Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Hoy a las 10:44 am por Niris

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Hoy a las 12:51 am por Balka

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Ayer a las 10:21 pm por Eudes

» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Ayer a las 6:49 pm por Gula

» Gabranth [Ficha en construcción]
Ayer a las 1:38 pm por Gabranth

» Azura (En construcción)
Jue Ago 17, 2017 9:24 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Jue Ago 17, 2017 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Jue Ago 17, 2017 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Deidades)
Mar Ago 15, 2017 8:46 am por Niris

» El Gremio de la Pureza [Disponibles]
Lun Ago 14, 2017 2:53 pm por Libaax Feher

» Noreth: Total War [Campaña]
Lun Ago 14, 2017 2:38 pm por Lia Redbart

» Hola majos
Lun Ago 14, 2017 12:43 am por Señorita X




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Primeros pasos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primeros pasos.

Mensaje por Etrail el Sáb Dic 08, 2012 4:21 am

La mañana nace fría como fría muere para dar inicio a la tarde que se asoma por las montañas de Drakenfang regordete y glorioso con un cálido color amarillo que acaricia el horizonte, las rocas y las grutas, fuera del hermoso atardecer helado no todos los presentes disfrutan del viento como pareciesen hacerlo las copas de los arboles pues ahí, en medio del tumulto de comerciantes y exploradores un enano acurrucado en sus propios brazos mira con recelo el horizonte esperando encontrar a quienes le acompañasen en su aventura.

- que curioso, tantas personas y yo aquí atorado... - susurro de manera casi inaudible mientras observaba como todos los presentes parecían encontrar amigos o caravanas, muchos comerciantes y algunos aventureros que habían sido atraídos por los carteles colocados en las tabernas de diferentes pueblos.

" Un equipo te encontrara en punto de la tarde, se formaran escuadras de búsqueda, !Buena suerte!" Fue lo ultimo que Peter Mc'Evergrew le dijo en la salida del pueblo pues ya había formado equipos con los inscritos con la intención de que la operación fuera rápida y barata para el, vaya sabandija.

- ¿Me reconocerán? ¿ Como los reconoceré? - bufo con molestia debidas las situaciones tan precarias de la que seria su primer aventura.

Se paro justo en medio de la ruta del borracho con la intención de que alguien tan perdido como el lo encontrase para poder iniciar su recorrido, cuan despistado había sido al momento de conocer a Mc'Evergre, partió a la aventura sin conocer los detalles de su equipo y ahora tenia que molestarse por ello; pero, la cerveza era fría ese día y el ambiente en la taberna estaba de locos, fue difícil concentrarse en cualquier cosa.
avatar
Etrail

Mensajes : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Sarkàny el Dom Dic 09, 2012 2:11 am

Estaba atardeciendo, el sol bajaba unos metros a cada minuto, esa tonalidad anaranjada se apoderaba del aire y el espacio, el viento se volvía helado mientras subía por esos pasos montañosos en dirección a Drakenfang.
Unos días antes, me encontré con un hombre que aseguraba una recompensa por recuperar un bolsa, yo acepte gustoso, pues aseguraba que no existían peligros importantes en el camino. Hace ya un par de días que no probaba alimento decente, y unas monedas de oro podrían remediar aquello.

Aquel hombre me dijo que me dirigiera hacia Drakenfang, allí me iba a encontrar con el resto del equipo. Me dijo que buscara un enano feo, peludo y con cara de pocos amigos, que el me iba a explicar bien de lo que se trata. La verdad me dio mucha pereza buscar al enano, así que apenas llegue al pueblo me senté en el suelo afuera de una casa, y comencé a tocar mi baglama, con algo de suerte, los viajeros me darían unas monedas por escuchar sinfonías de tierras lejanas.

