Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A Hope's Tail
Hoy a las 8:32 pm por Gar'Shur

» El deber de un jefe
Hoy a las 3:44 pm por Varok

» Strindgaard
Hoy a las 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Hoy a las 1:19 pm por Bizcocho

» Pero sin presiones eeh!
Hoy a las 12:37 pm por Lujuria

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El amanecer de las bestias

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Olaf Thorsen el Mar Nov 27, 2012 10:38 pm

Niebla, niebla y más niebla, Olaf solo era capaz de ver el maldito perímetro marcado por el campamento. No tenía lógica, la niebla era demasiado densa y aunque el minotauro lo supiera de sobra seguía intentando descubrir aquello que su instinto animal le decía que había allí, ¿Se había vuelto loco? Era una posibilidad, estaba cansado por el viaje, había comido mal y el único sitio que tenía para dormir era una campamento mal hecho, juntando todo eso más el frio y la niebla hacían que Olaf estuviera como mínimo rubicundo. “Debería haber destruido la aldea” pensaba, su estado anímico había caído en picado cuando los guardias le prohibieron el paso y aunque hubiera subido un poco cuando el trasgo lo invito al campamento volvió a decaer cuando conoció al bromista, borracho e insoportable Pancho.

Todos sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando oyó un ruido seco y corto alarmantemente cercano, Olaf miró de reojo su enorme hacha colocada en el suelo justo al lado de él, sería fácil y rápida de coger en caso de necesidad. Observó también como Pete cogía su daga,hasta ahora oculta, y como el parlanchín de Pancho mantenía al fin su maldita boca cerrada.

Mientras dirigía su vista hacía la dirección del ruido notó, con cierta angustia, como su pelo se erizaba y su zarpa se iba aproximando instintivamente al mango del hacha. Cuando sus ojos avistaron la causa del ruido Olaf soltó un leve suspiro de alivio y el bribón de Pancho empezó a reírse, fue su última acción pues debido al alivio se había descuidado y unas manos despedazadas le agarraron a través de la niebla, una cabeza medio partida salió de la niebla y dio un fuerte mordisco en lo que antes era la yugular de Pancho que ahora no era más que una mancha roja y pulposa.
El bribón tuvo que proferir un último grito antes de morir, “Podría haber muerto con la boca cerrada” pensó Olaf mientras agarraba su hacha tan rápidamente como su cuerpo le permitía.

El trasgo había huido, el bribón estaba siendo consumido salvajemente por tres muertos vivientes y Olaf se había levantado y colocado en una posición de combate mientras daba respuesta a una de sus anteriores preguntas ¿Donde está Wave? Estaba allí... acercándose con otros seis de sus compañeros muertos andantes, eran un total de 10 necrófagos sin embargo Olaf era capaz de comprender de que probablemente vendrían más y de que en esa especie de campamentos sería rodeado fácilmente. El minotauro sería capaz de acabar con una gran cantidad de ellos pero el cansancio acabaría haciendo mella y el factor logístico no era beneficioso para el enorme minotauro, tenía dos opciones: O encontrar un lugar donde no tuviera que preocuparse de su espalda o encontrar apoyo en la lucha. “Urgardar” pensó Olaf, allí encontraría ambas opciones o eso creía el desventurado minotauro.

Para dirigirse hacía la ciudad debía atravesar a los tres no-muertos que se estaban zampando al otrora bocazas de Pancho. El enorme bovino empezó a avanzar con su enorme hacha empuñada horizontalmente, cuando estuvo lo suficientemente cerca de los no-muertos lanzó un poderoso barrido lateral que corto limpiamente por la altura del tórax a dos de los necrófagos, el tercero no tuvo tanta suerte pues al ser más bajo le cerceno todo el cuello junto a una parte de la mandíbula inferior.

Olaf empezó a correr dirección a Urgardar arrollando a su paso al pobre Wave que se había acercado lo suficiente como para recibir la embestida del toro. Los minotauros eran más rápidos que los humanos, y los muertos vivientes eran incluso más lentos que ellos.
avatar
Olaf Thorsen

Mensajes : 40
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Etlhan VII el Sáb Dic 01, 2012 11:10 pm

El enano Corvo no se lo pensó dos veces y tras mascullar una maldición y soltar su jarra, tomó con presteza su lanza-arpones, apuntando el cañón hacía la bestia sin fijar puntería, pues no había tiempo para ello, apretando el gatillo, siendo él uno de los primeros en responder a aquella nueva amenaza.

