Conectarse

Recuperar mi contraseña



Ruinas abisales. - Página 2 H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Ruinas abisales. - Página 2 SiUh6o7
Ruinas abisales. - Página 2 KRfbrcG
Ruinas abisales. - Página 2 9fBXn98

Ruinas abisales.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Arellys Sherilee el Miér Jul 13, 2011 8:38 pm

Para nada sutil es la pelea que da el enano con los canes, la sangre salpica por todas partes y la criatura con una abertura expuesta en las costillas presenta sus vísceras mientras sus ojos pierden el brillo de la conciencia y la vida. La muerte era algo precioso, principalmente cuando el aludido era quién quería causar la tuya, mas no lo era cuando querías preservar una vida, la gorgona bien lo sabía.

-Nada, aparte de hacerme gassstar flechasss-

Susurra negando levemente con la cabeza para volver la vista contra la puerta, las bestias bramaban frenéticas, a punto de atacar, el enano había sugerido que las dejaran entrar de a una para ir acabándolas, todo estaba muy oscuro, ¿cuántas serían en total?, ella no lo sabía, no tenía como, pero tampoco podían quedarse encerrados ahí por toda la eternidad, era un buen plan, ¿pero hasta cuando podría el engendro soportar la presión de mantener la puerta semi abierta para luego ir cerrarla, y así consecutivamente.

Sangre, impiedad, el enano masacra a los que ingresaban con una facilidad brutal, pero la flaqueza del engendro que abría la puerta no era inagotable, está pareció ceder así que cerró de golpe la puerta mientras el sonido de los golpes de empuje seguían escuchándose.

Definitivamente no podían quedarse allí por siempre. El engendro se preparó para volver a abrir, cuando lo hace Arellys prepara la cerbatana, quizás si iba disparando uno a uno sería más fácil acabarles, no obstante y de manera extraña el pasillo estaba vacío, impecable, la sangre y la esencia de las bestias solo reposaba atrás de ellos, como vacíos y tibios cadáveres.

La mujer frunce el ceño y cuando el personaje de la capa roja aparece lo enfrenta con la mirada de manera irascible y acusadora -¿Qué tarea puede ssser máss importante que trabajar con tuss compañeross?-Inquirió antes de que comenzara él con su explicación, la mujer no entendió muy bien, hace una mueca mascullando por lo bajo "eso no me lo como" mientras avanza sin replicar nada más.

Llegaron finalmente hacia la luz, cruzaron un "puente" que luego de desaparecer para sorpresa y extrañeza de la gorgona pasaron por una sencilla casa de pescadores, apariencia que no traería sospechas de nadie y se puede ocultar esto sin problemas. Sus cabellos empapados se sacudieron levemente mientras se acariciaba los brazos con las manos para quitarse parte del agua.

Ahora solo quedaba encontrar el barco, y ahí llegaría la verdadera acción.
Arellys Sherilee
Arellys Sherilee

Mensajes : 15
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Björki Gotriksson el Mar Jul 19, 2011 3:45 am

Ante las palabras de la gorgona no pude evitar soltar una carcajada y le respondí, con voz animosa:

-Aprrovecha el tiempo de descanso parra recuperrarlas, no sé cuanto tiempo podrremos tenerlos contrrolados, así que mejor estar todos lo más prreparrados que se pueda.-

Tras eso, me dirigí a la puerta, y cuando el engendro respondió afirmativamente a mi plan, me situé a unos pasos de la puerta. Al primer chucho lo despaché con un ataque descendente, abriéndole la cabeza en dos, dejando sus sesos al aire. Luego dejó entrar a un segundo chucho, el cual se abalanzó contra mí, pero haciendo un ataque ascendente, clavé el hacha en su cuello, y sin desclavarla, hice una parábola con el arma, estrellando de espaldas al chucho contra el suelo detrás de mí, dejándolo morir desangrado y ahogado en su propia sangre.

Tras eso, el engendro cerró la puerta de nuevo y empezó a hablarnos. Ante sus palabras, empuñé con ambas manos el hacha y me preparé:

-Bien, nos cargarremos a todo lo que pase por esa puerta o morrirremos en el intento. ¡Suena bien!-

Sonreí con ferocidad. Sin embargo, cuando abrió la puerta, en el pasillo no había ni un alma. Salí afuera y miré en todas direcciones. Cuando comprobe que no había nadie, solté un quejido de decepción. ¡Quería seguir matando, no era justo! Sin embargo, pronto apareció el guardaespaldas. Este respondió a las palabras del engendro, y ante lo que dijo, me limité a hacerle caso en lo del corazón. Una vez agarré el corazón de los calabozos, me lo guardé en el bolsillo y le dije:

-¿Esto es un corrazón? No está muy ensangrrentado que digamos. ¿Tendrremos alguna distrracción más con chuchos mutantes de mierda como los de antes o vamos ya dirrectos a nuestrro destino?-

Tras eso, le seguí con el hacha en el hombro, despreocupado por lo que viniera. Finalmente llegamos a un lago cruzado por un puente raro, y tras pasar por encima, escuchamos las palabras del guardaespaldas, el cual nos dijo que efectivamente el puente era un ser vivo, explicándonos así el porqué se sumergió una vez pasamos por encima. Asentí ligeramente, sorprendido por esa medida de seguirdad.

Cuando salimos desde una vieja casa de pescadores, el tipo que nos guiaba se puso a buscar el barco en el que teníamos que viajar, así que yo me dediqué a seguirle, despreocupado de todo, cubierto de sangre y con el hacha igualmente manchada.
Björki Gotriksson
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Veluzi Gedber el Mar Jul 19, 2011 7:00 pm

El puerto era un hervidero de personas, muchos más guerreros y mercenarios que partían hacia la nueva isla que gente dedicada al comercio, a cada paso que se daba se podía escuchar un nuevo murmullo o conversación sobre aquella extraña isla que había aparecido y visible en el horizonte del puerto aunque no se veía muy grande que digamos.