Mientras Neith, sobrevolaba el pueblo buscando su cena de esa noche, también le encargue avisarme si divisa algún enano. Pero esa estúpida lechuza es tan caprichosa que seguramente no la volveré a ver hasta dentro de unos días.
avatar
Sarkàny

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Dekroit Razak el Miér Dic 12, 2012 5:15 pm

Dekroit se movía de forma lenta sin tener verdaderos apuros en llegar a Drakenfang, su punto de encuentro con el resto del supuesto equipo. Se había asegurado salir con tiempo, y además de eso conocía la ruta más rápida para llegar al sitio: caminar en línea recta hasta allí. Y para él no era más que mera diversión el tener que atravesar la jungla y salir de su hogar; amaba la vida silvestre.

Se había enterado de esto por andar merodeando una aldea, después de enterrar la cabeza de cierto lobo. Y le pareció algo interesante para probar, y usar la hoja de su mandoble que ya reclamaba algo más de acción.

Todavía se preguntaba quiénes serían sus compañeros en esta travesía, y tenía sus dudas sobre la recompensa. Se rascó la barba y pensó que tal vez no eran humanos... Pensó en los enanos, y de inmediato los tachó de malhumorados, para luego hacer un pequeño salto y esquivar a una serpiente que se atravesaba en su camino. Miró el sol, y por su posición supuso que ya le debían faltar unas dos horas de caminata para llegar. Tenía que caminar en línea recta hasta llegar a Krakenf... Drokenfonj... Ah, mejor sacaba el papel para acordarse del nombre del lugar. Rebuscó por entre su riñoñera, hasta hallar el anuncio ahora de un tono verdoso y oloriento debido a las hierbas que también llevaba allí dentro. "Drakenfang, Paso del Borracho" ahí era donde tenía que estar.

El paisaje lentamente se iba transformando, dejando atrás la planicie con su intrincada selva, y convirtiendose poco a poco en un relieve alzado y descampado. Claro que Dekroit no ponía ni la más mínima atención a todo esto. El licantropo seguía avanzando y los minutos se le pasaban rápido. Eso hasta que el viento comenzó a golpearle, y la temperatura fue bajando lentamente. Supuso que ya debía estar cerca. Y se terminó de convencer en cuanto notó unas carretas a lo lejos, junto con enanos viniendo de aquí para allá.

Se acercó y notó que no solo había enanos, sino también otras criaturas. Alguno de ellos tenía que ser su compañero. Con el anuncio en mano comenzó a preguntar a todo ser que se le cruzaba por el frente si habían leído el anuncio, recibiendo como respuesta algún que otro gruñido de negación. Eso hasta que se encontró con un enano de pelo blanco con algo semejante a un martillo.
avatar
Dekroit Razak

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Jhirsix Calag-meg el Vie Dic 14, 2012 7:40 am

Llevo una mano hacia sus cabellos, dejandolos correr en un intento minimo de ordenarlos y tranquilizarse, aquello de alejarse de su manada no le agradaba en lo mas minimo pero lo que estaba por hacer era, a su vista, aun peor: Se estaba uniendo a seres diversos - de quienes no sabia ni su nombre - para traquear una maldita gema contra un grupo de trasgos porque un gordinflon no podia poner unos centimos de mas en su guardia.
Bufo y repitio la accion, dejando que la mano resbalase por su cuello hasta caer de nuevo a un lado. No, no le agradaba en lo mas minimo porque, además de que jamas había abandonado la seguridad de su manada, estaba segura que esto solo podia llevar al desastre, es decir ¿cuanto tardarian en sacarse la cabeza los unos a los otros? O al menos ¿cuanto le facilitarian el trabajo a los trasgos? porque aunque fueran unos malandrines sin cerebro, se conocían y sabían que esperar de sus compañeros y por lo tanto, tener algo similar a una táctica ¿ellos? Tendrían mucha suerte y la piedad de Gea si lograban moverse a una velocidad similar ¿entonces porque se estaba yendo? Quizas por el deseo-suicida- de jugar en desventaja una vez, su cuerpo pedía adrenalina y eso significaba buscar nuevos riesgos fuera de casa y probarse a si misma.
Aunque claro que no fue eso lo que le dijo a sus alfas –ni a ella misma- la misión era en orden de conseguir el dinero para reforzar su arma y la de sus camaradas en vista de que las primeras nieves se acercaban trayendo las características dificultades del invierno.

