Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Rise of Legends [Afiliación Normal]
Hoy a las 11:34 am por Bruce Wayne

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Hoy a las 1:59 am por Niris

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Kedth Vmyr el Mar Dic 18, 2012 5:53 pm

Kedth observo la situación atentamente, él estaba junto al enano y el divium, que no se habían movido del sitio como él. Los guerreros de armadura y espada oscura parecían que se dirigían a ellos pero pasaban de largo, dispuestos a atacar a los otros miembros del grupo, que se habían movido del sitio ignorando las palabras de Aerim, permitiéndole observar mejor a los sombríos soldados, detrás de lo que parecían sus ojos, formados por unas luces rojas como la sangre había una pequeña luz de color azul. ¿Qué era aquella luz? ¿Sería la clave para acabar con el caos? Él no lo sabía pero quería saber qué pasaría si disparara a una de esas luces, la cuestión era ¿A cuál de aquellos soldados disparar?
Los miembros del pintoresco grupo que estaban siendo atacados estaban en una situación bastante difícil, el humano que tenía un lobo como mascota estaba rodeado por cuatro de esas sombras, sin dejarle ningún flanco por el que huir, al drown parecía irle mejor pero había varias sombras que iban a por él, y a la pantera humanoide le iba bastante mal, estaba rodeado por una docena de esas sombras y no solo sus ataques hacían efecto, sino que le habían herido apoyado en el suelo.
Si no ayudaba a alguno sus acompañantes no saldrían vivos de aquel lugar, Kedth cogió lentamente la arbalesta de su espalda haciendo el menor movimiento posible ya que claramente a aquellos soldados les atraían los movimientos, cosa que supuso debido a que a pesar de los constantes gritos del enano no les habían atacado.
Una vez con la arbalesta en respiro profundamente y decidió su objetivo, una soldado que estaba atacando a la pantera, respiro otra vez apuntando entre los ojos donde debería estar la luz azul que había visto en una de las sombras que se habían acercado a él y disparo. Nada más disparar empezó a recargar la ballesta, ignorando si había acertado al blanco o no, ya que sus compañeros no disponían de tiempo.
avatar
Kedth Vmyr

Mensajes : 15
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Aerim el Lun Dic 24, 2012 1:11 am

La situación parecía muy caótica para nuestros compañeros: algunos luchaban mientras que otros se quedaban totalmente quietos. ¿Qué estaba ocurriendo?

Comencemos con Necross, el valiente caballero que por su error inicial de alejarse del grupo se vio rodeado de enemigos fantasmales. Y aunque prestó una gran pelea, al final cometió una serie de errores sumamente graves. El primero sería el “gran corte” que dio con su espada esperando golpear a los cuatro rivales que le rodeaban: aunque logró ejecutar tal acto y efectivamente golpeó a uno de los enemigos, los otros tres simplemente saltaron hacia atrás en el momento justo para evadir tal arma. Así, debido a la baja luz del ambiente Necross pensó que había logrado su objetivo y por eso decidió escapar de allí. Sin embargo los tres enemigos estaban muy conscientes de su rival y no lo dejarían huir tan fácilmente.

Pobre Necross, tras salirse de la emboscada inicial cometió su segundo error: se detuvo. Como si nada pasara allí a su alrededor él se quedó inmóvil. Si hubiera hecho eso desde el principio sí se habría salvado, pero al haber llamado la atención de los enemigos desde el comienzo, ya no sería “invisible”. Así, en un instante, los tres guerreros negros que aún le perseguían le clavarían sus respectivas espadas por la espalda y las puntas saldrían por su abdomen y pecho. Necross sentiría entonces un dolor terebrante, de aquellos que te llegan hasta el alma misma. Pronto la oscuridad comenzaría a ser más y más profunda y el valiente guerrero…

