Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Caentoriumn el Dom Dic 23, 2012 9:09 pm

¿Era un día más en Noreth?, no, no lo era.

En el mediodía fui invitado a un evento que tendría lugar en las afueras de Thonomer, en una pradera llamada "Safirei". El evento consistía básicamente en un pequeño torneo donde guerreros de toda clase e incluso de diferentes razas, aunque en mayoría humanos, se enfrentarían en un duelo sin riesgo de muerte para ver quién era el mejor entre ellos. Más que todo es por diversión pura, solamente ocio.

Unos amigos guardias fueron los que me invitaron, no, retaron, para ver si yo podía ganar. Soy muy estricto y disciplinado, pero hoy tengo día libre y a veces no está de más relajarse un poco y mostrarle otra cara al mundo, es por ello que acepté la invitación.

Camino con mis amigos hacia esta pradera, Safirei, cruzando la salida norte y más allá está la susodicha, donde se puede ver una pequeña multitud de guerreros altos y pequeños y de diferentes clases. Cuando llegué me tomé la precaución de observar las luchas, los combatientes y sus estilos de combate por si iría yo contra ellos sabría como, de una u otra forma, neutralizarlos.

El combate no tenía una área, una limitación, se podía luchar por toda la pradera a gusto mientras no se saliese de el rango de vista de el juez, quien estaría allí para pues hacer lo que un juez debe hacer: cumplir las reglas. Estas reglas no eran estrictas, solamente eran:

A) No salirse de el rango de vista de el Juez.
B) Nada de "golpes bajos", y con eso se refiere a ataques a las zonas privadas.
C) No se permite matar a ningún contrincante.
D) Nada de venenos.


Entonces empezaron a pasar los combatientes a luchar uno tras otro. La primera pelea fue un espadachín contra otro, el primer espadachín ganó. La segunda pelea fue un guerrero con hacha contra un enano con un martillo, el enano sorpresivamente ganó. Y así sucesivamente fueron pasando los guerreros, yo había llegado tarde, y por ende estoy de último, mi contrincante, por cálculo propio sería un elfo arquero que estaba de penúltimo... estoy emocionado, ¡ya quiero luchar contra él!.

No falta mucho para que entre yo... y este torneo lo pienso ganar. De esta forma, podría llevarme el modesto premio el cual es un trofeo, pero lo quiero. Hoy es uno de mis poquísimos días libres donde no hago ni guardia ni me preparo para la guerra, por lo que, ¿qué mejor forma de aprovecharla que obteniendo algo?. No me subiría el ego ni nada por el estilo, pero sería muy bueno que ganase algo en mi día libre.

Es raro... mi vida quizá gira entorno al conflicto. Hoy es tiempo de ocio, ¿y cómo lo aprovecho?, con un torneo. Pero, ¿qué puedo hacer?... nací de una tribu guerrera donde los conflictos estaban en todas partes, he nacido para las armas, he nacido para la guerra, el espíritu de la bestia corre en mis venas, no hay nada que hacer al respecto, pero realmente lo disfruto. La adrenalina de la guerra te emociona, te transforma, se siente muy bien. Estoy preparado para todo, soy un guerrero nacido de guerreros... y ganaré este torneo, porque quiero.


Última edición por Caentoriumn el Lun Dic 24, 2012 1:51 am, editado 1 vez
avatar
Caentoriumn

Mensajes : 165
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Wellion el Dom Dic 23, 2012 9:51 pm

Luego de mi encuentro con 3 orcos segui con mi recorrido hasta encontrar una pequeña aldea en el cual pase sin detenerme pero llamo mi atencion una casa ya que esta tenia en ella una especia de hoja la cual se sujetaba de el poste algo que ninguna otra poseia fui a leerla y en esta hablaba sobre un torneo a realizarse en dos dias en el cual participarian seres de razas distintas, esto era tipico de razas salvajes un torneo para medir la fuerza era patetico asi que me aleje del lugar lentamente cuando el sonido de un viejo ronco me hizo voltear.

-Asi que no te gustan las peleas no elfo? veo que eres un poco mas civilizado que nosostros lo torpes humanos, pero que me dices de medirte con otro arquero seria una buena ocacion para probar que eres bueno, ademas ganarias experiencia en esa lucha y aprenderias de el estilo de lucha de otras razas.

