Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Hoy a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Ayer a las 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Ayer a las 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Las Cronicas de Heresh

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Lun Feb 25, 2013 1:22 am

Ahora debemos de tomar dos líneas generales, la primera es la batalla por la supervivencia de Gerok, al igual que la contienda entre el ejército de la Mesa y las tropas de Kartuk.

La batalla en Kartuk hervía, ambos ejércitos se enfrentaban cara a cara, después de haber atravesado la primera línea de defensa, el grueso del ejército impacto directamente los muros de la ciudadela y más aun, a las tropas que rodeaban esta. El gobernante de la ciudad había hecho que cada hombre, mujer y porque no decirlo, niño que pudiera levantar un arma fuera enlistado en su ejército y estos habían sido enviados a la primera línea, como simple carne de cañón, una táctica cobarde y traicionera, especialmente porque si intentaban huir, el propio gobernante había ordenado que asesinaran a los familiares de estos tras los muros, ambos ejércitos estaban listos para morir, pero uno de ellos luchaba por la victoria, el otro por la codicia y la traición.

Para tratar de llegar a una tregua, cosa difícil en esos momentos, Heresh y sus generales se encontraron en territorio neutral con Kartuk, no fue el propio gobernante, si no su hijo quien se presento, al parecer su padre estaba con temor de enfrentar los ojos de los que antiguamente habían sido sus compañeros y aliados. La voz de Heresh resonó sobre el silencio que en esos momentos se podía sentir, con palabras tranquilas pero no carentes de razón intento hacer recapacitar a el joven que tenia frente a él, sus palabras fueron transcritas y estos son algunos fragmentos que se pudieron conservar.

“Muchacho, se que ahora estas presionado por tu padre, pero no tenemos la intención de derramar sangre inocente, se nos ha traicionado y apuñalado cruelmente, han sido asesinados hombre, mujeres y niños que simplemente confiaron en alguien equivocado. Las manos de tu padre están manchadas y únicamente queremos que se haga justicia. Entréganos a tu padre y a los generales responsables, y nos iremos en paz y estaremos dispuestos a aceptar nuevamente a Kartuk en la Mesa”

El muchacho dudo un instante, pero al final aquella maldita lealtad familiar supero a la razón. El muchacho rechazo aquel ofrecimiento y Heresh lamento profundamente lo que sucedería, había intentado no causar muertes indiscriminadas por los actos de unos pocos… pero la razón al parecer no era escuchada y con el corazón derrotado se retiro del campo neutral para volver con sus soldados. Después de aquella conversación los hombres notaron un cambio en su líder, aprecia más viejo y cansado, como si un gran pesar cayera sobre sus hombros y no era para menos … esta a punto de ordenar una matanza … algo que jamás había hecho … y que durante el resto de su vida, jamás se perdonaría.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Lun Feb 25, 2013 1:38 am

La masacre que sucedió fue uno de los capítulos más sangrientos en la historia de Heresh, y uno de los pilares que también llevarían a considerar que el corazón del viejo regente había temblado dentro de su pecho. No se le puede llamar batalla o guerra a aquello, aunque después se justificaron sus actos, el viejo regente jamás se lo perdonaría.