Caminaba sin taparme con la capa pero a nadie parecía importarle, éramos un grupo extraño pero ni siquiera nos miraban mal, incluso algunos nos dedicaron una reverencia, causa supongo de nuestro amigo que quizás fuese conocido en el lugar.
Tras unos cuantos minutos de paseo por el lugar el guardaespaldas se paro frente a un barco y subió mientras nos hacia gestos con sus tres dedos de subir a bordo de la embarcación, un barco de tamaño medio y tres mástiles, no sabia si la tabla sostendría el peso conjunto de los tres así que me di prisa en subir.

-Bien, dentro de poco acabara en descanso- con sus primeras palabras el barco salio de puerto dirigiéndose casi directamente a la isla-una vez dentro será matar a todo lo que veamos que se mueva mientras avanzamos hacia el interior del lugar, y me repito, veáis lo que veáis, salvo que sea otro de nuestro equipo no deberá vivir más del mínimo necesario, incluso si es otro mercenario contratado, si esta por nuestro camino es que ha desobedecido ordenes de mantenerse en su parte hasta que este completamente limpia, insubordinación, ya sabéis cuales es su castigo y por ultimo una aclaración, yo vengo tras vosotros solo para asegurarme que volvéis de una pieza, asíque no pienso intervenir a menos que os estén dando una buena zurra, no pienso haceros yo todo el trabajo.-

Después de esa charla se dio media vuelta y entro por una puerta al interior del barco dejándonos a solas mientras el barco se acercaba a gran velocidad hacia la costa de la isla.
-Bueno…¿Qué pensáis que será lo primero que nos encontremos? ¿zombies?¿ogros?¿hidras?¿demonios? o dragones?- dije en un intento por entablar conversación de algo, tras algunos minutos desde mis palabras pasamos cerca de la costa de la isla pero no desebaríamos allí, el algunos lugares se podía ver a los mercenarios combatiendo contra extraños seres parecidos a escorpiones, pasamos de largo de su lucha.

Al final nos encontramos en la otra parte de la isla, la que no se veía desde la costa, cuando un marinero grito -¡ya hemos llegado!- nuestro amigo tal y como entro salio, miro a la isla y espero a que estuviésemos todos cerca, se asomo por la borda mirando al agua y no se como pero segundos después los tres caíamos por la borda de la nave hacia el agua, seguidos de el, cuando llegamos a la superficie ocurrió algo raro, en lugar de hundirnos el agua se comporto como si fuese gelatina, ondulando bajo nosotros sin dejarnos que nos hundiéramos.
-Se tarda tiempo en preparar un desembarco, un tiempo que no tenemos, ¿no oléis ya las presas? vale, si no las oléis, están por ahí-
Se puso en pie en el agua y camino hacia la costa, yo que no terminaba de conseguir equilibrio acabe por avanzar reptando hasta la tierra de la costa, detrás el agua parecía que volvía a ser agua, delante una pequeña playa de unos pocos metros de arna bordeada completamente por rocas salvo un camino que ascendía casi frente a nosotros, cuando me dirigía a buscarle una vez me puse en pie sobre la arena ya no estaba, pero esta vez no desapareció como antes, seguía a la vista.

-En fin, enano, ¿no estabas tan sediento de sangre? hay tenéis para calentar-
Señalo el camino por el que en poco se empezaron a oír crujidos y chillidos, poco después nueve de algo parecidos a cangrejos se amontonaban contra nosotros.

Spoiler:
Les cangrejos: http://browse.deviantart.com/?q=sea%20monster&order=9&offset=24#/d2mmatz

Minificha de enemigos:

Nombre: Desconocido, ponérselo vosotros si queréis

Apariencia: seres muy similares a los Deepknife pero mas grandes (2-3 metros) y robustos.

Puntos fuertes: Duras corazas naturales recubren casi todo su cuerpo haciéndolo invulnerable para armas normales , pinzas de 1.60 metros pesadas y fuertes, detectan a la presa por vibraciones y corrientes eléctricas.

Puntos débiles: Las articulaciones no tienen coraza, puedes ser cortadas por casi cualquier arma, completamente ciegos y su sentido de detectar corrientes eléctricas de organismos vivos se ve mermada fuera del agua

Recomendaciones: mi pj y el enano pueden usar sus armas pesadas y mandíbula para dañar o romper sus corazas exteriores si el golpes es lo bastante fuerte, si no se quiere arriesgar con esto, espero a que ataque y como no son precisamente rápidos seccionen sus pinzas por las articulaciones, sin pinzas serán una amenaza menor, las lanzas de la gorgona pueden ser especialmente eficaces, si logra clavarla en la carne podría dañar o romper los nervios que conectan las extremidades con el celebro, dejando al cangrejo in poder usar esa extremidad pero aun teniendo que cargar con su peso por lo que serian mas lentos y patosos.

Grado de agresividad: Muy agresivos

Resistencia al dolor: Alta

Por ultimo una cosa, podéis matar a los cangrejos que queráis, pero dejadme dos o tres para mi por favor.


Veluzi, plateado paladin de hielo.
Ruinas abisales. - Página 2 Velu

Detras de mi un demonio, a mi lado un ángel y delante una vida, ¿tendra fin mi viaje y mis preguntas respuesta?

