Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Hoy a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Ayer a las 3:30 pm por Lilith, la sombría

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Ayer a las 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El Horror de Halloween

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 8:57 pm

Las sombras comenzaron su ataque mientras Jack hablaba con Scart... aunque no pasarían mucho mas tiempo hablando...
Connor intentó engañar a esas sombras, desafortunadamente, esas bestias carecían de cerebro propiamente dicho, por lo que engañarlas no era tarea sencilla... Cuando se acercó saltó sobre el, pero no esperándose un corte, simplemente atacándole, sabia a la perfección que nada podía dañarla por lo que no temía un golpe o un corte, y cuando el hombre golpeó a la criatura, y esta a su vez golpeó el suelo tras el golpe, se levantó como si nada, con no mas que sacudiendo su cabeza, Después, realizó un segundo salto inmediatamente, el cual Connor sorprendido por esa recuperación instantánea no previó, y su cara fue surcada de un arañazo no muy profundo, pero si doloroso, iba desde la mandíbula izquierda hasta la frente, pasando por su ojo derecho. El ojo no recibió daño concreto, solamente sintió el ardor del corte por su rostro, ahora surcado de tres líneas de las que la sangre emergía de nuevo.
Ese fue el daño de su ojo, no tardó en notar una gota de sangre resbalar hacia el ojo, si no se curaba su propia sangre le cegaría lo que podría ser perjudicial. tras el ataque la bestia se alejó unos pasos para comprobar el resultado de su acto.

Akasha se encontraba en un momento extraño, su mente cambiaba dando paso a un razonamiento mas normal, producido probablemente por el estés causado en esa batalla que se mostraba imposible de ganar, al menos en ese momento, atemorizada cogía su abanico en forma de defensa, mientras aquella sombra se acercaba amenazante, con aquellos pasos sinuosos que parecían capaces de dejar en trance a quien las mirase un tiempo excesivo. Sus ojos amarillos la miraban fijamente mientras caminaba con sus oscuras garras azabache, su cuerpo oscuro y sin brillo parecía imposible en una noche en la que la luna brillaba plena iluminando todo el suelo. Parecía ser una mancha de las tinieblas del cielo, aquel espacio entre estrellas, oscuro, sin vida, y aquellos pensamientos y acciones del mismo modo que su piel eran oscuros.
Del mismo modo que la anterior hizo con Connor, esa sombra saltó a por Akasha, pero demostrando reflejos y debido a haber estado atenta consiguió parar a la bestia con su abanico, aunque esta no se rindió, y tras caer al suelo se acercó a sus pies, mostrando sus garras e intenciones, atacar a sus pies para hacerla caer.

Las otras dos mujeres resultaron peor paradas... Chändra se quedó paralizada ante la respuesta del hombre ¿que sabría? y cuando vio a las criaturas no pudo mas si no sorprenderse de aquella apariencia, para su desgracia, era la mas cercana a la mancha, y su sombra fue la primera en atacar, pues no tardó demasiado, y tras salir dio un salto digno de un aleta, saltando sobre ella y derribándola. Su lanza cayó a su lado tras aquel derribe, y la bestia se encontraba entre su pecho y su cuello, mostrando sus garras y acercándolas al cuello en un claro acto amenazante. Aquellas afiladas extremidades amenazaban con cortar la yugular de la mujer salvaje, que palpitaba con fuerza en el interior de su cuello... el sudor, las pulsaciones aceleradas de su corazón... si no se quitaba de encima esa bestia probablemente moriría tras un corte limpio en aquel conducto que portaba su fluido vital, una delicia para un vampiro, pero un derroche, pues aquella bestia no parecía tener intención de beber, solo matar.

Irime, ahogando un grito de sorpresa al ver emerger aquel tentáculo que la aferró quedó inmovilizada, y para su desgracia, no pareció ocurrírsele ninguna forma de escapar de aquella prisión antes de que aquellas pinzas lanzasen su ataque, y estas, en un rápido movimiento se lavaron en el hombro derecho de la elfa, sintió como su carne se desgarraba y su sangre empezaba a salir, entrando pro aquel orificio rojo que era la boca, aquel que se situaba entre las pinzas. El dolor de aquellas garras cortando su piel, y sintiendo como su sangre fluía hacia el interior de la bestia era enorme, como si aquellas extremidades estuviesen bañadas en un veneno doloroso, no fue nada placentero aquello que la mujer sentía, sin duda, la marca de aquella succión duraría mucho en desaparecer... si se libraba ya de ese tentáculo, pues, si no lo hacia podía llegar a durar para siempre... o a perder su vida por desangramiento.

Scart... de todos, tal vez el fuese el que peor parado acabaría quedando, pues aquel rechazo a la oferta del esqueleto le sacó de sus casillas, y este se levantó en una mueca clara de furia, visible aun en su esquelética calavera.

-¡Idiota! Eres un imbécil ¿no te das cuenta de lo que podrías conseguir? jóvenes... no sabéis que os convienen... tal vez si te hablando entres en razón... no me das otra oportunidad... no digas que no te lo advertí...-Dijo tomando al joven del cuello destrozado de su camisa.

Dio un fuerte tirón que lo dejó por un momento sin aliento, y después lo lanzó al aire, Scart cayó sobre el suelo emitiendo un agudo grito de dolor intentando hacerse un ovillo por el dolor, pero no le fue posible pues un momento después Jack le alzó tomándole del cuello, y sintió su esquelética mano empujándole de este, cortándole la respiración, pero no contra el suelo, se movía cargando con el, de pronto sintió un fuerte golpe en la espalda y cabeza, producido cuando fue golpeado contra un árbol, una lagrima a causa del dolor emergió de sus ojos mientras daba un quejido por el golpe... pero sin mas tiempo, Jack aun tomándole del cuello y apretándole de forma dolorosa le alzó y le golpeó la cabeza repetidas veces contra el árbol, para después girar su cuerpo y lanzar a Scart lejos de nuevo. El muchacho cayó de nuevo al lado de la mancha negra, pero un calor, ira, le recorrió el cuerpo, y desenfundó su espada, ayudándose de esta para levantarse y miró con furia a Jack, quien se acercaba lentamente a su encuentro, sin rastro de emoción en el rostro. Scart sentía un fluido resbalando por su cabeza, sangre seguramente, le habría provocado una herida por los golpes... era hora de vengarse.
Sacando energía de donde no la había corrió como pudo contra Jack, espada en mano, dispuesto a darle un corte en el pecho de marfil, pero este, haciendo aparecer su báculo de nuevo paró el golpe con eficacia, para dar al momento un golpe con el en el pecho del muchacho que lo tiró al suelo, pero, al ir a caer sobre él, el joven puso su espada, haciendo que esta atravesase al esqueleto...