El primer ataque fue realizado por el ejército de la Mesa, los arqueros prepararon sus arcos y dispararon sin vacilar un instante, las órdenes eran claras, llevar al regente ante la justicia de la mesa, sin importar nada, una mancha muy negra en la historia de la propia mesa. Como se esperaba, los de primera línea fueron los primeros en caer, mujeres y niños, hombres y ancianos por igual, con sus muertes se dio a lugar la batalla. Los soldados de la Mesa, quizás mejores equipados que Kartuk, debido a las minas de hierro y a las tácticas de Sardam, poco a poco comenzaron a ganar terreno. Después de dos largos días, El ejercito de Kartuk debió de replegarse hasta el interior de la ciudadela, en aquellos instantes comenzó el asedio, la maquinaria de guerra no paraba, ni de día ni de noche. No demoro mucho en que los agrietados muros cayeran y el ejército entrara a raudales por las aberturas. Heresh ordeno que no se lastimara a los que se rindieran. Cuál fue su sorpresa cuando llegaron al centro de la ciudadela, al encontrar al regente y a su hijo atados de pies y manos. Los propios habitantes de la ciudad se habían sublevado y matando a los guardias aun leales al regente, lo habían capturado. Fue el hijo del regente de Sardam quien grito victoria, y metiendo a los prisioneros en un carro, se dispuso a llevarlos a la Mesa para ser juzgados. Los generales que habían participado en la traición habían escapado por pasadizos secretos y túneles escavados meses antes de la traición. Al saber la noticia, se enviaron partidas para cazarles, asesinándolos si no se rendían y trayendo sus cadáveres para ser ajusticiados. Heresh se hizo presente y pregunto quién había liderado la rebelión. Un anciano apareció, curtido por la edad y tan encorvado que únicamente su bastón le ayudaba a caminar. Con el poder que la mesa le había entregado, le nombro nuevo líder de Kartuk, ¿la razón? Era verdad que la muerte había sido traída por sus manos, pero también quería devolverle la paz a los territorios y recuperar lo que se había perdido. El anciano acepto y durante los años que le quedaban de vida se le conoció como “El Sabio” llevando en poco tiempo a una nueva era de paz al territorio.

Heresh miro a los soldados, muchos heridos, otros aun con fuerzas, y con voz grave ordeno que se le diera sepultura a los que habían muerto en aquella matanza, que los heridas fueran atendidos y que los que desearan llevar a sus muertos a sus hogares, eran libres de hacerlo. Lamentablemente esta “Paz” no duro demasiado, ya que un mensajero a desfallecer llegaría al campo de batalla, con una petición de Gerok, una petición de ayuda por el ataque del enemigo.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Lun Feb 25, 2013 1:58 am

El ejército de la Mesa está exhausto, y aun así, los que tenían mas fuerza y sus heridas no les impedían luchar se encaminaron lentamente hacia Gerok. Heresh envió mensajeros a los tres territorios, Sardam y Lardak no demoraron en contestar, poniendo a su disposición la mayor parte de sus ejércitos, aquellos que se habían quedado en defensa de sus territorios. Heresh agradeció su presencia y con un ejército de casi mil quinientos hombres, y gran cantidad de maquinaria de guerra, cruzo el territorio de Kartuk y las ruinas de Naruk, a pesar de la velocidad que intentaron mantener, se demoro alrededor de dos semanas en que el ejército, después de unir fuerzas y avanzar por terrero difícil, llegara a Gerok, aunque ya era demasiado tarde. A pesar de esto, el ejército avanzo, y mientras se enviaban exploradores a las aldeas más alejadas, el ejército entro a los restos de la ciudad, esperando encontrar supervivientes.

Fue un error. Una trampa. Desde las ruinas de la ciudad guerreros de negra armadura surgieron, de las casas derrumbadas y las pilas de cadáveres, hombres de oscuro vestir salieron para luchar, el ejercito debió de enfrentarse a una trampa, ya que no solo la propia ciudad estaba infestada de aquellos enemigos, si no que de los bosques cercanos igualmente surgieron, no se sabe la cuenta exacta, pero al lucha fue más que sangrienta. La maquinaria de guerra escondida entre los altos arboles dejaron caer sus proyectiles, las pesadas rocas caían sobre los guerreros de la Mesa, literalmente reventándolos como lo haría un puño contra una mosca. Gritos y desesperación se pudieron sentir, no había organización y aun cuando los generales trataban de dar órdenes, sus voces no llegaban a los soldados. Pronto aquella sucia táctica comenzó a ganar terreno, los cadáveres de la Mesa se acumulaban, mientras los enemigos dejaban fluir su salvajismo como la sangre que derramaban. Heresh debió de volver a blandir una espada si deseaba luchar contra aquellos guerreros. Su espera no fue larga, ya que uno de aquellos enemigos se lanzo contra el viejo regente, tanto tiempo sin tener un arma había hecho que Heresh se volviera débil, pero no lo suficiente como para perder. La barbarie se podía sentir en aquel combate, al espada de Heresh no podía hacer mucho con aquella gruesa armadura, pero no había que ser un sabio para poder idear un plan. La espada de Heresh fue bloqueada por la pesada hacha y esta partiéndose en dos en las manos del regente, sin pensarlo dos veces se lanzo contra su enemigo, e impulsado por la carrera y su propio peso, se abalanzo, incrustando la espada rota en el cuello del guerrero. Ambos guerreros rodaron por las duras escaleras de piedra que se encontraban cerca, Heresh sintió el dolor en su cuerpo y la sangre que bañaba tanto su rostro como sus manos. EL único sonido que podía escuchar en esos instantes era el burbujeo de la sangre en la boca de su enemigo tras el metal. Con dificultad Heresh se levanto del suelo, para ver a sus guerreros… en ese momento dejo escapar un agudo quejido de dolor, a la vez que veía como una flecha le atravesaba la pierna.




Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Lun Feb 25, 2013 2:28 am

Los soldados luchaban con todas sus fuerzas y aunque lentamente retrocedían al interior de la ciudad, dentro de la misma, otra lucha se realizaba. Al parecer los responsables de la emboscada no eran otros que los propios generales de Gerok y del enemigo, ya que cuando uno de los soldados de la Mesa quito el casco a su oponente, pudo reconocer al regente de Gerok, aunque extrañamente en su mirada no había más que locura y salvajismo, como si hubiera sido poseído por algo o alguien. Los generales de la mesa se habían reunido en un círculo, espalda con espalda para replegar a los que se les enfrentaban, podían verse tan solo armaduras negras, muchas con cráneos ensangrentados, otros con pieles humanas como adorno, era la muerte y la locura lo que existía dentro de esos muros.

Heresh había caído de rodillas, la flecha le había atravesado de lado a lado su muslo y mantenerse en pie era un suplicio que pocos podrían soportar. Y aun así, con gran esfuerzo se puso en pie, quebrando la flecha que le lastimaba y arrastrando la pierna, buscando un lugar para poder ver a los guerreros, a los pocos pasos otra flecha surco el aire, dándole en su otra pierna y sin poderlo evitar, caro de rodillas al suelo, debió de apoyarse en ambas manos, mientras jadeaba por el dolor y el cansancio. En esos instantes unas pisadas cercanas le hicieron que girara su rostro. Una figura diferente a las demás se encontraba a su lado, de blanca túnica, el arco de madera en su mano le delataba como el responsable de las flechas. Su rostro era dulce, era una bella mujer, pero en sus ojos se podía ver frialdad y la inhumana crueldad. Era aterrador como ver al ángel de la muerte. De entre sus ropas saco una larga espada y sin demorar atravesó el pecho de Heresh de lado a lado con esta. La mujer estaba lista para sacarla y volverla a enterrar, pero su cuerpo salió disparado contra una muralla, cayendo muerta y con su inmaculado vestido ahora tiñéndose de carmesí.

Heresh abrió los ojos con apenas fuerzas, a su lado uno de los generales intentaba parar la hemorragia. La espada había sido removida pero la vida de Heresh languidecía gota a gota, intento pronunciar un par de palabras, pero solamente un hilo de sangre corrió por las comillas de sus labios, la sangre manchaba las rocas. A lo lejos se podía escuchar un grito de victoria, las tropas se habían retirado con la muerte de la mujer. Mientras Heresh cerraba los ojos lentamente, su nombre era pronunciado una y otra vez en gritos, pero para el eran simples ecos distantes, cuando su corazón dejo de latir, Heresh I había muerto, pero lejos de ahí, en Paravel, en una de las habitaciones de la residencia del gobernante, el grito de un bebe que recién nacía resonó. Había nacido Einon, hijo de Heresh y nuevo señor de Paravel.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Miér Feb 27, 2013 3:27 am

Las Crónicas de Heresh.

La primera Unión.