El demonio encontró un tesoro sin buscarlo, el mio lo encontré bajo el agua.

http://www.cuentosdenoreth.com/t125-un-nuevo-veluzi
Veluzi Gedber
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Arellys Sherilee el Jue Ago 11, 2011 4:51 am

Era la primera vez que no le fulminaron miradas, todo parecía calmo, como si la presencia de aquel grupo de aventureros no fuera un espectáculo novedoso en el puerto incluso fueron reverenciados por algunos, mas esto debía de tener su razón en quien les guiaba.

Se emprendió el viaje sobre el barco y frente a las palabras del humano Arellys nada tenía que complementar, a ella no le importaba a quién matar, le divertía hacerlo siempre y cuando preservara su vida además de que lo hacía con una finalidad en cuestión: dinero, algo que le serviría para poder encontrar a Umbra, ni siquiera le gustaban estos lugares aunque mucha curiosidad le causasen, para ella su corazón siempre estaría refugiado en su bosque.

-Sssea lo que ssea que encontremos allá no tendré compasssión de atravessarlo con miss armasss -Dijo como respuesta con voz seca pero mirada amenazadora, efectivamente, la compasión no era algo impuesta en su vocabulario, incluso tampoco el compañerismo, no obstante les necesitaba y estos a ella si lo que querían era salir bien librados de la misión.

Llegaron finalmente luego de pasar por algunos sectores de la isla donde varios mercenarios tenían un enfrentamiento contra diversas criaturas de desconocida procedencia, parecían cangrejos, pero eran demasiado grandes para considerarse así, la górgona descendió cuando llegaron al lugar indicado, pero ¡sorpresa!, el mar no la consumía como pudiese haber ocurrido normalmente, podía arrastrarse sobre él sin problemas, pero sentía la superficie viscosa como asimismo irregular.

Mar pegajoso. Así le llamaría, a Umbra le gustaría conocer dicho lugar, siempre con sus pensamientos de mundos nuevos.

Unos chillidos alertan al grupo, nueve especies de cangrejos hiperdesarollados les rodean, Arellys no pierde el tiempo y trata de esquivar al primero que arremete sobre ella moviendo sus pinzas como si quisiese cercenar su cola, ¡eso jamás!, pensó la górgona sacando de su espalda una de sus lanzas la cual enarboló para tratar de darle en alguna de las zonas sin caparazón de la criatura, su primer embiste falló y siseó por lo alto cuando aquel ser estuvo a punto de agarrarle las serpientes del cabello con sus pinzas, se arrastró cual serpiente para lograr darle finalmente en una articulación del brazo logrando que pausara el movimiento de las pinzas, pero aquella maldita basura seguía con vida, le golpeó horizontalmente con el bastón bajo el cuello donde no había caparazón y luego de lograr empujarlo un poco más atrás arremete nuevamente el filo de su arma contra el cuello del cangrejo, sin embargo no pudo darle el remate final porque otra de las criaturas se aproximó a sus espaldas, se giro de inmediato, arrastrando su cuerpo hacia el costado derecho enterrando su lanza en la extremidad donde iba dirigida una pinza contra ella, comenzó a moler la carne dentro de su piel mientras movía su arma para retirarla con fuerza y empujarla de la misma forma como hizo con la otra.
Arellys Sherilee
Arellys Sherilee

Mensajes : 15
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Björki Gotriksson el Sáb Ago 13, 2011 8:58 pm

El puerto estaba petado de gente, tanto mercenarios y guerreros como comerciantes se hallaban ahí dedicándose a sus chuminadas. Los mercenarios tenían evidente pinta de ir hacia la isla, y más de uno había estado en la misma sala en la que antes me había encontrado yo, cuando fuimos todos a por el trabajo.

Lo bueno de aquél lugar era que nadie nos miraba raro. Seguramente sabían a lo que íbamos, y aquello les era suficiente para no tocarnos los huevos. Tras pasearnos por el puerto, finalmente llegamos a nuestro barco. No era muy grande pero tampoco era algo pequeño. Fui el último en subir, vigilando de que no se partiera ninguna tabla. La madera es muy enclenque para aguantar a gente robusta como yo.

Empezó a hablar entonces el guardaespaldas, el cual nos explicó cuáles eran las órdenes. Cuando concluyó, sin dejar de apoyar mi hacha en el hombro derecho, me acaricié la barba con la mano izquierda, y le contesté sonriendo satisfecho:

-Me gusta el plan. No te prreocupes, una panda de monstrruos no son rival parra mí. Las minas abandonadas sí que son un verdaderro desafío. Las órdenes parrecen sencillas. Si se nos cruza un mercenario, matarlo por incumplir órdenes, si se nos cruza un bicho, matarlo porque es lo que toca. Me parrece perfecto. Teniendo en cuenta la demostrración de la gorgona y el réptil contrra los chuchos, entrre los trres no tardarremos en finiquitar a lo que nos topemos.-

El réptil empezó a hablar, tratando de entablar una charla. Ante sus palabras reí ligeramente y me encogí de hombros:

-Mientrras mi hacha pueda matarlo, no me importa. Yo personalmente esperro que sean enemigos capaces de blandir un arma. Matar bestias no es divertido.-

Sin embargo me llevé una decepción cuando pasamos cerca de la costa. Los mercenarios combatían a seres semejantes a escorpiones. En otras palabras. Nos tocaba matar bestias. Solté un escupitajo al mar. Finalmente llegamos a la otra parte de la isla, donde un marinero dijo que ya habíamos llegado. Antes de darnos cuenta, alguien nos había tirado al mar, pero sin embargo el agua parecía gelatina o algo así, pues no podíamos hundirnos. Con el hacha en la mano, escuché las palabras de nuestro misterioso acompañante, y solté un gruñido:

-¡Perfecto, más sangrre parra mi hacha! Baruk Khazâd!-

Gracias a mis cortas piernas pude mantener el equilibrio en aquella agua tan inestable, y finalmente acabé llegando a la costa junto a mis compañeros, y el bicho nos señaló un camino en la playa. Solté un grito de batalla ante sus palabras, justo en el momento en el que aparecieron nueve seres que tenían pintas de cangrejo. Alcé el hacha y grité, lleno de júbilo:

-¡Esta noche cenamos cangrrejo estofado!-

La gorgona se tiró al combate la primera, y yo la seguí. El primer cangrejo que se me acercó trató de clavarme la pinza, pero rodando a un lado logré que la clavara en la arena. Agarrando por la base el hacha, alcé los brazos y descargué el golpe contra la articulación de su pinza. De un solo tajo le seccioné la extremidad. El monstruo, en lugar de intentar protegerse, trató de atacarme con su otro brazo, pero un golpe lateral desvió su pinza contra la arena, dejándole atrapado al clavarla ahí. Su cabeza quedó cerca de mí, lo suficiente para que al alzar el hacha en un movimiento ascendente, golpeara contra la parte inferior de lo que sería su cabeza. Un sonoro crujido denotó que mi hacha había logrado quebrar la coraza y destrozarle media cabeza, dejándolo muerto en unos instantes. Desclavé rápidamente el hacha y escalé por la mole muerta.

Un cangrejo tuvo la audacia de atacarme en aquél momento, pero esquivando su ataque, pude ver como su pinza se clavaba en el cuerpo de su amigo. Aproveché entonces para escalar sobre el monstruo atacante, el cual empezó a moverse violentamente. Yo clavé el hacha con fuerza en un punto débil pero no mortal de su coraza, mientras sus pinzas golpeaban a sus compañeros, que trataban de sacarme de la espalda de su congénere. Del primer golpe al aire que dio el monstruo, logró destrozarle la cara a uno de sus compañeros que falló su ataque contra mí, para con otro movimiento involuntario hundirle la pinza en lo que sería la cabeza. Sonreí ferozmente al ver como el monstruo desesperado me servía como arma.

Su siguiente congénere recibió un brutal golpe de pinza cuando se arrimó demasiado. De lo brutal que fue el impacto, fue eviscerado ahí mismo, desplomándose sin posibilidad de reaccionar. Al ver que los demás cangrejos iban a por mis otros compañeros, y que ya llevaba tres muertos, más el cuarto que había logrado la gorgona y el quinto del que se estaba encargando, desclavé el hacha de la coraza del monstruo en el que estaba para empezar a golpearle la cabeza una y otra vez con el filo de mi arma hasta que finalmente se desplomó y dejó de chillar. Rodando por el suelo, me quedé con el hacha en la mano derecha, arrodillado y esperando a ver si mis compañeros acababan con los restantes o tenía que cargármelos yo.
Björki Gotriksson
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Veluzi Gedber el Dom Ago 14, 2011 12:04 am

Los cadáveres de aquellos cangrejos empezaban a llegar el lugar, el enano pareció ser el que mas disfrutaba con aquello, por otro lado estaba la gorgona eliminando a lanzadas al que se acercaba y por otro lado estaba yo, solo y cerca del agua, algunos cangrejos que pasaron de largo de mis compañeros, se me acercaron, a esas alturas yo ya estaba completamente preparado para intentar rechazarles y les esperaba hacha en mano mirando como se acercaban a mi.

El primero se acerco y a apenas unos pasos levanto su pinza izquierda con la clara intención de aplastarme con ella, sin embargo ese movimiento fue un aviso muy claro y pude apartarme de su trayectoria cuando cerca de mi empezó a bajar hasta tocar la arena, tan rápido como pude alce el hacha y la baje, el filo, tras resbalas unos centímetros por la concha dio con la carne blanda de la articulación seccionándola, no me dio tiempo si a alegrarme de eso, pues había estado dando la espalda demasiado tiempo a la otra pinza y había tenido tiempo de sobra sin importarle parece ser el perder un brazo de agarrarme con el cuello con la otra por detrás, solté el hacha en un acto reflejo y lleve mis manos a las pinzas que me aprisionaban, intentando zafarme de ellas.

Me acerco a su cara profiriendo quejidos con esa boca, en ese momento, doble las rodillas y recorrí con las garras todo su cuerpo por delante hasta encontrar una imperfección o bastante grande para encajar las garras e impulsarme hacia delante , resbalando las escamas de mi cuello en la pinza que me tenia preso y acercando mi mandíbula a su cabeza y bueno, lo que paso a continuación es fácil de imaginar, me soltó, el cuerpo callo al suelo muerto obligándome a apartarme o consentir que mi pie quedase debajo de aquella cosa, los restos semitriturados de su cabeza daban vueltas en mi boca, su sabor no estaba nada mal.

Finalmente recordé donde estábamos y recogí el arma, mi sorpresa fue considerable al ver que los cangrejos restantes no nos atacan a ninguno, se habían quedado más o menos juntos a medio camino del agua moviéndose nerviosamente mirando de un lado para otro, finalmente hincaron sus pinzasen la arena y entre el polvo que levantaron desaparecieron.

-Vale, no esta mal- mire hacia arriba, nuestro amigo encapuchado salto desde su posición y se coloco justo donde los ichos habían desaparecido, -supongo que iréis mejorando con el tiempo, de momento no es mala actuación pero se os han escapado dos, supongo que ya los veremos luego si siguen en nuestra zona, bueno, dejemos la cabeza de playa y vallamos más adentro a ver contra quien es el próximo combate que me ofreceréis-
Esas palabras, dichas en todo arrogante y casi riéndose, esperaba que no ofendiesen a nadie, a mi no me molestaron pero nunca lo sabia.