Se detuvo un instante al sentir la ola de nuevas sensaciones atacarla, literalmente: Miles de sonidos y olores abrazaron su cerebro gritándole que la siguieran pero eran tantos y tan diferentes que por un segundo sintió la necesidad de darse vuelta y regresar al bosque en busca de estabilidad. Sin embargo se quedo quieta, soltando el aire que no sabia estaba guardando hasta que sus pies encontraron el ritmo y su cerebro la capacidad de ignorar - al menos parcialmente-y retomo su búsqueda. Aun detrás de todo ese tornado sensorial percibía pequeñas notas puntuales ¿la primera? Habia otro licántropo aunque no podia definir su ubicación o si se trataba de un enemigo así que decidió jugar por lo seguro, enderezando su espalda y manteniendo la cabeza en alto en una posición de poder y confianza. Pronto retomo su búsqueda ¿A quien buscaba? Ah si, un enano. Ellos eran excelentes trabajando metales y en teoría conocían mucho de montañas asi que tener uno en el equipo era lo más lógico ¿No? Encontrarlo por otro lado no debería ser difícil teniendo en cuenta que se trataban de criaturas pequeñas solo debería mirar a la altura de su cadera y lo encontraría …¿o llegaría a sus tobillos? La idea la hiso chasquear la idea divertida mientras avanzaba entre los puestos deteniéndose cada vez que veía un enano pero ellos no parecían estar buscando nada diferente a las mercancías que ofrecían los puestos.

Finalmente lo diviso en el centro de la plaza, volteando a los lados como si se le hubiese perdido algo con patas. Sus gestos y movimientos corporales le indicaron a la loba que estaba confundido o quizas perdido, cualquiera de las dos opciones era lo que lo delataba como el que mas se parecía a lo que tenía que encontrar aunque realmente dudaba de que fuera un enano “no uno puro al menos” por que no era tan pequeño como se lo imagino (o ella no era tan alta como creía) asi que se acercó con pasos mas lentos y alargados, la mirada fija. Costumbres depredadoras. – No se que buscas pero pareces ser lo que busco ¿Eres el enano de la hmn… “búsqueda del tesoro”?-
avatar
Jhirsix Calag-meg

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Etrail el Dom Dic 16, 2012 10:17 pm

Por fin logro asomarse al origen de la música y cuan grande fue su sorpresa de notar al autor de semejantes melodías; Un perro grandote, quizás un lobo o un tipo muy feo y peludo... Imposible de saber para el pues jamas se aventuraba muy lejos de las montañas por lo que lo regular era ver humanos, enanos, algunos orcos y demás trasgos.

Sacudió la cabeza un par de veces, paseo la mano por la cantimplora de cerveza asegurándose de no estar ebrio aun y para su mala fortuna estaba tan sobrio como un bebe. Avanzo con los pies cansados hasta ubicarse justo frente al músico esperando que este le reconociera pues el enano no tenia manera de saber si el era su compañero, no parecía un aventurero ni mucho menos un tipo interesado en una runa de algún mercader, pero, ¿Como saberlo?.

Pensaba en como hablarle, como interrumpir su musica que si bien no era horrible no le resultaba agradable al enano, ¿donde estan los tambores? ¿Las percusiones? ¿Las voces roncas cantando como el fuego? su paciencia se agotaba pues el tipo parecia jalar cada vez mas curiosos haciendole mas dificil la tarea y se hubiera encolerizado de no ser por que en ese momento un tipo alto y fuerte (o asi lo parecia) se dirigio a el con un pequeño papelito en la mano, le pregunto sobre la aventura y su rostro se ilumino.

- ¡Bien! tu eres el humano que se suponia que vendria.- Solto una risa tosca y alegre pues tenia miedo de encontrarse con otro espanto como compañero. - Si, soy yo o eso creo, la verdad no estoy muy seguro... Pero las caravanas comienzan a moverse y tu no estas con ellas... Supongo que si, eres mi compañero. - una risa tosca se le dibujo en el rostro mientras daba un empujón al hombre para meterlo en la multitud de gente.

