Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hyaku Monogatari
por Aulenor Sáb Abr 21, 2018 3:50 am

» Polimorfismo, nuevo rasgo para el foro
por Señorita X Vie Abr 20, 2018 10:37 pm

» Revolución en Rodelfia
por Casandra Von Schuyler Vie Abr 20, 2018 6:20 pm

» Polimorfismo
por Staff de Noreth Miér Abr 18, 2018 8:08 pm

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
por Vanidad Mar Abr 17, 2018 9:24 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Lun Abr 16, 2018 11:05 pm

» Escucha el Llamado de los Caídos.
por Strindgaard Dom Abr 15, 2018 9:48 am

» Buenos dias y, por si no los veo, buenas tardes, buenas noches.
por Señorita X Sáb Abr 14, 2018 11:40 am

» Un caballero, un enano, una bruja y un demonio entran en un bar...
por Margaret Orgaafia Sáb Abr 14, 2018 1:00 am

» hola vengo a presentarme y conocer a pjs y divertirme
por Skurk Äsping Vie Abr 13, 2018 1:21 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Superando los miedos que nos conducen a la demencia

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ir abajo

Re: Superando los miedos que nos conducen a la demencia

Mensaje por Kael'Thas Sunstrider el Miér Feb 06, 2013 11:43 pm

Luego de haber terminado de comer, mire como el toro se puso de pie de manera muy enérgica, dispuesto a subir el peñasco, que raro, él quien decía ser enemigo de eso, estaba digamos de alguna manera, emocionado por hacerlo. Yo solo reí, mientras me levantaba, acomode mi carcaj en mi espalda, junto a mi arco, amarrándolos bien, para que no fueran a caerse mientras subía. Rápidamente me pare a unos 5 metros, al lado del toro, para que él tuviera su espacio para escalar y yo el mío. Comencé a escalar rápidamente, lo cual me hizo estar desde el aire a unos 25 metros, ya subidos en el peñasco, fue algo que no me tomo mucho tiempo, ni energía, ya que era bastante ágil de por si, además, mi equipamiento era ligero, lo cual me favorecía bastante, en este tipo de situaciones o alguna situación parecida, donde debería poder ser rápido.

Cuando estaba a esa altura, voltee a ver a el toro, por un momento al verlo, volví a temblar, haciendo que ese miedo, volviera a mí de manera irracional, casi desencadenando de manera violenta, la esquizofrenia que ya sufría, por la muerte de mi padre y la de mi hermano. Todas esas cosas, comenzaron a pasar por mi mente, atormentándome, por lo cual de una manera extraña, mi cuerpo en un gran tambaleo se desubico, dejándome solo sujeto con ambas manos, cargando mi peso. Comencé a reír de una manera un tanto psicótica, realmente era como si ya no quisiera vivir, quizá la locura me habría llegado por fin, me estaba volviendo amigo de un toro, que seguro me mataría cuando termináramos, preferiría suicidarme antes de que eso pasara, fue una de las cosas que paso por mi mente, mientras seguía viéndolo. Mi sueño de ser el rey de los elfos solares se caía, recordando que casi no tendría importancia, puesto que casi toda mi familia había muerto ya, obviamente no por razones naturales, aun me quedaba mucha vida, a veces odiaba la longevidad de vida de un elfo y sabia, que a menos que me suicidara, no moriría, así que tome la decisión, dedicando estas palabras a Blæst antes de saltar.

Ey tu Toro, creo que fuiste un buen amigo, pero mi vida no tiene sentido. Ahora que lo pienso, no me vale ser Rey de los elfos solares, con mi padre y mi hermano muertos, así que quizá, en la otra vida, pueda hacer mi deseo realidad junto a ellos. Al culminar, me deje caer de los 25 metros, impulsándome con los pies, para que la caída tuviera más impacto. Deje mi cuerpo en reposo, mientras sentí como el golpe me rompió los brazos, la espalda y las piernas, pero quizá, por algún motivo necio dentro de mí, o voluntad de aferrarme a esta vida, no termine de morir.

