Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Las Cronicas de Heresh

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 5:12 am

La carrera militar de Einon no fue meteórica como muchos creerían, mucho trabajo y sufrimiento le costó escalar desde un simple soldado raso, pasando por capitán de regimiento, teniente, sub oficial, oficial, hasta que a la edad de dieciocho años, fue nombrado como el general más joven al servicio de la Mesa, su abuelo estuvo presente en la ceremonia para condecorarlo, e incluso derramo lagrimas de felicidad, su madre solamente hubiera deseado que su padre hubiera vivido lo suficiente como para poder ver aquel momento. Debido al nombramiento, una gran fiesta fue realizada en Paravel, en la cual muchas familias importantes rindieron los honores al muchacho, aunque este no veía el cargo como algo fijo, si no como un simple escalón a sus deseos.

Después del nombramiento, nuevamente se vieron estandartes negros en el horizonte, aunque las viejas leyendas del ejército Enemigo eran más que conocidas, la línea de defensa que la mesa había montado duro poco tiempo, apenas una semana antes de que fuera destrozada por un ejército que aparentemente no descansaba, no dormía ni se curaba y que no viajaba con sirvientes o esclavos. Se nombro a Einon, debido a su notable carrera militar, como quien dirigiría la ofensiva contra aquel ejercito. No era fácil luchar contra un ejercito así, un ejército de lo más extraño, a pesar de ello, Einon ideo un plan y utilizándose el mismo al igual que un pequeño pelotón de jinetes armados, marcho hacia el frente, el ejército enemigo al ver sin defensas a un general, se lanzo contra este, al parecer su líder cabalgaba sobre un corcel oscuro y monstruoso, durante varias horas el general fue perseguido, como si fuera un simple conejo seguido de una jauría de perros, mas el general tenía sus planes y mientras cabalgaba por el borde de un risco, dio la señal con un cuerno. Desde las alturas fueron arrojados troncos y enormes piedras, golpeando a los enemigos en persecución y arrojándolos hacia el vacio. Un tercio del ejército enemigo murió entre las afiladas rocas del fondo, mientras que el resto, viéndose ahora en dificultades, intentaba huir, pero como meros animales, eran cazador por los soldados de la Mesa. Aunque la lucha había durado cerca de dos días y las pérdidas para el enemigo eran cuantiosas, Einon no durmió con tranquilidad, aquel ejercito era muy diferente a como le mencionaban los relatos e informes, como si fuera más débil que en el pasado, cosa extrañísima y a la vez preocupante.

Fuera como fuera, Einon fue requerido por la Mesa, con tranquilidad asistió a la reunión a la cual había sido invitado. Al parecer le querían como uno de los tres consejeros de guerra, quizás su valor y mente fresca pudieran ayudarles a terminar con todas las batallas inútiles y de una vez, expulsar al enemigo de los siete territorios.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 5:27 am

La mesa estaba esperando los consejos del muchacho, mas este había pedido un par de días para meditar y poder descansar después de la batalla, con humildad lo aceptaron los regentes, mientras le muchacho se retiraba a una de las habitaciones que habían preparado para ellos, ya en aquel lugar el muchacho medito, no sobre el actuar del enemigo ni como vencerlo, sino de cómo llevar a cabo sus planes y lograr su objetivo tan anhelado, habían pasado cinco largos años de los cuales había tenido que aparentar algo que no era, sonreír cuando se retorcía por dentro o agachar la cabeza cuando con gusto degollaría al otro. Recordó las palabras de su maestro y como una voz apagada resonó aquella palabra “Guerra”… ahí lo comprendió… por que mantener alejada la guerra de la Mesa… cuando era la mejor opción para acercarse un gran pasó a sus metas.

Pasaron un par de días y nuevamente la Mesa se reunió, esta vez el muchacho tenia fría la cabeza y el corazón firme, trayendo varios mapas los extendió sobre la mesa, mostrando los territorios más cercanos al enemigo y dando algunas ideas.