Si bien no era un tipo desagradable Etrail tenia las costumbres enanas arraigadas en su ser y tenia la tendencia de hacer cosas que podrían resultarle groseras a otras personas tales como reír estrepitosamente, hablar claro lo que esta en su mente, empujar o golpear y beber cerveza hasta el desmayo.

Empujo al joven hasta donde se encontraba el músico y cuando se dispuso a llamar a este una segunda persona se acerco a el con una mirada muy fija y una posición muy rígida como si se tratase de una estatua caminando entre los hombres, una chica de ojos de color muy hermosos similares a alguna piedra preciosa.

- Te seré sincero, estaba muy ebrio cuando acepte esta misión y no estoy seguro de que busquemos un tesoro, pero, si, soy un enano y si, estoy en una búsqueda...- De nuevo devolvió una pequeña risa de alegría pues otro humano se había unido a la búsqueda, un enano seria agradable como compañía pero su peor preocupación se había disipado.

Por fin con la alegría en el rostro se acerco al músico con confianza a sabiendas de que las cosas estaban bastante bien, el grupo parecía estar formado y no tendría que lidiar con nada horrible como orcos, trasgos o bestias horribles del infierno.

- Las carretas de comercio están saliendo, dime, Músico... ¿Has venido a tocar? Busco a una persona, un viajero que se supone nos ayudara a encontrar...- tosió un poco sin saber si debía de decir el motivo de su pequeña cruzada y al final opto por cambiar el termino. - Encontrar una pequeña pieza de joyería... - Clavo los ojos con seriedad en el antropomorfo sin saber si el hombre era agradable u hostil, estaba preparado para lo mejor y lo peor.

Etrail había olvidado presentarse y aunque los enanos eran seres muy propios al momento de conocer a otras personas, Etrail no estaba del todo familiarizado con todos los constructos sociales por lo cual a veces olvidaba presentarse o incluso pedir los nombres.

El grupo apenas comenzaba a formarse y aunque Etrail no logro divisarlo a lo lejos se movía un pequeño grupo de trasgos escondidos entre las rocas y los arboles, probablemente espías escudriñando el tamaño de las caravanas y la cantidad de guardias con las que contaba cada una, poco sabia el Enano de ello pero el paso del borracho estaba rodeado de grupos de Trasgos.

Eran tan habiles para moverse entre las rocas como los propios enanos y eran silenciosos en la nieve como si de zorros se tratase, bestias carentes de una inteligencia racional funcional pero dotados con instintos salvajes brutales a la hora de rastrear y asaltar, pero, ¿Por que? ¿Por que ahora? Usualmente los trasgos erraban buscando comida y viajeros descuidados, atacar las caravanas era algo que evitaban e incluso cuando sucedía no se había registrado jamas ataques tan temerarios como los que se habían estado suscitando y ahora, sin previo aviso parecía como si estuvieran deseando atacar cuando todos yacían desprevenidos.

- Las caravanas se están marchando, tenemos que emparejarlas... Supongo que cuando lleguemos al punto de descanso podremos comenzar a rastrear a los trasgos que buscamos. - Etrail deseaba dejar de perder el tiempo y empezar la marcha, el estaba listo para avanzar y de nuevo, de manera grosera y sin intención se dispuso a caminar asumiendo que sus compañeros vendrían a su par.

Comenzó a tararear una canción enana, una vieja historia sobre aventuras la cual no recordaba bien por lo que se dedico a repetir el coro.


-Y caen, como piedras caen.
Enemigos de Durin
Mueren, a centenares mueren
Enemigos del padre que nos proveerá festín.
Que corra la cerveza por la noche
Pues al llegar la tarde, correrá la sangre sin reproche.-
Su voz no era melodiosa ni hermosa pero si tenia esa belleza tosca propia de los cantos enanos de antaño.
avatar
Etrail

Mensajes : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Sarkàny el Lun Dic 17, 2012 12:44 am

Me encontraba tocando sentado en el suelo del poblado, cuando un enano se acerco a mí, preguntado si yo era el viajero que los iba a ayudar a encontrar una joya. Supongo, que el era el enano que tenia que encontrar en el poblado, junto a él, se encontraba un humano, parecía ser un tipo normal, cabello negro, desordenado y largo, ojos de extraño color, algunas cicatrices en el cuerpo, bastante común en casi todos los sentidos, pero había algo extraño en él, algo que me hacía desconfiar del humano... Su olor... Su olor es extraño, no huele a humano, huele más como un perro, y uno bastante sucio. Aun estaba pensando en el humano, cuando el enano se puso en marcha.