Sigamos ahora con Neithan, la pantera. ¿Qué podemos decir de aquél ser que luchó con una fiereza digna de ser recordada? Cometió errores, tal vez por esta misma vitalidad excesiva o por inexperiencia, pero a pesar de ello dio una gran pelea. Fue realmente una pena que, apenas cayó en el suelo, al menos diez guerreros negros corrieron hacia él y le produjeron infinidad de cortes de diferentes profundidades. Desde afuera del enjambre de armaduras oscuras era imposible dislumbrar a la pantera en el interior, pero desde adentro Neithan aún estaba completamente consciente y veía como, una tras otra las espadas se clavaban en su cuerpo y salían. Al igual que con Necross, la oscuridad se haría más y más profunda hasta que…

Finalmente, tenemos al grupo que se había quedado quieto al que se le sumó el Elfo Oscuro. Aquí, nuevamente, ocurriría algo similar que con el humano guerrero: los soldados negros ya habían visto al elfo y sin perder el tiempo se le acercarían para intentar atacarle. Y por si fuera poco Kedth había tomado su arma y había lanzado una flecha hacia una de las armaduras, proyectil que por desgracia sería interceptado por otro soldado que justo pasó por allí y que se clavaría en el antebrazo del mismo ya que tenía ambos miembros superiores elevados para ejecutar un golpe descendente con su espada. Todo esto hizo que de un momento a otro aquellas armaduras que estaban ignorando al enano, al humano y al divium se percataran de ellos, pues repentinamente los orbes rojos miraban fijamente a los ojos de los nombrados. Era una situación delicada pues los superaban en número ampliamente…

Sin embargo, ¿dónde estaba Aerim en todo esto? Como desde el comienzo, él estuvo corriendo hacia la salida, esquivando y saltando enemigos sin luchar para no perder el tiempo. Así, trepando por la pierna de uno, saltando luego al pecho de otro, trepando sobre su cabeza y volviendo a saltar llegaría finalmente a la bendita puerta blanca y, tras atravesarla todos los que habían caído en el conjuro en un principio abrirían los ojos repentinamente. El sueño había acabado. ¿Pero había acabado completamente?

Como mucho habría pasado una hora y todos estarían tendidos en el suelo del bosque. Una vez totalmente despierto, Aerim correría hacia Necross y apoyaría sus manos sobre su frente: el humano respiraba, tenía los ojos abiertos incluso y los podía mover… a diferencia del resto del cuerpo. Luego el rátido, ignorando al grupo, correría hacia Neithan, quien estaba en un estado similar.

- Esto es malo-malo. Aerim cayó en la trampa del Hechicero Negro y ahora el humano-humano y el humano-felino-humano están atrapados. Pero el Hechicero Negro sabe que Aerim va a buscarlo ahora… El Hechicero Negro puede intentar atacar a Aerim y al resto… ¡Debemos continuar! Deben cargar-cargar a los caídos y llegar a una cueva, pasar la noche. Aerim puede traerlos de regreso, pero debe esperar hasta mañana-mañana. ¡Siganme!

El rátido hablaba muy rápido y caminaba de un lado a otro, apoyándose en su vara de madera como si fuera un bastón. No miraba mucho a los presentes, pues su mente inquieta estaba más preocupada en ayudar a aquellos dos valientes caídos que en lo que el resto hacía. Sabía qué tenía que hacer, pero debía esperar un día para hacerlo, sin embargo eso significaba retrasar toda la búsqueda de su amiga… Oh, pobre Aerim que en su afán de ayudar a su amiga estaba condenando a aquellos que intentaban ayudarle. ¿Qué haría el resto? ¿Lo seguirían aún? Pues él no contaba con la fuerza suficiente como para cargar a dos hombres adultos, apenas podría levantar a otro rátido de su mismo tamaño, y tampoco contaba con las habilidades guerreras como para montar él solo una guardia. Necesitaba del resto.


OFF: Aclaraciones: Los dos caídos, Necross y Neithan están "paralizados" pudiendo solo respirar, parpadear y mover los ojos. Prácticamente están atrapados en su propio cuerpo pudiendo ustedes pensar, escuchar y sentir todo a su alrededor.

