Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Es lo que parece.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Es lo que parece.

Mensaje por Frey el Dom Mar 17, 2013 5:53 pm

Se detuvo, respirando agitadamente mientras giraba su cabeza, observando expectativo el horizonte de aquel mar verde, esperando ver si algo, o alguien aparecían, no apareció nada, solo el sol levantándose en el cielo, suspiro aliviado, no hacía mucho calor en aquel día, pero estaba recubierto de sudor por aquella carrerita.
Cuando se recupero un poco y su respiración dejo de ser agitada, y empezó a sentirse calmado de nuevo pudo apreciar de verdad donde estaba, un poco más delante de donde estaba, se extendían ante el bastos campos de cultivo donde estaban creciendo innumerables brotes de toda clase de plantas, que alternaban en color unas con otras y los grandes campos de trigo ya recolectados, más cerca del rio que serpenteaba brillante bajo el sol, se encontraban una vasta cantidad de arboles de diferentes especies, y que poco antes debieron de estar poblados por innumerables frutos del brillo y el color de las gemas, detrás de toda aquella vida vegetal, se encontraba una ciudad, fuera de ella solo unas pocas cabañas y chozas daban testimonio de que el lugar estaba habitado, movido por la curiosidad, se movió hacia aquel lugar.

Conforme avanzaba, empezaba a notarse un fuerte aroma en el ambiente, un inconfundible aroma de toda clase de pastelería y bollería que saturaba el aire y entraba con fuerza por la nariz, despertando la mente y el estomago, también pudo ver más de cerca aquellos campos, todo estaba ya cosechado, ¿tendría algo que ver con el delicioso aroma que flotaba en el aire?.
A cada paso que se acercaba a la ciudad más se percataba de que allí pasaba alago, al principio, los golpes de sus cascos contra la dura tierra eran, acompañados del rumor del rio y el suave canto de algunas aves, el único sonido que percibía en aquellos caminos que atravesaban los cultivos, bajados por la suave luz de un sol que no encontraba obstáculos en atravesar el cielo azul y una fresca brisa que acariciaba la piel y te hacia estremecerse, pero, al llegar casi a las puertas, los murmullos lejanos empezaban a tomar forma, al final, el sonido era más fuerte incluso que el olor del ambiente, no lo suficiente para provocar dolor, a menos que se fuera extremadamente sensible, pero si se hacía notar su especial energía.

De lo primero que se percato, fuera de toda aquella orgia de olores, sonidos, y colores para los sentidos, es que la ciudad no poseía murallas, estaba alejada de las tumultuosas fronteras de la región, por lo que no encontraba disturbios en ninguna clase de lance fronterizo, tampoco cerca del océano en que desembocaría su rio, por lo que nada de piratas, y, quizás más por pura suerte que por otra cosa, no había demasiados bandidos ni salteadores de caminos en la zona, por lo que solo con una cantidad relativamente normal de guardas podían apañárselas de sobra, en resumen, un trocito de paz en medio de aquel caótico y agresivo mundo, seguramente, no permaneciera así por siempre, pues todo cambia, muta y se transforma, pero por el momento así era, si hubiera sabido cómo era aquella ciudad, hubiese pensado que se había alejado mucho durante la noche, pues solo había oído rumores de una ciudad asid e prospera y tranquila, pero estaba muy lejos de allí, en las montañas drakenfang.

Una vez dentro de la ciudad, la alegría era enorme, estaban celebrando una particularmente abundante fiesta de la cosecha, aquel año, había superado con diferencia a los anteriores, siempre había habido fiesta y era aquella ciudad conocida en su entorno por su excelente agricultura, pero ese año no tenia comparación, silos y almacenes estaban repletos, el comercio, en auge, pero sin embargo no daban abasto, mucha de aquella comida se podría echar a perder antes de hace nada, de ahí la especial suntuosidad de aquella celebración, incluso se anunciaban con vistosos carteles por toda la ciudad un concurso de tartas y pasteles aquella noche antes de la cena que se organizaría en la plaza del pueblo.