No dice su nombre, no pregunta el nuestro, no espera a la respuesta de las preguntas que él mismo formula... La primera impresión de este grupo deja bastante que desear... - Pense.

Humano, ¿tu me darás tu nombre antes de salir caminando tras un carreta, no?

A su lado, había una mujer humana, bastante común igual que el otro de su especie, cabello oscuro, ojos verdes, todo normal, excepto por el olor, ella también olía a perro... Vaya grupo, no puedo confiar en nadie por el momento, creo que lo mejor sera que copiemos al enano y nos pongamos en marcha.

Me puse de pie, guarde el baglama en mi espalda, y mire al cielo buscando a Neith, pero la lechuza ya no estaba, vi el camino a seguir y espere a que el resto del grupo caminara hacia las carretas.

Después de ustedes Le dije suavemente.





avatar
Sarkàny

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Dekroit Razak el Lun Dic 17, 2012 8:56 am

Dekroit miró con curiosidad a aquel enano que al parecer se mostraba extrovertido y bastante simpático; tal vez se había apresurado demasiado al pensar que eran seres malhumorados y gruñoñes, o tal vez simplemente aquel peliblanco era un excepción a la regla. Se rascó la nuca al escuchar la risotada del otro, riendose levemente y olvidandose en el proceso de aclarar el hecho de que él no era un humano sino un licantropo; detalle de poca importancia. Se fijó en el hecho de que ahora estaba en una montaña nevada y que sus pies se enfriaban con velocidad pasmosa, pero supuso que mientras no pisara hielo resbaladizo y evitara que su piel se pegara al mismo estaría bien.

-Te aseguro que no soy mala compañía-Le comentó al enano, y estuvo a punto de agacharse para abrazarlo por el cuello como demostración de camaradería, cuando se vio interrumpido por un empujón del hombrecito. Demasiada fuerza para un ser de apenas metro y medio. Nuevamente se vio en aquel bullicio que ciertamente le incomodaba un poco, especialmente porque le hacía sentir desorientado; tanta gente hablando al mismo tiempo... Siguió como pudo al otro, reconociendo de pronto un sonido que identificó como música. Pero ese sonido, para Dekroit, se perdió rápidamente con las voces de los enanos que iban de aquí para allá alistando sus carretas. No notó cuando la fémina se acercó y se unió al grupo, hasta que el enano le respondió la pregunta. Era obvio que el Razak no le prestaría atención a nadie que no fuera el enano, siendo que era la única persona que había encontrado por el momento.

En cuanto notó a la chica le sintió un olor peculiar... Como a bosque o selva, como el olor propio aunque levemente distinto. Sin tener en cuenta la definición de espacio personal dio un pequeño paso hacia delante y olisqueó a la chica cerca de su cuello, estando a unos pocos centímetros de ella. Luego se echó hacia atrás, incorporandose y alzando su espalda nuevamente siendo que la pelinegra era algunos centímetros más baja. Apostaría su propia mano a que era una licantropa, por su olor y porque algo dentro suyo se lo decía, pero no había necesidad de hacerle conocer esto al resto de los presentes. Luego de eso e ignorando cualquier mueca que la recién llegada podría haber llegado a dirigirle, siguieron hasta el músico.