El resultado fue... ninguno, la espada pasó entre las costillas del esqueleto, mellando una, pero este avanzó hasta quedar sobre Scart, y le tomó la cabeza con las manos, golpeándole contra el suelo dos veces, dejando al joven sin fuerzas, que soltó la espada sintiendo un mareo... Tras eso Jack se quitó la espada y la lanzó.

-¡Soy indestructible! ¡No puedes hacerme daño mocoso! ya nada puede dañarme... ¡NADA! Veo que tus energías no se reducen... me obligas... deberé tomar medidas mas drásticas...-Dijo levantándose, las puntas de sus huesudos dedos estaban manchadas de sangre, pero era de la de Scart, quien se revolvía en el suelo, no podía hacer nada, sus manos temblaban cuando intentaba moverlas, y respiraba con dificultad, le costaba si quiera pensar por el agudísimo dolor de su cabeza... y mientras Jack empezaba a recitar unas extrañas palabras alzando su báculo, que empezaba a cargarse de un aura negra que rezumaba malignidad.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:03 pm

Akasha realizó el mismo movimiento anterior, de la misma forma que la sombra había echo el mismo ataque, la consecuencia, también fue la misma, la bestia salio rebotada y se alejó unos cuantos pasos hacia atrás, mirando a Akasha como si planease un ataque distinto, pero entonces alzó la cabeza y corrió lejos de Akasha, penetrando por la grieta de la que salio con la misma velocidad con la que entró, algo repentino que seguramente fuese algo desconcertante, pues no se esperaba aquello, algo similar se repitió con los demás...
Connor tras aquel arañazo lanzó un gruñido que concentraba su ira y su rabia, limpiándose el ojo ensangrentado, su rostro se hallaba bañado en su propia sangre, que comenzaba a secarse con velocidad, haciéndose incomoda. Y usando aquellos sentimientos que ahora le bañaban cargó contra la sombra que se hallaba en el suelo, quita, contemplando el efecto de su ataque sin ningún temor, Connor realizó un corte certero, en el centro mismo de la cabeza del ser con la hoja por delante, con cualquier bestia aquel corte habría sido nefasto, sin embargo, el filo de la espada resbaló por el cuerpo de la bestia, como si su filo fuese redondo y la criatura se hallase engrasada, por supuesto, la sombra no dio señal alguna de ser herida, es mas, quedó quieta, mirando como Connor pasaba de largo sin producirle ningún daño. Tras el corte fallido, al igual que la sombra de Akasha, esta corrió a la brecha siguiendo a su compañera y se perdió en la negrura.

Irime, que se hallaba en una situación complicada había optado por relajar su cuerpo probando si al igual que algunas plantas, ese tentáculo aflojaría su tensión si ella aflojaba la de su cuerpo... en principio, pareció no surtir efecto, los pies de Irime seguían estando aferrados con la misma fuerza, y empezaba a sentir un hormigueo por ellos causado por el corte de la circulación, mientras, las garras seguían succionando su sangre, debilitándola poco a poco, y su hombro ardía como fuego, era terriblemente doloroso, pero entonces, mientras las sombras huían, el tentáculo se separó, las garras manchadas de sangre, y la "boca" goteaba aquel fluido carmesí, después, siguiendo su propio cuerpo, se desvaneció en la mancha de la que había surgido, dejando a Irime Libre, quien, debido al corte de circulación en sus piernas no pudo mantenerse en pie y cayó de rodillas, su hombro sangraba un poco, y tenia tres puntos que marcaban donde habían estado las garras, rodeando a uno mayor, donde se encontraba la peor herida.
Chändra, armándose de coraje, agarró a la sombra que se hallaba posada sobre ella, y reuniendo toda su fuerza la consiguió lanzar a un lado, librándose del peligro, al menos por el momento, pero, al igual que las demás, tras ponerse en pie después de haber sido lanzada, la sombra corrió a la brecha y desapareció en su oscuridad...

Las sombras habían empezado a huir, cuando una niebla envolvió poco a poco el báculo de Jack, mientras recitaba algo en aquellas palabras que ninguno parecía comprender, pero que sin embargo sonaban arcanas y ancestrales... cuando las sombras desaparecieron, aquella brecha por la que habían salido se esfumó, incluyéndose de la que había aparecido el tentáculo que apresaba a Irime. Scart se intentaba cubrir todo el cuerpo, con movimientos lentos y temblorosos a causa del dolor y el mareo que le consumían lentamente, y de pronto Jack pareció acabar, mirando a todos, su báculo resplandeció con un brillo rojizo, y una niebla completamente negra empezó a surgir con velocidad de aquel arma, envolviendo poco a poco a los aventureros, la niebla se volvía cada vez mas densa con una velocidad asombrosa, y no tardó en ocultar el brillo de la luna y de las estrellas, impidiéndoles ver cualquier cosa, y quedaron rodeados completamente de oscuridad, la niebla espesó tanto que no veían el suelo, no conseguían ver sus pies, lo máximo a lo que alcanzaban sus ojos a vislumbrar, eran sus rodillas difuminadas en esa niebla... la niebla no tenia olor, no se sentía húmeda, era como una nube de oscuridad, no provocó problema alguno cuando se respiraba, y repentinamente, a todos al mismo a tiempo, un intenso mareo les atacó, fue como si repentinamente toda su vista hiciese un brusco movimiento que los desorientó, y a partir de ese momento, la niebla se fue solidificando, ya no era una nube, era como si hubiesen quedado ciegos, pero seguían viendo su cuerpo, no era eso...
La voz de Jack resonó una ultima vez en la oscuridad, como el habla de un fantasma que busca asustar...

-Es la hora de ver como os enfrentáis... al miedo...

Seguidamente una risotada los rodeó, como si la voz procediese de todos lados y a la vez de ninguna parte, como si Jack hablase desde todas direcciones hacia ellos, pero como si el sonido se produjese en el interior de su cabeza, era una sensación extraña a indescriptible... Y entonces, todos se percataron, no sentían los dolores, no sentían las heridas, si las miraban, aquellas marcas no estaban, como si jamás hubiesen estado, se sentían como si nada hubiese pasado, sus armas... se hallaban a su lado, podían verlas, estaban completas, todas las flechas de Irime, las dagas de Scart... todo...
El joven muchacho se levantó, llevándose una mano a la cabeza, que, aunque no le doliese, no se acostumbraba a aquel súbito cambio... Parpadearon... solo un parpadeo, un instante, y allí estaban, de entre la niebla vio a Irime, a Chändra y a Connor, parecían igual de desorientados que el... se acercó a ellos algo confuso.