-En un pasado estos territorios fueron los destruidos por el Enemigo, Naruk y Gerok, ¿la razón? Eran los territorios más cercanos, al parecer y por lo que he visto en la última batalla, el enemigo cuenta con poca caballería, por lo que es lento, sus armaduras son pesadas y por ende pueden resistir bastante, pero no si se juegan bien las cartas … aconsejo que se envíen partidas de exploradores, no pocos, si no un gran contingente que se reparta por el territorio dele enemigo, que creen mapas sobra las aldeas o ciudades enemigas, hasta este momento, desconocemos totalmente a quien nos oponemos, únicamente sabemos que son poderosos y que disponen de un ejército numeroso. *rascándose la cabeza levemente* El Enemigo a elegido siempre el terreno y ahora podemos hacer un ataque directamente a su corazón, pero para ello necesitamos saber a quién nos enfrentamos y de que son capaces … al igual de lo que disponen, lanzarse contra un enemigo a ciegas es entregar al victoria en charola de plata-

El plan de muchacho anteriormente se había propuesto por su padre, pero en aquel momento se había rechazado por el mismo, por lo que esta vez, la decisión de la Mesa fueron Cinco votos contra dos, los únicos que habían votado en contra, habían sido los nuevos territorios de Gerok y Naruk, ¿la razón? Si alguno de los exploradores era capturado, las represalias serian para ellos, al estar más cerca de la frontera y viendo que las defensas habían durado tan solo un par de días, temían por sus territorios, pero… como aquello era por voto mayoritario, solamente les quedo la opción de atacar a la Mesa, aunque como era natural, redoblarían las defensas en sus territorios y apoyarían a la Mesa con sus mejores exploradores.
avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 5:50 am

Durante cerca de un mes los exploradores se internaron en el territorio del enemigo, los relatos que trajeron a la mesa al terminar aquel mes fueron más que curiosos y pro que no decirlo, contradictorios a lo que se pensaba sobre aquellas tierras misteriosas. Los informes fueron entregadas a la mesa y de por si crearon cierta tensión al ser leídos, incluso el propio Einon no comprendió del todo como era posible aquello.

Los informes, texturalmente decían “Tierra Salvaje”, al parecer el territorio del enemigo era una aglomeración de bosques, junglas semi tropicales y grandes valles y extensiones de hierba, en el tiempo en que los exploradores se encontraron en aquel territorio, encontraron muy pocos asentamientos, en su mayoría eran asentamientos de no más de algunos cientos de personas, la mayoría eran granjeros, cultivando enormes campos de cereales o verduras, otros tenían cientos de animales, los cuales pastaban tranquilamente en las zonas de hierba baja. En cambio otras zonas eran demasiado agrestes, sus bestias agresivas y territoriales, al igual que muy poderosas y peligrosas. Los exploradores no pudieron encontrar rastros del ejercito, ni tampoco barracones, o campos de entrenamiento, no existía nada en aquel territorio que se asemejara a lo que algún día se pensó. En la mente de los Regentes y porque no decirlo, en la de todos los de los siete territorios, la imagen de una tierra desolada, de altas torres negras y de ciudades oscuras como la noche era la de aquel territorio, aquellos informes echaban a tierra todo lo que creían, hasta el punto de creer que los exploradores estaban bajo algún embrujo o hechizo.

Aquel informe era de lo más extraño, ya que los exploradores hablaban de una tierra muy diferente a lo creído, excepto por un punto, varios de los exploradores habían relatado que en sus exploraciones habían divisado un muro negro. El muro de por si media cerca de diez metros de alto, y recorriendo toda su extensión, se vio que no existía una puerta, ni nada que indicara que se pudiera entrar, leyendo la descripción de este lugar, se pudo descubrir que media cerca de veinte quilómetros por lado y era un cuadrado, las rocas parecían teñidas con algo por que la lluvia había quitado la pintura y había dejado rocas de color blanco. Todo intento por escalarlo había sido infructuoso, ya que en cierto punto, las rocas eran tan lisas que los exploradores no podían sujetarse y el uso de cuerdas era imposible, ya que al parecer en la parte superior, había algo que cortaba las sogas de forma limpia.


Los informes llegaron a Einon, dejándolo perplejo y totalmente confundido, no comprendía ahora de donde surgía aquel ejercito negro, ni tampoco la razón por la cual podían realizar ataques tan duros como el acero y de pronto retirarse antes de haber ganado, como si se burlaran de ellos… en secreto mando a una docena de exploradores, para obtener información de esas aldeas, deseaba saber lo que los demás exploradores no habían obtenido ya la vez, el saber que significaba aquel muro oscuro.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 3:17 pm

Las Crónicas de Heresh.

