Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
por Vanidad Mar Abr 17, 2018 9:24 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Lun Abr 16, 2018 11:05 pm

» Escucha el Llamado de los Caídos.
por Strindgaard Dom Abr 15, 2018 9:48 am

» Buenos dias y, por si no los veo, buenas tardes, buenas noches.
por Señorita X Sáb Abr 14, 2018 11:40 am

» Un caballero, un enano, una bruja y un demonio entran en un bar...
por Margaret Orgaafia Sáb Abr 14, 2018 1:00 am

» hola vengo a presentarme y conocer a pjs y divertirme
por Skurk Äsping Vie Abr 13, 2018 1:21 pm

» Ficha Jasper Lisbone(en proceso)
por Jasper Lisbone Jue Abr 12, 2018 4:20 am

» Huli está de vuelta!!!!
por Evelyn Blake Vie Abr 06, 2018 9:55 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Alegorn Vie Abr 06, 2018 5:22 pm

» Hyaku Monogatari
por Huli Vie Abr 06, 2018 4:26 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Scart el Sáb Jul 02, 2011 12:44 am

Aquel cachorro se quedó mirando a la joven, no entendía absolutamente nada de lo que decía... pero notaba sus emociones, una cosa por otra... a cambio de ser incapaz de entender las palabras cuando su animal poseía su mente, era capaz de percibir las sensaciones que un humano suele pasar por alto, es un bonito don el poder empatizar con alguien de ese modo, a un precio tan bajo como es el habla, cuando uno tiene claro los sentimientos, no hace falta contarlos, solo mostrarlos.

La chica le abrió la bolsa a aquel animal, que inmediatamente vio que su contenido era lo que había olido, y fue directo al trozo de carne, dejando la jugosa fruta para después, aunque en casos normales no era recomendable permitirle comer la pera, poseía una enorme cantidad de azúcar... y no era demasiado bueno que un can comiese aquello, pero tampoco era un animal común.

Empezó a mordisquear aquella carne, parecía ser de cerdo, y el animal empezó a devorarla a gusto, arrancando los trozos que podía con sus dientecitos, andándose de sus patas, sujetando la carne con estas, y estirando con la mandíbula para arrancar la carne, pero tras unos momentos, vio que su dueña no comía, y paró, cogiendo la naranja y dejándola en el regazo de la joven muchacha, y dándole un par de golpes con el hocico para indicarle que comiese, después volvió a por su trozo de carne y se lo llegó a su lado, sentándose y comiendo al lado de Adeluna, pegada a sus muslos y sintiendo el calorcito que le daba, era un lobo, la carne cruda no era en absoluto mala ni incomible, todo lo contrario.

Había tomado la primera fruta que había cogido de entre todas, pero había sido una coincidencia, que fuese la misma que Adeluna había compartido el día anterior con él, no había sido planificado, pues la conciencia del niño ladrón solo existía vagamente en aquel animal, pero sin duda había sido algo curioso. Quedaban aun una manzana y una pera en el pañuelo, que el lobo miró mientras masticaba un poco (Muy poco, los lobos solían masticar poco y engullir más, y este no era una excepción) para después mirar a Adel y comprobar si comía, a la vez que la tenía por su dueña, también un poco como su madre, y no quería que pasase hambre.

La casa estaba en un silencio total, y por un agujero bastante lejano de la sala, caía nieve que se acumulaba en un pequeño montoncito, a otro lado la chimenea, caldeando la habitación, toda una enorme quietud... y era de día aun, o eso se suponía, aun faltaba bastante para el anochecer, pero parecía que no seria muy ajetreado aquel día, posiblemente ambos permanecerían allí el resto del día y la noche, el que ocurriría a la mañana siguiente era otra cosa...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Jul 02, 2011 4:15 am