Tras la pequeña elevación vimos otra zona, muchísimo mas grande e irregular en su forma que la otra, rodeada igualmente de rocas que señalaban los limites de nuestro territorio de limpieza, por el centro hasta una zona donde parecían acabarse las rocas que indicaban nuestros limites había un leve sendero de tierra rodeado por aguas de apenas unos centímetros de altura y varias zonas con tierra sobresaliendo del agua, en la zona de delante a la izquierda había un barco negro, lleno de plantas marinas, roto todo salvo la parte baja que parecía continuar en buen estado.

Nos acercamos al barco y el mayordomo se acerco a este y golpeo con sus dedos la madera –vamos despertad, tenemos que matarlos a todos y eso incluye a los que ya murieron una vez, si, sabemos que estáis allí- dicho eso se giro y se aparto de donde toco –mejor que no nos pillen por la espalda, a estos bichos les gusta eso- poco después de sus palabras un puño rompió la madera del barco con un fuerte ruido, luego otro y otro, así hasta que ocho puños habían roto esa madera, después volvieron hacia adentro, un par de golpes más avisando de lo que venían, tiempo de sobra para prepararse y se abrió un gran boquete en la nave, de ese boquete salieron dos criaturas negras de cuatro brazos manejando en cada uno un arma y riéndose por causas que solo podía intuir con unas carcajadas frías como el hielo y profundas como un abismo.

Mientras reían un sonido muy diferente surgió del barco y de el empezaron a salir incontables criaturitas negras, si embargo de estas me fijé después, con semejante arsenal de cerca que tenían esas criaturas preferí ni acercarme y ataque a distancia golpeándole con uno de mis hidrocañoens.

Spoiler:
-Bueno, pues lo mismo de antes, podéis cargaros las que queráis, sin limite de tiempo, (pero espero que no tardéis un año en postear D:) y aquí las minifichas:

Minificha de enemigos:

Nombre: Zombies maltitos

Apariencia: http://dq8.ffsky.cn/monster/zombie_gladiator.png

Puntos fuertes: Llevan 4 armas en cuatro brazos y son muy buenos en el uso de ellas y toda clase de técnicas ofensivas, la armadura de cuero les aísla de los ataques a distancia siempre y cuando no sean superfuertes y a corta distancia por delante no hay mucha oportunidad, inmunes a toda clase de venenos y conjuros de oscurantismo.

Puntos débiles: Tienen la mitad del cerebro muerto, lo que significa que en atacar son expertos pero en defensa no, tomarían un escudo y creerían que es un sombrero, sin embargo, su resistencia a las armas de larga distancia y el hecho de acercarse demasiado por delante es sentencia de muerte hacen que las veces que tengan que parar un arma con las suyas son muy pocas, sin embargo, por la espalda …
También son débiles a cualquier tipo de magia que se pudiera considerar blanca o sagrada (se que ninguno tenéis magia de los tipos que he nombrado, lo digo por decir todas sus debilidades y puntos fuertes o por si en un futuro participáis en una partida mía con un pj que si la sepa y os saco estos bichos.

Recomendaciones/ sugerencias: Bien, como habréis leído Veluzi ataca a distancia sin saber de la resistencia del enemigo a esto sin embargo al zombie maltito que alcanza al no saber defenderse y menos de algo así lo deja aturdido unos segundos, seria buena oportunidad para ponerse a sus espaldas y rebanarle el cuello, por lo demás, una buena idea seria si queréis matarlos a los dos en este turno, en que no se aprovechase de lo de vel distrajese al otro lanzándole cosas por delante mientras se acerca y hacerle un finta rápida que de acceso a la espada y si os habéis dado cuenta, ya tenéis un montón de cosas negras y vivientes que lanzar, si se os ocurre alguna otra forma de de llegar a sus espaldas, adelante, yo solo os sugiero una.

Grado de agresividad: Alto

Resistencia al dolor: Total (se le han podrido todo el sistema nervioso que hace que sintamos dolor)


Minificha de enemigos:

Nombre: Lenyunes

Apariencia: http://fc02.deviantart.com/fs24/f/2008/028/e/c/zergling_by_Mr__Jack.jpg

Puntos fuertes: Cada garra y colmillo es muy puntiaguda y afilada, pero su principal ventajas es que son muchos.

Puntos débiles: Puede que tengas una coraza buena, pero siguen siendo pequeños como ratones, el peso y la fuerza de todos es mas que suficiente para romperla y matar al individuo, además por muy afiladas que estén sus armas, serán incapaces de atravesar las escamas de la gorgona y mías y cualquier cosa que sea algo mas que piel desnuda del enano, también temen al fuego.

Recomendaciones: De momento solo han salido los exploradores que no son muchos, podéis usarlos de distracción para los zombies maltitos o matar a los que halla para que no avisen a la colmena central pero la verdad, esto no serviría de mucho, siguiendo la lógica del guardaespaldas, hay que matarlos a todos, pero ya os diré cosas sobre eso cuando toque

Grado de agresividad: alto

Resistencia al dolor: media


Veluzi, plateado paladin de hielo.
Ruinas abisales. - Página 2 Velu

Detras de mi un demonio, a mi lado un ángel y delante una vida, ¿tendra fin mi viaje y mis preguntas respuesta?

El demonio encontró un tesoro sin buscarlo, el mio lo encontré bajo el agua.

http://www.cuentosdenoreth.com/t125-un-nuevo-veluzi
Veluzi Gedber
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Arellys Sherilee el Miér Sep 14, 2011 3:11 am

-Que yo sssepa nosss pagarán por acabar de limpiar de bessstiasss esssta zona, no por entretenerte -Siseó la górgona frunciendo el ceño con notable actitud molesta hacia el encapuchado que no hacía más que soltar comentarios sarcásticos que le resultaban molestos, pero claro, no se esperaba menos de un hombre que más encima era de dos piernas, y si bien no pensaba igual con sus compañeros era porque estos habían resultado ser útiles en esto, aunque de todos modos no estaba dentro de sus planes crear lazos amistosos, su única amistad estaba ligada a la naturaleza de su bosque, volver de donde es reagrupada con su tribu u alguna otra, pero por supuesto, con Umbra.

