subida a esa banqueta del piano, aunque bajada de ella era casi de mi altura. Suspiró y se bajó del asiento – Podrías… - miró a todos los lados y suspiró, ni ella misma sabía lo que podía hacer – Bueno, falta poco para que todo empiece ¿Por qué no bailas un poco? Seguro que te viene bien probar algún paso nuevo o trabajar los antiguos. – y dicho esto volvió a su silla y acarició de nuevo el marfil de las teclas sin hacerlas sonar.

Asentí y empecé a bailar sin prestar atención ya a ninguno, moviendo los pies y el cuerpo como de costumbre pero probando pasos nuevos, más atrevidos y más dinámicos. Sin darme cuenta dejé caer las hojas al suelo mientras en mi cabeza sonaba la música de la guitarra de Nogard, haciendo que me moviera de manera rítmica pero hipnotizada. Sus notas eran lentas, con lo cual mis movimientos eran parecidos a los movimientos de una serpiente en el desierto, moviendo las caderas a ambos lados con las manos hacia arriba y las piernas levemente separadas para no caer por el movimiento, dando algún que otro giro y muy de vez en cuando acariciando mi propio cuerpo por el estómago cuando en mi cabeza se hacía el silencio de la partitura.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Nogard el Jue Jul 07, 2011 4:20 pm

Nogard sonrió, acercando el dedo al pequeño ratocito, y acariciándolo, a lo que el animal respondió restregándose contra su dedo.

-Entiendo... ¿Y por que no buscas a alguien que lo cuide por ti?

-¿Otra persona-Se quedó mirando a Nogard unos segundos y sonrió.-Tienes razón... se lo daré a alguien... Oye, tu ¿Y que haces aquí y no te estudias tu parte?

-Bueno... vine a aquí para hablar contigo, creo que podré tocarla, pero si mi parte es así de complicada... no puedo imaginarme como serán las vuestras

-Ajam... tu crees que podrías tocarlo, a pesar de que es complicado para ti, y mucho más para alguien que acaba de empezar en la música ¿Cierto? Pues... con nosotros es lo mismo, nuestras partes son bastante complejas, pero llevamos tanto tocando que nos hemos acostumbrado y... bueno, estamos como tu, sabemos que es difícil, pero confiamos en nuestro talento...

El muchacho sonrió, y tras unos segundos Heax se levantó de la silla y removió los ya de por si despeinados cabellos del joven. Saliendo afuera con sus partituras, habiendo dejado al ratón en una cajita con una manzana.

-Anda, salgamos, que estos no pueden estar solos...

Salieron fuera, y Nogard y Heax empezaron a practicar juntos sentados en unas sillas, mientras Rose proseguía su danza, y pasaban unos minuto antes de que apareciese alguien más... Por la puerta de las mujeres, apareció una mujer de cabellos castaños bastante claros, labios, rojos, al igual que su largo vestido y sus zapatos de tacón, tenía bastante pecho, más que Rose, y un porte elegante, al entrar todos se la quedaron mirando.

-Hola... debéis ser los músicos, supongo... me llamo Gabriela, creo que hoy vamos a actuar juntos...-Dijo la bella mujer con una voz aun más bella.

En sus manos tenía algo, una mascara de piedra que Nogard reconoció enseguida, era una mascara amplificadora, un inteligente artefacto, que no se valía de la magia, era utilizado desde tiempos anteriores, la mascara de piedra hacía rebotar la voz de quien se la ponía en el interior, viéndose esta amplificada, para así poder hablar alto en un lugar grande, o bien llamar la atención en lugares con mucha gente, que era el caso de aquel bar.

Nota De Curiosidad:
Lo de la máscara son datos reales, los Romanos la usaban en los teatros para amplificar su voz en las representaciones ^^
avatar
Nogard

Mensajes : 66
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Rose Atillart el Jue Jul 07, 2011 5:29 pm

Durante un rato más seguí bailando con las notas de Nogard en la cabeza, dejando que la guitarra que me imaginaba en manos del músico. Sus finos dedos acariciaban las cuerdas del instrumento dictando los pasos que tenía que dar, haciendo que me moviese de manera natural. Pero poco duré en esa especie de trance del cual al salir me sentí un poco mareada. Tanto Pris como Miriam me miraban sorprendidas. Sus miradas estaban fijas en mi cuerpo como si nunca jamás hubieran visto nada parecido -¿Qué pasa? – pregunté mientras tomaba las panderetas del suelo, donde las había dejado para que no hicieran ruido al moverme y nadie tras el telón escuchara la música. La elfa avanzó un paso hacia mí y me miró a los ojos como sorprendida, negando con la cabeza - ¿Có… cómo lo has hecho para bailar así sin música? – me preguntó con voz sorprendida mientras miraba a la divium negando. Yo, que había escuchado todo el rato la guitarra de Nogard me quedé algo sorprendida - ¿Sin música? Pero si la guitarra ha sonado todo el rato. – respondí con una sonrisa. – No… no ha sonado anda. – dijo la divium.

Me quedé algo sorprendida al escucharla, pero no me dio tiempo a preguntar nada, dado que Nogard salió de detrás de la cortina y sin pensarlo dos veces corría a abrazarlo a modo de saludo. Le besé las mejillas y tomé su mano con una sonrisa entre las mías - ¿De qué has hablado, mi amor? – pregunté, pero antes de que le diera tiempo a responder apareció por detrás de la cortina lateral una mujer con un vestido rojo oscuro que le llegaba hasta los pies, combinado con unos zapatos rojos de tacón alto que contrastaban con sus cabellos castaños. Tenía bastante pecho, yo diría que más que yo misma. El ligero escote que llevaba y el ceñidor de aro los hacían parecer más grandes y firmes, y aunque no estaba celosa sí sorprendida, al igual que todos. Se presentó como Gabriela, y era la cantante. En sus manos una máscara de piedra me llamó la atención, tenía agujeros para los ojos y la boca.

-¿Para qué sirve eso? – pregunté, pero antes de poder obtener respuesta la cortina que hacía a las veces de telón se movió hacia ambos lados, dejándome ver al números público sentado en sus sillas y mesas. Heax se adelantó con una sonrisa y comenzó a hablar: -¡Damas y caballeros! ¡Bienvenidos sean esta noche al espectáculo de música. Hoy contamos con dos nuevos músicos! – tomó la mano de Nogard y lo separó de mí con un suave tirón mientras lo ponía a su lado - ¡A la guitarra Nogard! ¡Un gran músico pese a su corta edad! – los aplausos inundaron la sala durante unos segundos y luego hizo lo mismo conmigo –¡Y ella será hoy nuestra bailarina; Rose! – me devolvió a mi lugar. Sonrió una vez más y tomó su clarinete - ¡Está será la primera pieza de la noche. Disfruten! – Pris nos sacó del escenario y tomó asiento en su banqueta. Un hombre tras las cortinas nos sorprendió al hablarnos – No pasa nada, chicos. Solo están haciendo la introducción, no os preocupéis que no suelen tardar. – dicho esto se retiró para volver tras la barra. Me acerqué un poco al rubio y tomé su mano – Estoy… nerviosa… - dije – mucho… - añadí al final apretando un poco su mano.

-----
Vestido de la chica:
Más o menos la cantante ^^:






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Danza de pasión para un dragón (Privada)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.