No le preste atencion a ese viejo hombre y segui mi camino, pero no podria negar que era una buena oportunidad tal y como dijo este por primera vez me rebajaria al nivel de estos y entraria a un torneo de salvajes? eso era lo que parecia por el sentimiento que tenia dentro. Y llego el dia dos dias transcurrieron desde el momento en el que tuve esa sensacion de cosquilleo al imaginar un combate contra otras razas y mejorar mis estilo de combate para bien, ademas un cazador siempre debe de rebajarse al nivel de sus presas para saber como piensan y que sienten, llegue al lugar justo a tiempo para escuchar las reglas del combate pero dentro de estas escucho la prohibicion de matar y tambien que las flechas no debian de tener veneno mas bien ninguna arma debia de tnerlos por lo que podrias ser descalificado, y aprovechando que seria uno de los ultimos en pelear si no es que seria ya el ultimo empiezo a limpiar las flechas quitandole el veneno, en ese interin veo llegar a un Humano el cual tras mirar unos combates se dio cuenta que seria yo con quien combatiera, por lo que dentro mio me burlaba de su mirada pues no tenia idea de quien era yo...Tras unos combate el juez que estaba examinando las peleas para que estas se cumplieran me llama al igual que al Humano el cual llego despues de mi persona limpiando y guardando la ultima flecha me levanto cojo con la mano derecha mi arco y quito una flecha moviendola de un lado al otro mostrando el dominio que tenia con estas ya desde un inicio retando a este personaje con el que tendria el honor de pelear.

Bueno empecemos...o no HUMANO!
avatar
Wellion

Mensajes : 8
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Caentoriumn el Dom Dic 23, 2012 10:09 pm

Los últimos combatientes finalizaron su lucha para dejarme paso a mi y a mi contrincante, el arquero que vi. Limpió sus flechas, seguramente porque contendrían algún tipo de veneno y, según las reglas, el veneno estaba prohibido.

Di unos pasos al frente quedando frente a frente con mi enemigo. Era un elfo de facciones refinadas, él sería mi oponente. Antes de que empezase la lucha me alejé 15mts de él y mi coloqué en posición: Mi escudo al frente dejando solamente mis ojos expuestos, cierta inclinación hacia el frente, mi pierna izquierda hacia el frente estirada y el derecho hacia atrás ligeramente flexionado, y finalmente mi lanza en diagonal a mi cabeza, también cerca de ella. Cabe destacar que el escudo se encuentra en mi brazo izquierdo y mi lanza en mi mano derecha.

Esta posición es tanto ofensiva como defensiva, en esta puedo cargar contra el enemigo y atacar con mi lanza, si esta falla puedo igualmente cargar contra él con mi pesado escudo a la vez que este me defiende en ambas ocasiones, es por ello que esta posición me permite realizar una ofensiva-defensiva a la vez. Mi escudo y armadura me protegerían de sus flechas, él debe cuidarse.

Luchar contra un hoplita no es tan fácil como parece, es necesario tener mucha habilidad pues, es enfrentarse a una persona con una lanza y un escudo de 1mt de diámetro, por lo que no es cosa fácil. Las personas que podrían acabar facilmente a un hoplita serían a pícaros, cuya agilidad es legendaria, gráciles movimientos, de un lado a otro, podrían esquivar mis ataques fácilmente, podrían rodearme y cansarme. Como alternativa podría ser también guerreros pesados, orcos, guerreros cuyas armas sean poderosas como estrellas nacientes o mazas, con un golpe de estas podrían quebrantar mi posición y hacerme caer, dejándome a su merced.

Lastimosamente para él, él no es ninguna de las nombradas, es un débil arquero cuyas flechas no hacen nada ni contra mi escudo ni contra mi armadura, y al acabarse sus municiones estarían en serios problemas. Analizo la situación y también me doy cuenta de que no solo es un arquero, es un elfo también, es aún más débil aunque más ágil. Mi lanza lo empalaría facilmente, mi escudo le rompería los huesos y lo tumbaría facilmente, aún con mi Xiphos podría hacerle daños graves pues su piel es delicada.

El viento soplando, el pasto alto danzando, el sol haciendo brillar mi escudo y mi armadura, mi lanza preparada... el combate está por iniciar.