Dos de aquellos cangrejos se esfumaron, quizás volviesen pronto, o quizás no, eso importara más adelante.

La górgona avanza, ya sin darle más vuelta al asunto ni con deseos de proferir más palabras, pero es que sencillamente ese tipo de capucha le sacaba de quicio.

Fueron por un camino elevado hasta situarse en otra zona, esta de apariencia tranquila fue prontamente interrumpida por el peligro real, el encapuchado parecía saber a lo que se enfrentarían, eso a Arellys no le agradaba en absoluto a sabiendas que era una muy buena ventaja para el grupo, pero el hecho de que supiera tantas cosas no le daba confianza, aunque quizás aquellas criaturas eran comunes en la superficie, no lo sabía, pero al fin y al cabo estaba para derrotarlas y ya, y por cada hachazo que daba el enano junto con los ataques del engendro, la tarea no sería complicada.

Aquellas criaturas armadas olían a muerto y por lo que dijo el encapuchado probablemente lo estuviesen, Arrellys al ver a aquellos bichos negros que surgiendo después avanzan hacia ella esta sencillamente eleva su cola para luego descenderla de golpe y aplastar de inmediato a varios de esos bichitos.

-Essstasss cosssasss no parecen ssser el problema, ssson delicadas- Exclamó en dirección a sus compañeros pero entrecerrando los ojos a las criaturas armadas de más adelante.

-Ellosss ssson el verdadero reto-

Tiene entonces la idea de tomar una de esas cosas que todavía movía sus patas y trataba de darle con sus pincitas, la tira aprovechando su buena puntería en dirección a uno de los zombies malditos, su intención era distraerle, a todos en realidad para que así el enano pudiese destazarles la cabeza prontamente con su hacha, si no ella se acercaría para darles en el cuello con la lanza, aunque el arma del enano le parecía más eficaz. Por ahora solo había que planear un ataque.
Arellys Sherilee
Arellys Sherilee

Mensajes : 15
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Veluzi Gedber el Lun Nov 21, 2011 9:03 pm

-Vale, no esta mal…-- admitió al final nuestro compañero tras que la gorgona atravesase la cabeza de uno de aquellos zombies con su lanza y el enano literalmente destrozaba al que yo anteriormente había acertado con mi ataque de agua, ahora sus dos cuerpos yacían inertes en el suelo medio destrozados y ya soltando sus armas que nunca más volverían a empujar.

-Sin embargo, esto aun no ha acabado ya hora viene lo gordo…- me pareció oír lo que se parecía a una tenue risa desde su aventajada posición en lo alto del barco, sentado en su limite, pronto, los no demasiado numerosos supervivientes de los insectos negros se lanzaron como centellas de nuevo de vuelta al barco, solo para desaparecer entre las grietas del enorme barco destrozado y varado en aquella extraña isla rocosa.

Pronto se empezó a escuchar un sonido que con el tiempo crecía en fuerza, como el de miles de alfileres golpeando el suelo a la vez, muy similar a una incesante lluvia de pequeños proyectiles cayendo débilmente sobre una dura superficie acompasado por numerosos chillidos y quejidos muy muy agudos.

Esos bichos volvieron pero muchísimo más numeroso, descendieron sobre nosotros como una enorme ola negra que pronto nos inundo, a mi me empujaron, la fuerza de aquellas miles de criaturas fue bastante superior a la mía y me separaron del grupo, los demás no corrieron mejor suerte, también estaban amenazados con ser prácticamente sepultados por aquellos innumerables insectos que no paraban de arañar y morder, de no haber tenido escamas me habrían seguramente hecho trizas en poco tiempo, pero con ellas en el tiempo que lleve bajo ellos no sufrí demasiados daños.

Más tarde me relataron lo que paso mientras yo me debatía con una masa de criaturas negras y pequeñas en la que cada vez que eliminaba a uno cien más salían de la nada.

-------
-Se ve que esto es mucho para vosotros…¡e tu!¡la gorgona!- le grito a Umbra, al tiempo que se ponía en pie sobre el barco, saco su enorme lanza de aspecto oxidado aparentemente de la nada y la giro de modo que el filo se clavase en la madera del navío, hecho esto, rebusco entre sus ropas hasta extraer de ellas una pequeña bola roja fuego que relucía bastante bajo el sol de aquel día, la acercó a la parte trasera de su arma donde como tres pequeños colmillos oscuros se abrieron y más tarde se cerraron sobre la bola roja cuando la coloco entre ellos y la atraparon dentro, al instante siguiente oda la lanza recibió una coloración carmesí pura y se la lanzo a la gorgona solo con las palabras, -úsala-, nada más llego a sus manos se ellas surgió una ola de fuego que calcino a todos los bichos en algunos metros a su alrededor y la cosa no paro ahí, cada golpe de la lanza venia acompañado de una fuerte llamarada que eliminaba cualquiera de esos insectos que se encontraba de por medio y pudiendo liberar a Veluzi y BJ aunque casi calcinadlos en el proceso-
-------

Un montón de calor y lo que aprecian ser danzantes llamas fueron lo primero que vi cuando se me quitaron de encima aquellas cosas y después de que aquello cesase no empezando a quemarme vivo creo yo de puro milagro me pude levantar y ver a la gorgona con esa nueva lanza bastante diferentes a las que había visto hasta entonces, poco después no quedaron más bichos nos reunimos en torno del guardián.
-Vale, no esta mal, esa lanza de momento te la presto, pero no te olvides de devolvérmela más adelante o si eso ya te la recojo yo, ahora venga sigamos, me gustaría limpiar al menos la mitad de nuestra parte antes de que se haga de noche- y como parecía ser costumbre en el dio por supuesto que su palabra seria escuchada si o si y se dio la vuelta siguiendo hacia delante y al menos yo por mi parte lo hice, acercándome solo a la Gorgona para darle las gracias por haberme liberado de aquella prisión viviente a lo que nuestro guía respondió rápidamente y con energía, -¡vamos gandules! y tendréis tiempo de socializar y conoceros cuando hallamos acabado aquí…-.