-Sa... ¿sabéis que ha pasado?-Dijo con voz temblorosa guardando su espada en el cinto y tapándose con la capa.-No ha sido mi imaginación ¿verdad? Jack... estaba aquí, peleamos con el ¿no?

había algo raro en el lugar, aunque ya no era la niebla negra lo que les rodeaba, aun se podían notar pequeñas nubes de aquella bruma de oscuridad que se movían lentamente, apenas perceptibles, pues estando rodeados de oscuridad, era difícil distinguirlas, las masas se movían, o eran movidas mejor dicho, por una brisa fantasmal, inexistente, pues, a pesar de su movimiento, no había rastro de ninguna corriente de aire... una masa de nubes se apartó a unos metros, unos cinco, dejando ver una extraña figura, se veía con claridad, extrañamente, no tenían dificultad para verse a si mismo o a los demás, pero no había paisaje, como si flotasen en la nada... y esa figura no era una excepción, era... ¿una estatua? si, era una estatua de un hombre con alas, un icario se le podría considerar, sus manos en forma de cuenco tapaban su rostro, que se hallaba agachado sobre las manos, como si se cubriese mientras lloraba, la estatua estaba de perfil en referencia a ellos... sin darle importancia, Scart volvió a mirar a los demás, durante ese momento, nadie miró a la estatua, el contacto visual se perdió...

-¿Una estatua? ¿Que hace aquí una estatua?

Volvió a mirarla tras ese primer vistazo para ver mas detalles, pero al hacerlo arqueó la ceja en gesto de confusión, en ese momento, se encontraban mas relajados, pero cuando el joven vio la estatua por segunda vez un escalofrió le recorrió, ya no se sentía tan tranquilo, la razón era simple... la estatua se encontraba aun de perfil, pero su rostro ya no era tapado por las manos, que seguían en su posición anterior, como si hubiese levantado la mirada.

-Esperad... se ha...-Dijo Scart mirándolos para después volver a posar sus ojos sobre la estatua, de nuevo, cuando el chico habló nadie estaba mirando la estatua, y en la tercera ojeada...

Scart retrocedió, su corazón palpitaba de miedo, definitivamente no era una estatua normal, ahora se encontraba de frente a ellos, los brazos hacia abajo, extendidos, su rostro les miraba, al principio había dudado de si se había confundido con el primer vistazo, pero ahora no había duda, se había movido... Esa estatua... se había movido mientras no miraban...
Scart tragó saliva mirando a los pies, o lo que serian los pies, de esa estatua -Pues estaba vestida con una túnica y los pies se hallaban cubiertos- se sentía muy asustado, no quería quitar la mirada de la estatua, pero sentía que no debía mirarla a la cara, era algo que había aprendido de los guardias, si miras a los ojos a alguien cuando estás asustado, se nota rápidamente, y era signo de debilidad que no quería mostrar ante una estatua.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:17 pm

Los ojos de Scart miraban a las faldas de la túnica de la estatua, no podía hacer otra cosa, unas gotas de sudor recorrían su frente, causadas por el miedo, pues la temperatura del lugar precisamente no era alta... era media... aunque cualquiera allí podría decir que era un frío ártico el que hacia, provocado por la siniestra atmósfera, aquella estatua con posición de brazos abiertos... mirándoles... como si de ella emanase un aura gélida... Tragó saliva, y poco a poco fue subiendo la mirada, dejándola en el torso... esperando un movimiento, que empezase a andar hacia ellos, que moviese sus brazos, pero nada, escuchaba a los demás hablar... Pero al menos no era imaginación suya, se encontraban allí, hacia un momento Jack se hallaba allí, pero había desaparecido, al igual que el bosque, ya no había árboles en el lugar, tampoco hierba bajo sus pies, es mas, se podía decir que ya no pisaban suelo, si se agachaban, no verían bajo sus pies mas que negrura, como si se encontrasen caminando por un suelo azabache, sin embargo, no era tierra... no tenia ese tacto, era... ¿que era? no se sabia...

Aunque todos habían visto que la estatua había cambiado su posición, la elfa que Jack había llamado Irime no podía creerlo, y por primera vez dio a conocer su voz, algo bella le pareció a Scart, aunque no se fijó mucho en ella, estaba mas pendiente de la estatua...

-Pero... está en otra posición... Aunque... P.. ¿Por que no se mueve? Desde que la estoy mirando no se ha movido... Creo... creo que solo se mueve cuando no la miramos...-Dijo Scart sin cesar un segundo de mirar el torso de la estatua, aun sin atreverse a mirarla a los ojos...

El cúmulo de niebla volvió a desplazarse sobre la estatua, cubriéndola durante apenas un segundo, y marchándose de nuevo en su recorrido... cuando dejó ver la estatua no hubo duda de que se había movido... todos la habían mirado antes durante y después del paso del cúmulo a causa de la incertidumbre, la imagen había sido clara... y ahora... la estatua se encontraba con los brazos extendidos hacia delante, el cuerpo de igual manera, siguiendo a las manos... y un espantoso rostro, la boca abierta dejaba ver unos dientes enormes y afilados, en cantidades enormes, recubriendo toda su boca, su expresión... era amedrentadora, la mirada parecía detonar rabia, y en conjunto, aquella posición, con los brazos hacia ellos, hacia pensar que la estatua se intentaba abalanzar sobre ellos...

Scart dio un paso, cayendo al suelo, tropezando con sigo mismo ante la visión del ser, definitivamente se había movido... Sacó su espada, sosteniéndola con la zurda aun en el suelo, y con la diestra su daga preciosa... la estaba volvía a estar quieta... Parecía ser que si se movía, pero cuando nadie le contemplaba.

-Que... ¿Que vamos a hacer? ¿Como podemos dañar a una estatua de piedra? yo sinceramente prefiero no acercarme... aunque parece que solo se mueve cuando no miramos, no querría acercarme y comprobar que puede moverse sin mirarla... Deberíamos pensar algo...-Dijo mirando otra formación de nubes, esta algo mayor que se acercaban peligrosamente a la estatua, amenazando con taparla...-Y rápido... por cierto... soy Scart... aunque no creo que sea momento para presentaciones...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:23 pm

Scart se levantó del suelo, sin cesar de mirar, si era cierto que solo cuando nadie la miraba esta avanzaba, quitar la vista seria un suicidio, debía permanecer con contacto visual... sin embargo, se hacia mas complejo de lo que en un principio parecía, tenia miedo, miedo incluso de parpadear. Poco a poco la voz de todos empezaba a romper el silencio que se producía, uniéndose sus voces, pero sin cortar esa tensión fruto del miedo que se notaba en el ambiente. La elfa se llamaba Irime... el hombre debía ser Connor por lo que pudo oír, cuando Jack dijo sus nombres, y la humana y la mujer de cuernos debían ser Akasha y Chändra, aunque no sabia quien era quien. Cuando escuchó las palabras temerosas de la mujer cornuda le respondió, no lo vio una buena idea.