La Caida.

Capítulo II

Las semanas pasaron y como era natural, no hubo señal de los exploradores, aquello no le preocupaba a Einon, si la tierra del enemigo era como la describían los demás exploradores anteriores, no debía de preocuparse por que les capturaran, aunque igualmente, el nerviosismo tomaba territorio en su interior. Tres semanas después de que los exploradores de la Mesa volvieran, nuevamente esta se volvió a reunir, con tranquilidad Einon caminaba por aquel pasillo, tan solo eran unos metros hasta llegar al salón de la Mesa, cuando el sonido de espadas y gritos hicieron que se alarmara y lo más rápido que podía corrió para abrir las dos enormes puertas del salón, lo que vio le dejo pendiendo el alma en un hilo.

El sabio de Kartuk se encontraba tirado en el suelo, sobre un charco de sangre, tanto su abuelo como el regente de Lardak se encontraban rodeados de soldados, protegiéndolos ¿de? , pues de los soldados contrarios, una mescolanza de guerreros de los siete territorios. Los regentes se profesaban palabras de odio y de traición, no muy lejos la mesa estaba partida en dos y a su lado el cadáver de dos guardias de la nueva Gerok, no había señal del regente de la Costa, ni de los demás, pero si se podían ver algunos de sus guardias muertos o gravemente heridos. Antes de poder gritar por el espectáculo, el regente de Lardak fue escoltado rápidamente por sus tropas, como si huyeran, y aun en su escape, llamaba traidor a la Mesa y a  Lord Ezequiel. Einon corrió hacia donde su abuelo, haciendo a un lado a los guardias, el anciano aprecia en shock de cierta forma, sus manos temblaban, su blanca túnica estaba manchada de sangre, mas no de la propia, al parecer el anciano, aparte de algunas heridas superficiales en su rostro, no tenía grandes heridas.

-¡¡QUE LOS GUARDIAS CAPTUREN AL REGENTE, QUE NO ESCAPE DE LA MESA!!-

Grito Einon mientras ayudaba a que su abuelo se levantara del suelo y mas guardias llegaban al escuchar al alarma y el grito del muchacho, ya hecho hombre, con dificultad el anciano camino, pudiéndose sentar en una silla que no estaba rota, sin poderlo evitar llevo sus manos a su rostro, llorando amargamente, mientras arios guardias protegían las entradas al salón, y otros acomodaban los cadáveres para cubrirlos por unas sabanas. Repetidas veces el muchacho le pregunto qué había sucedido,  pero el anciano aun no podía balbucear palabras coherentes, el shock había sido muy grande. Parándose uno de los guardias llego corriendo, y con pesar informo que el regente y sus guardias habían matado a los que cuidaban a los caballos y habían abandonado la mesa antes de que las puertas pudieran ser cerradas … Einon cerró sus puños con fuerza y con una simple orden hizo que más de un guardia le mirara con temor.

-ENVÍEN RASTREADORES, EXPLORADORES Y CAZADORES, QUIERO A LOS RESPONSABLES ANTE MI, QUE EL REGENTE NO ESCAPE A SU CIUDAD, CAPTÚRENLO, PERO CON VIDA, QUIERO INTERROGARLO-


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 3:39 pm

El anciano fue llevado a su habitación, y Einon ordeno guardias en sus puertas y los pasillos, no deseaba que Lord Ezequiel fuera dañado por algún traidor mas. Tan solo después de que el anciano se poso en su cama, comenzó a calmarse, la puerta fue tocada y uno de los médicos de la mesa se presento, el médico personal de Ezequiel, por petición de Einon le preparo unas hierbas para que pudiera descansar, el viejo medico las preparo y el anciano las bebió sin siquiera dudar, cayendo en un sueño inquieto durante un par de horas. Einon no abandono la habitación y permanecía al lado del anciano o mirando por la alta ventana.

Las horas pasaron y antes de que el anochecer cayera, el anciano despertó, lentamente, como de un profundo sopor, con dificultad se sentó en la cama y pidió algo para beber, Einon tomo la jarra de agua y le sirvió en un vaso, ayudándole a beber, mientras recobraba completamente la lucidez, Einon le pregunto qué había sucedido y el anciano comenzó a relatar todo lo sucedido, hasta el más insignificante detalle de aquella reunión.

