Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Hoy a las 9:48 pm

» Empatía [Evento]
por Celeste Shaw Hoy a las 4:15 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Alegorn Jue Dic 13, 2018 10:29 pm

» Un error a la vez [Libre]
por Jan Egiz Jue Dic 13, 2018 9:58 pm

» La protección del gato negro [Privada]
por Brown Hat Jue Dic 13, 2018 6:58 pm

» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Miér Dic 12, 2018 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Miér Dic 12, 2018 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Miér Dic 12, 2018 10:06 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Miér Dic 12, 2018 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Miér Dic 12, 2018 4:18 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Las doncellas perdidas (Privado)

Ir abajo

Las doncellas perdidas (Privado)

Mensaje por Etlhan VII el Jue Mar 21, 2013 10:46 pm

El carromato traqueteaba perezoso por aquél camino que se antojaba, para todos de sus ocupantes, abrupto. No era para menos, se había hecho a mano y sudor, incluso podría decirse que con sangre por aquellos tiempos. Desfigurado por la fauna y las inclemencias del tiempo, aquella ruta era la única opción que había para todo viajero que quisiese llegar desde Mrirrizbak, ciudad que se hallaba en una de las faldas de la montaña a Malpaso, un pueblo aislado ya en lo más alto y dificultoso del monte.

Etlhan Se arrebujó en su capa negra, mientras sus ojos, fríos como aquella mañana de invierno, volvía a recalcar entre sus compañeros de viaje, ninguno hasta el momento había dicho palabra, y no esperaba que lo hiciesen, aquél viaje no era de placer precisamente. No a gusto con aquellas facciones curtidas y silenciosas, volvió a asegurar que su “equipaje”, bien empaquetado estaba a su mano, mano que notó dormida por la gélida y las malas posturas. Un respingo le sobresaltó cuando el quebradizo transporte pilló una piedra por bache, haciéndole, por poco, caer desde el lateral donde estaba sentado. Despertado ya por completo, el asesino se sujetó firmemente ante las arremetidas continuas, un vistazo a su espalda le reveló un destino casi mortal en caso de que sus fuerzas hubieran fallado, cosa que lo hubiera hecho precipitarse al vacío.

El tiempo parecía no jugar a su favor, pequeños copos ya empezaban a florecer desde el cielo y el frío se hacía más insoportable para todos, incluso para el animal que tiraba de ellos, un asno viejo , macilento, que ya cansado y hambriento, decidió, para la mala suerte de todos, no seguir, protestando con rebuznos su agotamiento. El conductor y guía, un hombre que ya rondaba los sesenta, bajito y de espesa barba blanca como la nieve, bajó airado de su asiento, maldiciendo al burro.

-¡¡Maldita burra del tres al cuarto!!- Abofeteó uno de los cuartos traseros del animal.-¡¡Vamos Belinda, estos señores no nos han pagado para nada!!.- Pateó un guijarro en frustración y tras ver que el animal no iba a dar más de si por el momento, no le quedó más remedio que dar su brazo a torcer. Su cara intentó enfocar una sonrisa desdentada al grupo.-Lo siento, Belinda ya no quiere tirar más.-Volvió la vista al camino que se perdía entre curvas y montaña.-Quedará más o menos una milla, quizás menos a un buen paso, para la tarde es posible que lleguéis.-Dijo pensativo, aunque esto último lo dijo casi en susurros.-Si cambiáis de opinión en cuanto a ese lugar de mala muerte, podéis esperar conmigo y regresar a Mrirrizbak-El viejo esbozó la mejor de sus muecas complacientes, quizás aquellos individuos no le pedirían que les devolviese el oro, quizás sentasen la cabeza con volver a la ciudad y tomar todos juntos un trago de whisky, delicioso whisky .

Etlhan tomó sus pocos aunque importantes fardos de viaje y mientras al viejo carretero se le deshacía la boca pensando en su bebida, él tomaba impulso y bajaba del carro. El tiempo era algo que no tenían, o por lo menos él, el trabajo era urgente, ya le habían pagado por adelantado, tenía que concluirlo, y si era necesario, en solitario. Sin mirar atrás, Etlhan tomó camino hacía adelante, su capa ondeaba con el viento, furiosa ante el elemento, su cara, era azotada sin piedad por el frío y su cuerpo, entumecido, avanzaba automático, obedeciendo la voluntad del asesino, su misión era lo primero.
avatar
Etlhan VII

Mensajes : 288
Link a Ficha y Cronología : Elthan

Nivel : 1
Experiencia : 115 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.