-Alejarnos... no creo que sea posible.. ¿ir donde? Caminar mirando solamente hacia alante nos conduciría a la nada... tal vez a algo peor, aunque es una de las pocas opciones que tenemos... tal vez debamos arries... un momento... no... ¡esperad! ¿recordáis las posiciones de la estatua? Primero solo se quitó las manos de la cara... después empezó a girarse... lo siguiente fue que estaba completamente girada, y ahora corre hacia nosotros... si os dais cuenta... cada vez se mueve mas rápido... si eso es así, cada vez que una de esas nubes la tape se acercará mas rápido a nosotros, y eso es un riesgo... porque si es así... imaginaos... en un parpadeo podríamos... ¡No podemos ir hacia atrás! o acabaría con nosotros... debemos acabar nosotros con ella...-Dijo Scart, que en ese momento no parecía un niño, era asombroso como la presión cambiaba la actitud de las personas, incluso si era un niño, la picardía afloraba, y en ese momento, ese niño parecía un verdadero guerrero.

La mujer pareció derrumbarse de pronto, gritándo histérica y llorando en el suelo, y Scart se vio obligado a echar un vistazo a la humana ante aquella acción, aunque no duró mucho, y volvió a posar la mirada en la estatua, fue un alivio, parecía que no todos habían apartado la mirada en ese momento... y habló sin perder la imagen de la estatua en sus ojos...

-¡Cálmate! Si crees que quieren volverte loca... ¿Les piensas dar ese placer? Yo personalmente no pienso permitir que un cadáver andante me intimide, pienso devolverle a la tumba de la que salio... pero antes... ¿como partir una piedra? aunque... puede que sea mas difícil que partir una piedra, al fin y al cabo, la piedra es tan dura que no permite movilidad, sin embargo esta se mueve... eso quiere decir, que no será piedra normal... la cuestión es ¿será mas blanda? ¿o es que solo es de piedra cuando la miramos? creo que ninguno aquí portamos armas eficaces contra la roca, por lo que debemos averiguar como vencerla... aunque está el problema... en este entorno... es completamente desfavorable, no hay agua, ni rocas, ni árboles que nos ayuden... solo esa niebla que permite el movimiento de la estatua...

La nueva nube cubrió otra vez la estatua, apenas por unos instantes, y al apartarse mostró a la estatua, había avanzado varios pasos, los brazos extendidos mostraban garras terroríficas, su rostro era aun mas demoníaco, y sus alas extendidas, definitivamente, parecía cierto aquello de que a cada momento se volvía mas rápida, si querían salir con vida deberían encontrar el modo de destruirla antes de que se les echase encima, y eso podría ser en pocos minutos, pues las nubes persistían, flotando a su alrededor en círculos, como si ellos fuesen un árbol al rededor del cual los niños dan vueltas en varios anillos, cada uno en una dirección... un juego siniestro en el que ellos eran el tocón, las nubes los niños, y aquella estatua un leñador que quisiese cortarles...

Scart pensaba cuanto podía en una solución para salir vivos, pero nada, si verdaderamente existía una forma, no se le ocurría... ya trabajaba al máximo para haber descubierto pequeños detalles y piezas para averiguar como salir con vida de esa... ahora faltaba que alguien le prestase su ayuda y ordenase esas piezas para dar con la solución.





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:35 pm

Scart se volteó al escuchar a Akasha, que proponía atacar mientras aquella nube oscura la cubriese, lo vio entonces mas claro, había tenido la clave ante sus ojos, el mismo la había dicho, sin si quiera percatarse, la estatua debería de volverse mas frágil al moverse, si atacaban en ese momento...
Aun así, permaneció en silencio, escuchando a los demás, se le había ocurrido algo, pero quería comprobar que pensaban los demás antes, tal vez ellos tuviesen una idea mucho mejor que la suya... Pero resultó ser que no, ellos también se hallaban algo confusos, y aunque habían visto la debilidad, no como aprovecharla bien.

-Creo... que tengo una idea... ya la calificareis vosotros si de mejor o de peor... pero... comentaré antes de las vuestras... Atacarla cuando está cubierta, dudo que lográsemos hacer algo, deberíamos acercarnos a ella y atacar cuando la niebla la cubriese, pero estaríamos muy cerca, y además, solo dispondríamos de unos instantes antes de ver a la estatua y chocar con piedra de nuevo... Después... Si deja de ser de piedra al mirarla... ¿Como se va a mover si la miramos? aunque quisiese hacerlo, no podría moverse por ser rígida, dudo que se le pueda hacer moverse mientras la miramos... pero... creo que podríamos intentar algo, es muy arriesgado, muchísimo, pero es la forma mas probable de acabar con ella, al menos según mi punto de vista... fijaos, las nubes giran y la tapan, eso le permite moverse, y en esos momentos ¿que hacemos? nada... desaprovechamos esos momentos... pero... pensadlo de esta forma, la estatua avanza hacia nosotros ¿como nos atacará? Debería ir matándonos uno a uno, hasta que solo quedase uno y en un parpadeo acabase con el, este lugar parece a propósito para impedirnos huir, las nubes... ¿no os dais cuenta? giran en torno a nosotros... nosotros somos el centro... pero si no huimos, si nos quedamos juntos, espalda contra espalda tenemos cierta oportunidad...-Scart se puso mirando a la estatua, de frente.

Hablaba casi en un susurro, esperaba que la estatua no oyese lo que decían, si lo podía escuchar seria el fin de su plan, debían aprovecharse de los momentos que les quedaban para planearlo.

-Cerrando los ojos le permitiremos moverse, si nadie la ve, vendrá a por nosotros, nos atacará, pero solo de frente podrá, si... si blandimos nuestras armas, no penséis en donde dar, simplemente dando golpes al aire, hay una gran probabilidad de que acierte alguno a la estatua, y esta sea dañada... es arriesgado, pero se nos acaba el tiempo, y si os fijáis en el movimiento de las nubes... llegará un momento en el que se alinearán... ya lo han echo varias veces, en varios puntos, pero, si lo hacen en la trayectoria de la estatua... este tendría un camino hasta nosotros, un instante, suficiente para llegar hasta nosotros pero podemos aprovecharlo... en ese momento no veremos la estatua y ella se podrá mover, aunque... ¡nosotros tenemos los ojos cerrados! ella ya puede moverse, la diferencia, es que avanzará por la vía de nubes pensando que la miramos y... ella no nos verá a nosotros, en ese momento debemos aprovechar para atacar a diestro y siniestro...