“La mesa se reunió y cada regente tomo asiento en su lugar, mas algunos regentes parecían nerviosos, no le preste importancia y comenzamos a hablar de la protección de los territorios. Propuse que los soldados a la orden de la Mesa protegieran aun mas los territorios de Gerok y Naruk, pero que para ello deberían de atravesar una gran zona de Lardak, pensé que no habría problema al ser también soldados de ese territorio, mas el regente estallo en gritos, acusándome a mí y a la Mesa de intentar utilizar aquello como principio de una invasión. En ese instante los regentes de la Costa y de Naruk objetaron que habían sido advertidos de una traición y que sus territorios no serian arrebatados de ellos, de golpe varios soldados armados de Naruk y Gerok entraron de golpe, di un grito de sorpresa y temor y con ello soldados de la Mesa entraron rápidamente, al igual que soldados de Lardak … el Sabio de Kartuk intento que nos calmáramos, pero uno de los soldados de Lardak pareció tomar como amenaza al Sabio y le dio un tajo con su espada, el Sabio no pudo pronunciar palabra antes de caer al suelo, desangrándose por el profundo tajo. Los soldados de Naruk comenzaron a luchar, al igual que los de la Costa, varios murieron… entre la lucha sus regentes escaparon… después de ello llegaste tu y Lardak huyo… eso es todo lo que recuerdo… no se que habrá hecho que los regentes actuaran de esa forma tan agresiva o que miedos infundados tenían… -

-Calma abuelo *hablo con tono dulce para el anciano*… he ordenado que se traigan a los responsables con vida, no deseo que hayan más muertes aquí, ahora descansa, mañana veremos qué hacer, pero el líder de la Mesa debe de ser fuerte, y no dudar de sus actos. Ahora reposa, dejare guardias en tu puerta para que no hayan más problemas-

Un apagado gracias se escucho del anciano, mientras volvía a acomodarse en su cama y el sueño nuevamente el invadía. Einon ordeno que se cuidara en todo momento al regente, mientras el volvía al salón de la Mesa y ver qué había sucedido por sus propios ojos.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 10:08 pm

No paso mucho para que, debido a aquel atentado, la Mesa se fragmentara, y que cada territorio fuera independiente nuevamente. Lo logrado por Heresh desapareció en menos de dos décadas después de su muerte, algo lamentable, ya que el trabajo de un valeroso hombre, había sido destrozado por traiciones y mentiras. Como era natural, cada territorio se armo con sus tropas, las obras de la Mesa pronto fueron olvidadas y los territorios buscaron ayuda en sus vecinos contra enemigos comunes. Sardam y Paravel buscaron la unión, esto debido a que los lazos familiares hacían más fácil esta unión. Debido a que Janesca no era entendida en los trabajos de regente y líder, su padre se había hecho cargo de Paravel mientras su hijo crecía, el viejo regente de Sardam no estaba en condiciones de regir, ya que después de la traición en la mesa, había sido atacado por una enfermedad, detonada por el shock emocional y físico que había afrontado. Sin otro más que Einon para gobernar, este tomo el papel de Regente y uniendo ambos territorios, llamo al nuevo territorio Heresh, en honor a su padre, en Paravel fue vitoreado por esta decisión, mientras que en la antigua Sardam, fue aceptado de buen grado, recordando lo que aquel hombre y héroe de guerra había hecho por territorio.

Lo siguiente que Einon hizo fue rearmar el ejercito, aquellos fieles aun a la mesa y a lo de los antiguos territorios, si bien los ejércitos no eran demasiados, si eran bastante diversos y por sobre todo, óptimos para las batallas que se llevarían a cabo. Mientras Einon preparaba las tropas, una noticia que sacudió a todo Heresh fue dada, Lord Ezequiel había muerto en su lecho, y como era costumbre, se hizo una ceremonia fúnebre, nadie más que los habitantes de Heresh se presentaron, ya que ni una nota o mensaje llego desde los demás territorios, los años de amistad con Lardak habían desaparecido y también, al parecer la confianza y el honor que se demostraban. Durante los siguientes tres días, los habitantes de Heresh lloraron la partida de su viejo gobernante, mientras que Einon tomaba oficialmente el puesto de regente y había una promesa a sus ciudadanos. Einon acusaba a los miembros traidores de la Mesa de ser los responsables de la muerte de Ezequiel, de haber dividido los territorios y de declarar la independencia de cada territorio. También prometía que llevaría a los responsables de esos actos ante la justicia y haría pagar con sus vidas los crímenes en contra de la nueva nación de Heresh.