Llegamos a otro de los rozos que deberíamos de limpiar, era una zona grande y llena de arena secada ligeramente por el sol y hasta que no nos encontramos, casi a la mitad de ese lugar no encontramos a los rivales de aquella área.

De la arena rápidamente salieron diversos grandes y gruesos tallos verdes con algunas pequeñas hojas en sus laterales y en su punta una enorme flor naranja fuerte salvo unas pocas manchas amarillas chillonas, esas flores nos rodearon, en un momento sus tallos se torcieron y sus capullos se echaron hacia atrás como si las hubiesen golpeado u olido algo pésimo, luego se echaron hacia delante al tiempo que habrían sus tentáculos y un extraño proyectil salía girando rápidamente de ellas, atravesaba la arena y se volvía, en el centro de aquellas flores abiertas que nos rodearon se podían ver bocas reptilianas que parecían poder girar con libertad y con aspecto de ser muy fuertes.

Spoiler:

Nombre: Flor del desierto

Apariencia: Enormes flores anaranjadas de 4-5 metros de altura, en el interior de su capullo albergan una cabeza reptiliana similar a la de un cocodrilo pero bastante más grande.

Puntos fuertes: Muy resistentes, pueden ocultarse bajo tierra aunque siempre salen cerca de donde entraron, un solo golpe de sus cabezas reptilianas puede dañar muy seriamente ya sea al impactar o morder, son inmunes a muchas clases de conjuros ataques , especialmente relacionados con el agua y el hielo.

Puntos débiles: Son plantas ¿habría de decirlo? por que te crees que te he dado una lanza ígnea temporalmente? eso si, estas cosas son más resistentes al fuego que los bichos, nosotros dos, tenemos hachas…deberían de valor siempre y cuando procuremos que no nos den.

Recomendaciones: Vale…ya las dije en puntos débiles…

Grado de agresividad: Alto

Resistencia al dolor: Media

Nos rodean 8, podéis cargaros alguna pero como siempre no os paséis.


Veluzi, plateado paladin de hielo.
Ruinas abisales. - Página 2 Velu

Detras de mi un demonio, a mi lado un ángel y delante una vida, ¿tendra fin mi viaje y mis preguntas respuesta?

El demonio encontró un tesoro sin buscarlo, el mio lo encontré bajo el agua.

http://www.cuentosdenoreth.com/t125-un-nuevo-veluzi
Veluzi Gedber
Veluzi Gedber

Mensajes : 275
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Arellys Sherilee el Lun Nov 28, 2011 7:06 pm

Arellys jadea tanto por el cansancio como la tención acumulada, su pecho sube y baja por su respiración agitada mientras sus manos cernidas a su lanza se mueven ligeramente como quién tiene ansiedad, mas veía los cuerpos moribundos expuestos sobre el suelo con indiferencia, su rostro calmo se descompone un poco al escuchar nuevamente el comentario de aquel sujeto que ya le tenía con los nervios de punta, capaz que si tuviera la oportunidad terminara ella atravesándolo con su lanza de tan molesto que le resultaba pero se contiene y lo guarda como un mero pensamiento ya que si quería volver a encontrar a Umbra necesitaba cumplir correctamente la misión.

La górgona frunce ligeramente el seño cuando un mar de risas secunda las muertes de aquellos sujetos, ve con desconfianza como aquellos bichos oscuros regresan en grupo al barco como si algo o alguien les llamasen o realmente supieran frente a la desventaja que se encontraban.

Pero no sería nada de eso.

Arellys maldice por lo bajo escuchando el ruido seco de diversos golpes dentro del barco, se tensa con su arma presta a atacar pero no espera que fueran esos mismos insectos los que volvieran, y por lo visto venían con refuerzos. Maldición. Y entre un mar oscuro de chillidos irritantes Arellys se imagina consumida por aquellos insectos, se ve agitarse y sacudirse, mueve su cola como si con eso se pudiera defender, si bien no le resultaba inconveniente que aquellos insectos atacasen su cola si le resultaba un riesgo evidente que mordieran y picaran su piel que era la parte más frágil de su cuerpo. No obstante la voz de ese tipo le obliga a alzar la cabeza extender los brazos recibiendo así otra lanza en reemplazo de la anterior, esta tenía un tono carmín que le apoyaría estéticamente bien a su propiedad fundamental.

¿Poder con todos esos insectos con solo una lanza? ¿Había más opción?, se cuestiona al tiempo que le recibe con una mirada de resignación pero cuál fue su sorpresa al ver que de la misma surgió una ola de fuego en dirección a los insectos… y si bien no negará la Gorgona que en un principio se asustó un tanto puesto que aquello parecía magia y ella siempre desconfió mucho de la magia al ser algo vedada en su naturaleza, si esta estaba de su lado no debería objetar, y como si fuera sapiente del poder que le confería aquella lanza la agita contra los bichos para calcinarles a todos y luego la dirige hacia sus compañeros teniendo el debido cuidado de no quemarles con su arma pero si de poder quitarles de encima a aquellas molestas criaturas.