Muchas veces, por el hecho de tener parte de su cuerpo fuera de lo normal para un humano, había sido un poco discriminado en las grandes ciudades, aunque hasta la fecha no había tenido ningún problema en especial en las ciudades que le hubiese dado algún temor a ellas, y en aquel lugar no era una excepción completa, más de uno lo miraba como si quisiera despellejarlo con las pupilas o se ponía nervioso y no apartaba la mano de su arma cuando se acercaba, pero también era verdad, que aunque quizás solo fuera por aquel ambiente, no había tantos de ellos como de costumbre

No le cavia duda, que se dejaría llevar por el espíritu de la celebración, el mismo se propuso enterarse de todos los eventos de aquel día, pero había otras cosas más urgentes que preocuparse que por la programación, aquel dulce y suave olor suculento que inundaba cada rincón de la ciudad en aquel día le abrió el apetito, mientras miraba de un lado para otro buscando alguna forma de informarse de los que sucedería, no lo pudo evitar y se compro un enorme bollo dulce, que de ser posible le abrió aun más el apetito, en cuando se lo terminara, debería de preguntar por la zona que había planeado para aquel día.
avatar
Frey

Mensajes : 79
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Es lo que parece.

Mensaje por Glados el Sáb Mar 23, 2013 10:13 pm

-Mm... ¿Será igual de fácil matar a toda una ciudad, que matar a todo un castillo?-Pregunté tranquilamente a Cuby, sentada en la cama de la posada cuya habitación había pagado la noche anterior. Aquel sitio estaba de fiesta, y había decidido pararme un poco para disfrutar. Principalmente porque era una buena ocasión para conseguir nuevos materiales y sujetos de prueba. Y ya empezaba a plantearme el crear algún pastel venenoso para matar a todos los de la ciudad.-Mm... Probablemente, pero no lo probaré, no en esta ocasión, sería aburrido y un desperdicio enorme. Encontraremos otra cosa con la que experimentar... Mm...-Miré fijamente al cubo flotante que se mantenía delante de mi rostro con aquellos corazones rosas pintados en su superficie.-Mm... podría echar algún laxante en mis pasteles y ver que ocurre después... Mm... No, solo convertiría la fiesta en una mierda...

Suspiré recostada en la cama de paja, incómoda como ninguna, pero era mejor que el suelo. No se me ocurría nada, y ya empezaba a temer haberme vuelto aburrida. Por un instante la idea de hacer un pastel de pastelero me pareció muy buena, pero de pronto recordé que eso ya lo había hecho. Miré a Cuby, y se me ocurrió hacer una tarta y meterlo dentro, quizás así lograse una tarta voladora que seguro que llamaría la atención, pero no encontraba que utilidad podría tener eso.
La idea más magnifica que podía imaginar en aquel momento era prender fuego a todos los almacenes, dejándoles sin comida y sin motivo de celebración, pero tal desperdicio de material pastelero sería un acto horrible, por lo que, como todo lo demás, quedó descartado.
Finalmente me levanté y salí por la puerta, buscando la inspiración por las calles, la oportunidad no la iba a dejar pasar, solo necesitaba un impulso. Una ayuda para hacer algo magnífico.

Caminaba entre la gente con mi vestido blanco, sin preocuparme de las miradas que me seguían cuando caminaba con total tranquilidad y elegancia entre las personas. Más de una mano vi acercarse demasiado a mi cuerpo, pero antes de que lo consiguiesen mi pierna entraba en su camino y acababan en el suelo. Habían logrado tocarme, pero estaba seguro de que no era de la forma que habrían querido. Muchos se preguntarían el por que mi forma de vestir si luego me mostraba tan reticente a que se me tocase, pero esa era exactamente lo que quería. Despertaba un deseo que no alcanzaban, por lo que si en algún momento lo necesitaba estaba segura de que estarían dispuestos a proporcionarla... Lástima para ellos que nunca pudiesen llegar a cobrar su recompensa. Había aprendido que cuando un hombre quería algo hacía todo lo posible por conseguirlo, y eso era lo que utilizaba en mi ayuda.