El joven sacó su espada mirando a su adversaria, su idea era mas bien una locura, cerrar los ojos ¿por que se podía mover solo, y exclusivamente cuando no la miraban? debía haber alguna razón... su idea era básicamente, evitando dejar la espalda libre, golpear hacia delante con todo lo que tenían, pero la cuestión era cuando hacerlo, debían hacerlo cuando las nubes se alineasen y formasen un pasillo, así la estatua se cegaría, y colocándose en el final del pasillo, golpeando a todos lados la estatua saldría y se encontraría con un ataque, debido a que se movía cada vez mas rápido... posiblemente se encontraría con el ataque instantáneamente y le seria complicado evitarlo, además, no podrían ser heridos porque se protegían mutuamente, arriesgado pero brillante desde cierto punto de vista, durante mucho tiempo Scart había aprendido a fijarse en los mas mínimos detalles, en la calle, fijarse en esas cosas tan insignificantes podía suponer la diferencia entre vivir y morir, tras años, aprendió a verlos... aunque de vez en cuando necesitaba de la ayuda de alguien que le mostrase las piezas perdidas.

-¿Lo intentamos? ¿O tenéis otra idea?





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:42 pm

Al principio el plan del joven ladrón parecía que daba resultado y pareció que era viable, pero entonces, Irime sugirió una idea bastante ingeniosa, consistía en reflejar a la criatura y observar su reflejo, para así ver si se movía solo cuando la mirabas directamente o si también cuando la mirabas a través de un reflejo, sin duda era una idea asombrosamente inteligente, algo en lo que Scart no había pensado, y durante unos momentos permaneció en silencio, escuchando a todos pensando detenidamente en la idea, era menos arriesgada, y no parecía tener ningún fallo, pero cuando Akasha habló, cuando preguntó si estaba seguro... entonces fue como si una luz inundase su mente, mostrando un pequeño error, levemente negó con la cabeza antes de contestar a la elfa.

-Una idea inteligente, es interesante, pero... debo oponerme, en mi opinión, si, la mía es muy arriesgada, pero mientras atacásemos hacia delante hay poca posibilidad de ser heridos, pero hay que sincronizarnos bien, respecto a la tuya... jugaríamos algo demasiado importante, el tiempo, si lo malgastamos hay posibilidad de no poder inventar otra estrategia y perder la oportunidad, y, he visto un fallo, pensaba que era perfecta, pero me di cuenta de algo que significaría, que hacerlo supondría un gasto de tiempo... dices que puede que solo se quede quieta al mirarla directamente, sin embargo... cuando las nubes la tapan, la seguíamos mirando directamente, y se movió, era porque aunque la mirásemos no la veíamos, o esa es mi teoría, al igual que cuando miramos a otra parte, solo cuando nadie la ve parece ser que se mueve...-Después de sus palabras frunció el ceño, no estaba acostumbrado a pensar tanto, normalmente actuaba, pero si no lo hacia podría no salir de allí.-De todos modos puedes intentar hacerlo tu, esa espada puede servirte para reflejarla, pero es tu elección hacerlo o no

Por el momento todos parecían preparados, Irime tenia su espada en la mano, Connor su sable preparado, Akasha, sosteniendo el abanico de metal que portaba para un fácil manejo de este, y Chändra tenia en la mano su lanza, recién recogida, Scart, sostenía su espada, preparada para blandirla, preparado para atacar, ahora dependía de Irime el que hacer, si probar a reflejar a la estatua, o emprender un ataque desesperado, pero fuese lo que fuese solo tenían unos momentos para prepararse, las nubes se acercaban unas a otras, por su movimiento se alinearían, creando una línea entre ellos y la estatua, y solo tenían apenas un minuto aproximadamente para elegir que hacer antes de que estas se alineasen y la estatua pudiese moverse hacia ellos.

Un lugar de sombras, rodeados de oscuridad, en un entorno, que a pesar de no tener objetos, solo una oscuridad absoluta en el horizonte, y una niebla que seria maldecida por los presentes, era un lugar que no beneficiaba a los cinco presentes, o tal vez si, eso dependía de como usasen aquel entorno, pues aunque les limitase el tiempo, les servia como arma para atacar a su enemigo, sin embargo, no era de extrañar que los presentes dudasen de que aquella estatua fuese lo peor que Jack les había preparado, mas bien parecía únicamente el principio, y pronto lo comprobarían, si es que conseguían sobrevivir al abrazo mortal de la piedra.

Solo el comienzo... desde las sombras... ¿Estaría el esqueleto observándoles, disfrutando del espectáculo, regodeándose de su sufrimiento, poniéndoles a prueba? Era normal pensar eso, aunque, en todo lo que les rodeaba, aquella infinita oscuridad, no había mas que seis formas de vida... Aunque ¿Jack se podría calificar como vivo? Probablemente no, pero, no se hallaba en aquel lugar, al menos, no con la presencia que ellos esperaban, aquel lugar lleno de sombras, era el mundo de la oscuridad, un reino, donde Jack era el amo y soberano, un lugar donde el lo controlaba y veía todo, pues aunque no se hallase donde se creía estar, se hallaba en todas partes, omnipresente cual dios, pues, en aquel lugar era un dios, o al menos se encontraba cerca de serlo, a la vez que su reino era su prisión, condenado había sido hacia mucho tiempo, por varios seres, a vivir en la muerte eternamente con forma de esqueleto en aquel mundo de terror, pero había un fallo en su prisión, pues, aunque estaba condenado a jamás poder salir y pisar el mundo de Utopía de nuevo, una vez al año, el día en el que la barrera entre los mundos es mas delgada y débil, en ese día, Jack podía abrir una brecha en el muro de su prisión y escapar, durante la noche, durante una sola noche, poseía el poder de volver a Utopía, donde volvía a sembrar el mal, y capturaba a gente, llevándola a su mundo, de donde no volvían a salir... ¿Para que querría a esa gente? ¿Por que estaba tan interesado en Scart? Eso lo descubrirían mas adelante aquellos que consiguiesen pasar los obstáculos que Jack les colocaba...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:51 pm

El grupo estaba inseguro, probablemente por el corto lapso de tiempo que tenían para elegir que hacer, al final, tras una breve pausa en la que Irime pareció pensar detenidamente en sus palabras decidió aceptar la idea de Scart. Scart se había colocado en el lugar donde terminaría el puente de oscuridad, con valentía, o tal vez estupidez, si su plan funcionaba, dañaría a la estatua en un corte, pero los demás deberían estar a su espalda para evitar que la estatua le rodease... eso, y tener los ojos cerrados para que pudiese moverse... Pero entonces Akasha hablo... una nueva idea... atacarla con el látigo a distancia para comprobar si era efectivamente blanda... no tenían tiempo para experimentos, pero era una idea fantástica, y no pensó demasiado en los fallos así que simplemente se apresuró en responder.