Última edición por Caentoriumn el Lun Dic 24, 2012 1:44 am, editado 1 vez
avatar
Caentoriumn

Mensajes : 165
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Wellion el Dom Dic 23, 2012 10:37 pm

Al ingresar mi adversario veo a un humano de grandes proporciones era casi tan alto como yo, desde ese momento me di cuenta que un cuerpo a cuerpo con este seria envano pues tenia un buen equipamiento para defenderse este cuando dan a autorizacion para empezar el combate se aleja ubicandose a unos 15 metros o mas de mi persona su posicion me daba a entender una cierta experiencia de este en duelos pues no se veia para nada asustado lo que poco importaba, al parecer queria que dee el 1º ataque sin dejarme guiar por este doy unos pasos al costado para examinar a este muchacho de pies a cabeza, camine unos 2 metros en linea recta al lado derechocolocandome en un angulo terminando de examinar al hombre pude rescatar su armamente que consta de un escudo grande, una lanza larga y un buen escudo, trasncurrieron unos 15 segundos para hacer la examinacion y nuevamente voy unos 2 metros hacia el lado izquierdo colocandome otra vez en el punto de inicio de la pelea ya bien concentrado y con una energia en el campo quito una de mis flechas de mi espalda colocandola en mi arco este miraba hacia abajo por lo que obviamente no me disponia aun a atacar, acto seguido alargo la distancia retrocediendo ubicandome a unos 20 metros (me aleje 5 metros)

Ahh...bueno en que nos quedamos? (dije con ironia)
avatar
Wellion

Mensajes : 8
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Caentoriumn el Dom Dic 23, 2012 10:48 pm

El enemigo se alejó 5 metros de mi, sabía que tenía que tomar distancia de mi pues tan cerca sería extremadamente peligroso para él. Me acerqué caminando lentamente en posición 5 metros al frente y luego me coloqué en lo que se denomina una posición estacionaria. Esta se realiza colocándose de una forma como si se fuese a arrodillar pero sin hacerlo completamente, esto es para girar a la vez que el enemigo y también para lograr que mi escudo me cubra completamente por el frente dejando a relucir únicamente mis ojos. La lanza va en la misma posición.

Si él caminaba a la derecha o izquierda yo lo iba a seguir rotando sobre mi propio eje, por lo que a donde disparara iba a impactar en mi escudo, aún si apuntase a mis ojos en cada disparo yo ocultaría mi cabeza tras ella cubriéndome de esta forma completamente. El entrenamiento que se me dio como Hoplita fue, aunque doloroso, bastante útil. Un Hoplita es un guerrero fuerte, pasivo-agresivo, un arquero no es rival para él, y, además, yo no pienso perder, aunque sea por mera diversión, no perderé ante él.

El arquero cuyo nombre desconozco se las tenía que ingeniar muy bien si quiere hacerme algo, pero lo dudo. En estado estacionario soy casi invulnerable para no decir invulnerable completamente contra luchadores a rangos. La única forma de romper esta posición es cargando contra mi con fuerza, como por ejemplo un porrazo de un orco o un guerrero con una estrella naciente o también caballería pesada pero, ¿qué podría hacer este frágil arquero?. Tan solo se acercara estaría perdido.

Sus oportunidades eran mínimas, tendría que hacer algo inteligente para zafarse de la situación, pero yo igualmente no dejaría que fuese tan fácil, me encargaría de que fuese difícil, casi imposible, reducir sus oportunidades es la estrategia para evitar que haga algo. De esta forma, en mi posición esperaré a que el haga la primera acción, así que únicamente queda esperar a ver lo que ocurrirá pero, ¿qué ocurrirá?, aún no lo sé con certeza.

El sol sigue brillando, el pasto sigue danzando, y yo estoy esperando pacientemente a lo que ocurrirá, tomando como oportunidad el más mínimo error.