Al ver como el cachorro se le quedaba mirando la chica forzó una sonrisa en su rostro, a lo mejor era cierto lo que decían y los animales eran capaces de sentir los que sentía una persona muy cercana, y después de todo Luna se había vuelto muy cercana al perro. –Vamos, come – dijo intentando mantener aquella falsa sonrisa de alegría que tanto le costaba mantener en su joven rostro. Observó como el lobezno mordía la carne con pequeños mordiscos de sus serrados y puntiagudos, parecían ser lo suficientemente duros como para desgarrarla, pero se tenía que ayudar de sus patas para no quedar con una bola de carne en la boca. Su sonrisa se amplió al ver la fruta, al menos el pequeño dispondría de postre. Ella comenzaba a tener hambre de verlo comer, pero se resistió con una sonrisa, de todos modos ella no iba a gastar esas energías, pero ese lobezno debía de volver con manada. O a lo mejor tenía suerte y se lo podía quedar, aunque algo que se quedaría seguro era el recuerdo del chico.

Al ver al perro acerca la naranja no pudo evitar que una lágrima le recorriera la mejilla, recordando el momento en que había cedido esa misma fruta a Scart. Acarició la cabeza del perro y reprimió un impulso de besarlo fuertemente en la cabeza para no molestar su comida. Con la daga que tenía en la diestra quitó un trozo de la piel por arriba y comenzó a pelar la fruta mientras miraba al pequeño animal devorar su pieza. Sus uñas ensangrentadas se fueron lavando poco a poco en el jugo de esta. Quitó la piel con delicadeza y partió la naranja en dos partes. Una comenzó a comerla, y la otra la dejó al lado del cachorro, comiendo su parte con calma. Realmente el hambre que tenía era mínima por culpa de la pérdida del chaval, solo quería comer lo justo para poder tenderse en una larga siesta al lado del fuego.

Comió un gajo tras otro sin mucho ímpetu, degustando pobremente la naranja y suspirando cada poco tiempo, deseando en su fuero interno que el chico lobo regresara a su lado. El último gajo de naranja se lo comió sin apenas masticar ni paladear, mirando al perro y sonriendo vagamente para animarlo a seguir comiendo mientras ella se recostaba en la pared arrojando al fuego otro trozo de madera para que no se apagara. Calentó sus manos con el calor de su propio pecho y rodeó al perro con un brazo, dejándolo cerca de la comida pero dándole su calor para cuando durmiera. – Buenas noches… Sc… - su garganta se hizo un nudo que parecía que iba a ahogar. Esa misma frase había sido la última que le había dicho al chico de cabellos castaños, y a la mañana siguiente había desaparecido. Sintió un terrible terror recorriéndola de arriba abajo, casi como si esas palabras fueran tabú.

-Buenas noches… Scart… - dijo finalmente en tono quedo, para que solo el animal y ella lo escuchasen. Se acomodó como pudo, ignorando el leve viento que soplaba y cerró los ojos, desde los cuales rodaron algunas lágrimas hacia el suelo mientras que dejaba que el pesado sueño que la invadía la llevase junto con el verdadero Scart, que sin ella saberlo estaba mucho más cerca de lo que la pequeña pícara podía pensar.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Scart el Sáb Jul 02, 2011 1:07 pm

El lobo terminó de comerse su carne, al igual que su ama, comiéndose media naranja, y dejando la otra media, vio como se tumbaba y se dormía, y mientras esta empezaba a descansar, Scart terminó la otra media naranja, para después ponerse a lo lado, durmiendo al lado de su rostro, pegado al brazo, y descansando a su lado.

Quedaron dormidos, había sido un corto día, pero bastante intenso, aquella tristeza de ambos, aquella persecución en las calles... bueno, era mejor dormir y olvidarlo...

Al día siguiente Scart de nuevo fue el primero en despertarse, se sentó en el suelo, dando un bostezo con aquel largo hocico, y empezó a caminar por la habitación, olfateando, aun quedaba una pera y una manzana, pero no creyó que fuese suficiente comida, y se asomó por el agujero de la pared, el mercado estaba recién abriéndose, y de unos saltitos bajó al suelo, mientras Adel dormía, el iría a por algo de comida para su dueña...

