Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


~Buscando la Verdad~

Página 8 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ~Buscando la Verdad~

Mensaje por Zyrxog el Mar Feb 18, 2014 12:10 am

Que se alcen las espadas
Y cual arena del desierto
Se conviertan en polvo
Que la voluntad se imponga
Y se rompa en mil pedazos
Por el miedo y el terror.

Christian Chacana 17 de febrero de 2014

Curioso es el mundo, mientras los espectros parecían horrorizados al volver a ser sólidos, también se volvieron más salvajes, sabiendo que lo único que les esperaba si fallaban era el simple olvido y no volver al regazo del “único” dios. Espada contra espada se escuchaban, no había tregua ni descanso para aquellos soldados, que guiados por un general y un viejo noble, trataban de defenderse lo mejor posible. Mas no muy lejos, entre troncos muertos y podridos, otra lucha se llevaba a cabo, una en solitario, donde se jugaba no solo con la vida propia, si no con la ajena también. Valfred, aquel mercenario ya entrado en años, aquel que se había internado en la oscuridad en soledad jadeaba, su enemigo había demostrado no ser un simple mago, si no un guerrero formidable ¿Acaso deseaban con tanta desesperación la reliquia? ¿Acaso no conocían su historia?, el mercenario rio, rio para sí mismo únicamente, la codicia humana no tenia limites y ya lo conocía de su propia mano y de los antepasados de Dracul. El mercenario se lanzo con su espada en alto, las está choco con el bastón de su oponente y con una fuerza abrumadora lo empujo, haciéndolo retroceder y perder el equilibrio, golpeando contra un árbol ya seco, el espiritista rio, apuntando con su dedo hacia el mercenario.

-No importa cuánto lo protejas, será de mis señores y con ello lograran lo que hizo aquel hombre… vivir eternamente…-


Valfred escupió hacia un lado, molesto, aquellos que buscaban la reliquia conocían demasiado de esta, se maldijo por no haber actuado antes contra aquel mago y volviéndose a lanzar, blandió su espada, golpeando nuevamente el bastón, pero esta vez, dando una patada a la rodilla de su oponente, esto hizo que su defensa dudara un instante, para sentir el peso del guerrero sobre su cuerpo y caer de espaldas, perdiendo la daga y el bastón de sus manos. Valfred sabía que esa era una oportunidad de oro, por lo que dejando su espada dio un golpe al rostro del mago, para volverle a golpear una y otra vez. El espiritista, con desesperación estiro su mano, tanteando el terreno y para su buena fortuna, recuperando su daga, apuñalando el costado del mercenario, este grito de dolor, pero en un acto de dolor y furia, junto ambas manos, y utilizándola como un mazo golpeo el cuello de su enemigo. Se escucho algo romperse y un chorro de sangre surgió de la boca del mago, como si de un vomito negro se tratara, este intento gritar mas únicamente logro que algunas burbujas surgieran de su boca, antes de soltar la daga y convulsionar con violencia, sus ojos se abrieron en su totalidad y con una ultima convulsión de su espalda, con lo cual se arqueo su cuerpo, expiro totalmente.

El mercenario se levanto, aun con la daga en su costado, pulsando por la carne abierta y la sangre que brotaba por el filo. Con fuerza, Valfred quito la daga de su costado, apretando con fuerza la herida que ahora comenzaba a sangrar entre sus dedos. Con cansancio y dolor volvió a sostener su espada, caminando y tambaleándose hasta donde se encontraba la lucha, mas sin saberlo, su vida se agotaba, gota tras gota derramada en la tierra oscura.