-Mi nombre es mío, no puedo dartelo ni prestartelo-Le respondió de forma casi inmediata al extraño, hablando de su nombre como si fuera un objeto, "perro" (como acababa de bautizarlo) que le había hecho la pregunta... Tal vez y solo tal vez... El otro quería saber cuál era su nombre-Si querías saber mi nombre, es Dekroit-Soltó con cierta duda, no muy convencido-Y me gustan los caracoles-Oh, no había que olvidarse nunca de su don de decir cosas que a nadie le interesaba en los momentos menos oportunos. Y ni por asomo al pelinegro se le habría ocurrido pensar por qué el perrito solo había preguntado por su nombre y no se había encargado de corroborar la identidad de los otros dos.

Después de eso se quedó callado, observando cómo el resto de aquel improvisado grupo se movía. De pronto tenía ganas de estar en el bosque nuevamente y no acompañando aquellas carretas.
avatar
Dekroit Razak

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Jhirsix Calag-meg el Vie Dic 21, 2012 5:37 am

No le sorprendio que el enano no entendiese su metáfora, quizás porque el termino “tesoro” era ambiguo si tenemos en cuenta la diferencia entre razas y sus valoraciones, o porque estaba ocupado reclutando a lo que quedaba del grupo como para poner atención a las palabras que usaba. Cualquiera fuera la verdadera razón, la licana simplemente rodo los ojos dando por sentado que no se trataba del enano mas inteligente y antes de que pudiera explicarle de que se referia a una gema en particular, los cabellos de su nuca se erizaron, alertándola.

Apreto los dientes en un esfuerzo de contener el reflejo de saltar hacia un lado y simplemente se inclino, alejándose mientras sus ojos viajaban lentamente hacia la causa de la nueva –y molesta- sensación para encontrarse con los cabellos negros y alborotados de quien, sin dudas, era el lobo que habia sentido antes pero, otra vez, antes de que pudiera mediar palabras este se habia alejado para hablar con un tercero en el que Jhirsix no había reparado hasta el momento y que, al verlo, la hiso olvidar todos los pensamientos y palabras poco halagadoras que tenia para el lobezno.

¿Qué era? Parecia un licántropo en su primera luna llena aunque al mismo tiempo era notoriamente diferente. Sin temor a equivocarse Jhirsix adivinaba que anatómicamente eran similares: con una base humana sobre la que se apoyaban los rasgos caninos predominantes, con los sentidos sensibles a su entorno en mucha mayor potencia que –incluso- los de ella en este momento y con una capacidad muscular superior a la humana. Pero ahí es donde saltaba que tampoco era un licano, su falta de músculos marcados en su pelaje lo harían pasar por un malnutrido entre los suyos pero eso no terminaba de cerrar en sus ideas, principalmente por la cantidad de accesorios dorados brillando sobre su pelaje que podrían salvarle algunos días de hambre si realmente ese fuera el problema.

Inhalo profundamente dejando que las ideas se dispersaran de su mente, antes de seguir al enano hacia donde fuera que se dirigía pero sin esforzarse para alcanzarlo “¿Igual hacia donde escaparía con esas patitas tan cortas y rellenitas?” Se rio para si con el pensamiento en su mente antes de observar de reojo de nuevo hacia el dúo que caminaba por delante de ella del cual al menos pudo obtener el nombre del morocho de antes: Dekroit, seguía sin poder adivinar a que manada pertenecía o en qué base creía pero al menos tenia la impresión de que no atacaría, parecía de un humor apasible e incluso podría decir jovial si no contáramos que estaban todos en un grupo de desconocidos marchando hacia una montaña que muchos de ellos probablemente no conocían.

Sus ojos volvieron se movieron hacia el chacal a su lado y luego hacia el enano para finalmente posarse hacia las primeras carreras que guiaban la caravana con el sol en sus espaldas, en algunas horas anochecería y las criaturas nocturnas saldrían a jugar su papel en el ciclo de Gaia ¿Qué papel jugaban sus nuevos compañeros en este plan?¿Podria darse el gusto de dormir tras atravesar los amplios bosques y valles?¿O debería simplemente descansar el cuerpo mientras su mente se preparaba para aletarla de cualquier posible movimiento? Aun quedaban algunas horas en las que podría responder las preguntas que cruzaban su mente como estrellas fugaces
avatar
Jhirsix Calag-meg

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros pasos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.