Una gran admiración por el joven Einon surgió, mientras este se retiraba hacia sus aposentos, mas cuando llego a estos, se encontró con aquellos exploradores que había enviado hacia tiempo al territorio enemigo, traían noticias … algunas muy importantes y también … a alguien conocido por el muchacho.


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Vie Mar 01, 2013 10:35 pm

-Al parecer, has cumplido tus metas mi joven aprendiz-

Se escucho una voz, rápidamente Einon se giro hacia tras de la puerta, un anciano prendía una pipa tranquilamente, su túnica aprecia nueva, sin macula, si rostro estaba más lleno de arrugas, pero aun tenia esos ojos oscuros como dos carbones… le había visto por última vez hacia más de cinco años, y apenas había cambiado en ese tiempo, mientras que el… había pasado de ser un muchachito escuálido en un hombre de gran influencia y poder. EL muchacho miro a los exploradores que se encontraban en silencio, y después de nuevo al sabio que no se había movido del lugar, y que ahora dejaba escapar un pequeño hilo de humo del tabaco quemado.

-¿Qué significa esto? … ¿Cómo es posible que mi maestro este aquí frente a mi? … no será que…-

-Al parecer lo has averiguado, el lugar donde he estado estos últimos cinco años es el territorio enemigo, supongo que también has descubierto quien soy realmente… ya que lo debiste de averiguar todos estos años o quizás ya lo sabías desde antes de mi partida… o ¿Me equivoco Einon?-

-Si se quién eres… lo supe antes de que te marcharas pero guarde silencio… tu eres… el antiguo regente de Kartuk-

-*El anciano aplaudió, sonriendo tranquilamente* bravo, sabía que eras inteligente, no me equivoque en enseñarte … aunque de seguro tendrás muchas preguntas, demasiadas quizás … supongo que es mejor que tus exploradores te hablen de lo que encontraron, y después yo te contare el resto-

Uno de los exploradores avanzo un paso y comenzó a relatar lo que habían averiguado en esas largas semanas. Al parecer, los habitantes de ese territorio, hablaban un dialecto desconocido totalmente para los exploradores y aunque intentaron comprender algunas de sus palabras, no hubo ningún avance. Mientras los exploradores se repartían por el territorio, algunos intentaron, como había sido ordenado, el investigar lo que había tras aquel muro, mas sin importar los intentos no era posible, se intento excavar y se descubrió que el muro tenia más de diez metros de profundidad, imposible escavar, mientras que escalarlo, o treparlo eran inútiles, incluso el uso de andamios fue inútil, ya que estos se volvían muy endebles a cierta altura y se desarmaban.

Mientras los exploradores recorrían las tierras del enemigo, uno de ellos encontró un anciano que parecía comprender sus palabras, sorprendido trataron de averiguar quién era, y para sorpresa descubrieron que era el antiguo maestro del nuevo regente Einon. Como última información, en las tierras del enemigo no hay ejércitos, los aldeanos y pobladores viven en paz, tampoco existen bandas de salteadores o ladrones, si no que sus tierras son más que tranquilas. Después de aquel informe Einon miro al anciano con más preguntas que respuestas.

-Ahora yo contestare algunas de tus inquietudes*mientras dejaba escapar el humo de sus pulmones*-


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Dom Feb 02, 2014 1:31 am

Einon miraba al anciano, durante muchos años se había hecho infinidad de preguntas, preguntas que ahora parecían sin importancia por lo dicho por su antiguo maestro y los propios exploradores que le rodeaban. Un instante de silencio surgió en aquella habitación y girándose había los exploradores, se le dio una simple orden y junto a ella una advertencia.