Pero... poco después de que se marchase, la muchacha se despertó... ¿Y ese lobito? ¿De nuevo desaparecido? Por suerte para ella, el si regresaría al poco, con un poco de carne que estaba robando a un despistado carnicero dedicándose a abrir su tienda, un buen trozo de carne que arrastró el animal con la boca, desapareciendo de nuevo por las calles, siguiendo el olor que había dejado al salir de la casa, y el de su propia dueña, para entrar por el agujero tras apenas un minuto, pero ella ya se había despertado...

Al entrar con aquel trozo de carne en la boca, vio que la joven ya no dormía, y entonces corrió hacia ella con la carne en la boca, dejándola ante ella como si fuese un perro al que le lanzan un palo, tras dejarlo se sentó ante el y dio un ladrido más, desde luego, si parecía un perro más que un lobo, pero es que no era más que un cachorro a medio domesticar.

-¡Comida!-Dijo con aquel ladrido, era una lastima que ni entendiese lo que decía Adel, ni ella a él...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Jul 02, 2011 4:11 pm

La chica solo quería dormir, dejarse arrastrar a un mundo de sueños donde nada de eso hubiera ocurrido. Bueno, sí, donde hubiera conocido a Scart, pero no hubiera desaparecido. Sus ojos se llenaron de lágrimas durante un sueño donde el joven de pelo castaño la rodeaba con los brazos desde tras. Notaba el calor y el vello del chico, notaba su barbilla descansar en su hombro y sus labios pegados al cuello de manera ocasional. Al girar la cabeza vio una media sonrisa en su rostro libre de barba, se recostó en su pecho notando que era real, que estaba ahí, acariciando con las manos el cabello de él y con los labios su mejilla, rozando con los incisivos la piel y dejado que solo el amor la guiase. Un precioso sueño donde era feliz, feliz como nunca antes de conocer al chico lo había sido.

Rozó sus labios con los de él dejando que su calor la pusiera más tibia, dejando de notar el frío del lugar donde estaban. Era una casa bonita, con un techo de tejas marrón café con leche. De dos pisos con algunas ventanas de las que tienen el cristal separado en cuatro. Estaban en el desván, la parte más alta de la casa, mirando por un enorme agujero del techo el cielo despejado. Las pocas nubes que había se movían lentamente empujadas por el viento de invierno, y la nieve se acumulaba en el suelo del jardín, que se podía ver por una ventana. El sonido de la madera crepitando mientras era consumida por el fuego era lo único que acompañaba las risas de ambos jóvenes por estar juntos.

Una pequeña racha de viento la hizo estremecerse, pero le importó poco cuando él la rodeó todavía más fuerte con los brazos, posando las suaves palmas de sus manos sobre el estómago desnudo de ella y acariciando su piel con ternura mientras los segundos pasaban uno tras otro sin detener su eterno avance.

Al final de la sala había extendidas varias mantas, justo enfrente de la chimenea. Eran gruesas, seguramente piel de oso o un animal parecido, y sobre ellas una capa raída y una bufanda de tonos naranjas y amarillentos por los bordes. Un suspiro se escapó de la boca de ella, dejando su aliento en la mejilla del chiquillo – Te amo. – dijo mientras mordía un poco más fuerte la mejilla, buscando provocarlo como otras tantas veces. Pero en ese momento de completa felicidad la nieve comenzó a caer desde las escasas nubes. Se quedó mirando al cielo con una sonrisa pensando en lo bonito que era todo aquello cuando un primer copo la golpeó, luego otro y así sucesivamente hasta que todo quedó cubierto por la nieve.