El resto es libre de hacer lo que quiera. Les aseguro que más adelante se pondrá mejor la cosa, esto es solo la entrada en calor.
avatar
Aerim

Mensajes : 48
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Wahn Ode el Miér Dic 26, 2012 7:58 am

El ruido de las espadas chocando contra las armaduras impidió que los gritos desesperados en intención de ayuda de Ferrú fueran escuchados por la gente en batalla, que solo atinaba a propinar golpes inservibles sobre las armaduras y la sombra de los atacantes. Su intriga se preguntaba que sería de esa luz azul dentro de estas ánimas, mientras veía a sus compañeros ser masacrados por estos espíritus, que sin piedad clavaban sus antiguas y negras espadas entre las tripas de los caídos y se lamentaba no deber moverse, tan solo para evitar mayores desastres. Era inútil, los superaban totalmente en número.

Su mirada se clavó en el drow, que de la nada se apareció ágilmente delante de él y comenzó a gritarle desesperadamente que ayude al resto, en especial a Necross, a lo que Ferrú parecía no reaccionar. Su mirada estaba perdida, parecía haber perdido todas las esperanzas de salir de ahí, veía a los demás morir, incapaz de moverse, no por estar paralizado, sino por salvar su vida y la de los demás que de casualidad se habían quedado en su lugar, como él.

Poco a poco sus ojos se movieron, lentamente, muy lentamente, hacia donde estaba Kedth, alertado por un movimiento ¿Qué estaba haciendo? ¿Acaso realmente se estaba moviendo? Sí. Cargó una de sus tantas armas y apuntó a uno de estos terroríficos enemigos. Vió a Kedth gatillar. Su dedo índice se movió hacia atrás, el gatillo hizo ceder el mecanismo de la arbalesta. El proyectil voló. Su recorrido quedará grabado en su memoria. Se dirigía hacia donde estaba "peleando" Neithan, que estaba siendo destruido en el suelo. El virote pesado impactó, sí, pero en lugar equivocado. En el antebrazo de uno de estas sombras armadas que se cruzó en el camino del proyectil.

La mirada de Ferrú seguía la acción paso a paso, momento a momento, segundo a segundo. Contuvo su ira contra Kedth al ver lo que había provocado. El espíritu impactado se detuvo... Giró su mirada hacía donde estaba el grupo. "-Gracias Kedth, la que nos faltaba..." fue lo primero que se le cruzó a Ferrú al ver que estos ahora los tenían en cuenta y comenzaron a caminar hacía ellos. Se preparó para lo peor...

Su vista se tornó nublosa, como una niebla que cubre un sendero, al punto de que solo pudo ver niebla "-Bueno, morí. Creí que sería doloroso" pensó el enano barbón, hasta que vió que la niebla se dispersaba y milagrosamente se encontraba fuera de ese horrendo lugar. Podía ver el cielo, la copa de unos árboles que estaban sobre él. Estaba acostado, boca arriba, en un estado de semi despertar. No sabía que había ocurrido, pero ya no estaba allí. Sus ojos se humedecieron, se frotó con su mano y procedió a reincorporarse.

La rata corría hacia Necross y luego hacia Neithan. No entendía que estaba pasando ¿Todo fue un horrible sueño producido por un inminente desmayo? ¿O acaso fue real? Debía ser real, no podía ser que en su sueño los heridos eran los mismos que en ese momento estaban en un tremendo estado de deterioro. Miró a Kedth con ojos de profundo desprecio, sabía que lo que fueran esos espíritus, ahora sabían de ellos también, pero él no tenía la culpa, todo fue un momento de confusión, cualquiera podría haber sido el que cometiese el error, aunque esto no lo excusaba de lo que sucedió.