-¡Traten de alejarssse para no ssser consssumidosss por el fuego!-Profiere en dirección a sus compañeros mientras les quita los bichos de encima con el fuego, acto seguido se detiene al ver que los mismos bichos son los que se resignan a dejar de fastidiar, baja un poco la lanza viendo como una voluta de humo sale de la punta donde surgió el fuego. Ya había sido suficiente de pirotécnica.

-No fue nada…shhh-Contesta después al escuchar las gracias de Veluzi aunque su voz no parece escucharse muy amistosa y es que a pesar de todo seguía manteniendo su odio de género y su racismo hacia todo aquel que tenga dos piernas. Pero un trabajo requiere compañerismo, ella solo sigue el protocolo correspondiente. Y frente a las palabras del sujeto no responde nada y avanza en silencio, aunque no lo quiera admitir aquella lanza le había gustado bastante.

(…)

Luego de andar y andar como si tuvieran un rumbo fijado llegan al otro objetivo de limpieza, un lugar cubierto de arena seca por el sol y aunque nada parecía haber en tal sitio ya había experimentado la górgona que las apariencias engañan y en este lugar hostil todo puede pasar así que no comete la imprudencia de bajar la guardia. Para su suerte acierta en sus cavilaciones y ve como de la arena salen unas flores de tono anaranjado y manchas amarillas, flores de lo más exóticas pero que tenían la propiedad de mostrar unas enormes fauces de las cuales sale un proyectil que en cualquier momento podrían lanzar contra el grupo.

La górgona de inmediato decide probar nuevamente aquella arma tan peculiar que le habían prestado y la agita contra una de las flores igual como hizo la vez anterior contra las insectos pero nota que por más que las quema estas no se incineran a una velocidad vertiginosa como sucedería con cualquier vegetal, da una sacudida brusca con el arma buscando dañarles en la parte del tallo sin dejar de emitir fuego de su arma, en algún momento debían perecer.

Arellys Sherilee
Arellys Sherilee

Mensajes : 15
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Björki Gotriksson el Mar Nov 29, 2011 3:59 am

-¡Muerre maldito zombi deforme con retrraso mental!-

Me acerqué corriendo al zombi que estaba aturdido gracias al ataque de Veluzi, y aprovechando el tamaño de mis brazos y mi hacha, me situé a un lado, para seguidamente lanzar un tajo horizontal que hizo impacto justo en la cintura del ser. Éste cayó partido por la mitad, y en cuanto hizo impacto contra el suelo, rápidamente le partí la cabeza por la mitad de un golpe, derramando su cerebro por el suelo. La gorgona, de mientras, le atravesó la cabeza al otro zombi con su lanza, matándolo en el acto.

El hombre raro empezó a hablar, y alcé una ceja cuando dijo lo de que venía lo gordo. ¿Y ahora qué coño tocaba? ¿Los amiguitos de los bichejos que habían intentado atacarnos sin éxito? ¿Súcubos en bolas que intentarían matarnos a base de polvos? ¿¡La suegra del tío ese que nos iba diciendo todo el rato lo que debíamos hacer!? Fuera lo que fuera, lo partiría en dos.

De repente, empezaron a surgir los insectos negros de dentro del barco, siendo una cantidad de ellos impresionante. Soltando un grito de guerra, empecé a hacer barridos con el hacha, llevándome en cada golpe a decenas de ellos, pero eran demasiados, y noté como me empujaban las putas cucarachas estas, separándome del grupo. Empecé a moverme furiosamente, golpeando a todos los seres como podía, aplastándolos y quebrándoles la piel quitinosa.

Finalmente, vi como olas y olas de fuego empezaban a calcinar a aquellos seres, y tuve que darme la vuelta y cubrirme la cabeza con las manos para evitar que mi vello corporal fuera abrasado. Finalmente me levanté cuando vi que no quedaban más bichos, y miré a la gorgona:

-Grracias por evitar que murriera de una forma poco honrosa… ¡Aunque maldición, casi me quemas la barba!-

Cuando ya no quedaron bichos, nos reunimos con el guardián, el cual le dijo a la gorgona que le prestaba la lanza-llamas… Qué chiste tan malo, por Karzun. Creo que debería haberme metido a matador mucho antes por hacer semejantes bromas. Menos mal que siempre me las callo. El guardián empezó a andar y nos puso en marcha. Lo fulminé con la mirada y suspiré, siguiéndole. Aquello se hacía monótono, y los seres de aquella isla casi nunca suponían un reto, o al menos, no un reto honroso.

Finalmente llegamos a un sitio lleno de arena seca, de la cual de repente empezaron a surgir una especie de plantas que nos rodearon y echaron los capullos hacia atrás, para seguidamente disparar una especie de proyectil. Yo esquivé uno y, mirando con cabreo a las plantas, agarré mi hacha fuertemente y grité:

-¡No estoy de humor parra hacer de jardinerro, bichos de mierda!-

Una de las plantas lanzó su cabeza reptiliana contra mí, pero antes de que impactara esquivé el ataque, momento que aproveché para descargar con fuerza mi hacha sobre lo que sería su cuello, separándole la cabeza del resto del tallo. Seguidamente, de un nuevo golpe le clavé el hacha en la cabeza reptiliana, matándola del todo, por si acaso. Una de sus compañeras trató de atacarme, pero antes de que llegara hacia mí, logré interponer el filo del hacha entre su boca y mi cuerpo, lo cual hizo que se partiera en dos la cara, muriendo en apenas unos instantes. Tras eso, aguardé con el hacha en las manos y en posición de guardia manteniéndome en formación con Veluzi y Arellys, esperando al momento idóneo para lanzar el siguiente ataque.
Björki Gotriksson
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ruinas abisales. - Página 2 Empty Re: Ruinas abisales.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.