-¡Scart! – gritó justo antes de despertar, sola al lado del fuego. Por un momento sintió que su corazón se encogía. Ahora acababa de ver desvanecerse su mundo perfecto y su “mascota” había desaparecido. Ninguna razón para vivir una miserable vida a la que si ella no ponía fin lo haría algún guardia. Cogió la daga y pensó un instante, el tiempo suficiente para que el perro apareciera por el umbral de la puerta salvando su vida sin tan siquiera saberlo. Adel lo abrazó, ignorando por completo la carne y llorando incluso sobre su pelaje. - ¡Nunca vuelvas a desaparecer así! – le dije acariciando su lomo contenta - ¡Nunca! ¡¿Me oyes?! – volvió a decir apretándolo fuerte contra su pecho.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Scart el Sáb Jul 02, 2011 7:12 pm

Scart fue abrazado repentinamente, algo que lo sorprendió, e inmediatamente después de ser atrapado entre los brazos de Adel empezó a intentar liberarse, aunque, al no conseguirlo, empezó a lamer el rostro de Adel, y finalmente fue liberado.
Se puso delante de Adel, a cuatro patas, moviendo la cola y ladeando la cabeza, para después acercarse a la carne y darle unos golpecitos con la pata, mostrándole así la comida.

Y... entonces, quien sabe por qué, Scart despertó, recordó que era un humano, el cachorro de pronto se sentó, mirando a la joven a los ojos, y ladeando la cabeza... Adel... recordó todo lo que había hecho desde que estaba en aquella forma... la tristeza que había podido notar... no recordaba sus palabras, pues no las había entendido como lobo, pero... recordaba como se sentía...

Le había hecho mucho daño al desaparecer... podía ser que le odiase... pero la serviría como un lobo, si no podía recuperar su forma humana, al menos la acompañaría en esa forma, era un sacrificio que estaba dispuesto a pagar, pero... seguía viendo esa forma como algo malo, el ser un lobo era malo, y no se recuperó, seguiría encerrado aun más...
Entonces se fijó en la daga que llevaba en la mano, y se alarmó, debía de cuidar su comportamiento, parecer un lobo de verdad, y no actuar de forma rara, o la joven podría... no sabía que haría, pero no podía decirle nada, y si se comportaba de forma rara podría enfadarse... al menos así pensaba Scart, que aunque tuviese de nuevo la conciencia humana, seguía teniendo impulsos caninos.

Se levantó y se acercó a la mano de la joven, a la que llevaba la daga, y empezó a lamerla, intentando así sutilmente que la soltase, no había razón para tener una daga, y no le gustaba que la llevase en la mano si no había peligro, temía que pudiese hacer con ella, podría... matarle... o peor aun, hacerse daño ella misma... y eso si que era algo que no podía permitir.

Empezaba a pensar que hacer aquel día, y creyó que ya era momento de abandonar aquella ciudad, no tenían nada que ver en ella, y era mejor alejarse de aquel lugar, habría preferido irse en forma humana, pero debería conformarse con lo que tenía, al fin y al cabo no se estaba tan mal, y al menos podía estar al lado de Adel.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Finn, El Humano el Sáb Jul 02, 2011 10:55 pm

Adel miró el trozo de carne y luego al perro con una sonrisa, acariciando su cabeza ahora algo más animada por tenerlo de nuevo a su lado, casi deseando volver a apretarlo contra ella, pero al recordar cómo había pataleado para librarse negó y se contentó con besa su húmedo morro con los labios, con una pequeña sonrisa traviesa y haciendo un gesto de silencio mientras contenía una risa – Shhh…. No se lo vayas a decir a Scart ¿Vale? – una sonrisa se dibujó en su rostro justo antes de darle con la punta del dedo en la nariz, solo quería verlo estornudar, era gracioso. -¿Tienes hambre? – preguntó al verlo golpear la carne con la pata, iba a levantar la mano que tenía la daga para cortar un trozo para él, algo que pudiera tomar sin mucho dificultad, pero las lamidas del cánido en su mano la sorprendieron.