Los guerreros de Dracul luchaban valientemente, lo que en un inicio era miedo, ahora era aguerrido valor. Las espadas, intangibles hasta hace poco, ahora dejaban el chocar metálico contra los escudos y los sables, era una batalla más que impactante. Los espectros parecían desesperados, sabiendo que nada tenían que perder, ya lo habían perdido todo. Más de uno de los espectrales guerreros podía recordar aquellas palabras que le habían prometido descanso, recuperar su honor y obtener venganza, únicamente arrodillándose y sirviendo a las peticiones de aquel individuo, ahora comprendían que las promesas no se cumplirían con facilidad. Uno de los espectros comenzó a gritar, mientras golpeaba con desesperación el escudo enemigo, como si fuera una oleada, los fantasmas se lanzaron contra sus oponentes, esperando que el miedo volviera a influir en sus corazones, pero estaban equivocados, los soldados se mantuvieron en posición, replegando a los espectros, mas estos viendo su inminente derrota, cayeron en la verdadera locura y el terror. Los fantasmas arrojaron sus armas, sus escudos, y atacaron simplemente, tomando a quien podían de sus piernas o muñecas y arrastrándolos, llevándoselos a lo más profundo del bosque. La mujer había intentado disparar su arma, pero aquel “comandante” espectral, aprecia haber adivinado sus intenciones, levantando su escudo y bloqueando el ataque, para dar un único grito y apuntar a esta con su espada. Media docena de espectros se lanzaron contra la mujer, siendo “detenidos” por el noble, por el mismísimo Kholheim, mas ni todo su poder podía contra la voluntad de aquellos que su gente había masacrado. Sujetando sus piernas y brazos, lo arrastraron sobre la tierra, las raíces y rocas que surgían desde el muerto bosque, desapareciendo en manos de aquellos espectros.

Por otro lado, algunos metros fuera del bosque, los asesinos llegaban al linde de este, viendo como los troncos muertos parecían agujas grises y secas elevándose. Los encapuchados bajaron de sus corceles, atándolos a troncos y ramas, revisando sus armas y preparándose, ya que si la información era correcta, no deberían de buscar más a su presa. El joven faerico había sido llevado y la visión de ese bosque muerto, era como un balde de agua fría en su rostro, la naturaleza en ese lugar parecía gritar de dolor y aunque los hombres no le podían escuchar, el faerico si, sus lamentos y su dolor eran profundos, como las raíces de esos árboles ya marchitos, incluso la serpiente siseo cuando pisaron aquel lugar, como si profanaran un sepulcro olvidado y antiguo. De Talón no había señal, era como una sombra que podía surgir en cualquier instante, con su arma bañada en sangre, los asesinos se internaron en el bosque y al cabo de unos minutos, el sonido de la batalla les guio hasta sus presas, ocultos tras árboles y arbustos resecos, pudieron ver como los soldados de Dracul luchaban contra… ¿fantasmas? Eso parecía a primera vista y los asesinos prepararon sus armas, si los espectros acababan con los enemigos, se ahorrarían dificultades, si no era así, estarían lo suficientemente débiles como para no ser un problema acabar con ellos.

El faerico también observaba, pero él tenía la mirada fija en otro punto, en un hombre que se encontraba sobre una carreta y lo que aprecia ser un baúl bajo sus pies ¿seria eso lo que buscaba? Mientras la lucha continuaba y al parecer los soldados del noble ganaban, un hombre surgió de entre los árboles, sujetando su espada y presionando una herida en su costado, la presencia de aquel hombre cambio las cosas, ya que el hombre de la carreta grito un nombre y varios soldados se giraron hacia la dirección del hombre.

-¡¡¡MI SEÑOR DRACUL… SOLDADOS AYUDADLE!!!-

Los mismos hombres que se habían girado, dejaron la lucha y ayudaron al mercenario, el cual, claramente se encontraba mal herido a recostarse sobre la carreta, la sangre brotaba de su costado y parecía que su vida escapaba en cada uno de sus jadeos, los soldados rodearon la carreta, en posición de defensa, listos para atacar a quien se acercara. Por otro lado, le hombre de la carreta, comenzó a rebuscar en ella, quitando algunas mantas y sacando un pequeño saco de tela, para sacar de su interior una gema de color sangre y acercarla al hombre tendido.

-Resista mi señor, la piedra le curara como otras veces, sea fuerte… se lo pido-





Patetico  Invitado no eres mas que un inferior ... una alimaña que deberia de pisar con mi pie


I Eat Your Brain Muajaja




Llevo varios cadaveres a mis espaldas: Rue, Elena, Aleria, Jack Cross, Erik, Fayt Reeden, Malblung Anwarünya, Lairë Tinúviel, Naerys, Björki Gotriksson, Sheoldred, Silence, Ferenec, Iosif, Tuxy, Light Yagami, Vanegan, Jarko, Hans Stoker ... quizas el proximo seas tu Invitado
avatar
Zyrxog
Señor de la Muerte y Putrefacción

Mensajes : 523
Edad : 31
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Buscando la Verdad~

Mensaje por Spider Demonsprite el Vie Mayo 02, 2014 2:36 am

Spider no quería seguir en ese agonizante bosque, el viaje le había hecho comprender que por mucho que hubiese aprendido en su tierra natal o con sus viajes aún había conocimientos que escapaban a su capacidad de recuerdo, algo oscuro y tenebroso emitía un miasma cargado de desesperación desde el interior del bosque, algo tenebroso no creado ni por los seres vivos ni por la naturaleza, era una especie de castigo. Aunque estaba muy apenado por la situación de ese territorio no podía olvidar su objetivo, sabía bien que aún no podría hacer nada para solucionar el problema del bosque, pero si podría hacerlo sobre esa reliquia codiciada tanto por los vivos como por los no tan vivos.