El proyectil se clavó dolorosamente en el hombro de un aún desorientada criatura, lo cual hizo que esta fijase al enano como primer objetivo. A pesar de que la bestia no poseía el sentido de la vista, tenía otras facultadas ajenas a este mundo por el cual le hizo abalanzarse en un ágil salto sobre su atacante mientras el resto se preparaban o desenfundaban sus armas.

El enano arrojó su arma a tiempo de intentar sacar la secundaria, un cuchillo, pero fue demasiado lento. Con un rugido furioso la criatura lo derribó, haciendo que ambos cayesen contra una de las mesas. Corvo se golpeó la cabeza con una silla y perdió control de su arma, la cual se escapó de sus dedos, maldijo su infortunio. Impotente vio descender la brutal garra sobre su pecho, y por último sentir el dolor que precede a la muerte.

La bestia desgarró el torax del enano, esparciendo restos de su carne por doquier. Con un bocado tomó un buen pedazo de carne y lo engulló, ya seguiría comiendo de aquél cadáver, aún quedaban muchos más, y frescos, no dejaría que ninguno de sus hermanos tomase lo que era suyo, pues ellos, no estaban ya muy lejos.

El ser apartó de un golpe el cuerpo despedazado del enano y se giró para encarar a un nuevo atacante, mostrando con más fiereza unos colmillos manchados con sangre fresca. Necross desenvainó su arma, confiado, incluso se permitió el lujo de sonreír, por así decirlo, la bestia le dedicó un gesto similar, con aquella lengua larga que finalizaba en una punta de espada, no era una burla, era una advertencia de lo que pronto iba a ocurrir.

La bestia ya se ha saldado su primera victima. Necross, ahora se ha fijado en ti y está dispuesta a destrozarte para cobrarse otra pieza. Tienes tu la acción de comenzar el primer golpe, ten en cuenta, de que sino inicias el combate y tomas otras medidas, la criatura se lanzará sobre ti (Sea escapar u hacer otra cosa). Respecto a tu mascota, se ha mantenido oculta debajo de las mesas, siendo más sensata esa opción que la de atacar, aunque siendo fiel, atacará si ve que estás en apuros serios.

La dueña del local hizo aparición tras una breve ausencia, pues como señora de su hogar, aquella orca no huiría a ninguna parte. Machete, que así era su nombre, había sido mercenaria y matona en tiempos pasados, y ese mismo pasado parecía haber vuelto cuando ella salió por la puerta, detrás de la barra, armada con una gran hacha a dos manos y cara de malas pulgas. En la calle la cosa comenzaba a pintar mal, la puerta Sur había sido tomada por aquellos engendros que ahora devoraban o arrojaban a los guardias muertos por la murallas. En la puerta Norte las cosas no pintaban mejor.

La milicia no era númerosa, apenas pasaban de los veinte hombres, eso y una mala instrucción militar como una mala equipación hicieron que los defensores fuesen diezmados en cuestión de minutos. Olaf pudo comprobarlo a llegar a la puerta Norte y ver que estas yacían destruidas fruto de un enorme troll descompuesto, de gran corpulencia, el cual aporreaba con un enorme tronco la derruida muralla. Solo dos hombres escapaban a la atención de la estupida bestia, hombres que luchaban a brazo partido contra la recién hueste de no-muertos que se abrían paso hacía Urgardar.

Cortés lanzó un tajo desesperado contra la cara de su atacante, esta fue atravesada por el acero y la sangre le salpicó el peto. A su vez, una mano le agarró por los hombros y tiró hacía atrás mientras él desenterraba el arma. Las fauces de un muerto estuvieron a punto de acabar con su historia, pero para la suerte de Cortés, Lenk, su compañero, había cargado su pistola de mecha y ahora descerrajaba un tiro contra su atacante, volandole la cabeza.

-¡¡Tenemos que volver al cuart..!!.-No le dio tiempo a terminar, un par de cuerpos putrefactos se le echaron encima, tirandolo al embarrado suelo, arrancandole con las uñas partidas trozos de su cara, los gritos no cesaron y Cortés no tuvo tiempo para ayudarlo. Su brazo era diestro, pero se cansaba, los golpes no paraban de aquí y allá, algunos muertos caían definitivamente, mientras otros volvían a levantarse. Un pesado madero le golpeó el hombro derecho, Cortés gruñó del dolor, dislocado, mal asunto, otro golpe, un manotazo le dio de pleno en su poblado rostro y con ello fue a parar al suelo.