Aerim corría de un lado a otro, tratando de mantener con vida a los caídos, pidiendo ayuda a los que por suerte y/o sabiduría no habían sido heridos. Ferrú entendió que era un momento delicado, por lo que se reservó sus comentarios hacía cualquiera de los que allí se encontraban. Tenía demasiado para decir y nada de ello era motivante ni beneficioso, por lo que para lo único que abrió su boca fue para gritar "-Drow, sabemos que estás por aquí. Ven a ayudarnos si no quieres ver mi hacha descender hacia tu cara la próxima vez que te vea", sin mucha convicción ni con la seguridad de lo que decía, pero con la esperanza de que el elfo oscuro aparecería para ayudar. En este momento cualquier ayuda sería, realmente, de ayuda.

El lobo de Necross estaba al lado de este, lamiéndolo, tratando de curarle las heridas de alguna instintiva manera. Ferrú no quiso acercarse al lobo, no quería ser posiblemente mordido por este lobo, por lo que decidió acercarse al mal herido Neithan y cargarlo en su amplia espalda. Se arrodilló a su lado y lo levantó con mucho cuidado y trató de acomodarlo lo mejor posible sobre sus dos hombros, con la boca hacia abajo, todo su cuerpo apoyado en su espalda y los brazos y piernas colgando. "-Vamos, no nos podemos separar. Ya estamos demasiado lejos del pueblo como para separarnos y es algo tarde, lo mejor es mantenernos únidos y buscar un refugio como dijo Aerim, antes de que aparezca algún grupo bandidos y nos asalte" dijo Ferrú, tratando de mantener al grupo junto. No importaba que le digan, él seguiría a Aerim, por tener las respuestas a lo que estaba pasando, todo era demasiado raro como para dejarlo al azar.

Sin pensarlo mucho comenzó a seguir a Aerim, que se impacientaba a caminar, mirando hacia atrás de vez en cuando, para ver si alguien lo seguía, ayudándose con su pequeña vara. Ferrú, cargando al liviano Neithan en su espalda, iba caminando mientas pensaba en lo que había pasado ¿Como habían llegado hasta ese horrendo lugar? ¿Qué o quien era la bola parlante que se les apareció? ¿Serían invencibles esas armaduras o el punto azul vendría a ser un punto débil? ¿Aerim nos está ocultando algo? Tenía demasiadas preguntas y ninguna respuesta, respuestas que solo Aerim conocía y por ahora no había revelado.

"-Espero no estar comentiendo un grave error" pensó el enano.
avatar
Wahn Ode

Mensajes : 133
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Drizzt De'Lartz el Lun Dic 31, 2012 2:19 am

Estuvo corriendo, tratando de dispersar a sus perseguidores. Pero entonces ocurrió algo inesperado, del grupo aquel, dónde estaban el enano, el arquero humano y aquel ser alado. Vio de reojo que de ellos el arquero decidió hacer algo, cogió el arco y cargó una flecha lanzando contra uno de aquellos soldados. No supo que intenciones tenía, pero consiguió atraer la atención de unos cuántos soldados. Aquellos soldados, empezaron a encaminarse hacia el grupo. El enano, al que hacía un rato le había gritado para que ayudara al humano, empezó a lamentarse, o eso parecía por su semblante y por el pesaroso gesto que hacía con la cabeza negando cabizbajo. Paralelamente, el humano guerrero, estaba siendo masacrado por aquellos soldados fantasmales, le habían cruzado unas cuántas espadas por el cuerpo, eso sí, presentando una férrea y encarnizada pelea frente a aquellos, en un intento de esquivarlos. Al otro lado, más adelante, estaba el humanoide-pantera que de igual manera también estaba siendo superado por inferioridad numérica. Aunque tenía el presentimiento, que si hubiera sido un cinco versus uno, hubiera ganado claramente el humanoide-felino. Con todo, su agresividad quedaba patente, por la gran batalla que presentó. Drizzt, no pudo por menos, resignarse, mientras corría esquivando a los soldados que trataban de cercar a aquel grupo.

