Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Las deudas se pagan

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Las deudas se pagan

Mensaje por Bediam el Vie Feb 27, 2015 7:29 pm

-Me “compró” las pociones a cambio de lo que yo pensaba era saldar la deuda, pero resultó que se había más que duplicado –continuó-. Lo único que quería era dejarme indefenso. Y en cuanto estuve así, mandó a sus hombres darme una paliza.

Bediam puso una mueca tensa.

-Pero justo apareciste tú y te encargaste de eso –recordó con voz neutra-. Cuando llegó la guardia, la había traído tu hermano. Pero huiste y los guardias sacaron sus propias conclusiones. Fen llevaba mis cosas, así que asumieron que era el culpable. Tu hermano les lanzó pociones para asustarlos y huyó, aunque supongo que lo atraparon.

Ander tragó saliva y miró al alquimista a los ojos. Este le devolvió una dura mirada.

-Los latigazos que va a recibir tu hermano son el fruto de vuestra mezquindad –le acusó Bediam-. Si Fen no me hubiese robado mis cosas los guardias no le hubiesen confundido. Si tú no hubieses huido después de darme una paliza ellos no habría sospechado de vosotros. Yo no hice nada más que sufrir golpes y traiciones.

Bediam se había ido encendiendo mientras hablaba. Hasta ahora no se había parado a pensar en la situación en la que se había visto envuelto, pero conforme la relataba, todo le aparecía de forma clara. Una furia fría y calma le invadió, dándole fuerzas para seguir hablando.

-Cometí muchos errores –reconoció el alquimista-. Ignoré las enseñanzas de mi padre, desdeñé la ayuda de mi madre, descuidé mi negocio, os pedí un préstamo con ligereza y sin previsión, pensando que yo era más listo que cualquiera de vosotros y podía hacerlo todo solo… Pero en cuanto las cosas se pusieron feas, huí como una rata. Eludí mi responsabilidad, no lo niego.

Bediam extendió los brazos a los lados, dejando su pecho al descubierto.

-He pagado por ello –exclamó-. Perdí a mi padre y jamás podré decirle cuanto siento no haberle tratado con respeto. Mi madre apenas me habla. Me arruiné y me quedé sin negocio. Y soy un exiliado en mi propia ciudad por un más que justificado temor a vuestras represalias.

Ander empuñó la daga con fiereza y tensó todo su cuerpo. Pero ya no había la misma ferocidad en sus ojos.

-Así que si quieres matarme, no puedo impedírtelo –le retó Bediam-. Pero no te atrevas a justificarlo, a decir que es mi castigo. Será una vileza y sé que lo sabes.

Ander sacudió la cabeza, como tratando de deshacerse de los sombríos pensamientos que lo azotaban, pero no fue capaz. Empezó a zarandearle bruscamente para que se callase.

-¡Eres una rata asquerosa! –bramó, enajenado.

Bediam le agarró de las muñecas y consiguió mantenerse firme. Ander se amedrentó ante la fiereza que estaba demostrando.

-No soy una rata. Estoy aquí, no estoy huyendo –le espetó-. Soy un ser humano, igual que tú. Tenlo presente cuando me arrebates la vida. Tenlo presente cada vez que oses llamar a alguien ladrón, sabiendo lo que tú mismo habrás robado.

Ander se debatió furiosamente consigo mismo. Los dientes le rechinaban y tenía los nudillos blancos de tanto apretar. Finalmente, soltó un bramido y liberó a Bediam. Éste se golpeó con el suelo y expulsó de golpe todo el aire que tenía en los pulmones con una sonora exhalación.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las deudas se pagan

Mensaje por Bediam el Vie Feb 27, 2015 7:31 pm

Ambos permanecieron tirados en el helado pavimento, respirando pesadamente. Pasada una eternidad, Ander se guardó la daga entre la ropa y se levantó con dificultad.

-¿Cuánto te pagó mi hermano por tus pociones? –preguntó el prestamista con voz neutra.

-2 kulls de oro –respondió Bediam al instante.

Ander asintió mecánicamente, abstraído.

-Con eso saldas la mitad de tu deuda –comentó el prestamista-. La mitad que le corresponde a mi hermano.

Los dos hombres se miraron a los ojos.

-Ya no le debes nada –sentenció-. Ya no tiene derecho a perseguirte ni a llamarte rata.

Un enorme peso desapareció del pecho de Bediam. Aún se sentía dolorido, pero ahora ese sordo malestar no venía acompañado de una angustia en su alma. Ander vio su reacción y frunció el ceño.

-Tu deuda no está saldada conmigo –le recordó con frialdad-. No te retendré ni te entregaré a la guardia, puedes irte. Pero tu deuda no está saldada. No lo olvides cuando te estés llenando la panza, ni cuando disfrutes de la compañía de una ramera.

Bediam le sostuvo la mirada con toda la entereza que pudo reunir, pero aun así se sintió como un niño pequeño enfrentando un gigante.

-No lo olvidaré –prometió Bediam.

Ander Lanning, el prestamista, asintió con la cabeza. Luego se dio la vuelta y se alejó con paso tranquilo. Las sombras lo engulleron en cuanto se alejó unos pocos pasos y Bediam quedó completamente solo, tendido en medio de la oscuridad.

Con notable esfuerzo consiguió ponerse en pie. Arqueó la espalda y dejó que su cuerpo se desentumeciera. Estaba agarrotado y dolorido por haber estado tumbado en el duro y frío suelo, pero poco a poco recuperó la movilidad. En cuanto se sintió moderadamente ágil, inició el ascenso. Llegó a la parte superior de la puerta y pasó sus piernas al otro lado, al exterior.
Echó la vista atrás, en dirección a su ciudad. Desde su posición, podía ver las calles serpenteando por todas partes, como si fueran las venas de un gigantesco corazón de piedra y mármol. Sabía que tardaría mucho en volver, porque se debía olvidar su incidente y los guardias no olvidaban fácilmente. Se despidió mentalmente de todos los que le habían ayudado, de toda esa gente a la que le debía la vida y hacia la que sentía una gratitud tan profunda que no alcanzaba a distinguir el fondo.
Pero también sabía que volvería, porque debía mucho a aquellas personas.
Y, a diferencia de las ratas, hay algo que todo hombre sabe.

Y es que las deudas se pagan.

-FIN-
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.