Desmontaron y ataron los caballos a los árboles del bosque, probablemente los animales atados a ese lugar serían presa de los depredadores con relativa rapidez si la misión no acababa pronto, en la distancia se podía apreciar como figuras incorpóreas luchaban contra un puñado de hombres, la milicia estaba poco organizada, parecía como si buscasen replegarse y generar una línea de defensa, su comportamiento le recordó a Spider la actitud de una gata protegiendo a sus crías más desvalidas, probablemente allí estarían los heridos o el objeto.

Medea siseó y entonces Spider recordó el sueño, con avidez agarró a la sangre fría y mirándola a los ojos empezó a rogarle en un idioma desconocido para toda persona ajena al mundo de las hadas:

-Ve con cuidado, repta y encuéntralo. Que no te detecten, debes escapar con vida- Ordenes cortas y concisas, algo que probablemente el animal no comprendería, pero que generaban una seguridad y tranquilidad en Spider mayor que una armadura.

Spider agarró el colgante, un preciado regalo que ya sabía cómo emplear para solucionar situaciones que precisasen de una fuerza bruta de la que él mismo carecía, comenzó a contar la fuerza tanto de los asesinos como de los espectros y defensores, en total debería de haber una veintena de personas, aproximadamente la mitad de asesinos que de guardias, pero los espectros equiparaban las fuerzas, Medea estaba ya en el suelo y reptaba hacia uno de los árboles aproximándose a la batalla lentamente moviendo solo la hierba de forma disimulada, al ver la hierba agitarse Spider tuvo un atisbo de brillantez, se puso a rebuscar entre sus cosas en la bolsa que llevaba colgando hasta que las encontró, cuatro magníficas semillas de una enredadera de gran tamaño.

Las semillas rodaron en la palma de su mano, la cual empezó a iluminarse de un brillo tenue de un color próximo al verde pero mucho más claro, las semillas vibraron, Spider no necesitó más información, sabía que los primeros en actuar tenían ventaja y su objetivo era coger el tesoro y huir para posteriormente ver qué hacer con él.

Los asesinos estaban preparándose, Talon no estaba a la vista, como de costumbre, por eso Spider decidió reservarse el colgante, que no requería de concentración, solo elegir el punto sobre el que convocar al golem.

Agarró las cuatro semillas y lanzó una primera, la cual no dio en tierra, sino sobre la carreta. La segunda quedó sobre un cadáver. La tercera golpeó el suelo y comenzó a vibrar. La cuarta fue a parar hacia el bosque, por lo que Spider no la prestó mucha atención. Fueron unos instantes, la semilla que había tocado tierra siguió temblando, abriéndose mientras unos tallos agarraban el negro suelo con fuerza y comenzaba a brotar hacia el cielo un tallo bajo la mirada perpleja de los defensores, que si bien habían sido capaces de ver que unos proyectiles habían sido arrojados hacia ellos los habían ignorado al tratarse de semillas.

Al crecer la primera enredadera se desestabilizó la carreta, la cual por poco vuelca, sin embargo esto permitió que la segunda semilla tocase tierra al caer y como si fuese un puño se alzó otra enredadera derribando la carreta, la cual quedó entre los densas plantas sin poder moverse mientras todas las pertenencias y ocupantes de la misma se desperdigaban por el suelo.