Olaf, llegas a las puertas, una enorme criatura, lo que parece ser un troll descompuesto, ha destruido la entrada. Los zombies avanzan entre su destrucción, acabando con los pocos supervivientes de la acometida del monstruo. Habrá en si una veintena de zombies, pueda que más, más el troll, si planeas entrar, tendrás que combatir contra el monstruo, el cual te gana en estatura por una cabeza. A sus pies se encuentra Cortés, un soldado superviviente que ya no lo será si nadie hace nada. Con los muertos tienes libertad de acciones, puedes matarlos a gusto sin problemas, de momento, el troll ya es otra cosa y si luchas contra él, las acciones deberás dejarlas abiertas

Volviendo a "La Moza Orca", dejando atrás el horrible encuentro del salón, y subiendo al calmado segundo piso, donde la hilera de habitacíones seguía intactas, como si no hubiera pasado nada. En una de ellas, una figura trabajaba afanosamente en su vestimenta, ajustando las correas,asegurandose de que sus armas estuviesen bien ceñidas. Etlhan se había levantado, la sed y el dolor de cabeza le pudieron, tanto, que le hicieron levantar de muy mala gana. Con desgano miró de refilón por la ventana, y su cara, que era serena en ese momento, se torció en una mueca al ver lo que sucedía en el exterior, fuego, gente corriendo y gritando para todos los lados ¿Habría algún problema?. El pestillo chirrió levemente, y unos ojos observadores miraron a través de una rendija.

Los pueblerinos huían, unas especies de criaturas amorfas los atacaban en conjunto con cadáveres, no-muertos y otros horrores. Etlan sabía que era hora de marchar, con suerte, evitaría las calles si lograba escalar el tejado, no obstante, estaba débil aún por la fiebre, un mal movimiento y se vería precipitado a la muerte, no, no era la opción, solo le quedaba que tan mal estaba abajo, tendría que averiguarlo.

avatar
Etlhan VII

Mensajes : 284
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Necross Belmont el Dom Dic 02, 2012 11:13 pm

-¡Oh dios! , pobre enano, ahora bestia enfrentaras a grave...

Una horrible criatura con la carne expuesta entro a la taberna y destrozo a uno de los comensales que ahí se encontraba, este lucho valientemente pero no fue más que un pequeño entremés para la bestia, debo moverme con cuidado y calcular mis movimientos, o podría ser yo el siguiente.

Necross saca a su fiel amiga de guerra “grave” y comienza a rodear a la bestia, el hedor que expele es horrible y hace a Necross escupir con desagrado todo a su alrededor esta en silencio, en realidad solo la taberna porque en las calles se escuchan muchos gritos, gritos de agonía y dolor, algo pasa.
Necross gira su cabeza y mira a Foxhound, luego hace unos sonidos con su boca y el lobo corre a refugiarse en las escaleras. Ahora Necross se prepara para atacar y da un golpe de abajo a arriba en diagonal a la derecha. Dios sabe si acertó.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Olaf Thorsen el Mar Dic 04, 2012 6:26 pm

Había corrido hasta Urgardar con la esperanza de encontrar algo más de protección de los no-muertos que habían atacado el campamento y ahora que había llegado a la puerta Norte, o lo que quedaba de ella, se daba cuenta de su grave error. Una hueste aún mayor de necrófagos se hallaba acumulada delante y lo que era peor, entre ella había una enorme criatura deformada con un enorme tronco destruyendo todo a su paso. No hacía falta ver a un troll para reconocerlo, era aún más alto que Olaf y su corpulencia no tenía nada que envidiar a la del minotauro, seguramente la superaba.

El bovino observó con cierta frustración la penosa actuación de la milicia de Urgardar, mal equipada y escuetamente entrenada no presentaron gran batalla a la horda de cadáveres, mataron tantos como pudieron pero el enorme troll y la falta de experiencia fueron decisivos en el resultado. Solo dos supervivientes quedaban para presentar batalla y Olaf vio, consternado, como uno de ellos moría por salvar al otro de una muerte segura. El minotauro empezó a balancear su hacha de un lado a otro, se dirigía lenta pero firmemente hacía la otra gran bestia y al igual que su enorme adversario había hecho añicos la milicia de Urgardar, él iba haciendo trizas con potentes cortes horizontales de su hacha a los desafortunados no-muertos que se cruzaban en su camino.