-Déjennos solos, si alguno habla de esto, no verá un nuevo amanecer… ahora marchaos-

La voz del muchacho o quizás ahora podíamos decir hombre, era firme, tan similar a la que su padre había tenido hacia ya tantos años y que a la vez, era como escucharle hablar a este. Los exploradores hicieron una reverencia y se marcharon, dejando al anciano y al líder de La Mesa a solas. El viejo sabio aspiro el humo de su pipa, dejándolo escapar suavemente de sus agrietados y arrugados labios, sonriendo como si todo ello le divirtiera enormemente. Einon lo miro fríamente, mientras le daba la espalda y se giraba hacia la ventana desde la cual se podía ver parte del bosque cercano y las lejanas montañas.

-Dime viejo regente… dime que secretos se esconden bajo aquellas armaduras oscuras. Dime cómo es posible que un ejército marche día y noche, sin víveres, sin agua, sin descansar y aun así, sean tan fuertes, como para partir un hombre en dos…-

-Así que ya no me llamas maestro, bueno, era de esperarse *dejando escapar un poco del humo por su nariz* pero todas esas preguntas no las puedo responder tan fácilmente, si lo hiciera, no aprenderías nada… pero como has cumplido tu promesa, debo de responderte algunas inquietudes.-

El anciano se levanto, haciendo que algunos de sus huesos crujieran, caminando por la habitación y observando algunos detalles de esta. Si hacía ya largos años, el regente se había marchado viejo, ahora parecía más encorvado, más frágil y cansado, aunque claramente, no había perdido su inteligencia ni su sagacidad en saber hablarle al muchacho.

- No es un ejército que puedas acabar con el puño o la espada, su voluntad supera por mucho la tuya o la mía, incluso Heresh no hubiera podido comprender todo. Lo que tú ves son carcasas vacías, llenas de la voluntad de un amo que no has visto, ni veras mientras vivas… *el anciano sonrió con tranquilidad* ni yo he visto quien es el verdadero amo de aquellos que portan el estandarte negro-

-No mientas *dijo el muchacho con furia, mirando con frialdad al anciano que levanto una ceja ante su exclamación* tu me contaste que hiciste un trato con el líder del ejercito negro… tu sabes quién es-


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Dom Feb 02, 2014 1:44 am

-Te equivocas, yo hice un pacto con el … o mejor dicho, con algo que decía ser el líder de aquellos … en realidad, ahora que hago memoria, jamás se quito la capucha … y el hedor a descomposición no me dejo ver mucho mas allá…-

-¿A qué te refieres anciano? *pregunto el muchacho, que ahora parecía más calmo, pero no menos curioso*-

-Je… *dándole una larga calada a su pipa* te relatare mi encuentro con aquello… Cuando aun ostentaba el poder de Kartuk, ansiaba poder dominarlo todo, no tenía el poder suficiente para hacerlo, la mesa en su unión, había debilitado mis ansias iniciales, pero aun deseaba poderlo controlar, y que esta tierra fuera mía y solo mía … si solo tu padre hubiera escuchado … en mi ignorancia, envié exploradores, siempre a espaldas de la Mesa, muchos nunca volvieron, pero uno me trajo noticias, había ido mas allá de las tierras habitadas, hasta las tierras salvajes, y allí … escucho sobre “aquello”-

El anciano debió de detener su relato, ya que en ese instante, tres toques a la puerta indicaban que alguien llamaba. Los guardias no eran, si no que eran toques muy suaves, carentes de masculinidad, si no de delicadeza y femineidad. Einon abrió la puerta levemente, dejando que unos ojos de color esmeralda se encontraran con los propios, y dando un suspiro, abrió la puerta para que la doncella entrara, esta parecía conocer aquella habitación, mas con una exclamación de asombro, vio al anciano que había vuelto a su asiento, saludándolo con una inclinación.