Y de repente, la visión se tornó neblina. Pareciera que volvíamos a nuestra realidad. Y así fue, momentos después, estábamos fuera de aquel escenario, en el mismo paisaje antes de estar en aquel tétrico lugar. Agazapado cómo estaba entre el follaje, vio cómo el humano y la pantera, estaban con vida de milagro. El rátido, que durante la batalla había corrido, ahora estaba ante ellos nuevamente, encaminándose de un lado a otro, nervioso. No sabía distinguir si por los heridos, por aquella tenebrosa voz anterior o por mí…

Entonces, el enano, grito a las montañas… “-Drow, sabemos que estás por aquí. Ven a ayudarnos si no quieres ver mi hacha descender hacia tu cara la próxima vez que te vea”. Era una amenaza velada en toda regla, pero no podía por menos no intentar ayudar. Se acercó hasta el grupo e intentaría ayudar en lo que pudiera. Cuándo ya estuvo cerca de ellos, se dirigió hacia el enano: -“Creo que eres el menos indicado enano, para mandar órdenes, cuándo has sido el primero en no ofrecer ayuda. Cuándo ellos *señaló a los que estaban gravemente heridos* necesitaban de tu ayuda. Y tú rátido! *se dirigió hacia el rátido* Será mejor que expliques todo, lo de hace un rato, la voz de aquel personaje, todo, absolutamente todo. No olvides explicar nada, o yo mismo me encargaré de ti, cuándo sea el momento adecuado”. Empezó a cargar al humano, al que no conocía de nada, pero pesaba un poco más de lo que hubiera imaginado. –“Humano *se dirigió al arquero* sería mejor que lo llevaras tú, y yo me encargo de la vigilancia del perímetro…” No era una orden, sino una petición, prefería ser el vigilante a cargar a alguien, que sólo sería una carga a la hora de desempeñar sus funciones de vigilante.


"No leas por leer, ni imites, sino que debes tener interés por descubrir tú mismo estas cosas, se debe reflexionar."

Spoiler:

Domo Arigato Naerys!

Ficha: Drizzt De'Larzt || Hijra: Tomando venganza. || Tiempo pasado: || Cronología: Aventuras
avatar
Drizzt De'Lartz

Mensajes : 142
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Necross Belmont el Vie Ene 04, 2013 8:31 pm

Necross lucho valientemente contra los soldados, estaba en su naturaleza ayudar a los que lo necesitaban, aunque eso le trajera problemas en algunas ocasiones, de hecho esta fue una de esas ocasiones. Luchando consiguió escapar de las armaduras a lo que el creyó fue un golpe certero pero no estaba más que equivocado, luego al quedarse de pie quieto, las armaduras lo atacaron, una vez más su plan no funciono, no consiguió hacer movimiento alguno cuando comenzó a sentir un horrible dolor por su cuerpo.

Luego observa como una espada totalmente negra se deja ver por su pecho está viniendo desde su espalda, Necross cae al piso deseando que el dolor termine pronto, al caer observa como su compañero de batalla, el felino Neithan, está en la misma situación que él, también alcanza a observar al resto del grupo que solo se quedó de pie, esperando lo mejor, cuando por fin siente que el dulce beso de la madre muerte se acerca, Necross abre los ojos y puede ver el hermoso azul del cielo.

-¿Estoy vivo? yo creí que...*Necross intenta levantarse* no puedo moverme, perfecto. Maldito Aerim, Malditas armaduras, Malditos seres que no hicieron nada más que quedarse quietos... malditos sean todos.

Lo que lo despertó fueron las lamidas de su fiel lobo, Foxhound desesperado le gruñe a todo el mundo e inclusive intento morder a Aerim por acercarse demasiado, lo único que puede hacer es mover los ojos y pensar, al escuchar los gritos y peleas de los demás , Ferrú el enano tomo acción de líder y comenzó a dar órdenes luego apareció el elfo oscuro que se escondía en la oscuridad, este tomo a Necross y cual saco de papas se lo paso a Kedth, Necross se siente deshonrado, no le gusta ser un peso para los demás, no le gusta sentirse inútil. Necross comienza a pensar, lo hace como si estuviera hablando con alguien, quizás y solo quizás alguien lo escuche.