Capítulo II


La muerte de Heresh fue un golpe duro para la Mesa y para todos los territorios, hasta ese momento, había sido uno de los líderes de la defensa y el avance de la isla y con su partida, dejaba un legado muy difícil de poder aceptar sin estar preparado. Con todos los honores que se le podían dar, el cuerpo del viejo regente fue limpiado y vestido con una túnica, mientras el ejército paso a paso lo transportaba por el campo de batalla. Muchos habían perdido la vida, había muchos por los cuales llorar, pero aquel líder que les había acompañado durante cada día de su jornada, recibía sus honores. A pesar del largo trayecto, la noticia pronto se extendió por los siete territorios, e incluso Kartuk, espero dar el adiós a quien les había perdonado y entregado una nueva oportunidad. Había lágrimas y llanto, Lardak y Sardam dieron grandes honores al antiguo líder de la Mesa y como era natural, el regente de Sardam prometió que se encargaría que su hijo serie criado con la mejor educación y que estuviera a su cuidado, al ser abuelo materno del pequeño. Cuatro días demoro el cuerpo en llegar a la ciudad de Paravel, banderas negras adornaban las ventanas y pórticos, mientras el llanto se escuchaba desde la lejanía. La esposa de Heresh, Janesca, recibió los pésames por la muerte de su marido, mientras este era sepultado en el cementerio de Paravel.

A pesar de la muerte de Heresh, la Mesa debía de seguir ostentando el poder y actuar ante la traición de Kartuk y tener una defensa solida contra el Enemigo, como había sido bautizado. El juicio al antiguo regente de Kartuk se hizo en terreno de Sardam, se les encontró culpables de los actos de traición y sabotaje contra el reino de Naruk y contra Paravel, al igual de apoyar al Enemigo y de ser el responsable de la masacre en Naruk, el regente no pronuncio palabra, aun después de escuchar el veredicto. Culpable y el castigo, morir hervido vivo en aceite. Dos días antes de que la sentencia fuera cumplida, y a pesar de la fuerte vigilancia de su celda, el regente de Kartuk escapo, se cree que recibió ayuda de alguien en el exterior, a pesar de ello, dejo abandonado a sus generales, los cuales si recibieron la ejecución, siendo esta vista por los supervivientes de Naruk y por no pocos, habitantes de la nueva Kartuk. La noticia del escape del antiguo regente no fue bien recibida y fueron enviadas varias partidas de caza tras su rastro, pero una vez que llegaron a las montañas desaparecieron, no pudiéndose encontrar ni tampoco dejando algún rastro.
avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Miér Feb 27, 2013 7:06 am

Extrañamente, la amenaza del Enemigo disminuyo considerablemente después de la muerte de aquella mujer, aunque se buscaron entre los cadáveres enemigos, en su mayoría eran habitantes de Naruk y Gerok y no mostraban ningún signo extraño, excepto aquellos rostros que distaban mucho de ser normales. El cadáver de la mujer desapareció, aunque quedaron sus ropas ensangrentadas. Durante los próximos ocho años, el enemigo desapareció, no hubieron más ataques, ni tampoco incursiones a los territorios aun regidos por la Mesa. Naruk había desaparecido, pero su territorio fue entregado al Sabio de Kartuk, y sus fronteras fueron vigiladas por los soldados de Lardak. Por su parte, el terreno de Gerok fue entregado a Sardam, y de esta forma se repartió la tierra. Aun en esos tiempos de “paz”, conocidos como la calma antes de la tormenta, no se dejo de vigilar las fronteras y constantemente se edificaban nuevos bastiones o atalayas para mantener un control en esos territorios. Por otro lado, sin la presencia de Heresh, el regente de Sardam tomo su puesto. Lord Ezequiel como se llamaba, intento mantener un control como lo había hecho Heresh, mejorando el comercio y comenzando a expandirse hacia el continente.

Por otro lado, el hijo de Heresh Einon, era criado por su madre Janesca y su abuelo, el mismísimo Lord Ezequiel, este último, esperando que su nieto fuera como su padre, no escatimo nada en su enseñanza, buscando sabios que pudieran guiarle en su crecimiento, uno de estos sabios, fue uno llegado del continente Euraquio, no muy conocido, pero quien tenía una mente prodigiosa y que pronto tuvo la simpatía de la Madre y su hijo. El sabio le enseñaba lo básico, pero también algunos detalles muy importantes, como la guerra y las estrategias en esta.