Escupiendo sangre aun, con muchos órganos internos rotos, mis huesos hechos más que polvo, con una voluntad de elfo testarudo y orgulloso, como debía ser, tenía una última petición, para que mi dolor fuera más corto, quizá si no lo pedía, estaría allí delirando más tiempo, tiempo que ya no deseaba estar en este mundo.

Blæst, termina de matarme, por favor. No quiero vivir más, si no lo haces, quizá delirare. Si en realidad te vale tu honor, solo hazlo, no digas nada, luego solo entiérrame no pido mas. Termine de decir, mientras escupía sangre con una sonrisa en los labios, ya con mi cuerpo totalmente en reposo sobre el suelo y con los ojos cerrados, esperando una muerte digna, por así decirlo, bajo el hacha del minotauro.


Selama Ashal'anore


Antiguas Entradas:








Gracias! Gracias! Gracias!
By: Lujuria




avatar
Kael'Thas Sunstrider

Mensajes : 227
Edad : 23
Link a Ficha y Cronología : Kael'Thas
Temporibus Princeps Solis

Nivel : 4
Experiencia : 650 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Superando los miedos que nos conducen a la demencia

Mensaje por Dræwick Warframe el Jue Feb 07, 2013 1:47 pm

Estaba ya listo, en posición, con mi disposición para escalar a todo lo que daba, aun bajo mi miedo, que estaba levemente controlado y el riesgo, que corría de escalar con pesuñas. Cuando vi, como Kaelthas de una manera, muy rápida y habilidosa, comenzó a subir el peñasco, sin que esto le costase mucho, es más, podría decir, que esto ni siquiera hizo que se agitara, pude ver que estaría entre unos 20 o 30 metros de altura. El volteo a verme, por lo cual le sonreí, mientras de una manera bastante tímida, hice un primer intento de escalar, bastante inútil, ya que lo que logre, fue con una de mis pesuñas, raspar la tierra del peñasco, por lo cual bufe, de una manera violenta, con mucha molestia, por que si era así, seguramente, no podría llegar ni a la mitad de lo que el elfo había subido, en un solo intento.

Luego de eso, volví a mirarlo ahora el elfo, parecía algo desubicado, quizá mi bufido, o el sonido del raspado de mi pesuña sobre la tierra, lo hubiera incomodado, esa fue una idea que se hizo más fuerte, al ver como de la posición solida que tenia sobre el peñasco, quedo solo soportado en sus manos, para que una risa nada normal como si estuviera volviéndose loco, se hiciera presente, llenando el lugar. Esa risa me preocupo bastante, estaba en shock, aun sin comprender casi nada lo que pasaba, demasiado tarde era ya, cuando quise preguntarle qué pasaba, el mismo me dijo unas palabras, que me parecieron bastante extrañas.

Ey tu Toro, creo que fuiste un buen amigo, pero mi vida no tiene sentido. Ahora que lo pienso, no me vale ser Rey de los elfos solares, con mi padre y mi hermano muertos, así que quizá, en la otra vida, pueda hacer mi deseo realidad junto a ellos.

Eso me puso en alerta, pero cuando quise intentar hacer algo, el ya estaba en al aire, dejándose caer, de toda la altura que tenia, más un impulso que había hecho con sus pies. Yo intente correr, los aproximadamente 10 metros, a los cuales caía de distancia, pero otra vez, maldije mis pesuñas, que no me prestaron la velocidad suficiente, para poder atraparlo o al menos evitar que cayera. Escuche claramente, como la mayoría de sus huesos, si no es que todos, se quebraban como resultado de dicha caída, en ese momento, suspire con fuerza, colocándome junto a su cuerpo lo mas rápido que pude, realmente me sentía mal por él. Lo que me había dicho antes sobre su esquizofrenia, por todo lo que había vivido, seguramente sería parte de la culpa, aunque estoy seguro, de que ese bufido de rabia, también habría sido parte importante.