Un golpe y un gruñido de dolor fue lo que aumento la rapidez de los movimientos del minotauro, el último soldado había recibido demasiado castigo e impotente contra los seres que lo rodeaban había caído al suelo. Olaf no pensaba permitir que el último superviviente muriera ante él sin haber intentado salvarlo, era hora de cambiar el papel de monstruo por el de héroe, si quería ser reconocido como guerrero debía enfrentarse contra la grotesca bestia y matarla. Con esos objetivos en mente el enorme minotauro se dio dos fuertes golpes en el pecho con la mano izquierda mientras sujetaba la gran hacha con la derecha y se lanzó a la carga profiriendo un poderoso rugido. Los muertos que tuvieron la mala suerte de estar en medio fueron arrollados o pisoteados sin miramientos, cuando estuvo lo suficientemente cerca del troll Olaf realizó un poderoso corte vertical con su hacha con la esperanza de partir la grotesca cabeza en dos o de cercenar uno de los brazos del troll. El pobre soldado estaba entre las dos bestias, ¿realmente podría sobrevivir?
avatar
Olaf Thorsen

Mensajes : 40
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por El cuervo el Mar Dic 04, 2012 9:38 pm

Aun no había tenido tiempo ni de desenvainar mis arma cuando aquella asquerosa bestia ya se había cobrado su primera víctima. Un estúpido e irresponsable enano, sin haberlo pensarlo demasiado, fue el primero en responder, disparando un arpón que logró clavarse en el hombro de la criatura. El pobre imbécil no tuvo tiempo ni de sacar su cuchillo cuando, con un ágil y rápido zarpazo, sus tripas ya se esparcían por el suelo de la taberna. Me repugnaba la manera como aquél monstruo engullía un gran trozo de carne de enano.

En el exterior los gritos y los golpes no cesaban. Estarían los no-muertos asaltando la tranquila Urgardar? La verdad es que con la endeble muralla y la patética guardia, no seria una tarea demasiado complicada, pero… qué razones les llevarían a hacerlo?

De todos modos, ya habría tiempo para pensar en ello. La bestia de larga lengua, ansiosa de sangre fresca, se había girado y ya encaraba a un nuevo atacante. Éste desenvainó su arma y provocó un sonido con su boca que hizo que su lobo corriera a refugiarse en las escaleras. Entonces, empezó a rodear al monstruo. Si conseguía quedarme a su espalda, seguramente lograría la ventaja de poder sorprender al bicho por detrás, así que la mejor opción era desenvainar el pico de cuervo para poder atacar desde una distancia prudencial.

En el instante en el que el humano le lanzaba una estocada diagonal, yo aprovechaba para lanzarle una plumbata en dirección a su cabeza.
avatar
El cuervo

Mensajes : 23
Edad : 32
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Snarl el Miér Dic 05, 2012 3:51 pm

La sangre siempre ha sido más pesada que el agua
Al igual la ignorancia y la estupidez en la vida
No importa que tan sabio o inteligente seas
Siempre cometerás un único error
Y este como todo en tu vida
Te acarreara la muerte

Christian Chacana 05 de diciembre de 2012

Uno puede jactarse de ser fuerte, de ser ágil o inteligente, de poseer tierras o dinero, pero nada de ello es importante cuando se tiene el filo de la muerte en el cuello y con su agrio aliento te pregunta “¿Cuanto vales?” si bien muchos nombrarían todas sus posesiones, tan solo unos pocos, aquellos que no le temen a la muerte dirían “Mi pasado, mi presente y mi futuro”, es curioso como aquellos tres tiempos se mesclan … ver ante tus ojos toda tu vida, todo lo que fuiste, lo que eres y lo que podrías llegar a ser. El campesino se vuelve revolucionario, se vuelve líder y señor. El mercader pierde todo, mendiga por las calles y ve con nostalgia el lugar donde antes estaba su tienda. El general es capturado y encarcelado, pasa hambre, frio y miseria, hasta que le llevan hasta donde será ejecutado, miles le observan, miles esperan que su vida acabe, que su cabeza ruede por las escaleras, con ojo muertos y fríos. Así mismo … el pasado no puede cambiarse, ya que es lo que a uno lo forja, el presente hay que vivirlo, ya que se escapa entre las manos como si fuera agua y el futuro … el futuro no está escrito, solamente cuando lleguemos a él se volverá presente y a su tiempo en pasado …