Para su sorpresa los defensores se quedaron perplejos, probablemente el ataque de los fantasmas o el crecimiento de la cuarta semilla había atraído la atención de todos los combatientes, abriendo una brecha en esa defensa tan sólida.
avatar
Spider Demonsprite

Mensajes : 54
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Buscando la Verdad~

Mensaje por Zyrxog el Dom Ago 03, 2014 2:49 am

Y como si el destino fuera cortado
El futuro es borrado de un golpe
Pues la fortuna loa decidido
Y las parcas han hecho su labor
Pues ahora las tornas del mañana
Giran en una nueva dirección

Christian Chacana 02 de agosto de 2014

Las historias que se cuentan pueden cambiar tan fácilmente, pueden dejar de ser lo que fueron y convertirse en leyendas. Al mismo tiempo, el destino de algunos puede ser truncado por los actos de otros y las grandes recompensas, perdidas por los actos ignorantes de pocos. La lucha entre vivos y muertos se intensificaba, más la presencia de aquel mercenario y ahora, revelado su verdadera identidad como el noble, había cambiado la situación. Los espectros luchaban, ellos ya no tenían nada que perder, si eran derrotados, desaparecerían, si salían victoriosos… quizás se les daría una nueva oportunidad de recorrer el mundo, mas esa promesa, ya no se cumpliría, aunque lo ignoraban.

Dracul jadeaba, la sangre brotaba de la herida, la daga había cortado no solo la carne, si no algún órgano vital y ahora, su vida se extinguía, cual lánguida llama. El verdadero Valfred, quien se había hecho pasar por Dracul desde un inicio, había sacado una extraña piedra, según las palabras de este, algo que curaría a su señor, ¿acaso era la verdadera reliquia? Mas el destino es cruel y antes de que el herido pudiera hacerse con ella, algo hizo temblar la carreta. Cual serpientes retorciéndose, una enorme hiedra comenzó a crecer, junto a otra que hizo que varios soldados debieran de replegarse. Los espíritus no estaban sorprendidos y sin desaprovechar el caos, atacaron. Espadas cortaron carne y se mancharon de sangre, acabando con la vida de los pocos hombres que aún quedaban en pie. Pareciera ser que aquella misión no terminaría bien. La mujer luchaba sin descanso, su oponente, aquel comandante espectral, era un enemigo formidable, mas este no era invencible y tras chocar aceros y metal, la ayuda de un moribundo soldado, le dio la oportunidad de un último tiro. La mujer disparo y como si dejara en aquel proyectil todas sus esperanzas, este impacto contra el espectro, atravesándolo y desvaneciéndolo, como si jamás hubiera existido.

La hiedra comenzó a elevarse por los muertos troncos, vida volvía a existir en ese desolado bosque, mas ¿por cuánto tiempo?, como si de una maldición se tratara, las plantas comenzaron a marchitarse rápidamente, el propio bosque parecía negar lo verde, como si todo aquel lugar hubiera sido condenado a el olvido. El feérico sintió la muerte de aquellas plantas, y de cómo sus vidas eran drenadas por la propia tierra, para diluirse en ella y volverse nada. La carreta se dio vuelta, el peso de la hiedra había sido demasiado y Dracul había terminado bajo esta, aun con su vida pendiendo de un hilo, Valfred su fiel sirviente, se encontraba su lado, sosteniendo con fuerza aquella piedra. Los espectros parecían ganar, aunque aún quedaban algunos soldados luchando por sus vidas. En esos instantes, la presencia de los asesinos fue más notoria, cuando sus oscuras figuras surgieron desde los árboles, portando sus armas desenvainadas y atacando quienes se les oponían. Los espectros no lograron reaccionar y como cuando estaban con vida, fueron atacados sin piedad. Los gritos de ultratumba, resonaron por todo el bosque, mientras tanto soldados del noble como apariciones, eran asesinados sin piedad.

Valfred, aprovechando el caos, se había acercado a su señor y colocando la piedra en la herida, la introdujo en el cuerpo del noble, mientras veía ante sus ojos y como en tantas otras ocasiones, como la carne se cerraba lentamente y el color volvía lentamente a las mejillas del hombre. Su respiración era más tranquila, se recuperaba lentamente, más los gritos de los soldados se habían silenciado, una mala noticia. Ilea, la mujer del mar, había luchado con valor, pero antes de haberlo notado, algo le había golpeado en su nuca y el mundo se había vuelto oscuro para ella, cayendo inconsciente al suelo, quizás había sido una fortuna para ella, ya que se le había dado por muerta, esto debido a la sangre que cubría sus ropas, sangre de los soldados que le habían ayudado a luchar. El sirviente de Dracul extrajo una daga de entre sus ropas, si bien no era un guerrero, defendería a su señor, aun a costa de su vida, algo bastante leal y digno de admiración, tomando en cuenta que la mayoría de los hombres traicionaría a su señor si veían su vida amenazada.