-¡Buena idea! Si todos cierran sus ojos menos nosotros, y los cerramos cuando el puente esté listo, justo entonces atacas... podrías comprobar si la estatua es blanda realmente, la dañarías primero... aunque se mueve a mucha velocidad... si no resulta dañada lo pasaremos mal, pero lo comprobaremos antes de que se haya podido acercar a nosotros demasiado...

Sin duda era una buena idea... las nubes ya casi estaban alineadas... unos segundos...

-¡Vosotros quedaros atrás y mantened los ojos cerrados! Espalda con espalda...-Dijo Scart a Irime, Chändra (La cual se hallaba con su pantera a un lado, la cual había corrido hacia ella de entre las sombras nada mas llamarla), y Connor.-Usted... espere a mi señal y cierre los ojos... justo entonces lance un latigazo... por favor...

Las nubes empezaban a cerrarse, ya habían cubierto los brazos de la estatua... poco a poco los hombros... el torso se difuminaba... estaba a punto de desaparecer... no podían adelantarse o vería su ataque... ni retrasarse o llegarían tarde...
Era muy tenso, un solo momento para actuar, ni mas ni menos, ya todo dependía de Akasha y de el...

-¡Ya!

Justo tras decir eso cerró los ojos con fuerza y empezó a blandir su espada, asestando tajos hacia delante, sin ningún lugar especifico al que apuntaba y entonces...
Un grito cortó el aire, un chillido agudo se escuchó después de que el látigo de Akasha cortase el aire, le había dado, y la mujer había sentido el golpe contra algo... ¡Blando!
El chillido alertó a Irime, que soltó la cuerda del arco al momento, otro chillido, muchísimo mas cerca, lo que podía revelar que la velocidad a la que se movía la estatua era enorme... y un ultimo grito, este ultimo fue sacado por Scart, había dado una estocada... y ya no podía mover la estada, la sentía clavada en algo... abrió los ojos, y se encontró a la estatua, sus brazos casi le alcanzaban el cuello, su cadera tenia un gran corte por el latigazo, una flecha le atravesaba el hombro izquierdo, la otra se hallaba desaparecida en la negrura, y su espada estaba enterrada en su pecho, del cual fluía un montón de sangre negra...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 9:56 pm

La estatua se movía... la miraba, pero se movía, pues ya estaba perdida, ya estaba moribunda. El joven sacó su espada de la criatura, y la sangre comenzó a petrificarse, extendiéndose la petrificación por el resto del cuerpo, hasta quedar totalmente inmóvil, instantes después, la estatua de piedra estalló en muchos trocitos que se esparcieron por el suelo, el corazón del ladrón palpitaba a gran velocidad, y su respiración era agitada, había pasado mucho miedo... La sangre de su espada no se petrificaba, era un alivio, al menos no perdería su filo.
Cuando pensó que al fin podrían descansar las nubes negras se arremolinaron, tomando la forma de una calavera... Jack...

-¡Bravo! Trabajáis bien juntos... Pasasteis el primer nivel... Pero ¿Que pasará cuando debáis enfrentaros vosotros solos? jajajaja

La niebla explotó, cubriéndoles a todos, era como un fortísimo viento... y la oscuridad les cubrió de nuevo... esta vez estaban solos... ya no se hallaban en grupo...

Akasha...

Se hallaba en la oscuridad, sola... pero poco a poco, un enorme pasillo se manifestó ante ella... detrás una pared... unas antorchas iluminaban el pasillo delante de ella parecía no haber mas que el propio pasillo, no había nada en el, ni puertas, ni cuadros, solo la monótona y repetitiva pintura roja y blanca que adornaba las paredes además de las antorchas, parecía verse obligada a continuar pero... ¿Donde estaba?
Su mascota... no se hallaba allí, pero tampoco lo echaba en falta, no lo recordaba, no recordaba nada, absolutamente nada antes de aparecer en el pasillo, era muy frustrante ¿Que hacer? tenia un abanico, pero nada mas.

Chändra...

Se hallaba en el suelo, tumbada, echa un ovillo, su cachorro... no se hallaba allí ¿donde estaba? no lo sabia... simplemente había desaparecido... ¿donde se encontraba?
Un espejo ante ella... otro a su diestra y a su siniestra... otro tras ella, los espejos formaban pasillos, actualmente solo uno hacia delante, pero era complicado saber donde había un pasillo, estaba completamente rodeada de espejos, en un laberinto echo de estos, sola... Su lanza... no estaba... era lo único que le faltaba a parte de su cachorro... pero ¿que pasaba? quien sabia... solo se sabia que se hallaba completamente rodeada de espejos, en el corazón de un laberinto echo completamente de ellos, su tamaño, era difícil saberlo, pero daba la sensación de no ser precisamente pequeño... Los espejos eran altos, no era posible subirse y mirar por encima de ellos...

Irime...

¿Donde estaba? La oscuridad la rodeaba... no... un parpadeo y simplemente ya no estaba la oscuridad, se hallaba en un suelo de roca, muy firme, el cielo claro, brillante, el sol brillaba en el cielo, pero de color rojo brillante, era extraño... el suelo tenia borde, como si se hallase en una parte alta del terreno, muy alta, veía los bosques de abajo que cubrían hasta donde alcanzaba la mirada, pequeños... era imposible bajar sin morir, el suelo se acababa repentinamente, bajando en vertical completamente, caer de esa altura seria mortal. Pero aun podía continuar, a unos metros de ella había un edificio, era de un tamaño considerable, y unas grandes puertas que parecían imposibles de forzar, pero, si se fijaba bien, podría ver como la puerta estaba abierta levemente, por lo que no debería ni forzarla, solo entrar... su arco había desaparecido, solo tenia su espada, aquella que no había aprendido a manejar nunca... ¿Que haría?

Connor...

Se hallaba en una habitación, estaba tumbado en una cama, no tenia armas... estaba completamente desarmado, las pareces eran de madera, y el diseño era simple, como una casa de campo por la ventana se veía el cielo estrellado, la luna blanca iluminando todo, era extraño aquel cambio, le dolía un poco la cabeza, nada serio. El silencio en el lugar era sepulcral, una puerta de madera daba al salón, estaba entreabierta, permitiendo ver levemente aquel otro cuarto que no parecía tener nada de especial... ¿Donde estarían los demás? posiblemente en una situación similar a la suya...

Scart...