-¿Qué haces? – preguntó riendo mientras soltaba la daga para jugar con la lengua de él, atrapándola con los dedos solo por hacerlo rabiar. Por un momento pensó en lo que había estado a punto de hacer y miró al cachorro. Se sintió mal con ella misma, casi empatizó con el animal, lo imaginó allí, tumbado al lado de su cuerpo inerte esperando a que despertara en vano, manchado de su sangre. Su piel se puso de gallina y no pudo reprimir el impulso de volver a abrazarlo, esta vez de manera mucho más breve. Su sonrisa se amplió al notar su pelaje y su calor corporal, casi como si abrazara a Scart. Lo estrujó fuerte unos instantes y luego cogió la daga cortando un pedazo para él con una sonrisa, cortando otro para ella y dejándolo clavado en el filo rojizo del arma.

-A mí me gusta un poco más hecha. – le dijo acariciando su cabeza, dejando que la carne se asara lentamente en la improvisada hoguera del día anterior mientras que se limitaba a mirarlo de nuevo, mirando sus chispas pero esta vez contenta, no demasiado pero más que el día pasado. Eventualmente miraba al perro royendo su trozo del botín. – Buen chico… - dijo mientras acariciaba su cabeza y retiraba la daga del fuego cuando la carne ya olía a algo más o menos cocinado.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Scart el Sáb Jul 02, 2011 11:59 pm

Aquel día jugaron, y los días posteriores también, Scart había intentado sacar a Adeluna de aquella ciudad en varias ocasiones, pero esta seguía resistiéndose a marcharse, aun esperanzada en que Scart regresase, pero varios días después, aun no había regresado... pero no tardaría mucho más... a esta historia le falta poco para terminar...
Se hallaban en la misma habitación, de la misma casa, en la que llevaban tres días, Scart estaba delante de la hoguera, viendo como crepitaban las llamas, comiendo un buen pesado de carne, mientras Adeluna comía dormía desde hace un rato, en esos días había reflexionado sobre esa forma, y no solo había aceptado que tenía ventajas, si no que le gustaba, ya había olvidado los inconvenientes... Se limitaba a ser lo que era y cuidar a Adel... ¿Desventajas? Ahora mismo no veía ninguna... debía soportar pequeñas cosas, pero a cambio, ganaba el poder defender a Adel, y eso merecía la pena, ser un licántropo no era más que variar un poco su vida, no era malo, era... otra forma de vida...

Dio un bostezo, y se acurrucó al lado de Adel, tenía bastante sueño, y debía descansar, pero... En aquella noche sucedió un cambio... El lobo dormía al lado de Adel, en sus caderas, donde lo había hecho siempre, hecho una bolita, cuando un hombre se asomó... aquel bardo que había hechizado al joven, sonrió mirándole desde aquel agujero... al fin había aceptado su don... asintió tocando una nota en su laúd, una nota que resonó en el lugar, y mientras lo hacía, su cuerpo fue transparentándose hasta desaparecer...

-Bien bien... ya sabes de tu don... disfrútalo y úsalo... toma tu forma original y nunca olvides el nombre en tu cabeza...
Sindnae...


A la mañana siguiente... un día especial, había nevado durante los cinco días anteriores... desde que Scart fue maldecido, pero aquel día, la nieve había parado, aun hacía frío, como era lógico en invierno, pero ya no nevaba... y en aquella casa, ahora había dos niños humanos... o eso se suponía... una joven de cabellos dorados, cuyo sueño empezaba a deshacerse, y un... humano... o eso parecía, pues una cola peluda salía tras su espalda, y entre sus cabellos habían dos orejas puntiagudas... El más extraño, se hallaba acurrucado a un lado de la rubia, sumido en un sueño bastante profundo, del que tal vez la muchacha le despertase en breves...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Finn, El Humano el Dom Jul 03, 2011 1:03 am