-Mis disculpas señor*dirigiéndose hacia Einon* no sabía que se encontraba ocupado, volveré más tarde si así lo desea-

-No, quédate Mirash, deseo presentarte a esta persona *sonriéndole  a la muchacha y a la vez, tomando sus manos para besarlas* El es mi viejo maestro, cuando era solo un niño, se encargo de mi crianza y enseñanza, a él le debo mucho de lo que soy, aun mas de lo que tú podrías creer *el muchacho había cambiado su actitud, mostrando como siempre, que podía actuar bastante bien y que poseía más de un rostro*Maestro *sonriéndole falsamente* Ella es Lady Mirash, Nieta del Sabio de Kartuk, y también, es mi prometida y la mujer a la cual amo-

-Mi pupilo tiene buen ojo para las mujeres *pronuncio el anciano, sonriendo casi sinceramente* he estado demasiado tiempo ausente, y jamás pensé que este mocoso podría haber encontrado una mujer tan bella y con tan hermosos ojos, si solo fuera un par de décadas más joven, de seguro tendría envidia de el-


Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por The Skeleton King el Dom Feb 02, 2014 2:06 am

-Maestro, no diga esas cosas, que me avergonzara ante ella*girándose hacia la muchacha* mi bella, vuelve mañana y hablaremos, esta noche deseo conversar con mi maestro y que me cuente, que ha sido de él estos largos y duros años-

La muchacha sonrió, haciendo una inclinación, tanto para su señor como para el anciano, retirándose de la habitación y cerrando la puerta, dejando a ambos hombres a solas. El anciano miro al joven, casi como intuyendo sus planes, pero guardando silencio sobre ellos. El muchacho por otro lado, acerco una silla y tomo asiento, viendo al antiguo regente, golpear su pipa y rellenarla con mas tabaco, en esos instantes el anciano hablo.

-Ya veo que no has perdido tiempo para ganar terreno en estas tierras… ¿Cómo es que habías llamado ahora a tú territorio? ¿Harek? ¿Herías? *”Heresh” menciono el muchacho* a si… aun a la sombra de tu padre, aunque creo que no lo será por mucho tiempo, una bella joven, de seguro será una buena esposa… aunque eso de “Sabio de Kartuk” jamás me gusto mucho-

-No cambies el tema anciano… mis planes son únicamente míos y de nadie más, no trates de averiguar demasiado o tu cuello estará en riesgo… ahora prosigue con tu relato, ya no soy ese niño que esperaba con paciencia que los terminaras-


-Lo sé, ya no eres ese muchacho que colgaba perros desde la calle principal o azotaba a los niños por jugar riendo… *encendiendo el tabaco* siempre fuiste lo contrario a Heresh … bueno, prosigo con mi relato *aclarándose la garganta y dándole una calada a su pipa* los exploradores me contaron sobre un desierto blanco, un desierto inmenso que únicamente tenía una torre blanca en su centro, ahí habitaba algo, si bien su relato cautivo mi atención, no me era de utilidad … por lo menos, durante el siguiente mes, hasta que sucedió un acontecimiento que lo cambiaria todo.-

El anciano suspiro, guardando unos instantes de silencio, el muchacho estaba impaciente, pero aunque no deseaba demostrarlo, aun tenía cierto afecto y respeto por el anciano que tenía enfrente. En el rostro del hombre ya entrado en muchos años, se pudo ver que aquellos recuerdos no eran tan gratos y que si bien habían significado la caída de su poderío y la maldición de los muertos en Naruk y el desprecio de todos los habitantes de la isla, eran su pasado y parte de lo que era ahora.

-Cierta noche, antes de disponerme a dormir, alguien toco mi puerta, supuse que era uno de los guardias y abriendo la puerta, la fetidez me hizo retroceder, tropezándome y cayendo al suelo. Frente a mí, había algo… ya que no puedo llamarle alguien ahora que mis recuerdos no son tan vividos. Era alto, mas alto que el dintel de mi puerta, y al entrar, la fetidez lleno cada rincón de mi recamara, bajo sus pies, algo se escurría, deslizándose por entre las piedras del piso. Lo primero que escuche de él, fue un glup glup, como si burbujas surgieran de un limo espeso.-



Oh hermosa Heresh, tan bella como el mas fino diamante, tan roja como el mas preciado rubi. Con tus torres que rasgaban el cielo y tus canales que traian vida a los hermosos jardines ... ¿Que a sido de ti, mi majestuoso reino? ¿Por que has sido devorado por el olvido y la muerte?... Algun dia volvere y te restaurare, aunque me tome una y mil vidas.


Ahora me dirijo a ti Invitado... ¿Seras mi compañero en esta mision? o ¿Debere de usar tu cuerpo, como mortero, entre las rocas de mi ciudad?


avatar
The Skeleton King

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Cronicas de Heresh

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.