Pasaron los años y el maestro enseñaba a su alumno sobre la vida, el muchacho ahora era fuerte y con una docena de inviernos sobre su cuerpo, ya mostraba algunos parecidos con su padre, fue debido a esto que el muchacho inocentemente le pregunto al sabio sobre el mundo y de la razón de la Mesa y la guerra. El anciano medito, arreglando su barba oscura, con voz tranquila comenzó a relatar la historia que el joven conocía tan bien, menciono la formación de la mesa, los orígenes de los siete territorios y de las “traiciones” como torpemente les habían llamado, al final hablo sobre la muerte de Heresh y como esta había cambiado el poder dentro de la Mesa, al igual que el papel que pronto el joven desempeñaría en aquel juego de estrategia. El muchacho curioso y también sorprendido por las nuevas palabras del anciano, quiso saber más, pero el sabio se negó, alegando que aun faltaba un tiempo para que estuviera preparado para la verdad que realmente existía en ese lugar y que aun debía de madurar para tomar el lugar que le correspondía.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Miér Feb 27, 2013 3:54 pm

Mientras Einon crecía lentamente y era instruido en la sabiduría de Euraquio, la paz era aparente, a pesar de que hacía años que los estandartes negros no se alzaban en el horizonte y los más jóvenes jamás habían escuchado del enemigo más que en historias y leyendas, los miembros actuales de la Mesa estaban nerviosos, aquella paz era gratificante después de tantos sacrificios y muerte, pero también era engañosa, ya que podía ser la antesala de algo mucho peor. Los miembros de la Mesa de los Siete, aunque en realidad ahora tan solo eran cinco territorios, estaban divididos, algunos deseaban que los soldados en las fronteras, cansados y muchos de ellos claramente hastiados del silencio y paz del lugar, volvieran a sus hogares, para poder ser productivos en sus aldeas. Otros miembros, declaraban que no había que flaquear, para no cometer los mismos errores del pasado y que más muerte fuera regada por la tierra. Estas discusiones constantemente se repetían en ambos bandos, cada uno exponiendo su forma de vista a gritos o con negaciones. Únicamente el regente de Sardam, actual líder de la Mesa se mantenía en silencio, aunque los años habían pasado para él y su cuerpo se veía delgado y empequeñecido, seguía teniendo aquellos ojos muy similares a Heresh, ojos que denotaban gran sabiduría.

Por otra parte, Einon se convertía lentamente en un fuerte muchacho, como lo había sido su padre en su juventud, lamentablemente su madre comenzaba a ver algunos comportamiento preocupante en el joven. Hacia unos días lo había encontrado mirando con cierto enfado a un grupo de niños que jugaban con un balón de trapo, quizás eran imaginaciones de ella, pero esos mismos niños habían recibido varias heridas que no quisieron relatar cómo se las habían hecho. En una ocasión anterior, el perro que había estado varios años con ellos, fue encontrado ahorcado, colgando de un árbol en medio de la ciudad… a vista de todos. Janesca preocupada por su hijo hablo con el sabio, pero este negó cualquier acto extraño del joven e incluso recalco que era muy inteligente, al igual que su padre, estas palabras tranquilizaron a la mujer, que volvió a sus asuntos, dejando al maestro con el muchacho.

Cierto día, tanto el sabio como el muchacho salieron de la ciudad, a un pequeño bosque cercano y bajo la sombra de un árbol el maestro miro al joven, quien lejos de la mirada de su madre o cualquiera que no tuviera la confianza como con el anciano, se estiro y su mirada cambio como si estuviera asqueado de todo aquello. Sentándose bajo la sombra de un árbol le hablo duramente al anciano.

-Cuéntame otra vez anciano, cuéntame por que murió mi padre y porque debemos de someternos a la mesa y a mi abuelo…-


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Miér Feb 27, 2013 6:05 pm

El anciano miro el horizonte, aun quedaban un par de horas antes de que el sol comenzara a esconderse lentamente y tuvieran que volver a la ciudad, con cansancio se sentó sobre la hierba, descansando su espalda contra un tronco y cerrando los ojos un instante para aspirar el aire fresco y comenzar a hablar.