Comió el trozo de carne y se puso a jugar con el perro. No había mucho más que hacer mientras la nieve bañaba las calles como la espuma de mar lo haría con la costa un día de verano. Dentro de la casa tampoco había mucho que hacer, y menos para una persona tan derrochadora de energía como Luna, que de normal se pasaba los días corriendo y corriendo hacia todos los lados. Ahora estaba quieta, un día tras otro mirando la nieve caer por el agujero del techo. Recordando los sueños más reciente que había tenido y en los cuales siempre aparecía Scart, de uno y otro modo. Pero también desaparecía al final de cada uno como la ilusión que era. Tumbada bajo la protección del techo mugriento y viendo la nieve caer día tras día, lanzando un palo al perro o simplemente acariciando su cabeza con ternura cada poco tiempo.

Esa era la rutina de Adel un día, y otro, y otro, y otro. Cinco días así. El perro se la había querido llevar a la calle, pero ella no se sentía con ganas para salir, y menos cuando los guardias todavía la seguían buscando para cortarle las manos. Sintió un pinchazo en el estómago y se tumbó al calor del fuego, que había logrado mantener día tras día con la madera de los armarios y la que encontraba tirada por la casa, junto con un poco de carbón de la chimenea. Respecto a la comida no había tenido que preocuparse mucho, pues la carne que había traído el perro era más que suficiente para cubrir las pocas energías que gastaba.

Con ese extraño dolor punzante se tumbó junto al cachorro, dejándolo acomodarse donde siempre lo había hecho desde que lo conoció, al lado de sus muslos. Se durmió sin mucho más que hacer ese día, el día que la nieve parecía remitir. Como siempre cayó rendida con una mano en el lomo del animal, acariciando este para disfrutar de su suave pelaje, pero cuál fue su sorpresa cuando despertó esa mañana como lo había hecho las otras cuatro, acariciando la tripa del animal. Pero en este caso no notó el suave tacto del pelo canino, notó el tacto suave de la piel. La recorrió medio adormilada, soñando con Scart y entonces notó una cicatriz. Un pálpito en el pecho la despertó, haciendo que se girara con curiosidad. Allí estaba, tumbado a su lado medio hecho una pelota. Tenía cola y orejas de perro, pero no le importaba porque lo más importante es que era Scart, era imposible no reconocerlo.

Las lágrimas rodaron por sus mejillas en una cascada que acabó en un fuerte abrazo al chico, tanto que bien podría haberle partido algo -¡Idiota! – gritó sin percatarse de que la cola y las orejas lo identificaban como el perro - ¡¿Por qué te fuiste?! – preguntó zamarreándolo por los hombros. Levantó la mano con la cara llena de furia pero se contuvo y le saltó encima con una sonrisa divertida entre tanta lágrima. -¡Te he extrañado! – dijo comenzando a besarlo por el rostro y los labios, pegando su cuerpo al de él pero no excitada, sino contenta, aunque a lo mejor lo excitaba a él por donde estaban sus caderas.



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Scart el Dom Jul 03, 2011 4:25 pm

El muchacho dormía placidamente, cuando fue despertado por un potente abrazo de la muchacha, que le dejó aturdido unos segundos ¿Idiota? ¿Irse? ¿Extrañado? No entendía nada... aun sentía su cola, pero entonces entendió todo, se vio las manos, y abrió los ojos por la sorpresa... ¡Volvía a ser humano!

-¡Adel! Dios mío... vuelvo... vuelvo a ser humano... ya pensé que jamás volveria...-Dijo abrazando a la joven con fuerza, más de la que ella le habia aplicado, pero con cuidado de no aplastarla.-¿Irme? Jamás... jamás te abandoné... dormia todas las noches a tu lado, cuidandote... oh... gracias a que pude ayudarte...

Scart tenía lagrimas en los ojos, la alegría de haber vuelto, de poder volver a estar con Adel como humano, no entendía por que se había convertido en animal... Aunque un nombre le rondaba la cabeza.. Sindnae... pero no le dio importancia, ahora pensaba de forma distinta, usaría sus poderes para ayudar a Adel, no volvería a separarse de ella jamás...