Se despertó... estaba en... ¡una jaula! ¿Que hacia en una jaula? ¡no era un perro! Su corazón latía velozmente empezó a golpear los barrotes de la jaula, fuera de ella, había una mesa, se veían unas curvas paredes de piedra y una antorcha ¿estaba en una cueva? ¿que importaba eso? ¡estaba en una jaula! aporreó los barrotes intentando liberarse, no le gustaba nada esa jaula, no le gustaba nada estar encerrado. Sus dagas... ¡notaba su daga dorada! la sacó rápidamente y empezó a toquetear la cerradura con ella, pero de una manera muy torpe, sin conseguir nada, lanzó un suspiro de frustración, agarrando los barrotes y agitándolos, estaba asustado... no le gustaban las jaulas.
Escuchó unos pasos... se alejó de los barrotes, metiéndose hasta el fondo de la caja y agazapándose...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 10:02 pm

Akasha... se hallaba frustrada, asustada, confundida, nada se le venia a la cabeza, tan solo trozos de recuerdos que le eran complicados olvidar, los que se hallaban demasiado arraigados a su memoria, pero no eran demasiados precisamente... Se limitó a caminar, continuando por el pasillo, las antorchas bailaban ligeramente, y la horige caminaba entre ellas, el calor que desprendían la herían, pero debía continuar... nada pasaba... continuaba, y seguía, y caminaba por el infinito pasillo... ¿tendría fin? de pronto algo cambio, vio algo, una forma traslucida había pasado ante ella de forma fugaz.
Podría no haber sido nada, haber sido un efecto óptico del repetitivo pasillo con la tenue luz que desprendían las antorchas, pero momentos después apareció otra vez, en esta ocasión fueron dos...

Entonces estuvo claro, algo pasaba, poco a poco, de las paredes empezaron a emerger formas... eran traslucidas y aun no dejaban ver que eran, pero no parecía que fuese a ser algo bonito, surgían a su alrededor, de todo el pasillo, paredes, techo, del suelo, de todos lados...

Chändra... se volvió presa del pánico y el terror y comenzó a correr por los pasillos del laberinto, aquellas figuras que aparecían en todos lados... ¿era ella? debería serlo, pero a sus ojos y su imaginación se le hacia la idea de que era algo peor, de que esos espejos encerraban algún secreto escondido, un secreto macabro, y el terror la dominaba...
Tras un buen rato, al final, mezcla del agotamiento por tan veloz carrera, y del pánico, se dejó caer, abrazándose a sus piernas, temerosa de los espejos, pero su reflejo no hacia mas que imitarla, tal vez como una burla del esqueleto que se regodeaba viéndola en aquella situación, temerosa de s propio reflejo cuando parecía que no sucedía nada.

Había caído sin ver donde se hallaba, había entrado a una sala en el laberinto de espejos, habían tres esferas en esa sala, colocadas en línea recta, sobre un pedestal de piedra individual, al fondo de la sala se abría otro camino... ¿Que sucedería? ¿se levantaría y continuaría, examinaría las esferas de piedra, o se quedaría allí para la eternidad, abrazada a ella misma esperando sin parar a que alguien la ayudase o acabase con su vida? Solo el tiempo lo diría...

Connor... fue invadido por la curiosidad y el nerviosismo, no podía permanecer en esa habitación, debía salir de ella y ver que mas había, debía salir de aquel lugar, había perdido sus armas... o al menos las de metal, aun poseía algo mas... podría transformarse si la ocasión lo requería, aunque temía hacerlo, la transformación liberaba su peor parte... o al menos esa era la creencia del lupino.
Se asomó un poco por la puerta, y no vio nada... no había nada en aquel lugar... o eso parecía a primera vista...

Tras un momento, se dispuso a salir, armado de valor, pero entonces, con una velocidad sorprendente, tal, que Connor no vio mas que una mancha, algo surcó la habitación, y antes de que pudiese hacer nada reapareció, esta vez... saltando desde el techo al rostro del licántropo. La criatura, grisácea, tanto para el hombre como para alguien que viese colores, era menudo, con grandes garras, unos afilados colmillos y un aliento pútrido, no tenia pelo, y unos grandes ojos negros se hallaban en su rostro. El ser se había lanzado contra la cara del hombre, y la sujetaba agarrándola con sus garras, que había clavado bastante profundamente en la piel, lanzando un agudo chillido que dañaba los oídos sensibles de aquel hombre.

Irime... aun con la paciencia que poseía debía de tomar ahora valor y adentrarse en los peligros que Jack le había preparado en aquel lugar tan siniestro, caótico, cambiante, y otro montón de adjetivos que cualquiera podría imaginarse. Y así lo hizo empezó a caminar hacia ese edificio, en apenas unos pasos llegó a las grandes puertas, y sin desear abrirlas mas, entró por la abertura que dejaban.

El interior estaba bien iluminado con lámparas de aceite dispersadas por el lugar, ante ella, otra puerta, esta abierta de par en par, mostraba un escenario y unas cortinas rojas preciosísimas, aunque todo el lugar era precioso, no se hallaba de otra cosa si no un lujoso teatro, de paredes doradas. Una bella música se escuchaba en aquella sala que tenia delante, una dulce y encantadora melodía que parecía embotar los sentidos, y mientras Irime, sin poder resistirse, caminaba hacia el salón de actos, tras ella, la puerta se cerraba lenta e imperceptiblemente...

Ya en el interior, vio a alguien sentado en el escenario, de espaldas al publico, unos largos cabellos plateados y preciosos colgaban de su cabeza, y entre sus brazos tenia un laúd, un par mas de instrumentos se hallaban por el escenario, pero estos tocaban solos, sin nadie que los golpease, soplase, o hiciese vibrar sus cuerdas, pero en ese momento la elfa no se fijaba en eso, simplemente caminaba acercándose al escenario, la melodía parecía hacerla flotar, impedirle que se diese cuenta bien de lo que sucedía a su alrededor, hasta que el rostro del bardo se volteó, mostrando un rostro oscuro y unas picudas orejas, un drow, el mas bello que hubiese visto nunca, un ultimo acorde y Irime fue liberada del encanto de la canción... Pero ese dorw... parecía tan dulce, tan bello, tan puro, que casi era imposible considerarlo un ser oscuro...

Scart permanecía en su pequeñísima prisión, temblando, asustado, mirando los barrotes... cuando una bota de cuero entró en su campo de visión, mostrándose entre los barrotes, una bota extrañamente familiar... pero sin darse cuenta por el miedo aun... La rodilla hincada en el suelo, el hombre agachándose hasta mostrar su rostro... su padre.

-Hola Scart... ¿Preparado? Hoy te enseñaré un par de cosas...

¡NO! ¡Su padre estaba muerto! no podía estar en aquel lugar, el murió, por una pelea en la taberna, no podía estar allí, el... el... el le había dejado en paz, no podría acabar así... ¿Por que estaba allí?
Estaba asustado, frustrado, confundido, estaba en shock por aquel encuentro, el hombre abrió la jaula y sacó al niño, cociéndolo por la camisa y tirándolo sobre una mesa de madera con fuerza, Scart se intentaba cubrir para protegerse de los golpes, pero la gran mano de su padre le tomó de los cabellos estirándose de ellos obligándole a alzar la vista a su rostro, un rostro perverso y malévolo.