Ahora el Schakal miraba su presente, su pasado había sido sepultado en arena y polvo, en dolor y odio. Veía como la bestia se daba un festín, como se regodeaba en su gula, el enano no había tenido oportunidad, pero su muerte le había servido bien. Ahora el Schakal sabia de lo que era la bestia, sabia de cuáles eran sus capacidades y también como atacaría… por fortuna para el, su objetivo no sería el alejado Schakal, por suerte él había retrocedido algo hacia el extremo contrario de la posada. Se puede llamar de idiotas a los humanos, y a muchas otras razas, el hecho de que sean los más numerosos en Noreth no significa que sean los mejor adaptados, únicamente que se reproducen como conejos y es lo único que les interesa. El humano que hasta ese momento había llevado a un pulgoso perro a su lado, desenvaino su espada, rodeando a la bestia, que idiota … tan solo hacía que esta tuviera mas ansias de consumir su carne, de reojo Snarl vio que aquel plumífero divium movía sus alas , o quizás eran sus brazos, no le importaba mucho, aunque de seguro atacaría … dos contra uno, podrían ganar, aunque los alados no eran conocidos por resistir mucho y los humanos eran reconocidos como imbéciles totales … por su parte el Schakal miro de reojo hacia los cristales, los gritos eran como un cantico oscuro, algo que él había oído en más de una ocasión … por su parte las sombras que se podían ver o los humanos que corrían dejaban ver que la bestia no estaba sola … mal presagio para Snarl.

El Schakal recordó de pronto aquella batalla en los montes Keybak, instintivamente llevo su mano hacia su hombro, recordaba muy bien el sabor metálico de la sangre, y el pesado virote que le había destrozado el hombro… también la traición y el aroma a enano quemado… al final aquella misión no había sido más que una molestia, una pérdida de tiempo y de valioso sudor y esfuerzo. Ahora estaba metido hasta el cuello en algo similar de seguro… una bestia jamás estaba lejos y siempre tenía amo. Snarl llevo su mano hacia el pomo de su espada, pero también hacia la daga que llevaba, si bien esperaba no tener que usarlos y dejarles el trabajo sucio a los demás miserables, quizás el destino le jugaría en contra, como siempre lo hacía y como mas de una vez le había dejado con el pellejo mojado en sudor y los músculos ardiendo de cansancio.


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Wahn Ode el Jue Dic 06, 2012 8:32 am

"-¡Carajo, carajo, carajo! ¡¿Qué mierda está pasando?! ¡¿Qué es eso?!" se preguntaba y maldecía Ferrú al mismo tiempo de que trataba de reincorporarse al haber caído de su silla después de semejante despliegue de potencia y maldad de esa bestia, que ingresó brutalmente por la ventana y se cargó como si nada (Pero merecidamente, por ser un afeitado, pensó Ferrú) a ese enano, que solo atinó a realizar un disparo de arpón que se incrustó en el hombro de ese ser. Uno ya no podía beber un poco de cerveza sin estar tranquilo. Las arrugas en la nariz de Ferrú eran notorias, el olor fétido y putrefacto, desplegado por la anomalía que acababa de presentarse, envolvía la taberna, obligando retroceder sus fosas, formando esos pliegues en el tabique.

Tratando de no entrar en pánico, se levantó, quedando atrás de una mesa que le hacía de barrera, y unos pocos metros más allá se podía contemplar perfectamente la acción. Este engendro ya tenía en vista a su próxima víctima, un humano, que al parecer tenía las bolas del tamaño de una montaña. Se pudo ver como le sonrió al no muerto y, sin muchas opciones, sacó rápidamente su arma, tratando de propinarle un golpe mortal a la bestia, que tenía las mismas intenciones para con él.

Al momento en el que este hombre trataba de cargarse a la bestia, una especie de hombre pájaro, vaya uno a saber si estaba disfrazado o realmente era así de feo, también entra en acción, multiplicando las posibilidades de acabar con ese montículo de carne en estado de descomposición. También pudo divisar una especie de licántropo, que inteligentemente, observaba precavido los movimientos de estos tres personajes, sin dejarse estar y tomando una espada bastante mal arreglada, cosa que le causó vergüenza ajena a nuestro enano.

Los instintos de Ferrú siempre fueron dominados por sus valores, no iba a permitir que mueran más personas que él creía que eran de bien, también influenciado por los gritos desesperantes que se oían afuera de la taberna, haciéndole pensar que era momento de limpiar el mal de esa taberna y salir a repartir hostías afuera, cualquiera sea el motivo de disturbio que estaba ocurriendo allí afuera.

Ferrú tomó un último trago de cerveza que había quedado en el fondo de una jarra caída, brindando a la salud de su familia y realizando mentalmente una plegaria a su dios, agarró su noble hacha enana con su mano derecha, de una cortita pero contundente patada corrió la mesa en frente de él, liberándole el paso hacia el putrefacto bofe. Esperó a que el pájaro accionara, para no estorbar el ataque ni crear una confusión, para luego poder arrojarle el más certero golpe posible a la anormalidad roja y poder tener ventaja, un golpe vertical al brazo no lastimado de nuestro reciente invitado.
avatar
Wahn Ode

Mensajes : 133
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El amanecer de las bestias

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.