Veía como se ahogaba en su propia sangre, mientras la escupía con una sonrisa en la boca. No logre entender, como un elfo, sobrevivió a esa caída, quizá, fue su obstinada voluntad, la que no quería dejarlo ir de este mundo. Salí de mis pensamientos, volví a verlo nuevamente, de una manera preocupada, pero impotente, sabiendo que poco o nada, podría hacer para ayudarlo en ese estado, solo espere me pidiera su última voluntad.

Blæst, termina de matarme, por favor. No quiero vivir más, si no lo haces, quizá delirare. Si en realidad te vale tu honor, solo hazlo, no digas nada, luego solo entiérrame no pido mas.

Yo con un suspiro, sabiendo que era su última voluntad, además me lo había pedido por mi honor, me puse de pie, siendo el frio guerrero, que sería capaz de luchar por honor, dispuesto a matarlo. Sin temblar recogí el cuchillo, que este solía llevar en su cintura, seria la manera más rápida de matarlo, insertársela en el corazón, sin corazón que lata, no habría vida. El cerro los ojos, esperando su muerte con dignidad, como todo un gran valiente. Hice lo mismo yo, cerrando los ojos, mientras clave el cuchillo en su corazón, sin poder mirarle, desviando mi cara hacia un lado, sin ver como terminaba de morir, solo pude escuchar, como escupió por última vez sangre, para que luego, todo el ambiente quedara en silencio absoluto.

Susurre suavemente a su cuerpo vacio, mientras me levantaba lentamente:-Así será. Tu última voluntad será cumplida, fue la de un guerrero dispuesto a superar sus miedos, aunque al final, tus heridas te hayan terminado de dar muerte, luchaste con ellas, mucho tiempo. Tu tiempo este mundo acabo, pero seguro que tus sueños, se cumplirán desde el más allá.

Me levante, tomando su cuerpo y sus cosas, llevándolo a un lugar alejado, donde cavé, un foso de unos 4 metros de profundidad, para luego ponerlo dentro, del con sus cosas. Su bolso, su arco, su carcaj y su cuchillo este aun permanecía en su corazón, no tenía el valor para quitarlo. Así que, solo después de ponerlo en la fosa, volví a cubrirlo con toda la tierra, de manera triste y desanimada, realmente era lamentable, perder a un compañero que recién conocía, de esta manera. Pero el mismo, decidió que su tiempo en este mundo de Noreth había terminado, me tocaba respetar su decisión. Dure casi todo lo que quedaba de día, para darle su entierro digno como él lo pidió.

Sobre su Tumba, tiene inscrito su Nombre, en grandes letras marcadas en la tierra, se que en algún momento, su nombre desaparecería, cubierto por mucha más tierra, pero en mi memoria el prevalecería, como un soñador, que no tuvo más tiempo, para poder cumplir sus sueños y yo en honor a él, estaría dispuesto a hacer hasta lo último, agotar mis energías, para cumplir los míos.

La noche termino de Caer, pero como un buen luchador, no dormí esa noche por respeto a su muerte, me quede toda la noche sentando junto a su tumba, acompañándolo unas horas. Quizá las ultimas que podría estar junto a él, de alguna forma después de esto, aunque tratase, seguro no podría volver aquí, este era un bosque muy grande, llenos de misterios, que así mismo se encargaría de que su muerte, quedara desapercibida para todos, menos para mí y mi memoria.

Al hacerse la mañana tome mis cosas, con fuerza de voluntad di un pisotón sobre su tumba, hice una reverencia de respeto y volví a tomar mi camino, fue el último gesto que pude hacer por él. Ahora mismo, me tocaba a mí seguir mi camino y cumplir mis sueños, este deseo aumentando ahora, por su acción tan valiente.

Un Valiente no es aquel que no teme a nada, sino el que es capaz de hacerle frente a su miedo.
avatar
Dræwick Warframe

Mensajes : 240
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.