-Yo... yo... estoy tan contento... eh... un momento...-De pronto recordó que aun sentia su cola, y podía moverla, giró la cabeza, para ver aquel apendice peludo, y también notaba las orejas sobre su cabeza, así pues se llevó una mano al pelo, notandolas... era extraño, tenía aun partes... se le ocurrio intentar hacerlas desaparecer, como cuando se transformaba, aun no dominaba exactamente como se hacía, pero entendía algo, y fue notando como las orejas encogían hasta desaparecer en su cabello, sonrió y besó a Adel durante unos instantes, olvidandose de que aun tenía la cola.-¡Puedo volver a transformarme!

Ya no era el niño deprimido que había sido cuando se conocieron, volvía a ser como antes, como antes de conocer a Adel, aunque jamás la olvidaría, ya había superado su muerte... Ahora Adel era su mayor preocupación, no dejaria que le pasase nada malo.

-¡Pienso llevarte lejos de esta ciudad! ¡A algún lugar bonito! Este bosque no es lugar para nosotros... las leyendas tienen razón, este bosque está lleno de maldad, nos ha traido problemas... Deberiamos ir a otro sitio... ¡Physis! Es un bosque completamente diferente... ¿Sabes que te digo? Esta noche saldremos de la ciudad, aun deben estar preocupados... han muerto tres guardias... saldremos a la noche, no volveremos a separarnos ¿Vale?





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Finn, El Humano el Dom Jul 03, 2011 6:47 pm

Escuchar su voz animó a la rubia a volver a besarlo sin importarle si él quería o no. Solo quería sentir su contacto de la manera más directa que conocía por el momento. Pegó sus labios a los de él con fuerza y lo besó durante casi un minuto, quedándose ella misma sin aire para luego escuchar su relato mientras relamía con la lengua sus propios labios saboreando el dulce sabor del ladrón para entregarse a él en un fuerte abrazo que pronto le fue correspondido. Sus manos acariciaron la espalda y casi deseaba rasgar con sus uñas la carne de él para comprobar que era real, pero se contuvo, al menos hasta cierto punto, puesto que mientras hablaba le hincó el diente en el hombro sin apartar la mirada del chico, como si fuera una cachorrita jugando. Quería sentir que era real, y al notar el sabor de su piel mostró una sonrisa besando luego esa misma zona.

-¿Dormir cerca de mí? – preguntó impresionada mirando cómo se tocaba el cabello, más bien las orejas. Unas orejas puntiagudas y peludas, abiertas y que Adel reconoció sin problemas. -¿E… Eras el lobo? – preguntó, primero con un poco de miedo pero de repente apretando el puño para abrazarlo más fuerte - ¿Por qué no me dijiste nada? – preguntó finalmente mientras lloraba un poco sobre su hombro. Cuando dijo de volver a transformarse le mordió con fuerza el hombro -¡Nunca más! ¡¿Me oyes?! – subió con un beso hasta sus labios y por la emoción lo tumbó bajo ella en aquella casa, cubiertos del frío por las paredes y con la nieve parando de caer por el tejado.

Su sonrisa se torció mientras lloraba aferrada a él - ¿Separarnos? – dijo ante su respuesta - ¡Mañana mismo pienso hacer de mi cinturón una correa. – se quedó recostada encima de él mientras hablaba, dejando que su respiración la calmase. - ¿Physys? Vale… Mientras esté contigo ya puede ser Physys o una de las lunas. Mientras esté contigo… - pasó la nariz por su pecho – Hueles a perro… - miró las escaleras de la segunda planta y se puso de pié con una sonrisa tirando de su brazo. – Vamos, arriba hay una terma, lo sé porque las paredes están húmedas por dentro. – tiró con más fuerza de su brazo – ¡Vamos, vamos, vamos! -



avatar
Finn, El Humano

Mensajes : 105
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor En Un Lugar Inapropiado (Privada)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.