Los asesinos observaron el panorama, cadáveres de soldados atravesados por espadas, uno que otro se encontraba moribundo, con su último aliento, más una daga piadosa o espada veloz, cortaba la luz de sus vidas en un movimiento. Una figura más alta cayo desde lo alto de un árbol, envuelto en un manto de tela roída ya, su figura era inconfundible, aquel asesino anti natural Talón. El asesino camino entre los cuerpos, sin reparo en pisarlos si era necesario, lentamente se acercó a la carreta, observándola un instante y deteniéndose a un metro de esta. Bajo la madera, Valfred aguardaba para defender a su señor, atacaría ante la primera señal del enemigo, más el sonido de la madera rompiéndose y el agudo dolor de su carne y huesos rompiéndose, hizo que diera un grito de dolor. El hombre sintió que le elevaban con una fuerza monstruosa, sacándolo desde debajo de la madera por un agujero hecho a fuerza bruta, Talón había atacado, su brazo, aquella enorme cuchilla había atravesado tanto la madera como la carne y ahora levantaba al sirviente como si fuera un simple muñeco. El feérico pudo ver toda la escena ¿Con que monstruos había viajado?, mas su sorpresa fue mayor cuando el hombre, contra todo pronóstico, y contra toda lógica, levanto su daga y la descargo contra el rostro del asesino. El gemido y grito de dolor fue completamente anti natural, no era humano, ni remotamente animal. Talón arrojo a Valfred con fuerza, mientras llevaba su mano a su rostro, sujetando aquel saco que cubría su cabeza, lo retiro, dejando ver… “algo”, no se podía decir que fuera un “rostro”, si no más bien un amasijo de entrañas, las cuales se retorcían y sangraban por la herida recientemente hecha, Talón era una aberración, un monstruo real y no algo nacido de la naturaleza como las bestias que recorrían los bosques. El resto de los enmascarados pronto atendió a su superior, mientras movían la carreta, para dejar a la vista a Dracul, quien poco a poco recuperaba el conocimiento. Valfred se quejaba, su vida no duraría mucho, ya que la herida en su cuerpo era de consideración y había atravesado más de uno de sus órganos. El feérico debía de actuar, mas ¿Qué hacer? Esa situación le superaba con creces, quizás había imaginado que sería distinto al encontrarse con el noble, o que estos demostrarían una apariencia más maligna, pero lo que acontecía a sus ojos, era la brutalidad de los asesinos y su frio actuar.

Un movimiento, y un grito, uno de los enmascarados cayo de rodillas, una espada sobresalía de su pecho, Dracul había reaccionado y atacado a quien le rodeaba. Con fuerzas renovadas, el noble se levantó, arrancando la espada del cuerpo del asesino, una nueva lucha había comenzado, el antiguo mercenario parecía haber rejuvenecido, las arrugas de su rostro desaparecían lentamente e incluso su barba y cabello parecían volver a tomar aquel dorado color de su juventud ¿había sido al roca?. Los enmascarados luchaban y se defendían, más la espada parecía un rayo, moviéndose con una velocidad muy superior a lo humanamente posible. Las dagas golpeaban la armadura del noble, y la espada de este cortaba la carne, si bien los enviados a obtener la reliquia eran fuertes y no se encontraban cansados, Dracul poseía un vigor muy lejano a lo normal, sus ojos demostraban una férrea determinación, la lucha se extendió mientras la sangre salpicaba la tierra, mas antes de poder acabar con sus oponentes, el noble vio su espada caer al suelo, junto a uno de sus brazos … había sido un corte limpio, hecho con una hoja muy afilada, el Zhakheshiano apretó sus dientes, sin emitir grito de dolor, pero sosteniendo con fuerza la herida que ahora parecía emanar aquel fluido rojo, alimento de vida.

Talón había reaccionado, y antes de que el noble hubiera podido hacer más daño, había atacado, cercenando su brazo y deteniéndolo. Lentamente se acercó a este, se veía derrotado, y sosteniendo su cuello pregunto por la reliquia, mas Dracul solo rio, no sacaría ninguna respuesta de sus labios, pero el asesino no lo necesitaba, el sabia donde estaba la reliquia, lo había visto todo, desde las sombras … como había llegado con una herida casi fatal, como habían sacado una piedra y después, el había reaccionado, sin herida … con un movimiento rápido de su brazo, la carne del costado del noble fue cortada, la gema broto de la herida, cayendo al suelo. Dracul apretó sus dientes, e intento liberarse, más el asesino no se lo permitiría y con un violento golpe, le decapito, arrojando su cuerpo hacia un lado, mientras tomaba la gema que brillaba levemente entre sus dedos ensangrentados. Todo había salido como lo había ordenado el maestro… absolutamente todo.