Última edición por Caentoriumn el Lun Dic 24, 2012 1:38 am, editado 1 vez
avatar
Caentoriumn

Mensajes : 165
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Wellion el Dom Dic 23, 2012 11:08 pm

Este hombre se acerco lentamente a mi volviendo a acortar la distancia que habia agrandado ubicandonos otra vez a los 15 metros de distancia, el otra vez mostro una posicion que no habia visto antes en la que este aparenta tener una defensa impenetrable pero no habia de que alarmarse mientras el siga en esa posicion no tengo de que preocuparme. Su posicion me pedia claramente que fuera a enbestirlo lo que obviamente seria una tramapa del humano pero no caeria en esa trampa tan facilmente pero la situacion me obligaba a hacer algo meto nuevamente la flecha en su lugar y coloco el arco en mi espalda, un acto raro pues que clase de elfo se deja a si mismo desarmado, mas bien ninguna persona o ser inteligente haria lo mismo pero esto era parte del truco voy hacercandome muy lento a este acortando la distancia a unos 13 metros, cuando llego a esta distancia saco mi daga y lo reto a un combate cuerpo a cuerpo, diciendole

Si no me tienes miedo saca tu espada y peleemos cuerpo a cuerpo por que si nos pasamos el dia como estamos nunca terminaremos con la pelea, yo no puedo atacarte pues te defenderas y cualquier movimiento que hagas desde esa posicion me dara tiempo a esquivarla, asi que que te parece si combatimos a tu estilo humano?

Si este aceptaba todo estaria bien pero en casi de que me ataque tendra segundos de ventaja pues tardaria un poco en sacar nuevamente mi arco, todo era cuestion de esperar a que este se decidiera a seguirme o no, asi que todo dependia exclusivamente de este y de su decicion....Espero y caiga en la trampa.
avatar
Wellion

Mensajes : 8
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Caentoriumn el Dom Dic 23, 2012 11:27 pm

¿¡Me ha retado!?. ¿¡Me ha retado a un duelo de espadas!?, ¡¿Un elfo?!. ¡Ha de estar loco!.

La
decisión que tomó fue la peor, este era el error que necesitaba, ahora
él está perdido. Salí de mi posición estacionaria para volver a mi
posición anterior, la posición de carga. Lo observaba directamente a los ojos con una mirada que a cualquier pondría nervioso, esa es la mirada cuando intento cazar a mi presa, metiéndome en su mente y desconcentrandolo.

Afirmé mi puño, el puño que sostenía la lanza, mi cuerpo entero lo endurecí y también afirmé el brazo donde tenía el escudo pues el momento había llegado, la oportunidad se me dio y ahora este arquero estaría perdido, este es mi pase para ganar.

Las malas decisiones son aún peores en combates, si este elfo hubiese hecho algo de esa índole en una batalla real, de riesgo de muerte contra unos bandidos por ejemplo, estaría perdido completamente, y no por perder sino por morir. Yo no le mataré no porque no pueda sino porque no quiero aprovecharme tan vilmente de un error que cometió, quizá es tan solo un novato, no puedo matarle de esa forma. Además... no tengo rencores contra su persona, ¿para qué acabar con su vida?. En cambio, esto le servirá como lección: un arquero jamás debe soltar su arco.

El toro estaba preparado, y ese toro era yo. Corrí con toda mi alma soltando un grito de guerra de esos que espantan al enemigo, de esos que hacen que uno parezca el mismísimo demonio. El pasto se apartaba a la vez que corría a paso firme, mis pies chocaban fuertemente contra el suelo siendo apenas calmado por la grama bajo estos, mi armadura sonaba por mi salvaje correr, tenía mi lanza en mano pero... no lo iba a matar. Estaba a 13 metros de mí, por lo que avancé 9 metros en línea recta aún gritando, apenas en unos cuantos segundos ya estaba allí, de esta forma estaba a 4 metros de él, pero en ese instante quité mi lanza de su posición y la coloque apuntando diagonalmente a la izquierda pegado al escudo, como una especie de equis entre mi escudo y mi lanza. Cuando velozmente llegué hasta la posición de el enemigo arremetí brutalmente contra él con todo mi peso, embistiéndolo con mi escudo, con el peso de este, con mi peso y la velocidad a la que iba. Este golpetón causaría fuertes heridas en él e incluso, por ser elfo, romperle huesos. Si algo es seguro, es que no morirá.