-Comencemos por el inicio. Es historia sabida que los siete territorios formaron la Mesa, y que por cada territorio habría un representante, en este caso los regentes de cada una de ellas… los territorios como recordemos eran; Sardam, Lardak, Kartuk, Naruk, Paravel, Gerok y el territorio de la Costa. *el anciano se mojo los labios* Ahora, la mesa fue formada como protección mutua y a la vez como medio para mejorar el comercio y el crecimiento de cada uno de los territorios, habían diferencias pero tu padre, Heresh, mantuvo las cosas calmadas. Todo esto cambio con el ataque del Enemigo, un territorio separado de la Mesa y que amenazaba los territorios. El primer ataque comenzó en Naruk donde…-

-Conozco todo eso,… donde Kartuk traiciono a Naruk y la ciudad fue arrasada, después la lucha entre la Mesa y Kartuk… no me importan las cosas que ya se, dime algo que no sepa-

-Hmm *el anciano sonrió por las palabras del muchacho* está bien, entonces supongo que es hora de hablar de algunas cosas que nadie sabe… el regente de Kartuk tenía otra visión de los territorios … veía la Mesa como una debilidad, ya que el poder al estar dividido era menor, debido a ello viajo en secreto hasta el territorio del enemigo y entablo una alianza con su “líder”, debido a esta alianza, pudo convencer a Gerok de que el apoyara, entre ellos derrotarían al Mesa y el territorio total quedaría bajo su dominio, en realidad su plan era bueno, y solo tuvo un fallo … Heresh.-

-*El muchacho arqueo una ceja mirando al anciano* ¿que sucedió con mi padre?-

-Era falto de visión y aun cuando se intento hacerlo entrar en razón, apoyo a la Mesa, esa conversación jamás fue dicha a nadie y únicamente estuvieron presente algunos miembros de ambos bandos, de cualquier forma, si Kartuk hubiera llegado a tomar el poder, se hubiera vuelto invencible, al igual que si lo hubiera hecho Heresh… nadie se le hubiera opuesto y no tendría que darle explicación a nadie, el pueblo le serviría y todo seria de su posesión … pero ya es historia pasada, poca importancia tiene, un poder así jamás se volverá a ver en esta isla sin nombre-

-Si tiene un nombre esta isla *el anciano miro al muchacho que había hablado* se llamara como mi padre Heresh y yo al gobernare, porque gobernare sobre lo que mi padre intento hacer-


-Jajaja… no digas tonterías muchacho, mejor volvamos a la ciudad, el sol comienza a bajar y no es seguro estar en un bosque de noche-

El anciano camino delante de muchacho, sonriendo tétricamente, mientras tras él, el chico pensaba como ser quien tuviera todo el poder… había comenzado una nueva era.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Jue Feb 28, 2013 1:33 am

Tanto el muchacho como el anciano hablaban cuando no había nadie cerca, casi siempre el muchacho buscaba su sabiduría y aunque el paso de los días, que se volvían semanas, meses y en poco tiempo un año, no evito que pudiera aprender todo lo que tenía a su alcance, por consejo del sabio el muchacho no demostró más odio ni actos violentos, a lo que la madre parecía más tranquila y por consiguiente despreocupada de algunos asuntos. El tiempo había avanzado y en breve se conmemoraría el Decimo Tercer aniversario de la muerte de Heresh, una ocasión en que tanto viejos como jóvenes iban a dejar flores a la tumba de Heresh, mientras llegaban invitados a la casa de la viuda, el muchacho se reunió con su maestro, el cual parecía empacar, extrañado el muchacho pregunto qué hacía.

-Es hora de que deba hacer un viaje, quizás demore un mes o tal vez un año… aun no lo sé, la fortuna aun me depara muchas cosas y debo de atar los cabos sueltos que he dejado olvidados demasiado tiempo *mientras metía una vieja túnica dentro de una bolsa*-

-No puedes irte ahora maestro *dijo el muchacho agarrando el brazo del anciano* aún queda mucho que no sé y mucho que debes enseñarme, aun no sé cómo lograr lo que te prometí, y mostrarme dulce y comprensible con mi madre me está carcomiendo… al igual que hacerlo con mi abuelo… no puedo hacerlo sin tu ayuda, ¿Cómo puedo ascender y superar a mi padre? *pregunto casi en un grito*-

-*El anciano se detuvo y se giro hacia el muchacho que aprecia estar a punto de estallar en llanto y le susurro* Guerra… tan solo la guerra dejara el camino libre a quien desee tomar el poder… ahora sabes la respuesta, ¿como usarla? Eso dependerá únicamente de ti… quizás nos volvamos a ver… quizás no, tal vez muera antes de volver o tal vez lo hagas tu… pero si vuelvo, espero que hayas cumplido tus metas-