Pero como un juego del azar, el Maestro tenía otros planes. El collar del feérico comenzó a brillar y a calentarse rápidamente, el pequeño ser sintió que comenzaba a quemarse y con miedo se lo quito, arrojándolo lejos, en ese instante, el collar se hizo polvo, como si lo que encerraba se hubiera liberado en un instante y no era muy errado pensar eso. Desde el polvo y al tierra circundante, un pequeño ser surgió, parecía una mediocre copia del anterior golem, pero este al abrir los ojos demostró que las apariencias no lo eran todo. Con una velocidad que cualquier asesino o guerrero envidiaría o desearía, ataco, a los que antes habían sido sus aliados. El primer golpe que dio, literalmente arranco la cabeza al enmascarado que tenía en frente, el pánico surgió entre los que se encontraban ahí, el maestro les había traicionado y el mismo recuperaría la reliquia al parecer. La lucha volvió a iniciarse, más el pequeño golem no aprecia ser un oponente que pudiera de derrotarse, ya que no importaba los ataques que se le efectuaran, su cuerpo era tan duro como el acero y sus golpes, reventaban órganos y destrozaban huesos. Uno a uno de los asesinos cayó muerto, mientras Talón observaba, pero cuando aquel pequeño ser le dio la espalda, este ataco, su hoja se movió a gran velocidad, golpeando el hombro del golem e incrustándose, pero eso no era nada, ya que este dando un golpe a la hoja, la destrozo, la lucha entre ambos se intensifico y en cierto punto, el brazo del asesino fue roto, sin poderlo evitar, la reliquia cayó al suelo, perdiéndose entre la maleza seca y muerta, aun así, ambos siguieron luchando, uno por orden de su amo y el otro por su vida.

Durante todo el tiempo de la lucha, Medea había aguardado, agazapada entre las rocas de un viejo árbol, mas al ver el reluciente cristal, se internó en medio de la batalla, evitando ser pisada y al tener la reliquia a su alcance, la sujeto con sus mandíbulas, tragándosela, y volviendo a internarse en su refugio, para salir a encontrarse con su “amo”. El feérico sintió el frio deslizar de su serpentina compañera entre sus pies y sabiendo que su regreso significaba algo bueno, simplemente huyo, antes de que su presencia fuera vista por alguno de esos monstruos. Cuando el pequeño llego al linde del bosque, vio que los caballos habían huido o bueno, casi todos, ya que únicamente quedaba el que le había traído, desatándolo, monto, huyendo de ese lugar de muerte…

Durante dos días el feérico cabalgo, descansando de noche, alejándose de ese lugar, mas al tercer día, el cansancio y agotamiento le venció, al igual que al animal que el acompañaba, terminando por descansar cerca de un riachuelo. Durante todo ese tiempo Medea había estado reposando en la bolsa del hijo de la tierra, mas ahora salía de su letargo, para asombro del feérico, con un cambio notable, ya que ahora, dos pequeñas alas surgían de su cuerpo, permitiéndole elevarse tímidamente desde el suelo… ¿acaso había tenido que ver la piedra que se había tragado? Si era así, de esta ya no quedaría ninguna señal, y únicamente, las pequeñas alas serian el recuerdo de aquella aventura.



FIN




Patetico  Invitado no eres mas que un inferior ... una alimaña que deberia de pisar con mi pie


I Eat Your Brain Muajaja




Llevo varios cadaveres a mis espaldas: Rue, Elena, Aleria, Jack Cross, Erik, Fayt Reeden, Malblung Anwarünya, Lairë Tinúviel, Naerys, Björki Gotriksson, Sheoldred, Silence, Ferenec, Iosif, Tuxy, Light Yagami, Vanegan, Jarko, Hans Stoker ... quizas el proximo seas tu Invitado
avatar
Zyrxog
Señor de la Muerte y Putrefacción

Mensajes : 523
Edad : 31
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Buscando la Verdad~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.