Un error puede llevarte a la muerte, una sola decisión estúpida puede llevarte a esta.
avatar
Caentoriumn

Mensajes : 165
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Wellion el Dom Dic 23, 2012 11:57 pm

El viento seguia soplando con fuerza y el sol aun dando un brillo digno de admirar pero para eso no habia tiempo pues el hombre hizo exactamente lo que le dicte con el cuerpo que hiciera lo que demostraba claramente su poca inteligencia y la torpesa caracteristica de la raza, cuando este se paro firme y empezo a correr espere que este se dirigiera hacia mi y cuando ya se disponia a venir congure un hechizo con el cual hice aparecer en mi mano derecha (en la izquiera estaba la daga) al aparecer este tenia un brillo inusual y un largor de 4,2 metros cuando este estaba aun corriendo y mucho mas cerca que el comienzo de su corrida este estaba a unos 8 metros por lo que recorrio una distancia de 7 metros lo cual era impresionante pues tenia un peso muy grande con esa armadura pero se movia rapido cuando este se puso a tiro para mi latigo le lanzo el mismo para tratar de enredar su pien derecho con el latigo y posteriormente con ambas manos (dejo caer la daga al suelo) le estiro con todas mis fuerzas para hacerle caer especificamente le tire del lado derecho pues hacia esa direccion soplaba el viento el cual no influia mucho sobre mi accion pero ya en algo ayudaria.

-Toma esto..!!

Tras decirle esto y de haber resultado mi tecnica este habria quedado a unos 5metros de mi y boca para abajo con su escudo a 1 metro de el y su lanza a unos 2 metros debido al impacto que recibio, y tambien yo con un poco de fatiga con el esfuerzo que realice.
avatar
Wellion

Mensajes : 8
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Caentoriumn el Lun Dic 24, 2012 12:18 am

Estaba corriendo, ya tenía todo planeado, todo preparado, pero súbitamente mi adversario me sorprende realizando un conjuro mágico. Desconocía por completo que él utilizase magia, pero supongo esta es la esencia de estos combates, no conoces realmente a tus adversarios.

Había conjurado una magia de... ¿invocación?, pues de su manó salió un látigo largo, lo arrojó a mi pie y me enredó yendo yo en carrera, lo que hizo que me cayera. La caída fue algo dolorosa, pero nada que no pudiese soportar, por lo que como hombre que soy me levanté nuevamente y me coloqué en mi posición estacionaria. En la caída mis armas no fueron despojadas de mí pues me aferraba a ellas con mucha fuerza como se me fue entrenado en el ejército, pues si no sostuviese mi lanza con fuerza, ¿cómo empalaría a mi enemigo? y si no sostuviese mi escudo con fuerza, ¿cómo bloquearía un ataque fuerte o embestiría con él?.

Ya se estaba haciendo de tarde y el sol perdía brillo, yo estaba concentrado en mi enemigo, en sus acciones, en su todo. Esta pelea ha durado más de lo que debía durar, y ahora con molestia, las cosas para él se iban a poner peores.

La batalla al parecer era emocionante pues los concursantes estaban gritando esos típicos gritos de emoción cuando hay luchas, la emoción de el combate, la adrenalina. No pienso perder contra este arquero, ni siquiera se me pasa por mi cabeza perder. No está en mi código de honor siempre ganar, más bien está aprovechar mis derrotas para hacerlas mi victoria pero personalmente he desarrollado un sentido de la perfección y perder contra este arquero me molestaría muchísimo, pero no será así, yo ganaré.

Preparado, mi escudo en brazo, mi lanza en mano, mi Xiphos guardada, observo a mi enemigo con una mirada rabiosa, me concentro en él. Posee un látigo, pero su magia no durará para siempre, ¿o sí?... eventualmente se cansará y tendrá que desvanecer su arma mágica, pero cuando esto suceda el de por sí seguirá cansado a menos de que se recupere descansando, pero como estamos en una batalla, eso no va a suceder.

¿Qué iría a suceder?, ¿qué haría?, no tengo idea, pero realmente se encuentra en cierta desventaja. Tendrá que volver a su arco si no quiere terminar exhausto, cosa que si ocurre en este combate será muy peligroso para él. Sin embargo, ya verá que hará, yo por ahora me quedaré detrás de la protección de mi escudo y la ofensiva de mi lanza.
avatar
Caentoriumn

Mensajes : 165
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un arquero, un hoplita, una fiera batalla.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.