Si alguien puede escucharme le ruego que me rasque la nariz, esta picazón me está matando, ¡Ferrú con un demonio, deja de dar órdenes!, Neithan espero estés bien, elfo como te atreves a lanzarme como si fuera nada más que un saco sin utilidad, cuando consiga mi movilidad te invitare un vaso de algún licor fuerte, Kedth, si me escuchas te ruego me cargues hasta que me recupere, ¡y alguien puede por favor preguntarle a Aerim que demonios sucedió!



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Kedth Vmyr el Lun Ene 21, 2013 7:39 pm

Había fallado, el virote que había disparado desde su arbalesta no había llegado a su destino, si no que uno de aquellos sombríos guerreros se pues en medio del virote y su objetivo, clavándose profundamente en su antebrazo- Mierda- maldijo el tirador mientras terminaba de cargar su arma. La cosa no iba muy bien, ya era demasiado tarde para sus dos compañeros, vio como caían atravesados una y otra vez por las afiladas espadas negruzcas de aquellos soldados, y por si fuera poco, el disparo errado advirtió a los soldados de la existencia del pequeño grupo en el que estaba, y ahora se dirigían a por ellos.


La cosa iba mal, por primera vez en mucho tiempo Kedth no sabia que hacer, estaban totalmente rodeados y ya habían caído dos de sus acompañantes, el tirador se puso a pensar las opciones que tenia ante esta situación, hasta que le distrajeron unos gritos soltados por el drow, no sabia de donde había aparecido, pero sus suplicas al enano por ayudar al otro humano eran inútiles, ya había caído bajo las terribles hojas de las espadas de las sombras, que cada vez se acercaban más, creía que estaba perdido hasta que tras un parpadeo vio ¿árboles, el cielo, las nubes? ¿Qué había pasado de nuevo?


Ya había salido de aquel oscuro lugar y estaba en el mismo sitio donde estaban antes de que aparecieran en la sombría estancia de antes, con algo de esfuerzo se incorporo con la espalda algo dolorida, debido a allí estaban sus armas y había caído de espaldas. Nada más levantarse vio como Aerim se acercaba corriendo primero a Necross para después dirigirse a la pantera.
-Esto es malo-malo. Aerim cayó en la trampa del Hechicero Negro y ahora el humano-humano y el humano-felino-humano están atrapados. Pero el Hechicero Negro sabe que Aerim va a buscarlo ahora… El Hechicero Negro puede intentar atacar a Aerim y al resto… ¡Debemos continuar! Deben cargar-cargar a los caídos y llegar a una cueva, pasar la noche. Aerim puede traerlos de regreso, pero debe esperar hasta mañana-mañana. ¡Síganme!-dijo Aerim.


Entonces Kedth se percato de la mirada de desprecio del enano, - Enano, no me mires así, tu eres el que no paraba de gritar que les ayudáramos, y no te moviste del sitio- dijo algo cabreado-de todas formas tenemos que ocuparnos de estos-continuo señalando a sus compañeros caídos-estos no se pueden quedar aquí- siguió dirigiéndose al enano, que se puso a gritar, diciendo al drow, que habíamos visto antes en aquel sitio, para que saliera de su escondite, que efectivamente, se mostró ante el grupo, quejándose del molesto y mandón enano, y mandándole a cargar al humano del lobo. Lo cargo a sus espaldas, y empezó a seguir de nuevo a Aerim, con gran esfuerzo, ya que tenia que levantar el peso de Necross.
avatar
Kedth Vmyr

Mensajes : 15
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá de esta realidad - Capítulo 2. El Rescate

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.