Con estas palabras el anciano se marcho, el muchacho él siguió pero como si hubiera avanzado un largo trayecto, solo pudo ver su espalda a lo lejos, mientras se alejaba de la ciudad. El muchacho miro sus manos y miro la ciudad, todo había sido creado por su padre y si quería el tener un futuro libre de cualquier atadura , debería de acabar con todo lo que se le interponía, lentamente se giro mirando con odio hacia abajo de la calle, miro como los ciudadanos caminaban hacia una tumba y como dejaban flores a un héroe … un héroe que él jamás seria, porque había elegido tomar otro camino … el no moriría como su padre, ni tampoco se sacrificaría por algo que no deseara … si quería tener poder, debía de acabar con lo que se le oponía … La Mesa.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Jue Feb 28, 2013 5:54 pm

Las historias cuentan que se vio al anciano sabio caminar por las ruinas de Naruk, admirar los restos de las torres de Gerok, visitar las maldecidas tierras del regente de Kartuk, para terminar desapareciendo, sin que nadie supiera su paradero durante el tiempo siguiente. Por otro lado, aquel muchacho, Einon, había cambiado drásticamente, a vista de todos había dejado de ser el muchacho solitario, ahora parecía tener más amigos, era más gentil y en apariencia, deseaba unirse al ejército. Demoro bastante en convencer a su madre y abuelo, pero al final pudo lograr su cometido y el primer paso para sus deseos, entro como simple soldado raso en un pequeño pelotón. Irónicamente, aquella época fue cuando comenzaron algunos problemas en la isla de Heresh, como él le había bautizado. Ataques de piratas y bandidos sucedían más a menudo de lo que en un pasado lo había hecho y si bien la vigilancia, en las fronteras, no había disminuido, se debió de requerir que todo soldado prestara su ayuda y servicio para controlar los bandidos.

Fue en un saqueo, a una pequeña aldea, que Einon entro por primera vez en lucha verdadera. Los bandidos no eran mas allá de una veintena, mientras que los soldados, comandados por un capitán, eran apenas una docena, muchos de los compañeros del muchacho, jóvenes que aun no habían alcanzado la mayoría de edad y que como Einon habían, en su mayoría, nacido en familias de cierta importancia para sus ciudades, por lo cual su valor no era el mismo que el de un aldeano que había luchado toda su vida contra el infortunio. Los bandidos por otra parte, si bien menos protegidos que los soldados, eran mucho más experimentados en batalla y estaban acostumbrados a luchar como una unidad. La lucha se llevo a cabo dentro de la propia aldea, los bandidos escalaban a los techos y se lanzaban sobre los pobres soldados que aun no tenían su temple formado. El capitán luchaba valerosamente, su espada y escudo le protegían de los ataques, aunque en vano intentaba organizar sus tropas, en cierto punto Einon y tres compañeros mas quedaron separados del resto, y estos enfrentados a unos bandidos que de seguro si no los mataban y les capturaran, les harían sufrir humillaciones mayores que la propia captura. Los bandidos se lanzaron contra los compañeros de Einon, pero este defendiendo a uno de ellos, bloqueo el hacha con su escudo y en el momento de guardia baja del bandido le apuñalo con su espada por el estomago, logrando que su espada brotara desde la espalda del oponente. Sin pensar demasiado, saco la espada, lanzándose contra otro de los bandidos, este había destrozado la lanza del muchacho y estaba listo para hacer lo mismo con su delicado rostro, mas sin darse cuenta, Einon apareció tras su espalda, dando un corte directo tras su pierna, haciendo que este cayera de rodillas y mientras rápidamente se para defenderse, Einon incrusto su espada en su cráneo, atravesando su boca y saliendo por la nuca, el bandido cayó muerto a los pies de su compañero, mientras Einon respiraba rápidamente tras su escudo. A lo lejos se podía escuchar los gritos de victoria… los compañeros de Einon, le agradecieron por salvarles la vida, prometiéndole que cuando requiriera un favor, no dudara en pedírselos, Einon les dijo que no olvidaran sus promesas, porque él no lo haría.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.