-Ahora... ahora verás... que las pesadillas se hacen realidad...

Y todo negro se tornó...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Scart el Mar Mar 05, 2013 10:08 pm

Las imágenes parecían tener efecto en Akasha, empezaba a horrorizarse de las imágenes, pensando que solo se hallaban en su cabeza, cuando en realidad, lentamente salían de todos los rincones del pasillo, lentamente, primero las manos, y ayudándose de estas saliendo el resto del cuerpo.
Aquellas formas que emergían, a pesar de que Akasha creaba corrientes de aire con su abanico como si fuesen una bruma que pudiese apartar, eran figuras familiares, no las recordaba, pero a la vez le sonaban... Una bestia que parecía un pequeño demonio... su Imp... salía bajo ella, pero no era capaz de recordarlo... solo le sonaba...
Unos hombres... lords oscuros... tampoco... era frustrante, y mientras, una de esas figuras translucidas caminaba por el pasillo en dirección opuesta a ella... era una figura esquelética, que a pesar de estar compuesta solo por huesos sonreía como si fuese carne... Jack...

Connor retrocedía por el súbito ataque de esa criatura, tomó sus muñecas intentando separarlo, sentía como las garras le cortaban la piel cuando lo intentaba, pero continuó, hasta que logró zafarse de su abrazo, y lo estampó contra la pared, dedicándole unas palabras que no eran mas que un interrogatorio.
El ser miró a Connor ladeando la cabeza, como haciendo ademán de hablar...

-¡Monstruo! Socorro... ¡Tiene a mi hijo!-Pronuncio una voz a su espalda...

La voz le hizo voltear la cabeza, y se encontró con una mujer entrada en carnes, con un delantal manchado, mirándole con expresión de horror, cuando volvió a mirar al ser vio a un niño con cara aterrorizada contra la pared, como si el ser que había atrapado fuese un niño... pero no solo eso había cambiado, el... no estaba en forma humana, estaba en su forma hibrida... sus garras habían cortado la piel del pequeño, y se manchaban con su sangre, aunque a sus pies había un enorme charco de sangre, demasiado grande para haber sido por sus garras, entonces lo vio... un gancho de metal atravesaba el estomago del joven, que no tendría mas de 8 años, al ponerlo contra la pared debió de clavársele...

Irime se hallaba pasmada ante la imagen del bello drow que se hallaba ante el, pero parecía ser que el que mas sorprendido se hallaba era el propio músico, que se encontraba también algo asustado se levantó de la silla con el laúd en la mano, colocado delante de el como si quisiese protegerse con el de la mujer.

-¿Que... que quieres? ¿que haces aquí? ¿quien eres? ¿pretendes robarnos? ¡No lo permitiré! me ha costado mucho alzar este lugar para el disfrute de la gente... y... si es necesario... yo... ¡yo... pelearé por defenderlo!-Dijo en una mezcla entre valentía y miedo.

Desde luego no parecía ser uno de los drow que ella pensaba que eran todos y cada uno de esos hombres de su raza, parecía que habían excepciones... y ese una de ellas, sin duda, no parecía ser capaz de producir ningún mal, y aun se hallaba algo embobada, pero con su bello aspecto y no por la música.

Chändra decidió tras un momento, acercarse a esas esferas, pero sin atreverse a tocarlas por miedo a lo que pudiese pasar, sin percatarse de la continuación del laberinto. Simplemente las observaba, analizándolas, parecía no tener nada en especial que una simple decoración, pero al mismo tiempo, era difícil pensar que no estaban allí colocadas por algún motivo...
Repentinamente la que mas cerca de ella se encontraba, la primera, empezó a brillar, y una voz dulce y tranquila resonó.

-Continua, sigue a delante, no pienses en donde ir, solo ten claro que atrás no debes mirar si delante quieres llegar...

La voz era melodiosa, como si se cantase en verso. La esfera se apagó y la segunda se iluminó, haciendo que la voz resonase de nuevo.

-¿Obedecer deberías a una misteriosa voz, teniendo en cuenta donde estás? Por que hacerlo no tienes razón, solo un consejo, no hagas caso a lo anterior, pues no fue mas que un error, retrocede y saldrás, avanza y será tu final.

Se apagó de nuevo al acabar la voz, y la tercera y ultima se iluminó haciendo sonar de nuevo la voz.

-Lo primero que escuchas en la desesperación es la voz de la razón y la verdad que te habla, lo segundo que percibes es la duda ye el engaño que te hace mas precavido, pero si se quiere superar la verdad se debe hallar y olvidarse de la duda y confiando en tu interior.

Se apagó la tercera y todo quedó en silencio...

Scart dedicó a su padre una mirada mezcla de odio y miedo, tenia las piernas encogidas y se cubría con las manos a pesar de que su padre le hubiese levantado la cabeza. Movía sus extremidades como si parase los golpes que creía que le llegarían en ese momento como pasaba siempre, pero el hombre que le sujetaba de los cabellos con la diestra no usaba la zurda para pegarle, simplemente le miraba con unos extraños ojos, y los labios del niño, torcidos en un gesto de miedo temblaban.
El hombre empezó a acercar su rostro al de Scart, echándosele encima.

-¿Tienes miedo? relájate... te enseñaré a ser un hombre de verdad... será divertido...

Su lengua lamió el cuello del joven, haciéndole sentir un enorme escalofrío, la zurda de su padre atrapó el cinturón que ceñía sus pantalones a la cintura, soltándolo y haciéndolos caer al suelo por su peso. Scart se hallaba confuso, no sabia que pasaba, repentinamente un tirón de sus pantalones le dejó en ropa interior, se intentó hacer un ovillo para cubrirse algo avergonzado, pero su padre le tomó de los pies y le estiró, volviendo a colocarse en la mesa extendido. Su padre se echó encima de el como si se tumbase sobre el, pero sin llegar a ello, retirando lentamente la ropa interior del niño a pesar de que este se resistía, dejando expuestas sus partes intimas.

Le soltó... parecía el momento perfecto para escapar, pero antes de poder moverse al darse cuenta de que le había soltado unos grilletes atraparon sus manos, encadenándole a la mesa. Entonces fue el padre quien retiró sus ropas intimas, dejando ver sus partes. Rodeó la cabeza del joven, acercándose a el, rozándose, sentía los genitales de su padre tocando sus nalgas, y le producía una gran repulsión.

-Relájate... si te relajas esto terminará pronto...





Scart

Firmas Antiguas:


avatar
Scart
Furia Lunar

Mensajes : 306
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Horror de Halloween

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.