Finalmente me detuve ante un puesto que vendía bollos con olor a limón, probablemente en su elaboración se hubiese usado esencia de esa fruta, o su cáscara. La verdad es que aquel olor me abrió el apetito, y decidí comprar uno para probarlo.

-Mm... El sabor dulce del azucar y el amargo del limón siempre me han gustado al combinarse, me despierta un hambre atroz. Sería capaz de comerme un...-De pronto me fijé de que tenía al lado una criatura muy particular, medio hombre, medio caballo. Se las llamaba Centauros. Sonreí mirándole de forma pícara.-Un caballo... Sería capaz de comerme un caballo...

De pronto la inspiración había vuelto a mi al ver a aquel ser.




Firma Cool:
avatar
Glados

Mensajes : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Es lo que parece.

Mensaje por Frey el Sáb Abr 13, 2013 9:15 pm

Con el sol brillando, no era tan fácil como en la oscuridad nocturna, pero aun así, aquella sombra se deslizaba sigilosa y elegante sobre las cabezas de todas aquellas personas, ajenas a él.
Ya estaba cerca, muy cerca, casi podía notarlo ya entre sus afilados dientes, su tripa había estado rugiendo como un león, reclamándole aquella caza, pero ahora estaba en silencio, casi temblaba con la excitación, hacia bastante que no derramaba sangre y aquel deliciosa aroma de su presa a la cual había estado siguiendo solo le abría más el apetito.
Un pasito más, un poco más cerca, aquella presa aun no se había percatado de su presencia, simplemente seguía a sus cosas sin pensar que aquellos ojos se había posado sobre su blanco cuerpo y sus ojos amarillentos, aquel sol tan brillante parecía que o le impediría el éxito de aquella emboscada, a pesar de que por su culpa su negrísima piel se veía con demasiada facilidad en aquellos tejados donde vivía.

Un poco más debajo de aquella escena, se estaba desarrollando otra, con un resultado más incierto que la anterior, por primera vez se habían encontrado dos completos desconocidos, el tiempo dictaría que les depararía aquella ciudad, de momento, un escalofrió había recorrido la espalda del antropomorfo, y de pronto a su mente vinieron varios recuerdos y experiencias de seres que no solo podían, si no que parecían, por desgracia, que querían comerse un caballo, momentos nada agradables cabe decir, y por un segundo temió que ella lo dijera en serio, después de todo, no la conocía lo suficiente para saber si era verdad, o solo una broma como podía sugerir su sonrisa, inconscientemente retrocedió un pasito.

La miro por un instante, no le parecía una persona que fuese a sacar colmillos y garras enormes y rojas por la sangre, y se fuera a lanzar como un demonio a comérselo, pero no parecía eso, claro que no la conocía y cualquier cosa era posible, fuera cual fuera, al final se decanto por la opción de haberse estresado demasiado con lo de antes y no haberse relajado del todo en aquel ambiente, y que no debería ser grosero, -me parecería desafortunado que con tanta comida que hay en la ciudad,…tuvieran que comerme a mi- se había despistado un segundo mirando a aquella cosita cubica que flotaba cerca de ella, pero eso no fue lo que hizo que sus últimas palabras disminuyesen de fuerza, un gato, negro como un abismo había fallado su último salto y no solo se había escapado la paloma a la que acechaba, sino que también perdió el equilibrio y se precipito sobre ese cubo, un solitario accidente, y mientras aquello no atrajera a mucha gente y convirtiera aquella calle medianamente llena en un lugar atestado por una muchedumbre, no debería de haber ningún problema con el.
avatar
Frey

Mensajes : 79
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Es lo que parece.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.